elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Transparencia

Los agujeros del coronavirus en Venezuela por Florantonia Singer – El País – 24 de Abril 2020

Mientras Maduro exhibe como un éxito la gestión de la crisis, asociaciones médicas y la oposición denuncian la falta de transparencia y que la capacidad de diagnóstico no llega a 100 pruebas diarias

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, y su esposa, Cilia Flores, durante una comparecencia.
El presidente venezolano, Nicolás Maduro, y su esposa, Cilia Flores, durante una comparecencia.EFE

La curva de la evolución de los casos de coronavirus en Venezuela no se parece a ninguna de la región. Es rectilínea, con días en los que no se reportan casos. Es atípica, dicen los epidemiólogos. La covid-19 tiene seis semanas en el país con 298 contagios confirmados y 10 muertes, en un crecimiento lineal promedio de 6%, que no ha alcanzado por ahora el alza exponencial que se ha visto en gran parte del mundo. Semana a semana se hacen análisis, gráficos, se comparan curvas. El mundo está atento qué han hecho otros para entender el comportamiento de la pandemia. Para los especialistas venezolanos y la oposición liderada por Juan Guaidó, sin embargo, lo que ha ocurrido en el país este primer mes, que el Gobierno atribuye a un exitoso plan que ha logrado mantener aplanada la curva de contagios, tiene muchos puntos ciegos y contradicciones que, con preocupación, empiezan a advertir porque hacen más complicada la preparación para lo que viene.

Del atípico crecimiento lineal, la Academia Venezolana de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales advirtió en un comunicado el 2 de abril, cuando el Gobierno de Nicolás Maduro informaba de 143 casos. “La curva de acumulación de casos confirmados sugiere un incremento lineal en el número de casos acumulados, un patrón que es atípico para la fase inicial de las epidemias de covid-19”. Y, añadían, “la modelización de casos positivos de las dos primeras muertes, una estrategia utilizada en otros países con sospecha de subregistro para estimar el número de casos acumulados, sugiere que […] este número supera los 800”.

El médico infectólogo Julio Castro, miembro de la comisión de expertos nombrada por Guaidó, ya registró el fallecimiento de un hombre por el virus en una clínica de Caracas. Ataviado con el aparatoso equipo de protección comunicó el deceso a su esposa, también en aislamiento hospitalario por la infección, y a sus hijos por redes sociales, todos fuera del país como parte de la diáspora ha hecho apéndices del país en otras latitudes. Para el especialista, “lo único que están reflejando las cifras del Gobierno es la poca capacidad diagnóstica que tiene Venezuela, no la dinámica real de la epidemia en el país”.

A diario, en una cadena de televisión, una comparecencia rotatoria entre Nicolás Maduro, el ministro de Información, Jorge Rodríguez, y su hermana, la vicepresidenta Delcy Rodríguez, da el parte del coronavirus. Hay días en que pueden hablar dos de ellos o los tres y en distintas emisiones, en las que los números y la información van y vienen, así como se hacen oraciones religiosas o se dan recetas de brebajes para curar la enfermedad. El ministro de Salud, Carlos Alvarado, solo ha tenido un par de intervenciones cortas en las reuniones televisadas.

En vídeo, la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, ofrece en televisión este martes los últimos datos de casos positivos y fallecidos en el país. EFE

En los últimos partes el Gobierno ha empezado a destacar el número de pruebas realizadas, para asegurar que Venezuela, que solo tiene un laboratorio para evaluar pruebas PCR (reacción en cadena de la polimerasa, por sus siglas en inglés) en tiempo real. Está ubicado en Caracas, y pese a que arrancó la epidemia con apenas 3.000 test que donó la Organización Panamericana de Salud, está haciendo más chequeos que Colombia o Chile -que hace 3.000 al día en 49 laboratorios-, según han asegurado los portavoces oficiales. “Somos el país que hace más pruebas en todo el continente”, repiten a diario.

Las pruebas siempre serán pocas frente a un patógeno nuevo para todo el mundo que está expuesto. Pero en su conteo, que se ha vuelto propaganda, el Gobierno de Maduro suma las pesquisas rápidas a las realizadas por PCR, que es el indicador de mayor fiabilidad para el diagnóstico y el que usa la mayoría de los países. Castro denunció este jueves que en Venezuela solo se han efectuado 5.969 pruebas tipo PCR. Eso significa que apenas se realizan al día entre 85 y 95 pruebas diarias de este tipo, lo que representa 198 pruebas por cada millón de habitantes. “Hoy existe solo un laboratorio en todo el territorio nacional capaz de realizar esta prueba, pero lo más viable es que tengamos entre 10 y 15 laboratorios en el país que la generen. Hemos hecho un estudio y hay al menos ocho laboratorios que tienen el entrenamiento, las certificaciones y los equipos. Únicamente les hace falta los insumos”.

El Gobierno ya hablaba de números récords en pruebas, cuando en un informe de finales de marzo de la Oficina de Respuesta Humanitaria de las Naciones Unidas, instalada en el país en 2019 tras tres años de denunciar la grave crisis sanitaria, se revelaba que las autoridades solo habían hecho 1.779 pruebas, el 8% de ellas con resultado positivo, un número bajísimo del que se desprende que la capacidad de diagnóstico es mínima.

Ahora, cuando se habla de un crecimiento exponencial de los chequeos, no han aumentado sustancialmente las confirmaciones de contagios. Esta semana el Gobierno habla de más de 347.000 pruebas realizadas, más de 12.000 test por millón de habitantes y los reportes se mantienen entre cuatro u ocho casos diarios, con la excepción de 20 asociados a una escuela infantil de béisbol en la isla de Margarita conocidos el viernes pasado, al que se sumaron 21 más el domingo y 22 el lunes.

La información sobre las pruebas que se realizan no es pública. No aparece en el resumen de casos que cuelgan en la web del Sistema Patria, la plataforma a través de la cual se accede a los bonos en dinero para compensar el salario mínimo de menos de dos dólares al mes. “La información que se tiene es muy escueta e irregular. Las pruebas rápidas no son confirmatorias, son de aproximación, no están recomendadas por la OMS ni el CDC (Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos). Tampoco se sabe bajo qué criterio se accede a ellas o a las de PCR”, apunta Castro.

Hospitalización obligatoria

Desde 2017 Venezuela está a ciegas sobre su mapa de enfermedades. El boletín epidemiológico no se publica y es lo que exigen ahora las sociedades científicas en este momento. José Felix Oletta, exministro de Salud y médico internista, señala la importancia de mirar otros metaindicadores para poder entender el comportamiento del coronavirus en un país cruzado por varias epidemias como la del dengue y la malaria, donde han vuelto enfermedades prevenibles por vacunas como la difteria y el sarampión. El reporte de los casos febriles agudos, las infecciones respiratorias agudas y graves son parámetros permiten ver la incidencia que puede tener la llegada de un nuevo virus. Pero esta información que está en el mismo boletín no se conoce.

Otra preocupación de los especialistas sobre las medidas tomadas en Venezuela es la obligación de aislamiento hospitalario de todo el que tenga síntomas, bajo el argumento de evitar los contagios entre familias. “Quiero a todos los infectados hospitalizados”, ordenó Maduro en una comparecencia televisada el 8 de abril. Es lo que se está haciendo con los viajeros, contagiados o no, que han regresado en vuelos humanitarios y a través de la frontera con Colombia.

En opinión de Oletta, la medida puede provocar que la gente evada el diagnóstico por la amenaza de una hospitalización forzada en casos leves o asintomáticos, que son la mayor parte, además que implique un congestionamiento innecesario del frágil sistema de salud venezolano, que según el Gobierno cuenta con 23.000 camas y 1.200 cupos de cuidados intensivos, cifras que organizaciones de médicos ponen en duda y señalan de insuficiente. “Esto va en contra de todo lo que han hecho sistemas más robustos”, advierte Castro.

El epidemiólogo Alejandro Rísquez asegura que el coronavirus no ha entrado de forma masiva al país, pero está en la cola. Asoma una posible explicación al lento avance a la férrea cuarentena, adoptada tempranamente y que atraviesa el segundo mes de vigencia, pero también a factores previos a la llegada del virus. “La crisis humanitaria hizo mucho antes para que la gente no se moviera, con reducidos vuelos. Ahora hay una crisis más terrible que es la de combustible que limita aún más la movilidad y tienes la fuerza militar en todo el país vigilando. Eso, sin duda, tiene efecto, pero en algún momento se va estirar la cuerda, porque la gente necesita salir y va a crecer la epidemia y el número de camas y respiradores seguirá siendo muy bajo”.

El país reclama acciones – Transparencia Venezuela – Diciembre 2019

Venezuela abre una investigación contra militantes opositores por supuesta corrupción por Maolis Castro – El País – 19 de Junio 2019

El fiscal general de Maduro acusa Guaidó de ser el autor intelectual de una trama de malversación de fondos con la ayuda de militares exiliados en Colombia

El fiscal general venezolano, Tarek William Saab, en enero.

Una controversia por supuesta corrupción envuelve a Juan Guaidó, jefe del Parlamento y reconocido como presidente interino de Venezuela por más de medio centenar de países. Los emisarios del jefe de la Asamblea Nacional y principal figura opositora para atender a centenares de soldados exiliados en la ciudad de Cúcuta (Colombia) están siendo investigados por supuesta malversación fondos. La denuncia, divulgada por el portal de noticias PanAm Post el pasado viernes, empujó a Guaidó a solicitar a la Fiscalía colombiana una investigación para establecer la culpabilidad en el desvío de dinero. Pero, en paralelo, el Gobierno de Nicolás Maduro aprovechó para culparle a él del presunto desfalco.

El fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, ordenó este martes iniciar una investigación penal contra varios opositores. “Este grave hecho evidencia que el diputado Guaidó dispone de fondos de la República, robados de cuentas pertenecientes al Estado venezolano por autoridades extranjeras, y que estos fondos se están administrando sin transparencia alguna”, aseguró. Desde que estalló el escándalo, el presidente de la Asamblea Nacional clamó por “transparencia” para diferenciarse de los Gobiernos chavistas, inmersos en diferentes tramas de corrupción.

Los acusados son Rossana Barrera Castillo y Kevin Rojas Peñaloza, ambos militantes de Voluntad Popular (VP, el partido fundado por Leopoldo López), que supuestamente se enriquecieron después de recibir fondos para atender a los militares y policías fugados de Venezuela por desobedecer órdenes del Gobierno de Maduro. Los dos fueron imputados por legitimación de capitales y corrupción a los opositores en Caracas. “Ellos son los autores materiales del hecho, pero Guaidó es el autor intelectual”, afirmó Saab.

El oficialismo ha aprovechado la controversia para atacar a sus adversarios. El lunes, Jorge Rodríguez, ministro venezolano de Comunicación e Información, ratificó la denuncia de presunto desfalco. “Voluntad Popular quiere robar solo, esa es la razón por la que la oposición está dividida: los militantes de ese grupo terrorista se están quedando con toda la plata de la supuesta ayuda humanitaria”, dijo.

Su versión es que Guaidó se apropió de hasta tres millones de dólares recaudados en un multitudinario concierto, celebrado el 22 de febrero en Cúcuta, para atender a los venezolanos en condiciones de vulnerabilidad. Pero en un comunicado la fundación Aid Live, coordinadora del evento, aclaró que no entregó recursos a ningún Gobierno ni partido político y que, por contra, el dinero está destinado a organizaciones no gubernamentales.

Entretanto, Guaidó informó de que los sospechosos de corrupción, Barrera y Rojas, fueron separados de sus cargos. Su intención es iniciar una investigación, en paralelo a la justicia colombiana, sobre el caso desde la Asamblea Nacional y con el apoyo de la prestigiosa ONG Transparencia Internacional. Además, el opositor inició gestiones para nombrar un contralor especial que represente a su Ejecutivo interino. Estos propósitos y la creación de una comisión para el monitoreo de la ayuda humanitaria se aprobaron en un acuerdo firmado por el Legislativo.

Más allá de la contienda política, las condiciones de los venezolanos siguen deteriorándose día a día. Siete centenares de oficiales cruzaron la frontera desde el 23 de febrero, día del intento fallido de ingreso de donativos internacionales al país petrolero, ilusionados con la promesa de mejores condiciones de vida. En Cúcuta se alojaron en siete hoteles, dos de ellos pagados por Guaidó y el resto por el Gobierno colombiano y la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

Desde entonces, sin embargo, ya se han producido dos desalojos por deudas. La inestabilidad ha provocado que muchos disidentes, acompañados por sus familias, decidieran abandonar Colombia hacia inciertas rutas. Pero todavía otros permanecen en un limbo. El lunes, ocho de los desertores de la Fuerza Armada de Venezuela comenzaron una campaña, en la plataforma Gofundme, para recaudar miles de dólares que le permitan viajar con sus familias a Chile e instalarse durante el primer mes.

Guaidó admite que sus representantes en Colombia se apropiaron de 90.000 dólares por Ymarú Rojas – ABC – 18 de Junio 2019

Los recursos desviados forman parte de las donaciones particulares que recibieron para ayudar a los militares que desertaban al país fronterizo

Los dos representantes del gobierno interino de Venezuela en Colombia se apropiaron de 90 mil dólares de donaciones particulares destinadas a cubrir los gastos de la ayuda humanitaria y para atender los 1.600 militares que están en situación de refugio en Cúcuta. Así lo reconoció Juan Guaidó al asegurar que ambos casos serán investigados por la Fiscalía colombiana.

La tarde de este lunes, Guaidó salió al paso después de que se publicara la denuncia en el portal «Panam Post» y ha dicho que «no permitiré que ningún mal empañará lo que ha sido un gran esfuerzo de todos los venezolanos», al tiempo que insistió que no detendrá sus trabajos por este caso.

Rosana Barrera
Rosana Barrera– Twitter

Los recursos se desviaron para financiar la vida de lujo de los dos enviados por Guaidó y ha hecho tambalear los apoyos internacionales del hombre que aspira a desalojar a Nicolás Maduro de poder.

Guaidó ha explicado también que el embajador de Venezuela en Colombia, Humberto Calderón Berti, lleva una gestión administrativa y que la apropiación «no son fondos del Estado venezolano, mucho menos de organismos multilaterales; los fondos eran para el hospedaje, transparencia internacional para darle seguimiento», precisó Guaidó.

Kevin Rojas
Kevin Rojas

Según la investigación de «Panam Post», Rossana Barrera y Kevin Rojas, militantes del partido político de Guaidó, Voluntad Popular, estaban al frente de la atención a los emigrantes venezolanos en Colombia, usaron para su propio beneficio los miles de dólares de las ayudas que gestionó la oposición para paliar la severa crisis humanitaria que atraviesa el país sudamericano.

Sobreprecios en facturas de hoteles, gastos no relacionados, alquileres innecesarios de vehículos y hasta inflados gastos en costosos restaurantes forman parte del desvío de los fondos que en Venezuela millones de personas esperan para mitigar el hambre y otras consecuencias de la crisis.

 

Ante la controversia por el uso de fondos para la ayuda humanitaria – Editorial Panampost – 15 de Junio 2019

En el PanAm Post hacemos votos por el éxito del Gobierno interino del presidente Guaidó por derrotar al usurpador. Al mismo tiempo continuaremos exigiéndole a su Gobierno lo que siempre le hemos exigido al chavismo: eficacia y honestidad

Los venezolanos esperan de un futuro Gobierno poschavista, eficacia y transparencia. EFE/Miguel Gutiérrez

Hace seis años fundamos este medio con el objetivo primordial de defender la libertad. Defendemos la libertad de acción del individuo tanto en lo económico como en lo político y personal. Enfrentamos a todo aquel que promueva ideas que limiten la acción humana, y más aún a quién en nombre de los intereses de un supuesto colectivo ponga al Estado por encima del individuo o intente suprimir el concepto de Democracia Liberal Representativa, existente desde que se inventó en Estados Unidos en 1776.

La defensa de esos principios nos obliga a ser intolerantes también con una práctica muy común en Latinoamérica: la autocensura. En el PanAm Post estamos convencidos de que solo a través de la transparencia, el flagelo de la corrupción podrá ser derrotado en el continente, condición indispensable para que la región salga del subdesarrollo y el atraso económico.

Publicamos un artículo de un gran periodista, y co-Editor en Jefe de este diario, Orlando Avendaño, producto de un profundo trabajo de investigación, en el cual señalamos un caso irrefutable de manejo indebido de fondos. Fondos que han debido ser destinados para facilitar la ayuda humanitaria a venezolanos necesitados y para apoyar a militares que se arriesgaron a aceptar el llamado del presidente legítimo de Venezuela, Juan Guaidó, a unirse a las fuerzas democráticas.

Ese trabajo de investigación refleja manejos posiblemente dolosos de personas allegadas al partido del presidente Guaidó. El hecho que este diario apoye la legitimidad del presidente Guaidó y apoye sus esfuerzos por lograr el cese de la usurpación del dictador Maduro, no es razón alguna para no publicar lo que sabemos que ocurrió en perjuicio de venezolanos necesitados.

A través de su historia, Venezuela ha sufrido muchísimo de los efectos de la corrupción oficial. En 1857 los enviados a Londres por el Gobierno de José Tadeo Monagas, a negociar un gran empréstito, terminaron apropiándose de buena parte de los fondos. Cuarenta y cuatro años más tarde, en 1901, Venezuela sufrió un bloqueo naval por parte de grandes potencias europeas por el cobro, en parte, de ese empréstito fraudulento.

A título de ejemplo basta citar la cifra de fondos incautados en Estados Unidos a Tareck El Aissami, para entonces vicepresidente de Venezuela: 500 millones de dólares, o los mil millones de dólares en coimas recibidas por Alejandro Andrade, ex tesorero de la República de Hugo Chávez, quien admitió el montante en un tribunal en Estados Unidos.

Las cifras anteriores son solo la punta del iceberg del saqueo de la que fuera una de las naciones mas ricas del planeta. A eso hay que sumarle la traición a través del traspaso a los cofres del régimen comunista de la Habana de más de 50 mil millones de dólares en 20 años. No se conoce ningún otro caso en Latinoamérica donde funcionarios de un gobierno hayan sustraído ilegalmente fondos para adjudicarlos a un país extranjero en semejantes magnitudes.

Ante casos como este, las cifras reportadas en el artículo de Avendaño parecen decimales. Son ínfimas, casi irrelevantes, en comparación. La gravedad de las mismas, sin embargo, no se puede ocultar. Los venezolanos esperan de un futuro Gobierno poschavista, eficacia y transparencia.

Sabemos que el gobierno de Juan Guaidó está acorralado por la dictadura. Conocemos las presiones a las que está sometido y que incluso el vicepresidente Edgar Zambrano ha sido secuestrado por el régimen. Sin embargo, esas mismas presiones hacen necesario que el presidente Guaidó se tome el tiempo de crear un tren ejecutivo de gente capaz y experimentada que lo proteja de este tipo de errores.

En el PanAm Post hacemos votos por el éxito del Gobierno interino del presidente Juan Guaidó por derrotar al usurpador. En esa lucha por la libertad tiene nuestro decidido apoyo. Al mismo tiempo continuaremos exigiéndole a su Gobierno lo que siempre le hemos exigido al chavismo: eficacia y honestidad.

A %d blogueros les gusta esto: