elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Saqueos

Alerta que caminan los malandros de la izquierda extrema por América Latina por José Gregorio Meza – El Nacional – 21 de Octubre 2019

Los que se hacen llamar revolucionarios prepararon el contrataque. No esperan más y decidieron que ya está bueno de gobiernos decentes y progresistas en América Latina.

Los recientes disturbios en Chile: la destrucción de estaciones del Metro, autobuses, la quema de edificios, la destrucción de patrimonio de la nación, da cuenta que no se trata de algo casual. Esto es planificado. No queden dudas. La izquierda extrema está de vuelta y hace lo que sea para recuperar el terreno perdido.

El Mercurio

@ElMercurio_cl

Estupor y rabia en las 36 horas más violentas de Santiago desde el regreso a la democracia https://digital.elmercurio.com/2019/10/20/C/MQ3MJT0H#zoom=page-width 

Ver imagen en Twitter
Ya antes lo han hecho en Argentina, donde están a una semana de recuperar el poder a menos que ocurra un milagro, y en Ecuador, con un Lenín Moreno emproblemado porque no ha podido manejar la crisis que heredó de Rafael Correa, uno de los líderes de la contraofensiva.

«Atiendan a sus países que los tienen alborotados», recomendó Nicolás Maduro a los gobernantes del continente, en una seña clara para que dejen tranquilo al régimen, ahora con un escaño en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. En una de sus alocuciones, cada vez más soporíferas, criticó al Grupo de Lima, al que calificó de cartel del narcotráfico.

Diosdado Cabello tuiteó en la misma línea de su jefe político. Luego de un toma y daca con el secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, aseguró que el huracán bolivariano, del que el chavismo pretende ser dueño e intérprete, volverá a enseñorearse en el continente.

Diosdado Cabello R@dcabellor

Recuerdo perfectamente el Huracan Bolivariano que fue capaz de derrotar al alca y al imperialismo en Mar del Plata, nada ni nadie podrá detener a los Pueblos cuando luchan por su Independencia, todo mi apoyo y solidaridad, desde Venezuela decimos con ellos: Nosotros Venceremos!!

No solo están en lista Chile, Argentina y Ecuador. Perú, Colombia y Brasil también han recibido los embates de la desestabilización, y en España, lo de Cataluña no pinta bien, con infiltrados que llegan de Europa y Latinoamérica para apoyar la independencia y empantanar un deseo legítimo de una parte de la población.

Para la izquierda extrema esas protestas son legítimas, aunque acudan a la violencia y destruyan patrimonio de la nación. Todo justifica a los pueblos oprimidos, dicen. En el fondo lo que quieren es generar un caos que sea caldo de cultivo para retomar el gobierno. El discurso de la autonomía de los pueblos es basura, pero le suena bien a los que no han logrado nada en su historia de vida.

Ya lo dijo el politólogo Pedro Urruchurtu en un hilo de Twitter: las protestas sociales de Iberoamérica tienen un oscuro interés por detrás, buscan acabar con el Grupo de Lima y desestabilizar la región.

Pedro A. Urruchurtu

@Urruchurtu

[] ¿Ha escuchado usted sobre el “Grupo de Puebla”? Preste atención a este hilo y entenderá por qué mucho de lo que está pasando en Iberoamérica bajo pretexto de “protestas sociales”, tiene interés muy oscuro por detrás: Acabar con el Grupo de Lima/Desestabilizar a la región.

Ver imagen en Twitter
No es lo mismo, eso sí, acá en Venezuela, donde Maduro y su combo han creado un complejo aparato represivo y comunicacional para mantenerse en el poder y limitar al máximo a los disidentes, como ya pasó en Cuba. Protestar es subversivo y hacerlo contra un régimen de izquierda casi que es un pecado y tiene sus consecuencias, la cárcel lo menos oneroso.

Después de la semana pasada, con la vergüenza de lo que aconteció en la ONU, es claro que las cosas cambiaron. Visto lo sucedido dudo que los que se hacen llamar revolucionarios se conformen con preservar el botín que significa Venezuela, van por más. Se vienen situaciones más rudas en todo el continente. Lo de estas semanas es solo la cuota inicial de lo que nos espera.

La persistente “brisita” de Maduro sigue activa en la región: atravesó Los Andes y llegó a Santiago por Laureano Pérez Izquierdo – Infobae – 20 de Octubre 2019

Los hechos de violencia registrados en la capital chilena no parecen haber sido genuinos. Los saqueos y la quema de medios de comunicación parecen tener un origen más político que social

Cuando el viento sopla hay que saber escucharlo… para saber de dónde viene“. La frase pertenece a un agudo analista regional, cuyo nombre no viene al caso. Ese viento nació con forma de brisa. De “brisita” en palabras de Diosdado Cabello. Y llegó a SantiagoChile, en uno de los sábados más violentos de su historia democrática. Quizás alguno aún crea en las casualidades.

En uno de los países más ordenados del continente suelen verse manifestaciones con algunos grados de temperatura elevada. Son aquellas en las cuales los estudiantes se hacen oír ruidosamente y los sucesivos gobiernos -de izquierda, derecha, socialistas, conservadores, Michelle BacheletSebastián Piñera– han mantenido el orden. Con rigor indisimulable todos.

Sin embargo, las escenas que se vivieron en las últimas horas en SantiagoChacabucoValparaíso y otras comunas y provincias, fueron extemporáneas. Similares a las que se observaron en Quito hace apenas semanas y que llevaron el sello inconfundible del chavismo. ¿Acaso la dictadura de Nicolás Maduro también decidió involucrarse en Chile? La imaginación permite la duda. La historia reciente del régimen venezolano, también.

Así quedó la sede del diario El Mercurio en Valparaíso luego del ataque (Reuters)

Así quedó la sede del diario El Mercurio en Valparaíso luego del ataque (Reuters)

Los embates chilenos contra el Palacio de Miraflores no son gratis. Maduro continuamente ataca al presidente chileno. Lo calificó de “pichón de (Augusto) Pinochet“, como si pudieran equipararse los tantos de uno y otro. Quizás fue un acto fallido: trabajo para los freudianos.

Faltarán pocas horas para que desde Caracas festejen a las hordas. Los voceros del régimen dirán que la revisión de las medidas sobre el transporte fueron una victoria del pueblo chileno. Tal como lo hicieron como los tristes sucesos ocurridos en la capital ecuatoriana, con la sombra de su ex presidente Rafael Correa detrás. En esa oportunidad, el ex mandatario hasta se animó a convocar a elecciones. Pero el vínculo era más claro. El líder con sede en Bruselas es empleado de Maduro. Lo reconoció él mismo, al admitir que hace “consultoría.

Sin embargo, el pueblo chileno es aquel que se manifestó en las calles pero de forma pacífica el viernes y en horas de este sábado. ¿En qué lugar del mundo se reclama por el valor del metro saqueando un Walmart? ¿Quién lo hace quemando una sucursal de un periódico? La “brisita” parece haber atravesado los Andes.

La única diferencia es que en Chile Bachelet no es una aliada del Socialismo del Siglo XXI. Por el contrario. La dictadura aún sangra por el lapidario informe que escribió detalladamente la ex jefa de estado y actual Alta Comisionada de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, y que sirvió para que algunos líderes mundiales dejen de hacerse los distraídos.

Si bien Venezuela está quebrada económicamente para su pueblo, en Miraflores resguardan algún resto de dinero para mantener su poder en tierra latinoamericana. ¿Dónde más están interviniendo con sus dólares? Cabello, uno de los hombres más poderosos del régimen, graficó que “una brisita bolivariana” se dejaba sentir en Ecuador, Perú, Brasil, Honduras, Colombia y Argentina.

La dictadura chavista obedece a Cuba y todas sus maniobras están dirigidas a ganar tiempo. Valdrá preguntarse: ¿Es Caracas o La Habanaquien desestabiliza a la región? La isla atraviesa dificultades económicas cada vez más severas. No tiene petróleo. No arriesga sus agotadas reservas. A diferencia de su par ecuatoriano Lenín MorenoPiñera no tardó diez días en dar marcha atrás con unas medidas cuyo malestar sería evidente. También impactaron donde más duelen este tipo de resoluciones: en el bolsillo de las clases obreras, aquellas cuyas monedas se cuentan una por una. Algunas administraciones, quizás, deberían ser más cautelosas y evitar abrir ventanas a oportunistas regionales. Por lo menos hasta que el viento deje de soplar.

Así se vive y se sufre en Venezuela con el apagón de Maduro por Daniel Gómez / Zenaida Amador – ALnavío – 11 de Marzo 2019

La situación en Venezuela es apocalíptica. La falta de luz ha disparado el hambre, la inseguridad, la desinformación, la histeria, el miedo. La situación da para una novela, pero también para un poema.Porque en la oscuridad más absoluta salieron a la luz los dólares.
En Caracas se volvió a ir la luz este lunes / Foto: Meteoinformacion
En Caracas se volvió a ir la luz este lunes / Foto: Meteoinformacion

En Venezuela no funciona nada. El colapso del sistema eléctrico apagó al país. La energía viene y va. A las casas, a los comercios, a los hospitales, al sistema de transporte… Hay saqueos. Hay histeria. Hay muertos. Hay quienes temen por su vida. No hay agua. No hay datos. No hay información.

En la madrugada del lunes, ruidos de explosiones inquietaron a algunos venezolanos al este de Caracas. Era la subestación de La Ciudadela, que reventó. Lo venía advirtiendo desde Chicago José Aguilar, experto de la industria eléctrica venezolana y consultor.

“Las explosiones son consecuencias de lo mal que se está ejecutando el restablecimiento del servicio”, escribió en Twitter este domingo.

Días atrás comentó que los funcionarios chavistas se pondrían a reactivar el sistema eléctrico sin antes encontrar una solución. Que a consecuencia de esos intentos los equipos se recalentarían, ocasionando, por tanto, explosiones. Así ocurrió.

Decenas de ciudadanos del municipio Baruta se dirigieron a La Pirámide para saquear las tiendas. La policía de Nicolás Maduro los detuvo con perdigones y bombas lacrimógenas. Tras el altercado se registraron más de 50 detenciones

También está ocurriendo lo que definió como “mala señal”. Las intermitencias con las que va y viene la luz. “La excesiva intermitencia de los apagones demuestra que no pueden controlar la frecuencia y por ende los voltajes”.

Aguilar agregó: “De no llegar técnicamente a la causa raíz y su corrección tendremos otro megapagón y será peor que este que todavía no termina”.

Tras las explosiones en La Ciudadela, algunas viviendas fueron desalojadas y como era de esperar, por la zona no hay energía. A pocos metros de la subestación se encuentra el centro comercial La Pirámide, que en la tarde del domingo fue escenario de la histeria que vive el país.

Decenas de ciudadanos del municipio Baruta se dirigieron a La Pirámide para saquear las tiendas. La policía de Nicolás Maduro los detuvo con perdigones y bombas lacrimógenas. Tras el altercado se registraron más de 50 detenciones. Los cuerpos de los detenidos maniatados y puestos bocabajo contra el suelo fueron retratados por la fotoperiodista Adriana Fernández.

“No hay nada que reportar”. Al tiempo que la imagen de los saqueadores se hacía viral, el general Vladimir Padrino López, ministro de Defensa del régimen, insistía en esa frase. No hay nada que reportar salvo la “resistencia recia de los venezolanos”. Un llamado patriótico para obviar que el país se sumió en el caos.

Por qué Venezuela no tiene luz

El régimen también pone excusas. Y son excusas porque no aportan pruebas. Dicen que son blanco de un ataque informático. De ataques continuos. Que la luz viene y va por este motivo. Que no les dejan reactivar la electricidad para propiciar una intervención militar.

“Todos los técnicos coinciden en que eso es imposible por una razón simple: es un sistema analógico”, aclaró el presidente encargado, Juan Guaidó, en Twitter, quien además es ingeniero.

Guaidó y su equipo monitorean con cuidado lo que ocurre. La desinformación navega por las redes. Viene a veces desde el propio régimen. Por este motivo, desde la Asamblea Nacional no aportan datos sin confirmar, sino hipótesis respaldadas por técnicos cualificados.

Sobre esta base, la explicación del apagón es la siguiente: un incendio afectó a las tres líneas que conectan la estación central de El Guri con las subestaciones MalenaSan Gerónimo B.

Por estas tres líneas pasa el 80% de la energía que va hacia el centro del país. El fuego, que no debería afectar a las torres de trasmisión, lo hizo. Y lo hizo porque el sistema eléctrico en Venezuela acumula siete años sin mantenimiento alguno.

Con una infraestructura precaria, el fuego recalentó las tres líneas, lo cual provocó un rechazo de carga en las turbinas que producen la energía. Estas turbinas ahora están paradas y no se pueden encender. “Es un proceso que necesita corriente”, aclaró Guaidó.

“Arrancar [poner en marcha] de nuevo la operación requiere de una sincronización casi perfecta con tecnología y personal calificado. Nuestros expertos confirman que el gobierno ha hostigado al personal de Corpoelec [la estatal energética] quienes, además, están muy limitados en recursos”.

Las turbinas que generan la energía no arrancan. No hay forma de lograrlo. De ahí el vaivén de la energía. Y de ahí las explosiones. “El agravante más obsceno de la crisis es que Venezuela tiene alrededor de 19.000 megavatios instalados, pero hoy sólo hay 2.500 disponibles”.

Un país que lo perdió todo

Venezuela lo tenía todo para ser el hub de la logística en América Latina. Por el potencial hidroeléctrico. Por las reservas de gas y petróleo. Por una PDVSA que antes del chavismo era sinónimo de eficiencia. Por La Electricidad de Caracas, la energética privada que en el siglo XX convirtió a Venezuela en referente mundial y se expandió a la costa colombiana.

Todo aquello se acabó. Venezuela es un país petrolero donde no hay gasolina. Tampoco gas. Un país sobrado de energía pero que tiene a los ciudadanos enchufados a los postes de luz para cargar sus teléfonos.

Losestados ZuliaMéridaTrujilloMirandaLaraSucreAnzoáteguiPortuguesaYaracuy y Falcón superan las 90 horas sin luz desde que el jueves, a las cinco de la tarde, comenzara el apagón.

En Cumaná, estado Sucre, al principio lo tomaron como parte de la rutina. Desde el miércoles no tenían electricidad, pero es que esas fallas en el interior del territorio son parte del día a día.

En Venezuela los teléfonos móviles ya no son una herramienta infalible. Ahora mismo es más efectiva una radio de baterías, o la misma radio de los coches. Muchos venezolanos acuden a los vehículos para tratar de sintonizar alguna emisora y enterarse de lo que ocurre más allá de su comunidad, pero buena parte de las señales corresponden a emisoras del Estado o comunitarias que, al final, son simples instrumentos de propaganda chavista.

Así, en medio de la oscuridad, es fácil toparse con una emisora que transmite un discurso dado por Hugo Chávez en 2007, u otra que insiste en hacer sonar canciones del cantante de protesta Alí Primera, o una donde un locutor profundamente revolucionario se dedica a decirle a sus escuchas que el pueblo debe mantenerse firme junto a Maduro para hacerle frente al golpe de Estado eléctrico que Estados Unidos intenta darle. No ofrecen más información, ni de servicio público, ni siquiera las declaraciones de los funcionarios de Maduro. Aunque ya este lunes comienzan a sonar algunos medios independientes.

Ansiosos por internet y cobertura

El jueves en Caracas se quebró la precaria normalidad con la que los ciudadanos intentan vivir cada día, simulando que habitan en la capital de un país con potencial de desarrollo.

La falla dejó a Venezuela con servicios mínimos de telefonía, prácticamente sin conexión a internet y con cortes en el suministro de agua potable. Las empresas privadas de telefonía, Movistar de Telefónica y Digitel de la Corporación Cisneros, resistieron con dificultad mientras sus celdas de energía y respaldo se apagaban también.

La autopista Francisco Fajardo era la viva imagen de la desesperación. Esta, la principal autovía de Caracas, se convirtió en un gran aparcadero. En un punto exacto hay conexión a internet, y los coches se detuvieron ahí para recibir los datos que, como la luz, vienen y van.

La telefonía fija funciona con algunas limitaciones, pero sólo para quienes conservan los antiguos aparatos, los que no se conectan a la electricidad porque no tienen reloj, contestadora o porque no funcionan de forma inalámbrica.

La desesperación destapa los dólares

Dada la poca presencia de billetes y su poco poder de compra, es prácticamente imposible hacer una operación en la calle. Los puntos de venta no están operativos y no hay conexiones con la banca. Que les paguen con dólares en efectivo es la opción que prefieren los comerciantes que siguen activos.

La inflación alcanza un nuevo punto. En Venezuela, donde el sueldo mínimo no llega a los 20 dólares mensuales, se están vendiendo botellas de Coca-Cola de litro y medio por cuatro dólares. El testimonio es del corresponsal de The New York TimesAnatoly Kurmanaev.

Por una bolsa de hielo en Caracas se pagan hasta cinco dólares / Foto: WC

Se conocen también los casos de comerciantes avispados. El dueño de una venta de pollo ubicada al este de Caracas, tomó la precaución de instalar una planta eléctrica. Esta le permitió seguir cocinando. Vendiendo pollos por hasta 11 dólares. Un lujo hasta en Madrid, donde un menú parecido no llega a los ocho euros.

Dicen que los fajos de billetes se le caían de la mesa. Dicen también que muchos coches de lujo aparcaron enfrente del restaurante. Y es que la gente que maneja dólares es porque tiene un alto poder adquisitivo.

La gente quiere comida, y también quiere agua. El Cerro El Ávila, la montaña que corona Caracas, es también famosa por sus cascadas, por sus saltos de agua a los que los venezolanos acuden en fila con botellas para tener algo que beber.

Como la electricidad va y viene, la comida no se puede conservar en las neveras. El hielo es la alternativa. También un producto de lujo. Por una bolsa han llegado a cobrar hasta cinco dólares, informa el analista político venezolano Eduardo Flores.

La desinformación

Lo único por lo que no se puede pagar en Venezuela ahora mismo es la información. La información certera y de calidad es el bien más valorado. Las redes sociales son un vertedero de noticias falsas, exageraciones y manipulaciones. Se llegó a hablar de hasta 200 muertos en los hospitales. De momento, confirmados hay 21, reporta Guaidó. El dato, aún así, es igual de dramático.

Los vecinos se reúnen y comparten la poca información disponible. Con suerte viene de la calle alguno que regresa de un lugar con planta eléctrica, gracias a lo cual pudo revisar internet y los grupos de WhatsApp y Telegram, por donde los periodistas hacen malabares para informar.

Lo único por lo que no se puede pagar en Venezuela ahora mismo es la información. La información certera y de calidad es el bien más valorado. Las redes sociales son un vertedero de noticias falsas, exageraciones y manipulaciones

Este sábado hubo movilizaciones en contra de Maduro en Caracas. El presidente encargado las lideró. Logró concentrar a miles de caraqueños, y eso que la convocatoria no circuló por las redes, sino a través del boca a boca.

Del discurso íntegro, poco. Quienes lograron llegar hasta la Avenida Victoria de Caracas, donde se realizó, apenas pudieron escucharlo porque no había tarima ni altavoces. Un megáfono era el único recurso. Por suerte un equipo de la agencia Reuters pudo escuchar a Guaidó, del que rescató la siguiente frase sobre la intervención militar.

“Hay que ser responsables. Esa opción está sobre la mesa, pero yo no sería digno del cargo que me ha tocado desempeñar si no les dijera claramente: Esa opción implica en cualquiera de sus variantes sangre, y aquí el único que se mantiene sobre sangre es el usurpador de Miraflores”, dijo el mandatario.

Este lunes, Guaidó presentó en la Asamblea Nacional la solicitud para decretar el estado de alarma acogiéndose a los artículos 336, 337 y 338. De aprobarse, “podrán ser restringidas temporalmente las garantías consagradas en esta Constitución, salvo las referidas a los derechos a la vida, prohibición de incomunicación o tortura, el derecho al debido proceso, el derecho a la información y los demás derechos humanos intangibles”, aclara la Carta Magna.

Aún así, Guaidó tiene un problema: el estado de alarma requiere la aprobación del Tribunal Supremo de Justicia, en manos del chavismo. “El estado de excepción, en el cual se regulará el ejercicio del derecho cuya garantía se restringe, será presentado, dentro de los ocho días siguientes de haberse dictado, a la Asamblea Nacional, o a la Comisión Delegada, para su consideración y aprobación, y a la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, para que se pronuncie sobre su constitucionalidad”.

Durante el 2017 se registraron 9.787 protestas en Venezuela – La Patilla – 15 de Enero 2018

cropped-logo-ovcs-tendencias-e1491403257234.pngEl Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) registró al menos 9.787 protestas en Venezuela durante 2017, agregando que la cifra de manifestaciones anual equivalen a 27 diarias en toda Venezuela.

Mediante un comunicado de prensa, el observatorio indicó que la cifra de manifestaciones en 2017 representa un aumento de 41% con respecto a 2016, año en el que se documentaron 6.917 manifestaciones.

El observatorio resaltó que 2017 se convirtió en el año con mayor número de protestas, superando las cifras de 2014, inclusive por encima del promedio anual acumulado desde 2010.

El OVCS resaltó que Venezuela se mantiene como uno de los países con más conflictividad social y política en la región, según los datos reportados de 2017.

La organización registró en los primeros 11 días de este año 386 protestas, 107 saqueos o intentos de saqueo y cinco fallecidos.

“A pesar de la criminalización, represión o amenazas, la sociedad organizada siempre va a expresar su malestar en la calle, espacio histórico de lucha de los pueblos en la conquista de derechos y exigencia de reivindicaciones”, señaló el comunicado.

Asimismo, el observatorio exigió al gobierno del presidente Nicolás Maduro la implementación de correctivos democráticos para solucionar la crisis alimentaria, respeto y garantías de derechos humanos a los manifestantes e investigaciones oportunas para determinar responsabilidades de muertes de personas durante las protestas.

 

Saqueos en Venezuela – NTN24 – 12 de Enero 2018

Saquean comercios por hambre en Venezuela – Yo Influyo – 12 de Enero 2018

saqueos_venezuela.jpg
La desesperación por la falta de alimentos provocó que habitantes de diversas zonas de Mérida, Venezuela, realizaran protestas y saqueos a comercios lo que hasta el momento ha dejado un saldo de cuatro personas muertas y 16 heridas, de acuerdo a datos de las autoridades.

Hambre y saqueos

La Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y Polimérida tuvieron que intervenir para restaurar el orden. En Arapuey, localidad del norte del estado Mérida y limítrofe con el estado Trujillo, son tres las víctimas fatales de las manifestaciones que ocurrieron por comida desde el miércoles en la noche.

El gobernador de Mérida, Ramón Guevara, aseguró que las muertes han sido “producto de carros que andan armados disparando”, y que las víctimas no participaban “directamente” en ningún saqueo ni protesta.

Esta versión coincide con lo informado por el alcalde de Arapuey, Silvio Ruiz Torres, quien aseguró que “un grupo armado en vehículos en movimiento arremetió contra las personas que estaban en un local comercial que hacían cola para comprar arroz”.

Asimismo, la diputada a la Asamblea Nacional por el estado de Mérida, Addy Coromoto Valero, señaló que al menos seis locales comerciales de venta de comida y víveres fueron saqueados por los pobladores, “porque en este pueblo hay mucha hambre.

El gobernador señaló también que en las últimas 48 horas “más de 200 reses han sido descuartizadas” por vándalos que irrumpieron en fincas de la zona alegando tener hambre, y cifró en 12 el total de camiones cargados de alimentos que han sido saqueados cuando se trasladaban hacia “varias partes del país”.

“Este desbordamiento es producto de las clases sociales más desposeídas de la zona (…) hasta altas horas de la noche de ayer esto llegó al límite”, remarcó Guevara para luego ponderar como calmada la situación de este viernes en la región, aunque reconoció, hay “mucha preocupación” de los lugareños y empresarios.

 

2018: ¿contrición y arrepentimiento? por Eddie A. Ramírez – Noticiero Digital – 9 de Enero 2018

thumbnaileddieramirez.x43795Recientemente escribimos que este año que se inicia sería el fin del totalitarismo y la recuperación de la democracia, siempre y cuando la dirigencia opositora hiciera el trabajo que le corresponde. El 2017 cerró con un buen comunicado de la “Unidad”, que expresaba contrición por errores cometidos y propósito de enmienda. A una semana del nuevo año no se percibe arrepentimiento, ni deseos de corregir entuertos.

Proliferan los pillajes en las empresas y dependencias del Estado por parte del régimen, el cual también promueve saqueos y obliga a rebajar precios para quebrar a comerciantes. Además, un pueblo hambriento y también algunos facinerosos, motu propio o instigados por los rojos, irrumpe violentamente en comercios y saquea gandolas de alimentos. Mientras tanto, nuestros diputados actúan como si todo estuviese normal y algunos disparan dardos venenosos en contra de colegas teóricamente del mismo bando democrático.

Antes de comentar sobre la instalación de un nuevo período de la Asamblea Nacional, es justo reconocer la labor de Julio Borges al frente de la misma en el 2017. Borges fue blanco de ataques físicos y verbales por parte del oficialismo, lo cual era de esperar. Sin embargo, también recibió insultos y descalificaciones infundadas por parte de algunos usuarios de las redes sociales, de articulistas y periodistas. Hago constar que apenas he intercambiado saludos con él, pero me parece injusto, por carecer de base, las acusaciones de ser colaboracionista del régimen. La labor internacional que realizó Borges, junto con otros actores, permitió que hoy día Maduro y sus compinches se encuentren aislados, que la espuria Constituyente no sea reconocida por los países democráticos y que personeros del régimen incursos en corrupción y en violaciones a los derechos humanos hayan sido sancionados por varios países. No es poca cosa. Sus detractores deberían reconocer que estaban equivocados.

La elección de la nueva directiva de la Asamblea Nacional dio pie para que salieran a relucir las grietas de la unidad. El diputado José Gregorio Aparicio, de Prociudadanos, declaró que “no fui consultado y eso en verdad me incomoda”. Apartando esa expresión un tanto infantil, no hay duda de que sus colegas cometieron una descortesía, por decir lo menos, al no informarle previamente lo que había decidido la mayoría en respeto al pacto acordado en el 2015.

Por su parte el diputado Omar González, del 16J, declaró que “voceros de esa organización (MUD), tienen como oferta pública la convivencia con el régimen”. Así mismo, el diputado Richard Blanco manifestó que “aquí hay dos Asambleas, la complaciente con la ilegal Constituyente y la que está rescatando el plebiscito aprobado el 16 de julio”. ¿De dónde infieren estos diputados que el resto de sus colegas reconocen
a la espuria Constituyente ? ¿ Acaso la polémica decisión de participar en negociaciones en Santo Domingo es una claudicación ante el régimen? ¿ Es o no cierto que toda la dirigencia opositora exige lo mismo y que la diferencia es que algunos piensan que solo con la calle se logrará doblegar al régimen, mientras que otros creen que, además de calle, se requiere negociar con apoyo internacional ?

El exiliado alcalde Smolansky rechazó la designación de Omar Barboza al frente de la Asamblea por considerar que el partido Un Nuevo Tiempo, al cual pertenece, no cumpió con compromiss previos. Tiene razón el perseguido alcalde y es imperativo que Manuel Rosales y UNT definan claramente su posición. La designación de Barboza ha ocasionado algunas críticas en las redes sociales y también comentarios favorables. Esperemos para ver su desempeño. ” Por sus obras lo conocereis”. Mientra tanto hay que apoyar su gestión. Marquina ha sido un buen diputado, por lo que complace su presencia en la directiva.

En resumen, un comienzo poco edificante. Confiemos en que impere la sensatez y haya rectificaciones. Necesariamente Antonio Ledezma y María Corina Machado, ambos valientes luchadores con quienes simpatizo, deben lograr acuerdos con el resto de la dirigencia opositora. El régimen está muy débil por el repudio popular y por la presión internacional, pero se requiere un esfuerzo conjunto para que claudique. La democracia lo exige y los venezolanos claman por una mejor calidad de vida.

Como (había) en botica: Maduro declaró que “ He ordenado la toma de puertos y aeropuertos donde se realiza labor de intercambio con Curacao, Aruba y Bonaire. Basta de que nos roben”. Parece que se olvidó que esas instalaciones las controlan la Fuerza Armada. Cabe preguntar al general Padrino si recibe comisión. Solo en Pdvsa Anaco y San Tomé renunciaron 800 trabajadores por las malas condiciones socioeconómicas. Tratan de reclutar jubilados. Además Pdvsa no paga a empresas de servicios. La renuncia de Timoteo Zambrano al equipo de negociación es positiva. Alrededor suyo se creo mucha desconfianza por culpa de sus propias declaraciones. La propuesta del respetado Hausmann es teóricamente válida, pero políticamente inviable. Si México y Chile se retiran de las reuniones en Santo Domingo no tendría justificación seguir negociando ¡ No más prisioneros políticos, ni exiliados!

 

Vandalismo de estado por Trino Márquez – La Patilla – 10 de Enero 2018

UnknownEl terrorismo de Estado aplicado por el régimen durante años, desde hace cierto tiempo se combina con el vandalismo de Estado, novedosa fórmula aplicada para “empoderar” al pueblo llevándolo al pantanoso terreno del delito. El asalto a los supermercados constituye una pieza más de ese mecano, cuya composición final será, si se les deja, la demolición material y moral del país. Ya no es posible pensar que los saqueos son obra solamente de gentes acorraladas por el hambre. Detrás de estas expresiones de desesperación está un gobierno que quiere devastar al país, para que todo el mundo pase a depender de los favores y privilegios que el gobierno quiera conceder a través de los Clap y el Carné de la Patria.

El gobierno intenta ocultar sus graves y persistentes errores económicos responsabilizando de la hiperinflación a los dueños de los supermercados. Esos empresarios son también víctimas de un régimen que destruyó la agricultura, la industria y la agroindustria, con su política de controles absurdos, confiscaciones, expropiaciones y estatizaciones. Además, debido a que despilfarró la inmensa riqueza petrolera en regalos a países como Cuba y Nicaragua, y contrajo deudas millonarias y sin control de ningún tipo con China, ahora no cuenta con divisas para importar en los volúmenes que Venezuela necesita para su normal funcionamiento. La verdad es que el país carece de insumos, materias primas y maquinarias para impulsar la producción y abastecer la demanda interna. Tampoco posee dólares para importar. El socialismo del siglo XXI fracasó de forma estruendosa y el país sufre las consecuencias de ese descalabro.

Mientras el gobierno siga pensando que la raíz de la inflación se ubica en el acaparamiento y la especulación, y no en la falta de producción interna por el aniquilamiento de la economía nacional, los problemas se mantendrán y profundizarán. Mientras el principal consejero económico del régimen sea un dinosauro como Alfredo Serrano Mancilla, los problemas se agudizarán. Ese señor, que dice ser economista, es uno de los personajes más nefastos que ha pasado por estas tierras. Su ignorancia y pedantería causan ruina.

La respuesta de la gente durante estos episodios fue lamentable, aunque comprensible. El régimen a lo largo de dos décadas ha clientelizado a un inmenso sector de la población. Esta forma brutal de populismo y demagogia ha deteriorado la fibra moral de numerosos venezolanos. En la actitud de la gente vemos el fracaso del sistema educativo socialista y del intento por construir el “hombre nuevo” y el reino de la felicidad prometidos en el Primer Plan Socialista (2007-201) y en el Plan de la Patria (2013-2019).
Resulta deplorable ver la eclosión de grupos empobrecidos violentos, que luchan por la sobrevivencia. Sin embargo, no hay que ser duro con la gente que se mueve impulsada por instintos y pulsiones atávicas, que la llevan a saquear y aprovecharse de bienes que no les pertenecen. Contra quien hay que cargar la mano es contra el régimen, conducido por un grupo de dirigentes sin escrúpulos, de una ignorancia supina y de un nivel de maldad pocas veces visto en la historia nacional. Es a esos destructores a quienes hay que condenar sin atenuantes. Representan lo peor del populismo autoritario latinoamericano. Desprecian la propiedad privada y la libre iniciativa con el único fin de mantener sometida a la gente más humilde.

No tengo dudas de que esas acciones traerán mayor inflación, mayor escasez y ruina para la población. En el mundo globalizado de hoy, la seguridad jurídica constituye uno de los criterios fundamentales a partir de los cuales una corporación o un inversionista particular deciden invertir en un país. Prefieren, incluso, la seguridad jurídica sobre el volumen de ganancia. Lo que hace Nicolás Maduro todos los días es socavar la confianza en el Estado de Derecho. Los empresarios afectados por esas medidas arbitrarias e irresponsables no tienen ningún tribunal independiente donde acudir para reclamar sus derechos vulnerados.

Las decisiones del régimen debilitan aún más a una nación que requiere con urgencia que fluyan inversiones masivas para crear nuevos empleos y animar la producción interna, de modo que se satisfaga la demanda creciente. Esa política caprichosa hay que repudiarla porque en vez de resolver los graves problemas existentes, lo que hace es convertirlos en insoportables. El gobierno no se ocupa de controlar la inflación y la escases que su política producen, sino que los fomenta. Ahora costará más abastecer los mercados con abundantes productos baratos y de buena calidad. La vida de los venezolanos será aún más difícil. El venezolano promedio tendrá que obtener el Carné de la Patria y refugiarse en los Clap. Dependerá más de las migajas que le entregue el Gobierno a través de esos instrumetos perverso. Maduro destruye a la nación para someterla a los intereses de su burocracia inepta y corrompida.

El saqueo como realidad y representación por Ibsen Martínez – El País – 10 de Enero 2018

UnknownLos saqueos en Venezuela no son, como quisieran muchos, anuncio de la revuelta social que derrocará a Maduro
Han vuelto los saqueos a Venezuela, pero no son, como quisieran muchos, anuncio de la revuelta social que derrocará a Maduro.

La razón es que esta vez son compras compulsivas inducidas por expropiatorias y repentinas ordenanzas de control de precios, hechas cumplir a mano armada por la dictadura. Experiencia controlada. Saqueos vigilados de la Guardia Bolivariana, ¿me explico?

Si admitimos lo que José Ignacio Cabrujas, gran satírico, dijo una vez de Venezuela —que era un botín—, los saqueos de días recientes no serían más que autos sacramentales, venial alegoría gritona del saqueo capital presidido, digamos, por Rafael Ramírez, el expresidente fugitivo de Petróleos de Venezuela (PDVSA), señalado de haber dirigido la sustracción de 11.000 millones de dólares en dineros públicos.

En cambio, los saqueos de febrero de 1989, los del llamado Caracazo, ¡ah!, ¡esos sí fueron saqueos dignos de Alarico y sus visigodos!

Con tragicómico tumbao caribeño y un saldo letal que oscila, según la fuente, entre 45 y 700 muertos en menos de tres días. Las decapitaciones y los cercenamientos fueron cosa frecuente en las primeras horas de aquella erupción.

Un rezagado llegaba a la carrera y buscaba entrar a la brava en el supermercado. Se fajaba a trompadas con la brigada de espontáneos controladores de tráfico que lo retenían en el umbral de la puerta de vidrio que entre todos acababan de violentar.

En eso, una estalactita de vidrio pretensado, hasta ese momento imperceptible y oscilante en lo más alto, se precipitaba sobre el infeliz que resistía a las trompadas del villanaje pescocero justo en el instante en que, por proteger la cara entre los brazos, bajaba la cabeza y ofrecía limpiamente su cogote al astillón.

Las heridas de bala comenzaron al final del segundo día, tan pronto fueron suspendidas por el Gobierno las garantías constitucionales y el toque de queda puso fin a los saqueos en masa.

Según el informe definitivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, proyectiles de fusil FN-FAL, calibre 7,62 mm., por aquella época reglamentario del ejército venezolano, causaron la muerte de más del 80% de las víctimas registradas durante la conmoción.

El toque de queda impidió la evacuación de los heridos hacia los hospitales. Inmovilizados por el incesante ametrallamiento, sus familiares sólo pudieron mirarlos desangrarse hasta morir. El estado de excepción que sitió las favelas alentó muchas ejecuciones extrajudiciales.

La fórmula “estallido social” brotó espontáneamente del almácigo de frases hechas regado por la desconcertada clase política. La televisión polinizó con ella el habla de todos. Significaba rabia, jacquerie, degollina, anuncio del juicio final.

¿Una locución frecuente en las tertulias políticas de la TV?: “Si no introducimos correctivos vendrá el estallido social”. Y en la barra de una tasca: “Chama, ¿y a ti dónde te agarró el estallido social?”

En la Avenida México saquearon una tienda de lujosos zapatos deportivos importados y sólo se llevaron zapatos para el pie derecho. El canal donde trabajaba yo por entonces envió un equipo de cámaras a constatarlo y resultó cierto. Todos los zapatos robados eran del pie derecho. A la compañía de seguros no le gustó esa ruptura de la simetría bilateral en los motivos del vándalo. A los políticos tampoco.

“¡Robaban whisky y no pan!”, exclamaban, indignados, suspicaces.

Según los políticos de aquel tiempo remoto, para calificar como pobre de toda pobreza había que preferir lo urgente, lo no transable, a la hora de saquear un supermercado. Los saqueos debían ser cosa instigada por Fidel Castro.

Me late que en esto de preferir whisky a una hogaza de pan el indomable espíritu de la Venezuela Saudita aún alienta en la Venezuela Vandálica.

 

“Jamás vi nada así, una plaga pasó por este país” por Maolis Castro – El País – 18 de Mayo 2017

Las protestas contra el chavismo derivan en saqueos a manos de hordas incontroladas, lo que agrava el agudo desabastecimiento de Venezuela
1495057216_276984_1495089901_noticia_fotograma.jpg
Muchas tiendas de Valencia, capital del Estado de Carabobo, son cementerios de cristales rotos. Hace dos semanas que cientos de personas saquearon supermercados, industrias y hasta camiones cargados de productos. Ningún soldado habría podido contener a las hordas que durante tres días continuos, al principio, y después de manera intermitente, han diezmado el comercio en esta provincia. De los destrozos ha resultado una calamidad inmediata: el agravamiento del desabastecimiento.

Hasta hace poco más de un mes, en el apogeo de la ola de protestas contra el Gobierno de Nicolás Maduro y antes de los disturbios, Arturo Gómez, un pensionista de 86 años, sabía que hallaría comida en un abastecimiento de propietarios chinos en el municipio de Naguanagua, en Valencia. Pero el hombre ahora deambula por las calles, contempla con nostalgia las tiendas desvalijadas y lamenta no conseguir comida. “Jamás había visto algo así, una plaga pasó por este país. Lo poco que encuentro ahora tiene un costo diez veces mayor”, dice.

El desabastecimiento ha empeorado debido a los continuos saqueos en algunas provincias de Venezuela. Damiano Del Vescovo, presidente de Fedecamaras (Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela) de Carabobo, pronostica una agudización de la escasez por la destrucción de 189 comercios y varias plantas industriales. “Carabobo es un Estado clave en la economía venezolana, pues representa un 30% del PIB del país. La crisis económica se ha acentuado desde 2012 en Venezuela, pero con la creciente ola de saqueos esta situación se agrava y el impacto directo recaerá sobre la población. No solo se ha tratado de pequeños comercios afectados, sino de importantes industrias como la procesadora de alimentos Mocasa, que proporciona pastas a los CLAP [un plan de Maduro para vender comida a precios regulados], un depósito de Empresas Polar y otras compañías. Estas últimas han sufrido daños transversales”, afirma.

Sin camiones de reparto

El negocio de Betty Amadio, una fábrica de embutidos, ha sido arrasado por completo. Los saqueadores destruyeron paredes y maquinarias de la planta procesadora. La empresa fue fundada hace 50 años por su padre y uno de sus tíos, ambos italianos que habían huido de la crisis económica provocada por la Segunda Guerra Mundial en Europa. “Hemos superado muchas crisis. Nosotros surtimos del 70% de embutidos a Carabobo y también a otros Estados del país, entre ellos Falcón y Zulia. Con los saqueos será complicado recuperarnos con rapidez y así abastecer a los supermercados de esta zona”, comenta.

El desabastecimiento es mayor en los barrios pobres. A Colinas de la Guacamaya, un caserío del centro de la ciudad, no entran camiones para distribuir alimentos. “Hace unos años que nadie quiere entrar al barrio para vender productos, pues tienen pánico de ser robados. Todos los días hago un recorrido por varios almacenes para buscar comida, a veces encuentro lo que necesito y otras no”, dice Rosa González, dueña de una diminuta bodega y madre de cuatro niños.

Según varios empresarios, el Gobierno solo ha ofrecido créditos a algunos de los propietarios de comercios afectados, pero no una indemnización. De momento, los más perjudicados son las pequeñas empresas y cientos de personas que podrían perder sus empleos. Muchos han intentado afrontar esta inusual circunstancia reforzando su seguridad. Los propietarios de varios locales de Valencia habían instalado rejas para impedir un inminente ataque de hordas. “No cerraremos, pero protegeremos nuestro abasto de los saqueadores”, decía un comerciante en Naguanagua.

Pero otros han cambiado de planes. Álvaro Fernández, un venezolano con ciudadanía española, ha pensado en emigrar después de que su empresa de repuestos de coches, refrigeración y electrodomésticos quedara en ruinas por los saqueos. “Mi padre, un hombre nacido en Oviedo, ya casi ha desistido. Hemos sido despojados de nuestro negocio”, explica.

Su negocio, en un barrio en el centro de Valencia, fue saqueado durante tres días. Fernández y un amigo presenciaron cómo decenas de hombres y mujeres destrozaban el almacén. “La policía no hacía nada y todo sucedía frente a ellos. Hasta existen vídeos, muchos colgados en redes sociales, que muestran a los oficiales inmutables mientras robaban mi compañía”, agrega.

44 MUERTOS Y CENTENARES DE HERIDOS
Las protestas contra el régimen han derivado en incontrolable violencia en muchas provincias. Hasta ayer, tras mes y medio de manifestaciones, habían muerto 44 personas y se contaban por centenares los heridos y las detenciones. Además de Carabobo, en los Estados de Táchira, Miranda e incluso barrios de Caracas también ha habido saqueos. Para el empresario Del Vescovo la situación alcanza una dimensión peor que el caracazo, el violento estallido social de 1989: “Hay una gran anarquía y la economía nunca había estado tan fracturada como ahora. Lo más dramático es que no se prevé cuándo podría culminar esta crisis.Por ahora son incalculables las pérdidas económicas”.

A %d blogueros les gusta esto: