elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Relaciones Internacionales

Colombia anuncia que se retira de la Unasur por Ana Marcos – El País – 10 de Agosto 2018

El canciller colombiano confirmó la medida, la cual ya había anunciado el presidente Iván Duque al considerar que la organización se ha convertido en un “cómplice de la dictadura venezolana”

El presidente de Colombia, Iván Duque, durante la toma de protesta.
El presidente de Colombia, Iván Duque, durante la toma de posesion. REUTERS

Colombia ha tomado “la decisión política” de retirarse de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), algo que ya había anunciado su presidente, Iván Duque, al considerar que esa organización se ha convertido en un “cómplice de la dictadura venezolana”, ha confirmado este viernes el canciller Carlos Holmes Trujillo en su primera rueda de prensa en el cargo.

“Ya lo habíamos dicho a lo largo de la campaña”, ha reiterado. El canciller colombiano se ha limitado a explicar que van a cumplir con el procedimiento de enviar una nota diplomática al organismo internacional del que forman parte 12 países de América del Sur. “La nota está lista pero no se ha mandado”, ha apuntado.

El Gobierno colombiano está en una fase previa de consultas con otros estados miembros de Unasur que, según ha explicado el canciller, pretenden tomar una decisión similar. “Si a raíz de esas conversaciones se consigue una reacción similar, actuaremos en conjunto, pero si eso no sucede Colombia denunciará el tratado constitutivo”, ha dicho Holmes Trujillo. Esta medida entra en vigor seis meses después y, posteriormente, se retirarán de la organización.

Holmes Trujillo solo ha adelantado que están en conversaciones con Argentina, Chile y Perú: “No voy a referirme más al tema porque no me corresponde hablar por ellos”. En cualquier caso, el ministro de Exteriores ha confirmado que es “una decisión política irreversible”.

Iván Duque ya adelantó durante la carrera presidencial y en su discurso de posesión del pasado 7 de agosto que hará “respetar la Carta Democrática Interamericana”. Uno de sus objetivos, según dijo, será “denunciar en los foros multilaterales las dictaduras que pretenden doblegar a sus ciudadanos”. El canciller Holmes Trujillo ha anunciado que Colombia prepara una nueva política migratoria para afrontar “la crisis humanitaria con la llegada de migrantes de Venezuela”.

El nuevo Ejecutivo pretende liderar una “respuesta multilateral” a través del Grupo de Lima, el conjunto de 12 países latinoamericanos que ha tomado medidas frente al régimen de Nicolás Maduro, el presidente venezolano. Entre otras, no reconocer las últimas elecciones en las que el mandatario se reafirmó en el poder y alertar sobre lo que consideran “graves violaciones a los derechos humanos” de la población venezolana. “Vamos a insistir en el fortalecimiento de un fondo humanitario de emergencia y en la creación de un enviado especial ante la ONU que coordine las acciones de varios países”.

La Cancillería colombiana ha aclarado que no ha recibido la solicitud de extradición contra Julio Borges, expresidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, exiliado en Colombia, al que Venezuela ha pedido prisión por considerarle uno de los líderes del atentando contra Maduro el pasado 4 de agosto.

Estos son los presidentes que irán (y los que no) a la investidura de Iván Duque por Leticia Nuñez – Al Navio – 7 de Agosto 2018

La lista de invitados es más corta que la de Juan Manuel Santos en 2014. A la toma de posesión de Iván Duque en Colombia asistirán este martes 10 presidentes de América Latina y 17 delegados de otros países. Entre los que han confirmado están Sebastián Piñera, Mauricio Macri y Enrique Peña Nieto. También acudirán Lenín Moreno y Evo Morales. Otros, sin embargo, no han recibido invitación. Es el caso de Nicolás Maduro y Miguel Díaz-Canel.
A la investidura de Iván Duque acudirán 10 presidentes de América Latina / Flickr: Iván Duque

Todo está preparado para la toma de posesión de Iván Duque como presidente de Colombia. El acto, que arrancará este martes por la tarde (20 horas en España), contará con la presencia de 10 mandatarios de América Latina, así como con delegaciones procedentes de otros 17 países, según confirmó la Presidencia colombiana. Pero tan importantes son las asistencias como las ausencias. Ni el presidente venezolano, Nicolás Maduro, ni el cubano, Miguel Díaz-Canel, viajarán a Bogotá.

Será una lista de invitados más corta que la de Juan Manuel Santos en 2014, cuando se reeligió con la promesa de la paz con la guerrilla de las FARC. Entonces, la presencia de mandatarios fue vital para afianzar lazos. Hoy esa idea sigue vigente. A Duque le corresponde aplicar el acuerdo. Eso sí, antes de ser elegido ya advirtió que modificará ciertos aspectos.

Entre quienes han confirmado su asistencia a la investidura están el presidente de MéxicoEnrique Peña Nieto, quien ya acudió a la de Santos, y Evo Morales, de Bolivia, que no estuvo en 2014.

También viajarán a Colombia el mandatario chileno, Sebastián Piñera; el de ArgentinaMauricio Macri; el de EcuadorLenín Moreno; el de República DominicanaDanilo Medina; el de PanamáJuan Carlos Varela; el de HondurasJuan Orlando Hernández; el de GuatemalaJimmy Morales, y el de Costa RicaCarlos Alvarado.

En el caso de Paraguay asistirá el presidente electo, Mario Abdo Benítez, quien asumirá el cargo el próximo 15 de agosto. La vicepresidenta paraguaya, Alicia Pucheta, y el canciller Eladio Loizaga, ya están en Bogotá.

En lo que respecta a Perú, el presidente Martín Vizcarra dialogó por teléfono este lunes con Duque y acordaron reunirse en septiembre, tal como informó la Presidencia de Perú a través de Twitter. Ambos reafirmaron “los lazos de hermandad” entre los dos países y subrayaron “el compromiso de fortalecer la Alianza del Pacífico”. En representación de Perú acudirá César Villanueva, jefe del Gabinete Ministerial.

Tampoco asistirá el presidente de BrasilMichel Temer, quien no explicó los motivos. En su lugar acudirá el ministro de Relaciones Exteriores, Aloysio Nunes.

Después están los que no han sido invitados. Uno es Nicolás Maduro, quien tampoco acudió a la toma de posesión de Santos pero por razones diferentes. Entonces el presidente venezolano alegó que tenía una serie de compromisos que ya había comentado a Santos. En su lugar, estuvo el vicepresidente de Planificación, Ricardo Menéndez. “Yo no fui a la toma de posesión porque teníamos agenda aquí y ya habíamos conversado con el presidente Santos que yo iba a enviar a un vicepresidente”, dijo Maduro, tal como recogió la agenda EFE.

 

En este caso, Duque ya dejó claro hace unos meses que “de ninguna manera” invitaría a Maduro ni a Raúl Castro. Así lo señaló en una entrevista con el periodista Juan Manuel Cao en la Fundación Inspira América en Miami. Dicho y hecho.

Duque también ha dicho claramente que no nombrará embajador en Venezuela y en declaraciones a ALnavío el pasado 6 de julio confirmó que llevará a Maduro ante la justicia internacional. “La voluntad la tenemos que materializar varios presidentes de América Latina. Hay que avanzar en los próximos meses en esa dirección”, dijo (Ver más: Duque confirma que llevará a Maduro ante la justicia internacional).

El presidente colombiano recordó que junto con otros senadores chilenos y colombianos ya denunciaron hace más de un año a Maduro ante la Corte Penal Internacional. “Se ha avanzado, gracias a nuestra denuncia se inició una observancia preliminar”, añadió.

El presidente del PP estará en el acto

En representación de España acudirá la presidenta del Congreso de los DiputadosAna Pastor, así como el presidente del Partido PopularPablo Casado. Duque y Casado se han reunido en al menos dos ocasiones en Madrid. La primera fue en mayo, antes de las elecciones colombianas. La segunda, tras los comicios, se produjo el pasado 6 de julio.

En el PP dan por superado el repliegue internacional que representó la etapa de Mariano Rajoy al frente de la formación. Casado es un convencido de la importancia de la política exterior. Conoce bien América Latina y está comprometido con la causa de la democracia en la región. Según pudo saber este diario, pondrá a los presos venezolanos y cubanos en el centro de su agenda internacional (Ver más: Pablo Casado pone a los presos políticos venezolanos en el centro de su agenda internacional). Por parte de España también acudirá el expresidente del Gobierno Felipe González, mientras que no lo hará el rey Juan Carlos por recomendación médica.

Otro de los grandes ausentes será Donald TrumpEstados Unidos estará representado por la embajadora ante las Naciones UnidasNikky Haley. Otras personalidades que estarán en Bogotá son el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, y el expresidente chileno Ricardo Lagos.

Colombia pide presión internacional para derrocar a Maduro por Salud Hernández Mora – La Patilla – 5 de Agosto 2018

download-1.jpg

Ya no habrá un minuto de tregua ni disimulos. El nuevo presidente de Colombia, que mañana toma posesión del cargo, es enemigo declarado del régimen dictatorial de Nicolás Maduro y nada le gustaría más que ver renacer la democracia en el país vecino. Lo dijo durante su campaña electoral y lo repitió cuando resultó elegido en junio. Pero no propiciará una intervención militar en Venezuela, como había sugerido Donald Trump y piden venezolanos de a pie que emigran de su país empujados por la miseria, publica El Mundo.

Como primera decisión, Duque optó por no nombrar embajador en Caracas. “No podemos aceptar una representación con un Gobierno que consideramos ilegítimo“, afirmó tras su victoria. También fue tema prioritario en su primera visita a Washington como presidente electo. “Discutimos la crisis humanitaria y las condiciones autoritarias en Venezuela y nos comprometimos a continuar presionando la restauración de la democracia”, escribió en su cuenta de Twitter el vicepresidente norteamericano, Mike Pence.

“No se habló de una intervención militar y yo nunca he hablado de intervenciones militares ni de propiciar intervenciones militares“, puntualizó por su parte Duque.

Su idea es convencer a gobiernos amigos a endurecer la presión diplomática para arrinconar aún más a la dictadura. Por lo pronto buscará que otros jefes de Estado secunden la denuncia que presentó contra Nicolás Maduro ante la Corte Penal Internacional en julio del 2017, cuando era senador del Centro Democrático y que respaldó el Secretario General de la OEA, Luis Almagro. También, “que aceleren las investigaciones” contra la cúpula chavista. Un informe previo de la OEA consideró a 11 de ellos, con Nicolás Maduro a la cabeza, son autores de crímenes de lesa humanidad.

Su vicepresidenta Marta Lucia Ramírez, una crítica de la vieja escuela tanto del chavismo como de la laxitud con que la comunidad internacional le ha enfrentado, pretende, además, que se acuerde algún tipo de bloqueo comercial que asfixie de verdad a Nicolás Maduro. Y que Rusia y China, los únicos pilares que a su juicio le sostienen, suelten amarras.

Si bien para Panamá y para el hemisferio sur del continente americano la crisis de Venezuela es un dolor de cabeza por los ingentes flujos migratorios que no cesan, ninguno la sufre como Colombia. Son ya 820.000 venezolanos, que estaban legalmente registrados, los que podrán disfrutar los beneficios de un reciente decreto que les permite no solo residir y trabajar en Colombia durante dos años, si no acceso a sanidad, a validar sus títulos académicos y a trabajar.

Lo firmó el viernes Juan Manuel Santos, un presidente que dio un giro de 180 grados en su relación con el chavismo. Durante los primeros siete años de Gobierno le apoyó sin fisuras, fue su principal baluarte entre los mandatarios de países que no pertenecían al ALBA, y se desmarcó cuando consideró que ya no lo necesitaba.

En 2010 cambió la política de confrontación con el chavismo que lideraba Álvaro Uribe para mostrar un talante diferente y continuó sus amoríos con Chávez y Maduro con el fin de sacar adelante el proceso de paz con las FARC puesto que Venezuela era su santuario. No midió en ese tiempo o no le importaron las consecuencias que para Colombia tendría la evidente profundización de la crisis económica e institucional del vecino.

La ola de emigración que no se detiene y es superior a las cifras oficiales por los miles de ilegales, supone un reto descomunal para el próximo Gobierno. Son tantos y están tan desesperados que unos se alistan al ELN, otros recogen hojas de coca, son buscadores de oro furtivos o se prostituyen. Son miles las prostitutas que venden sus servicios a cambio de miserias.

Entre los venezolanos que cruzan la frontera, una buena parte se encamina hacia Chile y Argentina. En el puesto fronterizo ecuatoriano junto al puente de Rumichaca, que une Colombia con Ecuador, atendían a primeros de año cerca de 3.000 venezolanos a diario. El ministro de Exteriores chileno, Jorge Fuarie, afirmó que en mayo pasado que ya eran cien mil venezolanos los que han acogido.

Pero es Perú la segunda nación con más emigrantes venezolanos. Cuentan con unos 400.000 registrados y aunque les recibieron bien al inicio, cada día es más palpable el rechazo hacia ellos. El ciudadano de a pie pide medidas para frenarles. “Pedro Pablo Kuczynski se ofreció a Estados Unidos para liderar los esfuerzos de la región para derrocar la dictadura chavista”, le dice desde Lima al EL MUNDO el analista Ricardo Miranda de Souza. “No creo que Martín Bizcarra haga nada por derribar a Maduro porque tiene un liderazgo débil y muchos problemas internos en los que se tiene que centrar”.

El argentino Mauricio Macri y el chileno Sebastián Piñera son muy críticos de Nicolás Maduro, sobre todo el primero, pero ninguno lo tiene como prioridad en su agenda. Será, por tanto, la Colombia de Iván Duque, que comparte 2.200 kilómetros de frontera con Venezuela, la encargada de liderar una campaña de acoso y derribo que tiene en Donald Trump al más entusiasta partidario.

La izquierda cómplice por Trino Márquez – Noticiero Digital – 19 de Julio 2018

UnknownEl cambio de gobierno en España a favor de Pedro Sánchez y el triunfo de López Obrador en México han traído aparejado un cambio en la actitud de los líderes victoriosos frente a la hecatombe que vive Venezuela.

Los gobiernos de Rajoy y Peña Nieto condenaron de forma categórica la destrucción de la democracia venezolana, la represión y violación sistemática de los derechos humanos y la crisis humanitaria que devora a los venezolanos. La solidaridad de la España de Rajoy con Venezuela fue explícita. Sin rodeos. Ahora vuelve a entronizarse un gobierno de izquierda, cuyo ministro de asuntos exteriores, Josep Borrel, se limita a expresar en Bruselas ante el canciller Jorge Arreaza -en un encuentro entre la Celac y la Unión Europea- su “preocupación” por lo que sucede en Venezuela y a pedir elecciones “libres y justas”, sin mencionar países.

México, en el gobierno de Peña Nieto, abandonó la Doctrina Estrada formulada por Genaro Estrada, secretario de Relaciones Exteriores en 1930, durante la administración de Pascual Ortiz Rubio. Esa doctrina es simple: en nombre de la autodeterminación de los pueblos y la soberanía de las naciones, los gobiernos pueden destruir sus propios países sin que México los sancione o, incluso, los critique. En un continente plagado de regímenes autoritarios y caporales, la decisión de un país tan importante para la región, les vino de maravilla. Ahora López Obrador desempolva la vieja tesis. Su gobierno se hará el desentendido frente a tragedias como la venezolana y la nicaragüense.

En unas declaraciones recientes, el director de Human Rights Watch para América Latina, el combativo José Miguel Vivanco, criticó el “silencio” del gobierno del izquierdista Tabaré Vásquez ante el drama de Venezuela. Vivanco le recrimina al mandatario uruguayo que se resista a adherirse a la declaración presentada por Perú el pasado 6 de julio ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, suscrita por 53 naciones, en la cual se critica la situación venezolana y se condena al gobierno de Nicolás Maduro.

El Congreso de Guatemala, dominado por la izquierda, se negó a firmar una resolución en la cual ese parlamento enjuicia la masacre perpetrada por Daniel Ortega y Rosario Morillo contra el pueblo de esa pequeña y arruinada nación.

El comportamiento cómplice de ese sector de la izquierda –que, cuando le conviene, posee una visión aldeana de la política, que no le interesa nada que ocurra más allá de sus fronteras nacionales, ni le importan los derechos humanos, ni la destrucción de otra sociedad que no sea la suya- permitió que la tiranía cubana se eternizase y, –con su silencio e indiferencia- consiente que Venezuela y Nicaragua sean destruidas por camarillas militaristas, corruptas y sanguinarias.

El celestinaje de esa izquierda se modifica cuando un gobierno democrático actúa para defenderse de sus enemigos. En esos casos reacciona con estridencia. De Fidel Castro se han escrito numerosos volúmenes documentando sus incursiones en buena parte de los países de América Latina, con el propósito de implantar el socialismo. Hugo Chávez también desplegó una febril actividad internacional en el marco de la filosofía expansionista del Foro de Sao Paulo, que acaba de ratificarse en La Habana con el respaldo a los regímenes de Maduro y Ortega. En 2008 Chavez movilizó las tropas del ejército –en una operación bufa- contra Colombia, cuando el presidente Álvaro Uribe decidió atacar en Ecuador el campamento de Raúl Reyes, uno de los más temibles líderes de las Farc. En ese acto irresponsable, la “solidaridad” de Chávez comprometió la seguridad nacional y la vida de los soldados y oficiales venezolanos, quienes nada tenían que ver con ese episodio y quienes tradicionalmente fueron víctimas de las tropelías de esos insurgentes narcotraficantes. Por fortuna, su decisión de atacar a Uribe no pasó de ser una opereta, de las tantas que protagonizó.

El Estado de Israel fue blanco favorito de los ataques de Chávez y sigue siéndolo de la iracundia de Maduro. Debido a su manifiesto apoyo a los palestinos, el gobierno venezolano rompió relaciones diplomáticas con Israel, a pesar de la numerosa e importante colonia israelita que vive en nuestro país. Maduro ha apoyado públicamente en varias oportunidades a los independentistas catalanes, quienes se colocaron al margen de la Constitución de 1978 y actúan contra el Estado español.

La izquierda no se detiene ante fronteras nacionales cuando intenta proyectar internacionalmente sus planes. En esos trances invocan el internacionalismo proletario proclamado por Marx y Engels. Cuando lo que buscan es someter las sociedades, esclavizarlas y destruirlas, apelan a los principios opuestos: la autodeterminación y la soberanía. Son unos tartufos, expertos en el arte de protegerse lanzando luces de bengala para confundir.

De los cambios que están produciéndose en el panorama internacional y de la blandenguería de los gobiernos de España, Uruguay y del que asumirá en México, debemos tomar nota los venezolanos. El apoyo internacional siempre hay que procurarlo, pero nada de forjarse ilusiones. Del régimen de Maduro solo saldremos cuando internamente acumulemos la fuerza necesaria para sustituirlo. Con los gobiernos “progresistas” no podemos contar.

 

 

 

 

 

Beatriz Becerra protesta a la Unión Europea el viajecito de Maikel Moreno a La Haya – El Nuevo País – 19 de Julio 2018

Beatriz Becerra, vicepresidenta de la subcomisión de Derechos Humanos de la Unión Europea. 

Beatriz-Becerra-Eurodiputada-780x405.jpg

Un alto funcionario del régimen venezolano se ha paseado estos días por territorio de la Unión Europea a pesar de tener sus cuentas embargadas, sus intereses bloqueados y, sobre todo, saltándose la prohibición que pesa sobre él de pisar suelo de la UE. Maikel Moreno, estrecho colaborador de Nicolás Maduro, ha visitado en los últimos días La Haya (Países Bajos) y la vicepresidenta de la subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo, Beatriz Becerra, ha denunciado la “pérdida de credibilidad” de la Unión por que “uno de los responsables de que Venezuela sea hoy una dictadura” se “burle” de las las instituciones europeas.

La política de la UE respecto de la tiranía que ha sumido el país caribeño en la mayor crisis de su historia no ha mantenido la línea de firmeza y resolución que ha exigido la Eurocámara. De hecho, son muchas las voces que reclaman más contundencia de parte de la Unión contra la tiranía de Nicolás Maduro en Venezuela. Lejos de cumplir lo esperado de su posición de faro de los derechos humanos en el mundo, la UE está dejando que sea EEUU el que lidere la firmeza internacional contra las violaciones de los derechos humanos y las libertades que caracterizan al régimen chavista.

Mientras que los europeos han sancionado sólo a siete de los jerarcas venezolanos que explotan y machacan a su pueblo —otros 11 están aún por ratificar—, Estados Unidos pasa de largo el medio centenar, como denunció en OKDIARIO Carlos Vecchio, coordinador de Voluntad Popular, partido de Leopoldo López, uno de los presos políticos de Maduro.

Becerra (diputada independiente integrada en el grupo de los Liberales y Demócratas, ALDE), ha reclamado a la Alta Representante de Política Exterior, Federica Mogherini que tome medidas por la presencia en La Haya de Moreno, uno de los líderes del régimen venezolano sancionados por la Unión Europea.

Becerra ha afirmado que “Europa pierde su credibilidad desde el momento en los jerarcas chavistas pueden burlar fácilmente las sanciones impuestas por la Unión. Moreno está sancionado porque ha sido uno de los responsables de que hoy Venezuela sea una dictadura y sufra una crisis brutal. ¿De qué sirve que defendamos la democracia en Venezuela si no somos capaces de aplicar nuestras propias medidas?“, se ha preguntado.

En un escrito dirigido a Mogherini, la eurodiputada liberal recuerda que Maikel Moreno es “el actual presidente del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela (TSJ)” —institución que usurpa los poderes de los magistrados legítimos del TSJ en el exilio—, y que asistió “este martes a la Corte Penal Internacional de La Haya pese a estar incluido en la lista de funcionarios venezolanossancionados adoptada el pasado 22 de enero por el Consejo”.

También señala que “Moreno es uno de los principales responsables de la abolición del Estado de derecho y la usurpación ilegítima del TSJ. Durante su etapa como presidente de la Sala de Casación Penal del TSJ ratificó la condena al opositor Leopoldo López“.

Se da la circunstancia de que la propia CPI tiene depositadas denuncias por delitos de lesa humanidad contra Nicolás Maduro y los máximos jerarcas del chavismo por, entre otras circunstancias documentadas, su brutal represión de las manifestaciones que desde abril a julio del año pasado se saldaron con más de 600 venezolanos asesinados por las fuerzas policiales, militares y paramilitares del chavismo.

Cambio de política de España

Preocupa además el viraje de la política exterior española con el nuevo Gobierno. El pasado lunes, el ministro de Exteriores, Josep Borrell, se reunió en Bruselas con su homólogo del régimen venezolano, Jorge Arreaza. Tras esa cita —calificada como “diplomacia bolivariana” por el satisfecho Arreaza—, Borrell anunció que “España no liderará la línea dura de sanciones” contra la dictadura de Maduro. Medios del país caribeño como ‘El Nuevo País’ lamentaron estas declaraciones reseñando que “la democracia venezolana pierde un aliado” con una España en la que se imponía “la línea Zapatero”.

Sólo un día después, Moreno se paseaba libremente por territorio europeo, a pesar de que se le debería haber prohibido su entrada en Holanda. Así, la eurodiputada liberal recuerda a la Alta Representante que la normativa europea “encarga a los Estados miembros la responsabilidad de impedir la entrada a su territorio o el tránsito de las personas físicas sancionadas”, por lo que se interesa por las medidas a tomar “sobre los Países Bajos ante el incumplimiento de las medidas restrictivas citadas”.

Becerra quiere saber, además, si existe alguna “excepcionalidad” que permita a Moreno “realizar proselitismo político en un tribunal de justicia internacional (…)  llamado a investigar los crímenes de lesa humanidad cometidos por el Estado venezolano”. Una de las denuncias que obran en la CPI fue presentada por el presidente electo de Colombia, Iván Duque, y otros 80 senadores colombianos en mayo de 2017.

Becerra reclama a Mogherini que ejerza su labor de salvaguarda de las sanciones a funcionarios responsables de los desmanes de una dictadura y evite que Moreno adquiera la nacionalidad italiana. Así, la vicepresidenta de la subcomisión de Derechos Humanos de la Eurocámara pide a la Alta Representante que esté “en contacto con las autoridades italianas para evitar que un funcionario sancionado por la UE obtenga la nacionalidad de un Estado miembro”. Se da la circunstancia de que Moreno está casado con una ciudadana italiana, por lo que podría solicitar la nacionalidad.

Diez Gobiernos latinoamericanos alertan de la movilización militar de Venezuela en la frontera por Francesco Manetto – El País – 18 de Julio 2018

Los países del Grupo de Lima anuncian medidas para tratar de aislar al Gobierno de Maduro

Diez Gobiernos de América Latina redoblaron este martes la presión contra el régimen de Nicolás Maduro, mostraron su preocupación por el incremento del despliegue militar de Venezuela en la frontera con Colombia y anunciaron “medidas a nivel político, económico y financiero para coadyuvar al restablecimiento del orden democrático”. Estos países integrantes del Grupo de Lima, nacido hace un año en la capital de Perú con el propósito de contribuir a resolver la gravísima crisis institucional que sufren los venezolanos, emitieron una declaración conjunta que condena sin matices la deriva del régimen, que se aceleró en las últimas semanas tras la celebración de elecciones presidenciales el pasado 20 de mayo.

El comunicado denuncia “la ruptura del orden constitucional y del Estado de derecho en la República Bolivariana de Venezuela, reflejada en la pérdida de instituciones democráticas y la falta de garantías y libertades políticas para todos los ciudadanos”. Este nuevo posicionamiento, suscrito por Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú, se produce en un contexto de creciente tensión entre el Gobierno de Maduro y la región. A eso se añade una coyuntura económica insoportable, con una hiperinflación que, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), disparará los precios un 1.800.000% en dos años.

Los países firmantes “expresan su profunda preocupación por informaciones recientes sobre movilización de armamento y aviones de combate por parte de Venezuela a la frontera con Colombia”. Esta decisión, agregan, “se contradice con el espíritu de la proclama sobre América Latina como zona de paz aprobada en 2014 por la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños”. Las relaciones diplomáticas entre el Ejecutivo chavista y su vecino, con el que comparte más de 2.200 kilómetros de linde, se encuentran en su peor momento. En medio de una emergencia migratoria sin precedentes, el nuevo presidente colombiano, Iván Duque, se propone liderar la oposición a Maduro y apoya la denuncia presentada por la Organización de los Estados Americanos (OEA) ante la Corte Penal Internacional de La Haya.

El sucesor de Hugo Chávez, en una estrategia habitual que busca desviar la atención culpando a un supuesto enemigo exterior, acusó la semana pasada a Estados Unidos de planificar un conflicto.  “El imperialismo norteamericano está preparando provocaciones en la frontera y más allá, para llevar a Colombia y a Venezuela a un estado de confrontación armada. Lo he dicho en varias oportunidades y lo reitero”, afirmó. El mandatario fue reelegido en mayo hasta 2025 en unos comicios que registraron una abstención récord por el boicot de las fuerzas mayoritarias de la oposición. El Grupo de Lima incide, además, en la falta de legitimidad de la votación “por no cumplir con los estándares internacionales, no haber contado con la participación de todos los actores políticos venezolanos y haberse desarrollado sin las garantías necesarias para un proceso libre, justo, transparente y democrático”.

La declaración recoge, además, una “profunda consternación y alarma por las graves violaciones a los derechos humanos en Venezuela, denunciadas en los informes y comunicados de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y registradas en el reciente Informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos”. La ONU denunció en junio la represión del chavismo por las “graves violaciones de los derechos humanos” perpetradas en Venezuela y pidió a la Corte Penal Internacional de La Haya “mayor implicación” para tratar de frenar estos crímenes. El informe califica la deriva del país de “espiral descendente que no parece tener fin”, documenta cientos de ejecuciones, la violencia de las fuerzas de seguridad contra manifestantes, detenciones arbitrarias y torturas, y advierte de la impunidad de las autoridades.

Después de varios intentos frustrados, estos países del Grupo de Lima “hacen un llamado a la instalación de un verdadero diálogo nacional en el que participen todos los actores políticos venezolanos para acordar la celebración de un nuevo proceso electoral que cuente con las garantías democráticas de justicia, libertad y transparencia”. Además, instan al Gobierno venezolano “para que permita el establecimiento de un canal humanitario que facilite brindar la atención inmediata que requieren los venezolanos que siguen atravesando la frontera en estados precarios de salud y desnutrición”. En los últimos meses, según cálculos oficiales de Colombia, ingresó en el país en busca de oportunidades más de un millón de venezolanos. 

Maduro, Putin y Rosneft por Ibsen Martínez – El País – 17 de Julio 2018

UnknownUno se pregunta, si además de Siria, Irán y las ondas de choque diplomáticas de la trama rusa, Trump y el mandatario ruso habrán tenido tiempo para el caso Venezuela

Tuit del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, en vísperas del encuentro en Helsinki: “Para contribuir a la solución de la crisis en Venezuela, le pido al presidente Trump que solicite a Putin dejar de apoyar al régimen de Maduro”.

La súplica de Santos a Trump no parece mala idea. Si alguien está, hoy día, en situación de asirse de la oreja del mandatario ruso es, precisamente, el más ferviente de sus admiradores. Ya antes de Trump, tres presidentes de EE UU tuvieron encuentros cercanos con el envenenador de Londres. George Bush padre famosamente afirmó en 2001 que le bastó mirar a los ojos del mandatario ruso para sentir el alma de un hombre recto y muy de fiar. 

Donald y Vóvoshka (así lo llaman, cariñosamente, sus paniaguados) Putin habrán tenido mucho que hablar en Helsinki. Es notorio que la reunión privada se prolongó más de lo previsto. Uno se pregunta, sin embargo, si con un temario erizado de Ucranias y Crimeas, si además de Siria, Irán y las ondas de choque diplomáticas de la trama rusa en las elecciones de 2016, habrá habido espacio para el caso Venezuela.

Sea como haya sido, la solicitud del presidente Santos atiende al papel descollante que, en lo inmediatamente venidero, Rusia jugará en Venezuela. Los intereses rusos en nuestro país, que comenzaron hace ya tres lustros, han crecido últimamente a la par que se ha intensificado el claro intento de desestabilizar las democracias occidentales y asentarse firmemente, de paso, en la más grande reserva de petróleo en el Hemisferio. No hay nada de “política ficción” en esto. Tampoco en la posibilidad de que Trump desestime, con característica panache, los designios de Putin respecto a Venezuela y la región circundante.

El desastroso manejo de su economía, una deuda externa que sobrepasa los 150.000 millones de dólares, y las lúgubres perspectivas de su industria petrolera no han inhibido a Rusia de reestructurar la deuda venezolana contraída con Moscú, calculada en más de 3.000 millones de dólares, tal como lo hizo en noviembre pasado, ni de anunciar masivos planes de inversión en PDVSA, la desarbolada empresa estatal, como se ha anunciado recientemente.

Asfixiado por la falta de divisas, Maduro no ha vacilado en ceder a Rusia soberanía y potestades, nunca antes otorgadas, sobre activos y operaciones en la Faja Petrolífera del Orinoco, así como en el llamado Arco Minero, emporio aurífero amazónico. Por otra parte, Putin se ha mostrado tan impasible ante la crisis política y la tragedia humanitaria venezolanas como ante el sufrimiento del pueblo sirio. La solidaridad de Moscú para con Maduro se hace eco de la misma retórica antinorteamericana del dictador en su denuncia de las sanciones impuestas por EE UU, Canadá y la Unión Europea a Maduro y sus corruptos y sanguinarios caimacanes. Nada extraño habría en ello: Rusia también ha sido objeto de sanciones mucho más gravosas que las cosechadas por los narcogenerales venezolanos. 

Numerosos analistas se preguntan si la ayuda rusa, junto con los 5.000 millones de dólares prometidos (condicionadamente, según algunas fuentes) por China la semana pasada, serán suficientes para mantener a flote al régimen por largo tiempo. Es muy concebible que, aunque en grados dispares, sí lo sean.

Todo lo cual tal vez signifique que Nicolás Maduro ha logrado más en el ámbito internacional que la oposición venezolana. Al cabo de grandes pérdidas y sumida en la discordia, la descoyuntada oposición democrática está hoy limitada a aguardar, inerte, sin liderazgo alguno y ya sin mucha fe, el efecto que puedan surtir las resoluciones de la OEA y las sanciones económicas de EE UU y la UE. 

En cambio, y valga lo que valiere cada uno, Nicolás Maduro aún cuenta con Putin, Rosneft y el Banco de Desarrollo de China.

Venezuela to Fund Development Projects in Haiti – Latam Herald Tribune – 12 de Julio 2018

14402253w.jpgVenezuela and Haiti have agreed to reactivate the binational committee to fund a variety of development projects in the impoverished Caribbean nation, Venezuelan Foreign Minister Jorge Arreaza said on Wednesday following a meeting with Haitian counterpart Antonio Rodrigue.

The initiative comes within the framework of Petrocaribe, an alliance established by Venezuela three years ago offering Caribbean countries preferential terms to pay for their oil imports.

The agreement includes a variety of agricultural projects, which are expected to result in the production of many of the commodities enjoyed by Venezuelans through Nicolas Maduro’s social programs, Arreaza said.

“It is about fair trade, responsible trade, recognizing the realities of our economy through a mutually supportive mechanism, a mechanism that has had great impact in the Caribbean, as Petrocaribe has,” he added.

Rodrigue said that the agreement represents an “important step in the cooperation” between the two countries and thanked Venezuela for its “good disposition” toward Haiti.

Last November, Maduro pledged to Haitian President Jovenal Moise his commitment to help the country develop after signing a cooperation agreement for projects related to roadway, water and electric infrastructure.

Dictadura de Maduro intuye “acercamiento” con México tras triunfo de AMLO – Panampost – 2 de Julio 2018

AMLO-8.jpg

“El Gobierno Bolivariano de Venezuela aspira construir junto al nuevo gobierno mexicano sólidas relaciones bilaterales”.

“Se abren puertas para la paz, para la esperanza, con este triunfo de López Obrador, no pudo la presión del imperialismo”.
El vicepresidente del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, dijo hoy que intuye un “tiempo de acercamiento” con México tras el holgado triunfo electoral del izquierdista Andrés Manuel López Obrador en los comicios presidenciales del domingo.

“Es tiempo de acercamiento (entre México y Venezuela), uno pudiera intuir que es así (…), esperamos que con el nuevo gobierno comience una relación más transparente, más directa”, dijo Cabello durante la comparecencia semanal de los voceros del PSUV ante la prensa.

El también presidente de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente (ANC), un órgano que no reconocen varios países del mundo, entre ellos México, dijo estar “seguro” de que las relaciones de ambos países se recompondrán en un futuro cercano, aunque esto, aseguró, “dependerá de los tiempos”.

“Venezuela y México han tenido siempre extraordinarias relaciones, (pero) fue imposible con el presidente saliente (Enrique) Peña Nieto (2012-2018)”, añadió.

López Obrador ganó ayer las presidenciales mexicanas con amplia diferencia y sucederá en el cargo a Peña Nieto, cuyo gobierno se mostró siempre crítico como la Administración del presidente venezolano, Nicolás Maduro.

“Se abren puertas para la paz, para la esperanza, con este triunfo de López Obrador, no pudo la presión del imperialismo”, agregó Cabello.

Al conocerse los resultados del domingo el presidente Maduro usó su cuenta de Twitter para felicitar a López Obrador, un acto que su gobierno reiteró hoy.

“El Gobierno Bolivariano de Venezuela aspira construir junto al nuevo gobierno mexicano sólidas relaciones bilaterales, basadas en la cooperación integral, la no intromisión en los asuntos internos y el respeto a la autodeterminación de nuestros pueblos”, dijo este lunes en un comunicado la Cancillería venezolana.

 

A %d blogueros les gusta esto: