elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Servicios

Maduro recurre a la “canibalización” de equipos para surtir de gasolina y electricidad a Venezuela por Zenaida Amador – Alnavío – 26 de Junio 2019

El colapso de los servicios públicos marca el día a día de los venezolanos sin que se vislumbren soluciones en lo inmediato. La opción del régimen de Nicolás Maduro ante la imposibilidad de invertir lo mínimo para garantizar su prestación ha sido el desguace de algunas unidades y equipos para que otros operen precariamente.
PDVSA hace intentos desesperados por atender el mercado de combustibles / Foto: PDVSA
PDVSA hace intentos desesperados por atender el mercado de combustibles / Foto: PDVSA

Tras los megapagones ocurridos desde inicios de marzo y que dejaron a casi todo el país sin energía por más de 100 horas continuas, en Venezuela se ha impuesto un plan de racionamiento eléctrico que afecta con severidad al interior de la nación, al punto de que en algunas regiones los cortes de electricidad pueden prolongarse por más de cuatro horas y ocurrir varias veces al día.

La solución que ha encontrado el régimen de Nicolás Maduro ha sido la de mover de un lugar a otro las pocas turbinas eléctricas, transformadores y otros equipos operativos para tratar de sostener el servicio al menos precariamente. Es decir, administrando la escasez.

Aunque en los primeros 15 años del chavismo se malversaron alrededor de 25.000 millones de dólares originalmente destinados a la inversión eléctrica, hoy no hay posibilidad de garantizar los recursos mínimos para mantener operativo el sistema, aun con la contracción de la demanda de energía tras seis años de recesión.

La solución que ha encontrado el régimen de Nicolás Maduro ha sido la de mover de un lugar a otro las pocas turbinas eléctricas, transformadores y otros equipos operativos para tratar de sostener el servicio al menos precariamente. Es decir, administrando la escasez.

Según Argus, la empresa estatal eléctrica –Corpoelec– movió un transformador de la subestación San Gerónimo, en el estado Guárico, a la subestación Guri del complejo hidroeléctrico Simón Bolívar, en el estado Bolívar, con la expectativa de aumentar la transmisión de energía hidroeléctrica al resto del país. Debido a esta decisión, la subestación de San Gerónimo quedó sin respaldo y se hace más vulnerable a cualquier falla.

También desplazó una turbina -parcialmente operativa- de Tacoa, en el estado Vargas, a Termozulia, en el estado Zulia, que ha sido una de las entidades más castigadas por los apagones. Con este cambio se reemplazó otra turbina llevada a Termozulia en 2018 desde Sidor, la principal siderúrgica del país ubicada en el estado Bolívar, y que tras tres meses de operaciones falló por incompatibilidad técnica. Esa instalación de 2018 estuvo en manos de técnicos cubanos que “no leyeron los manuales”, según denuncias de los trabajadores eléctricos.Corpoelec desplazó una turbina eléctrica de Tacoa a Termozulia / Foto: Corpoelec

El reporte indica que desde mayo de 2018 Corpoelec ha desmantelado silenciosamente tres subestaciones en la frontera con Colombia que servían para importar y exportar electricidad.

Para José Aguilar, consultor en materia eléctrica, estas prácticas sobre la infraestructura disponible no resuelven el problema, y sólo eliminan la flexibilidad operacional e imposibilitan aún más el mantenimiento de los sistemas.

Parches petroleros

Pero esta práctica también se aplica en la industria petrolera como un intento desesperado por garantizar que el destartalado sistema refinador pueda atender los requerimientos mínimos del mercado interno de combustibles, en medio del colapso de la producción petrolera y del rigor de las sanciones internacionales.

Esta práctica también se aplica en la industria petrolera como un intento desesperado por garantizar que el destartalado sistema refinador pueda atender los requerimientos mínimos del mercado interno de combustibles, en medio del colapso de la producción petrolera y del rigor de las sanciones internacionales.

“El suministro de combustible para el parque automotor venezolano está garantizado, los trabajadores de PDVSA informamos al pueblo venezolano que estamos trabajando arduamente para mantener la producción a través de las operaciones de nuestra industria”, dijo PDVSA a través de sus redes sociales, mientras los usuarios se quejan a diario por la escasez de combustible que, en algunos estados, implica colas de más de 24 horas para surtirse y en otros que se aplique un régimen de ventas semanales controladas.

En 2014 el consumo de gasolina en Venezuela llegó a 300.000 barriles diarios y el de diésel a 190.000, pero en la actualidad el de gasolina apenas llega a unos 80.000 barriles diarios y el de diésel a cerca de 60.000.

Si bien las refinerías del país tienen la capacidad de producir 1,2 millones de barriles diarios, en realidad están procesando alrededor de 80.000 barriles, volumen que depende de las fallas operativas que experimentan con frecuencia por la falta de mantenimiento y de otros problemas como los cortes de electricidad, por lo que no pueden cubrir la demanda.

De allí que PDVSA se haya dado a la tarea de tomar partes y componentes de otras refinerías inactivas mientras intenta normalizar la producción de combustible en el Complejo Refinador de Paraguaná (CRP). Con estas labores, más la improvisación de piezas, fue posible reiniciar una unidad de hidrodesulfuración en Amuay, la refinería más importante del CRP.

Con esta unidad de Amuay en servicio, que estaba inactiva desde 2017, PDVSA espera producir suficiente combustible para, complementando con las importaciones esporádicas de proveedores en Rusia Turquía, elevar el consumo a alrededor de 130.000 barriles por día en agosto, reseñó Argus.

La práctica de la “canibalización” de equipos en sectores clave eleva los riesgos de colapso y hace aún más cuesta arriba los esfuerzos para su futura recuperación.

Claves de la Venezuela austera y conflictiva que recibe a Michelle Bachelet – RunRunes – 19 de Junio 2019

ProtestaVzla2018.jpg

LA ALTA COMISIONADA DE NACIONES UNIDAS para los derechos humanos, Michelle Bachelet, llega este miércoles a Venezuela para una visita de tres días que ha generado expectativas en un país que atraviesa su peor crisis económica y que lleva meses enredado en un escenario político conflictivo.

La ex presidenta chilena mantiene su agenda en reserva pero se sabe que prevé reunirse por separado con Nicolás Maduro, así como con el jefe de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, quien es reconocido como presidente interino de Venezuela por más de 50 países.

Bachelet tiene planeado además escuchar a embajadores, a los representantes de la ONU en Venezuela y a algunas de las personas que se consideran víctimas de violaciones de derechos humanos.

Estos encuentros se llevarán a cabo con un telón de fondo propio de la crisis que motivó su visita al país con las mayores reservas probadas de petróleo del mundo.

1.- Hechos recientes

El Parlamento, de mayoría opositora, y varias ONG llamaron esta semana la atención de Bachelet sobre hechos que consideran violaciones de los derechos humanos y responsabilizaron de ello a la llamada revolución bolivariana.

Entre los temas denunciados están la muerte de casi 50 reos en sucesos violentos que han ocurrido este año en las cárceles y “bajo la tutela del Estado”.

También la desaparición de 92 venezolanos que naufragaron cuando pretendían emigrar en embarcaciones irregulares. Estos hechos, según los denunciantes, encierran una trama de corrupción y trata de personas que debe ser atenida por la alta comisionada.

2.- Diagnóstico de la ONU

Las agencias de Naciones Unidas ya le aclararon a Bachelet gran parte del panorama con que se encontrará en Venezuela, donde 1 de cada 4 ciudadanos requiere asistencia humanitaria urgente.

Los datos de ONU también hablan de 4 millones de emigrantes en el último quinquenio, cuando la crisis recrudeció bajo el régimen de Maduro, y de 341.800 venezolanos que el año pasado pidieron asilo en otros países y se convirtieron en el grupo de solicitudes más grande del mundo.

3.- Políticos entre rejas

Según la organización no gubernamental Foro Penal, que defiende a la mayoría de los presos políticos de Venezuela, hay al menos 715 personas detenidas por causas de conciencia.

Entre esos detenidos están el primer vicepresidente del Parlamento, Edgar Zambrano, el diputado Juan Requesens, varios militares y el opositor Leopoldo López, a quien consideran un perseguido político y está refugiado en la residencia del embajador español en calidad de huésped.

4.- Ayuda humanitaria

Las donaciones de alimentos y medicinas que empezaron a ingresar a Venezuela este año también formarán parte de los temas que centrarán la visita de Bachelet.

El Parlamento pidió esta semana que ese punto y el de los presos políticos sean prioridad en los “buenos oficios” de la ex mandataria chilena.

Hasta ahora, la Cruz Roja venezolana ha recibido 48 toneladas de donaciones y el chavismo otras decenas de toneladas provenientes de gobiernos amigos, como China y Rusia, pero se mantiene la negativa de ingreso a un donativo que consiguió la oposición y que está resguardado en las fronteras desde hace meses.

5.- Colapso en los servicios 

La depauperación de los hospitales públicos, los apagones que se registran a diario en varias regiones del país, las fallas en el suministro de gasolina y la escasez generalizada son los problemas más comunes para los 30 millones de venezolanos y, por tanto, los que han motivado miles de protestas este año.

Solo en mayo pasado se registraron más de 1.500 manifestaciones callejeras por estos temas, según el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS).

También el mes pasado la muerte de cuatro niños en un hospital que estaban a la espera de tratamientos acaparó la atención del país y motivó varias denuncias.

6.- Economía contraída

La alta comisionada llega a un país asfixiado económicamente por varios problemas que empeoraron en los últimos meses debido a sanciones extranjeras contra Nicolás Maduro, al que países como Estados Unidos considera ilegítimo.

Venezuela cerró 2018 con una inflación de 130.000%, según datos oficiales, aunque el Parlamento y el Fondo Monetario Internacional (FMI) aseguran que la subida de precios sobrepasó 1.000.000% el año pasado y estiman que alcanzará 10.000.000% este año.

Además, la actividad económica ha caído más de 50% en el último quinquenio, miles de empresas han cerrado, hay escasez de dinero físico y la moneda nacional se devalúa todas las semanas.

Se trancó el juego por Eugenio Montoro – ImpactoCNA – 9 de Abril 2019

Así dicen los jugadores de dominó cuando nadie puede jugar más fichas. El juego se detiene, se “tranca” como si fuera un motor al que alguien con una palanca obliga a que se detenga. Así está Venezuela, trancada por todas partes.

Si vamos a un hospital público veremos algunos médicos y enfermeras haciendo lo que pueden para aliviar a una población raquítica y enferma, pero sin equipos, ni materiales, ni medicinas. Tragando duro en la rutina diaria de decirle a los familiares del paciente que compren una lista de cosas para poder realizarle la operación. ¿Que impide que esto funcione bien? Pues que no hay presupuesto ¿y por qué no hay presupuesto?.

Si hacemos algún recorrido en carro por cualquier carretera del país veremos huecos a montón, algunos enormes, sin iluminación, sin rayas de orientación ni señales. Una lotería tomar carretera. En muchos sitios es peligroso por los malandros, los asaltantes y la ausencia de vigilancia. Miles de improvisados reductores de velocidad colocados sin señales que causan accidentes a diario. ¿Por qué tanto mal en las carreteras? Pues porque no hay presupuesto ¿y por qué no hay presupuesto?

El agua potable es otro problema recurrente. En muchos lugares el racionamiento es diario. Bañarse con “totuma”, es decir sin agua corriente ayudado con alguna cacerola o envase pequeño que sirve para mojarnos, se ha convertido en cosa común hasta en las grandes ciudades. Por su parte, la electricidad ha roto todos los récords mundiales al mal servicio. Vivir en penumbras se ha convertido en rutina. Ni hablar de las escuelas y liceos. Rotos, sucios, con poca asistencia y recursos. ¿Por qué todo esto esta tan mal? Pues porque no hay presupuesto ¿y por qué no hay presupuesto?

Ya no se trata de echarle solo la culpa al funcionario de turno responsable por algún servicio. Aunque pusiéramos directores de hospitales, gerentes de hidrológicas o gerentes de electricidad de mucha competencia, y aunque ellos quisieran arreglar el asunto, no lo podrían hacer por falta de presupuesto.

Todo el aparataje de servicio público está en una situación precaria y sin que se pueda revertir, pues se requiere un dinero que no existe. Esa es la razón que se encuentra después de cualquier análisis simple y explica la paralización del país. Lo brutal del asunto es que esta paralización pública es producto de otra paralización creada por el mismo régimen, por una parte, por el mal uso del dinero y, por la otra, por su ineficiencia gerencial.

El mal uso del dinero está desplegado en muchas facetas, regalos a otros países, inicio de proyectos que no se terminan, comisiones por compras y contratos, robo, contrabando de extracción, sobrefacturaciones y otros muchos actos propios de delincuentes.

En cuanto a la ineficiencia gerencial es principalmente creada al colocar en puestos de empresas públicas y empresas expropiadas a personas leales, pero sin experiencia ni competencia para la posición. Este grupo debería ser parte de los grandes generadores de dinero, pero, en la práctica, se convierten en empresas que solo dan cuantiosas pérdidas.

Allí está la combinación mortal que causa la parálisis. No se genera riqueza ni dinero real que la represente y lo poco que entra se malgasta. El régimen actúa como un padre borracho que no produce un carajo y además le quita el sueldo a la hija para comprar caña. Así no hay forma de echar adelante una familia y mucho menos un país.

Hay que salir de estos malandros y todos debemos contribuir a que suceda. Ya no se trata de algo que les pasa a los otros, esta calamidad nos toca a la puerta y está tan cerca que es inevitable reaccionar.

El proceso de salir del régimen es irreversible y va muy bien. Dicen que el quiebre está ya cercano. Es la hora del remate.

El Sistema Tuy en Caracas necesita 600 megavatios de potencia para funcionar de nuevo por Indira Rojas – ProDaVinci – 12 de Marzo 2019

Habitantes de la parroquia caraqueña San Agustín recogen agua del río Guaire, destino de las aguas servidas de la capital, tras cuatro días sin luz continua ni servicio de agua por tuberías. Fotografía de Juan Barreto | AFP

José María de Viana: El Sistema Tuy en Caracas necesita 600 megavatios de potencia para funcionar de nuevo

Han pasado más de 100 horas sin energía eléctrica continua en Venezuela. El servicio de agua también está paralizado. Se raciona lo poco que queda en los tanques de los edificios. La gente recurre a pozos, tomas ilegales y hasta fuentes de parques públicos. Este lunes 11 de marzo, habitantes de la parroquia caraqueña de San Agustín, en el municipio Libertador, recogían agua del Guaire, el río de aguas no tratadas que parte la ciudad en dos. El afluente es el destino de las aguas residuales de la capital. En su desesperación, la gente busca abastecerse donde sea.

El acceso suficiente y continuo al agua potable es un derecho humano esencial, según la Organización de las Naciones Unidas. “Suficiente” implica entre 50 y 100 litros de agua diarios por persona. Desde 2014, el Estado suministra el servicio de forma racionada en el país. La investigación de Prodavinci “Vivir sin agua” determinó que al menos 9,78 millones de personas vivieron bajo racionamiento formal de agua corriente entre 2016 y 2017. El suministro promedio fue de 48 horas semanales. Los sistemas no recibían mantenimiento y las obras no eran concluidas.

Sin embargo, lo que ocurre en este año 2019 no tiene parangón, especialmente en la capital. “Es definitivamente inédito”, afirma el ingeniero civil José María de Viana. “Tenemos los centros poblados más importantes del país con cero suministro de agua durante más de cuatro días. No entra a Caracas ni una sola gota de agua nueva desde el jueves 7 de marzo. Es una situación que debe atenderse con prontitud”.

De Viana estudió ingeniería civil en la Universidad Católica Andrés Bello. Fue director de Planificación de Recursos Hidráulicos del Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables (Marnr) entre 1981 y 1983, y presidente de Hidrocapital por siete años (1992-1999).

“Vengo de hacer un recorrido por Caracas y estoy mucho más preocupado que ayer”, dice. “En los momentos más difíciles se ha reducido el envío de agua, pero jamás hemos tenido una situación en la que los tubos estén secos tanto tiempo. La situación de Guarenas y Guatire no está mejor. Tampoco la situación en los Valles del Tuy (poblaciones del estado Miranda). Por supuesto, en los altos mirandinos ni hablar, y no me imagino qué está pasando en Vargas y en otros estados porque estamos en una situación conflictiva muy seria”.

—¿Cómo afecta la caída del servicio eléctrico la distribución del agua?

—Primero se debe entender que hay una serie de ciudades venezolanas que reciben agua por bombeo. No estamos hablando de los sistemas de bombeo de las casas, o de los edificios, sino de los sistemas que extraen agua en el proceso de producción. El 10% de la energía que se genera en Venezuela se consume para llevar agua a las ciudades. En el caso de Caracas, estamos hablando de los sistemas Tuy I, Tuy II y Tuy III. Estos son los que traen agua desde el embalse de Camatagua y desde los embalses que tenemos en la cuenca del río Tuy, donde el más importante es Taguaza. Desde que se fue la luz, esos sistemas no han sido conectados nuevamente por una razón: porque son grandes consumidores de electricidad. Por la misma razón no está conectado el metro, por ejemplo. Entonces, si bien es verdad que en algunas ciudades se ha visto suministro de energía durante algún tiempo, de forma intermitente y de forma dispersa, los sistemas grandes no han recibido electricidad. El Sistema Tuy en Caracas demanda 600 megavatios de potencia. En el resto de los sistemas se distribuyen en total otros 400 megavatios, que están repartidos. En el Regional del Centro la cantidad es importante, en el Zulia también. El sistema que abastece a Caracas debe bombear agua hacia arriba. No se ha conectado desde el jueves porque hasta que no tenga disponible esa carga completa, los 600 megavatios, no se puede arrancar el sistema. Lo mismo ocurre con el envío de agua a la ciudad de Maracaibo, en el Zulia; o con el Sistema Regional del Centro. A pesar de que nosotros hemos visto ir y venir la luz, especialmente aquí en Caracas, en los sistemas de producción de agua eso no ha ocurrido aún. Han dejado de entrar a la capital 15.000 litros por segundo de agua. Tuy I proporciona 2000 litros por segundo, Tuy II da 3000 litros por segundo y Tuy III otros 10.000 litros por segundo. En Caracas, la gente bajó a buscar el agua. Vio que no había agua más abajo. ¿Y qué hicieron? Se fueron al río Guaire. Está claro que la gente tiene capacidad para saber que esa agua está contaminada, que tiene un color y un olor inaceptable. A la vista es agua sucia ¿Qué significa que unos venezolanos usen agua contaminada? Han buscado en otras fuentes antes de llegar allí. El nivel de desesperación es tal que, para ellos, no hay nada mejor que eso que sea accesible.

—¿Cuáles son los planes o la infraestructura de contingencia que idealmente deberían activarse en estos casos, al menos en la capital?

—El sistema fue diseñado para que esto que nos está pasando no ocurra nunca. ¿Y cómo es eso de que no pase nunca si ya pasó? Bueno, pasó porque tuvimos un accidente en el sistema hidroeléctrico. Anteriormente hemos tenido accidentes en la fase de interconexión. Entonces, la capacidad local de generación eléctrica sustituía parcialmente el suministro hidroeléctrico, y las ciudades comenzaban a tener una distribución medianamente regular mientras el sistema grande se reparaba. Es decir, los sistemas se separaban.

En Caracas, desde los años 50, cuando se puso en funcionamiento el Tuy I, jamás ha dejado de entrar agua por un periodo de tiempo tan prolongado. Es decir, jamás desde que los sistemas Tuy empezaron a funcionar pasaron fuera de servicio cuatro días seguidos. Venezuela era un país con criterios de ingeniería del primer mundo. Por lo tanto, estos sistemas estaban hechos para resistir y para superar accidentes como el que pasamos. Pero no estábamos preparados (…). Las cosas que estaban mal, en vez de enfrentarlas y repararlas, se escondían. Y cuando ocurren las cosas más terribles, como la que estamos viviendo, encuentras qué tan verdad era todo lo que se decía. Ahora debemos pensar en cómo salimos de esto con el menor daño posible. Luego, veremos cómo nos blindamos. La memoria de este evento va a durar por generaciones.

—Entonces, ¿los sistemas de envío y distribución del agua no tienen forma de operar sin electricidad, un plan B?

—Es así. Si no hay electricidad no hay agua. Eso no ha cambiado desde la inauguración del Tuy I, en 1953.

—¿Qué se puede esperar del servicio de agua en los próximos días? ¿Cuál es el pronóstico?

—Esto no se soluciona con camiones cisterna, tobitos de agua, o repartiendo bidones, porque los volúmenes de agua que están dejando de entrar a la ciudad son gigantescos. Las soluciones paliativas no funcionan. Hay que meter agua otra vez por las tuberías. Esta es la primera fase, la falta de agua blanca. Pero hay otra, y es que cuando las cloacas se secan la fauna que está dentro de las tuberías sale a la superficie. Viven dentro de las cloacas de la ciudad, que son muy largas. En Caracas son cerca 2.000 kilómetros de tuberías. Eso quiere decir que hay una población enorme de roedores e insectos que salen a buscar su comida afuera. También es fundamental que las excretas humanas sean dispuestas en las cloacas. Y eso requiere un volumen mínimo de agua, aunque no sea de muy buena calidad. Quizá 100 litros por vivienda. Cuando eso no ocurre, la pieza sanitaria se convierte también en un centro de contaminación.

Esto es un problema de la salud pública y debe ser tomado muy en serio. La situación termina de configurar un abanico de problemas de emergencia humanitaria de dimensiones considerables, porque afecta a millones de personas. No estamos hablando solo de los barrios humildes de la ciudades venezolanas. Estamos hablando de algo que está afectando a toda la población. Acabar la sequía absoluta es prioritario. No importa que no puedan arrancar todos los sistemas, o que podamos arrancarlos parcialmente, pero es fundamental que los sistemas de transporte de agua de las grandes ciudades se reinicien lo antes posible. El problema sanitario se puede unir con un problema de desorden público y las dos cosas juntas son difíciles de intervenir. Si el problema del agua no se atiende, el eléctrico será pequeño frente a las dimensiones de un problema de falta agua. Me duele mucho decir esto. El tema eléctrico es importante, pero las ciudades sin agua se convierten en algo muy difícil. Después de que salgamos de esta calamidad, de esta tragedia en las que estamos metidos, nosotros tenemos que poner las cosas a funcionar para que esta situación tan grave no la vuelva a conocer el país.

¿Qué fue lo que pasó entre PDVSA y la empresa SPS de servicios petroleros? por José Manuel Rotondaro – KonZapata – 12 de Noviembre 2018

La nota de prensa de la empresa Southern Procurement Services Ltd. (SPS) en la que anunció el cese de sus operaciones de recuperación de pozos en el Lago de Maracaibo, no deja espacio para dudas: PDVSA rescindió anticipadamente el contrato. El texto da cuenta de los logros obtenidos en menos de un año. Pero hay muchos aspectos oscuros.
En la PDVSA de Manuel  Quevedo no todo está claro. / Foto: PDVSA
En la PDVSA de Manuel Quevedo no todo está claro. / Foto: PDVSA

Varios de los medios de comunicación que recogieron la noticia interpretaron la medida, con cierta lógica, como una acción intempestiva más de la errática y mal preparada administración actual de PDVSA.

Pero cuando la empresa estatal anunció en 2016 la contratación de SPS, muchos en el ambiente petrolero expresaron su consternación. Era una empresa sin trayectoria, sin tecnología ni personal. La idea, en ese entonces, fue que SPS sería el socio operador junto a la empresa militar Canimpeg, en reemplazo de las tradicionales empresas de servicio petrolero como Schlumberger y otras. Estas empresas, siendo casi todas estadounidenses, son vistas con sospecha por el gobierno venezolano y, además, tienen facturas vencidas importantes por cobrarle a PDVSA.

¿Por qué decidió PDVSA usar esta empresa desconocida?

Una revisión somera de la documentación disponible públicamente muestra claramente que SPS no podía ser contratada por PDVSA ni ninguna otra entidad oficial venezolana. Al momento del acuerdo con PDVSA, SPS, basada formalmente en Inglaterra, tenía el estatus de empresa inactiva (dormant company) y los estados financieros (julio 2016) reflejan activos por apenas una libra esterlina. Un año después, supuestamente ya con operaciones en plena marcha en Venezuela, su balance expone un patrimonio negativo por 150 mil dólares.

Curiosamente, apenas recibida la comunicación, la empresa presenta balances auditados para ese mismo mes reflejando activos por 180 millones de dólares y beneficios netos de casi un millón de dólares. Pero esos balances tienen tantas imprecisiones, enmiendas a mano y errores formales que levanta sospecha que sean estados financieros revisados efectivamente por una firma especializada como Crowe Howarth.

Más aún, en julio de este año, Company House (registro comercial inglés) le informa al director de SPS que la empresa estaba a punto de perder su registro comercial por inactividad. (strike-off).

Curiosamente, apenas recibida la comunicación, la empresa presenta balances auditados para ese mismo mes reflejando activos por 180 millones de dólares y beneficios netos de casi un millón de dólares. Pero esos balances tienen tantas imprecisiones, enmiendas a mano y errores formales que levanta sospecha que sean estados financieros revisados efectivamente por una firma especializada como Crowe Howarth. Entre estos destaca que las notas del balance indican que la moneda de expresión de los balances es el dólar de los Estados Unidos, “la moneda legal en Inglaterra y Gales”. También hace referencia a una excepción a la obligación de presentar informes auditados de acuerdo con la ley inglesa que no le era aplicable.

Pero en las notas a esos estados financieros aparece lo que pudiera explicar cómo pudo este cascarón empresarial asumir el contrato con PDVSA. En dos largos y enredados párrafos, describe un denominado ‘Acuerdo de Alianza Estratégica’ con una o unas empresas no identificadas. En el párrafo previo, que describe el objeto de la compañía, menciona que tiene la representación exclusiva de los equipos de bombeo de una empresa rusa (Rimeras) y alianzas con Weatherford, Halliburton, Schlumberger, entre otras”.

Esto apuntaría a que en una jugada clásica de opacidad corporativa, PDVSA mantuvo la contratación de los servicios de las empresas tradicionales, pero ahora a través de un intermediario. Por supuesto, esto debe haber supuesto un costo adicional al que hubiese tenido que pagar si la contratación fuese directa.

Otra curiosidad es que de acuerdo con algunas fuentes no oficiales, SPS ha estado recibiendo el pago por sus servicios no en dinero sino con entregas de crudo. Esto hace aún más opaca la relación comercial, pero puede haber sido el esquema adecuado para acomodar las necesidades de las empresas norteamericanas y PDVSA.

¿Y quiénes están detrás de SPS?

La información disponible públicamente refleja tres directivos a la fecha: Manuel Chinchilla Da Silva, Esmeralda Da Silva Izquierdo y Dirme Laya Jaramillo. Como accionistas de la empresa aparecen otras dos compañías, SCZ Group Inc. y SPS Latam Holdings LLC. Esta última es un vehículo creado para la emisión de deuda por SPS y detenta acciones preferidas que no dan votos pero participa en los beneficios. Todo indica que los propietarios finales de SCZ Group son Manuel Chinchilla y Esmeralda Da Silva.

¿Por qué rompe PDVSA el acuerdo?

Ante el silencio oficial, sólo cabe especular que hay detrás de la decisión. ¿Estará el general Manuel Quevedo cortando por lo sano un contrato inconveniente para PDVSA? O ¿Están cercenando la fuga de dinero de PDVSA a favor de aliados a Rafael Ramírez?

Cualquiera que sea la causa, la clave será en cómo reemplazarán a SPS (o quienes estaban efectivamente proveyendo el servicio). Si insisten en contratar a empresas desconocidas, recién fundadas, este episodio será uno más en el proceso de reacomodo de los esquemas de corrupción del chavismo. Sólo si PDVSA pasa a contratar directamente con empresas con trayectoria, demostrada capacidad técnica y fortaleza financiera, es que podrá esperarse una recuperación sostenida de la producción del crudo.

Telefonía móvil y fija: ¿cómo se valoran el acceso y la calidad de servicio en Venezuela? – ProDaVinci – 19 de Septiembre 2018

El 52% de los venezolanos se comunican a través de un teléfono inteligente, una cifra que supera al 46% de los usuarios que cuentan con teléfono fijo, según revela la Asociación Civil ESDA en su encuesta sobre el estado de los servicios públicos en Venezuela. Entre las ocho ciudades analizadas, Maracaibo es la que cuenta con mayor proporción de teléfonos inteligentes entre los usuarios: seis de cada diez.

El 92% de quienes tienen teléfono fijo declaran estar suscritos a CANTV, mientras que Movistar tiene la mayor cuota de mercado entre las empresas privadas con el 4% de los encuestados. Uno de cada tres usuarios afirma que su servicio tiene mala señal y, al menos, el 14% informa que actualmente no dispone de servicio o se encuentra intermitente.

En el siguiente dashboard se podrán explorar los resultados de la encuesta acerca de la telefonía fija, y se podrán filtrar por ciudad y municipio.

De este apartado del estudio, Maracaibo se ubicó como la ciudad donde más usuarios afirman que la calidad del servicio de telefonía fija es regular hacia malo, malo o muy malo, con un 55% de los encuestados, mientras que en Barquisimeto el 71% considera que el servicio es regular hacia bueno, bueno o muy bueno.

En el caso del servicio de telefonía celular, el 32% declara que casi nunca le ha presentado fallas; sin embargo, el 37% de los usuarios declaran que su señal falla al menos una vez al día. El 79% de los usuarios móviles están abonados a un servicio prepago.

San Cristóbal se ubica como la ciudad con la peor evaluación de su servicio de datos móviles: el 54% considera que su calidad es mala, a pesar de que el 72% de los habitantes de la capital del estado Táchira consideran que el servicio de telefonía móvil es bueno.

En el siguiente dashboard se podrán explorar los resultados de la encuesta acerca de la telefonía y datos móviles, también se podrán filtrar por ciudad y municipio.

De este apartado del estudio, Maracaibo se ubicó como la ciudad donde más usuarios afirman que la calidad del servicio de telefonía fija es regular hacia malo, malo o muy malo, con un 55% de los encuestados, mientras que en Barquisimeto el 71% considera que el servicio es regular hacia bueno, bueno o muy bueno.

Esta encuesta fue realizada por el Observatorio Venezolano de los Servicios Públicos de la Asociación Civil ESDA – Entorno, Sociedad, Desarrollo y Ambiente (@asoesda), una organización dedicada a la investigación, análisis, asistencia e implementación de proyectos para generar políticas públicas orientadas a mejorar la calidad de vida de los venezolanos.

Arnoldo José Gabaldón: “Aquí hay un colapso sistémico y prolongado” por Hugo Prieto – Prodavinci – 20 de Marzo 2016

Arnoldo-Gabaldo_n-0205-768x512Entre 1998 y 2016 la población de Venezuela aumentó en 34 por ciento. Previsiblemente, esa es una enorme carga para los servicios públicos y la infraestructura de un país. El dato rara vez se menciona en los análisis independientes, mientras que en discurso oficial ha sido proscrito. No existe. Es una incógnita sin solución. Arnoldo José Gabaldón, coordinador del Grupo Orinoco de Energía y Ambiente, ex ministro del Ambiente y ex presidente de la Copre, advierte que la omisión no obedece a un fallo de la memoria, sino a la acción deliberada de ocultar la desinversión en sectores claves que redundan en la calidad de vida de los venezolanos.

Un ejemplo es el caso del agua. “Aquí prácticamente la capacidad de almacenamiento para garantizar el suministro del agua potable se congeló al año 1998”. Gabaldón tienen las cifras a la mano. “Hasta 1958 había en Venezuela una capacidad de 180 hectómetros cúbicos de almacenamiento. Esa capacidad se aumentó, entre 1958 y 1998, a 7.300 hectómetros cúbicos, pero en el período que va de 1998 a 2016, la capacidad apenas se aumentó en 130 hectómetros cúbicos. Es un largo período, ¿no?”. El dato revela tanto una desinversión, como un desvío de los recursos hacia otras cosas, que no han incidido favorablemente en los servicios de acueductos. Leer más de esta entrada

La crisis de los servicios y la urgencia del cambio por Maritza Izaguirre – El Nacional – 16 de Febrero 2016

Es evidente que confrontamos una crisis generalizada de los servicios públicos, escasea el agua, y cuando esta llega su calidad deja mucho que desear, de color marrón y en algunas localidades maloliente. La falta del líquido obliga a la adopción de estrategias de sobrevivencia, en especial si vives en apartamento, dónde se raciona el suministro a una o dos horas cuando ésta llega, en horarios no establecidos que conduce a utilizarla en horario especial, noche, madrugada y ante la angustia solicitar un permiso especial y no asistir al trabajo por unas horas, para poder atender el problema, ropa sucia acumulada, limpieza de baños y cocina, entre otros, permiso que compite con el tiempo que el Jefe ha concedido para ocuparse de la otra tarea semanal: la búsqueda de alimentos y productos de limpieza de acuerdo al día señalado por la administración oficial.

Ahora con frecuencia se agrega otra preocupación fallas en la energía eléctrica, que los últimos tiempos ocurre con mayor frecuencia afectando los artefactos eléctricos de uso corriente en el hogar, servicios a los que ahora se agrega la caída del Internet y como en nuestro caso la interrupción del servicio por fallas en la línea externa que afecta tanto el teléfono interno como Internet, situación que se mantiene desde el 27 de noviembre del año pasado, hasta ahora, a pesar de las múltiples llamadas, Cantv toma nota pero no resuelven el problema.

A lo anterior hay que agregar el mal estado de las calles y avenidas, lo que afecta a los vehículos tanto de servicio público como a los particulares, agregando dificultades adicionales a la movilización de bienes y personas, añadiendo tiempo y frustración a la vida cotidiana del ciudadano común, costos adicionales al enfrentar las pérdidas acumuladas generadas por las demoras en la reparación de los vehículos al verse obligados a utilizar medios alternativos entre ellos taxis cada vez más costosos. Esto al comprobar las dificultades de los medios públicos entre ellos el metro de Caracas, que lamentablemente enfrenta serias dificultades en especial de seguridad, afectando seriamente a las personas de edad avanzada.

Esta situación se explica por la mala gestión gubernamental al frente de las organizaciones responsables por su gestión, reflejando la falta de planificación a largo, mediano y corto plazo, hecho evidente ante el acelerado proceso de urbanización que exige la planificación coordinada entre los responsables por la dotación de servicios, lo que implica la elaboración de proyectos concretos, su ejecución en los tiempos estimados, asegurando los recursos fiscales para su puesta en marcha a fin de lograr cumplir con las metas establecidas para satisfacer las demandas estimadas, resultado del incremento de la población y su ocupación del territorio, población que exige satisfacer sus necesidades básicas, en forma oportuna y a costos razonable.

De allí la importancia que las comisiones responsables en la Asamblea Nacional, evalúen a fondo la gestión de los entes responsables por aquellos organismos involucrados en la administración ineficiente de los recursos públicos destinados a tal fin.

A %d blogueros les gusta esto: