elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: TIAR

El gamberro Putin y Venezuela por Miguel Henrique Otero – ABC – 18 de Octubre 2019

El líder chavista, Nicolás Maduro, estrecha la mano del presidente de Rusia, Vladímir Putin
El líder chavista, Nicolás Maduro, estrecha la mano del presidente de Rusia, Vladímir Putin – AFP

El presidente de Rusia quiere entorpecer el programa de las sanciones y neutralizar los efectos del TIAR, porque su mayor interés es que Maduro continúe en el poder, como un territorio más bajo su dominio absoluto

El 4 de marzo de 2018, en la pequeña ciudad inglesa de Salisbury -su población no alcanza los 50 mil habitantes-, Sergei Skripal y su hija Yulia, fuero atacados con un gas de nombre Novichok. La acción puso en peligro las vidas de otras 35 personas. El Novichok es un neurotóxico fabricado por las fuerzas militares rusas. La acción del equipo médico fue milagrosa, según señalaron los expertos. Lograron salvar la vida de ambos y evitar las graves secuelas -la destrucción del cerebro- que podrían haberse producido.

Skripal, exoficial del servicio de inteligencia ruso, fue detenido a finales del 2004, acusado de trabajar clandestinamente para Inglaterra. En 2010 fue parte de un intercambio de espías presos entre los dos países: así fue como llegó a Salisbury. Cuando ocurrió el ataque, su hija había venido desde Rusia a visitarle.

El intento de asesinar a Skripal no es un caso excepcional. Algunos ejemplos: en noviembre de 2006, Aleksander Litvinenko, que había denunciado la orden de matar al empresario Borís Berezovski, fue envenenado con polonio en un hotel de Londres, mientras tomaba un té. Murió a los pocos días. Un mes antes, Anna Politkóvskaya, extraordinaria periodista y defensora de los derechos humanos, autora de «Una guerra sucia» (sobre la atrocidad militar rusa en Chechenia) y de La Rusia de Putin, entre otros, perdió la vida a balazos en el portal de su casa. Más recientemente, el 27 de octubre de 2015, Borís Nemtsov, político opositor a Putin, que había sido amenazado, murió a causa de los disparos que le hicieron mientras caminaba por una calle.

Estos casos revelan una mentalidad sobre el modo de ejercer el poder. Putin, que ingresó en el KGB -servicio de inteligencia- en 1975, ganó sus primeras elecciones presidenciales en 2000. Desde entonces no ha abandonado el poder. Para asegurar su continuidad ha modificado las leyes a su medida; ha llevado a juicio y encarcelado a sus rivales políticos; ha prohibido candidaturas; ha perseguido a los activistas que denuncian la corrupción, los abusos del poder y las violaciones a los derechos humanos; y, esto es muy importante, ha creado un marco legal que hace prácticamente imposible la disidencia, la protesta (que es reprimida de forma salvaje) y el libro ejercicio de la política.

Ha establecido un régimen que acorrala a periodistas y medios de comunicación. También a los artistas, a quienes ha dicho: «Es necesario establecer qué se permite y qué no en las artes y la cultura». La persecución de los homosexuales la ha convertido en política de Estado. En julio de 2013 hizo aprobar una Ley para la Protección Infantil de la Información que Niegue los Valores de la Familia Tradicional, que autoriza la apertura de procesos legales a personas y entidades que difundan cualquier contenido que, en el criterio arbitrario y unilateral de las autoridades, se considere como promotor de la comunidad LGTB en el espacio público.

Se podrían agregar casos y tipologías de los medios con que Putin ha ido construyendo un Estado alrededor de sí mismo: policial, feroz, descarado, unilateral y despiadado. Despiadado con los pueblos que tienen sus propias lenguas, a las que impone la utilización del ruso. Despiadado en su voracidad económica, como lo demuestran las destructivas operaciones petroleras que ha iniciado en el Polo Norte. Despiadado en su propósito de impedir que circule la información sobre los crímenes cometidos por el estalinismo, las muertes de millones de personas en los campos de concentración, las insólitas prácticas de invención de expedientes, detenciones, torturas y ejecuciones practicadas por las policías políticas que le antecedieron, de cuya tradición es heredero.

Esta bravuconería en el ejercicio del poder, los aviesos e inescrupulosos mecanismos con que ejecuta e impone su condición de hombre fuerte (el exhibicionista distrae a sus seguidores sumergiéndose en aguas heladas del lago Seliguer, a temperaturas por debajo de cero) son los mismos que definen su política exterior.

En el 2014 organizó, bajo su directo control militar, un referéndum -rechazado por la ONU- que justificó su deseo de anexionar a Crimea. Putin dijo entonces que casi 97% de los electores habían votado favorablemente a la propuesta. Más: ha permanecido mudo y ha reaccionado en defensa de su hermano espiritual, Bashar el Asad, dictador de Siria, cuyo uso de armas químicas -el Novichok es también un arma química- ha sido reiteradamente comprobado y denunciado.

Ha sido el gamberro Putin el que ha convertido el dopaje de los deportistas en política de Estado, como se verificó en los Juegos de Sochi de 2014. La Agencia Mundial Antidopaje comprobó entonces que más de mil atletas compitieron bajo los efectos de drogas. A 29 de ellos les fueron retiradas las medallas. Es el gamberro el que ha desarrollado una industria de hackers, robots y programas para desestabilizar en intervenir en la política y los procesos electorales, como los de Estados Unidos y Cataluña. Es el mismo gamberro que ha enviado mercenarios y militares a la República Centroafricana, y que abiertamente se ha metido en los Balcanes -otra vez- con el propósito de desestabilizar la región.

El gamberro ahora ha sumado a Venezuela a la lista de territorios donde realiza operaciones. Quiere cobrar los $3 mil millones que le adeudan. Quiere el control mayoritario de Petróleos de Venezuela. Quiere instalar una base militar en territorio venezolano. Quiere usar a Venezuela para penetrar -otra vez- a América Latina. Y, fundamental, quiere entorpecer el programa de las sanciones y neutralizar los efectos del TIAR, porque su mayor interés es que Maduro continúe en el poder, como un territorio más bajo su dominio absoluto.

 

Venezuela, víctima de la izquierda europea por Asdrubal Aguiar – PanamPost -28 de Septiembre 2019

Mas una cosa es una negociación entre fuerzas del orden y unos secuestradores o plagiarios, y otra distinta la que ha lugar entre políticos y cosmovisiones que tensionan el ambiente

AME758. NUEVA YORK (ESTADOS UNIDOS), 23/09/2019.- La alta representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Federica Mogherini (2i), preside una reunión ministerial del Grupo Internacional de Contacto para Venezuela este lunes, en Nueva York (EE.UU.). EFE/ Miguel Rajmil

El pasado 23 pudimos celebrar el activismo de la comunidad internacional alrededor de la grave cuestión venezolana que nos mantiene como presas, sin aparente solución.

Ello se logra por obra de una filigrana a manos de tres artesanos de experiencia, emisarios del encargado presidencial Juan Guaidó: su canciller, Julio Borges, y sus embajadores ante la OEA y Washington, Gustavo Tarre Briceño y Carlos Vecchio.

El caso es que el activismo señalado, que ha lugar en el marco de las Naciones Unidas, concita la reacción de los europeos, un verdadero monumento al cinismo.

A la par de los enviados de Guaidó, Colombia, Brasil y Estados Unidos, alcanzan a consensuar una narrativa apropiada a las circunstancias – muy realista – y que, al término, focaliza como germen destructivo de Venezuela a la Cuba de Castro y Díaz-Canel.

Los europeos, entre tanto, se ocupan de diluir o matizar los medios de solución propios a la misma, con otra narrativa, más que ideal, relativista, engañosa, supuestamente racional, hija de lo posible.

Veamos una y otra.

Los países americanos miembros del TIAR declaran lo siguiente: “El territorio venezolano se ha convertido en refugio, con la complacencia del régimen ilegítimo, de organizaciones terroristas y grupos armados ilegales, como el Ejército de Liberación Nacional, Grupos Armados Organizados Residuales y otros que amenazan la seguridad continental, … [y] el conjunto de esas actividades criminales, asociado a la crisis humanitaria generada por el deterioro de la situación política, económica y social…, representa una amenaza para el mantenimiento de la paz y la seguridad del continente”.

Los países miembros del Grupo Internacional de Contacto – previo anunciar haber rebanado a su favor a Panamá, para poner en duda la unidad americana – repiten la visual que arrastran, por cierto, desde el año 2003. Entonces se empeñan en impedir el referéndum revocatorio del mandato de Hugo Chávez, que al término lo impone la OEA a pesar de Jimmy Carter. El asunto, como se ve, no es reciente ni casual. No es solo José Luis Rodríguez Zapatero quien se empeña en desmontar el revocatorio constitucional de Nicolás Maduro, y lo logra.

El texto europeo reza así: “Una transición negociada que conduzca a elecciones presidenciales creíbles, transparentes y supervisadas internacionalmente, la reinstitución de los poderes públicos y un paquete de garantías que permitan la convivencia política son elementos esenciales para superar la crisis, lograr la reconciliación nacional y la recuperación económica. Las rutas alternativas solo pueden conducir a una mayor polarización, un mayor deterioro de la situación humanitaria y un aumento de las tensiones regionales con graves riesgos de error de cálculo”.

La lectura de ambas declaraciones hace innecesaria la exégesis. Se trata de dos mundos. De allí que, sibilinamente, la última intente justificarse por quienes adhieren a la misma, arguyendo lo inaceptable e incivilizado del uso de la fuerza que se esconde tras el mecanismo del TIAR. Pero la verdad es otra.

La tesis de los americanos no transita por los predios de la beligerancia clásica – pasada de moda, inútil en siglo XXI – y le ha abierto puertas, eso sí, a las sanciones multilaterales contra los miembros de la asociación criminal transnacional que secuestra a Venezuela; que provoca la diáspora para facilitarse sus tareas criminales complejas; para canibalizar como lo hacen el territorio venezolano, succionándole sus riquezas anárquicamente y haciéndolo patio libre para el narcotráfico, el terrorismo, y la exportación regional de la violencia.

¿Qué acaso las negociaciones es lo pertinente, dicen los europeos?, es una verdad palmaria.

Mas una cosa es una negociación entre fuerzas del orden y unos secuestradores o plagiarios, y otra distinta la que ha lugar entre políticos y cosmovisiones que tensionan el ambiente, todavía más ahora bajo el relativismo moral y el progresismo que impone la realidad transicional de la globalización.

De modo que, al leer el texto europeo no pude menos que volver mi mirada al pasado, a la columna que escribo un 6 de enero de 2003 para el diario El Universal de Caracas, sobre “La miopía de la izquierda europea”. Y esta vez pienso en Antonio Guterres, secretario de la ONU, en la canciller Mogherini y en el canciller Borrell, y en la misma Bachelet, todos a uno, casualmente, miembros de la Internacional Socialista.

Algunos párrafos de aquella columna me bastan para contextualizar el reduccionismo de los europeos y para darle sentido al título de esta otra, pasada una generación: “Si un militar exgolpista latinoamericano se transforma a la manera de Chávez en presidente y tiene arrojos de autócrata, ello sería propio de nuestra condición sociológica de comarcas del subdesarrollo. Y si el mismo, por lo demás, resulta electo con el voto mayoritario de su pueblo y asume como compromiso la defensa de los pobres, antes que un “gorila” o simple “milico” sería una revelación: una suerte de Mesías, quien habría redimido los pecados de sus primitivos y corrompidos compatriotas”.

“Hitler, encaramado sobre la Constitución de Weimar y Mussolini, manipulando el célebre Estatuto Albertino, son vivos ejemplos y testimonios de algunos liderazgos europeos que, habiendo emergido de la emoción y de la adhesión popular, igualmente concluyeron haciendo de sus electores las primeras víctimas de la insania dictatorial”. Y eso que no tenían bajo el radar al cartel de Cuba, al terrorismo deslocalizado, el lavado de dineros corruptos, y al narcotráfico colombo-venezolano.

Inconformes ante los Avances por Eddie A. Ramírez S. – Noticiero Digital – 1 de Octubre 2019

eddieramirez
Inconformes son quienes no están de acuerdo con lo establecido, sea en el orden político, social, moral, estético o cualquier otro.Es inevitable y deseable que haya disensos. Aplaudimos las críticas que se hacen a nuestra dirigencia política por parte de personas, conocidas o no, que alertan y protestan ante determinadas decisiones. Sin embargo, cuando se critica que el agua no tiene sabor, olor o color, estamos ante rebeldes sin causa, de gente que desea notoriedad , que tiene intereses creados o fanáticos, aunque muchos proceden de buena fe desesperados ante la tragedia que padecemos.
En los últimos tiempos los demócratas hemos obtenido importantes triunfos en el ámbito internacional que nadie debería negar o minimizar. Cincuenta y cuatro países reconocen a Juan Guaidó como presidente (e), lo cual no tiene precedentes. El Informe de la doctora Michelle Bachelet, Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, fue contundente contra el régimen de Maduro y sus esbirros, para quienes terminará siendo mortal. Sin embargo, algunos inconformes lo critican por alguna omisión.
La Trigésima Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores actuando como Órgano de Consulta del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) aprobó por 16 votos: 1- Elaborar un listado de personas vinculadas al régimen relacionadas con narcotráfico, terrorismo, violaciones a los derechos humanos y corrupción 2- Congelar sus cuentas y propiedades 3- Crear equipo operacional de inteligencia financiera y de seguridad pública para acciones judiciales y policiales. 4- Tomar medidas para investigar sancionar, perseguir, extraditar y capturar a los señalados y 5- Hacer seguimiento a la situación en Venezuela y realizar nueva reunión en dos meses. Lo aprobado evidencia que esos países conocen de las relaciones estrechas de Maduro y sus compinches con el narcotráfico y la guerrilla, sin embargo algunos inconformes critican a varios de los firmantes porque no estuvieron de acuerdo con una intervención militar.
La Unión Europea sancionó a siete miembros de las fuerzas de seguridad del régimen por violaciones a los derechos humanos. Esto se aprobó a solicitud de Josef Borrel, Ministro de Relaciones Exteriores del gobierno de España, a quien los inconformes descalifican frecuentemente porque no actúa conforme a lo que desean.
El Grupo de Lima, en el que además de países de nuestra región participa Canadá, mantiene una posición muy dura en contra de la narcodictadura venezolana. Al igual que Luis Almagro, el Secretario General de la OEA, que defiende a la democracia a capa y espada. Es algo inédito que la OEA haya aceptado que el representante de Venezuela sea el distinguido constitucionalista Gustavo Tarre Briceño, designado por el presidente de la República (e) Juan Guaidó.
El Consejo de Derechos Humanos de la ONU designó una Misión de Investigación de los hechos denunciados, lo cual es un importante paso para reforzar las denuncias ante la COrte Penal Internacional.
Los Estados Unidos elaboraron una lista de 146 chavistas-maduristas incursos en diferentes delitos y cada día profundiza las sanciones económicas en contra del régimen. Sin embargo los inconformes, que andan de la Ceca a la Meca, critican que no se materializa una invasión, la cual traería consecuencias no deseadas.
Los logros mencionados no se han producido por generación espontánea, sino por el tesón de varios de nuestros dirigentes que merecen reconocimiento. Citar nombres tiene el inconveniente de olvidar algunos, pero es inevitable reconocer la labor de Julio Borges. Lo identificamos porque frecuentemente los inconformes lo descalifican injustamente.
Sin duda hemos avanzado mucho hacia el fin del totalitarismo. Sin embargo, algunos inconformes aseveran que el presidente (e) Guaidó es “incapaz de desafiar al poder”, otros lo critican por aceptar las peticiones internacionales de dialogar con los bandidos que usurpan el poder y no falta quienes descalifican a la nueva generación de dirigentes, los cuales cometen errores y tienen algunas carencias, pero arriesgan su vida, su libertad, tranquilidad familiar y sus bienes.
Ahora que el régimen sacó una nueva carta para dialogar con un grupo que no representa a la oposición, ojalá los intolerantes genuinamente de oposición den paso a la comprensión y entendimiento para integrar una unidad sólida en contra del régimen.
Como (había) en botica: La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados (ACNUR), reconoce que más de cuatro millones de venezolanos han solicitado refugio y el Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef), señala que uno de cada tres niños venezolanos requieren ayuda humanitaria, es decir 3,2 millones. La empresa Monómeros Colombo Venezolanos, cuyo control asumió el gobierno legítimo de Guaidó, estaba muy deteriorada cuando Jon Bilbao se encargó de la Gerencia General. Inexplicablemente Bilbao fue sustituido, a pesar de que la había recuperado. Los intolerantes descalifican a Edgar Zambrano porque declara que no es partidario de la intervención militar, obviando que si la solicita va de nuevo a la cárcel ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

La semana que cambió de historia por Víctor Suárez – RunRunes – 29 de Septiembre 2019

onuvenezuela.jpg

ENTRE LUNES Y VIERNES LA TEMPERATURA ambiente en Nueva York osciló entre 24 y 32 grados °C, sin lluvias, pero en esas 120 horas el chaparrón diplomático, político y económico que se desató contra la dictadura venezolana resultó continuo, trepidante y arrollador.
La confluencia del diluvio estuvo en la Plaza de las Naciones #60, donde se desarrolló la 74 Asamblea General de Naciones Unidas, y su fuerza centrífuga se extendió mucho más allá de los llamados “márgenes”, hasta conectar con esos larguísimos afluentes que en esta oportunidad emergieron desde el Grupo de Lima, Grupo Internacional de Contacto, OEA, la Casa Blanca, Unión Europea, Cruz Roja, importantes grupos de presión e inversión y los organismos internacionales radicados en Ginebra.
Esta semana, la capacidad de acción estratégica de la oposición organizada se desplegó con brillantez para alinear al mundo democrático a su favor, lo cual está derivando en una situación límite para Maduro y su pandilla. “Tienen que irse”. “Cuanto antes, mejor”.
Que también salieron a toda prisa en busca de alguna alcayata. Maduro aterrizó en Moscú, y al cabo de 48 horas regresó a su cueva apenas con dos consejos y una resolución, expresados por Vladimir Putin: negocie, respete a la Asamblea Nacional, no habrá más créditos. Cabello voló 14.346 kilómetros hasta Pyongyang para ofrendar a la sanguinaria dinastía Kim (ramito de flores al pie de las estatuas del abuelo y el padre, y entrega de una carta al hijo Jong Un, a quien ni siquiera vio); de allí cruzó otros 2.759 km, hasta Hanoi, capital de Viet Nam, sí se sabe a qué.
En Ginebra, en el 42 período de sesiones del Consejo de los Derechos Humanos de la ONU, hacía su trabajo Jorge Valero, preparando una jugada que no le saldría del todo bien. En Nueva York, al inicio de las sesiones de la Asamblea General de la ONU, pastaban el canciller Jorge Arreaza, el embajador Samuel Moncada y una funcionaria de nombre Daniela Rodríguez, quien chupó más cámara que toda la delegación oficialista pues mientras hablaba el jefe del imperio Donald Trump se entretenía leyendo un libro sobre Simón Bolívar producido por aquel expresidente del TSJ y exembajador en Colombia Iván Rincón Urdaneta. En ningún momento dio señales de vida la adjunta de Moncada, la hija menor de Hugo Chávez.
Una semana sabrosa para disfrutar de Nueva York, fin de verano, al margen de los compromisos políticos y diplomáticos. Pero la pandilla de Maduro no aparece en ninguna pizarra, en ninguna agenda. No puede ir a la reunión de cancilleres en la que se invoca el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR). No puede asomar la cabeza ni en el Grupo de Lima ni en el Grupo Internacional de Contacto, que representan a América y a Europa.
Tampoco a la OEA, de la que se ha marchado. Los designados por Juan Guaidó han tomado posiciones desde temprano, en todas las instancias. Julio Borges, Gustavo Tarre Briceño, Carlos Vecchio, Miguel Pizarro, que son funcionarios permanentes, declaran a la prensa y a la TV, la Voz de América les persigue a todos lados, Carla Angola no les pierde pisada, tuitean, se hacen selfies con cuanta celebridad mundial o regional se les acerca. La Asamblea Nacional les ha reforzado con William Dávila y Luis Florido.
También están los embajadores en Francia y Canadá. La pandilla de Maduro deberá esperar hasta el viernes 27 para protagonizar media hora en la plenaria de la Asamblea General. El embajador de Maduro en la ONU, Samuel Moncada, padece movilidad limitada, con una especie de grillete electrónico en la cartera que le impide traspasar el perímetro de la Plaza de las Naciones. La última vez que se le vio un poco más allá, en Central Park, sentado en un banquito, trazaba estrategias con Arreaza y con Rafael Ramírez (entonces todavía enchufado en la ONU). Esta vez Arreaza y Moncada andan nerviosos.
La credencial de la vicepresidenta Delcy Rodríguez habría sido impugnada, por usurpadora del cargo. Han apelado, para curarse en salud. Sería una catástrofe (otra más). Si se sometiese a votación la presunta impugnación, el reglamento habla de la mitad más uno de los presentes en la sala, no de la mitad más uno del número de países miembros de la ONU. Maduro le temía a esa eventualidad. Quizá por ello ha reculado.

LUNES SIN TEATRO

Julio Borges, el canciller de Guaidó, había empezado sus rondas con mucha antelación, con entrevistas con los cancilleres de España y Portugal. El lunes 23 se presagiaba cargado de retos y emociones. La delegación venezolana se reuniría, primero, con Michelle Bachelet, la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos. Borges le lanzó par de strikes: “Es fundamental que sea creada una comisión de investigación que castigue cada una de las denuncias del informe que usted presentó sobre Venezuela.
No podemos permitir más impunidad, los crímenes de la dictadura de Maduro deben ser juzgados”. Y luego: “Todo el informe presentado por usted debe servir para empujar la denuncia sobre crímenes de lesa humanidad de la dictadura de Maduro en la Corte Penal Internacional. De esto hay un consenso absoluto en la región”. Ambas solicitudes estaban coordinadas con lo que se debatiría en Ginebra el viernes 27, en ocasión del 42 período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos.
Las próximas reuniones del día tenían por objeto reforzar las posiciones de América Latina y reclamar a los europeos mayor presión, mayor decisión. Están allí el Grupo de Lima y el Grupo Internacional de Contacto –América y Europa-.
En una declaración conjunta reafirmaron su “invariable compromiso con la recuperación de la democracia, la adhesión al Estado de Derecho y los derechos humanos en Venezuela a través de una transición pacífica mediante elecciones presidenciales libres y transparentes”. Se mostraron favorables a adoptar medidas económicas y políticas contra Maduro, “sin el uso de la fuerza”. Dirige el Grupo de Contacto la Alta Representante de la Unión Europea, Margarita Mogherini. También está allí Enrique Iglesias, asesor especial de la UE para Venezuela, quien ha previsto una nueva visita al país.
El GIC incorpora a Panamá, se reúne con países de Caricom y con el mismo Grupo de Lima. Aparece la figura de Juan Guaidó, quien participa por videoconferencia en la reunión del Grupo de Lima, donde el norteamericano Eliot Abrams y el venezolano Julio Borges se sientan uno al lado del otro. En uno de sus planteamientos, el GdL promueve, de acuerdo a los ordenamientos jurídicos nacionales aplicables, la investigación, captura y sanción de funcionarios y testaferros del régimen ilegítimo de Maduro involucrados en actividades de apoyo a grupos armados y organizaciones terroristas, así como en actos de corrupción, narcotráfico, delincuencia organizada y violaciones a los derechos humanos.
Llegaba la hora del TIAR. Esa luz de bengala había estado encandilando a algunos opositores desbocados, que primero pedían Marines Ya, luego la Responsabilidad de Proteger (R2P) y poco después la aplicación inmediata del TIAR como vara mágica ante sus propias desazones e impotencias. En todos los casos, tales eventualidades estabas asociadas a una intervención militar.
El trabajo paciente de la oposición venezolana valoró la pertinencia del también llamado Tratado de Río y logró que fuera invocado en el Consejo Permanente de la OEA, además de ser admitido su representante en nombre de Venezuela. Señala el analista Mariano de Alba en el portal Prodavinci.com: “Dieciséis de los diecinueve países miembros aprobaron una resolución que en resumen busca designar a personas o entidades vinculadas al régimen de Nicolás Maduro para sancionarlos y congelar sus activos en los países que forman parte del Tratado”.
El periodista de VPI TV Sergio Novelli también resumió: “Aprobadas primeras acciones en el marco del TIAR que buscan investigar, sancionar, perseguir, extraditar y capturar a personas del régimen de Maduro al determinar que han convertido a Venezuela en refugio de organizaciones terroristas y criminales”.
El canciller colombiano Carlos Holmes Trujillo García asumió la vocería del Tratado en rueda de prensa en el Hotel New York Palace. Julio Borges lo hizo por Venezuela. Entre las cuatro medidas que podrían ser adoptadas, la tercera apunta alto: “Crear una red entre las autoridades de inteligencia financiera de los países miembros del TIAR para aumentar la cooperación e investigar actividades ilícitas como lavado de dinero, tráfico de drogas, terrorismo o su financiamiento y delincuencia organizada tradicional por parte de personas o entidades relacionadas con el régimen de Nicolás Maduro”.
No es una declaratoria de guerra, se trata de la generalización de sanciones en el continente americano. Uruguay no lo piensa así, vota en contra y finalmente se retira del Tratado. Trinidad&Tobago se abstiene. Cuba continua al margen.
Y todavía quedaban flecos en el aire. Guaidó había intervenido por videoconferencia en un acto del Atlantic Council: “Este es el momento de que la comunidad internacional le dé la mano a los venezolanos”. La Unión Europea anunció la organización de una Conferencia Internacional en Solidaridad con la crisis de refugiados y migrantes venezolanos, la cual se celebrará en Bruselas a finales de octubre.
Esta iniciativa será organizada conjuntamente con el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados y la Organización Internacional para las Migraciones, en estrecha coordinación con el Proceso de Quito. Además, la ONU y el régimen venezolano anunciaron la firma de un documento de cooperación que permitirá mantener a dos oficiales de la Alta Comisionada Bachelet en el país, y abrirá las puertas a los relatores especiales durante los próximos dos años. Ese compromiso estaba pendiente de notaría, parecía que Bachelet no lo exigía con severidad y el gobierno persistía en hacerse el tonto. El martes aparecerán los reales…
¿Qué teníamos en Nueva York esa noche de lunes tan traumático para la tiranía? Muy poco porque músicos y teatreros también descansan. Pero al anochecer, en el continente de las redes sociales ya se notaba cierto recogimiento entre los más flamígeros. (Oh, qué bien… Tuvieron que haberlo hecho hace meses… Yo lo dije primero y no me hicieron caso… No se les debe creer absolutamente nada…).
La nube de polvo que la semana pasada había esparcido Maduro a través de su Mesita de Diálogo, había desaparecido de la escena. Los diputados oficialistas se aprestaban a volver al redil de la Asamblea Nacional, con el rabo entre las piernas. La AN Constituyente estudiaba si quedaba sin efecto por efecto de medio chuzo. Las protestas de gremios y estudiantes comenzaban a retomar vuelo.
En Madrid, el exalcalde Antonio Ledezma pregunta, confundido: “¿Maduro qué hace en la ONU?” En Caracas, María Corina Machado asienta sin sonrojos: “Mi reconocimiento al embajador Tarre Briceño”. El diputado Miguel Pizarro, que había soportado ataques inclementes tras su designación como comisionado de Guaidó en Naciones Unidas, estrenó traje, corbata y soberbias zapatillas de suela blanca.

MARTES DE SANCIONES

El martes 24, el comisionado de EEUU Eliot Abrams soltó una de las suyas: “No vamos a levantar las sanciones al régimen de Venezuela, ni las vamos a flexibilizar. Al contrario, vienen más sanciones y mucho más severas… y otras cosas que no puedo decir porque eso le corresponde al presidente Trump”. Está calentando las tribunas para la reunión del miércoles de Trump y el secretario de Estado Mike Pompeo con la mayoría de los cancilleres de América Latina. “Esta es una señal muy clara (…) La presión va a continuar”, advierte Borges. Y se lo dijo al canciller ruso Sergey Lavrov, además de: “Rusia debe ser parte de la solución a la crisis venezolana”. Lavrov, que es un ogro, seguramente telegrafió el mensaje a Moscú.
Desde muy temprano el grupo venezolano se había estado preparando para su primera gran presentación en un foro cívico de clase mundial, allí en Nueva York. Se trata del Concordia Annual Summit 2019, que se había iniciado el día anterior en el Grand Hyatt Hotel, en la calle 42.
Es el evento no partidista más grande entre los que se realizan en simultáneo con la asamblea anual de Naciones Unidas. Reúne a importantes tomadores de decisiones y líderes de opinión del sector público, privado y sin ánimo de lucro. A las 8:30 am se alinean en tarima las Estrellas de Fania: Lilian Tintori, David Smolansky, Carlos Vecchio y Juan Guaidó (por videoconferencia). La animación corre a cargo del periodista Gustau Alegret, quien se desempeña como director de información para EEUU del canal colombiano NTN24. El tema a tratar es “Estrategias para una efectiva intervención humanitaria en Venezuela”.
Guaidó suelta una píldora laxante: “Hoy, Maduro es una amenaza para la región. Lo que está sucediendo en Venezuela no solo afecta a los venezolanos, sino que afecta a todo el mundo”. Smolansky, que es coordinador del grupo de trabajo de la OEA para la crisis migratoria venezolana, repite lo que ha estado diciendo desde hace cuatro o cinco días: “Ayer cinco mil venezolanos abandonaron el país … Somos la segunda mayor población de desplazados en el mundo, justo detrás de Siria … La única solución es restaurar la democracia y la libertad”.
Vecchio, embajador de Guaidó en Estados Unidos, dice que la única solución a la crisis en Venezuela, para detener el sufrimiento del pueblo y acabar con la amenaza narcoterrorista en la región, es la salida del dictador Maduro del poder.
Y cuando le toca el turno a Lilian Tintori, que se proclama activista por los derechos humanos a través de su fundación Rescate Venezuela, casi que la interrumpe el Chacal de la Trompeta. En su inglés campante, se le escapa que para distribuir ayuda humanitaria ha contado “con paramilitares”. Se enreda, pero no se percata de ello. Los rostros de sus compañeros de panel se constriñen. “Quienes nos ayudan a tener campamentos humanitarios en cada estado del país son los grupos irregulares”, recalca Tintori.
Inmediatamente comienza el fusilamiento, comenzando por el mayamero Panam Post, que sin embargo está a punto de arriar banderas. La artillería amiga, que había estado agazapada, se despliega a todo gas. Le sacan los habituales trapitos al sol. Ella, ataviada con blusa blanca de mangas largas bordadas, falda larga plisada verde variedad Heno de Pravia y un discreto collarcito, arropada por su blonda cabellera, se le nota un poco ajada y ojerosa. Cuando la virtual descarga de fusilería toma clímax, Lilian emite un comunicado: “Lamentablemente, mi manejo imperfecto del inglés, hizo que se malinterpretara lo que quería comunicar”.
Ahora, en español bien construido, se explica mejor: “La situación de Venezuela es tan crítica que los militares y colectivos que históricamente, respondiendo al régimen, impedían la distribución de la ayuda humanitaria en el territorio venezolano, hoy no obstruyen las entregas ni la instalación de campamentos humanitarios. Aclaro que nunca hemos trabajado con grupos irregulares o paramilitares, ni lo haremos”. Pero no le garantizó nada al porvenir, como sí se atrevió en abril de 2012 el Rey Juan Carlos I de España tras la polémica por su accidente durante una cacería de elefantes en Botsuana: “Lo siento mucho. Me he equivocado. No volverá a ocurrir”.
Allí están las alcancías para las donaciones, tanto para ayuda humanitaria dentro del país como en sus alrededores fronterizos, y también para garantizar el funcionamiento del gobierno interino en sus necesidades esenciales.
Reino Unido se manifiesta con prontitud.
El secretario de Desarrollo Internacional Alok Sharma anunció una nueva asignación de hasta 30 millones de libras esterlinas ($36.866.762), como parte del llamado de la ONU a reunir donaciones este año por un monto de 223 millones de dólares. Esta ayuda de Reino Unido se suma a la de £14.5 millones ($17.818.935) anunciada a principios de año, para un total de £44,5 millones ($54.685.697). El apoyo está dirigido a las agencias humanitarias internas y en la región. “Por razones de seguridad”, el gobierno inglés no identificó a los destinatarios que se encuentran dentro del país. Lo que sí precisó es que esa financiación no pasará por las manos del régimen de Maduro.
Esa misma tarde el gobierno de EEUU anunció que triplicaba la ayuda a la oposición venezolana, con lo que, según la agencia AP, “por primera vez aportará dinero directamente a Juan Guaidó”. Mark Green, director de la Agencia para el Desarrollo Internacional (US AID), ofreció un paquete de 52 millones de dólares, tras una reunión con el embajador Carlos Vecchio. Según el periodista de AP Joshua Goodman, un alto funcionario del gobierno estadounidense, no identificado, dijo que “la ayuda incluye 19 millones de dólares para que las fuerzas de Guaidó dispongan de comunicaciones seguras, dinero para gastos de viaje, capacitación en la preparación de presupuestos y otras herramientas que las preparen para gobernar si logran desplazar a Maduro del poder”. Estos fondos se suman a los cientos de millones de dólares que Estados Unidos aporta para ayudar a paliar la crisis de los desplazados venezolanos. Desde Caracas, el Centro de Comunicaciones de la Unidad Opositora distribuye un comunicado en el que asegura que los fondos destinados a la oposición venezolana serán administrados por los donantes y no por los beneficiarios.

MIÉRCOLES DE APLAUSOS

En la mañana Donald Trump había tomado la palabra en la plenaria de Naciones Unidas. Su discurso era uno de los más esperados. El más televisado. El planeta lo está mirando. Dentro de EEUU esperan la respuesta de un jefe de Estado asediado, en vías de destitución (Impeachment). Fuera de EEUU esperan sus respuestas en cuanto a Medio Oriente, su guerra comercial con China, el pulso con Rusia. Pero a Rusia ni a Putin los menciona, tampoco a Europa ni a la OTAN. Se detiene un poco en Irán: “Ningún gobierno responsable debe subvencionar la sed de sangre de Irán. Mientras el comportamiento amenazante de Irán continúe, no se levantarán las sanciones; al contrario, serán apretadas”. Menciona a China en 10 oportunidades.
En ese discurso de 3.800 palabras, el presidente Trump igualmente mencionó a Venezuela en 10 oportunidades, y a Maduro solo una vez. A este le llamó Dictador, le tildó de Títere. Protegido por guardaespaldas cubanos. Se esconde de su propio pueblo. Mientras Cuba saquea sus riquezas petroleras “para sostener su propio régimen comunista corrupto”.
Trump remarcó:
1.- Estamos dispuestos a apoyar a los pueblos del hemisferio occidental que viven bajo brutal opresión, tales como Cuba, Nicaragua y Venezuela.
2.- Escuadrones de la muerte han producido centenares de asesinatos extrajudiciales.
3.- Estados Unidos y sus aliados hemos construido una coalición histórica de 55 países que reconocen al legítimo gobierno de Venezuela.
4.- A los venezolanos atrapados en esta pesadilla: Por favor, sepan que toda América está unida a ustedes. Estados Unidos tiene listas y a la espera de ser entregadas grandes cantidades de ayuda humanitaria. Estamos observando muy de cerca esta situación.
China debió esperar hasta el viernes 27 para responder las 10 menciones de Trump. El canciller chino Wang Yi, muy reposado, sin levantar la voz, dijo en su discurso que su país nunca se ha acobardado ante las amenazas ni se ha sometido ante las presiones.
China se ha comprometido a resolver las fricciones comerciales y las diferencias “de una manera tranquila, racional y cooperativa”, así como con “suma paciencia y buena voluntad.” Trump había advertido el martes que no aceptaría un “mal acuerdo comercial” con China, pero que tampoco esperaba un acuerdo beneficioso. Los chinos están celebrando el 70 aniversario de la fundación de la República Popular China. Al respecto, Wang Yi destacó que “850 millones de chinos se han recuperado de la pobreza, y cientos de millones se han unido al grupo de ingresos medios”. ¡Chúpate esa, Catirito!
Por el régimen venezolano, Delcy Rodríguez también debió esperar hasta el viernes 27 para exponer lo suyo, pero ellos no negocian en forma tranquila, racional y cooperativa, ni han sacado a nadie de la pobreza (a menos que sea de su propia pandilla).
Diosdado  Cabello busca enseñanzas en otro lado. Va a Corea del Norte y lo que le cuentan es una historia de 70 años de hambruna y atraso, pero que “hizo más soberano al pueblo”. Va a Viet Nam y lo que le cuentan es que ese pueblo, luego de décadas de guerra intensa, logró negociar la paz, primero con los franceses y luego con EEUU. Cabello andaba con una agendita en la que anotaba cuanto creía entender. No conoce el iPad.
El vicepresidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Partido Comunista de Vietnam, Nguyen Tuan Phong, le dictaba cuanto se le ocurría. Pudo haberle dicho: Mire el punto 5 de los Acuerdos de París de 1973; allí dice que “Dentro de sesenta días desde la firma del Acuerdo, abandonarán Vietnam del Sur todas las tropas, consejeros militares y personal militar, incluidos personal militar técnico y personal militar asociado con programas pacíficos, así como los armamentos, municiones y material de guerra de Estados Unidos”.
Cambie Usted Estados Unidos por Rusia, China y Cuba y sanseacabó, ¡evite la guerra! En poco tiempo Venezuela sería como Vietnam, con un PIB de 7% anual. Pero Diosdado no comprende. En 2013 fue a China y en una fábrica de Shanghái le mostraron los prototipos del novísimo tren de levitación magnética, Maglev, previsto para desplazarse a 600 km/hora, pero Diosdado se desentendió de ese prodigio germano-chino porque “el comandante Chávez me encomendó la tarea de estrechar las relaciones entre nuestro partido, el PSUV, y el PCCh”. Solo eso.
Según reportes de entonces, Cabello visitó también en Pekín la Escuela Central del Partido Comunista de China, donde dijo que “la razón fundamental de este viaje es estrechar la relación entre partidos”, y adelantó que un primer grupo de “50 de los mejores cuadros” del PSUV viajará próximamente a esa escuela pequinesa para completar su formación política.

JUEVES DE SANCIONES

Un taparazo descomunal, masivo, en mitad del cuadril, fue dado a conocer el miércoles 25. Decreto oficial sobre la suspensión de entrada a EEUU a personas que amenazan a las instituciones democráticas de Venezuela. Lo firma Donald Trump.
1. Suspendida la entrada a Estados Unidos, como inmigrantes o no inmigrantes, las siguientes personas:
(A) Miembros del régimen de Nicolás Maduro, a nivel de viceministro, o equivalente, y por encima;
(B) Todos los oficiales de las fuerzas armadas de Venezuela, la policía o la Guardia Nacional en el grado de coronel o equivalentes y superiores;
(C) Todos los miembros de la organización conocida como la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela;
(D) Todos los extranjeros que actúan en nombre o en apoyo de los esfuerzos del régimen de Madura de socavar o perjudicar a las instituciones democráticas de Venezuela o impedir la restauración del gobierno constitucional de Venezuela;
(E) Los extranjeros que obtienen un beneficio significativo de las transacciones financieras o relaciones de negocios con las personas descritas en los apartados (a) a (d) de esta sección; y
(F) los miembros de la familia inmediata de personas descritas en los apartados (a) a (e) de esta sección.
Sin embargo, advierte que un portón ha quedado abierto: “Esta suspensión no está destinada a ser aplicada a quienes dejan estas acciones y que tomen medidas concretas para ayudar a Venezuela a volver a su funcionamiento como país democrático”.
Son 545 constituyentes, la mayoría dirigentes del PSUV. Son miles los oficiales con grado de coronel o superior. Venezuela es uno de los países de América con mayor número de generales por kilómetro cuadrado o por mil habitantes. La burocracia oficial es inmensa. La familia directa de los señalados es gigantesca. Todo mundo tiene un “primo pesao” en el gobierno.
A las 10 de la mañana del miércoles Trump ha vuelto a la ONU para reunirse con un ramillete de mandatarios y cancilleres latinoamericanos y con Borges y Vecchio, quienes muy pronto serán aplaudidos a petición del presidente de Estados Unidos. Ante la salva, ambos se ponen de pie y agradecen.
“No nos importan sus sanciones”, ha declarado Jorge Arreaza a la Voz de América. Levantó la mano derecha y comenzó a enumerar los logros de su acción diplomática. “Nos hemos reunido con Simeon Oyono Esono Angue, canciller de Guinea Ecuatorial; con Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL; y con el canciller de Portugal Augusto Santos Silva”. ¿A qué viene usted? “Este año en el 74 período de la Asamblea General ONU abordaremos como temas centrales el cambio climático, la reducción de la pobreza y la inclusión educativa. Desde Venezuela daremos nuestros aportes, seguros de que el multilateralismo es la única vía para garantizar la paz”. Y ya. No han venido a defender su revolución.
“Estoy comprometido con un futuro de estabilidad, prosperidad y libertad para Venezuela. Apoyaremos a su pueblo todos los días, hasta que finalmente estén libres de esta horrible y brutal opresión. Serán liberados…, eso sucederá”, lee Trump ante una larga mesa colmada de lo que parecen crisantemos y decenas de botellas de agua carbonatada.
Pide Borges, rotundo y decidido: 1. Sanciones contra Cuba; 2. Presión sobre testaferros y familiares; 3. Apoyo para el presidente Guaidó y la Asamblea Nacional; 4. Sumar a Europa a la agenda de presión para que adopte más sanciones contra la dictadura.
Al poco rato, Juan Guaidó agradece: “En nombre del pueblo venezolano, reconozco el liderazgo y la determinación del Presidente Donald Trump en acompañarnos hacia el regreso de la democracia en Venezuela. Nos mantendremos trabajando en alianza para lograr la libertad”.
Algo ha pasado, está pasando. Diego Arria hoy ha fijado un mensaje en lo alto de su cuenta en Twitter: “El único que representa el rescate de Venezuela es Juan Guaidó. Lo apoyé desde el 10 enero y sigo”. Sobre los aplausos a Borges y Vecchio, larga su buena pro: “Más que merecidos”. A raíz del nombramiento de Miguel Pizarro como comisionado de Guaidó ante la ONU, se desató una campaña virtual que además de acoquinar al diputado por Petare, postulaba a Diego Arria para ocupar ese cargo. (El más competente, el mejor diplomático, el liberador de Serbia y de Kosovo…) Rafael Poleo dice que no, más bien era quien entretenía a Cecilia Matos cuando era canciller de CAP. Dicen en Panam Post: “Ahora a Nueva York, a codearse con el mundo, no llegará la institución Arria en representación de Venezuela, sino un joven diputado, sin currículo que presentar, y con fama de comunista”. Arria camina derecho por los pasillos de la ONU, se entrevista en un rincón oscuro con el canciller ruso Sergey Lavrov. ¿Quién le ha invitado? El Grupo de Lima. Más tarde apunta: “No formo parte del grupo de los personeros enviados por Guaidó a la ONU”. Apenas comenzaba a hablar Delcy Rodríguez en la plenaria del viernes 27, Arria se confunde entre quienes desalojaron la sala en son de protesta. “Nunca imaginé que un día saldría de la Asamblea General ONU en repudio de un régimen”, dice.
La reunión con Trump termina y los asistentes se dispersan. Todos declaran. El canciller colombiano Carlos Holmes Trujillo, comenta: “Discutimos una Transición Democrática en Venezuela. Colombia seguirá adelantando acciones políticas y diplomáticas para que el hermano país vuelva a vivir en democracia y libertad”.
Borges y Vecchio salen como los toreros luego de tres jornadas con orejas, patas y rabo. Sebastián Piñera, Jair Bolsonaro, Lenín Moreno, Iván Duque, entre otros, han levantado la voz a favor de la democracia en Venezuela en la plenaria de la ONU.
Ángel García Banchs, PhD y MSc en Economía, pasa la noche pensando en si publica o no el siguiente tuit: “Si es cierto que Trump felicitó a Borges y a Vecchio, quiere decir, bien que se está burlando de ellos en su cara y nadie se ha dado cuenta, o bien que está en desconocimiento de su(s) rol(es) como colaboradores del narcorégimen, lo cual implicaría que (Trump) requerirá más tiempo para entender”. El economista y expresidente de la Copre Carlos Blanco, por su parte, considera que la “reunión de Trump/Pompeo, con Presidentes y la destacada presencia de Julio Borges y Carlos Vecchio es hecho histórico de respaldo a la causa democrática y al gobierno de transición que debería encabezar Guaidó. Es oportunidad única para generar la amenaza creíble contra Maduro”. El editor del Panam Post concluye en que hoy ha quedado más que ratificado (que) el continente, y particularmente Estados Unidos, aún mantiene su compromiso con la causa venezolana y con la oportunidad que representa el Gobierno interino de Guaidó. “Debemos apostarle a su triunfo”. Pareciera que todos quieren ahora sentarse conmigo en la yerbita, en la yerbita…
Los funcionarios no lloran en público, o no debería ser usual que lo hicieran, pero Carrie Filipetti, subsecretaria adjunta del Departamento de Estado de EEUU para Cuba y Venezuela, no pudo reprimirse al comentar lo que había sentido cuando la esposa del concejal asesinado Fernando Alban le relató lo sucedido momentos antes de su ejecución. Carrie Filipetti reveló que la ayuda humanitaria de EEUU ascendía hasta ahora a 568 millones de dólares, distribuidos dentro y fuera de Venezuela.
Mañana jueves será día de despedidas, agradecimientos, numeritos, ensalmes y ovaciones, pero no en Nueva York, sino en Seattle, la sede los Marineros. El lanzador valenciano Félix Hernández se despedirá de su afición, que le ha visto lanzar durante quince temporadas. El Marinero Mayor. Le dicen El Rey…
En Ginebra se estaba urdiendo una trama, que dirigen Iraq y el representante de Maduro, Jorge Valero. El Concejo de los Derechos Humanos de la ONU celebra allí su 42 sesión. Entre las muchas calamidades mundiales a debatir se encuentra el difícil caso de Venezuela. También se va a elegir a los países miembros del próximo Concejo y el régimen de Maduro aspira ocupar un asiento. Muchas onegés, por insólita, han rechazado esta última posibilidad, a la vez que han denunciado que la resolución que proponen para el jueves solo servirá para atenuar las medidas en torno a las múltiples acusaciones que se le han hecho a lo largo del planeta.
La Alta Comisionada Bachelet ha estado en Nueva York y ha hablado con los representantes del poder alterno venezolano. A pesar de su negativa a aceptar las conclusiones del Informe de julio de Bachelet, el gobierno de Maduro ha admitido finalmente cuestiones que prescribía, entre ellas la presencia y libre acción de funcionarios del HRC. La cuestión Venezuela se debatirá y votará en dos sesiones consecutivas. Una el jueves y otra el viernes.
El jueves, la resolución propuesta por Iraq, apoyada por la representación de Maduro, fue aprobada con 18 votos a favor, 23 abstenciones y seis votos en contra. Países como Perú, Argentina y Brasil, que votaron en contra, consideraron que el documento era demasiado transigente con el régimen de Venezuela, lo cual hará que su gobierno “no asuma ninguna responsabilidad por las graves violaciones de los derechos humanos”.
En Nueva York, el canciller de Maduro aplaudió alborozado, tomando los hechos con pinzas. Desde su punto de vista, el HRC42 aprobó “una resolución histórica que condena los impactos de las medidas coercitivas unilaterales”. Refirió que es la primera decisión de un órgano de la ONU que hace referencia expresa a las consecuencias negativas del bloqueo de EEUU contra Venezuela. Pero ese no era el tema.
La alegría le duró solo un día. El viernes 27 fue sometida a consideración una nueva propuesta, patrocinada por el Grupo de Lima, la cual fue aprobada con 19 votos a favor, 7 en contra y 21 abstenciones. Inmediatamente el secretariado del HRC42 emitió una declaración en la que califica la resolución como una fuerte condena a todas las violaciones y abusos de las leyes internacionales en Venezuela y urge a sus autoridades a liberar a todos los prisioneros políticos que han sido detenidos arbitrariamente. Pero, además, la resolución establece la conformación de una misión independiente de verificación de hechos, lo cual ha sido considerado como un paso crucial.
Esa misión de investigación internacional documentará violaciones a los DDHH en Venezuela, incluyendo la tortura y miles de ejecuciones sumarias.
Según la agencia Reuters, el embajador de Maduro en la ONU/Ginebra, Jorge Valero, definió la resolución como “hostil” y aseguró que ese Consejo está “politizado” debido a que “sigue al pie de la letra las instrucciones del imperio norteamericano” y está formado por países que son “verdaderos y avergonzantes súbditos del Gobierno de Donald Trump”.
El lanzamiento de la misión “es un tremendo impulso no sólo para denunciar con nombres y apellidos, sino también para castigar a aquellos que han violado los derechos humanos en Venezuela”, señaló Julio Borges, jefe de la diplomacia de la oposición venezolana.
La resolución condena “la represión generalizada y la persecución” a través de lo que llamó el uso excesivo de la fuerza contra manifestantes pacíficos, el cierre de medios de comunicación y la erosión del Estado de derecho.
La resolución expresa “profunda preocupación por el hecho de que ha habido al menos 6.000 muertes resultantes de operaciones de seguridad en Venezuela desde enero de 2018 y que, según la información analizada por la Alta Comisionada, muchas de estas muertes pueden constituir ejecuciones extrajudiciales”.
La resolución condena las detenciones arbitrarias y las desapariciones forzadas llevadas a cabo por fuerzas de seguridad, tales como las Fuerzas de Acciones Especiales, conocidas como FAES, y grupos civiles armados gubernamentales.
Una vez más no pudieron. Países que votaron a favor de una, se abstuvieron en la otra. La correlación de fuerzas varió día de por medio. En Ginebra, también estaban en sintonía con lo que había estado ocurriendo en Nueva York.
Estaba prevista su diletantia para las 3 de la tarde, la hora en que mataron a Lola. Son las 4:15 pm del viernes 27 y la transmisión de televisión aun no comienza. Algo pasa. A las 4:25 aparece su imagen por Rusia Today, una televisora moscovita financiada por el Kremlin: “es (el pueblo, la oposición) una maquinaria al servicio del hegemón del mundo y de sus satélites”; “vengo en nombre de la única Venezuela”.
En el legajo que lleva al podio de la Asamblea General no se encuentran los 13 millones de firmas (“No+Trump”) que aseguraba haber recogido para entregarlas a Antonio Guterres, el secretario general de la ONU. Han desaparecido, sin explicación.
Su hermano Jorge estaba acompañando a Maduro en Moscú, de donde regresaron a Caracas con manos y bolsos vacíos. Delcy Rodríguez, la vicepresidenta, había llegado a la sede de la ONU junto a unos doce funcionarios. Algunos portaban maletines de esos que los cuerpos de seguridad utilizan como escudos blindados que son desplegados en caso de algún atentado. Le esperaban en los bordillos del estacionamiento el canciller Jorge Arreaza y el embajador ONU Samuel Moncada.
A Delcy la chotean por su mal vestir, por el uso de espejuelos achatados hacia el ecuador, por su desmesuradas pretensiones, pero nunca le recriminan que su discurso ya lo lleva aprendido con meses de antelación. Al bajar del automóvil negro, aparece con blazer azul marinero, blusa blanca y pantalones de azul más claro que lleva en los laterales listillas ámbar como las utilizadas por las bailarinas del antiguo Folies Bèrgere parisino.
En los días previos a su comparecencia se especulaba que por representar a un régimen considerado usurpador, se impugnaría su presencia en el foro mundial. Empezaron a meterles casquillo y se creyeron que existía la posibilidad de que a Doña Delcy se le impediría hablar en la plenaria.
Los nervios se habían desbordado. (La ONU no puede permitir eso. Nosotros somos quienes somos. Representamos a Venezuela. Que anden como Pedro por su casa no significa que ellos sean los representantes legales del país. El derecho internacional nos ampara). El lunes 23 Samuel Moncada, como jefe de misión, envió una comunicación a la directiva de la ONU. La petición era inusual. La comunicación estaba numerada 00341, con precedente en la nota verbal 00299 del 3 de septiembre, en la que se solicitaba “certeza legal” sobre los derechos y privilegios de todos los miembros de la ONU y sobre su capacidad para ejercerlos en su totalidad, “libre de cualquier amenaza o coerción de parte de países más poderosos”.
¿Qué es esto? ¿De dónde ha salido esta inusitada cagazón? Moncada denuncia que Estados Unidos y sus aliados pretenden impugnar las credenciales de la delegación venezolana que ellos ostentan. De consentir tal pretensión, “ello convertiría a la ONU en un arma de intervención para promover golpes de Estado contra las legítimas autoridades de los estados miembros de la ONU”.
Denuncia la existencia de “coleados”, individuos pertenecientes a la oposición venezolana, que han sido acreditados por estados miembros distintos a sus nacionalidades. “Ellos no son ni legítimos ni representativos de Venezuela”. En todo caso, representan a los países que les han acreditado.
En esa comunicación, Moncada alerta que ha sabido de la intención de un grupo de países de propiciar una votación en el seno de la plenaria con el fin de evitar que Su Excelencia Delcy hable el viernes 27 de septiembre a las 3 de la tarde.
Sin los 13 millones de firmas, con el cielo encapotado que había desatado tempestad, con la invocación del TIAR, con la noticia procedente de Ginebra que abría investigación oficial sobre violaciones de derechos humanos, con las nuevas sanciones anunciadas por EEUU, con la generalizada condena al régimen que representa, con las posturas de toda América y toda Europa, HE Delcy no podía sino recurrir a mentiras que de paso ya habían sido desmontadas mucho antes de llegar a Nueva York.
Mostró una foto de Guaidó al lado de un presunto miembro de la banda Los Rastrojos. Dijo que en Santa Marta, Ríoacha y Maicao, Colombia entrenaba gente para atacar a Venezuela.
Lanza su retahíla: Colombia y EEUU preparan el terreno para atacar a Venezuela. Eso viene desde Obama. El TIAR justifica los pilares para instrumentalizar una intervención armada. Alertamos y prevenimos este potencial conflicto que quieren sembrar en nuestra región. Es unilateralismo grupal. La OEA es un cadáver insepulto. La ONU está llamada a jugar un papel más proactivo sobre la paz y la seguridad internacional.
Y se les van acabando sus 30 minutos. En un momento dice que los traductores le piden que hable más lento…
Viva Palestina, viva Cuba, viva China, viva Rusia, viva Irán, viva Corea del Norte, viva Siria, viva Zimbabue. Delcy se va apagando.
Dice el moderador de la sesión: tiene la palabra el representante de Cabo Verde. La funcionaría de la misión permanente, Daniela Rodríguez, había terminado de ojear el libro del maracucho Iván Rincón Urdaneta. El joven diputado de las zapatillas de suela blanca, traje y corbata nuevos, que había ido a Nueva York en busca de una quimera, Miguel Pizarro, emite un veredicto sobre lo que le ha tocado vivir: Tuvimos una semana histórica. El tema de Venezuela ha sido fundamental. Ahora iniciamos un nuevo capítulo de avances y acciones en contra de la dictadura y en pro del cambio que el país merece.

La guerra de Maduro por Carlos Blanco – El Nacional – 25 de Septiembre 2019

  1. 1. La hipótesis de guerra en Venezuela, manejada por los militares de Maduro y su mando político, es que viene una invasión de fuerzas combinadas de Estados Unidos, Colombia y de grupos venezolanos perseguidos por el régimen y que se encuentran en el exterior. Esta idea se ve reforzada con la que hay en la mayoría del país según la cual, sin ayuda militar externa, no se podrá conquistar la libertad y, por tanto, la invasión es deseable y casi inevitable.
  2. Esta tesis se acompaña habitualmente con el concepto que afirma que si entra una fuerza liberadora desde el exterior, por Occidente llegarían sin dificultad hasta La Rinconada y por Oriente no se frenarían sino en La Urbina. Tal percepción obedece a la debacle institucional de la Fuerza Armada y a la chatarra en que se han convertido sus jefes y sus equipos; siendo este descalabro tan cierto como evidente.
  3. Sin embargo, si sabemos que no hay posibilidades políticas de una invasión con tropas de infantería por el costo humano y material que significaría para todos los países envueltos, y dadas las determinaciones domésticas en los países más solidarios con la causa de la libertad en Venezuela, cabe preguntarse cuál es la realidad de una posible conflagración militar.
  4. Tengo la impresión de que quien va a provocar el conflicto es Maduro. Antes diré que la posibilidad de una acción exitosa y rápida político-militar externa de apoyo a la causa de la democracia solo sería posible con un movimiento interno unido y que comprendiera esa intervención como parte de su propia lucha. Sin embargo, lo que ha habido en las semanas y meses recientes es un desleimiento por la vía del diálogo noruego, de las increíbles maniobras para una elección perversa que tenga como contendores a Maduro y a Guaidó, y la irrupción por los flancos de los nuevos dialogantes, presentados como los del género de los que “sí obtienen resultados”.
  5. No parece viable en el corto plazo una acción militar externa autónoma. Pero el conflicto armado no está descartado sino que incrementa su probabilidad. Sostengo que el régimen está convencido de su inevitabilidad y por esta razón lo puede provocar a su ritmo, a su tiempo.
  6. Maduro dispone de algunos equipos de artillería, blindados, aéreos y navales, que pueden provocar su guerra y obligar a una respuesta en el vecindario, con el apoyo de Estados Unidos, lo que lo llevaría en sus delirios a “vietnamizar” el país, con grupos de combate civiles y militares independientes, destinados a hostigar y someter “al invasor” cuya presencia habría provocado previamente.
  7. Sé que todo suena loco. Sin embargo, no olvidemos que los delirios infundados provocan conflagraciones. Lo que no calcula Maduro es que el inicio de la aplicación del TIAR acordado esta semana sin excluir la acción militar le puede pulverizar su estrategia.

 

Los países del TIAR acuerdan sancionar a dirigentes del régimen de Maduro – Panampost – 23 de Septiembre 2019

La resolución no hace ninguna mención a una posible intervención armada, una posibilidad que plantea el marco del TIAR, que es una suerte de OTAN americana

Los países del TIAR acuerdan sancionar a dirigentes de Maduro (EFE)

Los países parte del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) pactaron este lunes identificar y sancionar a dirigentes del régimen venezolano de Nicolás Maduro vinculados con actividades ilícitas, corrupción o violaciones de los derechos humanos.

La decisión figura en una resolución aprobada con el apoyo de 16 de los 19 Estados firmantes de este tratado, según explicó en Nueva York al término de una reunión ministerial el presidente de la cita, el canciller colombiano Carlos Holmes Trujillo.

En el texto, los países se comprometen a identificar a personas y entidades asociadas a Maduro que estén vinculadas a actividades ilícitas, a corrupción o a violaciones de los derechos humanos para proceder a investigarlas y sancionarlas, por ejemplo con una congelación de los activos que puedan tener en esos Estados.

Los firmantes también prometen perseguir, capturar y extraditar a esos individuos, ya sean personas vinculadas con «el blanqueo de capitales, el tráfico ilegal de drogas, el terrorismo y su financiación» o responsables de «actos de corrupción o de violaciones graves de los derechos humanos».

Además, los miembros del TIAR acordaron estudiar otras posibles medidas y volver a reunirse en el plazo de dos meses.

Julio Borges, el comisionado para Asuntos Exteriores de Juan Guaidó, destacó en declaraciones a los periodistas que el trabajo de identificación de las personas a perseguir y sancionar ya está avanzado y permitirá acabar con la «impunidad» que muchos de ellos disfrutan.

Las de este lunes son las primeras acciones adoptadas contra Venezuela en el marco de este tratado, después del primer paso para su activación el pasado 11 de septiembre en la Organización de Estados Americanos (OEA).

Para salir adelante, esta decisión necesitaba el apoyo de al menos 13 de los 19 firmantes del TIAR, algo que finalmente logró con holgura.

Uruguay emitió el único voto en contra, mientras que Trinidad y Tobago se abstuvo y Cuba no participó en la reunión.

A favor votaron Venezuela (representada por enviados de Guaidó), Argentina, Bahamas, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, El Salvador, EE.UU., Guatemala, Haití, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y la República Dominicana.

La resolución no hace ninguna mención a una posible intervención armada, una posibilidad que plantea el marco del TIAR, que es una suerte de OTAN americana.

Borges, preguntado al respecto, confirmó que esa opción armada no se discutió en la reunión celebrada a puerta cerrada y recalcó que se busca un «proceso gradual» contra Maduro

La reunión de los países del TIAR completó un cargado día de citas dedicadas a Venezuela en los márgenes de la Asamblea General de la ONU, donde también abordaron la crisis el Grupo de Lima y el Grupo Internacional de Contacto que impulsa la Unión Europea.

Resolución de la trigésima reunión de consulta de Ministros de Relaciones Exteriores en aplicación del TIAR – 23 de Septiembre 2019

La frontera incandescente por AndyRobinson – La Vanguardia – 22 de Septiembre 2019

Paramilitares, guerrilleros y narcos colombianos tensan aún más el cisma entre Caracas y Bogotá, con EE.UU. de testigo


La frontera incandescente
Soldados vigilando las calles y protegiéndose de francotiradores en el municipio de Convención (Colombia) (Mauricio Dueñas Castañeda / EFE)

Los paramilitares más sanguinarios, el narcotizado Ejército de Liberación Nacional (ELN) y las escisiones rearmadas de las FARC son los nuevos protagonistas de la crisis venezolana. Tres años después del histórico acuerdo de paz en Colombia, los principales actores de la cruel guerra interna que duró 52 años y se cobró más de 200.000 vidas, se han convertido en un elemento clave del peligroso aumento de tensiones en la frontera de Venezuela.

El presidente colombiano, el conservador Iván Duque, y sus aliados más estrechos en la Casa Blanca denuncian el apoyo del gobierno de Nicolás Maduro a los grupos rebeldes de la guerrilla colombiana que, tras rechazar el proceso de la paz, se refugian en territorio venezolano. Para Washington y Bogotá –y para la oposición que lidera Juan Guaidó– esto constituye una provocación militar que ha sido agravada por el desplazamiento de unidades militares venezolanas a la zona fronteriza. “Es la etapa previa a una agresión militar”, remarca Mauricio Jaramillo, un analista próximo al gobierno de Duque de la Universidad colombiana de Rosario.

La crisis venezolana

Guaidó usa las actividades guerrilleras para justificar su llamamiento a una intervención militar estadounidense

La decisión de activar el llamado TIAR (Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca) que autoriza el uso de la fuerza en defensa propia, se debe precisamente a las acusaciones de Colombia y EE.UU de que Maduro amenaza a Colombia al acoger a estos grupos armados. El TIAR, una suerte de OTAN latinoamericana, está integrado por un puñado de países como Argentina, Brasil, Chile y Colombia, y liderado por EE.UU.

Por su parte, el opositor venezolano Juan Guaidó utiliza las actividades guerrilleras para justificar su llamamiento a una intervención militar estadounidense y así derrocar a Maduro de una vez por todas. “La intervención militar extranjera ya existe en Venezuela (…). La guerrilla del ELN tiene 1.500 hombres en varios estados y ha matado a soldados venezolanos“, explicó Guaidó en mayo en una entrevista concedida a La Vanguardia .

Maduro apunta a las fotos de Guaidó con líderes del grupo paramilitar los Rastrojos

Por otro lado, Nicolás Maduro señala las explosivas fotos de Guaidó posando con líderes del grupo paramilitar los Rastrojos que salieron a la luz pública la semana pasada como evidencia, a primera vista, de la involucración de Duque en una alianza entre grupos delincuentes colombianos vinculados a la ultraderecha y la oposición de Guaidó. Maduro acusa a Duque de ser el artífice de la operación dirigida por los Rastrojos en la que Guaidó cruzó la frontera en febrero en Puerto Santander a 60 kilómetros al norte de Cúcuta, para asistir al concierto de Venezuela Live Aid e iniciar una gira por América Latina.

La operación de cruzar ayuda humanitaria estadounidense a Venezuela fue coordinada por el gobierno colombiano en colaboración con el Departamento de Estado estadounidense. El grupo Virgin del magnate británico Richard Branson organizó el concierto Venezuela Live aid, con la presencia de varios artistas de regaetón, en la víspera del intento de trasladar la ayuda. Guaidó llegó al final del concierto. No se sabe si la embajada estadounidense en Bogotá o Branson sabían de antemano que Guaidó cruzaría con el apoyo de los paramilitares colombianos.

Washington no ve equivalencia entre la posible alianza de Guaidó con los paramilitares colombianos y la de Maduro con la guerrilla. Ante preguntas de si las fotos son motivo de preocupación para la Administración de Trump, Carrie Filipetti, responsable de América Latina del Departamento de Estado dijo: “Guaidó puede hacerse una foto con quien quiera”. Sin embargo, arremetió contra Maduro por apoyar a la guerrilla: “Sabemos con certeza que está proporcionado refugio a las FARC y al ELN”.

ELN ya hace años que opera en la frontera venezolana

Lo cierto es que la presencia del ELN en Venezuela no es novedad. Hace años que esta guerrilla opera en el área de la frontera obteniendo ingresos –al igual que los paramilitares– del contrabando de bienes, petróleo y drogas. Las FARC también tenían bases en Venezuela.

Por eso, tanto el ultraconservador Álvaro Uribe como el más liberal Juan Manuel Santos incorporaron a Chávez y, luego, a Maduro al proceso de la paz. Santos, en su libro sobre el proceso de la paz, explica que los gobiernos venezolanos eran imprescindibles para llegar a un acuerdo con las FARC en el 2016.

Así mismo, hay una larga historia de colaboración entre los sectores radicales de la oposición venezolana y los paramilitares colombianos que, a su vez, han mantenido estrechos lazos con Uribe.

Lorent Saleh, nominado por un grupo de eurodiputados del PP español para el premio Sajarov por derechos humanos –galardón que obtuvo este año– fue fotografiado con líderes paramilitares en el 2016. “Hablamos con una mujer en Cúcuta que dijo que Saleh, compartía una casa con paramilitares donde se guardaban armas”, afirma Cañizares. “Hay gente en la oposición venezolana para la que todo vale”.

A %d blogueros les gusta esto: