elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: USA

Cuba, Venezuela o el paradigma del doble rasero de EE. UU. por Julio A. Fariñas – La Voz de Galicia – 17 de Junio 2017

Cuba y Venezuela viven momentos decisivos para su futuro. Los gobiernos de ambos países se ven afectados muy de cerca por los efectos de la llegada del huracán Trump a la Casa Blanca pero no se los mide por el mismo rasero.

El pasado viernes entraba en Miami el huracán a cosechar los aplausos de la vieja guardia del exilio cubano en Florida -las primeras filas estaban reservadas para los supervivientes del frustrado desembarco de Bahía Cochinos- a la que, en agradecimiento de su generosa contribución, tanto económica como en votos, a su coronación como emperador de la primera potencia mundial les alegró el oído recitando lo que ya todo el mundo sabía: se acabó la apertura hacia el régimen de La Habana, iniciada hace un año por Obama y que no había ido mucho más allá de flexibilizar el inútil embargo económico que pesaba sobre la isla desde hacía más de medio siglo. Cuba La democratización política de Cuba que demanda Trump como paso previo para la normalización plena de relaciones pasa por la legalización de los partidos políticos, la celebración de elecciones supervisadas, la liberación de los presos políticos y entregar a los fugitivos.

Raúl Castro que mantiene en pie su compromiso de celebrar elecciones municipales y parlamentarias para octubre, presidenciales para febrero del año que viene y de no presentarse a las mismas como candidato, no se dio por aludido e incluso, según algunos analistas como el historiador Rafael Rojas, le vino bien para calmar los ánimos del sector más conservador del Partido Comunista Cubano, receloso del aperturismo propiciado por la política de Obama. La segunda Cuba Mientras tanto, apenas se le han visto gestos determinantes que puedan contribuir a evitar que un inefable peón del régimen castrista convierta a Venezuela, un país con clara trayectoria democrática, en una segunda Cuba.

Frente a la brutal ofensiva del madurismo contra la inmensa mayoría de los ciudadanos venezolanos, que ya se ha cobrado 73 víctimas mortales, a las que que hay que sumar las del hambre, la falta de medicamentos y los linchamientos -cerca de un centenar de enero a mayo- cometidos por ciudadanos acosados hartos de la impunidad de la que gozan los delincuentes, el gobierno que preside Trump no ha ido más allá de lanzarle unas cuantas bravuconadas a los responsables de la barbarie y de ampliar la lista negra de los chavistas con cuentas pendientes con la justicia del Imperio. No ha molestado para nada a los familiares directos del muñidor de las desgracias que padece el país y que disfrutan en la misma península de Florida de la obscena riqueza que han acumulado a costa de la robolución bolivariana. Tampoco existe constancia de que haya ordenado devolverle la generosa aportación realizada a los faustos de su toma de posesión, cifrada en más de 500.000 dólares.

Y el embargo, ¿qué? Son muchos los que se preguntan por qué el gobierno norteamericano no decreta un embargo comercial internacional contra un país al que le compra diariamente 792.000 barriles de petróleo, que suponen el 41 % de las exportaciones de crudo venezolano y que es casi al único que vende a precio de mercado. Una medida de este tipo apenas afectaría a los intereses de la economía norteamericana, ya que no suponen más que el 8 % de sus importaciones totales de crudo en un momento en que la producción nacional casi cubre sus necesidades energéticas. Entre los expertos existe casi unanimidad en que una medida de ese tipo axfisiaría la maltrecha economía venezolana y tumbaría al régimen en cuestión de semanas.

El paradigma Lo que casi nadie acierta a comprender es el porqué del paradigma de ese doble rasero. Hay quien opina que una medida de ese tipo perjudicaría más a la población civil que al régimen, como ocurrió con Cuba. Otros, en cambio apuntan que la razón última puede esconderse tras los intereses de alguna multinacional del sector cuyos directivos o ex directivos forman parte del equipo del actual inquilino de la Casa Blanca. Si alguien no lo remedia, en cuestión de semanas Maduro y Cilia (su verdadero cerebro y esposa) sacarán adelante su Asamblea Nacional Inconstituyente, si hace falta nombran a Zapatero presidente honorario con sede en Los Roques….y luego a ver quién les tose.

Trump y su nueva política cubana por Carlos Alberto Montaner – Gentiuno – 17 de Junio 2017

Trump-Raúl-Castro-Obama.jpg

El presidente Donald Trump se propone modificar y endurecer la política de Barack Obama con relación a Cuba. Obama, que acertó en ciertos aspectos sociales de su política interna, erró totalmente en su estrategia cubana. Me parece, pues, razonable cambiarla. No todo lo que Trump hace es equivocado. A veces, entre twitters insomnes, acierta.

Si hay algo que el jefe de cualquier Estado debe tener muy claro, es precisar quiénes son los amigos y los enemigos de la nación a la que le toca proteger. Trump sabe o intuye que los Castro, desde hace décadas, intentan perjudicar a su país por cualquier medio. En 1957 Fidel Castro le escribió una carta a Celia Sánchez, entonces su amante y confidente, explicándole que la lucha contra Batista (la carta está firmada en Sierra Maestra) era sólo el prólogo de la batalla épica que libraría contra Washington durante toda su vida.

Fidel Castro, que fue un comunista convencido, cumplió esa promesa, luego reiterada docenas de veces oralmente y por la naturaleza de sus acciones. Por eso, cuando Fidel murió, Donald Trump, que había sido electo presidente pocas semanas antes, pero todavía no había tomado posesión, tras calificarlo como un “dictador brutal”, aseguró que: “A pesar de que las tragedias, muertes y dolor causados por Fidel Castro no pueden ser borradas, nuestro Gobierno hará todo lo posible para asegurar que el pueblo cubano pueda iniciar finalmente su camino hacia la prosperidad y libertad”.

En consecuencia, Trump, a los pocos meses de iniciar su andadura, ha retomado el propósito de cambiar el régimen cubano, irresponsablemente cancelado por Barack Obama en abril del 2015, como anunció el expresidente durante la Cumbre de Panamá, aunque, contradictoriamente, tuvo la solidaria cortesía de reunirse con disidentes cubanos que habían viajado desde la Isla, gesto simbólico que hay que agradecerle.

Trump contra tiranía cubana
¿Por qué Trump ha retomado la estrategia de “contener” a Cuba, como se decía en la jerga de la Guerra Fría? Porque Trump y sus asesores, guiados por la experiencia del senador Marco Rubio y del congresista Mario Díaz-Balart, verdaderos expertos en el tema, piensan que Raúl Castro no ha renunciado a la confrontación, lo que aconseja privarlo de fondos.

Muy en consonancia con la impronta que Fidel le dejó a su hermano y a su régimen, la revolución cubana continúa siendo enemiga de los ideales e intereses de Estados Unidos, como si la URSS continuara existiendo y el marxismo no se hubiera desacreditado totalmente hace ya más de un cuarto de siglo. Para Cuba la Guerra Fría no ha concluido. Para ellos, “la lucha sigue”.

Eso se demuestra en la alianza cubana con Corea del Norte, que incluye suministros clandestinos de equipos bélicos, prohibidos por Naciones Unidas, incluso mientras negociaba el “deshielo” con Washington. Es evidente en el respaldo a Siria, a Irán, a Bielorrusia, a la Rusia de Putin, y a cuanto dictador u “hombre fuerte” se enfrenta a las democracias occidentales. Se prueba en la permanente hostilidad contra el Estado de Israel, pero, sobre todo, queda clarísimo en la actuación de Raúl Castro en el caso venezolano.

Si Obama creía que la dictadura cubana, a cambio de buenas relaciones, ayudaría a Estados Unidos a moderar la conducta de la Venezuela de Chávez y Maduro, se equivocó de plano. La Cuba de Raúl Castro se dedica a echar gasolina al incendio que devora a ese país, con el objeto de no perder los subsidios que le genera la enorme colonia sudamericana.

Maduro-y-Ramiro-Valdes-5.jpg

Maduro y Ramiro Valdes
Los militares cubanos son el sostén esencial de la dictadura de Nicolás Maduro, personaje formado en la Escuela de Cuadros del Partido Comunista cubano llamada “Ñico López”. Le proporcionan inteligencia y adiestramiento a sus colegas venezolanos para que repriman cruelmente a los demócratas de la oposición. Los muy hábiles operadores políticos cubanos, formados en la tradición del KGB y la Stasi, asesoran a los chavistas y le dan forma y sentido a la alianza de los cinco gobiernos patológicamente “antiyanquis” de América Latina: la propia Cuba, Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Ecuador.

Tiene razón el presidente Trump cuando afirma que Barack Obama (pese a su hermoso discurso en defensa de la democracia pronunciado en La Habana) no debió haber entregado todas las fichas norteamericanas sin que Raúl Castro hiciera concesiones fundamentales en beneficio del pueblo cubano y de su derecho a la libertad y la democracia. Eso es lo que Trump ahora intenta corregir

 

 

Vicepresidente de EEUU insta a condenar al Gobierno Bolivariano por abuso de poder – La Patilla – 15 de Junio 2017

mikepence.jpgEl vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, instó hoy al resto de los países del continente a condenar “el abuso de poder” en Venezuela y a mostrar al Gobierno venezolano que la “libertad es el único camino verdadero para la prosperidad”.

“Todos debemos levantar nuestra voz para denunciar el abuso de poder en Venezuela y debemos hacerlo ahora”, dijo Pence durante la Conferencia sobre Seguridad y Prosperidad en Centroamérica que reúne hoy y mañana viernes en Miami a Gobiernos y empresarios de los países de la Alianza de la Prosperidad más México.

Pence puso a Venezuela como un mal ejemplo para la prosperidad en la región y criticó la violación de la democracia y la represión en ese país.

“Venezuela es víctima de un Gobierno autoritario, un Gobierno que está haciendo sufrir al pueblo venezolano”, lamentó Pence.

El vicepresidente urgió acabar con esa violencia y condenarla, al señalar que la “seguridad es el camino a la prosperidad”.

En ese sentido hizo un llamado a los presidentes del Triángulo Norte de Centroamérica a hacer “una alianza más fuerte para combatir a las pandillas y al narcotráfico”.

“(El presidente Donald) Trump quiere reforzar la frontera, pero recibiremos con las manos abiertas los inmigrantes legales y el comercio legal”, manifestó Pence al finalizar su discurso.

Desde el pasado 1 de abril se inició en Venezuela una ola de manifestaciones a favor y en contra del Gobierno de Nicolás Maduro, algunas de las cuales han degenerado en hechos violentos que se saldan con 72 muertos y un millar de heridos.

 

Venezolanos huyen a Estados Unidos en busca de una mejor vida por Por Marilia Brocchetto, Polo Sandoval, Jaide Timm-Garcia – CNN en español – 11 de Junio 2017

Carolina, de 33 años y madre de tres niños, dejó Venezuela con su familia y solicitó asilo en Estados UnidosCarolina vendió su negocio y su coche en Venezuela y usó el dinero para comprar boletos de avión para su familiaUna vez que llenen sus solicitudes de asilo, Carolina y su esposo tendrán que esperar 150 días antes de poder solicitar una permiso de trabajo
La decisión de venir a Estados Unidos no fue fácil. Carolina, de 33 años y madre de tres niños, dijo que tal vez fue una de las decisiones más difíciles de su vida –una que tomó después de muchas noches sin dormir en su departamento de Barquisimeto, en Venezuela.

Aguantando el llanto, recuerda una noche que pasó en el suelo. Se acurrucó con sus tres hijos, orando, mientras las fuerzas del gobierno de Venezuela se enfrentaban con manifestantes tras las paredes de su departamento.

Carolina dice que se emocionó la primera vez que visitó un supermercado estadounidense. Una de las primeras cosas que compró fueron caramelos para sus hijos.

En las calles, manifestantes opuestos al gobierno exigían la renuncia del presidente Nicolás Maduro. Sus protestas fueron enfrentadas con gas lacrimógeno, cañones de agua y balas de goma. Durante esa noche del 11 de abril, tres venezolanos morirían en el área de Barquisimeto.

“Los momentos más difíciles ocurrieron en los últimos días”, dijo Carolina. Ese no es su verdadero nombre. Ella pidió permanecer en el anonimato por temor a represalias contra su familia en Venezuela.

Sentada en un área comercial de Atlanta, cuenta sobre la vida entera que dejó atrás. La boutique que tenía junto con su marido. Los eventos sociales que organizaba. Se acuerda de su familia – su tío, quien actualmente se recupera de un infarto, y su abuela, quien a sus 80 años no tiene nadie que la cuide.

“La llamé una vez y me dijo que lo único que tenía para comer era arroz y mantequilla”.

Venezuela ha sido plagada por la escasez de comida y el aumento de los precios. Los niveles de inflación están en los tres dígitos. En 2016, el venezolano promedio viviendo en extrema pobreza perdió cerca de 19 libras (más de 8 kilos) debido a la falta de alimento. Muchos de sus ciudadanos tienen que saltarse comida, según una encuesta nacional.

La gente exige que el presidente Maduro renuncie y se realicen nuevas elecciones. Las protestas ya llegaron a su tercer mes y han dejado casi 70 muertos.

Carolina, su esposo y sus tres hijos se unirán pronto al creciente número de venezolanos que buscan asilo en Estados Unidos. Los ciudadanos de Venezuela son ahora los mayores solicitantes de asilo en el país, por encima de los ciudadanos de China, México, Guatemala y El Salvador. Esta es la primera vez que los venezolanos encabezan la lista.

cnn-venezuela-asilo-4.jpg

Solicitudes de asilo por país en lo que va del año fiscal 2017 en Estados Unidos, que empezó el 1 de octubre.

Carolina vendió su negocio y su coche en Venezuela y usó el dinero para comprar boletos de avión para su familia. El dinero restante fue utilizado para comprar un pequeño auto y para el depósito de un departamento.

“Sabemos que estamos esperando de cero”, dijo, “es una época muy difícil y tengo mucha tristeza en mi corazón por lo que dejé en Venezuela, pero vale la pena por mis hijos”.

Carolina y su familia llevan menos de un mes en Estados Unidos. Una vez que llenen sus solicitudes de asilo, Carolina y su esposo tendrán que esperar 150 días antes de poder solicitar una permiso de trabajo.

Mientras tanto, dice, se queda despierta hasta tarde hablando con su esposo del poco dinero que les queda.

Sin embargo, Carolina sabe que su familia es afortunada por haber tenido las visas necesarias para entrar a Estados Unidos.

EEUU insta a Venezuela a abordar los DDHH en su país o a retirarse del Consejo de la ONU – La Patilla – 6 de Junio 2017

2017-06-06T124154Z_1201258269_RC1D0EC1FA10_RTRMADP_3_USA-VENEZUELA-RIGHTS.jpg

La embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, Nikki Haley, instó este martes a Venezuela a abordar la cuestión de la violación de derechos humanos en su país o a abandonar el Consejo de la ONU de Ginebra.

“Si Venezuela no puede [abordar las violaciones de DDHH en el país] debería renunciar voluntariamente a su lugar en el Consejo de Derechos Humanos hasta que ponga orden en su casa”, dijo Haley en la sede del Consejo en Ginebra.

“Formar parte de este Consejo es un privilegio y un país que viola derechos humanos no debería estar autorizado a tener un sitio en la mesa”, añadió.

En su discurso ante los 47 miembros del Consejo, Haley, que tiene rango de ministra, lamentó que la ONU “nunca haya examinado una resolución sobre Venezuela, aunque en marzo adoptó cinco resoluciones parciales contra un solo país, Israel”.

Israel es el único país que tiene un punto fijo en el orden del día en todas las sesiones del Consejo de Ginebra, que se celebra tres veces al año.

Israel y su principal aliado, Estados Unidos, han denunciado en numerosas ocasiones la “agenda parcial” del Consejo y se niegan a participar en los debates.

Por su parte el Alto Comisario de la ONU de Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, dijo el martes que “la crisis creciente de los derechos humanos” en Venezuela, “subraya la necesidad cada vez más urgente de tener un análisis imparcial y una ayuda rápida”, recordando que en el país se habían producido “al menos 60 muertes, según la fiscalía, así como el aumento de la escasez y el hambre”.

“Insto al Gobierno a que acepte mi petición para una misión en el país a nivel operacional”, reclamó el Alto Comisario.

A este respecto, una portavoz de Al Hussein precisó a la AFP que “‘a nivel operacional’ quiere decir aceptar nuestro pedido para una misión importante en el país”, mejor que una misión de alto rango donde “responsables de alto nivel estarían acompañados por oficiales para supervisar la situación de forma superficial”.

El Alto Comisario hizo esta demanda “en mayo”, puntualizó esta misma fuente.

Venezuela vive desde el 1 de abril una ola de protestas opositoras que exigen elecciones generales para la salida del poder del presidente Nicolás Maduro. Las manifestaciones ya dejaron un saldo de 65 muertos y más de un millar de heridos.

Desde Caracas, el defensor del pueblo venezolano, Tarek William Saab, pidió la semana pasada a la fuerza pública que garantice el respeto de los derechos humanos en la contención de estas protestas.

“Instamos a los cuerpos de seguridad policiales y militares a que cumplan con su misión de proteger los derechos humanos (…), manteniendo estricto apego a los estándares internacionales y nacionales respecto del uso progresivo, proporcional y diferenciado de la fuerza”, dijo Saab.

El funcionario, de línea oficialista, justificó, por otra parte, los juicios a civiles en tribunales castrenses, siempre que se trate de “delitos de naturaleza militar”.

El gobierno acusa a manifestantes de ataques a bases militares en Caracas y otras ciudades. AFP

Las operaciones financieras entre bancos de EE UU y el chavismo inquietan al Gobierno de Trump por Nicolás Alonso – El País – 6 de Junio 2017

La semana pasada el banco Goldman Sachs compró bonos a la petrolera estatal venezolana por 865 millones de dólares
1496714476_989530_1496715780_noticia_normal_recorte1.jpgEl Gobierno de Donald Trump está preocupado por las transacciones económicas que algunas empresas estadounidenses han hecho con el régimen de Nicolás Maduro al considerar que éstas sirven para mantenerlo a flote ante su escasez de recursos y perpetúan la crisis humanitaria que reina en Venezuela. La intranquilidad de Washington, según expresaron oficiales de la Casa Blanca este domingo a Reuters, emerge días después de que el banco Goldman Sachs suscitara críticas por comprar bonos de la petrolera estatal, PDVSA, por 865 millones de dólares que entraron a las arcas del Gobierno venezolano.

“Estamos preocupados por cualquier ayuda salvavidas para mantener el status quo. Preferimos que no lo hicieran”, afirmó un miembro de la Administración Trump sobre la adquisición la semana pasada de 2.800 millones de dólares en bonos al 69% de descuento —el banco pagó 31 céntimos por dólar. Otro señaló que las empresas de EE UU que hagan inversiones en Venezuela deberían “pensar moralmente sobre lo que están haciendo”. La Casa Blanca todavía no ha emitido una reacción oficial a la operación bancaria, pese a que varios asesores cercanos a Trump son exdirectivos del banco neoyorquino.

En un comunicado enviado a EL PAÍS, el presidente de la Asamblea Nacional venezolana y líder de la oposición, Julio Borges, expresó su deseo de que el Gobierno de EE UU investigara la “opaca transacción”, calificando el acuerdo económico de “ilegítimo”. “Cualquier banco que elija extender un salvavidas financiero al régimen de Maduro debe saber que se está aprovechando del derramamiento de sangre de los ciudadanos venezolanos que buscan un cambio político pacífico para nuestro país”, insistió Borges.

La semana pasada, en una carta al director ejecutivo de Goldman Sachs, Lloyd Blankfein, el presidente del órgano legislativo —al que Maduro ha destripado de sus funciones— ya acusó al banco de ofrecer una oportunidad para el Gobierno de “fortalecer la brutal represión” con su sustento financiero. Blankfein rechazó las críticas y defendió la legalidad de la operación.

La operación de Goldman estuvo facilitada por otro grupo de inversión estadounidense, Dinosaur Group, basado en Nueva York y Londres. El banco japonés Nomura también ha comprado bonos venezolanos en los últimos días, animando a más inversores a apostar por la continuidad del chavismo en el poder.

Este tipo de operaciones bancarias suponen una inversión en el régimen de Maduro, que desde hace más de dos meses reprime a sus ciudadanos en las manifestaciones por el grave deterioro humanitario y económico que atraviesa el país. Durante las protestas ya han muerto más de 60 personas y hay miles de detenidos.

Además de las protestas, el régimen chavista afronta una elevada presión internacional. Desde principios de abril, la Organización de Estados Americanos (OEA) —el principal órgano regional— ha celebrado numerosas reuniones para tratar la situación del país bolivariano. La última de ellas, entre cancilleres de la región, concluyó la semana pasada sin consenso sobre cómo reabrir las negociaciones entre el Gobierno de Maduro y la oposición.

EE UU CONSIDERA SANCIONES PARA EL SECTOR PETROLERO DE VENEZUELA
Oficiales de la Casa Blanca también señalaron a Reuters la posibilidad de que EE UU imponga sanciones al hasta ahora intocable sector petrolero venezolano. La idea de atacar a la industria que supone una parte fundamental de los pocos recursos económicos del Gobierno de Maduro, ha sido discutida por altos cargos estadounidenses en los últimos días. De ocurrir sería la primera vez que EE UU aprueba sanciones sectoriales contra Venezuela.

Hasta ahora, la Administración de Trump sólo ha impuesto sanciones a ciertos individuos del régimen chavista que han tenido poco efecto para presionar a Maduro. Sanciones a nivel sectorial, sin embargo, conllevan riesgos para la población, que podría verse aún más afectada por los pocos recursos del Gobierno.

 

El millonario negocio petrolero de Venezuela con Estados Unidos escapa de las sanciones por Joan Faus – El País – 30 de Mayo 2017

Pese a los reproches cruzados, Washington es el primer comprador de crudo venezolano por un valor diario de 32,2 millones de dólares
1496017333_399364_1496018845_noticia_normal_recorte1.jpg
Sharon Hymes desconoce que la gasolina que está descargando desde su camión cisterna procede muy probablemente de Venezuela. Acude una vez a la semana a la gasolinera de Citgo en la calle 9, en el noreste de Washington. Llena su camión en una planta a las afueras de la ciudad, adonde llega el combustible en un oleoducto procedente de Alabama. “No tenía ni idea”, responde Hymes, de 50 años, cuando se le pregunta si sabía que Citgo es propiedad de Pdvsa, la compañía estatal petrolera de Venezuela.

El trabajo de esta conductora supone el eslabón final de la cadena detrás del millonario negocio petrolero de Venezuela con Estados Unidos. Los gobiernos de Barack Obama y Donald Trump han impuesto en los últimos años sanciones —las últimas el pasado 18 de mayo— contra el entorno de Nicolás Maduro por la deriva autoritaria del presidente venezolano en el empobrecido país caribeño. Maduro acusa a EE UU de orquestar un plan para derrocarle y Trump asegura que Venezuela es un “desastre”. Pero detrás de esa retórica y bajo la amenaza de nuevas penalizaciones de Washington, se mantiene el business as usual en el comercio petrolero.

Estados Unidos es el primer destino de las exportaciones petroleras de Venezuela, que es el tercer suministrador para EE UU. Caracas vendió en 2016 de media 741.000 barriles al día de crudo a Washington, según el registro del Departamento de Energía estadounidense. Teniendo en cuenta el precio de referencia del año pasado, equivale a un negocio de 32,2 millones de dólares al día. Citgo, que Pdvsa controla desde los años ochenta, es el principal comprador de combustible venezolano en EE UU.

1496017333_399364_1496019743_sumario_normal_recorte1.jpg

El millonario negocio petrolero de Venezuela con Estados Unidos escapa de las sanciones
Washington solo ha impuesto sanciones individuales a Caracas, por ejemplo a altos cargos políticos y judiciales que tienen ahora bloqueados sus bienes en EE UU. Pero ante el declive democrático en el país latinoamericano, acentuado en las últimas semanas por los intentos de Maduro de reescribir la Constitución para aislar a la oposición, ha crecido la especulación sobre si el Gobierno de Trump se atrevería a adoptar penalizaciones sectoriales. Cualquier paso en esa dirección afectaría a la industria petrolera. El crudo es el sustento de la paupérrima economía venezolana y su único lazo comercial relevante con EE UU.

Un embargo al petróleo venezolano, como el que impusieron EE UU y la Unión Europea a Irán hasta la implementación del acuerdo nuclear, sería catastrófico para Caracas. “Venezuela necesita a EE UU mucho más de lo que EE UU necesita a Venezuela”, dice en una entrevista telefónica Mara Roberts, analista energética en Nueva York de la consultora BMI Research.

1496017333_399364_1496019846_sumario_grande.jpg

El millonario negocio petrolero de Venezuela con Estados Unidos escapa de las sancionesampliar foto
Venezuela —que posee las mayores reservas del hidrocarburo del mundo— exportó en 2016 a EE UU el 30% de su producción y colmó el 4% de la demanda estadounidense, según datos citados por la agencia Bloomberg. El envío de barriles cayó el año pasado a su nivel más bajo desde 1991 por las dificultades de producción venezolana, pero el país mantiene una cómoda ventaja frente a México y Colombia, que son el cuarto y quinto suministrador, respectivamente, de crudo a EE UU.

Roberts sostiene que EE UU podría resistir perfectamente un embargo al petróleo venezolano. Lo podría compensar sin que lo notara el consumidor con una mayor importación de otros países, principalmente Canadá, que es con diferencia su principal proveedor. En cambio, Venezuela tiene una “dependencia increíble” del mercado norteamericano.

Un embargo, señala la experta, desencadenaría un triple efecto nocivo para Caracas. Pdvsa tendría que buscar nuevos mercados y más lejanos para compensar el bloqueo de Washington, lo que debilitaría aún más sus frágiles finanzas, ya muy golpeadas por el descenso del precio del petróleo y la mala gestión interna. Las tres refinerías de Citgo en EE UU tendrían que importar crudo de otros países, lo que también dispararía los costes. Y los ciudadanos venezolanos “pagarían el precio” por el aún mayor ahogo económico que sufriría el Gobierno y que empeoraría la crisis humanitaria en el país.

Habría incluso una cuarta consecuencia retroactiva. Venezuela ya no podría comprar, como hizo por primera vez a principios de 2016, petróleo estadounidense —que diluye en el suyo, que es más pesado— para compensar el declive de su producción por la escasa inversión.

En la gasolinera de Citgo en Washington, el comercio petrolero y las tensiones políticas entre EE UU y Venezuela se perciben lejanas. Si es que alguien las percibe. “No me preocupa mucho”, dice Solomon Alemu, un etíope de 35 años que trabaja como cajero en el establecimiento.

1496017333_399364_1496019962_sumario_normal_recorte1.jpg

Alemu explica que sabe que Citgo es propiedad del Estado venezolano porque lo vio en la tarjeta de un representante comercial que vino una vez a la gasolinera. Pero cuando se le inquiere de nuevo, responde más serio: “No necesito a Venezuela en crisis. Me importa en el sentido de que si le va mal a Citgo, podría perder mi empleo”.

INQUIETUD POR UN CONTROL RUSO DE CITGO
El Estado venezolano, a través de Pdvsa, compró en dos tramos la totalidad de Citgo entre 1986 y 1990. La compañía, con sede en Houston, fue fundada en 1910 y muchos estadounidenses desconocen que es de propiedad venezolana. Pero aún así Caracas ha tratado de utilizarla políticamente. Desde 2005, Citgo ha proporcionado en invierno a precios muy bajos petróleo, que se utiliza para calentar, a una organización que ayuda a vagabundos en Boston gestionada por un familiar del expresidente John F. Kennedy.

El Gobierno venezolano trata desde 2014 de vender Citgo, que es de los pocos negocios algo rentables de Pdvsa. En las últimas semanas, varios senadores demócratas y republicanos han pedido al Departamento del Tesoro que no permita que Rusia pueda tomar el control de Citgo, lo que, alegan, podría tener consecuencias de seguridad energética y en los precios.

El motivo es que Rosneft, la compañía petrolera estatal rusa, hizo un préstamo de unos 5.000 millones de dólares a Pdvsa. Y a cambio Pdvsa puso el 49,9% de sus acciones en Citgo como colateral en caso de impago. Si la debilitada compañía venezolana no logra devolver el crédito a finales de año, a Rosneft solo le haría falta comprar un pequeño número de bonos para hacerse con el control mayoritario de Citgo.

General Motors suspende operaciones en Venezuela tras el embargo de una planta – El País – 21 de Abril 2017

La marca cree abusiva la confiscación de instalaciones, derivada de un litigio con un concesionario

El consorcio estadounidense General Motors ha anunciado este jueves el cese inmediato de sus operaciones en Venezuela. La decisión se produce después que el gigante automovilístico denunciara, el pasado miércoles, la confiscación por parte de las autoridades locales de su instalación industrial en la ciudad de Valencia, a unos 150 kilómetros al oeste de Caracas. La justicia venezolana procedió al embargo en el marco del juicio que enfrenta a General Motors y a un concesionario de Chevrolet (marca a su vez propiedad de General Motors) en la localidad de Maracaibo. Este concesionario denunció a la firma norteamericana en el año 2000 tras haberle rescindido el contrato aduciendo “ineficiente desempeño”, según informa la prensa local.

La cantidad de dinero en litigio ascendía a 476.000 millones de bolívares, equivalentes a 4.760 millones de dólares al cambio oficial y 103 millones (95 millones de euros) en el mercado paralelo, según calcula Dolartoday. El consorcio estadounidense, cuya planta venezolana tiene una capacidad para fabricar 45.000 unidades —aunque tenía su actividad en mínimos desde 2015—, ha lamentado en un comunicado que la cifra solicitada por la otra parte “excede toda lógica y haría inviable las actividades de GMV [General Motors Venezuela] de forma permanente”. Ha lamentado que el embargo es “improcedente, absurdo, fuera de la lógica jurídica y del debido proceso. GMV está tomando todas las medidas legales a su alcance con el fin de proteger los derechos de sus trabajadores y de sus bienes”.

“Ayer, la planta de GMV fue inesperadamente tomada por las autoridades públicas, impidiendo las normales operaciones”, ha asegurado la compañía en un comunicado. La notificación de la confiscación fue enviada por un juzgado del Estado Zulia, informa el diario El Carabobeño. El fabricante también ha informado de que otros activos de la firma, como vehículos, han sido “retirados ilegalmente de sus instalaciones”, y ha añadido que este embargo causará daños “irreparables” a la empresa, a sus 2.678 trabajadores locales, 79 concesionarios y a sus proveedores.

La confiscación de la planta de General Motors llega en un contexto de profunda crisis económica e institucional que ya ha empujado a otras compañías estadounidenses a abandonar el país. A principios de 2015, Ford canceló su inversión en Venezuela. En el pasado, el mismo Gobierno llevó a cabo expropiaciones y hoy, Venezuela se enfrenta una veintena de casos de arbitraje sobre nacionalizaciones, informa Reuters.

General Motors empezó su actividad en Venezuela en 1948, cuando abrió una fábrica en las afueras de Caracas, en la que fabricó un modelo pick-up de Chevrolet y se convirtió en la empresa “pionera” en el sector del automóvil en el país. Pese a lo ocurrido, el consorcio estadounidense ha asegurado que continuará ofreciendo servicio de posventa y de piezas de recambio a sus clientes a través de sus representantes en el mercado venezolano.

EEUU lanza sobria advertencia sobre uso de la represión en marcha del miércoles en Venezuela por Antonio Maria Delgado – El Nuevo Herald – 18 de Abril 2017

El gobierno de Estados Unidos emitió una sobria advertencia a los agentes del orden público de Venezuela sobre el uso de excesiva fuerza en las manifestaciones de protestas previstas para el miércoles, recordándoles que serán juzgados individualmente por sus acciones.

El pronunciamiento fue emitido un día después que el gobernante Nicolás Maduro anunciara que había aprobado planes para armar con fusiles a 500,000 milicianos.

Ese plan “llevará a Venezuela al desastre”, advirtió un alto funcionario del departamento de Estado en una conferencia telefónica con periodistas.

“Aquellas personas involucradas en la represión criminal de actividades democráticas pacíficas, del socavamiento de instituciones y prácticas democráticas y de graves violaciones de los derechos humanos serán personalmente responsabilizados por su acciones, por el pueblo venezolano, sus instituciones y por la comunidad internacional”, dijo el funcionario.

“Recordamos a la fuerza pública, a los integrantes de la policía, del Ejército y de la Guardia Nacional, así como a los miembros del sistema judicial sobre sus responsabilidades legales y constitucionales de proteger, no prevenir, las manifestaciones pacíficas”, insistió.

La administración de Donald Trump actualmente cuenta con una ley que permite la introducción de sanciones individuales contra funcionarios del gobierno venezolanos involucrados en violaciones de los derechos humanos y prácticas de corrupción.

El pronunciamiento del departamento de Estado se suma a una serie de advertencias similares emitidas por la comunidad internacional en reacción a las señales brindadas por los máximos dirigentes del régimen de Nicolás Maduro de que incrementará la represión para contener las masivas manifestaciones de protestas convocadas para el miércoles.

Previamente, un grupo de once países latinoamericanos emitió un comunicado instando al “gobierno de la República Bolivariana de Venezuela para que garantice el derecho a la manifestación pacífica”.

El documento –difundido desde Bogotá– fue firmado conjuntamente por los gobiernos de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Paraguay, Perú y Uruguay

La Unión Europea también se pronunció, señalando que “observa con preocupación la situación de intensa agitación política y social que está viviendo Venezuela”, e hizo un llamado para que las autoridades respeten los derechos y libertades reconocidos a los ciudadanos venezolanos por la vigente Constitución de la República Bolivariana de Venezuela”.

 

Pronostican endurecimiento de política de EEUU hacia Venezuela por Antonio María Delgado – El Nuevo Herald – 19 de Febrero 2017

Washington se está quitando los guantes de seda ante el autoritario régimen de Nicolás Maduro y las sanciones aplicadas esta semana contra el vicepresidente de Venezuela, Tarek El Aissami, podrían ser la primera de una serie de medidas para castigar a una élite chavista inmersa en el narcotráfico

“La política de Estados Unidos hacia Venezuela está cambiando radicalmente”, comentó el asesor político venezolano Esteban Gerbasi. “Vamos a ser testigos de un significativo cambio en la política exterior y del abandono de la pasividad de Washington hacia América Latina”.

Ese cambio, emprendido bajo la nueva administración de Donald Trump, podría conducir a la aplicación de nuevas sanciones contra altos dirigentes del chavismo involucrados en narcotráfico e integrantes de una extensa red financiera que lava dinero, así como el emprendimiento de una ofensiva diplomática para salir en defensa de la maltrecha democracia venezolana.

“Se van a agregar nuevos actores a la lista de sanciones, entre ellos banqueros importantes del régimen, y empresarios”, pronosticó Gerbasi, quien es con frecuencia consultado por personas de influencia en Washington sobre temas de seguridad relacionados con Venezuela.

“Inclusive, no es descartable que veamos la aplicación de sanciones contra empresas del Estado venezolano que se han visto involucradas en el tráfico de droga y en la legitimación de capitales”, afirmó.

Esos pronósticos están basados en la extensa información acumulada por las agencias de seguridad de Venezuela sobre la participación de altos funcionarios del régimen bolivariano en actividades ilícitas y en los vínculos que algunos de sus miembros tienen con organizaciones radicales del Medio Oriente.

Se tratan de investigaciones de larga data que ahora comienzan a brindar sus frutos, dijo Gerbasi.

Pero las expectativas de un endurecimiento de la política estadounidense hacia Venezuela también se debe a una mayor disposición de la Casa Blanco bajo Trump a jugar un papel mucho más activo en América Latina.

“El hecho de que Trump, a menos de tres semanas en su nueva administración, haya conversado con el presidente de Colombia y lo haya invitado a la Casa Blanca, haya hablado dos veces con el presidente de Argentina, y lo haya invitado también a la Casa Blanca, y lo haya hecho de la misma manera con el presidente de Perú”, es muestra de esa intención, dijo Gerbasi.

“El vicepresidente Mike Pence también conversó con el presidente de Brasil, y el tema principal de esa conversación fue la crisis de Venezuela y la necesidad de ayudar a que retome la senda constitucional y democrática”, agregó.

El lunes, el gobierno de Estados Unidos dio un primer paso en esa nueva dirección, aplicando sanciones contra El Aissami, llamando al vicepresidente venezolano como un importante jugador en el tráfico internacional de narcóticos.

La medida también involucró el empresario venezolano Samark López, quien es considerado como uno de los principales testaferros de El Aissami, y de otros líderes claves del régimen de Maduro.

El Aissami facilitó envíos de narcóticos desde Venezuela y ejercía control sobre aviones que despegaban desde una base aérea venezolana, además de controlar las rutas de drogas que salían por puertos venezolanos, dijo la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), unidad del Departamento del Tesoro.

El vicepresidente, quien asumiría la presidencia de Venezuela si Maduro dejara el poder, también fue acusado de proteger a otros narcotraficantes y de trabajar con carteles mexicanos y colombianos, indicó el anuncio de la OFAC.

La designación está generando nuevas esperanzas entre quienes han estado exigiendo que Washington se tome en serio la amenaza que representa el chavismo para la seguridad nacional de Estados Unidos.

“Finalmente, estamos viendo movimiento y liderazgo de parte del gobierno de Estados Unidos para aislar a un liderazgo venezolano que por casi dos décadas ha encabezado dentro de América Latina un movimiento antidemocrático mezclado con narcotráfico y alianzas con elementos forajidos”, manifestó Luis Fleischman, asesor Senior del Center for Security Policy y profesor adjunto de Barry University,

Pero Fleischman insistió en que las acciones contra El Aissami solo deben ser vistas como un primer paso.

“Estados Unidos también debe actuar contra la totalidad de la élite política, militar y de seguridad sobre la base de las violaciones de derechos humanos, narcotráfico y la cooperación con organizaciones terroristas”, resaltó Fleischman en un informe.

“Sanciones, la congelación de activos, y otro tipo de presiones deben ser aplicadas en coordinación con otros socios regionales. Instrumentos económicos y políticos deben ser aplicados sistemática y razonadamente para aislar al régimen y finalmente restaurar un orden democrático en Venezuela”, agregó.

Es una opinión que también es compartida por legisladores claves estadounidenses, quienes han estado abogado en Washington a favor de la sociedad venezolana.

“Tengo esperanzas de que este es solo el inicio de los esfuerzos para garantizar que el régimen de Maduro sienta la presión para que desista de sus actividades ilegales, libere a todos los presos políticos, permita el derecho a disentir y respete la voluntad del pueblo venezolano, que votó a favor de abandonar el desastroso camino emprendido por [el fallecido presidente Hugo] Chávez”, manifestó el Senador por Florida Marco Rubio en un comunicado.

 

A %d blogueros les gusta esto: