elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: TSJ

Consultores 21: Venezolanos quieren presidenciales para salir de la crisis – El Nacional – 17 de Julio 2019

El director de la encuestadora, Saúl Cabrera, indicó que la figura de Nicolás Maduro desde que llegó a la silla presidencial tiene una valoración negativa, aunque hay 20% de la población que cree que alrededor de él está la solución a los problemas

1563372528946.jpg
Elecciones

Saúl Cabrera, director de Consultores 21, indicó este miércoles que el más reciente estudio de la compañía arrojó que la mayoría de los venezolanos quieren una solución a la crisis que incluya elecciones.

Para los venezolanos la principal preocupación sigue ligada al tema económico. En 2019 repuntó el problema de la inflación, mientras que el año pasado era la escacez.

“Ahora hay productos en los anaqueles, pero no hay dinero para pagar”, explicó Saúl Cabrera, quien añadió que la gente se está dando cuenta que para cambiar el problema económico, hay que solucionar el tema político.

Aseveró que todos los sectores que están alejados de la administración de Nicolás Maduro tienen buena percepción: La empresa privada,  iglesia católica, los estudiantes, los bancos y los medios de comunicación.

En el extremo contrario está el TSJ y el CNE. El mayor rechazo lo concentra el propio Maduro. Cabrera expresó, en relación a las reuniones de Barbados, que a un amplio sector no le gusta la palabra “diálogo”, cosa que le conviene al régimen.

“La gente piensa es en una negociación, porque entienden que con la radicalización no se logra nada”, sentenció.

La zanahoria, los cien garrotes y el dinamitero por Miguel Henrique Otero – El Nacional – 14 de Julio 2019

Miguel Henrique Otero
Vuelvo a insistir en este espacio sobre lo que he advertido en dos o tres artículos publicados durante los meses pasados: la convocatoria a un posible proceso electoral en Venezuela –la zanahoria con que se pretende conducir a la sociedad democrática venezolana a un nuevo callejón sin salida–, no puede depender exclusivamente de que se cambie a los rectores del Consejo Nacional Electoral. Esa condición es, a la vez, imprescindible pero también insuficiente. Absolutamente insuficiente.

Pero pasa que, de forma simultánea a la exhibición de la zanahoria electoral, el régimen de Nicolás Maduro no contiene, sino que incrementa su política de castigar de forma cada vez más feroz a la sociedad venezolana. No se conformaron con asesinar, tras inconcebibles sesiones de tortura, al capitán Acosta Arévalo; no se conformaron con secuestrar su cadáver; no les bastó someter a sufrimientos extremos a su viuda y a sus familiares; nada de eso complace a los criminales, que ahora han allanado la residencia de sus suegros. No cabe engañarse: el régimen de Maduro no participa en una lucha política. No hay tal cosa. Lo que hace es justo lo contrario al ejercicio político: ejecuta un programa sistemático de destrucción de la sociedad democrática venezolana. Maduro lidera una guerra contra la vida de los venezolanos.

¿Cómo puede estarse debatiendo un proceso electoral, mientras las FAES y la Dgcim siguen matando, persiguiendo y torturando a ciudadanos inocentes e indefensos? ¿Qué papel cumplen, qué representan los presos políticos, los torturados, los perseguidos, los inhabilitados, los exiliados en unas posibles elecciones? ¿Podrán participar como candidatos Julio Borges, Henrique Capriles Radonski, Leopoldo López, Carlos Vecchio, David Smolansky, Antonio Ledezma, Juan Requesens, Edgar Zambrano, Richard Blanco, Mariela Magallanes y otros centenares de dirigentes más, a quienes les han negado su libertad y el ejercicio real de sus derechos políticos? ¿O los candidatos los escogerán Nicolás Maduro y Raúl Castro?

¿Qué pasará con la opinión política, con la voluntad electoral de casi cinco millones de venezolanos en el exilio? ¿Se desconocerá su existencia, tal como ha venido ocurriendo hasta ahora? ¿Se les devolverá el derecho de tener un pasaporte con el que movilizarse de un lugar a otro? ¿Se abrirá un registro electoral que permita incorporar a los exiliados? ¿Se activarán los consulados como centros para cumplir con el derecho al voto? ¿Y, de ser así, quién controlará la red de incompetentes, corruptos y enchufados que forman, hoy por hoy, la mayoría del cuerpo consular del régimen de Maduro?

Tema central: el Plan República. ¿Los electores tendrán que someterse a las decisiones, a la arbitrariedad, a la violencia, al desconocimiento de las leyes electorales, que son el signo de las actuaciones del Plan República? ¿Estará el Plan República bajo el mando de los señores del Alto Mando Militar, todos ellos miembros activos del régimen y que, cada día, violan los preceptos de la Constitución Nacional, en tanto que han convertido la Fuerza Armada Nacional en una fuerza de choque, cuya única divisa es la defensa del poder ilegítimo de Nicolás Maduro?

¿Piensan que es posible realizar un proceso electoral, mientras el ilegítimo Tribunal Supremo de Justicia continúa actuando como alguacil del PSUV, en abierta violación de las leyes? ¿Se ha evaluado el riesgo del papel que la ilegítima, ilegal y fraudulenta asamblea nacional constituyente, todavía en funciones, carta bajo la manga del régimen, podría cumplir en contra de la fluidez, la transparencia e, incluso, en contra de los resultados que arroje el supuesto proceso electoral?

¿Cómo podría organizarse un proceso electoral en una nación sin transporte público, con cerca de 50% de su parque automotor paralizado o inservible, en un territorio donde el suministro de combustibles oscila entre lo inexistente y lo incierto, especialmente en las regiones fuera de Caracas?

¿En cuáles periódicos van a presentar los candidatos opositores sus propuestas? ¿En los periódicos independientes que no imprimen porque el régimen acabó con sus suministros de papel prensa? ¿En los periódicos que han sido comprados por el régimen con dineros públicos? ¿En cuáles estaciones de radio van a trasmitir los candidatos opositores, cuando a las únicas estaciones que se les permite hablar de política son las radios comunitarias, todas de corte oficialista? ¿Y los canales de televisión privados que se han visto obligados a eliminar los programas de opinión? ¿Cómo se va a enterar el público de qué piensan los candidatos?

¿En cuál proceso electoral podría pensarse en un territorio donde el acceso a Internet es azaroso e intermitente, donde el sistema eléctrico pende de un hilo, donde la telefonía móvil apenas funciona, y donde el régimen de Maduro bloquea las redes sociales –cada vez que Juan Guaidó hace alguna intervención pública, Conatel tumba las redes– para administrarlas estrictamente a su favor?

¿Y qué decir de las bandas paramilitares al servicio del gobierno –los colectivos–, cuya participación en anteriores procesos electorales ha consistido en atacar a electores, amedrentar a ciudadanos en las calles y hasta disparar en contra de centros electorales? ¿Y qué pasaría con la distribución de las bolsas CLAP: se permitiría que los delincuentes y enchufados las utilizaran a cambio de votos?

Y, para finalizar este artículo: ¿qué harán con el dinamitero? ¿Qué harán con los constantes llamados al odio y la violencia, en el canal que debía ser un canal de Estado? ¿Qué harán con sus denigraciones, con sus ataques, con las 94 palabras que usa para destruir la convivencia y para poner en marcha las peores prácticas del poder? ¿Qué dicen los promotores de la zanahoria electoral? ¿Qué papel le atribuirán al teniente, al dinamitero oficial del régimen?

Las putas del TSJ por Luis M. Navarro – 9 de Julio 2019

Carmen Zuleta de Merchán, es una reconocida “magistrada” oficialista del tribunal supremo de justicia (con minúsculas, por favor) que llegó a la brillante conclusión de que las mujeres en la Venezuela socialista y revolucionaria “son dueñas de su propio destino y cuando optan por prostituirse (como en todas partes del mundo) es porque son putas”.

Y lamento darle la razón a la Zuleta de Merchán, a pesar del contundente informe de la Comisionada de las Naciones Unidas para los DDHH, Michel Bachelet, que en una de sus partes señala que la DGCIM, las FAES, el CICPC y la GNB son culpables de violencia sexual contra mujeres, niñas y adolescentes durante el tiempo en que estuvieron detenidas. El informe señala agresiones físicas, tocamientos inapropiados, forzadas a desnudarse ante los agentes, amenazas de violación y violación sistemática, arrastramiento por los cabellos e insultos sexistas y de género. ¡Vaya manera de ser dueñas de su propio destino!

Las que si no son meretrices, putas de la revolución, son las magistradas del tsj, que prestas están para cuando el régimen les ordena sentarse se acuestan sobre la Constitución para hacerle, con sus decisiones, la cama a la dictadura. Lo que le llaman sexo consentido, judicialmente hablando. Eso sí, sin condón porque ya no caben en las cestas de basura en los estrados judiciales.

Prostitutas no son las amantes-carajitas de Nelson Merentes, Jorge Rodríguez, Diosdado Cabello, Freddy Bernal, Rangel Gómez, etc. y las numerosas que tuvo el Mortadelo Galáctico, entre el zoológico robolucionario que medra entre sábanas húmedas color carmesí.

Pero sus razones tendrán esas damiselas, respetables o no, para venderse a las carnes trémulas y pergaminosas, por ejemplo, de un Aristúbulo Istúriz o un Darío Vivas, por ejemplo.

Por necesidad de arrimarse al poder, de disfrutar de sus mieles, de refociliarse con sus 5 minutos de fama, por el despreciable dólar o por pura y física hambre? No soy quien para juzgarlas y mucho menos para condenarlas.

Lo que sí estoy seguro es que la mayoría de las venezolanas, por decisión propia u obligadas, que han caído en la prostitución lo han hecho por la mayor suma de felicidad que les ha proporcionado la revolución bolivariana: el hambre.

Muchas de ellas sienten en el alma el grito desgarrador de un hijo pidiendo comida y no precisamente en la vagina, como muchos, como la Zuleta de Merchán, pudieran pensar

Optan, primero, por sacarse el bocado de comida para dárselo a sus pequeños. Y cuando ello ya no alcanza, cuando han empeñado las poquitas prendas que atesoraban, no les queda más alternativa que vender su cuerpo por un mendrugo de pan para alimentar a la familia. Cosa más revolucionaria. Pregúntele a las Jineteras cubanas.

No niego que habrán quienes pesquen en río revuelto y fácilmente mezclen el placer con los negocios. Pero a una gran mayoría no les alcanza la cajita de Clap cada tres meses para alimentar a la prole, las mismas cajitas con las que desfilaron las prostitutas de la milicia el pasado 5 de julio, convirtiendo la fecha de la gesta independentista en un gran latrocinio, en presencia de la meretriz principal en el palco de honor.

Qué cosas tiene más que oir y ver uno de las putas del tsj?

Sobre la Nulidad de la Ley Desarme en Venezuela por Roderick Navarro – IF Revista Digital – 30 de Junio 2019 


sobre-la-ley-desarme-en-venezuela-if-revista-digital-revista-libertaria-capitalismo-venezuela-libertad-900x550.jpg

El pasado 14 de junio solicitamos formalmente al Tribunal Supremo de Justicia legítimo la nulidad de la Ley para el desarme, control de armas y municiones. El documento lo he firmado junto a Eduardo Bittar y nos ha asistido el abogado Isaías Medina III, también miembro del movimiento.

En esta solicitud no solo exponemos los hechos que demuestran la indefensión en la que vivimos los venezolanos ante los ataques de los grupos armados de la narcodictadura, sino que también justificamos con argumentos del Derecho Natural, el Derecho nacional e internacional, nuestra Libertad de defendernos.

Queremos que no se criminalicen las acciones que a diario realizamos los venezolanos para defender nuestras vidas, nuestra Libertad y nuestro honor que es sagrado. La Asamblea Nacional chavista de 2013 criminalizó este derecho que tenemos los seres humanos en el territorio de Venezuela mediante esa ley. Prohíbe a los ciudadanos que de forma libre puedan acceder al porte y posesión de armas, además de monopolizar en el Gobierno las actividades relacionadas a la fabricación y comercialización de armamento en el país. Es tan hostil, que establece incluso que las autoridades del gobierno tienen la Libertad de confiscar a cualquier ciudadano su arma, así haya sido adquirida lícitamente. Esto no está bien.

Recordemos que la actual Asamblea Nacional socialista la ratifica en un acuerdo realizado hace pocos meses. Cómplices ideológicos del extremismo chavista.

El documento que puede ser descargado en nuestra página rumbolibertad.org/documentos, establece un precedente histórico en el país. Nunca antes una fuerza política se había propuesto el libre porte y posesión de armas en Venezuela para que los ciudadanos pudieran ejercer su derecho a la legítima defensa y protección. Recordemos que al menos nuestros últimos 100 años transcurrieron entre dictaduras y la hegemonía de izquierda.

En RUMBO LIBERTAD defendemos este derecho fundamental en este momento de la historia que vivimos donde el castrochavismo lleva adelante una agenda deliberada de extermino de venezolanos. Hay que enfrentar al enemigo extranjero y a sus cómplices sin que seamos criminalizados, y así detener la profanación de nuestros hogares y las lesiones irreparables al honor de nuestras familias.

Con este esfuerzo, también sentaremos un precedente en la América del Sur a favor de la Libertad. Recordemos también que la fundación brasileña Viva Rio -aliada de los amigos de Chávez y Maduro en Brasil-, es la que asesoró la realización de la Ley Desarme para Brasil y Venezuela.

Ayudemos a romper este importante tabú que nos ha impuesto culturalmente la izquierda en torno a las armas. Queremos que los ciudadanos aprendan a usarlas y no a temerlas, porque creemos que si las personas son consciente del uso y manejo de ellas podemos contribuir a la consolidación de una sociedad adulta, capaz de defenderse de las tiranías internas o de cualquier otra amenaza exterior; y capaz de generar respeto porque está conformada por una mayoría de buenas personas.

Son las malas personas las que asesinan inocentes, no las armas por sí solas. Ayudemos a concientizar más buenas personas con esta iniciativa que rompe con la dañina cultura de indefensión que promueve la izquierda en Venezuela.

Libertad o nada

 

El presidente del Tribunal Supremo quiere el perdón de Maduro por el golpe del 30 de abril por Juan Carlos Zapata – ALnavío – 28 de Junio 2019

El presidente del Tribunal Supremo de Justicia de Nicolás Maduro, condena lo que le conviene. Maikel Moreno condena lo que se supone es un “nuevo” complot para derrocar y matar a Maduro, pero también a la primera dama, Cilia Flores, al presidente de la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, e incluso a él mismo, a Moreno.
Maikel Moreno condena lo que le conviene / Foto: @MaikelMorenoTSJ
Maikel Moreno condena lo que le conviene / Foto: @MaikelMorenoTSJ

El funcionario colgó 4 tuits. Y hace referencia a los hechos de estos últimos días. A un plan que se pondría en marcha entre el 23 y 24 de junio. Ya hay varios militares detenidos. Y Nicolás Maduro ha dicho que será implacable con la oposición si intenta derrocarlo. Es el supuesto plan que llevó a Maduro a celebrar el acto del Día del Ejército en la madrugada. Son 14 civiles y militares implicados según el fiscal de Maduro, Tarek William Saab.

La claridad de estos tuits de Moreno no se corresponde con la oscuridad o el silencio que ha mantenido respecto a otro evento. La megaconspiración del 30 de abril. En la que el exjefe del Sebin que se le fue a Maduro, Manuel Cristopher Figuera, señala a Maikel Moreno como la figura clave de la fallida megaconspiración. De Moreno era la responsabilidad de que el Tribunal Supremo produjera una sentencia para:

-Eliminar a la ANC que preside Diosdado Cabello, el número 2 del régimen chavista.

-Restitución de los poderes de la Asamblea Nacional que preside Juan Guaidó.

-Hecho esto, los militares respaldaban el procedimiento.

-Y Maduro sería apartado del poder y enviado al exterior.

-Se nombraba una junta de gobierno.

-Se convocaban elecciones.

Maikel Moreno es uno de los 21 nombres que aparecen en la lista que el general Cristopher Figuera ha ido ventilando en declaraciones o que aparecen en las conversaciones filtradas que el diario ALnavío publicó en exclusiva. Lista de nombres de personajes involucrados en hechos de corrupción o en la megaconspiración.

“El Gobierno de Venezuela desmanteló un plan militar para dar un golpe de Estado, liberar al general Raúl Isaías Baduel, detenido desde 2009, y proclamarlo como presidente, informó el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez. El primer teniente Carlos Lozada Saavedra, alias Tío (…), lo reclutan para realizar las actividades de asalto al parque de armas del batallón Bolívar, del batallón Ayala, la toma de la Base Militar Francisco de Miranda, en La Carlota, sacar del Sebin [Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional] a Baduel y llevarlo (…) hasta las instalaciones de Venezolana de Televisión y desde allí proclamar a Raúl Baduel, presidente de Venezuela”. Sputnik.

En las filtraciones, Cristopher Figuera admite que la megaconspiración no tuvo éxito debido a la ambición desmedida de Maikel Moreno que no sólo quería seguir siendo presidente del Tribunal Supremo sino también presidente de la junta de gobierno, y la potestad de nombrar otros cargos clave como el fiscal general de la Nación y el ministro de Interior, o sea, Maikel Moreno iba a sustituir de manera directa al fiscal Tarek William Saab, que es de entera confianza de Maduro y Cilia Flores, y de paso reemplazar al general Néstor Reverol, otro de confianza máxima de Maduro y el exVicepresidente Ejecutivo, Tareck El Aissami.

Esa ambición fue “la piedra de tranca del documento”, se lee en las filtraciones. Cristopher Figuera da a entender luego en la entrevista que concedió a The Washington Post que hasta el último momento estuvo luchando porque saliera la sentencia, fundamental para que los militares, entre otros, el poderoso ministro de la Defensa, general Vladimir Padrino López, se ubicaran a favor de la megaconspiración.

Maikel Moreno no ha hecho comentario alguno sobre estos señalamientos. Pero desde el 30 de abril en adelante, el Tribunal Supremo de Justicia ha sido un instrumento en la arremetida persecutoria del régimen contra diputados de la oposición a los que se les ha allanado la inmunidad parlamentaria, entre otros el vicepresidente de la Asamblea Nacional, Edgar Zambrano, preso en una cárcel de alta de seguridad ubicada en el Fuerte Militar Tiuna de Caracas. Otros diputados se han asilado en embajadas o han escogido el camino del exilio. Lo más seguro es que Moreno, colocando al Tribunal Supremo en la primera línea de la arremetida, esté despejando todo tipo de duda en torno a su lealtad hacia el régimen. Y esta condena del nuevo episodio esté también enmarcada en la misma pauta de mostrarse leal.

Maikel Moreno es un personaje de confianza de la esposa de Maduro, Cilia Flores. Y forma parte de un grupo de poder en el que aparece involucrado el boliburgués Raúl Gorrín, dueño del canal Globovisión, de una aseguradora y un banco, y quien, según las fuentes, fue clave a la hora de incorporar al magistrado en la megaconspiración. Ambos personajes están sancionados por los Estados Unidos. En las filtraciones, el general exjefe del Sebin, hoy refugiado en los Estados Unidos, revela que Maikel Moreno “estaba pidiendo a cada testaferro 100 millones de dólares porque también con la salida” de Maduro “se estaba negociando el levantamiento de las sanciones de los dueños del dinero y de ellos mismos”.Moreno condena un “nuevo” complot contra Maduro y Cilia Flores / Foto: @ConCiliaFlores

Los tuits de Maikel Moreno van en esta dirección:

“1/4 En declaraciones ofrecidas por el VP Sectorial de Comunicación, Turismo y Cultura @jorgerpsuv los venezolanos y venezolanas conocimos la información sobre nuevas amenazas contra la estabilidad del país por parte de sectores reaccionarios”. Llama la atención el uso del término “reaccionarios”. No cabe en el lenguaje de Maikel Moreno. Cabe en el discurso de Maduro. Cabía en el de Hugo Chávez. Pero no en el de Maikel Moreno, afortunado de fortuna y de haber llegado a lo más alto del poder madurista gracias a combinaciones de lo que llaman el metabolismo chavista de dinero y poder.

“2/4 entre estas amenazas destaca la planificación de atentados contra el Pres. de la Rep. Bolivariana de Venezuela @NicolasMaduro , la primera combatiente @ConCiliaFlores , el Pres. de la ANC @dcabellor , mi persona y otros ciudadanos/as”. Aquí se coloca en plan de víctima. Aquí el punto de encuentro con el poder. Aquí intenta decir: Yo también soy objetivo. Asumo riesgos. Los reaccionarios vienen por mí. Yo soy socialista. Pero en la versión del diario ruso Sputnik, aliado del régimen de Maduro, no aparece Maikel Moreno en la lista de los supuestos objetivos: “El plan, expuso (Jorge) Rodríguez, era asesinar al presidente Nicolás Maduro, a su esposa Cilia Flores, al presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello. Además del secuestro del comisario Freddy Bernal, del director del Sebin, Gustavo González López, y del ministro de Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol”. Maikel Moreno, en orden de jerarquía es más importante que Bernal, que Reverol, que González López, ¿por qué no se recoge aquí? No pudo ser un olvido del ministro de Comunicación, Rodríguez, ni del reportero.

“3/4 Expreso mi contundente condena ante el nuevo criminal intento de subvertir el orden constitucional a través del magnicidio y de asesinatos selectivos. Una vez más llamo al pueblo venezolano a mantener la calma y a confiar en sus instituciones”. Por supuesto, confiar en el Tribunal Supremo que iba a justificar, mediante sentencia, la salida de Maduro del poder, y con Maduro, Cilia Flores, su aliada y protectora.

“4/4 Ratifico que desde el @TSJ_Venezuela continuaremos velando en el marco de nuestras competencias por hacer respetar el ordenamiento jurídico vigente y que los capturados por estos hechos serán sometidos al proceso judicial correspondiente respetando y garantizando sus derechos”. ¿Es creíble? ¿Es confiable? ¿Para quién? ¿Confía Maduro en Maikel Moreno? ¿Confía Cilia Flores en Maikel Moreno? ¿Confía Cabello en él?

-De no ser porque quitarlo profundiza la crisis, ya lo hubieran hecho desde la Asamblea Constituyente que preside Cabello, señaló una fuente. Y agregó: “Él está asustado”.

Maduro está paranoico y no confía ni en su propia casa por Juan Carlos Zapata – ALnavío – 27 de Junio 2019

A Maduro le queda eso. El terror. Que tampoco es que sea un elemento nuevo en el esquema que lo sostiene en el poder. Por ello este miércoles anuncia que será implacable contra la oposición si intentan derrocarlo. “Seríamos implacables”. La verdad es que Maduro parece un hombre acorralado. Porque hasta en su propia casa se conspira contra él.
Contra Maduro conspiran hasta en el Palacio de Miraflores / Foto: Presidencia
Contra Maduro conspiran hasta en el Palacio de Miraflores / Foto: Presidencia

Nicolás Maduro debe ser uno de los mandatarios más custodiados del mundo. Tiene dos organismos de inteligencia formales, el Sebin y el DGCIM. Tiene uno nuevo -que no existe como estructura-, como secuela de los hechos del 30 de abril, el cual convoca cada día al Palacio de Miraflores con el fin de seguir de forma directa las incidencias de las últimas horas. En estas reuniones participan miembros de la inteligencia cubana, que también es otro aparato que lo protege. Si no bastara con ello, Maduro cuenta con apoyo de inteligencia rusa y también con respaldo chino; el aporte de los chinos sería más por la vía de equipos sofisticados. También cuenta con los activistas del PSUV que reciben entrenamiento militar y de cómo espiar a los vecinos. Son los llamados cooperantes. Informantes. En Venezuela se les llama sapos.

El régimen de Maduro espía, graba, filma, sigue, a militares, empresarios, a boliburgueses, testaferros de figuras del régimen, a políticos opositores, a políticos chavistas, a políticos del chavismo disidente, a ministros, funcionarios, gobernadores, a gente común en barrios y urbanizaciones. El espionaje de Maduro, organizado por La Habana, llega a Colombia, España, República Dominicana y Estados Unidos, donde se registran los grupos más activos de la oposición.

El régimen de Maduro espía, graba, filma, sigue, a militares, empresarios, a boliburgueses, testaferros de figuras del régimen, a políticos opositores, a políticos chavistas, a políticos del chavismo disidente, a ministros, funcionarios, gobernadores, a gente común en barrios y urbanizaciones. El espionaje de Maduro, organizado por La Habana, llega a Colombia, España, República Dominicana y Estados Unidos, donde se registran los grupos más activos de la oposición. Maduro sigue la pauta del cerebro de la inteligencia cubana, Ramiro Valdés, que la inteligencia no es un frente amplio, que en ella participan los militantes más convencidos del proceso político, porque ello garantiza que nada se mueva en Venezuela -como tampoco en Cuba– sin que los espías lo sepan.

Y, sin embargo, Maduro parece un hombre acorralado. Cuenta con toda esa estructura y no puede evitar que se conspire en casa. Conspiran en la Casa Militar. O sea, en la Guardia Presidencial. Conspiran en la casa del Poder Judicial. Conspiran en la casa de gobierno, el Palacio de Miraflores. Conspiran en los fuertes, en las sedes militares. Conspiran militares, conspiran políticos de la oposición, conspiran empresarios, pero conspiran también los magistrados de Maduro, los boliburgueses que hicieron dinero con Hugo Chávez y Maduro; conspiran los testaferros, conspiran ministros, conspiran ahora también los chavistas disidentes, conspiran desde los organismos de inteligencia, desde el Sebin y el DGCIM, y hasta conspira la familia.

Esto explica la paranoia de Maduro. Explica por qué celebra el Día del Ejército en la madrugada. Explica por qué no puede purgar al general Vladimir Padrino López ni de la Fuerza Armada ni del Ministerio de la Defensa. Por qué tiene que seguir recorriendo camino con el presidente del Tribunal Supremo de JusticiaMaikel Moreno, factor clave en la fallida megaconspiración del 30 de abril. Esto explica muchas cosas. Que tenga que apelar a la filigrana política hacia los militares pues no puede confiar ni en los más allegados. No puede confiar en el jefe de la contrainteligencia militar, general Iván Hernández Dala, también comprometido en la megaconspiración, y no sólo esto, sino que era un comprometido que actuaba desde Casa Militar, desde la casa de gobierno, desde el Palacio de Miraflores.Maduro no sabía que Cristopher Figuera era amigo de Rafael Ramírez / Foto: WC

Maduro no sabía que Cristopher Figuera era amigo de Rafael Ramírez / Foto: WC

Maduro tiene que apelar a eso. Al terror. El mensaje de ser implacable lo dirige contra la oposición. Pero el mensaje es hacia todos. Pues ocurre que está en manos de todos. A muchos de los que quisiera barrer del entorno más cercano, son los que controlan los grupos de poder que lo tienen cercado: los grupos de Padrino López, Tareck El Aissami, los hermanos Jorge y Delcy Rodríguez, su esposa, Cilia Flores, Maikel Moreno, el boliburgués Raúl Gorrín, e inclusive Diosdado Cabello, que fue el que más hizo por salvarlo los días previos y el mismo 30 de abril.

Maduro entiende que la conspiración no se detiene. La del 30 de abril dejó secuelas. Más represión contra militares. Militares muertos. Y dejó otras consecuencias: militares implicados que no se desconectaron de la megaconspiración o diseñaron su propia operación. De allí las nuevas aprehensiones, las nuevas persecuciones, y que se diga que había un golpe montado para el 23 y el 24 de junio, ésta la fecha del acto del Ejército que se celebró de madrugada en el Panteón Nacional de Caracas y no a plena luz de día, como es lo usual, en el Campo de Carabobo, el lugar donde se produjo la Batalla de Carabobo que selló la independencia de Venezuela de España, el 24 de junio de 1821. Cuando se le dijo a un general que le encontrara una explicación a este extraño evento a oscuras, respondió. “Cobardes”.

¿De verdad pensaba Maduro que iban a atentar contra él? ¿O acaso los cuerpos de inteligencia los están poniendo más nervioso? ¿O los grupos de poder aprovechan el 30 de abril para arremeter contra adversarios internos?

También es verosímil pensar que Maduro hace lo posible por conjurar “algo” que está en marcha en la Fuerza Armada. Los militares, hemos dicho en ALnavío, no quieren el golpe de Estado, pero están perdiendo la paciencia. Los eventos cada vez son más seguidos.

Maduro ahora tiene otro problema encima. Confirmar hasta dónde familiares de su mujer, Cilia Flores, estaban comprometidos en la megaconspiración. En las filtraciones publicadas por el diario ALnavío se da cuenta de hermanos, de hijos. Los Flores se acostumbraron a viajar por el mundo. Los Flores se acostumbraron al disfrute. Vivir encerrados en Venezuela no es una opción. Algunos de los Flores tienen como tarea marcar boliburgueses, advertirlos de lo que hacen, y de que sean leales al chavismo y a Maduro y a la propia Cilia Flores. Pero estos Flores no se pueden multiplicar, no tienen el don de la ubicuidad para mantener controlados a los tantos testaferros y boliburgueses que quieren el cambio porque Maduro se les ha convertido en un poder incómodo.

Maduro, además, acaba de descubrir otra realidad. El chavismo disidente está conspirando. Cuando Maduro designó como jefe del Sebin al general Manuel Cristopher Figuera, tal vez desconocía los nexos con el exZar de PDVSARafael Ramírez. Cristopher Figuera, cuya formación en inteligencia le viene de los cubanos, fue uno de los líderes de la megaconspiración. Y es amigo de Ramírez. Este lo defiende, y cree en todo lo que ha soltado el exjefe del Sebin que ahora se encuentra bajo protección de los Estados Unidos. Ramírez, por su lado, no sólo es un purgado de Maduro sino también un perseguido. Ramírez ha dicho que conoce a la Fuerza Armada. Le ha hecho llamados a la Fuerza Armada para que dé el paso y deje solo a Maduro. Ramírez señala que el hecho de que Cristopher Figuera aparezca en la megaconspiración, “siembra una gran duda con respecto a la situación en el seno del Ejército”. Esto lo escribió Ramírez hace casi dos meses y los recientes acontecimientos así lo confirman. Ramírez vive en Italia, escondido. Pero se ve que tiene el brazo largo.Cabello apostó a la espera. Maduro lo sabe. Por ahora tiene que observarlo / Foto: PSUV

Cabello apostó a la espera. Maduro lo sabe. Por ahora tiene que observarlo / Foto: PSUV

Maduro sabe todo esto y al saberlo, estará pensando en el factor Diosdado Cabello. Es verdad, el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente salvó a Maduro el 30 de abril como lo ha salvado todo este tiempo, desde 2013, desde que se montó en la Presidencia. Pero Cabello tiene su propio juego. Y Maduro, por más agradecido que esté con el que llaman el segundo hombre del régimen, sigue desconfiando de él. Lo que pasa es que no ha podido purgar a Cabello. Ramírez no estaba en la lista de los primeros purgados. Era Cabello. Sólo que Ramírez, basado en el poder que significa ser presidente de la entonces muy poderosa Petróleos de Venezuela, se enfrentó a Maduro, mientras que Cabello apostó a la espera. Maduro lo sabe. Por ahora tiene que observarlo. Como los observa a todos. Sin confiar en nadie. Ni en la familia. Ni en su propia casa.

El chavismo lleva a 22 diputados al exilio, la clandestinidad o la cárcel en el último mes por Alonso Moleiro – El País – 18 de Junio 2019

Dirigentes como Richard Blanco, José Guerra o Tomás Guanipa huyen del país por el acoso a la oposición venezolana. El Gobierno libera a Gilber Caro

El diputado opositor Richard Blanco, en 2017.
El diputado opositor Richard Blanco, en 2017. EFE

Mientras el Gobierno de Nicolás Maduro busca nuevos escenarios para el diálogo en Europa y se apresta a atender la visita de la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, el Ejecutivo mueve sus fichas para intentar dejar sin oxígeno a la oposición venezolana en el frente interno y consolidar sus posiciones de poder. Un total de 22 diputados de la Asamblea Nacional –que fue declarada en desacato por el chavismo en 2017–, incluyendo algunos suplentes, han tenido que pedir asilo político en Embajadas, han sido encarcelados o se han exiliado del país. Al mismo tiempo, este lunes el régimen ha liberado al parlamentario Gilber Caro, que había sido detenido el pasado 26 de abril.

Richard Blanco, uno de los 14 diputados vinculados por la justicia venezolana con el plan fallido de la oposición venezolana para forzar la renuncia de Maduro, ha huido este lunes a Colombia tras pasar más de un mes refugiado en la Embajada de Argentina en Caracas. “Nadie me silenciará. Por eso decidí cruzar la frontera”, publicó en su cuenta de Twitter, junto con una fotografía donde se le ve caminando por una trocha, como se conocen a los pasos informales.

Los parlamentarios Tomás Guanipa y José Guerra, de Primero Justicia, y Liliana Hernández, de Un Nuevo Tiempo, también han abandonado el país, después de que la policía política tomara sus residencias. Sobre ellos pende una sentencia judicial por la quedarían desaforados de su inmunidad parlamentaria. El Supremo venezolano aún no ha emitido ningún comunicado oficial al respecto.

Guanipa es secretario general de Primero Justicia y segundo dirigente de este partido después de Julio Borges, su coordinador general, quién se encuentra exiliado en Bogotá y es el representante de Guaidó ante el Grupo de Lima. Guerra es un economista de activa presencia en el Parlamento venezolano. La activista Liliana Hernández mantiene relaciones fluidas con los disímiles sectores opositores y lleva adelante importantes tareas en el área logística.

Poco antes de este embate político, el sistema judicial del chavismo ya había emitido resoluciones en contra de los parlamentarios Juan Andrés Mejías, Sergio Vergara, Carlos Paparoni, Américo de Grazia, María Magallanes y Edgar Zambrano, acusados de estar presentes con López y Guaidó durante la ofensiva de la madrugada del 30 de abril. También ha sido señalado y está siendo buscado Miguel Pizarro, joven y carismático diputado de Primero Justicia, cuyo paradero se desconoce.

De Grazia y Magallanes, militantes de Causa Radical, un partido de izquierda de origen sindical, pidieron asilo en la Embajada de Italia en Caracas. Mejía, secretario político encargado de Voluntad Popular, se encuentra en la clandestinidad. El socialdemócrata moderado Zambrano –de los pocos que mantenía algunas relaciones personales con dirigentes chavistas–, primer vicepresidente de la Asamblea Nacional y militante de Acción Democrática, ha sido llevado a prisión con un polémico procedimiento por el cual su automóvil fue remolcado por una grúa, debido a que se negaba a entregarse a la policía.

En términos más amplios, la lista de dirigentes opositores que han sido reprimidos, encarcelados o forzados a salir del país asciende, de acuerdo con diversas fuentes consultadas, a unas 70 personas. Incluye a personajes tan emblemáticos como Julio Borges, Antonio Ledezma, Carlos Vecchio, David Smolansky, Ramón Muchacho, Juan Requessens y Freddy Guevara; y a los diputados Ismael García, Gaby Arellano, Rosmit Mantilla, Simón Calzadilla, Adriana D’Elia, Dinorah Figuera, Freddy Superlano, José Manuel Olivares y Roberto Marrero, asistente personal de Juan Guaidó.

El acoso del Gobierno de Maduro ha lastimado seriamente la estructura dirigente y el aparato logístico de la oposición venezolana y el Parlamento, si bien algunos de sus miembros sostienen que el cuórum legislativo se mantiene vigente y se puede continuar trabajando en iniciativas políticas.

Venezuela, Cuba and How Political Power is Never Surrendered by Peaceful Means by Carlos Alberto Montaner – Latin American Herald Tribune – 17 de Junio 2019

“Maduro and his accomplices are not going to hand over the authority just because society demands it,” writes Latin American genius Carlos Alberto Montaner. “Fidel told Chávez many times: ‘Political power is never surrendered by peaceful means, boy.’ You have to conquer it with cannon fire.” 


José Guerra and Tomás Guanipa have been deprived of their parliamentary seats. Guerra is an eminent economist. It was a decision of the Supreme Court of (In)Justice, presided by Maikel Moreno in Venezuela. Before becoming a lawyer, Moreno was a DISIP police officer and was a bodyguard of President Carlos Andrés Pérez.

The DISIP was transformed during Chavismo in the sinister SEBIN. At the time of democracy Moreno was accused of two murders, but his connections with the police took him out of prison and then he decided to study law. It seems that he climbed to power thanks to his friendship with Cilia Flores, Nicolás Maduro’s wife.

Maduro’s plan is quite obvious and was outlined by his Cuban advisors in December 2015, when the opposition obtained two thirds of the deputies, a percentage that allowed it to change the venal magistrates at the service of the ruling party.

Since 2016, Maduro, frightened, decided to rule through an obedient judicial power and, consequently, he eliminated three indigenous deputies from the Amazon using a trivial pretext. Those three deputies made the qualified majority that the opposition needed to clean up the judicial power. They couldn’t or didn’t want to sustain them. The TSJ declared the National Assembly (AN) in contempt until it gave up and the deputies admitted the first cut.

In the summer of 2017, Maduro — always under the instructions of the Cubans — created another deliberative body called the National Constituent Assembly. The goal was to promulgate a new Constitution without liberal twists.

At the beginning of 2018 the Chavistas withdrew from the National Assembly (AN) alleging a violation of the regulations. Then, the impeachment of the democratic deputies followed. It had begun when they eliminated the three above mentioned deputies. There are already more than 20. When there are fewer democratic parliamentarians than Chavistas, Maduro will return his followers to the AN in order to tie it up, silence it or finally dissolve it.

From that point on, he will rule with a new constitution copied from the Cuban model, which in turn follows closely the one that Stalin had promulgated in 1935. The new Venezuelan Constitution, as Cuba’s Magna Carta, will say that any rule or legislation will be subordinated to the “socialist” model and to the authorities of the United Socialist Party of Venezuela (PSUV).

Cuba thinks that, over time, the adverse international scenario that prevails today will change, and Venezuela, as happened to the island, will no longer be an anomaly and everyone will become accustomed to the presence of a corrupt narco-state from which 20% or 25% of the population has escaped. Already 15% has done it.

The opposition, now largely led by Guaidó, although it has 85% of popular support, has little room for maneuver. It is worthless to ask for a military or humanitarian intervention if previously it is not agreed. Its best bet is to ask the United States for help – as the Nicaraguan expert Humberto Belli suggests – to begin the armed struggle with the help of the more than one thousand soldiers exiled in Colombia. After all, Venezuela has three major land borders: Colombia, Brazil and Guyana, and a maritime border overlooking the Caribbean in which there are Dutch and British islands.

Given Maduro’s refusal to submit to truly free and transparent elections, President Guaidó, invoking Article 350 of the current Constitution, can claim the right to belligerency and end the fantasy of free and transparent elections. And if Washington was able to create for Guaidó the diplomatic support of almost sixty countries, it can very well give him the backing for Venezuelans themselves to conquer with arms the democratic destiny that Havana and Maduro deny them.

In any case, it is suicidal for Latin Americans to fold their arms before the immense tragedy of Venezuelans. More than four million people have already escaped from the country and the emergence of a famine that will kill the same amount is very likely. Maduro and his accomplices are not going to hand over the authority just because society demands it. Fidel told Chávez many times, “Political power is never surrendered by peaceful means, boy.” You have to conquer it with cannon fire.

Carlos Alberto Montaner is a journalist and writer. Born in 1943 in Cuba and exiled, Montaner is known for his more than 25 books and thousands of articles. PODER magazine estimates that more than six million readers have access to his weekly columns throughout Latin America. He is also a political analyst for CNN en Espanol. In 2012, Foreign Policy magazine named Montaner as one of the fifty most influential intellectuals in the Ibero-American world. His latest novel is A Time for Scoundrels. His latest essay is “The President: A Handbook for Voters and the Elected.” His latest book is a review of Las raíces torcidas de América Latina (The Twisted Roots of Latin America), published by Planeta and available in Amazon, in printed or digital version.

Noruega presiona a Maduro para que cese persecución contra diputados opositores por Juan Carlos Zapata – ALnavío – 14 de Junio 2019

A la mediación noruega no le gustó que el Tribunal Supremo de Justicia allanara la inmunidad parlamentaria de los diputados José Guerra y Tomás Guanipa. Guerra es uno de los parlamentarios más activos de la oposición. Guanipa es el secretario general de PJ, uno de los 4 partidos más importantes del espectro opositor. Queda por ver si la sentencia del TSJ se ejecuta o no. La sentencia existe pero hasta anoche no había sido publicada.
El equipo noruego le reclamó a los representantes de Maduro / Foto: Presidencia
El equipo noruego le reclamó a los representantes de Maduro / Foto: Presidencia

Los miembros del equipo de mediación del gobierno de Noruega se encuentran en Caracas. Son los mediadores en la negociación que adelantan Juan Guaidó y Nicolás Maduro. Los noruegos fueron sorprendidos con la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia, TSJ, que allana la inmunidad parlamentaria de los diputados José Guerra y Tomás Guanipa, ambos del partido Primero Justicia. El equipo reaccionó de manera inmediata, reclamándole a los representantes de Maduro, Jorge Rodríguez, Héctor Rodríguez y Jorge Arreaza, el paso dado por el Tribunal.

Los noruegos fueron sorprendidos con la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia, TSJ, que allana la inmunidad parlamentaria de los diputados José Guerra y Tomás Guanipa, ambos del partido Primero Justicia. El equipo reaccionó de manera inmediata, reclamándole a los representantes de Maduro, Jorge Rodríguez, Héctor Rodríguez y Jorge Arreaza, el paso dado por el Tribunal.

Para los noruegos, la acción no se corresponde con el escenario que plantea la negociación. Ni con esta que comenzó en Oslo ni con la otra que este jueves se desarrollaba en Estocolmo, Suecia. El rechazo fue firme. Y se supo que la sentencia no ha sido publicada, por lo menos hasta anoche, debido a la presión ejercida por los mediadores. El grupo noruego se ha reunido por separado con los equipos de Guaidó y Maduro. El de Guaidó está integrado por Fernando Martínez Mottola, Gerardo Blyde, Stalin González y Vicente Díaz. El jefe del equipo de Maduro es el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, y el de Guaidó, Martínez Mottola. El reclamo fue directo a Jorge Rodríguez.

Informaron fuentes que la sentencia fue promovida por el presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Maikel Moreno. La información de la sentencia se filtró en horas de la tarde de Caracas este miércoles. A Guerra se le vincula con los sucesos del 30 de abril, que tienen que ver con la megaconspiración que intentó derrocar a Maduro, y por el que se detuvo al primer vicepresidente de la Asamblea NacionalEdgar Zambrano. A Guanipa por el caso del presunto atentado con drones contra Maduro, hecho acaecido el 4 de agosto de 2018.

Fuentes de la oposición, sin embargo, no se confían de lo que hará el TSJ. Pues si la sentencia fue acordada, ¿en qué situación quedará? Podrá ser engavetada pero siempre será una espada de Damocles que pende sobre la cabeza de los diputados que ya salieron de Venezuela.
Guerra cree en la negociación como salida a la crisis política de Venezuela / Foto: Cortesía

Ayer ALnavío informó que “además de Guerra y Guanipa, hay otros 16 diputados a los que el régimen les retiró la inmunidad parlamentaria. Estos son Henry Ramos AllupJuan Andrés MejíaSimón CalzadillaMiguel PizarroCarlos PaparoniWinston FloresSergio Vergara, Freddy Superlano y Rafael Guzmán, quienes se encuentran en paradero desconocido. Otros cuatro están bajo protección de gobiernos extranjeros: Mariela Magallanes y Américo De Grazia, en la embajada de ItaliaRichard Blanco, en la de Argentina; y Franco Casella, en la de México. Luego está el caso de Luis Florido, exiliado en Colombia; y el primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, Edgar Zambrano, secuestrado el 8 de mayo por la policía de Maduro”.

Guerra también este jueves declaró al diario ALnavío que a pesar de la persecución, la negociación no tiene por qué descarrilar. Guerra creen en la negociación como salida a la crisis política que sufre Venezuela.

Los noruegos también están convencidos de la salida negociada. Y de allí la posición de rechazo a las sentencias del TSJ que pueden entorpecer el proceso que llevan a pulso.

Por qué los militares no dieron el paso en la megaconspiración contra Maduro por Juan Carlos Zapata – ALnavío – 10 de Junio 2019

Los militares se quedaron esperando por el pronunciamiento del presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Maikel Moreno, para actuar, para dar el paso final y concretar la “megaconspiración de abril”. Quien así habla es el general Manuel Cristopher Figuera. Ya había antes explicado cuál era el plan, y ahora ratifica lo que se esperaba del magistrado del TSJ.
Los militares se quedaron esperando el pronunciamiento de Maikel Moreno / Foto: @Servicios_MPPD
Los militares se quedaron esperando el pronunciamiento de Maikel Moreno / Foto: @Servicios_MPPD

En las conversaciones secretas que se filtraron y que publicó el diario ALnavío en exclusiva, el general Cristopher Figuera, exjefe del Sebin, la policía política de Nicolás Maduro, le decía a su interlocutor: “Desde comienzos de año MM (Maikel Moreno) viene trabajando en un documento para que la ANC deje de existir, cuando se pronunciara, VPL (Vladimir Padrino López) luego de una escaramuza militar tomaría el control y HD (general Iván Hernández Dala) tenía la misión de sacar a mi CJ (Maduro, Comandante en Jefe) del país y resguardarlo, luego se instalaría una junta que llamaría a elecciones y todo volvería a la normalidad”.

“Era una megaconspiración, porque buena parte de los militares, gobernadores y ministros quieren un cambio de gobierno. Sólo que no lo manifiestan abiertamente; hay muchos oficiales de diferentes grados que estaban en esa conspiración, pero estaban esperando el pronunciamiento de Maikel Moreno y no echaron pa’lante, se asustaron, usted sabe que el miedo es libre.”

Cristopher Figuera salió del país a raíz de los hechos del 30 de abril y se encuentra escondido en el exterior. Estados Unidos le levantó las sanciones que se habían aprobado contra él. Maduro lo acusa de traidor. Otros señalan que es un doble agente cubano. De hecho, recibió formación en Cuba, y defiende aspectos del modelo cubano como la salud y la educación.

¿Pero qué echó a perder la operación? Las ambiciones del presidente del Tribunal Supremo de Justicia que lo quería todo. Según el general, Maikel Moreno “quería ser el presidente de la junta, seguir en el TSJ, poner a su asistente clandestino en la fiscalía y nombrar al ministro del interior. Eso fue la piedra de tranca del documento y los muchachos que se alzarían se arrecharon porque se dieron cuenta de la cobardía de los jefes”.

Esta es una apreciación que Cristopher Figuera sigue sosteniendo. Porque está la otra. La que dijo Elliott Abrams, que fueron los rusos los que entraron en el juego a favor de Maduro. Esta versión del enviado especial de Donald Trump para Venezuela fue corroborada a este periodista por una alta fuente militar de todo crédito, que señaló:

“Padrino es el factor ruso en el poder de Maduro. Y Rusia, a través de Padrino, le ofreció garantías a Maduro. Padrino fue el portador del mensaje”.

En vista de este nuevo elemento, al general Cristopher Figuera le seguimos preguntando:

Usted habla de una megaconspiración, ¿Qué pasó, por qué no funcionó?

-Por las ambiciones de poder del Magistrado Maikel Moreno y las mezquindades de los testaferros de quienes estaban en esa conspiración.

¿Estaba descubierta la megaconspiración?

-No creo.

¿Si es una megaconspiración es porque parte del Alto Mando y otros niveles de dirección del poder estaban comprometidos?

-Era una megaconspiración, porque buena parte de los militares, gobernadores y ministros quieren un cambio de gobierno. Sólo que no lo manifiestan abiertamente; hay muchos oficiales de diferentes grados que estaban en esa conspiración, pero estaban esperando el pronunciamiento de Maikel Moreno y no echaron pa’lante, se asustaron, usted sabe que el miedo es libre.

Entonces, ¿Maduro, no puede confiar en su entorno más cercano, tendrá que cambiar al Alto Mando?

-No confía en nadie y, cambiará al Alto Mando más adelante, porque de lo contrario me daría la razón y eso lo descoloca. Eso ocurrirá en el mes de junio o julio, que es en esa fecha donde de manera natural se dan los cambios en el medio militar, claro, si no hay una salida antes.

A %d blogueros les gusta esto: