elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Unidad

Comunicado Colegio de Ingenieros de Venezuela – 21 de Enero 2019

download-1.jpg

                                     COLEGIO DE INGENIEROS DE VENEZUELA 
                                 ASAMBLEA NACIONAL DE REPRESENTANTES
                                                         *MESA DIRECTIVA* 

La Asamblea Nacional de Representantes del Colegio de Ingenieros de Venezuela en esta hora crucial para la democracia venezolana hace un llamado a la Unidad de las fuerzas democráticas y respalda todas las iniciativas orientadas a construir una ruta unitaria y a articular esfuerzos tanto de los partidos políticos como de gremios profesionales, sindicales, empresariales y organizaciones de la sociedad civil.

Así mismo, expresamos nuestro más firme y decidido apoyo al parlamento venezolano, ratificando que la Asamblea Nacional es el único poder legítimo en nuestro país y genuina expresión de la voluntad del pueblo venezolano. En este sentido, exhortamos a nuestros agremiados y a la ciudadanía en general, a respaldar no sólo a su Junta Directiva y a su presidente, sino a todos y cada uno de los integrantes del parlamento nacional en este esfuerzo por restablecer la democracia venezolana.

Finalmente, convocamos a los ingenieros, arquitectos, urbanistas y profesionales afines a participar activamente en la gran jornada democrática que ha sido convocada para este 23 de Enero. Ese día tendremos la oportunidad de expresarnos en las calles a favor de un cambio, seguramente no será el final de este largo camino de lucha que hemos recorrido pero sin duda será un paso determinante y una oportunidad excepcional para demostrarle a este decadente y moribundo régimen autoritario que el pueblo venezolano está firme en sus convicciones, que nuestra vocación democrática es inquebrantable e infinito nuestro amor por Venezuela.   ¡Este 23 de Enero, todos a la calle!

Por la Asamblea Nacional de Representantes del Colegio de Ingenieros de Venezuela.

Ing Félix Ojeda Oropeza
Presidente

Arq Richard Casanova Salama
1er Vicepresidente

Ing Andrés Ruiz Miranda
2do Vicepresidente

Ing Dídimo León
Secretario General

Ing Raúl Prieto F
Vocal

Qué Hacer después del 9D – Editorial Venezolanos Siempre – 14 de Diciembre 2018

5ccd1-venezolanossiempre.png

Después del 9D necesariamente se abre un espacio a la reflexión. Muchos celebran como un éxito la elevada abstención, que se acerca al 80%. Celebran los opositores que desde hace tiempo propugnan la política de la no participación electoral, y tienen razones válidas para hacer ese llamado y celebrar. Celebran los integrantes del Frente Amplio, que se han acogido a esa estrategia, suponemos que temporalmente, por no existir condiciones –alegan– para unas elecciones libres. Los que no celebran son obviamente los sectores opositores que decidieron concurrir al proceso, presentando sus candidatos, y que no se vieron favorecidos, ni con el voto, ni con la disminuida asistencia al proceso; y desde luego, tampoco tienen mucho que celebrar los movimientos vecinales que ven amenazadas sus alcaldías, por no contar con funcionarios municipales que apoyen a sus alcaldes.

Pero, ¿Hay realmente motivos para celebrar? Aun descontando la abstención tradicional en procesos electorales, que ronda el 30% desde hace 20 años; y descontando la participación de los que se han ido del país, que es también un número considerable, no cabe duda que la alta abstención del pasado domingo envío un mensaje, fuerte, sonoro, contundente, de rechazo al régimen; y eso debe celebrarse. Pero una vez que pase la celebración, comencemos con las preguntas imprudentes, siendo la básica y principal: ¿Y ahora qué sigue, que vamos a hacer? Sobre eso es que es necesario reflexionar.

No hay forma de discriminar a quiénes, de los que llamaron a abstenerse, obedeció el venezolano; pero lo que es cierto es que pareciera que se rompió un delicado cristal: el venezolano parece haber perdido la confianza en el voto, como mecanismo para dirimir las controversias democráticas, y ese es un mensaje muy negativo. Ese ciudadano que se inhibió de votar el 9D será muy difícil que regrese a las urnas, a menos que reciba de sus dirigentes –partidos y organizaciones de la sociedad civil– un claro mensaje de unidad y que vea un esfuerzo importante de organización. Unidad y organización, dos palabras, dos tareas ineludibles.

Se nos vienen encima dos importantes jornadas políticas; una, es la juramentación del ilegitimo presidente electo en los falsos comicios del 20M, comicios que como país desconocimos al igual que una importante y significativa  porción de la comunidad internacional; y dos, una eventual consulta electoral sobre una “nueva” constitución, que probablemente presentará la igualmente ilegitima Asamblea Nacional Constituyente. ¿Cómo nos presentaremos ante ambos procesos? ¿Nuevamente divididos en pedazos? ¿O estaremos en condiciones de brindar a los venezolanos y el mundo una estrategia única y coherente? Son preguntas acuciantes, que llaman a la reflexión y que no admiten demora.

Venezuela hacia el #10Enero en tres memos imaginarios por Carmen Beatriz Fernández – Estudios de Política Exterior – 27 de Noviembre 2018

Palabras del padre Luis Ugalde en el Congreso Venezuela Libre – 26 de Noviembre 2018

Luis-Ugalde-800x478
Estoy emocionado al vivir en estos días el Congreso Venezuela Libre en todos los 24 estados del país y ahora en esta hermosa aula magna de la emblemática UCV que vence las sombras y no se rinde a la tiranía. Permítanme compartirles con cuatro breves palabras mi emocionada esperanza.

1- Verano y Samán
Durante 25 años desde 1970 fui asesor en Apure de la escuela granja de Fe y Alegría de La Guanota. En mis frecuentes viajes de Caracas a San Fernando en los meses de febrero-marzo y hasta la entrada de lluvias, me parecía desoladora la inmensa llanura prendida en incendios y humaredas, con el ganado famélico y muriéndose por falta de agua y alimento. Así luce hoy a primera vista Venezuela: un paisaje desolador y sin esperanza. En aquellos desiertos resecos de pronto me sorprendían unas manchas verdes con ganado refugiado a su sombra: Soberbios samanes que – gracias a la profundidad de sus raíces – resistían la sequía y generosos acogían a su sombra al ganado y lo alimentaban con su semilla rica en proteínas. ¿Cuál era el secreto de esos samanes cuando todo parecía morir? ¿Cómo se mantenían verdes y majestuosos abriendo sus brazos con sombra y comida? ¿Cuál es el secreto del samán para vencer al verano? Es su raíz profunda hasta conectar con el agua subterránea y así mantenerse vivo.
En el terrible verano, preñado de desolación y de muerte que vive hoy Venezuela, vemos en miles de lugares de nuestra amplia geografía numerosos puntos verdes que se resisten a morir y abren sus brazos de esperanza. Ustedes son sus mensajeros que vienen a decir a Venezuela que no todo está muerto y que ya se acerca la entrada de lluvias. Cada uno de ustedes y sus organizaciones, gracias a sus profundas raíces, han resistido y vienen al encuentro de otros testigos de la esperanza.

2- El Desierto Reverdece
Cuando parece que todo muere de sed, arde de desolación y nos hace pensar que nunca más reverdecerá, con las primeras lluvias se produce el milagro y descubrimos que las raíces no estaban muertas sino ocultas. De pronto la pradera brota, el desierto reverdece, la alegría renace en el hombre del campo y en el canto de los pájaros, el ganado celebra la vida y el trabajador vuelve cantando a soñar y a preparar la tierra para que la vida florezca y la cosecha sea generosa. Descubrimos que las raíces estaban ocultas pero vivas. La desolación y la muerte se transforman en esperanza y vida por el prodigio del desierto convertido en vergel. La lluvia es generosa y común para árboles, hierbas y ganado, pero no los uniforma, sino que cada uno revive con su identidad propia. La lluvia común se transforma en vida diversa. Así es el Congreso de Venezuela Libre.

3- Nacer de Nuevo
En 1902 en la Rusia zarista, el país más atrasado de Europa, con gran parte de su población en régimen de semi-esclavitud campesina Lenin se preguntó en su libro Que Hacer para liberarla. Qué hacer es la pregunta de los pueblos en tiempos de grave dificultad y de perplejidad. Que hacer es hoy la pregunta de cada uno de nosotros y de todos juntos. Hace 2.000 años un sabio judío Nicodemo lleno de inquietud y de búsqueda fue de noche a visitar al Maestro de Nazaret con la misma pregunta Qué hacer. Jesús le sorprendió con su respuesta: hay que nacer de nuevo. Nacer de nuevo en Espíritu y en Verdad.
De la misma manera hoy esta Venezuela de muerte está con dolores de parto y necesita nacer de nuevo: la política, la economía, la sociedad, el alma de Venezuela, necesitamos nacer de nuevo. No se trata de pequeños cambios superficiales, sino de renacer profundo, en Espíritu y en Verdad, dejando atrás lamentables prácticas políticas del pasado y del presente. Realmente el renacer ciudadano será nuevo y nos hará libres, si mi verdad sin sectarismos va abierta al encuentro de tu verdad, de la verdad del otro, para llegar juntos tú y yo a nuestra verdad.

4- Verdad que nos hará libres
Hoy en este magnífico y rebosante escenario de la UCV se encuentran y se complementan verdades diversas, que incluso a veces vienen de negarse mutuamente. Pero ahora se encuentran en un solo abrazo de la verdad de la Venezuela libre y plural, la verdad de NOSOTROS.

En ese abrazo de vida y esperanza, juntos queremos proclamar tres cosas:
1) Basta ya de la ruina y hundimiento del país, con millones de venezolanos huyendo en busca de vida en otros países, y muchos millones más sobreviviendo en depresión y resignados a la agonía.
2) Todos unidos en el rescate de la Constitución democrática cínicamente violada y ahora amenazada de muerte por un poder que descaradamente se proclama supra-constitucional y decidido a perpetuar su dominio tiránico y desolador.
3) Todos con la mirada y las acciones puestas en el necesario y constitucional cambio de gobierno el 10 de enero de 2019. El cambio vendrá, no porque la dictadura lo facilite, sino porque la movilización de Venezuela entera que quiere renacer y recuperar la vida se hará indetenible, con unidad en la diversidad, y la libertad reverdecerá con pluralidad democrática productiva y creadora. Estamos en la entrada de lluvias y nos apresuramos a preparar la tierra, pues descubrimos que los samanes no están muertos y que la hierba de la pradera logró salvar sus raíces del fuego para volver a sonreír al primer beso de la lluvia generosa.

Hoy ustedes, este Congreso Nacional de Venezuela Libre, entrelazados en los 24 estados y empeñados en una unidad superior, ustedes traen las primeras lluvias de alegría y de esperanza. Unidad superior que, con la bendición de Dios y nuestro esfuerzo responsable, logrará que todos nos pongamos en marcha hacia una pronta Venezuela libre, democrática y próspera.

Tres en uno por Luis Ugalde S.J. – Blog Cesar Miguel Rondón – 16 de Noviembre 2018

downloadNecesitamos concentrarnos en dos o tres razones que expresen el sentir profundo de los venezolanos, unirnos y movilizarnos para producir la salida del régimen dictatorial e impedir su continuidad con otro período presidencial ilegítimo. Movilizados con la esperanza activa de vida libre, justa y democrática en Venezuela. El cambio no vendrá ni de la pasividad ni de grupos y grupitos de pequeños intereses que acentúan sus diferencias del resto y -para regocijo del gobierno- impiden una unidad superior indispensable para salvar a esta Venezuela que se nos muere.

Proponemos tres razones que se refuerzan y constituyen una unidad superior.

1- No a la dictadura que fabrica miseria No importa de dónde venga cada uno, sino a dónde quiere ir; lo fundamental es la indignación y capacidad de reconocer que es totalmente inaceptable la actual hiperinflación, el envilecimiento del salario, la ruina de la producción y productividad, el colapso de los servicios públicos, de salud, agua, gas, electricidad, transporte, seguridad, educación… Carestía y hambre sin comida, enfermedad sin medicamentos, y colapso político sin voluntad de corregirlo. Políticas gubernamentales que han convertido a Venezuela en una nación de muerte, de la que han huido tres millones de compatriotas. Cambiar estas políticas es el clamor sordo de la inmensa mayoría sin distingos políticos. Unidos contra la fábrica de miseria nacional.

2- No a la violación de la Constitución La gran mayoría de los venezolanos rechaza la sistemática violación de la Constitución y ahora la decisión tiránica no sólo de violarla sino cambiarla por una antidemocrática – al modo de todos los regímenes comunistas en el poder- que lo legitime y le permita perpetuarse eliminando toda oposición y alternancia legal.

3- No a la ilegítima prolongación de la tiranía el 10 de enero de 2019 El período para el que fue electo Maduro termina para esa fecha. El régimen inventó una votación tramposa para eliminar la elección constitucional de fines de 2018 para el nuevo período presidencial (2019-25); para lograrlo impuso una Asamblea Nacional Constituyente por encima de todos los poderes constitucionales y anuló la Asamblea Nacional legítimamente elegida. Por eso la mayoría del pueblo venezolano se negó a esa falsa elección de mayo, trampa que también fue repudiada por los países democráticos del mundo.

4- Sí a la movilización integral para la salida y elección democrática Ahora tenemos el gran reto de convertir esas tres negaciones en una movilización nacional múltiple y que la resistencia nacional e internacional se den la mano en lo fundamental, sin dividirse ni distraerse en diferencias secundarias.

El régimen venezolano-cubano está decidido a no cambiar el modelo y aferrado a políticas económicas que producen la actual agonía creciente; para ello utiliza la Fuerza Armada y la represión. Los venezolanos sabemos que cada día que pase, la situación empeorará porque la tiranía está empeñada en negar la enfermedad e imponer como medicina lo que es su causa. No hace falta ni siquiera encuestas para saber que la inmensa mayoría de los venezolanos sufre y está desesperada por salir de este infierno. Sólo falta un poco de humildad en los dirigentes políticos y sociales para decir juntos un no rotundo a la prolongación de la dictadura y trazar una ruta clara y fácil de entender para el cambio de modelo, la defensa de la Constitución y la no prolongación el 10 de enero. En positivo defendemos las medidas básicas de cambio socioeconómico (freno radical a la hiperinflación, refuerzo del poder adquisitivo salarial, reducción y refinanciamiento de la inmensa deuda externa, fomento de la producción nacional con garantías jurídicas y fuerte inversión privada, privatización de las empresas estatizadas cuya ruina desangra al país junto con el rescate y saneamiento de las instituciones y servicios públicos hoy destruidos por la ineptitud y la corrupción.

Sabemos que este cambio lo tenemos que hacer los venezolanos con un espíritu de unión, de reconciliación y de reconstrucción propios de un renacer nacional, como ocurre después de guerras o de inmensas catástrofes. En esa negociación y transformación del país, juegan un importante papel quienes creyeron en el “proceso” y hoy reconocen honestamente el desastre que ha producido y ahora tienen voluntad de cambio. Pero nada de esto se puede hacer sin un extraordinario apoyo internacional que no podrá actuar mientras no aprecie una unidad nacional superior con una ruta clara. Desde luego ese apoyo no lo atraerá la actual dictadura que cínicamente habla de diálogo mientras persigue sistemáticamente a la oposición, ilegaliza los partidos y persigue a sus líderes con cárcel y exilio. El apoyo externo, la calle movilizada y la sociedad organizada y sus partidos, deben unirse en este “tres en uno”.

Ciertamente la negociación es necesaria, no para prolongar la agonía, sino con presión fuerte para salir del régimen ayudándole a hacer las maletas y para rescatar la vida económico social, con plena vigencia de la Constitución legítima y un gobierno nuevo de transición con unas elecciones democráticas y constitucionales en el año 2019

El retorno de la política por Simón García – TalCual – 28 de Octubre 2018

download.jpg

La derrota se propaga como un virus que desorganiza, deprime y tumba la acción de las fuerzas de cambio, desolando la certeza de que pueda sacarse el país del agujero negro donde lo metió  Maduro. Uno de sus efectos, que duele y desarraiga, es la diáspora.

No será fácil sobreponerse a ella, aunque a diferencia del 2005, ahora existen aceleradores de la recuperación. Por una parte, la globalización de nuestra crisis convoca a poderes internacionales cuyo auxilio será indispensable en la salida y en la reconstrucción del país. Por otra, la contracción cotidiana de mínimos de vida coloca transversalmente a la sociedad frente a la disyuntiva de enfrentar la crisis, desde diversos aportes y grados distintos de determinación, o morir en el intento. Frase que no es en absoluto retórica.

Un tema previo a confirmar o explorar rutas es determinar a quienes darle la confianza de guiar la marcha hacia los objetivos. La dirección actual de la oposición debe convencerse que es la única realmente existente  y que no puede pasar a ser un factor de omisión: o le da respuestas al país o pasa el testigo. Si está debilitada y privan condiciones adversas a su labor, la misión dirigente es actuar para transformar esas desventajas. La votación para seleccionarlos son los aciertos entre quienes compitan desde una propuesta política. Mejor que unas primarias.

El análisis, inevitablemente angustioso, de lo que sufre el país nubla el optimismo de la voluntad y nos exige apresurar, con ideas innovadoras, demostraciones concretas  para despejar el pesimismo de la razón. En política, esa es una función de logros y victorias, por pequeñas que sean, al mover piezas en todos los tableros donde toca desafiar al adversario. En todos.

Lo primero es deslindarse, lo que no implica automáticamente ruptura. En el RAE, deslindar tiene dos acepciones: señalar y distinguir los términos de un lugar. Y la otra, aclarar una cosa, sin dar ocasión a confusiones. ¿De cual unidad formar parte, si sus miembros se despedazan entre sí y no exponen claramente los motivos de sus furias y confusiones? ¿Seguirán fragmentándose o se atreverán, contraviniendo a Maquiavelo, a mostrarle a propios y adversarios cuál es el juego país de cada uno?

El agravamiento perpetuo de una crisis que está soldada a la continuación del sistema autoritario de dominación, abre el temor a que el poder se consolide como hecho crónico. Pero también ofrece oportunidades para aplicar formas de lucha apropiadas para superar debilidades y salir de una situación defensiva  que amenaza con la prescindibilidad de la actual oposición. Lo peor del menos deseable de los mundos: cederle el país a un régimen que se lo engulle como su botín.

La unidad, cuya idealización ha pasado a ser un mito, no puede ser el bonsái de fanatismos de partido ni fronda de egos sin regulación. Tampoco una goma que pretenda mantener unidas a dos políticas que, aunque busquen un mismo objetivo, jalan hacia caminos opuestos.

Nuestras urgencias obligan a dejar de lado moldes convencionales: deslindar y asegurar una franja de acción común entre proyectos distintos o incluso contrarios, como es el caso del chavismo, principal adversario y al mismo tiempo, parte del país que hay que unificar. A eso se refieren, sin decirlo, los que hablan de unidad superior.

Retomar la política es decir cuál es la que se propone, por qué, para qué y cómo convertirla en acción eficaz. Es poner fin al silencio y a la omisión que abandona a la gente a su propia suerte.

La hora del buen deslinde por Simón García – TalCual – 8 de Octubre 2018


 

El debilitamiento de la oposición no parece encontrar fin. La ahondan quienes gritan por el choque inmediato y total con el régimen. Sin deslindes oportunos arrastrarán a toda la oposición y al país a la violencia. Es hora de soltar amarras porque seguir pegando políticas contradictorias inducirá a la oposición pacífica, democrática y electoral a concesiones y omisiones que la neutralizan. 

Aumenta la disposición a redefinir políticas de oposición útiles socialmente, eficaces para superar la crisis de destrucción productiva y propiciadoras de nuevas formas de coexistencia institucional y política. Una ventana de futuro, independientemente de que su primera vista sea o no la sustitución constitucional de Maduro.

El ancla a esa ventana son las evidencias de que ofrecer, sin tener con que, el derrocamiento del régimen conlleva a costos muy altos a los que combaten en primera fila, a la unificación del país y a requisitos de gobernabilidad para cualquier plan de reconstrucción y relanzamiento de la economía, la democracia y la convivencia. El pensar extremista le entrega al régimen el tablero electoral y apuesta sólo a la invasión o el golpe. Lances a ciegas que arriesgan la sustitución de un autoritarismo por otro de “nueva” clase.Irresponsable vuelta a la misma tortilla.

No se quiebra la unidad de la oposición, si se considera que asegurar su viabilidad implica admitir la existencia de gruesas diferencias. Pero si las diferencias toman el lugar del objetivo común y si los desacuerdos ya no pueden ser manejados entre las élites partidistas, entonces hay que acudir al debate ciudadano y a una competencia sujeta a reglas decentes.

Frente al guante de la ruptura, los términos medios están a ras del suelo. O se está de acuerdo con el discurso y el rumbo de una minoría con fuertes bases en el exterior o se levantan rumbos alternativos con preponderancia de los actores que siguen actuando internamente. Son expresiones de dos políticas y una de ellas debe lograr un contundente aval mayoritario y su equipo dirigente mostrar así su representatividad social. Dos vías de selección mejores que unas primarias.

Es imposible defender la unidad, más como medio que como fin, sin marcar un perfil propio frente a los que acuden a la división, desde el gobierno o desde la oposición, para imponer sus hegemonías. Requiere debate, estimación de las motivaciones, evaluación de resultados en vez de acorralamientos al que piensa distinto y suponer que al otro no le queda más camino que la rendición o el exterminio.

Nuevas circunstancias llaman a someter a crítica la unidad que hemos tenido hasta ahora porque, confinada a los partidos, no trasciende el esquema gobierno/oposición y está fuera de la vida social. Es urgente que el conjunto de la oposición examine nuevamente temas concretos como la participación en consultas o elecciones que no son enteramente democráticas.

Es inaplazable trabajar por adquirir condiciones para alinear más presión interna con las salidas señaladas por la solidaridad internacional, en vez de aferrarse a desenlaces que dependen a fuerzas e intereses de otros. Los prejuicios, las viejas facturas y el odio hay que sacarlos del equipaje.

El colapso del país provocará el colapso del gobierno por Lazlo Beke – Notiespartano.com – 4 de Agosto 2018

download.jpgEl camino al colapso de los servicios, de la economía, de cualquier elemento que forma parte del país sigue avanzando a paso firme. Para comenzar una recuperación se requiere un cambio de modelo económico y político y el gobierno ha demostrado ser incapaz de emprender ninguno de los dos. En lo político ha cerrado la salida electoral y su única apertura ha sido el intento continuo de promover la creación de una oposición complaciente. En lo económico, cada medida que anuncia o que toma empeora la situación y ha perdido la credibilidad y las esperanzas con el 90% de la población. El apagón en Caracas del martes 31-7 es un ejemplo claro de lo que se avecina y muy rápidamente.

Otro fenómeno que la lógica indicaba que debía ocurrir está comenzando a aparecer, y además está tomando velocidad, se refiere a la unidad de la oposición, pero también a la fractura del oficialismo. Desde hace bastante tiempo también se pensaba que la oposición terminaría organizada en dos grupos: (1) los que abiertamente enfrentaban una dictadura y (2) los designados o complacientes con el gobierno. Simultáneamente, las protestas sociales aumentan y la conformación la oposición puede acelerar el paso siguiente donde la Protesta Social se convierte en Protesta Política. Es importante entender que existe una alta probabilidad que una explosión social ocurra antes que los tiempos políticos funcionen!

La cacareada unidad

Una unidad necesariamente tiene que ocurrir alrededor de los que enfrentan al gobierno y está comenzando a aparecer y el mejor ejemplo se notó el pasado fin de semana en Barquisimeto. Para apoyar al Alcalde Alfredo Ramos participaron en un mítin, Andrés Velázquez (CR), Lilian Tintori (VP), Alfredo Marquina (PJ) y María Corina Machado (SoyVenezuela-Vente) y además envió su audio Antonio Ledezma (SoyVenezuela-ABP). Cada uno planteó su propio mensaje, pero en unidad alrededor del propósito común (cambio de gobierno y transición posterior), el cual está conformando el hilo común. En paralelo está notándose un cambio en las ideas y el lenguaje en los que escriben (Elías Pino- “La cacareada unidad”) y los que forman opinión por radio. Incluso una importante líder de UNT (Delsa Solórzano) planteó la exigencia de la “dimisión” de Maduro. Se está avanzando hacia esa unidad de propósito y mientras se coordine para que se trabaje conjuntamente no es necesario que todos pertenezcan a una alianza única.

Oposición designada o complaciente & chavismo

Los que se denominan oposición y no se unan a ese esfuerzo quedarán execrados, serán los designados o complacientes, y los opositores los considerarán colaboradores del gobierno. Simultáneamente está comenzando a notarse otro componente que tiene que ocurrir en forma natural. Aumenta el ruido público dentro del chavismo-madurismo. Más allá de las posiciones críticas de los Nicmer Evans, Giordani, Maripili Hernández o Rafael Ramírez, ahora está también Andrés Izarra y como respuesta aparece Walter Martínez sugiriendo que Andrés Izarra desfalcó a Telesur y que es un ladrón. Hay menos botín que repartir y hay quienes necesitan preparar puentes para el futuro. Nicolás Maduro ya tildó de traidores a exfuncionarios que ahora piden cambio de gobierno. Cómo los militares no pueden hablar públicamente, el Padre Ugalde publica “Nicolás Maduro sabe que los militares lo quieren sacar y tiene miedo” en Clarín en Argentina.

Unidad con los jodidos… por Eleazar Narváez Bello – El Nacional – 16 de Julio 2018

Unknown-1.jpegCon aquellos que resisten y luchan en la supervivencia con una fuerte dosis de desesperación. Con los que reciben o no las bolsitas de comida de la indigencia y no tienen dinero para comprar lo que necesitan para el sustento diario. Con esos que no consiguen o no pueden comprar las medicinas para tratarse una dolencia o para ayudar a un familiar o a un amigo con problemas de salud. Con quienes dependen del trabajo y de los servicios de los hoy muy deteriorados hospitales públicos. Con los que no disfrutan de un seguro médico para cubrir los gastos ante una eventual enfermedad. Con todos los que están obligados de cualquier modo a mantenerse con vida con sueldos y salarios de miseria. Con todos esos venezolanos que ahora en las calles nos recuerdan, desmienten y repudian con coraje el descomunal y detestable cinismo de Nicolás Maduro cuando el año pasado afirmara que “Venezuela es Venezuela, jodidos, pero felices”. Con esos venezolanos jodidos de verdad, sin motivos ni razones para sentirse felices padeciendo la espantosa tragedia provocada por un régimen incapaz, corrupto, indolente y criminal. Con esos venezolanos estamos llamados a caminar juntos para enfrentar tanto la crisis como a los responsables de la misma que insisten obstinadamente cada día en profundizarla.

Es la unidad con esa gente que comienza a responder de modo espontáneo a un liderazgo social que se hace sentir cotidianamente cada vez con mayor frecuencia e intensidad en diversos lugares del país. Con quienes forman parte de gremios, sindicatos y otras organizaciones sociales que han decidido levantar su voz de angustia, malestar y reclamo ante las condiciones miserables de vida impuestas a gran parte de la población por los usurpadores del poder en Venezuela. Con líderes y trabajadores protagonistas de una lucha orientada fundamentalmente por razones sociales y humanitarias, sin motivaciones político-partidistas, la cual amenaza con extenderse en medio de una crisis cuyos efectos resultan cada vez más demoledores. En fin, es la unidad con trabajadores de distintos sectores de la sociedad que en esencia reclaman salarios dignos y mejores condiciones laborales, e igualmente con vecinos de diferentes comunidades que protestan, entre otros motivos, por la pésima situación de los servicios públicos y el estado de indefensión de los ciudadanos ante la delincuencia.

Cómo conectarse con ese liderazgo social, cómo acompañarlo, cómo ayudar a articularlo para potenciarlo, para evitar que se desgaste, son desafíos clave que debemos atender con la debida importancia y urgencia, y también con ciertas precauciones. Sin pretender secuestrarlo para una determinada parcialidad política. Con el cuidado de no distorsionarlo. Sin sacrificar su autonomía. Sin desdibujar o borrar algo que le es propio y sustancial: el de ser portador de un auténtico grito desesperado de hombres y mujeres que exigen tener las condiciones necesarias para vivir y trabajar con dignidad en medio de la voracidad del proceso hiperinflacionario que azota al país.

Asegurándole el respeto que se merece, debemos entonces contribuir a darle el mayor aliento posible a ese liderazgo social. Inyectarle la fuerza de otros liderazgos como parte de un esfuerzo unitario nacional dirigido a superar la espantosa tragedia que hoy agobia a los venezolanos. Con la firme convicción de que esa unidad es indispensable para fortalecernos y abrir cauces de esperanza en la dura y compleja lucha contra la tiranía.

Solo así, a contrapelo de la fantasiosa felicidad que Maduro le sigue atribuyendo cínicamente a Venezuela, podríamos tener aquí una verdadera rebelión de los jodidos. Una rebelión que, tal como están las cosas en el país en los actuales momentos, podría ser de casi todos los venezolanos.

A %d blogueros les gusta esto: