elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Rodriguez Zapatero

Zapatero, nuestro hombre en Caracas por  Gari Durán – El Español – 2 de Julio 2020

 

Zapatero siempre tuvo el rostro circunflejo y a ratos, cara de Joker, pero cuando lo ves en las imágenes de una videoconferencia del Grupo de Puebla, llamando a desestabilizar los EEUU con la ayuda de China, te das cuenta de que el roce con sátrapas asesinos y sobre todo el esfuerzo moral –pequeño, pero esfuerzo, supongo– para justificar sus acciones, le ha pasado factura y créanme, da miedo.

Una vez traspasada la última de las fronteras de la ética, a Rodríguez Zapatero ya sólo le queda decantarse por el mal absoluto. Me dirán que nada que no hayan hecho toda esa progresía que sigue justificando –y reivindicando– los regímenes comunistas pasados y presentes. Nada que no haga Podemos, financiado por dos dictaduras unidas en el objetivo de desestabilizar Occidente. O nada que no hagan quienes llevan años contemporizando con la dictadura china o con la de Arabia Saudí.

Sin embargo ese aire campanudo que vuelve a darse el expresidente después de años de ostracismo bien merecido. Esos modos de conseguidor que se codea con señores importantes y con dinero. Esa prepotencia es la del que se sabe poseedor de secretos que pueden dañar a otros y la de la convicción de que viaja en la primera clase de la impunidad globalista.

Por eso se permite apoyar sin disimulo a un narcoestado como el venezolano, hacerle de lobista en los foros internacionales, darse maneras de estadista tratando de corregir la política exterior de España –y de la UE– respecto a Guaidó, y sugiriendo una especie de Alianza de Civilizaciones para nuestro país con Torra en el papel de Evo Morales y Otegui en el de Ahmadineyad. Y si las carcajadas no se oyen hasta en las Quimbambas o si sus necedades las recogen los medios como si fuesen normales, es porque los vientos –y la situación– soplan a su favor.

Hablaba hace unos meses de la desesperada situación de seis directivos de la empresa de refinería CITGO, detenidos y encarcelados en Venezuela desde noviembre de 2017, aún sin juzgar (uno de ellos –Tomeu Vadell– de padre mallorquín, pero todos, aunque de origen venezolano, nacionales estadounidenses).

Les contaba cómo casi tres años después, el régimen de Maduro los mantenía secuestrados en las tétricas mazmorras del SEBIN para forzar a Trump a que los beneficios de la empresa CITGO –en suelo americano– vuelvan a las arcas del régimen a pesar del embargo. Una toma de rehenes en toda regla.

Pues bien, como pueden suponer, el coronavirus también ha llegado a las cárceles venezolanas y como imaginarán, si las condiciones de los presos son de por sí inhumanas, no han mejorado con la pandemia.

A instancias de las familias, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo ha vuelto a solicitar que los pongan en libertad. Dos de ellos ya presentan síntomas de coronavirus y el resto tienen la salud tan comprometida que es cuestión de tiempo que contraigan la enfermedad. De todos, se teme por su vida.

La respuesta del régimen de Maduro ha sido un tuit de su ministro de Exteriores en el que después de loar las maravillas de su sistema penitenciario, adjunta un humillante vídeo en el que aparece el grupo de los seis con mono naranja, cinco con mascarilla, mientras uno de ellos –José Pereira–, mirando a cámara, da lo que en cualquier secuestro se llamaría una “prueba de vida” (ya saben, estamos bien, nos tratan correctamente, nuestra alimentación es buena, etc.).

Sé que su caso no es el único y no sé si el tema les aburre, pero en cuanto a mí, cada vez que veo al que fue nuestro presidente, mofándose del dolor de estos y del resto de presos políticos venezolanos y de sus familias, con el aire desenvuelto del que lo tiene todo, no puedo sino sentir vergüenza.

Zapatero y las dos varas de medir por Alejo Vidas-Quadras – América 2.1 – 30 de Junio 2020

Con su lacaya asociación con una dictadura de la más baja ralea, José Luis Rodríguez Zapatero deshonra a España y la arrastra por el barro

He visto entera con cierto retraso la entrevista que Carlos Herrera le hizo a José Luis Rodríguez Zapatero el pasado 15 de Junio, en la que también intervinieron en su parte final Ignacio Camacho y Francisco Rosell. Si subrayo que la seguí completa es simplemente para demostrar que poseo una notable fuerza de voluntad. A lo largo de los tres cuartos de hora que duró la conversación en ningún momento estuvo el periodista estrella de la COPE, sin perder las buenas maneras que le caracterizan, complaciente con el entrevistado y con su habitual tono pausado y sereno no le ahorró ninguno de los temas de actualidad que le pudieran resultar más incómodos, como tampoco lo hicieron los otros dos participantes. Los tres informadores cumplieron bien con su cometido y permitieron al oyente-espectador contemplar de nuevo el fascinante espectáculo de ZP en estado puro.

No conoce la autocrítica

Aunque es muy probable que él no lo recuerde, yo he hablado personalmente con el ex-primer mandatario solamente dos veces en mi vida, una en una visita que realizó al Parlamento Europeo con motivo de la presidencia semestral española de la UE en 2002 y la otra al coincidir con él en Villepinte (Francia) en el gran encuentro anual del Consejo Nacional de Resistencia de Irán, el principal grupo de oposición al régimen dictatorial de los ayatolás, acontecimiento al que acudimos los dos como oradores invitados en el verano de 2014. Fueron dos encuentros breves, pero que me permitieron llegar a una conclusión sobre el personaje: está convencido de que todo lo que hace y dice está al servicio del bien y es incapaz de dudar sobre lo correcto de sus acciones, en otras palabras, no conoce la autocrítica y va por el mundo con su aire seráfico cometiendo las mayores tropelías o cayendo en las más abyectas indignidades sin que su percepción de la naturaleza de su ejecutoria o de sus consecuencias sea otra que altamente positiva. Por supuesto, este rasgo de su personalidad no le disculpa de las maldades en las que pueda incurrir, sino que le convierte en una amenaza potencial todavía más inquietante que si fuera un villano consciente de su perversidad.

Asesinatos y masacres

En la primera ocasión en que cruzamos unas palabras intentó infructuosamente convencerme de que si yo escribía y opinaba sobre él de forma negativa era porque no le conocía de verdad y que si le conociera cambiaría de perspectiva. Yo le transmití que mis juicios sobre sus decisiones y actuaciones como jefe del Ejecutivo no obedecían a ninguna antipatía en el plano personal, sino que eran de tipo estrictamente político, pero no se apeó de su posición, encastillado en que si yo pudiera captar su absoluta bondad mi enfoque sería radicalmente distinto. En nuestro segundo cambio de impresiones me explicó que había acudido a Villepinte a defender los derechos de las mujeres iranís, cuya situación en la República Islámica distaba de ser halagüeña. Yo me congratulé de su interés por la opresión que la misoginia de los fundamentalistas infligía a las ciudadanas de Irán y le expliqué que, además de esta triste circunstancia, las ejecuciones de disidentes y de homosexuales, las elecciones trucadas, la corrupción desatada, los asesinatos de opositores exilados, el terrorismo internacional propiciado por el Líder Supremo Alí Jamenei, la guerra de Siria y las masacres de sunitas en Iraq, tampoco eran moco de pavo. Pareció perturbado por la magnitud de los horrores del legado jomeinista y ahí quedó la cosa.

No es un mediador honesto entre la narcodictadura de Maduro y su alternativa democrática, sino un colaborador rastrero de un tirano asesino y corrupto

Estos días su figura ha vuelto al primer plano de la atención pública a raíz de la carta abierta que le ha dirigido la oposición venezolana dejando claro que no es un mediador honesto entre la narcodictadura de Maduro y su alternativa democrática, sino un colaborador rastrero de un tirano asesino y corrupto. Es obvio que la misiva firmada por Juan Guaidó y otros dirigentes del frente opositor establece un hecho palpable y que el papel que ha jugado y juega Zapatero en la crisis política, social, económica y humanitaria del país caribeño es indiscutiblemente condenable. Su argumento de que Maduro sigue en el poder y que eso demuestra la futilidad de la estrategia de impulso al cambio democrático en Venezuela es de un cinismo rayano en la ignominia. Miguel Otero nos recuerda hoy que de las 17.000 industrias que existían en Venezuela en 1999, principalmente PYMES, quedan 2.600 y que se prevé que en un año solamente sobrevivirán un millar. La operación sistemática de destrucción de la economía de una nación potencialmente rica que ha llevado a cabo el chavismo es en sí misma un crimen imperdonable que ha condenado a muchos venezolanos al hambre y ha empujado a varios millones al exilio.

¡A retratarse, señores diputados!

Atravesamos tiempos en los que se retiran medallas a título póstumo a policías del régimen anterior, se exhuman restos que yacían olvidados, se exige la supresión de los títulos nobiliarios concedidos entre 1939 y 1975 y se reclama el derribo de la estatua de un santo varón que en el siglo XVIII se distinguió por su labor evangelizadora y asistencial a los nativos de California. Pues bien, dentro de este afán justiciero tan amplio, sería lógico retirar sus privilegios como ex-presidente del Gobierno a un sujeto que trabaja al servicio de un energúmeno que encarcela o mata a los que se le enfrentan reclamando democracia, que roba a mansalva, que tortura sin freno y que condena a la miseria a sus compatriotas. Con su lacaya asociación con una dictadura de la más baja ralea, José Luis Rodríguez Zapatero deshonra a España y la arrastra por el barro. Ya se hace tarde para que el PP, Vox y Ciudadanos presenten en el Congreso una Proposición No de Ley para que el Estado corte cualquier vínculo con quién así lo infama. ¿O es que aquí hay dos varas de medir dictadores según sea su color ideológico? Vamos a verlo.

Absoluto repudio a Rodríguez Zapatero – Editorial El Nacional – 29 de Junio 2020

Respaldamos en todos sus términos la carta pública de repudio, que Juan Guaidó dirigió hace unos días al expresidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero. La única crítica que hacemos es que a nuestro modo de ver Guaidó esperó demasiado, pues la alevosía e insidia del político socialista español contra la oposición democrática venezolana es de vieja data, al igual que su patente apego a las dictaduras de Venezuela y Cuba.

Lo más importante en política es actuar con base en valores, y en segundo lugar saber distinguir entre amigos y enemigos. Sin una orientación ética que la sustente, la política se convierte en un combate a ciegas sin rumbo ni propósitos claros, sujeta a impredecibles vaivenes. El poder por el poder mismo no es un objetivo político, sino una pugna entre matones.

Por otra parte, una postura política tiene que definir quiénes son sus amigos y quiénes sus enemigos. En tal sentido, la oposición venezolana cometió un serio error al no apartar desde un primer momento a Rodríguez Zapatero del espacio democrático, ubicándole con toda precisión e indiscutible seguridad donde el personaje realmente pertenece, es decir, del lado de los usurpadores que oprimen y humillan al pueblo venezolano, aplastando su libertad.

La hipocresía del expresidente del gobierno español engañó a algunos durante excesivo tiempo, pero nos reconfortan los inequívocos términos de la misiva de Juan Guaidó. Y al respecto cabe tener muy claro quién es Rodríguez Zapatero y cuáles son sus motivaciones. De un lado, este sinuoso y cínico político socialista es uno de los grandes culpables, mediante la llamada Ley de Memoria Histórica, de la resurrección de los odios de la guerra civil española, así como del viraje del PSOE desde las posiciones centristas y conciliadoras, que asumió durante las primeras etapas de la transición democrática, hasta la actual radicalización hacia la izquierda, puesta de manifiesto en la alianza de Pedro Sánchez con los comunistas de Podemos.

De otro lado, a Rodríguez Zapatero le motiva el mismo rencor inextinguible hacia Estados Unidos que nutrió a Fidel Castro, y que ahora motoriza en buena medida, junto a sus fines mafiosos, las acciones del régimen dictatorial de Nicolás Maduro. Resulta en verdad casi increíble entender cómo fue posible que un individuo como Rodríguez Zapatero, cuyo odio visceral hacia Washington está más que documentado, haya sido jefe de gobierno de un país miembro de la OTAN, un presunto aliado de Estados Unidos que alberga en su territorio importantes bases militares norteamericanas. Todo ello revela la ingenuidad y desidia que por tantos años han caracterizado el manejo de los más delicados asuntos, concernientes a la seguridad de Occidente, por parte de sucesivos gobiernos de las naciones que en principio se ubican en el ámbito de la libertad y la democracia.

Por supuesto, Rodríguez Zapatero intentó por años ocultar en alguna medida sus verdaderas motivaciones ideológicas, tras la sonrisa cínica que con tanta facilidad y frecuencia despliega. No obstante, sus recientes declaraciones, en las que pidió que China, y si ello fuese posible también la Unión Europea, se asociasen para colocar a Estados Unidos “en una situación imposible”, dejaron al descubierto y sin tapujos la verdad. Su participación en las reuniones y estrategias del llamado Grupo de Puebla, otra fachada neomarxista dedicada a subvertir la democracia en América Latina, es factor adicional que muestra a Rodríguez Zapatero tal como en efecto es.

De modo semejante a como ocurrió con tantos tontos útiles y “compañeros de ruta” en tiempos de la Unión Soviética, que preferían el totalitarismo comunista a la libertad de Occidente, encubriendo su sumisión bajo la pretensión antiimperialista, de igual forma hoy en día Rodríguez Zapatero y muchos como él se colocan del lado de China y su brutal sistema de opresión. Su miopía es inexcusable.

En conclusión, celebramos con fervor la carta abierta de Juan Guaidó y sus irrefutables términos, que sacan definitivamente a José Luis Rodríguez Zapatero del juego farisaico que ha venido desarrollando, con relación a la tragedia venezolana. La oposición democrática debe apartarle del territorio político de la libertad para siempre.

La carta contra Zapatero estrecha la unidad de la oposición venezolana por Daniel Lozano – El Mundo – 26 de Junio 2020

La misiva “es la prueba fehaciente y pública de nuestro rechazo a Zapatero, quien en vez de facilitador fue un agente del régimen, siempre a favor de Maduro”, afirma el vicepresidente de la Asamblea Nacional, Carlos Berrizbeitia
lt;HIT gt;Venezuela lt;/HIT gt;'s opposition leader Juan Guaido, who...
El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, durante su visita a Madrid en enero. Susana Vera / REUTERS

La carta contra José Luis Rodríguez Zapatero, publicada en EL MUNDO.es, cayó ayer como una bomba en la Venezuela política. “Lamentamos que usted se haya situado, ya sin ningún maquillaje, en la defensa de los sátrapas”, dispararon los principales líderes democráticos del Parlamento, sin ningún tipo de ambages, transcurridos cuatro años y medio del polémico desembarco del ex presidente del Gobierno español en el país petrolero.

La reprimenda a Zapatero está suscrita por los siete principales partidos de la oposición democrática, que van desde la derecha hasta la izquierda. Entre ellos, los tres que forman parte de la Internacional Socialista: Acción Democrática (AD), Un Nuevo Tiempo (UNT) y Voluntad Popular.

“Es usted un aliado del usurpador que nos oprime, que nos asesina”, prosigue la carta, que busca sobre todo que las fuerzas democráticas y los españoles, “la España amiga, la madre patria, supieran de la tragedia que ha significado Zapatero para Venezuela”, confirma a EL MUNDO.es Carlos Berrizbeitia, vicepresidente de la Asamblea Nacional (AN) y uno de los firmantes.

“Es la prueba fehaciente y pública de nuestro rechazo a Zapatero, quien en vez de facilitador fue un agente del régimen, siempre a favor de Maduro”, añade el diputado.

“Este señor es una infeliz circunstancia en nuestro país, cuando el mundo todavía no entendía lo que estaba pasando en Venezuela. Zapatero pretendió que para las elecciones presidenciales de 2018 aceptáramos a ciegas una propuesta del régimen para perpetuar en el poder al dictador Maduro. Eso le costó el exilio a Julio Borges, que en esos momentos era el presidente del Parlamento”, critica a este periódico Delsa Solórzano, otra de las firmantes de la carta, presidenta de Encuentro Democrático y subjefa del grupo parlamentario opositor.

Cuando en 2018 Zapatero fue declarado por el Parlamento como “inadmisible” para una negociación hubo dudas en varios partidos, incluso el margen fue estrecho entre los que estaban a favor y en contra. La propia Delsa Solórzano se abstuvo entonces. Hoy ya no existe ninguna duda. “En ese momento no quería que Zapatero nos dividiera. Ahora estamos ante un aliado del régimen, un lobbysta que difunde las posiciones del dictador. Era importante que España supiera la verdad”, insiste la diputada.

“Desde un punto de vista político, la carta ratifica lo que ya estaba en el ambiente: la falta de confianza en Zapatero. Previamente se habían detallado conflictos de intereses, comenzando por el caso del embajador Raúl Morodo y siguiendo por otros negocios del ex presidente en Caracas, que llevan a la conclusión de que Zapatero no es un actor confiable”, sostiene el internacionalista Mariano de Alba.

JEKILL Y HYDE EN CARACAS

“Para mí nunca hubo duda de su papel como agente de Maduro, la Celestina del régimen, un elemento que ha tratado de enredar a la oposición. Como en la obra de Óscar Wilde, ‘Doctor Jekill y Mr. Hyde’, no puedo entender cómo se puede ser demócrata en España y acompañar en Venezuela una ofensiva feroz y brutal en contra de la libertad, de la democracia y de la decencia. En España nadie dudaría de que Zapatero es demócrata, pero ¿por qué en Venezuela avala el autoritarismo?”, se pregunta Luis Salamanca, politólogo y antiguo rector del Consejo Nacional Electoral (CNE).

“Es un papel muy triste, pero ya no tiene legitimidad para asumir un rol arbitral”, concluye Salamanca.

El frente anti Zapatero también ha conseguido un efecto catártico en el seno de la oposición en su peor momento histórico. “Lo más importante de esta iniciativa es la firma de unión, al final”, se congratuló David Sosa, líder estudiantil.

“Comulgo con la carta. Lo relevante es que unió en firmas a la AN, cosa que, aunque pase por debajo de la mesa, tenia un tiempito que no ocurría”, aclara el analista Félix Seijas, director de Delphos.

Unanimidad casi total en el campo democrático, con la excepción de los partidos colaboracionistas, entre ellos el liderado por Timoteo Zambrano, el hombre de Zapatero en Caracas. Los grupúsculos de la llamada Mesita del Diálogo ya mueven sus piezas en búsqueda de candidatos que blanqueen su apuesta para las elecciones parlamentarias por la cercanía con el gobierno.

Las promesas son de todo tipo: desde la financiación económica de las campañas hasta los sueldos que en el futuro sí van a cobrar los nuevos diputados que salgan de las elecciones fraudulentas. La precampaña ya ha comenzado.

Guaidó acusó a Zapatero de ser un “aliado” de Maduro: “No es un intermediario, ni un hombre neutral” – Infobae – 25 de Junio 2020

El mandatario interino le recriminó al ex presidente español que no exija “que se libere a todos los presos políticos, que se permita a todos votar libremente, estén dentro o fuera del país y que haya una autoridad electoral neutral”

El presidente encargado de Venezuela, Juan GuaidóEl presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó

El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, acusó al ex presidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero de ser un “aliado” de Nicolás Maduro en Venezuela y por actuar de forma “contraria a la democracia”. “No es un intermediario, ni un mediador, ni un hombre neutral”, dijo el mandatario interino.

El presidente de la Asamblea Nacional encabeza una misiva firmada por líderes de la oposición venezolana en respuesta a unas declaraciones de Zapatero en las que criticaba la gestión de Guaidó, quien es reconocido por buena parte de la comunidad internacional como presidente interino.

En esta ‘carta abierta al presidente Rodríguez Zapatero’, los firmantes, once miembros de la opositora Asamblea Nacional de Venezuela, recuerdan al ex jefe del Ejecutivo español que ellos son “la voz legítima del pueblo venezolano al que se le usurpó la democracia” mientras que Maduro representa “una dictadura cada día más decadente, abusiva y cruel” con la que él “está colaborando abiertamente”.

“Para nosotros sólo es un aliado del usurpador que nos oprime, que nos persigue, que nos asesina”, recriminan a Zapatero, al que acusan de estar “legitimando las trampas del dictador para disfrazar de elecciones una auténtica farsa, prevista para diciembre”.

“Dice usted que está por la democracia, Sr. Rodríguez Zapatero, pero a nuestro modo de ver actúa de manera contraria a la democracia”, defienden en la misiva publicado en la edición de este jueves del diario ‘El Mundo’ y recogida por Europa Press.

En este sentido, censuran que haya actuado como “defensor de la democracia” al no exigir “que se libere a todos los presos políticos, que se permita a todos votar libremente, estén dentro o fuera del país; que haya una autoridad electoral neutral, no solo maquillada con un par de traidores, uno de ellos, por cierto, negacionista del Holocausto, y que se permita la observación internacional”.

Rodriguez Zapatero y Nicolas MaduroRodriguez Zapatero y Nicolas Maduro

“¿Toleraría usted unas elecciones en España con PSOE, PP, Vox y Ciudadanos prohibidos o perseguidos?”, se preguntan los miembros de la Asamblea Nacional Venezolana, que inciden en que el Gobierno legítimo de Venezuela ha sido reconocido por más de 50 países, entre ellos España por organismos como el Parlamento Europeo y por la Organización de Estados Americanos.

En este sentido, “como representantes de ese Gobierno legítimo”, en la misiva encabezada por Guaidó subrayan que quienes aceptan “elecciones legislativas” en diciembre sin el cumplimiento de los mínimos democráticos son “parte de la dictadura”.

“Serán sus blanqueadores, de hecho: auténticos traidores a sus compatriotas venezolanos que defienden la libertad, la justicia y la democracia”, recalcan, para subrayar que “hacer cualquier concesión es renunciar a principios esenciales de la democracia que solo los antidemócratas pueden soslayar”.

Igualmente, Guaidó le pregunta a Zapatero en la carta, qué hubiera hecho el PSOE durante la dictadura franquista “si el régimen hubiera blanqueado unas elecciones falsas permitiendo que se votara sólo a algunos adeptos promovidos o protegidos por el régimen”.

“No, Sr. Rodríguez Zapatero, como usted sugiere nosotros no queremos ser reconocidos como los ‘buenos buenos’, frente a los ‘malos malos’. Para nosotros la distinción verdadera está clara: es la que separa a los demócratas de los sátrapas. Lamentamos que usted se haya situado, ya sin ningún maquillaje, en la defensa de los segundos”, enfatizó.

Esclarecedora carta de Guaidó al impresentable Zapatero por Iñaki Anasagasti – Blogs Deia – 25 de Junio 2020

El presidente encargado de Venezuela encabeza una misiva firmada por líderes de la oposición donde retiran la confianza al ex líder socialista: «Lamentamos que usted se haya situado, ya sin ningún maquillaje, en la defensa de los sátrapas»

“Escuchamos con atención sus declaraciones el pasado día 15 de junio a una radio española. Lamentamos decirle que hace tiempo que no podemos depositar en usted nuestra confianza, porque usted, señor presidente, ya no es un intermediario ni un mediador ni un hombre neutral. Usted, Sr. Rodríguez Zapatero, para nosotros sólo es un aliado del usurpador que nos oprime, que nos persigue, que nos asesina. Sus declaraciones radiofónicas no hacen sino confirmarlo.

Afirma usted, que tras un año y medio de reconocimiento del presidente Guaidó «ahí estamos, ahí estaremos y ahí seguiremos… No van a tumbar al Gobierno de Maduro. La única salida para Venezuela es un diálogo y un acuerdo. ¿Que hay algunos que no quieren? Bueno, muy bien, pues la Administración Trump sabrá a dónde va… ¿No tiene tiempo suficiente? ¿Más de año y medio con Guaidó que lo único que ha provocado es la oposición más dividida, el Gobierno más reforzado, y eso sí, la ciudadanía sufriendo muchísimo como consecuencia de la situación económica?».

Sepa usted, Sr. Rodríguez Zapatero, que el Gobierno legítimo de Venezuela ha sido reconocido por más de 50 países, España entre ellos. También por el Parlamento Europeo y por la Organización de Estados Americanos. Como representantes de ese Gobierno legítimo, algunos de nosotros nos encontramos tras las rejas, bajo tortura, refugiados en embajadas, protegiéndonos de detenciones arbitrarias, en el exilio. Aun así, trabajamos cada día por la libertad y la justicia en nuestro país. El «gobierno» al que usted menciona, es en verdad un régimen dictatorial que justo mientras usted hablaba la semana pasada, era mencionado 11 veces en el Reporte Anual de Derechos Humanos de la Unión Europea de 2019, en el que se recuerda «la seria y cada vez más deteriorada crisis política, de derechos humanos y socioeconómica, que ha producido una de las crisis migratorias más severas del mundo». Sr. Rodríguez Zapatero, el Gobierno que nosotros representamos sigue siendo la voz legítima del pueblo venezolano al que se le usurpó la democracia, y Maduro lo que representa es una dictadura cada día más decadente, abusiva y cruel, con la que usted está colaborando abiertamente.

Como dice durante su entrevista, ha dedicado mucho tiempo a Venezuela. Por eso no podemos entender cómo sigue usted legitimando las trampas del dictador para disfrazar de elecciones una auténtica farsa, prevista para diciembre. Dice usted que está por la democracia, Sr. Rodríguez Zapatero, pero a nuestro modo de ver actúa de manera contraria a la democracia. Un defensor de la democracia debe exigir que se libere a todos los presos políticos, que se permita a todos votar libremente, estén dentro o fuera del país; que haya una autoridad electoral neutral, no solo maquillada con un par de traidores, uno de ellos, por cierto, negacionista del Holocausto, y que se permita la observación internacional. ¿Toleraría usted unas elecciones en España con PSOE, PP, Vox, y Ciudadanos prohibidos o perseguidos?

Hacer cualquier concesión es renunciar a principios esenciales de la democracia que solo los antidemócratas pueden soslayar. Los que acepten «elecciones legislativas» en diciembre, con nuestros partidos políticos ilegalizados, nuestros líderes políticos exiliados, encarcelados o perseguidos, nuestras instituciones democráticas desmanteladas, nuestras libertades oprimidas, no serán, como usted los llama, «una parte de la Oposición». Serán parte de la dictadura. Serán sus blanqueadores, de hecho: auténticos traidores a sus compatriotas venezolanos que defienden la libertad, la justicia y la democracia.

Al final de la entrevista, Sr. Rodríguez Zapatero, ante la pregunta: «¿Sería bueno para Venezuela que cayera el Gobierno de Maduro?», usted responde sin rodeos: «No. Yo creo que lo que es bueno para Venezuela es que haya un pacto, un acuerdo, un entendimiento… que vayamos a unas elecciones legislativas”.

Nos preguntamos qué habrían hecho los socialistas españoles, por ejemplo, durante la larga dictadura de Francisco Franco, si el régimen hubiera blanqueado unas elecciones falsas permitiendo que se votara sólo a algunos adeptos promovidos o protegidos por el régimen. ¿Qué habría defendido usted mismo, Sr. Rodríguez Zapatero si, como nosotros, en ese momento usted y miles de políticos de su país se encontraran amordazados y perseguidos?

No, Sr. Rodríguez Zapatero, como usted sugiere nosotros no queremos ser reconocidos como los «buenos buenos», frente a los «malos malos». Para nosotros la distinción verdadera está clara: es la que separa a los demócratas de los sátrapas. Lamentamos que usted se haya situado, ya sin ningún maquillaje, en la defensa de los segundos.”

MIEMBROS DE LA ASAMBLEA NACIONAL DE VENEZUELA FIRMANTES

Presidente (E) de Venezuela y presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó.

Primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, diputado Juan Pablo Guanipa.

Segundo vicepresidente de la Asamblea Nacional, diputado Carlos Berrizbeitia.

Jefe de Fracción Parlamentaria de la Unidad, diputado Carlos Prosperi.

Subjefa de Fracción Parlamentaria de la Unidad, diputada Delsa Solórzano.

Jefe de Fracción Parlamentaria por Acción Democrática, diputado Piero Maroun.

Jefe de Fracción Parlamentaria por Un Nuevo Tiempo, diputada Nora Bracho.

Jefe de Fracción Parlamentaria por Primero Justicia, diputado Alfonso Marquina.

Jefa de Fracción Parlamentaria por Voluntad Popular, diputada Adriana Pichardo.

Jefa de Fracción Parlamentaria por la Concertación, diputada Deyalitza Aray.

Jefe de Fracción Parlamentaria 16 de julio, diputado Omar González.

Jefe de Fracción Parlamentaria por La Causa R, diputado Arnoldo Benítez.

Morodo, en el centro de un esquema corrupto – El Mundo – 15 de Junio 2020

Zapatero y Raúl Morodo.
Zapatero y Raúl Morodo. EFE

La trama de corrupción que envuelve al ex embajador de España en Venezuela durante el Gobierno de Zapatero, Raúl Morodo, no para de crecer. Lo que evidencia, como preveíamos, que se trata de una causa que va mucho más allá del enriquecimiento ilícito de Morodo. Hoy publicamos que de los 35 millones que la familia Morodo y dos socios venezolanos recibieron del régimen a través de la Petrolera Estatal, Anticorrupción ha detectado transferencias desde cuentas off shore del embajador a relevantes personajes del Ejecutivo venezolano, como a René Arreaza, mano derecha de José Vicente Rangel, ex vicepresidente de Chávez. Estamos ante la existencia de un circuito de corrupción que parecía tener como facilitador al representante español en el país, investigado por delitos de falsedad documental, corrupción en las transacciones internacionales, blanqueo y contra Hacienda.

Los tentáculos del esquema corrupto sobre el que se ha asentado la tiranía llegan a todo el globo y mueven una cantidad descomunal de dinero robado a los venezolanos. Y sigue existiendo. La detención este fin de semana del empresario Alex Saab, testaferro de Maduro, es una prueba más de la putrefacción de la revolución bolivariana.

Delcy Rodríguez, la vengadora de los aviones llenos de oro por Doménico Chiappe – El Diario Vasco – 17 de Mayo 2020

Delcy Rodríguez, la vengadora de los aviones llenos de oro
MARÍA PICASSÓ I PIQUER

La número dos del régimen venezolano, famosa en España por su encuentro con el ministro Ábalos en Barajas, juró hacer la revolución por venganza, fue apartada del poder por Chávez y ahora maneja el negocio del ‘oro de sangre’

Algunos de los momentos más notables de la vida de Delcy Rodríguez, la número dos del régimen venezolano, han transcurrido en aviones privados. En uno de sus primeros cargos en el gobierno de Chávez, como enlace en la expropiación de la empresa de telecomunicaciones Verizon, que pertenecía a los norteamericanos, Rodríguez utilizaba los Falcon 800, propiedad de la petrolera estatal, para ir y venir a Nueva York. En esta misión, la abogada graduada en la universidad pública y que enlazó varias becas en París y Londres, se alojaba en el Hotel Plaza, acompañada de un famoso galán de telenovelas, Fernando Carrillo, con quien tuvo una relación de dos años (él confesó que ella fue «la mujer de su vida»).

Ambos iban y venían de un país a otro en esa flota que atravesaba el cielo por encima de las rutas comerciales. En una ocasión llenaron la aeronave con bolsas de Bloomingdale con menaje del hogar. Ahora los aviones privados que fleta Delcy Rodríguez van llenos de oro, según ha denunciado en plena pandemia el Departamento de Estado norteamericano. Con rumbo al este, primero aterrizaban en China, y Rusia con escala en las antillas del Caribe. Ahora en Irán y Turquía.

Ese «oro de sangre», denunciado por Juan Guaidó en su visita a España de principios de año, ha logrado sufragar las operaciones de la facción del Gobierno liderada por Nicolás Maduro, desde 2016, cuando el precio de petróleo comenzó a sucumbir. La gran gerente de esa riqueza dorada, extraída de zonas naturales irrigadas por los afluentes del Orinoco, es Delcy Rodríguez, cuya receta del éxito es resumida así por un politólogo: «Se ganó la confianza de Cilia Flores», la mujer de Maduro y quien realmente manda. En el ‘arco minero’ del sur de Venezuela «hay unas de 55 procesadoras de arena para extraer oro, que generan más de 200 millones de euros al mes, sin ningún tipo de control», calcula un periodista de investigación en la zona. «El oro sale en avionetas, unas cinco al día, y ella supervisa directamente esas minas».

Siempre en aviones privados, suele aparecer donde no se le espera. El aterrizaje en Madrid cuando acudió a recibirla José Luis Ábalos, ya lo había practicado en una reunión del Mercosur en Argentina en 2016, para protestar una resolución del bloque económico regional. Con esa irrupción en España logró acallar la denuncia de su opositor sobre la extracción de oro, gracias a que el interés político se centró exclusivamente en las horas que pasó en Barajas.

Dueña de «un carácter fuerte con el que se impone», Delcy Rodríguez (Caracas, 1969) ha afirmado que su adscripción a la revolución es una «venganza personal» por el asesinato de su padre, militante de izquierdas por las fuerzas policiales de los años setenta.

«Es muy atractiva como persona», dice quien la ha conocido. «No es cuestión de belleza. Es una mezcla de personalidad y poder. No se le puede subestimar». Con esas cualidades también ha cautivado a José Luis Rodríguez Zapatero, ahora fiel amigo y buen asesor de Delcy. «Chao, mi príncipe», se despedía ella con su voz aniñada, al término de la mesa de diálogo entre chavismo y oposición en 2016. «Cuídate», le respondía el expresidente con dos besitos.

Su juvenil vida frugal de piso compartido con otros jóvenes afiliados a partidos de la izquierda latinoamericana en Europa terminó a finales de los noventa, cuando el mismo gobierno que había indultado al exgolpista Hugo Chávez la contrató como funcionaria de bajo nivel en la delegación venezolana de Londres.

Con el triunfo electoral de Chávez, su hermano mayor Jorge pasó a dirigir uno de los pilares de la política del régimen, el órgano rector de los referendos que vendrían. Y luego la llamó para un cargo de confianza. «Ella supo impresionar a Chávez», recuerda un testigo, y se convirtió en su secretaria personal con rango de ministra y le comenzó a acompañar en sus giras. Los hermanos Rodríguez, ambos aficionados al ping-pong, se instalaron en el corazón del poder «gracias a una inteligencia que no abunda en ese Gobierno», dice un observador.

Hasta que en otro avión privado, que iba a despegar de Moscú en 2008, el presidente ordenó parar el avión y la dejó en tierra. No hay una versión oficial de lo que pasó en la cabina pero ese templado día ruso ella desapareció de la vida política. Hasta que murió Chávez.

La reaparición

Con Maduro reapareció Delcy Rodríguez, adornada con bolsos Louis Vuitton de la línea Taiga, zapatos Stuart Weitzman, ropa Loro Piana y «últimamente» collares de perlas, analiza un experto en moda. Ella, soltera y sin hijos, vive en una exclusiva finca en la zona más noble de Caracas y se mueve siempre con escoltas en todoterrenos blindados. «Es muy complicado para ellos salir a sitios públicos», dice una fuente. «Han creado una suerte de ecosistema, de locales privados y bodegones, donde van a consumir».

Ahora sus aviones planean con oro y sin pasajeros. Ella, como el resto de la cúpula del Gobierno de Maduro, ha tenido que disminuir la frecuencia de sus vuelos. Desde 2018 las sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea restringen sus movimientos y los días de amor y ‘shopping’ en Nueva York parecen lejanos. Pero su viaje nunca se detuvo por las esferas del poder: navegó del Ministerio de Comunicación a la Cancillería y de la presidencia de la inconstitucional Asamblea Constituyente a la vicepresidencia que ahora ocupa. Artífice, al menos en parte, de las políticas públicas de una nación con seis millones de desplazados y con la tercera parte de la población sin suficiente comida, según Naciones Unidas, la menor de los Rodríguez, niega la crisis humanitaria y esconde la tasa real de coronavirus en un país depauperado. Su ‘vendetta’ puede darse por cumplida.

Zapatero y las minas de Icabarú por Julio Vidorreta – Libertad Digital – 15 de Marzo 2020

Lo que a continuación se relata no es la escena en que la que le cortan la mano a Jamie Lannister en ‘Juego de Tronos’. Es Venezuela en 2020.

Lo que a continuación se relata no es la escena en que la que le cortan la mano a Jamie Lannister en 'Juego de Tronos'. Es Venezuela en 2020.

José Luis R. Zapatero y Nicolás Maduro | Twitter Nicolás Maduro

Lo que a continuación se relata no es la escena en que la que le cortan la mano a Jamie Lannister en Juego de Tronos. Es Venezuela en 2020. El país al que Rodríguez Zapatero ha viajado 39 veces en los últimos tiempos y cuya vicepresidenta, Delcy Rodríguez, se reúne con el ministro socialista Ábalos en la oscuridad de las pistas del Aeropuerto Internacional Adolfo Suárez-Barajas.

En las minas hay un grupo de muchachos armados. Pude presenciar cómo a la muchacha le quitaron sus dos manos con un machete. Le hizo poner las manos en un tronco de un árbol que estaba allí. Primero le cortó una y le dijo que eso era para que no robara más, que ahí no podía hacer lo malo. Y la muchacha pegaba gritos y gritos y gritos. Y luego le cortó la otra.

Según Human Right Watch (HWR), residentes del estado Bolívar (sureste de Venezuela) son víctimas de amputaciones y otros abusos atroces cometidos por grupos armados que controlan minas de oro, incluyendo organizaciones venezolanas conocidas como ‘sindicatos’ o ‘pranes’, señala HRW. Los grupos armados actúan generalmente con la aquiescencia del Gobierno y, en algunos casos, con su participación, para mantener un férreo control de las poblaciones locales.

La senadora colombiana de extrema izquierda y aliada de Maduro Piedad Córdoba, en una entrevista con Las Dos Orillas –una publicación colombiana–de la que se hicieron eco diversos medios españoles apuntó a las relaciones de Zapatero con el oro venezolano.

Se lo dije a Rodríguez Zapatero, yo no entiendo esto [la construcción chavista de grandes estadios de béisbol para beneficio personal o del régimen] y me dijo: ‘A todos nosotros nos dieron una mina de oro. Nosotros explotamos y lo que no nos llega por lo nacional [de la mano de la dictadura], nos llega por acá… por ejemplo, acabamos de comprar implementos para minería en China y estamos explotando.

Las relaciones de Zapatero con Venezuela siempre le perseguirán. Lo que comenzó con su llegada a la presidencia del Gobierno, los viajes de Chávez a España, el avión de Bono desviado a Caracas sin previo aviso, las fragatas, el nacimiento de Podemos; hasta, años después, en el que un iluminado dio su nombre para ejercer de mediador con la Venezuela de Maduro. El apoyo a su labor se acabó tan rápido como acomodó su posición en el régimen. No media, trabaja para una parte y por ello cobra. Las pistas de su trabajo no pueden dejar indiferente a nadie.

Venezuela cuenta con reservas de recursos minerales sumamente valiosos, como el oro, los diamantes y o el níquel, así como reservas de coltán y uranio. Controlada por el régimen, una parte sale de contrabando. En octubre, Maduro anunció que cedería la gestión de una mina de oro a cada uno de los gobernadores que pertenecieran al partido oficialista.

“Las empresas nacionales e internacionales que compran oro a Venezuela deberían saber si procede de minas en el estado Bolívar y contar con procedimientos de debida diligencia para asegurarse de que sus cadenas de suministro estén libres de actividades ilícitas, abusivas y violentas”, destaca Vivanco, de HRW.

Una comunicación de un natural de la zona minera del este del país, del estado Bolívar, nos ilustra la matanza acaecida entre el 25 y el 26 de noviembre del año pasado en Icaburú:

El pueblo de Icabarú (frontera de Venezuela con Brasil) es la capital de las minas de la gran sabana. Ayer se presentaron unos helicópteros, en los que venían hombres armados hasta los dientes. Son pranes. El jefe, uno al que llaman El Ciego. A las órdenes de Maduro. Entraron al pueblo y masacraron a una gran cantidad de personas… Estamos aquí sin gasolina, sin dinero, sin comida. El efectivo se acabó. La gente anda ahora con el oro en la mano, el diamante que no saben qué hacer con ello. No me queda na más que un poco de efectivo. En reales o dólares, aquí no circula el bolívar. Quiero conseguir 50 litros de gasolina para montar mi perra en el carro y salir de aquí. El problema es que el camino está tomado por los pranes. La Guardia Nacional no hace nada, tranquila dejando que hagan todo. El Ejército no se ha movido para esta zona. Lo más probable es que tengamos que brincar para Brasil. Se quieren apoderar de este frente de frontera. Maduro está acomodando a todo su ejército de malandros…

Esta masacre se enmarca dentro del control que las autoridades venezolanas mantienen sobre las zonas de explotación de yacimientos de oro. El régimen ha comprometido la explotación de estas minas a empresas de origen ruso y chino como pago de deuda y compromisos con esos países y “para otros negocios”. Para controlar que las comunidades locales no accedan a las explotaciones, se utilizan grupos paramilitares como el arriba descrito. La consecuencia, entre otras, es la violencia extrema y que los tradicionales mineros locales no tienen ahora acceso como fuente de recursos para subsistir.

Algún día, el que fuera presidente del Gobierno de España, para desgracia de todos, José Luis Rodríguez Zapatero, tendrá que dar explicaciones sobre su actividad caribeña.

A %d blogueros les gusta esto: