elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Victimas

Venezuela: Aumenta represión estatal a protestas en medio de la crisis – Amnistia Internacional – 2 de Mayo 2019

download.png

Al menos cuatro personas han fallecido, más de 200 resultaron heridas y 205 han sido detenidas durante la represión estatal de diversas protestas que han tenido lugar en toda Venezuela desde el 30 de abril, ha confirmado Amnistía Internacional.

“Las fuerzas de seguridad bajo el mando de Nicolás Maduro y los grupos de civiles armados que lo apoyan, insiste en reprimir las protestas de las personas que demandan una salida a la grave crisis política y de derechos humanos que aqueja al país desde hace varios años”, dijo Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional.

“Los crímenes de derecho internacional que están cometiendo engrosarán el ya largo expediente ante la justicia internacional. Maduro debe poner fin a su política de represión de inmediato”.

Las fuerzas de seguridad bajo el mando de Nicolás Maduro y los grupos de civiles armados que lo apoyan, insiste en reprimir las protestas de las personas que demandan una salida a la grave crisis política y de derechos humanos que aqueja al país desde hace varios años.
Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional

Amnistía Internacional ha estado documentando las graves violaciones a los derechos humanos y crímenes de derecho internacional que están sucediendo en Venezuela desde el agravamiento de la crisis en enero de 2019. La organización ha documentado ejecuciones extrajudiciales, uso ilegitimo de la fuerza letal, detenciones arbitrarias masivas y malos tratos contra personas que manifiestan su opinión en contra del gobierno de Maduro.

Información adicional

El 30 de abril, el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, anunció que oficiales de las fuerzas armadas se habían unido a su llamado “dentro del marco de la Constitución para el cese definitivo de la usurpación de Nicolás Maduro”.

Los crímenes de derecho internacional que están cometiendo engrosarán el ya largo expediente ante la justicia internacional. Maduro debe poner fin a su política de represión de inmediato.
Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional

Este anuncio fue acompañado de una convocatoria a la población venezolana para tomar las calles en apoyo a lo que denominó la “operación libertad”, motivando una serie de protestas que han enfrentado una fuerte represión por parte de las fuerzas de seguridad bajo el mando de Nicolás Maduro y los grupos de civiles armados que lo apoyan (conocidos como colectivos en Venezuela).

Maduro, quien calificó el anuncio del 30 de abril como un “intento de golpe de estado”, llamó a la población a manifestarse en apoyo a su gobierno. El 1 de mayo hubo también manifestaciones en apoyo a su gobierno, de las cuales no hay ningún reporte de personas heridas, muertas o detenidas.

57 manifestantes asesinados por represión de Maduro en lo que va de 2019 por Miguel Angel Camacho – PanamPost – 2 de Mayo 2019

Los últimos dos manifestantes asesinados eran menores de edad.

A Maduro no le importa cuántas vidas tenga que quitar con tal de mantenerse en el poder. (Fotomontaje PanAm Post)

Mientras algunos políticos de la región intentan defender el ilegítimo mandato de Nicolás Maduro, y condenan la Operación Libertad efectuada por la oposición y militares leales al presidente Guaidó, con la que se busca llevar al país nuevamente por en sendero de la democracia y la libertad, el dictador ha recrudecido su accionar violento para mantenerse en el poder. Solo en 2019, más de medio centenar de manifestantes han sido asesinados.

Así lo confirmaron las ONG Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) y Provea. Según los datos ofrecidos por estas organizaciones, que han estado denunciando desde hace años los crímenes de la dictadura y los grupos armados ilegales que mantienen a Maduro en el poder, 57 personas han muerto a lo largo y ancho del país en medio de las protestas a consecuencia de armas de fuego.

Ver imagen en Twitter

Observatorio de Conflictos@OVCSocial

Aquí están sus nombres.

Son 57 los manifestantes asesinados por el régimen de Maduro en lo que va de 2019. Los dos últimos eran menores de edad.

En dos días, al menos 239 heridos en todo el país por balas, perdigones y gases lacrimógenos.

Las víctimas más recientes, confirmadas, fueron dos menores de edad, Yoifre Hernández Vásquez (14 años) y Yosner Graterol (16 años), y dos adultos jóvenes, Jurubith Rausseo García, (27 años) y Aragua Samuel Enrique Méndez (24 años). Los cuatro murieron en medio de las protestas que tienen como objetivo presionar a Maduro y a sus cómplices para que deje el poder.

Estas cifras podrían aumentar drásticamente debido al llamado realizado por el narcotraficante y presidente de la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, quien le pidió a sus grupos paramilitares (también llamados colectivos) defender el socialismo del siglo XXI implementado por Hugo Chávez en Venezuela, y al video de Valentín Santana, líder de uno de los grupos paramilitares más sangrientos de Venezuela, quien instó a sus seguidores a defender con las armas al dictador.

Hay que recordar que estos grupos paramilitares se han dedicado a perseguir a ciudadanos que han mostrado su rechazo al régimen de Maduro. Sus acciones han ido desde el amedrentamiento hasta la decapitación de seguidores del presidente Guaidó, práctica dadas a conocer alrededor del mundo por grupos terroristas como ISIS, Al Qaeda, entre otros (muchas de esas muertes no están registradas).

Comunicado de la Presidencia (E) de la Republica Bolivariana de Venezuela – 2 de Mayo 2019

Balance 1 de Mayo – Mundo Sin Mordaza

Las víctimas ponen cara a los torturadores de la inteligencia militar de Venezuela por Manuel Trillo – ABC – 21 de Marzo 2019

Un mayor y dos capitanes se encargan personalmente de ejecutar los malos tratos a los detenidos en la sede del Dgcim

El mayor José Sánchez Castro y los capitanes Néstor Blanco Hurtado y Jonathan Becerra, alias «Piraña», son los siniestros oficiales que se encargan de ejecutar con sus propias manos las torturas a los detenidos y secuestrados en los sótanos de la sede de la Dirección General de Contrainteligencia Militar de Venezuela (Dgcim) en Boleíta (Caracas), según la directora del Instituto Casla, la abogada de derechos humanos Tamara Suju. De allí proceden las imágenes de vídeo que ABC adelantó este miércoles, en las que se puede apreciar el trato brutal que se da a los confinados.

De izquierda a derecha, el capitán Néstor Blanco Hurtado, el mayor José Sánchez Castro y el capitán Jonathan Becerra, alias «Piraña»
De izquierda a derecha, el capitán Néstor Blanco Hurtado, el mayor José Sánchez Castro y el capitán Jonathan Becerra, alias «Piraña» – Fotos facilitadas por Tamara Suju. Montaje: Manuel Trillo

Suju, que había dado a conocer el vídeo durante una rueda de prensa en la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington, divulgó este jueves también las imágenes de los tres torturadores. «La gente cree que los que torturan son militares de bajo rango, pero se trata de mayores y capitanes», asegura Suju a este diario por teléfono desde la capital estadounidense. Según indica, el capitán apodado «Piraña», por ejemplo, es el que se encarga de aplicar las descargas eléctricas y de la violación de los detenidos. «Es el más sádico», denuncia.

La abogada explica que este grupo de miembros de la inteligencia militar que se dedica a torturar está a cargo del coronel Hannover Esteban Guerrero Mijares, director del centro del Dgcim en Boleíta, a las órdenes a su vez del director del Dgcim, Iván Hernández Dala. «Toda la cadena de mando del Dgcim sabe lo que pasa en estos sótanos, y lo saben Néstor Reverol,(ministro del Interior del gobierno ilegítimo), Vladimir Padrino López (Defensa) y Nicolás Maduro (presidente)», sostiene

Entre los torturados en las instalaciones del Dgcim no solo hay militares, sino también civiles, denuncia Tamara Suju. Y no se trata únicamente de presos políticos, sino que hay también personas que permanecen allí secuestradas después de que se les extorsione y se nieguen a pagar la «vacuna», es decir, el dinero que se les exige como condición para no llevárselos. «El secuestro está en manos de los organismos de inteligencia, que extorsiona a empresarios y ganaderos con dinero», advierte.

El aparato de tortura del régimen de Maduro está estrechamente vinculado con cubanos enviados desde la isla, que son quienes se encargan de adiestrar a los funcionarios de los organismos de inteligencia para llevar a cabo estas prácticas. Precisamente, el testigo que detalló este miércoles por videoconferencia en la sesión de la OEA las torturas que se realizan en la sede del Dgcim, el teniente de aviación desertor Ronald Dugarte, reveló que él mismo había sido entrenado por un agente cubano para perseguir y reprimir y que este le especificó a quién le tocaba perseguir. En este sentido, hay incluso centros de torturas clandestinas dirigidos precisamente por cubanos, denunció.

Por otra parte, en el mismo edificio del Dgcim donde se tortura tienen oficinas los fiscales que ejecutan las órdenes de persecución y encarcelamiento. Suju identificó a dos de ellos, Farik Mora Salcedo y Dinora Bustamante. «Imagine el grado de impunidad que hay», comentó a ABC.

Denuncia ante la Corte Penal Internacional

Tamara Suju -que ha sido recientemente designada embajadora en Praga por el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó– incorporará estos nombres a la larga lista de cargos y excargos del chavismo que conforman la cadena de mando de la violación de derechos humanos en Venezuela y que ha denunciado ante la Corte Penal Internacional (CPI), con sede en La Haya. Desde que empezó a trabajar en esta denuncia en julio de 2016, ya cuenta con 190 acusados, entre los que se incluye la ex fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega.

Entre los últimos en añadir a la lista está la ministra de Maduro para el Servicio Penitenciario, Iris Varela, por la represión, apoyada en los «colectivos» paramilitares, a lo largo de los pasados meses de enero y febrero, que se saldaron con 43 muertos, además de cientos de heridos y casi mil detenidos. Según Suju, 26 de esas muertes se atribuen a organismos de seguridad y paramilitares.

El Instituto Casla, con sede en Praga y que dirige esta abogada de derechos humanos, ha llegado a un acuerdo de alerta temprana con la OEA para la «identificación preventiva» de violaciones de derechos humanos en América Latina para evitar que sean masivas y recurrentes y se transformen en crímenes de lesa humanidad, como sucede en Venezuela y Nicaragua.

 

Así se vive y se sufre en Venezuela con el apagón de Maduro por Daniel Gómez / Zenaida Amador – ALnavío – 11 de Marzo 2019

La situación en Venezuela es apocalíptica. La falta de luz ha disparado el hambre, la inseguridad, la desinformación, la histeria, el miedo. La situación da para una novela, pero también para un poema.Porque en la oscuridad más absoluta salieron a la luz los dólares.
En Caracas se volvió a ir la luz este lunes / Foto: Meteoinformacion
En Caracas se volvió a ir la luz este lunes / Foto: Meteoinformacion

En Venezuela no funciona nada. El colapso del sistema eléctrico apagó al país. La energía viene y va. A las casas, a los comercios, a los hospitales, al sistema de transporte… Hay saqueos. Hay histeria. Hay muertos. Hay quienes temen por su vida. No hay agua. No hay datos. No hay información.

En la madrugada del lunes, ruidos de explosiones inquietaron a algunos venezolanos al este de Caracas. Era la subestación de La Ciudadela, que reventó. Lo venía advirtiendo desde Chicago José Aguilar, experto de la industria eléctrica venezolana y consultor.

“Las explosiones son consecuencias de lo mal que se está ejecutando el restablecimiento del servicio”, escribió en Twitter este domingo.

Días atrás comentó que los funcionarios chavistas se pondrían a reactivar el sistema eléctrico sin antes encontrar una solución. Que a consecuencia de esos intentos los equipos se recalentarían, ocasionando, por tanto, explosiones. Así ocurrió.

Decenas de ciudadanos del municipio Baruta se dirigieron a La Pirámide para saquear las tiendas. La policía de Nicolás Maduro los detuvo con perdigones y bombas lacrimógenas. Tras el altercado se registraron más de 50 detenciones

También está ocurriendo lo que definió como “mala señal”. Las intermitencias con las que va y viene la luz. “La excesiva intermitencia de los apagones demuestra que no pueden controlar la frecuencia y por ende los voltajes”.

Aguilar agregó: “De no llegar técnicamente a la causa raíz y su corrección tendremos otro megapagón y será peor que este que todavía no termina”.

Tras las explosiones en La Ciudadela, algunas viviendas fueron desalojadas y como era de esperar, por la zona no hay energía. A pocos metros de la subestación se encuentra el centro comercial La Pirámide, que en la tarde del domingo fue escenario de la histeria que vive el país.

Decenas de ciudadanos del municipio Baruta se dirigieron a La Pirámide para saquear las tiendas. La policía de Nicolás Maduro los detuvo con perdigones y bombas lacrimógenas. Tras el altercado se registraron más de 50 detenciones. Los cuerpos de los detenidos maniatados y puestos bocabajo contra el suelo fueron retratados por la fotoperiodista Adriana Fernández.

“No hay nada que reportar”. Al tiempo que la imagen de los saqueadores se hacía viral, el general Vladimir Padrino López, ministro de Defensa del régimen, insistía en esa frase. No hay nada que reportar salvo la “resistencia recia de los venezolanos”. Un llamado patriótico para obviar que el país se sumió en el caos.

Por qué Venezuela no tiene luz

El régimen también pone excusas. Y son excusas porque no aportan pruebas. Dicen que son blanco de un ataque informático. De ataques continuos. Que la luz viene y va por este motivo. Que no les dejan reactivar la electricidad para propiciar una intervención militar.

“Todos los técnicos coinciden en que eso es imposible por una razón simple: es un sistema analógico”, aclaró el presidente encargado, Juan Guaidó, en Twitter, quien además es ingeniero.

Guaidó y su equipo monitorean con cuidado lo que ocurre. La desinformación navega por las redes. Viene a veces desde el propio régimen. Por este motivo, desde la Asamblea Nacional no aportan datos sin confirmar, sino hipótesis respaldadas por técnicos cualificados.

Sobre esta base, la explicación del apagón es la siguiente: un incendio afectó a las tres líneas que conectan la estación central de El Guri con las subestaciones MalenaSan Gerónimo B.

Por estas tres líneas pasa el 80% de la energía que va hacia el centro del país. El fuego, que no debería afectar a las torres de trasmisión, lo hizo. Y lo hizo porque el sistema eléctrico en Venezuela acumula siete años sin mantenimiento alguno.

Con una infraestructura precaria, el fuego recalentó las tres líneas, lo cual provocó un rechazo de carga en las turbinas que producen la energía. Estas turbinas ahora están paradas y no se pueden encender. “Es un proceso que necesita corriente”, aclaró Guaidó.

“Arrancar [poner en marcha] de nuevo la operación requiere de una sincronización casi perfecta con tecnología y personal calificado. Nuestros expertos confirman que el gobierno ha hostigado al personal de Corpoelec [la estatal energética] quienes, además, están muy limitados en recursos”.

Las turbinas que generan la energía no arrancan. No hay forma de lograrlo. De ahí el vaivén de la energía. Y de ahí las explosiones. “El agravante más obsceno de la crisis es que Venezuela tiene alrededor de 19.000 megavatios instalados, pero hoy sólo hay 2.500 disponibles”.

Un país que lo perdió todo

Venezuela lo tenía todo para ser el hub de la logística en América Latina. Por el potencial hidroeléctrico. Por las reservas de gas y petróleo. Por una PDVSA que antes del chavismo era sinónimo de eficiencia. Por La Electricidad de Caracas, la energética privada que en el siglo XX convirtió a Venezuela en referente mundial y se expandió a la costa colombiana.

Todo aquello se acabó. Venezuela es un país petrolero donde no hay gasolina. Tampoco gas. Un país sobrado de energía pero que tiene a los ciudadanos enchufados a los postes de luz para cargar sus teléfonos.

Losestados ZuliaMéridaTrujilloMirandaLaraSucreAnzoáteguiPortuguesaYaracuy y Falcón superan las 90 horas sin luz desde que el jueves, a las cinco de la tarde, comenzara el apagón.

En Cumaná, estado Sucre, al principio lo tomaron como parte de la rutina. Desde el miércoles no tenían electricidad, pero es que esas fallas en el interior del territorio son parte del día a día.

En Venezuela los teléfonos móviles ya no son una herramienta infalible. Ahora mismo es más efectiva una radio de baterías, o la misma radio de los coches. Muchos venezolanos acuden a los vehículos para tratar de sintonizar alguna emisora y enterarse de lo que ocurre más allá de su comunidad, pero buena parte de las señales corresponden a emisoras del Estado o comunitarias que, al final, son simples instrumentos de propaganda chavista.

Así, en medio de la oscuridad, es fácil toparse con una emisora que transmite un discurso dado por Hugo Chávez en 2007, u otra que insiste en hacer sonar canciones del cantante de protesta Alí Primera, o una donde un locutor profundamente revolucionario se dedica a decirle a sus escuchas que el pueblo debe mantenerse firme junto a Maduro para hacerle frente al golpe de Estado eléctrico que Estados Unidos intenta darle. No ofrecen más información, ni de servicio público, ni siquiera las declaraciones de los funcionarios de Maduro. Aunque ya este lunes comienzan a sonar algunos medios independientes.

Ansiosos por internet y cobertura

El jueves en Caracas se quebró la precaria normalidad con la que los ciudadanos intentan vivir cada día, simulando que habitan en la capital de un país con potencial de desarrollo.

La falla dejó a Venezuela con servicios mínimos de telefonía, prácticamente sin conexión a internet y con cortes en el suministro de agua potable. Las empresas privadas de telefonía, Movistar de Telefónica y Digitel de la Corporación Cisneros, resistieron con dificultad mientras sus celdas de energía y respaldo se apagaban también.

La autopista Francisco Fajardo era la viva imagen de la desesperación. Esta, la principal autovía de Caracas, se convirtió en un gran aparcadero. En un punto exacto hay conexión a internet, y los coches se detuvieron ahí para recibir los datos que, como la luz, vienen y van.

La telefonía fija funciona con algunas limitaciones, pero sólo para quienes conservan los antiguos aparatos, los que no se conectan a la electricidad porque no tienen reloj, contestadora o porque no funcionan de forma inalámbrica.

La desesperación destapa los dólares

Dada la poca presencia de billetes y su poco poder de compra, es prácticamente imposible hacer una operación en la calle. Los puntos de venta no están operativos y no hay conexiones con la banca. Que les paguen con dólares en efectivo es la opción que prefieren los comerciantes que siguen activos.

La inflación alcanza un nuevo punto. En Venezuela, donde el sueldo mínimo no llega a los 20 dólares mensuales, se están vendiendo botellas de Coca-Cola de litro y medio por cuatro dólares. El testimonio es del corresponsal de The New York TimesAnatoly Kurmanaev.

Por una bolsa de hielo en Caracas se pagan hasta cinco dólares / Foto: WC

Se conocen también los casos de comerciantes avispados. El dueño de una venta de pollo ubicada al este de Caracas, tomó la precaución de instalar una planta eléctrica. Esta le permitió seguir cocinando. Vendiendo pollos por hasta 11 dólares. Un lujo hasta en Madrid, donde un menú parecido no llega a los ocho euros.

Dicen que los fajos de billetes se le caían de la mesa. Dicen también que muchos coches de lujo aparcaron enfrente del restaurante. Y es que la gente que maneja dólares es porque tiene un alto poder adquisitivo.

La gente quiere comida, y también quiere agua. El Cerro El Ávila, la montaña que corona Caracas, es también famosa por sus cascadas, por sus saltos de agua a los que los venezolanos acuden en fila con botellas para tener algo que beber.

Como la electricidad va y viene, la comida no se puede conservar en las neveras. El hielo es la alternativa. También un producto de lujo. Por una bolsa han llegado a cobrar hasta cinco dólares, informa el analista político venezolano Eduardo Flores.

La desinformación

Lo único por lo que no se puede pagar en Venezuela ahora mismo es la información. La información certera y de calidad es el bien más valorado. Las redes sociales son un vertedero de noticias falsas, exageraciones y manipulaciones. Se llegó a hablar de hasta 200 muertos en los hospitales. De momento, confirmados hay 21, reporta Guaidó. El dato, aún así, es igual de dramático.

Los vecinos se reúnen y comparten la poca información disponible. Con suerte viene de la calle alguno que regresa de un lugar con planta eléctrica, gracias a lo cual pudo revisar internet y los grupos de WhatsApp y Telegram, por donde los periodistas hacen malabares para informar.

Lo único por lo que no se puede pagar en Venezuela ahora mismo es la información. La información certera y de calidad es el bien más valorado. Las redes sociales son un vertedero de noticias falsas, exageraciones y manipulaciones

Este sábado hubo movilizaciones en contra de Maduro en Caracas. El presidente encargado las lideró. Logró concentrar a miles de caraqueños, y eso que la convocatoria no circuló por las redes, sino a través del boca a boca.

Del discurso íntegro, poco. Quienes lograron llegar hasta la Avenida Victoria de Caracas, donde se realizó, apenas pudieron escucharlo porque no había tarima ni altavoces. Un megáfono era el único recurso. Por suerte un equipo de la agencia Reuters pudo escuchar a Guaidó, del que rescató la siguiente frase sobre la intervención militar.

“Hay que ser responsables. Esa opción está sobre la mesa, pero yo no sería digno del cargo que me ha tocado desempeñar si no les dijera claramente: Esa opción implica en cualquiera de sus variantes sangre, y aquí el único que se mantiene sobre sangre es el usurpador de Miraflores”, dijo el mandatario.

Este lunes, Guaidó presentó en la Asamblea Nacional la solicitud para decretar el estado de alarma acogiéndose a los artículos 336, 337 y 338. De aprobarse, “podrán ser restringidas temporalmente las garantías consagradas en esta Constitución, salvo las referidas a los derechos a la vida, prohibición de incomunicación o tortura, el derecho al debido proceso, el derecho a la información y los demás derechos humanos intangibles”, aclara la Carta Magna.

Aún así, Guaidó tiene un problema: el estado de alarma requiere la aprobación del Tribunal Supremo de Justicia, en manos del chavismo. “El estado de excepción, en el cual se regulará el ejercicio del derecho cuya garantía se restringe, será presentado, dentro de los ocho días siguientes de haberse dictado, a la Asamblea Nacional, o a la Comisión Delegada, para su consideración y aprobación, y a la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, para que se pronuncie sobre su constitucionalidad”.

Juan Guaidó: “Esta tragedia tiene nombre y apellido: Nicolás Maduro” por Daniel Lozano / Diego Santander – El Mundo – 10 de Marzo 2019

Venezuela vive su tercer día de apagón masivo, una situación que deja al menos 15 muertos por los servicios paralizados en hospitales y que amenaza con prolongarse indefinidamente
Juan Guaidó se dirige a sus seguidores este sábado en Caracas. AFP

Venezuela cumple este domingo su tercer día de suplicio nacional, con el mayor megaapagón eléctrico de su Historiaempeñado en profundizar aún más si cabe el rechazo del país a la revolución. Caracas se mantuvo encendida en la mayoría de sus barrios durante 10 horas, pero el apagón regresó a mediodía de este viernes entre los lamentos y los insultos de la gente.

Tres jornadas que parecen de otro siglo y que los venezolanos jamás olvidarán. Vuelos suspendidos, negocios cerrados, sin semáforos en las calles, rota la cadena de abastecimiento alimenticio para la gente, sin televisión y sin noticias de familiares y amigos en el resto del país, un vía crucis que tortura a un país que ya sufre una crisis humanitaria de envergadura.

Especialmente dura está siendo la situación en los hospitales donde muchos enfermos dependen de máquinas conectadas a la corriente eléctrica. Según la ONG Codevida, hasta 15 pacientes habrían muertos en las últimas horas, la mayoría de ellos, enfermos renales que no pudieron recibir diálisis.

En Maracaibo, la segunda ciudad del país y capital del estado petrolero de Zulia, ni siquiera tuvieron esa posibilidad: el apagón es total desde el primer momento. Sin electricidad ni agua ni comida ni Internet, lo que obligó a los supermercados a rematar sus productos, incluso algunas panaderías prefirieron regalar pasteles antes de que se estropearan. Hasta los generadores autónomos de viviendas y negocias fallaban por falta de gasolina. Zulia sufre desde hace 15 meses apagones constantes, incluso los fines de semana se han reportado hasta siete horas seguidas sin electricidad.

El transporte se dificultó todavía más, sin Metro y con la flotilla nacional de autobuses diezmada por la falta de repuestos y el deterioro de las unidades. En el resto del país la situación era igual de lamentable, al margen de la dificultad para conocer la dimensión real del desastre nacional. Netblocks reportó que al mediodía el 96% de las telecomunicaciones del país estaba “offline”. “Vamos a tener altas y bajas antes de estabilizar el servicio”, anunció Diosdado Cabello, número dos de la revolución, mientras Nicolás Maduro se mantenía en un discreto y sorprendente segundo plano.

“Guaidó le ha hecho daño a nuestro pueblo pidiendo sanciones, pidiendo que le corten la luz a nuestro pueblo.Es el imperialismo el que está atacando el cerebro del sistema eléctrico”, acusó Cabello.

El también presidente de la Asamblea Constituyente aseguró que durante la primera noche de caos los venezolanos caminaban (muchos kilómetros) cantando en pleno apagón. Y en algunos caso no miente, pero lo que cantaban, las populares mentadas de madre contra el “hijo de Chávez”, seguro que no serían del gusto de la cúpula revolucionaria.

Las peores noticias llegaron desde Maturín, al este del país. “Lamentablemente confirmamos 13 fallecidos en el Hospital Manuel Núñez Tovar. Este hospital no tiene luz ni planta eléctrica”, aseguró el diputado y oncólogo José Manuel Olivares. Nueve de las víctimas se produjeron en medicina interna y emergencia, más un bebé en la UVI neonatal. En total, 17 en los hospitales de todo el país, según Olivares, que lidera una organización médica con presencia en todos los centros médicos.

Video thumbnail
Un apagón afecta al 80% de CaracasEL MUNDO

“Todos aquí sabemos que no es la iguana no que no son los marcianos que no son los gringos ni las sanciones. Eres tú, Maduro. Por eso estamos aquí en la calle”, clamó la diputada Manuela Bolívar, tras enumerar varias de las justificaciones esotéricas que utiliza la revolución desde hace años para desviar la responsabilidad del desastre eléctrico.

A esa hora, mediodía, miles y miles de caraqueños intentaban acceder hasta la avenida Victoria, el lugar de concentración elegido por la oposición para protestar una vez más contra el gobierno. Desde el este de la ciudad, los opositores atravesaron varios cordones de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) que bloqueaban el camino, pero finalmente pudieron superarlos sin sufrir represión. “¡Pueblo, escucha, únete a la lucha!”, gritaban los manifestantes a quienes les aplaudían desde los edificios a oscuras.

“Tenemos años denunciando la crisis eléctrica y debemos denunciar que se puede transformar en una crisis de gasolina, de hospitales. Esta tragedia tiene nombre y apellido: Nicolás Maduro”, desafió Juan Guaidó durante su intervención. La respuesta fue unánime, insulto incluido, lo que antecedió al final de la conclusión del presidente encargado: “Nuestra responsabilidad es avanzar para sacar a Venezuela de esta tragedia. El régimen no tiene cómo resolver esta crisis eléctrica”.

Entre los presentes, Iradida Linares, vecina de la Avenida Victoria, quien bajó a protestar harta después de más de dos días sin luz. “La comida se está dañando, la gente con diabetes que debe tener su insulina en las neveras la está perdiendo. Además, llevo 8 días sin una gota de agua. Esta pesadilla debe terminar”, concluyó la mujer, periodista jubilada.

“Ellos están gordos y el pueblo así. ¡Fuera Maduro!”,gritaba el cartel de otra mujer, muy delgada, disfrazada de esqueleto. Tan delgada que casi no le hacía falta el disfraz.

“¿Culpa de la oposición? Lo venimos advirtiendo desde hace años. Es una cuestión de desinversión, de pésima gestión y de la corrupción de los bolichicos”, rememora el antiguo preso político Yon Goicoechea, que cuenta con la doble nacionalidad española y venezolana y que es uno de los hombres claves del Parlamento en el Plan País para el día después.

Goiocoechea recordó que el término bolichico se dedicó precisamente a los jóvenes boliburgueses que se hicieron millonarios con el negocio de las defectuosas plantas eléctricas que vendieron al gobierno bolivariano. Varios de ellos viven hoy en España gastando lo obtenido a costa de su país, incluido el ex viceministro de Electricidad Nervis Villalobos, cuya deportación le exige Estados Unidos a España.

El Plan País contempla un plan de emergencia nacional para combatir los errores y abusos cometidos durante 20 años por la revolución. En su gira por la región, Guaidó conversó con los presidentes sudamericanos para encontrar vías de financiación para echar a andar este plan incluso antes de convocarse unas elecciones libres.

Las acusaciones contra la cúpula revolucionaria en el tema eléctrico provienen también de sus antiguos aliados. Desde el ex vicepresidente y antiguo zar petrolero, Rafael Ramírez, hasta quien fuera hombre clave de los servicios secretos, el general Hugo Carvajal, quien ha negado cualquier sabotaje detrás del megapagón nacional y ha publicado la “verdadera” lista de “responsables” del sabotaje eléctrico: “Corrupción, incapacidad, improvisación y cerebro de iguana de los ministros”.

Más de 10.000 pacientes renales peligran tras tercer día de apagón – La Patilla – 9 de Marzo 2019

Los pacientes con enfermedad renal y sus familiares esperan en la sala de espera de un centro de diálisis en Caracas, Venezuela, el 6 de febrero de 2018. Foto tomada el 6 de febrero de 2018. REUTERS / Carlos Garcia Rawlins

Agobiados por más de 48 horas sin electricidad, pacientes renales de Venezuela se enfrentan a horas muy críticas debido a la imposibilidad de cumplir sus diálisis por falta de electricidad, denunció una ONG que vela por los derechos de los pacientes.

“La situación de las personas con insuficiencia renal es muy difícil, crítica, estamos hablando que el 95% de las unidades de diálisis, y que hoy llegaría al 100%, están paralizadas, debido a la interrupción de la electricidad”, dijo a la AFP Francisco Valencia, director de la ONG Coalición de Organizaciones por el Derecho a la salud y la vida (Codevida).

Los venezolanos se enfrentan desde la tarde del jueves al apagón más descomunal en la historia del país petrolero, que el gobierno atribuye a una supuesta “guerra eléctrica” liderada por el gobierno de Estados Unidos y el opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por 50 países.

“En las pocas unidades de diálisis donde existían plantas eléctricas para el día de hoy se ha hecho difícil reconectarlas debido a la falta de combustible”, advirtió Valencia, también trasplantado renal.

La situación es más dramática en los estados del interior del país donde suman cerca de 50 horas de apagón ininterrumpidas. En Caracas ha habido restablecimientos en algunos sectores por períodos de varias horas.

El presidente Nicolás Maduro afirmó este sábado que el masivo apagón ha sido causado por “ataques de alta tecnología”, en su primera alusión pública al hecho.

“Recibimos esta emboscada del ataque eléctrico, que es el ataque eléctrico más grave que haya recibido cualquier país de América Latina en la historia”, expresó Maduro durante una concentración oficialista a las afueras de Miraflores.

Valencia advirtió que los pacientes renales ya comienzan a experimentar complicaciones.

“Hemos conseguido a pacientes edematizados debido a la falta de diálisis. Luego viene la hinchazón de las extremidades, lo que podría ocasionar un paro cardíaco y otras complicaciones que podrían llevar a la muerte de más de 10.200 personas en diálisis en el país”, remarcó.

En una unidad de diálisis de Valencia (estado de Carabobo) solo pudieron recibir una hora de diálisis este sábado, “cuando la terapia que exigen los protocolos internacionales es de una hora”, subrayó Valencia.

Además, ayer (viernes) “48 niños que dependen de la única unidad de diálisis pediátrica del país no pudieron ser dializados (…) Esto se suma a la falta de medicamentos e insumos que ha sido prolongada por muchos años”, denunció.

Bajo la gestión de Maduro, Venezuela cayó en la peor crisis de su historia contemporánea, con marcada escasez de fármacos y una hiperinflación que este año escalaría a 10.000.000%, según el FMI, lo que ha forzado un éxodo de 2,7 millones de venezolanos desde 2015

Codevida confirma la muerte de 15 personas por falta de diálisis – La Patilla – 9 de Marzo 2019

Michelle Muños lleva 7 años tratándose en la Unidad de Diálisis Dr. José Gregorio Hernández, la cual cerrará sus puertas

Francisco Valencia, Director de Codevida, confirmó la muerte de 15 pacientes por falta de diálisis en las últimas horas en el país.

Según informó Valencia, a través de su cuenta en Twitter, 9 personas son del estado Zulia, 2 de Trujillo y 4 en Caracas.

Del mismo modo, indicó que e las próximas horas presentará más detalles de estos fallecimientos.

Francisco Valencia@valenciafran

Último Minuto, nos reportan 15 personas fallecidas por falta de diálisis: Zulia 9, Trujillo 2 y Pérez Carreño 4. En las proximas horas más detalles.

Los venezolanos no aguantan más por  Orlando Avendaño – Panampost – 9 de Marzo 2019

Venezuela sufre ahora, por demasiadas horas, el terror de no comunicarse con sus hijos. También, de saber que cientos están muriendo en la oscuridad. Esta tragedia hay que pararla

Caracas, la capital del país latinoamericano, sin luz. 

Van casi cincuenta horas corridas sin luz en toda Venezuela. La tercera noche que los venezolanos la pasan a oscuras. Es una tragedia. Una verdadera tragedia.

Y ello porque muere gente. En los hospitales no hay electricidad y, según cifras hasta el momento —seguro austeras para lo que será el conteo final—, van 17 muertos. Aunque son números oficiales, ofrecidos por el diputado José Manuel Olivares, información extraoficial sugiere que las víctimas mortales de este apagón superan las cien.

Se preguntaba la líder venezolana María Corina Machado: “¿Y los bebés en las incubadoras? ¿Y los pacientes en terapia intensiva? ¿Y quienes requieren diálisis hoy? ¿Y los que necesitan mantener refrigerado su tratamiento de quimioterapia”. Y, para el momento del tuit, no eran ni veinticuatro horas las que Venezuela llevaba sometida al oscurantismo del Socialismo del Siglo XXI. Ya son cincuenta y cabe hacerse las mismas preguntas.

El observatorio de Internet, NetBlocks, reportó a eso de las seis de la tarde (49 horas Venezuela sin electricidad) que el 96% del país no tenía conexión a Internet. Y es otro gran logro del socialismo chavista: aislaron, finalmente, a todo el país.

Yo tengo más de un día que no me comunico con mis familiares. Duele. Duele bastante. Porque uno no sabe qué ocurre y allá, en Venezuela, nada bueno pasa. Lo último que me dijo un amigo fue: “Nos cuesta comunicarnos. No hay acceso a datos móviles. No soporto este nivel de desinformación. No sé nada, no sé de nadie y me estoy volviendo loco”.

La oposición protestó en Caracas, pero ya no hay tanta fuerza. Fueron movilizaciones masivas aunque insuficientes. La gente lo sabe. Ya corresponde que se acelere el proceso, se dispare la tensión y desafíe el régimen —y al mundo—. Juan Guaidó, nuestro presidente legítimo, ha logrado imponer su agenda y debe continuar tutelando el proceso. El siguiente paso debe ser ensordecedor —lo contrario no lo perdonará la gente.

Venezuela sufre ahora, por demasiadas horas, el terror de no comunicarse con sus hijos. También, de saber que cientos están muriendo en la oscuridad. Esta tragedia hay que pararla. Hay que forzar los escenarios y buscar, pronto, el desenlace. Y porque los vientos jamás habían sido tan favorables.

Hoy, frente a miles, Guaidó demostró entenderlo. Demuestra, nuevamente, estar a la altura. Y entonces, ante la urgencia y la criminal tesitura, esbozó un discurso concentrado en la posibilidad de solicitar una misión militar foránea en Venezuela para ponerle punto final al drama. No corresponde otra cosa.

“Enfocados en el objetivo —y van a venir días duros por culpa del régimen— toca el 233, el 333 y el artículo 187, cuando llegue el momento”, dijo. La gente aplaudió al escuchar uno-ocho-siete. Este artículo, de la Constitución, en su punto 11, reza lo siguiente: “A la Asamblea Nacional le corresponde autorizar el empleo de misiones militares venezolanas en el exterior o extranjeras en el país”. Es la gran herramienta que debe proseguir, luego de los otros artículos mencionados por el presidente Juan Guaidó.

Ha sido la voluntad rastrera de la dictadura de doblegar a los ciudadanos a través de la destrucción de todos los servicios. Hoy aparentan ganar con este nuevo asedio —que se perfila más letal y cruel que cualquier otro—. Aquí no hay ineptitud ni torpeza ni ha sido Marco Rubio. Es la perfidia, la intención y el deseo de ver sufrir a la gente que aún resiste.

Pero Venezuela no aguanta. Los venezolanos en Venezuela y fuera de ella, tampoco. Esto no tiene nombre. Cuanta línea roja se traza, Maduro la traspasa. ¿Cuál, carajo, será la última?

A %d blogueros les gusta esto: