elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Represion

Muerte en Venezuela – Editorial El País – 25 de Junio 2017

Maduro no cede en su afán de conservar el poder pese al deterioro de la situación
1498330200_283651_1498330393_noticia_normal_recorte1.jpg
El asesinato de un joven durante una protesta contra Nicolás Maduro cuyas imágenes han sido ampliamente difundidas muestra sin paños calientes cuál es la actitud del régimen venezolano ante la crisis institucional que atraviesa el país. Mientras un agente de la Guardia Nacional Bolivariana disparaba prácticamente a bocajarro contra David Valenilla, de 22 años, causándole la muerte, el mandatario aseguraba cínicamente a la prensa internacional que su policía apenas utiliza contra los manifestantes “agua y gasecito lacrimógeno” porque las armas mortales “están prohibidas”. La cifra de muertos desde que se iniciaron las protestas se eleva ya al menos a 76 y aumenta prácticamente a diario.

Lamentablemente, Maduro parece cómodamente instalado en esta especie de guerra de baja intensidad contra los manifestantes a la espera de que la población se amedrente, o se canse, de una protesta que no le ha hecho variar un milímetro de sus planes para aferrarse al poder. Por ello, sigue adelante con su convocatoria de elecciones a una Asamblea Constituyente para el próximo 30 de julio, comicios desprestigiados en el interior y en el exterior de Venezuela por cuanto suponen un burdo truco para no acatar la legalidad vigente.

Resulta absolutamente desgraciado e inaceptable que un país como Venezuela se esté convirtiendo en un paria internacional. El que la Organización de Estados Americanos (OEA) no haya sacado adelante una condena al régimen de Maduro no debe llevar a engaño. Basta con comparar la lista de países que han votado en contra o se han abstenido —entre ellos San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas o Granada— con la de quienes pedían una condena —Brasil, Argentina, México, Colombia, Chile…— para demostrar la soledad de un Nicolás Maduro empeñado en una sangrienta carrera hacia ninguna parte.

La muerte patrulla Caracas por Maolis Castro – El País – 23 de Junio 2017

Un estudiante de 22 años ha muerto tras recibir varios disparos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana en una marcha en apoyo a la fiscal general, a quien Maduro llama “traidora”

1498204836_227439_1498254519_album_normal.jpg
El asesinato de David José Vallenilla Luis, un estudiante de enfermería de 22 años de edad, ha sido transmitido en directo este jueves en Venezuela. En un vídeo de VivoPlay, un medio digital independiente, se muestra a militares detonar sus armas contra manifestantes opositores en la autopista Francisco Fajardo, la principal arteria que comunica al oeste con el este de Caracas. Vallenilla —rostro parcialmente cubierto por una franela negra y vestimenta color azul— cae en el asfalto tras ser herido de varios disparos de perdigón en el tórax.

1498204836_227439_1498254517_album_normal.jpg

El crimen ha ocurrido después de una marcha convocada por la coalición opositora Unidad Democrática para respaldar a la fiscal general Luisa Ortega Díaz, desertora del régimen de Nicolás Maduro. Son 75 personas fallecidas y más de 3.278 detenciones arbitrarias en este país sudamericano durante 82 días de protestas contra el Gobierno.

Al asesinato de Vallenilla precede el de Fabián Urbina, un estudiante de publicidad de 17 años de edad, que el pasado lunes recibió un disparo de bala cuando protestaba en Caracas. Ambas muertes son atribuidas a agentes de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB). El general Néstor Reverol, ministro de Interior y Justicia, se ha desentendido de los crímenes al individualizar las culpas. “El Gobierno Bolivariano ratifica compromiso con los Derechos Humanos y con individualización de responsabilidades frente a la ley. La conspiración de la derecha violenta contra Venezuela se nutre de sangre innecesariamente derramada por venezolanos… Los efectivos que sean responsables de delitos serán presentados ante la ley”, escribió Reverol en su cuenta de Twitter.

Por esta muerte ha sido detenido Arli Cleiwi Mñendez Terán, un sargento adscrito a la Policía Aérea venezolana. Según Reverol, dos militares han resultado heridos durante el enfrentamiento que se produjo en las cercanías de la Base Aérea Francisco de Miranda, conocida como La Carlota.

Horas antes de este asesinato, Maduro había exaltado la labor de los cuerpos de seguridad del Estado y ha aclarado que no utilizan armas de fuego o perdigones contra manifestantes. “La Guardia Nacional y la Policía Nacional Bolivariana han hecho un esfuerzo heroico y lo debe seguir haciendo. Sin armas de fuego, sin escopetas de perdigones. Está prohibido. Con el agua y el gasecito que está permitido, solamente. Si hay un solo caso, como ha habido, al segundo de detectarse ha sido capturado y entregado a las autoridades, y he ordenado una investigación para ver si detrás no hay una conspiración”, dijo en una rueda de prensa exclusiva para medios internacionales.

El mandatario, además, ha calificado a la fiscal general de Venezuela como una “traidora” que, supuestamente, desea perfilarse como candidata política en unas hipotéticas elecciones. “Veo como una vulgaridad el extremismo en que ha caído el Ministerio Público, traicionarme a mí y traicionar a (Hugo) Chávez. Es muy triste que al final del camino, después de tanta lucha, uno termine al servicio de los verdugos de nuestro pueblo”, respondió a un periodista.

No es la primera intimidación contra Ortega Díaz. El régimen ha emprendido un ataque contra la fiscal desde que condenó una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia (emitida el 30 de marzo), un tentáculo hasta ahora del Gobierno de Maduro, que había despojado de atribuciones a la mayoría opositora de la Asamblea Nacional.

Esta es una arremetida que se ha recrudecido el pasado martes cuando el Supremo ha aceptado en tiempo record un antejuicio de mérito contra Ortega Díaz introducido por el parlamentario chavista Pedro Carreño para destituirla de su cargo.

Entretanto, la Fiscalía ha continuado denunciando las vulneraciones cometidas durante esta ola de protestas en este país. Para investigar la muerte de Vallenilla ha comisionado al fiscal número 126 del Área Metropolitana de Caracas. No obstante, trascendió que los expertos del Ministerio Público no pudieron ingresar este jueves a la medicatura forense de Bello Monte (este de la capital), donde se examinaba el cadáver del joven asesinado, porque supuestamente el caso había sido asumido por la Fiscalía Militar.

 

Pecado estructural – Editorial Revista SIC – Junio 2017

RevistaSIC.jpg

El Gobierno venezolano ha conducido al país a un desastre nacional que se expresa dramáticamente en todas las dimensiones de la vida cotidiana. Si el Ejecutivo nacional, con el respaldo de las Fuerzas Armadas, sigue empeñado en imponer su proyecto político-económico a contra vía del marco constitucional y del sentir de todos los sectores del país, este desastre se profundizará hasta convertirse en una catástrofe humanitaria con epicentro político: “la dictadura”. Estamos ante un sistema que no solo niega las mínimas condiciones de vida a la población, sino que la reprime salvajemente cuando esta expresa su malestar y descontento; por ello, desde nuestra fe, cabe señalar este hecho de “pecado estructural” o “pecado institucional”.

En lo económico, según datos de Ecoanalítica, Venezuela vive la mayor depresión sufrida por cualquier país de América Latina con un crecimiento económico cercano a cero. Los indicadores son alarmantes: una acelerada inflación y pulverización del poder adquisitivo de la moneda; por ejemplo, desde enero de 2014 hasta enero de 2017 la inflación (subyacente) se ha incrementado en 1.240 %, lo que indica un fracaso rotundo en la política de control de precios. En tiempos de las vacas gordas se quebró el aparato productivo y se vivió de importaciones y ahora ante la depresión de los precios en el mercado petrolero, nos encontramos con el aparato productivo desmantelado y con un fuerte recorte en las importaciones; pero en vez de rectificar, en el marco de los reiterados e inconstitucionales decretos de emergencia económica, se ha procedido a la liquidación de activos; es decir, se ha ido desmantelando y vendiendo parte de la musculatura productiva, especialmente en el sector petrolero.

Esta realidad económica se expresa en la realidad social en una vertiginosa depresión en la calidad de vida de los venezolanos. Nos hacemos eco aquí de los resultados del estudio sobre pobreza hecho por las universidades en 2016, el cual señala que el 81,8 % del total de hogares se encuentra en situación de pobreza de ingresos, el 51 % del total de hogares se encuentra en situación de pobreza extrema y la pobreza estructural (que combina ingresos + condiciones de vida) alcanza el 31 %. Esto en la vida cotidiana se expresa en una situación de hambre que está afectando a gran parte de la población donde los más vulnerables son los infantes, adolescentes y adultos mayores. Ante esta hambruna, el Gobierno ha respondido militarizando el pan a través de los CLAP que, más que una alternativa, es un arma de chantaje y extorsión política para desmovilizar a la población. En cuanto a esta táctica alimentaria, cabe destacar que si bien el 50 % de potenciales beneficiarios declara no haber comprado la caja o bolsa de comida en los CLAP en los últimos treinta días, esta política de chantaje funciona cual efecto lotería; es decir, “algún día me tocará”. Sin embargo, en medio del chantaje, encuestas recientes señalan que casi siete de cada diez entrevistados dice que el Gobierno no está haciendo nada para resolver los problemas.

Por otra parte, en el área educativa, tan fundamental para la rehabilitación de nuestro país, hay más de 1 millón de niños y adolescentes entre 3 y 17 años desescolarizados. Todavía la educación inicial está fuera del alcance para casi la mitad de la población de 3 a 5 años, en el quintil más pobre. En las edades de 12 a 17 años es más intenso el rezago escolar. Llega a 15 % el grupo en rezago escolar severo.

Lo más grave de todo es que dada la pauperización de la calidad de vida del docente, las escuelas de educación en nuestras universidades han venido cerrando sus puertas pues nadie quiere estudiar educación. Recordemos que la hora de trabajo de un docente no alcanza para comprar una cebolla en el mercado. La depresión es general, los niños y jóvenes no encuentran incentivos para estudiar en un país que les va cerrando el futuro y donde el empleo honesto y productivo no es rentable. Todo tiende a la informalización e irregularidad de la subsistencia.

También en el sector salud se evidencia una grave crisis en la infraestructura hospitalaria; en la falta de insumos y equipos médicos; en el abastecimiento de medicinas; en las condiciones laborales y de vida de los trabajadores de la salud; en la seguridad del personal en los hospitales y centros de salud; en la muerte de neonatos y mujeres parturientas; en la clara política de desinformación por parte del Estado al suspender los boletines epidemiológicos con la pretensión de ocultar la realidad y montar sus propagandas de Estado.

Y si nos adentramos al área de seguridad ciudadana, nos encontramos que para el 2016, el Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV) registró 28.479 muertes violentas, que equivale a una tasa de muertes violentas de 91,8 por cada 100.000 habitantes. Para 2017 todo señala un repunte en estos indicadores.

Esta crisis, que requiere de decisiones políticas sensatas y concertadas con todos los sectores, ha sido agudizada por el empeño del señor Presidente de atornillarse en el poder, desconociendo la voluntad popular y cerrando todos los canales democráticos; al cortar el hilo constitucional y dar un golpe de Estado continuado que se consuma en la Asamblea Constituyente inconsulta. Los datos de la encuestadora More Consulting, para el primero de mayo, después de un mes de protesta, son reveladores: el 79,9 % de la población evalúa negativamente la gestión del presidente Maduro; 72,9 % considera que estamos en una dictadura; 71 % dice estar de acuerdo con que el presidente salga de su cargo; y solo el 10 % está de acuerdo con la propuesta de Asamblea Constituyente en los términos propuestos por el Presidente.

La militarización, la pretensión dictatorial y la impopularidad del Presidente, han activado un proceso de protestas a lo largo y ancho del territorio nacional, cuyo sujeto rebasa a la oposición política, lo que Provea ha caracterizado de rebelión pacífica. En ese movimiento convergen: las manifestaciones cívicas con dirección política y el accionar de grupos anarquizados que actúan por cuenta propia y declaran expresamente no responder a líneas partidistas. Pero el Gobierno, a quien le interesa el caos y la confusión, a través de una estrategia paramilitar ha venido protagonizando actos vandálicos a gran escala con el objeto de distorsionar la estrategia de la no violencia activa, única capaz de evidenciar las acciones criminales y violaciones sistemáticas a los DD.HH. por parte del Estado y el para-Estado. A raíz de esta caotización y ola represiva el país está de luto y hasta el momento se cuentan alrededor de 53 asesinatos políticos a causa de la represión, cientos de torturados, miles de heridos y centenares de civiles detenidos y procesados injustamente por tribunales militares.

En los últimos días, la estrategia represiva y paramilitar del Gobierno, ha encontrado sintonía en un sector extremo de la oposición que se autodefine como “resistencia” desmarcada de la conducción política de la Mesa de la Unidad (MUD) y de las organizaciones y redes sociales convencidas de la no violencia activa como camino de lucha. De tomar fuerza esta tendencia, este fenómeno nos coloca en un escenario de anomia y anarquía muy peligro, tal como lo ha venido señalando la fiscal general Luisa Ortega Díaz; quien ha asumido una posición constitucional al servicio del país. La violencia, venga de quien venga, es un camino ciego que solo nos conducirá a la autodestrucción como pueblo y profundizará las heridas y resentimientos entre hermanos, fortaleciendo este sistema y su dinámica de “pecado estructural”. Pero, queremos dejar claro, que cualquier desenlace violento y fratricida tendrá como responsables principales al señor presidente Maduro con su equipo de gobierno quienes se han empeñado en desconocer sistemáticamente la soberanía popular y, en complicidad con el Tribunal Supremo de Justicia, el Consejo Nacional Electoral y el defensor del Pueblo; quien preside el Poder Ciudadano, imponen una Asamblea Constituyente antidemocrática y fascista por su carácter corporativo, excluyente e inconsulto.

Muere otro joven por disparos en el 83 día de protestas en Caracas por Ludmila Vinogradoff – ABC – 23 de Junio 2017

El diputado José Manuel Olivares ha resultado herido con una fractura en la mano. Nicolás Maduro elogia a los cuerpos de seguridad como unos héroes y niega que hayan disparado contra manifestantes

unnamed-2.jpg
El joven David José Vallenilla, de 22 años, murió baleado con tres tiros en el pecho, y media docena de manifestantes resultaron heridos por los disparos, entre ellos, el diputado José Manuel Olivares, con fractura en la mano, durante el 83 día de protesta antigubernamental en Caracas.

El asesinato ocurrió este jueves en el distribuidor Altamira de la autopista Francisco Fajardo, adyacente a la base aérea La Carlota, donde se realizan las multitudinarias manifestaciones de protesta de la oposición.

Hay una imagen donde un efectivo de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) le dispara a José Manuel Vallenilla a 5 metros de distancia a quemarropa tras las rejas de La Carlota. Con los tres impactos que recibió en el pecho el joven no llegó con vida a la Clínica Avila de Altamira.

La alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) había convocado una marcha hacia la Fiscalía General desde diferentes puntos de la Caracas para respaldar a Luisa Ortega Díaz por su firme posición de denunciar el fraude de la Constituyente que pretende imponer Maduro el 30 de julio.

La MUD también había convocado la protesta permanente hasta salir de Maduro amparándose en el artículo 350 de la Constitución que autoriza a los venezolanos desconocer al gobierno que rompa con la normativa legal. Este era su primer día de rebelión civil pero ya el 83 de una oleada de protestas que han sumado con David José Vallenilla unas 76 víctimas fatales y unas 79 según la cuenta del Foro Penal Venezolano.

Por su lado, el diputado de la Asamblea Nacional, José Manuel Olivares, informó que recibió el impacto de una bomba lacrimógena en el brazo durante la represión en Chacaíto. Tien un dedo fracturado y quemaduras en sus brazos.

Olivares aseguró que «la Policía Nacional Bolivariana iba a robar a manifestantes, nos acercamos y como los vimos a la cara nos lanzaron una bomba». Mientras el presidente Nicolás Maduro aseguró que los cuerpos de seguridad como la GNB y PNB no pueden utilizar armas de fuego contra manifestaciones.

«La GNB y PNB han hecho un esfuerzo heroico sin armas de fuego y sin escopetas; lo suyo lo han hecho con agua y ‘gasesito’ lacrimógeno», dijo Maduro acerca de la represión contra protestas opositoras.

Preguntado en rueda de prensa ante medios internacionales sobre la muerte de Fabián Urbina, adolescente de 17 años de edad que fue asesinado el pasado lunes durante una marcha antigubernamental en el distribuidor Altamira, en Caracas, no descartó que exista una «conspiración» contra la GNB.

Maduro se hizo el desentendido. No mencionó, sin embargo, el hecho de que efectivos de la GNB sacaron pistolas y dispararon balas de manera frontal contra un grupo de jóvenes en Altamira, generando la muerte de Urbina e hiriendo a otros seis ciudadanos, como constataron videos de reporteros en el lugar. Acusó a la oposición de promover la violencia en sus manifestaciones y de tener bandas armadas a su disposición.

 

Los mataperros pueden volver por Tulio Hernández – El Nacional – 18 de Junio 2017

1480238570963.jpgI. Si seguimos así, los niños del futuro en Venezuela ya no podrán jugar a policías y ladrones. Porque en nuestro presente han aprendido que los policías pueden ser al mismo tiempo los ladrones. Que ya no son figuras distintas. Una que pone orden y otra que atenta contra él. Porque en el socialismo del siglo XXI ladrón y policía han quedado fundidos para siempre. Hasta nuevo aviso. Como si fuesen andróginos. O un dios Jano, con sus dos caras. O mejor, más simple, digamos que es una sola cara que tiene gorra de autoridad y antifaz de delincuente.

Seguramente hay excepciones. Muchas. Pero no en las policías que se han encargado de reprimir, asesinar, torturar, perseguir y robar a los miles de venezolanos que han sido reprimidos, asesinados, torturados, perseguidos y robados por la Guardia Nacional, el Sebin, la Policía Nacional Bolivariana, el Cicpc y los colectivos nazi fascistas al servicio del gobierno. Leer más de esta entrada

Verdugos bolivarianos por Enrique Viloria Vera – Noticiero Digital – 210 de Junio 2017

 

Para no improvisar, recurro nuevamente al DRAE, que informa sobre un par de acepciones del vocablo verdugo: en primer lugar, persona encargada de ejecutar la pena de muerte u otros castigos impuestos por la justicia, en segundo, persona cruel que castiga sin piedad o exige demasiado.

Históricamente, el oficio de verdugo era ejercido por diversas personas, según el caso o la civilización: en Francia era hereditario, los romanos encargaban a los lictores, en Franconia, este rol le tocaba al último vecino recién casado, en otros lugares de Alemania, era encomendado al más reciente ciudadano residenciado en la villa. En otros casos, como en el antiguo Israel, la sentencia de muerte se ejecutaba por todo el pueblo, por los acusadores y por los parientes del condenado, y a veces por los mismos jueces, en España, le correspondía ejecutar la sentencia de muerte a un funcionario público designado por el Ministerio de Justicia. En fin, cada sociedad implementaba su propia y peculiar fórmula para el desempeño de este rol muy poco deseado por los habitantes de la localidad.

Igualmente, la historia registra, sin mucho orgullo, a un conjunto de verdugos destacados. Entre ellos destaca, Charles Henri Sanson hijo, nieto y bisnieto de verdugos. Era bastante diestro decapitando con la espada, pero también había adquirido una singular eficacia en la tarea de administrar las torturas y los suplicios. Sabía arrancarles el labio superior a los blasfemos, quemar a fuego lento a las meretrices, arrancar la lengua a los mentirosos, amputar las manos a los ladrones, fustigar a los pecadores, herrar como ganado a los desertores o flagelar a los menores de edad que habían incurrido en delito grave. Se calcula que cegó la vida a cerca de tres mil personas.

La Revolución Bolivariana también ha realizado su aporte a la Historia Universal de la Vileza, aunque en la Venezuela socialista no está prevista la pena de muerte, los verdugos oficiales – los integrantes de los cuerpos represivos y los colectivos socialistas -, cuentan con licencia para matar a los integrantes de la oposición a la vista de todos, además son felicitados públicamente y premiados en secreto por la alta dirigencia de la dictadura castrista-chavista- madurista.

Estos millares de verdugos motorizados cuentan con su particular padrino, su God Father socialista quien los arma generosamente y los protege de cualquier amenaza proveniente de instituciones nacionales o de organismos internacionales que reclaman insistentemente el respeto a los derechos humanos. Dos chafarotes que se declaran chavistas, revolucionarios, bolivarianos y anti-imperialistas, ya tienen inscrito- por mérito propio- su nombre para ser considerados verdugos distinguidos.

Como particular aporte, la Revolución Bolivariana cuenta también con su corte de verdugas revolucionarias- siempre dispuestas a lo que sea-, con el fin de preservar el poder detentado por los destructores de la Venezuela socialista del siglo XXI. Además, esgrimen un argumento que indica la calaña de las señoras verdugas: ¡Porque me da la gana!       

 

 

    

País inédito por Elías Pino Iturrieta – ProDaVinci – 19 de Junio 2017

Elías_Pino_Iturrieta.jpgLa sociedad actual no se parece a las anteriores por una razón obvia: el calendario no se mueve en vano. Las respuestas de los venezolanos de nuestros días ante las solitudes del entorno forman un conjunto de conductas que, aparecidas en una sola temporalidad, expuestas en una sola época, no habían actuado en términos colectivos.

Basta sentir que la historia jamás se repite para llegar a tal conclusión, pero conviene identificar los elementos a través de los cuales se puede anunciar la existencia de un movimiento de los hombres del que no se tenían evidencias cabales, o que apenas se había abocetado en el pasado. Cuando se advierten, podemos tener conciencia de nuestra peculiaridad y actuar con propiedad partiendo de ella. Tras ese objeto se extienden los comentarios que se ofrecen en adelante, sin pretensiones de exhaustividad. Leer más de esta entrada

Murió menor de edad herido por arma de fuego en la autopista – Yo Soy Venezolano – 19 de Junio 2017

Autopista-660x330.jpg
Un manifestante falleció por disparo de arma de fuego en el tórax mientras en encontraba en una manifestación en el distribuidor Altamira de la autopista Francisco Fajardo.

La víctima fue identificada por el alcalde Ramón Muchacho como Fabián Urbina, de 17 años de edad. Murió en la clínica El Ávila. Funcionarios del Cicpc se encuentran en el lugar.

El menor de edad resultó herido mientras funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) reprimían la movilización opositora que tenía como destino el Consejo Nacional Electoral (CNE).

El equipo de El Nacional Web informó horas antes que los efectivos dispararon con armas de fuego a los manifestantes. Se recolectaron casquillos de bala en el sitio. Se reportaron un total de heridos de bala.

 

Ética canalla por Aymara Lorenzo – Notiminuto – 18 de Junio 2017

Lo visto hasta ahora demuestra que no es ausencia de ética lo que rige la actuación de militares y policías en la represión.

aymara.jpgCinco letras conforman la palabra ética de la que hay algunos venezolanos que desconocen su significado por lo que hemos visto como testigos de los dos meses y medio en los que el gobierno ha hecho gala de su mejor esfuerzo por reprimir a quienes protestan en su contra. Si nos remitimos al Diccionario de la Lengua Española este precisa que ética es: “Conjunto de normas morales que rigen la conducta de la persona en cualquier ámbito de la vida”.

Si este significado, paradigma en la vida de casi todos —que no todos— los seres humanos lo contextualizamos en el entorno militar, el de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana pudiéramos suponer que es un asunto medular en la formación de los oficiales, de la tropa profesional y alistada. Se trataría entonces del conjunto de normas y valores que guiarían el comportamiento de los efectivos militares, aquellos que tienen la responsabilidad de resguardar la integridad física de los ciudadanos y defender la soberanía de ese Estado.

Ahora bien, causar destrozos a la propiedad privada, destruir ascensores de los edificios, identificados como “los verdes” en El Paraíso, apuntar a los vecinos con armas, como lo hicieron efectivos militares esta semana, ingresar de forma ilegal en las viviendas, acabar con televisores, lavadoras, hurtar componentes de los vehículos, disparar sin ningún tipo de prurito contra una perro, mascota de una de las residentes del lugar, definitivamente no es una conducta apegada a la ética militar. No. La ética con la cual han procedido tanto los efectivos militares como los policiales, bajo la orden del poder ejecutivo con el argumento de “restablecer el orden” ante las protestas que iniciaron en marzo, es una ética canalla.

No es otra sino canalla por ser despreciable y de malos procederes, por cuanto está alejada de lo que debe ser la función y el rol que tienen que cumplir militares y policías en sociedad. Y es precisamente con esta ética canalla con la que insisten en defender la bandera de la paz. Con la que sin ninguna duda avanzan en su propósito de instalar una Asamblea Nacional Constituyente como mecanismo para borrar el Estado tal como está concebido, y garantizarse así su permanencia en el poder pasando por encima, una vez más como han venido haciendo hasta ahora, de la voluntad general.

Los episodios registrados a diario durante la represión a quienes manifiestan en contra del gobierno, o como el mismo hecho que desde el Tribunal Supremo de Justicia haya declarado la constitucionalidad de las bases comiciales para activar la Constituyente, tal y como está planteada, son formas indiscutibles de violencia. Y esta es inversamente proporcional a la capacidad de ejercicio del poder que tiene en este momento el gobierno de Maduro.

 

 

 

El Pogromo de Los Verdes por Ramón Peña – La Patilla – 18 de Junio 2017

“Mi señor, la vida podéis quitarme, pero más no podéis.”

Santo Domingo de Silos a un rey castellano

El asalto vandálico, cruel y devastador de la Guardia Nacional, la Policía Nacional y el Sebin contra la residencia Los Verdes en El Paraíso, es uno de los hechos más significativos en la larga cadena de agresiones, asesinatos y vandalismos de las fuerzas oficialistas. No conocemos de un acto comparable en anteriores dictaduras criollas, en el cual se haya atacado a una comunidad entera en su sitio de residencia. Mucho menos, con tal sevicia, ferocidad y escarnecimiento, con el objetivo de causar tanto daño como fuera posible: disparando armas de fuego indiscriminadamente, violentando puertas, rompiendo automóviles, destrozando enseres, secuestrando a jóvenes, robando y hasta asesinando a inocentes mascotas. Algo que rebasa el territorio de lo político y se hunde en el barrial del terrorismo, cual acto irracional movido por lo étnico, lo fanático, lo religioso o lo esotérico.

Este evento es evocador de los Pogromos, vocablo ruso con el que se conocían los ataques contra comunidades judías, primero, en la Rusia zarista del SXIX y más tarde en tiempos del holocausto nazi. Su objetivo era el mismo: además de causar daño en vidas y efectos materiales, sembrar terror y provocar la diáspora.

Dos motivaciones se atisban en el cerebro de quienes ordenaron a sus mesnadas esta agresión miserable: primero, la cólera de los mandones del régimen por tener ante sí a un pueblo que no les teme, cuyos muertos se reproducen en nuevos combatientes, y segundo, el sentirse traicionados por el Oeste de la ciudad, con el cual, el profeta charlatán y sus secuaces, contaban para enfrentarlo a los “burgueses” del Este, pero que hoy los desafían con la misma rabia del 85% de todos los venezolanos.

A %d blogueros les gusta esto: