elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Sanciones

El equipo de Hausmann tumba las “evidencias engañosas” de Sachs y Weisbrot sobre las sanciones contra Maduro por Daniel Gómez – ALnavío – 23 de Mayo 2019

Dos prestigiosos economistas estadounidenses, Jeffrey Sachs y Mark Weisbrot, dicen que las sanciones que EEUU impuso a Venezuela en 2017 agravaron la crisis del país latinoamericano. Y lo dicen en un informe científico. Un informe con “evidencias engañosas” y sin alusión alguna al desastre perpetrado por el chavismo desde que llegó al poder. Así lo demostraron en otro informe investigadores del Centro para el Desarrollo Internacional de la Universidad de Harvard, dirigido por el economista venezolano Ricardo Hausmann.

Miguel Ángel Santos pertenece al grupo de estudios de Hausmann en Harvard / Foto: Harvard
Miguel Ángel Santos pertenece al grupo de estudios de Hausmann en Harvard / Foto: Harvard

Jeffrey Sachs Mark Weisbrot son dos de los economistas estadounidenses más famosos del mundo. Dos veteranos.

Sachs, de 64 años, es asesor de Naciones Unidas en desarrollo sostenible, y también un viejo conocido en Latinoamérica. Colaboró con el gobierno de Víctor Paz Estenssoro en Bolivia para eliminar la inflación en 1985 y ha mantenido nexos con Venezuela por sus relaciones de amistad con el exministro de Carlos Andrés Pérez y el cerebro del exitoso programa económico de 1989, Miguel Rodríguez.

Por su parte, Weisbrot, de 65 años, codirector del Centro de Investigación en Economía y Política de Washington, ha sido polémico por su defensa del expresidente venezolano Hugo Chávez en medios como The New York TimesThe Washington Post USA Today, afirmando que sus políticas contribuyeron a mejorar el empleo y el ingreso real.

Sachs y Weisbrot también son colegas. Comparten ideales. Y también comparten, así lo hacen en un reciente informe, la idea de que las sanciones que impuso la Administración de Donald Trump a Venezuela en agosto de 2017 “no han sido contra el gobierno, sino contra el pueblo”.

“Las sanciones redujeron la ingesta calórica, aumentaron las enfermedades y la mortalidad (tanto para adultos como niños), y desplazaron a millones de venezolanos del país, quienes huyeron como resultado del empeoramiento de la depresión económica y de la hiperinflación”, apunta el informe. Y añade: “Las sanciones infligieron, y causaron daños muy graves a la vida humana y a la salud, incluyendo un estimado de más de 40.000 muertes entre 2017-2018”.

Este estudio no fue bien recibido por el Centro para el Desarrollo Internacional de la Universidad de Harvard, dirigido por el economista venezolano Ricardo Hausmann, quien es además representante del Presidente Encargado, Juan Guaidó, ante el Banco Interamericano de Desarrollo.

“La evidencia parece indicar es que, en lugar de ser un resultado de las sanciones impuestas por los Estados Unidos, el sufrimiento y la devastación en Venezuela han sido infligidos por aquellos que están en el poder”

El centro de Hausmann lleva años analizando el colapso en Venezuela. Un desastre económico que empezó en 2013, pero que, en opinión del centro, fue engendrado desde los inicios del chavismo.

Uno de los economistas que trabajan en el grupo de Hausmann es Miguel Ángel Santos, venezolano y profesor adjunto en Harvard. También fue alumno del exministro Rodríguez en el Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA) de Venezuela. Sobre Santos, Rodríguez dice que “ha sido su mejor alumno de todos los tiempos”.

Santos, junto a sus compañeros José Morales y Sebastián Bustos, así como Dany Bahard, de la Brookings Institution, elaboraron un informe en el que contradicen las conclusiones de Sachs y Weisbrot.

“Si bien reconocemos la posibilidad de que las sanciones hayan tenido algún impacto en la producción de petróleo en Venezuela, nuestro análisis encuentra evidencias insuficientes para concluir que las sanciones fueron responsables del empeoramiento de la crisis socioeconómica”.

No sólo es que haya evidencias insuficientes. También hay “evidencias engañosas”, como apuntó Santos en una entrevista con CNN en Español.

El informe de Santos y los demás colaboradores añade que lo que “la evidencia parece indicar es que, en lugar de ser un resultado de las sanciones impuestas por los Estados Unidos, el sufrimiento y la devastación en Venezuela han sido infligidos por aquellos que están en el poder”.

¿Era 2017 un punto de quiebre?

Dice Santos que Venezuela estaba expulsada de los mercados antes de las sanciones / Foto: Pixabay

La recesión de Venezuela comenzó en 2013. Desde entonces hasta 2016, la economía se contrajo 24,6% y la inflación se situó entre 745-1.340%. Según Sachs y Weisbrot, 2017 supondría un punto de quiebre en esta tendencia a la baja pues Nicolás Maduro tenía la posibilidad de reestructurar la deuda en los mercados estadounidenses. Pero llegaron las sanciones de Trump y entonces fue imposible. Eso dicen.

“Las sanciones impidieron que la economía se recuperara de la profunda recesión que ya había tenido un alto costo para la población”, señalan los economistas.

Santos y sus colegas discrepan de esta afirmación. “Para el 25 de agosto -cuando entraron las sanciones en vigor- la capacidad del gobierno venezolano para emitir deuda ya estaba severamente limitada, si es que no era inexistente, y los inversionistas ya habían anticipado las sanciones o considerado su impacto inmaterial”.

Entonces ponen de ejemplo lo ocurrido en los mercados antes del 25 de agosto de 2017. Mercados, que como muestran los indicadores compartidos con otros países de América Latina y economías emergentes con tasas de riesgo país 10 puntos por debajo de la de Venezuela, estaban “cerrados” para el régimen de Maduro. En la entrevista con CNN, Santos es más contundente y dice que por aquel entonces Venezuela estaba “expulsada de los mercados”.

Los indicadores del informe evidencian cómo el anuncio de las sanciones tampoco impactó en el riesgo soberano, y sí lo hizo tres meses después de las sanciones en 10%, cuando Maduro anunció la creación de una comisión presidencial para “refinanciar y reestructurar” la deuda externa.

Al respecto, también presentan la poca participación que tuvo la petrolera estatal, PDVSA, en los mercados estadounidenses antes de las sanciones. Sólo detectan dos operaciones: la primera, el 28 de septiembre de 2016, cuando ofrecieron a los tenedores de bonos de PDVSA 2017 un intercambio por un bono PDVSA 2020 garantizado por Citgo, su filial estadounidense. Y la segunda, a finales de mayo de 2017, cuando Maduro vendió a Goldman Sachs los bonos PDVSA 2022 que había emitido en 2014.

¿Qué pasa con la producción petrolera?

Venezuela tiene un problema con la producción desde que llegó Chávez / Foto: Repsol

Venezuela tiene un problema con la producción desde que llegó Chávez / Foto: Repsol

En las conclusiones, los investigadores del centro que dirige Hausmann reconocen el impacto de las sanciones en la principal fuente de divisas del país, el petróleo. En esto coinciden con Sachs y Weisbrot, pero con matices.

“Nuestro punto es que es imposible atribuir la caída en la producción petrolera a un solo evento (es decir, las sanciones), cuando muchos otros factores de confusión estaban sucediendo al mismo tiempo”, apunta el informe que firman los investigadores de Hausmann.

Este recuerda que, en agosto de 2017, en paralelo con las sanciones, hubo cambios en la directiva de la petrolera estatal. “El régimen arrestó a 65 ejecutivos de la compañía, incluido el exjefe de PDVSA y el ministro de Energía, Eulogio del Pino, y el presidente de PDVSA, Nelson Martínez (este último murió en extrañas circunstancias el 12 de diciembre de 2018, mientras se encontraba bajo custodia). Al mismo tiempo, el régimen venezolano designó al general de División Nelson Quevedo [en el informe lo llaman así, pero a quien realmente hacen referencia es a Manuel Quevedo] como ministro de Energía y presidente de PDVSA, un funcionario sin experiencia previa relevante para el puesto”.

Para el grupo de Hausmann estos eventos “probablemente moldearon las capacidades de producción de petróleo de PDVSA”, por lo que “no pueden ser ignorados en ningún análisis de las tendencias que prevalecieron alrededor de agosto de 2017”.

Sachs y Weisbrot ignoraron estas detenciones y la llegada del general Quevedo. También, en opinión del grupo de Hausnmann, cometieron un error metodológico a la hora de analizar la producción de petróleo en Venezuela poniendo en contraposición a Colombia.

“Encontrar contrafactuales es una tarea difícil, tal vez imposible para la producción petrolera venezolana. Colombia es un grupo de comparación interesante en el mejor de los casos, pero no contrafáctico. Por otra parte, una elección diferente de grupo de comparación puede conducir a una inferencia muy diferente e igualmente espuria”, se lee en el informe del grupo de Hausmann.

Agregan que los problemas de producción de Venezuela no son un acontecimiento reciente. Vienen de lejos. De los inicios del chavismo. “Muchos analistas están de acuerdo en que la caída en la producción de petróleo no es más que la continuación de un declive de larga data cuyos orígenes se remontan a los despidos del presidente Hugo Chávez de más de 18.000 trabajadores petroleros después de la huelga nacional de 2003, que resultó en una gran pérdida de administración y capacidad técnica para la industria petrolera de Venezuela. Otras cuentas también mencionan mala gestión, negligencia y corrupción como posibles explicaciones. A pesar de la prolongada bonanza de los productos básicos a principios de la década de 2000, la producción diaria de petróleo de Venezuela disminuyó 24% entre 2005 y 2016. Esta disminución se hizo aún más pronunciada durante la primera mitad de 2017, cuando la producción cayó en 242.000 barriles por día en comparación con el mismo período del año anterior”.

¿Las sanciones causaron 40.000 muertes?

La mortalidad infantil ya venía aumentando antes de las sanciones / Foto: Pixabay

La mortalidad infantil ya venía aumentando antes de las sanciones / Foto: Pixabay

La estimación que Sachs y Weisbrot incluyen en el informe sobre las muertes causadas por las sanciones -40.000, dicen, basándose en datos de universidades venezolanas- es quizá el punto más delicado del documento.

En un reportaje de Democracy Now, Sachs fue cuestionado por el dato de las 40.000 muertes. Este respondió: “Déjeme ser claro: nadie lo sabe. Este fue un cálculo muy básico, y muy simple, basado en estimados de universidades en Venezuela que indicaron que la mortalidad había aumentado en cierta proporción después de la imposición de las sanciones. No quiero que nadie piense que estos números son precisos. Lo que ciertamente salta a la vista, sin embargo, es que hay una catástrofe humanitaria que Estados Unidos causó de forma deliberada mediante lo que yo calificaría como sanciones ilegales, pues están tratando deliberadamente de derribar un gobierno y tratando de crear caos con el propósito de derrocar un gobierno”.

Estas declaraciones también las contradijo Santos de forma personal en Twitter, diciendo que el dato, “el simple cálculo” que hace Sachs, es “una opinión política -válida como cualquiera- pero que quisieron disfrazarla de ciencia”. Esto último, en clara referencia al informe que Sachs firma con Weisbrot.

En el documento con el que Santos responde demuestra que la crisis humanitaria, las muertes, la escasez y las enfermedades no son consecuencia de las sanciones, sino del chavismo. “La disminución de la producción petrolera antes de las sanciones fue acompañada por un fuerte deterioro en las condiciones socioeconómicas desde al menos 2013 que no se observó en otros lugares de la región”.

Entre 2013 y 2016, las importaciones de medicamentos y equipos médicos cayeron 68%. En términos de ingesta calórica, el equipo de Hausmann detecta que, para agosto de 2017, justo antes de las sanciones, los venezolanos que ganan el salario mínimo sólo podrían pagar 56% de las necesidades dietéticas mínimas de una familia de cinco integrantes. Esto es 92% menos calorías de lo que el salario mínimo podría comprar en enero de 2010.

La crisis humanitaria venía de atrás y las muertes también. “Entre 2013 y 2016, la mortalidad infantil en Venezuela creció 44% (de 15,4 a 22,2 muertes por 1.000 habitantes), al mismo tiempo que disminuyó en otras partes de la región”. Y esto Santos y sus colegas lo dicen basados en datos del Banco Mundial.

Entonces, ¿la crisis en Venezuela fue consecuencia de las sanciones?

La Unión Europea insiste en abogar por un llamado a elecciones en Venezuela – El Nacional – 21 de Mayo 2019

Helga Schmidt,

Helga Schmidt, secretaria general del Servicio Exterior de la Unión Europea, insistió este martes en que una intervención militar no es una opción para la salida a la crisis en Venezuela sino el llamado a elecciones.

“Nuestro objetivo es muy claro: queremos llegar a una solución diplomáticamente negociada”, sostuvo Schmidt.

Destacó que el grupo de contacto internacional que ha impulsado la UE para hablar con todas las partes en Venezuela trabaja “estrechamente” con el Grupo de Lima, integrado por una docena de países americanos, porque comparten los mismos objetivos, centrados en una convocatoria a comicios libres en Venezuela.

“Nosotros no somos neutrales. No estamos mediando. Nuestra posición es muy clara. Hemos declarado que (Nicolás) Maduro no tiene legitimidad y que el único cuerpo legalmente constituido es la Asamblea Nacional”, señaló.

Sostuvo que la UE no ha impuesto sanciones económicas a Venezuela para no afectar a la población sino sanciones contra “aquellos que han sido responsables de parte de la opresión”.

“Las sanciones no son una herramienta en sí misma sino que están ahí para tratar de lograr un cambio de conducta y tener un impacto en aquellos que han sido responsables de ciertas cuestiones”, afirmó.

Destacó el “apoyo financiero” dado por la UE para asegurar que la ayuda humanitaria llegue a Venezuela, se da en la peor crisis humanitaria que ha afectado a Latinoamérica.

El círculo perverso por Adriana Moran – Blog Polis – 21 de Mayo 2019

La imposición de sanciones, las amenazas, y las intentonas fallidas, lograron lo esperado: la cohesión de un régimen victimizado que exhibe sin pudor su fuerza represiva mientras la oposición se divide ante la falta de unos resultados que se prometieron como inmediatos y sin mayores esfuerzos. Una población diezmada por el hambre, la emigración y la incertidumbre reacciona repartiendo culpas y subiendo la voz ante la falta de claridad en las acciones destinadas a alcanzar los fines que se plantearon. Peligra ese movimiento inmenso de reunificación de enero en torno al nuevo liderazgo y peligran incluso los apoyos internacionales a la lucha democrática cuando quienes la dirigen no logran disimular la falta de una estrategia unitaria con ese “todas las opciones están sobre la mesa” que cada quien interpreta a su conveniencia. La desconexión con las mayorías que ya no resisten el peso de la inflación galopante, los servicios inexistentes y la desesperanza renovada, van diluyendo la motivación para apoyar el mensaje cambiante, contradictorio y evidentemente no consensuado.
Seguir repitiendo que el cese de la usurpación se producirá de un momento a otro como resultado de “un conjunto de acciones que se están llevando a cabo en distintos escenarios” equivale a dispersar la energía necesaria para enfrentar juntos la forma de alcanzarlo. Sin plantear con claridad la necesidad de conseguir un proceso electoral en el que podamos participar todos para evitar el caos y la violencia que nos amenazan, solo nos esperan más frustraciones.
Una oposición que insiste en negarse sistemáticamente a sí misma la posibilidad de luchar por contarse y que se deja seducir por el discurso violento que la lleva al mismo círculo de insurrección-fracaso, se convierte en su propia víctima. Mientras tanto, el poder sigue jugando con las mismas cartas marcadas de siempre y se atreve con desfachatez a llamar a unas elecciones parlamentarias, seguro de que esto le servirá para seguirnos dividiendo y para sostenerse en su minoría. De nosotros depende romper ese círculo perverso para retarlo en el terreno en el que somos muchos y a él le quedan muy pocos.

¿Por qué la Venezuela de Maduro logra sobrevivir? por Miguel Da Silva – Caraota Digital – 13 de Mayo 2019

Venezuela caraotadigital
Nicolás Maduro, imagen referencial.

La administración de Donald Trump ha reiterado que la siniestra influencia de Cuba y Rusia sostiene a Nicolás Maduro y a su cúpula en el poder de Venezuela. Sin embargo, casi no se habla de un factor aún más importante: el Cártel de los Soles

El Cártel de los Soles es el término que refiere a una red de narcotráfico que transporta anualmente cientos de toneladas de cocaína colombiana a Estados Unidos y Europa. En ella participan algunos de los más altos funcionarios de la cúpula de Maduro.

A pesar de la crisis económica que padece Venezuela, el Cártel de los Soles produce cientos de millones de dólares, reseñó el portal web Infobae.

El tráfico de cocaína es una de las múltiples actividades delictivas en la que está inmersa la «revolución». Minería ilegal, venta fraudulenta de petróleo, comisiones por importar alimentos y medicinas son algunos de los otros delitos en los que está incursa la «Administración» de Maduro.

El colapso económico de Venezuela creó una grave escasez de alimentos, medicinas y energía. Eso ha provocado una migración masiva de más de tres millones de venezolanos, según cifras de las Naciones Unidas.

Sin embargo, los ingresos ilícitos de la «pandilla» de Maduro al parecer sigue aumentando. Un funcionario norteamericano dijo que este año parten desde los aeropuertos venezolanos hasta cinco narcovuelos por noche. En 2018 se estimó que 265 toneladas de cocaína colombiana fueron traficadas a través de Venezuela.

Quienes se oponen a Maduro, liderados por Juan Guaidó, quien se juramentó como presidente (E) de Venezuela amparado en varios artículos constitucionales, han prometido amnistías a los líderes militares que abandonen el proceso revolucionario.

De hecho, el Departamento del Tesoro de los EEUU levantó las sanciones que mantenía contra Manuel Cristopher Figuera, jefe de la inteligencia venezolana que se alzó contra Maduro el pasado 30 de abril.

Otro, el ex general Hugo Carvajal, desertó a España el mes pasado y fue encarcelado rápidamente por una solicitud de extradición de Estados Unidos. Se enfrenta a cargos federales por contrabando de cocaína.

Algunos líderes de la oposición y gobiernos extranjeros esperan negociar una administración de transición que incluya figuras de la «Administración» de Maduro.

No obstante, la líder política María Corina Machado no comparte esa idea, ya que ha reiterado que estos «criminales» no pueden tener perdón, ya que «estos individuos forman parte de la mafia del tráfico del oro, petróleo, gas y alimentos

Otra emergencia para Maduro: Se agotan los inventarios de gasolina en Venezuela por Zenaida Amador – KonZapata – 20 de Mayo 2019

Cuando un problema afecta a Caracas es porque ya ha alcanzado sus peores niveles en el resto de Venezuela, como es el caso de los apagones, la ausencia de agua potable, el desabastecimiento de gas doméstico y más recientemente la escasez de gasolina.
Un tercio de las estaciones de servicio de Caracas permanecen cerradas / Foto: WC
Un tercio de las estaciones de servicio de Caracas permanecen cerradas / Foto: WC

Petróleos de Venezuela (PDVSA) conocía desde el 13 de mayo que los inventarios de gasolina y diésel en ocho estados fronterizos estaban completamente agotados y que la disponibilidad para el resto del país era de sólo tres días de reserva, como lo revela un informe interno de la estatal petrolera al que tuvo acceso Argus.

Según PDVSA, se trata de “fake news”, pues “la empresa y sus trabajadores están en la capacidad de suministrar la gasolina que necesita la nación”. Desde su cuenta de Twitter indicó que “seguirá garantizando los combustibles al pueblo ¡No caigas en rumores!”. Pero la realidad es otra.

Las fallas de gasolina se hicieron sentir en Caracas la última semana aun con los esfuerzos del régimen de Nicolás Maduro por privilegiar a la capital del país redistribuyendo las pocas existencias disponibles mientras el interior se paraliza.

Un tercio de las estaciones de servicio de Caracas permanecen cerradas a la espera de suministros y las que están despachando disponen de un solo tipo de combustible. En el interior del país la oferta es mucho menor. En varios estados se han militarizado las estaciones de servicio y las colas pueden prolongarse hasta 24 horas, por lo que los usuarios pernoctan dentro de sus vehículos a la espera de poder surtirse de gasolina.

La ola llegó

Ya para mediados de abril se anticipaba esta crisis de gasolina, como escribimos entonces en ALnavío, pero se pudo correr la arruga un poco más gracias a los despachos que el régimen de Nicolás Maduro pactó con Rosneft de RusiaReliancede India y Repsol de España.

Las refinerías procesan entre 70.000 y 120.000 barriles de petróleo diarios / Foto: PDVSA

No obstante, las sanciones internacionales eran un peso en el ala que le jugaba en contra al chavismo para seguir gestionando estos suministros. De allí que, según un reporte de la agencia Reuters, el último cargamento de gasolina se importó el 31 de marzo.

No hay que olvidar que el 28 de abril entraron en vigor nuevas sanciones petroleras impuestas por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, añadiendo complicaciones adicionales al régimen de Maduro a la hora de comprar y vender hidrocarburos. Las sanciones imponían el cese, a partir de esa fecha, de las operaciones de las compañías no estadounidenses que adquieren petróleo a Venezuela a través del sistema financiero de EEUU o mediante agentes de ese país.

Sin suministros del exterior es casi nada lo que se puede hacer para atender la demanda interna de combustibles en medio de la destrucción de la producción petrolera local y el desmantelamiento del sistema refinador nacional, aun cuando el mercado local se ha achicado tras seis años de recesión económica y el efecto de la diáspora de millones de venezolanos.

Se estima que el mercado interno demanda menos de 200.000 barriles al día y si bien las refinerías del país tienen la capacidad de producir 1,2 millones de barriles diarios, en realidad están procesando entre 70.000 y 120.000 barriles, dependiendo de las fallas operativas que experimentan con frecuencia por la falta de mantenimiento y otros problemas como los cortes de electricidad.

De hecho, el 15 de mayo detuvo operaciones la refinería Cardón debido a daños en algunas de sus unidades, según información suministrada por los trabajadores, ya que la empresa omite informar sobre cualquier contingencia. Esta instalación, que tiene capacidad para procesar 310.000 barriles por día, venía produciendo alrededor de 40.000 barriles diarios, lo que agudiza el problema general del país.

¿El punto crítico?

Nicolás Maduro lleva todo 2019 resistiendo su salida del poder, pero cada día se le hace más complejo seguir adelante en esta misión. El deterioro de la calidad de vida de los venezolanos ha sido el precio más alto de esta decisión política y todo indica que se podría entrar en una fase más crítica con la escasez de gasolina.

Según Reuters, Repsol suspendió temporalmente los intercambios de productos refinados por crudo venezolano con PDVSA. La medida, que no ha sido oficializada, se da en momentos en que Estados Unidos está imponiendo nuevas sanciones para evitar el acceso a ingresos petroleros por parte del régimen de Maduro. La firma española ha estado cobrando dividendos pendientes de los proyectos en Venezuela mediante la recepción de crudo venezolano, que en parte intercambia por combustible enviado al país suramericano. Repsol ha dicho que está acatando las sanciones impuestas por Washington a PDVSA, que prohíben cualquier uso del sistema financiero estadounidense o subsidiarias con sede en Estados Unidos para negociar acuerdos con la petrolera venezolana

Más allá del impacto directo sobre los vehículos particulares, la escasez golpea con fuerza al transporte público. Son diversas las regiones del país en donde las asociaciones de choferes de transporte colectivo están trabajando con esquemas de operación parcial, con menos unidades y horarios reducidos, en un intento por seguir activos en plena debacle.

En Venezuela el grueso del sistema de distribución se sostiene en la red de transporte de carga terrestre, que moviliza las mercancías desde los puertos o los centros de producción primaria a las industrias que se mantienen activas y a los puntos de venta al consumidor.

Así, la paralización del transporte por falta de gasolina no sólo empeora los problemas de movilidad de los ciudadanos, también acentuará la paralización productiva del país y potenciará los problemas de desabastecimiento de rubros básicos. En Caracas, por ejemplo, la oferta de hortalizas y vegetales depende de lo que llega por transporte terrestre en parte de los estados de la zona central del país, pero también desde los estados andinos, algo que no podrá sostenerse sin combustible.

En los últimos 30 años el tema de la gasolina ha sido tabú para los gobiernos de turno en Venezuela tras la experiencia de febrero de 1989, cuando una explosión social fue la respuesta ciudadana al aumento de los pasajes que se dio como consecuencia del alza del precio del combustible. “El Caracazo”, como se conoce a este acontecimiento que dejó más de 300 fallecidos, pesó en contra de futuras decisiones que involucraran el precio de la gasolina o cambios en su sistema de venta.

Nicolás Maduro se planteó en agosto pasado subir el precio de la gasolina más barata del mundo, inalterable desde 1996, pero su propia inestabilidad política lo llevó a mantener la medida en reserva. Ahora, se enfrenta a la posibilidad de dejar al país paralizado con todos los riesgos que algo así implica para su régimen, que actualmente enfrenta su peor momento político: carente de respaldo popular, deslegitimado y presionado por todos los sectores para que abandone el poder.

La gran burrada por Carlos Raúl Hernández – El Universal – 19 de Mayo 2019

La oposición carece de poder por sacrificarlo en aventuras suicidas y solo tiene, particularmente el grupo pro invasión, una cosa que ofrecer: el retiro de las sanciones

La más grande burrada política cometida en Venezuela fue llamar a la abstención el 20 de mayo pasado. Lo afirmo inseguro, porque otras descomunales también nos perdieron. Destituir al Presidente Pérez igualmente un 20 de mayo, sobreseer y luego elegir a Chávez, declarar la supraconstitucionalidad de la ANC 1999, y la primera abstención de 2005. Hay barajitas repetidas entre los promotores de los tres dramas que llevan treinta años de destrucción. Renunciar al voto en 2018 cuando 85% quería dar de baja al gobierno, porque quien sobrevivió para serlo no era de los ungidos, revela fallas políticas, morales e intelectuales que impiden que haya liderazgo.

El gobierno está ahí porque prefirieron a Maduro y no a Henri Falcón, contra quien desataron una devastadora guerra sucia igual a la que hicieron contra Pérez. Y el máximo fallo: hoy que no tenemos nada sino elucubraciones militaristas, mentes mermadas llaman falconista a quienes defendieron el voto en ese momento. Hiciera lo que hiciera el PSUV se hubiera llevado la paliza del siglo como en 2015. Solo podía salvarlo un milagro y ocurrió: que el rival no concurriera al proceso, impensable porque nadie es tan bobo. Dicen que el miedo es libre, pero también la pequeñez y el odio.
El Papa Esteban VII detestaba tanto a su predecesor, Formoso, que hizo desenterrar su cadáver, lo sentó en medio del llamado Sínodo Horrendo de 897, lo condenó por perjurio, e hizo arrancarle los dedos. Más tarde lo arrojaron al Tíber. La loca “estrategia” después se conoció: a partir del 10E el gobierno dejaba de ser legítimo y vendría el día mágico. Al conjuro sonarían las trompetas en Jericó, la comunidad internacional invadiría o habría un golpe de Estado. Para eso calle, calle y más calle “la marcha más grande”, en cada fecha patria hasta el “día D”… y colorín colorado. Nos harían el trabajo.
El rebuzno salvador
Pero se retrasó del 10E al 11E, del 23E al 23F hasta el 1M y sorpresivamente, amaneció el skeetch del 30 de abril. Sabemos ya qué pasó. Dice Mibelis Acevedo (@Mibelis) “…días antes del 1M, pedí explicaciones sobre la Operación Libertad (que ahora los hechos explican suficientemente) se nos indicó que era secreta. Que habría sorpresas. Ante la debacle obvia es legítimo hacer preguntas y esperar respuestas. Ilógico es que eso se califique como ataques. Queremos detener la destrucción”.
Pero la respuesta amateur es autoritaria, repudiar el debate, buscar el áspid escondido en él, tal vez por carencia desértica de ideas, de saber político y de los mecanismos para tomar decisiones, tal vez por mentalidad prepolítica. Desde noviembre algunos pusieron el alerta. No hay que seguir con la manía de los dead line, caricaturas que caricaturizan a quienes los enuncian. Frente al baladí slogan de “Maduro ilegítimo” se explicó que los revolucionarios no tienen menor preocupación por tales rociadas de Montesquieu. La legitimidad, un concepto del liberalismo constitucional, carece de sentido para Fidel, Saddam, Kim Jon Un…
Karla (@Karla_ngj) explica la represión del debate por parte del vamos bien. Primero fue la policía de la felicidad, que en los momentos de euforia olía traición en quienes dudaban del estado de gracia, de las puertas del Paraíso en la estrategia-secreta-solo-para-iniciados y que excomulgaba cualquier titubeo. Pero pasado el absurdo e incomprensible entusiasmo, agónico ahora el desmañado ensayo, la represión toma otra forma con la policía del despecho. El-fracaso-es-sagrado-fracasamos-pero-lo-intentamos-fracasamos-pero-pasa-la página-fracasamos-con-buenas-intenciones.
Policías de la felicidad y del despecho
Dice Karla_ngj que el criminal ahora es quien pretenda interpretar la bancarrota, analizarla y sacar conclusiones a ver si los proyectos dirigentes no siguen de choque en choque. El 30A se desplomó por enésima vez la casa mal construida de materiales baratos, la cariada idea de algunos políticos y en la que creyó de buena fe una mayoría de ciudadanos. Quedan brasas, pavesas del incendio y en muy poco tiempo solo cenizas. Así ocurrió diez veces en estos años y por lo que leemos de los aspirantes a dirigir, seguirá ocurriendo.
En medio de la petición para que el Comando Sur nos invada, estalla el tumbarrancho: negociaciones de los opositores del 30A con el gobierno. Eso tiene aspectos que celebrar y que lamentar al mismo tiempo. Celebrar porque llevamos años diciendo que no hay otra salida sino esa ante la sórdida campaña de calumnias de los hoy negociadores contra quienes lo proponían. Denigrar de los acuerdos para ser sorprendidos en reuniones buscándolos, renegar del voto para luego pedirlo, genera desprecio por los políticos. Lamentamos que todo se haga en turbio, segregando a otros y tratando de confundir a la opinión pública, incluso aun conocidas las reuniones.
Se perdieron los momentos estelares para negociar con respaldo de fuerza, a comienzos de febrero, a nombre de un unicornio azul, la bagatela de la amenaza creíble. Hoy el gobierno hace escándalo y desmantela la AN para dejar claro que los lleva a la mesa a rastras y amarrados y que a nadie se le ocurra decir “gracias al 30A hubo negociaciones”. La oposición carece de poder por sacrificarlo en aventuras suicidas y solo tiene, particularmente el grupo pro invasión, una cosa que ofrecer: el retiro de las sanciones.

Video escasez de gasolina – 18 de Mayo 2019

Canada imposes additional sanctions on the Maduro regime in Venezuela – Global Affairs Canada -15 de Abril 2019

download.png

In response to the Maduro regime’s attempts to strengthen its authoritarian rule over Venezuela, Canada today announces its fourth round of sanctions against key figures in the regime, adding to the 70 that have already been sanctioned.

Under the Special Economic Measures Act, the Honourable Chrystia Freeland, Minister of Foreign Affairs, is today announcing targeted sanctions against 43 individuals responsible for the deteriorating situation in Venezuela. They are high ranking officials of the Maduro regime, regional governors and/or directly implicated in activities undermining democratic institutions.

These measures are being taken in response to the Maduro regime’s anti-democratic actions, particularly relating to the repression and persecution of the members of the interim government, censorship, and excessive use of force against civil society, undermining the independence of the judiciary and other democratic institutions.

Quotes

“During the Lima Group meeting held in Ottawa on February 4, 2019, we called on the international community to take action against the Maduro regime. Today, Canada is taking that action by holding 43 more people accountable for their roles in worsening the situation in Venezuela.”

– Hon. Chrystia Freeland, P.C., M.P., Minister of Foreign Affairs

UE acelerará su trabajo diplomático en Venezuela sin descartar sanciones – El Nacional – 8 de Abril 2019

Los diplomáticos europeos abordaron los progresos del grupo de contacto, que ha celebrado dos reuniones ministeriales y ha enviado varias misiones técnicas a Caracas, para hablar con todas las partes involucradas en el conflicto en el país.

Mogherini reconoció que el objetivo de unas elecciones presidenciales adelantadas todavía está lejano, dada la resistencia de Nicolás Maduro.

En lo que respecta al acceso de la ayuda humanitaria al país, otro de los puntos en los que trabaja el grupo de contacto, Mogherini consideró positivo y vital que agencias de la Organización de las Naciones Unidas y la Cruz Roja estén operando sobre el terreno.

La jefa de la diplomacia comunitaria señaló que el grupo de contacto no tiene fecha de caducidad, a pesar de que esta agrupación tiene un lapso de 90 días otorgado por la UE para trabajar. Posteriormente, indicó que a solo un mes de que concluya ese plazo está previsto que a mediados de mayo se revisen los resultados. “Decidiremos la vía que seguiremos, pero no es una experiencia limitada en el tiempo y tampoco es una cuenta atrás”, comentó.

Mogherini se refirió igualmente a la posibilidad de ampliar las sanciones a allegados a Maduro, una opción que la UE mantiene sobre la mesa. Recordó que las que tiene la UE en vigor con medidas restrictivas dirigidas contra personas concretas no afectan a los ciudadanos venezolanos.

Comentó que pueden actualizarse en las próximas semanas, en caso, por ejemplo, de un uso de la fuerza contra la población o de que se limite o dañe el uso de las instituciones democráticas.

“Nuestra preocupación primordial es la humanitaria y garantizar el bienestar de la población y recordar que hay un millón entre ellos de ciudadanos europeos”, expresó.

Josep Borrell, ministro de Relaciones Exteriores y Cooperación, se mostró convencido de que los Estados miembros de la UE tienen que graduar las sanciones en función de los acontecimientos.

“Está en el ánimo actuar con fuerza disuasoria en las sanciones, pero no estamos sancionando a los venezolanos, sino a sus responsables políticos”, enfatizó, en el sentido de que no se trata de “ahogar a Venezuela hasta que se rindan como un castillo medieval asediado”.

El ministro español confirmó que se estudian posibles nuevas sanciones: “Puede que haya más sanciones; se está estudiando la lista de posible personas afectadas”, señaló.

Borrell aseguró que a instancias de países como España y Portugal, la UE intentará acelerar los trabajos de su grupo de contacto.

“La Unión Europea tiene unos tiempos de trabajo bastante asincrónicos sobre la situación que hay en Venezuela”, comentó Borrel, quien agregó que “la petición de avanzar más rápido ha sido bien acogida”.

Indicó durante la última reunión ministerial del grupo de contacto, en el que, además de España, hay otros siete países de la UE y cuatro latinoamericanos y no había un sentimiento de urgencia entre los europeos sobre lo que está viviendo Venezuela.

A %d blogueros les gusta esto: