elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: ROSNEFT

La costosa apuesta petrolera de Putin por Maduro por Zenaida Amador ALnavío – 30 de Marzo 2020

Si bien Rusia ha sido un aliado estratégico del régimen de Nicolás Maduro, cada día se le hace más costoso seguir adelante con este apoyo. No se trata solamente del riesgo de que las sanciones de Estados Unidos impacten sus negocios, en un contexto global desalentador para el negocio energético, sino de que la Federación Rusa se está exponiendo a una pérdida milmillonaria en su apuesta por Venezuela. La salida de Rosneft no blinda al gobierno de Vladímir Putin en su arriesgada jugada de respaldo al chavismo.
A Putin cada vez le sale más caro su apoyo a Maduro / Foto: Kremlin
A Putin cada vez le sale más caro su apoyo a Maduro / Foto: Kremlin

Aunque desde hacía algún tiempo era conocido que los negocios de Rosneft en Venezuela venían desvalorizándose y que el cerco de Estados Unidos contra el régimen de Nicolás Maduro se estaba convirtiendo en un riesgo para la empresa, no dejó de sorprender el anuncio de su cese de operaciones en el país. Algunos llegaron a interpretar la medida como una ruptura en la alianza estratégica de Vladímir Putincon el chavismo, pero en verdad parece ser todo lo contrario.

Sobre Rosneft venían pesando las amenazas de Estados Unidos al haberse convertido en el principal agente comercial del petróleo venezolano. De hecho, fue gracias a Rosneft que las autoridades venezolanas pudieron redireccionar sus exportaciones hacia India y China, especialmente cuando otros aliados comenzaron a suspender despachos por temor a las sanciones

Por eso este año la empresa recibió dos impactos fuertes de parte de Washington, cuando le sancionó a Rosneft Trading y a TNK Traiding por facilitarle estas operaciones petroleras al régimen venezolano.

Mikhail Leontyev, portavoz de Rosneft, declaró a la agencia rusa TASS acerca de su salida de Venezuela y allí aseguró que tomaron la “decisión en interés de nuestros accionistas, como una empresa internacional que cotiza en bolsa”. Vale destacar que en Rosneft el Gobierno ruso tiene más de 50% del capital a través de Rosneftegaz y el resto lo comparten BP y el Fondo Soberano de Inversión de Qatar, lo que habla de otros intereses por los que velar.

Rosneft intenta así protegerse, pero cómo lo hace. En esencia decidió traspasar todos sus bienes locales a una compañía 100% propiedad del Gobierno de la Federación Rusa. Serguéi Mélik-Bagdasárov, embajador de Rusia en Venezuela, definió la operación como un “traspaso de los activos de Rosneft en Venezuela al Gobierno de Rusia”.

Sin embargo, en Rusia no es del todo bien vista esta jugada para salvaguardar los intereses de Rosneft.

La jugada

El negocio en Venezuela venía perdiendo valor de manera significativa. Aunque se calcula que la empresa invirtió en el país más de 9.000 millones de dólares, algunas estimaciones de la operación recién anunciada ubican en cerca de 4.000 millones de dólares el valor de la sesión de los activos en Venezuela al Estado ruso.

Igor Yushkov, experto petrolero, señaló a medios de ese país que, más allá del riesgo de que aumentaran las sanciones de EEUU, la verdad es que los activos en Venezuela le generaban pérdidas a Rosneft. Con esta operación los transfiere al Estado ruso a cambio de un activo líquido: sus acciones. Esto implicaría que el Estado perdió participación en la petrolera a cambio de unos activos problemáticos en Venezuela.

Según se detalló al informar sobre la operación, el traspaso no genera un pago en efectivo, sino que Rosneft recibe en el balance de una de sus sucursales un paquete del 9,6% de sus propias acciones. Es decir, que el Estado ruso, que poseía más de 50% de Rosneft, estaría transfiriendo cerca de 10% de sus acciones a la propia compañía petrolera, bajando así su participación.

Para el experto ruso Andrei Manoilo esto expone activos de la nación, que quedarían sin protección alguna si el régimen de Maduro cae, un riesgo del que buscó protegerse Rosneft.

No hay que perder de vista que Rosneft se limitó a informar que cedía su participación en las empresas mixtas Petromonagas, Petroperijá, Boquerón, Petromiranda y Petrovictoria, donde mantiene sociedad con Petróleos de Venezuela (PDVSA), sin mencionar los trámites que debió hacer localmente en Venezuela para ello. Estas empresas mixtas se rigen por la Ley de Hidrocarburos de Venezuela, donde claramente se indica que cualquier cambio en su composición accionaria requiere de la aprobación de la Asamblea Nacional, que es de mayoría opositora y está presidida por Juan Guaidó.

La salida de Rosneft no blinda al gobierno de Putin / Foto: Rosneft

La salida de Rosneft no blinda al gobierno de Putin / Foto: Rosneft

El diputado Ángel Alvarado, de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, asegura que de no ser aprobado por el Parlamento “es írrito y no será reconocido por la República” el contrato de traspaso o venta de acciones de Rosneft dentro de las empresas mixtas.

Ya la Asamblea Nacional había declarado nulos los acuerdos suscritos por Maduro con Rosneft a fines de 2016, que comprometían como garantía 49,9% de las acciones de Citgo por un financiamiento de 1.500 millones de dólares. El Parlamento declaró inconstitucionales tales tratos, que pusieron en riesgo uno de los principales activos de la región.

Esto indica que poco a poco se va desmontando el soporte legal de estas alianzas, por lo que podrían ser desconocidas por un gobierno venezolano legítimo, distinto del régimen de Maduro.

¿La gran apuesta?

Todavía no hay claridad de cómo se ejercerá esa presencia del Estado ruso en las empresas petroleras venezolanas, pues en verdad no se han revelado datos acerca de la compañía rusa que absorbió los activos de Rosneft.

Sin embargo, Serguéi Mélik-Bagdasárov, en sus comentarios iniciales tras conocerse la decisión de Rosneft, señaló: “¡No se preocupen! Se trata del traspaso de los activos de Rosneft en Venezuela al Gobierno de Rusia directamente. Seguimos juntos en adelante”.

Todavía no hay claridad de cómo se ejercerá esa presencia del Estado ruso en las empresas petroleras venezolanas, pues en verdad no se han revelado datos acerca de la compañía rusa que absorbió los activos de Rosneft.

Si bien todo pudiera resumirse a una estrategia preventiva nada más, las palabras del embajador Mélik-Bagdasárov, que usa con frecuencia la frase “¡hasta la victoria siempre!” en sus mensajes de Twitter, parece mostrar que hay una apuesta de Putin por el régimen venezolano.

En el mercado petrolero no descartan que el nuevo actor pudiera ser una empresa propiedad del Ministerio de Energía de la Federación Rusa, incluso ya sancionada por Estados Unidos, con lo cual Moscú intentaría subir el tono de las tensiones. En este caso cualquier reacción de EEUU ante las operaciones petroleras que busquen favorecer las gestiones de Maduro sería contra una empresa estatal rusa, es decir, una pugna Washington-Moscú.

Rosneft’s Venezuelan oil loads canceled due to sanctions, tankers leave empty – Reuters – 30 de Marzo 2020

Three large crude carriers (VLCCs) chartered by units of Russian oil major Rosneft to transport Venezuelan oil left Caribbean waters empty on Saturday after the cargoes were canceled due to sanctions, according to Refinitiv Eikon data and a document from Venezuelan state-run oil firm PDVSA.

The vessels – which would have jointly exported some 5.7 million barrels of Venezuelan heavy crude to Asia – had waited for weeks near Venezuelan waters to load, but the cargoes were canceled this week due to sanctions on PDVSA and Rosneft’s trading units, according to the PDVSA export program.

Following weeks of severe oil price falls amid declining demand, oil producers around the world are looking for tanks to store output, with some of them opting for using vessels as floating storage.

The tankers’ move occurred the same day that Rosneft announced its withdrawal from its oil projects in Venezuela through a coordinated sale of assets to an undisclosed company controlled by the Russian government.

It is unclear whether the move, announced at a time when oil prices are languishing around $25 per barrel, would signal any change in the delivery of Venezuelan oil by Russian state companies, which mostly goes to repay Venezuela’s debts.

Two of the three tankers scheduled to export Venezuelan oil had on Saturday changed their destinations after re-bookings: the HRA was sailing to Brazil’s Angra dos Reis port for loading Petrobras crude bound for China, while the Dragon set sail to Gibraltar, according to Eikon.

The third vessel, the Maria Angelicoussis, had not yet set a new destination.

PDVSA had said in previous export schedules that the vessels had faced delays to load Venezuelan oil while waiting for new directions from their owners following the imposition of U.S. sanctions on Rosneft Trading and TNK Trading this year.

Venezuela has struggled to export its oil this month amid tightening sanctions, which has shrunk its portfolio of customers. PDVSA has halted all deliveries to Rosneft.

So far in March, it has exported some 800,000 barrels per day (bpd) of crude and fuel, versus 1.05 million bpd in February, according to PDVSA and Eikon data.
Source: Reuters

La petrolera rusa Rosneft anuncia el cese de las operaciones en Venezuela por Alexey Danichev – Sputnik – 28 de marzo 2020

La empresa rusa Rosneft anunció el cese de las operaciones en Venezuela y la venta de los activos relacionados con las operaciones en este país suramericano, informó la compañía.

Rosneft ha celebrado hoy un acuerdo con una empresa de propiedad 100% del Gobierno de Rusia para vender sus participaciones y poner fin a su colaboración en todos los proyectos de Venezuela, incluidas sus participaciones en Petromonagas, Petroperija, Boquerón, Petromiranda y Petrovictoria.

Logo de Rosneft

Como resultado de la aplicación del acuerdo y la venta de los activos, Rosneft recibirá en el balance de una de sus sucursales un paquete del 9,6% de sus propias acciones.Por su parte, el Departamento de Estado de EEUU se abstuvo de hacer comentarios sobre el tema.

“No anunciamos nuestras acciones respecto a las sanciones pero seguiremos buscando vías de apoyo a las intenciones democráticas del pueblo venezolano”, respondió a Sputnik un representante del ente diplomático estadounidense.

Subrayó que Washington analiza constantemente “las actividades correspondientes y la necesidad de futuras acciones en lo que se refiere al programa de sanciones relacionadas con Venezuela”.

Extracción de petróleo en Venezuela

Estados Unidos impuso a finales de febrero sanciones a la empresa rusa Rosneft Trading S.A. y a mediados de marzo— a TNK Trading International S.A., otra filial de la empresa rusa, por operaciones con petróleo de Venezuela.Por su parte, la compañía rusa calificó las sanciones de ilegales e infundadas y subrayó que sus actividades en el país latinoamericano no sirven a intereses políticos.

El Ministerio de Exteriores de Rusia, a su vez, advirtió que las nuevas sanciones estadounidenses contra la rusa Rosneft agudizarán aún más la crisis en las relacionesentre Moscú y Washington.

Rosneft liquida todas las operaciones en Venezuela y se las traspasa al gobierno de Putin por Daniel Gómez – ALnavío – 28 de Marzo 2020

“Todos los activos y operaciones comerciales de Rosneft en Venezuela y relacionados con Venezuela serán eliminados, terminados o liquidados”. La petrolera rusa vende sus operaciones a una empresa 100% propiedad del gobierno de Vladímir Putin. Rosneft seguirá formando parte del capital social de la compañía.

El gobierno de Rusia se hará cargo de las operaciones en Venezuela / Foto: Rosneft
El gobierno de Rusia se hará cargo de las operaciones en Venezuela / Foto: Rosneft

Rosneft concluyó un acuerdo con una compañía 100% propiedad del Gobierno de la Federación Rusa, para vender todos sus intereses y cesar su participación en sus negocios venezolanos, incluidas las empresas conjuntas de PetromonagasPetroperijaBoqueronPetromiranda y Petrovictoria, así como el petróleo, empresas de servicios de campo, operaciones comerciales y comerciales”.

Rosneft comunica que traspasa a sus activos a “una empresa 100% propiedad del gobierno”. Del gobierno de Vladímir Putin. No se especifica cuál es esa compañía. Cabe recordar que Rosneft es una empresa mixta. El 80% de su capital lo controlan firmas estatales.

Además, Rosneft seguirá formando parte del accionariado de esa nueva empresa. “La transacción concluida y la venta de activos dará como resultado que Rosneft reciba como pago de liquidación una participación del 9,6% del capital social de Rosneft que será mantenida por una subsidiaria al 100% de Rosneft y contabilizada como acciones propias”, explicó Rosneft.

Como resultado del acuerdo, explicó la petrolera, “todos los activos y operaciones comerciales de Rosneft en Venezuela y relacionados con Venezuela serán eliminados, terminados o liquidados”.

La guerra del precio del petróleo podría poner fin al régimen de Maduro en Venezuela por Mitchell McGeorge – Noticias de Israel – 24 de Marzo 2020

Las acciones del aliado más firme de Venezuela en el inicio de una guerra global de precios del petróleo, podría lograr lo que las sanciones de Trump y la fallida toma de posesión de Guaidó no han podido hasta ahora: El fin del régimen de Maduro.

Screen Shot 2020-03-25 at 1.42.27 PM.png

 

Con la actual guerra de precios del petróleo en todo el mundo, los pesos pesados de Arabia Saudita, Rusia y los Emiratos Árabes Unidos han estado ofreciendo importantes volúmenes y descuentos en el mercado, aplastando el precio del petróleo al contado desde niveles vistos tan recientemente como hace un mes más o menos.

Mientras que los pesos pesados del petróleo mundial luchan para hacer frente a los efectos y caen de un descenso del 50% en los precios del petróleo, los mayores riesgos son para los países donde los ingresos del petróleo constituyen la mayoría de los ingresos nacionales, países como Libia, Angola, Nigeria, Brasil, Irán y especialmente Venezuela.

Antes de la actual guerra de precios del petróleo, PDVSA había estado ofreciendo el crudo Merey de referencia con descuentos de entre 16 y 18 dólares por barril a Brent como una forma de tentar a los compradores a correr el riesgo de romper las sanciones de EE.UU. Los precios relativamente estables (y más altos) del petróleo significaban que este crudo Merey con descuento se comparaba favorablemente en costos con los competidores locales Maya de México y Vasconia de Colombia, mientras que aún dejaba algunos ingresos disponibles para el régimen de Maduro.

Desde un país que debería ser más rico de lo que se imagina, con la posibilidad de que las mayores reservas probadas de petróleo de ~303 mil millones de barriles de petróleo en su lugar (en 2018 – aunque la mayoría es pesado o ultra pesado, con costos asociados más altos y que requiere de la mezcla para el mercado), hemos visto la catastrófica mala gestión de la riqueza petrolera venezolana, en primer lugar por Hugo Chávez y ahora por Nicolás Maduro, donde la criminalidad, la anarquía y el mercado negro han corrido desenfrenados. La nacionalización y el mal manejo de PDVSA también ha sido un factor material que ha contribuido, ya que la compañía ha visto a la gran mayoría de su personal calificado y experimentado obligado a abandonar la empresa.

Con la inflación desenfrenada viene la destrucción del valor del dinero y la destrucción del nivel de vida de la población en general, lo que ha llevado a disturbios civiles, protestas masivas, la imposición de sanciones económicas de EE.UU. y un intento de derrocamiento del Gobierno de Maduro. Ahora, los miles de millones de dólares que desde entonces se han prometido a diversos partidos para asegurar y mantener el poder se desvanecerán a través de los ahora profundamente descontados ingresos del petróleo.

Un rápido vistazo a los titulares de prensa antes de la reciente guerra de precios del petróleo nos mostrará los catastróficos efectos en Venezuela de las sanciones de EE.UU. que, durante un período de precios del petróleo relativamente boyantes y estables, todavía ha llevado a una drástica reducción de la producción y a una disminución de los ingresos nacionales a un goteo (entre el 95% y el 99% de todos los ingresos de exportación son obtenidos por el petróleo, que representa hasta el 70% de todos los ingresos del Gobierno).

Pero, con el crudo Brent cayendo a los bajos 30 dólares, Venezuela se ha visto obligada a recortar aún más los precios para atraer a los clientes que rompen el embargo con descuentos de hasta 23 dólares por barril en el crudo Merey esta semana.

Estos nuevos precios del crudo Merey dejan a PDVSA en una situación desesperada, luchando sólo para cubrir los costos operativos. Con el Crudo Brent a $35 por barril, estos nuevos descuentos ponen a Merey Crude en el mercado a ~$12 por barril. Con los costos de producción promediando entre $10 y $12 por barril, excluyendo el 33% de regalías que PDVSA paga al Gobierno, PDVSA estará significativamente bajo el agua.

Venezuela, al igual que Irán, son economías basadas únicamente en el petróleo, lo que ha significado que las sanciones comerciales de EE.UU. han reducido los ingresos críticos de exportación a un mero goteo. Como es el punto del plan de juego de EE.UU., las sanciones han visto los niveles de producción diaria de Venezuela caer a 865.000 barriles por día en febrero, mientras que las ventas de petróleo cayeron a un mínimo de 34 años.

Esto está restringiendo severamente la capacidad de Venezuela para financiar servicios vitales y de seguridad – debilitando el ya tenue control de Maduro sobre el poder – al tomar en consideración el precio de esta semana del Crudo Merey – no quedará ningún ingreso para que Maduro mantenga a los trabajadores del gobierno y las fuerzas armadas de su lado.

Otra complicación es que un salvavidas de apoyo ha sido Rusia que, a través de la empresa estatal Rosneft, ha proporcionado a PDVSA 6.500 millones de dólares en préstamos a cambio de entregas de crudo. Al tercer trimestre de 2019, quedaban aproximadamente 800 millones de dólares por pagar según Rosneft. Rosneft no sólo estaba proporcionando un apoyo financiero vital, sino que estaba manejando más de la mitad del petróleo proveniente de Venezuela y llevándolo al mercado.

El 19 de febrero, EE.UU. apretó aún más las tuercas al imponer nuevas sanciones a Rosneft PJSC por mantener vínculos con el régimen de Maduro y PDVSA. Rosneft ya estaba sujeto a algunas sanciones del sector de mercado de EE.UU., aunque no de tan largo alcance. Según los funcionarios de EE.UU., Rosneft había estado evitando las sanciones mediante el uso de la transferencia de barco a barco para obtener petróleo venezolano.

TNK Trading International, la subsidiaria suiza de Rosneft, fue sancionada el jueves 12 de marzo después de que los cargamentos de crudo venezolano asignados a Rosneft fueron cambiados a TNK para evitar las sanciones. TNK había comprado 14 millones de barriles de crudo de PDVSA en enero. Mientras que Rosneft sostiene que no hay ilegalidad en su relación con Venezuela, aquellos que realizan transacciones con Rosneft (y sus subsidiarias que se ven envueltas en un comportamiento ilegal) correrían el riesgo real de sanciones mundiales por parte de los EE.UU. también.

Con este fin, Reuters ha informado que una Venezuela cada vez más desesperada se ha visto obligada a entrar en tratos de petróleo por alimentos. Con la producción diezmada, las ventas de petróleo a un mínimo de 34 años y las sanciones apretadas, ha habido ingresos limitados de los ingresos del petróleo para financiar las necesidades básicas. Venezuela entró en un acuerdo con la empresa mexicana Libre Abodoro SA – intercambiando más de 7,2 millones de barriles de crudo con grandes descuentos por entregas desesperadas de maíz y camiones cisterna desde diciembre, con otros 2,4 millones de barriles para cargar este mes.

Pero, con los actuales precios de descuento del crudo venezolano, este salvavidas económico y social también está siendo amenazado. Con el colapso del precio del petróleo, y con él los ingresos resultantes del petróleo, Rusia puede no estar dispuesta (o no ser capaz) de mantener a Maduro a flote, mientras que también se enfrenta a las presiones económicas en casa – Rosneft puede tener que engullir los 800 millones de dólares que todavía se deben – muy posiblemente no es un resultado contemplado por Rusia cuando voló la OPEP +.

Con las actuales operaciones deficitarias de PDVSA sin proporcionar ningún ingreso al Gobierno, lo que lleva a una inflación desenfrenada y a una relación deuda/PIB que ha empeorado dramáticamente en el último mes (actualmente se estima en más del 4.000%), el control del poder de Maduro sólo puede estar actualmente colgando de un hilo – cada día que la guerra de precios del petróleo continúa está un día más cerca del punto de ruptura. Irónicamente, las acciones del aliado más firme de Venezuela en el inicio de una guerra global de precios del petróleo, podría lograr lo que las sanciones de Trump y la fallida toma de posesión de Guaidó no han podido hasta ahora – el fin del régimen de Maduro.

Pero, ¿podríamos ver también el giro del mundo y ser testigos de la posibilidad de que los EE.UU. se vean obligados a hacer frente a la desagradable situación de tener que cargar a Maduro por unas cuantas rondas más? El cambio de régimen seguramente llevaría a la eliminación inmediata de las sanciones – y para poner al país de nuevo en pie, la producción de petróleo tendría que ser incrementada tan pronto como sea posible – lo que arriesgaría una avalancha de nuevos volúmenes de petróleo golpeando el mercado justo en el peor momento.

EEUU sanciona a compañía suiza subsidiaria de Rosneft por vínculos con el régimen de Maduro – La Patilla – 12 de Marzo 2020

comunicado
Imagen de archivo de un hombre caminando frente al Departamento del Tesoro de Estados Unidos en Washington, Estados Unidos.

EEUUemitió este jueves sanciones contra la firma TNK Trading International S.A. (TTI), constituida en Suiza, por operar en el sector petrolero venezolano.

Washington – La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos designó hoy a TNK Trading International SA (TTI) para operar en el sector petrolero de la economía venezolana. TTI, constituida en Suiza, es una subsidiaria de la empresa rusa Rosneft Oil Company, controlada por el estado. Después de la designación del Tesoro del 18 de febrero de 2020 de Rosneft Trading SA (RTSA), las cargas de petróleo venezolano asignadas a RTSA se cambiaron a TTI para evadir las sanciones de los Estados Unidos.

“TNK Trading International SA es otra filial de Rosneft que gestiona la venta y el transporte de petróleo crudo venezolano, que está sujeto a sanciones”, dijo el secretario Steven T. Mnuchin. “La Administración Trump sigue comprometida a atacar a quienes apoyan la explotación del régimen corrupto de los activos petroleros de Venezuela”.

TTI, sobre la cual Rosneft Oil Company obtuvo el control en diciembre de 2017, está registrada en el Cantón de Ginebra, Suiza. TTI participa en el comercio, el procesamiento y el transporte de materias primas, en particular petróleo sin refinar y productos derivados del petróleo. TTI está siendo designado hoy de conformidad con la Orden Ejecutiva (EO) 13850, según enmendada.

OFAC también designó a RTSA en febrero de este año para operar en el sector petrolero de la economía venezolana, así como a su presidente Didier Casimiro por haber actuado o pretendido actuar para, o en nombre de, directa o indirectamente, RTSA. OFAC ha identificado previamente a Rosneft Oil Company como una empresa que opera en el sector energético de la Federación Rusa de conformidad con EO 13662 relacionada con Ucrania / Rusia y, como tal, esta y cualquier entidad que posea, directa o indirectamente, el 50 por ciento o más de Rosneft Oil Company, incluidos RTSA y TTI, están sujetos a ciertas restricciones bajo las Directivas 2 y 4 relacionadas con Ucrania / Rusia.

Juntos, TTI y RTSA manejaron un gran porcentaje de las exportaciones de petróleo de Venezuela en 2019. En enero de 2020, TTI compró casi 14 millones de barriles de petróleo crudo a Petróleos de Venezuela (PdVSA).

Al igual que con las designaciones anteriores de la OFAC, las sanciones de los EE. UU. No necesitan ser permanentes y están destinadas a cambiar el comportamiento. Estados Unidos ha dejado en claro que consideraremos levantar las sanciones para aquellos que tomen acciones concretas, significativas y verificables para apoyar el orden democrático en Venezuela.

Simultáneamente con esta acción, OFAC está emitiendo la Licencia General 36A para autorizar ciertas transacciones y actividades que normalmente son incidentes y necesarias para cerrar las transacciones que involucran RTSA o TTI hasta las 12:01 am, hora del este, 20 de mayo de 2020.

Como resultado de la acción de hoy, todos los bienes e intereses en propiedad de TTI que se encuentran en los Estados Unidos o en posesión o control de personas estadounidenses, y de cualquier entidad que sea propiedad, directa o indirectamente, del 50 por ciento o más del designado individuos y entidades, están bloqueados y deben ser reportados a la OFAC.

Ver nota de prensa del Departamento del Tesoro a continuación :

“Treasury Targets Additional Russian Oil Brokerage Firm for Continued Support of Maduro Regime

Washington – The U.S. Department of the Treasury’s Office of Foreign Assets Control (OFAC) today designated TNK Trading International S.A. (TTI) for operating in the oil sector of the Venezuelan economy. TTI, incorporated in Switzerland, is a subsidiary of Russian state-controlled Rosneft Oil Company. Following the February 18, 2020 Treasury designation of Rosneft Trading S.A. (RTSA), cargoes of Venezuelan oil allocated to RTSA were changed to TTI in order to evade U.S. sanctions.

“TNK Trading International S.A. is another Rosneft subsidiary brokering the sale and transport of Venezuelan crude oil, which is subject to sanctions,” said Secretary Steven T. Mnuchin. “The Trump Administration remains committed to targeting those who support the corrupt regime’s exploitation of Venezuela’s oil assets.”

TTI, which Rosneft Oil Company obtained control over in December 2017, is registered in the Canton of Geneva, Switzerland. TTI is involved in the trading, processing, and transport of raw materials, in particular unrefined petroleum and petroleum products. TTI is being designated today pursuant to Executive Order (E.O.) 13850, as amended.

OFAC also designated RTSA in February of this year for operating in the oil sector of the Venezuelan economy as well as its president Didier Casimiro for having acted or purported to act for or on behalf of, directly or indirectly, RTSA. OFAC has previously identified Rosneft Oil Company as operating in the energy sector of the Russian Federation pursuant to Ukraine-/Russia-related E.O. 13662 and as such, it and any entities owned, directly or indirectly, 50 percent or more by Rosneft Oil Company, including RTSA and TTI, are subject to certain restrictions under Ukraine-/Russia-related Directives 2 and 4. 

Together, TTI and RTSA handled a large percentage of Venezuela’s oil exports in 2019. In January 2020, TTI purchased nearly 14 million barrels of crude oil from Petroleos de Venezuela (PdVSA).

As with previous OFAC designations, U.S. sanctions need not be permanent and are intended to change behavior. The United States has made it clear that we will consider lifting sanctions for those who take concrete, meaningful, and verifiable actions to support democratic order in Venezuela. 

Concurrent with this action, OFAC is issuing General License 36A to authorize certain transactions and activities that are ordinarily incident and necessary to the wind down of transactions involving RTSA or TTI through 12:01 a.m. eastern daylight time, May 20, 2020.

As a result of today’s action, all property and interests in property of TTI that are in the United States or in the possession or control of U.S. persons, and of any entities that are owned, directly or indirectly, 50 percent or more by the designated individuals and entity, are blocked and must be reported to OFAC.

Read identifying information on the individuals and entity designated today.”

 

Qué hay detrás del plan de Nicolás Maduro para PDVSA y la supuesta “privatización encubierta” de la petrolera estatal por Guillermo D. Olmo – BBC News – 10 de Marzo 2020

Maduro.
     Maduro anunció un plan especial para reflotar PDVSA.

¿Está en venta PDVSA?

Es la pregunta que muchos se hacen en Venezuela desde que el presidente, Nicolás Maduro, declarara el pasado 19 de febrero la “emergencia energética” y anunciara una comisión especial para reflotar la compañía nacional de petróleos.

Pese a que durante años, el gobierno se jactó de haber recuperado la petrolera estatal “para el pueblo”, la decisión alimentó las sospechas de observadores que denuncian un plan para la privatización de la empresa y señalan como potencial comprador a Rosneft, la petrolera estatal de Rusia, principal valedor internacional de Maduro frente a Estados Unidos.

El dirigente sindical petrolero Eudis Girot denuncia que en PDVSA se está produciendo una “privatización encubierta”.

El plan de Maduro se topó a los pocos días de anunciarse con el desplome del precio del petróleo provocado por el impacto económico del coronavirus y la guerra de precios entre Rusia y Arabia Saudita, lo que añade aún más dudas sobre el futuro de la petrolera venezolana.

Qué está pasando en PDVSA

Al frente de la Comisión, Maduro colocó a su vicepresidente económico, Tareck El Aissami, uno de los pesos pesados de su gobierno, reclamado en Estados Unidos por cargos de narcotráfico y uno de los dirigentes sancionados por ese país..

Fuentes familiarizadas con el día a día de la compañía dijeron a BBC Mundo que El Aissami es el máximo responsable político, pero en la práctica es otro miembro de la Comisión, Asdrúbal Chávez, quien lleva ahora las riendas en la gestión.

Asdrúbal Chávez es primo del fallecido ex presidente Hugo Chávez y estuvo al frente de Citgo, la filial de PDVSA en Estados Unidos.

El AissamiTareck El Aissami es el responsable político de la comisión creada por Maduro.

El general de la Guardia Nacional Manuel Quevedo continúa en el cargo de ministro de Petróleo, pero hasta tres fuentes conocedoras de la situación indicaron que sus competencias han sido ahora asumidas por Chávez.

Señalaron que Quevedo no ha sido destituido formalmente para evitar soliviantar a los militares y a Diosdado Cabello, uno de los dirigentes más influyentes en la Venezuela chavista, a quien es cercano.

Pocos días después de anunciar Maduro su comisión, comenzó una renovación acelerada de la junta directiva de PDVSA y sus principales dirigentes fueron destituidos, a lo que siguió una oleada de detenciones de directivos de la compañía acusados de pasar información a Estados Unidos y de corrupción.

“La comisión ha tomado el control y lo está auditando todo”, dijeron las fuentes, que pidieron permanecer en el anonimato.

Ni el Ministerio de Comunicación de Venezuela ni Rosneft respondieron a una solicitud de comentarios de BBC Mundo.

Por qué se habla de privatización

Después de años de restricciones a la actividad privada, expropiaciones a empresas y férreos controles de cambio y de precios, el gobierno venezolano ha adoptado en los últimos meses una línea más tolerante que ha permitido tomar aire a algunos negocios privados.

Varios observadores señalan que PDVSA podría ser el próximo objetivo de la nueva política liberalizadora con la que el gobierno busca paliar la caída de sus ingresos, disminuidos por la crisis económica y las sanciones estadounidenses.

La compañía petrolera fue durante años el buque insignia de la “Revolución Bolivariana” fundada por Chávez y permitió financiar generosos programas asistenciales que favorecieron su popularidad.

Pero en los últimos años cayó en una profunda crisis debido al declive económico, las sanciones y, según numerosas denuncias, la falta de inversiones y la corrupción.

PDVSA llegó a producir a finales de la década de 1990 cerca de 3,5 millones de barriles de crudo, pero, según la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), su producción ha caído hasta los 733.000.

Antonio de la Cruz, experto del centro de análisis Inter-American Trends, le dijo a BBC Mundo que “la capacidad operativa de PDVSA se ha deteriorado tanto que el único negocio que se puede hacer con ella es vendérsela a los rusos”.

“Pero para reflotarla harían falta al menos US$12.000 millones que el gobierno no tiene y los rusos no van a hacer esa inversión sin recibir garantías”, indica el experto.

PDVSA
Expertos y trabajadores señalan que PDVSA está muy deteriorada por la mala gestión.

Aquí entra en juego la batalla por el control de la Asamblea Nacional.

La Ley Orgánica de Hidrocarburos de 2006 establece que la Asamblea debe aprobar previamente las condiciones en las que se realiza la extracción del crudo, por lo que cualquier inversión que busque seguridad jurídica debe pasar por el Parlamento, en el que la oposición a Maduro tiene mayoría.

El pasado 5 de enero, con el apoyo de la bancada chavista y del gobierno, un diputado opositor tránsfuga se declaró presidente de la Asamblea en lugar del líder opositor, Juan Guaidó.

Muchos interpretaron este movimiento, y la urgencia del gobierno en celebrar elecciones parlamentarias este año como un indicio de la urgencia de Maduro por recuperar la Asamblea.

Los diputados leales a Guaidó, por su parte, aprobaron el 5 de marzo una resolución que declara la inconstitucionalidad de varios contratos suscritos por PDVSA y Rosneft.

El enfrentamiento entre el Ejecutivo y el Legislativo desanima la llegada de inversiones extranjeras.

“Los rusos no van a poner todo ese dinero y arriesgarse a perderlo ante un cambio de gobierno”, señala De la Cruz.

Cómo es la relación PDVSA-Rosneft

Como otras energéticas extranjeras, la compañía rusa está presente en Venezuela a través de las llamadas empresas mixtas, en las que actúa en sociedad con PDVSA.

Por esta vía, Rosneft ha sido parte en algunas de las explotaciones más importantes del país, como Petromonagas, Petroboquerón, Petrojunín y Petrovictoria.

Pero, según las fuentes consultadas, PDVSA no ha sido un socio fácil y no han faltado los problemas.

“PDVSA empezó a dejar de pagar dividendos y a acumular deudas por ese y otros conceptos”.

A partir de enero de 2019, Rosneft intensificó su papel como comercializador del crudo que PDVSA ya no lograba colocar por el temor de sus compradores habituales a verse salpicado por las sanciones de Estados Unidos.

Barco.Rosneft ha estado vendiendo el crudo para el que PDVSA ya no encontraba compradores.

Igual que la española Repsol, Rosneft encontró de este modo la manera de cobrarse deuda pendiente, hasta que Washington aprobó nuevas sanciones hace escasas semanas, esta vez contra Rosneft Trading, la rama del gigante ruso que se dedica a la comercialización, entorpeciendo así sus actividades y obligándola a colocar en cuentas en rublos gran parte de sus fondos en dólares y euros que tenía en bancos occidentales.

Hasta 2017 la procura, como se conoce en el sector a las compras de productos, bienes y materiales necesarios para llevar adelante los proyectos, se hacían en su mayoría a través de filiales de PDVSA, como Bariven o PDVSA Servicios, lo que impedía a la compañía rusa controlar los precios que se pagaban y la selección de las empresas contratistas.

Pero los apuros de PDVSA le han permitido ir imponiendo cada vez más sus condiciones.

Rosneft.
     Rosneft no ha tenido una relación fácil con PDVSA.

Para compensar la falta de transparencia en las compras y procuras que se llevaban a cabo a través de PDVSA, Rosneft ha recurrido cada vez más en los últimos años a Precision Drilling de Venezuela, una empresa auxiliar de su propiedad, lo que le permite ahora un mayor control de los costes y del destino final de los fondos.

“La instrucción es ir migrando a que todo sea adquirido a través de Precision Drilling”, indicaron las fuentes.

Asimismo, Rosneft logró en la negociación de los últimos préstamos que concedió a PDVSA reforzar en las empresas mixtas en las que participa la figura del gerente de Administración y Finanzas, ahora nombrado directamente desde Rusia y con competencias para supervisar la gestión de las sociedades

También exigieron tener un mayor control del flujo de caja y el nombramiento de un alto directivo ruso que ahora audita todos los proyectos conjuntos.

¿Habrá entonces privatización?

Un reciente informe de la consultora Torino Economics indicó que “ampliar la participación de empresas extranjeras en el negocio petrolero luce inevitable en Venezuela”.

La compañía necesitaría de una gran inversión y un plan de viabilidad, y los expertos no creen que el Estado venezolano esté en condiciones de aportar nada de esto.

Pero serían muchos los obstáculos a superar en una eventual privatización.

Para empezar, las sanciones de Estados Unidos prohíben los negocios con entidades gubernamentales venezolanas, por lo que sin la aprobación del Departamento del Tesoro será difícil que el gobierno pueda cerrar acuerdos con petroleras importantes.

Los expertos señalan además que PDVSA tendría que reducir su plantilla, y volver a contratar personal cualificado que compensara la marcha del suyo en los últimos años si quiere atraer inversores.

Mujer chavista
El gobierno se jactó durante mucho tiempo de haber recuperado la petrolera estatal para “el pueblo”.

También hay trabas legales.

Aunque hay fórmulas que permitirían la participación de terceros, la Constitución venezolana establece que el Estado conservará la totalidad de las acciones de PDVSA.

Pero el principal escollo es la incertidumbre.

La reciente caída de los precios petroleros ensombrece aún más las perspectivas para Venezuela. “Nadie va a querer arriesgarse a sacar cargamentos de Venezuela si ya se puede conseguir el petróleo en el mercado a US$30 el barril”.

El del petróleo es, además, un sector que exige grandes cantidades de capital y las fuentes consultadas ven improbable que ni Rosneft ni nadie vaya a hacer inversiones de envergadura dada la incertidumbre global y la situación política en Venezuela.

Rosneft, como la china CNPC en la empresa mixta Sinovensa, mantiene su presencia en las sociedades compartidas con PDVSA, pero estas apenas tienen ya actividad.

El sector petrolero parece así haber caído en la misma situación de bloqueo en la que se encuentra la política venezolana con el pulso sin resolver entre Maduro y Guaidó.

“Nadie se atreve a invertir, pero tampoco nadie se quiere marchar del país con las mayores reservas de petróleo del mundo“, concluye un experto que trabaja en el sector.

La caída del precio del petróleo por el coronavirus y las sanciones de Trump complican la supervivencia de Maduro en 2020 dice experto en Londres por Daniel Gómez – ALnavío – 9 de Marzo 2020

Nicolás Maduro sobrevivió a un 2019 en el que la irrupción de Juan Guaidó, una coalición diplomática de más de 55 países y la presión de Estados Unidos pusieron contra las cuerdas al régimen. ¿Pero sobrevivirá a 2020? Nick Butler, presidente del Instituto de Políticas del King’s College de Londres, da motivos para pensar que no. Advierte que la crisis del coronavirus y su impacto en el mercado petrolero, así como la presión de EEUU, podrían doblegar al régimen. “La caída de los precios del petróleo podría significar el fin del presidente Nicolás Maduro”.

¿Retirará Maduro la licencia a Chevron en Venezuela? / Foto: Prensa Maduro
¿Retirará Maduro la licencia a Chevron en Venezuela? / Foto: Prensa Maduro

“Incluso los regímenes más autoritarios no pueden sobrevivir sin ingresos”, sentenció en el diario Financial Times Nick Butler, presidente del Instituto de Políticas delKing’s College de Londres.

Butler analizó los estados financieros del régimen de Nicolás Maduro para argumentar por qué este 2020 puede ser su fin. Señala que en estos momentos “el estado del país difícilmente puede ser peor” y citó dos indicadores:

– La producción de petróleo en enero fue de 733.000 barriles por día.

– Las exportaciones de crudo, que suponen 99% de los ingresos de exportación, cayeron 32% en 2019.

A este panorama se llega después de un 2019 en el que el gobierno de Donald Trump incrementó la presión con Maduro, y la irrupción de Juan Guaidó generó una coalición diplomática de más de 55 países contra el régimen. Maduro resistió, pero según Butler, puede que no resista a 2020. Estos son sus motivos:

– Más presión de EEUU. Para el analista “el nuevo apretón” de Washington podría venir del lado de la multinacional estadounidense Chevron. Esta sigue operando en Venezuela con una licencia especial que expira en mayo. Según la agencia Bloomberg, Trump estaría dispuesto a no renovar esta licencia, lo cual sería un duro golpe para Maduro: “La partida de Chevron expondría la escasez de trabajadores calificados en PDVSA, que ha experimentado un éxodo de personal profesional calificado en la última década. La aspiración de Maduro de aumentar la producción depende de la presencia continua de la compañía estadounidense y la participación de otros grupos rusos o chinos”, explicó Butler. Fuentes conocedoras le dijeron al diario ALnavío que, para la supervivencia del régimen, una compañía igual de importante que Chevron es la española Repsol. Esta sigue diciendo que su prioridad es mantenerse en Venezuela.

– El coronavirus y los precios del petróleo. La crisis del coronavirus hundió 29% el precio del barril de Brent hasta los 33 dólares. Es el mayor descenso desde 1991. “La mayor fuerza para el cambio en Venezuela será el precio del petróleo. Con un excedente global de oferta y más recortes de la OPEP en el futuro, el petróleo venezolano ya no es necesario en el mercado. Sin ganancias de exportación sustanciales, es poco probable que el gobierno de Caracas pueda proporcionar la inversión necesaria para mantener la producción actual, y mucho menos cumplir con el objetivo de Maduro”. El objetivo al que se refiere es la meta de que PDVSA produzca dos millones de barriles anuales.

– El miedo de los accionistas de Rosneft. “Rosneft, con alcance internacional y accionistas minoritarios occidentales, puede ser más cauteloso a la hora de violar las sanciones de Estados Unidos. Las deudas de Venezuela con Rosneft se han pagado en gran medida a través del comercio de petróleo, y ahora son sólo de 800 millones de dólares”.

– Las medidas en marcha. El analista recordó las nuevas medidas implementadas por Estados Unidos. Por un lado, están las sanciones a la filial de Rosneft que vende el petróleo de PDVSA en Asia y África. Por otro, el compromiso de las refinadoras de India de no comprar más crudo a PDVSA. No lo dice Butler, pero también hay que tener en cuenta el terreno político. Trump, tras reunirse en Florida con el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, reiteró que el fin de Maduro está cerca. Lo dijo también en la reunión que mantuvo la semana pasada en la Casa Blanca con el mandatario de Colombia, Iván Duque. En el Foro de Davos recordó que vienen buenas noticias para Venezuela. Por su parte Guaidó intensificará la presión interna en el país. Para este martes 10 de marzo convocó una manifestación contra Maduro.

El verdadero valor de la deuda de PDVSA a Rosneft por José Ricardo La Rosa Reyes – ProDaVinci – 4 de Marzo 2020

El verdadero valor de la deuda de PDVSA a Rosneft 

Pocas empresas han tenido un rol tan importante en la crisis política y económica de Venezuela como Rosneft. Al anunciar sanciones contra Rosneft Trading, el gobierno estadounidense acusó a la empresa rusa de ser el principal intermediario para el comercio de petróleo venezolano, permitir el saqueo de la riqueza petrolera del país, y apoyar la represión del gobierno de Nicolás Maduro. Un elemento que ha recibido menos atención ha sido el uso de la deuda comercial que PDVSA mantiene con Rosneft como un instrumento de la estrategia geopolítica de Rusia en Venezuela.

Entre 2014 y 2017, subsidiarias de Rosneft (incluyendo TNK Trading y Rosneft Trading) otorgaron préstamos a PDVSA por $6.500 millones bajo la figura de compras prepagadas;[1] PDVSA pagaría con cargamentos de crudo. Durante los últimos dos años, representantes de Rosneft regularmente informaban cada trimestre el saldo de la deuda. A finales de septiembre de 2019 PDVSA aún debía pagar $800 millones a Rosneft.[2]

Varios análisis han resaltado que Rosneft Trading ha fortalecido su relación comercial con PDVSA para asegurar el repago de la deuda pendiente.[3] En efecto, el Departamento del Tesoro de los EEUU estima que Rosneft comercializó 55 millones de barriles de petróleo venezolano en los últimos 4 meses del 2019.[4] Asumiendo un precio promedio de $40 por barril, Rosneft manejó aproximadamente $2.200 millones de ingresos petroleros de Venezuela, casi el triple de lo adeudado.

Rosneft, sin embargo, no ha intentado recuperar su dinero rápidamente. Al contrario, los repagos de deuda se redujeron significativamente en la segunda mitad del 2019. En una reciente conferencia telefónica con inversionistas, Rosneft evitó actualizar el saldo restante de la deuda de PDVSA. El Vicepresidente de Comercio y Suministro de Rosneft sólo informó que “la relación con Venezuela consiste únicamente del retorno de los prepagos realizados en el pasado,” agregando que “los pagos de Venezuela se están realizando de acuerdo al cronograma y no revelaremos más detalles.”[5]

A pesar de la inusual decisión de no revelar el saldo de la deuda de PDVSA, los estados financieros de Rosneft contienen información para estimar esta cifra. El Gráfico 1 muestra el total de pagos recibidos por Rosneft por compras prepagadas de crudo (línea naranja), así como los repagos que Rosneft públicamente ha atribuido a PDVSA (línea azul).[6] Estimando que PDVSA sólo pagó entre $200 y $300 millones en el cuarto trimestre del 2019, es evidente que el ritmo de repagos se redujo de un total de $1.200 millones en la primera mitad del 2019 a una cifra entre $500 y $600 millones en la segunda mitad del año.

Screen Shot 2020-03-06 at 12.16.24 PM.png

En otras palabras, Rosneft Trading sólo usó entre un 10% y un 15% de los ingresos generados por la venta de petróleo venezolano en el cuarto trimestre del 2019 para cubrir la deuda que mantiene PDVSA. Este comportamiento no corresponde al de una empresa preocupada por asegurar el recobro de la deuda de una PDVSA cada vez más comprometida.

La disminución en los repagos de PDVSA a Rosneft Trading puede responder a que los dos préstamos más importantes ($2.000 millones cada uno) vencieron en abril y septiembre del 2019, respectivamente. Pero este argumento ignora los beneficios geopolíticos que Rusia recibe de mantener la relación comercial entre Rosneft y PDVSA.

Rusia concentra varios intereses geopolíticos en Venezuela. En primer lugar, su participación en el país sirve como respuesta a la influencia norteamericana en la periferia rusa, específicamente en países como Ucrania y Georgia.[7] Fiona Hill, ex oficial del Consejo de Seguridad Nacional de los EEUU, reveló durante el juicio político a Donald Trump que oficiales del gobierno ruso proponían abiertamente un intercambio geopolítico entre Venezuela y Ucrania.[8] En segundo lugar, intervenir en conflictos internacionales permite al gobierno ruso fortalecer su apoyo doméstico explotando la idea del retorno de Rusia al mundo de las grandes potencias, así como avanzar en la política de crear un mundo multipolar ante el imperialismo norteamericano – política que aun siendo simbólica es real.[9]

En este entorno, mantener la deuda de PDVSA con Rosneft Trading permite a Rusia extender su influencia sobre Venezuela y los EEUU. Dos de los préstamos otorgados a PDVSA le dan a Rosneft garantías sobre el 49% de CITGO y derechos preferenciales sobre participaciones de varias empresas mixtas en Venezuela. Más allá de su valor financiero, estas garantías se pueden convertir en factores adicionales complicando las políticas de los EEUU y Venezuela.

La deuda de PDVSA también legitimaría la relación comercial de Rosneft con PDVSA. El gobierno estadounidense ha permitido operaciones comerciales con PDVSA sólo si los ingresos son usados para compensar pasivos existentes. Siempre que exista una deuda entre PDVSA y Rosneft Trading, Rusia puede argumentar que manejar las exportaciones venezolanas es legal. Al controlar la principal fuente de ingresos del país, Rosneft (y por extensión, Rusia) controlaría el flujo de recursos de Maduro y sus acciones.

Finalmente, se ha reportado que Rosneft Trading recibe una lucrativa compensación por asumir los riesgos de comercializar petróleo venezolano. Aunque es difícil conocer los términos comerciales, analistas han apuntado hacia los significativos descuentos (entre $20 y $30 por barril) que Rosneft Trading recibe al exportar petróleo de PDVSA.[10]

Por parte de los EEUU, imponer sanciones sobre Rosneft Trading y su presidente Didier Casimiro refleja un delicado balance. Por una parte, es evidente la postura más asertiva hacia Rusia buscando incrementar los costos de su apoyo a Maduro. Pero la puesta en práctica de dichas sanciones también refleja un tono mesurado que busca limitar su impacto en el mercado. Las sanciones entrarán en efecto en 90 días (tiempo suficiente para que Rosneft Trading recupere su deuda) y oficiales norteamericanos aclararon que las sanciones no afectarían a la casa matriz. Además, se ha confirmado que oficiales del gobierno norteamericano discutieron con sus homólogos rusos las nuevas sanciones en al menos dos ocasiones antes del anuncio oficial, indicando un deseo de evitar sorpresas o malentendidos.

La respuesta rusa no se ha hecho esperar. TNK Trading, otra subsidiaria de Rosneft que no está sancionada, ha tomado el control de la mayoría de las exportaciones petroleras venezolanas.[11] Es previsible que este juego del “gato y el ratón” continúe siempre que Rusia desee mantener su influencia sobre el conflicto venezolano y los EEUU decida atacar las fuentes de financiamiento para el gobierno de Maduro.

***

Jose Ricardo La Rosa Reyes es Analista de Investigación de Energía en el Instituto Baker de Políticas Públicas de la Universidad de Rice en Houston.

***

[1] «PDVSA, Estados Financieros Consolidados”, 31 de diciembre de 2016, p. 60 y p. 106.

[2] Maria Grabar y Vladimir Soldatkin, “Venezeula’s PDVSA debt to Russia’s Rosneft shrinks to $0.8 billion,” Reuters, 6 de noviembre de 2019.

[3] Guillermo D. Olmo, “EE.UU. sanciona a Rosneft: cómo ayuda la petrolera a Nicolás Maduro y por qué es clave en el nuevo pulso entre Estados Unidos y Rusia en Venezuela,” BBC News Mundo, 18 de febrero de 2020.

[4] “Treasury Targets Russian Oil Brokerage Firm for Supporting Illegitimate Maduro Regime,” Comunicado de Prensa del Departamento de Tesoro de los Estados Unidos de América, Washington, DC, 18 de febrero de 2020.

[5] Henry Foy, “Rosneft defies US sanctions on Venezuela oil trading,” Financial Times, 19 de febrero de 2020.

[6] La diferencia entre ambas cifras responde principalmente a los pagos que realiza la región autónoma de Kurdistán por un esquema de financiamiento similar al de PDVSA.

[7] R. Evan Ellis, The New Russian Engagement with Latin America: Strategic Position, Commerce and

Dreams of the Past (Carlisle, PA: Strategic Studies Institute, United States Army War College Press, 2015).

[8] “READ: Testimony Of Fiona Hill, Ex-White House Russia Policy Official,” 8 de Noviembre de 2019, NPR.

[9] Vladimir Rouvinski, “Russian-Venezuelan Relations at a Crossroads,” Wilson Center Latin American Program and Kenyan Institute, Febrero 2019.

[10] Michael Stott et al., “Why the US has targeted Rosneft arm over Venezuelan oil,” Financial Times, 19 de febrero de 2020.

[11] Marianna Párraga, “PDVSA cambia cargamentos de crudo a otra unidad de Rosneft, EEUU amenaza con tomar acción,” Reuters, 24 de febrero de 2020.

Rosneft prestó 1.500 millones de dólares a Pdvsa por Arianna Altuve – Venepress – 4 de Marzo 2020

Durante la sesión de la AN se declaró la nulidad de los contratos de la estatal petrolera con la empresa rusa

Rosneft prestó 1.500 millones de dólares a Pdvsa

 

 El diputado Elías Matta proclamó la nulidad de los contratos – que otorgan 49.9% de las acciones de Citgo a favor de Rosneft – entre la petrolera venezolana Pdvsa y la empresa rusa Rosneft, ya que violaron “la Constitución” así como en protección “de los activos” del país, esto durante la sesión de la Asamblea Nacional correspondiente a este miércoles.

Rosneft le prestó mil 500 millones de dólares a Pdvsa que debía pagarlos con garantías, declaramos la nulidad de esos contratos de Pdvsa en defensa de los intereses del pueblo de Venezuela (…) La AN aprobó un acuerdo advirtiendo de las cifras rojas, alertamos al país, le dijimos al régimen de Maduro que debía mejorar las cifras de Pdvsa, Pdvsa y Rosneft firmaron un contrato de exportación”, dijo Matta.

Sobre este tema, el presidente (E) de Venezuela, Juan Guaidó aseguró que el gabinete oficialista intentó “embargar Citgo”, producto de una “irregular hipoteca” por lo que se consideró una acción “ilegal”.

“Se robaron lo que pidieron prestado”, expresó el también líder del Parlamento.

En cuanto a la movilización para el próximo 10 de marzo, Guaidó subrayó que a pesar del “reconocimiento diplomático no es suficiente y por eso el llamado es a la calle”.

“El 10 de marzo vamos a unificar nuestras luchas para presionar por la solución a la crisis”, sentenció.

Guaidó sumó la necesidad de los venezolanos de poder adquirir las alimentos de la canasta básica “sin necesidad de un subsidio”. “La dictadura trata de normalizar el horror”, denunció.


A su vez, tildó de “cobarde” a Nicolás Maduro y sus cómplices; y los responsabilizó de los hechos violentos del pasado sábado 29 de febrero en la ciudad de Barquisimeto, estado Lara.

“Cobardes. Son tan cobardes que ahora no quieren asumir su responsabilidad en las fechorías. Ya no tienen seguidores, sino cómplices a los que dejan solos tras cometer las fechorías”.

Finalmente, sobre la reunión entre los Presidentes Donald Trump y su homólogo Iván Duque; dijo que “hubo una discusión de las alternativas en cuanto a las soluciones viables para el conflicto que vive Venezuela”.

A %d blogueros les gusta esto: