elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Revocatorio

El talón de Maduro por Fernando Mires – Blog Polis – 4 de Mayo 2017

39768fernandomires1640x360Cuando el Revocatorio fue robado por Maduro, algunos muy superficiales comentaristas de la oposición venezolana llegaron al colmo de celebrar el hecho. Al fin, escribían, el fracaso de la Salida 2 (así llamaban al revocatorio) abrirá el camino al diálogo y a las elecciones periódicas. De este modo mostraron no tener la menor idea de la naturaleza del régimen. No pudieron o no quisieron entender que el Revocatorio -a diferencias de lo que ellos llamaban La Salida 1- era una alternativa constitucional, democrática, mayoritaria y, sobre todo, electoral.
Precisamente, esta última característica, la electoral, fue la que impulsó a Maduro a robar el Revocatorio. Medida que después se hizo extensiva a todas las elecciones en las cuales el régimen pudiera perder, es decir a todas, sin excepción. Visto desde esa perspectiva, cuando el régimen robó el Revocatorio, se declaró ante sí y frente al mundo como anti-electoral.
Fueron esas las razones por las cuales la dirigencia de la oposición entendió que frente a la palabra elecciones estaba el talón de Aquiles del régimen. Evidencia que no lograron captar los extremistas de la otra orilla, esa fracción anti-política denominada “oposición a la oposición”, la misma que calificó de “electoralistas” a todos los que exigían elecciones, aduciendo incluso que no tenía sentido llamar a elecciones frente a un régimen anti-electoral. Con la poca inteligencia política que siempre los ha caracterizado, no lograron darse cuenta que, precisamente porque el régimen es anti-electoral, la palabra elecciones tenía un efecto mortífero. Las elecciones son, para decirlo en términos figurativos, la flecha envenenada apuntando hacia el talón de Aquiles de la dictadura.
Gracias a la palabra elecciones la oposición ha logrado por primera vez en su historia reunir un significativo apoyo internacional, apoyo que ha llevado a la dictadura al más desolador aislamiento, incluyendo su auto expulsión de la OEA. Gracias a esa palabra, Maduro rompió públicamente con la Constitución dando a luz a ese obsceno mamarracho, corporativista y fascista, llamado Asamblea Constitucional Comunal. Gracias a esa palabra, en fin, el de Maduro ha llegado no solo a ser, sino a parecer, como un gobierno fuera de la ley. Por eso mismo deberá ser destituido, de acuerdo a la Constitución y las Leyes.
Nunca la oposición llegó a estar tan unida ni la comunicación entre los partidos y sus seguidores ha sido tan fluida como ha venido ocurriendo desde el 2 de Abril. Ni siquiera el Vaticano logró dividirla. Atrás quedaron los días del fallido diálogo y de los intermediarios chimbos. No hay ningún motivo entonces para cambiar de línea o de ruta.
La Constitución, con mayor razón que antes, deberá seguir siendo el programa de todos los venezolanos democráticos, incluyendo a los que desertan y desertarán del chavismo. Y la palabra elecciones, fue, es y será, la flecha envenenada apuntando hacia el talón desnudo del criminal dictador.

Sobre la exigencia del 20% ratificada por decisión de la Sala Electoral por José Ignacio Hernández – ProDaVinci – 18 de Octubre 2016

 

La Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia vuelve a ser noticia, esta vez por la sentencia No. 147, fechada el 17 de octubre de 2016, por medio de la cual decidió, entre otras cosas, que “la convocatoria del Referendo Revocatorio requiere reunir el veinte por ciento (20%) de manifestaciones de voluntad del cuerpo electoral en todos y cada uno de los estados y del Distrito Capital de la República”. La sentencia fue dictada para esclarecer las dudas con relación al revocatorio que formuló el coordinador nacional del partido Nuevo Camino Revolucionario (NCR).

Cuando escribo estas líneas, el texto de la sentencia —que apareció en la noche del día 17— aún no ha sido publicado. Por eso mis impresiones se limitarán al texto del resumen de la decisión adoptada por la Sala Electoral, sin considerar —por ahora— los motivos que llevaron a la Sala a asumir esa interpretación. Leer más de esta entrada

La agonía de una ilusión por Fernando Luis Egaña – El Nacional – 15 de Octubre 2016

unknown-1Con el debido respeto a los invidentes, verdaderos héroes de la humanidad, me permito recordar un viejo refrán popular: no hay peor ciego que el que no quiere ver… Y muchos se resisten a ver las realidades que no solo están claras ante sus ojos, sino que las hemos y estamos padeciendo de manera implacable.

Los que conciben la vida política, económica y social en términos de democracia, no porque lo hayan leído en libros sino porque así fueron formados en la vida, les cuesta mucho entender y confrontar sistemas de hegemonía de poder que solo son democráticos en ciertas apariencias externas, más que todo con fines publicitarios, pero que al mismo tiempo se creen propietarios del mando y no están dispuestos a dejar sus privilegios.

A no todos les pasa eso. Hay algunos que entienden bien las cosas y las dicen como son, pero hay otros que se hacen los desentendidos, quizá porque le quieren sacar provecho a la situación. ¿Cómo es posible, por ejemplo, que a estas alturas, todavía haya quienes desde las aceras opositoras hablen de “deterioro de la democracia” o de “democracias maltrechas”, implicando que, después de todo, esto es una democracia? ¿Cómo es posible? Leer más de esta entrada

El precio de la claudicación por Antonio Sánchez García – Noticiero Digital – 13 de Octubre 2016

Esta dictadura, que ya cuesta una crisis humanitaria y la devastación del país, no hubiera sido posible si la oposición no estuviera bajo el control de quienes, perfectamente conscientes del juego, se prestan a convalidarlo a la espera de llegar algún día al Poder, más por efecto de la inercia de la crisis misma y la implosión final del régimen que por su propio talento, decisión y voluntad. En el colmo de la inconsciencia, algunos ya juegan a las presidenciales.

No he sido el único en sostener, incluso desde antes del 6 de diciembre del 2015, que no habría Revocatorio en este años 2016, porque el gobierno encontraría la forma, legal o ilegal para deshacerse de cualquier medio que hubiera podido terminar aventándolo del Poder. Para lo cual recurrió a la invención de un TSJ espurio. Como hubiera recurrido a una matazón, si los medios pacíficos de imponer la dictadura a cualquier trance hubieran encontrado una oposición frontal y combativa. Es la espada de Damocles que se esgrime desde La Habana sobre la oposición venezolana. Tal como sucediera en 2014 ante la rebelión estudiantil y LA SALIDA. Con un saldo de medio centenar de asesinatos y la traición de las fuerzas opositoras, particularmente de AD y PJ, que prefirieron evitar todo enfrentamiento que luchar contra la dictadura. Con el mismo argumento que llevara al general Vásquez Velasco a rendirse ante Raúl Baduel sin arriesgar un tiro: evitar cualquier derramamiento de sangre. Los trescientos mil asesinatos, la crisis humanitaria, el saqueo inmisericorde y la devastación del país no parecen entrar en la contabilidad de pérdidas y ganancias de quienes tienen, de un lado y del otro, la sarten por el mango. Leer más de esta entrada

Comunicado de la MUD – 10 de Octubre 2016

Download (1)mud.jpgLa Mesa de la Unidad Democrática alerta al país y al mundo:
La Mesa de la Unidad Democrática denuncia hoy ante el pueblo venezolano y ante toda la comunidad internacional lo siguiente:
Sectores particularmente irresponsables del oficialismo tienen en marcha una conspiración contra la democracia, contra la vigencia de la Constitución y contra la forma republicana de gobierno y de organización del Estado.
Expresiones concretas de esa conjura son actuaciones como la violación de los derechos económicos y sociales de los venezolanos, la no convocatoria de las elecciones regionales y la no presentación de la Ley de Presupuesto 2017 ante el Poder a Legislativo, como manda la Constitución.
Esta conspiración anti democrática se acerca ahora a lo que podemos describir como un zarpazo final: Existe un proyecto de sentencia del TSJ que pretende coartar y reducir la inmunidad parlamentaria, y una campaña para tratar de impedir judicialmente la realización del RR y así no llegar siquiera a la recolección del 20% del Registro Electoral a nivel nacional, ÚNICO requisito que para convocar el Referendo Revocatorio exige el Artículo 72 de nuestra Carta Magna.
Ante la existencia de esta conspiración anti democrática, anunciamos ante el país y el mundo que pasaremos a las siguientes acciones: A) Exhortamos a la Asamblea Nacional a abrir una investigación en la Comisión de Política Interior sobre esta conspiración, investigación que determinará qué organismos, funcionarios y activistas políticos se han asociado para irrespetar la Constitución. B) Haremos una campaña mundial denunciando en todos los organismos internacionales esta agresión a la Constitución y a la democracia en Venezuela. C) Haremos una segunda ronda de consulta a la sociedad civil, esta vez para someter a consideración de todas las fuerzas vivas del país la integración de un Movimiento Nacional por la Restitución de la Constitución y la Democracia. D) De consumarse un zarpazo judicial contra el RR convocaremos una nueva movilización similar a la Toma de Caracas del 1ro de Septiembre pero mucho más grande, que demandará ante los órganos del poder público el respeto a la democracia y a la Constitución.
Advertimos con firmeza a este régimen moribundo, agonizante: No jueguen con la paciencia, el dolor y la rabia del pueblo. Nosotros no queremos que se produzca en Venezuela un estallido social. Pero no ha ocurrido aún una situación como esa por la esperanza que tiene el pueblo en que el Referendo Revocatorio traiga un cambio positivo por vía pacífica. Si el régimen bloquea el RR, este pueblo que está pasando hambre, este pueblo sin medicinas, este pueblo acosado por el hampa, va a protestar en defensa de sus derechos. Toda Venezuela protestará como ya lo hizo la población de Villa Rosa, y los demócratas estaremos allí, al lado del pueblo doliente, al lado del pueblo indignado, defendiendo sus derechos, entre ellos su derecho al voto.
Ratificamos la convocatoria a la movilización del miércoles 12 de octubre, y reiteramos al pueblo venezolano que conforme a la Ley Electoral y a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, los días 26, 27 y 28 de octubre todo el pueblo convocará el Referendo Revocatorio, para dotar a nuestra Venezuela de una solución pacífica, constitucional, electoral y democrática a la crisis humanitaria que azota nuestro país, y que con particular ferocidad agrede a los más humildes y a la clase media empobrecida.
Por la Mesa de la Unidad Democrática,
La Secretaría Ejecutiva
Caracas, 10 de Octubre de 2016

Preguntas a la FANB por César Miguel Rondón – El Nacional – 7 de Octubre 2016

cesar-miguel-rondon-1450200195Una buena cantidad de medios destaca como noticia del día el anuncio de ayer de la rectora Tania D’Amelio, en la red Twitter, afirmando que el 28 o el 29 de noviembre se conocerá si hay o no revocatorio. El periodista Eugenio Martínez, quien maneja con sobrada solvencia el tema electoral, se pregunta en tuits tempraneros: “Impresionante la cantidad de medios que hoy ‘informan’ de la decisión que tomó el CNE el 21 de septiembre. Desde El Universal hasta Panorama”.

¿Por qué se hace noticia hoy algo que se conoce desde el 21 de septiembre? Las sospechas crecen y abundan. Por lo pronto, es bueno recordar lo sabido: toda la campaña que está llevando adelante la MUD es, entre otras cosas, para anular esas fechas de finales del mes de noviembre. Así como para anular también la decisión del 20% de recolección estadal. La pelea es dura, difícil. Es un pulso intenso, fuerte, de esos donde se corren todos los riesgos. Pero más allá de este pulso, en el cual la MUD no ha demostrado intención de ceder, ¿qué estrategia adelanta el régimen? Si tomamos en serio las palabras de Maduro antier, cuando dijo que las elecciones no son prioritarias y que si acaso serían en 2018, debemos asumir, entonces, que no habrá elecciones mientras él gobierne. Si se pasa a la torera las dos elecciones necesarias de este año, referéndum revocatorio y gobernadores, ¿por qué no procederá igual con las de 2018?

Ayer Henry Ramos Allup nos lo declaró de manera tajante: “Si no hay elecciones, hay dictadura”. Maduro, entonces, sería ya el dictador del país. Y si lo que dice Maduro es cierto, ¿qué importa lo que declare Tania D’Amelio? ¿Qué importa lo que declaren al unísono las cuatro rectoras? De hecho, si es consecuente con sus palabras, Maduro puede ahorrarse unos cuantos reales y cerrar de una buena vez el Consejo Nacional Electoral. ¿Cómo es posible que el presidente diga que las elecciones no son necesarias y que Tibisay Lucena, en tanto presidenta del CNE, ni siquiera haya abierto la boca? Le está diciendo innecesaria. No la oposición, el propio presidente de la república.

Pero cambiando la perspectiva se observa algo interesante. En Konzapata.com leo: “La Asamblea Nacional trabaja para blindar legalmente a un nuevo régimen democrático”. Porque –ya lo decía– en este pulso nadie cede. Y la dirigencia opositora insiste y continúa persuadida de que el año que viene habrá un gobierno distinto. No ha reculado ni ha cambiado su posición. Escribe el periodista Danny Leguízamo: “La Asamblea Nacional no está ‘autodisuelta’, como señala el presidente Nicolás Maduro. (…) Henry Ramos Allup confesó ayer en sesión ordinaria del Parlamento que todas las leyes aprobadas por esta legislatura serán aplicadas por el nuevo gobierno ‘cuando salgamos de esta cosa”. En otras palabras, muy pronto habría una “cosa” distinta en el país.

En el mientras tanto y para cerrar, el editorial de El Nacional hoy viene duro: “Un país sin elecciones. Venezuela irrespetada y a la deriva”, es el título. En el último párrafo hacen tres preguntas en las cuales es prudente detenerse. “¿Está de acuerdo la Fuerza Armada Bolivariana con esa decisión tan radical y antidemocrática del señor Maduro?”, en referencia al anuncio de que las elecciones no son necesarias y por lo tanto no se realizarán. La otra: “¿Supo la FANB por anticipado que el decreto del estado de excepción no era más que una jugarreta para impedir el revocatorio y, por consiguiente, las elecciones? Porque en esa misma alocución Maduro confesó que el decreto de estado de excepción era para que la Asamblea Nacional no le amarrase las manos. Es decir, para él proceder por la libre, haciendo lo que le viniese en gana. Y la tercera pregunta, que suscribo plenamente: ¿Hasta dónde llega la farsa?”.

Tres días de octubre por Ibsen Martínez – El Nacional – 7 de Octubre 2016

UnknownEl novelista colombiano Héctor Abad Faciolince, entristecido y desconcertado, ha publicado en El País un artículo estremecedor, escrito con probidad y desconsolada ironía, que intenta explicar por qué, si las encuestas favorecían con razonable holgura el sí, pudo, en cambio, ganar un cataclísmico no que no cesará de esparcir ondas de choque por todo el continente y durante mucho tiempo.

Hacia el final de su pieza de opinión, Abad Faciolince dice: “Los que votamos por el sí soñábamos con una paz estable y duradera. La mayoría, el no, votó por una incertidumbre estable y duradera”. Esa frase me llevó a pensar en Venezuela, donde prevalece desde hace años otra cepa autóctona de incertidumbre estable y duradera: el autoritarismo chavista, la vocación tiránica del régimen “cívico-militar”.

La crisis que, desde hace ya largo tiempo, atraviesa mi país es, en lo esencial, política: la escasez de alimentos y medicinas, la hiperinflación, la protesta permanente, los saqueos y la mortandad a manos del hampa no son más que despiadadas manifestaciones de un hecho central: la ya indiscutible ilegitimidad del gobierno.

Nicolás Maduro se halla en minoría electoral desde comienzos de año y, sin embargo, controla a su sabor todos los poderes públicos, menos la Asamblea Nacional, a la que ningunea cuando no amenaza con disolverla.

La brutal represión selectiva contra muy señalados dirigentes de la oposición acompaña la farsa de un pretendido diálogo que ya no busca ganar tiempo y aplazar el referéndum que, de realizarse dentro de los lapsos previstos por la ley, con toda seguridad revocaría su mandato, sino prescindir por completo de él. Entre tanto, la crisis humanitaria –¿quién podría ya calificarla de otro modo?– se agudiza sin que el gobierno haga nada por corregir el rumbo económico del país que no sea acusar a Estados Unidos y “la burguesía apátrida” de todos los males que la corrupción generalizada del régimen ha hecho caer sobre Venezuela.

Ya muy vastos sectores del chavismo de a pie rechazan la ilegitimidad de Maduro y, así sea mal de su grado, coinciden con la Mesa de Unidad Democrática en que el referéndum revocatorio –la provisión constitucional que propuso el propio Hugo Chávez durante su primera campaña electoral– es la solución menos traumática y conveniente. Pero para ello es preciso, constitucionalmente hablando, que se realice antes de fin de año.

De realizarse en 2017, es previsible que Maduro sea depuesto concertadamente con los cogollos militares chavistas. Su reemplazo será cualquier chafarote designado por Diosdado Cabello et alii, no hasta 2019, sino hasta la consumación de los siglos.

La marrullería del Consejo Nacional Electoral ha impuesto a los promotores del referéndum ignominiosas condiciones para la recolección del 20% de voluntades en pro del referéndum, apelando a una maliciosa interpretación literal del artículo 72 de la Constitución. Arbitrariamente, el CNE ha decidido que ese 20% no se calcule sobre el total nacional del registro de electores sino proporcionalmente a la población de cada estado.

La MUD debe acreditar esas voluntades ante el CNE durante tres días, con una provocadora limitación en los horarios y grosera insuficiencia de centros de votación. Con prudente valentía, la MUD ha respondido que acudirá a la cita pero sin aceptar la peregrina interpretación del artículo 72. Las fechas van del 26 al 28 de octubre. Todo hace pensar que el gobierno desplegará su poderío represor y promoverá la violencia durante esos tres días.

De fracasar la MUD en sus propósitos, no se adivina, más allá de esas fechas, sino la versión militar venezolana de esa “incertidumbre estable y duradera” de que habla Abad Faciolince.

CNE decidirá el 29 de noviembre si habrá o no referéndum por Carlos Subero – Notiminuto – 5 de Octubre 2016

cne1El organismo difundió el cronograma de actividades para la recolección del 20% de manifestaciones de voluntad
El Consejo Nacional Electoral dictaminará los días 28 y 29 de noviembre si se realiza a o no el referéndum revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro, según lo establece el cronograma publicado en su página web.

Este documento se refiere a la jornada de recepción del 20% de manifestación de voluntad, prevista entre los días 26 y 28 de octubre. Este cronograma contiene los detalles técnicos y procedimientos que se han venido realizando desde el 15 de septiembre y que durarán hasta el 29 de noviembre, cuando el CNE dirá si fue o no exitosa la recolección y por ende si habrá o no referéndum revocatorio. Leer más de esta entrada

Más de 80% de venezolanos exigimos… por Pedro Morales – El Nacional – 3 de Octubre 2016

No es invento propio, pero la convivencia, sustentada en parte por la libre concurrencia, y la libertad para decidir y elegir son fuerzas sociales, que tan igual como sus cuatro homólogas de la física (gravedad, electromagnética, nuclear débil y fuerte) nadie, con supuestos poderes terrenales, puede ni debe neutralizarlas: intentarlo o empecinarse en ello genera graves desequilibrios en los sistemas humanos y, entre ellos, el sociopolítico.

El referéndum revocatorio tiene un sentido amplio que sirve para recuperar la institucionalidad, la reconstrucción y la reconciliación en Venezuela. Además, “la revocación del mandato no es producto de la arbitrariedad, sino una consecuencia lógica que se deriva del principio de soberanía popular pues, por ser pueblo soberano puede ejercer el poder con la finalidad de dejar sin efecto el mandato de sus representantes elegidos popularmente, que han dejado de merecerles confianza, por haberse desempañado en el ejercicio de sus funciones de forma inconveniente o contraria a los intereses populares o del Estado en general” (a). Por tanto, esta solicitud de orden constitucional va mucho más allá de las peticiones de cualquier grupo o partido político: “más de 80% de los venezolanos exigimos de inmediato la realización de este acto soberano” (artículo 5 de la carta magna). Leer más de esta entrada

CNE engaña con el referéndum por Pedro Conde Regardiz – El Nacional – 3 de Octubre 2016

Hace algunos días una rectora del Consejo Nacional Electoral, Sra. Socorro Hernández, explicó en un canal televisivo algunos aspectos organizativos inconstitucionales del referéndum revocatorio tan ansiado por la comunidad democrática venezolana para superar el impase en el que se encuentra Venezuela a causa de la agobiante crisis que brotó de las entrañas oscuras de un presunto socialismo siglo XXI.

Anunció la susodicha rectora que, apelando siempre a muletillas: “estamos en etapa administrativa”, “en solicitud”, “trámite”, para evadir respuestas concretas, el 20 por ciento del registro electoral se obtendrá mediante la sumatoria del 20 por ciento por cada estado, evadiendo así lo establecido en la constitución-reglamento y alejándose de la jurisprudencia, de la ley de partidos políticos, donde se indica que un partido se considerará nacional si está registrado en al menos doce entidades federales; es decir, que si no se obtiene el 20 por ciento en algunos estados se incumple esa norma arbitraria y anula el monto requerido de firmas, aunque el total arrojado por todos los estados sea igual o superior a las 3.893.129, lo cual es evidentemente un requisito mal intencionado. Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: