elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Vaticano

El falso enfrentamiento entre el Papa y los Obispos por Venezuela por Rafael Luciani – Teologia Hoy – 30 de Enero 2019

La falsa división entre un Papa de izquierda y unos obispos de derecha

El actual proceso de reformas eclesiales que preside Francisco busca conceder mayor autonomía a las Conferencias Episcopales locales. En pontificados anteriores, la centralización del poder eclesial en manos de la Curia Romana causó un sin fin de abusos sobre las iglesias locales y regionales fruto de lo que Francisco describió, al inicio de su pontificado, como la patología del poder. En términos geopolíticos esto se ha traducido en un trabajo en conjunto y coordinado entre las autoridades eclesiásticas en Roma y las directivas de las conferencias episcopales locales. De este modo, la orientación de la narrativa geopolítica vaticana busca enfocarse en la cura pastoral y la atención humanitaria de los países en crisis, dejando el recurso diplomático de la negociación y la apelación a la multilateralidad como vías que pueden evitar salidas violentas y sangrientas de los regímenes políticos que se adueñan del poder. Corresponde a los obispos locales la calificación política y el posicionamiento ético frente a dichos regímenes. El Vaticano, desde los Pactos Lateranenses que le dieron carácter estatal en 1939, jamás ha calificado a un presidente de «dictador». No puede hacerlo. Experiencias como las de China, donde la Iglesia fue expulsada, sólo han podido ser sanadas muchos años después y con lentas negociaciones.

Sabiendo esto, el oficialismo venezolano ha buscado, por diferentes vías, debilitar la credibilidad de la Iglesia. En este juego han caído también sectores de la oposición polarizando así la dimensión pastoral de la acción eclesial bajo la idea de una supuesta división entre «un Papa de izquierda y unos obispos de derecha», o entre «un Papa que reconoce al gobierno ilegítimo de Maduro y unos obispos venezolanos que no lo reconocen». Este tipo de argumentaciones sólo otorgan mayor fuerza a la estrategia del gobierno de buscar que el pueblo pierda la credibilidad en la institución eclesiástica que, por naturaleza organizacional, actúa siempre de forma colegiada, es decir, con una inquebrantable unidad entre el Papa, los obispos y los fieles. ¿Acaso los que hoy critican a Francisco por haber hablado con Fidel Castro, levantaron su voz cuando San Juan Pablo II le dio la comunión a Pinochet? Ambos torturaron y asesinaron a miles de hermanos que pedían la misma libertad que hoy pedimos los venezolanos. Para la Iglesia la fe no es ideológica ni doctrinaria. Su único interés es la atención pastoral a las personas traducida en la promoción del bienestar para con los más pobres y sufridos de una sociedad, como lo es hoy la venezolana, pues —como dice Francisco— no podemos «considerar a nada ni a nadie como definitivamente perdido en las relaciones entre las naciones, los pueblos y los estados».

«En la voz de los obispos venezolanos también resuena la mía»

¿Cuál es la posición del Papa Francisco? ¿es posible en la Iglesia, que exista un número 2 por encima del número 1? ¿acaso la Iglesia funciona como una democracia? ¿puede existir una división entre la postura del Papa —como pastor y jefe de estado—, su Secretario de Estado —el Cardenal Parolín—, y la Conferencia Episcopal venezolana que se ha manifestado en bloque al declarar a la presidencia de Maduro como ilegítima?

El 8 de Junio de 2017, el Papa Francisco dijo personalmente a los miembros de la presidencia de la Conferencia Episcopal Venezolana que «en la voz de los obispos venezolanos también resuena la mía». A diferencia de otros pontificados, el reconocimiento de Francisco es a lo que han discernido y decidido los obispos locales, quienes conocen su realidad, y no lo que Roma pueda pensar desde lejos de nuestra realidad. Esto no sólo dice de la honradez de Francisco ante lo que vivimos, sino también de su humildad al querer llevar un proceso de reforma y «descentralización» en la Iglesia Católica, como lo indicó en su primera Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium (n.16).

Las 4 condiciones del Vaticano siguen hoy vigentes

Hagamos un poco de memoria sobre los varios llamados públicos de Francisco en torno a la crisis venezolana. El 10 abril de 2014 hizo un fuerte reclamo a los líderes políticos por la violencia e instó a respetar la verdad y la justicia. Un año más tarde, el 1 de marzo de 2015, condenó la muerte de estudiantes que protestaban pacíficamente. Y en octubre de 2016 cuando aceptó la petición de facilitación que le hiciera primeramente la propia oposición nacional, el Vaticano dio a conocer el día 2 de diciembre las cuatro condiciones que debían acompañar una verdadera negociación con el gobierno: «elecciones, restitución de la Asamblea Nacional, apertura del canal humanitario y liberación de los presos políticos».

El punto más álgido fue la denuncia del Papa ante el incumplimiento de dichas condiciones por parte del gobierno, lo que llevó a la culminación del proceso de diálogo y a esto se refirió en la rueda de prensa que ofreció durante el regreso de su viaje apostólico a Egipto, el 29 de abril de 2017. Ahí dijo que el diálogo «no resultó porque las propuestas no eran aceptadas» no sólo por la oposición política que, en ese momento, carecía de unidad política y estratégica, sino fundamentalmente por el gobierno, cuya falta de seriedad y coherencia la describió como un: «”sí,sí” pero “no, no”» y le hizo un «sentido llamamiento al gobierno para que se evite cualquier ulterior forma de violencia, sean respetados los derechos humanos y se busquen soluciones negociadas a la grave crisis humanitaria, social, política y económica que está extenuando la población».

Un día después de este viaje, ante la crueldad de la represión a miles de personas que protestaban en el país, el domingo 30 de abril de 2017 en su mensaje Urbi et Orbe, Francisco difundió y cuestionó para el mundo «la situación en Venezuela, con numerosos muertos, heridos y detenidos»; abogó por los «derechos humanos» y exhortó a «soluciones negociadas a la grave crisis humanitaria».

Algo que muchos olvidan es que, paralelo a todas estas denuncias, el Papa ya se había reunido con Susana Malcorra, canciller argentina del recién electo gobierno de Macri, para conseguir el pronunciamiento en bloque de los gobiernos de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Perú, Paraguay y Uruguay sobre la crisis venezolana. Una reunión que llevó a otras más, como parte del ejercicio silente de la diplomacia Vaticana y que inspiró lo que luego se crearía bajo el nombre de grupo de Lima.

La movilización de la Iglesia latinoamericana en contra de la represión del gobierno venezolano

Todas estas acciones del Papa y los pronunciamientos de la Conferencia Episcopal Venezolana produjeron algo que pocos han valorado: por primera vez en la historia de la Iglesia latinoamericana, todas las entidades locales y regionales alinearon su posición reiterando, a su vez, las varias denuncias hechas por el Papa. Veamos a qué nos referimos.

A casi dos meses del inicio de las protestas estudiantiles, la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) fijó posición, el 2 de abril de 2014, de forma pública y oficial, mediante el comunicado que lleva por nombre: «Responsables de la paz y el destino democrático de Venezuela». Los Obispos comienzan su análisis con una premisa muy clara: «la causa fundamental de la actual crisis es la pretensión del partido oficial y autoridades de la República de implantar el llamado Plan de la Patria, detrás del cual se esconde la promoción de un sistema de gobierno de corte totalitario». Para lograr imponer este modelo de corte totalitario, basado en la lógica del pensamiento único y, por tanto, excluyente de todo otro modelo sociopolítico, se han puesto «restricciones a las libertades de información y opinión», se ha incrementado «la inseguridad jurídica y ciudadana» y se han promovido «los ataques a la producción nacional». Todo esto, bajo el peso de una «brutal represión de la disidencia política» (num. 2).

Las cosas no cambiaron. Antes bien, se siguieron agravando y el 31 de marzo de 2017 la Conferencia Episcopal Venezolana se pronunció denunciando que para el gobierno «todo gira en torno a lo político, entendido como conquista del poder, olvidando las necesidades reales de la gente». Ante la decisión del Tribunal Supremo de Justicia de eliminar la Asamblea Nacional y suplantarla «por una representación de los poderes Judicial y Ejecutivo», indicó el episcopado que «no se puede permanecer pasivos, acobardados ni desesperanzados. Tenemos que defender nuestros derechos y los derechos de los demás. Es hora de preguntarse muy seria y responsablemente si no son válidas y oportunas, por ejemplo, la desobediencia civil, las manifestaciones pacíficas, los justos reclamos a los poderes públicos nacionales y/o internacionales y las protestas cívicas».

El 4 de abril 2017 se sumó la voz de la Conferencia de Religiosos y Religiosas de Venezuela contra «la falta de autonomía entre los cinco poderes públicos: Ejecutivo, Legislativo, Judicial, Electoral y Ciudadano», y subrayó «la indolencia del gobierno nacional ante la situación crítica que vive nuestro pueblo, demostrando una vez más que solo le interesa la lucha por mantenerse en el poder» en un contexto de «inminente dictadura». El camino inmediato para salir de la crisis, se lee en el documento, ha de pasar por el cumplimiento de tres exigencias: «respeto al Estado de derecho, separación de poderes, legitimidad del Parlamento».

Tres días más tarde, el 7 de abril 2017, la Compañía de Jesús en Venezuela, a través de la editorial de su revista SIC del Centro Gumilla, hizo pública su posición oficial: «nos enfrentamos a una dictadura como ciudadanos y como cristianos», la cual se consuma, a juicio de los jesuitas, con «las decisiones asumidas por el Tribunal Supremo de Justicia en Sala Constitucional de fecha 28 y 29 de marzo que suponen un claro golpe de Estado y un desenmascaramiento definitivo del gobierno como una dictadura». Y añadió, en consonancia con la petición del Papa Francisco a través de su secretario de Estado, que la solución a la crisis actual del país pasa, necesariamente, por las siguientes condiciones: «democracia con elecciones, liberación de todos los presos políticos, pleno reconocimiento de la Asamblea Nacional, apertura a la ayuda humanitaria internacional y entierro de este modelo fracasado que atenta contra la vida de toda la población». Nada menos de lo que exigió el bloque político de oposición, que por intereses partidistas no lograba llegar a una estrategia unitaria y permanente.

A este movimiento eclesial, se unieron las distintas Conferencias Episcopales Latinoamericanas. Entre ellas, el 21 de abril 2017, la Conferencia Episcopal Panameña se solidarizó con la posición de los obispos venezolanos expresando que «la difícil situación del país cada vez se hace más insostenible». A este comunicado le siguió el de la Conferencia Episcopal Colombiana en pro de la labor de «obispos, sacerdotes, religiosos y fieles laicos que en medio de dolorosas situaciones y privaciones, siguen trabajando por la defensa de los valores humanos». El día 26 de abril de 2017, la Conferencia Episcopal Ecuatoriana declaró que «se trata de una situación donde está muerta y desaparece toda posibilidad de opinión divergente o contraria a quienes están en el poder, se abre la puerta a la arbitrariedad, la corrupción y la persecución, un despeñadero hacia la dictadura». A lo largo de ese mes de abril se solidarizaron también, entre otras, las Conferencias Episcopales de Uruguay y Chile, así como la boliviana, que el 2 de mayo de 2017 se pronunció en torno a «la violencia fratricida, pobreza abrumadora y pérdida de la vigencia de los derechos humanos» en Venezuela.

Una nueva expresión de la colegialidad eclesial se manifestó, históricamente, entre el 9 y el 12 de mayo de 2017, cuando se celebró en San Salvador la XXXVI Asamblea Ordinaria del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM). Allí, todas las Iglesias locales de América Latina y el Caribe decidieron, unánimemente, tomar posición frente a la situación de nuestro país al observar que «se vuelve insostenible la falta de alimentación, la falta de medicinas y la falta de libertades». Tras la discusión se creó una Comisión de seguimiento de la situación sociopolítica y humanitaria venezolana. Es la primera vez que el conjunto de las Iglesias locales latinoamericanas se unen para levantar su voz en contra de lo que se vive sociopolíticamente en uno de sus países.

Un último ámbito de conciencia eclesial internacional que no podemos pasar por alto es el comunicado publicado por la Asociación de Universidades Confiadas a la Compañía de Jesús en América Latina. El 27 de abril de 2017, unas treinta universidades de catorce países latinoamericanos expresaron su «condena a los actos de represión que el gobierno está ejerciendo sobre quienes legítimamente salen a las calles a manifestar su protesta ante esta situación». Todas las universidades jesuitas del continente se unieron para denunciar «la intolerancia a la discrepancia y la militarización de la sociedad», y demandaron «a todos nuestros gobiernos y organismos internacionales que defiendan el Estado de derecho, la institucionalidad democrática y el libre ejercicio de la ciudadanía en Venezuela».

 El llamado del Vaticano a desconocer la Constituyente y retomar las 4 condiciones

Ante todos estos pronunciamientos internacionales, el 13 de mayo de 2017, poco antes de que oficiara la misa solemne en Fátima, el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolín, «número dos» de Francisco, declaró nuevamente que «la solución para la grave crisis en Venezuela son las elecciones». Como es lógico, toda elección supone un cambio de gobierno o transición política. Por ello precisó, como ha dicho el Pontífice en repetidas ocasiones, que «se necesita mucha buena voluntad, empezando por el gobierno, que debe dar señales de que desea resolver la crisis y tener en cuenta el clamor del pueblo».

Esto llevó a que el 4 de agosto de 2017, el mismo Papa enviara de nuevo un comunicado muy fuerte a través de la Secretaría de Estado diciendo que: «la Santa Sede pide a todos los actores políticos, y en particular al Gobierno, que se asegure el pleno respeto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales, como también de la vigente Constitución; se eviten o se suspendan las iniciativas en curso como la nueva Constituyente que, más que favorecer la reconciliación y la paz, fomentan un clima de tensión y enfrentamiento e hipotecan el futuro; se creen las condiciones para una solución negociada de acuerdo con las indicaciones expresadas en la carta de la Secretaría de Estado del 1 de diciembre de 2016, teniendo en cuenta el grave sufrimiento del pueblo a causa de las dificultades para obtener alimentos y medicamentos, y por la falta de seguridad». Nuevamente se recuerdan las 4 condiciones que han de marcar la hoja de ruta hacia el restablecimiento de la democracia en Venezuela: «elecciones, restitución de la Asamblea Nacional, apertura del canal humanitario y liberación de los presos políticos».

Un hecho aparentemente controversial sucedió el 10 de enero (2019) durante la juramentación de Maduro ante el Tribunal Supremo de Justicia para un nuevo período de gobierno. Dicho mandato ha sido desconocido por la comunidad internacional. La Secretaría de Estado del Vaticano decidió enviar a un Encargado de negocios ad interim, en vez de al Nuncio en Caracas. Hecho que no ha de pasar desapercibido cuando el protocolo vaticano siempre ha prescrito la presencia de un Nuncio, sea el del propio país o de otro vecino que lo represente en su calidad de Jefe de Misión en tales actos de investidura. Aquí se optó por un funcionario de menor rango, prácticamente desconocido. Ante las reacciones que surgieron, el Vaticano emitió un comunicado el pasado lunes 14 de enero explicando que «la Santa Sede mantiene relaciones diplomáticas con el Estado venezolano. Su actividad diplomática tiene como finalidad promover el bien común, tutelar la paz y garantizar el respeto de la dignidad humana», y añadió nuevamente el principio de colegialidad geopolítica bajo el cual actúa, siempre en coordinación con los obispos locales. Por eso, dice el comunicado, «la Santa Sede y los obispos del país trabajan juntos para ayudar al pueblo venezolano, que sufre las implicaciones humanitarias y sociales de la grave situación en la que se encuentra la nación».

«El nuevo período presidencial es ilegítimo y abre una puerta al desconocimiento»

Todas estas acciones y posiciones, frutos de una acción colegiada entre el Papa, los obispos y los fieles católicos, quedó claramente expresada y reconocida el 9 de enero de 2019 en la exhortación que lleva como título: «Lo que hicieron a uno de estos hermanos míos más pequeños a mí me lo hicieron» (Mt 25,40). Ahí, la Conferencia Episcopal Venezolana en pleno exigió al gobierno «el cambio que el país pide a gritos: la recuperación del Estado de Derecho según la Constitución y la reconstrucción de la sociedad venezolana, en dignidad, libertad y justicia para todos». Por tal motivo, dice la exhortación: «reiteramos que la convocatoria del 20 de mayo (para elegir el Presidente de la República) fue ilegítima, como lo es la Asamblea Nacional Constituyente impuesta por el poder ejecutivo. Vivimos un régimen de facto, sin respeto a las garantías previstas en la Constitución (…). La pretensión de iniciar un nuevo período presidencial el 10 de enero de 2019 es ilegítima por su origen, y abre una puerta al desconocimiento del Gobierno».

Así como los obispos han sido claros en no reconocer la legitimidad de Maduro, el Papa fue el primero en desconocer a la asamblea nacional constituyente impuesta por Maduro sin voto popular. No olvidemos que las acciones de una diplomacia muchas veces silente y poco perceptible iniciaron un proceso de concertación entre gobiernos latinoamericanos y conferencias episcopales locales, que fueron alzando sus voces para pedir, con el Vaticano: «elecciones, restitución de la Asamblea, apertura del canal humanitario y liberación de los presos políticos».

Venezuela, Nicaragua, Yemen y Siria…

La decisión del Papa de incorporar a Venezuela el 25 de diciembre de 2018 en la lista de países que nombra en su mensaje Urbi et Orbi, es otro reconocimiento de un país que vive una severa tragedia humanitaria y en condiciones de estados fallidos, como Yemen y Siria, o totalitarios como Nicaragua. Es un mensaje fuerte y profético de la diplomacia vaticana que ha pasado desapercibido para muchos, y que ha sido enviado con contundencia a la comunidad internacional, reconociendo así, la necesidad de un cambio político urgente.

Hoy el Papa, en medio de nuevas críticas por parte de académicos y políticos latinoamericanos, especialmente de oposición, vuelve a insistir, el 7 de enero de 2019 en su Discurso a los miembros del Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa Sede: «Deseo para la amada Venezuela que se encuentren vías institucionales y pacíficas para solucionar la crisis política, social y económica, vías que consientan asistir sobre todo a los que han sido afectados por las tensiones de estos años y ofrecer a todo el pueblo venezolano un horizonte de esperanza y de paz». Vías que, como explicaron los obispos venezolanos, pasan por reconocer que «la Asamblea Nacional, electa con el voto libre y democrático de los venezolanos, actualmente es el único órgano del poder público con legitimidad para ejercer soberanamente sus competencias».

Lo que el Papa desea sigue siendo hoy el clamor de los nuevos líderes de la única y legítima Asamblea Nacional, elegida bajo el voto popular con una mayoría opositora abrumadora: «elecciones, restitución de la Asamblea, apertura del canal humanitario y liberación de los presos políticos». Es esta la hoja de ruta vaticana para un proceso de transición hacia la democracia en Venezuela. Es la voz que llevan hoy nuestros jóvenes diputados con un mensaje que ha devuelto la esperanza en un cambio político en Venezuela que mira al bien común y se aleja de los intereses partidistas e ideológicos tanto de la oposición política como del oficialismo castrista.

No nos dejemos robar la esperanza, no perdamos la fe en las personas e instituciones que están trabajando por un cambio en Venezuela. Recordemos las palabras de Francisco en Paraguay: «las ideologías terminan mal, no sirven, las ideologías tienen una relación incompleta, enferma o mala con el pueblo porque no asumen al pueblo» (Visita Apostólica al Paraguay, 2015).

No es conflicto por Alfonso Ussía – La Razón – 30 de Enero 2019

Alfonso-Ussia-150x150.jpg
Con el debido respeto, Santidad. En Venezuela no hay un conflicto. Un conflicto, en efecto, puede resolverse con el diálogo y la buena voluntad. En Venezuela, Santidad, el conflicto equivaldría a un masaje con final feliz. Ese conflicto al que Su Santidad se refiere, es la dictadura comunista de un asesino ladrón que ha ordenado ejecutar, en la calle y en las cárceles, a decenas de miles de venezolanos, centenares de menores de edad entre ellos. Ese conflicto al que Su Santidad se refiere, ha arruinado a uno de los países más ricos del mundo, torturado de hambre y necesidades al pueblo de Venezuela, mientras sus mandatarios comunistas han acumulado fortunas cuyos ceros no cabrían en la plaza de San Pedro. Ese conflicto, Santidad, proviene entre otros motivos de un matón que no aceptó los resultados de unas elecciones que perdió. De un narcotraficante rodeado de narcotraficantes. No hace mucho que Su Santidad lo recibió en el Vaticano e intercambió con él las sonrisas que previamente le había negado a Trump y a Macri. La misma sonrisa que Su Santidad regaló en diferentes ocasiones a su compatriota ladrona, Cristina Fernández de Kirchner, de quien se sospecha que ordenó el asesinato del fiscal que investigó sus corrupciones financieras, el origen negro de su inmensa fortuna y sus relaciones con el simpático mundo del negocio instantáneo. Su Santidad regala sonrisas a gentes muy extravagantes, como a la monja argentina y dirigente del separatismo catalán, Lucía Caram, de quien Vuestra Santidad tiene sobradas noticias, copiosa información de sus actividades muy poco relacionadas con la fe en Cristo, y a la que sonríe beatífico en cada ocasión que la ve. El conflicto de Venezuela, como Su Santidad lo define, ha originado que más de tres millones de ciudadanos venezolanos vivan en el exilio. Son muchos millones, Santidad. Tres millones de granos de trigo apenas son nada. Tres millones de seres humanos escapados de su tierra para alcanzar el derecho a la supervivencia, son muchos millones. En Venezuela, nación riquísima, se mueren de hambre, mientras Maduro y compañía tejen con el beneplácito del comunismo internacional –del que no es del todo ajeno el Vaticano–, inconmensurables fortunas, aún mayores que la de Georges Soros, el baluarte y financiador de la corrupción sociopolítica del llamado mundo libre. Nuestro presidente sin votos ni escaños, Santidad, a la primera persona que recibió cuando ocupó La Moncloa, fue a Georges Soros, el financiero de Podemos y de la persecución a los cristianos en todo el mundo. Su Santidad, y lo que escribo es un juicio de valor sin pretender rozar la falta de respeto, es un Papa extraño, más argentino que extraño y menos emocionante que argentino. Decir que lo de Venezuela es un simple conflicto equivale a elevar a Juan Domingo Perón a la dignidad de un santo de la Iglesia.

Pero hay un problema mayor aún que el hambre en Venezuela, Santidad. La muerte que espera en cada esquina por las bocas de fuego de los fusiles bolivarianos. La estancia de miles de criminales del castrismo cubano en territorio venezolano. La tortura en sus prisiones. Y ello no merece la llana y simple definición de conflicto. Se trata de una tragedia. Sus obispos en Venezuela, Santidad, que sí están con el pueblo y no con los tiranos, se sienten desamparados de los brazos y las palabras de Vuestra Santidad. Me atrevo a creer que el gran conflicto se lo han creado a Su Santidad sus informadores, su círculo íntimo y curial mal elegido, porque no considero posible tan caprichoso proceder de quien todos los que pertenecemos a la Santa Madre Iglesia veneramos como nuestro Santo Padre.

El vaticano, además de la Santa Sede, es un Estado. Y como tal, no puede mantener la equidistancia con los que matan y con los que mueren, con los asesinos y con los asesinados, con los que roban y con los que son robados. La autoridad de Su Santidad es la más respetada del mundo. Una palabra del Papa lo es todo. Y esa palabra ha errado su significado.

Vaticano justificó presencia de un enviado en la toma de posesión de Maduro – El Nacional – 14 de Enero 2019

Alessandro Gisotti, portavoz del país europeo, aseguró que su actividad diplomática promueve el bien común

1547471391964.jpg

El Vaticano justificó hoy la presencia de un enviado en la toma de posesión del segundo mandato de Nicolás Maduro en lo que sería su segundo periodo en Venezuela debido a que “la Santa Sede tiene como finalidad promover el bien común, tutelar la paz y garantizar el respeto de la dignidad humana”.

Por esto, agrega el comunicado, “la Santa Sede ha decidido estar representada en la ceremonia de inauguración de la Presidencia, por el encargado de negocios ad interim de la Nunciatura Apostólica de Caracas (George Koovakod)”.

Añade además que el Vaticano y los obispos del país “continúan trabajando juntos para ayudar al pueblo venezolano, que sufre las implicaciones humanitarias y sociales de la grave situación en la que se encuentra la Nación”.

Maduro tomó el pasado jueves posesión para un segundo período en Venezuela en medio de críticas internacionales, lideradas por Estados Unidos y varios países latinoamericanos, sobre la legitimidad de su nuevo mandato.

A su juramento del cargo únicamente acudieron cuatro presidentes de los 19 países latinoamericanos: el de Bolivia, Evo Morales; el de Cuba, Miguel Díaz-Canel; el de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén; y el de Nicaragua, Daniel Ortega.

Maduro pidió ver al Papa y el Papa se negó por Juan Carlos Zapata – KonZapata – 28 de Diciembre 2018

Esta vez el Papa Francisco le ha dicho No a Nicolás Maduro. No habrá encuentro. Y tampoco habrá embajador en el Vaticano. Fuentes del Vaticano y fuentes de la Cancillería en Caracas lo confirmaron a KonZapata. Maduro quería tomarse la foto con el Papa. Quería una foto que le levara el rostro a nivel mundial. Una foto de impacto mundial ahora que se acerca el 10 de enero. El Papa se negó.
El Papa no quiere sentar un precedente / Flickr: Jeffrey Bruno.
El Papa no quiere sentar un precedente / Flickr: Jeffrey Bruno.

En esta ocasión ni siquiera reunión privada, como aquella de octubre de 2016, que fue anunciada en primicia por KonZapata. Andaba Maduro por Europa y Raúl Castro hizo el trámite. O al menos ayudó y apoyó la gestión. El Papa lo recibió en audiencia privada porque a Francisco le interesaba reforzar la línea de diálogo. Es más, instó a Maduro en ese sentido. Pero ya se ve lo que ocurrió después. Fracasó el diálogo y en 2017 lo que hubo fue más represión, más hambre, y se hizo noticia mundial el éxodo de venezolanos. Tampoco hubo foto oficial. Desde 2016 hasta hoy, la imagen de Maduro, se ha deteriorado a nivel global, de manera acelerada.

Las fuentes vaticanas y de la Cancillería le han dicho a KonZapata que el gobierno comenzó a gestionar la cita hace un par de semanas. Que la excusa era que Maduro iba a Roma a una reunión en la FAO y que, de pasada, como aquella vez de octubre de 2016, pues podía visitar al Papa, o que el Papa podía recibirlo. Quería la reunión para la primera semana de diciembre. Entre el 6 y el 8 de diciembre. Maduro quería ufanarse y decir: Tengo buenas relaciones con el Papa.

La verdad es que Maduro intenta dos impactos:

Quería la reunión para la primera semana de diciembre. Entre el 6 y el 8 de diciembre. Maduro quería ufanarse y decir: Tengo buenas relaciones con el Papa.

-La foto con el Papa de cara al 10 de enero. Quiere enviar el mensaje de que el Vaticano lo reconoce más allá de la fecha que la comunidad internacional ha colocado como fin del mandato en ejercicio. Pero el Papa, tal como informó también KonZapata la semana pasada, no va a sentar ese precedente en Europa.

-Y esto tiene que ver con que Maduro también puja para que el Vaticano acepte como embajador a Roy Chaderton, un socialcristiano que se tomó una buena dosis de radicalismo chavista. El Vaticano tampoco va sentar ese precedente. De hecho, es de Europa que salió la línea, específicamente del canciller de España, Josep Borrel, de que después del 10 de enero, Maduro es un presidente ilegítimo. Se espera, en cambio, que en enero, más países retiren embajadores de Caracas. Con decir que de Sudamérica solo quedan dos, Bolivia y Guyana.

Según las fuentes, Maduro llevaba la propuesta de arreglar los impasses que mantiene con la Iglesia Católica. Por ejemplo, la confirmación de monseñor Baltazar Porras como Arzobispo de Caracas, y lo mismo para monseñor José Luis Azuaje, como arzobispo de Maracaibo. Es Azuaje quien declaró hace poco que la designación de Chaderton como embajador “genera dudas”, debido a la posición radical del diplomático chavista. Mientras Chaderton sigue siendo el candidato a embajador, la Asamblea Nacional le ha solicitado al Vaticano que se niegue a aceptarlo.

Maduro pidió ver al Papa y el Papa se negó por Juan Carlos Zapata – KonZapata – 28 de Noviembre 2018

Esta vez el Papa Francisco le ha dicho No a Nicolás Maduro. No habrá encuentro. Y tampoco habrá embajador en el Vaticano. Fuentes del Vaticano y fuentes de la Cancillería en Caracas lo confirmaron a KonZapata. Maduro quería tomarse la foto con el Papa. Quería una foto que le levara el rostro a nivel mundial. Una foto de impacto mundial ahora que se acerca el 10 de enero. El Papa se negó.
El Papa no quiere sentar un precedente / Flickr: Jeffrey Bruno.
El Papa no quiere sentar un precedente / Flickr: Jeffrey Bruno.

En esta ocasión ni siquiera reunión privada, como aquella de octubre de 2016, que fue anunciada en primicia por KonZapata. Andaba Maduro por Europa y Raúl Castro hizo el trámite. O al menos ayudó y apoyó la gestión. El Papa lo recibió en audiencia privada porque a Francisco le interesaba reforzar la línea de diálogo. Es más, instó a Maduro en ese sentido. Pero ya se ve lo que ocurrió después. Fracasó el diálogo y en 2017 lo que hubo fue más represión, más hambre, y se hizo noticia mundial el éxodo de venezolanos. Tampoco hubo foto oficial. Desde 2016 hasta hoy, la imagen de Maduro, se ha deteriorado a nivel global, de manera acelerada.

Las fuentes vaticanas y de la Cancillería le han dicho a KonZapata que el gobierno comenzó a gestionar la cita hace un par de semanas. Que la excusa era que Maduro iba a Roma a una reunión en la FAO y que, de pasada, como aquella vez de octubre de 2016, pues podía visitar al Papa, o que el Papa podía recibirlo. Quería la reunión para la primera semana de diciembre. Entre el 6 y el 8 de diciembre. Maduro quería ufanarse y decir: Tengo buenas relaciones con el Papa.

La verdad es que Maduro intenta dos impactos:

Quería la reunión para la primera semana de diciembre. Entre el 6 y el 8 de diciembre. Maduro quería ufanarse y decir: Tengo buenas relaciones con el Papa.

-La foto con el Papa de cara al 10 de enero. Quiere enviar el mensaje de que el Vaticano lo reconoce más allá de la fecha que la comunidad internacional ha colocado como fin del mandato en ejercicio. Pero el Papa, tal como informó también KonZapata la semana pasada, no va a sentar ese precedente en Europa.

-Y esto tiene que ver con que Maduro también puja para que el Vaticano acepte como embajador a Roy Chaderton, un socialcristiano que se tomó una buena dosis de radicalismo chavista. El Vaticano tampoco va sentar ese precedente. De hecho, es de Europa que salió la línea, específicamente del canciller de España, Josep Borrel, de que después del 10 de enero, Maduro es un presidente ilegítimo. Se espera, en cambio, que en enero, más países retiren embajadores de Caracas. Con decir que de Sudamérica solo quedan dos, Bolivia y Guyana.

Según las fuentes, Maduro llevaba la propuesta de arreglar los impasses que mantiene con la Iglesia Católica. Por ejemplo, la confirmación de monseñor Baltazar Porras como Arzobispo de Caracas, y lo mismo para monseñor José Luis Azuaje, como arzobispo de Maracaibo. Es Azuaje quien declaró hace poco que la designación de Chaderton como embajador “genera dudas”, debido a la posición radical del diplomático chavista. Mientras Chaderton sigue siendo el candidato a embajador, la Asamblea Nacional le ha solicitado al Vaticano que se niegue a aceptarlo.

Entrevista a Gerson Revanales: Los desafíos al Vaticano con la eventual designación de Chaderton como embajador – La Patilla – 8 de Noviembre 2018

Embajador Gerson Revanales

El periodista José Vicente Rangel en su programa del pasado fin de semana en la televisora Televen anunció la designación del Embajador Roy Chaderton Matos como nuevo Embajador ante la Santa Sede. Al repecto lapatilla.com conversó con el embajador Gerson Revanales para conocer qué opinión le merece este nombramiento

Embajador Gerson Revanales
Me parece excelente, Antonio María Chaderton, conocido como Roy, , a pesar de que no ingresó a la carrera por concurso, como diplomático posee y acumula muchos méritos, para ir a la Santa Sede, veremos si la Santa Sede, sede ante la solicitud el gobierno Bolivariano.

Pero es un funcionario con más de cuarenta años de servicio…

Si, por eso le digo que acumula muchos méritos; pero hay una gran diferencia entre los que ingresan por concurso que en su mayoría no tienen palanca ni apoyo político y los que ingresan por otros medios y hacen carrera

José Vicente Rangel, atribuye la escogencia de Chaderton para el cargo, a la importancia que actualmente le da la Santa Sede al tratamiento de los Derechos Humanos, tema prioritario en el discurso del papa Francisco

Esa es la opinión del Sr. Rangel, por cierto de los trece ministros de Relaciones Exteriores que han pasado por la Casa Amarilla, el Sr Rangel en mi opinión personal dejó muy buena imagen dentro del ministerio; creo ha sido el único que respetó la carrera. Pero volviendo a la escogencia del Embajador Chaderton, efectivamente el tema de los Derechos Humanos está en el discurso diario no solo del Papa, sino en las Naciones Unidas, OEA, Unión Europea, por lo que creo que su formación social cristiana le arriman credenciales para el cargo. Los golpes de pecho para el perdón de los pecados y la autoflagelación contribuyen a ganarse el cielo

¿No resulta usted demasiado irónico y mordaz?

No lo creo, cada quien es responsable de sus hechos y palabras. Cuando una persona considera que su oponente político tiene la cabeza hueca y que bala pasa más fácil, no merece mi respeto y consideración como se dice en diplomacia. Recuerde aquellas tristes declaración del mencionado ciudadano cuando dijo en una entrevista en Zurda Konducta y cito textualmente

”Los francotiradores apuntan a la cabeza, pero llega un momento en que una cabeza escuálida (opositora) no se diferencia de una cabeza chavista, salvo en el contenido. El sonido que produce una cabeza escuálida es mucho menor, es como un chasquido, porque la bóveda craneana es hueca y pasa rápido. Pero eso se sabe después de que pasa el proyectil”

¿Fue una imprudencia de Rangel hacer este anuncio?

El Sr Rangel tendrá sus razones pero en diplomacia es una descortesía y hasta una imprudencia el anunciar la designación de un candidato a embajador, sin que este tenga la aprobación legislativa interna y desde el exterior le hayan dado el Plácet. Imagínese usted que la Asamblea no lo aprueba, ¡que vergüenza con el personaje! y peor aún, si no le dan el Plácet En segundo término, un anuncio adelantado, levanta ruido, polvo, rivalidades y envidias que usted no se imagina, por eso, la designación de un Embajador es de alta confidencialidad tanto en el país que envía como el que recibe

Para terminar, Embajador ¿Qué puede suceder ahora?

La respuesta está in pectore del Santo Papa, pero en mi criterio el gobierno ha puesto a prueba al Vaticano en varios sentidos. Muchos gobiernos han adelantado que no recocerán al gobierno a partir del 10 de enero, por lo que enviar un embajador a pocos meses de esta fecha es un desafío a esta posición. La designación de los Embajadores requiere la aprobación de la Asamblea Nacional; si esto no es así y es sustituida por la Asamblea Nacional Constituyente representa un fraude a la ley constitucional. En este sentido el Vaticano estaría reconociendo a la Asamblea Nacional Constituyente. El otorgamiento del Placet al Embajador Chaderton como representante de un gobierno cuestionado por la comunidad internacional, estaría entredicho más aun cuando la Unión Europea extendió las sanciones contra el gobierno entre otras cosa por las continuas violaciones a los Derechos Humanos. (lapatilla.com)

Asamblea Nacional pide al Vaticano desconocer el nombramiento de Chaderton como embajador – La Patilla – 7 de Noviembre 2018

Fotografía tomada con lente ojo de pez muestra una vista general del hemiciclo de sesiones del palacio federal legislativo de la Asamblea Nacional EFE/Miguel Gutiérrez

La Asamblea Nacional de Venezuela (AN, Parlamento), que controla la oposición, pidió al Vaticano “desconocer” el nombramiento del diplomático Roy Chaderton como nuevo embajador del país suramericano ante la Santa Sede, pese a que el Gobierno de Nicolás Maduro no ha hecho oficial esta designación.

La Cámara envió al Vaticano una comunicación en la que asegura que no aprobó esta designación, una competencia del Legislativo de acuerdo con la Constitución vigente.

En ese sentido, el Parlamento asevera en el texto que “todos los actos que lleve adelante el Sr. Chaderton se considerarán como usurpación de funciones y por ende serán considerados nulos e írritos, por lo que la república no se compromete a llevarlos adelante”.

Señala además el Legislativo que con esta designación Maduro deja en evidencia que “actúa contrario a la Constitución, a las instituciones y al estado de derecho, cosa que no es propia de un gobernante inscrito en las reglas de la democracia”.

La carta fue firmada por el diputado Francisco Sucre, presidente de la comisión de Política Exterior, Soberanía e Integración de la Cámara.

La información sobre la designación de Chaderton fue adelanta el pasado domingo por el periodista venezolano José Vicente Rangel, ligado al oficialismo y exjefe de varias carteras ministeriales del país.

El Parlamento señala en su misiva a la Santa Sede que conoció de la noticia, que le causa “preocupación”, a través de los “principales medios de comunicación de Venezuela”.

Chaderton es un experimentado diplomático, que ha sido cabeza de misión en países como Polonia, Alemania, Bélgica, Noruega, Canadá, Colombia y México, así como ante la ONU y la OEA.

Papa Francisco: Rechace usted a Chaderton como representante de Venezuela en El Vaticano por Gustavo Coronel – Blog Las Armas de Coronel – 6 de Noviembre 2018

downloadPapa Francisco: El Sr. Roy Chaderton Matos acaba de ser nombrado embajador de Venezuela en el Vaticano. Suponemos que es potestad de esa entidad concederle o no el visto bueno a tal designación.

Aunque la acción más fiel a lo que el Vaticano representa sería desconocer de plano al gobierno forajido venezolano, supongo que ello sería demasiado pedir en un mundo en el cual la Verdad no se atreve a surgir con la necesaria luminosidad sino apenas a medias, en coexistencia con la Mentira. Por lo tanto, solo podemos aspirar a que el Vaticano haga un gesto de apoyo a la democracia, la libertad y la dignidad de los venezolanos y rechace dar el visto bueno a Roy Chaderton Matos, quien representa lo peor del gentilicio venezolano y cuya actuación pública en defensa del narco-régimen chavista-madurista ha rebasado todos los límites de la decencia.

Chaderton Matos fue un diplomático relacionado con la democracia cristiana, discípulo de Arístides Calvani, uno de sus más prestigiosos representantes. De representante diplomático de Venezuela durante los años de democracia en  el país Chaderton Matos pasó a representar a un gobierno dictatorial, abusivo, corrupto y desastroso para el país, caracterizado por una alianza militarista y socialistoide. Como representante de ese gobierno en la Organización de Estados Americanos, OEA, Chaderton abandonó todo recato, todo pudor, lo que pudiera haber tenido de apego a la ética, para justificar los abusos y crímenes del sátrapa en el poder, Hugo Chávez frías. Despojado de su cargo durante el nuevo régimen de Nicolás Maduro, continuó impertérrito al servicio del régimen, extremando su tono que pasó de ser de simplemente adulador a ser agresivo, chabacano, de activo promotor de un conflicto armado con la vecina Colombia. Así es frecuente oírle decir lo siguiente:

 “El presidente de Colombia, Iván Duque, es un miserable”, Agosto 12 , 2018;

Chaderton califica de “villanos y malandros” a quienes elaboraron informe de la OEA sobre DDHH, Mayo 31, 2018

 Roy Chaderton sobre la dirigencia opositora: Es una banda de Pinochos que carecen de testículos y ovarios, Marzo 18, 2018

Roy Chaderton: En este continente se hacen pipí de la emoción cuando ven a un gringo. Marzo 18, 2018

Roy Chaderton sobre Almagro: “Es un miserable”, Marzo 7, 2018

Estas son expresiones indignas de un diplomático y caracterizan más bien, a un vocero indecoroso de la peor facción del narco-régimen venezolano, en búsqueda de camorra con los vecinos, de lenguaje procaz.

En televisión dijo con desenfado: “Los francotiradores apuntan a la cabeza, pero llega un momento en que una cabeza escuálida no se diferencia de una cabeza chavista, salvo en el contenido. El sonido que produce una cabeza escuálida es mucho menor, es como un chasquido, porque la bóveda craneana es hueca y pasa rápido. Pero eso se sabe después de que pasa el proyectil”.

Ese no es lenguaje propio de un diplomático, ni siquiera propio de un ser humano.

Sr. Papa Francisco: Roy Chaderton no nos representa, no puede ser aceptado en uno de los grandes centros espirituales y éticos del universo como representante de un país que sufre hoy la mayor de las tragedias, gracias a gente como él y sus compinches. Rechazarlo como embajador sería un bello gesto de su papado a favor de los millones de venezolanos quienes se encuentran hoy agobiados por la tragedia y esperan que la iglesia les dé una mano y los ayude a levantarse del foso de la pobreza y de la muerte.

 

 

El silencio de Francisco por Fernando Gonzalo – Blog Polis – 16 de Agosto 2018

La que fue quizá la más vieja Epopeya de liberación de la historia, parte de un acto de solidaridad de Dios.  Estando su pueblo Israel, cautivo en Egipto, dijo Dios a Moisés: “Bien vista tengo la aflicción de mi pueblo en Egipto…conozco sus sufrimientos.  Ve; yo te envío para que saques a mi pueblo de Egipto y lo lleves a la tierra prometida”, es decir, a la libertad.  Es así como Israel conoció la identidad de Dios, luchando por su libertad y como Dios se desveló a su pueblo; antes que como Dios creador, como Dios solidario que salva de la opresión.

Del latín solidus, la palabra significa “sólido, compacto”.  Del francés la palabra “solidaridad” supone una “implicación para compartir luchas y cargas, tomando como propias las ajenas. Se dice que en sociedades con un patrimonio de creencias comunes, que generan la cohesión del grupo, la solidaridad es automática.  Por otra parte, hay quienes consideran como sinónimos la “solidaridad universal” y la “caridad cristiana”. Es pues –la solidaridad- una de las actitudes más nobles de la convivencia humana.
El pasado mes de Enero (2018) el Santo Padre, el Papa Francisco, vino de visita a América Latina en misión apostólica (1).  En aquel momento, frente a episodios de violación de Derechos Humanos, en concreto de represión, crímenes y torturas, por parte del régimen contra el pueblo de Venezuela, el Papa guardó silencio.  En esa oportunidad el presidente Maduro había llamado a los obispos “diablos con sotana” y frente a una intensa represión y torturas, expresidentes, periodistas y pueblo se hicieron eco del silencio del Santo Padre.  Jesús María Vivanco, de Human Rights Watch, calificó ese silencio de “impresionante” y el expresidente Pastrana de “intolerable”.
Los Derechos Humanos (DDHH) constituyen hoy un compromiso social de los cristianos, en el entendido que están obligados a promover su práctica real y efectiva.  Diferentes Encíclicas (2) así lo proclaman, y en general el magisterio social de Juan Pablo II, quien dice: “El secreto de la paz verdadera reside en el respeto de los Derechos Humanos” (3).
En Julio 23 de 2018, en IDEA, veintiún expresidentes y exjefes de gobierno emitieron un comunicado expresando preocupación por “el silencio del Estado Vaticano ante las atrocidades que hoy ocurren –en Venezuela y Nicaragua- a manos de gobiernos abiertamente dictatoriales”.  Violaciones sistemáticas de Derechos Humanos “que ofenden el género humano” y que fueron corroboradas por el Comité Internacional de D.H. y de la secretaría de la OEA y el panel de expertos sobre crímenes de lesa humanidad.
Es importante enfatizar que la opción cristiana por los Derechos Humanos, hunde sus raíces en la Biblia; “el imperativo básico de la experiencia religiosa es el de proteger y promover la dignidad humana. El código ético de la práctica de Cristo, se concreta en la valoración absoluta de la persona humana, nunca mediatizable a ninguna otra realidad y a la que todo está subordinado….. la persona es el centro axiológico del universo” (4)
Las encíclicas, antes mencionadas, enfatizan la obligación de trabajar para que los DH tengan total protección jurídica y vinculación política y por su condición ética expresan un ideal pleno universal.  Por ello la creación en Roma (1998) del Tribunal Penal Internacional para juzgar crímenes mayores -incluída la tortura- es manifestación de la voluntad de superar los límites geográficos de los Estados y así garantizar la vigencia de los DH.  Dice Fernando Sabater: “La Declaración Universal de los DDHH, de 1948, es el repertorio fundamental para juzgar los regímenes políticos de cualquier rincón de mundo”.  Ahora, en este trance tan doloroso para sus hermanos latinoamericanos, tiene el Papa Francisco la oportunidad de firmar, esa declaración.  Sería un gesto ejemplar.
Sería un maravilloso acto de solidaridad con los Obispos de Venezuela y de Nicaragua. Desde hace mucho tiempo la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) se ha pronunciado firmemente y públicamente al lado del pueblo y de la democracia.  En este año 2018, se registra lo siguiente:
  1. El 17/1/18, por las homilías del día de la Divina Pastora, el presidente Maduro pidió enjuiciar a los obispos Antonio López Castillo y Víctor Hugo Basabe.  En ese momento, la CEV se manifestó: “ellos podrán contar con toda la Iglesia ante las acciones que puedan poner en peligro su integridad de vida”
  2. El 31/3/18, La CEV se manifestó tras los hechos ocurridos en la Comandancia de Policarabobo, donde 68 personas fueron asesinadas, calificando el hecho como “una masacre”
  3. El 14/5/18, se pronunció la CEV: “Clama al cielo el deterioro que sufre el pueblo. …ante problemas humanos de tal magnitud se conduce al país a una catástrofe humanitaria sin precedentes”
  4. El 11/7/18, “Hacemos un fuerte llamado a los gobernantes sobre la crisis que sufre el país y que calificamos como una gran tribulación y sobre la situación de los presos políticos”
  5. El 20/7/18, La CEV envía carta de solidaridad al pueblo y obispos de Nicaragua: “Repudiamos las agresiones violentas, injurias y heridas físicas contra los obispos ….. para amedrentarlos y silenciarlos”
El Santo Padre Francisco siempre nos pide, insistentemente, que recemos por él.  Vamos pues, a rezar por el Papa para que, por la Gracia del Espíritu Santo, decida hacerse solidario del secuestrado pueblo de Venezuela y en contra del oprobioso régimen.
Recemos todos también por Juan Requesens y por todos los presos políticos.
__________________________
(1) Misión apostólica es ir por todo el mundo y predicar el mensaje de Cristo… y el sucesor de Pedro debe continuar haciéndolo, como la piedra sobre la cual el edificio de la Iglesia se apoya “una y otra vez, para siempre”.
(2) Pacem in terris (1963), Redemptor hominis (1979), Sollicitude rei socialis (1987), Christifidelis laici (1988), Centesimus annus (1991)
(3) En la Jornada Mundial de la Paz del 1 de enero de 1999
(4) Marciano Vidal, “Moral del futuro”, Estella (Navarra) 1999.  Vidal ha escrito también “El camino de la ética cristiana” y “Diccionario de ética teológica”
Fuente: elecciones-net
A %d blogueros les gusta esto: