elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Relaciones Internacionales

Borrell convoca al embajador de Venezuela por la muerte de un opositor por Miguel Gonzalez – El País – 9 de Octubre 2018

El ministro de Exteriores Josep Borrell en el Senado.
El ministro de Exteriores Josep Borrell en el Senado. RICARDO RUBIO EUROPA PRESS

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, ha convocado este martes al embajador de Venezuela en Madrid para expresarle su “más profunda preocupación” por la muerte, “en circunstancias aún no esclarecidas”, del concejal opositor Fernando Albán, mientras se encontraba detenido por el servicio secreto bolivariano; y ha instado a Caracas a que “se lleve a cabo una investigación independiente” que esclarezca lo sucedido y “depure, en su caso, las responsabilidades que pudieran derivarse”, según la Oficina de Información Diplomática.

Aunque el Gobierno de Mariano Rajoy convocó en una decena de ocasiones al embajador Mario Isea, e incluso ambos países expulsaron temporalmente a sus respectivos embajadores entre enero y abril pasados, esta es la primera vez que lo hace el Ejecutivo de Sánchez con un representante diplomático acreditado en Madrid. Fuentes diplomáticas explicaron el hecho absolutamente inusual de que fuera el propio ministro quien recibiera al embajador (habitualmente lo hace un secretario de Estado o un director general) por la “gravedad de la situación”.

Albán, concejal del partido Primero Justicia, murió el pasado 5 de octubre al caer desde el décimo piso de la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), cuando estaba siendo interrogado por su presunta implicación en el supuesto atentado con dos drones que sufrió el pasado 4 de agosto el presidente venezolano, Nicolás Maduro. Según la versión oficial, el concejal solicitó ir al baño cuando iba a ser conducido ante el juez y aprovechó para saltar por una ventana.

La Unión Europea ha reclamado una investigación “exhaustiva e independiente” de la muerte del opositor, ha recordado que “es deber del Estado garantizar la seguridad e integridad física de cualquier persona bajo custodia” y ha exigido la “puesta en libertad de todos los presos políticos en Venezuela”. La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los de Derechos Humanos ha anunciado que investigará la muerte del edil.

Según la Oficina de Información Diplomática, el embajador Isea ha respondido a Borrell que no dispone de más información que la difundida oficialmente. El ministro ha insistido en la necesidad de que el Gobierno venezolano adopte las medidas necesarias “para permitir el retorno a la institucionalidad democrática, el pleno respeto a los derechos humanos y al ordenamiento legal venezolano”, así como la “liberación de todos los presos políticos.

El presidente del PP, Pablo Casado, ha reprochado al jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, que no diga nada de lo que está pasando en Venezuela, “que es horrible”, mientras su antecesor socialista, José Luis Rodríguez Zapatero, sigue “justificando” a Maduro. Por su parte, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, anunció en Bogotá (Colombia), donde se encuentra de visita, que pedirá a España que se sume al grupo de países (Argentina, Chile, Colombia, Paraguay, Perú y Canadá) que ha demandado al Gobierno de Caracas ante la Corte Penal Internacional.

Golpiza merecida por Julio César Arreaza B. – La Patilla -30 de Septiembre 2018

download.jpgUna dictadura es una dictadura, actúa como una dictadura, todos los días se come las luces rojas de la Constitución y utiliza la violencia; Satanás nunca dejará de ser Satanás, es hora de tener esto claro. El actual régimen es una dictadura que viola sistemáticamente los DDHH e infringe todos los días el orden constitucional. Maduro no es presidente, la AN declaró el Abandono del cargo y el TSJ legítimo lo condenó por corrupción con un cúmulo probatorio impecable. Se le brindó el derecho a la defensa.

Al dictador lo sostiene una camarilla que ha deshonrado la dignidad del militar venezolano, y están presos de sí mismos por la grosera corrupción y el narcotráfico. El país está secuestrado como lo está el diputado Requesens, que fue víctima de la desaparición forzosa.

La golpiza a nivel mundial de la ONU, no tiene precedentes, es inédito que seis países conduzcan al régimen a la Corte Penal Internacional, y que a la par el Consejo de la ONU certifica la Emergencia Humanitaria. La dictadura no puede tapar con un dedo la hambruna que viven mayorías preteridas y las muertes por falta de atención médica y medicamentos y de los niños por desnutrición.

Los forajidos desconocen al Parlamento legítimo, les niega presupuesto y sueldos, recientemente fallecieron tres trabajadores por falta de medicamentos y seguros.

El único diálogo posible es el que conduce a la transición a la Democracia. El amigo y resteado por Venezuela, Almagro, llamó no sin razón imbécil a Zapatero, y está bien, esta expresión utilizada hasta en la Biblia la utilizó correctamente según la DRAE, nada tiene que hacer aquí ese gestor y agente de la dictadura convicto y  confeso. Váyase a zapatear a otra parte.

La dictadura ha dejado al país en la ruina, como saldo de su gestión perversa y ladrona que ya va por un tercio del tiempo de su mentor, la dictadura cubana. Todo el petróleo que produce el Zulia, sin luz y sin agua, se manda para cuba. La contracción de la economía durante la permanencia de Maduro es del orden del 50 por ciento. Una catástrofe humanitaria sin precedentes y el tipo se niega a irse con tan rotundo fracaso. El mes de septiembre es récord de inflación, el salario decretado en el paquetazo de agosto ya vale una tercera parte.

Mientras Colombia ha mejorado en los últimos años, Venezuela ha echado para atrás en todos los órdenes, menos el moral y el de  la dignidad de unos luchadores épicos que con entereza se empeñan en el rescate de las libertades públicas.

Todos los días observamos fracturas cotidianas. La clave es articular la fuerza de la gente para el cambio político. Es amoral que por una ducha de ego de algunos dirigentes y de otros arrimados al régimen, no exista Unidad, sin embargo se va construyendo por debajo con la misma gente de a pie.

¡Libertad para los presos políticos y regreso de los exiliados!

 

El fracaso de Maduro en Nueva York por Orlando Avendaño – Panampost – 30 de Septiembre 2018 

El régimen ha estado a punto del colapso por imperdonables torpezas. Este viaje fue una. Y gigante

Fue un discurso lúgubre y repleto de los lugares comunes a los que acuden los socialistas. Pero Maduro no se veía con la confianza que exhibe en Caracas, frente a los ministros que aplauden como mamíferos. (Prensa presidencial)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, insinuó que estaba dispuesto a reunirse con el dictador venezolano, Nicolás Maduro. Solo si estuviera en Nueva York lo consideraría. Menos de una hora después nos enteramos de que el líder chavista había decidido asistir a la Asamblea General de las Naciones Unidas. Notable, porque unos días antes había asegurado que no viajaría porque lo querían “asesinar”.

Llegó al aeropuerto John F. Kennedy y en un audiovisual, antes de bajar del avión, regurgitó patéticas consignas chauvinistas. Que él venía a Nueva York a defender la verdad. Que sus testimonios se impondrían a la retórica que comparten todas las naciones democráticas del mundo. Que él triunfaría.

En el asfalto del Kennedy lo esperaba un triste canciller Arreaza, mariscal de las derrotas internacionales, y una alfombrilla roja, más de baño que de honores. Estrechadas de manos entre la comitiva compuesto por los orgullosos sancionados. Enemigos intrínsecos de Estados Unidos pero ahora en Nueva York, esperando que Trump les dedicara, al menos, la pose para una foto.

Para las cuatro de la tarde el exilio venezolano en Nueva York convocó a una manifestación de rechazo a la visita del dictador. En la calle cuarenta y siete con primera avenida. Aquella acera reservada para los ciudadanos que tenían algo que decir. Como nadie esperaba que Maduro viajara, la protesta se coló en la rutina de los venezolanos-neoyorquinos. La convocatoria fue súbita, pero de uno en uno empezaron a llenar un espacio que no les pertenecía —porque la plaza hay que reservarla con antelación—.

La caravana que el Gobierno de Estados Unidos había dispuesto para la seguridad del chavista aún no se había tropezado con las cuadras contiguas a las Naciones Unidas. Mientras, los venezolanos continuaban aglomerándose en un espacio rodeado de manifestantes chinos y zimbabuenses. A unos metros, en la esquina más cercana al edificio de la ONU, sobresalían los cientos de ciudadanos nicaragüenses, todos vestidos de azul, y bastante coordinados. Contrastando con los venezolanos, que aparecieron de improvisto, los nicas se veían organizados, con pancartas impresas, en inglés y en español, y con instrumentos para llamar la mayor atención posible.

Cuando ya el grupo de venezolanos era lo suficientemente decente, un miembro de la organización de la Asamblea General de las Naciones Unidas los invitó a acercarse a la acera de la primera avenida. Entonces se exhibió la solidaridad automática de dos pueblos que padecen el mismo tumor. Los venezolanos quedaron junto a los nicaragüenses. Y como si ambos nacionales hubieran padecido en la misma avenida el olor picante del gas lacrimógeno; como si a ambos los hubiera ensordecido el choque de los mismos casquillos contra el asfalto; blandieron las mismas consignas, ya gastadas por los venezolanos en la autopista Francisco de Miranda —y supongo que por los nicaragüenses en alguna zona de Masaya—.

“¡Y va a caer! ¡Y va a caer! ¡Este Gobierno va a caer!”.

“¡Y no, y no, y no me da la gana, una dictadura igualita a la cubana!”.

“¡Ni un paso atrás! ¡Ni un paso atrás!”.

“¡¿Quiénes somos?! ¡Nicaragua (o Venezuela)! ¡¿Qué queremos?! ¡Libertad!”.

Acá en Nueva York los manifestantes nicaragüenses y venezolanos se juntaron. Al unísono gritaban: “¡Viva la libertad!”. Porque resguardarla trasciende las fronteras.

Son dos sociedades que padecen lo mismo. Cuyos gobernantes han masacrado a sus hijos y hermanos. Dos pueblos que atesoran su libertad y la quieren de regreso. Que se unieron para decirle al mundo que rechazan a los dictadores Maduro y Ortega y que imploran la atención de las naciones.

Mientras, en el edificio de las Naciones Unidas, el chavista empezaba a dar pasos en un lugar al que no pertenecía. Todos los audiovisuales de Maduro en la ONU, lo que hacen es retratar el movimiento de una masa amorfa. Mofletudo y sonso. Demasiado aparatoso. Que contrasta groseramente con toda una sociedad que muere de hambre. Que en los últimos meses ha rebajado un promedio de más de diez kilos.

Y cuando habla se convierte en una deformidad patética. Sus primeras arcadas fueron así. Tristes. Un dictador solitario que tenía que esquivar a los medios porque en Nueva York no se permite la altivez de Miraflores, en donde puede intentar carajear a un periodista que le pregunta sobre el encarcelamiento de unos bomberos con sentido del humor. Acá no.

Ya no le quedaba sino ofrecer su perorata. Afortunadamente fueron muy pocos los que se llenaron de paciencia para ver al dictador en su usual papel de playing the victim. Tratando de estafar. Pero fue mediocre. Un intento anodino de colar sus mentiras, llenas de complejos y resentimiento.

Nicolás Maduro trató de mentirle en la cara a Nikki Haley, que hace poco había visitado la frontera. A los presidentes de Brasil, Colombia y Perú, que padecen directamente el impacto de la mayor crisis de refugiados del hemisferio Occidental. A los venezolanos regados por el mundo, que han tenido que abandonar a sus familias.

Fue un discurso lúgubre y repleto de los lugares comunes a los que acuden los socialistas. Pero Maduro no se veía con la confianza que exhibe en Caracas, frente a los ministros que aplauden como mamíferos. Aquí, titubeante y nervioso. Con la mirada ida en momentos. Las rechonchas manos sin poder estar quietas. Una imagen bastante patética. Deforme y repulsiva.

El día pasó sin que Maduro cumpliera su objetivo de, al menos, rozar la piel de Trump. Aunque pudo verse con su jefe, Díaz-Canel, en la Riverside Church, en la calle 120. El único espaldarazo que recibió fue el del cubano.

El día siguiente también fue triste para el mandatario. Trump tampoco lo recibió y tuvo que enfrentarse al grito de los medios que le recordaron la existencia de sus «narcosobrinos» en Nueva York. Tuvo una breve reunión con el socialista secretario general de las Naciones Unidas, Guterres, y a las horas abandonó la principal ciudad del continente.

Sin embargo, a las afueras del edificio de la ONU, los venezolanos se exhibieron con mayor energía que el día anterior. Ahora el espacio sí lo tenían reservado y la convocatoria la había hecho el reconocido dirigente y exiliado, Antonio Ledezma.

Eran más de cien. Muchos que imploraban libertad. Que la pedían a gritos mientras también dejaban claro cuán despiadado es el régimen de Nicolás Maduro. Pancartas detallaban que, según Caritas, este año podrían morir de hambre 300 mil niños. También que en Venezuela hay más de 300 presos políticos y que la delincuencia se roba unas veinte mil almas al año.

Y al rato de la manifestación, de improvisto y lo que podría ser un gesto inédito y muy valioso, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, se acercó. Blandió un altoparlante, frente a los manifestantes y el ímpetu de Ledezma, para decirle a los venezolanos que la administración republicana no descansará hasta que Maduro deje el poder. Que ella misma, Nikki Haley, está comprometida con la causa por la libertad de Venezuela.

“No vamos a dejar que el régimen de Maduro, apoyado por Cuba, siga haciéndole daño a los venezolanos. Así que les digo: alzaré mi voz, Trump alzará su voz, Estados Unidos alzará su voz, y Maduro nos escuchará”, dijo, ante los cientos de venezolanos, Nikki Haley.

Al pisar Caracas, el dictador aseguró que su visita había sido un inmenso “triunfo”. Dijo que su discurso —patético y triste, hay que insistir— había “impactado profundamente al mundo”.

Bueno, al día de hoy, este es el balance de la jornada:

La sala se vació cuando Maduro habló. Quedó embarcado en Nueva York. La administración republicana de Trump se comprometió con “limpiar” Venezuela y la embajadora Haley dijo, con un megáfono, que lo combatiría. Seis países lo denunciaron en la Corte Penal Internacional —y este sábado se unió Francia, por lo que ahora son siete—. Se discutió el principio de responsabilidad de proteger, en el marco de la Asamblea General. Y coge fuerza una iniciativa de senadores estadounidenses para designar al régimen chavista como patrocinador del terrorismo.

Lo de Maduro en Nueva York fue un fracaso. Estruendoso. Hoy decían que lo mejor para él, era que no asistiera. Pero a nosotros nos importa lo que lo hunda, y este viaje fue una gran victoria para la causa por la libertad de los venezolanos.

El régimen ha estado a punto del colapso por imperdonables torpezas. Este viaje fue una. Y gigante.

Uruguay y España contra Almagro por Orlando Avendaño – Panampost – 25 de Septiembre 2018

Que haya un defensor tan relevante y honorable de la causa por la libertad en Venezuela, para el Gobierno de Tabaré Vázquez parece incómodo

Tabaré Vázquez y Pedro Sánchez han criticado al secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro. (Wikimedia)

El Gobierno de Uruguay y el Gobierno de España. Ambos, ahora, aliados del régimen dictatorial de Nicolás Maduro. Dicen que el enemigo del enemigo de uno, es amigo. Ahora, al revés. El enemigo del amigo de uno, es enemigo. Y de uno, del que esté comprometido con la causa por la libertad, es amigo el secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro.

Contra Almagro va a protestar el de España, de Pedro Sánchez, en la OEA. Este 24 de septiembre presentó una nota verbal ante la organización por la «ofensa» del secretario general al expresidente José Luis Rodríguez Zapatero.

Para el Gobierno español, que Almagro haya llamado “imbécil” al impresentable socialista, “constituye una ofensa personal a Zapatero y afecta gravemente a la imagen de España”. Las palabras del secretario de la OEA “van mucho más allá de lo que podría justificarse por una diferencia de opiniones”.

Es el Gobierno de Pedro Sánchez, el mismo presidente que cuando pisó Latinoamérica lo que hizo fue proponer un diálogo con Maduro y fue incapaz de llamarlo dictador.

Otro Gobierno, enemigo de Almagro, es el del socialista Tabaré Vázquez de Uruguay. Por desacuerdo con su dura postura ante el régimen criminal de Nicolás Maduro, el Gobierno de Tabaré informó que no respaldaría al secretario general de la OEA en caso de que decida buscar la reelección.

Luego de que Almagro dijera que no se debe descartar una intervención militar para deponer al dictador Maduro, Vázquez dijo: “No me sorprendieron [las palabras], porque, viendo las actitudes que ha tomado el señor Almagro a lo largo de su acción como secretario general de la OEA en este tema, ha sido coherente con lo que ha venido desarrollando”.

Que haya un defensor tan relevante y honorable de la causa por la libertad en Venezuela, para el Gobierno del uruguayo parece incómodo. Y es lo natural, porque también este 24 de septiembre el vicecanciller de ese país, Ariel Bergamino, dijo que su Gobierno no tiene claro y tampoco está “en condiciones” de asegurar que en Venezuela se haya cometido crímenes de lesa humanidad.

“Uruguay tiene una postura clara respecto a Venezuela y ya la hemos expresado reiteradamente. No estamos en condiciones en este momento de responder a esa pregunta [sobre la existencia de crímenes de lesa humanidad]. Si lo tuviéramos claro, lo plantearíamos”, dijo el vicecanciller luego de una reunión de Consejo de Ministros en Montevideo.

¿Qué pasa si China establece una base naval en Venezuela? por Tom Rogan / Washington Examiner – La Patilla – 14 de Septiembre 2018

Bueno, descartando la acción militar, la administración de Trump debería apretar las tuercas económicas del régimen de Maduro al matar sus exportaciones de petróleo. Simultáneamente, EE. UU. Debe seguir presionando al régimen de Xi sobre su malversación económica y los abusos endémicos de los derechos humanos. Y con naciones como Colombia, Vietnam e India , Estados Unidos debería garantizar que su orden global gane nuevos amigos, aunque políticamente diversos, para sostener en el siglo XXI. Finalmente, si Xi un día establece una base en Venezuela, los EE. UU. Deberíansus nuevos misiles marinos de largo alcance en las costas de Puerto Rico y Colombia. Eso negaría a los buques chinos la libertad de movimiento en el Caribe y consolidaría una nueva Doctrina Monroe para retener el equilibrio democrático de poder.

Las potencias de América Latina urgen a Maduro a aceptar ayuda humanitaria por Sara España – El País – 5 de Septiembre 2018

Los países reiteraron su preocupación por el grave deterioro de la situación interna que provoca la migración masiva de venezolanos

Los representantes de once países de América Latina en la reunión regional celebrada en Ecuador

La primera reunión para abordar de forma conjunta la crisis migratoria de venezolanos ha terminado este martes con una declaración de 18 puntos en la que 11 países de América Latina piden a Venezuela que acepte ayuda humanitaria en su territorio para resolver sus problemas en origen. En el documento, apoyado por todos menos por Bolivia, los gobiernos regionales “reiteran su preocupación por el grave deterioro de la situación interna que provoca la migración masiva de venezolanos y hacen un llamado a la apertura de un mecanismo de asistencia humanitaria que permita descomprimir la crítica situación, brindando atención inmediata en origen a los ciudadanos afectados”.

La tibia reacción de los once países, que se ciño a ofrecer ayuda a Venezuela y solicitar más recursos financieros para los que reciben más migrantes, emplazó a una segunda convocatoria que se celebrará la segunda semana de noviembre, también en Quito. Mientras tanto, los estados afectados por la llegada masiva de venezolanos en condiciones cada vez más precarias, podrán “continuar trabajando de manera individual y cooperar según cada país lo estime adecuado y oportuno”, de acuerdo al punto 2, para ofrecer a los miles de desplazados asistencia humanitaria, mecanismos para permanecer en el territorio de forma regular y herramientas para combatir el tráfico ilícito y la explotación de migrantes.

Aparte de pedir a Venezuela que acepte cooperación en su territorio, los once firmantes exhortaron al régimen de Nicolás Maduro a que tome “de manera urgente y prioritaria” las medidas necesarias para expedir documentos de identidad y oficiales, como el pasaporte, la cédula de identidad o certificados apostillados, para evitar a sus ciudadanos los problemas que están encontrando en sus nuevos destinos al pasar los controles migratorios u obtener permisos de trabajo.

Este punto ataca, en concreto, a la disposición de las últimas dos semanas de Ecuador y Perú de exigir a los venezolanos que quieran cruzar la frontera un pasaporte válido y en vigencia, a sabiendas de que muchos de ellos carecen de ese documento por las dificultades y el alto costo de obtenerlo en su país, ya sea de forma oficial o en el mercado negro. Por ello, la Declaración de Quito también incluye un apartado para que los gobiernos latinoamericanos, de acuerdo con la legislación nacional, acojan “los documentos de viaje vencidos como documentos de identidad de los ciudadanos venezolanos para fines migratorios”.

Además, ante los picos de xenofobia que han ido apareciendo en los países de la región contra la población venezolana instalada, los Estados implicados se comprometen “a la lucha coordinada contra la discriminación, la intolerancia y la xenofobia”, implementando iniciativas y esfuerzos estatales, en la medida en que sea posible para cada país.

Sánchez vende como propio un fondo de 35 millones para Venezuela que negoció Rajoy por Ketty Garat – Libertad Digital – 30 de Agosto 2018

El presidente Duque deja en evidencia la tibieza de Sánchez al denunciar “la brutalidad y los atropellos” del régimen de Maduro.

Pedro Sánchez e Iván Duque | EFE

Pocos minutos antes de la rueda de prensa, fuentes del Gobierno se apresuraban a vender la noticia ‘de última hora’. Un fondo de 35 millones de euros de ayuda a los países receptores del éxodo masivo venezolano en clave de ayuda humanitaria. Fondo que, según las fuentes gubernamentales, “ha negociado estos días Borrell con Federica Mogherini”, la alta representante de la Unión Europea en el exterior.

Automáticamente salía la noticia: el fondo no se ha aprobado este jueves sino el pasado 7 de junio y fue negociado por el anterior Gobierno de Mariano Rajoy. Algo a lo que el actual Gobierno intentó explicar que “ha sido el actual ministro quien ha logrado que hoy se apruebe”. Fuentes comunitarias sin embargo han explicado que hoy “sólo se ha ratificado lo que se aprobó en junio”.

En rueda de prensa, el presidente del Gobierno permaneció ajeno a esta averiguación y sacó pecho de su logro anunciando la solidaridad de Europa con este asunto: “El Gobierno de España expresa su solidaridad con el pueblo colombiano que recibe mas de 1,200.000 ciudadanos con un extraordinario esfuerzo. El gobierno de España no mira a otro lado. Ha hecho sus oficios en el marco de la UE y hoy se ha acordado que se pongan en marcha 35 millones”.

Duque deja en evidencia a Sánchez

Por su parte, el presidente colombiano, Iván Duque, ha querido “agradecer la preocupación de España por la dictadura oprobiosa” de Nicolás Maduro y agradeció la creación de este fondo comunitario porque “es importante elevar la cuestión a los foros multilaterales”.

Una declaración que motivó la lógica pregunta al presidente Sánchez por parte de los periodistas españoles: “Presidente, ¿cree usted que Venezuela es una dictadura oprobiosa y debería de llevar la comunidad internacional a Nicolás Maduro a la Corte Penal Internacional por delitos contra la humanidad?”. El jefe del Ejecutivo español no se salió del guión fijado en la víspera en su entrevista en el diario chileno El Mercurio: “No se puede afirmar que sea una democracia mientras haya presos políticos vinculados con sus ideas”.

Sin embargo, el discurso del presidente Sánchez volvió a evitar la condena férrea de su interlocutor colombiano y repitió los argumentos esbozados días atrás en Chile: “Venezuela tiene que empezar una conversación consigo misma. Se tiene que resolver entre venezonlanos y debe encontrar la solidaridad del conjunto de la comundad internacional”.

Reproche contra Maduro

Con sutileza, Duque quiso evidenciar la tibieza de su homólogo español: “Como la pregunta sobre la Haya fue para los dos yo sí quería hacer una referencia”. El jefe del ejecutivo colombiano puso el acento en la importancia de que Maduro reciba el “reproche de la comunidad internacional” habida cuenta de que el Estatuto de Roma establece que “no queden impunes delitos contra la humanidad”.

“Es necesario denunciar unas conductas violatorias y respaldar que se adelante una investigación sobre la brutalidad, los atropellos y la forma inclemente en la que se han puesto en riesgo las vidas de tantos ciudadanos”. Y dejando patente la diferencia de contundencia respecto a Pedro Sánchez, añadió: “Quisiera decir una cosa: lo que ha expresado ahora el presidente Pedro Sánchez me parece importante. Mostrar que no es una democracia donde se están señalando esas actuaciones. Creo que eso contribuye al reproche de la comunidad internacional. Aquí de lo que se trata es de buscar respuestas internacionales”.

Planes a lo grande
Todo el espacio y tecnología en un solo vehículo.

Pedro Sánchez se queda mudo cuando le preguntan si hay que llevar a Maduro a La Haya por Antonio José Chinchetru – Alnavío – 31 de Agosto 2018

El presidente del Gobierno de España volvió a insistir, en rueda de prensa junto a Iván Duque, en que la salida para Venezuela pasa por el diálogo entre chavismo y oposición. En ese mismo acto evitó calificar al régimen bolivariano como “dictadura” y no respondió cuando le preguntaron si cree que Maduro debe ser llevado ante la Corte Penal Internacional.

Pedro Sánchez en Colombia volvió a evitar la palabra 'dictadura' para referirse a Venezuela / La Moncloa: Fernando Calvo

Pedro Sánchez en Colombia volvió a evitar la palabra “dictadura” para referirse a Venezuela / La Moncloa: Fernando Calvo
El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, no se sale del guion que estableció en el encuentro que mantuvo el lunes con el mandatario chileno, Sebastián Piñera, y ha mantenido toda la semana. Este jueves, en rueda de prensa conjunta con el presidente de ColombiaIván Duque, insistió en que la salida para Venezuela es el diálogo (Ver más: Pedro Sánchez improvisa un diálogo en Venezuela alejado de la realidad). Preguntado sobre si Nicolás Maduro debe ser denunciado ante la Corte Penal Internacional, no respondió.

La estrategia de Sánchez no fue responder con una evasiva. Simplemente no dijo nada, actuó como si no hubiera escuchado la pregunta. Sí contestó Duque, recordando que “la pregunta nos la han hecho a los dos”. Afirmó que “el reto” de varios jefes de Estado es que se produzca esa denuncia.

Antes, en su intervención inicial, Duque había dicho: “Colombia es un país que ha abierto sus puertas con fraternidad a los hermanos venezolanos que han sido víctimas de una dictadura oprobiosa que ha ido eliminando las libertades y que ha arruinado económicamente a una sociedad”.

Sánchez: “Creemos que Venezuela tiene que empezar una conversación consigo misma y que se tiene que resolver entre venezolanos esta crisis”

Y le preguntaron a Sánchez por la expresión “dictadura oprobiosa” utilizada por el mandatario colombiano. Le consultaron qué opinaba de ese término para referirse al régimen de Nicolás Maduro. Como ya hizo cuando fue entrevistado por El Mercurio de Chile, respondió con una evasiva (Ver más: Pedro Sánchez se resiste a decir que el gobierno de Maduro es una dictadura). El presidente del Gobierno español dijo: “Creo que he sido bastante claro. No se puede llamar democracia a un sistema que tiene presos políticos, que tiene encarcelados por sus ideas”.

Sánchez insistió en el diálogo que ya había defendido varias veces a lo largo de la semana. El presidente del Gobierno español dijo: “Cada país es soberano de elegir cuáles son las estrategias que toma para resolver la crisis en Venezuela. Lo tenemos también claro, creemos que Venezuela tiene que empezar una conversación consigo misma y que se tiene que resolver entre venezolanos esta crisis que dura ya muchos años, que está trayendo mucha pobreza, mucha miseria y mucho sufrimiento al pueblo venezolano”.

Colombia anuncia que se retira de la Unasur por Ana Marcos – El País – 10 de Agosto 2018

El canciller colombiano confirmó la medida, la cual ya había anunciado el presidente Iván Duque al considerar que la organización se ha convertido en un “cómplice de la dictadura venezolana”

El presidente de Colombia, Iván Duque, durante la toma de protesta.
El presidente de Colombia, Iván Duque, durante la toma de posesion. REUTERS

Colombia ha tomado “la decisión política” de retirarse de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), algo que ya había anunciado su presidente, Iván Duque, al considerar que esa organización se ha convertido en un “cómplice de la dictadura venezolana”, ha confirmado este viernes el canciller Carlos Holmes Trujillo en su primera rueda de prensa en el cargo.

“Ya lo habíamos dicho a lo largo de la campaña”, ha reiterado. El canciller colombiano se ha limitado a explicar que van a cumplir con el procedimiento de enviar una nota diplomática al organismo internacional del que forman parte 12 países de América del Sur. “La nota está lista pero no se ha mandado”, ha apuntado.

El Gobierno colombiano está en una fase previa de consultas con otros estados miembros de Unasur que, según ha explicado el canciller, pretenden tomar una decisión similar. “Si a raíz de esas conversaciones se consigue una reacción similar, actuaremos en conjunto, pero si eso no sucede Colombia denunciará el tratado constitutivo”, ha dicho Holmes Trujillo. Esta medida entra en vigor seis meses después y, posteriormente, se retirarán de la organización.

Holmes Trujillo solo ha adelantado que están en conversaciones con Argentina, Chile y Perú: “No voy a referirme más al tema porque no me corresponde hablar por ellos”. En cualquier caso, el ministro de Exteriores ha confirmado que es “una decisión política irreversible”.

Iván Duque ya adelantó durante la carrera presidencial y en su discurso de posesión del pasado 7 de agosto que hará “respetar la Carta Democrática Interamericana”. Uno de sus objetivos, según dijo, será “denunciar en los foros multilaterales las dictaduras que pretenden doblegar a sus ciudadanos”. El canciller Holmes Trujillo ha anunciado que Colombia prepara una nueva política migratoria para afrontar “la crisis humanitaria con la llegada de migrantes de Venezuela”.

El nuevo Ejecutivo pretende liderar una “respuesta multilateral” a través del Grupo de Lima, el conjunto de 12 países latinoamericanos que ha tomado medidas frente al régimen de Nicolás Maduro, el presidente venezolano. Entre otras, no reconocer las últimas elecciones en las que el mandatario se reafirmó en el poder y alertar sobre lo que consideran “graves violaciones a los derechos humanos” de la población venezolana. “Vamos a insistir en el fortalecimiento de un fondo humanitario de emergencia y en la creación de un enviado especial ante la ONU que coordine las acciones de varios países”.

La Cancillería colombiana ha aclarado que no ha recibido la solicitud de extradición contra Julio Borges, expresidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, exiliado en Colombia, al que Venezuela ha pedido prisión por considerarle uno de los líderes del atentando contra Maduro el pasado 4 de agosto.

Estos son los presidentes que irán (y los que no) a la investidura de Iván Duque por Leticia Nuñez – Al Navio – 7 de Agosto 2018

La lista de invitados es más corta que la de Juan Manuel Santos en 2014. A la toma de posesión de Iván Duque en Colombia asistirán este martes 10 presidentes de América Latina y 17 delegados de otros países. Entre los que han confirmado están Sebastián Piñera, Mauricio Macri y Enrique Peña Nieto. También acudirán Lenín Moreno y Evo Morales. Otros, sin embargo, no han recibido invitación. Es el caso de Nicolás Maduro y Miguel Díaz-Canel.
A la investidura de Iván Duque acudirán 10 presidentes de América Latina / Flickr: Iván Duque

Todo está preparado para la toma de posesión de Iván Duque como presidente de Colombia. El acto, que arrancará este martes por la tarde (20 horas en España), contará con la presencia de 10 mandatarios de América Latina, así como con delegaciones procedentes de otros 17 países, según confirmó la Presidencia colombiana. Pero tan importantes son las asistencias como las ausencias. Ni el presidente venezolano, Nicolás Maduro, ni el cubano, Miguel Díaz-Canel, viajarán a Bogotá.

Será una lista de invitados más corta que la de Juan Manuel Santos en 2014, cuando se reeligió con la promesa de la paz con la guerrilla de las FARC. Entonces, la presencia de mandatarios fue vital para afianzar lazos. Hoy esa idea sigue vigente. A Duque le corresponde aplicar el acuerdo. Eso sí, antes de ser elegido ya advirtió que modificará ciertos aspectos.

Entre quienes han confirmado su asistencia a la investidura están el presidente de MéxicoEnrique Peña Nieto, quien ya acudió a la de Santos, y Evo Morales, de Bolivia, que no estuvo en 2014.

También viajarán a Colombia el mandatario chileno, Sebastián Piñera; el de ArgentinaMauricio Macri; el de EcuadorLenín Moreno; el de República DominicanaDanilo Medina; el de PanamáJuan Carlos Varela; el de HondurasJuan Orlando Hernández; el de GuatemalaJimmy Morales, y el de Costa RicaCarlos Alvarado.

En el caso de Paraguay asistirá el presidente electo, Mario Abdo Benítez, quien asumirá el cargo el próximo 15 de agosto. La vicepresidenta paraguaya, Alicia Pucheta, y el canciller Eladio Loizaga, ya están en Bogotá.

En lo que respecta a Perú, el presidente Martín Vizcarra dialogó por teléfono este lunes con Duque y acordaron reunirse en septiembre, tal como informó la Presidencia de Perú a través de Twitter. Ambos reafirmaron “los lazos de hermandad” entre los dos países y subrayaron “el compromiso de fortalecer la Alianza del Pacífico”. En representación de Perú acudirá César Villanueva, jefe del Gabinete Ministerial.

Tampoco asistirá el presidente de BrasilMichel Temer, quien no explicó los motivos. En su lugar acudirá el ministro de Relaciones Exteriores, Aloysio Nunes.

Después están los que no han sido invitados. Uno es Nicolás Maduro, quien tampoco acudió a la toma de posesión de Santos pero por razones diferentes. Entonces el presidente venezolano alegó que tenía una serie de compromisos que ya había comentado a Santos. En su lugar, estuvo el vicepresidente de Planificación, Ricardo Menéndez. “Yo no fui a la toma de posesión porque teníamos agenda aquí y ya habíamos conversado con el presidente Santos que yo iba a enviar a un vicepresidente”, dijo Maduro, tal como recogió la agenda EFE.

 

En este caso, Duque ya dejó claro hace unos meses que “de ninguna manera” invitaría a Maduro ni a Raúl Castro. Así lo señaló en una entrevista con el periodista Juan Manuel Cao en la Fundación Inspira América en Miami. Dicho y hecho.

Duque también ha dicho claramente que no nombrará embajador en Venezuela y en declaraciones a ALnavío el pasado 6 de julio confirmó que llevará a Maduro ante la justicia internacional. “La voluntad la tenemos que materializar varios presidentes de América Latina. Hay que avanzar en los próximos meses en esa dirección”, dijo (Ver más: Duque confirma que llevará a Maduro ante la justicia internacional).

El presidente colombiano recordó que junto con otros senadores chilenos y colombianos ya denunciaron hace más de un año a Maduro ante la Corte Penal Internacional. “Se ha avanzado, gracias a nuestra denuncia se inició una observancia preliminar”, añadió.

El presidente del PP estará en el acto

En representación de España acudirá la presidenta del Congreso de los DiputadosAna Pastor, así como el presidente del Partido PopularPablo Casado. Duque y Casado se han reunido en al menos dos ocasiones en Madrid. La primera fue en mayo, antes de las elecciones colombianas. La segunda, tras los comicios, se produjo el pasado 6 de julio.

En el PP dan por superado el repliegue internacional que representó la etapa de Mariano Rajoy al frente de la formación. Casado es un convencido de la importancia de la política exterior. Conoce bien América Latina y está comprometido con la causa de la democracia en la región. Según pudo saber este diario, pondrá a los presos venezolanos y cubanos en el centro de su agenda internacional (Ver más: Pablo Casado pone a los presos políticos venezolanos en el centro de su agenda internacional). Por parte de España también acudirá el expresidente del Gobierno Felipe González, mientras que no lo hará el rey Juan Carlos por recomendación médica.

Otro de los grandes ausentes será Donald TrumpEstados Unidos estará representado por la embajadora ante las Naciones UnidasNikky Haley. Otras personalidades que estarán en Bogotá son el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, y el expresidente chileno Ricardo Lagos.

A %d blogueros les gusta esto: