elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Rodriguez Zapatero

EE.UU. estudia emitir una orden de captura contra Zapatero y Monedero por sus nexos con Maduro y las FARC por José Antonio Puglisi – Periodista Digital – 27 de Marzo 2020

LAS MEDIDAS DE PRESIÓN DEL DEPARTAMENTO DE JUSTICIA PODRÁN AFECTAR A LAS FIGURAS PÚBLICAS ESPAÑOLAS QUE MANTUVIERON RELACIÓN DIRECTA CON LA DICTADURA Y SUS NEGOCIOS

EE.UU. estudia emitir una orden de captura contra Zapatero y Monedero por sus nexos con Maduro y las FARC
Juan Carlos Monedero y José Luis Rodríguez ZapateroPD

A Estados Unidos se le acabó la paciencia con la dictadura venezolana. El Departamento de Justiciaacusó a Nicolás Maduro y a su cúpula por sus nexos con el narcotráfico y con el terrorismo internacional. Especialmente, por sus vínculos tan cercanos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para exportar toneladas de cocaína a los Estados Unidos.

Las medidas de Estados Unidos salpican al expresidente José Luis Rodríguez Zapatero y al confundador de Podemos, Juan Carlos Monedero, quienes mantuvieron una relación cercana con la tiranía chavista y con los representantes de las FARC. Unos nexos que no están pasando desapercibidos a la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA), ya que están estudiando la opción de incluirle en las ordenes de captura que ya emitieron en contra de la cúpula bolivariana y algunos de sus principales aliados, según indican fuentes solventes a Periodista Digital desde Estados Unidos.

Es importante recordar que uno de los hombres buscados por la DEA es justamente Hugo ‘el pollo’ Carvajal, quien se encontraba bajo el control del gobierno de Pedro Sánchez y del CNI, pero que misteriosamente escapó en el marco de la alianza política entre el PSOE y Podemos.

Una situación que, por ejemplo, no pareció casual a figuras como Santiago Abascal, quien sospecha que Pedro Sánchez facilitó la huida del narcogeneral chavista para complacer a Pablo Iglesias tras el pacto de gobierno de coalición que han sellado el PSOE y Unidas Podemos. Sin embargo, no fue el único.

El representante de Estados Unidos para los asuntos de Venezuela, Elliot Abrams,afirmó el 13 de noviembre de 2019 que “la fuga de Carvajal es una gran vergüenza para el gobierno de España”. Indignado con los socialistas y comunistas españoles, precisó: «Esperamos que la policía española lo rastree, lo arreste y luego lo extradite a Estados Unidos». Una situación que no ha ocurrido aún y que ha obligado a ceder dicha tarea a la DEA.

Hermann Tertsch

@hermanntertsch

Oigo por ahí a Zapatero. Luego aún no ha pasado a la clandestinidad.
Al final ser má EEUU quien cree las condiciones para que este personaje pague el infinito daño que ha hecho a España y a toda la América hispana. No aparece en los SE BUSCA de la DEA. Pero como le encuentren…

Zapatero, el mediador del oro

José Luis Rodríguez Zapatero ha destacado por ser la figura del eterno mediador en los procesos de diálogos estériles que sólo han servido para dotar de oxígeno al régimen de Nicolás Maduro. Sin embargo, el pasado 6 de marzo una defensora de las FARC se fue de la lengua y confesó los negocios secretos del expresidente español bajo la protección de la dictadura bolivariana.

“Se lo dije a Rodríguez Zapatero, yo no entiendo esto [la construcción chavista de grandes estadios de béisbol para beneficio personal o del régimen] y me dijo: ‘a todos nosotros nos dieron una mina de oro. Nosotros explotamos y lo que no nos llega por lo nacional [de la mano de la dictadura], nos llega por acá… por ejemplo, acabamos de comprar implementos para minería en China y estamos explotando’”, delató la colombiana que se vio vinculada con los negocios ilegales de las FARC.

Incluso, Piedad Córdoba admitió que es un negocio rentable para el expresidente español: “nos va bien, porque todo el mundo quiere el oro de aquí”. Ante lo beneficioso de sacar el oro venezolano para beneficio propio, la colombiana admitió que también pidió a Delcy Rodríguez que le diese su propia mina de oro para poder “ayudar” a los colombianos. Sin embargo, no termina de explicar si su petición tuvo o no éxito.

Es fundamental recordar que, así como ha venido realizando en Venezuela, Zapatero fue el mediador en 2008 del conflicto de Colombia con las FARC. En este sentido, Estados Unidos confía en que el expresidente español cuenta con importante información sobre los negocios de la cúpula chavista con el narcotráfico y el terrorismo.

Monedero y sus ‘amiguetes’

Juan Carlos Monedero tiene una relación muy cercana con la dictadura bolivariana. No en vano, fue el asesor personal del dictador Hugo Chávez. Sin embargo, en abril de 2018 salieron evidencias de los vínculos de amistad con algunas de las figuras más peligrosas y perseguidas de las FARC internacionalmente.

Existen fotografías que demuestran cómo Monedero se reunía con distintos líderes de las autodenominadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) cuando eran un grupo narcoterrorista y secuestraban, extorsionaban y mataban. Entre sus polémicas amistades se puede ver al excomandante Jesús Santrich, quien se encuentra en fuga y es buscado por la Interpol.

Pero no es el único terrorista que se abraza con el podemita. Andrés París, nació bajo el nombre de Seuxis Hernández Solarte, es otro de los dirigentes de las FARC que posa con Monedero y que fue arrestado en Colombia a solicitud de la DEA estadounidense acusado del envío de enormes cantidades de droga a Estados Unidos.

Los ‘amiguetes’ de Monedero fueron los líderes detrás de una banda criminal que ha pasado más de medio siglo extorsionando a Colombia y sus ciudadanos, causando un total de más de nueve millones de víctimas, entre asesinados, desaparecidos y desplazados; reclutando niños para sus actividades criminales, violando menores para renovar las milicias u obligándolas a abortar cuando las obligaban a desplazarse por la selva de unos campamento a otro.

Ahora, el exasesor chavista y cofundador de Podemos está bajo la lupa de Estados Unidos y de la DEA, siendo otras de las figuras españolas que podrán aportar información clave para lograr la captura de los líderes de la revolución bolivariana.

Una ex senadora colombiana vincula a Zapatero con las minas de oro de Maduro por Daniel Lozano – El Mundo – 6 de Marzo 2020

La política colombiana y aliada chavista Piedad Córdoba declara en una entrevista que el ex presidente español le dijo que “había recibido una mina de oro”
La política colombiana Piedad Córdoba participa en una marcha en Caracas. EFE

La reaparición por todo lo alto de la polémica ex senadora colombiana Piedad Córdoba ha complicado a uno de sus nuevos amigos políticos, José Luis Rodríguez Zapatero, a quien vincula con las minas de oro de Nicolás Maduro. Así lo ha relatado en una entrevista concedida al medio digital colombiano Las 2 orillas, donde mezcla de forma confusa a gobernadores chavistas y aliados internacionales con sanciones y corrupción para dibujar a la postre una radiografía descarnada de la revolución que tanto defiende.

“Pero ustedes cómo están haciendo, yo no lo logro entender. Se lo dije a Rodríguez Zapatero, yo no entiendo esto. Me dijo: a todos nosotros nos dieron una mina de oro. Nosotros explotamos y lo que no nos llega por nuestro lado, nos llega por acá”, declaró Córdoba, admirada por la reciente inauguración de un estadio de béisbol en La Guaira, la costa más cercana a Caracas, en pleno derrumbe económico y social en el país petrolero.

La dirigente preguntó a los allí presentes sobre cómo era posible semejante milagro económico, pese al supuesto bloqueo que alega el chavismo, en un relato que deja más interrogantes que respuestas. La extracción de oro y su contrabando se han convertido en dos herramientas fundamentales de la revolución para eludir las sanciones internacionales.

Las triangulaciones del oro pasan a menudo por Turquía y desde allí se distribuyen a otros lugares. “Todo el mundo quiere el oro de aquí”, parafraseó Córdoba las palabras de uno de sus interlocutores, quien también reconoció que acababan de comprar a China las herramientas necesarias. Generales y jerarcas del chavismo se reparten las minas de la Gran Sabana bajo protección de la guerrilla colombiana y de mafias locales. Incluso el Parlamento ha señalado al hijo de Maduro de estar al frente de una mina de coltán en el Amazonas.

La ex senadora asume como suya, sin cortapisas, la propaganda revolucionaria para asegurar que en el país petrolero “hay problemas, pero no son tan graves como los quiere presentar. Tú vas allá y sientes el bloqueo fuerte, como en Cuba, pero igual todavía hay un Gobierno que pensiona cuatro millones de personas (reciben tres euros al mes)”.

La argumentación de Córdoba alcanza su punto más álgido al asegurar que “el problema es que nunca le pararon bolas (le hicieron caso) a la comunicación del exterior y esto generó más el caos que exilió a la gente”. El derrumbe revolucionario, que suma seis años en recesión con casi el 70% del PIB destruido, ha provocado la fuga masiva de más de cinco millones de venezolanos. Tanto Zapatero como Córdoba coinciden en su defensa a ultranza de la revolución, incluso atribuyen la enorme diáspora a las sanciones de Estados Unidos.

Entre los grandes olvidos de Córdoba en esta entrevista con Las 2 orillas está el nombre de quién es el principal financiador del estadio de La Guaira, inaugurado con años de retraso. Se trata de un viejo conocido suyo, el empresario colombiano Alex Saab, a quien la fiscal rebelde de Venezuela acusa de ser el principal testaferro de Maduro. Saab, perseguido en su país y en EEUU, se ha enriquecido en los últimos años gracias a las cajas de comida CLAP, la versión bolivariana de las libretas cubanas de racionamiento transformadas en la principal herramienta de control social del chavismo.

Piedad Córdoba también se reunió con la vicepresidente ejecutiva, Delcy Rodríguez, hace dos semanas. “Me dice: ve a tal sitio. Yo fui pero no sé sinceramente qué era eso ahí. Y después me dice un señor, bájese de este carro (vehículo). Nunca imaginé que quien iba manejando (conduciendo) era Delcy. Ese es un equipo muy sólido”, se congratuló la activista política.

“La oposición está negociando con Nicolás, están llegando a acuerdos con él. Habrá elecciones. A Guaidó nadie le cree allá”, disparó Córdoba en otro de sus mantras revolucionarios. La ex senadora se refiere de esta forma a la falsa Mesa del Diálogo, conformada por el chavismo y grupúsculos de la oposición (incluido Timoteo Zambrano, el hombre de Zapatero en Caracas), que pretenden cohabitar con el poder revolucionario.

En su último viaje a Caracas, Zapatero presidió el encuentro entre ambas partes, que también contó con el visto bueno previo del canciller ruso, Serguéi Lavrov. Y todo ello pese a que el Parlamento democrático decretó en 2018 que el ex líder del PSOE era “inadmisible” para una negociación o un diálogo político.

La ex dirigente liberal no duda en señalar que “hay una persona ayudando que es Zapatero y muchos de nosotros empujando”, de cara a su principal objetivo en Venezuela: la supervivencia del ‘hijo de Chávez’ en el poder.

El entusiasmo por la causa revolucionaria de esta dirigente izquierdista, en su día muy cercana a Hugo Chávez, también la llevó a afirmar que en unas elecciones, “con o sin Nicolás, gana el chavismo”, pese a lo que dicen todas las encuestas. En el último sondeo de Datanálisis, el 52% de los venezolanos calificaron la gestión de Maduro como muy mala, el 22,5% mala y el 10% de regular hacia mala.

“A Nicolás le ha tocado bailar con la más fea, le ha tocado muy difícil. Es un tipo muy espiritual. Fidel y Chávez se reunieron y escogieron a Maduro por la lealtad”, sentenció Córdoba.

La izquierda española traiciona a Venezuela – Editorial El Nacional – 18 de Febrero 2020

No nos confundamos: las oscilaciones, bamboleos y vaivenes del gobierno socialista de Pedro Sánchez y sus aliados, en lo que tiene que ver con Venezuela, son el producto de una afinidad ideológica con Maduro, así como con los regímenes en Cuba y Nicaragua. De modo que no se trata tan solo de ajustes tácticos, generados por intereses pragmáticos y vinculados a los negocios de empresas españolas en nuestros países. Tampoco obedecen de manera limitada al tributo que necesariamente Sánchez debe pagar a Pablo Iglesias y sus radicales de Podemos, a objeto de asegurar su apoyo parlamentario y en consecuencia la perdurabilidad del gobierno socialista. Hay, sí, ingredientes de todo ello, pero mezclados con un componente básico y fundamental de simpatía profunda hacia los presuntos revolucionarios latinoamericanos, herederos del buen salvaje, así como de rechazo visceral pero a veces camuflado hacia Estados Unidos en general y su actual presidente en particular.

La izquierda española se ha radicalizado y ha hallado en el drama venezolano otro escenario para hacer el juego de la opacidad, del engaño, de las trampas y traiciones que tantas veces ha llevado a cabo la izquierda toda, en sus tomas de posición hacia los procesos políticos que en América Latina reivindican e imitan la experiencia cubana. La perfidia de Sánchez hacia el presidente Juan Guaidó, el episodio de la visita de Delcy Rodríguez a Madrid, las mentiras de diversos funcionarios con relación a lo ocurrido, y las actitudes inicuas de Rodríguez Zapatero para fortalecer a Maduro, escondiéndose tras la farsa del diálogo, son muestras inequívocas de lo que realmente acontece. La alianza entre el PSOE y Podemos va más allá, en lo que tiene que ver con Venezuela, de un simple acomodo político a nuevas circunstancias. Su verdad esencial es de otra naturaleza; es un compromiso fundado en el apego ideológico y la voluntad de favorecer, a la vez, la revolución y los negocios.

De allí que la oposición democrática venezolana debe mantener una postura clara e inequívoca ante el actual gobierno español y sus falsificaciones. En primer lugar, es necesario marcar distancia con respecto a Sánchez y sus aliados, y denunciarles con contundencia cada vez que pretendan camuflar sus traiciones. En segundo lugar, la oposición venezolana debe alertar y alentar a Washington para que focalice nuevas y más severas sanciones económicas, contra las empresas españolas que se aprovechan de las tragedias de Venezuela y Cuba. Nada duele más a los socialistas que pagar costos por lo que intentan hacer bajo cuerdas, que se revelen de manera abierta sus arteras maniobras, y que cese de fluir el dinero corrupto de los regímenes que oprimen a venezolanos y cubanos por igual. En tercer término, como ya hemos dicho en este espacio, es imperativo negar de manera absoluta el más mínimo ápice de legitimidad y credibilidad a la figura nefasta de Rodríguez Zapatero, quien ha vuelto a sus andanzas en Caracas, asociado con el colaboracionismo de unos pocos.

Solo la claridad política, la coherencia estratégica, y la unidad y honestidad personal de la dirigencia opositora, contra viento y marea, harán posible una eventual transición democrática en Venezuela. Tenemos aliados sinceros. No requerimos de la actual izquierda española para liberarnos de la dictadura. En otro tiempo habrían sido bienvenidos. Hoy, sin embargo, están del otro lado, aunque pretendan disfrazarse. Sus máscaras no con capaces de ocultar la hipocresía en sus rostros.

La alianza entre mentirosos y torturadores por Miguel Henrique Otero – El Nacional – 16 de Febrero 2020

Se equivocan de palmo a palmo los reduccionistas que minimizan el significado que contiene la reunión entre José Luis Ábalos y Delcy Rodríguez en el aeropuerto Adolfo Suárez, durante la noche del 19 y la madrugada del 20 de enero. Yerran los que suponen que el encuentro tuvo un carácter anecdótico, que guarda interés exclusivo para los venezolanos. Sacan malas cuentas los que creen que el asunto es un episodio excepcional y aislado, al que ha seguido un debate excesivo.

Tiene importancia muy grande para los ciudadanos españoles y europeos, en primer lugar, porque ratifica que la práctica de mentir es la política pública por excelencia del gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Es la reacción a flor de piel de ambas autoridades, que no ha tardado en permear a ministros y voceros. Hay que decirlo: es una patología instalada en el núcleo del poder, que ya ha irradiado a su entorno inmediato. Cuando se les interroga, la respuesta inmediata, de orden pavloviano, consiste en faltar a la verdad.

La paleta de recursos que han exhibido es polícroma: se niegan los hechos, a pesar de las evidencias que los afirman. Se suministran varias versiones de lo mismo, como si la realidad, sobre todo ciertas realidades políticas, fuese una especie de masa plástica, sujeta a interpretaciones, sobre la que se puede decir cualquier cosa. Se emplean eufemismos. Se extraen los hechos de su contexto. Se los oculta o envuelve de medias verdades. Se los blanquea de supuestas buenas intenciones. Se los distorsiona. Se emplean argucias, una tras otra, sin ánimo de corrección. La sucesión de mentiras dichas por José Luis Ábalos pone de bulto la lógica que guía la política pública del mentir: que una mentira sea superada por otra, cada vez más grotesca y ruidosa. Y así.

Al lector no debe pasar inadvertido todas las implicaciones de las mentiras de Ábalos: involucran hechos y la secuencia de estos, el paso del tiempo, las leyes y reglamentos, a funcionarios que cumplían con su trabajo, a instituciones que tienen la tarea de salvaguardar la ley. Las suyas son mentiras arrolladoras: se llevan por delante a numerosas personas. Las ponen en entredicho. Si Ábalos, aprovechando su autoridad, obligó a varios funcionarios a incumplir la ley, entonces las omisiones y delitos cometidos son todavía más graves.

Desde Stalin a nuestro tiempo, mentir ha sido el más recurrente y sistemático de los recursos que los comunistas han utilizado para mantenerse en el poder. Distorsionar los hechos, inventar conspiraciones, levantar expedientes sin fundamento alguno, forma parte de los usos retóricos y la cultura mental de las izquierdas. No solo llegan al poder mintiendo, sino que lo ejercen saltando de una mentira a la siguiente. Es tal la insistencia, tan extrema la dependencia del mentir que, en comunistas como Fidel Castro, Hugo Chávez o Nicolás Maduro, mentir deja de ser instrumental para adquirir un carácter esencial: la dictadura se justifica porque permite mentir de forma ilimitada. La historia del comunismo es la historia de un único método que, aplicado en distintos lugares y épocas, se ha aplicado para desfigurar lo real, hasta hacerlo irreconocible.

No solo mienten los comunistas, también fanfarronean. Uno de sus métodos es adoptar un aire de listillo, como el empleado por José Luis Rodríguez Zapatero, para sugerir que, tras casi cuarenta viajes y unas cuatrocientos o quinientas reuniones con Maduro, con los hermanos Rodríguez, con Diosdado Cabello y con otros secuaces, es un verdadero experto de lo que sucede en Venezuela.

Hay que preguntarse con respecto al señor Rodríguez Zapatero, inspirador y mentor de José Luis Ábalos: ¿qué información, qué hechos, qué estadísticas, qué testimonios, qué interpretaciones ha ido acumulando en su cabeza? ¿Sobre qué materiales y puntos de vista se ha construido su visión de Venezuela? O, más esencial todavía: ¿qué puede saber un hombre de las realidades de Venezuela, cuando sus fuentes provienen de la fraseología cínica, malévola y negadora de un poder que reprime, mata y tortura, de un poder que asesina a sus presos políticos, que los lanza desde un décimo piso o los golpea, de forma insaciable, hasta convertir sus cuerpos en una masa de carne sin vida?

Cayetana Álvarez de Toledo, en la memorable intervención que hizo en el Parlamento español el 12 de febrero, ha dicho lo esencial: José Luis Ábalos ha tomado partido por los torturadores. Como Rodríguez Zapatero. Como Podemos y como el resto de quienes han sido beneficiarios de la corrupción de los regímenes de Chávez y Maduro.

La adopción de una alianza política de los mentirosos y los torturadores tiene consecuencias, una de ellas, el falseamiento gravoso, el silencio, el menoscabo de lo que ocurre en Venezuela. Solo la más extrema complicidad hace posible plantear la acción feroz de la dictadura contra la sociedad indefensa, como un enfrentamiento entre dos bandos. Solo la más infame política desprovista de cualquier forma de sensibilidad y compasión, conduce a estos señores y a otros, a guardar silencio sobre un régimen que todos los días, de forma sistemática, mantiene a varios cuerpos organizados, FAES, Dgcim y Sebin, dedicados a tareas de acoso, secuestro, tortura, falsificación de expedientes y asesinato. Porque de eso trata la elección de Ábalos y Rodríguez Zapatero por los torturadores: mentir, fanfarronear y hacer silencio sobre el horror de la vida en Venezuela.

Navantia y otras menudencias en el corazón del ‘Delcygate’ por Graciano Palomo – El Confidencial – 15 de Febrero 2020

Me sorprende que Zapatero no haya dicho ni una palabra en relación con el ‘caso Morodo’ que se instruye en sede judicial y que es una corrupción tan monumental como solemne

Foto: Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, recibe al expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero. (EFE)
Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, recibe al expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero. (EFE)

Es difícil poder explicar a mis colegas europeos, norteamericanos, canadienses, iberoamericanos que informan y opinan desde Madrid que Venezuela no es algo “distinto y distante” y que forma parte de la política doméstica indefectiblemente. Por razones varias.

La primera porque hay formaciones políticas decisivas que se han financiado con dinero procedente de aquel país; la segunda porque aquí viven muchos venezolanos, incluidos los jerarcas de aquel régimen inhóspito que han robado cantidades ingentes que pertenecen a los depauperados del país caribeño. Y en tercer lugar, que hay naturales españoles, corrompidos hasta la médula, que han participado o participan en el festín depredador. Siempre he mantenido en este asunto, como en otros, que hay que seguir la pista del dinero.

Ignoro, aunque supongo, que los organismos estadounidenses están detrás de todo esto. Así como de los dineros públicos y privados españoles que han alimentado ONGs en aquellos países del llamado socialismo del siglo XXI. No sé si le sonará todo esto a algo al cuitado ministro Ábalos. O no.

No se sorprendan del cambio de opinión -es algo connatural al personaje- del jefe del Gobierno en relación con Venezuela. Tiene razón y razones para el viraje. Cómo será la cosa que hasta la buena de Arancha González-Laya, aturullada y molesta ante las preguntas ‘ad hoc’, ha reconocido en la persona de Juan Guaidó a un semidios: “Es jefe de la oposición venezolana y al mismo tiempo presidente encargado…”

¡Acojonante! ¿Por qué se enfada señor Sánchez porque aquí y acullá le tomen a chacota?

Delcygate por Carmen Ferreras -La Opinion – 11 de Febrero 2020

La polémica por el encuentro entre la vicepresidenta venezolana y el ministro Ábalos provoca las iras de Estados Unidos

DelcygateNo sé qué le pasa a la izquierda española con Venezuela. Estamos en boca de todo el mundo. Todo el mundo se pregunta a santo de qué ZP gira constantes visitas a la satrapía de Maduro donde ha vuelto a ser recibido por el pueblo llano con abucheos, lanzamiento de latas y otras delicadezas. A la vez, todo el mundo sigue preguntándose sobre el encuentro de la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, y el ministro de Transportes, José Luis Abalos, en el aeropuerto de Madrid que es suelo europeo, mientras Pablo Iglesias no diga lo contrario. Es, precisamente en suelo europeo donde esta señora tiene prohibida su entrada. Y aquí nadie dice nada. Y cuando se dice es de forma tímida. Excepción hecha de los espontáneos que se tiran al ruedo de la verdad y acaban con magulladuras.

En los Estados Unidos están que trinan con el asunto. Por cierto, Guaidó ha sido recibido en USA con honores de Jefe de Estado, igual que aquí en España donde el abducido Sánchez ni se dignó a dirigirle la palabra. Parecía tal que el affaire Delcy-Abalos iba a pasar desapercibido en Europa, pero no. Estaban aguardando el mejor momento. El Parlamento Europeo ha mantenido un debate sobre el encuentro en la tercera fase con más mentiras por minuto. La España de Iglesias se está saltando a la torera demasiadas directrices de la UE y esto empieza a cabrear a los dirigentes europeos. El Partido Popular europeo y los liberales consiguieron sacar adelante el debate mientras que los Socialistas Europeos, para no dejar en feo a Sánchez, al fin y al cabo compañero de escuadra, se opusieron. Unidas Podemos tampoco respaldó la inclusión de este debate en la agenda, por la ‘cuenta’, y nunca mejor dicho, que les tiene.

Estados Unidos va más lejos. El Gobierno estadounidense que sigue muy de cerca el que se ha dado en llamar ‘Delcygate’, cree que esta visita y la conversación telefónica que tuvo lugar con el presidente Pedro Sánchez, podría suponer una violación de las sanciones impuestas por la Unión Europea contra el régimen de Venezuela por sus repetidas violaciones de los derechos humanos. Eso, a pesar de lo que diga Zapatero quien, según los venezolanos, “se está haciendo rico” tras cada visita a Maduro. Lleva cerca de cincuenta si no las ha superado ya, defendiendo lo indefendible y tratando de colarnos que sus visitas a Venezuela son para tender puentes entre el régimen y la oposición. La oposición no sabe nada de los supuestos puentes. Ni para zapador dicen que vale ZP, pero ahí lo tiene usted creyéndose a pies juntillas su inexistente papel de mediador.

La diplomacia norteamericana ha pedido explicaciones al Gobierno español. Los yanquis no están dispuestos a dejar pasar la ‘afrenta’ y se las van a hacer pasar canutas a España. No hay que olvidar que tienen la sartén por el mango y el mango también. De momento, parece ser que el ministro Abalos no quiere salir fuera de los límites territoriales de España por si lo detienen. Cosas más difíciles se han visto. Eso de que Sánchez se plegara a la petición de Delcy Rodríguez para no recibir a Guaidó, ha sentado al Gobierno de EE UU como una patada en las posaderas. Dicen no entenderlo. Cincuenta países de todo el mundo a favor de Juan Guaidó y España se posiciona junto a Cuba, Nicaragua y hasta hace poco la Bolivia que fue de Evo Morales y que ahora ha dejado de serlo. El ‘Delcygate’ no ha hecho más que empezar y como a Trump se le ponga en sus cuadriculados ‘eggs’ se las va a meter dobladas al gobierno de Pablo Iglesias, perdón, quise decir de Pedro Sánchez.

Cayetana Álvarez de Toledo hizo la crónica de la “torturadora” Delcy Rodríguez, de la “imaginación pirotécnica” de Ábalos y del “agente” Zapatero por Juan Carlos Zapata – ALnavío – 12 de Febrero 2020

La diputada Cayetana Álvarez de Toledo ha hecho una denuncia muy grave en el Congreso de los Diputados. Dijo que no sólo el gobierno de Pedro Sánchez no recibió a Juan Guaidó en Madrid sino que también presionó a otros líderes de la Unión Europea para que no lo hicieran y algunos empresarios para que no asistieran a la conferencia de aquel en Davos. Pero en cambio, el ministro Ábalos se reunió con Delcy Rodríguez. Álvarez de Toledo dijo: “El gobierno amparó a una torturadora y rechazó a un demócrata”.
Álvarez de Toledo echó mano del Informe Bachelet / Foto: Captura
Álvarez de Toledo echó mano del Informe Bachelet / Foto: Captura

La portavoz del PP, periodista, llamó a Delcy Rodríguez torturadora. Para ella, no es vicepresidenta Ejecutiva de Maduro. No es la número 2 del régimen. Es una torturadora como lo son Diosdado Cabello y el propio Nicolás Maduro, “cúpula de un régimen criminal”. Por ello es que a Cayetana Álvarez de Toledo le causa estupor que el ministro José Luis Ábalos se haya reunido con Delcy Rodríguez la madrugada del 20 de enero, y no sólo por 25 minutos, sino por mucho tiempo más: una hora, reconoce la policía. El gobierno, dijo, dio la espalda a un hombre joven, valiente, que es el Presidente legítimo de Venezuela, cuando ha debido recibirlo con “orgullo y emoción” como lo hicieron otros y como lo hubiera hecho el gobierno de una gran democracia.

Cayetana Álvarez de Toledo intervino en el primer debate de control al gobierno de Pedro Sánchez y, como estaba previsto, iba a pedir cuentas a Ábalos y al Ejecutivo sobre lo sucedido en Barajas. El debate se ha centrado buena parte en este punto al que los ministros y el propio Sánchez señalan de maniobra de distracción y el cual, aclaran, no los desviará de la ruta de trabajo porque hay mucho que hacer en España. Pero la portavoz del Partido Popular dijo que el gobierno elige entre sus aliados a delincuentes.

En cuanto a José Luis Ábalos, hizo referencia al “laberinto de mentiras”, lo cual remite a la cantidad de versiones que el ministro tejió cuando la reunión quedó al descubierto. La diputada apuntó que la conducta de Ábalos quebranta las normas, los valores democráticos y es una muestra clara del deprecio a la verdad. Dijo que el ministro había hecho gala de un “derroche de versiones”, lo que calificó de “imaginación pirotécnica”. Recalcó que la verdad es que Ábalos no fue a ver a un amigo sino a “recibir a una torturadora”. Que se reunió con ella dentro y fuera del avión. Y agregó con ironía: La única manera de que Delcy Rodríguez no pisara suelo español es que la llevara “en brazos o a caballito” porque esta, ahora también se sabe, pasó horas en el salón VIP de la terminal del aeropuerto.

Desestimó la versión de Sánchez, del propio Ábalos, de la canciller Arancha González Laya, de que la actuación del ministro evitó una crisis diplomática. Pues no. Porque ayer la Eurocámara debatió el asunto. Y el canciller de la UE, Josep Borrell, anunció que el Servicio de Acción Exterior de la UE puede abocarse a investigar. “El incidente lo tiene España con la Unión Europea”. Y en los “Estados Unidos no salen de su estupor”.

-Nadie ha mentido tanto como usted –le dijo Cayetana Álvarez de Toledo a José Luis Ábalos. Y lo peor. Le preguntó:

-¿De verdad creyó que nadie se iba a enterar?

Y si creyó que nadie se iba a enterar, ¿cómo se traduce eso? Cayetana Álvarez de Toledo se preguntó: “¿Ingenuidad y prepotencia?”. Desde su lugar, Ábalos, sonreía.

Entonces fue cuando preguntó que quién le había pedido que fuera a recibirla. Porque este es un aspecto con varias versiones. Que si Ábalos fue a ver a su amigo el ministro de Turismo, Félix Plascencia. Que se lo pidió el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, que si ahora fue el Palacio de la Moncloa el que delegó a Ábalos y quitar del medio a exteriores. “Usted no fue a ver a un amigo. Fue a reunirse con una torturadora”, precisó.

Entonces fue cuando preguntó que quién le había pedido que fuera a recibirla. Porque este es un aspecto con varias versiones. Que si Ábalos fue a ver a su amigo el ministro de Turismo, Félix Plascencia. Que se lo pidió el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, que si ahora fue el Palacio de la Moncloa el que delegó a Ábalos y quitar del medio a Exteriores. “Usted no fue a ver a un amigo. Fue a reunirse con una torturadora”, precisó.

Cayetana Álvarez de Toledo agregó ya en el terreno de las preguntas concretas: ¿Cuándo se enteró el gobierno de la llegada de Delcy Rodríguez? ¿A qué vino la torturadora a España? ¿Hablar con quién y de qué? ¿Quién la invitó? ¿Y por qué no la desinvitó? ¿Por qué la recibió Ábalos? ¿En calidad de ministro o en calidad de dirigente del PSOE? ¿De qué habló con la torturadora exactamente? ¿Le pidió que no recibiera a Guaidó? ¿Hablaron de los presos políticos? ¿Se interesó Ábalos por los reprimidos? ¿Por qué no la expulsó?

Este es el tipo de preguntas que se preveía iba a formular la dirigente del PP. Porque hay que indagar si el gobierno de Sánchez estableció algún tipo de compromiso con la dictadura de Maduro, tal como reportó el diario ALnavío más temprano.

Dijo que este tipo de actuaciones vulnera las normas. Que Delcy Rodríguez no sólo tiene prohibido pisar territorio Schengen sino sobrevolar el espacio aéreo. De modo que se incumple una norma y al incumplirla hay consecuencias. “Lesiona gravemente los intereses del pueblo de Venezuela”. ¿En qué sentido? Porque las sanciones son el arma que tienen los venezolanos para luchar contra la dictadura. Y las sanciones son el “máximo elemento con que cuenta la comunidad internacional para alcanzar las elecciones libres”. Al saltarse las sanciones quitan presión sobre el régimen.

Por otro lado, dijo, el incumplimiento de los acuerdos deteriora la imagen y credibilidad de España ante Europa y el mundo y resquebraja el papel de España en América Latina. “Nos margina a un lugar subsidiario”. Porque ya no se le vería ni como aliado ni como interlocutor. Sino “comparsa de una dictadura agonizante”.

Para Cayetana Álvarez de Toledo, el gobierno de Sánchez desprecia la democracia. Ha asumido la posición del partido Podemos que forma parte de la coalición gubernamental. “Un partido deudor del chavismo”. Que Sánchez y Ábalos han actuado contra la historia de las posiciones mantenidas por el PSOE. Contra Felipe González. En cambio, señaló, se ha aliado con el eje que conforman el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, Nicolás Maduro y Podemos. “Y eso es una involución”.

A Zapatero le tuvo reservada una batería. (“Un inciso”). Dijo que trabaja activamente para la dictadura. Que por tanto no merece los privilegios de que goza como expresidente del gobierno de España. Que hubo un tiempo que se le vio como un mediador en Caracas. Que despertaba alguna esperanza entre los dirigentes de la oposición de Venezuela. Que ese tiempo ya pasó. Es un hombre denostado por los demócratas venezolanos. Que deambula por los arrabales de la dictadura y lo señaló de ser un agente de la dictadura. Es un mediador de parte.

-Ustedes lo recuperan y asumen su estrategia, su descrédito y su deprecio por los derechos humanos.

Cayetana Álvarez de Toledo hizo un relato de lo más crudo del socialismo del siglo XXI. El que hundió a Venezuela en un abismo. El chavismo ha cometido más de 18.000 ejecuciones extrajudiciales desde 2016, dijo, citando a Human Rigths Watch. Que la cruda realidad está plasmada en el informe de Michelle Bachelet, socialista chilena, Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU. Mostró el informe en el pleno y supuso que Ábalos lo ha leído. El informe habla de grupos de exterminio. Y escuadrones de la muerte a las órdenes de Maduro y “de la mujer con la que usted se reunió”. Por ello, la diputada cerró con una última pregunta:

-Qué hacía un ministro del gobierno la madrugada del 20 de enero de 2020 en la terminal Uno del aeropuerto de Barajas con una torturadora.

Beatriz Becerra le pinta la cara a Zapatero: «está al servicio del chavismo. Deje de avergonzar a España» por José Antonio Puglisi – Periodista Digital – 10 de Febrero 2020

LA VICEPRESIDENTA DE LA SUBCOMISIÓN DE DERECHOS HUMANOS EN EL PARLAMENTO EUROPEO PUBLICÓ UNA CARTA ABIERTA DEJANDO EN EVIDENCIA EL POSICIONAMIENTO DE ZAPATERO A FAVOR DEL RÉGIMEN VENEZOLANO

Beatriz Becerra le pinta la cara a Zapatero: "está al servicio del chavismo. Deje de avergonzar a España"
Beatriz Becerra y José Luis Rodríguez ZapateroPD

Beatriz Becerra le pintó la cara a José Luis Rodríguez Zapatero. La vicepresidenta de la subcomisión de Derechos Humanos en el Parlamento Europeo y eurodiputada del Grupo de la Alianza de Liberales y Demócratas por Europa (ALDE)ha publicado una carta abierta contra el expresidente tras haber leído la mensaje que el líder del PSOE envío por privado a Juan Guaidó y otros líderes de la oposición venezolana.

“He leído con indignación la carta que ha hecho llegar a la oposición venezolana después de que sus representantes rechazaran el chantaje del régimen venezolano, un chantaje al que usted llama ‘acuerdo’”, comenzó Becerra, quien le recriminó que “concede usted credibilidad a un régimen que la ha dilapidado mientras se muestra exigente con una oposición perseguida, encarcelada, exiliada, asesinada. Asesinada, señor Zapatero”.

La vicepresidenta de la subcomisión de Derechos Humanos en el Parlamento Europeo no ha dudado en describir el papel de José Luis Rodríguez Zapatero en Venezuela: “Y usted, señor expresidente, le da cobertura, le da una plataforma aparentemente digna, se presta a lavarle la cara. Usted no es un mediador: trabaja para una de las partes,para un Gobierno que, le recuerdo, acaba de retirar a su embajador de España creando una crisis diplomática con nuestro país, con el suyo, señor Zapatero, del que usted fue presidente. ¿Cómo llamar a esto, al hecho de ignorar el conflicto de un régimen dictatorial con su propio país?”.

Incluso ha mostrado su indignación por las críticas de José Luis Rodríguez Zapatero a las sanciones contra el régimen de Nicolás Maduro. “No sé de qué sanciones habla. Desde luego, espero que no de las que dictaminó recientemente el Consejo Europeo tras la aprobación del Parlamento, en el cual represento a los ciudadanos. Porque usted debería saber que no ha habido ninguna sanción contra Venezuela, sino contra siete jerarcas, siete elementos del régimen de corrupción, violencia y represión totalmente probadas”.

Como si fuera poco, Becerra termina de ponerle la estocada final con la frase: “Que usted se permita hablar de sanciones ‘contra Venezuela’ es la prueba definitiva de que está al servicio del régimen. Deje de avergonzar a España y a la Unión Europea”.

El Gobierno se distancia del viaje de Zapatero a Venezuela por Lucía Abellán – El País – 10 de febrero 2020

A %d blogueros les gusta esto: