elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Refugiados

Huida y regreso al infierno por Miguel Henrique Otero – El Nacional – 17 de Mayo 2020

2019082608585583990
En 2016, comenzó a extenderse el cada vez más terrible y complejo fenómeno social venezolano, que ha consistido —y consiste— en huir del país. Con el paso de los días, las semanas y los meses, la huida se masificó. Creció de forma extraordinaria en los años siguientes, hasta que en 2018 adquirió las proporciones de problema continental, que ha exigido —y exige todavía— la movilización de autoridades, gobiernos, organizaciones no gubernamentales y organismos multilaterales. En varios artículos me he referido a esta cuestión. A comienzos de 2019 estuve en Cúcuta (capital del Departamento Norte de Santander), ciudad frontera del oeste de Colombia, y pude ver a miles de venezolanos en condición de refugiados, escuchar los testimonios de unos pocos, y comprender la magnitud del dolor y la incertidumbre que envolvían sus vidas.

La primera cuestión que quiero recordar aquí es que alrededor de 4 millones de personas huyeron de Venezuela en un período de unos cinco años. Huyeron ante lo que entendieron como peligros inminentes: el hambre en constante crecimiento; el espacio público en manos de grupos armados; el colapso sostenido de los servicios públicos —especialmente la energía eléctrica y el agua potable; la liquidación de empresas y la desaparición de fuentes de empleo; la aniquilación, en la realidad, de los servicios hospitalarios y de atención primaria. Huían, por la razón primordial que se huye de las dictaduras, las guerras y las catástrofes: para salvar la vida.

Un porcentaje, menor a 8%, lo hizo por vía aérea, atendiendo a una mínima planificación. Más de 90% salió por las fronteras, en buses, arremolinados en camiones, en bicicletas o emprendiendo largas y penosas marchas a pie. Personas solas —especialmente jóvenes—, parejas de todas las edades y hasta familias con niños y bebés, tomaron el riesgo incalculable de cruzar la peligrosísima frontera de Venezuela y Colombia, o la también riesgosa frontera de Venezuela y Brasil, buscando sobrevivir.

Se cuentan por cientos de miles —léase bien, cientos de miles— las personas que huyeron sin un destino al que dirigirse. Que a veces no tenían más referencia que el nombre de un pueblo o una ciudad en Perú, Colombia, Ecuador o Brasil. No más que eso. O que habían escuchado de algún vecino, que tenía un familiar en tal parte. Y nada más. Huían sin un centavo en los bolsillos, sin ninguna perspectiva concreta de trabajo, sin un lugar donde dormir, sin información o idea de cuál sería el punto en el que finalmente se establecerían. Literalmente, sin nada, salvo ese voluntarismo tan poderoso que consiste en sobrevivir.

A lo largo de estos años, no ha habido un día en el que los venezolanos que huyeron no hayan sido fuente de noticias. Para los gobiernos de varios países, mencionaré aquí los de Colombia, Brasil, Ecuador, Perú, Chile, Bolivia y Panamá, pero también otros, el torrente venezolano ha exigido invertir recursos de toda índole, para atender la emergencia. En la respuesta de las autoridades de la región latinoamericana ha predominado la solidaridad activa, a pesar del costo político que ello ha supuesto.

De distintas partes del mundo, no solo de América Latina, han surgido informaciones que hablan de sorprendentes emprendimientos, de indiscutibles demostraciones de talento, de proyectos que han logrado posicionarse en la producción, los servicios, lo académico o lo cultural. Pero no es todo. También ha ocurrido, especialmente en algunas ciudades de Colombia, Ecuador y Perú, que venezolanos han participado en delitos y acciones criminales. Algunos de estos hechos han sido el producto de una violencia atroz. Esa criminalidad extrema ha sido un factor clave, no lo podemos negar, que ha contribuido a despertar ciertas lamentables expresiones de xenofobia, que es también un tema que merecería una mayor atención de parte de los gobiernos, pero también de entidades como la Cepal, con capacidad de producir un diagnóstico sobre este candente asunto, en el ámbito de toda la región.

Así las cosas, la irrupción de la pandemia ha significado para cientos de miles de compatriotas, que habían logrado establecerse de algún modo en decenas de países —con sacrificios, aceptando empleos precarios, viviendo en condiciones de enorme dificultad—, nada menos que la obligación de regresar a Venezuela, toda vez que la debacle económica que ha desatado el covid-19, hace inviable, insostenible, la posibilidad de mantenerse en los países a los que huyeron. Puesto que la crisis económica tiene un carácter planetario, no queda otra alternativa que volver al propio país.

Un capítulo que merece la mayor atención de los lectores es la nueva ruta de padecimientos que están sufriendo miles y miles de venezolanos que, sin recursos, sin ahorros, sin apoyo de ningún ente, están obligados a regresar a Venezuela, y que no encuentran cómo hacerlo. Muchos están en condiciones de hambre y en la calle, especialmente en América Latina. Compatriotas durmiendo en las calles, apostados en las puertas de alguna embajada, en esperas sin final previsible en terminales de buses o afrontando los peligros de nuevas caminatas, son las nuevas escenas que nos están proveyendo los medios de comunicación.

Como lo advertí en mi artículo del domingo pasado, Venezuela se ha convertido en un territorio que se han repartido centenares de bandas de delincuentes, en su mayoría bandas armadas. En eso consiste la tragedia que deben afrontar los cientos de miles que ya han comenzado a regresar: que no regresarán a una nación, sino al infierno del socialismo del siglo XXI, ahora mismo en una situación mucho peor que cuando se marcharon.

Venezuela : A lack of information and crisis management – Torino Economics – 30 de Abril 2020

Screen Shot 2020-05-01 at 1.27.31 PM

Para acceder al Informe completo abrir el siguiente enlace :

Special Note Venezuela 30 04 2020

Reclusión sin comida, sin colchones y con golpes al que critica: así trata el régimen de Nicolás Maduro a los venezolanos que regresan por Alex Vasquez y Patricia Laya – Infobae – 9 de Abril 2020

A pesar de que el dictador prometió recibir con los brazos abiertos a los compatriotas que vuelven a su país por la crisis mundial del coronavirus, la realidad es muy distinta cuando llegan

Una mujer con una mascarilla cerca de la frontera entre Colombia y Venezuela. Miles de venezolanos que emigraron en los últimos años decidieron regresar a su país porque se quedaron sin empleo por la crisis mundial del coronavirus. (Reuters)

Una mujer con una mascarilla cerca de la frontera entre Colombia y Venezuela. Miles de venezolanos que emigraron en los últimos años decidieron regresar a su país porque se quedaron sin empleo por la crisis mundial del coronavirus. (Reuters)

(Bloomberg) El Gobierno del presidente Nicolás Maduro les prometió una cálida bienvenida a los migrantes venezolanos que perdieron sus empleos en medio de la crisis del coronavirus. En cambio, duermen sobre el pavimento en sofocantes campamentos de cuarentena, donde son golpeados si reclaman.

Cuando Edgard López se subió a un autobús lleno en Bogotá el 4 de abril, pensó que le faltaban pocos días para ver a su familia por primera vez en tres años. Acababa de perder su trabajo en una fábrica de productos de limpieza que cerró mientras dure la cuarentena impuesta por las autoridades colombianas.

En cambio, López está detenido en el puesto de control fronterizo de las fuerzas armadas con cientos de personas, incluidos niños y mujeres embarazadas.

Dijeron que si salíamos negativos en las pruebas podríamos seguir hacia nuestros destinos. Todo fue una mentira”, dijo López, de 37 años, por mensaje de texto. “Ponen el agua solo dos veces al día durante dos horas y somos 330 personas. Si me hubiesen dicho que esto sería así, jamás me hubiese regresado”.

A medida que se cierran sectores de la economía colombiana, miles de venezolanos vuelven a casa solo para ser detenidos por las fuerzas de seguridad. El Gobierno venezolano ha impuesto medidas de cuarentena a los migrantes que regresan, en un esfuerzo por evitar que la pandemia desborde su sistema de salud en decadencia. Pero no está preparado para tratar con ellos.

El país ha confirmado 167 casos de la enfermedad y nueve muertes.

Los venezolanos denuncian maltratos en los refugios informales que el régimen montó en las ciudades fronterizas donde los fuerzan a pasar la cuarentena a su regreso.

Los venezolanos denuncian maltratos en los refugios informales que el régimen montó en las ciudades fronterizas donde los fuerzan a pasar la cuarentena a su regreso.

A todos hay que recibirlos con amor, cariño y todas las medidas preventivas”, dijo Maduro sobre los venezolanos que regresan, en la televisión estatal el 5 de abril. “Ahora sabrán que tienen una patria. Una patria libre, solidaria, que los recibe con los brazos abiertos”.

Más de 6.000 migrantes han regresado durante la semana pasada, según la legisladora opositora Gaby Arellano, quien está ayudando a los compatriotas que regresan. Es probable que vengan muchos más. Dado que los 1,8 millones de migrantes venezolanos de Colombia a menudo viven en albergues que cobran el alquiler por noche, y en su mayoría trabajan en la economía informal, la crisis los dejó sin hogar casi de inmediato.

El Ministerio de Información de Venezuela no respondió a solicitudes de comentarios.

Luis Camargo ha estado retenido en el mismo puesto fronterizo durante cuatro días desde que cruzó en su camino de regreso hacia su esposa e hijos en el estado de Zulia, en el occidente de Venezuela. La única comida que recibe cada día es una arepa de harina de maíz en la mañana y un par de cucharadas de arroz para el almuerzo, dice.

Hoy intentaron fugarse algunos y fueron capturados por los guardias. Sus familias no saben dónde están”, dijo Camargo, de 37 años, el lunes por mensaje de texto. “Otro que criticó al Gobierno fue golpeado”. Muchos regresan por las trochas informales ya que el gobierno colombiano decidió cerrar el puente Simón Bolívar para evitar la expansión de la pandemia.

A los que están en el campamento fronterizo se les informó que permanecerán detenidos durante al menos 14 días, el periodo normal de incubación del virus. Sin embargo, la escasez de combustible en el país, que ha paralizado gran parte del transporte de Venezuela, podría hacer que su regreso a casa con sus familias sea aún más largo.

Es de alto riesgo mantener a venezolanos sin síntomas, que reporten resultados negativos en la prueba rápida, mantenerlos en refugios”, dijo Laidy Gómez, gobernadora del estado fronterizo de Táchira en un webcast. “Si no los aborda el coronavirus, que se puede desatar en la cuarentena, los puede abordar otra enfermedad de salud pública que se puede generar por la cantidad de personas concentradas sin garantías de servicios públicos”.

San Antonio del Táchira, donde están detenidos muchos de los migrantes, “es un pueblo pequeño que no cuenta con la infraestructura adecuada”, dijo Freddy Bernal, aliado de Maduro a cargo del mantenimiento de la paz en la frontera venezolana con Colombia, en la televisión estatal. “Hemos hecho un esfuerzo sobrehumano para darle medianas comodidades a estas personas”.

Bernal dijo que las autoridades habían ordenado miles de colchones y estaban instalando baños, duchas y lavabos en algunas de las instalaciones. Un representante de prensa de Bernal no respondió a preguntas sobre las condiciones de los migrantes.

A más de 483 kilómetros de distancia, en Barquisimeto, el Gobierno también ha puesto en cuarentena a unos 200 venezolanos que regresaron de Colombia en los últimos días. El grupo fue apiñado en pequeños apartamentos, con alimentación insuficiente— y a veces podrida— y maltratado por soldados, según la ONG de derechos humanos Provea.

Maduro dijo que el Gobierno se estaba preparando para recibir a 15.000 venezolanos de Colombia, Ecuador y Perú. Se estima que seis millones de venezolanos han emigrado en los últimos años.

De qué países de América Latina son los refugiados que hacen de España la nación con más solicitudes de asilo de la Unión Europea por BBC News/El Nacional -26 de Febrero 2020

En lo que va de 2020 España se ha convertido, por primera vez en su historia, en el país europeo que más solicitudes de asilo recibe. Y la razón hay que buscarla en América Latin

Los venezolanos ya son los terceros mayores solicitantes de asilo en toda la Unión Europea. Y la inmensa mayoría busca refugio en España | AFP

En lo que va de 2020 España se ha convertido, por primera vez en su historia, en el país europeo que más solicitudes de asilo recibe.

Y la principal razón hay que buscarla en América Latina.

Según datos de la Comisión Europea y la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) citados por el diario español El País, en las primeras seis semanas de 2020 España recibió 17.457 solicitudes de refugio, por 15.305 de Alemania y 14.767 de Francia.

Y detrás de esos números está el notable crecimiento de las solicitudes de refugio hechas por ciudadanos latinoamericanos, las que han llegado a sumar hasta 3.700 por semana.

Como es de esperar la mayoría de estos solicitantes provienen de Venezuela, el tercer país de origen de quienes buscan refugio en la Unión Europea detrás de Siria y Afganistán.

Pero en el último año la UE también ha registrado un número récord de peticiones de latinos de otras nacionalidades.

La firma de un acuerdo de paz y la desmovilización de las FARC no ha detenido el éxodo de colombianos | GETTY IMAGES

En 2019 «los colombianos presentaron más del triple de solicitudes que en 2018, pasando del decimoséptimo al quinto puesto», destaca el más reciente análisis de tendencias de la Oficina Europea de Apoyo al Asilo (EASO, por sus siglas en inglés).

Y, según el mismo reporte, el año pasado también se duplicó el número de hondureños, salvadoreñosnicaragüenses y peruanos que hicieron solicitudes de asilo en los países de la UE+, denominación que también incluye a Suiza y Noruega.

Las solicitudes de cubanos también aumentaron dramáticamente (74%).

Y a diferencia de lo que sucede, por ejemplo, con las solicitudes de sirios y afganos, las peticiones de asilo de los latinos se concentran casi exclusivamente en un mismo país: España.

Un único destino…

Efectivamente, según la EASO -que no publica cifras desglosadas por país de destino- más de dos tercios de las solicitudes de sirios y afganos registradas se repartieron «en dos países de la UE +», y las cifras de la CEAR dejan claro que España no es uno de ellos.

En contraste, 9 de cada 10 venezolanos (92%) pidió refugio «en un único país», y la mayoría de latinoamericanos también privilegia aquel con el que comparten un idioma y estrechos lazos históricos y culturales: España.

Cada vez más centroamericanos que antes habrían buscado refugio en EE.UU. están tratando de lograr asilo en España | AFP

«80% de las solicitudes fueron presentadas por personas de América Latina», destaca la CEAR del número récord de peticiones de asilo registradas en el país en 2019: 118.264.

Y es que con EE UU endureciendo cada vez más su discurso y políticas para con los migrantes, los latinos también parecen cada vez más dispuestos a aprovechar el hecho de no requerir de visa para viajar a tierras europeas.

«En noviembre de 2019, los ciudadanos con derecho a ingresar sin visa al Área Schengen presentaron más de una cuarta parte de todas las solicitudes en la UE +. La mayoría eran de América Latina», destaca el reporte de la EASO.

… y varios países de origen

Según las autoridades europeas, entre los cada vez más solicitantes latinoamericanos también destaca un número cada vez mayor de menores no acompañados.

Pero, como ya se hizo notar, esto no es lo único que está aumentando.

La mayoría de latinoamericanos no necesita visa para viajar a los países del área Schengen | GETTY IMAGES

Efectivamente, incluso en el caso venezolano, que es resultado de una crisis que dura años, las últimas cifras sugieren un repunte de la migración a tierras europeas.

Según la Oficina Europea de Apoyo al Asilo, «los venezolanos presentaron el doble de solicitudes en 2019 que en 2018».

De hecho, noviembre de 2019 fue el mes con más solicitudes de asilo de venezolanos desde que la EASO empezó a llevar registros, en 2014.

«Los ciudadanos de Colombia, Irak, Pakistán, Turquía, Irán, Nigeria y Albania también presentaron un número significativo de solicitudes, pero de estos, solo los colombianos continuaron solicitando asilo en mayor número que en meses anteriores», destacó también la agencia europea.

Y es que la firma de un acuerdo de paz y la desmovilización de las FARC no ha detenido el éxodo de colombianos, con muchos de los que llegan a Europa afirmando huir de la violencia.

Así las cosas, en este momento 25% de todas las solicitudes de asilo hechas en España son de colombianos, no muy lejos de 35% sumado por los venezolanos.

Entre 40% restante, por su parte, se destacan hondureños (5,8%), nicaragüenses (5%), salvadoreños (4%) y peruanos (3,4%), según cifras de la CEAR.

Es una tendencia que explica por qué Honduras, Nicaragua, El Salvador y Perú ya están en el Top 30 de países solicitantes de asilo en la UE, con El Salvador ubicándose en el puesto 20.

La situación política en Nicaragua luego de las protestas de abril de 2018 ha hecho explotar el número de solicitudes de asilo de nicaragüenses | AFP

La mayoría de centroamericanos huye de la pobreza y la violencia, por lo general personificada por las maras o pandillas que asolan el llamado «Triángulo del Norte»: El Salvador, Honduras y Guatemala.

Pero el aumento más significativo es, de lejos, el de los nicaragüenses, quienes después de sumar solo 31 solicitudes en 2017 alcanzaron 1.368 en 2018 y más de 4.420 en 2019, según cifras de ACNUR-España.

Y la mayoría de los «nicas» se presentan como potenciales víctimas de la represión estatal luego de las protestas de abril de 2018.

Camino difícil

A pesar de acumular 80% de todas las solicitudes de asilo hechas en España, sin embargo, los latinos no necesariamente lo tienen más fácil.

Según la EASO, venezolanos y colombianos reciben únicamente 1% de respuestas positivas en primera instancia, en comparación con 83% de los sirios.

Aunque la institución acota que, en el caso de los venezolanos, la tasa de reconocimiento «no incluye los permisos de residencia por razones humanitarias en virtud de la legislación nacional se otorgan automáticamente a los ciudadanos venezolanos en algunos países de la UE +».

Migrantes de Venezuela, Sudán, Marruecos y Siria compartiendo la cocina del restaurante Refusión de Madrid | AFP

De hecho, según la CEAR, en 2019 España solo le concedió estatus de refugiado a 48 venezolanos, pero le emitió permiso por razones humanitarias a 39.667, lo que equivale a una respuesta negativa en únicamente 0,5% de los casos.

En contraste, durante el mismo año las autoridades españolas reconcomieron a la misma cantidad de ciudadanos colombianos, pero les emitieron permisos de residencia por razones humanitarias a solo 10, denegando un total de 5.168 solicitudes (es decir, a 98,8% de los casos fallados).

Mejor respuesta recibieron los salvadoreños (que obtuvieron estatus de refugiados en 10,5% de los casos), nicaragüenses (16%) y hondureños (19%), siempre considerando solo casos ya resueltos.

Pero, como destaca El País, España es uno de los países de la UE que menos solicitudes de asilo reconoce, ofreciendo protección internacional en únicamente 5% de los casos.

Y esto, según el diario español, la coloca «en la cola de Europa, con cifras parecidas a las de Hungría y muy lejos de la media de la UE», que según la CEAR es de 30%.

Guaidó pacta en Washington una estrategia para evacuar a Maduro por David Alandete – ABC -7 de Febrero 2020

La líder demócrata Nancy Pelosi recibe al presidente encargado de Venezuela en el Capitolio e insta a todos los países a que le apoyen

Screen Shot 2020-02-08 at 10.29.43 PM.png

Juan Guaidó mantuvo ayer una serie de reuniones de alto nivel en Washington durante las cuales coordinó con el Gobierno de Donald Trump una serie de medidas para retomar la campaña de presión para forzar la caída del régimen de Nicolás Maduro en Venezuela. El presidente encargado de Venezuela, presidente también de la Asamblea Nacional, fue recibido por el jefe de la diplomacia norteamericana, Mike Pompeo, con quien trató sobre la creciente injerencia de Rusia en Venezuela, y con el director de la Agencia de EE.UU. para el Desarrollo Internacional (Usaid), Mark Green, que le detalló planes para incrementar la ayuda humanitaria para los refugiados en el continente y los desplazados internos.

El apoyo al cambio en Venezuela no es una cuestión partidista, y existe un amplio consenso sobre la necesidad de destituir a Maduro para forzar una transición a la democracia en el país caribeño. Por eso, en medio de la guerra del «impeachment» y sus efectos inmediatos, la presidenta de la Cámara de Representantes y líder demócrata, Nancy Pelosi, recibió ayer personalmente a Guaidó en el Capitolio para debatir también sobre qué medidas puede tomar el poder legislativo para apoyar el cambio en Venezuela. «El sufrimiento del pueblo de Venezuela es algo que debe preocupar a todos los países del mundo. Todos aquí le apoyamos en su lucha, señor presidente», dijo Pelosi. Guaidó, a su lado, indicó que había tratado también con la líder demócrata «qué hacer para acabar con este régimen de terror, que destruyó Venezuela, que alberga a miembros del ELN (guerrilla colombiana), que promueve el terrorismo internacional y que inunda de narcotráfico las calles de EE.UU.».

El de ayer fue el segundo encuentro en dos semanas de Guaidó con el secretario de Estado, Pompeo, quien tras la reunión dijo en un comunicado que trabajará para que el apoyo al cambio en Venezuela se mantenga firme. «El secretario Pompeo y el presidente interino Guaidó hablaron sobre las vías en que las fuerzas democráticas y sus socios internacionales pueden abrir juntos el camino a un Gobierno de transición responsable de supervisar una elecciones libres y justas a la Asamblea Presidencial y a la presidencia. Ambos acordaron redoblar los esfuerzos para proporcionar al pueblo venezolano lo que han estado exigiendo durante años: el fin de la dictadura de Maduro y el restablecimiento de la democracia, la prosperidad económica y la dignidad del pueblo de Venezuela».

Ayuda a los refugiados

La jornada la comenzó Guaidó con una visita a la sede de Usaid, que en apenas dos años ha dedicado a la crisis venezolana más de 650 millones de dólares (590 millones de euros). Una gran parte ha sido dedicada a ayudar con alimentos y medicinas a los cinco millones de refugiados venezolanos que viven en otros países, especialmente en Colombia. No hay de momento programas de Usaid, con sus partidas presupuestarias correspondientes, que administre directamente el Gobierno interino de Venezuela. Sí que costea esa agencia norteamericana de sus fondos de asistencia los viajes y otros gastos de manutención a asesores de la Asamblea Nacional y el Gobierno de transición. Según dijo ayer Green, el director de Usaid, «estas ayudas se emplearán para restaurar la paz y la democracia» en Venezuela.

Después, Guaidó fue recibido por el Secretario General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, al que acompañaron miembros del Consejo Permanente de esa institución. Almagro fue crucial en el reconocimiento internacional de Guaidó como presidente encargado de Venezuela hace un año. La última vez en que Guaidó estuvo en Washington, en diciembre de 2018, ya se reunió en la misma sede de la OEA en Washington. Según Almagro, «el presidente encargado Guaidó ha tenido una actuación encomiable en resistir a los embates del régimen». «Tenemos la responsabilidad en la comunidad internacional de apoyarle y trabajar conjuntamente con él para que siga afirmándose», añadió.

En su frenética agenda de reuniones, Guaidó sí tuvo tiempo de revelar que pronto regresará a Venezuela, tras este cierre de gira, «para hacer lo que sea posible para acabar esta crisis y esta tragedia». El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha sido muy claro en sus advertencias de que si el régimen de Maduro se atreve a detener a Guaidó a su regreso, «sufrirá muy graves consecuencias», según dijo un alto funcionario de la Casa Blanca en una conversación con periodistas.

Según dicen a ABC fuentes conocedoras de la reunión que mantuvoGuaidó con Trump en el Despacho Oval el miércoles, el encuentro, celebrado a puerta cerrada, se alargó más de lo previsto, y en él se trató de ayuda diplomática a Venezuela, sanciones, el apoyo de Rusia a Maduro y una estrategia para forzar la caída del régimen. Según esas fuentes, Trump preguntó por qué esa visita no se había producido antes y expresó su firme compromiso con seguir peleando por la caída de Maduro. El pasado 30 de abril, un pronunciamiento cívico-militar de los opositores, apoyado por una parte del Gobierno de EE.UU., acabó fracasando estrepitosamente. Después de defender repetidamente la necesidad de un cambio de régimen en Venezuela, Trump dejó que el asunto pasara a un segundo plano durante unos meses. Con esta visita, Venezuela vuelve a la primera fila de los problemas internacionales en la agenda de Trump y la Casa Blanca.

 

Crisis refugiados de Venezuela – ONU – Diciembre 2019

El éxodo venezolano ya es una cifra gruesa a nivel global, lo dice el Banco Mundial por Caleb Zuleta – ALnavío – 23 de Diciembre 2019

Entre las estadísticas que el Banco Mundial destaca este 2019 aparece el éxodo de los venezolanos. Lo ubica, entre 2016 y noviembre de 2019, en 4,6 millones. Pero esa cifra puede no ser real. Porque el volumen del éxodo no se detiene. Hoy las estadísticas llevan atraso.

El éxodo venezolano podría llegar a 6,5 millones en 2020, según la ONU / Foto: Acnur
El éxodo venezolano podría llegar a 6,5 millones en 2020, según la ONU / Foto: Acnur

Dice el Banco Mundial que “la cantidad de refugiados es más alta que nunca”. Así cierra 2019. El Banco Mundial preparó una data en la que refleja cómo ha evolucionado el problema, y los países regiones más afectados del planeta. En esas estadísticas aparece Venezuela. Señala el organismo que “la cantidad de personas desplazadas del mundo aumentó a 70,8 millones en 2018”. No es una cifra cualquiera. Si se desglosa, el problema es dramático. Señala el BM que en esos 70,8 millones de desplazados suman:

Un récord de 25,9 millones de refugiados.

41,3 millones de personas desplazadas internamente.

3,5 millones de personas que buscan asilo.

Afirma que “el número de individuos que busca protección internacional fuera de su país de origen se ha incrementado un 70% desde 2011”, y agrega que “cerca del 85% de los refugiados son acogidos por países en desarrollo”.

El informe muestra que en 2018, el 67% de los refugiados provino de cinco países:

La República Árabe Siria, Afganistán, Sudán del Sur, Myanmar y Somalia.

Pero esa cifra se ha quedado atrás. La ONU ya proyectaba 5 millones para finales de 2019. Y podrían ser 6,5 millones en 2020 como 8 millones en un par de años más si la crisis no se soluciona.

Luego es que anota el caso del éxodo venezolano. Los que han salido del país desde que llegó Nicolás Maduro al poder. Desde que se instaló una crisis con todas las variantes políticas, económicas y sociales, y que analistas, políticos, organismos de la ONU, califican de crisis humanitaria.

Dice el BM que “por su parte, más de 4,6 millones de venezolanos dejaron su país entre 2016 y noviembre de 2019, principalmente para trasladarse a Colombia, Perú y Ecuador”.

Pero esa cifra se ha quedado atrás. La ONU ya proyectaba 5 millones para finales de 2019. Y podrían ser 6,5 millones en 2020 como 8 millones en un par de años más si la crisis no se soluciona.

Señala el informe que “el Grupo Banco Mundial está incrementando marcadamente su financiamiento para países afectados por fragilidad, conflicto y violencia -lo que incluye fondos específicos para refugiados y países receptores-, hasta llegar a más de USD 20.000 millones, y está trabajando con las Naciones Unidas para responder a las crisis prolongadas y las situaciones posteriores a las crisis”.

El permiso humanitario que concedió España a 40.000 venezolanos fue gracias a esta ONG por Daniel Gómez – ALnavío – 20 de Diciembre 2019

39.697 venezolanos han recibido un permiso humanitario que les permite residir y trabajar legalmente en España. La ONG Un Salvavidas para Venezuela ha jugado un papel fundamental en que esto sea así, negociando con los partidos políticos, estableciendo contacto con otras organizaciones, con el gobierno, con Europa e incluso con la Casa Real. Hoy celebran el resultado del esfuerzos. Lo agradecen. Y también fijan nuevos objetivos.

Esta ONG de venezolanos se fundó en 2005 / Foto: Un Salvavidas para Venezuela
Esta ONG de venezolanos se fundó en 2005 / Foto: Un Salvavidas para Venezuela

“Lo conseguido es muy importante”, dice al diario ALnavío el venezolano William Cárdenas, coordinador de la ONG Un Salvavidas para Venezuela, creada en 2005 para ayudar a compatriotas que han viajado a España en busca de un mejor futuro.

Para Cárdenas y el resto de integrantes de la ONG este viernes es un día de celebración. Se supo que 39.697 venezolanos han recibido permisos humanitarios en España, una medida de excepción aprobada por el gobierno de Pedro Sánchez para atender a aquellos venezolanos que migraban al país, pero que veían cómo las autoridades les negaban el estatus de refugiado o de protección subsidiaria al no cumplir los requisitos que traza la ley.

“Esto es un primer paso. Más adelante habrá que determinar cuáles serán las medidas posteriores dependiendo de lo que ocurra en Venezuela. El carácter temporal de la medida indica que está sujeta a eventuales cambios. El gobierno podría prorrogarla y extender la prórroga al menos a otro año más”.

Según la Oficina Europea de Apoyo al Asilo, al96% de los venezolanos que llegan a España se les niega este tipo protección. Cuando se hacía firme esta resolución, explicó Cárdenas, se les daba un plazo de 15 días para abandonar España. “Al no tener residencia legal estaban en desprotección”.

A partir de 2019 esto cambió, pero el gobierno comenzó con las concesiones de permiso humanitario por razones excepcionales. De esta forma a los que se les negó el asilo no sólo consiguen residencia por un año (prorrogable a dos), sino que también logran papeles para trabajar.

“Esta medida apareja el permiso de trabajo casi de forma automática. Es lo que necesitan estos venezolanos que han llegado huyendo de la realidad en Venezuela. Son personas formadas que tienen que proveerse su sustento y el de sus familiares. Además, no sólo contribuyen al bienestar de los suyos, sino al de España con el pago de los impuestos nacionales y de la seguridad social”, comentó William Cárdenas.

Un Salvavidas para Venezuela comenzó a trabajar por el permiso humanitario para venezolanos en mayo de 2018. Entonces estaba el gobierno de Mariano Rajoy, pero duró poco ya que en un mes el PSOE de Sánchez lo tumbó con una moción de censura. Esto no frenó los esfuerzos de la ONG.

Primero se pusieron en contacto con Fernando Fernández, defensor del Pueblo, quien envió una recomendación al ministro del Interior socialista, Fernando Grande-Marlaska.

Mientras, lograron el apoyo del PP y de Ciudadanos en el Congreso y en el Senadopara impulsar la iniciativa. También se aliaron con otras 60 ONGs para dirigirse a Pedro Sánchez, a la Comisión Europea, a la Eurocámara, e, incluso, a la Casa Real.

Gracias a la suma de esfuerzos el Ministerio del Interior comenzó a implantar el permiso humanitario. William Cárdenas ahora dice estar agradecido. A las autoridades que le brindaron apoyo, y a los venezolanos que confiaron en su ONG. También se marca nuevos retos.

“Esto es un primer paso. Más adelante habrá que determinar cuáles serán las medidas posteriores dependiendo de lo que ocurra en Venezuela. El carácter temporal de la medida indica que está sujeta a eventuales cambios. El gobierno podría prorrogarla y extender la prórroga al menos a otro año más”, dijo.

España concede un permiso humanitario a casi 40.000 venezolanos por María Martin – El País – 20 de Diciembre 2019

La Oficina de Asilo resuelve más de 60.000 peticiones, pero aún acumula 120.000

asilo venezolanos
Familias con niños demandantes de asilo el pasado 26 de noviembre frente al Samur Social. DAVID G. FOLGUEIRAS

Casi 40.000 venezolanos han recibido este año un permiso para residir y trabajar legalmente en España por razones humanitarias. Las 39.697 autorizaciones tienen un plazo de un año, prorrogable 12 meses más. Este reconocimiento se concede prácticamente en su totalidad a venezolanos solicitantes de protección internacional que no cumplen con los requisitos establecidos por ley para ser reconocidos como refugiados pero que, por decisión del Gobierno, reciben casi automáticamente este permiso. Otras nacionalidades, como la ucrania, la salvadoreña, la hondureña y la colombiana, suman entre todas poco más de un centenar de autorizaciones de este tipo.

Priorizar la resolución de los expedientes de venezolanos, más de un 60% de todos los casos estudiados, es parte de la estrategia adoptada por el Ministerio del Interior para aliviar la saturación que enfrenta la Oficina de Asilo y Refugio. Los venezolanos, sumidos en una crisis humanitaria, suponen aproximadamente el 35% de los casi 110.000 solicitantes de asilo que han llegado a España este año; y la resolución rápida de sus casos permite descongestionar ligeramente el sistema. Aunque sobre el papel, debe estudiarse caso por caso, los expedientes de los venezolanos se tramitan más rápido porque a un 96%, según la EASO, se les deniega el estatus de refugiado o la protección subsidiaria, las principales figuras de la protección internacional.

La Oficina de Asilo acumula cerca de 120.000 expedientes sin resolver, casi una cuarta parte del total de casos pendientes en toda la Unión Europea, según datos de septiembre de la Oficina Europea de Apoyo al Asilo (EASO, en sus siglas en inglés). La demora en resolver los casos ha llevado ya a la red de acogida, a la que acuden los solicitantes de asilo más vulnerables, al borde del colapso. Desde hace meses son recurrentes las imágenes de familias durmiendo al raso en Madrid.
A pesar de las cifras que posicionan a España como uno de los países más lentos en resolver expedientes de la UE, la Oficina de Asilo ha resuelto este año 62.641 solicitudes, cinco veces más que en 2018.

Interior atribuye esta mejora al plan de choque que puso en marcha el ministro Fernando Grande-Marlaska y por el que, hasta ahora, se han convocado 219 plazas de interinos para reforzar la plantilla y se trabaja en actualizar un programa informático de los años 90.

Ten things keeping Maduro in power revisited – Latin American Risk Report – 17 de Diciembre 2019

Venezuela’s de facto president continues to have cash, foreign allies and loyal security forces

About one year ago I published an article about ten things keeping Maduro in power. While I’ve written several articles during the year about the threats to Maduro’s stability and still believe he remains quite vulnerable to losing power in 2020, that article in December 2018 remains among my most accurate as Venezuela’s de facto president remains in power as 2019 closes. Many of the same factors that were keeping Maduro in power at the end of 2018 remain at the end of 2019. In spite of a major push by Juan Guaido and the international community, they haven’t managed to undermine these factors.

1) Legitimacy of the status quo – Maduro lacks democratic legitimacy and popular support. There is almost no chance he could win a free and fair election. Over 50 countries recognize a different president of Venezuela. But the fact that he started the year in charge remains the key reason he is able to remain in charge. Momentum and incumbent advantage are powerful forces in politics for both democracies and authoritarian regimes. The two decades of Chavista rule have included numerous institutional maneuvers that make change difficult.

2) Balance of power based on fear of the unknown – The vast majority of Venezuelans want Maduro gone. Rumors suggest that many in his own coalition want him removed. But there remains significant fear (and rightly so!) about what comes next. Many of the individuals who have the access and ability to remove Maduro from power are afraid that they would lose power, influence and wealth in the ensuing power struggle and they very well might be correct in that assumption.

3) The security forces – There were defections in 2019. Several thousand soldiers, sailors, airmen and national guardsmen left their posts and never returned. A few key generals including the head of Sebin defected as well. And yet, the vast majority of the leadership and the lower level forces remained with Maduro. That continued support from the security forces comes from a combination of duty, corruption, and fear as well as the knowledge that those who have tried to turn against Maduro so far have failed and faced severe consequences.

4) Repression, surveillance and counter-intelligence – The government continues to shoot, torture and illegally detain political opponents. The FAES raid poor neighborhoods and execute young men. Military counter-intelligence ensures the top generals and the rank and file feel a climate of fear and do not dare to actively plot a coup. Sanctions and threat of prosecution does not appear to have slowed the levels of repression. Though there were indications that some military and police units refused to engage in brutal tactics in 2019, others including FAES and DGCIM have more than filled the gap.

5) Cuba – The Diaz-Canel regime continues to support Maduro and neither the international community nor the Guaido coalition has given Cuba a good reason to stop doing so. Cuba provides political advice and intelligence personnel who help Maduro keep his own security forces in line and undermine plots to oust him.

6) China, Russia, Turkey, Iran – Of the four, Russia has been the most important for keeping Maduro in power during 2019. Russian military forces and security contractors have an active presence in Venezuela. Russian financial ties and Rosneft oil trades have been among the most critical factors in assisting Maduro in evading sanctions. The other three still matter in terms of providing support and financing, but Russia is the Black Knight who protects Maduro more than any other.

7) Lack of regional options and will – Most of the region supports Juan Guaido. The Lima Group publishes regular statements. The OAS has discussed Venezuela. TIAR has been invoked. Unfortunately, outside of strongly worded statements and some limited individual sanctions, very little has actually been done. This has gotten worse since the wave of protests and anti-incumbent sentiment hit the region starting in September. Macri lost his reelection. Chile, Colombia and Ecuador all experienced destabilizing protests. Bolsonaro has shown himself not eager to involve Brazil. There is little reason to believe the region will be more focused on Venezuela’s need for a transition in 2020 than they have been this past year.

8) Food as a political weapon – On one hand, compared to 2018, there is an increasing amount of dollars, importation of food has been smoothed out, and there are fewer shortages. If you have dollars, you can generally get what you want in Caracas. On the other hand, most Venezuelans don’t have dollars and don’t live in Caracas. That means a majority of Venezuelans in December 2019 still fail to eat three meals per day. Children go hungry and malnourishment remains a stark problem in the country. The government continues to use its leverage over food supplies and prices to manipulate the public.

9) Refugees – The exodus of people leaving Venezuela now numbers around five million. By encouraging people to flee the country, the government gets rid of a portion of the population that would otherwise stay and protest. The mass migration also increases the amount of remittances returning to the country.

10) Cash – Sanctions evasion, corruption, and the firesale of gold have given Maduro just enough cash to hold on. The full dollarization of the economy to take advantage of remittance money has extended his rule by a few more months, though it will exacerbate tensions with those still being paid in Bolivars including government workers and police. While Maduro and his inner circle have probably not had their best year in terms of personal finances, most of the Venezuelan population is suffering far more.

Analysis: Cash, Allies and Loyalty
Maduro’s removal is almost certainly contingent on a change of three factors:

his cash flow,

his international alliances,

and the views of his inner circle and the security forces.

Those three factors are interdependent. His international alliances are key to his cash flow and the money has a direct impact on the loyalty of those around him.

The regime is running out of gold and cannot mine more fast enough out of the Orinoco belt to replace what is being strip mined out of the Central Bank. The oil industry – while exports increased in November – provides far fewer cash-producing barrels than it did at the end of 2018. Russia helps the sanctions evasion and ships pallets of hard currency in exchange for gold and oil, but as I’ve argued previously, Russia is likely pulling more resources from Venezuela than it is providing Maduro.

None of the above ten points I’ve listed are dependent on Juan Guaido, others within the coalition of Maduro opponents, or the population at large. That’s not to say that opposition cohesiveness, infighting and strategy don’t matter. They certainly play a role in keeping pressure on Maduro both domestically and internationally. The opposition’s recent infighting helps keep Maduro in power, and the Maduro regime’s attempts to repress and break apart the Guaido coalition shows that the de facto president understands that his opponents matter.

The big shift, as of the end of 2019, is the dollarization of the economy. This reversal of a long-held Chavista policy of currency controls has provided relief to the top levels of the economic pyramid. This includes many who are among the sectors who led protests in 2007, 2014 and 2017. However, dollarization has increased inequality and made life more difficult for the poorest as well as government workers. If a protest wave hits Venezuela in 2020, it very well might be led by the sectors that have been left out by the dollarization of the economy rather than the traditional opposition. That would present a different public pressure threat than the Chavistas have faced in the past two decades. It could potentially shake the loyalty of those around Maduro.

Maduro wants new legislative elections and Guaido has long insisted that new presidential elections are necessary, but with Maduro leaving power as a precondition. Any new election process, whether or not the opposition participates, is a risk to Maduro and his hold on the legitimacy of the status quo. Elections are often a key moment of pressure, even for authoritarian regimes that manipulate and abuse the process.

A %d blogueros les gusta esto: