elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Union Europea

La Unión Europea insiste en abogar por un llamado a elecciones en Venezuela – El Nacional – 21 de Mayo 2019

Helga Schmidt,

Helga Schmidt, secretaria general del Servicio Exterior de la Unión Europea, insistió este martes en que una intervención militar no es una opción para la salida a la crisis en Venezuela sino el llamado a elecciones.

“Nuestro objetivo es muy claro: queremos llegar a una solución diplomáticamente negociada”, sostuvo Schmidt.

Destacó que el grupo de contacto internacional que ha impulsado la UE para hablar con todas las partes en Venezuela trabaja “estrechamente” con el Grupo de Lima, integrado por una docena de países americanos, porque comparten los mismos objetivos, centrados en una convocatoria a comicios libres en Venezuela.

“Nosotros no somos neutrales. No estamos mediando. Nuestra posición es muy clara. Hemos declarado que (Nicolás) Maduro no tiene legitimidad y que el único cuerpo legalmente constituido es la Asamblea Nacional”, señaló.

Sostuvo que la UE no ha impuesto sanciones económicas a Venezuela para no afectar a la población sino sanciones contra “aquellos que han sido responsables de parte de la opresión”.

“Las sanciones no son una herramienta en sí misma sino que están ahí para tratar de lograr un cambio de conducta y tener un impacto en aquellos que han sido responsables de ciertas cuestiones”, afirmó.

Destacó el “apoyo financiero” dado por la UE para asegurar que la ayuda humanitaria llegue a Venezuela, se da en la peor crisis humanitaria que ha afectado a Latinoamérica.

Guaidó envió CARTA a la Unión Europea para acelerar la salida de Maduro por Roy Andazol – La Patilla – 13 de Mayo 2019

El líder opositor venezolano Juan Guaidó habla con periodistas en Caracas, Venezuela, junto a militares y el dirigente Leopoldo López. 30 de abril de 2019. REUTERS/Carlos García Rawlins

El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, envió una carta este lunes 13 de mayo a los Ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea y a Federica Mogherini para solicitar más presiones en la búsqueda de la caída de Nicolás Maduro.

En el texto, el mandatario relata la dura crisis que se vive actualmente en Venezuela, y menciona el recrudecimiento del régimen chavista en contra de los dirigentes de la Asamblea Nacional, mencionando los casos de Gilber Caro y Edgar Zambrano.

Guaidó insistió en la necesidad de que la ayuda humanitaria pise suelo venezolano rápidamente y que esto no sea politizado por Maduro como ha sucedido en los últimos días.

Solicitó también que sigan reconociendole como presidente encargado, insistiendo que quienes acompañan a el “régimen representan una amenaza global”.

Aquí el texto:

Comunicado de Juan Guaidó dirigido a Federica Mogherini y la UE by La Patilla on Scribd

Declaración de la Portavoz sobre la detención del vicepresidente de la Asamblea Nacional, Edgar Zambrano, por la policía secreta de Venezuela – Union Europea – 9 de Mayo 2019

fotonoticia_20180525183703_640

La detención del vicepresidente de la Asamblea Nacional, Edgar Zambrano, por la policía secreta de Venezuela, constituye otra violación flagrante de la Constitución del país. Es una acción motivada políticamente dirigida a silenciar a la Asamblea Nacional. La Unión Europea exige la liberación inmediata de Edgar Zambrano y responsabiliza a las autoridades pertinentes por su seguridad e integridad.

Los derechos civiles, la seguridad y la inmunidad parlamentaria de todos los miembros de la Asamblea Nacional, incluido su Presidente, Juan Guaidó, deben ser observados y respetarse plenamente.

La UE continuará reaccionando, a través de sus diferentes instrumentos de política, a una mayor erosión de las instituciones democráticas, el estado de derecho y los derechos humanos.

Declaración de la Alta Representante en nombre de la UE sobre los últimos acontecimientos en Venezuela – 30 de Abril 2019

La Unión Europea está siguiendo de cerca los últimos acontecimientos en Venezuela. Reiteramos que sólo puede haber una salida política, pacífica y democrática para las múltiples crisis que enfrenta el país. La Unión Europea rechaza cualquier forma de violencia y pide la máxima moderación para evitar la pérdida de vidas y una escalada de tensiones.

La Unión Europea apoya firmemente al pueblo venezolano y sus legítimas aspiraciones democráticas. Continuaremos sin escatimar esfuerzos para lograr el restablecimiento de la democracia y el estado de derecho, mediante elecciones libres y justas, de conformidad con la Constitución venezolana.

Italia rompe el cerco europeo a Maduro por Eduardo Martínez – Revista Zeta – 29 de Abril 2019

La visita a Caracas en Semana Santa de un consejero de Giussepe Conte, premier de Italia, habría resultado en un rompimiento del cerco de la Unión Europea al gobierno de Nicolás Maduro.

En todo caso, estaríamos en presencia de una especie de “Divorcio a la italiana”, la célebre película con Marcello Mastroiani y Stefania Sandrelli de 1961, que dibujó la manera italiana de abordar las crisis, con ambigüedad y poca claridad.

Esta ambigüedad se manifiesta en la posición del Premier Conte, quien señala que deben hacerse elecciones presidenciales en Venezuela -lo que constituye un claro desconocimiento del nuevo período presidencial de Nicolás Maduro-, y acto seguido no reconoce la presidencia de Guaidó –lo que constituye un desconocimiento de la presidencia interina de Guaidó.

En declaraciones exclusivas al diario milanés “Il Corriere della Sera”, publicadas el pasado Viernes Santo, el premier Conte confió que en cuanto a la crisis en Libia –de gran importancia estratégica para Italia- había sostenido conversación telefónica con el presidente Donald Trump. “Lo invité a ayudarme a buscar una solución política. La opción militar, apoyada también por miembros de la comunidad internacional, ha fracasado”, dijo. A lo que añadió que “en Libia vimos que teníamos razón, porque hablamos con todos los actores libios y con el tablero de ajedrez del Mediterráneo. Incluso Venezuela nos ha criticado, y en cambio las cosas van en nuestra dirección”.

Cuando un periodista le señala que “en realidad al principio parecías apoyar al régimen de Nicolás Maduro”, Conte aseguró que “Nunca como un gobierno. Y no es casualidad que ahora estemos llevando a cabo una mediación a favor del diálogo con la Santa Sede, apoyada por los Estados Unidos. Estamos con el pueblo venezolano, que en parte es de origen italiano, y siempre hemos pedido elecciones presidenciales creíbles y transparentes”.

Estas declaraciones no pasaron desapercibidas para el resto de la prensa italiana. Por una parte, el reconocimiento de un encuentro telefónico con el presidente Trump. En segundo lugar, y no menos importante, fue la revelación de una acción conjunta con el Vaticano, en relación a la crisis venezolana.

El diario “La República” se sumergió al día siguiente en los cabos sueltos de las declaraciones de Conte. Recurrió a sus fuentes en Washington y en la Santa Sede. El diario fechó la llamada telefónica para el miércoles 17 de abril. Un día después de que el Consejero Diplomático de Conte, el embajador Pietro Benassi, concluyera una misión discreta en Caracas. La nota del periodista confirmó los temas tratados en la conversación de los dos jefes de gobierno: la crisis militar en Libia  y la crisis en Venezuela, así como también la presencia en Caracas de un enviado del gobierno de Italia.

Libia es un asunto de vital importancia geopolítica para Italia. Apoya al gobierno de Tripoli de Fayez Mustafa Serraj, en momentos en que el mariscal Khalifa Haftar inicia un ataque contra el gobierno reconocido y apoyado por Italia. En cuanto a Venezuela, La República aseguró que “Trump y Conte acordaron la urgencia de celebrar elecciones presidenciales en Venezuela a través de un proceso democrático efectivo”.

El vaticanista Giancarlo De Palo, de la web “Libero Reporter”, abordó el suceso político bajo el titular: ¿Qué tiene que ver Libia con Venezuela? Pregúntale a Donald Trump. De Palo apuntó que el premier italiano habría solicitado a Trump “apoyo estadounidense en Libia, a cambio del reconocimiento italiano del presidente venezolano Guaidó”. Según el periodista:  “Conte habría preparado el terreno al enviar al diplomático italiano Benassi a una entrevista con Guaidó”. Una aseveración que en Caracas no está muy clara. “Conte favoreció a la flema anglosajona con respecto al rechazo inmediato de las posiciones vergonzosas y retrógradas y marxistas en favor de Maduro que aún sobreviven con Alessandro Di Battista, en el Movimento de 5 estrellas (MVS)”, señaló De Palo. Di Battista es un nombre, que según los políticos romanos, “los venezolanos no deben olvidar” por su presunta vinculación con el gobierno de Caracas.

Benassi en Caracas

La visita del embajador Benassi estuvo precedida por un impresionante flujo de invitaciones a los integrantes de la comunidad italiana en Venezuela. En la invitación, fechada para el lunes 15 de abril, se precisó que estaría el embajador de Italia, Silvio Mignano, los cónsules generales en Caracas y Maracaibo, y un representante del gobierno de Italia cuyo nombre se mantendría en secreto por razones de seguridad.

Ese “nombre tapado” resultó ser el embajador Pietro Benassi, un diplomático de carrera, que con la coalición que llevó a Conte a presidir el gobierno italiano, alcanzó el más alto puesto logrado en su carrera: Consejero diplomático del Presidente del Consiglio.

Como era previsible, el desconocimiento del nombre del enviado  despertó reservas entre los integrantes de la comunidad italiana en Venezuela. Un viejo inmigrante italiano, de gran experiencia en estas reuniones con representantes del gobierno de Roma, señaló que “este hombre vino seguro a negociar con Maduro; y se reúne con nosotros para aplacarnos y esconder el objetivo de su visita”. Tema que parece haber recibido ecos en otros miembros de la comunidad italiana, porque son innumerables las penurias y protestas de los italianos en Venezuela. Rechazan al gobierno de Maduro. Se quejan del trato dado en los consulados, y resienten la poca ayuda a los italianos necesitados que viven en el país suramerciano.

La reunión, realizada en el auditórium del Centro Ítalo Venezolano (CIV), situado en un lado de la autopista de Prados del Este, habría resultado un desastre, según la opinión de varios miembros de la comunidad. Lo que recogió la página web “Agora Magazine”, publicada en italiano desde Caracas, señaló: “enésima ocasión perdida”.

A pesar de los intentos de los directivos del club social de señalar que allí no se hablaba de política, la concurrencia no perdió la oportunidad para reclamar y decirle en su cara a Benassi lo que pensaban. Entre ellos Franco Castiglione, expresidente del CIV.

En todo caso, el visitante Benassi durante el encuentro no habló claro del verdadero objetivo de su visita a Caracas. Aunque mencionaría que al día siguiente tendría reuniones con diversos representantes políticos.

La noticia de ese objetivo vendría de Italia, a raíz de las declaraciones del Premier Conte, y de Caracas, de lo poco divulgado en el parte diplomático de la cancillería venezolana.

De acuerdo con una nota del Palazzo Chigi –sede de la presidencia del Consiglio- “Durante su visita a Caracas, el Embajador Benassi, junto con el Nuncio Apostólico en Venezuela, Monseñor Aldo Giordano, se reunió con el ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, y varios miembros de la Asamblea Nacional de Venezuela”.

En la nota de prensa de la cancillería venezolana, se enfatiza el discurso “pacífico” del régimen imperante en Venezuela, y no se menciona cuál fue la posición que el embajador Benassi trajo de Roma.

En cuanto a la presunta reunión con Guaidó, fue imposible confirmar si hubo ese encuentro presumiblemente del martes 16 de abril. Tanto las oficinas de prensa de la Asamblea Nacional y de Guaidó, así como el encargado de llevar las relaciones con Italia, vía telefónica señalaron “desconocer si tuvo lugar esa reunión”.

UE acelerará su trabajo diplomático en Venezuela sin descartar sanciones – El Nacional – 8 de Abril 2019

Los diplomáticos europeos abordaron los progresos del grupo de contacto, que ha celebrado dos reuniones ministeriales y ha enviado varias misiones técnicas a Caracas, para hablar con todas las partes involucradas en el conflicto en el país.

Mogherini reconoció que el objetivo de unas elecciones presidenciales adelantadas todavía está lejano, dada la resistencia de Nicolás Maduro.

En lo que respecta al acceso de la ayuda humanitaria al país, otro de los puntos en los que trabaja el grupo de contacto, Mogherini consideró positivo y vital que agencias de la Organización de las Naciones Unidas y la Cruz Roja estén operando sobre el terreno.

La jefa de la diplomacia comunitaria señaló que el grupo de contacto no tiene fecha de caducidad, a pesar de que esta agrupación tiene un lapso de 90 días otorgado por la UE para trabajar. Posteriormente, indicó que a solo un mes de que concluya ese plazo está previsto que a mediados de mayo se revisen los resultados. “Decidiremos la vía que seguiremos, pero no es una experiencia limitada en el tiempo y tampoco es una cuenta atrás”, comentó.

Mogherini se refirió igualmente a la posibilidad de ampliar las sanciones a allegados a Maduro, una opción que la UE mantiene sobre la mesa. Recordó que las que tiene la UE en vigor con medidas restrictivas dirigidas contra personas concretas no afectan a los ciudadanos venezolanos.

Comentó que pueden actualizarse en las próximas semanas, en caso, por ejemplo, de un uso de la fuerza contra la población o de que se limite o dañe el uso de las instituciones democráticas.

“Nuestra preocupación primordial es la humanitaria y garantizar el bienestar de la población y recordar que hay un millón entre ellos de ciudadanos europeos”, expresó.

Josep Borrell, ministro de Relaciones Exteriores y Cooperación, se mostró convencido de que los Estados miembros de la UE tienen que graduar las sanciones en función de los acontecimientos.

“Está en el ánimo actuar con fuerza disuasoria en las sanciones, pero no estamos sancionando a los venezolanos, sino a sus responsables políticos”, enfatizó, en el sentido de que no se trata de “ahogar a Venezuela hasta que se rindan como un castillo medieval asediado”.

El ministro español confirmó que se estudian posibles nuevas sanciones: “Puede que haya más sanciones; se está estudiando la lista de posible personas afectadas”, señaló.

Borrell aseguró que a instancias de países como España y Portugal, la UE intentará acelerar los trabajos de su grupo de contacto.

“La Unión Europea tiene unos tiempos de trabajo bastante asincrónicos sobre la situación que hay en Venezuela”, comentó Borrel, quien agregó que “la petición de avanzar más rápido ha sido bien acogida”.

Indicó durante la última reunión ministerial del grupo de contacto, en el que, además de España, hay otros siete países de la UE y cuatro latinoamericanos y no había un sentimiento de urgencia entre los europeos sobre lo que está viviendo Venezuela.

Borrell antepone la defensa de las empresas españolas a las crisis en Venezuela y Cuba por Daniel Gómez – ALnavío – 2 de Abril 2019

El ministro de Asuntos Exteriores de España, Josep Borrell, “hace su trabajo”, dice a ALnavío Anna Ayuso, investigadora senior para Latinoamérica del Centro de Información y Documentación Internacional de Barcelona. No todos opinan igual. “Los intereses de nuestras empresas son importantes, pero cuando se habla de derechos humanos, son estos los que deben primar”, comenta a este diario Carlos Uriarte, profesor de Derecho y Relaciones Internacionales de la Universidad Rey Juan Carlos.

Borrell se reunió con Pompeo este lunes en Washington / Foto: Gobierno de España
Borrell se reunió con Pompeo este lunes en Washington / Foto: Gobierno de España

Fue el protector. De España, de sus empresas y de la Unión Europea. Así se mostró Josep Borrell, ministro de Asuntos Exteriores de España, tras su encuentro con Mike Pompeo, secretario de Estado de Estados Unidos, este lunes en Washington.

Borrell se alejó de los términos diplomáticos y habló claro. Con ironía se refirió a los ataques del mandatarioDonald Trump a la Unión Europea. “No estamos acostumbrados al hecho de que el presidente de EEUU diga que los europeos son enemigos o que la exportación de coches de Alemania es una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos o que el Brexit es una buena idea y que otros Estados miembro deben seguir el ejemplo”.

Borrell también habló claro sobre Cuba y dijo estar “radicalmente en desacuerdo, los europeos y España en particular”, con que EEUU aplique el título tercero de la ley Helms-Burton. Un artículo creado para que los estadounidenses, incluidos los cubanos nacionalizados, pudieran demandar ante tribunales de EEUU a las compañías que supuestamente se están beneficiando de propiedades en Cuba que eran suyas antes de la llegada de Fidel Castro. Esto a muchas empresas españolas, sobre todo hoteleras, les afecta.

Fue claro también en velar por los intereses de las empresas españolas que tienen actividad en Venezuela. Compañías amenazadas por el nuevo paquete de sanciones que estudian en la Casa Blanca, y que podrían afectar a los grupos internacionales que operen en el país latinoamericano. Es el caso en España de BBVA,Mapfre y la petrolera Repsol.

“Hay empresas petrolíferas españolas, que no voy a mencionar por su nombre, que están manteniendo cierta actividad, y en la medida en que esa actividad pueda plantear un problema con respecto al régimen de sanciones que los americanos han establecido, naturalmente esa cuestión sí la hemos hablado”, dijo Borrell. El ministro agregó que “directamente no ha recibido ninguna advertencia concreta” de EEUU.

¿Qué tiene que hacer España?

Anna Ayuso, investigadora senior para Latinoamérica del Centro de Información y Documentación Internacional de Barcelona (Cidob) dice a ALnavío dos cosas sobre la postura de Borrell, más clara, y menos diplomática.

La primera es que “puede ser consecuencia de las elecciones en España (las generales tendrán lugar el 28 de abril) para mostrar firmeza”, en este caso ante la Administración Trump.

Carlos Uriarte: “Los intereses de nuestras empresas son importantes, pero cuando se habla de derechos humanos, son estos los que deben primar”

“Esto hay que leerlo en clave electoral. Quizá en otras circunstancias no sería así. Las diferencias ya se sabían, pero Borrell ha puesto más énfasis en las diferencias que en las posiciones en común. Es una manera de marcar distancia con Trump”.

La segunda consideración de Ayuso es que “Borrell hace su trabajo como ministro de Asuntos Exteriores, que no es otro que defender los intereses de las empresas españolas en el extranjero”.

Carlos Uriarte, profesor de Derecho y Relaciones Internacionales de la Universidad Rey Juan Carlos y secretario general de la Unión Paneuropea, opina diferente. Piensa que, en casos como el cubano y el venezolano, antes hay que velar por los intereses de los ciudadanos que por los de las empresas españolas.

“Dialogar está muy bien. Defender los intereses de nuestras empresas está muy bien. Pero sobre todo lo que hay que hacer es apoyar a los demócratas en Venezuela y Cuba, a aquellos que ven sus derechos humanos socavados. Los intereses de nuestras empresas son importantes, pero cuando se habla de derechos humanos, son estos los que deben primar”, declara a ALnavío.

España, la UE y EEUU chocan en Cuba

La investigadora del Cidob insiste en afirmar que las situaciones de Venezuela y Cuba no son comparables. “Son situaciones muy diferentes. Cuba es un régimen que no es democrático pero que está transitando hacia una cierta apertura. Venezuela es un régimen que está dando pasos hacia atrás. Era democrático, pero está haciendo una regresión de una manera cada vez más acentuada, convirtiéndose en un régimen autoritario y represivo”.

El profesor de la Rey Juan Carlos no piensa que el régimen de La Habana esté dando pasos hacia la democracia. “La nueva Constitución cubana, por ejemplo, no cambia muchísimo las cosas y la prueba es que el líder del Partido Comunista -el que ostenta todo el poder en Cuba- sigue siendo Raúl Castro y no el presidente Miguel Díaz-Canel”.

Raúl Castro todavía tiene el poder en Cuba / Foto: Kremlin

Raúl Castro todavía tiene el poder en Cuba / Foto: Kremlin

Uriarte reconoce que la llegada de Trump trastocó los planes con Cuba. Fue el expresidente Barack Obamaquien emprendió la política de deshielo con La Habana. Una política que fue acompañada por Bruselas. Sin embargo, con Trump, las relaciones con Cuba volvieron a congelarse, dejando así a la UE sola “en una situación extraña y de incomodidad”.

Pese al viraje de Trump, Europa mantuvo su postura y lo que ahora se está viendo, según el profesor, es que “Cuba no está dando los pasos prometidos”. Y pone un ejemplo reciente: la situación de Eduardo Cardet, líder del Movimiento Cristiano Liberación, encarcelado hace dos años por ir en contra del régimen, y todavía preso a pesar de las exigencias de Amnistía Internacional para su liberación.

Sobre la abertura de Cuba Ayuso opina que “efectivamente el proceso va lento”. Y en este sentido, recuerda que “la UE apostó por una posición constructiva con el objetivo de acelerar los cambios”.

Todos apoyan a Juan Guaidó

La investigadora del Cidob sostiene que Cuba y Venezuela no son la misma cosa, aunque desde la Casa Blanca se trate de decir lo contrario. “Desde EEUU, y en concreto el senador Marco Rubio, se usa a Venezuela como arma arrojadiza para ir contra Cuba en un tema que más bien parece de política interior”.

Anna Ayuso: “Desde EEUU, y en concreto el senador Marco Rubio, se usa a Venezuela como arma arrojadiza para ir contra Cuba en un tema que más bien parece de política interior”

No es lo mismo Cuba y Venezuela porque la línea de España, y también de la UE, está alineada con EEUU. Los dos reconocen a Juan Guaidó como presidente encargado y mandatario legítimo para iniciar una transición democrática. Sin armas. En esto Borrell también fue claro.

Al ministro español le preguntaron por la intervención militar y dijo: “No ha hecho falta abordarlo. Hay cosas que ya están dichas y repetidas y forman parte del mutuo entendimiento, no hay que volverlas a repetir cada vez”.

La Administración Trump, si bien dice que todas las opciones están sobre la mesa, ha recurrido a la vía diplomática como la mejor forma para salir de Maduro. En esta línea, Washington contempla sanciones contra empresas extranjeras que trabajen en Venezuela. Son los casos anteriormente citados, como Repsol y BBVA.

“Borrell puede aconsejar a estas empresas y darles indicaciones, pero no puede obligarlas a salir. Y en este caso, obviamente, el ministro tiene que defender a las empresas españolas”, comenta Ayuso.

Las discrepancias en Venezuela

Uriarte, no obstante, considera que España y la UE no están siendo del todo contundentes con Maduro. Por un lado, expone el caso del Grupo Internacional de Contacto, el cual, dice, “está dando aire al régimen para quedarse en el poder”.

Al respecto indica que la transición en Venezuela hay que ejecutarla con cuidado para que no ocurra lo que pasó en Nicaragua. “Tenemos que intentar que se produzca una verdadera transición. No como pasó en Nicaragua, que estuvo la presidenta Violeta Chamorro, pero luego regresó el sandinismo más rancio y crudo que nunca”.

Según Uriarte, “sin una transición ordenada, que sea irreversible, contando para ello con algunos elementos del régimen, Venezuela es un país que puede volver a caer en unos cuantos años en el desgobierno y la sinrazón”.

¿Se ha olvidado Europa de Venezuela? por Nacho Alarcón – El Confidencial – 31 de Marzo 2019

La crisis venezolana parece pasar a segunda fila, ya mezclada en ese mejunje de resignación y falta de eficacia en el que se suele acabar convirtiendo la acción exterior de la UE

Foto: Juan Guaidó, proclamado presidente interino de Venezuela. (Reuters)
Juan Guaidó, proclamado presidente interino de Venezuela. (Reuters)
En una Europa obligada a apagar varios incendios cada semana la crisis venezolana ha parecido pasar a segunda fila. Sigue presente, pero ya mezclada en ese mejunje de resignación y falta de eficacia en el que se suele acabar convirtiendo la acción exterior de la Unión Europea.

Europa busca una fórmula prácticamente imposible para Venezuela. Es difícil mantener el equilibrio sobre un alambre en el que, por un lado, y como explica una fuente diplomática, hay una parte, la del régimen de Nicolás Maduro, que no tiene legitimidad pero que tiene la fuerza y los aparatos del Estado, y otra parte, la que representa Juan Guaidó, que tiene la legitimidad pero carece del control de la Administración y también de la fuerza.

Y ese bloqueo es muy difícil de romper. Especialmente porque a eso se añade que la prioridad para la Unión Europea es evitar que aumente la violencia en el país caribeño, así como el rechazo a cualquier tipo de intervención armada exterior, como la que en numerosas ocasiones ha sugerido los Estados Unidos de Donald Trump.

Lo que mejor representa la parálisis de la UE en este momento delicado es la última reunión del Grupo de Contacto Internacional, una serie de países latinoamericanos y europeos que reúnen a oposición y al régimen venezolano para intentar impulsar un diálogo entre las partes. No quieren mediar, lo dejan claro, solo quieren facilitar la conversación. Hasta ese punto llega el deseo europeo de no inmiscuirse más allá de lo estrictamente necesario.

El último encuentro del grupo, celebrado en Quito este pasado jueves, terminó sin un resultado propiamente dicho, reflejando perfectamente el estancamiento en el que se encuentra la situación.

“El grupo reafirma que las múltiples crisis que afectan a Venezuela solo pueden tener una solución política, pacífica, democrática y venezolana, excluyendo el uso de la fuerza”, aseguró este jueves Mogherini, leyendo el comunicado que habían acordado los ministros reunidos.

Josep Borrell, ministro de Exteriores, que estuvo presente en Quito, señaló que el grupo condena la reciente inhabilitación a la que se ha condenado a Juan Guaidó, y expresa su “compromiso con el envío de más ayuda humanitaria ante el rápido deterioro de las condiciones de vida de millones de venezolanos”.

El ministro también reiteró el rechazo a la intervención militar y el anuncio de la próxima cita: el grupo volverá a reunirse a principios de mayo en Costa Rica.

Mogherini durante la reunión del Grupo de Contacto. (EFE)
Mogherini durante la reunión del Grupo de Contacto. (EFE)

¿Qué más se puede hacer?

Recientemente la Comisión añadió 50 millones de euros más a su paquete destinado a atajar la crisis regional, que en total cuenta ya con 117,6 millones de euros. Este era uno de los compromisos de la Declaración del primer encuentro del grupo de contacto para Venezuela. Mogherini celebró entonces que “la UE permanece a la vanguardia de la movilización internacional para apoyar al pueblo venezolano”.

Pero eso ni eso ni los trabajos del grupo de contacto son suficiente para el Parlamento Europeo, que esta semana ha vuelto ha aprobado una resolución con 310 votos a favor, 120 en contra y 152 abstenciones, incluidas las de los socialistas españoles.

El texto de la Eurocámara condena la “represión y violencia” por parte del régimen venezolano y expresa su honda preocupación por la crisis política y humanitaria. El Pleno reiteró la que viene siendo la única solución que defiende la Unión Europea: unas elecciones libres en el país, que permitan una salida pacífica de la crisis.

A su vez la cámara expresó su apoyo a Juan Guaidó y a su hoja de ruta, y piden a los Estados miembros que todavía no lo han hecho que reconozcan como legítimo presidente al líder opositor. El lenguaje de la declaración, en la que se ataca al “régimen ilegal de Maduro”, refleja la línea dura que ha defendido siempre la Eurocámara durante la crisis venezolana.

El PSOE no se suma a la nueva condena europea contra Maduro – La Patilla – 29 de Marzo 2019

 / AFP PHOTO / PATRICK HERTZOG

En un gesto difícil de explicar, el PSOE decidió ayer promover la abstención de todo el grupo socialista en el Parlamento Europeo en una votación en la que se condenaba al régimen venezolano de Nicolás Maduro. Con 310 votos, principalmente del grupo popular , liberal y verdes, contra 120 de la extrema izquierda y 152 abstenciones, casi todas del grupo socialista, el pleno aprobó la segunda resolución propuesta este año sobre Venezuela para condenar la «feroz represión y violencia» que reina en el país, y para reiterar su profunda preocupación por la crisis política y humanitaria sin precedentes que está teniendo lugar, publica ABC.

La Cámara confirma que reconoce a Juan Guaidó como el legítimo Presidente interino de Venezuela y pide a los Estados miembros de la UE que aún no lo han reconocido que lo hagan con urgencia. El motivo de discrepancia que han alegado los socialistas es su desacuerdo a una mención a la presencia de agentes cubanos en apoyo a la dictadura venezolana.

Como suele ser habitual han sido los partidos españoles los que han dirigido la discusión, por lo que ha llamado la atención la decisión del PSOE de promover la abstención. Esteban González Pons, vicepresidente del grupo PPE, ha denunciado esta posición diciendo que «cuando se trata de valores y de una situación tan grave como la que sufre el pueblo venezolano, la equidistancia no puede ser una opción, pero es la que hoy han elegido los eurodiputados socialistas, en línea con la posición ambigua del candidato Pedro Sánchez». De este modo considera que «el PSOE se ha convertido en socio y defensor de Maduro en el Parlamento Europeo».

Solución política y pacífica
Ramón Jauregui, eurodiputado socialista, ha contestado diciendo que han sido los liberales y los populares los que han roto el consenso. «La posición del Grupo PPE y de ALDE es irresponsable. Seguimos apoyando al Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) y al Grupo de Contacto que integran la mayoría de los países europeos. Nosotros nos mantenemos en la posición de la UE, que sigue apostando de que una solución política democrática y pacífica es la única vía para salir de la crisis».

Sin embargo, Javier Nart, eurodiputado liberal, explicó que «el grupo socialista pretendía que la dictadura cubana fuera considerada como un elemento positivo para la resolución de la situación en Venezuela, ignorando que decenas de miles de agentes cubanos constituyen la columna vertebral de la seguridad e inteligencia del régimen madurista. Cuba forma parte del problema y no de la solución» y «ante este dislate es imposible llegar al consenso» con los socialistas.

A %d blogueros les gusta esto: