elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: SEBIN

TSJ en el exilio notificó al Sebin orden de aprehensión contra Nicolás Maduro por Ysabel Fernández – Venepress – 9 de Mayo 2018

Se exhortó a González López a impartir las instrucciones para la captura del Presidente de Venezuela

1525893838_tsj_(1).jpg

La Sala Plena del Tribunal Supremo de Justicia en exilio, envió una comunicación al director del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) Gustavo González López, que refiere la suspensión de Nicolás Maduro como Presidente de la República y la emisión de una orden de aprehensión por la presunta comisión de delitos de “Corrupción Propia y Legitimación de Capitales”.

DcxY4UbXkAE14xE.jpg

DcxY4UwW4AA8_OO.jpg

Sebin allana apartamento propiedad del magistrado en el exilio Antonio Marval por Carolina González – El Carabobeño – 7 de Mayo 2018

sebin-696x464.jpg
Una comisión del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) allana en estos momentos un apartamento que sirvió de residencia al magistrado del Tribunal Supremo de Justicia en el exilio, Antonio Marval, pero que en estos momentos ocupan unos inquilinos.

Desde tempranas horas de la mañana los funcionarios llegaron al piso 2 del edificio Isla de Aves, en la urbanización El Bosque de Valencia. Dos unidades de la Dirección de Acciones Inmediatas del Sebin permanecen en el sitio.

El lunes 30 de abril fue allanada la oficina del magistrado Marval, en el centro comercial La Grieta. Ese mismo día los funcionarios llegaron a la residencia del presidente del TSJ en el exilio, Miguel Angel Martín, en Prebo 3.

El apartamento está alquilado a una pareja y un niño, que se encontraban en el apartamento al momento de la visita domiciliaria. En el lugar está un fiscal del Ministerio Público. También asistieron los abogados, Luis Armando Betancourt, director regional del Foro Penal; y Alfonso Granadillo, vicepresidente del Colegio de Abogados.

Betancourt desconoce si hay orden de allanamiento. Estarán atentos a cualquier procedimiento irregular.

 

 

Chevron evacuates Venezuela executives following staff arrests by Alexandra Ulmer, Marianna Parraga, Ernest Scheyder – Reuters – 25 de Abril 2018

U.S. oil major Chevron Corp has evacuated executives from Venezuela after two of its workers were imprisoned over a contract dispute with state-owned oil company PDVSA, according to four sources familiar with the matter.

UnknownChevron asked other employees to avoid the facilities of its joint venture with the OPEC nation’s oil firm, the sources said.

The arrests, in a raid by national intelligence officers, were the first at a foreign oil firm since Venezuela’s government launched a purge last fall that has resulted in detentions of more than 80 executives at PDVSA and business partners accused of corruption.

The Chevron workers may face charges of treason for refusing to sign a supply contract for furnace parts drawn up by PDVSA executives, Reuters reported earlier this week. The workers balked at the high costs of the parts and a lack of competitive bids.

Venezuela’s foreign minister, Jorge Arreaza, linked the Chevron arrests to the government anti-corruption probe for the first time on Wednesday.

“In our oil industry and in its relationships with other countries, there has been corruption,” Arreaza said at a news conference at the United Nations headquarters in New York that was broadcast on Venezuela state television. “The decisions of the prosecutor’s office are based on serious investigations to fight corruption … These two people involved have the right to defense and due process.”

Of Chevron’s evacuation of executives, Arreaza said: “The logical decision would be to turn themselves over to authorities and demonstrate their innocence … not to flee.”

Chevron spokeswoman Isabel Ordonez responded to the minister’s comments with a written statement that the firm “abides by a code of business ethics, under which we comply with all applicable U.S. and Venezuelan laws.”

Chevron’s move to evacuate its expatriate workforce underscores the how arduous it has become for foreign oil firms and their workers to sustain operations through Venezuela’s accelerating political and economic meltdown. The affected staff numbers about 30 people in the coastal city of Puerto la Cruz.

Chevron’s Ordonez said the company had an executive team overseeing operations in Venezuela but declined to provide details on the leadership there or the number and type of workers the company had withdrawn.

Last week, the company said it was working for the release of the detained workers, Carlos Algarra and Rene Vasquez, who are represented by Chevron lawyers.

Chevron has no plans to exit the country, according to a person familiar with the thinking of its board of directors. The oil company has not pulled out of other tough environments in the past, the person said – citing the jailing of employees in Indonesia in 2013 – and the firm believes Venezuela will eventually stabilize.

Chevron, the world’s seventh-largest publicly traded oil producer with 2017 revenue of $135 billion, operates in Venezuela mostly through minority stakes in five projects across the OPEC-member nation.

The firm has about 150 employees in its Puerto la Cruz headquarters and has two more offices in the country. Its earnings from Venezuela dropped 18 percent last year, to $329 million, according to regulatory filings.

The arrests mark an escalation of tensions between PDVSA and foreign companies over control of supply contracts and the joint ventures’ governance, sources familiar with the dispute told Reuters.

Outside firms say they are increasingly faced with impossible dilemmas. If their executives sign contracts without following their companies’ due process rules, they run the risk of violating compliance standards meant to control costs and guard against corruption. If they don’t sign, they stoke tension with their partners at PDVSA, which has a controlling interest in all joint ventures.

Companies evaluating an exit from Venezuela have limited options because few if any international firms would pay anything close to full value for assets in the country amid the ongoing turmoil, according to interviews with three executives of oil firms that have operated in Venezuela. But continuing operations often means stomaching steep losses, taking massive write-downs – and, now, the threat of having staff arrested by the embattled socialist government of President Nicolas Maduro.

PDVSA’s deteriorating infrastructure and cash flow have caused oil production to plunge 33 percent in a year, to 1.51 million barrels per day (bpd) in March, according to official data reported to OPEC. Venezuela’s oil output so far this year is at a 33-year low.

The falling production and arrests of PDVSA executives on allegations of corruption picked up speed late last year after Maduro named a military chief with no oil industry experience, Major General Manuel Quevedo, as the nation’s oil minister and president of PDVSA.

Several of Chevron’s foreign staff and some local executives and their families left Venezuela starting last week after the arrests, the four sources familiar with their departures told Reuters. They described the situation as temporary, and said executives may return if proposed talks between Chevron and PDVSA to resolve the dispute are successful.

Chevron executives have had high-level meetings with Venezuelan government officials this week, said two of the people familiar with the matter.

Chevron and other firms aim to avoid a repeat of what happened to Exxon Mobil Corp and ConocoPhillips in Venezuela in 2007, when the government of then-President Hugo Chavez expropriated their assets after they could not reach an agreement to convert their projects into PDVSA-controlled joint ventures.

“No company can leave because it would lose the assets,” said a former negotiator of Exxon’s 2007 exit from Venezuela. “At this point, there are just a few options.”

FEAR OF ARREST

Chevron employees remaining in Venezuela are concerned they may be vulnerable to detention following the departure of senior management, according to interviews with employees and family members.

The arrested Chevron workers oversaw operations and procurement at Petropiar, an oil production and processing project co-owned by PDVSA and Chevron.

Chevron has asked employees assigned to Petropiar to temporarily work from the firm’s Puerto la Cruz office rather than show up at its partner’s oil production and processing facilities, according to one person familiar with the situation.

The two men had refused to sign a multi-million dollar contract under an emergency decree to buy imported parts required by Petropiar, according to six sources with knowledge of the contract dispute. Such decrees, which skip competitive bidding, have been cited by Venezuelan and U.S. prosecutors as a means of extracting bribes in some recent corruption cases.

Algarra and Vasquez are now being held in a detention center in Barcelona run by Venezuela’s intelligence unit, known as Sebin. Coworkers and relatives have brought them food to supplement what they are provided, a person familiar with the matter said.

WRITE OFF ASSETS, CUTTING STAFF

Several other foreign energy companies have written down the value of their Venezuela assets by hundreds of millions of dollars or halted most operations, keeping only a skeletal staff in the country.

Spain’s Repsol took a pre-tax charge of about $1 billion on its Venezuelan assets in the prior quarter. Italy’s ENI said it was owed 500 million euros ($615 million) in delinquent payments from PDVSA last year.

Service provider Schlumberger wrote down its Venezuelan holdings in the fourth quarter by $938 million. Halliburton earlier this month said it wrote off all remaining assets in the country, adding a $312 million charge on top of $647 million in charges last year.

Other international oil firms, including France’s Total SA, have withdrawn foreign staff in recent years and reduced investment as living conditions have deteriorated.

“I can tell you it is difficult for our people because of lack of power, lack of water,” said Chief Executive Patrick Pouyanne last week at an oil summit in Paris.

The company would maintain a presence there, however, on the hope the crisis would ease.

“It is important to stay in a country even in difficult times,” Pouyanne said, “because people will remember it.”

 

Por quién doblan las Campanas por Rafael Ramírez – Panorama – 18 de Marzo 2018

Rafael-ramirez_VENEZUELA-POLITICS-768x512
“… la muerte de cualquier hombre me disminuye, porque estoy ligado a la humanidad; y por consiguiente, nunca hagas preguntar por quién doblan las campanas: doblan por tí.”

John Donne (Meditacion XVII 1624)

Hago referencia al título de una de las obras más hermosas de Ernest Hemingway, publicada en 1940, luego de su experiencia como miembro de las Brigadas Internacionales en su lucha contra el fascismo en la Guerra Civil Española, ambientada en 1937, en lo que sería la ofensiva Republicana en Segovia.

Nadie puede ser indiferente en lo que pasa a su alrededor, en su colectivo, del cual somos parte indivisible, cuando se afecta nuestro interés general como pueblo, algo de nosotros se desmorona, en nuestra pertenencia a un grupo humano y a nuestra propia existencia, por ello, el pensamiento de John Donne y la obra de Hemingway tienen una vigencia extraordinaria para nosotros

Lo que ha sucedido, con las detenciones del ex ministro Rodríguez Torres, el ex jefe de la Casa Militar y ex director del CECODENA General López Ramírez y otros oficiales del Ejército, de los “Centauros” de Chávez, así como, las órdenes de captura contra otros oficiales como Cliver Alcalá, deben llamarnos la atención de lo que está pasando en el seno de nuestras Fuerzas Armadas Bolivarianas.

No sé a ciencia cierta de qué se les acusa o qué cosa hicieron, o si realmente hicieron algo, en casos como el del ex ministro Rodríguez Torres, he tenido diferencias con algunas de sus posiciones, apariciones públicas y coincidencias con la derecha, pero, no puedo dejar de expresar mi solidaridad con él y el resto de los oficiales en estos momentos difíciles para ellos y sus familias.

No deja de molestarme la imagen de la detención de Rodríguez Torres, por efectivos del SEBIN, el mismo cuerpo de inteligencia que él creo y dirigió por tantos años junto al Comandante Chávez; no deja de preocuparme la suerte del General López Ramírez, amigo, y en el que reconozco la honestidad y la lealtad a Chávez, tantos años trabajando juntos, apoyando al Comandante en su trabajo; o la suerte de oficiales que, aunque no los conozco como personas, sí sé por su actuación, trayectoria y desempeño de su compromiso con la Patria, con la doctrina militar Bolivariana y con los valores que el Comandante Chávez sembró en la Academia Militar, cuna y custodio del pensamiento Bolivariano.

Entonces, ¿qué está pasando?, ¿quién los acusa?, ¿de qué se les acusa?, ¿quién lleva a un tribunal a los hombres o los muchachos de Chávez? Resulta que ahora este grupo de oficiales, todos provenientes del movimiento Bolivariano en el seno del Ejército, del 4 de febrero, del MBR 200, ahora, ¿resulta que son traidores?, ¿traidores a qué?, ¿quién lo dice? Nó, algo muy grave está pasando, como decía un amigo, lo más peligroso en política, es lo que no se ve a simple vista.

Por supuesto, esta nueva “razzia” viene antecedida y acompañada por la acción erosiva y destructora del “pranato” de la política, que ofende y sentencia como si fuese un tribunal inquisitorio y por los “twitter” de las redes sociales que controla el gobierno. En una fiesta, un aquelarre, donde festejan por igual el madurismo y la extrema derecha golpista. ¿Quién lo diría?

Pero lo que está cada vez más claro, a menos que alguien no lo quiera ver, es que el madurismo necesita acabar con el Chavismo para subsistir. Es como una “cosa” que capturó al Chavismo, se apropia de sus espacios con violencia, para luego destruirlos, vaciarlos de contenido, hacerlos indiferentes, dóciles, quitarles todas sus capacidades de reacción, apagar la llama sagrada en su seno, para ellos poder obrar, como están haciendo, en establecer un nuevo pacto de coexistencia con la misma derecha que combatió hasta la muerte, que nunca le dió tregua, al Comandante Chávez.

De las instituciones fundamentales, los soportes de la Patria que el Comandante nos legara, están PDVSA y la Fuerzas Armadas Bolivarianas. La primera garantiza nuestra soberanía económica, la segunda, nuestra soberanía territorial, integral.

Primero le tocó el turno a PDVSA, se persiguió, encarceló, desacreditó a la empresa como un todo, a mi persona como la cara visible de la gestión junto al Comandante Chávez, no les importó enlodar nuestro nombre y reputación, en una alianza con la extrema derecha guardaron silencio, mientras ella arremetía contra la gestión de Chávez-Ramírez, pasaron información tendenciosa y falsa a medios y agencias de inteligencia extranjeras, para estimular una agresión en mi contra en el exterior. Luego de que sacaron a todos los “ramiristas” de PDVSA, resulta que la propia gente que ellos pusieron a dirigir la empresa, terminó siendo un desastre. Así, fueron las decisiones del madurismo las que acabaron con la empresa. Acabaron con sus capacidades técnicas, la vaciaron de emoción, se impuso el miedo, la persecución, la mentira y la corrupción extendida para hacer cualquier cosa, desde grandes negocios hasta chapucerías de todo tipo.

La producción sigue en picada, el último reporte del país a la OPEP, comunicación directa, es decir, que no deriva de las fuentes secundarias, indica una producción de 1.5 millones de barriles día en febrero, la más baja de nuestra historia, con una caída de 183 mil barriles día desde el reporte de enero: un desastre. Ya no es el precio del petróleo, ya no es la corrupción (hay más de 80 presos, entre ellos, dos exministros, ex presidentes y juntas directivas nombradas por el Presidente), ya no es la conspiración, ahora está en manos del General Quevedo (cuidado mi General, no vayan ahora a acusarlo de traidor, si no recupera la producción -un millón en 6 meses fue la promesa-orden). La respuesta es dura de aceptar por el gobierno, porque es su fracaso, su mala gestión, sus malas decisiones, su incapacidad.

Ya no van a poder seguir echándole la “culpa” a Ramírez, porque allí están los números que no mienten, tampoco a Chávez con la infeliz frase de que “era muy fácil hacer revolución con un barril a 100”. Nó, la culpa del desastre en PDVSA es de Maduro, acabaron con la nave indestructible de Chávez, el portaviones, que pasó doce años bajo fuego enemigo, quebraron la férrea unidad y voluntad de los trabajadores petroleros, quienes hoy abandonan por miles la empresa, entre decepcionados y hastiados. ¿Cómo sucedió ésto?, son cosas del madurismo.

Ahora parece que le toca el turno a nuestras Fuerzas Armadas Bolivarianas, en particular, al Ejército, cuna del Movimiento Bolivariano. Yo siempre he sido absolutamente respetuoso de nuestras Fuerzas Armadas, es algo que aprendí del Comandante Chávez y de mi formación política y cultural. Las armas son cosa seria y la institución que tiene constitucionalmente el monopolio de la defensa de la Patria, la soberanía y las garantías sociales, no sólo goza de todo mi respeto, sino de mi admiración.

Por supuesto, estoy hablando de la Fuerza Armada Bolivariana, imbuida de su Doctrina Militar Bolivariana, heredera de las glorias de nuestros Libertadores y del Padre de la Patria Simón Bolívar. ¡Me refiero a las Fuerzas Armadas populares, patriotas y Chavistas! La que constituye la garantía de la paz y de nuestra integridad como país.

Durante todo mi desempeño en altas responsabilidades del Estado y ahora como Político de civil, siempre he sido muy cuidadoso y respetuoso de las Fuerzas Armadas, sus códigos, su disciplina, sus promociones, su cultura, su manera de ver las cosas.

Definitivamente, la unión cívico-militar que logró el Comandante Chávez, es única y extraordinaria, porque confluyen y se complementan dos visiones de la sociedad en un sólo propósito de construir una Patria Soberana, donde la Soberanía reside en el Pueblo y las Armas de la República jamás volverán a levantarse en su contra, sólo lo harán, en defensa de sus garantías sociales, y de la Constitución.

Era entonces y sigo siendo muy cuidadoso a la hora de emitir cualquier opinión al respecto. Sólo trato de recordar cómo actuaba el Comandante Chávez, pues él personificaba en sí mismo el fenómeno de la unión cívico-militar, y aunque era el jefe de nuestra revolución y su líder político, jamás perdió su condición de soldado y de Comandante en Jefe, ejercicio que hizo siempre en absoluto apego al honor y a los códigos de conducta del mundo militar Bolivariano. Era un jefe que reconocía de qué proceso venían las Fuerzas Armadas, y sabía lo que tenía que hacer para que fuesen conscientes de su rol en este momento histórico, siempre al lado del pueblo.

Los enseñó a ser críticos y conscientes, subordinados al Estado, a los Poderes civiles, pero a la vez vigilantes y garantes de que no existiesen poderes fácticos ni extranjeros que estuviesen por encima de los intereses del pueblo, de la Constitución, conscientes de que nunca más serían subordinados a la oligarquía, ni a ningún otro grupo de intereses mezquinos. Así entiendo yo, la misión dada por el Comandante a sus Fuerzas Armadas Bolivarianas.

Siempre me indicaba que ayudara a las Fuerzas Armadas, a mejorar sus capacidades de combate y defensa, así lo hicimos y lo hicimos de una manera que significó un cambio estratégico y un extraordinario disuasivo a los enemigos de la Patria. Fue un avance estratégico de nuestras Fuerzas Armadas, bajo la conducción del Comandante Chávez.

Pero además de los grandes proyectos, bases aéreas, equipamientos, entrenamiento, infraestructura, siempre estaba preocupado del oficial, del soldado, de la familia militar, sus condiciones de vida, su dignidad de soldado del pueblo, su vestimenta, alimentación, su educación, conocimiento, su relación con los grandes temas del país, con los problemas del pueblo, con la conducción del Estado.

De manera tal que, como Chavista y venezolano, me preocupo mucho cuando veo actos o situaciones que afecten la moral o el prestigio de nuestros oficiales o soldados. Verlos degradados, o hechos presos, o perseguidos u ofendidos en “twitter”, es algo que me resulta chocante. Cuando veo civiles que, estando en las máximas instancias del poder, hacen una parodia de lo que son los códigos militares, la vestimenta, los símbolos, cuando se usa a nuestros militares para el ejercicio de la política con “p” minúscula, cuando el “pranato” ofende a nuestros oficiales, su honor, entonces veo que se traspasa un límite que no deja de preocuparme y a la vez, de molestarme.

Que se arremeta contra los oficiales de Chávez, los del 4 de febrero, los del Movimiento Bolivariano, los de su Academia, es algo que está mal, a lo que hay que prestarle atención. Más aún cuando sabemos que estamos amenazados por potencias extranjeras, que vén a un país debilitado por el caos creado por la incapacidad de este gobierno, que ha abierto todos los flancos y minimizado todas las capacidades y los pilares de nuestra Revolución y de la Patria.

Estas situaciones son aún más graves cunado ocurren en medio de una de las peores crisis económicas de las que se tenga noticias a nivel mundial, con una espiral de la mega inflación que estrangula a nuestros ciudadanos, expropia su trabajo; una caída por tercer año consecutivo del Producto Interno Bruto, lo cual indica un desmantelamiento o paralización de nuestras capacidades productivas; un sistema cambiario que se mantiene, absurdamente, con la intención declarada de controlar algo que es incapaz de controlar: la cotización del paralelo, las propias subastas del “Dicom” indican una paridad de 54.000 bolívares por dólar, ¡una mega devaluación!, mientras el paralelo sigue por arriba de los 200.000 bolívares por dólar. Cuando nosotros le propusimos al Presidente levantar el control de cambio en el 2014, e ir a un cambio único, propusimos 25 bolívares por dólar como tasa de equilibrio, no lo aceptaron y ahora tenemos esta situación ¡completamente fuera de control!

El costo de las malas decisiones del Presidente, de su inacción, parálisis o desconocimiento frente a la conducción de la economía, su incapacidad para manejar este tema, la de sus “asesores” (que nadie sabe de dónde diablos salieron, ni por qué tienen tanto poder), de sus equipos de incompetentes, pero fieles al madurismo, el costo de todo ésto lo está pagando nuestro pueblo, el pueblo de Chávez, ahora comiendo de la basura, desesperado por obtener medicinas, alimentos, por salir del país a hacer cualquier cosa.

Pareciera que el madurismo no vé, no quiere ver, la realidad en la calle, los números, indicadores, los miles de venezolanos cruzando nuestras fronteras como sea, la extorsión de las mafias en manos de las que caen nuestros ciudadanos que tratan de salir del país, sus sufrimientos. No vé la corrupción extendida en todo el país, las conductas anti sociales que genera la crisis económica y social, el “sálvese quien pueda”, las salidas individuales, lo que sufren nuestros muchachos en el exterior, explotados, maltratados, haciendo lo que sea, en vez de estar en Venezuela. ¡Qué fracaso! En vez de evitar que se vayan y hacer lo que sea para no seguir perdiendo médicos, ingenieros, oficiales, mecánicos, jóvenes, lo que hace el “pranato”, es ofenderlos.

Están creando las condiciones políticas, espirituales para el advenimiento del fascismo en el país. Están sembrando odio, intolerancia, la conducción del madurismo es la única responsable de esta situación. Quiero que lo digamos bien alto: El Comandante Chávez no es responsable de este desastre. Cuando nos pidió que apoyáramos a Maduro, como lo hicimos para las elecciones, no pensaba que moriría, pensaba que estaría allí, conduciendo la batalla, pero no podría estar en el ejercicio de la Presidencia por su condición de salud, que, en aquel 8 de diciembre de 2012, era sólo una hipótesis.

Así interpreté siempre ese mensaje del Comandante, no que fuese un cheque en blanco para que se impusiera en el país el madurismo, se desmantelaran los equipos de gobierno de la Revolución, los programas sociales se convirtieran en un mar de improvisación, sólo para tener el control de todo, que PDVSA fuese perseguida o destruída, que los oficiales de las Fuerzas Armadas Bolivarianas o del 4 de febrero fuesen encarcelados o perseguidos.

No fue para que se desataran, en medio de la improvisación y la prevalencia de los grupos económicos que sostienen al madurismo, los mecanismos más salvajes del capitalismo: la mega inflación, la mega devaluación, la destrucción del aparato productivo, la aniquilación de la producción petrolera. No quería el Comandante que se destruyera a PDVSA, para luego abrir las puertas al regreso de las transnacionales petroleras sin el control mayoritario de PDVSA, no querría Chávez el retorno de la Exxon Mobil y el regreso de la Apertura Petrolera.

No fue un cheque en blanco para dejar de lado al PSUV y crear otro partido, con otros colores, donde Chávez no aparece por ningún lado, para cambiar el Plan de la Patria, para derogar la Constitución de 1999 (votada por todos los venezolanos), para dejar de lado al socialismo, para crear una situación de miedo y persecución en el país, donde todo está grabado, perseguido, donde a los funcionarios que caen en desgracia, los exponen al escarnio público, esposados, todo transmitido por VTV, como si fuesen delincuentes, los ván a buscar a sus sitios de trabajo, a sus hogares, a cualquier hora, y se los llevan presos encapuchados, sin derecho a la defensa, al debido proceso.

No querría Chávez que salieran sus Ministros, nunca lo dijo y menos que trajeran al gobierno a todos aquellos que él puso a un lado. No querría Chávez que los jóvenes, los niños que él abrazó y protegió, los de las escuelas y liceos bolivarianos, los de las universidades y los profesionales, terminan haciendo cualquier cosa en el exterior, maltratados por las oligarquías de esos países que siempre nos ha odiado, sólo porque el madurismo convirtió al país en una pesadilla.

La respuesta es el autoritarismo desatado, desbocado, se ha producido un envilecimiento de la dirección del madurismo, pareciera no importarles nada, están “sobrados”, todo es un chiste, una improvisación, un baile, una trampa, una mentira, un anuncio fallido tras otro, mientras se persigue chavistas utilizando un triste personaje ansioso por la notoriedad, se estrechan las manos de los enemigos del Comandante Chávez, se impone la candidatura de Maduro a la reelección sin importar el pésimo gobierno que ha hecho y el rechazo de cerca del 80% de la población. Se decide quién vá a las elecciones o nó, qué partidos pueden participar o nó, quién vá preso y quién puede ser candidato, se juega al caos, porque allí los pranes tienen notoriedad, ventaja.

Durante la “Cosiata”, se llamó “Morrocoyes” al grupo de aduladores de Páez y operadores de la persecución del Libertador, la traición a su legado. Los Bolivarianos fueron perseguidos, desplazados, la nueva República sólo pudo mantener su independencia, pero, el pensamiento Bolivariano, quedó sepultado por más de cien años. El país quedó sumido en un largo período de inestabilidad, atraso y pobreza para el Pueblo, hasta que, por la abundancia de sus recursos y la debilidad del país, el imperialismo y sus transnacionales petroleras hundieron sus garras, saquearon nuestros recursos y truncaron las posibilidades de un modelo de desarrollo propio. Ojalá no se repita la historia.

Me encontré un joven venezolano, de esos que hay por miles fuera del país, ingeniero, atendiendo en una venta de comida. Luego del impacto inicial y de controlar los impulsos de la rabia, se impuso en el joven el carácter del verdadero gentilicio del venezolano, muchachos sanos, trabajadores, buena gente, honesto. Hizo muchas preguntas, todas validas, los jóvenes que se han ido, tienen muchas preguntas y reclamos a la dirigencia política, de cualquier signo. Ellos tienen razón, son los vulnerables, se sienten estafados, son los que deberían estar trabajando y viviendo en nuestro hermoso país. Yo le insistí en que hicimos cosas buenas, muchas y que este desastre no era culpa de Chávez. Él, lamentablemente de forma incorrecta, hace una relación directa entre el gobierno de Maduro y el Legado de Chávez. Al final, hicimos votos porque saliéramos bien de todo ésto, nos dimos las manos. Como muchos jóvenes en el exterior, quieren volver al país, yo lucharé para que lo hagan.

Los líderes históricos del Chavismo tenemos mucho que hacer, estemos donde sea, perseguidos, presos, en el gobierno, gobernaciones, en su propio desierto, en el silencio, en el miedo, bajo las piedras, desplazados, vilipendiados, exiliados. Tenemos que trabajar unidos para recomponer las fuerzas, reconquistar nuestros espacios, los espacios del Pueblo, de Chávez. Así como vamos, cualquier cosa distinta al futuro de país por lo que tanto luchamos, puede pasar, enfrentamos situaciones complejas, enemigos poderosos, el autoritarismo y los extravíos del poder.

Hay que desbaratar el nuevo pacto que el madurismo ha hecho de espaldas al pueblo, no podemos seguir presenciando cómo nuestro pueblo se hunde en la miseria y desesperanza. Compatriota, tú que me lees, le hablo al dirigente popular, al dirigente político, al joven, desde cualquier sitio que te encuentres, no puedes seguir pensando que no tiene que ver contigo, no puedes pensar desde el silencio del cálculo político, que esta situación no te afectará algún día, no puedes presenciar impávido como nuestra obra colectiva, el legado de Chávez, por lo que tantos han dado su vida, se pierda en un intento vano de mantener el poder a costa de lo que sea, “… nunca hagas preguntar por quién doblan las campanas: doblan por tí.” Con Chávez siempre ¡Venceremos!

 

 

 

Carta a las “viudas” de Miguel Rodríguez Torres por Gustavo Azócar Alcalá – La Patilla – 18 de Marzo 2018

UnknownHay gente que no deja de sorprenderme. Me refiero a esas personas que desde hace casi una semana están tratando de “canonizar” a Miguel Rodríguez Torres, el ex director del Servicio Bolivariano de Inteligencia, responsable de la detención y posterior encarcelamiento (algunos en la popular y famosísima Tumba del Sebin) de centenares de venezolanos cuyo único delito fue protestar, primero contra la dictadura de Hugo Chávez y luego contra la tiranía de Nicolás Maduro Moros.

Me aterra comprobar que no sólo haya gente que defiende a Rodríguez Torres, a capa y espada, como si se tratara de un superhéroe, sino también dirigentes políticos “opositores” a quienes le encantaría la idea de que el ex ministro de interior y justicia sea candidato presidencial para enfrentar al ex chofer del Metro de Caracas. Hay, en el ambiente, una campaña mediática para mitificar a Rodríguez Torres, como el militar que pondrá en jaque al gobierno de Maduro. Esa campaña, es auspiciada y promovida por una clase política que todavía, 207 años después de nuestra independencia, y tras 150 años de mandatos militares, sigue creyendo que a Venezuela le hace falta un gobierno verde oliva, con charreteras y hombres de a caballo.

Es una extraña enfermedad que padece la sociedad venezolana. Es lo que José Ignacio Cabrujas llamó alguna vez el síndrome de la cachucha, una suerte de fascinación, embrujo, encantamiento, hechicería, que produce orgasmos nocturnos en personas que no pueden ver un uniforme militar y una gorra verde oliva porque se le bajan las medias. Gente que disfruta viendo un general en el gobierno. Gente que no sólo tiene memoria corta, sino también miopía política. Son los mismos que anunciaron la candidatura presidencial del mayor Castillo, aquel militar que se lanzó una arenga contra Chávez en una asamblea realizada en Caracas en el año 2000. Los mismos que montaron el comando de campaña de Raúl Baduel. Los mismos que aúpan al militar retirado Henri Falcón.

A los opinadores, columnistas, escribidores y defensores de Miguel Rodríguez Torres, les haría muy bien entrar en la página web del ex director del Sebin o entrar enYouTube y observar las entrevistas que ofreció el mayor general en el programa de Diosdado Cabello. Sólo hay que dar un click en http://www.desafiodetodos.com para darse cuenta de quién es en realidad este militar que les quita el sueño.

Refiriéndose al significado del 12 de febrero, día de la juventud, Rodríguez Torres escribió en su web lo siguiente: “En la Venezuela de hoy la fecha es utilizada por la revolución para celebrar y despertar en nuestros jóvenes el valor épico necesario para desarrollar el esfuerzo en la construcción de un mejor país. La oposición por su parte, hace un año (2014) empleó la fecha en el marco de una conspiración que pretendió incendiar el país de palmo a palmo. Leopoldo López y María Corina Machado, utilizaron a los estudiantes como fachada para infiltrar unos doscientos facinerosos asalariados que tenían como objetivo encender la mecha que propagaría la carga nacional”.

Rodríguez Torres no solamente participó activamente en el golpe de estado del 4 de febrero de 1992, sino que fue uno de los primeros militares llamados por Chávez en 1999 para integrarse a su equipo de trabajo. Torres se inició como Jefe de Operaciones Clandestinas de la DISIP, que en aquel momento dirigía Jesús Urdaneta Hernández. Tras el Golpe de Estado del 11 de abril de 2002, Chávez lo pone al frente de la Dirección General de la DISIP, desde donde inició una cacería de brujas contra opositores a la revolución. Por cierto. Urdaneta Hernández renunció a la DISIP denunciando que su jefe, Hugo Chávez, le había ordenado entregar 300 mil dólares a la guerrilla colombiana. Rodríguez Torres asumió la dirección del organismo y nunca dijo nada acerca de ese pequeño “donativo” que el comandante supremo le había hecho a los subversivos.

En la página web de Rodríguez Torres hay un comentario sobre la relación del gobierno de Estados Unidos con el gobierno socialista de Venezuela: “Es fácil entender que la revolución bolivariana, aun con sus errores, se convirtió en un enemigo que hay que destruir a costa de lo que sea, empleando los medios que sean y siempre bajo el amparo de los gobiernos de turno de EEUU para revertir lo avanzado en lo referente al empoderamiento del pueblo (…) la alianza PARTIDOS/EMPRESARIOS inició una creativa y perversa seguidilla de acciones violentas y empleando el terrorismo para doblegar al gobierno bolivariano y devolver el poder a quienes según ellos tienen el derecho divino de ostentar”.

Rodríguez Torres, a quien algunos “opositores” quisieran ver al frente de la MUD, o incluso, en la directiva del Frente Amplio Nacional, fue el autor intelectual del famoso falso positivo que se montó en el año 2004 en la finca Dacktari del estado Miranda. En aquella ocasión, tres militares venezolanos y 27 colombianos (traídos a Venezuela bajo engaño, con la promesa de que les iban a dar cédulas, pasaportes y trabajo) fueron acusados de rebelión militar, señalados de integrar un supuesto grupo de paramilitares que había ingresado a territorio nacional con la intención de asesinar a Hugo Chávez.

El grupo de presuntos paramilitares (la mayoría jóvenes indocumentados colombianos que vivían son sus familias en Cúcuta), fue detenido en mayo de 2004 a las afueras de Caracas. El Gobierno, apoyado en un informe de la Disip, firmado por Rodríguez Torres, los acusó de planificar un complot que incluía el asesinato del Presidente Hugo Chávez. Un año después, todos los colombianos fueron puestos en libertad y deportados a su país tras comprobarse no sólo que no eran paramilitares, sino que todo se había tratado de un vulgar montaje.

Sobre este tema, Rodríguez Torres escribió en su página web: “huelgas generales, paro petrolero, militares en la plaza Francia en actitud de rebelión, guarimbas, y, una que no existía en los anales de nuestra historia, PREPARAR Y CONDUCIR OPERACIONES ARMADAS CON MIEMBROS DE GRUPOS PARAMILITARES COLOMBIANOS CON LA FINALIDAD DE QUITARLE LA VIDA AL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA, y doloroso es reconocer que a tal felación se sumaron unos cuantos oficiales de nuestra Fuerza Armada, algo que particularmente me pareció insólito”.

Las viudas de Rodríguez Torres, ese grupo de personas que ahora están preocupadas por la detención del mayor general, y que trabajan afanosamente en su campaña presidencial, deberían preguntar por los presos políticos que desde hace varios años se encuentran en la tumba del Sebin. Deberían preguntar también por la presunta responsabilidad de Rodríguez Torres y sus subalternos en el asesinato de muchas de las personas que fallecieron durante las protestas de febrero 2014. Deberían preguntar cuántos funcionarios del Sebin fueron detenidos por violar los derechos humanos durante la gestión de Rodríguez Torres. Deberían preguntar por qué Rodríguez Torres nunca hizo nada para combatir a la guerrilla de las FARC y del ELN que se han apoderado de varios estados de Venezuela. Y deberían preguntar por qué Rodríguez Torres no hizo nada para desactivar las operaciones que desarrollan en el país la gente de Hezbollah y el Cartel de los Soles.

Las viudas de Rodríguez Torres, esa pléyade de admiradores, lameculos y lisonjeros de cualquier gorila militar que salta la talanquera de la revolución tras comprobar que el barco se hunde, deberían leer las opiniones que ofreció el mayor general en el programa de Diosdado Cabello: “Yo no tengo aspiraciones de ningún tipo, ni electorales, ni electoral (…) soy un soldado y estoy aquí puesto por el presidente, trabajando contigo y con todo el equipo, para proteger la revolución bolivariana. Este es el legado del comandante, y si tenemos que dar la vida por esto lo vamos a hacer. A mí no me mueve ninguna otra aspiración…”

Rodríguez Torres y muchos otros chavistas que ahora se declaran anti maduristas, están trabajando para conformar una nueva “oposición”. Esa nueva fuerza opositora, que se está construyendo poco a poco, tiene por finalidad sustituir a la legítima y verdadera oposición democrática que hay en Venezuela. Esa “nueva” oposición, integrada por ex chavistas, busca sustituir a la MUD y, muy probablemente, al nuevo Frente Amplio Nacional y está integrada, entre otros, por Raúl Baduel, Luisa Ortega Díaz, Miguel Rodríguez Torres, Jorge Giordani, Héctor Navarro, Rafael Ramírez, Clíver Alcalá Cordones y Henri Falcón. Son revolucionarios y chavistas que han sido defenestrados por Maduro. Esos personajes no son opositores. Son enemigos de Maduro. Es importante tener muy clara la diferencia entre una cosa y la otra.

Mi opinión es que a esos nuevos “opositores” hay que darles la bienvenida al país democrático que queremos recuperar, y que ellos ayudaron a destruir, pero sin entregarles la jefatura del comando. Una cosa es la unidad necesaria para salir de Maduro, y otra cosa muy distinta es la impunidad que algunos ex funcionarios buscan para no ser sometidos a la justicia tan pronto como esta revolución de estiércol se acabe.

Si no tenemos cuidado, y tomamos las precauciones necesarias, mañana podríamos ver a Iris Varela y a Diosdado Cabello saltando la talanquera y a muchos “opositores” dándoles la bienvenida como si nada hubiera pasado. Al menos yo estoy claro en algo: ¿unidad para salir de Maduro? Sí. ¿Sumar para crecer y poder poner punto final a esta dictadura? Sí. ¿Olvidar los delitos, los asesinatos, la violación a los derechos humanos, la corrupción y crear un manto de impunidad para los chavistas y maduristas arrepentidos? No. Eso sí que no.

 

Leopoldo López Speaks Out, and Venezuela’s Government Cracks Down by Wil S. Hylton – The New York Times – March 9, 2018

08mag-venezuela2-master768-v3.jpg

A photograph taken by Gaby Arellano, a member of the Venezuelan Congress, outside López’s home on March 1. Intelligence-service agents raided the home after the publication of our cover story. Credit Gaby Arellano

In The Times Magazine last week, I wrote about Venezuela’s descent into an unprecedented crisis. With extreme shortages of food and medicine, rampant crime in every province, a capital city with the highest murder rate in the world and one of the highest levels of inflation in recorded history, Venezuela is the most urgent humanitarian disaster in the Western Hemisphere, producing the largest exodus of refugees in the history of the Americas. At the same time, the prospect of political change seems vanishingly slender: As the country spirals down, President Nicolas Maduro is tightening his grip on power, invalidating opposition parties and forcing political rivals into exile and prison.

The central figure in our story is Leopoldo López. A prominent opposition leader who founded two major political parties, Primero Justicia and Voluntad Popular, López has been a prisoner of the Venezuelan government since 2014. The charges against him — which include the allegation that he embeds his speeches with “subliminal messages” that cause listeners to become violent — have been fiercely criticized by human rights groups and political leaders around the world. After three years and seven months in the Ramo Verde military prison outside Caracas, López was released to house arrest last summer on the condition that he remain silent. Instead, he spent the past six months in daily communication with me, recording dozens of interviews over encrypted channels about his country, his captivity and his evolving political philosophy.

On the afternoon before the story was published, I called López to see how he felt about breaking his silence and the prospect of going back to prison for violating the terms of his release. “I’ve been thinking a lot about this,” he said. “Leadership needs to take risks.”

The risk became concrete a few hours later, when agents from the Bolivarian Intelligence Service, or Sebin, appeared at his front door. At first, they merely instructed López to perform a familiar routine. Over the past six months, López has been required to pose for a photograph about four times a day, holding a copy of the latest newspaper. This is one of many peculiar aspects of his detention. Anyone who goes to the movies is familiar with the construct of a kidnapping picture, which has a kind of logic, but to explain why López is forced to pose with a newspaper four times a day is more difficult, raising the question of who, exactly, would be in a position to demand proof of life from the secret police, and why they would require it so often.

After taking a photo of Lopez at 6:30 p.m., the agents left, but they returned about 15 minutes later to take another. Another 45 minutes passed, and they came back for a third picture — this time asking him to sit in a chair while they photographed him in profile. Another 30 minutes went by in relative quiet, before a squad of eight agents wearing ski masks burst into the house with assault weapons. This time, they demanded that López record a video, looking into the camera and stating the time, date and year. Then they recorded another take of the video, and then another. When they were satisfied, they told López and his wife, Lilian Tintori, that they were going to remain inside the house until a high-ranking intelligence officer arrived.

 

Over the next few hours, López and I remained in contact. With agents in the adjoining room, we spoke quietly and traded messages. A few minutes before 10 p.m., he was still uncertain what to expect. “We have asked what is happening,” he said, “and finally they told us that there is the possibility that they take me back to Ramo Verde.” An hour later, little had changed. “They are still here,” he said. “I don’t know what the outcome is going to be. I don’t know what is happening. I don’t know if it was because they got the alert of the publication, or something else is happening.”

For all its political repression, Venezuela is not yet North Korea or even Cuba. There are still remnants of the democratic institutions that once made it the envy of the region. The national Legislature, for example, was effectively dissolved by the Maduro government after opposition candidates won a majority in 2015 — but representatives of the National Assembly continue to meet and legislate in defiance of the administration. A handful of local and regional agencies have also maintained a semblance of independence, and when Sebin agents were still inside the house the following morning, López and Tintori began to raise alarms with their political allies.

By midday, representatives of the National Assembly had gathered in front of the house to stage a protest. When journalists gathered to report on the scene, the police arrested half a dozen of them — but word was already spreading through the international community. Condemnation poured in from foreign leaders and organizations, including the secretary general of the Organization of American States, Luis Almagro, who declared the invasion “illegal, violating rights.” The office of child-protective services visited the home and took a stand against Sebin, issuing a public order that the presence of armed guards in ski masks was a threat to the well-being of the López children. Agents finally withdrew, taking up a position on the front sidewalk, where they remain in ski masks and tactical gear. How long they will stay, and what they are planning, is unclear. The agents have given no indication to López, and the Venezuelan government has not responded to my inquiries.

Some observers have suggested a direct connection between my article on López and the raid. Moisés Naím, a prominent scholar of Venezuela, who served as the country’s minister of trade and industry, captured this sentiment in a post on social media: “In reaction to this New York Times magazine’s article, Maduro’s political police is acting against Leopoldo López and his wife.” But many people close to López have doubts. Agents entered the home several hours before my story was published, and friends of López find it difficult to believe that, after spending the past six months either unaware or unconcerned by our interviews, the Maduro government finally noticed and objected, just when it was too late.

This weekend, I spoke with several people who suggested another possibility. They pointed out that the raid did not coincide merely with the article but also with an accelerating crackdown on his political movement.

The party that López founded in 2009, Voluntad Popular, is by far the most confrontational element of the Venezuelan opposition. It was through Voluntad Popular that López organized the widespread demonstrations that led to his arrest in 2014. I wrote about the day of his arrest — how he called for supporters to gather in a city plaza, dressed in white as a sign of peace, and delivered a speech before turning himself in to the National Guard, who placed him inside a military vehicle but could not find a way out of the crowd until López, using a megaphone, persuaded his followers to clear a path. To describe that scene is one thing; to see it is another: This video offers a visceral sense of the energy and intensity of the movement López leads, and the reason it could seem threatening to a ruling party.

 

Since that day, even with López in prison, Voluntad Popular has continued to be the most combative wing of the opposition. During an attempted negotiation this winter between opposition leaders and the Maduro government, Voluntad Popular was the first party to declare the process a failure and leave the table; Voluntad Popular was also the first major party to boycott this year’s presidential race. In each case, the other major parties followed, and the Maduro government has now postponed the presidential election.

Unsurprisingly, the government has also intensified pressure on Voluntad Popular. Nearly 90 members of the party have been arrested. One of them is Gilber Caro, a member of the National Assembly, who was recently transferred to an undisclosed location, where he is being denied access to legal counsel or any contact with the outside. On March 5, the United Nations commission on human rights condemned this treatment of Caro, demanding that his attorneys and family be “immediately informed of his whereabouts” and classifying his captivity as an “enforced disappearance under international law.” Another member of Voluntad Popular, Freddy Guevara, is the vice president of the National Assembly. Guevara was traveling on the border with Colombia when he received word that the Maduro government was preparing to arrest him. The charges were never stipulated, but the threat was too serious to ignore, and he approached the government of Chile to obtain sanctuary at the embassy. When I spoke with Guevara a few days ago, he told me that he saw no other choice, and sees fewer now. “They wanted to use me as an example to the other congressmen, that no one is untouchable,” he said. “I didn’t want to give them that advantage, so I decided to assume this part of the struggle in an embassy, and not in jail. But I don’t know when I will be out, when I will be free.”

On Feb. 15, Maduro commandeered the national airwaves to disparage Voluntad Popular, along with the other political party that Lopez helped to found, Primero Justicia, as “violent fascist groups” that no longer have legal standing in Venezuela and exist “outside the law.” The leader of Primero Justicia, Julio Borges, has a long history with López. In 1992, they founded Primero Justicia as a civil organization; in 2000, they converted the group into a political party; and in 2008 their paths diverged over a spate of differences about party management and political philosophy. A core distinction between them is that Borges leans considerably to the right, while Lopez is an elected member of the Socialist International. Even so, Lopez and Borges have resumed a close partnership over the past few months, with Lopez leading Voluntad Popular and Borges serving as president of the National Assembly. When Voluntad Popular withdrew from negotiations with the Maduro government this winter, Primero Justicia was right behind. When Voluntad Popular announced plans to boycott the presidential election, Primero Justicia did the same.

As a consequence, the risk to Borges has been steadily rising. In recent weeks, he has remained outside the country. When I caught up with him yesterday evening, he was adamant that Primero Justicia will no longer participate in the electoral process until there is international monitoring of fraud. This position has put his party and his life in jeopardy. “I have been threatened both in public and in private, violently intimidated on multiple occasions, accused by Maduro on national television of all type of made-up stories and physically hit several times,” Borges told me. “The weaker the government is, the more aggressive they get.”

In light of the crackdown on opposition figures, many people close to López suspect that the raid of his home was unconnected to my article. In fact, they wonder if the agents from Sebin learned about the story only when it appeared online in the middle of the raid, and if the article might even have complicated their plans to arrest him.

For his part, López is unsure what to believe. What he does know is that the phalanx of secret police is still stationed outside his house, and the agents have given no indication of when they plan to leave. The prospect of going back to prison remains palpable and distressing, but López said he is prepared for whatever comes. “That’s the role of leadership in a situation like this,” he told me. “It’s not about campaigning, or fliers, or the best slogan, or political marketing. It’s about talking to people and expressing ideas in a confusing situation. Leadership needs to light a candle and hope that candle becomes a huge fire.”

 

Sebin arremete contra la prensa en casa de Leopoldo López – La Patilla – 1 de Marzo 2018

EFE-MiguelGutierrez.jpeg

Funcionarios del Sebin apostados en la casa de Leopoldo López, en la urbanización Los Palos Grandes de Caracas, detuvieron a periodistas que fueron a las inmediaciones a recopilar información, luego de que el servicio de inteligencia tomara por asalto la casa del líder de Voluntad Popular en la mañana de este jueves.

Vestidos con pasamontañas y armados hasta los dientes, los funcionarios habrían detenido al menos a cuatro periodistas : Luis Gonzalo Pérez, Rafael Hernández, Vanessa Rivas y Jhonathan Guaricuco.

La esposa de Leopoldo López y defensora de los Derechos Humanos, Lilian Tintori, informó este jueves que efectivos del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) entraron en horas de la mañana a su residencia de manera brusca.

“URGENTE El SEBIN ha entrado a nuestra casa y permanece allí. Esto es ilegal, no quieren salir y dicen que es una “nueva orden de arriba”, escribió Tintori en su cuenta en la red social Twitter.

Leopoldo López, tras meses de silencio en arresto domiciliario habló en exclusiva con The New York Times sobre el futuro político del país, su experiencia y sus aprendizajes en la prisión militar y su esperanza de una salida a la crisis.

Al mediodía fueron liberados casi la totalidad de los reporteros. Más tarde, después de la 1 de la tarde, liberaron a los periodistas Vanessa Rivas y Jhonathan Guaricuco de Caraota Digital.

 

Leopoldo López: ‘Si me censuro, la dictadura me derrota’ por Wil S. Hylton – The New York Times – 1 de Marzo 2018

Tras meses de silencio, el dirigente político venezolano en arresto domiciliario habló en exclusiva con The New York Times sobre el futuro político del país, su experiencia y sus aprendizajes en la prisión militar y su esperanza de una salida a la crisis.

04mag-venezuela6-cov-articleLarge.jpg

 

Después de la publicación de este artículo, una comisión armada del Servicio Bolivariano de Inteligencia ingresó a la residencia de Leopoldo López en Caracas a primeras horas de la mañana del 1 de marzo, según denunció Lilian Tintori, esposa del líder político. La incursión fue repudiada como “ilegal, violatoria de derechos e intimidatoria”, por el Secretario General de la OEA, Luis Almagro.

A veces recuerdo una página de uno de los libros que están apilados en la casa de Leopoldo López. Es un texto que López relee a menudo; uno al que ha regresado muchas veces en los últimos años, garabateando nuevas ideas al margen, subrayando palabras y frases en tres colores de tinta y lápiz. Analizar ese fragmento es como contar los anillos del árbol de su vida política.

El libro no está ubicado para despertar este tipo de atención. De hecho, a casi nadie se le permite ingresar a la casa de López, quien siempre está vigilado por los servicios de seguridad venezolanos; pero también, a pesar de todas sus fallas y defectos, no es el tipo de persona que organiza su biblioteca para mostrarla. Prácticamente todos los libros de la casa están amontonados en el suelo de madera oscura: hilera tras hilera de tomos que se elevan en columnas y pueden sobrepasar los dos metros de altura, son torres irregulares que llegan a tambalearse precariamente. Cuando ves que los hijos de López pasan corriendo, sientes un estremecimiento.

El libro que recuerdo de manera particular es una colección de ensayos y discursos políticos. Fue compilado por el político mexicano Liébano Sáenz, con textos sobre el príncipe maya Nakuk Pech y la activista francesa Olympe de Gouges. El capítulo más significativo para López comienza en la página 211 con la “Carta a los clérigos de Alabama”. Es una versión mixta del texto que se conoce como la “Carta desde la cárcel de Birmingham” que fue escrita por Martin Luther King Jr. en 1963. King estaba en Birmingham para liderar las protestas no violentas que ahora son elogiadas por todo el mundo, pero es necesario recordar que en 1963 estaba atrapado en un infierno. No solo se trataba de los matones del FBI que pusieron micrófonos en su casa y su oficina o el ascenso del movimiento nacionalista negro que criticaba su piedad pacífica sino que, además, un grupo de sus propios aliados estaban dispuestos a hablar sobre los derechos civiles siempre y cuando eso no causara ningún escándalo. Un puñado de clérigos de Birmingham había emitido una declaración que desprestigiaba a King como un agitador externo cuyas marchas y desobediencia civil eran “técnicamente pacíficas”, pero aún así infringían la ley y era probable que “incitaran al odio y la violencia”. Leer más de esta entrada

Fiscal del MP se negó a imputarme algún delito, declaró Enrique Aristeguieta Gramcko – La Patilla – 4 de Febrero 2018

WhatsApp-Image-2018-02-04-at-12.35.30-PM-768x576.jpeg

Enrique Aristeguieta Gramcko declaró que pudo salir en libertad porque la Fiscal del Ministerio Público que lo visitó en el Sebin se negó a imputarle los cargos de “instigación al odio”.

“Al final de la tarde fui llevado a las sedes de los tribunales y me hicieron un interrogatorio breve. La fiscal del Ministerio Público me leyó un escrito que decía que ese expediente no comprobaba nada y que ella se abstenía de culparme de algo”, reveló Gramcko.

Ley del Odio: La nueva excusa para callar la disidencia

El octogenario afirmó que según el funcionario de más jerarquía del Sebin le dijo que sería juzgado por instigación al odio, por medio de la ley del odio aprobada por la constituyente cubana.

“No sabía en que calidad estaba siendo procesado. No sabía si estaba en calidad de imputado o de testigo. El comisario de más alto rango me dijo que estaba siendo procesado por instigación al odio”, reveló.

También aclaró que según su criterio “esa ley es un disparate” y que se realizó “porque unos cuantos del gobierno pretenden cambiar la Constitución para seguir en el poder”.

“La ley contra el odio es un disparate. Primero porque la emitió una Constituyente que no es tal, y luego porque deja a criterio de quien quiera interpretarla si se cometió el delito. Lo que buscan es sembrar temor”, aseveró Gramcko.

“La liberación de Venezuela está cerca”

Por otra parte, aseguró que la liberación de Venezuela está cerca y que muchos de los funcionarios que lo detuvieron desean vivir en un país mejor “liberado de este yugo”.

“Les quiero revelar que mientras estuve en El Helicoide palpé lo que sienten en su corazón algunos funcionarios policiales y judiciales, que rechazan estas prácticas totalitarias. Ellos también quieren un cambio, desean ser liberados de este yugo junto a sus familiares, que sufren las mismas penurias que todos nosotros. Me atrevo a decir que hasta muchos altos funcionarios del régimen preferirían otro tipo de vida”, dijo.

El militante de Soy Venezuela también aseguró que siempre estará junto con Venezuela para seguir luchando a favor de la democracia “extinta” en el país.

“A mis 84 años no tengo ambiciones personales, me siento satisfecho y realizado con la vida que he tenido. No busco cargos, ni reconocimientos, pero confieso que me gustaría, antes de partir, poder contribuir a dejar una Venezuela libre y encaminada hacia la democracia y el desarrollo”, expresó.

Gómez, Pérez Jiménez y Maduro: La historia se repite

Además, comparó los gobiernos de Gómez y de Pérez Jiménez con el actual gobierno, ya que para él, los tres regímenes son calificados como una “dictadura”.

“A Gómez se le temía, al igual que a pedro estrada y a Pérez Jiménez, pero a este régimen vino a sembrar el odio, por eso yo me preguntó: me juzgan a mi, ¿pero cuantos funcionarios del gobierno instan al odio todos los días?”, cuestionó el doctor.

Cabe destacar que Gramcko fue detenido en horas de la madrugada del pasado viernes sin una orden judicial por funcionarios del Sebin.

Su hija, María Alejandra Aristeguieta Álvarez reveló que a su padre lo querían imputar por haber organizado una huelga de hambre en 1958, así lo publicó port medio de su perfil de Facebook.

“A mi papá lo querían imputar por ‘haber organizado una huelga general en enero de 1958`. No es chiste, es lo que decía su acta, porque así de irresponsables pueden llegar a ser los bárbaros que nos gobiernan”, escribió Aristeguieta Álvarez.

Es importante recalcar que Enrique Aristeguieta Gramcko, es el último sobreviviente de la Junta Patriótica que derrocó al dictador Marcos Pérez Jiménez el 23 de enero de 1958. Actualmente es el líder de la organización política Gana.

Sebin se lleva detenido a Enrique Aristeguieta Gramcko – La Patilla – 2 de Febrero 2018

aristiguieta.x43795.gif

Enrique Aristeguieta Gramcko publicó en su cuenta twitter @EAristeguieta que una comisión del Sebin se encontraba en su casa esta madrugada

Enrique Aristeguieta Gramcko, de 85 años, es el último sobreviviente de la Junta Patriótica que derrocó al dictador Marcos Pérez Jiménez el 23 de enero de 1958. Actualmente es el líder de la organización política Gana.

La periodista Nitu Perez Osuna publicó en su cuenta twitter que Aristiguieta fue sacado de su casa a las 4:30am de esta madrugada y podría haber sido trasladado a la sede del Sebin en El Helicoide, en Caracas.

 

A %d blogueros les gusta esto: