elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Trinidad y Tobago

Trinidad y Tobago canceló acuerdo de gas con Venezuela por Bethania García – Venepress – 3 de Febrero 2020

El primer ministro Keith Rowley indicó que la decisión se debe a las sanciones estadounidenses en contra de Pdvsa

Trinidad y Tobago canceló acuerdo de gas con Venezuela

Trinidad y Tobago canceló un acuerdo con Venezuela para el desarrollo conjunto de un campo de gas natural que se extiende  a lo largo de su frontera marítima, debido a las sanciones de Estados Unidos (EE.UU) contra la empresa estatal petrolera, Pdvsa.

Esta acción, planteaba la posibilidad de usar el gas del país suramericano, que tiene reservas de gas fuera de la costa sin explotar, para alimentar plantas de GNL en Trinidad.

Ante esto, el primer ministro Keith Rowley, señaló durante una conferencia de energía en Puerto España, que ambos países ahora desarrollarán independientemente el campo de aguas poco profundas Loran–Manatee de 10.04 billones de pies cúbicos.

“El progreso en el desarrollo del campo unificado Loran-Manatee se ha visto obstaculizado por las sanciones impuestas por el gobierno de los Estados Unidos, lo que impide que las empresas estadounidenses hagan negocios con la petrolera venezolana, Pdvsa”, destacó.

El acuerdo firmado entre los dos países en 2013, arroja que 73.75% del campo en conjunto pertenece a Venezuela y el resto a Trinidad y Tobago.

En este sentido, la petrolera estadounidense Chevron Corporation posee una participación de 60% en el campo Loran y Pdvsa posee el resto mientras que Shell Trinidad y Tobago, posee una participación de 100%  en el campo Manatee.

Cabe acotar que, tras las sanciones impuestas por EE.UU al gobierno venezolano, Rowley manifestó que la producción de gas del campo Manatee podría comenzar en 2024 o 2025 a tasas que oscilan entre 270 y 400 millones de pies cúbicos estándar por día.

Cómo ha recibido Trinidad y Tobago la llegada de 40.000 venezolanos – BBC News – 6 de Octubre 2019

De los más de cuatro millones de venezolanos que se estima abandonaron su país por la crisis política y económica de los últimos años, unos 40.000 acabaron en una pequeña nación del Caribe, a escasos 11 kilómetros de Venezuela: Trinidad y Tobago.

Pero este país de apenas 1.250.000 habitantes no es ningún paraíso.

Los vecinos recién llegados enfrentan la incertidumbre de un futuro sin papeles, la amenaza de la deportación y el recelo de la población local.

La BBC visitó Trinidad y habló con venezolanos y trinitenses sobre el impacto que la llegada de miles de desplazados está teniendo sobre la isla.

Te lo contamos en este documental, parte de la serie en inglés de la BBC The Displacedproducido por Ashley John-Baptiste y Olivia Lace-Evans, de la BBC.

El éxodo venezolano dispara las muertes de los migrantes en América Latina por Daniel Gómez – ALnavío – 19 de Junio 2019

La Organización Internacional para las Migraciones advierte que al menos 380 latinoamericanos han muerto en lo que va de 2019 intentando abandonar sus países. La cifra es 50% mayor que la del primer semestre de 2018. Este incremento, dice el organismo, tiene que ver con el éxodo venezolano. Y lo dice porque son muchas las personas que huyen de Venezuela a la desesperada. Poniéndose en manos de contrabandistas, exponiéndose a arriesgadas travesías e, incluso, a mar abierto. En aguas del Caribe ya van más de 80 venezolanos desaparecidos.

Más de 80 venezolanos han desaparecido en el Caribe en los últimos meses / Foto: Pexels
Más de 80 venezolanos han desaparecido en el Caribe en los últimos meses / Foto: Pexels

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) de las Naciones Unidas ha desvelado el rostro más cruel del éxodo venezolano. La muerte y un caso concreto: la desaparición de al menos 88 venezolanos en aguas del Caribe entre abril y junio de este año. Familias desesperadas que no dudaron en ponerse en manos de contrabandistas para salir de su país en busca de un mejor futuro. Aunque ello suponga exponerse a mar abierto. Desaparecer. Morir.

La OIM habla de un bote volcado el 23 de abril y otro el 16 de mayo rumbo a Trinidad y Tobago. Se estima que desaparecieron entre 51 y 67 venezolanos. Hablan de desaparecidos y no de muertos porque no se sabe el paradero de los cuerpos. Se reporta que un tercer barco dirigido a Curazao desapareció el 8 de junio. Al menos 21 venezolanos perdieron la vida en ese suceso. La OIM añade: Las “pérdidas totales aumentan posiblemente a 32”.

“Estos desafortunados incidentes resaltan las medidas desesperadas que los venezolanos están dispuestos a tomar para llegar a sus destinos, incluso arriesgando sus vidas a manos de los contrabandistas”, dijo en un comunicado Marcelo Pisani, director de la OIM para América CentralAmérica del Norte y el Caribe.

Se refieren a testimonios de supervivientes y familiares de los venezolanos desaparecidos. Dicen que los viajes al Caribe son organizados por contrabandistas. “Traficantes de migrantes que aprovechan la búsqueda desesperada de los venezolanos de unas mejores condiciones de vida para vender estos viajes en embarcaciones muy sobrecargadas, inadecuadas para el transporte de pasajeros en mar abierto”, agrega el informe.

Son rutas irregulares. Los venezolanos están en situación de vulnerabilidad adicional. Que estos viajes los dirijan contrabandistas exponen a los migrantes a abusos y explotaciones. “Pagan precios altos sin garantía de seguridad o llegada a su destino. En muchos casos, los viajes se realizan en barcos que superan su capacidad de transporte, lo que les hace volcar”.

Los ahogamientos en el Caribe y otras muertes relacionadas con el éxodo venezolano dispararon el número de víctimas en Latinoamérica. En lo que va de año han fallecido al menos 380 personas por movimientos migratorios, 50% más que en los seis primeros meses de 2018.

La mayoría, eso sí, en el viaje de Centroamérica hacia Estados Unidos. Allí se produce una muerte por día, con casos trágicos recientes como el de una niña de seis años muerta por deshidratación en Arizona, luego de cruzar a Estados Unidos desde México. El fallecimiento de un muchacho de 12 años tiroteado cerca de Coatzacoalcos, en el estado de Veracruz, en el sur de México…

Los riesgos a los que se expone el éxodo

El diario ALnavío ha venido compartiendo historias del éxodo. La de Jenny, una joven venezolana de 20 años que abandonó Caracas en busca de una mejor vida en Bogotá, con la mala suerte de que lo único que allí encontró fueron desgracias. Primero una familia que la explotaba, luego un secuestro frustrado antes de que la convirtieran en prostituta, finalmente el exilio.

También está la historia de lo que ocurrió con el éxodo en la costa colombiana. Esta, gracias al testimonio de Maryhen Jiménez Morales, investigadora venezolana en el Departamento de Política y Relaciones Internacionales de la Universidad de Oxford.

Jiménez estuvo dos semanas en el lugar. Allí lo que vio, dijo, “fue doloroso”. Más de lo esperado. Y fue doloroso porque contempló hacinamiento, niños apátridas, vientres de alquiler, xenofobia, explotación infantil, trata sexual… Con los venezolanos.

Tampoco hay que olvidar que el éxodo se mueve a pie. Forman caravanas humanas en dirección a ColombiaEcuador y Perú. Hace poco, un empresario peruano reveló en conversación con ALnavío que, en su viaje por la frontera, vio un río de venezolanos cruzando en la absoluta oscuridad las cumbres peruanas.

No todos van a pie. Muchas veces, para aligerar el camino, se aprovechan de autobuses y camiones para surcar carreteras que son toda una trampa mortal. Lo dicen informes del Foro Económico Mundial y de la ONU reseñados por ALnavío.

Como apuntó la agencia de la ONU para los refugiados, Acnur, hace dos semanas, son cuatro millones las personas que han abandonado Venezuela desde 2015. Este martes, en el informe de Tendencias globales de 2018, Acnur dio más detalles “del mayor éxodo de la historia reciente en la región y una de las mayores crisis de desplazamiento en el mundo”.

Dice que al día salen de Venezuela 5.000 personas. Que, a ese ritmo, el éxodo será de cinco millones a finales de 2019. Que, como consecuencia de este flujo migratorio, son los venezolanos quienes encabezan la lista mundial de nuevas peticiones de asilo.

En 2018 hubo 341.800 venezolanos que solicitaron asilo por primera vez. Superando, y con diferencia, a ciudadanos afganos, sirios e iraquíes quienes, a diferencia de los venezolanos, huyen de la guerra. No obstante, como demuestran los indicadores macroeconómicos, la gestión de Nicolás Maduro es casi tan devastadora como un conflicto bélico.

Alarma internacional por la desaparición de barcos con refugiados venezolanos por David Alandete – ABC – 17 de Junio 2019

Imagen de un barco con inmigrantes venezolanos que naufragó
Imagen de un barco con inmigrantes venezolanos que naufragó – Reuters

EE.UU. envía un barco hospital que parará en las islas frente a las costas de Venezuela para tratar a los inmigrantes

La repetida desaparición de pequeños botes con los que los refugiados venezolanos tratan de huir a las islas frente a las costas de su país ha despertado la alarma de las organizaciones humanitarias. Estas advierten de la muerte de menores y mujeres embarazadas que abandonan su país por la falta de alimentos y medicinas y que acaban siendo presa de redes de trata de personas.

La última embarcación en hundirse lo hizo entre Venezuela y la isla de Curaçao, a 60 kilómetros de la costa del continente. Se trataba de una lancha sobrecargada con 32 personas huidas a través del estado de Falcón. Los familiares ya cruzados, que les esperaron durante horas en una playa, acabaron denunciando su desaparición a las autoridades de Curaçao, una isla que es territorio autónomo del Reino de los Países Bajos.

Aunque la mayoría de los cuatro millones de venezolanos exiliados por la grave crisis humanitaria del país lo ha hecho a pie, y viven refugiados en países vecinos como Ecuador o Colombia, otros han optado por cruzar los pocos kilómetros de mar que les separan de las islas antillanas del Caribe. Se trata de un cruce peligrosísimo, pues las aguas pueden embravecerse fácil e inesperadamente.

El cruce más corto es el de las Bocas del Dragón, unos estrechos que separan Venezuela y Trinidad y Tobago y que en su punto más corto tienen apenas 20 kilómetros. Ahí desapareció el 16 de mayo un pequeño bote pesquero con 31 personas a bordo, de las cuales al menos dos eran niños. En el último mes se han hundido al menos cuatro embarcaciones en similares circunstancias, con más de 50 desaparecidos en total.

Traficantes de personas

Estos cruces se pactan con traficantes de personas cuyas tarifas varían pero que cobran entre 400 y 500 dólares (entre 350 y 450 euros) por persona y que pueden rebajar el pago hasta los 1.000 euros por familia sin hay niños entre los viajantes. Se trata de verdaderas fortunas: el salario mínimo en Venezuela no supera los 5 euros mensuales, con una inflación galopante que ha hundido en la miseria a la mayoría de la población.

En ocasiones el Comando de Guardacostas de Venezuela rescata a náufragos, como sucedió el 27 de abril con un bote que volcó con 37 personas a bordo. Los uniformados apenas pudieron rescatar a 10 emigrantes, uno de los cuales murió.

La agencia de Naciones Unidas para los Refugiados, ACNUR, ha pedido a Venezuela que tome medidas contra los traficantes de personas que se aprovechan de esta crisis para lucrarse poniendo en riesgo decenas de vidas cada semana.

El ejército de EE.UU. envió ayer un barco hospital que parará en las islas antillanas para atender a los venezolanos que no reciben tratamiento médico desde hace meses.

 

El cautiverio de los migrantes venezolanos por Maolis Castro – El País – 30 de Mayo 2019

La cárcel es el destino en Trinidad y Tobago para las personas ilegales o solicitantes de asilo

Trinidad y Tobago ha sido el destino escogido por miles de migrantes venezolanos.
Trinidad y Tobago ha sido el destino escogido por miles de migrantes venezolanos. GETTY

Yasmín Juáres creyó un día que su nacionalidad pesaba como una maldición. Había viajado a Trinidad y Tobago para visitar a su esposo y su hijo, pero acabó siendo detenida por un oficial del aeropuerto internacional de Piarco, que le informó de que no pisaría la isla. Estaba con otros venezolanos que también fueron deportados dos días después por ser personas non gratas. Todavía recuerda la fecha con pena: 8 de noviembre de 2017. Los devolvieron a su país después de tenerlos dos días en un hotel, custodiados por un fornido policía y sin acceso a alimentos. “Me sentí espantada. ¿Cuál era nuestro pecado?”, relata.

Henríquez denuncia que al menos cuatro adolescentes han sido deportados el pasado sábado. Su atención está en Jonathan Mora Mora, de 15 años, que fue devuelto a Venezuela sin, supuestamente el consentimiento de su representante legal. “No fueron entregados a ninguna autoridad, sin dinero para comida y traslado, en Caracas, una ciudad que no conocen porque son de Tucupita (oriente venezolano). La responsabilidad recae sobre la aerolínea Caribbean, sobre Inmigración y sobre el Gobierno de Venezuela”, apunta.

Trinidad y Tobago no esperaba la entrada en estampida de sus vecinos, más de 40.000 migrantes venezolanos en una nación con 1,4 millones de habitantes. La mayoría navegó en botes con la idea de espantar la miseria. Para Cruz Del Nardo Veliz, un fotógrafo de 22 años, es espinoso desembolsar 300 dólares para liberar a su novia, Ennymar Idrobo Velandia, una peluquera que obtuvo un certificado de aspirante a asilo emitido por la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur). Ni ese documento sirvió cuando fue capturada por la policía, hace cuatro meses. Le preocupa que el encierro en el Centro de Detención de Inmigrantes (IDC, por sus siglas en inglés) haya afectado a la esquizofrenia que sufre su pareja.

RUTA PELIGROSA

En las costas de Güiria, en el Estado oriental de Sucre, unos 57 venezolanos están desaparecidos. Se trata de los tripulantes de los botes Jhonnaly José y Ana María. El primero zarpó a finales de abril con destino a Trinidad y Tobago, el exceso de peso pudo hundir a la embarcación. Las sobrevivientes relataron que se salvaron porque nadaron hasta tierra o se aferraron a envases de plástico hasta el tardío rescate.

Pero en menos de un mes, el 16 de mayo, otro bote clandestino con 33 personas desapareció. Solo un hombre fue rescatado. Los familiares de los pasajeros esperan información sobre su paradero en el muelle de Güiria, pero no existen rastros.

Un informe de Acnur indica que el 79% de los migrantes venezolanos en Trinidad y Tobago ingresó por botes. Hasta hace dos o tres años, la mayoría lo hacía por avión, pero la agudización de la crisis y la desesperación convirtieron en la principal opción a las pequeñas embarcaciones que suelen navegar ilegalmente.

La ley trinitaria es restrictiva con los solicitantes de asilo. Francisco Marín, un periodista detenido en abril, vio cómo un comisario ordenaba a sus oficiales ignorar la condición de asilados. “Él tomó mi carné de refugiado y lo mostró a unos 25 policías. Después dijo: ‘Si a ustedes les presentan algún documento de las Naciones Unidas, tengan claro que los jefes somos nosotros, como Gobierno, y esto no tiene validez”, afirma.

Fue detenido cuando iba a un supermercado. En la patrulla policial había otros dos venezolanos. Los llevaron a una cárcel común en Point Fortín, donde estuvieron cuatro días en una celda de dos metros de largo y dos de ancho. Francisco se sentía humillado. Solo había un sanitario dentro de ese espacio para todos los prisioneros y dormía sobre el concreto. Estaba aturdido por los gritos de otros reclusos y ninguna autoridad atendía sus peticiones.

Su testimonio es parecido al de Yasmin Juáres, que durante la detención de su hijo denunció ante instancias de Caracas las condiciones de los migrantes. “En Trinidad, los venezolanos presos no tienen derecho a nada. Ni siquiera a llamadas telefónicas”, dice.

El Gobierno de Nicolás Maduro guarda silencio frente a estas denuncias. Pero Carlos Valero engorda un expediente de excesos contra los emigrados. Su interés surgió después del reclamo de Acnur al Gobierno de Keith Rowley por violar la legislación internacional al deportar a 82 venezolanos hace poco más de un año. De ese grupo, unos 25 tenían la condición de refugiados. “Hablamos de cacería de venezolanos. Los perseguían, los detenían unos días en una comisaría, los llevaban al IDC y empezaba un proceso jurídico en el que imponían unas multas de entre 500 y 2.000 dólares. Tras pagar, si no tenían un boleto de retorno tampoco ocurría la liberación. Esto último nos pareció irracional porque no tiene sentido mantener a una persona en ese sitio, contra su voluntad y hasta de manera salvaje”, explica el parlamentario.

El diputado destaca que se ha producido una cierta flexibilización de la política migratoria: entre el 31 de mayo y el 14 de junio el país anglosajón emitirá una tarjeta para regularizar el estatus de los venezolanos durante el período limitado. Después de ese proceso el primer ministro Rowley podría ser inclemente con los migrantes que no ingresen por puertos autorizados o los que infrinjan la ley. “Los problemas de los venezolanos son de ellos. Somos un país humano, nos importan y ayudamos, pero la ayuda que Trinidad y Tobago puede ofrecer debe ser limitada. Esta pequeña isla no puede dar la solución para los cientos de miles de emigrantes”, dijo. En contraste, el mandatario respalda al régimen de Venezuela. El motivo: un acuerdo de cooperación sobre gas con el país con las mayores reservas de petróleo del mundo.

Guardia Costera de Trinidad y Tobago rescató a cuatro venezolanos tras naufragio en alta mar – NTN24 – 25 de Abril 2019

Veinticinco jóvenes habrían buscado la forma de huir a Trinidad y Tobago para escapar de la crisis que existe en Venezuela

Guardia Costera de Trinidad y Tobago

Un barco llamado “Jhonnaly José”, que transportaba al menos a 25 personas desde la ciudad Güiria (estado Sucre) hacia Trinidad y Tobago, volcó en las primeras horas del miércoles 24 de abril; informó la Guardia Costera de ese país.

Al menos 21 personas, entre ellas mujeres y niños, aún siguen desaparecidas.

La Guardia Costera aseguró que solo cuatro personas han sido rescatadas en un esfuerzo conjunto de búsqueda y rescate con autoridades venezolanas, aunque otros informes sugieren que un total de nueve personas se han salvado.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) manifestó su preocupación por el destino de los venezolanos desaparecidos y calificó como “trágico” este incidente, que “destaca los riesgos extremos de los viajes del mar y otros movimientos irregulares transfronterizos emprendidos por refugiados y migrantes”.

Acnur subrayó “la desesperación de los obligados a huir de sus hogares y las dificultades extraordinarias que enfrentan en su viaje”.

Más de tres millones de refugiados y migrantes venezolanos han abandonado su país principalmente a países vecinos, incluidas islas del Caribe.

En secreto 1000 millones de dólares para Maduro por Carlos Ramirez López – Blog de Carlos Ramirez López – 26 de Agosto 2018

El 25 de agosto 2018 aterrizó en Maiquetía el avión de Caribean Airlanes donde llegó el primer ministro de Trinidad Tobago (TT) Keith Rowley quien fue trasladado a Miraflores donde lo esperaba Nicolás Maduro, listos para firmar un contrato por 1.000  millones de dólares para el suministro de gas natural que será llevado por medio de un gasoducto que construirá la empresa  Royal Ducht Shell desde Campo Dragón, estado Sucre, hasta la isla caribeña.

MIENTRAS EN VENEZUELA SE SUFRE ESCASEZ DE GAS

Con esta actuación se comprometen bienes que forman parte de la reserva gasífera nacional en momentos en que en nuestro país se padece de una fuerte escasez del producto.

CONTRATO QUE CONSTITUCIONALMENTE DEBERÍA PASAR POR LA ASAMBLEA NACIONAL

Se trata de un contrato de interés nacional sujeto a la obligación de pasar por la autorización de la Asamblea Nacional como establece el artículo 187.9 constitucional a lo que Maduro ha hecho caso omiso pues como la misma prensa de Trinidad lo ha denunciado, todo se hizo en secreto.

Lo que de dicho contrato se supo es lo que declaró el ministro trinitario en su viaje de regreso cuando eufórico, copa de champaña en mano dijo que para su país era un gran éxito ese negocio pues estaban adquiriendo el gas a un precio mucho más barato que el que hasta ahora compran a National Gas Company.

MINISTRO TRINITARIO HA RECHAZADO A REFUGIADOS VENEZOLANOS

Se destaca el hecho de que el representante de Trinidad, su primer ministro Keith Rowley es el mismo que pocos días atrás rechazó recibir a venezolanos, y ante la solicitud de la ONU para que reciba a refugiados venezolanos dijo “No somos China, no somos Rusia. Somos una pequeña isla y no podemos, ni permitiremos a la ONU a forzarnos a que seamos un campo de refugiados”.

Naipaul y Venezuela por Ibsen Martínez – El País – 14 de Agosto 2018

Sir Vidia se interesó por el país sudamericano, a solo 90 millas náuticas de Trinidad y Tóbago, su lugar de origen

1534174157_813092_1534174438_noticiarelacionadaprincipal_normal_recorte1.jpg

En un libro de juventud, V.S. Naipaul (1932 – 2018) examinó elementos del carácter moral de su país que encuentro semejantes a los del mío. Naipaul visitaba Trinidad luego de una larga ausencia, y experimentaba el temor del reencuentro.

“Sabía que Trinidad carecía de importancia y de creatividad, y que era cínica — dice en The middle passage, escrito en 1960—. Las únicas profesiones eran la abogacía y la medicina porque ninguna otra era necesaria. Se reconocía el poder, pero a nadie se le otorgaba dignidad alguna. A toda persona eminente se le tenía por tortuosa y desdeñable. Vivíamos en una sociedad que se negaba a tener héroes. […]

“Trinidad era un lugar donde una recurrente palabra de agravio era «engreído», expresión de resentimiento ante cualquiera que poseyese una destreza poco común. Tales destrezas no eran requeridas por una sociedad que nada producía, que nunca tuvo que probar su valía y a la que nada exigía ser eficiente. […] La generosidad –la admiración entre iguales— era, por tanto, desconocida; una cualidad que solo conocí en los libros y hallé solo en Inglaterra”.

Se refería Naipaul a Trinidad, y hablaba de ella como luego hablaría de la India, del mundo islámico, de las Indias Occidentales y también, en más de una ocasión, de nuestra América: sin zalamería, con desasida franqueza, sin marco teórico ni idealización ni desengaño. Motivos sobrados para haber merecido en vida el repudio biempensante de la corrección política.

De “cerdo misógino y almanaque de infelices opiniones” lo tacha David Rieff en un tuit que acabo de leer. De su misoginia feroz no tengo duda. Otro juicio me merecen sus opiniones.

“Mis antecedentes son a la vez excesivamente sencillos y excesivamente confusos— declara en su discurso de aceptación del Nobel, en 2001—: nací en Trinidad; una pequeña isla en la desembocadura del gran río de Venezuela, el Orinoco. Así que Trinidad no está estrictamente en Suramérica ni estrictamente en el Caribe”. Son coordenadas que cualquier venezolano también podría hacer suyas: aunque pisemos Terra Firma, me late que no somos del todo suramericanos ni del todo caribeños.

Apropiarnos de ellas me parece más a útil a una literatura “de indagación nacional” – expresión que debo a Christopher Domínguez Michael— que las barrocas coordenadas que daba la inflazón barroca de Arturo Uslar Pietri: “sabemos por los cartógrafos que Venezuela es el castillo de proa de esa rabilarga galeaza que pinta en el mapa la América española”.

Naipaul —Sir Vidia, para nosotros, devotos— se interesó, ¡y mucho!, por Venezuela, no solo por la prelación de nuestra Historia sobre la de su país de origen, sino también porque solo nos separan 90 millas náuticas. Testimonio, entre muchos, del doble flujo cultural entre mi país y Trinidad, propiciado por la cercanía, es la palabra mamagay que en inglés trinitario nombra lo mismo que el español de Venezuela y Colombia: mamar gallo; esto es, tomadura de pelo, evasiva engañosa. Trinidad ha sido refugio de todos los exilios políticos venezolanos desde tiempos coloniales.

Para escribir “La pérdida de El Dorado”, imprescindible portento que narra las vicisitudes arrostradas por Sir Walter Raleigh en nuestra Orinoquia, Sir Vidia aprendió nuestra lengua para adentrarse en las crónicas de Indias, en archivos sevillanos, en memorias virreinales.

Su imaginación se prendió de personajes como Antonio de Berrío, segoviano que combatió en Flandes a las órdenes del Duque de Alba y vino al reino de los chibchas con Jiménez de Quesada, su tío político, de quien heredó el quimérico título de gobernador de El Dorado. Francisco de Miranda mereció de Naipaul largos capítulos en dos de sus libros.

Sir Vidia apreció menos a Miranda como precursor independentista que como superlativo producto atormentado del sistema de castas colonial español. Era canario, un “blanco de orilla”; un descastado, no un aristocrático español de América, como Bolívar.

La condición de súbdito colonial comportó para Miranda, tanto como para Naipaul, un exilio y una privación de la complejidad de la cultura metropolitana que, instintivamente, ambos prefirieron a las discriminatorias y crueles simplicidades de la sociedad colonial.

De su “almanaque de infelices opiniones” espumo una frase, referida a la Argentina, que resume su visión de nuestra América, comarca de pesadillas cuyas gentes, dolorosamente: “no tienen causas, tan solo enemigos”.

Vale la pena rumiarla, como quien descifra un koan budista.

Primer ministro de Trinidad y Tobago no aceptará venezolanos…- Venezuela al dia – 31 de Julio 2018

Foto: Newsday

Los venezolanos emigran a destinos cada vez más complicados. Usualmente buscan establecerse en países con condiciones de vida más estables y que tengan posibilidad de recibirlos, como son los casos de Chile, Argentina o Perú; sin embargo, la crisis en su país es tan intensa que ahora emigran a pequeñas islas del Caribe.

Keith Rowley, primer ministro de Trinidad y Tobago, aseguró que su país no está dispuesto a aceptar migrantes venezolanos aunque la Organización de las Naciones Unidas (ONU) medie en favor de estos.

“Somos un pueblo generoso y permitimos que los venezolanos vengan a Trinidad y Tobago a comprar suministros y permanezcan un corto tiempo (…) Pero somos una isla pequeña, con espacio limitado”, explicó Rowley durante una rueda de prensa.

La controvertida declaración ha generado críticas por parte de algunos; no obstante, es justiciada para otros. La ONU ha pedido a los países de la región que faciliten los trámites de legalización y ayude a los migrantes venezolanos, debido a que consideró que la ola migratoria es sumamente crítica.

Trinidad y Tobago asegura que respeta derechos de solicitantes de asilo – TalCual – 24 de Abril 2018

avion-militar.jpg
Las autoridades de ese país aseguran que los 82 venezolanos fueron voluntariamente repatriados a Venezuela con la asistencia del embajador de Caracas ante Trinidad y Tobago, Coromoto Godoy
Las autoridades de ese país aseguran que los 82 venezolanos fueron voluntariamente repatriados a Venezuela con la asistencia del embajador de Caracas ante Trinidad y Tobago, Coromoto Godoy
El Gobierno de Trinidad y Tobago aseguró el lunes 23 que respeta los derechos de los solicitantes de asilo, así como la decisión de cualquier ciudadano extranjero de regresar voluntariamente a su país de origen, en relación a los 82 venezolanos deportados desde ese territorio el fin de semana.
El grupo había sido mantenido bajo detención en Trinidad y Tobago y fue deportado a Venezuela el sábado 21 a pesar de que la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) solicitó entrevistarse con esas personas.
“El Gobierno de Trinidad y Tobago tiene el derecho de repatriar a cualquier ciudadano extranjero que infrinja las leyes locales y tomará los pasos necesarios para garantizar la repatriación”, señala la declaración oficial divulgada en un comunicado por el Ministerio de Seguridad Nacional.
“Con este fin, el Gobierno de Trinidad y Tobago y el Gobierno de Venezuela han mantenido conversaciones para reducir la duración de la detención de los ciudadanos venezolanos en violación de las leyes de Trinidad y Tobago y para repatriarlos a su país de origen tan pronto como sea posible”, subraya el comunicado.
Las autoridades de ese país aseguran que los 82 venezolanos fueron voluntariamente repatriados a Venezuela con la asistencia del embajador de Caracas ante Trinidad y Tobago, Coromoto Godoy.
Además, señalaron que se mantuvieron conversaciones con el embajador venezolano el 18 de abril para discutir los arreglos que permitieran el retorno de los venezolanos que se encontraban en el Centro de Detención de Inmigrantes de Aripo.
El representante de Naciones Unidas ante Trinidad y Tobago, Richard Blewitt, señaló que a esa organización le preocupa el bienestar de esas personas y que está en contacto con las autoridades competentes de Puerto España para garantizar que cualquier solicitante de protección la obtenga.
El Gobierno de Trinidad y Tobago insiste que en el aeropuerto, en el momento de la salida de los venezolanos, “se le preguntó a cada persona si tenían temor u objeción a regresar a su tierra natal” y que “todos declararon que querían irse”.
“Cada uno firmó los documentos necesarios para su partida antes de que los funcionarios de Inmigración le entregaran su documento de viaje y los funcionarios de aduanas revisaran sus bienes personales”, subraya el comunicado.
Además, insisten en que ha estado colaborando con Acnur para garantizar la protección de las personas que huyen de la persecución y “continuará apoyando ese trabajo mientras mantiene la ley y el orden”.
El comunicado reconoce que la División de Inmigración ha recibido informes sobre ciudadanos extranjeros que han entrado en el país a los que se les exige pagar una tarifa para facilitar su petición de asilo.
El Gobierno resaltó que le preocupa que “muchos extranjeros hayan entrado en el país de manera ilegal o hayan excedido el permiso otorgado por la División de Inmigración y, como resultado, puedan ser susceptibles a la explotación debido a su estatus migratorio irregular”.

A %d blogueros les gusta esto: