elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Refinerias

CITGO, el asedio de un ícono por Luis A. Pacheco – La Gran Aldea – 3 de Diciembre 2019

download

Más allá del papel que CITGO debe jugar en la eventual recuperación de Venezuela, dejar perder un activo que simboliza las aspiraciones del país que queremos volver a tener sin dar la pelea, es impensable, diría que hasta irresponsable. Cuando recobremos como Nación nuestras instituciones, podremos decidir con inteligencia qué hacer de la Industria Petrolera Nacional en general y de CITGO en particular.

Luis Ernesto Aparicio, el insigne pelotero venezolano, jugó con los Medias Rojas de Boston en las temporadas 71 al 73, ya en las postrimerías de una eximia carrera que lo llevaría al Salón de la Fama del Béisbol de Grandes Ligas.

Los que crecimos admirando a Aparicio en la Maracaibo petrolera de esos tiempos, pocas oportunidades tuvimos de ver transmisiones de televisión donde pudiéramos deleitarnos con sus hazañas en el Fenway Park. Little Louie, como se le conocía, patrullaba el amplio terreno entre segunda y tercera base, con el llamado “Monstruo Verde” -la altísima pared que hace casi infranqueable al jardín izquierdo del Fenway Park- de telón de fondo. Allende del Monstruo Verde, sobre el techo del edificio en el 660 de Beacon Street, se alzaba ya entonces uno de los íconos de la ciudad de Boston y de Fenway Park: El gigantesco logo de CITGO; que ocupa ese lugar desde 1940 y en su presente forma triangular desde 1965.

Ni Aparicio, y menos aún los venezolanos de a pie, se imaginaban entonces que ese logo iba a convertirse en un símbolo, primero de la pujante industria petrolera venezolana, luego objeto de ataques políticos, y hoy en un estandarte de la Venezuela que lucha por recuperar la senda de la libertad y el bienestar.

En 1986, la petrolera estatal venezolana, PDVSA, en el desarrollo de su llamada estrategia de internacionalización, adquirió el 50% de CITGO, subsidiaria de Southland Corporation. PDVSA obtenía así la propiedad del 50% del complejo de refinación de Lake Charles en el estado de Louisiana, la sexta refinería más grande de los Estados Unidos, con una capacidad de procesamiento de 425 mil barriles diarios. En 1990, PDVSA adquiría el restante 50%.

Para 1990, PDVSA controlaba cinco refinerías en el territorio norteamericano con una capacidad de procesamiento de casi un millón de barriles por día, cinco millones de barriles de capacidad de almacenamiento y acceso 12.500 estaciones de servicio, la red más grande de los Estados Unidos (Auge y Caída de un PetroestadoErnesto Fronjosa).

Esta estrategia de aseguramiento de mercado, muy criticada en Venezuela, fue también implementada por otros países productores como MéxicoArabia Saudita y Kuwait, quienes buscaron asegurar mercado comprando intereses en refinerías en los Estados Unidos y Europa.

“La recuperación de la reputación de una empresa no es fácil de lograr, sobre todo después de años de mala administración, pero sin duda hoy CITGO va por buen camino”

La llegada de Hugo Chávez a la presidencia de Venezuela, en 1999, le dio voz y poder a los actores que de manera secular habían criticado a PDVSA en general, ya las estrategias de internacionalización y apertura en particular, y que ahora veían la oportunidad de desmontarlas desde adentro. Es así como, partir de 2003, la nueva administración de PDVSA inicia un proceso de desinversión, tanto en los Estados Unidos como en Europa, por razones empresariales que nunca han estado claras, ni pretendemos analizar aquí. Es fácil deducir, sin embargo, que los fondos obtenidos de la venta de esos activos terminaron siendo dilapidados en la bacanal de desperdicio que fue la administración de Hugo Chávez y su sucesor Nicolás Maduro.

Ya para el 2016, el sistema CITGO se había reducido a sólo tres refinerías – Lake CharlesCorpus Christi y Lemont– con una capacidad de procesamiento de 750.000 barriles por día, sustancialmente reducida desde su apogeo a principios de siglo, pero aún el 7% de la capacidad de refinación norteamericana.

El fondo del barril de esta des-internacionalización, para decirlo de alguna forma, sucede en el 2016, cuando PDVSA ofrece como colateral el 50.1% de las acciones de CITGO para lograr postergar hasta el 2020 el pago de unos bonos que vencían en el 2017, -la legalidad de esta operación fue cuestionada en su momento por la Asamblea Nacional-. Posteriormente, ese mismo año, PDVSA ofreció a la empresa rusa Rosneft el 49,1% restante de las acciones de CITGO a cambio de un préstamo.

De esa manera, CITGO, otrora el barco insignia de la industria petrolera venezolana, termina siendo asediada por los acreedores de PDVSA y de la República; víctima de la incompetencia gerencial y de las políticas equivocadasde las administraciones de los últimos 20 años.

Cuando amanece el 2019, y la situación política venezolana se vuelve fluida, la Asamblea Nacional (AN) se encuentra no sólo con un andamiaje del país en general en franco deterioro, sino que también entiende que los activos de PDVSA en el exterior, en particular el sistema CITGO, estaban en peligro de ser perdidos por falta de gestión del régimen de Maduro.

Así las cosas, el presidente de la Asamblea Nacional y presidente interino, Juan Guaidó, con el acuerdo de la Asamblea Nacional y el apoyo del gobierno norteamericano, asume la decisión, temprano en su gestión, de tomar control de la cadena de propiedad de CITGO y a esos fines nombra las juntas que se ocuparán del resguardo de esos importantes activos.

“El sistema de refinerías CITGO ha empezado a levantar cabeza operacional y financieramente”

Hoy, sólo meses más tarde, la gestión de esos grupos continúa, es una tarea compleja y de largo aliento. Sin embargo, uno puede y debe apuntar hacia los logros que esas decisiones de la Asamblea Nacional y el Presidente interino han materializado por medio de los profesionales nombrados para tales fines.

Por una parte, el sistema de refinerías CITGO, que había pasado a ser una especie de paria dentro del sistema petrolero y financiero donde opera, ha empezado a levantar cabeza operacional y financieramente. La recuperación de la reputación de una empresa no es fácil de lograr, sobre todo después de años de mala administración, pero sin duda hoy va por buen camino. Las acciones de la nueva dirección de CITGO, proba y profesional, han comenzado a tener efectos positivos en lo empresarial, en la recuperación de la moral organizacional y en la percepción de sus suplidores y clientes. Un trabajo de ladrillo a ladrillo, con mucho que hacer todavía, pero con hombres y mujeres, venezolanos y norteamericanos, comprometidos con esa nueva visión. Los resultados operacionales y financieros de CITGO a la fecha dan fe de esto.

Por otro lado, como ya apuntamos, CITGO es el locus de una serie de demandas de acreedores tanto de PDVSA como de la República, y esos temas son tan o más complejos de gestionar que el refinar petróleo y vender productos. En ese sentido, se ha venido desarrollando toda una estrategia legal y política que a la fecha nos permite el tiempo y el espacio para buscar soluciones estructurales mientras se resguardan los activos para la Nación venezolana. Esa también es una tarea larga, compleja y muy difícil, pero que es importante acometer.

Uno se pudiera preguntar ¿para qué todo esto?, ¿por qué no dejar perder CITGO? Después de todo sería sólo uno más de los múltiples desafueros del régimen.

Más allá del papel que CITGO debe jugar en la eventual recuperación de Venezuela, dejar perder un activo que simboliza las aspiraciones del país que queremos volver a tener sin dar la pelea, es impensable, diría que hasta irresponsable. Ya más adelante, cuando recobremos como Nación nuestras instituciones, podremos decidir con inteligencia qué hacer de la Industria Petrolera Nacional en general y de CITGO en particular.

En el 2006, Hugo Chávez, en su discurso ante las Naciones Unidas, calificó al entonces presidente norteamericano George W. Bush como el “diablo”. Jerry McDermott, concejal de la ciudad de Boston, propone que el logo de CITGO, en 660 Beacon Street, sea removido como retaliación a la ofensa; la sugerencia es desestimada por el Alcalde Thomas Menino, quién argumenta que el logo es un símbolo de la ciudad; el logo sobrevive.

Aparicio ya no juega en Fenway Park, los que conceptualizaron la internacionalización ya son historia, pero la excelencia que ellos simbolizan se resiste a desaparecer y vive detrás del Monstruo Verde: Un icono asediado que se resiste a morir.

Junta ad hoc de Citgo presentó balance de gestión de los últimos nueve meses – El Nacional – 7 de Diciembre 2019

Entre los logros destacados de la filial está la extensión de la Licencia 5 del Bono Pdvsa 2020 por parte del Departamento del Tesoro para impedir que los acreedores tomen el control de la filial por el impago de la deuda

Balance

En el informe, la filial de Pdvsa destacó entre los logros de la recuperación de la petrolera, el mantenimiento a las refinerías de Lake Charlee, Lemont y Corpus Christi. Estas dos últimas, aumentaron su capacidad en 20.000 barriles de petróleo diario.

Asimismo, durante el tercer trimestre, las tres refinerías presentaron un incremento de utilización de 94% y la capacidad de la petrolera para exportar productos terminados aumentó 36%.

«En los primeros nueve meses del año, la compañía registró beneficios, siendo rentable en un año adverso para las refinerías del golfo de Estados Unidos. Además, se logró refinanciar con éxito 70% del total de la deuda de sus entidades», acotó la compañía en su informe.

Citgo también acotó en su balance que logró renovar por un año más la licencia de operación en Estados Unidos de la Fundación Simón Bolívar. Mediante esta, y con la colaboración de distintas ONG, se ha tratado la crisis humanitaria que azota a Venezuela.

Entre los logros más destacados de la petrolera, está la protección otorgada por el Departamento del Tesoro, que modificó la Licencia 5 del Bono Pdvsa 2020, para evitar que los tenedores pudieran tomar control por el impago de la deuda.

Refinerías de Pdvsa en EEUU solo producen el 9 % de su capacidad por Sabrina Martín – PanamPost – 6 de Diciembre 2019

Las refinerías de Pdvsa en Estados Unidos operan solo al 9,3 % de su capacidad instalada, mientras que por el contrario las estadounidenses funcionan al 91,9 %

Las refinerías gestionadas por Pdvsa en Estados Unidos operan solo al 9,3 % de su capacidad instalada (Alba Ciudad)

Venezuela, el país con las mayores reservas petroleras en el mundo disminuyó la producción de sus refinerías en Estados Unidos al mínimo de su capacidad. Procesa solo uno de cada 10 barriles para los que tendría capacidad.

De acuerdo con la agencia de noticias Bloomberg, las refinerías gestionadas por Pdvsa en Estados Unidos operan solo al 9,3% de su capacidad instalada, mientras que por el contrario las estadounidenses funcionan al 91,9 %.

La producción de crudo en el país suramericano va en caída libre; solo en septiembre cayó un 19 % hasta llegar a los 749 000 millones de barriles diarios. Esta cifra se asemeja a la que Venezuela tenía hace 74 años, a pesar de que el país suramericano cuenta con las mayores reservas petroleras del mundo.

En octubre Nicolás Maduro anunció que espera aumentar la producción petrolera a 1,6 millones de barriles diarios. Una afirmación que a simple vista es imposible de cumplir.

A la baja cifra de producción de crudo se suma el desplome de las exportaciones petroleras, debido a las sanciones internacionales con las que se busca limitarle el ingreso de divisas a la dictadura y así presionar la salida Maduro. Además, por la falta de mantenimiento, la estatal petrolera genera diariamente derrames de crudo en suelo venezolano.

Edgar Chacín@geologochacin

El gráfico de producción de que les presento, entre las cuencas de y la Oriental de , tienen en común lo siguiente: a partir de 1999 vino el desplome, coincidencias, causalidades ? Leo sus opiniones.

Ver imagen en Twitter

PDVSA en ruinas

«No tenemos barcos alineados esperando para cargar crudo (…) Tampoco hay barcos que descarguen productos importados en nuestros muelles. PDVSA se está aislando sin la posibilidad de vender o comprar. Esa es la realidad», reconoció una fuente de la petrolera estatal, bajo anonimato, a S&P Global Platts.

Por su parte, el economista José Toro Hardy, quien fue miembro principal del directorio de PDVSA antes de la llegada de Hugo Chávez al poder, le explicó al PanAm Post que Venezuela destina la mayoría de lo que poco que produce PDVSA, al consumo interno y al pago de las deudas adquiridas con China y Rusia.

En el país suramericano todas las refinerías se encuentran prácticamente fuera de servicio. Esta semana la estatal petrolera planea reiniciar el procesamiento limitado de crudo en Amuay, la mayor refinería del país, luego de un apagón y un incendió que cerró la planta el pasado 20 de septiembre. Por otra parte, la refinería de Cardón ha estado inactiva desde julio, mientras que la refinería del Palito, en Puerto Cabello, está fuera de servicio desde 2017.

Según Toro Hardy, PDVSA es la empresa que más aportaba al crecimiento de la economía venezolana y hoy en día es la que más aporta al empobrecimiento del país.

Para reactivar la industria petrolera se requieren inversiones tan grandes que escapan a la posibilidad de un mercado de reservas (…) Si queremos reactivar la industria petrolera, cosa que siempre será posible porque el petroleo sigue estando en el subsuelo, tendrá que ser a base de inversiones privadas. Por eso digo que este régimen mató el sueño de la nacionalización.

Todo indica que la promesa del régimen de Maduro, de producir 1,6 millones de barriles diarios, será imposible de cumplir, pues en Venezuela no están dadas las condiciones, ya que para tal fin se debería acondicionar la infraestructura petrolera, reparar los daños, aumentar las ventas y contar con personal capacitado para producir al menos un millón de barriles. Cuando Hugo Chávez llegó al poder en Venezuela se producían 3.2 millones de barriles diarios, hoy la cifra se encuentra alrededor de los 650 000 barrilles diarios.

Refinería de Curazao extendió acuerdo de operaciones con Pdvsa – El Nacional – 2 de Diciembre 2019

Refinería di Koursou extendió por un año el contrato que permite a Pdvsa operar ese complejo con capacidad de 335.000 barriles de crudo diario

curazao Pdvsa

Refinería di Koursou, una refinería estatal de Curazao, otorgó una extensión del acuerdo que permite a Pdvsa operar dicho complejo petrolero, quecuenta con una capacidad de 335.000 barriles diarios. Así lo reseñó Reuters.

El contrato vigente tiene fecha de culminación para finales de este año.

Se conoció por boca de sus portavoces en septiembre que había conversaciones con Klesch Group, un conglomerado de productos industriales para que se encargaran de la operatividad de Refineria di Koursou. Sin embargo, a la fecha no se han concretado negociaciones y se mantiene en la búsqueda de un nuevo operador.

Por tal razón, la refinería decidió extender el acuerdo con Pdvsa como una medida de transición, por el plazo de un año.

Reuniones

Manuel Quevedo, presidente de Pdvsa y ministro de Petróleo, tuvo una reunión en julio con el gobierno de la isla para reafirmarle el interés de seguir operando la refinería.

El sábado pasado hubo un nuevo encuentro en Caracas, en el cual participó Quevedo y representantes de  Refinería di Koursou, para discutir las bases del nuevo acuerdo.

Uno de los puntos tratados fue el de la posible realización de labores de mantenimiento a la instalación.

Venezuela Creditor Cleared to Resume Citgo Seizure Efforts by Andrew Scurria – The Washington Post – 30 de Septiembre 2019

An appeals court lets Crystallex International Corp. restart a debt-collection lawsuit targeting Venezuelan oil refiner

A Citgo Petroleum refinery in Sulphur, La.

A U.S. appeals court is letting one of Venezuela’s creditors resume efforts to take control of Citgo Petroleum Corp. and raising the odds of a forced sale for the South American nation’s largest seizable asset in the U.S.

The U.S. Court of Appeals for the Third Circuit on Monday lifted a stay that had frozen attempts by Crystallex International Corp., a defunct Canadian gold miner, to wrest Venezuela’s 100% ownership stake in Citgo as compensation for a $1.4 billion government debt.

Crystallex, which partnered with Venezuela on a gold-mining venture that soured in 2011, has said it wants to put those shares up for sale.

Monday’s ruling removes an impediment to the potential auction and marks a defeat for Venezuela’s U.S.-backed opposition leaders, who have tried to safeguard the company from seizure since taking effective control of the refining company from President Nicolás Maduro’s government.

As Venezuela’s largest-known external asset, Citgo is an obvious source of payment for bondholders and multinational companies that are owed billions of dollars by Venezuela and have grown impatient during the country’s recent economic and political meltdown.

A forced sale would require approval from the U.S. Treasury Department. Citgo has considered filing for bankruptcy as one of several options to sort out competing claims on the company. Besides Crystallex, other companies with claims against Venezuela also are targeting Citgo for compensation, including Owens-Illinois Inc.,ConocoPhillips Co. and Rusoro Mining Ltd.

But the Canadian company was the first to fight its way to the company’s front door, winning permission from a Delaware federal judge last year to seize Venezuela’s shares in Citgo’s U.S. parent company.

The takeover bid had been put on hold while the Venezuelan opposition filed appeals. But in July, the Third Circuit upheld the seizure ruling. Monday’s order allows Crystallex to resume its efforts in Delaware to wrest control of Citgo.

One of the largest U.S. refiners and a wholly-owned Venezuelan state asset since 1990, Citgo has said that a sale of the company would put its debt into default, jeopardizing thousands of U.S. jobs. Citgo also remains a flashpoint in the political struggle gripping Caracas, where President Maduro has kept his hold on key state institutions and the military despite food shortages, rampant hyperinflation and international criticism over human-rights abuses.

Led by self-proclaimed president Juan Guaidó, Venezuela’s opposition government took effective control of Citgo in February from the Maduro regime and urged U.S. courts to protect the company from creditors. Citgo’s refineries were key buyers of Venezuelan crude until the White House imposed sanctions that shut down oil trading between the U.S. and Venezuela. Now, Citgo is under new leadership and all but severed from its owner, state oil giant Petróleos de Venezuela SA.

Mr. Maduro’s government last year paid Crystallex $500 million in hopes of saving Citgo from seizure but failed to pay additional installments, prompting Crystallex to resume its collection efforts.

Opposition leaders have lobbied the Trump administration to protect Citgo from seizure through executive action and claimed in August that new sanctions protected the company from falling into creditors’ hands. But Treasury Department officials later clarified to market participants that PdVSA bondholders could foreclose on a controlling stake in Citgo if they weren’t paid, people familiar with the matter said. Those bondholders are owed more than $900 million later this month.

Pdvsa rancho – Editorial El Nacional – 2 de Septiembre 2019

El contenido de nuestro escrito editorial se fundamenta hoy en las declaraciones del ciudadano Iván Freites, secretario general del Sindicato de Trabajadores Petroleros y Gasíferos. Las responsabilidades de su cargo, pero también la experiencia acumulada al servicio de la industria de los hidrocarburos, nos colocan ante una fuente confiable, capaz de suministrar pormenores que habitualmente se desconocen sobre la marcha de Pdvsa.

Ahora nos ahorraremos las cifras sobre el descenso de la producción petrolera y las comunicaciones que circulan en las publicaciones especializadas, ampliamente conocidas, para acudir a las situaciones de deterioro y abandono por las cuales nos guían las noticias de un informante tan metido en el asunto. No busquemos hoy estadísticas, ni análisis técnicos, sino solo la realidad transmitida por un elocuente y valiente sindicalista.

No hay manera de que Pdvsa vuelva a ser lo que fue o de que se levante del estado de postración en el cual se encuentra, afirma Freites. Pero no se refiere a un problema de mercado internacional, ni a un bache pasajero, ni a desencuentros técnicos con colegas del extranjero, por ejemplo, sino a un abandono de los rudimentos de vigilancia y a un predominio de conductas irresponsables e ilegales que han convertido a la primera industria del país en un rancho desvencijado, en un ventorrillo próximo al abismo.

¿Quiénes desprenden las tuberías, o roban los cables y los tornillos para venderlos después en negociados particulares, o para sacarlos de contrabando hacia Colombia y hacia las islas del Caribe? Los miembros de las fuerzas armadas que tienen obligaciones de custodia en las instalaciones. Ha ocurrido así un desmantelamiento progresivo, que se trata de paliar acudiendo al parche y al remiendo para que la primera industria del país se haya vuelto un rancho doloroso en cuyo interior se resumen la inexistencia de la probidad oficialista, la dejación de responsabilidades elementales y la tragedia de todos los venezolanos.

Si eso han hecho los chavistas con la gallina de los huevos de oro, si así se ha cebado la usurpación con la prolífica e insustituible fuente de nuestro sustento, debemos suponer que han hecho igual o peor en otras áreas fundamentales de la vida venezolana. Preguntemos a los representantes de esas parcelas de la economía y de la administración pública y seguramente harán coro con la sonora voz del ciudadano Iván Freites.

Trouble in Caracas – Gibson Shipbrokers – 23 de Agosto 2019

Weekly Tanker Market Report

In January 2019 the Trump administration announced tough sanctions against PDVSA, designed to halt US imports of Venezuelan crude. The US government also blocked access to its financial system for PDVSA transactions. Overall, sanctions have had the desired effect. Crude trade to US refineries came to a halt since February, down from approximately 0.5 million b/d in 2018. US also stopped exporting clean petroleum products (CPP)to Venezuela, most notably naphtha, used to dilute extra heavy grades to make synthetic crude for exports. Venezuela was largely unable to find a replacement for US clean products, with the volume of CPP imports into the country down by more than 50% compared to levels in 2018. Meanwhile, the economic and political situation in the country continued to deteriorate, while the mounting shortage of skilled personnel, financing and badly needed repairs/maintenance for oil installations translated into a further decline in the country’s crude production. The IEA estimates that Venezuela’s output declined between January and July by 470,000 b/d, down to 0.81 million b/d, its lowest level in decades.

Screen Shot 2019-08-27 at 7.54.43 PM.png

Despite the decline in absolute volumes, long haul crude shipments to Asia (mainly to China and India) have continued, being backed by debt to Chinese and Russian companies. In fact, long-haul trade has somewhat increased in recent months. Preliminary results from ClipperData show that the country’s crude exports to the East averaged around 675,000 b/d during the 1st half of 2019, up by nearly 100,000 b/d versus the same period last year. However, these volumes are still below the levels seen in 2016/17. It also appearsVenezuela has made some progress in adapting to challenges faced. In July Argus reported that PDVSA started the transition of its inactive heavy crude upgraders, used to produce synthetic crude mainly for US sales, into blending sites to maximise production of Merey blend, which is in demand for Asia buyers. AIS data supports this statement, with shipments of the grade up this year versus the historical trend. More recently, it has also been reported that PDVSA signed an agreement with a Chinese engineering company to repair Venezuela’s refineries. Venezuela will repay in oil products.

Taking into account these developments, it is perhaps not surprising to see fresh US sanctions, with the Trump administration freezing all Venezuelan government assets in the US. The latest sanctions do not explicitly sanction nonUS companies that do business with the US; however, the order threatens to freeze US assets of any entity determined to have “materially assisted” the Venezuelan government. Most likely, it is up to the US authorities to decide what “material assistance” actually means and so the willingness to sanction directly Russian and Chinese companies is yet to be tested.

All in all, the position of the Maduro government appears increasingly uncertain, with the latest sanctions only adding to a long list of problems faced. Reuters has already reported that China National Petroleum Corp (CNPC) has halted August loadings from Venezuela, as the company worries that it could be hit by secondary US sanctions. Potentially, Venezuela’s crude output could decline further and with it, long haul trade to the East. On its own, this undoubtedly is a negative development for tanker demand; however, with rising output out of the US, Brazil and robust prospects out of neighbouring Guyana, this will simply slow but not stop the growth in long haul trade from the Americas to the East.

Para salvar a las refinerías casi que hay que reconstruirlas por Gabriela Saavedra – El nacional – 25 de Agosto 2019

Iván Freites reveló que alrededor de 100.000 barriles diarios de productos refinados, producidos en el Complejo de Refinación de Paraguaná, van destinados al contrabando y hacia Cuba.

Refinerías de Pdvsa
En 2018 renunciaron 342.000 trabajadores, según cifras de Petróleos de Venezuela. | FOTO: @PDVSA

La empresa petrolera China Wison Engineering desmintió el pasado martes las afirmaciones del régimen de Nicolás Maduro. Negó que acordara reparar las principales refinerías de Petróleos de Venezuela a cambio del suministro de productos de petróleo pesado.

«Wison no está involucrado en ningún contrato de trueque en Venezuela para reparar el Complejo de Refinación de Paraguaná», aseguró a Argus un portavoz de la sede de la compañía en Shanghai.

Iván Freites, secretario general del Sindicato de Trabajadores Petroleros y Gasíferos, corroboró esa información en una entrevista concedida a El Nacional. Aclaró que una delegación china acudió a las refinerías del CRP para evaluar su situación, no para negociar.

El motivo de la evaluación china

Detalló que ese estudio de campo tiene como objetivo mostrarle a China información fidedigna de la situación de las refinerías. En especial, el estado de las plantas productoras de gasolina, tales como las de alquilación, las reformadoras de nafta y de destilación.

Agregó que el propósito es que ante un eventual cambio de poder en el país, el gobierno chino sepa qué va a plantear y acordar en una negociación de la deuda que Pdvsa tiene con China.

“Lo que quieren tener a la mano es una información fidedigna en las que ellos puedan decir: ‘Esta planta, estos pozos, estas instalaciones, son las que yo puedo negociar en caso del pago de la deuda’”, indicó Freites.

La nación asiática ha prestado 50 mil millones de dólares al oficialismo a cambio de petróleo en la última década, según BloombergAdemás, es uno de los 14 gobiernos que respaldan a Maduro.

Críticas condiciones de las refinerías

Freites aseguró que el estado de las refinerías en el país es muy grave. Recordó que en 1998, Pdvsa tenía 4.400.000 barriles de capacidad de refinación, ello debido a las plantas que había en el extranjero.

En la actualidad, ese panorama es distinto pues Pdvsa apenas logra procesar 700.000 barriles diarios.

En Venezuela, solo se están produciendo 120.000 b/d, obtenidos únicamente en la refinería de Amuay, de 1.300.000 barriles en 1998.

“Perdimos a nivel internacional más de 2.000.000 de barriles diarios de capacidad instalada. Todas las plantas fueron vendidas”, señaló Freites.

Precisó que Venezuela cuenta con una sola planta catalítica encargada de producir las gasolinas básicas, mientras que las otras tres restantes, Cardón, El Palito y Puerto La Cruz, se encuentran paralizadas.

“Apenas estamos produciendo entre 30.000 y 40.000 diarios en la refinería de Amuay, es decir, el déficit sobrepasa los 120.000 barriles por día”, señaló sobre la situación del consumo nacional.

Dijo que las precarias condiciones en la que se encuentran las refinerías son tan críticas que prácticamente es necesario reconstruirlas de nuevo.

“Muy pocas plantas se salvan de este desastre de la no inversión, del saqueo, del desmantelamiento”, afirmó Freites.

Indicó que, aunque el régimen pretenda culpar a los trabajadores petroleros de los hurtos de equipos en las refinerías, la realidad es otra.

“Las personas que ingresan a Pdvsa y los efectivos de la Fuerza Armada que custodian las instalaciones petroleras del país se roban los equipos de las plantas”, expuso.

Dijo que aunque se hiciera una gran inversión para intentar restaurar las refinerías, habrá plantas que no se podrán recuperar como las de alquilación.

Añadió que esas instalaciones están irrecuperables porque han utilizado un material llamado monel, una aleación de níquel y cobre, en los equipos y tuberías.

De exportadora a importadora

Freites sostuvo que hace más de 20 años en el país se vendían 800.000 barriles diarios de productos refinados. En la actualidad, sin embargo, Venezuela no es exportador y se convirtió en importador.

“La producción de las refinerías cayó a cero”, aseveró. Explicó que todos los días salen cargamentos, sobre todo del  CRP, con 57.000 barriles de productos refinados: gasolina, nafta y gasoil. Además, también existe un promedio de 40.000 b/d destinados al contrabando.

85 años de lucha sindical perdidos

Aseguró que en la estatal petrolera se ha retrocedido 85 años en relación a las conquistas laborales que lograron los trabajadores. Se trasladó a 1936, cuando los empleados ganaron la batalla contra las transnacionales y obtuvieron los mismos beneficios que las personas que estas compañías traían a Venezuela.

Especificó que, en la actualidad, en las instalaciones nacionales petroleras no hay agua potable, herramientas o repuestos. Aunado a ello, la protección personal no se entrega desde hace tres años.

“Los trabajadores están con salarios de 20.000 bolívares quincenales. Eso no alcanza para nada, lo que ha ocasionado es una huida masiva de las instalaciones”, declaró.

En 2018 renunciaron 342.000 trabajadores, según cifras de Pdvsa, contó. Develó que hace tres semanas se fueron 18 operadores de la refinería de Amuay porque cobraron 30.000  bolívares en su quincena.

“En Venezuela se perdió el salario, se perdió la salud, se perdió la educación, se perdió el plan de vivienda, el plan de jubilación”, recalcó.

El nuevo concubinato entre PDVSA y Wison Engineering por Gustavo Coronel – Blog Las Armas de Coronel – 9 de Agosto 2019

gse_multipart55967
La noticia del día en el sector petrolero venezolano es el convenio celebrado entre la PDVSA roja y la empresa china WISON para “reparar” las refinerías venezolanas, a cambio de diésel, ver:  https://talcualdigital.com/index.php/2019/08/07/empresa-china-acuerda-con-el-gobierno-de-maduro-reparacion-de-las-refinerias-venezolanas/.
 La PDVSA chavista se especializa en hacer convenios y celebrar contratos con el lumpen, pues es en esos convenios donde hay mayores posibilidades de comisiones, sobrepagos, sobornos y extorsiones. Así lo hemos visto en los casos de asociaciones con empresas de países sin tradición petrolera como Cuba, Uruguay o Bielorrusia, así como los convenios celebrados con Ruperti, Derwick, Roberto Rincón, Southern Procurement Services, CAMIMPEG, Energy Coal Spa, CUFERCA, PETROMARINE y múltiples otras organizaciones sin experiencia en el negocio petrolero o con algunos “traders” codiciosos y avispados como Glencore.  Las presidencias de Rafael Ramírez, Eulogio del Pino y Manuel Quevedo mantuvieron y mantienen en PDVSA una relación estrecha con los bajos fondos del mundo petrolero.
Este convenio citado luce como más de lo mismo o peor. Se hace con una empresa china de relativamente corta experiencia en el sector petrolero (menos de 20 años), cuya previa relación con PDVSA ha sido una trágica debacle, la llamada modernización de la refinería de Puerto La Cruz. Hace un año denunciamos esta perversa relación en la cual la nación venezolana ha perdido una inmensa cantidad de dinero,
ver: http://lasarmasdecoronel.blogspot.com/2018/09/la-refineria-depuerto-la-cruz-un.html , Septiembre 2018. Allí decíamos que los trabajos para esa “modernización” fueron adjudicados a la misma empresa china WISON, con financiamiento del Banco Espirito Santo, el cual fue cerrado por corrupción. Además, el presidente y mayor accionista de WISON, el Sr. Hua Bangsong fue encontrado culpable de sobornos en China por lo cual fue sentenciado a tres años de cárcel. Esa combinación de Banco Espirito Santo y WISON probó ser fatal para el proyecto, el cual debía haber sido completado en 2010 pero que aún no lo ha sido, ni remotamente, catorce años después que se comenzara la ingeniería básica, en 2005. Ver cronograma abajo.
 El costo original del proyecto era de $1300 millones y ahora se estima en unos $8000 millones, suma que PDVSA ni remotamente puede proveer. Los errores técnicos, financieros y gerenciales cometidos en este proyecto son múltiples y ameritan no solo una auditoría exhaustiva sino una investigación de carácter penal.
Sin embargo, no es eso lo que se ha hecho. Lo que se decidió ahora es extender la asociación con WISON para cubrir todas las refinerías del país, las cuales ciertamente están en el suelo, gracias a los Ramírez y los Luongo de este mundo. Es decir, no solo no hay rectificación sino premio para WISON. Quizás se deba a que ya ellos se conocen “bien” y han desarrollado “sinergias”  y acomodos que les permitirán continuar con el plan de destrucción total de la industria petrolera venezolana que apoya el generalato venezolano, en especial el general Manuel Quevedo y el General Vladimir Padrino López.

Ya la situación de PDVSA es de tal deterioro y las pérdidas de tal magnitud que no será posible para quienes han sido los responsables del desastre evadir la acción de la justicia. Hay que detener esta hemorragia ya

Se necesitan $ 240.000 millones para recuperar Pdvsa en 8 años por José Toro Hardy – El Nacional – 26 de Julio 2019

El economista advirtió que la mayoría de las refinerías del país están paralizadas por la falta de personal capacitado y la ausencia de recursos para inversión y mantenimiento

Para recuperar la producción petrolera se necesitarían, entre gastos e inversiones, al menos 30.000 millones de dólares anuales durante 8 años, lo que equivale a 240.000 millones de dólares, afirmó el economista José Toro Hardy. “Eso indica el gravísimo nivel de destrucción al que ha sido sometida la industria petrolera en Venezuela. Es evidente que el Estado venezolano carece de los recursos para hacer esas inversiones y esos gastos”.

Toro Hardy dijo que la realidad de las refinerías en el país es que están prácticamente paralizadas.

En el Complejo Refinador de Amuay se está produciendo solo 10% de la capacidad instalada, mientras que el resto prefiere estar paralizado porque no cuenta con personal capacitado para operar y porque no hay recursos para hacer las inversiones y el mantenimiento.

Toro Hardy destacó que en el Plan País hay enormes detalles sobre las acciones que se deben tomar para recuperar la industria petrolera cuando en el país ocurra un cambio político.

Sostuvo que las acciones aplicadas para el caso de Citgo, filial petrolera de Pdvsa en Estados Unidos, han sido creíbles y que la  directiva nombrada por la Asamblea Nacional ha despertado la confianza en la comunidad financiera internacional.

Puntualizó que se logró el contrato de un financiamiento de 300.000 millones de dólares. “No son medidas para presionar a (Nicolás) Maduro, son medidas para salvar a Citgo, que estaba a punto de ser perdida”, dijo.

A %d blogueros les gusta esto: