elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Reconocimiento Juan Guaidó

El Parlamento Europeo aprueba sanciones contra Maduro y ratifican a Guaidó como presidente por Daniel Gómez – ALnavío – 16 de Enero 2020

La resolución de la Eurocámara sobre Venezuela se impuso este jueves con 471 votos a favor. Con ella se reconoce a Juan Guaidó como jefe de la Asamblea Nacional y presidente encargado, y se pide a la Unión Europea que se sancione a los funcionarios chavistas que dieron el golpe contra el Parlamento, entre ellos el diputado Luis Parra. Pide también un reconocimiento a los embajadores.

El Parlamento Europeo aprueba sanciones contra Maduro y ratifican a Guaidó como presidente

La delegación de Juan Guaidó en Estrasburgo ya celebra la contundente victoria en el Parlamento Europeo. Con 471 votos a favor, 101 en contra y 105 abstenciones, los eurodiputados aprobaron este jueves sanciones contra Nicolás Maduro y dan otro espaldarazo a Juan Guaidó como presidente encargado.

La votación, explicó la vicecanciller y líder de la delegación de Guaidó en la Eurocámara, Isadora Zubillaga, sirve para:

– Reconocer a Juan Guaidó como presidente de Venezuela y presidente de la Asamblea Nacional.

– Pedir sanciones individuales para responsables y familiares del golpe al Parlamento, liderado por Luis Parra.

– Pedir a los miembros de la UE que aún no reconocen a Guaidó que lo hagan. Es el caso de Italia.

– Reconocer a los embajadores de Guaidó en Europa.

“Es una señal muy relevante de apoyo a la causa de Venezuela que representa Juan Guaidó”, dijo Zubillaga al diario ALnavío.

El diputado Wiliam Dávila, presente en Estrasburgo, valoró de manera positiva lo ocurrido en la Eurocámara. Ya este martes los grupos políticos (populares, socialistas, liberales y conservadores) habían manifestado su respaldo. De hecho, la vicecanciller de Guaidó dijo al diario ALnavío que el hecho de que la resolución se haya negociado entre los cuatro grupos principales del Parlamento es muy importante.

Un intento inútil de disuasión militar por Fernando Ochoa Antich – El Nacional – 10 de Febrero 2019

images.jpg
Me causó honda preocupación observar a Nicolás Maduro, desmedidamente obeso, trotando y vociferando arengas patrioteras a la cabeza de una unidad militar, acompañado del ministro de la Defensa y de un grupo de generales, al dar  inicio a unos ejercicios militares, sin advertir que esa acción se convertiría en el hazmerreír de los venezolanos, y lo más grave aún, no alcanzaría el objetivo disuasivo que perseguía. No logré entender cómo era posible que los altos mandos, de manera irresponsable y deshonesta, no tomaran una posición para evitar se cometiera semejante ridiculez. Intentar hacernos creer, como trataron de hacerlo, que con la realización de esos ejercicios militares podrían demostrar que la Fuerza Armada Nacional está en capacidad de disuadir a la poderosa alianza militar constituida, por Estados Unidos, Brasil y Colombia, y respaldada por la mayoría de los países americanos y europeos,  para enfrentar la usurpación madurista, es definitivamente un desvarío. Tampoco es verdad que el supuesto apoyo militar ruso y chino va a incrementar a nuestro favor la correlación de fuerza existente. He querido insistir, una vez más, sobre este asunto, ante las terribles consecuencias que deberán sufrir nuestro pueblo y la Fuerza Armada Nacional, si el egocentrismo y la ambición desmedida de poder de Nicolás Maduro, y de quienes le hacen imaginarse fortalezas que no tiene, pueden conducir a Venezuela a un enfrentamiento inútil  y a la muerte de numerosos jóvenes venezolanos.
Diferentes analistas han escrito acertadas apreciaciones de la actual  situación militar y política de Venezuela,  entre ellos mi amigo Jesús Seguías, presidente de Datincorp y prestigioso estudioso de la realidad nacional, quien recientemente expresó lo siguiente: “Donald Trump está decidido a llegar hasta el final. Quedaron cerradas totalmente las opciones de negociación que impliquen dejar a Maduro frente al gobierno”. También mantuvo que impedir el ingreso a Venezuela de la Ayuda Humanitaria puede ser la causa de  una posible intervención multilateral. Igualmente, el presidente Donald Trump en su reciente discurso sobre “El Estado de la Unión” afirmó que: “los Estados Unidos apoyan al pueblo venezolano en su lucha por la libertad”, además agregó que “todas las opciones están sobre la mesa” lo cual indica que  su gobierno está decidido a utilizar cualquier medio, incluyendo el militar, con el fin de lograr que Nicolás Maduro salga del poder.  Esta verdad  empieza materializarse al escuchar las últimas declaraciones de John Bolton, consejero de Seguridad Nacional,  y del almirante Craig S. Faller, nuevo jefe del Comando Sur de los Estados Unidos.  Por eso creo que los miembros de la Fuerza Armada Nacional, conscientes como están de la inconmensurable crisis sanitaria y alimentaria que padecen los venezolanos, deben contribuir en la recepción y protección de los envíos de ayuda humanitaria hasta su entrega a las organizaciones que han sido escogidas para su distribución.
La estrategia establecida por la importante alianza política, militar y diplomática        que enfrenta al régimen madurista está a la vista: Incrementarán, como ya lo han venido haciendo, medidas en el orden diplomático y económico hasta niveles insostenibles por Venezuela. De no lograr, en un relativo corto tiempo, la salida del poder de Nicolás Maduro se iniciará la acción militar, la cual comenzará, ante la innegable superioridad aérea, con fuertes y constantes bombardeos con la finalidad de consolidar sus objetivos militares.  Al tener certeza de la destrucción de nuestra capacidad de defensa  desembarcarán y pasarán las fronteras efectivos terrestres con el objetivo de controlar los puntos críticos del territorio nacional, evitando comprometer sus efectivos  en combates  en las principales ciudades y, de manera particular, en los sectores populares  a objeto de evitar  la muerte de sus propios efectivos militares y no causar innecesarias bajas civiles. En definitiva, una segura y dolorosa  derrota militar de Venezuela y de su Fuerza Armada Nacional. Piensen en lo que significa comprometer el honor de la patria de Bolívar por satisfacer la ambición desmedida de poder de Nicolás Maduro y su corrupta camarilla.
Nicolás Maduro usurpa la presidencia de la República desde el pasado 10 de enero de 2019. Así lo considera una abrumadora mayoría del pueblo venezolano  y la casi totalidad de los gobiernos de América y de Europa ante su permanente y flagrante violación de la Constitución Nacional. La elección que Nicolás Maduro alega haber ganado el 20 de mayo de 2018, no fue sino un inmenso fraude ejecutado por el írrito CNE y el deslegitimado TSJ, en medio de innumerables violaciones constitucionales, atropellos a los ciudadanos y organizaciones políticas opositoras, así como una histórica abstención en rechazo a su persona y a la camarilla criminal que lo secunda. Estos abusos, aunados a las masacres perpetradas y a la inmensa cantidad de presos políticos detenidos en las justificadas protestas ciudadanas del año 2017, contribuyeron a hacer despertar a la opinión pública internacional y a crear  un inmenso  repudio a la figura de Nicolás Maduro, así como al desconocimiento del resultado de esas elecciones. Ahora, ante la acción ejecutada por la legítima Asamblea Nacional, basada en los artículos 70, 233, 333 y 350 de la Constitución Nacional, se niega no solo a reconocer su fracaso sino también a querer involucrar a Venezuela en una absurda confrontación bélica que no haría otra cosa que incrementar nuestra tragedia. Ojalá que alguien le haga entender que pretender disuadir a un adversario tan poderoso, sin contar con la fuerza necesaria, es sencillamente una insensatez.
A los miembros de la Fuerza Armada Nacional  sólo les queda un camino, ante la soberbia  de Nicolás Maduro de no querer aceptar que se convoque a unas elecciones generales, para evitar la tragedia de un conflicto bélico: contribuir a poner fin a la usurpación madurista, restablecer la vigencia de la Constitución Nacional y reconocer la legitimidad de Juan Guaidó como encargado de la presidencia de la República. No hacerlo comprometería el destino de Venezuela y de sus futuras generaciones. Recuerden que ustedes,  compañeros de armas, están al servicio de la Nación y no de un partido político ni de una ideología determinada.

El M5S responde a Guaidó que Italia debe evitar la interferencia exterior – El Nacional – 7 de Febrero 2019

El presidente interino de Venezuela pidió el apoyo de los dos vicepresidentes del gobierno italiano, Di Maio y Matteo Salvin en cuanto al tema del gobierno de transición que espera llevar a cabo en el país

1549542315736.jpgEl viceprimer ministro Luigi Di Maio (d) y el primer ministro, Giuseppe Conte (i), posan para los medios durante la presentación de la tarjeta de la renta básica, este lunes en Roma (Italia)
El líder del Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y vicepresidente del gobierno italiano, Luigi Di Maio, le dijo al presidente de interino de Venezuela, Juan Guaidó, que Italia “debe evitar cualquier interferencia exterior” en la situación que vive el país.

“Hace unos días recibí una carta de Juan Guaidó y ayer, en nombre de un diálogo que Italia debe establecer con Venezuela, contesté. Creo que son los venezolanos los que tienen que decidir sobre su futuro, de manera pacífica y democrática y, sobre todo, en las urnas”, subraya Di Maio.

El también ministro de Desarrollo Económico y de Trabajo reconoce que “Venezuela está pasando por un período complejo y doloroso de la historia” y por ello está “convencido de que el gobierno italiano debe evitar cualquier interferencia externa”.

En la carta, muestra la disponibilidad de Italia para actuar de “mediador entre las dos partes”, en referencia a Nicolás Maduro y a la oposición, con el fin de propiciar “un camino común de legitimidad política que surja a través de nuevas elecciones, libres y supervisadas por organismos internacionales”.

Considera que “son los venezolanos los que tienen que decidir su futuro, de manera pacífica y democrática” en las urnas y por eso reitera que el gobierno italiano debe mantener “un enfoque neutral y sin injerencias en el proceso que conduce a estas elecciones”.

Lo tiene que hacer, prosigue, “fomentando un diálogo más constructivo entre las partes, también con el objetivo de no generar mayor división a nivel internacional y su posibles consecuencias en términos de desestabilización del país”.

Finalmente, Di Maio se refiere al papa Francisco para reconocer que sus palabras siempre son importantes y le anima a hacer un llamado en este sentido porque sería “un gesto útil para el establecimiento de un diálogo”.

Italia es uno de los pocos Estados europeos que no ha reconocido a Guaidó como presidente interino de Venezuela y su gobierno de coalición se ha limitado a pedir elecciones libres.

En el Ejecutivo italiano existe división de opiniones entre los socios, pues la Liga es partidaria de la caída del presidente Maduro, mientras que el M5S prefiere evitar injerencias.

El líder opositor venezolano escribió a los líderes de las dos formaciones dos cartas en las que aseguraba que quería explicar sus planes para una transición democrática mediante elecciones “libres y transparentes” y para “solventar la presente crisis humanitaria”.

Además, expresaba su deseo de enviar a Roma una delegación formada por el presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Asamblea Nacional, Francisco Sucre, y por su representante en Europa para la Ayuda Humanitaria, Rodrigo Diamanti.

El próximo 11 de febrero Salvini recibirá a esta delegación en Roma.

De Damasco a Caracas vía Trípoli por Gabriela Cañas – El País – 6 de Febrero 2019

Europa y el Grupo de Lima afrontan el desafío del cambio en Venezuela evitando un baño de sangre y el choque entre Washington y Moscú

Nicolás Maduro, el 5 de diciembre pasado, en su última visita a Moscú para reunirse con Vladimir Putin.
Nicolás Maduro, el 5 de diciembre pasado, en su última visita a Moscú para reunirse con Vladimir Putin.VALERY SHARIFULIN TASS

La crisis venezolana arroja muchas preguntas. Una de ellas es cuánto sufrimiento debe soportar un país para que la comunidad internacional reaccione. Una segunda plantea la necesidad de medir esa reacción. Una tercera cuestiona las razones por las cuales las grandes potencias toman cartas en el asunto. No parece que el precio del pollo o la persecución de los líderes de la oposición haya sido hasta ahora un motivo serio de disputa entre el ruso Vladímir Putin y el americano Donald Trump, dispuesto ahora a derrocar a Maduro incluso por la fuerza.

Ha dicho el ministro ruso de Exteriores, Sergei Lavrov, que Estados Unidos está desplegando en Venezuela una “política destructiva”. El problema para los que así piensan es que el objetivo que busca Washington de derrocar a Maduro es compartido por casi todo el resto del continente americano, por una parte sustancial de Europa y, según todos los indicios, por la mayoría social venezolana. Por eso resulta esencial que los aliados de Estados Unidos —el Grupo de Lima y Europa— logren el mismo objetivo sin el uso de la fuerza. El precedente del derrocamiento armado de Muamar el Gadafi en Libia es un motivo de preocupación para los europeos, que con su intervención rompieron sus propios principios, y de sobreescenificado escándalo para Rusia.

La situación es explosiva. Estamos ante otro enfrentamiento en la cúspide y una víctima a la que todavía puede aguardarle lo peor: la población venezolana. Las diplomacias europeas y americanas, que de momento exhiben una positiva prudencia, afrontan un difícil desafío. Reconocer a Juan Guaidó como presidente es solo un primer paso. Queda lo más complicado: devolver la democracia a Venezuela sin convertirlo en otra Siria u otra Libia. Prometer una amnistía a Nicolás Maduro y los suyos, como ha hecho Guaidó, e incluso garantizar su seguridad, como desean algunos actores internacionales, es, por ahora, la única esperanza de que el régimen chavista abandone el poder sin un baño de sangre del que solo Maduro —y no Pedro Sánchez— sería responsable.

Ni los 160.000 italianos que viven en Venezuela conmueven al Gobierno de Italia por Daniel Gómez – Alnavío – 5 de Febrero 2019

Italia es la única potencia de la UE que no reconoce a Juan Guaidó. Los motivos que advierten los analistas consultados por ALnavío son variopintos. Lo que es unívoco es que este posicionamiento atenta contra el sentir de la comunidad italiana en Venezuela. Y al respecto también se expresó el presidente de Italia, Sergio Mattarella. Un hombre que “cuando habla, se le escucha”. Por esto último la postura de Roma respecto a Guaidó puede cambiar de un instante a otro.

La posición del Movimiento 5 Estrellas tranca el reconocimiento de Guaidó / Foto: Gobierno de Italia
La posición del Movimiento 5 Estrellas tranca el reconocimiento de Guaidó / Foto: Gobierno de Italia

19 países de la Unión Europea reconocen a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela, pero Italia no. ¿Por qué? Se lo explican a ALnavío el ítalo-venezolano Mauro Bafile, director del diario La Voce d’Italia de Venezuela, y el italiano Francesco Pasetti, investigador del Centro de Información y Documentación Internacional de Barcelona (Cidob),

Ambos analistas coinciden en lo siguiente. En que en Italia existe un Gobierno de coalición que es un caos; por la falta de experiencia, las discrepancias ideológicas, y los conflictos internos. Y en que las relaciones internacionales, con Rusia, y con el propio chavismo, afectan la toma de decisiones.

Los analistas también señalan que la posición de Italia todavía no es definitiva. Y que más pronto que tarde Roma se alineará con Bruselas y los 19 países de la UE que ya reconocen a Guaidó.

Maryhen Jiménez Morales, investigadora en el Departamento de Política y Relaciones Internacionales de la Universidad de Oxford, dice que la señal que manda el Gobierno de Italia no reconociendo a Guaidó tiene un fuerte peso “emotivo”

El caso es que la ausencia de Italia es llamativa. Porque hay más de 160.000 italianos viviendo en Venezuela. La mayoría de ellos emprendedores. Empresarios.

La Cámara de Comercio Italiano-Venezolana es una de las más influyentes del país. Reúne propietarios de pequeñas y medianas industrias. Fábricas, tiendas de ropa, de autos, cafeterías, restaurantes. Al respecto de esto último, hay quienes dicen que en Caracas se comía mejor pasta que en la propia Italia. Una exageración. Pero que refleja la importancia de la comunidad italiana en Venezuela.

Otro dato se lo advirtió un experto aeronaútico a este diario. Los vuelos a Caracas cada vez son más baratos. Y esto es consecuencia de que los emigrantes con negocios allá -gallegos, canarios e italianos- se resisten a abandonar el país lo que pueda pasar. No compran vuelos, se quedan en Venezuela, y así protegen negocios.

Por todo esto sorprende el no reconocimiento de Italia a Guiadó. Y como dice a este diario Maryhen Jiménez Morales, investigadora en el Departamento de Política y Relaciones Internacionales de la Universidad de Oxford, la señal que manda el Gobierno de Italia no reconociendo a Guaidó tiene un fuerte peso “emotivo”.

“Esto es una señal psicológica que no favorece mucho a la población venezolana porque significa desconocer a esa comunidad ítalo-venezolana que busca una respuesta en su propio Gobierno”, apunta la investigadora.

“Se trata de una decisión que no refleja el sentir de los italianos en Venezuela”, agrega el director de La Voce d’Italia. “Si Italia no modifica su postura eso puede tener un impacto político importante”, afirma el investigador del Cidob.

Los partidos que gobiernan Italia

Para entender la posición de Roma hay que definir la naturaleza del Ejecutivo, cuyo primer ministro es un tecnócrata, Giuseppe Conte, quien media dentro de un Gobierno de coalición compuesto por un movimiento sin ideología y un partido de ultraderecha.

Por un lado, está el Movimiento 5 Estrellas. No es un partido como tal, sino como su propio nombre indica, se trata de un movimiento. Amplio, pues abarca posturas tanto de derecha, como de izquierda. Además, se fundó en 2009 y de ahí su falta de experiencia en política.

Un tecnócrata media entre los líderes de La Liga y el Movimiento 5 Estrellas / Foto: Gobierno de Italia

Uno de los elementos que defienden es la postura diplomática de no intervención. Un gesto con el que gobiernos de izquierda, como Uruguay y México, justifican el no reconocimiento a Guaidó. Y con el que el líder del movimiento y viceprimer ministro italiano, Luigi Di Maio, defiende la postura de Italia ante Guaidó.

Por otro lado, está La Liga. Un partido ultraderechista, con posturas nacionalistas, machistas y xenófobas, fundado en 1991, pero sin relevancia política hasta ahora. Estos, a diferencia del Movimiento 5 Estrellas, defienden abiertamente a Guaidó.

“Estamos causando mala impresión. Es la Constitución de Venezuela la que dice que, terminado el mandato de Maduro, el dictador rojo, se hace cargo el presidente de la Cámara, Guaidó”, explicó este lunes Matteo Salvini, secretario general de La Liga, y viceprimer ministro.

No es una posición definitiva

Hay otra peculiaridad en el sistema italiano. Hay un jefe de Estado y ese es el presidente, Sergio Mattarella, elegido directamente por los parlamentarios. “El presidente es una figura con mucha experiencia, muy conocedor de las leyes y de la economía”, afirma Basile. “En Italia cuando habla el presidente se le escucha”.

El presidente de Italia sobre Venezuela: “Nos exige sentido de responsabilidad y claridad sobre una línea compartida con todos nuestros aliados y nuestros socios”

Y Mattarella habló este lunes. Se acordó de la comunidad italiana que vive en Venezuela. De los dos millones de venezolanos -dijo el presidente, las Naciones Unidas hablan de tres millones- que han huido del país. Y al respecto apuntó: “Nos exige sentido de responsabilidad y claridad sobre una línea compartida con todos nuestros aliados y nuestros socios”.

Tanto para el director de La Voce d’Italia como para el investigador del Cidob, este mensaje es un evidente llamado a la reflexión: que los líderes del Movimiento 5 Estrellas replanteen su postura sobre el reconocimiento de Guaidó y se unan a la UE.

Para entender por qué el Movimiento 5 Estrellas no se pronuncia sobre el tema venezolano, hay que mirar el tablero internacional. Pasetti apunta como un factor “las buenas relaciones de la formación con el gobierno de Vladimir Putin”. Y es que Rusia es uno de los pocos aliados que le quedan a Maduro en estos momentos.

Por otro lado, el investigador del Cidob señala la posición antieuropeísta que defiende el Movimiento 5 Estrellas, y que, además, comparte con La Liga. “Este es otro factor para considerar, pues puede ser otra manera de ir en contra de Bruselas”.

La relación del Movimiento 5 Estrellas con el chavismo

Por su parte, Bafile advierte que el Movimiento 5 Estrellas siempre “estuvo muy cerca del chavismo”. Recuerda entonces el evento celebrado en Caracas el 5 de marzo de 2017. La conmemoración de la muerte de Hugo Chávez a la que asistió una delegación del Movimiento 5 Estrellas, encabezada por Manlio Di StefanoOrnella Bertorotta y Vito Petrocelli.

“No se sabe qué movió a esos representantes a Caracas. Pero su presencia allí, donde asistieron a todos los actos de la conmemoración, es contraria al sentir de los italianos en Venezuela”.

Respecto al horizonte cercano, piensa que “en los próximos días veremos a Italia alinearse con la UE”. Considera que el llamado de Mattarella tiene mucho peso y descarta que los vínculos del Movimiento 5 Estrellas y La Liga con Rusia vayan a influir en esa decisión. “Si así fuera, Salvini no hubiera llamado a Maduro dictador”.

Un amplio bloque europeo reconoce a Guaidó pero sin alinearse con Trump por Bernardo De Miguel – El País – 5 de Febrero 2019

La mayoría de países de la UE apoya al presidente interino de Venezuela para que convoque elecciones

Juan Guaidó, este lunes durante una rueda de prensa en Caracas. FOTO: AP / VÍDEO: AFP

La política exterior de la UE siempre roza el funambulismo. Y en la era Trump los equilibrios son más arriesgados que nunca. Tal y como habían advertido a Nicolás Maduro, la mayoría de los socios del club europeo (19 de 28) respaldaron este lunes a Juan Guaidó como el presidente interino de Venezuela con la legitimidad necesaria para convocar las elecciones presidenciales a las que se resiste el cuestionado líder chavista. Pero al mismo tiempo, los países europeos perfilan una posición diferente de la Administración Trump, al promover junto a algunos países latinoamericanos un grupo de contacto para dialogar.

 

La Alta representante de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, sigue viendo, además, una oportunidad para la salida dialogada de la crisis. Y este jueves se celebrará en Montevideo la primera reunión del Grupo Internacional de Contacto impulsado por la UE para facilitar “una solución democrática y pacífica a la crisis de Venezuela, y enfatizo, las dos cosas, democrática y pacífica”, señaló Mogherini este lunes. El ministro español de Exteriores, Josep Borrell, también marcó distancias con la estrategia del presidente de EE UU, Donald Trump, quien no descarta una intervención militar para desbancar a Maduro. “En ningún caso”, aseguró Borrell en Bruselas, se apoyaría una solución armada. La carambola permite a Europa distanciarse del reconocimiento incondicional que cursó EE UU tan pronto como Guaidó aprovechó su presidencia de la Asamblea Nacional para proclamarse el 23 de enero como presidente interino.

Y el equilibrismo europeo ha logrado, de paso, encajar las diferentes sensibilidades de los 28 socios, con unos pronunciamientos que han oscilado entre el reconocimiento a Guaidó al mero apoyo o, incluso, al silencio más o menos proclive a Maduro de algunos socios.

Las divergencias entre los miembros de la UE han impedido a Mogherini la emisión de un comunicado respaldando la ofensiva diplomática contra el régimen bolivariano. Varios países, con Italia al frente, se negaron a secundar ese texto, que requiere la aprobación por unanimidad.

Pero el grueso de la UE se ha decantado con claridad por el aislamiento internacional de Maduro. A media tarde del lunes, 19 países de la UE (España, Portugal, Alemania, Reino Unido, Dinamarca, Países Bajos, Francia, Hungría, Austria, Finlandia, Bélgica, Luxemburgo, República Checa, Letonia, Lituania, Estonia, Polonia, Suecia y Croacia) confirmaban en un comunicado conjunto que “reconocen y apoyan a Guaidó (…) a fin de que convoque elecciones presidenciales libres, justas y democráticas”.

Al margen quedaron, por diversos motivos, Italia, Grecia, Rumania (país que ocupa la presidencia semestral de la UE), Bulgaria, Irlanda, Eslovaquia, Chipre y Malta. En el caso más significativo, el de Italia, el gobierno de coalición se encuentra dividido, con 5 Estrellas en contra del reconocimiento y Liga a favor. El presidente de la República, Sergio Mattarella, pidió un alineamiento con la posición europea, pero el requerimiento no fue atendido. Eslovenia anunció su intención de reconocer a Guaidó, pero anoche no lo había formalizado todavía.

Pero la resistencia de Italia no ha impedido que los principales socios europeos, con España a la cabeza, ejecutaran el ultimátum de reconocer a Guaidó como presidente interino si Nicolás Maduro no convocaba elecciones en ocho días, un plazo que expiró en la noche del domingo.

La riada de reconocimientos europeos llegó desde todas las esquinas del continente e incluyó a gobiernos de derecha (Letonia), izquierda (Portugal) o liberales (Holanda), y a capitales euroentusiastas (Berlín y París) y euroescépticas (Londres, Varsovia, o Praga).

Incluso los países más reacios a secundar la apertura hacia Guaidó, como Austria o Hungría, se sumaron en el último momento. Y a lo largo del lunes hasta 19 de los 28 socios han reconocido, apoyado o aceptado la legitimidad de Guaidó para asumir la convocatoria de unos nuevos comicios.

La cascada siguió prácticamente la misma secuencia que el ultimátum del 26 de enero. El detonante fue una comparecencia del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, a las 10 de la mañana en Madrid. Y partir del espaldarazo español a Guaidó, las reacciones se sucedieron en la mayoría de las capitales europeas, casi todas ellas por Twitter, el canal predilecto de comunicación de Trump.

“Francia reconoce a Guaidó como presidente encargado para implementar un proceso electoral”, señaló en un tuit el presidente de Francia, Emmanuel Macron. “Los venezolanos tienen derecho a expresarse libre y democráticamente”, subrayó el presidente, informa Silvia Ayuso.

El ministro de Exteriores de Reino Unido, Jeremy Hunt, se sumó poco después de las diez de la mañana de este lunes, también vía Twitter. “Nicolás Maduro no ha convocado elecciones presidenciales en el límite de ocho días que establecimos. Reino Unido, en consonancia con sus aliados europeos, reconoce ahora a @jguaido como presidente constitucional interino hasta que se celebren unas elecciones legítimas”, escribió Hunt, informa Rafa de Miguel.

Maduro respondió a las ráfagas europeas con su habitual retórica antiimperialista y amenazó a Europa con revisar “integralmente” las relaciones bilaterales con los Gobiernos que han reconocido a Guaidó, informa Francesco Manetto. El ataque más duro lo dirigió contra Sánchez, al que descalificó como “pelele que se puso al servicio de la política guerrerista de Donald Trump”.

Noruega no reconoce a Guaidó como presidente interino y pide diálogo – La Vanguardia – 4 de Febrero 2019

El Gobierno noruego rechazó hoy reconocer al líder de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, como presidente interino de Venezuela y pidió diálogo entre las partes y la celebración de nuevas elecciones.

“Noruega tiene como tradición reconocer a Estados, no a Gobiernos”, declaró a la agencia NTB la ministra de Exteriores noruega, Ine Eriksen Søreide, quien resaltó no obstante que han mostrado su “apoyo” a Guaidó como “presidente elegido y legítimo de la Asamblea Nacional”.

Noruega, que no pertenece a la Unión Europea (UE), se distancia así de la postura de países como Alemania, Francia, España y Reino Unido, así como de sus vecinos Suecia y Dinamarca, que hoy reconocieron a Guaidó como presidente interino.

La titular de Exteriores noruega señaló que su país mantiene “diálogo” con las dos partes y les ha ofrecido ayuda en un proceso de ese tipo “cuando y si lo desean”.

Noruega ha ejercido como facilitador en una veintena de procesos de diálogo en las últimas décadas, como el que llevó a la firma de los acuerdos de Oslo entre israelíes y palestinos o las conversaciones entre el Gobierno colombiano y las FARC. EFE

Finlandia apoya a Guaidó como presidente interino de Venezuela – El nacional – 4 de Febrero 2019

Este mensaje es el único pronunciamiento oficial o declaración pública que han ofrecido las autoridades finlandesas tras el vencimiento del ultimátum de la UE a Maduro para que convocase elecciones libres

1549291062408.jpg

Este escueto mensaje es, de momento, el único pronunciamiento oficial o declaración pública que han ofrecido las autoridades finlandesas tras el vencimiento del ultimátum de la UE a Maduro para que convocase elecciones libres y democráticas.

De este modo, Finlandia se une al grupo de países que han tomado partido por Guaidó como mandatario legítimo de Venezuela hasta que se celebren elecciones presidenciales, desafiando la autoridad del presidente venezolano Nicolás Maduro.

A ese grupo pertenecen varios países americanos, entre ellos Estados Unidos, Canadá, Colombia y Brasil, y naciones europeas como España, Francia, Reino Unido, Portugal, Suecia, Austria y Dinamarca, entre otras.

A %d blogueros les gusta esto: