elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Sanciones USA

El campo de Venezuela colapsa y Caracas resurge por Anatoly Kurmanaev – The New York Times – 15 de Enero 2020

Parmana, un pueblo de pescadores a orillas del río Orinoco, en el centro de Venezuela, ha sido abandonado por el gobierno.

PARMANA, Venezuela — Desde su palacio en Caracas, el presidente Nicolás Maduro proyecta una imagen de fortaleza. Su control sobre el poder parece seguro. Los habitantes tienen un suministro regular de electricidad y de gasolina. Las tiendas están repletas de productos importados.

Sin embargo, más allá de la capital, esa fachada de orden se disipa de inmediato. Para conservar la calidad de vida de sus principales respaldos —las élites política y militar del país—, el gobierno de Maduro ha centrado en Caracas los recursos menguantes del país y ha abandonado grandes sectores de Venezuela.

“Venezuela está rota como Estado, como país”, dijo Dimitris Pantoulas, un analista político de Caracas. “Los pocos recursos disponibles se invierten en la capital para proteger la sede del poder, lo que ha creado un mini-Estado en medio del colapso”.

En buena parte del país, el gobierno ha abandonado sus funciones básicas, como la vigilancia, el mantenimiento de las vías, la atención médica y los servicios públicos.

En Parmana, un pueblo pesquero a orillas del río Orinoco, la única evidencia restante del Estado son los tres maestros que siguen en la escuela, la cual carece de alimentos, libros e incluso de un marcador para la pizarra.

La escuela en Parmana no tiene comida ni libros. Los estudiantes a menudo salen temprano, demasiado hambrientos para concentrarse.

Credit…Adriana Loureiro Fernández para The New York Times

El primero en irse de Parmana fue el cura. A medida que se profundizó la crisis económica, desertaron los trabajadores sociales, la policía, el médico comunitario y varios maestros de escuela.

Según los habitantes del pueblo, cuando se vieron rebasados por el crimen, recurrieron a las guerrillas colombianas en busca de protección.

“Estamos olvidados”, dijo Herminia Martínez, de 83 años, al tiempo que dejaba un machete que usa para atender un descuidado campo de frijol bajo el calor tropical. “Aquí no hay gobierno”.

Hace un año, y por un momento, parecía que los críticos de Maduro iban a tener una oportunidad de expulsarlo. Un líder de la oposición, Juan Guaidó, había presentado el mayor desafío para el mandato de Maduro hasta la fecha: fue proclamado presidente interino y consiguió el respaldo de Estados Unidos y casi sesenta países más.

Ahora, los adversarios de Maduro han perdido fuerza. El gobierno de Trump sigue respaldando a Guaidó: el 13 de enero, Estados Unidos emitió nuevas sanciones en contra de los aliados del gobierno que intentaron bloquearlo en su intento por asumir el liderazgo de la Asamblea Nacional. A pesar de esta presión, Maduro pareciera haber garantizado su permanencia en el cargo, en parte por el éxito de sus políticas para levantar Caracas.

Sin embargo, la economía venezolana —que ha tenido una administración deficiente, sufrido la reducción en las exportaciones de petróleo y oro y, además, padecido las sanciones de Estados Unidos— está entrando en el séptimo año de una recesión devastadora.

Esta larga depresión, aunada a la disminución del Estado, ha provocado que buena parte de la infraestructura haya quedado abandonada.

Asimismo, ha producido la fragmentación de Venezuela en economías localizadas que tienen vínculos con Caracas que son solo nominales. Cuando la inflación desbocada le quitó el valor al bolívar —la moneda del país—, los dólares, los euros, el oro y las monedas de tres países vecinos comenzaron a circular en diferentes partes de Venezuela. El trueque es rampante.

Para obtener productos básicos en Parmana, unos venezolanos hacen trueques con pescado.

Credit…Adriana Loureiro Fernández para The New York Times

“Cada lugar sobrevive a su manera, lo mejor que puede”, dijo Armando Chacín, director de la federación de ganaderos de Venezuela. “Son economías completamente distintas”.

Fuera de Caracas, los ciudadanos de la que alguna vez fue la nación más rica de América Latina pueden estar relegados a sobrevivir en condiciones casi preindustriales.

Casi la mitad de los habitantes que viven en las siete ciudades más importantes de Venezuela está expuesta a apagones diarios y tres cuartas partes se las arreglan sin un suministro confiable de agua, según un estudio que realizó en septiembre el Observatorio Venezolano de Servicios Públicos, una organización sin fines de lucro.

En Parmana, las inundaciones del año pasado se llevaron el único camino que sale del pueblo, por lo tanto se quedaron sin la entrega regular de alimentos, combustible para la central eléctrica y gasolina. Para sobrevivir, los 450 residentes que quedan han recurrido a limpiar los campos con machetes, remar sus botes pesqueros y usar como moneda los frijoles que cultivan.

Guillermo Loreto, de 19 años, trabaja en el campo de frijoles de su abuela.
Credit…Adriana Loureiro Fernández para The New York Times

Después de décadas de gastar el petróleo de una manera fastuosa, el gobierno venezolano se está quedando sin dinero. El producto interno bruto del país se ha contraído un 73 por ciento desde que Maduro asumió la presidencia en 2013: uno de los declives más pronunciados en la historia moderna, de acuerdo con estimados que hizo la Asamblea Nacional —el órgano legislativo que controla la oposición— a partir de estadísticas oficiales y datos del Fondo Monetario Internacional.

Al ser incapaz de pagar salarios significativos a los millones de empleados del Estado, el gobierno se ha hecho de la vista gorda a los tejemanejes, tráfico de influencias y negocios complementarios que hacen los trabajadores estatales para sobrevivir. El salario oficial del máximo general del ejército venezolano es de 13 dólares al mes, de acuerdo con Control Ciudadano, un grupo venezolano de investigación.

Al sector privado en Caracas —el cual ha sido difamado por el gobierno socialista de Maduro y por su predecesor, Hugo Chávez— se le ha permitido llenar algunos de los vacíos de los productos de consumo que generó la disminución de las importaciones del Estado.

En cuanto los sacrosantos controles económicos desaparecieron de la noche a la mañana, la capital se llenó de cientos de tiendas nuevas y salas de exhibición que ofrecen de todo, desde autos deportivos importados hasta frituras hechas de algas marinas producidas en Estados Unidos.

Y la carga del colapso del país ha caído principalmente en las provincias venezolanas, donde muchos habitantes han quedado totalmente aislados del gobierno central.

Girls waiting for fishermen to arrive with a catch that they can take home.

Credit…Adriana Loureiro Fernandez for The New York Times

Las regiones cercanas a las fronteras de Venezuela han recurrido al contrabando y al comercio transfronterizo para sobrevivir. Las ciudades agrícolas en el interior de Venezuela se han hundido en la subsistencia, ya que el colapso del sistema de carreteras y la escasez de gasolina diezmaron el comercio interno. Los sitios turísticos populares han sobrevivido gracias a la inversión privada y al abastecimiento de las élites.

Los comandantes militares locales y algunos caciques del partido gobernante con vínculos limitados con Maduro han tomado el control político de regiones remotas. A medida que la policía nacional perdía terreno, los grupos armados irregulares tomaron su lugar, incluidas las guerrillas marxistas colombianas, ex paramilitares de derecha, bandas criminales, milicias pro-Maduro y grupos de autodefensa indígenas.

En todo el interior venezolano, estos grupos a menudo se han encargado de hacer cumplir los contratos comerciales, castigar los delitos comunes e incluso resolver los divorcios, según decenas de testimonios de residentes recopilados durante meses en tres regiones.

El colapso del Estado venezolano ha seguido su curso en Parmana, un pueblo de pescadores y agricultores que alguna vez prosperó en las planicies centrales de Venezuela.

Por falta de pago, la unidad de la policía local empacó sus cosas y se fue un día de 2018, seguida por los trabajadores públicos que estaban a cargo de los programas sociales. Poco tiempo después, los locales ahuyentaron al destacamento de la Guardia Nacional del pueblo por su ebriedad y sus extorsiones.

Una estación abandonada de la Guardia Nacional Bolivariana
Credit…Adriana Loureiro Fernández para The New York Times

Para remplazar a los guardias, los líderes del pueblo decidieron viajar a la mina de oro más cercana, la cual está bajo el control de las guerrillas colombianas, con la intención de pedirles que montaran un puesto en Parmana.

Durante los últimos cuatro años, a fin de proteger sus líneas de suministro, las guerrillas aniquilaron a los piratas de río que habían aterrorizado a los pescadores de Parmana, robando sus lanchas de motor y asesinando a varias personas.

“Necesitamos una autoridad aquí”, denunció Gustavo Ledezma, un tendero y el alguacil de la comunidad.

Las guerrillas “traen orden”, mencionó. “No bromean”.

El descenso de Parmana hacia la subsistencia sin ley es una caída pronunciada de sus días de gloria, cuando exportaba arroz, frijoles y algodón. Los humedales y los manantiales prístinos del pueblo atraían multitudes de turistas cada año.

“Parmana, Parmana, qué bonito contigo despertar”, decía una canción del legendario cantautor rural de Venezuela, Simón Díaz.

Las líneas eléctricas, que ya no suministran electricidad, se extienden a lo largo de una propiedad abandonada en Parmana.
Credit…Adriana Loureiro Fernández para The New York Times

Chávez había visto el futuro de la economía venezolana en el potencial agrícola de la región. Hace una década, invirtió al menos mil millones de dólares en la construcción de un puente sobre el Orinoco para conectar la región con los mercados brasileños.

El puente, inconcluso, ahora está abandonado. Los manantiales de Parmana se secaron después de que un terrateniente con conexiones políticas desvió el agua hacia sus campos de algodón en 2013, y eso destruyó la industria turística.

En la actualidad, en las calles polvorientas del pueblo, los pescadores desesperados detienen a los choferes ocasionales que pasan de visita en busca de gasolina para los motores de sus botes.

Una familia sentada al lado de un montón de sandías de sus campos había intentado enviar un mensaje telefónico a un mayorista para que recogiera su cosecha, pero la torre celular llevaba dos semanas sin funcionar, y no estaban seguros de que fuera a llegar, o cuándo.

“Ahora hay que depender de uno mismo, no del Estado”, dijo Ana Rengifo, la lideresa del consejo comunitario.

Una celebración evangélica en Parmana. El servicio termina antes del anochecer por falta de electricidad.
Credit…Adriana Loureiro Fernández para The New York Times

En octubre, el médico del lugar fue al pueblo más cercano a buscar medicamento para sus estantes vacíos. No volvió. La iglesia católica, abandonada, está llena de bates y las bancas han sido convertidas en leña.

El pastor de un grupo evangélico aún visita una vez por semana. El grupo se reúne a diario y canta pidiendo salvación pero se disperasa al atardecer por falta de electricidad.

La ambulancia de la localidad, sin llantas, se oxida bajo un cobertizo y su chofer abandonó el trabajo hace tres años para plantar frijoles y sobrevivir.

En la escuela, después de cantar el himno nacional y hacer calistenia, los estudiantes toman clases básicas de lectura y matemáticas pero vuelven a casa después de una o dos horas. Los profesores dicen que muchos de ellos están demasiado hambrientos y no se concentran.

A pesar del colapso del pueblo, la mayoría aquí prefiere quedarse en su tierra, donde pueden sembrar algo de comida, en lugar de arriesgarse a ir a otro lado.

“Sales y el hambre te mata” dijo Inselina Coro, una mujer de 29 años y madre de cuatro. “Al menos aquí vas al río y consigues un pescado”.

Coro vive con sus hijos y su novio, un pescador, en un cuartito de lámina corrugada con piso de tierra. Los seis comparten dos hamacas. Su hija mayor, Ana Herrera, de 14 años, está embarazada pero la familia no tiene medios para llevarla al doctor.

Los anhelos de Coro para su familia se limitan a mudarse a Caicara, un pueblo río arriba, a tres horas de distancia. ¿El motivo? “Allá hay electricidad”, dijo.

La familia de Inselina Coro prepara el almuerzo.
Credit…Adriana Loureiro Fernández para The New York Times

Oficina de Control de Activos Extranjeros de los EEUU extendió permiso a Chevron para seguir en Venezuela – Alberto News – 18 de Enero 2020

Chevron Corp

El cese de las operaciones de la petrolera Chevron en Venezuela estaba previsto para este 22 de enero pero la Oficina de Control de Activos Extranjeros de los Estados Unidos (OFAC por sus siglas en inglés) por tercera vez le extendió el tiempo de permanencia: ahora el permiso es hasta las 12:01 de la noche del 22 de abril con bastante que pueda ser renovado.

La primera licencia que recibieron estas cuatro compañías estadounidenses hace un año contemplaban que el cese de operaciones en el país sudamericano debía concluir el 26 de julio, días previos se emitió una extensión de la licencia que extendió ese plazo al 22 de octubre, luego vino el 22 de enero y ahora esta nueva fecha.

Screen Shot 2020-01-19 at 12.41.46 PM.png

 

Rusia obliga a Maduro a ceder el control del petróleo de Venezuela por David Alandete – ABC – 17 de Enero 2020

Una empresa del Kremlin comercializa un 75% de todo el crudo de Pdvsa y se cobra así una gran parte de la deuda millonaria contraída por el régimen

Sólo un país ha reconocido como legítima la operación de Nicolás Maduro del 5 de enero de tomar la Asamblea Nacional de Venezuela por la fuerza, tratando de sustituir a Juan Guaidó por el diputado sobornado Luis Parra. Ese país, Rusia, se ha convertido en apenas un año en el principal aliado del régimen chavista, asegurándose de que Maduro resiste en el poder a pesar de que Estados Unidos ha dictado varias rondas de duras sanciones y hasta 57 países han reconocido a Guaidó como presidente legítimo del país. El apoyo de Rusia al régimen de Venezuela no sólo es político o militar. Es, sobre todo, económico. Hoy, la empresa pública rusa Rosneft es el distribuidor mundial del mayor recurso natural de Venezuela y última fuente de liquidez del régimen: el petróleo.

La toma de control del crudo venezolano por parte de Rusia se ha producido en un periodo de tiempo vertiginoso. En julio apenas comerciaba el 40%, según la consultora Refinitiv Eikon. Un mes después había subido al 66%. A principios de 2020 ya llega al 75%, de acuerdo con una estimación de la diplomacia norteamericana. Rosneft ha montado un centro administrativo para la venta del crudo venezolano que opera en Panamá y en el que emplea a ex directivos de la petrolera estatal venezolana Pdvsa.

Cargueros de Grecia y Malta

De momento, Rosneft y Pdvsa trabajan juntos en seis plantas de extracción y tratamiento de crudo, entre ellas las de Petromonagas, Petrovictoria y Petromiranda. Tal es el nivel de implicación de Rosneft en la gestión de esos proyectos, que son los técnicos rusos los que desde hace unas semanas tratan directamente con los proveedores locales y las subcontratas, según un exdirectivo de Pdvsa consultado por este diario. La empresa rusa se vale principalmente de petroleros con bandera de Malta o Grecia para transportar el crudo venezolano a sus dos compradores principales: India y China. De forma habitual, Rusia subcontrata buques VLCC (siglas en inglés de «Carguero Muy Grande de Crudo»), con una capacidad de 300.000 toneladas, y Suezmax con una capacidad de hasta 200.000.

El embajador venezolano en Washington, el opositor al régimen Carlos Vecchio, cree que «la comunidad internacional debe hacer a Rusia responsable de sostener a la dictadura de Maduro. Su sostén es Rusia, que se ha convertido en el comerciante del petróleo venezolano. Es quien lo transporta, lo mercadea, y se cobra la deuda con ese crudo».

Desde 2006, Rusia ha financiado al régimen de Venezuela con préstamos y líneas de crédito por un valor estimado total de 15.000 millones de euros. Estos se han devuelto parcialmente, bien en dinero líquido o bien en crudo y otros recursos naturales como oro. En noviembre de 2017 el Kremlin aceptó reestructurar una deuda restante de 3.000 millones con pagos semestrales a lo largo de una década. No hay constancia de si el régimen abona esos reembolsos dentro de plazo. El más reciente vencía en otoño de 2019, con un importe adeudado de 180 millones.

Una parte de la deuda restante es la que Pdvsa ha contraído directamente con Rosneft. Al hacerse con el control de la distribución del crudo venezolano, Moscú ha logrado que Maduro pague una gran parte de esa otra deuda. A finales de 2017 la petrolera venezolana le debía a la rusa más 4.000 millones de euros. A mediados de 2019 esa cifra había bajado de los 1.000 millones. El régimen espera haber pagado la totalidad de la deuda con Rosneft a lo largo de 2020.

No sujetos a sanciones

Desde enero, la Casa Blanca ha aplicado varias rondas de sanciones sobre el crudo venezolano, y ha presionado a empresas que no son estadounidenses, como la española Repsol, para que se abstengan también de hacer negocios con el régimen. Los negocios de Rusia en Venezuela, sin embargo, no están sujetos a sanciones porque desde el punto de vista de Washington suponen pago de deuda contraída con anterioridad.

Eso no quiere decir que el Gobierno de EE.UU. vea con buenos ojos ese salvavidas que Vladímir Putin le ha lanzado a Maduro. Según Elliott Abrams, enviado especial de EE.UU. para la crisis en Venezuela, «en 2019, a medida que el régimen estaba cada vez más desesperado, se ha apoyado cada vez más en Rusia. Y el papel de Rusia en la economía, particularmente en la economía del petróleo, es cada vez más grande». Según Abrams, Rusia trata de borrar sus huellas en el comercio del crudo venezolano: «Lo comercializan, lo financian, lo ocultan, lo transfieren de barco a barco, cambian el nombre de los barcos y apagan los transpondedores, hasta le añaden diluyentes».

Oficina venezolana en Moscú

En marzo, Pdvsa abrió una delegación comercial en Rusia, tras cerrar la que tenía en Portugal. El traslado supuso una salida de la Unión Europea, después de que esta reconociera al opositor Guaidó como presidente interino del país, en un intento de presionar a Maduro para que dimitiera. En agosto se conformó la subsidiaria Pdvsa Rusia LLC. Maduro visitó a Vladímir Putin en Moscú el 25 de septiembre, y ambos hablaron del pago de la deuda, según sus portavoces.

Maduro ya había visitado a Putin en Moscú en diciembre de 2018 para asegurarse una inversión rusa de 4.500 millones de euros en la explotación de reservas de crudo en Venezuela y de 1.000 millones en la extracción de oro.

Se estima que Venezuela dispone de unos yacimientos con 300.000 millones de barriles de crudo, las mayores reservas del planeta. El régimen, sin embargo, ha llevado al país a una ruina sin precedentes, agravada por las sanciones de EE.UU. Si en 2006 Venezuela extraía 3,2 millones de barriles diarios, hoy esa cifra no supera ni los 700.000. Aun así, la venta de crudo sigue suponiendo un 95% de los ingresos totales por exportaciones del régimen.

 

As Maduro hangs on, US may rethink Venezuela oil sector waivers: Fuel for Thought – S&P Platts – 16 de Enero 2020

After nearly a year of sanctions on Venezuelan oil exports have failed to force President Nicolas Maduro from office, the US may effectively remove Chevron and other US companies from the South American nation, potentially quickening the collapse of the country’s oil sector.

The Trump administration may let a waiver allowing Chevron, Halliburton, Schlumberger, Baker Hughes and Weatherford International to continue certain work with PDVSA, outside of US sanctions, expire on January 22.

In October, the US Treasury Department extended that waiver, known as General License 8D, for three months. It was the second extension of that waiver, initially issued in January 2019, when the bulk of US sanctions on Venezuelan oil flows went into effect.

The waiver has been extended based on the argument that the presence of US companies is necessary to prevent the complete collapse of Venezuela’s oil sector, easing an expected recovery once Maduro was forced out of power.

But analysts with ClearView Energy Partners believe that Maduro’s persistent hold on power and his latest efforts to take over the National Assembly weaken the argument for allowing the waiver to stay in place. And, with a US presidential race approaching, the Trump administration may be “increasingly wary of the appearance of going soft on Maduro by offering sanctions leniency,” they said.

Some analysts believe that Venezuela’s oil output, which averaged 700,000 b/d in November, could plunge below 300,000 b/d if the waiver is allowed to expire, making this option an attractive one to Trump administration officials eager to ratchet up pressure on the Maduro regime.

Venezuela oil output

But this move will also come with a cost for the Trump administration and may, ultimately, prove ineffective.

Any decline in production may be short-lived if Rosneft, or another Russian or Chinese company, takes control of Chevron’s Venezuelan assets.

Analysts estimate that if Rosneft were to take over Chevron’s operations it could return output to current levels within 45 days.

Chevron, which has cautioned that ending the waiver could leave a post-Maduro government with an irrevocably damaged oil sector, has recently pushed the argument that an expired waiver would simply benefit Chinese and Russian companies, sources said.

“If Chevron is forced to leave Venezuela, non-US companies will fill the void and oil production will continue,” Ray Fohr, a Chevron spokesman, told S&P Global Platts this week.

Refiners move on
With the status of the waiver unclear, Elliott Abrams, State’s special representative for Venezuela, told reporters in Washington that the Maduro regime’s efforts to undermine democracy would be met with severe penalties from the Trump administration.

“We are looking at additional sanctions, personal sanctions, economic sanctions that we think will bring more pressure yet on the regime,” Abrams said.

Sanctions have become a frequent tool of reprimand for the Trump administration, with prohibitions on trade with Iran and North Korea and threats on more.

But US oil sanctions on Venezuela will soon be a year old and US refiners have moved on, importing their last Venezuelan barrel in May, according to the US Energy Information Administration. Yet Venezuelan President Nicolas Maduro remains in power.

Sanctions, analysts believe, may have run their course and the Trump administration may have limited options.

“There isn’t much more room for the administration to ratchet up sanctions against Venezuela, and increased sanctions would anyway be unlikely to spark Maduro’s fall,” said Lisa Viscidi, director of the Inter-American Dialogue’s energy, climate change and extractive industries program.

Analysts believe the next steps may include: new sanctions, targeting specific entities and individuals; an end of sanctions waivers; and legislation by the US Congress.

Secondary sanctions on the table
Analysts have long said the most significant action would be the imposition of secondary sanctions, with the US prohibiting all petroleum trade with PDVSA, Venezuela’s state-owned oil company, modeled after secondary sanctions the US has imposed on Iranian crude oil exports.

Secondary sanctions are “on the table,” Viscidi said.

Similarly, the US could directly sanction Rosneft, the Russian oil company currently facilitating the bulk of Venezuela’s petroleum exports.

Back in August, a senior Trump administration official told S&P Global Platts that the US was prepared to sanction Rosneft if it continued to trade crude oil and fuel with PDVSA.

But analysts believe the administration has been hesitant to impose sanctions on Rosneft, in addition to imposing broader secondary sanctions, because of the impact such a move may have on the larger global market.

“Of course the Trump administration has the option to apply secondary sanctions and target Rosneft, but it has proven to be very sensitive to the global repercussions that could entail,” said David Voght, managing director of IPD Latin America. “Rosneft is clearly bolstering Venezuelan exports, and consequently supporting production, but the company claims that it is doing so within the structure of US sanctions.”

Abrams with State told reporters that roughly 70% of current Venezuelan oil trade is currently handled by Russian companies, including marketing, financing and facilitating ship-to-ship transfers of oil in order to complicate surveillance.

Viscidi said with administration efforts failing to oust Maduro from office, the US Congress is likely to get more involved. One effort may be the Venezuelan Contracting Restriction Act (S. 1151) which was introduced by Senator Rick Scott, a Florida Republican, in April.

The bill would prohibit companies operating in Venezuela from contracting with the US government, forcing international oil companies operating in Venezuela to choose between Venezuela and access to the US market. Viscidi said she expects the bill will resurface sometime in 2020.

PDVSA sells fuel oil at deep discounts to empty glut – S & P Platts – 14 de Enero 2020

Venezuelan state-owned PDVSA has negotiated the sale of 6.8 million barrels of 3% sulfur fuel oil in January, offering large price discounts in an attempt to reduce the glut of inventories, a company report showed Tuesday. The report states inventories of 3% sulfur fuel oil in the Amuay refinery are at 9.8 million barrels, “very close to its maximum capacity of 10 million barrels,” and notes other refineries “have their full storage tanks with residuals.”

According to the report, PDVSA sold 6.8 million barrels of 3.5% sulfur fuel oil in January, all for delivery in Asia. Five cargoes were sold at Platts Singapore 3.5% fuel oil cargoes minus $140/mt, while four shipments were sold at minus $146/mt.

PDVSA sold another four shipments of Platts 3.5% fuel oil CIF Mediterranean at minus $114.50/mt for delivery in Europe.

According to the report, PDVSA sold the fuel oil to Procerium Energy, a company registered in Singapore; Lexington Business Group, which is registered in Panama; and a company called Pigargos.

The companies could not be reached for comment.

PDVSA says in the report Lexington Business Group is a “new client” willing to lift fuel oil “directly from the port of Amuay.”

PDVSA blamed the surge in high-sulfur fuel oil inventories at Amuay on new low-sulfur bunker fuel regulations that went into effect in January and on canceled orders The International Maritime Organization’s new regulations cut the sulfur limit in bunker fuel to 0.5%.

“Fuel oil sales have been affected by the coming into force of the IMO 2020 resolution,” PDVSA says in the report. “Customers awarded in previous sales did not comply with loading windows. Those sales were canceled causing an increase in inventories that is affecting the operation of the refineries.”

PDVSA has struggled to find customers for its petroleum because of US sanctions, which have raised risks for buyers and shipping companies.

REFINERS WELL BELOW CAPACITY

Venezuela’s refiners are operating well below capacity and yielding roughly 50% of fuel oil due to the stoppage of conversion units at the Amuay and Cardon plants.

Venezuela’s 955,000 b/d Paraguana Refining Center (CRP) is operating at just 11% of capacity, according to another PDVSA report.

Located in northwestern Venezuela, CRP includes the 645,000 b/d Amuay refinery and 310,000 b/d Cardon refinery, and is the largest refining complex in Venezuela. It also includes the 16,000 b/d Bajo Grande asphalt plant.

According to the technical report, the Amuay refinery is operating at just 8.5% of capacity.

Amuay has not run at maximum capacity since August 2012, when an explosion killed 42 people and injured 80.

The Cardon refinery is operating at 11.1% of capacity, according to the report. The Bajo Grande asphalt plant, located in Zulia state, remains shut.

PDVSA operates two other refineries: Puerto La Cruz with 187,000 b/d capacity and El Palito with 140,000 b/d capacity. Both refineries are shut down due to deterioration of its units, lack of light crude to process and failures in the supply of electricity.

PDVSA BUYS REFINED PRODUCTS

PDVSA this month continued to receive supplies of refined products in exchange for crude from Russia’s Rosneft, Spain’s Repsol and India’s Reliance, according to PDVSA reports.

During January 11-13, PDVSA was scheduled to receive in Amuay a 330,000-barrel shipment of 95 RON gasoline blendstock from Rosneft in the tanker Serengeti. Rosneft is also shipping 540,000 barrels of vacuum gasoil in the tanker Kudos.

According to S&P Global Platts trade flow software cFlow, the Kudos, a crude vessel, was sitting off the Venezuelan coast Tuesday near Amuay, and the Serengeti was on its way to Panama.

Repsol Trading negotiated with PDVSA a 260,000-barrel shipment of ultra low sulfur diesel (ULSD) for delivery between January 4-14 at NYMEX ULSD futures plus 23.73 cents/gal, the PDVSA report showed. Repsol also sold 300,000 barrels of ULSD at a 23.75 cents/gal premium to NYMEX ULSD for December 24-January 4 delivery.

Reliance Industries sold a 260,000-barrel ULSD shipment for January 9-25 delivery and two 260,000-barrel shipments of 0.1% sulfur diesel for January 17-31 and January 22-February 6 delivery at discounts of $106/mt to $123.50/mt to ICE low-sulfur gasoil futures.

PDVSA also purchased 500,000 barrels of 92 RON gasoline for January-February delivery at a $195/mt premium to Platts Mediterranean premium unleaded, a PDVSA document showed. The gasoline was shipped from the country of Georgia, and was sold by Miami-based J&D Oilfield International, a global aviation service company, with operations in Venezuela. According to another PDVSA document, J&D Oilfield bought three 330,000-barrel shipments of Lagotreco crude from PDVSA for January delivery.

Rosneft, Repsol, Reliance, J&D Oilfield, and PDVSA could not be reached for comment.

Estados Unidos incluye al magnate venezolano Raúl Gorrín en su lista de los más buscados por Antonio Maria Delgado – El Nuevo Herald – 15 de Enero 2020

EEUU sanciona a Raúl Gorrín y al canal venezolano Globovisión
IMG_gorrin1.jpg

El Departamento del Tesoro sancionó al empresario venezolano ligado al chavismo Raúl Gorrín, así como su círculo más íntimo y algunas de sus principales empresas, incluyendo el canal de televisión Globovisión y a la aseguradora Seguros La Vitalicia.

La Policía de Inmigración (ICE) de Estados Unidos incluyó el miércoles al empresario chavista Raúl Gorrín en su lista de los más buscados, por lavado de dinero y conspiración para evadir la ley contra prácticas de corrupción extranjeras.

Con la decisión, Gorrín se convierte en el tercer venezolano en la lista de los 10 más buscados, después del ex vicepresidente ejecutivo del régimen de Nicolás Maduro, Tareck El Aissami, y el testaferro de éste, Samark López.

Gorrín, quien compró el canal de noticias Globovisión en el 2013 en una controversial operación, enfrenta cargos en la fiscalía federal de Miami por su presunta participación en un esquema de corrupción vinculado con el sistema de control de cambio del país.

“La acusación alega que Gorrín […] pagó millones de dólares en sobornos a dos altos funcionarios venezolanos para adquirir los derechos para realizar operaciones cambiarias bajo tasas de cambio favorables”, resaltó ICE en su comunicado.

Además de transferir dinero para sobornar a los funcionarios, presuntamente pagó los gastos de ellos relacionados con jets privados, yates, viviendas, caballos de competencias, relojes de lujo y una línea de ropa, agregó el comunicado.

Para esconder las operaciones, el empresario realizó los pagos a través de múltiples empresas de maletín.

Gorrín también es investigado en la misma fiscalía por su vinculación con un esquema de malversación y lavado de dinero que buscaba extraer hasta $1,200 millones de la estatal Petróleos de Venezuela, que también involucraba a integrantes de la familia de Maduro.

Raúl Gorrín. Foto de archivo. 

Lista de sancionados – Urru.org – 13 de Enero 2020

EEUU golpea con el garrote a los socios de Maduro mientras llama a negociar con Guaidó por Daniel Gómez – ALnavío – 14 de Enero 2020

El Departamento de Estado de Estados Unidos sancionó este lunes a Luis Parra y otros seis diputados involucrados con el golpe de Estado a la Asamblea Nacional. Washington ya había avisado que no abandonaría la política de sanciones. Ni siquiera ahora que le pide a “todas las autoridades venezolanas” una “rápida transición negociada”.

EEUU pide una negociación, pero no se olvida de las sanciones / Foto: Casa Blanca
EEUU pide una negociación, pero no se olvida de las sanciones / Foto: Casa Blanca

“Esto demuestra el compromiso continuo de Estados Unidos con el pueblo venezolano en su lucha por restaurar la democracia y la prosperidad en Venezuela”. Eso dijo este lunes Mike Pompeo, canciller de EEUU, cuando el Departamento de Estado anunció sanciones contra siete diputados que participaron en el golpe contra Juan Guaidó y la Asamblea Nacional. Los sancionados son:

– Luis Parra, el autoproclamado presidente del Parlamento.

– Franklin Duarte, primer vicepresidente.

– José Gregorio Noriega, segundo vicepresidente.

– Negal Morales, secretario.

– José Brito, diputado.

– Conrado Pérez, diputado.

– Adolfo Superlano, diputado.

“Estas personas asociadas con Maduro intentaron asediar el palacio de la Asamblea Nacional y celebrar una elección no convocada constitucionalmente para evitar que una mayoría de legisladores venezolanos legítimos votaran”, explica el comunicado del Departamento de Estado.

El canciller, Mike Pompeo, es la cara visible de la nueva estrategia de EEUU hacia Nicolás Maduro y Juan Guaidó. El pasado jueves lanzó un comunicado detallando que 2020 es el año en el que Venezuela debería celebrar elecciones presidenciales y parlamentarias. Comicios en los que participen “todos” y que estén vigilados por la comunidad internacional, por un nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE) y por un nuevo Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). El comunicado mencionó también la palabra negociación:

“Una rápida transición negociada a la democracia es la ruta más efectiva y sostenible hacia la paz y la prosperidad en Venezuela”, dijo el secretario de Estado.

El plan de Pompeo no hablaba en ningún momento de sanciones. No era el momento. Pero Washington ha dejado claro que seguirá penando los atropellos a la democracia en Venezuela.

“Habrá sanciones realistas, apoyadas por el gran poder disuasorio de Estados Unidos”, declaró Mike Pompeo a principios de diciembre en el mismo discurso en el que descartó el uso de la fuerza para Venezuela pidiendo “contención” y admitiendo que una intervención militar es un riesgo. “Hemos aprendido en nuestra historia que el uso de la fuerza militar implica riesgos importantes”.

Elliott Abrams, enviado especial de EEUU para Venezuela, también sostiene este discurso. Apuesta por una salida negociada a la crisis, por la participación de todos los actores, y también por las sanciones “sobre gente que mina la democracia”.

¿Por qué este cambio de estrategia? El analista Francisco Herranz explicó en la agencia rusa Sputnik que la Casa Blanca ha admitido “un grave fallo de cálculo político” subestimando, como reconoció el propio Abrams, la influencia de Moscú y La Habana en Caracas.

“Como consecuencia del firme apoyo de Rusia y Cuba a Nicolás Maduro, y de la división de los grupos opositores, EEUU ha modificado su estrategia hacia Venezuela. Ya no baraja entre sus planes el uso de la fuerza. Ahora sólo reclama un proceso negociador entre las dos partes enfrentadas con el objetivo de renovar la Presidencia y el Parlamento”, agregó Herranz.

En la Unión Europea también defienden esta estrategia. El alto representante para la política exterior, Josep Borrell, afirma que Bruselas seguirá sancionando a quienes atenten contra la democracia.

De hecho, el pasado jueves confirmó que la UE estudia sanciones contra Luis Parra y los diputados que contribuyeron al golpe de Estado contra la Asamblea Nacional. De hecho, este martes en Estrasburgo se activa la burocracia europea para iniciar el juicio contra Parra, el cual puede derivar en sanciones. Y es que ahora la ruta de la comunidad internacional parece más clara que nunca:

– Ratificar a Juan Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional.

– Presionar a Maduro para que permita elecciones presidenciales y parlamentarias.

– Sancionar cualquier atentado contra la democracia y contra los derechos humanos.

– Iniciar una transición en la que participen todas las autoridades venezolanas.

Socios de Pdvsa comercializan petróleo venezolano, a pesar de las sanciones – El Nacional – 13 de Enero 2020

La estatal adjudica cargamentos a algunos de sus socios en empresas mixtas, incluida Chevron Corp, con la finalidad de que el crudo alcance clientes en destinos como África y Asia

Pdvsa sanciones

Foto AFP

El régimen de Nicolás Maduro utiliza un nuevo método para que el petróleovenezolano llegue a los mercados internacionales, a pesar de las sanciones de Estados Unidos que han afectado las exportaciones de Pdvsa.

La estrategia consiste en adjudicar cargamentos a algunos de sus socios en empresas mixtas, incluida Chevron Corp. La finalidad es que el crudo alcance clientes en destinos como África y Asia.

El método no entraría en conflicto con las sanciones mientras los ingresos por venta se destinen al pago de deudas pendientes, de acuerdo con una nota publicada este lunes por la agencia Reuters. Esta situación podría ayudar al régimen a superar obstáculos para producir y exportar petróleo. Así lo señalan tres fuentes consultadas por el medio.

Reuters indica que la estrategia de Pdvsa se pondrá a prueba otra vez este mes. Un cargamento de 1 millón de barriles de crudo mejorado asignado a Chevron está programado para que se despache desde el puerto petrolero de Jose.

Un cargamento de 670.000 barriles de crudos Boscán y Tía Juana asignado a la petrolera Suelopetrol partió a principios de enero, indican documentos internos de la estatal petrolera.

Suelopetrol confirmó que recientemente se le asignó un embarque de crudo según contratos firmados en 2015, antes de las sanciones, entre la estatal y la empresa conjunta Petrocabimas.

Esta medida es con el fin de ejecutar planes de inversión y desarrollo de campos petroleros.

Suelopetrol es accionista minoritario en una empresa mixta con Pdvsa.

«Dichos contratos incluyen la designación de Suelopetrol como comprador elegible de crudo producido por la empresa mixta para compensar cuentas por cobrar, vencidas desde 2015, por concepto de aportes de capital, asistencia técnica, prestación de servicios y dividendos acumulados«, indicó a Reuters.

Pdvsa evade las sanciones y no se «salta» la ley

Las leyes venezolanas establecen que Pdvsa es la única autorizada para comercializar exportaciones de petróleo del país a excepción del mejorado, cuya producción se suspendió en 2019 debido a la acumulación de inventarios. Solo Petropiar reanudó operaciones recientemente.

Para cumplir con la ley, las empresas mixtas no autorizadas para exportar su propia producción están vendiendo el petróleo a Pdvsa en primer lugar. Luego la estatal le asigna embarques a los socios que estén registrados como compradores.

Los socios privados toman los cargamentos en los puertos venezolanos y los transportan en tanqueros fletados por ellos hasta la instalación del cliente final. Los ingresos se transfieren entonces a fideicomisos previamente constituidos por las empresas mixtas para financiar gastos operativos, pagar deudas y repartir dividendos a socios.

Los documentos dicen que Chevron tomó dos cargamentos de crudo Boscán y Merey en el último trimestre de 2019 antes de que la empresa Petropiar reiniciara la producción de crudo Hamaca en enero. El embarque de Suelopetrol zarpó el 5 de enero.

A %d blogueros les gusta esto: