elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Relaciones Internacionales

Prolegómenos de la guerra por Alfredo García Deffendini – El Nacional – 24 de Noviembre 2017

1506026891462.JPGEn junio de 1914 fue asesinado en Sarajevo el heredero del Imperio austrohúngaro. Era un lugar remoto y desconocido, sin importancia en sí mismo, en donde circunstancialmente ocurrió “algo” que desató en ese caso eventos secuenciales que llevaron al mundo a la catástrofe. Mucho tiempo antes en la ciudad llamada entonces Dirraquio por los romanos y Durazzo por los italianos modernos, actualmente es el poblado de Durres en Albania, situada muy al norte de la ruta normal de navegación de Grecia a Italia, no era ni muy rica, ni estratégicamente ubicada, tampoco formaba parte del sistema de alianza que dividió a Grecia cuando sus problemas comenzaron a enturbiar las aguas del mar Egeo, el Jónico y el Mediterráneo a mediados de la década del 430 antes de Cristo. Nadie hubiera podido predecir que una pelea interna en una perdida ciudad en los límites del mundo helénico conduciría a la devastadora y terrible Guerra del Peloponeso, que merece considerarse, desde la perspectiva de los griegos del siglo V como una guerra mundial; en igual medida que la Gran Guerra de 1914-1918 lo fue para los europeos en el siglo pasado. Ésta última elevó los costos de vidas humanas a niveles aterradores e introdujo horrores desconocidos en conflictos previos. Mató casi el doble de las personas que habían muerto en todas las guerras de los dos siglos anteriores, que incluían las guerras de la Revolución Francesa y napoleónicas y la Guerra Civil americana.

Las guerras desde que el mundo es mundo han marcado a la humanidad y muchas de ellas han sobrevenido por hechos aislados, como los ejemplos anteriores, que cita el profesor de la Universidad de Yale Donald Kagan en su obra Sobre las causas de la guerra y la preservación de la paz (Ed. Turner). En tiempos más cercanos, la Segunda Guerra Mundial en gran parte se debió, entre otros factores, a la reducción presupuestaria militar que Inglaterra realizó entre 1920 y 1930, que acortó su fuerza militar, en particular la marina y la aérea; a su deuda interna, que había subido durante ese período de 650 millones de libras esterlinas a 7.500 millones, y a los impuestos, que se cuadruplicaron; así como a la Gran Depresión en Estados Unidos de Norteamérica, que golpeó en forma global hundiendo a las economías del mundo. Pero muy particularmente se debió a la política de “apaciguamiento y contemporización” que practicó Inglaterra con Alemania en los años previos a su declaración de guerra contra esta última en septiembre de 1939, con ocasión de la invasión a Polonia. Es bueno recordar las palabras que Winston Churchill expresara en 1950: “El apaciguamiento en sí mismo puede ser bueno o malo según las circunstancias. El apaciguamiento a partir de la debilidad y el temor es tanto vano como fatal. El apaciguamiento a partir de la fuerza es magnánimo y noble y podría ser: ‘el camino más seguro y, quizás, el único, que condujera a la paz mundial”.

Qué tienen que ver aquellos eventos que signaron a la humanidad con nuestro acontecer, quizás el ciclo de Polibio se nos acerca y no nos damos cuenta, todo vuelve a repetirse. Es conveniente recordar que el régimen venezolano después de que llegó al poder en diciembre de 1998 destrozó y violentó la Constitución de 1961 y ha venido paulatinamente destrozando y violentando la Constitución de 1999 que se dio fraudulentamente, ha rebajado a parte de la oposición a un estado de servilismo y se ha convertido en una dictadura de nuevo cuño imitando al régimen comunista cubano, al estalinismo de la extinta Unión Soviética y al mismo nazismo –nacional socialismo– cuando tomaron el poder en Alemania en 1933. Los extremos se terminan tocando.

Llamo la atención con este escrito respecto a que el Estado venezolano corre aceleradamente a convertirse en un Estado forajido y fallido que puede conducirnos a una guerra interna con su internacionalización o a una intervención extranjera y, este tozudamente trata de impedirla jugando más con fuego –con su cohabitación con Rusia, China, Cuba y con cualquier otra dictadura o gobiernos y movimientos fundamentalistas. En vez de tratar de contener el conflicto, con lo que hace y promueve le agrega más leña al fuego donde todos podemos quemarnos–, ya que la política de “apaciguamiento y contemporización” que los países y parte de la oposición han tratado de mantener con el régimen no le ha traído ninguna salida democrática, sino todo lo contrario: ha servido para que el régimen continúe devastando lo poco que subsiste de la estructura democrática conque se había arropado para mantener la apariencia de una democracia que se perdió desde la aprobación de la carta magna de 1999.

En el país la mayoría se resiente a la intervención extranjera, pero muchos consideran necesaria una intervención humanitaria en la aceptación que desde hace muchos años hay una intervención extranjera cubana, un coloniaje silencioso. Pareciera que el régimen es el que busca la intervención con el desmontaje que hace del andamiaje institucional que caracteriza a un país democrático, sumada a la crisis humanitaria y económica que intencionalmente produce como política de Estado. En nuestro caso todos los poderes públicos reciben y ejecutan las instrucciones del Ejecutivo nacional, incluyendo el que imparte la justicia, el Poder Judicial.

De tal manera que en nuestro futuro, por la torpeza e indolencia de un régimen en entredicho y de una oposición que no está a la altura de la tragedia nacional, dentro de las alternativas que se presentan está la intervención extranjera humanitaria, que pudiera desencadenar un conflicto nacional e internacional, y peor: una sirianización de nuestra situación. Recordemos lo que el sabio chino Sun Tzu exponía: “El arte de la guerra es de importancia vital para el Estado. Es un asunto de vida o muerte, un camino que conduce a la seguridad o a la ruina” (cursivas y negrillas del autor). La convocada constituyente comunal materializada en la ANC y todos los actos que ha venido ejecutando el régimen refuerzan esos prolegómenos de la guerra.

No hay diálogo con quien quiera dividir un país como Venezuela – El Estimulo – 19 de Noviembre 2017

1510528313_MaduroSalvados
Este domingo fue difundida la segunda parte de la entrevista al presidente de la República, Nicolás Maduro, realizada por el periodista español, Jordi Évole en el programa “Salvados” que se transmite por Antena 3. En la primera parte -difundida el pasado 12 de noviembre- el jefe de Estado venezolano mostró su concepción acerca de los problemas del país. En esta segunda, fue abordado por temas como Cataluña, apoyo popular y relaciones con otros países en las que, por momentos, se sintió acorralado por el comunicador social.

Maduro manifestó su intención de sostener un encuentro con el jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, e insistió en que su par ibérico le había mandado mensajes “desde hace tiempo” para mantener “buenas relaciones con Venezuela”, pero a su juicio, la política exterior de España se hace “bajo el dictado del Departamento de Estado” de Estados Unidos. En ese sentido, aseveró que cuando hay “respuestas iracundas” de su parte, es porque se han metido con Venezuela.

“¿Quién es él para opinar sobre Venezuela? Usar su cuenta de Twitter para meterse en los asuntos de Venezuela (…) Para Venezuela es sensible que España se meta en nuestros asuntos (…) A nosotros no nos regalaron nuestra Independencia”, recalcó.

Desde el Salón Ayacucho del Palacio de Miraflores, el Primer Mandatario Nacional negó una vez más que nuestro país haya financiado al partido Podemos, al que calificó como un “fenómeno político de la sociedad española” y criticó que desde su aparición, “lo han tratado de estigmatizar”. Manifestó no conocer a ningún líder de esa tolda política, excepto a Juan Carlos Monedero “porque ha pasado mucho por Latinoamérica y Venezuela”.

Con respecto a la venta de armas por parte de España a nuestro país en 2016, dijo que esos acuerdos serían “del pasado” y no con Rajoy, que los mismos quizás “venían desarrollándose”. Sin embargo, indicó que a pesar de mantener tensas relaciones con Madrid, se pueden tener buenos acuerdos comerciales. “Una cosa no quita la otra”, subrayo, “podemos comprar una lata de aceitunas o un fusil si nos hace falta”.

En ese sentido, espera que la petrolera española Repsol amplíe inversiones en la Faja Petrolífera del Orinoco. “Todo el que quiera venir a invertir, bienvenido”, señaló.

Al ser preguntado acerca de una fotografía en la que salía con una bandera independentista de Cataluña, Nicolás Maduro sopesó su respuesta. Primero aspiró hondo y después manifestó no poder meterse en los asuntos internos de España y considera que los mismos se pueden resolver con “diplomacia y diálogo” y no a través “del golpe y porrazo”.

Sobre la posibilidad hipotética de poder conceder asilo al expresidente catalán, Carles Puigdemont, aseveró que aún nadie ha solicitado asilo, por lo que ese tema no ha sido evaluado no considerado. “En su momento se evaluará”, agregó y subrayó que el derecho a asilo en América Latina “es humanitario”. Después no quiso hacer más comentarios al respecto.

Tocando la realidad venezolana, sobre una supuesta intención de que en algunas regiones del país se tomen acciones separatistas, afirmó que la situación de nuestro país es distinta a la que vive España, ya que a su juicio, está “cohesionada” y no existen problemas de secesión. El periodista lo increpa de que si hubiera una situación similar en Venezuela, qué haría, a lo que respondió:

“Nadie puede dialogar con quien quiera dividir un país como Venezuela (…) hablo solo de Venezuela”, recalcó y el periodista Évole se mostró sorprendido por la “radicalidad” con la que respondió el Presidente sobre los temas de Cataluña y Venezuela, por lo que Maduro insistió en que “son casos distintos”.

Zapatero, la Iglesia Católica y Trump

Habló sobre su relación con el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero y dijo que “cualquier cosa que diga, lo puede perjudicar”, sobre todo en España “porque allá persiguen a la gente”. Dijo que él ha ayudado a la paz del país y es “un testigo excepcional del esfuerzo que hemos hecho” para alcanzar la paz.

Recordó además haber sostenido una charla con el Papa Francisco, quien según su opinión ha estado en pro de un diálogo en Venezuela, en donde le aconsejó no pelear con la cúpula de la iglesia venezolana “a pesar de su conducta” y cerró la idea diciendo que “ha sido una buena recomendación”. En eso, Évole dirige su pregunta a aquellos que dirigen la Fundación Caritas, a lo que respondió Maduro que “seguro la internacional es buena, pero la venezolana está partirizada”.

También fue abordado sobre las relaciones con el gobierno de Estados Unidos y las empresas de ese país con las que Venezuela mantiene relaciones comerciales. En este tenor, Maduro insistió en que quiere tener relaciones “de respeto en términos de igualdad” con el Gobierno de Washington.

“Teníamos muchísimas esperanzas con el presidente (Barack) Obama, pero terminaron muy mal (…) Trump llegó envenenado contra Venezuela”, dijo.

Al igual que en el caso de España, el mandatario venezolano indicó que es posible tener unas relaciones de respeto con los empresarios estadounidenses, a los que ha invitado a invertir en el país.

“Mira la paradoja. Nosotros hemos logrado tener las mejores relaciones con la sociedad estadounidense, con los inversionistas, con los sindicatos. Pero tenemos las peores relaciones con la élite de Washington. Queremos buenas relaciones para que nos respeten”, subrayó.

Sobre Venezuela

Fue preguntado por la no cancelación de pensiones a las personas que gozan este beneficio y viven en España. Reconoció que existen “algunos problemas en el exterior”, debido a la “baja abrupta” de las divisas en el país, ya que las pensiones deben ser canceladas en euros “y hemos que tenido que reconfigurar el presupuesto exterior del país”.

Recordó que en Venezuela existe “un 92% de personas que están en edad de ser pensionadas con dignidad” y se comprometió con aquellos en el extranjero, que reciben este dinero, a que lo que les adeuda será cancelado en diciembre.

Con respecto a los medios de comunicación y si había censura, Maduro aseguró que el “80% de las radios están en manos de emisoras muy opositoras”, al igual que muchos periódicos “que son editados por personas muy opositoras”. En ese sentido dijo que “está garantizada la libertad de expresión”.

Évole aseguró que hay medios privados al servicio del Gobierno y el jefe de Estado contestó al principio con una sonrisa y después agregó que si encontraba uno de esos, que se lo presentara.

El comunicador español preguntó dónde se podía ver un programa del líder de la oposición en canales estatales, a lo que contestó Maduro que “primero tienen que tener un líder para que tengan un programa” y cuando eso sea así, “tendrá su espacio”.

Ahí fue atajado y recordó el ibérico que el dos veces candidato presidencial, Henrique Capriles, era un líder de la coalición opositora. La respuesta del Presidente fue “una cosa es tener un candidato y no un líder. Nunca fue líder. Si es así, habría constituido una fuerza política, un proyecto de país” y acotó que a la oposición “le sobran los espacios televisivos internacionales”.

“No hay censura. No la ha habido ni la habrá. Lo que hay es una estructura legal que lleva a la renovación o no de los permisos de transmisión”, respondió el Primer Mandatario Nacional a la pregunta sobre el cierre de algunos medios, hecho que fue denunciado por la ONG Espacio Público y que dijo no conocer. Respecto a CNN en Español, Maduro destacó que en ese caso fue “cumplimiento de la Ley y no censura”, ya que ese canal “es un cañón” que promovía la sedición y la insurrección.

Habló también sobre el matrimonio igualitario y resaltó que ese tópico aún no se había debatido, pero esperaba que “pronto”, la Asamblea Nacional Constitiuyente lo hiciera. Después de un corto e incómodo silencio, Maduro expresó su opinión y manifestó que “todo el mundo se puede casar. Sean homosexuales o heterosexuales”, al tiempo que se comprometió a elevar el proyecto.

De igual forma, se tocó el tema de la despenalización del aborto. Evitó pronunciarse al respecto pero dijo que hay un planteamiento hecho por una organización que elevará el proyecto al órgano plenipotenciario.

Fue nuevamente preguntado por su “diálogo” con el fallecido presidente Hugo Chávez a través del “pajarito”, en donde manifestó no sentir vergüenza por haber hecho eso. “No hablo con Chávez. Experimenté un sentir. Fue una experiencia hermosa (…) No lo pensé. Si lo hubiera pensado, lo habría hecho mejor”, dijo.

Afirmó no sentirse “a la sombra” del exmandatario sino lo ve como “una inspiración” y recalcó que ha llevado “con honestidad” y “lealtad” la responsabilidad que le dio de asumir las riendas del país.

 

Maduro eleva la tensión con Colombia al culpar al país de la escasez de medicinas contra la malaria por Francesco Manetto – El País – 15 de Noviembre 2017

El Gobierno de Santos rechaza las acusaciones y recuerda que nunca negó la venta de medicamentos a Venezuela

Las relaciones entre Colombia y Venezuela han sufrido en las últimas horas un nuevo golpe a cuenta de unas acusaciones de Nicolás Maduro, que volvió a recurrir a la retórica del enemigo exterior para tratar de justificar uno de los peores males que afectan a su país. El presidente chavista, asfixiado por una grave crisis de deuda exterior, culpó al Gobierno de Juan Manuel Santos de ser responsable de la escasez de medicamentos, que desde hace unos años se ha convertido en un problema estructural. El Ejecutivo colombiano respondió horas después dejando claro que nunca negó la venta de medicamentos al país vecino, con el que comparte más de 2.000 kilómetros de frontera.

Maduro, cuya Administración fue declarada el martes en suspensión parcial de pagos por la agencia de calificación estadounidense Standard & Poor’s, señaló a los que considera sus adversarios habituales. “Hemos tenido un sabotaje terrible durante estos años. Este año, con las sanciones del Gobierno de los Estados Unidos la cosa se ha puesto ruda. Pero no nos van a parar, solamente para que sepan”, dijo en una intervención en televisión. El aparato bolivariano busca, en estos mensajes a los venezolanos, instalar un relato que justifique las dificultades que atraviesa el país. Trata de hacerlo descargando responsabilidades e identificando culpables, esto es, principalmente las fuerzas de la oposición y lo que califican, con un lenguaje más propio de la Guerra Fría, de imperialismo internacional.

El sucesor de Hugo Chávez fue en esta ocasión más allá, formulando graves acusaciones a las autoridades de Colombia y llegando al insulto personal. “Por ejemplo, unas medicinas que traíamos de Colombia. El Gobierno de Juan Manuel Santos prohibió que se vendieran esas medicinas [contra la malaria] a Venezuela”, afirmó. “Bueno, está bien, no las compraremos en Colombia, Santos. Trágate tus medicinas, las estamos comprando en la India y van a llegar muy pronto a Venezuela. Trágate tus medicinas y tu droga y tu cocaína”, llegó a decir.

Aclaración: nunca hemos negado la venta de medicamentos a Venezuela, ni tenemos ninguna injerencia en la relación entre el gobierno de Venezuela y la industria farmacéutica. Reiteramos nuestro compromiso de cooperar en los temas de interés en salud pública.
— Alejandro Gaviria (@agaviriau) 15 de noviembre de 2017
La semana pasada, el presidente colombiano había asegurado que Venezuela es su “peor pesadilla”, en referencia a una posible crisis migratoria. “Prepárate, Santos”, le espetó Maduro. “Ojalá puedas vivir 100 años, Santos, para ser la pesadilla tuya 100 años, porque aquí la revolución va a seguir mandando, gobernando, trabajando, construyendo el socialismo”.

Bogotá respondió a estos centrándose en lo más importante y rebatiendo las declaraciones sobre las exportaciones de medicinas. El ministro de Salud, Alejandro Gaviria, lo aclaró primero a través de su cuenta de Twitter. “Nunca hemos negado la venta de medicamentos a Venezuela, ni tenemos ninguna injerencia en la relación entre el Gobierno de Venezuela y la industria farmacéutica. Reiteramos nuestro compromiso de cooperar en los temas de interés en salud pública”, escribió. Su departamento emitió más tarde un comunicado que reitera: “El Gobierno de Colombia nunca ha prohibido la venta de medicamentos a Venezuela, ni tiene injerencia en las relaciones comerciales de la industria farmacéutica nacional con otros países”.

Venezuela, la Siria de América por María Angélica Correa – Perú21 – 12 de Noviembre 2017

“Humire me advirtió que el pueblo no sacaría al régimen porque ‘Venezuela es un problema regional, es un conflicto de actores extrarregionales que amenaza la región’”.

5a07b4b4d33ca.jpeg
Cuando en mayo último conversé, en Washington, con el analista de seguridad hemisférica Joseph Humire, se desarrollaba una rebelión popular conocida como la ‘primavera venezolana del 2017’. Humire me advirtió que el pueblo no sacaría al régimen porque “Venezuela es un problema regional, no solo es un conflicto interno, es un conflicto de actores extrarregionales que amenaza la región. La gente en Venezuela que está sufriendo tiene que entender que no hay salida si no salen Cuba, Irán, Siria, Rusia y China de su país”.

Me aseguró que el régimen entraba en una nueva fase de su revolución. “El 2017 es la captura completa de la sociedad y un avance en sus objetivos con los otros países que he mencionado”. Y así sucedió. Está cerrando este año con una dirigencia opositora desarticulada, un pueblo muriendo e intentando abandonar el país y un régimen que se blindó con la imposición del poder absoluto.

Me comentó que Rusia e Irán están manipulando para que se agudice la crisis humanitaria. En Siria, antes de la guerra no había agua, y eso impulsó todo. “En Venezuela no hay comida. El 2017 para Venezuela es lo que era 2011 para Siria”, dijo Humire. Mi pregunta no se hizo esperar. ¿Me está diciendo que quieren convertir a Venezuela en la Siria de América? Su respuesta fue afirmativa. Porque, para él, mi país es un centro logístico de Irán en el continente.

El analista de seguridad hemisférica empezó a entregarme información que parecía surrealista. Porque a pesar de lo que he vivido, descubierto y analizado como periodista, no llegué a dimensionar el alcance nefasto de este movimiento mundial en el que quedó atrapado mi país.

Recordé a Chávez en su visita a Damasco en 2006, su apoyo a la guerra en Siria en 2011, sus relaciones con Irán, sus estrechos vínculos con Saddam Hussein, Muamar el Gadafi, la guerrilla colombiana. Siempre dirigido por los hermanos Castro.

Humire aseveró que Venezuela está invadida por fuerzas extranjeras. Esto coincide con entrevistas que en 2008 realicé a guerrilleros colombianos, quienes portaron uniformes de militares venezolanos.

En los últimos meses, las oleadas de venezolanos que huyen a los países del hemisferio y la existencia desde hace años de una estructura de identificación fraudulenta para extranjeros que militan en células terroristas encajan con las investigaciones de Humire, quien me aseguró que el régimen necesita llevar a la población a un estado de guerra, para lograr la infiltración de terroristas con los desplazados venezolanos, para seguir penetrando países de la región.

Putin desafía la doctrina Monroe por Diego Arria – El País – 6 de Noviembre 2017

1501246990109Rusia es cómplice de un régimen venezolano que por sus características representa un inminente y real peligro para la paz y la seguridad internacional

“América para los americanos”, fue pieza fundamental de la política exterior de Estados Unidos en relación a Latinoamérica desde que el presidente James Monroe la anunció en 1823 cuando su país no tenía, ni la fuerza ni los medios para implementarla frente a los poderes imperiales de la época.

Hoy, sin embargo, la nación norteña convertida en la primera potencia mundial pareciera no estar interesada en aplicarla ante la creciente presencia e influencia de la Rusia de Putin en Venezuela. En efecto, 50 años después de la crisis de los misiles, Rusia ha regresado a buscar su lugar en las Américas. Ya no es solo Cuba su centro de interés. Ahora lo es Venezuela convertida desde Hugo Chávez en su aliado estratégico con sus extraordinarias riquezas mineras y petroleras, y en especial por su ubicación geográfica cercana a Estados Unidos, y además está subordinada a la tutoría político y militar de Cuba. Su antigua aliada.

Veamos: Rusia no solo ejerce poder en la actividad petrolera en Venezuela, sino incluso en las operaciones de la empresa refinadora del Estado Venezolano CITGO en Estados Unidos, la cual procesa el 4% de la refinación de ese país. Lo logra adquiriendo por medio de su empresa petrolera Rosneft el 49,9% de la compañía. Si bien es cierto que esta nueva realidad ha despertado preocupaciones en el Congreso de Estados Unidos, lo que parece pasar desapercibido es que el desafío ruso a la doctrina Monroe, no es solo en el control petrolero de Venezuela, lo cual comparte con China, el mayor acreedor de Venezuela. El mayor y más peligroso desafío es el apertrechamiento bélico sofisticado a un verdadero y reconocido narcoestado como es el caso actual de Venezuela.

Putin, conociendo la naturaleza criminal y delictiva del régimen iniciado por Hugo Chávez y continuado por Nicolás Maduro, es sin duda, cómplice de un régimen que por sus características representa un inminente y real peligro para la paz y la seguridad internacional. A pesar de esta realidad, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, cúpula política del mundo y precisamente encargada por su acta de esta responsabilidad, está secuestrado por dos de sus miembros permanentes: China y Rusia que vetarían incluso incluir el tema en su agenda. El propio secretario general de la ONU, de acuerdo con el artículo 99 de la Carta de la ONU, podría llamar la atención del Consejo de Seguridad sobre el caso de Venezuela, sin embargo solo dos de sus predecesores se han atrevido a invocar este artículo: Hammarskjold y Waldheim.

Esta realidad hace poco viable que Naciones Unidas atienda con la urgencia que demanda que uno de sus países miembros se haya convertido ante los ojos del mundo en un narcoestado, hasta el punto de que el vicepresidente de Venezuela, Tarek el-Aisami, ha sido indiciado por la Secretaría del Tesoro de Estados Unidos como un importante narcotraficante y lavador de dinero. Un hijo adoptivo y un sobrino de Nicolás Maduro están siendo procesados en un tribunal de Nueva York por narcotráfico. Un número importante de generales han sido incluidos en la lista Clinton de narcotraficantes.

Siendo esta la realidad de la tragedia venezolana, solo la aplicación de la doctrina Monroe, asociada al grupo de países de la región más importantes, llamado el Grupo de Lima puede intentar un desalojo del régimen que tiene secuestrada a Venezuela pero que representa un gravísimo peligro para todas las Américas.

En este particular cabe recordar que Estados Unidos intervino en dos ocasiones en Venezuela. La primera, en 1895 cuando el presidente Grover Cleveland casi llegó a un conflicto armado con Inglaterra para impedir que se apropiara de un territorio en controversia con Venezuela en la colonia británica de Guyana, y la segunda entre 1902 y 1903 cuando el presidente Theodore Roosevelt hizo que Alemania, Inglaterra e Italia levantaran el bloqueo naval que le habían impuesto a Venezuela para el cobro de la deuda de su Gobierno.

Es cierto que la doctrina Monroe y sobre todo su llamado corolario Roosevelt, implicaba, una especie de carta blanca para la intervención de Estados Unidos en la región, pero ambas intervenciones coincidieron tanto con el interés de Estados Unidos de hacer respetar su doctrina por los poderes europeos, como en el de la propia Venezuela indefensa ante el Imperio británico. Así justamente está Venezuela nuevamente, ocupada por cubanos, rusos, chinos y afiliados a las peores causas de la humanidad en materia de terrorismo y de narcotráfico.

En las circunstancias actuales, el presidente de Estados Unidos podría agregarle su propio corolario Trump de que su Gobierno compartiría responsabilidades con los de la región para impedir que algunos de ellos pueda convertirse en un narcoestado. En este sentido, leer la intervención del presidente Grover Cleveland ante el Congreso de su país puede inspirarle y animarle. Cleveland dijo: “El mantenimiento de la doctrina Monroe es vital para nuestro pueblo y nuestro Gobierno, para la paz y la seguridad de nuestra nación. No hay ninguna calamidad mayor para una gran nación que iguale a aquella que signifique una sumisión supina ante la injusticia, y la consecuente pérdida de dignidad y honor nacional”. Ayer era ante el Imperio británico. Hoy, ante la Rusia de Putin.

 

Llaman a consultas a embajador de Venezuela en Canadá – El Estimulo – 17 de Octubre 2017

El presidente Nicolás Maduro llamó a consultas al embajador de Venezuela en Canadá, Wilmer Barrientos, luego de las declaraciones emitidas por la ministra de Relaciones Exteriores del país norteamericano, Chrystia Freeland, en donde manifestó su preocupación por las acciones del gobierno venezolano “para obstaculizar elecciones libres y justas” a través del Consejo Nacional Electoral.

La información fue difundida a través de Twitter por el canciller, Jorge Arreaza, y respaldado por la presidenta de la Asamblea Constituyente, Delcy Rodríguez, quien subrayó que el jefe de Estado tomó esa decisión tras las “agresiones groseras” por parte de las autoridades canadienses.

Informo que el Presidente @NicolasMaduro ha decidido llamar a consultas a nuestro Embajador en Canadá, Willmer Barrientos.

— Jorge Arreaza M (@jaarreaza) October 17, 2017

Pdte @NicolasMaduro adopta decisiones en defensa dla soberanía de Venezuela frente a las agresiones groseras del Gobierno de Canadá! https://t.co/jdM2fOniZE — Delcy Rodríguez (@DrodriguezVen) October 17, 2017

En las últimas semanas, el gobierno de Canadá se ha pronunciado en reiteradas ocasiones sobre el tema Venezuela. Su último pronunciamiento fue en horas de la mañana de este lunes, cuando la canciller Freeland señaló que los comicios del pasado domingo se evidenciaron “muchas irregularidades”, que a su juicio, hacen que los resultados sean cuestionados.

Además señaló que el Consejo Nacional Electoral no actúa de forma independiente.

Posteriormente, el presidente Nicolás Maduro tachó de “estúpido” al gobierno de Canadá.

“La paciencia de la región con Venezuela tiene un límite” por Jan Martínez Ahrens – El Pais – 17 de Octubre 2017

1508165227_294335_1508166021_noticia_normal_recorte1.jpg
Uno de los cerebros de la diplomacia estadounidense analiza para EL PAÍS la situación en Venezuela, Cuba y México : Thomas Shannon, subsecretario de Estado para Asuntos Políticos,
Thomas Shannon es el gran referente de Latinoamérica dentro del Departamento de Estado. Diplomático de carrera, embajador, subsecretario con George W. Bush, Barack Obama y Donald Trump, su visión destila años de conocimiento directo del hemisferio. Con ese bagaje, habla con prudencia, pero sin titubeos sobre Venezuela, Cuba, el muro de México, los dreamers y el propio Trump. Es miércoles en Nueva York y Shannon acaba de participar en el Foro de Economía Global, organizado por la Cámara de Comercio España-EE UU y EL PAÍS.

Pregunta. El presidente Trump quiere construir un muro fronterizo con México y que lo paguen los mexicanos. En amplios sectores de México esto se percibe como una agresión.

Respuesta. El presidente no lo entiende como un acto de agresión sino como una manera de asegurar al pueblo americano que, después de décadas de inmigración ilegal, tenemos la capacidad de saber quién está entrando en los EE UU y por qué. No es un rechazo al migrante, sino que queremos tener capacidad de asegurar nuestras fronteras y que la migración sea ordenada, segura y predecible. Entiendo las sensibilidades y las respeto. El asunto, de hecho, tiene su controversia en el Congreso de EE UU.

P. Al Congreso le ha pedido el presidente que financie el muro con México a cambio de regularizar a los dreamers.

R. Hasta cierto punto todos somos dreamers. El propio presidente Trump ha mostrado su cariño y respeto hacia ellos. Pero insisto, necesitamos políticas sostenibles. Si no hay apoyo del Congreso, si estamos gobernando por decreto, todo lo que hace un Ejecutivo puede ser derribado por el próximo. Nuestro sistema empuja al acuerdo en las políticas más importantes. Si queremos tener una estrategia de migración, en este caso para los dreamers, es el Congreso el que debe buscar un pacto. El presidente está en el lugar correcto: está forzando al Congreso a tomar las medidas necesarias.

P. ¿Y en el caso del Tratado de Libre Comercio de América del Norte? ¿Qué pasa si fracasa la negociación?

R. Después de décadas de Tratado se han formado unas impresionantes cadenas de valor que realmente conectan los mercados de Norteamérica. Deshacerlas sería obra de Hércules. Por eso los tres países tienen buenas razones para acercarse en la renegociación, y hacerlo con mucha seriedad y con el propósito de tener éxito.

P. Venezuela es el punto más caliente de Latinoamérica. ¿Después de las sanciones, cuál es el siguiente paso de EE UU?

R. Habrá que esperar a ver qué pasa con las elecciones regionales. Pueden representar otro empujón para sentar al Gobierno en la mesa y que busque con la oposición una salida pacífica y democrática a la crisis. Nuestra política y nuestras sanciones tratan de forzar un acuerdo. Dicho metafóricamente: cuando uno está fundiendo acero, necesita mucho calor en el crisol. Pero al final del día son los venezolanos quienes tienen que encontrar una solución. Fue el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero quien dijo que el problema de Venezuela es de convivencia. Y el mismo presidente de la Asamblea, Julio Borges, afirmó una vez que los venezolanos son los que deben decidir si quieren reconciliarse o pelear.

P. ¿Cómo ven la situación de España y lo que está ocurriendo con Cataluña?

R. España es un gran aliado y amigo, un país con quien hemos establecido una relación de beneficio mutuo y nuestro interés es profundizarla, estrecharla. No es mi propósito entrar en temas internos. Pero España unida es más fuerte que una España desunida. Eso no quiere decir que no respetemos la diversidad política, lingüística e histórica. Al norte, nosotros tenemos a Quebec con las mismas ganas y la misma trayectoria. Pero Quebec es más fuerte dentro de Canadá. Y desde nuestro punto de vista, Cataluña también lo es.

P. Pero el presidente de EE UU ha llegado a apelar a la opción militar.

R. El presidente mantuvo una serie de reuniones y llamadas telefónicas con todos los líderes del hemisferio y estos le comunicaron la importancia de la no intervención. Pero lo que el presidente está expresando es que la paciencia de la región tiene un límite. No se trata de una amenaza, sino de decir que Venezuela es un país demasiado importante para dejarlo a la deriva por años. Mire, el pueblo venezolano ha mostrado una resiliencia y una fuerza para superar la adversidad impresionantes, y eso ha permitido al país atravesar momentos de escasez que hubieran causado explosiones en otros lugares. Pero sería un error pensar que la paciencia y capacidad del pueblo venezolano representan la apatía. No es así. Es un país que requiere una solución a su crisis política.

P. ¿Hay peligro de golpe interno por parte de los militares?

R. Desde 1958, las fuerzas armadas venezolanas no se han metido en política doméstica. Y es muy importante que, con todos los problemas que les aquejan, incluidas las acusaciones de corrupción, mantengan una posición institucional y constitucional.

P. Cuba se ha vuelto otro foco de crisis. ¿Por qué han expulsado a diplomáticos cubanos por los ataques sónicos si no saben si fueron ellos los culpables?

R. Tuvimos que expulsar a diplomáticos cubanos para subrayar la importancia del problema. Hemos sufrido unos 50 ataques contra 21 cargos de nuestra embajada. Todo ello ha ocurrido en un país que controla el movimiento de nuestros diplomáticos. Es cierto que no hemos identificado al culpable, pero Cuba es el responsable del bienestar y la seguridad de los diplomáticos. En un Estado como el cubano y con unos servicios de seguridad como los que tiene y que controlan a nuestros cargos, ellos deben saber lo que está pasando. Es difícil que no lo sepan.

P. ¿Y quién podría ser?

R. No lo sabemos.

P. En febrero, Raúl Castro se retira. ¿Temen algún cambio en la relación con EE UU?

R. Si uno lee el último discurso del vicepresidente, Miguel Díaz-Canel, fue de tono fidelista e indica que dentro del partido comunista hay tendencias. Cualquier persona que quiera sustituir a los Castro tendrá que sustituir a los Castro, es decir, a los dos. Pero este es un tema cubano, no tenemos mayor influencia.

 

Comunicado del Grupo de Lima sobre las elecciones regionales en Venezuela – 5 de Octubre 2017

Venezuela acusa a EE UU ante la ONU de ejercer “terrorismo psicológico” por Sandro Pozzi – El País – 25 de Septiembre 2017

El canciller de Exteriores denuncia que la Administración que preside Donald Trump trata de acabar con la independencia del país
1506343056_549004_1506343170_noticia_normal_recorte1.jpg
Venezuela ha utilizado este jueves el plenario de la Asamblea General de las Naciones Unidas para denunciar las amenazas de intervención militar de Estados Unidos. También acusó a la Administración que preside Donald Trump de ejercer “terrorismo psicológico”, por incluir a su país en la lista sujeta a restricciones de viajes. “Estas listas son incompatibles con el derecho internacional”, afirmó el canciller Jorge Arreaza.

El ministro de Exteriores denunció que la independencia de su país está siendo puesta en peligro por parte de la “potencia opresora”. “Esta casa, la del multilateralismo y del respecto a la igualdad de los estados, ha sido profanada, irrespetada y ofendida una y otra vez por poderes arrogantes, que pretenden imponer sus reglas de juego unilaterales, las reglas de la guerra, del sufrimiento y del dolor”, dijo.

Y parafraseando la intervención del expresidente Hugo Chávez ante el mismo estrado hace once años, cuando George W. Bush lideraba la guerra en Irak, el jefe de la diplomacia venezolana insiste en que “aquí sigue oliendo a azufre”. “Donald Trump utilizó esta misma tribuna para anunciar guerras, la destrucción total de estados miembros y la aplicación de medidas coercitivas ilegales”, denunció.

Jorge Arreaza recordó que ya el presidente demócrata Barack Obama calificó a Venezuela como una amenaza a la seguridad nacional de EE UU. “Tenemos la obligación de denunciar ante el mundo que nuestro pueblo ha sido amenazado directamente con el uso de la fuerza militar más poderosa que haya existido en la historia de la humanidad”, afirmó, al tiempo que citó las sanciones económicas impuestas.

El canciller habló de la disposición de Caracas de entablar un diálogo con Washington, basado en el respeto mutuo. Pero también dejó claro que, ante estas amenazas, el Gobierno de Nicolás Maduro está dispuesto a defender su soberanía “en cualquier escenario y bajo cualquier modalidad”. También pidió a la ONU que cree mecanismos para “neutralizar” este tipo de pretensiones unilaterales.

El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, expresó por su parte el rechazo rotundo a “cualquier insinuación de intervención militar” en conflictos internos. América Latina, reiteró ante el plenario, es una región en paz y está “monolíticamente unida” contra una retórica que considera “no es racional ni prudente”. “Solo aporta violencia, pobreza e inestabilidad”, concluyó, sin citar directamente de la crisis venezolana.

 

A %d blogueros les gusta esto: