elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: USA

“La paciencia de la región con Venezuela tiene un límite” por Jan Martínez Ahrens – El Pais – 17 de Octubre 2017

1508165227_294335_1508166021_noticia_normal_recorte1.jpg
Uno de los cerebros de la diplomacia estadounidense analiza para EL PAÍS la situación en Venezuela, Cuba y México : Thomas Shannon, subsecretario de Estado para Asuntos Políticos,
Thomas Shannon es el gran referente de Latinoamérica dentro del Departamento de Estado. Diplomático de carrera, embajador, subsecretario con George W. Bush, Barack Obama y Donald Trump, su visión destila años de conocimiento directo del hemisferio. Con ese bagaje, habla con prudencia, pero sin titubeos sobre Venezuela, Cuba, el muro de México, los dreamers y el propio Trump. Es miércoles en Nueva York y Shannon acaba de participar en el Foro de Economía Global, organizado por la Cámara de Comercio España-EE UU y EL PAÍS.

Pregunta. El presidente Trump quiere construir un muro fronterizo con México y que lo paguen los mexicanos. En amplios sectores de México esto se percibe como una agresión.

Respuesta. El presidente no lo entiende como un acto de agresión sino como una manera de asegurar al pueblo americano que, después de décadas de inmigración ilegal, tenemos la capacidad de saber quién está entrando en los EE UU y por qué. No es un rechazo al migrante, sino que queremos tener capacidad de asegurar nuestras fronteras y que la migración sea ordenada, segura y predecible. Entiendo las sensibilidades y las respeto. El asunto, de hecho, tiene su controversia en el Congreso de EE UU.

P. Al Congreso le ha pedido el presidente que financie el muro con México a cambio de regularizar a los dreamers.

R. Hasta cierto punto todos somos dreamers. El propio presidente Trump ha mostrado su cariño y respeto hacia ellos. Pero insisto, necesitamos políticas sostenibles. Si no hay apoyo del Congreso, si estamos gobernando por decreto, todo lo que hace un Ejecutivo puede ser derribado por el próximo. Nuestro sistema empuja al acuerdo en las políticas más importantes. Si queremos tener una estrategia de migración, en este caso para los dreamers, es el Congreso el que debe buscar un pacto. El presidente está en el lugar correcto: está forzando al Congreso a tomar las medidas necesarias.

P. ¿Y en el caso del Tratado de Libre Comercio de América del Norte? ¿Qué pasa si fracasa la negociación?

R. Después de décadas de Tratado se han formado unas impresionantes cadenas de valor que realmente conectan los mercados de Norteamérica. Deshacerlas sería obra de Hércules. Por eso los tres países tienen buenas razones para acercarse en la renegociación, y hacerlo con mucha seriedad y con el propósito de tener éxito.

P. Venezuela es el punto más caliente de Latinoamérica. ¿Después de las sanciones, cuál es el siguiente paso de EE UU?

R. Habrá que esperar a ver qué pasa con las elecciones regionales. Pueden representar otro empujón para sentar al Gobierno en la mesa y que busque con la oposición una salida pacífica y democrática a la crisis. Nuestra política y nuestras sanciones tratan de forzar un acuerdo. Dicho metafóricamente: cuando uno está fundiendo acero, necesita mucho calor en el crisol. Pero al final del día son los venezolanos quienes tienen que encontrar una solución. Fue el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero quien dijo que el problema de Venezuela es de convivencia. Y el mismo presidente de la Asamblea, Julio Borges, afirmó una vez que los venezolanos son los que deben decidir si quieren reconciliarse o pelear.

P. ¿Cómo ven la situación de España y lo que está ocurriendo con Cataluña?

R. España es un gran aliado y amigo, un país con quien hemos establecido una relación de beneficio mutuo y nuestro interés es profundizarla, estrecharla. No es mi propósito entrar en temas internos. Pero España unida es más fuerte que una España desunida. Eso no quiere decir que no respetemos la diversidad política, lingüística e histórica. Al norte, nosotros tenemos a Quebec con las mismas ganas y la misma trayectoria. Pero Quebec es más fuerte dentro de Canadá. Y desde nuestro punto de vista, Cataluña también lo es.

P. Pero el presidente de EE UU ha llegado a apelar a la opción militar.

R. El presidente mantuvo una serie de reuniones y llamadas telefónicas con todos los líderes del hemisferio y estos le comunicaron la importancia de la no intervención. Pero lo que el presidente está expresando es que la paciencia de la región tiene un límite. No se trata de una amenaza, sino de decir que Venezuela es un país demasiado importante para dejarlo a la deriva por años. Mire, el pueblo venezolano ha mostrado una resiliencia y una fuerza para superar la adversidad impresionantes, y eso ha permitido al país atravesar momentos de escasez que hubieran causado explosiones en otros lugares. Pero sería un error pensar que la paciencia y capacidad del pueblo venezolano representan la apatía. No es así. Es un país que requiere una solución a su crisis política.

P. ¿Hay peligro de golpe interno por parte de los militares?

R. Desde 1958, las fuerzas armadas venezolanas no se han metido en política doméstica. Y es muy importante que, con todos los problemas que les aquejan, incluidas las acusaciones de corrupción, mantengan una posición institucional y constitucional.

P. Cuba se ha vuelto otro foco de crisis. ¿Por qué han expulsado a diplomáticos cubanos por los ataques sónicos si no saben si fueron ellos los culpables?

R. Tuvimos que expulsar a diplomáticos cubanos para subrayar la importancia del problema. Hemos sufrido unos 50 ataques contra 21 cargos de nuestra embajada. Todo ello ha ocurrido en un país que controla el movimiento de nuestros diplomáticos. Es cierto que no hemos identificado al culpable, pero Cuba es el responsable del bienestar y la seguridad de los diplomáticos. En un Estado como el cubano y con unos servicios de seguridad como los que tiene y que controlan a nuestros cargos, ellos deben saber lo que está pasando. Es difícil que no lo sepan.

P. ¿Y quién podría ser?

R. No lo sabemos.

P. En febrero, Raúl Castro se retira. ¿Temen algún cambio en la relación con EE UU?

R. Si uno lee el último discurso del vicepresidente, Miguel Díaz-Canel, fue de tono fidelista e indica que dentro del partido comunista hay tendencias. Cualquier persona que quiera sustituir a los Castro tendrá que sustituir a los Castro, es decir, a los dos. Pero este es un tema cubano, no tenemos mayor influencia.

 

Declaracion del Departamento de Estado USA – 16 de Octubre 2017

Seal_of_the_United_States_Department_of_State-01-350x350.png

Declaración de la vocera Heather Nauert

Elección de gobernadores en Venezuela

Estados Unidos reconoce la valentía, la determinación y la voluntad del pueblo venezolano, que intentó ejercer su derecho constitucional de voto en la elección de gobernadores del 15 de octubre.

Condenamos la ausencia de elecciones libres y justas ayer en Venezuela. La voz del pueblo venezolano no fue escuchada. Lamentablemente, se confirmaron los temores que expresamos previamente: ausencia de observadores internacionales creíbles e independientes; falta de auditoría técnica a la tabulación del Consejo Nacional Electoral (CNE); cambios de último momento en las sedes de los centros de votación sin aviso público; manipulación del diseño de las boletas; y disponibilidad limitada de máquinas de votación en los barrios donde hay mayoría opositora.

Mientras el régimen de Maduro siga actuando como una dictadura autoritaria, trabajaremos con miembros de la comunidad internacional y haremos sentir de lleno el peso del poder económico y diplomático estadounidense en apoyo al pueblo venezolano, que intenta restablecer la democracia. Seguimos exhortando al régimen a que atienda las necesidades humanitarias de su población, respete la Constitución y la Asamblea Nacional, permita que haya un proceso democrático genuino y libere a todos los presos políticos.

EE UU cree que no habrá solución para Venezuela mientras haya narcotráfico – El Nacional – 12 de Septiembre 2017

El secretario adjunto de Estado de EE UU para Seguridad y Lucha Antinarcóticos y ex embajador en Venezuela, William Brownfield, considera que el gobierno de Nicolás Maduro supone un “problema gigantesco” para la seguridad de la región

1505240254701.jpgEstados Unidos cree que no habrá una solución democrática para la crisis política y económica de Venezuela, mientras el narcotráfico siga penetrando por “completo” cada uno de los estamentos de poder del país, incluido el propio gobierno de Nicolás Maduro.

El secretario adjunto de Estado de EE UU para Seguridad y Lucha Antinarcóticos, William Brownfield, formuló esa consideración durante una audiencia sobre Colombia en una comisión del Senado dedicada a supervisar los programas contra el narcotráfico que el gobierno estadounidense tiene en otros países.

Brownfield, embajador en Venezuela entre 2004 y 2007, afirmó que Venezuela supone un “problema gigantesco” para la seguridad de la región.

“La primera vez que me impliqué en Venezuela fue en 2004 cuando llegué como embajador de Estados Unidos. En ese momento, hubiera dicho que el narcotráfico estaba empezando a penetrar en altos niveles del gobierno de Venezuela, en las instituciones de seguridad, de cuerpos policiales y de Justicia”, dijo.

“Ahora -añadió- han pasado 13 años y diré que el narcotráfico ha penetrado completamente cada institución de seguridad, cada cuerpo policial y cada institución judicial de la República Bolivariana de Venezuela”, agregó,

El diplomático considera que la presencia del narcotráfico se hace presente en el aumento de las tasas de homicidio, que actualmente se sitúa en 91,8 muertes por cada 100.000 habitantes, según un informe publicado en diciembre pasado por la ONG Observatorio Venezolano de Violencia (OVV).

“No habrá una solución a largo plazo democrática, próspera y segura en Venezuela hasta que se solucione la presencia de las organizaciones del narcotráfico”, consideró Brownfield.

En febrero, el gobierno del presidente de EE UU, Donald Trump, impuso sanciones por sus vínculos con el tráfico de drogas al vicepresidente de Venezuela, Tareck El Aissami, el cargo más alto del gobierno venezolano sancionado hasta ahora por el Ejecutivo estadounidense.

El mes pasado, Trump sorprendió al asegurar que no descartaba una opción militar para Venezuela, una idea que despertó el rechazo de Caracas y de todo el continente.

 

Para un problema global una solución global por Luis Manuel Aguana – TIC’s y Derechos Humanos – 22 de Agosto 2017

thumbnailluismanuelaguanaTal vez no se imaginó Moisés Naim al publicar su libro “Ilícito” en el 2005, al plantearse la lucha desigual de los gobiernos en contra de las redes delictivas globales, que estas podrían ser… ¡el mismo gobierno! El narcotráfico, el terrorismo, el blanqueo de capitales, y muchas cosas ilícitas planteadas en ese libro pero ahora gobernando un país. Eso cambia completamente la perspectiva de cómo el mundo puede combatir eso. Creo que Naim debería considerar publicar una versión actualizada de ese fascinante libro bajo la luz de la actual realidad venezolana.

Hace más de un año, en una entrevista realizada por Naim a la llamada “Fiscal de Hierro” norteamericana, Bonnie Klapper, la ex funcionaria daba como anécdota una entrevista con un narcotraficante colombiano: “BK:…le pregunté cómo llevaba las drogas del puerto a Caracas, o de Caracas al lugar adonde lo transportarían a otros países, y a quién tenían que pagarle. El traficante me miró y me dijo: doctora no entiendo la pregunta. Le dije, usted tuvo que pagarle a la policía para que no le decomisaran la mercancía, y el me respondió: no doctora, usted no entiende. Nosotros le pagábamos a la policía y ellos transportaban la droga. Cuando teníamos envíos grandes les avisábamos a la policía antinarcóticos del puerto para que ellos pudieran sacar la mercancía del puerto en los carros de la policía. NM: Lo que usted nos está diciendo es que en Venezuela las Fuerzas Armadas, la Guardia Nacional, la policía y el sistema de la policía política, etc., no están controlados por los narcotraficantes, ¡ellos son los narcotraficantes! BK: Son los narcotraficantes. He oído decir que Venezuela es un narco Estado. Hay mucha gente maravillosa en Venezuela, la gran mayoría, pero si uno mira el sistema policial, el Ejercito, sin ellos el negocio no existiría. Ellos aceptan sobornos y transportan la droga…” (ver Entrevista de Moisés Naim con Bonnie Klapper, https://youtu.be/Kd0PYJepM2c – Caso de Venezuela min 18:05). Y de acuerdo a lo que está saliendo a la luz pública han hecho algo más que eso Leer más de esta entrada

Comunicado de prensa del Departamento de Estado USA – 18 de Agosto 2017

Seal_of_the_United_States_Department_of_State-01-1-350x350.png

Press Statement
Heather Nauert
Department Spokesperson
Washington, DC
August 18, 2017

The United States strongly condemns the assumption of legislative powers by the illegitimate Constituent Assembly. This power grab is designed to supplant the democratically-elected National Assembly with an authoritarian committee operating above the law. In our view, the democratically-elected National Assembly is the only legitimate legislative body.

We join Venezuela’s neighbors in condemning the illegitimate Constituent Assembly and its authoritarian directives. As long as the Maduro regime continues to conduct itself as an authoritarian dictatorship, we are prepared to bring the full weight of American economic and diplomatic power to bear in support of the Venezuelan people as they seek to restore their democracy.

 

 

La falacia de una intervención de EE UU en Venezuela por Andrés Oppenheimer – El Nacional – 21 de Agosto 2017

unknownEn artículo publicado en El Comercio, el periodista argentino señala que no está de acuerdo con una intervención militar en Venezuela por parte de Estados Unidos

Si uno habla con presidentes y altos funcionarios latinoamericanos es difícil no concluir que la reciente declaración del presidente Trump de que no descarta una intervención militar estadounidense en Venezuela fue una estupidez monumental.

El comentario de Trump ha sido un regalo propagandístico para el gobernante venezolano Nicolás Maduro: le ha permitido cambiar el eje de la conversación en América Latina de la ruptura del orden democrático en Venezuela hacia la posibilidad de una intervención militar estadounidense en su país.

Y Maduro está aprovechando esto al máximo: ahora hace sus discursos públicos frente a una enorme pancarta que dice: “¡Fuera Trump de América Latina!”. Leer más de esta entrada

“En Venezuela: Cuba sí, Trump no” por Diego Arria – La Patilla – 20 de Agosto 2017

thumbnaildiegoarria.jpgCuba tiene hoy en Venezuela sesenta mil efectivos, algunos de ellos médicos y entrenadores deportivos, pero todos agentes de inteligencia y seguridad

Durante los diez años de la guerra de independencia en Venezuela, unos 22 mil soldados españoles llegaron para combatir al ejercito libertador de Simón Bolívar. Doscientos años más tarde, Cuba tiene hoy en Venezuela sesenta mil efectivos, algunos de ellos médicos y entrenadores deportivos, pero todos agentes de inteligencia y seguridad.

Contingente complementado por oficiales militares que dirigen la represión y tortura de disidentes, y que tutelan la fuerza armada venezolana al igual que los servicios policiales, de identificación, de inteligencia y de registros. En suma: Cuba hoy es el equivalente a la “Potencia Ocupante” de Venezuela

Semejante realidad representa la mayor ocupación extranjera en toda nuestra historia, convirtiendo a Venezuela en su colonia, a la que le exprime diariamente 100 mil barriles de petróleo. Sin duda, la más exitosa iniciativa del llamado ”internacionalismo cubano”, lograda sin disparar un solo tiro, gracias a Hugo Chávez, que les entregó nuestro país, en el mayor acto de traición a la patria.

La ocupación cubana no ha generado mayores protestas, ni siquiera del vecino del norte que, por más de medio siglo, los ha mantenido inquietos. Del mismo modo, tampoco los asentamientos de narco guerrilleros de las FARC y del ELN en puntos estratégicos de nuestra frontera con Colombia que, gracias a una asociación perversa y criminal con jerarcas civiles y militares de la narco tiranía venezolana iniciada al llegar Hugo Chávez a la presidencia, han venido convirtiendo al país en el sitio de paso más importante para el tráfico de drogas; al punto de ser calificada Venezuela como “la mayor autopista de la droga del planeta”. Y la más segura, gracias a la protección militar y policial.

El próximo capítulo de esta desgracia será que con las FARC legitimadas y empoderadas como el partido político con más recursos del continente, unidas a sus pares venezolanos, pueden darle paso a la recreación de la Gran Colombia, pero del Narcotráfico. El tráfico de armas, sumado al lavado de dinero, a las prácticas corruptas y al terrorismo, se han convertido en amenazas reales para todo el continente, no solo para Estados Unidos.

En medio de esta trágica situación, surge la inesperada declaración del Presidente Donald Trump de que todas las opciones en el caso de Venezuela estaban abiertas, y que podía “incluir acciones militares, porque en Venezuela su gente sufría y moría”. Trump no venía de jugar golf, sino de una reunión con su Consejo Nacional de Seguridad donde, evidentemente, ni siquiera el caso de Corea del Norte logró evitar discutir la situación venezolana.

Esta declaración sigue a la del Director de la CIA, que denunció la presencia en Venezuela de grupos asociados al terrorismo, que representa un peligro para la seguridad de los Estados Unidos. De hecho, la reciente visita del Vicepresidente Mike Pence a la Argentina, Chile, Colombia y Perú, estuvo centrada en el peligro que representa el gobierno chavista para toda la región. Pence intentó auscultar la disposición de estos gobiernos a acompañar a Estados Unidos en acciones dirigidas a sancionar con mayor contundencia al régimen de Caracas, sin que se excluyan acciones de carácter militar, que no significan obligatoriamente invasiones ni bombardeos. El nivel de precisión alcanzado por la tecnología militar y los recursos cibernéticos bélicos no requieren movilización de tropas para neutralizar fuerzas adversas.

Nunca antes un presidente norteamericano se había pronunciado de manera tan categórica. Ni George W. Bush, ni Bill Clinton, ni Barack Obama. Pero el hecho de levantar la opción militar para rescatar la libertad y desalojar la ocupación cubana, los carteles de las drogas y otros grupos altamente peligrosos, que operan bajo la protección del régimen, desató una reacción de rechazo. Antonio Sánchez, filósofo chileno-venezolano, dijo algo muy cierto: “Cuba sí puede y tiene derecho de oprimir a Venezuela, pero a los yanquis les está vedado el derecho de asistir a su liberación”.

“Cuba sí, yanquis no”, está implícito en la censura a Trump, pero creo muchas de ellas obedecen más a estar en contra del presidente norteamericano que por el contenido de su declaración, o por falta de interés real a la suerte de mi país.

Algunos destacan que Trump, al mencionar la opción militar, fortalece al régimen de Maduro. Los mismos argumentaban antes que aplicar sanciones tendría el mismo efecto. Ambos argumentos son absolutamente falsos, como lo reflejan las encuestas. Los venezolanos, no necesariamente todos sus políticos, apoyarían cualquier medida que nos permita ser libres de nuevo, ante la inminente perpetuación de una narco tiranía militarizada que no dejará el poder ni normal, ni pacíficamente, y menos aún con elecciones.

Solo ingenuos pueden imaginar que los jerarcas civiles y militares culpables de crímenes de lesa humanidad se marcharán gracias a elecciones, y que los sesenta mil ocupantes cubanos en el país están de adorno, y mucho menos los narcotraficantes y los asociados a causas terroristas.

He participado en discusiones en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en representación de mi país sobre la tragedia en la Antigua Yugoslavia, donde prevaleció la espera, las negociaciones, y la asistencia humanitaria. Al final, esa tragedia tuvo una salida militar, tras haberle costado la vida a más de 200 mil bosniacos, la violación de 20 mil de sus mujeres y la erradicación de sus hogares a más de un millón de personas.

Admito que mi apreciación sobre la desgracia de mi país y de nuestra gente la hago más como un ciudadano, que le duele ver sufrir a su gente, que como un diplomático que ha visto en primera fila cómo han sufrido otros pueblos por la desidia, la indiferencia y la complicidad de otros.

Entiendo que a muchos no les agrade Trump, pero como venezolano valoro su solidaridad al demostrar tener un sentido real de la urgencia de atender nuestra desgracia. Replicar a Cuba con petróleo y narcos sería una tragedia para todos, incluyendo a los que hoy por adversar al presidente de los Estados Unidos marginan el hecho de que lo que está en juego no es Trump, sino Venezuela. Esto se traduce en: Para ocupantes tenemos a Cuba.

 

Los brazos abiertos de Mike Pence por Rafael Poleo – Revista Zeta – 18 de Agosto 2017

Rqcp1o1e_400x400Cerrada la solución política a lo que objetivamente se presenta como un colapso general de la nación, Venezuela tiene hoy planteada la posibilidad real de una intervención externa que reestablecería en ese país el modelo de vida occidental. Lo único que podría evitar el trauma de una intervención sería un significativo cambio de actitud por parte del régimen castro-madurista. Ese cambio tendría que facilitar la atención urgente a las penurias que sufre la población y propiciar la normalización de la política hasta la realización de elecciones propiamente tales. Si este cambio por vía política no se produce, la intervención será, lamentablemente, inevitable, como lo son las intervenciones quirúrgicas cuando la medicina ha fracasado. La intervención pudiera no ser directamente militar, pero por lo menos estará respaldada y garantizado su éxito por el poderío de la primera potencia militar del planeta, quizás con presencia simbólica de otras naciones interesadas en participar del auge que, con efecto activador sobre todo la región, se producirá en Venezuela en cuanto este país tenga un gobierno legítimo y estable.

El modesto nivel intelectual de nuestros esperpénticos mandatarios -gobernantes no puede llamárseles-, es la principal dificultad para que el caso se resuelva por la vía política. Pero ese nivel corresponde al de la población en general, instruida, para su más fácil explotación, en beisbol y otras disciplinas viles y envilecedoras, lejos de la Moral y Cívica donde generaciones anteriores aprendimos cómo funciona una nación, de la Geopolítica que hoy ni los generales conocen, de la Economía que en esa ignorancia es manejada por sujetos rapaces y de la Historia donde son normales las intervenciones como la que hoy lamentablemente se nos plantea. Sólo en una sociedad así de obtusa puede prosperar, como ha prosperado, la campaña del G2 cubano para promover la abstención electoral, independientemente de que en el campo democrático repugnen las aberradas aspiraciones de dirigentes de medio pelo que no resisten un examen más allá de la epidermis, como son los que en el momento crítico y aprovechando la ola abstencionista se han salido de la Unidad porque ésta no es propicia a sus infundamentadas pretensiones. Si la intervención extranjera se produce, se deberá la ignorancia oceánica de los mandatarios, la ambición desproporcionada de caciques sin indios en la aporreada MUD, y la ausencia de información y criterio político en una población estupidizada por la cerveza y el deporte profesional, que en el mundo de hoy son el opio del pueblo.

Cumplido este sincero desahogo con el cual espero espantar a tantos lectores extraviados en un texto que no está escrito para ellos, veamos lo de la invasión que no deja dormir a Padrino & Co.

En su momento dije que el movimiento -tan equivocado como ingenuo y generoso-, que emergió el 4 de febrero de 1992, se perdió el día que la carencia paterna de Hugo Chávez la llenó Fidel Castro. Esta pérdida quedó confirmada cuando el chavismo pactó con los dos únicos enemigos reales de la Civilización Occidental, aquellos que pueden destruirla y con los cuales, por tanto, la tolerancia no es posible: el fundamentalismo islámico y el narcotráfico. Por añadidura, pretendió extender su dislate por todo el subcontinente. Momento llegaría en que para los factores reales de poder en esta parte del mundo se hiciera necesario aplastar, por cualquier medio, el movimiento que de otro modo hubieran tolerado. Y estamos hablando de política real, de relaciones de poder, de lo que ha movido, mueve y seguirá moviendo la Historia.

Por supuesto, en el Caso Venezuela el rol fundamental corresponde a Estados Unidos, porque estamos en su falda y no podemos mudarnos para el Mar Negro. Este país donde hoy vivo en asilo político, venía reposando como el gigante dormido de que habló el almirante Yamamoto después de Pearl Harbor, operación que él mismo diseñó y ejecutó. A los oficiales que celebraban el éxito de la batalla les enfrió con la reflexión de que ella había despertado un gigante dormido cuya terrible cólera se conocería en los años siguientes. Ese día de Pearl Harbor el eje perdió la guerra. Churchill, en sus Memorias, lo expresa así: “Esa noche dormí el sueño de los salvados”.

De la somnolencia, a Estados Unidos le despertó el fenómeno Trump, proyecto cuidadosamente elaborado en los cenáculos donde se decide el rumbo de esta gigantesca maquinaria. El caso es que mientras Tillerson teje, Trump muestra el garrote. Después viene Pence con un bálsamo que en el fondo dice: “Ya oíste al jefe. Mejor para tí será que nos pongamos de acuerdo antes de que se le vayan los tapones”. Teatro del más alto nivel. La política en los tiempos del internet.

Pero en el complejo equilibrio de poderes que mueve la maquinaria imperial hay quienes detestan las artes escénicas. Los ejemplos de Grenada, donde los cubanos demostraron su capacidad para evacuar territorios con la velocidad del rayo, y Panamá, cuya analogía con Venezuela escalofría, van ganando terreno en las alturas a medida que los resultados del procedimiento diplomático se disuelven en la primitividad del interlocutor chavista. Como si el cardenal Urosa tratara de convencer a Maduro hablándole en latín.

Pero no es totalmente imposible que estos sociópatas que nos gobiernan entren en razón. El Comando Sur deja filtrar aquello de que a las seis horas de haber recibido un tuit de Trump el alto gobierno venezolano estará alojado en un portaaviones americano. Maduro, Cabello, Al Aissami, Aristóbulo y Padrino saben que esto es así y suponen lo que significaría para ellos. América Latina y Europa lo aplaudiría y luego se lanzarían a echar a los chinos de Guayana y comerse la ración que Exxon-Mobil les deje de la madre de todo este zaperoco, que es el bolsón energético hallado en las bocas del Orinoco, lo máximo en macro-negocios que hoy se presenta en la paralizada economía global.

Cada noche, Mike Pence llama a Trump para contarle cómo va la vaina, y los dos se ríen. El que sigue con cara de palo es el Pentágono, que necesita calentar los músculos. Al oído, el espíritu de mi abuela barloventeña me susurra: “Donde ronca tigre no hay burro con reumatismo”.

 

Poderoso legislador venezolano puede haber mandado a matar a senador Marco Rubio por Patricia Mazzei – El Nuevo Herald – 13 de Agosto 2017

RubioCabello.jpegUno de los líderes gubernamentales más poderosos de Venezuela puede haber ordenado la muerte del senador floridano Marco Rubio, un ferviente crítico del gobierno de ese país sudamericano, según información de inteligencia obtenida por Estados Unidos el mes pasado.

Aunque las autoridades federales no estaban seguras en ese momento si la amenaza no verificada era real, se tomaron la situación con la suficiente seriedad como para ordenar que Rubio fuera protegido por un equipo de seguridad durante varias semanas tanto en Washington como Miami.

Detrás de la posible amenaza está Diosdado Cabello, el influyente ex jefe militar y legislador del partido de gobierno que ha tenido roces públicos con Rubio.

En una audiencia en el Senado el 19 de julio, el mismo día que fue observado por primera vez con más medidas de seguridad a su alrededor, Rubio repitió que Cabello —quien desde hace tiempo las autoridades federales estadounidenses sospechan que está involucrado en el narcotráfico— es “el Pablo Escobar de Venezuela”. Una semana más tarde, en Twitter, Cabello se refirió al senador como “Narco Rubio”.

La amenaza de muerte se describe en un memorando enviado a varias agencias policiales el mes pasado por el Departamento de Seguridad Nacional. El Miami Herald tuvo acceso al memorando, dirigido a las agencias policiales, identificado como sensible pero no clasificado.

El memorando reveló una “orden para asesinar al senador Rubio”, aunque también advirtió que “hasta el momento no se ha obtenido información específica sobre un plan para asesinar al senador Rubio” y que Estados Unidos no había podido verificar la amenaza. El documento también menciona que Cabello ha criticado abiertamente a Rubio en medios de prensa venezolanos, una señal de que las autoridades federales conocen bien las fanfarronadas políticas que complican la situación.

Según el memorando, Cabello habría llegado tan lejos como contactar “a mexicanos no identificados” en relación con su plan de matar a Rubio.

Marco Rubio le tiene un mensaje a Maduro: “El camino actual no terminará bien para usted”

El senador de la Florida, Marco Rubio, se dirigió al pueblo venezolano en un video que fue emitido por el canal Globovisión en el que critica al gobierno de Nicolás Maduro.

La embajada venezolana en Washington declinó comentar sobre la situación el sábado. El Ministerio de Comunicaciones e Información de Venezuela dijo el domingo que no podía responder a preguntas de los medios hasta el lunes. Varios mensajes enviados a algunas delas direcciones de correo electrónico de Cabello no fueron contestados de inmediato.

Por su parte, a través de un portavoz, Rubio declinó hablar del asunto. El despacho de Rubio había enviado previamente las preguntas de reporteros sobre su seguridad a la Policía del Congreso, que el sábado no respondió y que en el pasado ha declinado comentar sobre estos asuntos.

La Policía del Congreso “es responsable de la seguridad de los legisladores”, dijo David Lapan, portavoz de Seguridad Nacional, en un comunicado. “Sería indebido que el Departamento de Seguridad Nacional comente sobre la seriedad de la amenaza”.

Los legisladores están en un nivel de alerta elevado desde una agresión a tiros en Virginia el 14 de junio contra congresistas republicanos que jugaban béisbol. El coordinador de la mayoría en la Cámara de Representantes, Steve Scalise, representante de California, fue herido de gravedad. Scalise estaba protegido por agentes de la Policía del Congreso, quienes abatieron al agresor, solamente porque era miembro del liderazgo legislativo.

Los reporteros que cubren el Congreso notaron inicialmente hace un mes que Rubio estaba protegido por agentes. Cuando fue entrevistado la semana pasada por WFOR-CBS 4, aliado noticioso del Herald, su equipo de seguridad tenía al menos un agente de la Policía de Miami-Dade, que es una de las agencias policiales que se ha pedido proteja a Rubio.

Senador de la Florida Marco Rubio dice que “hemos perdido una democracia” sobre la votación de este domingo 30 de julio que podría cambiar dramáticamente la constitución de Venezuela.

Rubio, de 46 años, ha presionado por una respuesta robusta de Estados Unidos contra el gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro antes y después de las disputadas elecciones del 30 de julio, que eligieron una Asamblea Constituyente con poderes sobre todas las demás entidades del gobierno, incluida la Asamblea Nacional, controlada por la oposición. Rubio ha advertido públicamente a Maduro que se cuide de personas en su círculo íntimo que pudieran tratar de traicionarlo.

La Casa Blanca avanzaba en crear una coalición regional para presionar a Maduro, hasta que el presidente Donald Trump dijo el viernes que una “opción militar” era posible en Venezuela, a pesar del poco apoyo a tal intervención en Estados Unidos, la propia Venezuela y América Latina.

“No nos extrañan las amenazas del imperio, en la voz de jefe Trump”, escribió Cabello el sábado en Twitter. “Ante las desquiciadas amenazas imperiales cada quien q asuma su trinchera, en lo personal la mía será junto al Pueblo defendiendo la Patria!”

EEUU sanciona a 8 aliados del gobierno de Maduro, incluyendo el hermano de Chávez
Durante años, las autoridades estadounidenses han investigado a Cabello y a otros altos funcionarios del gobierno venezolano por sospechas de narcotráfico, alegación que Cabello ha negado con fuerza. Hace unos meses, Estados Unidos acusó al vicepresidente venezolano, Tareck El Aissami, de ser un capo del narcotráfico, y posteriormente reveló que tenía al menos $500 millones en fondos obtenidos ilícitamente acumulados en otros países.

Cabello, de 54 años, era un teniente del Ejército muy cercano al fallecido presidente Hugo Chávez, junto a quien participó en un fallido golpe de Estado en 1992. Antiguo vicepresidente y presidente del Parlamento, Cabello es ahora uno de los delegados a la nueva y poderosa Asamblea Constituyente y sigue ejerciendo una amplia influencia sobre el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela. Estados Unidos cree que Cabello controla todas las fuerzas de seguridad venezolanas.

Pero Cabello no es uno de los 30 funcionarios venezolanos, incluido el propio Maduro, a quien el gobierno de Trump impuso sanciones financieras recientemente por socavar la democracia, participar en actos de corrupción y reprimir la disidencia.

El senador republicano Marco Rubio dio un discurso en el Senado de EEUU exigiendo la aplicación de sanciones para los jueces del Tribunal Supremo de Venezuela que han apoyado el golpe de Estado perpetrado por el mandatario Nicolás Maduro. (En inglés)

Los reporteros del Miami Herald Charles Rabin y Jay Weaver contribuyeron a este reportaje. Los corresponsales de McClatchy, William Douglas y Franco Ordoñez contribuyeron desde Washington

 

MUD rechaza la intervención cubana y la amenaza militar de cualquier potencia extranjera – La Patilla – 13 de Agosto 2017

logo-comunicado-nuevo-600x310.jpegLa oposición venezolana reunida en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) rechazó hoy la amenaza militar del presidente estadounidense, Donald Trump, al país, así como la injerencia de Cuba que, asegura, el Gobierno de Nicolás Maduro ha permitido en las Fuerzas Armadas y en la política interna.

Trump señaló el viernes que su Administración no descarta la “opción militar” para resolver el “lío muy peligroso” que atraviesa Venezuela y recordó que su país tiene tropas por todo el mundo mientras que, agregó, “Venezuela no está muy lejos y la gente está sufriendo y está muriendo”.

Ante ello, la coalición de partidos que se oponen a la llamada revolución bolivariana emitió un comunicado en el que denuncia que la “dictadura de Nicolás Maduro ha llevado a Venezuela a una tragedia humanitaria sin precedentes. Ahora se suma a la crisis la amenaza del uso de la fuerza por parte de una potencia extranjera”.

“La cúpula que tiene el poder en el país está sufriendo el repudio internacional y nos está aislando del resto del mundo, especialmente de países hermanos y vecinos que han sido nuestros aliados históricos”, asegura la MUD que repudia “el uso de la fuerza, o la amenaza de aplicar la misma, por parte de cualquier país en Venezuela”.

En ese sentido, el antichavismo recrimina además “la presencia e injerencia en los asuntos internos de nuestro país y, muy especialmente, de nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana, de personal civil y militar extranjero”.

“Venezuela tiene años intervenida militar y políticamente por Cuba no solo afectando nuestra soberanía e independencia, sino también constituyendo una de las principales causas de la violencia y la represión por parte del Gobierno”, prosigue el texto.

Los opositores acusan igualmente al Gobierno por “el remate de los activos y las facturas petroleras” y por manejar “doble moral en materia de relaciones internacionales” que “desangra el país con políticas entreguistas”.

“Es el empeño autoritario de Nicolás Maduro y su cúpula (…) lo que ha traído el aislamiento y las amenazas externas a nuestro país. Por ello exigimos a la dictadura de Nicolás Maduro cesar en su empeño para detener la destrucción de Venezuela”, agrega la nota.

La MUD cree que mediante la “realización de elecciones libres en todos los niveles” el país caribeño podrá salir de la crisis, “volver al orden constitucional y a las mejores relaciones con la comunidad internacional”.

El chavismo gobernante se atrincheró este sábado para enfrentar la que consideran una “temeraria amenaza” de Trump, y criticó a la oposición por su “silencio cómplice” durante el día sábado, reseñó Efe.

La soberanía es indivisible

La MUD rechaza la intervención cubana, la amenaza militar de cualquier potencia extranjera y responsabiliza a la dictadura de Maduro por convertir al país en una amenaza regional.

La dictadura de Nicolás Maduro ha llevado a Venezuela a una tragedia humanitaria sin precedentes. Ahora se suma a la crisis la amenaza del uso de la fuerza por parte de una potencia extranjera. La cúpula que tiene el poder en el país está sufriendo el repudio internacional y nos está aislando del resto del mundo, especialmente de países hermanos y vecinos que han sido nuestros aliados históricos.

La Mesa de la Unidad Democrática rechaza el uso de la fuerza, o la amenaza de aplicar la misma, por parte de cualquier país en Venezuela, de conformidad con lo establecido en la Carta de las Naciones Unidas. En este mismo sentido, rechazamos la presencia e injerencia en los asuntos internos de nuestro país y, muy especialmente, de nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana, de personal civil y militar extranjero. Venezuela tiene años intervenida militar y políticamente por Cuba no solo afectando nuestra soberanía e independencia, sino también constituyendo una de las principales causas de la violencia y la represión por parte del Gobierno .

También, hablando de soberanía e independencia, rechazamos el entreguismo de nuestros activos en las horas más difíciles de los venezolanos. El remate de los activos y las facturas petroleras es sólo una muestra de cómo esta dictadura ha permitido que otros países se beneficien en perjuicio de los venezolanos. No puede haber doble moral en materia de relaciones internacionales. No se puede condenar una amenaza, mientras por otro lado se desangra el país con políticas entreguistas y se abandona el territorio en las fronteras o espacios en reclamos históricos como el Esequibo.

Es el empeño autoritario de Nicolás Maduro y su cúpula, expresado en la eliminación del referéndum revocatorio, el encarcelamiento e inhabilitación de miles de presos políticos, el asesinato de cientos de venezolanos bajo la más cruel represión y la instalación de la asamblea nacional constituyente fraudulenta y antidemocrática; es lo que ha traído el aislamiento y las amenazas externas a nuestro país. Por ello exigimos a la dictadura de Nicolás Maduro cesar en su empeño para detener la destrucción de Venezuela.

El único camino a la paz es la restitución de la democracia. Los venezolanos exigimos la realización de elecciones libres en todos los niveles para que podamos volver el orden constitucional y a las mejores relaciones con la comunidad internacional. De esta forma garantizaremos la soberanía y lograremos la solución de los problemas que hacen sufrir a millones de venezolanos todos los días.

 

A %d blogueros les gusta esto: