elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Sanciones USA

U.S. government plays games with top Venezuelan officials by Franco Ordoñez – McClatchy DC Bureau – 24 de Julio 2018

 

The first piece of a psychological plot by the U.S. government to raise suspicion that one of the most powerful men in Venezuela may be a CIA operative was hatched in a seventh floor office of the State Department.

Around April 2017, Fernando Cutz, then-senior director at the National Security Council, stopped by the Foggy Bottom office of a veteran diplomat to get ideas about how to destabilize Venezuelan President Nicolás Maduro’s inner circle, with the goal of further weakening the government that has thrown the once-thriving country into poverty and chaos.

As a bobble-head statue of the iconic socialist leader Hugo Chávez looked down from a shelf above them, Ambassador William Brownfield joked with Cutz that it wasn’t advanced science. There were tactical benefits to selectively choosing leaders to target with sanctions, travel restrictions and other punishments and to raise questions within the Venezuelan hierarchy about the people left alone by the U.S.

This account of an intentional strategy by the U.S. government to sow confusion about the loyalties of Maduro’s closest advisers comes from former and current officials with direct knowledge of the plans who spoke to McClatchy.

“Think about being strategic,” Brownfield told Cutz, according to these officials. “Don’t just hit everyone because you can. Hit the right people and then maybe get others to just be scared and wonder when they’ll get hit.”

The strategy of singling out one top official for isolation from the sanctions regime to raise suspicion is one that U.S. law enforcement has used to destabilize drug cartels. It’s unclear whether the U.S. has ever used it against another government.

Caracas was particularly vulnerable for such a plan because of leadership struggles from a collapsing economy and ongoing questions whether Maduro was the right successor to Chávez.

“Maduro is not nearly as smart, talented or, quite frankly, respected and supported as was Chávez, and started from a weaker position,” said a former official. “His weaker position also means that virtually everyone in his government, until this day, at a senior level, with the possible exception of a few military people, were not Maduro’s people. They were Chávez people.”

For over a year, Diosdado Cabello, the former military commander and vice president of Venezuela’s governing United Socialist Party, escaped sanctions that hit more than 50 other Venezuelan officials, including Maduro, on corruption and other charges. President Trump’s travel ban also limits travel to the U.s. by Venezuelan government officials.

Not until May did the U.S. Treasury Department finally impose sanctions against Cabello, accusing him of state-aided narco-trafficking and corruption. Cabello’s brother and wife were also sanctioned.

The decision not to sanction Cabello for more than a year while others around him suffered penalites mystified officials in Washington and Venezuela. And some began to wonder whether Cabello was talking to the United States, or even acting as a CIA agent.

Cabello was a natural target. He was already worrisome because he was close to Chávez, fought alongside him, and was Maduro’s longtime rival to take over leadership of the country after Chávez died.

When Cutz visited Brownfield last year, Brownfield was the most experienced official dealing with the Venezuelan government, having served as ambassador to Venezuela when Chávez was coming to power. At the time he gave Cutz the idea for the targeted sanction strategy, Brownfield led the State Department’s Bureau of International Narcotics and Law Enforcement Affairs.

Brownfield was also known around the White House and State Department as someone who really knew how to “mess with the Chávez mentality,” a senior administration official said, speaking on condition of anonymity to discuss internal deliberations.

Brownfield and Cutz’s conversation never focused on Cabello, per se, but they discussed the concept and benefits of selective sanctioning.

The Trump administration was turning up the pressure on the Maduro government with repeated sanctions and travel restrictions. Names were being circulated about who could be next.

Cutz took the idea back to the White House and then the State Department, where he pitched it to Deputy Assistant Secretary Michael Fitzpatrick and Annie Pforzheimer, who was then director of the office of Andean Affairs in the Western Hemisphere.

Fitzpatrick and Pforzheimer liked it. The three worked together. They brainstormed different names and settled on Cabello.

The idea was eventually broached with senior White House officials who approved it.

“Is Diosdado talking to the gringos,” a former administration official said, describing the questions the U.S. hoped would be raised within Venezuelan government circles. “Is that what is going on here? Or is it the alternative? Is it Diosdado saying, ‘are they sending me a message? Are they sending me a signal? What’s going on?’ That is not a bad thing.”

Besides his influence and position within the Venezuelan government, U.S. officials saw him as a bit of a chameleon who presented himself differently inside and outside the country. Globally, he projected an image of moderation and pragmatism, but inside officials said he acted “más chavista que chavista,” or, “more like Chávez than Chávez.”

[if IE 9]><video style=”display: none;”><![endif] [if IE 9]></video><![endif] Inline Style of width = 100% has been removed. Semantic approach is to add css styling

Venezuela’s President Hugo Chavez speaks while holding a copy of the Venezuelan National Constitution during his weekly radio and television show known as “Hello President” in Caracas, Sunday, Oct. 7, 2007.

Mark Feierstein, the White House National Security Council’s senior director for Western Hemisphere affairs under President Barack Obama, said Cabello was among a group of party members who were dissatisfied with Maduro’s leadership and looked to be angling for a way to take over.

“We thought he wanted to be president and that he wanted to replace Maduro,” Feierstein said.

The Trump administration wouldn’t address the plot or why they eventually abandoned it, but pressure was building to take action against Cabello.

Sen. Marco Rubio, R-Florida, who has Trump’s ear on Latin America issues and publicly feuded with Cabello, pressed Trump in January to finally hold Cabello accountable. Mike Pompeo, the new secretary of state who had endorsed Rubio’s 2016 presidential bid, also listens to Rubio’s advice on the region. Rubio took extra security precautions after receiving death threats that may have come from Cabello, according to intelligence obtained by the Miami Herald.

The State Department would not address specific questions about any strategy, but cited the sanctions and said they were an example of how the United States is committed to using ”every available diplomatic and economic tool to hold accountable officials who exploit their positions for personal gain.”

The National Security Council also wouldn’t address the strategy, but told McClatchy the Trump administration works to maximize pressure on the Maduro regime, including using sanctions, to help restore democracy in Venezuela.

“The United States government considers multiple variables as it employs sanctions in support of foreign policy objectives,” a spokesman said.

There were other forces as well. Some in the administration hoped that Cabello would work with U.S. officials like Thomas Shannon, then undersecretary for political affairs, who met with Cabello in 2015, according to another former senior administration official.

But those familiar with the plot said any behind-the-scenes effort by Shannon or other officials was separate than the intentional strategy to toy with Cabello and raise questions about his loyalty.

As more Venezuelan officials were slapped with sanctions, the questions about Cabello also increased. At one point, one of Cabello’s deputies was sanctioned while Cabello remained clear, leading to more pointed inquiries.

“A lot of we’d hear about from inside the Venezuela government and other places was questioning whether he was a CIA asset,” said the senior administration officer.

It became a symbol of loyalty. Maduro honored and promoted those who were sanctioned by the U.S. He also honored many with elaborate ceremonies that included presenting sanctions targets with a replica of the sword allegedly used by independence hero Simón Bolívar.

At one point, Cabello raised the issue himself in a public speech daring U.S. officials to sanction him.

“He knew it was causing him some damage and really wanted to address it,” the official said. “He wanted sanctioning.”

When asked, U.S. officials were always careful not to lie, but they also never categorically denied Cabello was a CIA operative.

“It became a bit of a fun exercise,” said the senior administration official.

¿Cómo impacta a los venezolanos la decisión de la Corte Suprema sobre las prohibiciones migratorias de Trump? por José Ignacio Hernández – ProDaVinci – 27 de Junio 2018

pasaporte4-e1525810758296-1.jpg
En sentencia publicada el 26 de junio de 2018, la Corte Suprema de Justicia decidió validar la decisión del Presidente Trump de imponer restricciones migratorias a ciertos países, entre ellos, Venezuela.

¿Qué impacto tiene esta decisión para los venezolanos?

Un poco de historia

Uno de los puntos centrales en la agenda del Presidente Trump ha sido el tema migratorio. Invocando la defensa de la seguridad nacional, su gobierno ha venido dictando diversas restricciones migratorias. Tales medidas han sido cuestionadas por algunas cortes inferiores y han generado un intenso debate público, por aquellos que consideran que, tras las mismas, subyacen políticas discriminatorias basadas en motivos religiosos.

La más reciente decisión dictada por Trump en esta materia fue la Proclama N° 9645, de septiembre de 2017. En resumen, la medida impone restricciones migratorias a los ciudadanos de Chad, Irán, Libia, Corea del Norte, Siria, Venezuela y Yemen. En el caso de Venezuela, las restricciones solo aplican a ciertos funcionarios públicos y su familia directa, como explicó Mariano de Alba en Prodavinci.

Así, la medida prohíbe el ingreso a Estados Unidos de ciertos funcionarios públicos y sus familiares directos con visas B1 y/o B2, o sea, visas de no-inmigrante. Entre otros, son afectados por esas medidas, funcionarios de organismos venezolanos relacionados con temas migratorios, entre ellos, del Ministerio del Poder Popular para Interior, Justicia y Paz, el Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores, así como el Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (SAIME).

El caso ante la Corte Suprema de Justicia

Esta medida fue cuestionada ante la Corte Suprema de Justicia con base en dos argumentos. El primero, que el Presidente Trump no tenía competencia para adoptar tales restricciones migratorias. El segundo, que sus restricciones encubren políticas discriminatorias por motivos religiosos, específicamente, en contra de musulmanes.

Ambos argumentos fueron rechazados por la Corte, en una decisión aprobada por cinco de los nueve magistrados. Esto quiere decir que se trató de una “decisión cerrada”, o sea, una decisión que contó con el apoyo solo de la mayoría de los magistrados.

Por un lado, la mayoría consideró que el Presidente tiene amplios poderes para imponer medidas migratorias basadas en la defensa de la soberanía y de la seguridad, incluso, para negar la entrada de extranjeros a Estados Unidos. Ese amplio poder es principalmente político, y por ello, está sometido a un control judicial muy limitado.

Por otro lado, la Corte no encontró ningún motivo para considerar que el Presidente había abusado de ese poder. En especial, negó que las declaraciones de Trump –durante la campaña y luego como Presidente– pudiesen ser consideradas para alegar que, tras las restricciones migratorias, subyacía una práctica discriminatoria en contra de los musulmanes.

Este fue el punto en el cual la Juez Sotomayor justificó su voto salvado: la medida del Presidente Trump, en su opinión, es consecuencia de políticas basadas en la intolerancia religiosa y, por ello, contrarias a la Constitución. A tales efectos, consideró que la inclusión de Corea del Norte y Venezuela no afectaba esa conclusión, pues en la práctica, las medidas migratorias tienen muy pocos efectos sobre los ciudadanos de esos países.

Consecuencias para los venezolanos

La decisión tiene dos consecuencias para los venezolanos.

La primera es que la Proclama del Presidente Trump se mantiene en vigor para ciertos funcionarios públicos y sus familiares directos, a quienes se les podrá negar la entrada a Estados Unidos, aun teniendo visas de no-inmigrantes.

La segunda consecuencia es que el Presidente Trump podrá ahora ejercer con mayor confianza sus poderes para ampliar restricciones migratorias a venezolanos, basado en motivos de seguridad. Es importante recordar que el Gobierno de Trump ha venido ampliando las medidas en contra de funcionarios venezolanos, así como las que restringen ciertas operaciones financieras de Venezuela. No es de extrañar que, luego de esta sentencia, esas medidas se extiendan al ámbito migratorio, como por ejemplo, revocatoria o denegatorias de visas, o ampliación de la categoría de venezolanos que no podrán acceder a Estados Unidos.

 

Maduro redobla los ataques a la comunidad internacional por Francesco Manetto – El País – 29 de Junio 2018

2018-05-21T165314Z_1_LYNXNPEE4K18B_RTROPTP_3_VENEZUELA-POLITICS-PENCEEl vicepresidente de EE UU insta durante una gira por América Latina a aislar al régimen chavista

El mandatario venezolano, Nicolás Maduro, tiene dos guiones para dirigirse al mundo y a sus seguidores. Con el primero habla de diálogo y con el segundo busca ahondar en la confrontación con la oposición y las principales instancias internacionales, a menudo recurriendo al insulto. Con ambos mensajes, calculadamente incompatibles, trata de construir un discurso con el que se presenta como único garante de la paz y de la integridad del país. El presidente, reelegido hace poco más de un mes hasta 2025 en unas elecciones que registraron una abstención sin precedentes y en medio de acusaciones de fraude, aprovecha ahora la gira del vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, por América Latina, para revolverse contra toda presión o crítica llegada del exterior.

“Cada ataque nos hace más fuertes, yo lo siento así”, afirmó el miércoles. “Cada vez que la culebra venenosa de Mike Pence abre la boca yo me siento más fuerte, más claro de cuál es el camino. El camino es nuestro, es venezolano, no el que nos señalan Mike Pence ni 20 culebras venenosas, ni veinte víboras”, espetó ante decenas de fieles durante la entrega del Premio de Periodismo 2018. La ocasión era insólita, casi irónica, puesto que precisamente su Gobierno se ha caracterizado por hostigar, cuando no aplastar, a la prensa crítica con el régimen y por ejercer un control agotador sobre el trabajo de los informadores. “Fracasado y derrotado Mike Pence”, continuó Maduro, quien empleó dos calificativos ya habituales, que suele aplicar a todos los que se oponen a su gestión. “Sí, te hemos derrotado y te vamos a derrotar, Mike Pence”, concluyó el sucesor de Hugo Chávez, acorralado por una hiperinflación insoportable, las sanciones impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea y el repudio de la mayoría de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

El número dos de la Administración de Donald Trump había pedido desde Ecuador, durante su tercera visita a América Latina, que los países de la región unan esfuerzos para aislar al chavismo. La catástrofe económica y su deriva autoritaria -“hacia una dictadura”, dijo- supone “una amenaza” para la estabilidad de sus principales aliados latinoamericanos. Solo en Colombia, que comparte con Venezuela más de 2.000 kilómetros de frontera, entraron en los últimos meses más de un millón de ciudadanos que huyen de la miseria o de la persecución.

Maduro logró desactivar a la oposición interna, que está debilitada y dividida. Sus principales líderes se encuentran ahora en la cárcel o fuera del país. A uno de ellos se dirigió para reiterar unas amenazas que dan cuenta la ausencia de separación de poderes en el país. “Los inmorales racistas y extremistas que gobiernan los EE UU tienen como obsesión perseguir a Venezuela, hacerle daño a Venezuela, con la complicidad de los Julios Borges”, manifestó en referencia al dirigente de Primero Justicia, expresidente de la Asamblea Nacional, y su entorno. Le llamó “patiquín del imperio” y siguió: “Más temprano que tarde, estoy seguro, terminará bajo rejas el Julio Borges. Y ustedes saben que lo que nosotros decimos lo hacemos. Puede tardar un poquito de tiempo, pero lo hacemos”.

 

Corte de EE UU validó decreto que impide entrada a refugiados de 6 países – El Nacional – 26 de Junio 2018

La versión aprobada aplica a unas 150 millones de personas, habitantes de Irán, Libia, Somalia, Siria, Yemen y Corea del Norte así como a algunos funcionarios del gobierno de Venezuela

1530031097324.jpg

La Corte Suprema de Estados Unidos validó este martes el decreto del presidente Donald Trump que pone obstáculos al ingreso de ciudadanos de seis países y funcionarios específicos de Venezuela.

Por cinco votos a cuatro, la corte consideró válida la última versión del decreto, que afecta el ingreso de ciudadanos de cinco países mayoritariamente musulmanes (Irán, Libia, Somalia, Siria y Yemen), así como de Corea del Norte.

El gobierno de Trump consideró el decreto una medida necesaria ante las preocupaciones por la seguridad nacional. “En resumen, el lenguaje es claro y el decreto no excede ningún límite de la autoridad del presidente”, escribió el juez John Roberts.

La versión aprobada del decreto aplica a unas 150 millones de personas, habitantes de los seis países.

 

Funcionarios sancionados por Estados Unidos, Canadá y la Union Europea – Runrunes – Mayo 2018

Gobierno de E.E. U.U. negó reingreso a ejecutivos de CITGO por Maibort Petit – Blog Venezuela Política – 31 de Mayo 2018

Tras haber salido de los Estados Unidos para participar en las elecciones realizadas el 20 de mayo de 2018 en Venezuela, las cuales fueron calificadas como fraudulentas por la comunidad internacional, el vicepresidente de Finanzas de CITGO, Calixto Ortega Sánchez y el vicepresidente de Asuntos jurídicos de esa petrolera, Alejandro Escarrá Gil, les habría negado el reingreso al territorio norteamericano, según informó una fuente ligada al caso.

Tanto Ortega Sánchez como Escarrá Gil son familiares de dos altos funcionarios del régimen de Nicolás Maduro sancionados por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos y designados en la lista de la Oficina para el Control de Activos Extranjeros (OFAC), Calixto Ortega Ríos y Hermann Escarrá, respectivamente.

Además de ser familiares de dos sancionados, los dos vicepresidentes de CITGO habrían obtenido de manera irregular sus visas L1, relativas a la transferencias de ejecutivos de trasnacionales. Ni Ortega Sánchez ni Escarrá Gill habrían cumplido con los requerimientos exigidos por el Departamento de Estado norteamericano para obtener este tipo de visado.

Ortega Sánchez y Escarrá Gil pretendían regresar a sus puestos de trabajo en los Estados Unidos el jueves 24 de mayo de 2018, dijo la fuente que pidió mantenerse en el anonimato por razones de seguridad.

Se conoció este miércoles que el sustituto de Calixto Ortega Sánchez en la vicepresidencia de Finanzas sería un ejecutivo de carrera en CITGO, Curtis Rowe.

Rowe tiene más de 23 años trabajando en CITGO. Su nombre aparece entre los directivos de la empresa CITGO PRODUCTS PIPELINE COMPANY desde 1993.

De acuerdo a fuentes consultadas para esta nota, existe una total incertidumbre en la filial de PDVSA en los EE. UU. con sede en Houston por la medida tomada por las autoridades estadounidenses.

La fuente comentó el nerviosismo mostrado por otros ejecutivos de la filial petrolera, a saber: Rafael Gómez (vicepresidente de Asuntos Gubernamentales y Públicos); Simón Suárez, vicepresidente de Comercio y Suministro y el Presidente Interino de CITGO, Asdrúbal Chávez.

Irregularidades en las visas L1

En este mismo blog publicamos una nota titulada: “Documentos confirman que designación de Calixto Ortega Sánchez como vicepresidente de CITGO viola normas de PDVSA y la ley de los Estados Unidos”, donde se dieron a conocer una serie evidencias que mostraban que Calixto Ortega Sánchez, sobrino del magistrado sancionado por el Departamento del Tesoro, Calixto Ortega Ríos, fue designado como vicepresidente de Administración y Finanzas de CITGO en noviembre de 2017, a pesar de haber entrado a la nómina de PDVSA en agosto de ese mismo año. Su ingreso fue posible gracias a las gestiones realizadas por el también sancionado por la OFAC, Simón Alejandro Zerpa Delgado y de la presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, Delcy Rodríguez.

En la nota en referencia, se advirtió que con dicho nombramiento se habrían violado —presuntamente— las normativas internas vigentes en Petróleos de Venezuela, al igual que los requisitos exigidos por el gobierno estadounidense a las empresas para la aprobación de las visas L1, relativas a la transferencias de ejecutivos de trasnacionales.

Información en nuestro poder también confirma que el gobierno de los Estados Unidos negó a Calixto Ortega Sánchez la visa H1, relativa a empleados especializados en el mismo 2017.

Se destacó —en el referido reportaje— el testimonio de una fuente que señaló que “ante la imposibilidad de obtener la visa H1, Ortega Sánchez solicitó a Delcy Rodríguez ejercer sus influencias para que fuera designado en el cargo de vicepresidente en CITGO, para lo cual se procedió a incluirlo en la nómina de PDVSA. Ortega Sánchez es uno de los hombres de mayor confianza de Simón Alejandro Zerpa Delgado, quien para ese entonces era el vicepresidente de Finanzas en PDVSA”.

De acuerdo a la fuente “Simón Zerpa perdió poder en Citgo cuando fue sancionado por el Departamento del Tesoro. En cumplimiento a lo establecido en las sanciones de la OFAC, los empleados de CITGO —una empresa que se rige por las leyes estadounidenses— no podían recibir llamadas ni correos de Zerpa Delgado.

La fuente aseguró que “ante la insistencia de mantener el control del CITGO, Zerpa Delgado no paró de enviar comunicaciones a los ejecutivos, razón por la cual fue bloqueado permanentemente en el servidor de la filial estadounidense de PDVSA. Ante esa situación, Zerpa Delgado gestionó de manera fraudulenta todos los “requisitos legales” para que Ortega Sánchez lograra la aprobación de la visa L1 establecida para la Transferencia de Ejecutivos de Multinacionales”.

Uno de los requisitos de la visa L1 es que el portador debe trabajar en una empresa y ser transferido desde la misma hacia otra sede en EE. UU. El beneficiario debe ser un ejecutivo en la empresa matriz y tener amplia y probada experiencia en el cargo que va a desempeñar en los Estados Unidos. Para cumplir con el perfil solicitado por las leyes de inmigración norteamericanas, el currículo de Calixto Ortega Sánchez fue modificado, al igual que fue creado un expediente interno en PDVSA, para que apareciera como un funcionario petrolero que había ocupado posiciones anteriores similares al que iba a ejercer en CITGO. Hasta octubre de 2017, Ortega Sánchez se había desempeñado en cargos diplomáticos en representación del país que nada tenían que ver con la empresa petrolera.

El testimonio señala que Delcy Rodríguez y Simón Zerpa lograron forjar los datos de Ortega Sánchez en el Departamento de Recursos Humanos de PDVSA para “crearle experiencia de varios años atrás en la empresa petrolera”.
Leer más aquí.

Alejandro Escarrá Gil tampoco cumple con los requisitos de visado
El nombramiento de Alejandro Escarrá Gil como vicepresidente de Asuntos Legales de CITGO también habría incurrido en la violación de la normativa, puesto que este abogado ingresó a la nómina de PDVSA el 14 de abril de 2014, y en junio de ese mismo año habría logrado obtener la visa L1 relativa a la transferencias de ejecutivos de trasnacionales con años de experiencia en la empresa que transfiere.

Escarrá Gil al igual que Calixto Ortega Sánchez gozaban de un salario superior a los USD 750 mil dólares.

Se conoció que los abogados de CITGO se encuentran trabajando desde el pasado jueves 24 de mayo de 2018 para tratar de resolver los problemas de visado de los ejecutivos mencionados.
Seguiremos informando…

How Electoral Frauds are Made in Venezuela by Carlos Alberto Montaner – Latin American Herald Tribune –

 

CarlosAlbertoMontaner headshot.jpgLatin American genius Carlos Alberto Montaner on how the Venezuela Regime will never let the Opposition win a peaceful electoral route to power

Venezuela’s opposition made the right move when it decided not to vote in the presidential election on May 20.

Allowing the government to drag the opposition again to the slaughterhouse would have been foolish. With that National Electoral Council (or CNE, its acronym in Spanish), with that electoral register and without guarantees of fair play, it was impossible to participate. The opposition could not engage with that filth not even for one more minute.

President Nicolás Maduro says that more than six million Venezuelans voted for him, although the streets and polling stations were almost empty. According to the most trustworthy estimates, only 3.5 million citizens voted, and Maduro must have received a little more than 2.4 million votes. The CNE claims that 46% of the electors went to vote. Actually, only around 17.5% showed up.

The official percentage tried to approach the mythical 50% and, in any case, the 48% who voted in the Chilean elections. If that presence at the polls made Sebastián Piñera’s victory legitimate, why wouldn’t it be the same with Maduro? With 17.5%, the results could be arguable. But with 46%, the triumph was undeniable.

The first time that Hugo Chávez committed a huge electoral fraud was in the recall election of 2004. He was losing 60-40 at 6 o’clock in the afternoon, when the polling stations were supposed to close.

Dr. Jorge Rodriguez — then President of the supposedly impartial CNE and now the regime’s Minister of Information — suspiciously announced that he was going to sleep, admitting with his body language that he knew what would happen: in the early morning, when the nation dreamed of a better destiny, he announced that Chávez had won 59-41. Magically the results had been reversed. Jimmy Carter endorsed the fraud. I don’t know if he did it because he was naive, because they deceived him, out of interest or to avoid an armed confrontation.

How did they do it this time? As they have been doing it since then, when they find it necessary. I used to think it was a complex operation involving the hairy Cuban hand from a sinister computer center installed on the island, but the matter was simpler and closer to home, with good Venezuelan technicians in charge of the dirty business.

Once the voting was officially completed, the Smartmatic company, the electronic organizer of the elections, financed by the Chávez regime, obtained the real sum and calculated the size of the fraud necessary to “win”. At that time virtual votes were made, dispersed along the electoral geography and added to the final account. If the opposition demanded a manual recount, it was indefinitely postponed or denied, as happened to Henrique Capriles in 2013.

This was known with total certainty in August 2017, when Antonio Mugica, president of Smartmatic, today a serious company based in London, with hundreds of employees and multiple clients, that tries to move away from its compromising Chavista past, revealed that the elections for choosing the illegal National Constitutional Assembly had been fueled by a million false virtual votes. On May 20, they simply multiplied the fraud by three.

From a moral viewpoint, the trick does not mean anything to the Chavistas. It is only a revolutionary mean. If in 1992 they tried to topple the government through a military coup, why would they refrain from altering a ridiculous “bourgeois” election that is just a procedure to stay in power? Jorge Rodríguez, Tibisay Lucena — that lady with the face of a kind and harmless grandmother — and the entire CNE, can sleep soundly. They only give the results. The votes are there, tangible and ready, placed by the electronic arm of the Chavista revolution.

But probably this time the fraud was useless. Eighty percent of the truly democratic nations will not recognize Maduro’s government and are demanding free elections, supervised by a neutral entity. U.S. Vice President Mike Pence and Senator Marco Rubio promise that their country will apply a financial harassment against Maduro’s dictatorship and a systematic persecution against the legion of corrupt Chavistas.

The United States is the only nation on the planet that can financially destroy any enemy country. It can punish China, Russia and Iran for helping Maduro’s government. It can threaten Cuba with the elimination of the exiles’ remittances to their relatives on the island or with the full application of the Helms-Burton Law, instead of suspending certain parts of the law every six months, which means that no foreign company could operate in the U.S. or with the U.S. if Cuba keeps its control over the Venezuelan armed forces.

The United States, of course, has the stick. But we don’t know if it’s able to use it.

Carlos Alberto Montaner is a journalist and writer. Born in 1943 in Cuba and exiled, Montaner is known for his more than 25 books and thousands of articles. PODER magazine estimates that more than six million readers have access to his weekly columns throughout Latin America. He is also a political analyst for CNN en Espanol. In 2012, Foreign Policy magazine named Montaner as one of the fifty most influential intellectuals in the Ibero-American world. His latest novel is A Time for Scoundrels. His latest essay is “The President: A Handbook for Voters and the Elected.” His latest book is a review of Las raíces torcidas de América Latina (The Twisted Roots of Latin America), published by Planeta and available in Amazon, in printed or digital version.

¿Cómo impactan las nuevas sanciones impuestas por Estados Unidos? por Víctor Salmerón – ProDaVinci – 23 de Mayo 2018

Tras considerar ilegítimas las elecciones del pasado 20 de mayo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó una orden ejecutiva que incrementa las sanciones contra la administración de Nicolás Maduro. La medida prohíbe a los bancos, empresas, particulares y en general a cualquier entidad de Estados Unidos, participar en una serie de transacciones que permitirían financiar a corto plazo al gobierno venezolano, Pdvsa –la empresa petrolera en manos del Estado– y el Banco Central.

Este paso se añade a las sanciones de agosto de 2017, cuando Washington condenó la “apropiación de poder” por parte de la Asamblea Nacional Constituyente e imposibilitó la entrega de nuevo financiamiento en plazos superiores a 90 días en el caso de Pdvsa, y de 30 días para el resto del sector público.

El efecto

Con las nuevas sanciones al gobierno venezolano y todos sus organismos les resulta imposible vender sus cuentas por cobrar o entregarlas como garantía. Además, les está prohibido vender, intercambiar o conceder en garantía acciones de empresas en las que el Estado tenga una participación de al menos 50%.

El analista financiero Leonardo Buniak explica que “Pdvsa se ve afectada seriamente porque se le limita el uso de instrumentos financieros que son cotidianos para obtener financiamiento en el corto plazo; ya no puede hacer factoring, es decir, venderle a un banco una factura que va a cobrar en 60 o 90 días y recibir hoy el dinero aceptando un descuento”.

“Tampoco es posible que Pdvsa coloque como garantía cuentas por cobrar para obtener un crédito de corto plazo, a fin de recibir capital de trabajo y mantener las operaciones del día a día del negocio”, añade Buniak.

También se prohíbe el uso de cartas de crédito, un instrumento que le permitiría al gobierno venezolano realizar importaciones y cancelar luego, porque el pago inmediato al exportador lo realiza una entidad financiera. No obstante, Leonardo Buniak precisa que “antes de las sanciones ya era muy difícil, si no imposible, para el gobierno y Pdvsa, obtener cartas de crédito porque no han sido capaces de cumplir a tiempo con el pago de la deuda que tienen en bonos: están técnicamente en default y esto hace que sean evaluados como de altísimo riesgo por los bancos”.

Alejandro Grisanti, director de Ecoanalítica, agrega otro aspecto y destaca que “se está obligando a las empresas que le prestan servicios a Pdvsa a cobrarle por adelantado porque en caso de que no les paguen a tiempo no pueden aceptar un bono o algún tipo de garantía a cambio. Obligar a Pdvsa a trabajar solo en efectivo restringe su funcionamiento”.

Desde su punto de vista estas nuevas sanciones no tienen mayor efecto en la posibilidad de que Venezuela realice operaciones financieras con las cuentas por cobrar a países agrupados en el convenio de Petrocaribe. “Los principales compradores de esa deuda son los mismos países, no empresas de Estados Unidos”, afirma Grisanti.

Las empresas mixtas

Las sanciones también impactan la posibilidad de que el gobierno venezolano obtenga recursos negociando parte de las acciones de las empresas que creó junto a compañías extranjeras para explotar la Faja Petrolífera del Orinoco.

Pdvsa está obligada a tener una participación mínima de 50% en estas asociaciones, pero en algunas de ellas posee una porción superior, por lo tanto, explica Alejandro Grisanti, “es posible que se financie vendiendo 10% de las acciones en los convenios donde posee 60%; ahora, esta posibilidad está cerrada en el caso de que quiera negociar con una empresa de Estados Unidos”.

Leonardo Buniak explica que “esto golpea las expectativas del presidente de Pdvsa, Manuel Quevedo, de que se incremente la participación de las empresas extranjeras en los convenios de la Faja. Tengamos en cuenta que la producción petrolera registra un descenso muy importante en los últimos tres años y las empresas mixtas, que hace tres años aportaban un tercio de la producción, hoy aportan un poco más de la mitad”.

Otro elemento es que, para transportarlos y procesarlos en refinerías convencionales, los crudos extra pesados de la Faja del Orinoco necesitan diluyentes. Hasta hace pocos años no había que comprarlos en el exterior porque se producían en el país en las cantidades necesarias, pero ahora Pdvsa tiene que importarlos y Estados Unidos es un proveedor importante.

“Una cosa que puede ocurrir es que se le exija a Pdvsa el pago de contado del diluyente porque de no hacerlo podría ser visto como la aceptación de una deuda; evidentemente esto obligaría a buscar proveedores distintos a los de Estados Unidos, algo que entorpecería más las operaciones”, dice Leonardo Buniak.

De acuerdo a las cifras reportadas por el gobierno a la OPEP, entre 2014 y abril de este año la producción petrolera de Venezuela cayó desde 2,8 millones de barriles diarios hasta 1,5 millones, una magnitud similar a la de 1950. Alejandro Grisanti considera que no es descartable que, en medio de las fallas de gerencia, el bajo número de taladros activos y la falta de planificación, la producción siga en descenso y cierre este año en 1,2 millones de barriles diarios.

Un aspecto a considerar es que las sanciones ocurren en momentos en que ConocoPhillips está embargando activos de Pdvsa en el Caribe para cobrar 2 mil millones de dólares. Esta empresa norteamericana obtuvo un laudo a su favor por la Cámara de Comercio Internacional tras iniciar en 2007 una batalla legal para obtener compensación por la expropiación de las inversiones que realizó en Venezuela.

Alejandro Grisanti indica que “a la caída de la producción hay que añadir que las acciones que ha tomado ConocoPhillips le impiden a Pdvsa el uso de los puertos de aguas profundas del Caribe que es donde llegan los grandes tanqueros que transportan el petróleo a China. Si Pdvsa los empleara, Conoco se apropiaría de ese petróleo para cobrar lo que exige. No dejo de lado la posibilidad de que esto obligue a Pdvsa a exportar más petróleo a Estados Unidos en un contexto de nuevas sanciones. Evidentemente es una situación complicada”.

Leonardo Buniak resume que “las sanciones agravan un cuadro muy preocupante. Pdvsa no está realizando las inversiones que se requieren para detener la caída de la producción y comenzar a elevarla. Cayó en default porque tiene atrasos en el pago de los intereses de sus bonos por el orden de 1.500 millones de dólares, no es capaz de pagarle a los proveedores y tampoco ha sido capaz de llegar a un acuerdo con una compañía como ConocoPhillips que ganó una demanda”.

Consecuencias ampliadas

Podría pensarse que las sanciones de Estados Unidos solo impiden operar con bancos y empresas de este país, pero la realidad es que las grandes entidades financieras de otras naciones que operan activamente en Estados Unidos, también limitan sus transacciones con Venezuela a fin de proteger su presencia en un mercado estratégico.

Grisanti explica que “lo que observamos con las sanciones de agosto de 2017 es que los grandes bancos europeos con fuerte presencia en Estados Unidos adoptaron las medidas por igual. Los bancos asiáticos no las asumieron de este modo, pero cada vez están menos dispuestos a trabajar con Pdvsa y Venezuela”.

Leonardo Buniak considera que “es evidente que hay un efecto indirecto de las sanciones porque los grandes bancos y las empresas comienzan a evaluar si operar con Venezuela puede afectar sus negocios en Estados Unidos; además hay un riesgo reputacional que también se toma en cuenta”.

En este entorno, la posibilidad de que el Banco Central de Venezuela obtenga financiamiento de corto plazo para aumentar las reservas internacionales entregando oro como garantía luce comprometida, al menos con las grandes entidades financieras de Europa.

Las reservas internacionales en efectivo se ubican por debajo de mil millones de dólares, y una manera de aliviar el recorte de importaciones sería aumentarlas con operaciones sustentadas en las barras de oro que gestiona el Banco Central y que tienen un valor de 7 mil millones de dólares.

La zona gris

A diferencia del decreto de agosto de 2017, el que detalla las nuevas sanciones es bastante escueto y ha generado dudas en las entidades financieras.

“Las sanciones han sido redactadas de una manera poco específica. Hay mucha confusión en el mercado y no descarto que esto sea intencional. Hoy existe una tendencia que se conoce como el sobrecumplimiento, que es que cuando un banco tiene dudas de lo que se puede hacer o no, sencillamente no lo hace”, dice Alejandro Grisanti.

Agrega que “el lunes los traders en Nueva York no sabían si podían comprar y vender bonos de la República y Pdvsa. Hay dudas sobre estas operaciones porque el decreto habla de que prohíbe la compra de cualquier tipo de deuda y podría interpretarse que esto abarca los bonos. No es del todo preciso, por eso pensaría que el gobierno de Estados Unidos va a publicar una aclaratoria sobre el alcance de las sanciones”.

EEUU amenaza con represalia tras expulsión de sus diplomáticos de Venezuela – La Patilla – 22 de Mayo 2018

Estados Unidos amenazó el martes a Venezuela con tomar represalias luego de que el presidente de ese país, Nicolás Maduro, anunciara la expulsión de los dos representantes diplomáticos más importantes de Washington en Caracas.

ELECCIONES EN ESTADOS UNIDOS

“No hemos recibido notificación del gobierno venezolano a través de los canales diplomáticos”, dijo a AFP un funcionario del Departamento de Estado. Pero si se confirma la expulsión, “Estados Unidos podría tomar las medidas recíprocas pertinentes”.

“Rechazamos completamente las acusaciones falsas hechas por Maduro”, añadió bajo condición de anonimato, en alusión a “reportes de que el régimen de Maduro tiene intención de declarar (al) encargado de Negocios, Todd Robinson, y al jefe de Misión Adjunto, Brian Naranjo, personas non gratas”.

En cadena de radio y televisión este martes, Maduro ordenó la expulsión de Robinson y Naranjo, rechazando airadamente las sanciones económicas impuestas por Washington tras considerar su reelección una “farsa”.

“He declarado persona non grata al encargado de negocios de Estados Unidos, el señor Todd Robinson, y al jefe de la sección política, Brian Naranjo. Anuncio su retiro en 48 horas, por la unión y la independencia nacional”, dijo el mandatario.

Maduro denunció una “conspiración permanente” y señaló a Naranjo como el representante en Caracas de la agencia central de inteligencia estadounidense (CIA).

El mandatario socialista, reelecto hasta 2025 en comicios boicoteados por la oposición y desconocidos por buena parte de la comunidad internacional, dijo responder a un decreto firmado el lunes por su homólogo estadounidense, Donald Trump, que busca restringir el financiamiento del país petrolero, sumido en una de sus peores crisis económicas.

 

Maduro expulsa a Todd Robinson de Venezuela – El Nacional – 22 de Mayo 2018

 

Unknown.jpegEl presidente Nicolás Maduro anunció la expulsión de Todd Robinson, encargado de negocios de EE UU en Venezuela.

Maduro aseguró que el diplomático estadounidense es declarado persona non grata en Venezuela. Además, también explulsó a Brian Naranjo, jefe de la Sección Política de la embajada de EE UU en el país.

El jefe de Estado señaló que el encargado de negocios debe retirarse del país en un lapso de 48 horas.

“He declarado persona no grata, y anuncio el retiro en 48 horas, al encargado de negocios de Estados Unidos”, anunció el mandatario en cadena nacional durante el acto de proclamación del Consejo Nacional Electoral (CNE)

El jefe de Estado rechazó las sanciones impuestas en los últimos días por el gobierno de Estados Unidos a Venezuela porque “generan daño al pueblo”.

 

A %d blogueros les gusta esto: