elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Victimas

SR. González Pazos, ¡Váyase a Venezuela y despúes opine! por Iñaki Anasagasti – Deia – 12 de Agosto 2017

6a00d8341bf85353ef01b8d192017b970c-150wiEn esta sociedad líquida y sin columna vertebral en la que vivimos, conviene de vez en cuando, marcar cada uno bien el terreno y señalar lo que nos parece bien de lo que consideramos asquerosamente manipulado.

Este sábado, Deia ha publicado un artículo que en el fondo podría parecer una apología al terrorismo de estado. Lo firma Jesús González Pazos y lleva por título “Venezuela, desde el respeto y la solidaridad”. Ya de por si, el título miente. En su desarrollo no hay el menor respeto ni la mínima solidaridad. Es un ataque continuo a los basamentos de un sistema democrático, como lo entendemos en Europa, dejando de lado las reivindicaciones nacionales que demanda Euzkadi, de las que podíamos hablar en otro trabajo.

De entrada el que González Pazos, se presente como miembro de Mugarik Gabe, me decepciona sobre lo que es esta ONG que al parecer no tiene fronteras. Creí que sus reivindicaciones eran otras, y sus personeros de otro talante humano, o de lo contrario que digan claramente que este personaje no les representa en nada.

Y digo la diferencia entre un periódico democrático, de otro que no lo es, es que en Deia se haya publicado semejante cúmulo de despropósitos, porque la ideología del periódico la marcan los editoriales, y hace unos días, Deia tomó postura en contra de la dictadura de Maduro, frente a un periódico como Gara que jamás de los jamases publicaría nada a favor de la democracia que propende la Mesa de la Unidad Democrática de aquel país que comprende todo su arco parlamentario, desde el Partido Comunista, hasta la derecha venezolana, porque lo de Maduro, nada tiene que ver con la Izquierda con mayúsculas sino con el gansterismo. Pero si esto satisface al Sr. González Pazos, le recomiendo se vaya a vivir en aquel país tan paradisíaco, como así nos lo describe.

La oposición ganó las elecciones legislativas y ante esa evidencia Maduro ha desconocido todas sus decisiones y las ha anulado a través de un falso poder judicial que no es más que correa de transmisión de un ejecutivo que ha empobrecido el país y ha destituido a la Fiscal General por atreverse a decir que el actual régimen es una dictadura.

¿En que país democrático hay presos políticos?. En ninguno. Solo los hay en las dictaduras por eso se les saca a los incómodos de su casa y se les mete en la cárcel arbitrariamente, sin juicio alguno y a pesar de que el fiscal que acusó a Leopoldo López tuviera que huir y decir que toda su acusación fue falsa. Pues López sigue en arresto domiciliario sin posibilidad de expresión pública.

¿En que país democrático se cierran medios de comunicación y se controla la tirada los periódicos impidiéndoles el suministro de papel?. En uno no democrático, como en Venezuela. O en Corea del Norte. Y, si no me cree, diríjase al periodista vasco de izquierda, Xabier Coscojuela que ha tenido que cambiar su diario Tal Cual al sistema digital ante la falta de papel.

¿En qué país democrático se monta una votación fraudulenta, dicha desde Londres por la propia compañía que se prestó a la mascarada diciendo que habían manipulado un millón de votos, para negar algo constitucional como el Revocatorio y sacarse de la manga una instancia Constituyente para anular la democracia?. Pues en Venezuela.

¿Qué país democrático tiene el rechazo de esta iniciativa falsamente Constituyente ya que se trata de una regresión tipo “democracia orgánica franquista”, por parte de la Unión Europea y la mayoría de los países latinoamericanos y de Naciones Unidas?. Sencillo. La Venezuela de Maduro.

¿Qué país ha sido denunciado por malos tratos, abusos policiales, falta de democracia e irrespeto a la verdad por parte de la ONU?. Venezuela, compadre.

¿En qué país han muerto en las protestas contra un gobierno 130 jóvenes en sus calles?. En la patria del chavismo. Dato que al parecer al Sr. González Pazos le tiene sin cuidado.

¿Qué país ha sido expulsado de Mercosur, repudiado en la última reunión de cancilleres en Lima, mientras mantiene divisiones de soldados cubanos en Fuerte Tiuna y la Inteligencia y Contrainteligencia en manos del castrocomunismo?. La dictadura chavista de Maduro.

Y así podríamos ir analizando todas y cada una de las úlceras crapulosas de un putrefacto régimen de fuerza que al parecer al Sr. González Pazos le encantaría aplicar a la tierra de los vascos, pues de lo contrario no se entiende su admiración hacia la barbarie.

Para justificar todo este oprobio, el articulista lo compara con España. Le puedo dar a este señor una serie de datos sobre lo que es la democracia en España, quizás desde más cerca de su lupa, pero se que no serviría para nada. Por eso le sugiero escriba este tipo de análisis en Gara, que estará encantada de tener por lo menos a un vasco ilustrado que crea que la “robolución bolivariana” como la llaman es un faro que nos debe iluminar en la noche española. Si Gara publica los comunicados de ETA, ¿por qué no este canto a una dictadura?.

La dirección de Deia verá si le interesa seguir alimentando algo que ha irritado sobremanera a todos los vasco venezolanos que habitamos en Euzkadi, conocemos y queremos aquel país, y votamos en las elecciones que demuestran que el 97 %, en las urnas, es profundamente antichavista por democrático. Por cierto, vascos que en 1977 siguieron el llamamiento para comprar acciones de Deia y poder combatir el pensamiento único franquista de aquella dictadura, semejante a la venezolana, con militares corruptos en todas las esferas del poder.

No es la primera vez que González Pazos escribe semejante sarta de mentiras y apologías en Deia. Solo deseo se informe antes de juntar sus letras y no hiera a tanta gente que pugna por salir de aquel país al que Colón llamó Tierra de Gracia.

 

¿Está a tiempo Venezuela de evitar la explosión? por Tomás Straka – Nueva Sociedad – Agosto 2017

Venezuela arde. Maduro se atrinchera mientras numerosos países desconocen la Constituyente. Los líderes opositores son encarcelados y la población teme por su futuro. ¿Se puede detener la espiral de locura?

Muchos venezolanos creían que el 30 de julio llegaría algo parecido al fin del mundo. La elección de una Asamblea Constituyente dotada de poderes absolutos lleva más lejos las sentencias que suspendieron el proceso de referéndum revocatorio a Nicolás Maduro en octubre del año pasado, y aquella que en marzo de este año disolvía en la práctica a la Asamblea Nacional en manos de la oposición. Es decir, dotaba por la vía judicial, de todo el poder a un gobierno que venía de una abrumadora derrota electoral y que según los sondeos no está en condiciones de ganar ninguna otra elección. Cien días de protestas, intensificadas desde que el 1 de mayo Maduro anunció la convocatoria a una Constituyente saltándose los pasos estipulados por la ley y los principios de la igualdad y la universalidad del voto, no lo detuvieron en su empeño. Tampoco lo hicieron los llamados de muchas naciones, las sanciones de los Estados Unidos o los intentos de negociación encabezados por José Luis Rodríguez Zapatero. Con el apoyo firme de las Fuerzas Armadas, el 30 de julio se hicieron las votaciones. En la madrugada el Consejo Nacional Electoral anunció que algo más de ocho millones de personas habían participado de los comicios. Maduro se declaró ganador. Una Constituyente con todos los poderes está por instalarse y la mayoría de los venezolanos se preguntan angustiosamente qué es lo que vendrá.

Casi todos los analistas apuntan que se producirá un aumento de la conflictividad. Lo ocurrido el mismo día de la elección fue un muy mal presagio: el 30 de julio ha sido el más sangriento de los cien días que llevan las protestas, con dieciséis personas muertas en diversos acontecimientos. Dos días después, fueron nuevamente encarcelados los líderes opositores Antonio Ledezma y Leopoldo López, hasta el momento en situación de arresto domiciliario. A esto se le suma el debate por la cifra de electores anunciada por el Consejo Nacional Electoral. Esos ocho millones de votantes han resultado muy difíciles de creer. Son casi tantos como la votación más alta obtenida por Hugo Chávez, justo cuando todos los sondeos indicaban un rechazo del 70% a la Constituyente y una intención de voto de sólo el 13%. Pero el gobierno tenía frente a sí el monumental acto de protesta del 16 de julio, cuando siete millones y medio de personas salieron a la calle a firmar contra la iniciativa de la Constituyente. La forma en la que ese acto le quitó legitimidad y se la dio a la oposición, puede medirse por la reacción internacional que desató. Necesitaba superarlos de alguna manera y el 30 de julio fue el momento para medir fuerzas. Todos los observadores imparciales coinciden en que perdió la competencia. Las estimaciones hablan de una participación de dos millones y medio de electores. Los más optimistas dicen que fueron cinco millones.

La consecuencia es que los gobiernos de Estados Unidos, Colombia, Reino Unido, Panamá, Brasil, Argentina, Paraguay, México, Costa Rica, Chile, Suiza y España, han decidido no reconocer la Asamblea Nacional Constituyente. Recientemente, la Unión Europea ha hecho lo propio. Una lista de veintiocho países más han manifestado su preocupación y muchos anuncian que aplicarán sanciones. Pero nadie ha ido tan lejos como la administración de Donald Trump. Primero le impuso sanciones financieras a trece altos funcionarios. Después, lo hizo directamente con Nicolás Maduro. Finalmente, ya ha anunciado que estudia imponer otras medidas, probablemente en el área petrolera. Los especialistas indican que Trump tiene un buen margen para moverse en esta dirección sin afectar los precios del combustible. Para explicarlo de forma muy simple: en su empeño de diversificar el mercado y disminuir la dependencia de Estados Unidos, Venezuela redujo progresivamente la venta de crudo a ese país, que hoy ronda los setecientos mil barriles. Sin embargo, como el resto de la producción se divide entre lo que se vende a otros mercados por convenios que no pagan de inmediato o no lo hacen en efectivo (Petrocaribe), o está ya hipotecada a China que pagó por adelantado, los barriles que van a Estados Unidos se volvieron cada vez más importantes ya que son los que producen flujo de caja. Además, no hay manera de hallar colocación para ellos en otra parte. Tal vez se logre con algunos, como lo consiguió ISIS o como lo hacen las mafias nigerianas a través de ciertos brokers, pero sería a un precio aún menor al existente y nunca en las cantidades suficientes (aunque tal vez sí para mantener rica a la cúpula y armar a las Fuerzas Armadas). Por el contrario, para Trump resulta relativamente fácil buscar otros proveedores o librar algo de su reserva estratégica (cosa que además le daría efectivo, que también necesita) porque desde hace tiempo compra menos petróleo venezolano. Queriendo ser menos dependiente de Estados Unidos, Venezuela obtuvo justo lo contrario.

Las sanciones planteadas hasta ahora son solo algunas del largo menú. Estas se extienden desde la posibilidad de no venderle gasolina a Venezuela – que por la situación de la estatal PDVSA debe importarla–, a no proveerle los disolventes para los crudos pesados y extrapesados que constituyen la mayor parte de sus reservas. Pero sobre todo pueden hacerle la vida imposible a la cúpula (y a muchos de los cuados medios, porque ya se habló de sancionar a todos los que participaron en el proceso Constituyente) y las transacciones financieras del país. Los tenedores de bonos, pieza clave del financiamiento del Estado, y los socios mayores o menores en otros negocios, tienen razones para estar preocupados.

Aún es difícil saber cómo se moverán Maduro y sus aliados –especialmente Rusia–, o si la Constituyente dará algún paso para ganar algo del respaldo popular. De momento, el panorama es el de una Asamblea Constituyente sin una amplia base social y desconocida por muchos países (entre ellos, aquel que nos da los dólares de los que vivimos); un presidente declarado dictador por Estados Unidos; una oposición legitimada y mayoritaria, pero con pocos recursos para enfrentarse a las Fuerzas Armadas; una protesta social creciente, que responde a dinámicas autónomas a la agenda de la oposición; un conflicto que cada vez es más internacional y una situación económica y social que ya es enorme y sólo parece que se agravará, sobre todo si se imponen la sanciones. La combinación de todos esos gases inflamables es lo que viene ahora en Venezuela. Ojalá, como saben hacerlo los bomberos cuando hay fugas, alguien logre evitar la explosión.

Comunicado de la Unidad Democrática – 6 de Agosto 2017

Echando cuentas por Eugenio Montoro – 2 de Agosto 2017

 

Los resultados de la constituyente fueron contrastantes. Padrino dijo que los militares no tuvieron nada que ver con fallecidos y la oposición denunció que los verdes y sus amigos están relacionados con la muerte de 15 personas en el día de elecciones. La oposición anticipó un resultado de 2 millones y medio de votantes y, poco después, el CNE dijo que fueron más de 8 millones.

No es difícil saber quién miente. Hay una lista de muertos con nombre y apellido y testigos que indican que los disparos venían de los represores y , por su parte, miles de fotos a todas horas muestran los centros de votación vacíos. Encuestas y conteos independientes coinciden en que votaron 2 millones y medio.

Las mentiras del régimen son tan grotescas y abundantes que si no fuese por la tragedia que conllevan darían risa, por eso no es de extrañar que las nuevas promesas también lo sean. Veamos.

“La Asamblea Nacional Constituyente (ANC) nos traerá la paz”. Habría que ser muy optimista para suponer que las protestas se terminarán pues ya se están realizando y aumentar el nivel de represión solo estimulará la actividad clandestina. Por su parte, los gobiernos de otros países preparan represalias contra el régimen por lo que el clima está más tenso que nunca.

“Con la ANC se resolverán los problemas económicos”. La verdad es que no existe un mínimo plan para detener la inflación. Algunos de los poco preparados candidatos han propuesto volver al control de precios. Ya esto se ha tratado y solo se obtienen dos resultados, la escasez y el mercado negro con precios mayores. Tampoco nuevas inversiones son probables por el temor de los empresarios a los regímenes comunistas.

“Devolveremos al pueblo su poder”. Instalar las comunas como sistema de gobierno y desmontar las alcaldías y gobernaciones, sería como la guinda al postre para enredar aún más la pésima administración centralizada del país.

Escribiríamos más mentiras, pero pasemos ahora a las verdades.

“El régimen no puede resolver el problema económico”. Su crédito es pésimo y nadie arriesgará su dinero en Venezuela por ahora.

“El gobierno es una dictadura”. Su arbitrario manejo de las leyes lo muestran como tal y, como a la peste, el rechazo mundial es ya evidente

“Los ciudadanos quieren un cambio de régimen”. La escasez y la inflación impulsan este deseo, sin embargo, también se ha desarrollado la irritación de la gente frente a un régimen que se burla de los procesos electorales con los que se resolvían los problemas.

“El régimen no tiene capacidad de gerencia”. El privilegiar la lealtad sobre el talento y el sobreuso de militares sin experiencia en posiciones complejas ha causado un caos generalizado en la administración pública.

Si “echamos cuentas” el mejor negocio para Venezuela es cambiar el régimen. Su permanencia es garantía de pobreza y perdida de libertad. Su cambio abre las puertas al progreso y el regreso a la libertad y la democracia.

Y así va a ser.

Estudiante, de 27 años y en primera línea de las protestas: el perfil de los asesinados en Venezuela por Alfredo Meza – El País – 1 de Agosto 2017

La Fiscalía General de la República contabilizó 109 fallecidos hasta el 27 de julio, cifra que ascendió a 121 tras la votación de la Constituyente
1501549008_300999_1501550757_noticia_normal_recorte1.jpg
La Fiscalía General de la República ha publicado un informe de los venezolanos caídos en las protestas contra el régimen de Nicolás Maduro entre el 1 de abril y el 27 de julio. Son 109, pero desde ese día se han sumado otras 12 víctimas para llegar a 121. El parte parcial permite elaborar un perfil de quienes han sido matados en cuatro meses de manifestaciones. La mayoría son hombres con una edad promedio de 27 años. Venezuela está dejando en las calles a su generación de relevo.

Destaca en la lista la presencia de hasta 11 menores de edad. Casi todos han sido asesinados porque forman parte de la vanguardia de las protestas opositoras, como parte de ese ejército de espontáneos que, con el nombre de La Resistencia, plantan cara a la policía armados con escudos improvisados fabricados con madera, cartón o antenas satelitales una vez que empieza la represión. El más emblemático de todos es Neomar Lander, quien recibió en el tórax el impacto de un objeto. Sus compañeros acusaron a la policía militarizada de arrojarle una bomba lacrimógena que, disparada a poca distancia, puede ocasionar heridas mortales.

De esa forma también habría fallecido el estudiante de Contaduría Pública Juan Pablo Pernalete, de 20 años, quien presentó un hematoma en el pectoral izquierdo. Entre la opinión pública local existe la creencia de que, como Pernalete, muchos de los caídos son estudiantes universitarios o inminentes bachilleres. El saldo de la Fiscalía parece darles la razón. 26 de los fallecidos hasta el 27 de julio todavía cursaban estudios. Esa lista podría hacerse más amplia si se suman los nombres de los jóvenes que acababan de culminar sus carreras. Adrián José Duque, contador público de 23 años, recibió un balazo en el abdomen cuando manifestaba en Maracaibo, la capital del estado petrolero de Zulia (occidente del país).

Pernalete y Lander son quizá junto al comunicador social Miguel Castillo y al violinista Armando Cañizález, de la formación del Sistema de Orquestas Infantiles y Juveniles que le ha dado fama mundial a Venezuela, las víctimas en las que más se reconoce la oposición. Lander cayó en la boca de un túnel que conecta a la avenida Francisco de Miranda con la avenida de Libertador del Este de la capital venezolana. Un concejal del municipio Chacao colocó una placa rebautizándolo con su nombre. A todos le han dado el estatus de héroes en medio de la conmoción de sus desapariciones.

No todas las muertes han ocurrido en el contexto de los choques con las fuerzas del orden público. En Valencia, estado de Carabobo (centro de Venezuela) y en la parroquia El Valle, en el suroeste de Caracas, un sector que el chavismo siempre presumió de controlar hasta el varapalo de las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015, muchas personas aprovecharon el descontento con las caóticas condiciones de vida legadas por el modelo económico chavista para saquear comercios. En Valencia destruyeron un sector industrial que abastecía a la región central del país. Y una noche de abril hubo disturbios en El Valle y varias personas intentaron saquear una panadería. En el lance ocho personas, de entre 46 y 20 años, perecieron electrocutadas cuando intentaban alcanzar el botín de los alimentos.

Apenas son siete las mujeres de la lista: una de ellas es Almelina Carrillo Virguez, camarera de 52 años, alcanzada por una botella congelada arrojada desde un edificio mientras caminaba hacia su trabajo. Su muerte ha sido utilizada por el régimen para denunciar el carácter violento de las manifestaciones, de los métodos de protesta, y para perseguir a quienes considera como instigadores. Al sociólogo Tulio Hernández, hoy exiliado en España, le ha tocado vivir la persecución del sistema de medios oficiales y del propio Maduro por ese caso.

El chavismo también se apropió del asesinato de Orlando José Figuera Esparragoza, de 22 años. El 20 de mayo Figuera regresaba a su casa desde su trabajo cuando se encontró con un hombre con quien había tenido una pelea a cuchillo por un puesto de trabajo. Era la revancha. Como ya había ocurrido en la primera ocasión Figuera fue nuevamente herido por su agresor. Las investigaciones indican que el hombre comenzó a gritar que Figuera quería robarlo. Otras personas, que el gobierno vincula con los jóvenes que enfrentan a la policía en los disturbios, también lo acuchillaron, lo rociaron con gasolina y le prendieron fuego. Su horrible drama acaparó la programación de las televisoras que defienden al gobierno hasta el día de su muerte, el 4 de junio.

 

Al día siguiente del golpe constituyente por Asdrúbal Aguiar – RunRunes – 30 de Julio 2017

 

Unknown

El proceso de montaje, por el Poder Electoral, de una espuria constituyente pedida e inconstitucionalmente convocada por el narco-dictador Nicolás Maduro, de buenas a primera recuerda la similar tropelía que ejecuta el Consejo Nacional Electoral de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez el 15 de diciembre de 1957, antes de caer ésta el 23 de enero de 1958.

La Constitución de 1953 disponía que al vencer el quinquenio debían convocarse elecciones generales para presidente de la república, diputados y senadores al congreso, legisladores regionales y concejales municipales. No obstante, tanto como Maduro, el dictador las suspende y ordena realizar un plebiscito a su medida.

La situación del General dictador se ve comprometida – a pesar de sus obras faraónicas y de los ingresos fiscales ingentes que recibe – y su prestigio mengua. ¡Y es que el país de entonces es una república de letrinas cruzada, sólo su capital como una suerte de boutique, por obras de ingeniería y arquitectura impresionantes!

La migración del campo a las ciudades y la miseria de vida en que vive la clase trabajadora muestran el rostro ominoso de los pocos que se enriquecen en el poder, mientras la mayoría sufre víctima de una crisis humanitaria sin razones. Ello provoca la reacción adolorida de la Iglesia Católica con la célebre la carta pastoral del arzobispo de Caracas, Monseñor Rafael Arias Blanco. Entre tanto las cárceles pululan de presos políticos y las torturas son hábito en los sótanos de la Seguridad Nacional.

El dictador, así las cosas, amenaza a los funcionarios que no voten por él. Les ordena devolver a sus jefes la tarjeta roja opositora en prueba de haber depositado la de color azul que lo apoya. Sus rectores electorales trucan los resultados. Le otorgan la victoria al llamado “gordito del Táchira”. Ese fue el principio de su inmediato final. Lo demás es historia.

Hoy, Tibisay Lucena, esbirro electoral – en comandita con el estafador comicial que ha sido siempre Jorge Rodríguez, negociador de las célebres máquinas Smarmatic – monta un tinglado y organiza, en breves días, unas elecciones de conveniencia entre los suyos. Busca se cambie el orden de la república para que la revolución no abandone jamás el poder. Eso creen. Eliminan las garantías de pulcritud que han de revestir a los votos y abren centros de voto masivo a los que pueden acudir sus pocos votantes, arrastrados como bueyes.

Ayer, no más, en otras elecciones como las del 15 de diciembre de 2015 – salvadas por la disciplina vigilante opositora – obligan a los venezolanos a viajar hasta mesas distantes de sus residencias para frustrar los votos en contra del régimen. Les llenan de alcabalas electrónicas para ello. Ayer, no más, suspenden el referéndum revocatorio presidencial y las elecciones de gobernadores y alcaldes, arguyendo todo tipo de dificultades y obstáculos reglamentarios, inexistentes ahora y en la hora.

Tengo presente en mi memoria la patraña que se monta por este equipo truhan – el de la Lucena y Rodríguez – a fin de revertir los resultados del referéndum revocatorio de 2004, cuando el ex presidente Jimmy Carter acude en auxilio de Hugo Chávez como lo hace esta vez el impresentable Rodríguez Zapatero con Maduro.

En vísperas del golpe de Estado constituyente en curso, por si fuese poco, Zapatero lo declara legítimo. Le pide a Maduro tomar decisiones luego de ello. Y afirma el desacato en que se encuentra la actual Asamblea Nacional, electa libremente por el pueblo, mediante voto universal, directo y secreto. Esas tenemos.

No abundo, pero anoto lo que afirma, asimismo, en estos infaustos instantes en los que la vergüenza no encuentra recodo, otro ex presidente tan caro a ciertos actores de nuestra oposición, Ernesto Samper. Después de hacerle tanto daño al país junto Zapatero – responsables al igual que Maduro del asesinato de más de 100 jóvenes venezolanos – confiesa su devoción por la vida y obra del genocida cubano fallecido, Fidel Castro. Y pide de las generaciones políticas latinoamericanas actuales emular su ejemplo; que para mí no es otro que el mal ejemplo de un asesino que fusila en el paredón y mata de hambre a sus compatriotas antes de coludirse con el negocio del narcotráfico, e imponérselo más tarde al gobierno chavo-madurista.

Al día siguiente del golpe constituyente, que habrá de consumarse este domingo 30 de julio, la Venezuela decente y amante de la libertad sabe de su ruta; la que le fijó su consulta popular del último 16 de julio y 7.600.000 votos: Ha de desconocer, desde su primer día, a la constituyente golpista; seguir en su esfuerzo por exigir de la Fuerza Armada se lave el rostro y acate el orden constitucional; y reclamar de la Asamblea Nacional acelere su esfuerzo para organizar un gobierno de unidad nacional y transición hacia la democracia.

A la cárcel ya han ido los primeros jueces supremos designados por la Asamblea, otros les seguirán, sin lugar a duda; lo que no arredra, por lo visto, el sentimiento de resistencia nacional. El pueblo llano y los jóvenes, a la cabeza, saben mejor que la lucha por la libertad tiene su costo en dictadura. Lo están pagando, dándonos un ejemplo que ha de avergonzar a no pocos acomodaticios.

En suma, luego del nuevo golpe por consumarse nada cambiará en el corto plazo. Ya la Sala Constitucional – constituyente de 7 miembros avalada por Zapatero – ha profanado la Constitución y hecho mutar su texto, para desconocer la soberanía popular representada en la Asamblea y anular el Ministerio Público. Los presos políticos, ahora más de 400, allí siguen. Los miles de heridos se lamen sus heridas como símbolos de dignidad. El hambre no cesa ni la falta de medicinas. Queda, eso sí, algo muy claro: Desnudos y al aire como se encuentran los Zapateros y Lucenas el país sabe que sólo cambiaran las cosas cuando caída la dictadura haya elecciones libres, sin presos y con un poder electoral sano, reconstituido, ajeno al miasma revolucionario.

 

Fiscal General desconoce el origen, proceso y presunto resultado de constituyente – La Patilla – 31 de Julio 2017

636366269923001711-1.jpgLa Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, declaró que, como integrante del Poder Ciudadano, y del Consejo Moral Republicano, desconoce el origen, proceso y presunto resultado del inmoral proceso Constituyente.

Aseguró que todo lo relativo a la organización de un Estado debe estar revestido de legalidad, está ANC no tiene legitimidad. “Quieren mantener el gobierno y el poder, eso es una burla al pueblo y a su soberanía”, dijo la representante del Ministerio Público venezolano.

“Todos los derechos políticos están en peligros”. La Fiscal aseguró que en Venezuela tenemos una economía de puertos. Alegó que los hechos ocurrido este domingo, la obliga a apegarse al artículo 233 de la CRBV.

Del mismo modo, expresó que ni en una guerra la crisis es tan grave como en Venezuela. Reveló que en 122 días de protestas han muerto 120 personas en las manifestaciones ocurridas contra el régimen de Nicolás Maduro.

En las declaraciones públicas, Ortega Díaz expresó que ahora se verá un poder absoluto en manos de una minoría. Por lo que afirmó que “ahora veremos perpetuidad en el poder de ese grupito”.

Reveló que estamos en presencia de violaciones de DDHH e indicó que si tiene que ir a instancia internacionales para denunciarlo, “lo haré”.

 

 

Foro Penal contabilizó 16 asesinatos durante protestas entre el sábado y domingo #30Jul – La Patilla – 31 de Julio 2017

La organización Foro Penal contabilizó un total de 16 asesinatos ejecutadas durante las protestas que se desarrollaron en el país contra el fraude constituyente este fin de semana.

De las víctimas, cinco fallecieron el día sábado 29 de julio mientras que 11 fueron asesinadas este domingo 30 de julio.

El cierre de la cifras se dio a las 9:00 de la noche, incluyendo entre los fallecidos a un menor de edad y un funcionario de la Guardia Nacional.

Lista de asesinados por protestas Foro Penal :

DGBujUnXYAAv3Xj.jpg

 

Unidad sobre Constituyente cubana: Participaron 2.483.000 personas con abstención de 88% – La Patilla – 30 de Julio 2017

La Unidad Democrática ofreció un nuevo parte respecto a las cifras que manejan hasta el momento sobre el proceso Constituyente de Maduro.

HenryRamos-Allup-abr6.jpg

“Han votado alrededor de Dos millones, 483 mil venezolanos, según las cifras que manejamos… Y hubo una abstención del 88%”, dijo el diputado a la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup.

Cuestionó la legitimidad de la Asamblea Nacional Constituyente que fue llevada a elección este domingo. “¿Qué legitimidad puede tener un proceso que ya nació muerto?”.

¿Y los muertos se suicidaron?

Rechazó además las declaraciones de algunos voceros del Gobierno quienes indicaron que no hubo ningún muerto producto de la jornada electoral.

“Esta jornada terriblemente negativa trajo el balance doloroso de 16 venezolanos asesinados. ¿Se trata de suicidio? ¿Se suicidaron 16 venezolanos?”, cuestionó.

 

La brutal represión contra el pueblo venezolano por Mercedes Montero – Biendateao – 27 de Julio 2017

mechermon.jpg

Venezuela lucha desesperada

Una de las características más relevantes del régimen Castro comunista de Maduro es el despliegue de la más brutal represión que haya conocido pueblo alguno, contra el pueblo venezolano. A fin de cumplir con el cometido que les ha sido fijado, La Guardia nacional Bolivariana (GNB) y, las policías regionales de aquellos estados y municipios cuyos gobernadores y alcaldes son afectos al oficialismo están encargados de llevar a cabo la acción que sea necesaria, dejando a un lado la violencia de cualquier tipo, la violación de los derechos humanos, el respeto y mucho menos la Constitución del país. Lo único que les importa es que Maduro se mantenga en la presidencia para lograr el objetivo final que es conformar la Federación Venecuba, cuya capital seria La Habana, y Presidente Raúl Castro.

unnamed-2.jpg

Guerreros libertarios
A pesar del despliegue de maldad, abusos de todo tipo por parte de militares, policías y funcionarios públicos para reprimir y silenciar al pueblo venezolano no lo han podido lograr, al contrario cada día el pueblo ahonda y se aferra más a sus principios democráticos y su decisión de vivir en libertad, democracia y sin invasores de naturaleza alguna.

unnamed-3.jpg

Es imposible mencionar y enumerar todas las violaciones cometidas por los cuerpos represores pero si es posible dar información sobre casos que dan una idea de las crueldades infligidas a los ciudadanos. La primera que hay que mencionar son los 100, en su gran mayoría jóvenes, que han sido asesinados por la GNB durante las protestas contra el régimen de Maduro. La segunda los miles de detenidos, cientos de presos, torturados, juzgados por tribunales militares siendo civiles, los miles que han fallecido por hambre, por enfermedades que serían perfectamente curables o por escasez de vacunas, por deficiencias en los hospitales y lo insalubre del ambiente, nombre usted la desgracia, la carencia y esa la encontrara en Venezuela en pleno desarrollo y profundización. La Venezuela rica y generosa ha sido transformada en un mendigo.

Venezuela protestas 0912
También es imprescindible informar que desde hace más de cien días las protestas del pueblo venezolano exigiendo la salida de Maduro han sido en todo el país, en ciudades, pueblos y hasta en caseríos, en todas las instituciones, en todas las áreas que forman parte esencial de la vida ciudadana, sin importar clase social, desde los más adinerados hasta los más pobres quienes están llevando encima la peor parte de la crisis provocada adrede al tratar de imponerle al pueblo un proyecto abyecto y destructivo nacido en la mente enferma de Fidel Castro que lo único que ha logrado es destruir los países a los que ha invadido al tratarles de imponerles el Comunismo en su versión más mezquina. En el caso de Venezuela siempre lo cegó la misma avaricia con la que destruyó a Cuba transformándola en la isla Cárcel y a Venezuela en el botín de los piratas, incluyendo para desgracia nuestra a gente que sin necesidad de robar para tener fortunas, se transformaron en sepultureros de la bonanza del país sin importarles que condenaban al hambre y la miseria a la nación entera. No olvidemos a los militares que corrompidos por el difunto y su padrino Fidel Castro se transformaron en los perros de guerra de la revolución, en los mandaderos para asesinar, torturar, violar, irrespetar al pueblo, al país que los vio nacer, al que juraron defender y lo que es aún peor han traicionado a la patria al servir no al país y a su nación, sino al invasor que pretende robarle, destruirle, borrarle la historia que hizo de Simón Bolívar el gran Libertador. Que Maduro sea llamado presidente es la ofensa más grande que se le puede hacer a su memoria.

Si los venezolanos permitimos que se consolide el proyecto Castro comunista, nos habremos traicionando a nosotros mismos.

A %d blogueros les gusta esto: