elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: USA

Maduro dice estar dispuesto a dejar de vender petróleo a EEUU – La Patilla – 28 de Noviembre 2017

petroleolago.jpg

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se declaró este martes dispuesto a dejar de vender petróleo a Estados Unidos, al que suministra unos 750.000 barriles diarios de los 1,9 millones que produce, reseñó AFP.

“El día que ellos no quieran que le vendamos nuestro petróleo, agarramos nuestros cachivaches y (…) vendemos todo nuestro petróleo para el Asia, no tenemos problema”, dijo Maduro al posesionar al general Manuel Quevedo como nuevo presidente de la estatal de energía Pdvsa.

El mandatario acusa a Washington de liderar una “persecución financiera” contra Venezuela, a la que el presidente Donald Trump impuso sanciones económicas en agosto pasado.

Esas medidas prohíben a ciudadanos y entidades estadounidenses transar nueva deuda pública venezolana, una cuestión crucial en momentos en que el país y Pdvsa fueron declarados en default por un grupo de acreedores y agencias calificadoras de riesgo.

Maduro busca renegociar la deuda externa, que se calcula en unos 150.000 millones de dolares, de los cuales 30% corresponden a la petrolera.

“Míster president Donald Trump: usted decide, mi compadre. Si quiere que nosotros sigamos vendiendo petróleo, vendemos petróleo; si un día usted se deja calentar la oreja por los locos extremistas de derecha, Venezuela agarra sus barquitos y se lleva su petróleo al mundo y lo vendemos igualito”, insistió Maduro entre vítores de cientos de trabajadores de Pdvsa.

 

Putin desafía la doctrina Monroe por Diego Arria – El País – 6 de Noviembre 2017

1501246990109Rusia es cómplice de un régimen venezolano que por sus características representa un inminente y real peligro para la paz y la seguridad internacional

“América para los americanos”, fue pieza fundamental de la política exterior de Estados Unidos en relación a Latinoamérica desde que el presidente James Monroe la anunció en 1823 cuando su país no tenía, ni la fuerza ni los medios para implementarla frente a los poderes imperiales de la época.

Hoy, sin embargo, la nación norteña convertida en la primera potencia mundial pareciera no estar interesada en aplicarla ante la creciente presencia e influencia de la Rusia de Putin en Venezuela. En efecto, 50 años después de la crisis de los misiles, Rusia ha regresado a buscar su lugar en las Américas. Ya no es solo Cuba su centro de interés. Ahora lo es Venezuela convertida desde Hugo Chávez en su aliado estratégico con sus extraordinarias riquezas mineras y petroleras, y en especial por su ubicación geográfica cercana a Estados Unidos, y además está subordinada a la tutoría político y militar de Cuba. Su antigua aliada.

Veamos: Rusia no solo ejerce poder en la actividad petrolera en Venezuela, sino incluso en las operaciones de la empresa refinadora del Estado Venezolano CITGO en Estados Unidos, la cual procesa el 4% de la refinación de ese país. Lo logra adquiriendo por medio de su empresa petrolera Rosneft el 49,9% de la compañía. Si bien es cierto que esta nueva realidad ha despertado preocupaciones en el Congreso de Estados Unidos, lo que parece pasar desapercibido es que el desafío ruso a la doctrina Monroe, no es solo en el control petrolero de Venezuela, lo cual comparte con China, el mayor acreedor de Venezuela. El mayor y más peligroso desafío es el apertrechamiento bélico sofisticado a un verdadero y reconocido narcoestado como es el caso actual de Venezuela.

Putin, conociendo la naturaleza criminal y delictiva del régimen iniciado por Hugo Chávez y continuado por Nicolás Maduro, es sin duda, cómplice de un régimen que por sus características representa un inminente y real peligro para la paz y la seguridad internacional. A pesar de esta realidad, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, cúpula política del mundo y precisamente encargada por su acta de esta responsabilidad, está secuestrado por dos de sus miembros permanentes: China y Rusia que vetarían incluso incluir el tema en su agenda. El propio secretario general de la ONU, de acuerdo con el artículo 99 de la Carta de la ONU, podría llamar la atención del Consejo de Seguridad sobre el caso de Venezuela, sin embargo solo dos de sus predecesores se han atrevido a invocar este artículo: Hammarskjold y Waldheim.

Esta realidad hace poco viable que Naciones Unidas atienda con la urgencia que demanda que uno de sus países miembros se haya convertido ante los ojos del mundo en un narcoestado, hasta el punto de que el vicepresidente de Venezuela, Tarek el-Aisami, ha sido indiciado por la Secretaría del Tesoro de Estados Unidos como un importante narcotraficante y lavador de dinero. Un hijo adoptivo y un sobrino de Nicolás Maduro están siendo procesados en un tribunal de Nueva York por narcotráfico. Un número importante de generales han sido incluidos en la lista Clinton de narcotraficantes.

Siendo esta la realidad de la tragedia venezolana, solo la aplicación de la doctrina Monroe, asociada al grupo de países de la región más importantes, llamado el Grupo de Lima puede intentar un desalojo del régimen que tiene secuestrada a Venezuela pero que representa un gravísimo peligro para todas las Américas.

En este particular cabe recordar que Estados Unidos intervino en dos ocasiones en Venezuela. La primera, en 1895 cuando el presidente Grover Cleveland casi llegó a un conflicto armado con Inglaterra para impedir que se apropiara de un territorio en controversia con Venezuela en la colonia británica de Guyana, y la segunda entre 1902 y 1903 cuando el presidente Theodore Roosevelt hizo que Alemania, Inglaterra e Italia levantaran el bloqueo naval que le habían impuesto a Venezuela para el cobro de la deuda de su Gobierno.

Es cierto que la doctrina Monroe y sobre todo su llamado corolario Roosevelt, implicaba, una especie de carta blanca para la intervención de Estados Unidos en la región, pero ambas intervenciones coincidieron tanto con el interés de Estados Unidos de hacer respetar su doctrina por los poderes europeos, como en el de la propia Venezuela indefensa ante el Imperio británico. Así justamente está Venezuela nuevamente, ocupada por cubanos, rusos, chinos y afiliados a las peores causas de la humanidad en materia de terrorismo y de narcotráfico.

En las circunstancias actuales, el presidente de Estados Unidos podría agregarle su propio corolario Trump de que su Gobierno compartiría responsabilidades con los de la región para impedir que algunos de ellos pueda convertirse en un narcoestado. En este sentido, leer la intervención del presidente Grover Cleveland ante el Congreso de su país puede inspirarle y animarle. Cleveland dijo: “El mantenimiento de la doctrina Monroe es vital para nuestro pueblo y nuestro Gobierno, para la paz y la seguridad de nuestra nación. No hay ninguna calamidad mayor para una gran nación que iguale a aquella que signifique una sumisión supina ante la injusticia, y la consecuente pérdida de dignidad y honor nacional”. Ayer era ante el Imperio británico. Hoy, ante la Rusia de Putin.

 

Gobierno de EEUU reporta incremento de la inmigración legal de venezolanos por Carlos Subero – Venepress.com – 6 de Noviembre 2017

Estados Unidos solia recibir de 9 mil a 10 mil venezolanos por año. En 9 meses de 2017 ya van por 9 mil. Se mantiene la cantidad de viajeros

1509999213_Inmi_vzla_en_EEUU_2017

Un total de 8 mil 855 venezolanos han obtenido este año la Residencia Legal Permanente en los Estados Unidos, según las cifras oficiales difundidas por el Departamento de Seguridad Interna (Homeland Security).
Se trata de lo antes se conocía como green card y es lo que les permitirá vivir y trabajar legalmente en los Estados Unidos, y el documento tras el cual se lanzan cientos de miles de venezolanos.
La cifra corresponde solo a los tres primeros trimestres del año y se está difundiendo como directriz que dio en marzo el presidente Donald Trump para incrementar la transparencia y la colaboración entre departamentos en temas sensibles.
La tradición desde 2008 es que son recibidos como inmigrantes de 9 mil a 10 mil venezolanos anualmente en los EEUU, por demás, el primer objetivo para emigración de venezolanos.
Quiere decir que para finales de año, cuando se cumpla el cuarto y último trimestre, se registrará un incremento sensible en la cantidad de venezolanos inmigrantes legales en el país del norte.
Cabe destacar que 8 de cada 10 venezolanos admitidos legalmente este año como inmigrantes arribó al territorio de Estados Unidos con otro tipo de visa, (turismo, negocios),, y luego solicitó la residencia permanente y se ajustó a ese estatus logrado.
Se mantiene la cantidad de viajeros venezolanos a EEUU
Otro dato oficial que ofrecen las estadísticas recientemente liberadas por el gobierno americano es que se mantiene constante la cantidad de venezolanos que viaja a los Estados Unidos, es decir los que ingresan y que no necesariamente se quedan sino que van por turismo o negocios.
Y esto ocurre aunque se ha reducido drásticamente la cantidad de vuelos hacia ese país, y por ende también la cantidad de asientos disponibles. El venezolano ha superado el incremento de los precios de los pasajes y su dificultad para cancelarlos en dólares.
1509999363_Gobierno_de_EEUU_reporta_incremento_de_la_inmigración_legal_de_venezolanos1509999363337.png

300 mil venezolanos ingresaron a EEUU durante el primer semestre (un promedio cercano a los un mil 600 diarios). Se estima que unos 600 mil deberían completarse al final del año. Estadísticas oficiales del gobierno americano que aparecen en el libro La Alegría Triste de Emigrar: venezolanos que se fueron a Norteamérica reportan que en 2010 ingresaron 528 mil venezolanos. Es decir se mantiene la cantidad de viajeros venezolanos al Norte.
El venezolano continúa viajando a los Estados Unidos en la misma proporción de 2010, según las cifras oficiales difundidas a finales de octubre.

“La paciencia de la región con Venezuela tiene un límite” por Jan Martínez Ahrens – El Pais – 17 de Octubre 2017

1508165227_294335_1508166021_noticia_normal_recorte1.jpg
Uno de los cerebros de la diplomacia estadounidense analiza para EL PAÍS la situación en Venezuela, Cuba y México : Thomas Shannon, subsecretario de Estado para Asuntos Políticos,
Thomas Shannon es el gran referente de Latinoamérica dentro del Departamento de Estado. Diplomático de carrera, embajador, subsecretario con George W. Bush, Barack Obama y Donald Trump, su visión destila años de conocimiento directo del hemisferio. Con ese bagaje, habla con prudencia, pero sin titubeos sobre Venezuela, Cuba, el muro de México, los dreamers y el propio Trump. Es miércoles en Nueva York y Shannon acaba de participar en el Foro de Economía Global, organizado por la Cámara de Comercio España-EE UU y EL PAÍS.

Pregunta. El presidente Trump quiere construir un muro fronterizo con México y que lo paguen los mexicanos. En amplios sectores de México esto se percibe como una agresión.

Respuesta. El presidente no lo entiende como un acto de agresión sino como una manera de asegurar al pueblo americano que, después de décadas de inmigración ilegal, tenemos la capacidad de saber quién está entrando en los EE UU y por qué. No es un rechazo al migrante, sino que queremos tener capacidad de asegurar nuestras fronteras y que la migración sea ordenada, segura y predecible. Entiendo las sensibilidades y las respeto. El asunto, de hecho, tiene su controversia en el Congreso de EE UU.

P. Al Congreso le ha pedido el presidente que financie el muro con México a cambio de regularizar a los dreamers.

R. Hasta cierto punto todos somos dreamers. El propio presidente Trump ha mostrado su cariño y respeto hacia ellos. Pero insisto, necesitamos políticas sostenibles. Si no hay apoyo del Congreso, si estamos gobernando por decreto, todo lo que hace un Ejecutivo puede ser derribado por el próximo. Nuestro sistema empuja al acuerdo en las políticas más importantes. Si queremos tener una estrategia de migración, en este caso para los dreamers, es el Congreso el que debe buscar un pacto. El presidente está en el lugar correcto: está forzando al Congreso a tomar las medidas necesarias.

P. ¿Y en el caso del Tratado de Libre Comercio de América del Norte? ¿Qué pasa si fracasa la negociación?

R. Después de décadas de Tratado se han formado unas impresionantes cadenas de valor que realmente conectan los mercados de Norteamérica. Deshacerlas sería obra de Hércules. Por eso los tres países tienen buenas razones para acercarse en la renegociación, y hacerlo con mucha seriedad y con el propósito de tener éxito.

P. Venezuela es el punto más caliente de Latinoamérica. ¿Después de las sanciones, cuál es el siguiente paso de EE UU?

R. Habrá que esperar a ver qué pasa con las elecciones regionales. Pueden representar otro empujón para sentar al Gobierno en la mesa y que busque con la oposición una salida pacífica y democrática a la crisis. Nuestra política y nuestras sanciones tratan de forzar un acuerdo. Dicho metafóricamente: cuando uno está fundiendo acero, necesita mucho calor en el crisol. Pero al final del día son los venezolanos quienes tienen que encontrar una solución. Fue el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero quien dijo que el problema de Venezuela es de convivencia. Y el mismo presidente de la Asamblea, Julio Borges, afirmó una vez que los venezolanos son los que deben decidir si quieren reconciliarse o pelear.

P. ¿Cómo ven la situación de España y lo que está ocurriendo con Cataluña?

R. España es un gran aliado y amigo, un país con quien hemos establecido una relación de beneficio mutuo y nuestro interés es profundizarla, estrecharla. No es mi propósito entrar en temas internos. Pero España unida es más fuerte que una España desunida. Eso no quiere decir que no respetemos la diversidad política, lingüística e histórica. Al norte, nosotros tenemos a Quebec con las mismas ganas y la misma trayectoria. Pero Quebec es más fuerte dentro de Canadá. Y desde nuestro punto de vista, Cataluña también lo es.

P. Pero el presidente de EE UU ha llegado a apelar a la opción militar.

R. El presidente mantuvo una serie de reuniones y llamadas telefónicas con todos los líderes del hemisferio y estos le comunicaron la importancia de la no intervención. Pero lo que el presidente está expresando es que la paciencia de la región tiene un límite. No se trata de una amenaza, sino de decir que Venezuela es un país demasiado importante para dejarlo a la deriva por años. Mire, el pueblo venezolano ha mostrado una resiliencia y una fuerza para superar la adversidad impresionantes, y eso ha permitido al país atravesar momentos de escasez que hubieran causado explosiones en otros lugares. Pero sería un error pensar que la paciencia y capacidad del pueblo venezolano representan la apatía. No es así. Es un país que requiere una solución a su crisis política.

P. ¿Hay peligro de golpe interno por parte de los militares?

R. Desde 1958, las fuerzas armadas venezolanas no se han metido en política doméstica. Y es muy importante que, con todos los problemas que les aquejan, incluidas las acusaciones de corrupción, mantengan una posición institucional y constitucional.

P. Cuba se ha vuelto otro foco de crisis. ¿Por qué han expulsado a diplomáticos cubanos por los ataques sónicos si no saben si fueron ellos los culpables?

R. Tuvimos que expulsar a diplomáticos cubanos para subrayar la importancia del problema. Hemos sufrido unos 50 ataques contra 21 cargos de nuestra embajada. Todo ello ha ocurrido en un país que controla el movimiento de nuestros diplomáticos. Es cierto que no hemos identificado al culpable, pero Cuba es el responsable del bienestar y la seguridad de los diplomáticos. En un Estado como el cubano y con unos servicios de seguridad como los que tiene y que controlan a nuestros cargos, ellos deben saber lo que está pasando. Es difícil que no lo sepan.

P. ¿Y quién podría ser?

R. No lo sabemos.

P. En febrero, Raúl Castro se retira. ¿Temen algún cambio en la relación con EE UU?

R. Si uno lee el último discurso del vicepresidente, Miguel Díaz-Canel, fue de tono fidelista e indica que dentro del partido comunista hay tendencias. Cualquier persona que quiera sustituir a los Castro tendrá que sustituir a los Castro, es decir, a los dos. Pero este es un tema cubano, no tenemos mayor influencia.

 

Declaracion del Departamento de Estado USA – 16 de Octubre 2017

Seal_of_the_United_States_Department_of_State-01-350x350.png

Declaración de la vocera Heather Nauert

Elección de gobernadores en Venezuela

Estados Unidos reconoce la valentía, la determinación y la voluntad del pueblo venezolano, que intentó ejercer su derecho constitucional de voto en la elección de gobernadores del 15 de octubre.

Condenamos la ausencia de elecciones libres y justas ayer en Venezuela. La voz del pueblo venezolano no fue escuchada. Lamentablemente, se confirmaron los temores que expresamos previamente: ausencia de observadores internacionales creíbles e independientes; falta de auditoría técnica a la tabulación del Consejo Nacional Electoral (CNE); cambios de último momento en las sedes de los centros de votación sin aviso público; manipulación del diseño de las boletas; y disponibilidad limitada de máquinas de votación en los barrios donde hay mayoría opositora.

Mientras el régimen de Maduro siga actuando como una dictadura autoritaria, trabajaremos con miembros de la comunidad internacional y haremos sentir de lleno el peso del poder económico y diplomático estadounidense en apoyo al pueblo venezolano, que intenta restablecer la democracia. Seguimos exhortando al régimen a que atienda las necesidades humanitarias de su población, respete la Constitución y la Asamblea Nacional, permita que haya un proceso democrático genuino y libere a todos los presos políticos.

EE UU cree que no habrá solución para Venezuela mientras haya narcotráfico – El Nacional – 12 de Septiembre 2017

El secretario adjunto de Estado de EE UU para Seguridad y Lucha Antinarcóticos y ex embajador en Venezuela, William Brownfield, considera que el gobierno de Nicolás Maduro supone un “problema gigantesco” para la seguridad de la región

1505240254701.jpgEstados Unidos cree que no habrá una solución democrática para la crisis política y económica de Venezuela, mientras el narcotráfico siga penetrando por “completo” cada uno de los estamentos de poder del país, incluido el propio gobierno de Nicolás Maduro.

El secretario adjunto de Estado de EE UU para Seguridad y Lucha Antinarcóticos, William Brownfield, formuló esa consideración durante una audiencia sobre Colombia en una comisión del Senado dedicada a supervisar los programas contra el narcotráfico que el gobierno estadounidense tiene en otros países.

Brownfield, embajador en Venezuela entre 2004 y 2007, afirmó que Venezuela supone un “problema gigantesco” para la seguridad de la región.

“La primera vez que me impliqué en Venezuela fue en 2004 cuando llegué como embajador de Estados Unidos. En ese momento, hubiera dicho que el narcotráfico estaba empezando a penetrar en altos niveles del gobierno de Venezuela, en las instituciones de seguridad, de cuerpos policiales y de Justicia”, dijo.

“Ahora -añadió- han pasado 13 años y diré que el narcotráfico ha penetrado completamente cada institución de seguridad, cada cuerpo policial y cada institución judicial de la República Bolivariana de Venezuela”, agregó,

El diplomático considera que la presencia del narcotráfico se hace presente en el aumento de las tasas de homicidio, que actualmente se sitúa en 91,8 muertes por cada 100.000 habitantes, según un informe publicado en diciembre pasado por la ONG Observatorio Venezolano de Violencia (OVV).

“No habrá una solución a largo plazo democrática, próspera y segura en Venezuela hasta que se solucione la presencia de las organizaciones del narcotráfico”, consideró Brownfield.

En febrero, el gobierno del presidente de EE UU, Donald Trump, impuso sanciones por sus vínculos con el tráfico de drogas al vicepresidente de Venezuela, Tareck El Aissami, el cargo más alto del gobierno venezolano sancionado hasta ahora por el Ejecutivo estadounidense.

El mes pasado, Trump sorprendió al asegurar que no descartaba una opción militar para Venezuela, una idea que despertó el rechazo de Caracas y de todo el continente.

 

Para un problema global una solución global por Luis Manuel Aguana – TIC’s y Derechos Humanos – 22 de Agosto 2017

thumbnailluismanuelaguanaTal vez no se imaginó Moisés Naim al publicar su libro “Ilícito” en el 2005, al plantearse la lucha desigual de los gobiernos en contra de las redes delictivas globales, que estas podrían ser… ¡el mismo gobierno! El narcotráfico, el terrorismo, el blanqueo de capitales, y muchas cosas ilícitas planteadas en ese libro pero ahora gobernando un país. Eso cambia completamente la perspectiva de cómo el mundo puede combatir eso. Creo que Naim debería considerar publicar una versión actualizada de ese fascinante libro bajo la luz de la actual realidad venezolana.

Hace más de un año, en una entrevista realizada por Naim a la llamada “Fiscal de Hierro” norteamericana, Bonnie Klapper, la ex funcionaria daba como anécdota una entrevista con un narcotraficante colombiano: “BK:…le pregunté cómo llevaba las drogas del puerto a Caracas, o de Caracas al lugar adonde lo transportarían a otros países, y a quién tenían que pagarle. El traficante me miró y me dijo: doctora no entiendo la pregunta. Le dije, usted tuvo que pagarle a la policía para que no le decomisaran la mercancía, y el me respondió: no doctora, usted no entiende. Nosotros le pagábamos a la policía y ellos transportaban la droga. Cuando teníamos envíos grandes les avisábamos a la policía antinarcóticos del puerto para que ellos pudieran sacar la mercancía del puerto en los carros de la policía. NM: Lo que usted nos está diciendo es que en Venezuela las Fuerzas Armadas, la Guardia Nacional, la policía y el sistema de la policía política, etc., no están controlados por los narcotraficantes, ¡ellos son los narcotraficantes! BK: Son los narcotraficantes. He oído decir que Venezuela es un narco Estado. Hay mucha gente maravillosa en Venezuela, la gran mayoría, pero si uno mira el sistema policial, el Ejercito, sin ellos el negocio no existiría. Ellos aceptan sobornos y transportan la droga…” (ver Entrevista de Moisés Naim con Bonnie Klapper, https://youtu.be/Kd0PYJepM2c – Caso de Venezuela min 18:05). Y de acuerdo a lo que está saliendo a la luz pública han hecho algo más que eso Leer más de esta entrada

Comunicado de prensa del Departamento de Estado USA – 18 de Agosto 2017

Seal_of_the_United_States_Department_of_State-01-1-350x350.png

Press Statement
Heather Nauert
Department Spokesperson
Washington, DC
August 18, 2017

The United States strongly condemns the assumption of legislative powers by the illegitimate Constituent Assembly. This power grab is designed to supplant the democratically-elected National Assembly with an authoritarian committee operating above the law. In our view, the democratically-elected National Assembly is the only legitimate legislative body.

We join Venezuela’s neighbors in condemning the illegitimate Constituent Assembly and its authoritarian directives. As long as the Maduro regime continues to conduct itself as an authoritarian dictatorship, we are prepared to bring the full weight of American economic and diplomatic power to bear in support of the Venezuelan people as they seek to restore their democracy.

 

 

La falacia de una intervención de EE UU en Venezuela por Andrés Oppenheimer – El Nacional – 21 de Agosto 2017

unknownEn artículo publicado en El Comercio, el periodista argentino señala que no está de acuerdo con una intervención militar en Venezuela por parte de Estados Unidos

Si uno habla con presidentes y altos funcionarios latinoamericanos es difícil no concluir que la reciente declaración del presidente Trump de que no descarta una intervención militar estadounidense en Venezuela fue una estupidez monumental.

El comentario de Trump ha sido un regalo propagandístico para el gobernante venezolano Nicolás Maduro: le ha permitido cambiar el eje de la conversación en América Latina de la ruptura del orden democrático en Venezuela hacia la posibilidad de una intervención militar estadounidense en su país.

Y Maduro está aprovechando esto al máximo: ahora hace sus discursos públicos frente a una enorme pancarta que dice: “¡Fuera Trump de América Latina!”. Leer más de esta entrada

“En Venezuela: Cuba sí, Trump no” por Diego Arria – La Patilla – 20 de Agosto 2017

thumbnaildiegoarria.jpgCuba tiene hoy en Venezuela sesenta mil efectivos, algunos de ellos médicos y entrenadores deportivos, pero todos agentes de inteligencia y seguridad

Durante los diez años de la guerra de independencia en Venezuela, unos 22 mil soldados españoles llegaron para combatir al ejercito libertador de Simón Bolívar. Doscientos años más tarde, Cuba tiene hoy en Venezuela sesenta mil efectivos, algunos de ellos médicos y entrenadores deportivos, pero todos agentes de inteligencia y seguridad.

Contingente complementado por oficiales militares que dirigen la represión y tortura de disidentes, y que tutelan la fuerza armada venezolana al igual que los servicios policiales, de identificación, de inteligencia y de registros. En suma: Cuba hoy es el equivalente a la “Potencia Ocupante” de Venezuela

Semejante realidad representa la mayor ocupación extranjera en toda nuestra historia, convirtiendo a Venezuela en su colonia, a la que le exprime diariamente 100 mil barriles de petróleo. Sin duda, la más exitosa iniciativa del llamado ”internacionalismo cubano”, lograda sin disparar un solo tiro, gracias a Hugo Chávez, que les entregó nuestro país, en el mayor acto de traición a la patria.

La ocupación cubana no ha generado mayores protestas, ni siquiera del vecino del norte que, por más de medio siglo, los ha mantenido inquietos. Del mismo modo, tampoco los asentamientos de narco guerrilleros de las FARC y del ELN en puntos estratégicos de nuestra frontera con Colombia que, gracias a una asociación perversa y criminal con jerarcas civiles y militares de la narco tiranía venezolana iniciada al llegar Hugo Chávez a la presidencia, han venido convirtiendo al país en el sitio de paso más importante para el tráfico de drogas; al punto de ser calificada Venezuela como “la mayor autopista de la droga del planeta”. Y la más segura, gracias a la protección militar y policial.

El próximo capítulo de esta desgracia será que con las FARC legitimadas y empoderadas como el partido político con más recursos del continente, unidas a sus pares venezolanos, pueden darle paso a la recreación de la Gran Colombia, pero del Narcotráfico. El tráfico de armas, sumado al lavado de dinero, a las prácticas corruptas y al terrorismo, se han convertido en amenazas reales para todo el continente, no solo para Estados Unidos.

En medio de esta trágica situación, surge la inesperada declaración del Presidente Donald Trump de que todas las opciones en el caso de Venezuela estaban abiertas, y que podía “incluir acciones militares, porque en Venezuela su gente sufría y moría”. Trump no venía de jugar golf, sino de una reunión con su Consejo Nacional de Seguridad donde, evidentemente, ni siquiera el caso de Corea del Norte logró evitar discutir la situación venezolana.

Esta declaración sigue a la del Director de la CIA, que denunció la presencia en Venezuela de grupos asociados al terrorismo, que representa un peligro para la seguridad de los Estados Unidos. De hecho, la reciente visita del Vicepresidente Mike Pence a la Argentina, Chile, Colombia y Perú, estuvo centrada en el peligro que representa el gobierno chavista para toda la región. Pence intentó auscultar la disposición de estos gobiernos a acompañar a Estados Unidos en acciones dirigidas a sancionar con mayor contundencia al régimen de Caracas, sin que se excluyan acciones de carácter militar, que no significan obligatoriamente invasiones ni bombardeos. El nivel de precisión alcanzado por la tecnología militar y los recursos cibernéticos bélicos no requieren movilización de tropas para neutralizar fuerzas adversas.

Nunca antes un presidente norteamericano se había pronunciado de manera tan categórica. Ni George W. Bush, ni Bill Clinton, ni Barack Obama. Pero el hecho de levantar la opción militar para rescatar la libertad y desalojar la ocupación cubana, los carteles de las drogas y otros grupos altamente peligrosos, que operan bajo la protección del régimen, desató una reacción de rechazo. Antonio Sánchez, filósofo chileno-venezolano, dijo algo muy cierto: “Cuba sí puede y tiene derecho de oprimir a Venezuela, pero a los yanquis les está vedado el derecho de asistir a su liberación”.

“Cuba sí, yanquis no”, está implícito en la censura a Trump, pero creo muchas de ellas obedecen más a estar en contra del presidente norteamericano que por el contenido de su declaración, o por falta de interés real a la suerte de mi país.

Algunos destacan que Trump, al mencionar la opción militar, fortalece al régimen de Maduro. Los mismos argumentaban antes que aplicar sanciones tendría el mismo efecto. Ambos argumentos son absolutamente falsos, como lo reflejan las encuestas. Los venezolanos, no necesariamente todos sus políticos, apoyarían cualquier medida que nos permita ser libres de nuevo, ante la inminente perpetuación de una narco tiranía militarizada que no dejará el poder ni normal, ni pacíficamente, y menos aún con elecciones.

Solo ingenuos pueden imaginar que los jerarcas civiles y militares culpables de crímenes de lesa humanidad se marcharán gracias a elecciones, y que los sesenta mil ocupantes cubanos en el país están de adorno, y mucho menos los narcotraficantes y los asociados a causas terroristas.

He participado en discusiones en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en representación de mi país sobre la tragedia en la Antigua Yugoslavia, donde prevaleció la espera, las negociaciones, y la asistencia humanitaria. Al final, esa tragedia tuvo una salida militar, tras haberle costado la vida a más de 200 mil bosniacos, la violación de 20 mil de sus mujeres y la erradicación de sus hogares a más de un millón de personas.

Admito que mi apreciación sobre la desgracia de mi país y de nuestra gente la hago más como un ciudadano, que le duele ver sufrir a su gente, que como un diplomático que ha visto en primera fila cómo han sufrido otros pueblos por la desidia, la indiferencia y la complicidad de otros.

Entiendo que a muchos no les agrade Trump, pero como venezolano valoro su solidaridad al demostrar tener un sentido real de la urgencia de atender nuestra desgracia. Replicar a Cuba con petróleo y narcos sería una tragedia para todos, incluyendo a los que hoy por adversar al presidente de los Estados Unidos marginan el hecho de que lo que está en juego no es Trump, sino Venezuela. Esto se traduce en: Para ocupantes tenemos a Cuba.

 

A %d blogueros les gusta esto: