elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Xenofobia

Conflictividad social y xenofobia – Boletin # 36 Avila/Montserrate – 1 de Diciembre 2019

Screen Shot 2019-12-02 at 5.05.51 PM.png

En América del Sur están coincidiendo dos fenómenos de complicada asimilación institucional para cualquier sociedad. Una súbita movilidad migratoria proveniente de Venezuela, debido a una emergencia humanitaria compleja, y manifestaciones masivas de la población en los países receptores, con rasgos de violencia notables, provocadas por múltiples razones sociales y políticas. Ante este panorama es posible que los migrantes, extraños en tierra ajena, se conviertan en el chivo expiatorio, en elsospechoso habitual de cualquier trastorno del orden existente.

Estos hechos están impactando en la convivencia y en las dinámicas políticas de los países de acogida, lo que podría acelerar la aparición de xenofobia organizada y de políticas públicas centradas preeminentemente en la seguridad. Ambos procesos se podrían cruzar, sobre todo si las políticas de integración social sin exclusión han sido lentas y pocas. El migrante forzado suele convertirse en una nueva categoría social —más pobre entre los más pobres— y puede verse motivado o manipulado fácilmente para participar en estos movimientos callejeros.

En ningún caso se puede justificar la participación de extranjeros en movilizaciones violentas que atenten contra bienes públicos o privados. Si es así, el Estado tiene que actuar, bien sea contra los nacionales o los extranjeros que infringen la ley, con los instrumentos legales a su disposición. Por cierto, de base jurídica frágil debido a la debilidad de la legislación sobre la migración y el refugio en el caso colombiano. En toda situación hay que evitar que la xenofobia se apodere de la lógica de actuación del Estado y de la sociedad.

Las decisiones que es necesario tomar para facilitar la integración productiva serán más difíciles de adoptar ahora en una coyuntura que demanda creciente energía y capital político por parte del gobierno. El temor por la presencia de ‘extraños’ y ‘huéspedes molestos’ puede ser un detonador para que las decisiones de integración se posterguen. Así, los migrantes podrían ser doblemente victimizados.

Por otro lado, el sector de la migración que ha logrado estabilizarse económicamente, más formado e informado, tiene frente a sí un papel a cumplir para contribuir con aquella migración para la que es más complicada su estabilidad productiva y que, por lo tanto, puede ser presa fácil de estigmas. Se impone una responsabilidad moral. Evitar el nosotros —los buenos— y ellos —los malos— será clave en esta coyuntura.

Más fácil e inútil sería diferenciarse de los desfavorecidos creyendo que así se presta un servicio. En Ávila Monserrate manifestamos nuestra preocupación por las manifestaciones de xenofobia que se han observado y hacemos votos para que entre todos los sectores de la sociedad colombiana construyamos democráticamente el camino de la integración plena de la migración.

El cartel de los despreciables por Gustavo Tovar-Arroyo – El Nacional – 19 de Noviembre 2019

download

Y siguen

Han convertido a nuestro maravilloso país en una pocilga de terroristas, corruptos, narcotraficantes, guerrilleros, comunistas, asaltantes de carretera, secuestradores y rateros de suela desgastada. Es inconcebible lo que han hecho, ni la ciencia ficción daba para esto.

Y siguen y están ahí y profundizan su daño, no descansan, destruyen, pervierten sin contemplación.

Son un asco humano, lo son.

El causador de estragos

Maduro, a quien el psiquiatra Jorge Rodríguez tiene drogado y controlado con medicamentos psiquiátricos, es una locomotora de devastación, nada lo detiene, es un incontenible causador de estragos.

Estragos de todo tipo: morales, culturales, políticos, económicos, institucionales, legales, históricos, humanos. Como no está en su sano juicio, no entiende nada. Lo usan.

Es el perfecto bodoque de la maldad.

Los domesticados y la limosna

Con sus migajas de comida (les llaman CLAP), siempre insuficiente y paupérrima, la maldad y su bodoque Maduro tienen dominada a las clases populares. Los más pobres, impedidos como están de acceder libremente a alimento o medicina, sin recursos para hacerlo, sólo les queda tenderle la mano a la miseria política.

Están subyugados, el terror por acceder a la limosna dictatorial los domestica. Sí, el pueblo venezolano, en su angustia, está domesticado. Y jodido.

No es dantesco, es peor, Dante no lo habría imaginado jamás.

El mordisco de la xenofobia

Las clases medias, por otro lado, huyen en condiciones inhumanas, sienten que no tienen futuro en Venezuela porque en realidad no lo hay. No están subyugados por alimento como las clases más pobres, pero su nivel de vida es cada día peor. Viven la asfixia, buscan aire.

Seis millones de venezolanos -cifra inconcebible, inaudita, inexplicable- se han desparramado por el mundo y en especial por América Latina por la maldad chavista. El drama es desconsolador.

En búsqueda de aire, les muerde el cuello la xenofobia.

La colonia de lombrices

Los ricachones chavistas, esos vulgares nuevo ricos, esos despreciables corruptos y la colonia de lombrices que los acompañan (los llaman boliburgueses) son los que van y vienen de manera descarada. Los que entran y salen. Los que en Venezuela se masturban observando el dolor ajeno.

En eso ha convertido el chavismo a Venezuela, en una porquería cruel e inhumana, en una ficción de ruinas y miserias. En un apocalipsis.

Y tú estás ahí y yo también.

El cartel de los despreciables

Luchar contra tanta crueldad no ha sido fácil, ni lo será. Luchar será cada día más difícil y pernicioso. La maldad creó un cartel de los despreciables (Correa, Lula, Kirchner, Ortega, Evo, Castro y ¿López Obrador?) y anda desatado causando estragos. Son sembradores de estragos.

No les importa nada, drogados como están con medicamentos psiquiátricos, no sienten, no ven, no hay compasión, no hay angustia.

No hay nada, sólo cinismo y crueldad.

¿Quién los detiene?

La maldad no se cansa ni descansa, la maldad no cesa. Está por todas partes y cunde con  resentimiento a la región. Muestra sus dientes…, muerde. Son hienas hambrientas, sonríen mientras desgajan, mientras despedazan, mientras destrozan.

Si la maldad no descansa, lo que aspiramos al bien común, tú y yo, nosotros los venezolanos, los que deseamos vivir en libertad, menos. No puede haber ni cansancio ni descanso. Todos los días alertas.

El bien siempre vence, siempre; claro, si luchamos sin tregua.

Nosotros

El chavismo y su cartel de despreciables (Maduro, Cabello, Correa, Lula, Kirchner, Ortega, Evo y Castro) son los más peligrosos enemigos de la libertad, la justicia y la democracia, del bien común americano, que hayamos conocido jamás. Son sinuosos, cínicos, corruptos, su hostilidad es encubierta y también abierta. Quieren dominar a la región.

Hay que combatirlos sin descanso. Hay que vencerlos, derrocar al chavismo en Venezuela sería un golpe definitivo y final. ¿Marchar? ¡Claro! ¿Luchar? ¡Claro!

La victoria depende de ti y de mí.

De nosotros…

Mayoria de los venezolanos se siente discriminada – Informe del Proyecto Migración Venezuela – Boletin Avila/Montserrate – 1 de Noviembre 2019

E l Proyecto Migración Venezuela es una iniciativa de la revista Semana que ha elaborado un informe sobre la realidad del desplazamiento de venezolanos en el territorio colombiano y las percepciones que sobre esta situación tienen los ciudadanos de ambos países.

Sus conclusiones son producto de los resultados de las encuestas Colombia Opina y Percepción de la Integración, así como de la primera encuesta a migrantes realizada por el Proyecto Migración Venezuela en febrero de 2019, que consultó la opinión de 1.500 migrantes venezolanos ubicados en Bogotá, Barranquilla, Cali, Cúcuta y Medellín

Queremos comentar sus resultados en tres artículos. El primero sienta las bases del documento, el segundo observará la percepción de los colombianos sobre la migración y el tercero expondrá la percepción de los venezolanos sobre el fenómeno.

De acuerdo con el informe, más de 4.3 millones de venezolanos han emigrado de su país por la situación económica y política y 47,5 % de ellos reside de manera irregular en el mundo, lo cual le impide acceder a los sistemas de seguridad social, a trabajo y a vivienda, entre otros.

Esto, obviamente, genera conflictos en las comunidades de acogida que perciben una alta demanda de servicios, muchas veces insuficientes para la población local.

La discriminación y sus alcances

Según la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh), se entiende como discriminación toda distinción, exclusión, restricción o preferencia que se basa en motivos determinados como la raza, el color, el sexo, el idioma, la religión, la opinión política o de otra índole, el origen nacional o social, la posición económica, el nacimiento o cualquier otra condición social y que tengan por objeto o resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio, en condiciones de igualdad, de los derechos humanos y libertades fundamentales de todas las personas.

La mayoría de los migrantes son excluidos por tres razones: nacionalidad, falta de recursos económicos o ciertas características (por ejemplo físicas).

La primera se denomina xenofobia, que significa miedo o rechazo al extranjero. La segunda es la aporofobia, miedo o rechazo al pobre, pues el rechazo a los migrantes no necesariamente se da por su nacionalidad. En ocasiones se sobrepone su falta de recursos económicos. Esto ocurre, entre otras, cuando se trata de migrantes irregulares que por su situación legal deben emplearse en actividades informales de las que reciben ingresos muy bajos.

Screen Shot 2019-11-03 at 3.55.36 PM.png

La primera conclusión del Proyecto Migración

“Los flujos migratorios elevados deben ir acompañados de políticas oportunas que eviten que los brotes de rechazo por nacionalidad, raza o nivel económico se propaguen. En Colombia, la mayoría los venezolanos encuestados se siente discriminada, y a medida que la migración crece, también lo hace el desacuerdo de los colombianos en acogerlos.”

Muy preocupante.

En tercer lugar está el racismo, es decir, el odio hacia otros por tener características o cualidades distintas. Este tipo de discriminación es mucho más fuerte, está ligada al color de piel, idioma y lugar de nacimiento (diferente a la xenofobia, pues en este caso, hay manifestaciones de odio), entre otras (ACNUR, 2019).

 

Venezuela: siete millones de migrantes ignorados por el mundo por Francisco Poleo – El Español – 7 de Octubre 2019

El autor analiza el drama y las consecuencias de la crisis migratoria venezolana, que contrariamente a lo ocurrido en Siria, no ha sido vista como un problema global.

Venezuela-Brasil-Inmigracion-Enfoques_331480444_93865852_1706x960.jpg

Siete millones de migrantes en el 2020. Esas son las cifras que maneja el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados en el caso de Venezuela. La mayor crisis migratoria en el mundo. En 2019, los desplazados sirios suman 6.7 millones.

Si en Europa están inundados de quienes huyen del horror desatado por la guerra civil en Siria, en América están desbordados con los venezolanos que huyen de su país hasta andando, no de un conflicto armado interno sino de una carestía de alimentos, medicinas y oportunidades sin parangón. No por nada hablamos de la mayor inflación del mundo -adiós, Zimbabwe- y del territorio con mayor criminalidad.

Un informe del Grupo de Trabajo sobre Migrantes Venezolanos de la Organización de Estados Americanos revela que el financiamiento internacional recibido por cada migrante venezolano es de unos 200 dólares. En el caso de los sirios, el monto se eleva hasta los 5.000 dólares por persona.

Colombia ha recibido a 1.408.000 venezolanos, Perú a 768.000, Chile a 288.000 y Ecuador a 263.000, de acuerdo con la ONU. Lenín Moreno, presidente de Ecuador, asegura que acoger a los venezolanos le significa 500 millones de dólares anuales menos al erario de su país. En el caso colombiano, cálculos del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial estiman que la manutención de los refugiados cuesta, aproximadamente, 1.500 millones de dólares al año.

La falta de eficacia en la contención de las oleadas de venezolanos empieza a desestabilizar a Latinoamérica

Una región con países en vía de desarrollo a duras penas puede asimilar en tan poco tiempo a millones de migrantes, pero la escuálida ayuda internacional no tiene esto en cuenta. Aunque la crisis migratoria siria ha sido vista como un problema global, su par venezolana sigue siendo considerada un tema regional. Esta falta de eficacia en la contención de las oleadas de personas que abandonan a diario el desastre desatado por las políticas del régimen chavista empieza a desestabilizar a Latinoamérica.

Tradicionalmente la xenofobia no había tenido cabida en Latinoamérica, y mucho menos en Venezuela. Este país se caracterizó por la constante recepción de extranjeros que buscaban mejores oportunidades económicas o que escapaban de las dictaduras en sus países de origen. Colombianos, peruanos, ecuatorianos, chilenos y argentinos fueron asimilados por los venezolanos sin mayores inconvenientes. De Europa también llegaron españoles, portugueses, italianos y bálticos que contribuyeron enormemente al desarrollo del país que luego derruiría el chavismo.

Sin embargo, ahora que le tocó a los venezolanos pasar las de Caín, el recibimiento no está siendo igual de caluroso. La más reciente expresión de xenofobia se dio en Perú, en donde ya es rutinaria la persecución física, hasta llegar al linchamiento, del inmigrante venezolano. Casos similares se han registrado en Panamá, Chile, Argentina y Ecuador.

Este tribalismo, propio de mentes encajonadas y dormidas, es exacerbado por dirigentes políticos que confunden nacionalismo con populismo.

La crisis migratoria no solo ha sido ignorada por la comunidad internacional. Su responsable, el régimen chavista, ha decidido no hablar de ella en su constante delirio que le lleva a aplicar la teoría de que los problemas se resuelven solos si se les deja ser.

Juan Guaidó coordina con sus embajadores los esfuerzos para aliviar el sufrimiento de los expatriados

Pero resulta que la marejada de gente huyendo de Venezuela no es una moda pasajera. Ante la falta de acción política de Nicolás Maduro, le ha tocado a Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional y encargado de la presidencia de la República, coordinar con sus embajadores los esfuerzos para aliviar el sufrimiento de los expatriados.

A Guaidó y a la Asamblea Nacional se les critica que todavía no hayan logrado sacar a Maduro del poder, pero lo cierto es que los venezolanos sí están mejor desde que el Parlamento coordina los esfuerzos gubernamentales mientras acomete la titánica tarea de remover del poder a las mafias chavistas. ¿Lograrán extirpar el cáncer de raíz? Las probabilidades siguen a su favor.

Todo indica que régimen y gobierno encargado deberán sentarse nuevamente en la mesa de negociación promovida por Oslo, pero no a dialogar infinitamente sino a decidir sobre una propuesta concreta que fue adelantada en estas líneas antes de que Guaidó la hiciese pública: que ambos presidentes se aparten de sus cargos para que un gobierno de transición conformado en el Parlamento lleve las riendas del país hasta la celebración de unas elecciones libres y justas.

Mientras tanto, hay que atender a los millones de migrantes, que no podrán regresar a su país automáticamente al caer Maduro.

*** Francisco Poleo es un analista especializado en Iberoamérica y Estados Unidos.

España muestra una menina venezolana para representar a los migrantes por Gene – Gossip Venezuela – 3 de Octubre 2019

Artistas españoles deciden volverse en contra de los tratos xenófobos en contra de los venezolanoshaciéndolos parte de su cultura creando una menina versión venezolana.

Para representar a los migrantes venezolanos que residen actualmente en el país España, el artista plástico Antonio Azzato junto con la caricaturista Rayma hicieron uso de su creatividad para dar vida a la imagen de una menina venezolana, en un acto de solidaridad y aceptación para con los criollos, quienes actualmente se encuentran recibiendo arduos tratos xenófobos alrededor de todo el mundo.

La también periodista informó que la “menina migrante” se localiza en las calles de Madrid. “Tenemos una Menina venezolana en las calles de Madrid. La menina migrante. A ver quién la encuentra”, comentó en la red social twitter.

Varios seguidores de la caricaturista salieron en la búsqueda de esta obra de arte y se fotografiaron junto a ella en la Placa Pedro Zerolo en Chueca, que es donde se encuentra.

Es conocido que esta plaza fue nombre en honor a un político y líder venezolano, que en su momento luchó por los derechos de la comunidad LGBT en España.

“Me siento de maravilla entre tanto talento venezolano en España”, expresó Rayma luego de ver las fotografías.

Rayma@raymacaricatura

Atencion Madrid
Nuestra Menina Migrante esta en Chuecas, Plaza Pedro Zerolo.
Gracias @artbyazzato por esta idea. Ademas tocó en la Plaza Pedro Zerolo, lider venezolano que luchó por los derechos de la comunidad LGBT.
Me siento de maravilla entre tanto talento vzlno en España.

Rayma@raymacaricatura

Atencion Madrid
Menina Migrante by Rayma , Plaza Pedro Zerolo en Chueca 🇻🇪👇

Ver imagen en Twitter

Sumarium@sumariumcom

Artistas llenan las calles de Madrid, España, con meninas venezolanas, en honor a los migrantes. Foto: Cortesía

Ver imagen en Twitter

¿Porqué se nos odia? por Trino Márquez – Noticiero Digital – 3 de Octubre 2019

Las expresiones de xenofobia de reducidos grupos de la sociedad peruana, incluidos policías y medios de comunicación, han causado un hondo impacto en Venezuela. La ahora exdiputada Esther Saavadra,  de Fuerza Popular, partido dirigido por Keiko Fujimori, en una intervención en el Congreso llegó a solicitar que el ejército sacara a los venezolanos, malos y buenos, de esa nación. Lanzó una proclama similar al Decreto de Guerra a Muerte: venezolanos, contad con la muerte aun siendo inocentes, le faltó decir a la señora.

¿Por qué tanto odio del fujimorismo contra los miembros de la diáspora que se encuentran en Perú? La conocida periodista Rosa María Palacios, en su programa Sin Guion, señaló que ese encono perseguía distraer la atención porque los reflectores de la opinión pública estaban colocados sobre los casos de corrupción que salpican a la mayoría fujimorista del Congreso y en las tensiones existentes entre el Parlamento y el Ejecutivo. Ya sabemos cómo se resolvió el conflicto. El presidente Martín Vizcarra decidió clausurar el órgano legislativo y convocar nuevas elecciones en enero próximo. Las piruetas chauvinistas del fujimorismo no fueron  eficaces. Esther Saavedra y Keiko Fujimori deben de estar decepcionadas. Sin embargo, el problema de la xenofobia va más allá de la manipulación política.
Nicolás Maduro condenó de forma categórica los episodios de persecución y acoso a los venezolanos. Era lo menos que podía hacer quien es el gran culpable de la tragedia que viven millones de compatriotas expulsados al exterior. Su aparente furia no puede encubrir esa responsabilidad inocultable.
Hacia Perú se han movilizado más de medio millón de venezolanos. Acnur, la Oficina Internacional de Migraciones y el gobierno peruano estiman que 2019 cerrará con una población cercana al millón de exiliados. Esta cifra es muy alta para una nación de proporciones medias como esa. El impacto en los servicios públicos será muy alto. Al Gobierno le resultará muy difícil atender las demandas de esa población tan elevada.
Ese choque hay que examinarlo en su contexto.   En un trabajo publicado en BBC Mundo, el periodista Ángel Bermúdez señala que los gastos realizados por los venezolanos en 2018, de acuerdo con cifras del Banco Central de Perú, representaron un punto de los cuatro que creció el PIB durante ese lapso. En otros términos, la contribución fue de 25%. Nada despreciable. Otro dato significativo, también según el banco central, es que la inflación en 2018 disminuyó, especialmente porque la oferta laboral del contingente de venezolanos permitió que la remuneración salarial se mantuviera estable. La gran mayoría de ellos trabajan en el sector formal. Solo una franja compuesta por 30.000 compatriotas se desempeña en el sector informal. Los venezolanos contribuyeron a que hubiese crecimiento sin inflación y sin expansión acelerada de la informalidad, objetivo que toda economía sana aspira.
La periodista Rosa María Palacios ha desmontado algunas mentiras difundidas por los xenófobos. Una de ellas es que los venezolanos están protegidos por la Ley de sueldo mínimo vital. Palacios demuestra que tal prerrogativa no existe. La ley de sueldo mínimo rige para todos los trabajadores peruanos, sin que se discrimine o privilegie a ningún estrato en particular. Otro dato relevante es el que se refiere a la delincuencia. Los xenófobos dicen que los delitos han aumentado de forma exponencial. Una nueva distorsión. En Perú la población penitenciaria asciende a 70.000 reclusos. De ellos, solo 74 son venezolanos. Entonces, ¿a partir de cuál criterio se establece que los venezolanos son ‘delincuentes’? En el grupo emigrante hay capas que carecen de educación y formación en un oficio calificado. Este núcleo trata de ganarse la vida de formas poco convencionales. Algunos transgreden las normas. Cometen delitos. Lo mismo ocurría con quienes abandonaron Perú durante la aciaga década de los ochenta, cuando los terroristas de Sendero Luminoso y Túpac Amaru causaban pánico entre los peruanos y muchos de ellos huían despavoridos hacia otras naciones del continente, entre ellas Venezuela. Aquí nadie dijo que todos los peruanos eran unos gamberros que debían ser expulsados en masa.
La xenofobia siempre conduce por caminos descarriados. Lo que más les duele es que 70% de los venezolanos que se hallan en Perú poseen títulos universitarios. Son profesionales y técnicos de alta calificación. El pequeño lote de desadaptados que han cometido actos repudiables no representa a la inmensa mayoría que ha salido a buscar un destino mejor al que Nicolás Maduro y su socialismo del siglo XXI ofrecen.  Los xenófobos odian al extranjero, al que es distinto, porque son mediocres, no se atreven a competir, tienen complejo de inferioridad y colocan la responsabilidad de sus males en factores externos.
La buena noticia es que en la capital peruana se formó hace algunos años el Grupo de Lima, que reúne a gobiernos democráticos que enfrentan sin tregua a Nicolás Maduro. En este momento ese comportamiento solidario debemos subrayarlo, al igual que la actitud de la mayoría de los peruanos, que han recibido a los venezolanos con respeto y fraternidad.

Xenofobia en Perú – Revista Avila Montserrate – 1 de Octubre 2019

Screen Shot 2019-10-03 at 12.26.40 PM.png

Todas las sociedades están expuestas a que algunos de sus sectores expresen respuestas xenófobas cuando tienen que enfrentar fenómenos migratorios. Lo que se espera en esos casos es que el Estado y sus órganos de gobierno actúen sin dilación para frenar esos brotes, conforme con valores democráticos inspirados en los avances alcanzados en materia de protección de los derechos humanos.

Se espera también que las élites políticas, económicas y sociales de los países, sensibilizadas con estos valores, hagan cumplir los acuerdos, nacionales e internacionales, y garanticen un comportamiento moderno y civilizado frente a minorías como pueden ser los nacionales de otros países que buscan refugio huyendo de la miseria y la represión.

Lo acontecido recientemente en Perú merece una firme condena. No es posible que se confunda el delito que comete personalmente un delincuente y se culpabilice de manera masiva a toda una comunidad de migrantes y refugiados venezolanos, dando lugar a claras manifestaciones xenofóbicas y razzias, ciegas y vociferantes, que ponen en peligro a millares de inocentes.

La persecución contra la población venezolana no augura nada bueno. Quien le abrirá sus brazos para “recibirla acogedoramente” será el crimen organizado que aprovecha circunstancias como estas para que coyotes, traficantes y tratadores de personas saquen ganancia de ella.

Los migrantes venezolanos son víctimas de una dictadura que colapsó los más elementales aspectos para tener una vida digna y sostenible, obligándolos a salir intempestivamente de su país en la más grande y veloz diáspora que ha vivido América del Sur, dejando atrás todo, sobre todo su futuro. Y ahora, la acción irresponsable de algunos los convierte en los más vulnerables entre los vulnerables.

El gobierno peruano, como también los de Ecuador y Colombia, firmaron el Pacto Mundial por la Migración en diciembre del 2018. Hoy en Perú, y a menos de un año, los discursos hechos en esa ocasión parecen haber caído en el olvido. Ojalá la suscripción de este acuerdo sirva para que se hagan valer los compromisos alcanzados. Lo sucedido en tierras peruanas debe servir de alerta al resto del continente.

Recordaba recientemente el Papa Francisco refiriéndose al tema de la migración que “es necesaria una toma de responsabilidad común y una más firme voluntad política para lograr vencer (los prejuicios)… Se requiere más responsabilidad hacia las víctimas de los problemas asociados a la migración…”.

Ola de xenofobia se incrementa contra venezolanos en Perú: “Maduro recoge tu basura”, “fuera venecos”, “miserables” – Aporrea – 28 de Septiembre 2019

28-09-19.-La ola de xenofobia se incrementa contra venezolanos en Perú. La noche de este viernes un grupo de ciudadanos de ese país marcharon en distintos puntos de la región, en rechazo a los venezolanos.

“Maduro, recoge tu basura” es la frase que exclama una multitud que aparece en un video difundido a través de la red social Twitter, “fuera venecos” es otra de las consignas con las que un grupo xenófobo de peruanos ratifican su rechazo hacia los venezolanos que emigraron hacia esa región.

Asimismo, también publicaron un video en el cual se observa a un miembro del movimiento nacionalista peruano llamando “miserables” a los venezolanos, “vamos a trabajar con la policía nacional, la fuerza aérea y marina, en todas las fronteras para que no pase ni un miserable venezolano”, exclamó el sujeto mediante un altavoz.

Cabe destacar que este viernes 27 de septiembre fue difundido un video en las redes sociales donde se aprecia a un grupo de policías peruanos agrediendo brutalmente a una joven venezolana que iba caminando por la calle.

Para ver los videos abrir el siguiente enlace :

https://www.aporrea.org/amp/ddhh/n347249.html

Difunden campaña en rechazo a la migración venezolana en Perú – El Nacional – 31 de Agosto 2019

Un grupo de niños peruanos exige en un video publicado en redes sociales que las fronteras de su país sean cerradas a los venezolanos

Migración venezolana en Perú
En Perú hay casi 800.000 migrantes venezolanos, según cifras de la Acnur publicadas en junio de ese año | AFP

Un grupo de niños peruanos aparecen en un video publicado en redes sociales haciendo campaña en rechazo a la migración venezolana en Perú.

“Los venezolanos dicen que se mueren de hambre, pero tienen buenos celulares”, así comienza diciendo un niño en el clip de 42 segundos.

Luego aparece junto a otro menor de edad afirmando que los peruanos trabajan desde pequeños mientras los connacionales son unos “vagos”.

También recriminan a los medios de comunicación de la nación inca que se preocupen por la migración venezolana en Perú, cuando ellos comen y duermen en el suelo.

“Cierren las fronteras que no queremos más venezolanos. Viva Perú y abajo los venezolanos”, finalizan gritando un grupo de niños peruanos.

Bárbara Uzcátegui Sanz@BarbaraUSanz

Difunden campaña contra los venezolanos en Perú.
No se si duele más que usen niños para algo tan bajo o la humillación a los nuestros 🇵🇪 💔🇻🇪

Video insertado

Más de cuatro millones de ciudadanos han abandonado Venezuela debido a la crisis política, económica y social que afronta el país desde hace años y que se ha intensificado este 2019.

La mayoría de esos migrantes se encuentran distribuidos en América Latina. Colombia acoge al menos 1,3 millones, seguido por Perú, con 768.000; Chile 288.000; Ecuador 263.000; Argentina 130.000 y Brasil 168.000, según cifras de la Acnur en junio de 2019.

Los gobiernos de Perú, Chile y Ecuador han optado por imponer visas humanitarias para que los venezolanos puedan entrar a sus fronteras, con el fin de reducir el éxodo de ciudadanos a sus territorios.

La huida por Ender Arenas – El Nacional – 18 de Julio 2019

Ender Arenas

A veces uno se levanta con ganas de abandonar el país. Uno lo piensa, lo repiensa. Uno se dice para sus adentros: Bueno, he llegado a los 60, y uno se pregunta si valdrá la pena instalarse en otro país en condiciones precarias y sin trabajo, o en uno que no tenga nada que ver con lo que siempre ha sido y ha hecho.

Sí, producimos miedo, no tanto porque somos diferentes. Pues, qué tan diferentes podemos ser de un barranquillero o de los habitantes de Lima (aunque en honor a la verdad, los peruanos son bastantes más feos); en verdad damos miedo por nuestra pobreza. Donde vamos, por esta razón o por cualquier otra ligada a la miseria que llevamos con nosotros, enseguida nos vinculan con el desorden, la prostitución, la delincuencia, en suma, con el peligro.

Todos los días se coloca en las redes sociales videos donde es común el acoso violento del que son objeto los venezolanos. Recientemente, una diputada panameña se desgañitaba introduciendo una ley migratoria excluyente de los extranjeros (léase, venezolanos). La xenofobia, que es realmente un movimiento espontáneo y natural del instinto gregario (dice Savater), que por supuesto es mala como casi todo lo que es espontáneo, gregario y natural (sigue diciendo Savater), en su caso, el de la diputada Rodríguez, parece ser una perversión diabólica por la manera como gesticulaba, como si fuera una reencarnación del peor de los fascistas; y ella pretende con dicha ley negarle al venezolano el trabajo y producirle una expulsión exprés. La xenofobia hay que desactivarla definitivamente.

Pero ahora, tratando de aprovechar la desmesura y perversión de la diputada panameña, el fiscal designado por la ANC, Tarek W. Saab, dice enfrentarse a los actos de xenofobia contra los venezolanos. El problema con el fiscal es que para nada aborda la causa del problema, que no es tanto la xenofobia de los nativos de los países que son destino de los venezolanos; el problema es que el país es invivible, que el chavismo y el madurismo instalaron lo que podríamos llamar un “precariato” que describe nuestra realidad hoy: crisis general de sociedad, con el colapso de toda la infraestructura y servicios públicos, inseguridad personal, inseguridad jurídica, inseguridad alimentaria, en fin, una crisis abierta que nos convierte en un país de riesgo pleno, sin todos los mecanismos de asegurabilidad que hacían de este país un país seguro para propios y extraños y que se convirtió en un país que expulsa a sus nacionales por su general precariedad. Así que al evadir las características del país hoy, las posiciones antixenófobas indignantes del fiscal son simples golpes de pecho donde no hay una sola idea rescatable.

A %d blogueros les gusta esto: