elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Salud

Informe Salud en Venezuela – Transparencia.org.ve – 7 de Abril 2020

Detienen a bioanalista en Trujillo por denunciar crisis del sistema de salud – TalCual – 4 de Abril 2020

Otra de las denuncias expuestas por el personal de salud a la federación es la negativa de efectivos de la GN o milicianos de permitirle el ingreso al sistema Metro de Caracas, pese a la orden emanada por el gobierno de Maduro que permite a trabajadores estratégicos hacer uso del transporte ferroviario


La diputada de la Asamblea Nacional (AN) Mariela Magallanes denunció este 3 de abril la detención de la bioanalista Andrea Sayago, del Hospital Pedro Emilio Carrillo en el estado Trujillo, por denunciar la situación de riesgo y emergencia que se vive en los hospitales tras la llegada del coronavirus a la nación.

La parlamentaria hizo la denuncia a través de su cuenta en la red social Twitter, en ella señaló que la profesional de la salud, de 30 años de edad, fue recluida en la brigada de inteligencia de La Beatriz, en Valera, estado Trujillo.

Mariela Magallanes

@MariMagallanesC

URGENTE| En la Brigada de Inteligencia de La Beatriz, en , estado se encuentra detenida la lcda ANDREA SAYAGO, por denunciar la situación de riesgo y de

«Sigue la arremetida contra el personal de salud, que es perseguido y encarcelado por decir la verdad. El régimen criminal ataca y persigue a las mujeres y muestra lo cobarde y lo vi de su comportamiento. Dejen en pan a las enfermeras y enfermeros y al personal de salud. La verdad sale a la luz». escribió la parlamentaria a través de su cuenta en la red social Twitter.

Tras la llegada del coronavirus a la nación han sido encarcelados profesionales de salud y trabajadores de la prensa por reportar la situación de hospitales y aportar datos de casos por la enfermedad.

La ONG Provea exigió por Twitter la liberación inmediata de Sayago y el cese de la persecución por parte del régimen contra el personal de salud venezolano.

PROVEA

@_Provea

Nos informan de la detención arbitraria en el día de ayer de la bioanalista Andrea Sayago del Hospital Pedro Emilio Carrillo por parte de la policía del estado . Exigimos su inmediata libertad. Basta de persecución contra el personal de salud

Ver imagen en Twitter

Cesar O. Sanchez R.@cesarosanchez

Desde el Colegio de Bioanalistas del estado Carabobo Exigimos Respeto a los Derechos Humanos de la Colega Andrea Sayago, joven Bioanalista trujillana, y su inmediata liberación por parte de los órganos de seguridad del estado Trujillo

Ver imagen en Twitter

Falta de apoyo a trabajadores de la salud

Trabajadores de la salud denuncian falta de apoyo para ejercer su labor en medio de la cuarentena declarada a mediados de marzo en el país por la llegada del coronavirus. Señalan que a las precarias condiciones en las que trabajan se suman las arbitrariedades de funcionarios de seguridad al momento de trasladarse de un lugar a otro o en algunos casos al momento de intentar surtirse de gasolina.

El secretario ejecutivo de la Federación de Trabajadores de la Salud, Pablo Zambrano, aseguró conocer casos de personal médico que pese a tener un salvoconducto que los exceptúa de las medidas de cuarentena y del racionamiento de combustible pierden horas para poder acceder al combustible, tiempo que podrían invertir en la atención de pacientes.

El representante de Fetrasalud manifestó que entre las inconformidades que han manifestado los profesionales de la salud es que pese a que se encuentran trabajando sumidos en la precariedad y con un sistema de salud destruido tampoco puedan abastecerse de gasolina porque en las estaciones de servicios funcionarios de la Guardia Nacional ignoren el documento que los acredita para estar en la calle y poder acceder al combustible.

La federación reiteró el compromiso y la disposición de los profesionales de la salud por hacer frente a la contigencia que vive la nación tras la llegada del virus. Sin embargo, piden que se doten los centros de salud y sobre todo que se respete su labor.

Otra de las denuncias expuestas por el personal de salud a la federación es el negativa, en algunos casos, de efectivos de la GN o milicianos de permitir el ingreso al sistema metro de Caracas, pese a la orden emanada por el gobierno de Maduro de que todos los trabajadores estratégicos, entre esos del sector salud, alimentos, medios de comunicación, telecomunicaciones y servicios básicos podrán utilizar el servicio.

Se pudo conocer que en hospitales como el Rafael Zamora León Arévalo, en Valle de la Pascua, estado Guárico no cuentan con tapabocas, batas, botas y otros insumos necesarios para atender a los pacientes por lo que el personas se las debe ingeniar para trabajar.

En este mismo centro hospitalario falleció un enfermero que prestó servicios por más de 35 años por el centro no contar con recursos e insumos para realizarse su diálisis. «Exigimos que se nos presten materiales necesarios para enfrentar casos sospechosos y poder ayudar auxiliar a nuestro pueblo», denunció uno de los trabajadores de este centro hospitalario a Fetrasalud.

Estrategia de Venezuela en un mundo descarbonizado por Daniel García – Marzo 2020

Resumen

El cambio de consumo de fuentes energéticas para minimizar el cambio climático implica la necesidad de diversificar las economías en los países productores de hidrocarburos, debido al descenso de demanda de este tipo de combustibles en un mundo descarbonizado.

Venezuela se encuentra bajo una grave crisis socioeconómica, con una deuda de 160 millardos de $ (180% PIB), con una caída global del PIB en los últimos años del 70%, un nivel de reservas en divisas de unos 6000 millones de $, una inflación del 9500% y una producción de petróleo de 730 mil barriles por día

El sistema de salud se encuentra en situación crítica, el suministro de agua y electricidad presentan graves problemas debido a falta de inversión y mantenimiento, lo que ha mantenido al país bajo continuos cortes de suministro. La agroindustria que anteriormente suplía más del 80% de la demanda interna, actualmente debido a las políticas llevadas a cabo por el régimen, no cubre ni el 20%. El país está considerado como uno de los más inseguros del mundo, en el año 2019 el número de asesinatos fue de 16505 (5286 realizados por los cuerpos de seguridad del régimen), es decir 60.3 muertes por cada 100 mil habitantes, la mayor tasa del planeta. La hiperinflación aunada a la restricción de importaciones ha originado un déficit de alimentos y medicinas, lo que ha llevado al gobierno interino a decretar la emergencia alimenticia y sanitaria, lo cual ha sido negado por el régimen impidiendo la recepción de ayuda internacional.

La industria siderúrgica está completamente parada, en el área petroquímica el complejo de El Tablazo se encuentra paralizado por falta de materia prima, el sistema nacional de refinación de 1300 mbdc apenas procesa unos 150 mbdc, con todas sus unidades de conversión media y profunda fuera de servicio y requiriendo mantenimiento mayor, al igual que las plantas de servicios auxiliares. La producción de crudo se encuentra a niveles mínimos históricos (730 mbdc), la misma procede en su mayor parte de las empresas mixtas, la producción propia de Petróleos de Venezuela S.A. se estima en unos 150 mbdc. El rescate de la plataforma industrial requerirá de cientos de millardos de dólares en inversiones, así como de personal técnico y nuevas tecnologías.

Ante esta situación Venezuela requiere del apoyo de los entes financieros multilaterales, la renegociación de la deuda y de la inversión privada nacional e internacional para el rescate de los distintos sectores económicos del país y aprovechar la ventana temporal de alta demanda petrolera.

Las reservas de recursos naturales (petróleo, gas, minerales) le permiten al país poder iniciar la diversificación de su economía, para lo cual deberá resolver los problemas de seguridad, y suministro de servicios al tiempo de desarrollar un plan de incentivos económicos y nuevas leyes que le aseguren a los inversores privados nacionales y foráneos las bases legales y fiscales de sus inversiones en las distintas áreas económicas del país, con objeto de lograr el rescate de éstas y el logro del desarrollo armónico del país para poder afrontar con éxito un futuro descarbonizado. En el análisis sobre la estrategia a seguir se presenta en la situación del país y las posibles áreas para impulsar el desarrollo nacional.

El pueblo venezolano debe entender que solo a través de la creación de valor se puede lograr alcanzar las metas. El apoyo de los sindicatos, organizaciones empresariales y políticas, así como de la ciudadanía en general son necesarios.

Para leer el informe abrir el siguiente enlace :

rescate venezuela f

 

Situación COVID-19 en Venezuela – Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) – 2 de Abril 2020

Emergencia en Venezuela – Revista Avila/Montserrate # 43 – 1 de Abril 2020

La pandemia venezolana por Fernando Luis Egaña – Noticiero Digital – 26 de Marzo 2020

download.jpgUna de las acepciones de la palabra “pandemia” es la de una enfermedad epidémica que ataca a casi todas las personas de una localidad o de una región. En ese exacto sentido, la hegemonía roja ha sido una pandemia para Venezuela. Y una muy prolongada, porque a lo largo del siglo XXI no ha dejado hueso sano en nuestro país. Algunas tribus de colorido político diverso, se han encumbrado como plutócratas a escala global, abofeteando al pueblo con el derroche de su riqueza mal habida. No creo que haya referentes en la historia contemporánea del planeta, de una depredación y devastación tan profunda y extendida, como la que ha ocurrido, y sigue ocurriendo, en Venezuela por la acción criminal del poder establecido y sus cómplices. Eso, pacientes lectores, se llama pandemia.

La mentira es un componente esencial de esa pandemia despótica y corrupta. Para ésta, no debe haber información veraz sino propaganda política –hay que reconocer que muchas veces ha sido habilidosa–, lo que envilece aún más la mentira porque pretende expresamente manipular a la población. Si la hegemonía miente siempre y en todo, ¿por qué no habría de continuar mintiendo en un asunto tan delicado como el Coronavirus? Maduro y los suyos dijeron que el país estaba asegurado ante el Covid-19. ¡Mentira!… Han reiterado que los servicios de salud están más que preparados para atender las necesidades suscitadas por el Covid-19. ¡Mentira!… Declaran que se cuenta con suficientes medicamentos y camas de terapia intensiva con ventilación mecánica. ¡Mentira!… Alegan que la curva de la enfermedad está aplanada. ¡Mentira!…

Si todo esto es mentira, por la sencilla razón o sinrazón de que el “sistema de salud” es un montón de escombros, en medio de un país destruido, ¿por qué hay que creer que los datos de la propagación del Coronavirus son ciertos? La situación tiene que ser, lógicamente, mucho peor, y el desastre sanitario en Venezuela, antes de que apareciera el Coronavirus de Wuhan, crea condiciones para la diseminación del virus de una forma avasallante. Al Coronavirus no le importa las mentiras del poder. Es más, a falta de información veraz, la gente queda sumida en la incertidumbre, el rumor, o la mentira oficial, y todo ello colabora en hacer más difícil la contención del Covid-19. La única respuesta de la hegemonía, además de la mentira, es la imposición militar, policial y para-militar de una “cuarentena” que tiene más una naturaleza de control político-social, que de prevención sanitaria.

Algunos voceros políticos y comunicacionales proponen que haya un “acuerdo de unidad nacional” para enfrentar la pandemia. ¿Cuál pandemia? Obviamente no se refieren a la pandemia de la hegemonía roja, a la cual sirven abierta o solapadamente. Y el Coronavirus no puede ser vencido con relativa rapidez por un acuerdo insustancial, sino por un programa orgánico y bien fundamentado de salud pública, distanciamiento social, asistencia de emergencia, suministro eficaz de bienes y servicios básicos al pueblo, entre otros aspectos. ¿Eso es posible o siquiera medianamente probable en la Venezuela destruida del presente? Por supuesto que no. Y tal programa no se puede poner en práctica si no hay una adecuada infraestructura. Acá lo que había, sobre todo en el ámbito público, fue derruido en el siglo XXI por la negligencia y el dolo de las llamadas “autoridades”.

La pandemia sanitaria sólo será superada, en última instancia, por la participación responsable de la base social. Y en todas partes del país se están dando ejemplos de valentía y solidaridad ante las dificultades, que en verdad hacen brotar la esperanza. Los esfuerzos de numerosos sectores sociales, empezando por la Iglesia en su sentido más amplio, son titánicos, y con el término no se exagera ni un átomo. Coraje y serenidad son muy necesarios en este tiempo de extrema gravedad. Pero no sólo para vencer al Covid-19, sino a la otra pandemia, la de la hegemonía roja, que se ha abatido de manera implacable sobre Venezuela. Luchemos el conjunto de los venezolanos, con todas nuestras fuerzas, para que así sea.

Condiciones para atender Covid-19 en Venezuela – Centro Comunicación Nacional – 27 de Marzo 2020

Gobierno Legítimo presenta 2ndo Boletín de la verdad

En atención de la política de transparencia, nosotros como Gobierno interino y legítimo de Venezuela, nos vemos en la obligación de comunicar al país la verdad ante mentiras del régimen en función del interés nacional.

Desde el principio hemos advertido que una de las claves para combatir el Covid-19 es con información veraz y oportuna.

El día 26 de marzo, falleció el primer venezolano en el estado Aragua a causa de este virus. El régimen de Nicolás Maduro insiste que el paciente perdió la vida por asistir a un centro de salud demasiado tarde y por padecer de otras enfermedades y complicaciones respiratorias.

La única verdad es que la víctima ingresó a una clínica en esa región el día 23 de marzo, padeciendo de una neumonía, producto del Coronavirus. Ese mismo día se le practicaron las pruebas, pero no fue hasta el día 26 de marzo que se obtuvieron los resultados.

Todos los médicos y personal de salud conocen que hoy en día, cualquier caso de neumonía debe ser tratado como un caso de coronavirus, porque es este precisamente el resultado de la complicación del virus, y lo que termina acabando con la vida de los infectados.

Lo más grave es la decisión de la Corporación de Salud del estado Aragua, que obligó el traslado del paciente al Ambulatorio del Norte. Un ambulatorio tipo 2, que no cuenta con personal médico necesario y tampoco cuenta con una unidad de terapia intensiva ni instalaciones médicas eficientes.

Alertamos a la comunidad internacional y a todos los venezolanos, que el régimen toma estas decisiones para hacer propaganda política, defender una ideología política y controlar la información.

Los hospitales centinela donde se concentran 60% de los casos de coronavirus en Venezuela no están en condiciones para atender a los pacientes contagiados por el Covid-19.

Agradecemos a todos los médicos, enfermeras y todo personal de los hospitales, por su incansable trabajo y por seguir atendiendo a los venezolanos a pesar de los riesgos que corren por trabajar sin la protección necesaria. Gracias.

El derecho a la salud de todos los venezolanos incluye el acceso oportuno, aceptable y asequible a servicios de atención de salud de calidad suficiente. Lo responsable es garantizarle la vida a los venezolanos.

Esta crisis no puede ser superada con falsas realidades, las cifras no deben ser maquilladas, el venezolano merece estar informado, y este es un derecho que no puede ser vulnerado una vez más.

Superar esta pandemia, se trata de salvar vidas. Y hoy, salvar vidas depende de la consciencia, la voluntad política, la solidaridad, empatía y la humildad. Depende de cada uno de nosotros.

El COVID-19 y los desafíos de pacientes de alto riesgo en Venezuela por Delia Pérez – PanamPost – 24 de Marzo 2020

84 casos reportados por la dictadura, escasez de gasolina, falla de servicios básicos e insumos en hospitales públicos son los principales desafíos del venezolano frente a la pandemia

Un hombre carga botella de agua este jueves en el centro de Caracas, Venezuela. (Efe)

Según el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, hasta este lunes el número de casos globales de coronavirus (COVID-19) asciende a 387 919, mientras que los fallecimientos totalizan los 17 010 desde el inicio de la epidemia en China, que se ha convertido en pandemia y prácticamente todos los países han sido alcanzados por el virus.

En este sentido, la agencia Efe reseñó que China se mantiene como el país más afectado, con 81 600 casos, con 39 casos importados de países que se han convertido en foco de la pandemia y ningún caso de transmisión local en el último día. Le sigue Italia, Estados Unidos y España, por número de casos.

El COVID-19 sigue su expansión por América, con medio millar de muertes y unos 38 000 contagiados, lo que ha llevado a los diferentes Gobiernos a tomar medidas que aminoren el impacto generado por la pandemia.

Maduro y su arsenal terapéutico para enfrentar el COVID-19 

Venezuela no se escapa de las estadísticas sobre casos confirmados oficialmente. El domingo Nicolás Maduro reportó en cadena nacional que «Venezuela había llegado a 77 casos comprobados, todos importados». Desglosó que 21 casos son provenientes de España, 10 de Colombia, 3 de Estados Unidos, 3 de República Dominicana, 3 de Italia, 2 de Brasil y 1 de Perú, por lo que esta suma abarcaba la procedencia de 43 de los 77 pacientes confirmados con la enfermedad.

No detalló sobre el estado de salud de los confirmados, solo comentó que el 77 % de los casos se ubican en la región capital que incluye a Caracas y los vecinos estados de La Guaira y Miranda, en tanto que el 35 % de los infectados tienen entre 30 y 39 años y solo 2 son infantes. Pero sí insistió en la radicalización de las medidas ya establecidas. Lo que incluye un mayor distanciamiento social, la recomendación del uso de guantes y la obligatoriedad del uso del tapabocas de cualquier persona mientras salga de su residencia, una medida que los ciudadanos ya se venía aplicando.

Maduro dijo que la radicalización incluye «estar preparado con todos los medicamentos para todos los tratamientos» de los contagiados y «la preparación de las camas hospitalarias».  Según él, ambos ítems garantizados por la dictadura.

Este lunes, Jorge Rodríguez, comisionado de Maduro ante el COVID-19, mostrando láminas y gráficos, aseguró que Venezuela tiene 23 763 camas de hospitalización en centros asistenciales públicos y privados. «Suficientes para atender los posibles casos» del virus. Añadió que se han dispuesto otras 4 000 camas en hoteles privados para atender allí a huéspedes que puedan presentar síntomas de la enfermedad.

VTV CANAL 8

@VTVcanal8

🎥 | Vicepresidente Sectorial de Comunicación, Cultura y Turismo, @jorgerpsuv aseguró que Venezuela cuenta con todo el arsenal terapéutico para tratar a los pacientes contagiados con Covid-19

Video insertado

En horas de la tarde del mismo lunes, la otra comisionada del chavismo ante el COVID-19, Delcy Rodríguez, actualizó cifras y reportó siete nuevos casos positivos para un total de 84 contagios registrados en Venezuela. «Estos nuevos casos fueron reportados tres en el estado Barinas, dos en Aragua y uno en Miranda y Distrito Capital».

La vulnerabilidad del sistema de salud 

Paradójicamente, desde inicios del mes de marzo y específicamente cuando la OMS declaró el COVID-19 una pandemia,  especialistas e involucrados con el área de la salud en Venezuela han cuestionado insistentemente si realmente el sistema de salud está preparado para garantizar desde lo más mínimo —servicios públicos básicos—, el protocolo universal del lavado de manos, equipos de protección personal para los profesionales mientras hacen su trabajo de asistencia, hasta ventiladores para las terapias intensivas.

Para el jefe del Institute for Healthcare Improvement (IHI) en Europa y América Latina, Pedro Delgado, hay que actuar con urgencia. El COVID-19 debe ser manejado dejando a un lado los extremos políticos, porque es un tema sanitario, de civismo, de humanidad. «Es una bomba de tiempo, y el tic-toc-tic-toc de su reloj sigue aumentando en volumen, al mismo ritmo que aumenta progresivamente la ansiedad individual y general de los ciudadanos».

Igualmente indicó que los casos siguen aumentando a diario en presencia de «un sistema de salud que no es sistema en el estricto sentido de la palabra», sino una serie de instituciones inconexas.

Pedro Delgado@okpedrodelgado

Momento complejo en Venezuela https://medium.com/@delgadopedro10/tic-toc-tic-toc-venezuela-y-coronavirus-una-bomba-de-tiempo-38ade7ddb5d7 

Tic-toc-tic-toc: Venezuela y Coronavirus, una bomba de tiempo

En Venezuela hay que actuar con urgencia. La epidemia en desarrollo de Covid-19 debe ser manejada dejando a un lado los extremos políticos…

Delgado explicó, en referencia a la crisis de salud que atraviesa Venezuela, que «poco se sabe de su estado más allá de la Encuesta Nacional de Hospitales que nos dice que la infraestructura física hospitalaria es muy deficiente — los servicios llegan intermitentes y en algunos ni el agua llega, en la mayoría los insumos médicos y el personal son deficientes para las necesidades cotidianas y no cuentan con equipos suficientes, especial mención de respiradores que son escasos; hay ausencia de protocolos de acción para epidemias y de zonas habilitadas de aislamiento para pacientes infectados. La emigración masiva de los últimos años de profesionales de salud es otro factor importante a considerar».

‘Resguardo de los derechos de los más vulnerables’

Ante la llegada del COVID-19 a Sudamérica y el devastador panorama que se vislumbra frente a esta pandemia,  basado en el padecimiento diario de miles de venezolanos con enfermedades crónicas, los llamados de atención no se han hecho esperar.

Cien organizaciones no gubernamentales venezolanas suscribieron un comunicado, en el que solicitan garantías por parte de las autoridades responsables frente al trabajo de los actores humanitarios y la adopción de medidas que resguarden los derechos de poblaciones vulnerables frente al COVID-19.

Entre los puntos se sugiere que «la implementación de la cuarentena debe informar suficientemente sobre su alcance, protocolos de movilización para el acceso a alimentos y atención médica, garantizando el mayor disfrute posible de los servicios básicos como el acceso a agua y energía eléctrica».

Además, solicita que las medidas de restricción de movilidad se adopten de tal manera que no produzcan desabastecimiento y «no impidan la asistencia a centros médicos para tratamientos regulares necesarios, para no agravar condición de salud y atender los casos de personas que quedaron en terminales sin recursos y posibilidades de trasladarse».

 

PROVEA

@_Provea

Intimidación en el JM: Mientras que padres tenían de la mano a sus hijos con tapabocas, la PNB seguía imponiendo sus escudos para intimidar. Ejemplo de lo inhumano de fuerzas del estado con el dolor y exigencias de quienes solo están pidiendo ayuda. https://www.derechos.org.ve/actualidad/pese-a-la-intimidacion-de-la-pnb-medicos-y-padres-protestaron-por-salvar-el-j-m-de-los-rios 

Pese a la intimidación de la PNB, médicos y padres protestaron por salvar el J.M. de Los Ríos -…

Médicos, enfermeros, trabajadores y madres de pacientes recluidos en el Hospital J.M. de Los Ríos, protestaron una vez más para exigir que el Estado venezolano responda con medidas y se salven las…

derechos.org.ve

La gasolina agrava la situación de los pacientes de alto riesgo

Las implicaciones con respecto a la pandemia que azota a la humanidad no solo son de corte sanitario y asistencial, sino que se entrelazan con políticas publicas que ha improvisado la dictadura socialista durante años. La escasez de gasolina es un factor que alarma a la población frente a los derechos de los más vulnerables, los enfermos con enfermedades crónicas: sus tratamientos y traslados.

Las personas que requieren de medicamentos para tratamientos crónicos sufren a diario por la angustia que genera vivir lejos de Farmacias de Alto Costo del Instituto de los Seguros Sociales (IVSS). Sumado a eso en tiempos de COVID-19, el no poder trasladarse por las medidas de cierre de vías entre estados o municipios en medio de la cuarentena total, los carga de ansiedad a ellos y a sus familiares, porque les impide llegar a constatar si hay stock de su tratamiento.

Francisco Valencia, director de la Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y la Vida (Codevida), indicó que “es muy difícil decirle a una paciente crónico que se mantenga en casa, muchos de ellos necesitan trabajar para comprar (…) pero la mejor medida que pueden tomar, es estar en casa”.

Francisco Valencia@valenciafran

situación de las personas en diálisis.

No pueden acudir a sus tratamientos debido a la escasez de gasolina.
Desde la 8am están esperando que llegue el combustible.

Vale destacar que ya para el 2019 se hablaba de casi 5 000 pacientes de diálisis en Venezuela, que habían muerto por falta de atención medica e insumos entre 2017 y ese año.

La devastación descrita por expertos es de vieja data

En abril de 2019 el médico y patólogo venezolano Alberto Paniz informó a la agencia Efe sobre los riesgos de una «herida mortal a la salud publica venezolana que fue la politización de los programas de salud«,  la falta de medicinas y de acceso a las vacunas en Venezuela, sumados al éxodo masivo de profesionales del sector de la salud, «han devastado los hospitales públicos del país».

«Con el precedente del colapso de la red eléctrica nacional y la interrupción a nivel nacional del sistema de agua potable que ha traído nuevos actores al ruedo sanitario, como las infecciones por transmisión hídrica, como diarreas virales y bacterianas, parasitosis intestinales y brotes epidémicos de hepatitis en varias regiones del país».

Asimismo, en reiteradas ocasiones profesionales de la salud, enfermeras, médicos y demás trabajadores sanitarios de Venezuela han alzado su voz acompañados de los propios pacientes crónicos y sus familiares, solicitando mínimas condiciones en su calidad de vida, entre ellas dotación de los hospitales por la escasez de medicamentos, materiales médicos y han denunciado la paralización de áreas especializadas o quirófanos por falta de mantenimiento y recursos.

Ante estas características del sistema de salud venezolano, muchos se inquietan ante la gran pregunta —y el arsenal de excusas— ¿está Venezuela preparada para el COVID-19?

En España más de 280 enfermeros venezolanos se movilizan para apoyar en la crisis del coronavirus por Daniel Gómez – ALnavío – 23 de Marzo 2020

Ya la Asociación de Enfermeros Venezolanos en España se anotó un primer logro. Que la sanidad privada contrate a los enfermeros pendientes de homologación como celadores para ejercer de camilleros y vigilantes de sala. “Queremos ayudar sea como sea. Sabemos que el pico de contagios es alto y que seguirá creciendo. Es nuestro granito de arena contra la pandemia”, dijo al diario ALnavío Cristimar Mota, fundadora de la Asociación que ya representa a 283 profesionales.

Los enfermeros venezolanos están dispuestos a colaborar como voluntarios / Foto: Pixabay
Los enfermeros venezolanos están dispuestos a colaborar como voluntarios / Foto: Pixabay

Cristimar Mota es la fundadora de la Asociación de Enfermeros Venezolanos en España. Desde su gremio también se movilizan para hacer frente al coronavirus. Hasta este lunes, 283 enfermeros venezolanos han rellenado el formulario de la Asociación y lo han puesto a disposición del Ministerio de Sanidad para colaborar con la pandemia.

“Hasta ahora el 47,2% de los enfermeros venezolanos inscritos tienen sus títulos pendientes de homologación. Con este primer grupo conseguimos que al menos la sanidad privada los contrate como celadores. Con el segundo grupo, el 52,8%, propondremos que ofrezcan labores de voluntariado. Todos queremos colaborar y aportar nuestro granito de arena”, dijo al diario ALnavío Cristimar Mota.

La propia Mota está a la espera de que le validen su título de enfermera. Lleva dos años cumpliendo los trámites que exige la burocracia española. Sin embargo, ahora ha conseguido un puesto como celadora en una clínica privada de Madrid. Se incorporará esta semana como refuerzo a la crisis del coronavirus.

“Los celadores ejercen labores de camilleros y vigilancia de sala. Es un recurso humano necesario en estos momentos”, explicó esta enfermera, quien recordó que tanto en el hospital provisional de Ifema en Madrid como en los centros de HM Hospitales están demandando celadores.

“Queremos ayudar sea como sea. Sabemos que el pico de contagios es alto y que seguirá creciendo”, comentó Mota.

“Queremos ayudar sea como sea. Sabemos que el pico de contagios es alto y que seguirá creciendo”, comentó Mota.

Agregó que esta situación también la contemplan como una oportunidad. “Así sea como celador, vemos esto como una manera de devolverle a España la forma en la que nos han acogido. Estoy segura de que, en un futuro, nos reconocerán y conseguiremos que la homologación de nuestros títulos se agilice”.

La Asociación de Enfermeros Venezolanos en España ha tomado impulso con la crisis del coronavirus. Antes de que estallara la pandemia, Cristimar Mota había iniciado los trámites legales para hacer una sola voz de todos los enfermeros y tener más visibilidad.

En España también está la Asociación de Médicos Venezolanos. Este viernes Nancy Miranda, la directora, informaba a este diario que 230 médicos estaban listos para incorporarse a los hospitales.

Arnoldo José Gabaldón: “Si no conseguimos el camino, Venezuela pasará 100 años a la cola de América Latina” por Hugo Prieto – ProDaVinci – 22 de Marzo 2020


Un grupo de venezolanos, de amplia experiencia y calificación profesional, se reunió en la sede de la Universidad Metropolitana para discutir un documento*, en el que se plantean los retos para superar la difícil situación por la que atraviesa la región de Guayana. La severa caída de la generación eléctrica del río Caroní y la paralización total de las industrias básicas (acero y aluminio) son parte de un panorama tan desolador como apremiante. Lo que está en riesgo es un proyecto de desarrollo único en América Latina, cuyos logros tangibles son demostrables y hablan por sí solos.

El Grupo Orinoco, al cual pertenece Arnoldo José Gabaldón, ingeniero Civil especializado en ingeniería hidráulica, exministro del Ambiente y expresidente de la Copre, traza un recorrido por lo que sin duda ha sido la propuesta más ambiciosa de Venezuela en la segunda mitad del siglo XX. Había gerencia, ambición política y determinación para aunar esfuerzos y crear una institucionalidad que le permitió al país sacar provecho de los ingentes recursos de una región que, a cambio, anteponía difíciles condiciones para acometer una empresa de esa envergadura. Desde el elusivo mito de El Dorado hasta las selvas impenetrables plagadas de malaria, pasando por una diversidad climática y ecológica que en sí misma es una ecuación de enorme complejidad.

Gabaldón ha puesto miras a mediano y largo plazo. El encuentro en la Unimet no será ni el primero ni el último, porque de lo que se trata es de convocar a quienes tienen algo que decir, a los dolientes de Guayana, para seguir depurando una propuesta que goce del más amplio consenso en el país.

Ustedes advierten un hecho alarmante: la reducción de más del 50 por ciento en la generación de energía hidroeléctrica en Guayana. ¿A qué atribuye esa reducción tan marcada?

No ha habido un mantenimiento efectivo de las turbinas en los embalses (Guri y Macagua II). Por eso hay una serie de generadores paralizados. Lo que ocurre es que la demanda eléctrica del país ha caído a los mismos niveles que teníamos en 1999. Entonces, no se nota tanto esa reducción de la capacidad de generación y del aprovechamiento del río Caroní. Pero esa es la realidad. Además, hay otra circunstancia, al no tener esa capacidad de generación, que se encuentra muy por debajo de la capacidad instalada, se aplicaron racionamientos y cortes masivos del servicio eléctrico. Eso también afectó todo el consumo eléctrico (industria, comercio, hogares).

Ustedes proponen que se detenga de inmediato el Arco Minero del Orinoco. ¿Quizás porque es un proyecto meramente extractivista?  

Porque es un proyecto delincuencial, que cayó en manos de una burocracia delincuente, asociada con la mafia internacional, con los pranes. Y las fuerzas armadas también están metidas en eso. De manera que no hay forma de rescatarlo. Pensamos que hay que reformular una economía minera, porque en la región hay vocación para eso. Pero tendría que ser bajo otras modalidades.

¿Cuál es el impacto que tiene el Arco Minero en la configuración geográfica y ecológica de Guayana?

En las áreas de explotación a cielo abierto eso está produciendo unos impactos terribles. Algunos en la cuenca superior del río Caroní. Ahí se están produciendo todo tipo de desafueros ecológicos. Es una de las cosas que alarma. Sobre todo cuando ves la región a mediano y largo plazo. Si esos procesos siguen así, ¿Qué va a quedar? Metidos en el parque nacional Canaima unos y en la Gran Sabana otros. ¿Qué le vamos a dejar de aquello a las generaciones futuras? De ahí viene la urgencia del objetivo de la sustentabilidad.

Ya el país tenía la experiencia del Lago de Maracaibo, una verdadera catástrofe en términos ecológicos.

Sí, una catástrofe vista desde muy temprano, porque en 1921 hubo protestas de pescadores del lago y en el congreso gomero se aprobó la primera ley de control de los derrames de petróleo. O sea que consciencia sobre eso había y también la percepción de que ahí se producía un gran daño.

La Corporación Venezolana de Guayana fue un proyecto ambicioso que por más de 50 años tuvo continuidad en la vida política e institucional del país…

… Y que tuvo logros muy concretos, muy tangibles, porque todo lo que es el desarrollo hidroeléctrico del río Caroní es único en América Latina. Eso es un logro extraordinario. El polo industrial de Guayana era una cosa que les aguaba la boca a los latinoamericanos cuando oían hablar que se había construido una ciudad de más de 500.000 habitantes, que allí estaba el asiento de una industria pesada, que estaba produciendo más de 4,5 millones de toneladas de acero al año. Tuvimos capacidad en el país para hacer todas esas cosas.

¿Cómo es que eso se borra de un plumazo?

Eso no se borra de un plumazo. Eso se borra porque la sociedad nuestra tiene unos factores culturales que facilitan una tragedia de esa envergadura. ¿Qué pasó con los obreros de la siderúrgica cuando decidieron renacionalizar esa industria? Se pusieron todos contentísimos, pero todos perdieron las acciones que tenían allí. Esa industria llegó a producir algo más de cuatro millones de toneladas de acero, que era la capacidad para la cual se diseñó la planta en su segunda etapa (1974). Lo que ha pasado con el aluminio es una cosa de ponerse a llorar. Las minas de bauxita de los Pijiguaos paralizadas, el proceso de la bauxita igualmente paralizado. Para hacer cualquier cosa de aluminio, tú tienes que importar la bauxita del exterior.

Quisiera detenerme en los factores culturales que mencionó, porque la debacle de Guayana —y del país en general—, se atribuye, una y otra vez,  a la corrupción, al clientelismo político, pero resulta que la cosa es más profunda. ¿Qué responsabilidad le podemos atribuir a los sectores laborales, a los sectores sindicales?

Uno de los planteamientos más novedosos que han surgido es que hay que promover un cambio cultural en la sociedad venezolana, pero específicamente en los sectores que han estado involucrados en los problemas de Guayana. Se ha generado un clima laboral en el que hay una corrupción pavorosa, no hay un solo elemento de la sociedad que no esté pensando en la picardía, la disciplina se ha relajado. ¿Sabías, por ejemplo, que esas empresas están paralizadas pero todos los trabajadores reciben su sueldo, un sueldo mínimo en sus casas? Son decenas de miles de personas. ¿Cómo levantas tú y pones a vibrar un país si no hay una acción deliberada, bien estudiada, para incidir en esos factores tan negativos? No solamente es la cultura rentista sino que sobre ella se han adosado otras perversiones, que hacen que nuestra sociedad sea tan poco resiliente para afrontar un proceso de reconstrucción.

En un abrir y cerrar de ojos pasamos —tal como lo han denunciado sectores de la academia—, del rentismo petrolero al rentismo minero. La pregunta es si vamos a seguir en esta guachafita. 

Los que concibieron el polo industrial de Guayana tenían muy claro su objetivo. Allá había unos recursos minerales, fundamentalmente hierro y aluminio, y había energía barata. Eso era para producir materias primas que debían ser reelaboradas en Guayana, para que aquello se convirtiera en un polo de exportaciones. De las posibilidades de diversificación económica que tuvo el país, esa fue la más destacada. Cambiar eso ahora por el extrativismo de oro, prácticamente las pepitas las sacan para llevárselas a Ámsterdam o Dubái, sin ningún procesamiento previo, es remachar la cultura rentista en otra vertiente. ¿Vamos a pasar de un extractivismo a otro cuando creíamos que la Venezuela pospetrolera iba a tener pilares como los de Guayana? Bueno, resulta que los deshicimos.

El Municipio Sifontes del estado Bolívar, donde hay una gran concentración aurífera, a la vez es el foco de la malaria, de la desinstitucionalización y de la presencia de bandas paramilitares como el ELN de Colombia. Ahí, donde están los recursos, mira lo que tenemos al lado. Es una incongruencia asombrosa.

Te cuento una anécdota. En la década de 1980 (86, 88), yo estuve en Bogotá. Germán Carrera Damas estaba de embajador. Hablando de los problemas de Colombia me refirió que uno de ellos era que el Estado colombiano no tenía presencia en el 30 por ciento de su territorio. Actualmente, en el caso de nosotros, el Estado venezolano no está presente en casi el 50 por ciento del territorio. Apure, Amazonas, Bolívar, Delta Amacuro. Ahí no hay presencia del Estado en modo alguno. Habrá unos solados por aquí, por allá, en connivencia con la guerrilla del ELN y la disidencia de las FARC. Recientemente, unos señores que estaban de pesca en el Caranaparo me contaron que llegaron unos hombres en lancha y se identificaron como integrantes del ELN. Eso es. Venezuela tiene perdido medio territorio.

No es que colapsó el modelo petrolero, sino que lo destruyeron al quebrar a PDVSA. De hecho tenemos un Estado totalmente empobrecido, vaciado de recursos y a futuro vamos a depender de la inversión extranjera, de la inversión privada, pero la Constitución del 99 consagra la propiedad del Estado y privilegia lo público. ¿Qué haría falta para atraer capitales al país?

Aquí lo que está planteado es una suerte de renacimiento para que Venezuela pueda volver a encarrilarse, con una trayectoria de desarrollo normal. Los retos de carácter institucional son muy serios, de forma tal que el problema electoral pudiera ser el principio, pero eso por sí solo no resuelve nada. Aquí debe conjugarse una serie de voluntades y de esfuerzos, y una conducción adecuada, que sepa para donde ir y que tenga el poder, porque ¿qué va a ser de las Fuerzas Armadas en el futuro, una pila de parásitos que se acostumbraron a martillar y a estar robando glotonamente? ¿Cómo se encarrila un país en esas condiciones? Bueno, ahí están las consecuencias. Y si pasas revista en América Latina, nosotros empezamos a aparecer en la cola.

Otro temas que ponen de relieve es que Venezuela dejó de ser un país competitivo. Advierten, además, que la recuperación  «será difícil y será lenta». Pero no falta quien diga que, si el señor Maduro se va, el mandado está hecho.

En la competitividad, por supuesto, está presente el factor humano. Ese factor humano radiado que tenemos, porque eso es lo que ha ocurrido, sobre todo en estos 20 años, y a no ser que tú llegues a motivarlo con estímulos muy inteligentes, será un fardo muy pesado. Pero hay otra cosa que también es muy grave: No ha habido un desarrollo de un sistema de ciencia y tecnología e innovación. Esa es la base de la competitividad, precisamente. Y no lo tenemos. ¿Tú sabías, por ejemplo, que en las industrias de Guayana se llegó a producir un ring de aluminio que usaron los carros de la Formula 1? En su momento, esos rines pesaban 14 kilos y resulta que actualmente pesan, debido a la innovación, 8 kilos. Tienen, además, la misma resistencia. Por lo tanto, al surgir esa innovación tecnológica, quedó absolutamente desfasada la empresa original de rines. Si me dices que en Guayana está presente el Instituto Tecnológico de Massachusetts con un ejército de científicos instalando todo tipo de cosas, uno tiene razones para pensar que aquello puede recuperarse con rapidez, pero no lo hay, no se creó un aparato científico tecnológico que pudiese aportar esa innovación tan necesaria para un complejo industrial.

Tampoco hay esa capacidad en las universidades venezolanas.

Nosotros nos hemos vinculado a la UCAB en Guayana para que sea su rector, el padre Arturo Peraza, quien motorice la segunda vuelta de discusiones de este documento. ¿Destrozada la CVG quien se va a ocupar de materializar esa estrategia de desarrollo sostenible, cuyo guión es el que estamos proponiendo? Más allá de las iniciativas valiosas para la transitoriedad, se requieren unos cerebros que empiecen a pensar en el mediano y largo plazo. Lo que se hizo, y lo que podamos hacer, no es algo que puedes hacer de la noche a la mañana. En 1959, el general Alfonso Ravard, quien presidía la CVG, fue al Instituto Tecnológico de Massachusetts y lo que se fue gestando allí fue de una maduración muy lenta. Pero firme, no había retroceso.

Para ustedes es muy importante la consecución de una imagen objetivo, ¿podría definir ese concepto? ¿Cómo lo podríamos visualizar?

En un proceso de planificación prospectiva, tú tienes que tomar en cuenta la situación actual, cuyo diagnóstico es muy negativo. Eso es lo que consignamos en el documento. Tu horizonte de planificación abarca un período de 20 a 30 años. Y en esa planificación, además de tomar en cuenta los escenarios que pueden ocurrir, tú tienes que imaginarte cómo es la imagen deseable de lo que quieres que ocurra allí. Yo deseo que Guayana esté exportando 10 millones de productos elaborados a los mercados internacionales. Yo pienso que es posible que toda la alimentación de Guayana sea provista por el Delta del Orinoco, porque se han desarrollado allí unos proyectos. Esa es la imagen objetivo. Pero esa imagen no se saca del bolsillo tiene que ser producto del raciocinio, de la auscultación de las realidades y de cómo han sido las tendencias del pasado.

Mucho de lo que ha dicho es planificación, es institucionalidad, ¿pero cuáles serían las condiciones para que la inversión privada se vincule y se asocie en la consecución de esa imagen objetivo?

Si vamos a salir a flote tiene que venir un régimen diferente, un régimen que empiece por producir confianza a todos los venezolanos y especialmente a los inversionistas que estén dispuestos a arriesgar sus recursos. Eso implica que vas a tener que modificar algunas leyes, pero sobre todo un régimen que sea capaz de dar demostraciones y emita mensajes que refuercen la confianza de la gente. Si eso se logra a nivel nacional, posiblemente puedas sacar beneficios de allí para el sector petrolero y para el sector de Guayana. El problema no es sólo arreglar la democracia con unas elecciones transparentes, es un cambio muchísimo más profundo. De lo contrario, el riesgo es que Venezuela pase 100 años a la cola de América Latina. Si nosotros no conseguimos el camino, eso está cantado. Este país no levanta cabeza.

Usted, por distintas razones, es uno de los venezolanos que conoce a fondo lo que ocurre con la malaria, cuya incidencia ha aumentado de forma alarmante, entre otras cosas, por la minería ilegal y la fragmentación de los bosques en Guayana. ¿Qué opinión tiene?

En 1999 al señor Chávez se le ocurrió suprimir la División General de Malariología y Saneamiento Ambiental del Ministerio de Sanidad, que era la organización que se ocupaba de la medicina preventiva y de hacer el seguimiento de todo lo que ocurriese epidemiológicamente en materia de malaria, de dengue y de las enfermedades transmisibles. Hay, como elemento histórico, una carta del doctor Oscar Noya, profesor de la Universidad Central de Venezuela, que en uno de sus párrafos dice: Yo le puedo anticipar a usted (Hugo Chávez) que si ese proyecto de eliminar se lleva a cabo, usted está destruyendo uno de los pilares fundamentales de la salud venezolana. Ciertamente, en Guayana hay condiciones que dificultan la lucha contra el mosquito transmisor de la malaria, pero la exportación al resto del país ha quedado sin control y actualmente tenemos un millón de casos de malaria.

***

*Guión para la formulación de una estrategia de desarrollo sostenible para Guayana.

A %d blogueros les gusta esto: