elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: PSUV

Fue compañero de Hugo Chávez, estuvo en prisión con Diosdado Cabello por Sebastiana Barráez – Infobae – 18 de Noviembre 2019

Florencio Porras siente que el caudillo fallecido traicionó a quienes participaron del golpe fallido en 1992. Además describe al actual número 2 del régimen: “Qué va a ser de izquierda… ¡Cómo le gustan los reales!”

Florencio Porras
Florencio Porras

“Yo no me alcé el 4 de Febrero de 1992 siguiendo a Hugo Chávez. Con Chávez o sin Chávez yo me iba a alzar (rebelar). ¿Ah, que estaba Chávez? Excelente y acepté su liderazgo, lo acompañé, conspiramos juntos, nos alzamos juntos y estuvimos presos juntos. Y políticamente trabajamos juntos hasta que Hugo Chávez traicionó todo”. Así lo dice el capitán retirado del Ejército venezolano Florencio Antonio Porras Echezuría, ex integrante del Movimiento Bolivariano Revolucionario 200, quien fuera alférez mayor de la promoción 1985 “Gral. de Bgda. Lucas Carvajal”.

En el marco de una polémica entre varios oficiales Porras se dirige, a través de un sonido, a quien identifica con el nombre de Abraham y el grado militar de General de División del Ejército. “Entre todos los que estábamos allí conspirando, nos alzamos y fuimos a la cárcel, escribimos, dijimos y avalamos documentos donde dice lo que queríamos hacer”.

 

Asegura que “Chávez traicionó todo eso y lo convirtió en su autocracia y devino en esta locura que estamos viviendo. Lamentablemente el odio atrae odio”. Expresa que si algo está bien alejado de la Izquierda “es el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), esa mamarrachada que creó Chávez; es un partido dirigido por delincuentes y tiene una partida de limosneros esperando que le den una caja de CLAP”.

“Conozco muy bien a ese malandraje que está en el poder. Tengo 16 años enfrentándolos. Qué va a ser Diosdado Cabello de Izquierda. Cómo le gustan los reales. Fui compañero de prisión de Diosdado y sé quién es ese tipo”.

Insta al general a quien llama Abraham a salir a la calle “que sé que lo haces, y no niegues lo que está pasando. El hambre, la miseria, el país vuelto un desastre, oscuro, sucio. Eso no es culpa de Trump, no es culpa del Imperio, es culpa de estos malandros que acabaron con el país”.

Hugo Chávez y Nicolás Maduro

Hugo Chávez y Nicolás Maduro

La gran farsa

Insiste en que no se trata de derecha o izquierda, sino de ética. “¿Qué Estados Unidos sea un imperio en decadencia? No sé si lo está, pero pareciera que como EEUU está en decadencia y quiere guerrear, entonces los rusos no lo están y son un imperio maravilloso. A un vomito como Cuba, que pretende ser un imperiecito que nos manda a nosotros, a los bolivianos, a los nicaragüenses, hay que aplaudirles lo que hacen. Si estás contra el imperialismo, enfrenta a todos vengan de donde vengan”.

Porras le pide que no vea las cosas en blanco y negro. “Hay una gama de grises muy grande. Aquí en Venezuela la derecha casi no existe. Chávez y todo lo que ha sido el chavismo, no es de izquierda. Una cosa es la retórica, hablar del imperialismo y los pueblos, a la vez hacer negocios, con cuentas mil millonarias en dólares y euros. Es una gran farsa, estafa, hermano”.

A su juicio todos los partidos políticos, incluso Primero Justicia y Voluntad Popular, son partidos de centro o centro izquierda. “Quizá la que más se aproxima es Vente Venezuela y María Corina Machado, y ni siquiera ella sabe qué significa eso, y los grupos minúsculos radicales de Enrique Aristeguieta Gramcko y otros”.

Porras le dice a su interlocutor “soy profesor de posgrado en Ciencias Políticas. ¿Me vas a meter cuentos de lo que es izquierda y derecha?”. Le recordó que es doctor en Estudios Políticos y magister en Ciencias Políticas. “Sé de lo que te estoy hablando”.

Le recuerda que “poner a pelear a los pueblos” ha sido, desde siempre, la actitud de los imperios. “Pasará EEUU, será tu amada Cuba, tu amada Rusia o la que sea y harán lo mismo”.

Diosdado Cabello, actual presidente de la Asamblea Constituyente chavista en Venezuela (REUTERS/Fausto Torrealba NO RESALES. NO ARCHIVES)

Diosdado Cabello, actual presidente de la Asamblea Constituyente chavista en Venezuela (REUTERS/Fausto Torrealba NO RESALES. NO ARCHIVES)

“Los conozco a toditos”

El capitán Porras le pide al general con el que polemiza recordar lo que le enseñaron en la Academia Militar, “por lo que estudiamos y nos graduamos, lo que nosotros juramos. Los marxistas que están en el Gobierno son unos farsantes, porque si fueran coherentes no tuvieran cuentas mil millonarias ni les encantara ir a hacer shopping al imperio. Son unos farsantes, unos delincuentes. Los conozco a toditos, porque trabaje con ellos y porque los estoy enfrentando hace muchos años”.

“Como tú eres defensor de los derechos de los pobres y los indígenas, estoy de acuerdo. Entonces denuncia lo que sucede en Venezuela, vete para el Arco Minero. Tú eres un general de División del Ejército. Denuncia la destrucción de nuestros bosques y nuestras selvas, la expoliación del pueblo pemón. ¿O me vas a decir que como lo hace la izquierda es bueno? ¿Que esos son indígenas de derecha?”.

Lo invita a visitar Los Andes venezolanos (Mérida, Táchira, Trujillo). “Que transites por la carretera Panamericana, llegues a la población de Orope y sigas más adelante hasta la frontera, a la población de Boca de Grita. Desde Coloncito hacia allá, todas las alcabalas de la Guardia Nacional, la que está en El Toro, la que está más arriba en el cruce hacia Orope, la que está en Orope, la alcabala del Ejército de la base de protección fronteriza de Boca de Grita y en el pueblo de Boca de Grita”.

Le dice que ahí encontrará, del lado venezolano, “Guardia Nacional, Ejército, paracos (paramilitares colombianos), guerrilla, lo que sea; todo el mundo cobrando para que puedas pasar, ahí en el Puerto Santander. Ese es un solo paso”. Le recomienda que se llegue hasta Ureña, del estado Táchira.

La Guardia Bolivariana en la frontera con Colombia (REUTERS/Carlos Eduardo Ramirez)

La Guardia Bolivariana en la frontera con Colombia (REUTERS/Carlos Eduardo Ramirez)

La Piedrita manda en Caracas

Insiste Porras. “No es mentira Abraham, no lo neguemos solo para decir que es culpa del imperio. En una alcabala el Guardia le dice a la gente ‘págale a aquél’, que es un tipo con cholas (calzado de casa tipo sandalia) y mal encarado, que puede ser paraco o guerrillero, porque no tiene nada que ver con ideología, porque por lo menos podrían perseguir a los paracos”.

“Te invito hermano, si no los conoces, a que conozcas los municipios Semprún y Catatumbo del estado Zulia, los municipios García de Hevia o Panamericano del estado Táchira, el municipio Alberto Adriani de Mérida y conozcas el resto de los municipios de la Panamericana hasta tu Trujillo natal”.

“A lo largo y ancho lo que hay es paracos que se identifican como paracos. La Guardia Nacional los tiene al frente, trabajan con ellos, se reparten la coima. ¿Eso es revolución? ¿Eso es culpa del imperio? ¿Eso es derecha e izquierda? ¿Cómo justificamos las barbaridades de este tiempo? Si te sientes, como creo, porque te conozco, un hombre honorable y patriota, denuncia y enfrenta eso”, le insiste Porras Echezuría.

Increpando al general que llama Abraham le recuerda que “en Caracas, por hablar de un solo colectivo (La Piedrita), Valentín Santana; ahí estaban autoridades civiles y militares abrazándose con él, porque al final quien manda en Caracas es Valentín Santana. No veo a ningún general de División, generalote, compañero de nosotros por abajo o por arriba, criticando o enfrentando eso. Porque les parece bien, porque son de izquierda, porque son revolucionarios”.

 

“Gobierno Interino”: Una Jugada de la Inteligencia Cubana G2 por José Miguel – Caiga quien caiga – 2 de Noviembre 2019

 

El “mito” del G2

Para poder entender cómo funciona la inteligencia cubana conocida como “G2”, primero debemos saber lo que este tipo de inteligencia es, sus objetivos y su forma de alcanzarlos.

El venezolano común ha acusado de “G2 cubano” a todo aquel que, “en lugar” de meterse con Maduro y sus secuaces, ataca a lo que ellos conocen como “la oposición”. Basta que otro venezolano esté en desacuerdo con el cartel político integrado por la MUD-FA y que lo exprese, para que inmediatamente sobre él caiga una avalancha de insultos y acusaciones, con etiquetas como “este es G2 cubano”.

Es difícil saber cuáles son los objetivos concretos de un laboratorio de inteligencia, especialmente la Inteligencia Cubana, la cual lleva años experimentando en una isla secuestrada, con entrenamiento de la antigua Unión Soviética -hoy Rusia. Han sido más de 60 años de pruebas, pues convirtieron a la sociedad cubana en una especie de “ratas de laboratorio” para practicar todo tipo de experimentos: sociales, económicos, políticos, psicológicos, sociológicos, etc.

Pero hay una cosa que si evidente entre los objetivos de un laboratorio de inteligencia: trabajan para desorientar, manipular, desinformar, confundir, torturar, distraer, desanimar y jugar con la mente de las personas. En esto hay que darles un mérito, pues son unos verdaderos expertos. Cuando se trata de la Inteligencia Cubana, lo que nos parece “obvio” no siempre lo es y lo que nos parece “premeditado” puede que no lo haya sido. Repito: su trabajo es confundir.

Lo que sí es cierto en esto de la Inteligencia Cubana es, que sus agentes -sus verdaderos agentes- no son personas comunes y corrientes expresando opiniones en redes sociales o en nuestras reuniones familiares. Los verdaderos agentes del G2 están entrenados, tienen objetivos y misiones que cumplir asignados por la inteligencia y normalmente ejercen cargos públicos.

Por eso, la próxima vez que usted vea que alguien no le cree o critica a eso que usted conoce como “la oposición” venezolana, por favor, evítese el ridículo de llamarlo “G2 cubano”, porque muy seguramente no lo es.


Lo que sí es cierto en esto de la Inteligencia Cubana es, que sus agentes -sus verdaderos agentes- no son personas comunes y corrientes expresando opiniones en redes sociales o en reuniones familiares. Los verdaderos agentes del G2 están entrenados, tienen objetivos y misiones que cumplir, asignados por la inteligencia y normalmente ejercen cargos públicos.


El G2 muta de acuerdo al país que conquista

Decir “G2 cubano” en Venezuela es alegar que sus agentes son cubanos y nada más. No podríamos estar más equivocados.

Si bien este laboratorio de Inteligencia es principalmente dirigido por los maestros de la manipulación que vienen de Cuba, una vez que estos aterrizan en el siguiente territorio que conquistarán, se arman su propio equipo de agentes propios de la zona. Necesitan personas que puedan pasar “desapercibidas”, que transmitan confianza, que usen el mismo vocabulario y la misma jerga de esos a quienes desean dominar.

¿Se imagina usted que una persona que cambia la “R” por la “L”, que dice cosas como “oye tú, chico” y que tiene un acento peculiar que no es de Venezuela, se quiera proclamar líder de los venezolanos desde una tarima en Caracas? Sería muy obvio, ¿no creen? Y que alguien les diga desde un micrófono: “Mi helmano, asere, vamo’ah sacal a Maduro”, no sería precisamente la forma más astuta de manipular a los venezolanos. Se llama “inteligencia” por eso, porque actúan con inteligencia.

Y así mismo como la Inteligencia Cubana no va a poner a un cubano a hacer campaña desde una tarima “para convencer a los venezolanos de que lo apoyen”, tampoco tiene sentido el creer que “un G2 cubano” es un venezolano -como usted- de a pie, que opina en redes, que pasa las mismas penurias que usted; que de seguro tuvo que emigrar, que toda su familia está regada por el mundo y que aún le quedan seres queridos en Venezuela.

Los verdaderos agentes del G2 en Venezuela son venezolanos, no de a pie, sino de la casta política. Tiene posiciones de poder, se venden como líderes, están en la cúpula e integran al cartel político de izquierda en Venezuela.

Oficialmente hay un G2 venezolano.


Los verdaderos agentes del G2 en Venezuela son venezolanos, no de a pie, sino de la casta política. Tiene posiciones de poder, se venden como líderes, están en la cúpula e integran al cartel político de izquierda en Venezuela.


El G2 venezolano

Ok, ya que entendimos que un agente del G2 no es la persona que está haciendo cola y que desprecia a la MUD-FA tanto como desprecia al PSUV, vayamos poniéndole rostros a esto.

Crecimos repitiendo cosas como “la política es muy sucia” y sí, la izquierda ha ensuciado todo lo que toca. Desde antes de Chávez, ya el país venía en una decadencia moral y política que sirvió -precisamente- de pavimento para que ese camión llamado Chavismo llegara a todos los rincones del país. Fue la socialdemocracia de la 4ta República la que le puso pavimento nuevo al comunista que hoy tenemos la dicha de decir “¡está muerto!”. Pero así como “de aquellos polvos vienen estos lodos”, la socialdemocracia nunca se fue y -mucho menos- sus políticos.

Henry Ramos Allúp, el capo del cartel político que hoy conocemos como MUD-FA, Vicepresidente de la Internacional Socialista desde el año 2012, fue acusado este 2019 de actos de corrupción que datan desde la 4ta República; hechos que la Asamblea Nacional que él dirige -de facto- ni se preocupó por investigar. ¿Sospechoso? No, sospechoso no; es obvio.

Los mismos días que Ramos Allup fue acusado de esto actos de corrupción, funcionarios que lo conocen desde la 4ta comenzaron a “abrir la boca”, afirmando que “ese comportamiento es muy normal en Ramos Allup”, a quien además acusan de “sabotear el segundo mandato de Carlos Andres Pérez” aunque este haya sido de su propio partido político Acción Democrática. ¿Ya empiezan a entender hacia dónde vamos?

Hoy día, Henry Ramos Allup es -oficialmente- el político más peligroso en Venezuela. Sus manos tocan absolutamente todo lo que tiene que ver con el negocio político entre el PSUV y la MUD-FA. La realidad nos ha demostrado que este “zorro viejo” ha sido el actor intelectual detrás de este invento llamado “Gobierno Interino” y del “fenómeno” Juan Guaidó. ¿Cómo lo sabemos? Siempre detrás de Juan Guaidó, aplaude con euforia en sus actos, ha hecho que su discípulo Juan Guaidó gire en torno a Acción Democrática, hasta podemos ver que este nuevo invento de la Falsa Oposición llamado “Presidente Interino” se comporta en tarima, se expresa y habla igual que “el zorro viejo”.

Repito: lo que está a la vista, no necesita anteojos.


Hoy día, Henry Ramos Allup es -oficialmente- el político más peligroso en Venezuela. Sus manos tocan absolutamente todo lo que tiene que ver con el negocio político entre el PSUV y la MUD-FA.


Los agentes del G2

¿Por qué creen ustedes que, con el apoyo de más de 50 países, el reconocimiento de más de 50 gobiernos, el “fenómeno Juan Guaidó” y la euforia de un “Presidente Interino”, los venezolanos no hemos podido disfrutar la dicha de sacar a Maduro y su combo de Narcos del poder?

Sencillo: porque es una gran mentira.

Y no me refiero al apoyo internacional, ese ha sido legítimo, pero el trabajo de un laboratorio de Inteligencia es: asegurar la permanencia en el poder de los funcionarios que lo detentan, y -como “en la guerra se vale todo”- las mentiras están al orden del día. Sobre la base de ese principio, el laboratorio de Inteligencia planea con más anticipación de la que nos imaginamos, cómo causarán y resolverán cualquier conflicto, con el único objetivo de hacer su trabajo. Un laboratorio de Inteligencia no anda “apagando fuegos a medida que se le forman”, no señor, estos laboratorios -en la mayoría de los casos- son los mismo que encienden el fuego controlado, sabiendo cuándo lo apagarán.


El trabajo de un laboratorio de Inteligencia es: asegurar la permanencia en el poder de los funcionarios que lo detentan, y -como “en la guerra se vale todo”- las mentiras están al orden del día.


Ahora bien, hay algo que sí es cierto: los funcionarios del chavismo no tienen ninguna legitimidad ante la mayoría de los gobiernos del mundo libre. Los gobiernos de países decentes no se permiten la bajeza de sentarse en la misma mesa a “negociar” ni “discutir” temas de interés nacional, internacional o bilateral con los representantes de una mafia, como lo son los funcionarios chavistas. ¿Y qué problema le causó esto al chavismo? Pues por muy mafia que sean, necesitan representación política que informe, negocie y hasta neutralice posibles acciones -a nivel internacional- en su contra. Es así como nace la figura del “Gobierno Interino”; toda una maniobra de la Inteligencia G2.


Los principales funcionarios del “Gobierno Interino”

¿Quiénes son? Veamos…

Juan Guaidó es el anfitrión del show, un socialista formado en Voluntad Popular, apadrinado y entrenado por Acción Democrática. Tenemos también en la lista a Stalin Gonzalez, orgulloso comunista que milita en las filas de Un Nuevo Tiempo. También tenemos en el escuadrón a Miguel Pizarro, otro comunista confeso del equipo de Primero Justicia, el partido de Julio Borges, el socialista venezolano promotor de los diálogos con el régimen. Y en los Estados Unidos, este “Gobierno Interino” tiene a otro integrante de la izquierda venezolana: Carlos Vecchio, del partido socialista Voluntad Popular.

Es un hecho que el socialismo, el comunismo, la izquierda venezolana en su totalidad está muy bien representada en el exterior. ¿Tiene resuelto el chavismo su problema de representación en el exterior?


Lo que está a la vista no necesita anteojos

¿Alguno de estos funcionarios ha ejecutado alguna acción contundente contra el cartel de droga de Nicolás Maduro y secuaces? ¡No!

El agente del G2, Juan Guaidó, le ofreció al país un camino que hablaba de “cese de la usurpación”, “gobierno de transición” y “elecciones libres” y hoy día lo cambió por “separación de cargo”, “concejo de gobierno” y “elecciones”, como si Maduro fuese un demócrata. También afirmó que “no participaría en diálogos”, pero terminó rogándole al chavismo que volviera a las mesas de diálogo. Nunca se mostró dispuesto a trabajar con los gobiernos aliados más importantes de nuestra causa: Estados Unidos, Brasil y Colombia. A Estados Unidos envió a su novia y nombró un embajador que fue incapaz de recuperar la Embajada por cuenta propia. De Brasil no habla y a Colombia envió a sus funcionarios que terminaron robándose los recursos de la Ayuda Humanitaria.

El agente del G2, Carlos Vecchio, fue designado Embajador en Estados Unidos y su primer conflicto -el secuestro de la Embajada de Venezuela en EEUU- lo tuvo que resolver otro país usando la fuerza: Estados Unidos de América. Este agente del G2 ha dicho públicamente que “cualquier acción militar contra el chavismo es una locura, un absurdo” y sus mejore amigos en Estados Unidos son los principales enemigos de nuestro aliado Donald Trump: los integrantes del Partido Demócrata. ¿Sospechoso? No, señores; esto es obvio.

El agente del G2, Miguel Pizarro, tiene una estrecha amistad con los palangristas del programa de televisión llamado “Zurda Konducta” y es un comunista confeso. También se refirió a nuestro aliado Jair Bolsonaro en tono despectivo, al gritar ante las cámaras de Zurda Konducta que “cuando los sistemas como el chavista fracansan, nacen los Bolsonaros”. Este agente del G2 fue encomendado ante la ONU como Comisionado del Gobierno de Juan Guaidó. ¿Y qué pasó en la ONU? El chavismo ahora tiene representación ante la Comisión de Derechos Humanos. ¿Coincidencia? No, señores; esto es consecuencia.

El agente del G2, Stalin Gonzalez, quien orgullosamente dijo que “su nombre fue inspirado en el “presidente” ruso Joseph Stalin, porque “su papá era de izquierda y él también lo es, mientras que Chávez era un militar de derecha”, es el Segundo Vicepresidente de la Asamblea Nacional. Fue enviado a los Estados Unidos a “representar a los venezolanos” víctimas del chavismo, que mueren de mengua, en manos del crimen y de funcionarios del régimen, pero terminó en un estadio de béisbol disfrutando de un partido de la serie mundial. ¿No tiene importancia? Para quien no tiene decencia, no la tiene, pero para un comunista que no sabe “ganarse” las cosas más que haciendo que los demás paguen por ellas, aprovechar la oportunidad para disfrutar del entretenimiento que brinda el capitalismo claro que la tiene. Recordemos su propias palabras: “Estamos mejor aunque el país está peor”.

Y el agente del G2, Julio Borges, quien misteriosamente ha estado siempre detrás de las negociaciones con el chavismo, ha estado presente en casi todas las mesas de diálogo y es el Comisionado Presidencial para las Relaciones Exteriores de Venezuela, afirmó que “los venezolanos dependemos de que Cuba quiera hacer lo correcto”. ¿Malentendido? Qué “casualidad” que el trabajo de un laboratorio de Inteligencia es ese: causar malentendidos, confundir.


La realidad es nuestra mejor prueba

Estimado lector, esto es un artículo de opinión. ¿Qué más tenemos los venezolanos si no es nuestra opinión? Pero una opinión que está fundamentada en hechos concretos, en la realidad, también es una prueba.

En Venezuela tenemos dos mafias: una mafia del narcotráfico y una mafia política. El chavismo nos ha hecho más daño que ningún otro “gobierno” en el pasado; pero el daño “silencioso” que nos ha hecho la MUD-FA es -quizás- peor. Han entorpecido -intencionalmente- cada acción contundente de los venezolanos contra el chavismo.

Sin ir muy lejos en el tiempo, en 2014 nos entregaron a quienes estuvimos en las calles. En 2017 lo volvieron a hacer. Y en 2019, la mejor oportunidad que hemos tenido de que la Comunidad Internacional, los países aliados y los gobiernos más fuertes del mundo libre nos ayuden a salir de esta tragedia chavista-socialista-izquierdista, también nos la entorpecieron con premeditación y alevosía.

Nunca han estado a favor de las acciones contundentes, siempre en contra. Nunca se han pronunciado en contra del sistema, solo han dicho “hay que salir de Maduro”, pero hasta de eso han sido “incapaces”. A estos funcionarios de la política en Venezuela nunca los hemos escuchado hablar de manera positiva sobre los países de primer mundo y sus sistemas basados en el respeto a la propiedad privada, la práctica del libre mercado y el apego a la libertad, de hecho, sus modelos a seguir son el de Lula Da Silva, el de Pepe Mujica, el de Michelle Bachelet; hablan de un “socialismo de los países nórdicos” que desmentimos en este artículo y hasta de ese modelo le convino olvidarse.


A estos funcionarios de la política en Venezuela nunca los hemos escuchado hablar de manera positiva sobre los países de primer mundo y sus sistemas basados en el respeto a la propiedad privada, la práctica del libre mercado y el apego a la libertad


Entonces…

¿Quiénes les parece a usted que son los Agentes del G2? ¿Quiénes entorpecen, desinforman, manipulan, mienten y confunden mientras ejercer cargos públicos? ¿Quiénes se jactan de defender al socialismo, al comunismo y critican duramente al modelo capitalista basado en la libertad, la propiedad y el libre mercado? ¿Y quiénes son los que se han opuesto más contundentemente a cualquier tipo de uso de la fuerza y apoyo militar extranjero, para deshacernos de una vez por todas de este sistema del mal llamado socialismo?

No han sido -precisamente- el venezolano de a pie que usted probablemente acusa de “G2” cada vez que se acusa a la MUD-FA de ser una gran mentira, la Falsa Oposición. Los verdaderos agentes de la Inteligencia Cubana, el G2 venezolanos está a simple vista.

Repito: lo que está a la vista, no necesita anteojos y la realidad es nuestra mejor prueba.

La Operación Oro con la que el régimen de Maduro compra a civiles y militares por Pedro Benítez – ALnavío – 24 de Octubre 2019

El proceso de repartir a girones pedazos del territorio nacional para mantener cohesionados a los dirigentes regionales del chavismo es una de las tácticas que Nicolás Maduro sigue para aferrarse al poder en Venezuela. Con lo que la promesa del socialismo del siglo XXI ha devenido en la instauración de una especie de feudalismo en pleno siglo XXI. Para esto Maduro paga con oro.
Maduro reparte a girones pedazos del territorio de Venezuela / Foto: @NicolasMaduro
Maduro reparte a girones pedazos del territorio de Venezuela / Foto: @NicolasMaduro

La convulsión en Latinoamérica que Nicolás Maduro intenta aprovechar como un viento de cola, no debe hacer perder de vista que al mismo tiempo él prosigue en lucha diaria por no perder el poder en Venezuela.

Un ejemplo claro de esto lo ha dado al ofrecer la entrega de minas de oro a cada uno de los gobernadores de estado del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Una mina de oro por cada uno de los 19 gobernadores chavistas. Habrá que ver el criterio para escoger y asignar esas minas y en particular cómo harán esos gobernadores para tomar el control efectivo de las mismas, que desde hace años están en manos de grupos violentos, bien de la delincuencia común o bien de miembros del Ejército de Liberación Nacional de Colombia (ELN), al que Maduro también ha permitido tomar una parte de esa torta.

En una alocución realizada la semana pasada afirmó: “Procederé a aprobar entregar una mina de oro en pleno proceso productivo a cada gobernación de estados bolivarianos para la producción de recursos en divisas convertibles. El oro llega a las regiones directamente. El que lo haga mejor, recibirá su premio de nuevas minas y áreas productivas”.

Una mina de oro por cada uno de los 19 gobernadores chavistas. Habrá que ver el criterio para escoger y asignar esas minas y en particular cómo harán esos gobernadores para tomar el control efectivo de las mismas, que desde hace años están en manos de grupos violentos, bien de la delincuencia común o bien de miembros del Ejército de Liberación Nacional de Colombia (ELN), al que Maduro también ha permitido tomar una parte de esa torta.

Lo que vemos es otra iniciativa por parte de Maduro para mantener unida a la coalición de intereses chavistas bajo la lógica del reparto del botín, cual conquistador del siglo XVI ofreciendo incentivos a sus capitanes.

Esto va muy en línea con la concepción económica primitiva que caracteriza al chavismo y a cierta izquierda mundial, que confunden riqueza material con recursos naturales.

De modo que, así como en 2017 se inventó lo de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) para recoger a todos los grupos descontentos del chavismo, y hacerles creer que los empoderaba, ahora Maduro hace creer a su propia gente que se va a sacar otro conejo de la chistera. En este caso una zanahoria de oro, explotando el mito venezolano de las infinitas riquezas naturales del país.

Pero dado el deterioro real de la economía venezolana, Maduro no puede, como haría cualquier otro gobernante, en cualquier otra parte del mundo, ofrecer, por ejemplo, compartir los ingresos fiscales del país con las regiones, o dar más recursos o competencias a sus gobernadores. Como no está en condiciones de dar nada de eso, puesto que no tiene dólares y los bolívares son inservibles, ofrece minas de oro para su explotación directa. De manera cruda y desnuda.

No es una práctica novedosa. En 2016, a raíz de su derrota en las elecciones parlamentarias del año anterior, Maduro creó la Compañía Anónima Militar de Industrias Mineras, Petrolíferas y de Gas (Camimpeg), con el fin de “amarrar” la lealtad de la Fuerza Armada Nacional (FAN) permitiéndole explotar directamente los codiciados recursos del territorio nacional.

Ese fue otro paso en el proceso de devastación ecológica al que han venido siendo sometidas extensas áreas del país desde que el expresidente Hugo Chávez instituyó el denominado Arco Minero del Orinoco en 2011, según ha sido profusamente denunciado por periodistas, ecologistas y en particular el diputado opositor Américo De Grazia, hoy asilado en una embajada en Caracas.

Ahora Maduro replica la práctica, pero con el estamento civil de su partido. Una señal de las debilidades de su base de sustentación política, pero también de que él es consciente (como en 2017) de las mismas y por tanto corre a prevenir cualquier posible defección.

Pero como todo, esto tiene un precio: comenzar a instaurar una especie de feudalismo en pleno siglo XXI. Algo de eso ya ha venido ocurriendo en la práctica. El reparto a girones del país, entregando parcelas de poder, negocios, puertos, aduanas y, de un tiempo a esta parte, incluso espacios del territorio como ha hecho con el ELN.

Ahora les toca a los gobernadores chavistas. Esto implica el retroceso de Venezuela (como en tantos otros aspectos) a la Venezuela de mediados del siglo XIX cuando no existía un Estado nacional.Las minas de oro están en manos de la delincuencia común y el ELN / Foto: YouTube

Una situación de la cual el país empezó a salir con muchas dificultades desde 1870 con la llegada a la presidencia del general Antonio Guzmán Blanco, quien para pacificar el país se vio obligado a compartir el poder con los caudillos regionales. Ese proceso de centralización política no se completaría hasta varias décadas después con otro general dictador, Juan Vicente Gómez (1908-1935), conocido por su crueldad y codicia personal, pero que al menos legó lo más parecido a un Estado que centralizaba el poder público nacional.

Esto, tanto con Chávez primero como ahora con Maduro, se ha venido destruyendo en la práctica. Ya hay gobernadores chavistas que ejercen un poder personal casi sin límites, arbitrario e impune en sus respectivas entidades, como es el caso de Omar Prieto, del estado Zulia.

Para que no quede duda alguna de su intención política, en la misma alocución Maduro excluyó del reparto minero a los estados Táchira, Mérida, Anzoátegui y Nueva Esparta, gobernados por dirigentes opositores. Para esas entidades reservó la figura de unas Corporaciones de Protección Social y Económica dirigidas por “protectores” designados por él y quienes recibieran la supuesta parte del botín.

Así, el socialismo del siglo XXI ha devenido en la instauración de un feudalismo en pleno siglo XXI.

La gestación de los 4 grupos de delincuencia organizada que gobiernan Venezuela por Marcos Tarre Briceño – Infobae – 30 de Septiembre 2019

El ex presidente Hugo Chávez y su sucesor, Nicolas Maduro. Los negocios criminales comenzaron con el primero y se desbocaron tras su muerte.

El ex presidente Hugo Chávez y su sucesor, Nicolas Maduro. Los negocios criminales comenzaron con el primero y se desbocaron tras su muerte.

Para entender lo que ha ocurrido y sigue pasando en Venezuela, es preciso analizar enfoques que, más allá de lo político, imperan y rigen el mundo criminal. Una primera premisa es que a lo largo de la historia se repite con matemática certeza un fenómeno extraño pero comprensible: organizaciones de la sociedad que se armaron para proteger al débil de señores feudales o gobiernos autoritarios evolucionan para convertirse en organizaciones de delincuencia organizada. Esto sucedió en épocas pasadas con las “Triadas” en China, la “Cosa Nostra” en Sicilia, los “Yacuza” en Japón; y en nuestra región en tiempos más recientes, con las FARC colombianas. Estas mutaciones han podido tardar siglos, como con las organizaciones asiáticas o décadas como para las FARC; pero ese mismo fenómeno ocurrió muy acelerado en Venezuela a partir del año 2013, cuando muere el presidente Hugo Chávez y dirigentes pertenecientes a diferentes tendencias del partido oficialista PSUV asumen las riendas del Poder. No se trataba en este caso de grupos que tenían armas para defender al débil; sino de tendencias o parcialidades que coexistían de manera legítima y legal dentro del abanico de fuerzas que conformaban el partido gobernante PSUV y que manejaba y controlaba el líder indiscutible Hugo Chávez. Estas personas y sus seguidores o aliados políticos consolidan su propio espacio, sus feudos o grupos y de forma acelerada, perdiendo fundamentos ideológicos y buscando únicamente el lucro personal y mantener a toda costa sus cuotas del Poder, han mutado a lo que internacional y modernamente se conoce como operadores de “crimen organizado”.

Para la Unión Europa, la Delincuencia Organizada Trasnacional se define y caracteriza por:

  • Colaboración de más de dos personas
  • Actuación prolongada en el tiempo
  • Comisión de delitos graves
  • Búsqueda de beneficios o de poder
Y al menos dos los siguientes indicadores:

Reparto especifico de tareas

Uso de algún tipo de control interno

Extensión al ámbito internacional

Uso de la violencia

Blanqueo de capitales

Uso de estructuras económicas o comerciales

Corrupción de autoridades públicas o empresas

Una segunda premisa del mundo criminal consiste en que es mucho más rentable y conveniente llegar a acuerdos y pactos para repartir negocios o territorios entre las organizaciones delictivas que enfrentarse en guerra internas. El mayor ejemplo es quizás la creación en los años 30 del siglo pasado de “La Comisión” a instancias del famoso gánster Lucky Luciano para dirimir cualquier diferencia entre las cinco familias de la mafia italoamericana que dominaban el crimen en Nueva York y se la pasaban enfrentándose en inútiles y sangrientas guerras. La Comisión fue una especie de “Consejo de Administración” que supervisó las actividades de la Mafia norteamericana y servía de mediadora cuando surgían conflictos entre las diferentes “familias”.

En el caso venezolano, la evolución fue distinta. Los jefes de cada feudo desempeñaban altos cargos burocráticos o partidistas y ya tenían sus propias estructuras, organizaciones y seguidores. En vida, Hugo Chávez jugaba y manipulaba los diferentes intereses o presiones de esos grupos y lograba mantener el equilibrio o desplegaba su liderazgo para imponer una dirección que sería acatada por todos. Pero con su ausencia todo el entramado revolucionario estaría en potencial peligro.

Durante los diferentes periodos de tratamiento en La Habana, Fidel Castro tuvo a su alcance y disposición a un enfermo y debilitado Hugo Chávez para influir sobre la escogencia de su sucesor; y por supuesto que este mantuviera todos y cada uno de los acuerdos y ayudas suscritas con Cuba. En un de las salas especialmente habilitadas para el paciente en el CIMEQ, en el barrio de Siboney, Castro le habría dicho:

-Hugo Rafael, óyeme tú, este muchacho Nicolás… Es bueno, te es muy leal…

-Si, pero es un poco bruto.

-Pero, chico, mejor así… Lo rodeamos con gente inteligente y listo.

-Puedo lograr que formalice su relación con Cilia. Ella es más comprometida ideológicamente, pero no es suficiente. Si allá empiezan a pelearse a dentelladas por el Poder, todo se va al carajo… Mi liderazgo deberá ser sustituido por acuerdos de interés común para todos. Fidel, necesito que tu gente nos ayude con eso.

-Hugo Rafael, chico, tú sabes que puedes contar conmigo para eso y para todo.

Fidel Castro junto a Nicolás Maduro, en 2013 en La Habana. El extinto líder cubano se encargó de rodear con hombres de su confianza al heredero de Chávez cuando este enfermó

Fidel Castro junto a Nicolás Maduro, en 2013 en La Habana. El extinto líder cubano se encargó de rodear con hombres de su confianza al heredero de Chávez cuando este enfermó

El teniente coronel Hugo Chávez que además de una incuestionable “intuición política” poseía también lo que se puede llamar “intuición criminal” para sembrar las bases de todo el desastre que actualmente ocurre en Venezuela, incluyendo la evolución de sus sucesores a jefes de bandas de delincuencia organizada, fue muy claro en el último mensaje que pronunció al país designando a Nicolás Maduro como su sucesor, justo antes de partir hacia la muerte en Cuba:

“Si en algo debo insistir en esta nueva… en este nuevo escenario, en esta nueva batalla, en este nuevo trance, diría un llanero por allá… Bueno, es en fortalecer la unidad nacional. La unidad de todas las fuerzas populares, la unidad de todas las fuerzas revolucionaras, la unidad de toda la fuerza armada, mis queridos soldados, camaradas, compañeros… La Unidad del Ejército, mi Ejercito, mi amado Ejercito… La marina, mi amada marina… Digo esto porque… Bueno, los adversarios, los enemigos del país no descansan ni descansarán… ¿Cuál es nuestra respuesta? Unidad, unidad y más unidad. Esa debe ser nuestra divisa… La unidad, la unidad, la unidad…”

Una tercera premisa que se repite en el mundo de las organizaciones criminales, es que, una vez con éxito en una modalidad delictiva, es mucho más fácil reinvertir los recursos obtenidos para fortalecer la propia industria delictiva o incursionar en otras modalidades, más que tratar de legitimar los capitales. El tráfico de cocaína genera ingentes recursos, aunque sea sólo por fungir como facilitadores locales de los envíos de organizaciones internacionales. En Venezuela, a partir del año 2002, luego de que altos oficiales y jerarcas del gobierno se involucran en el tráfico de la cocaína de las FARC, empiezan también a desarrollar diferentes modalidades criminales, como el contrabando de gasolina, el microtráfico de cocaína, la reventa de productos básicos regulados, el tráfico de armas hacia las cárceles y otras.

Una cuarta premisa del mundo criminal es que, luego de períodos de violencia, cuando se instaura lo que algunos expertos han llamado “pax mafiosa”, la violencia que generan sus actividades tiende a disminuir. Esto pareciera estar ocurriendo en los dos últimos años en Venezuela. Luego de un incremento incesante del índice de homicidios a partir de 1998, cuando ocurrieron 4.550 casos hasta registrar 28.479 en el 2016; en el año 2017 comienza un leve descenso que se acentúa el año siguiente, coincidiendo con las políticas de exterminio y de forzado acuerdo con las bandas criminales por el control del microtráfico de cocaína que imponen sectores del gobierno.

A estas premisas internacionales se añaden factores ya netamente locales. La izquierda democrática, la izquierda pensante que dominaba el mundo cultural venezolano y las universidades públicas, se fue separando gradualmente del chavismo al punto de que para la “Siembra del Comandante Eterno”, como los chavistas llaman la muerte de Hugo Chávez, sólo lo rodeaban incondicionales de poco talento, limitada formación, ambición desbocada, ningún principio ético, moral o democrático y desmesurado afán de lucro. En un arrebato de sinceridad, uno de ellos, Diosdado Cabello, en ese momento todopoderoso presidente de la Asamblea Nacional, en el 2013, confesó públicamente: “Él era el muro de contención de muchas de esas ideas locas que se nos ocurren a nosotros. Él imponía su liderazgo, su prudencia y su conciencia y nos evitaba actuar en muchas ocasiones con estas ideas locas nuestras. En la revolución, el cuerdo es el comandante Chávez, que nos ha enseñado. Nosotros hemos tratado de aprender con él…”

A diferencia de las familias que se repartieron las actividades criminales en Nueva York, que desde su origen se dedicaron a actividades ilícitas, las cuatro corporaciones o feudos que se reparten el “Botín Venezuela” nacieron como grupos con intenciones políticas o gremiales y evolucionaron rápidamente hacia organizaciones criminales. El “Botín Venezuela” es cuantioso. Una información publicada por el periodista venezolano Francisco Olivares en el 2017 señala que el monto manejado por las diferentes “mafias venezolanas” en los 18 años de gobierno chavista podría rondar los 800 mil millones de dólares.

La ya mencionada mutación también ocurrió porque durante sus gobiernos el teniente coronel Hugo Chávez se encargó sistemáticamente de corromper y premiar a corruptos y deshonestos como mecanismo para asegurar lealtades y debilitar la institucionalidad, disponiendo libremente y sin controles de la hacienda pública e incitando a sus funcionarios a “ensuciarse las manos” y hacer fortunas personales. Para el año 2013, cuando muere Hugo Chávez, los diferentes grupos que conforman las altas esferas del Gobierno ya estaban acostumbrados a tratar, negociar, asociarse y beneficiarse de negocios y grupos criminales con total impunidad.

Maduro junto al presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, uno de los hombres fuerte del régimen que conduce su propio clan criminal. (REUTERS)

Maduro junto al presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, uno de los hombres fuerte del régimen que conduce su propio clan criminal. (REUTERS)

A estos factores se añade el desprecio del fallecido Hugo Chávez hacia los valores y principios democráticos: separación de poderes, libertad de prensa, elecciones libres, etc… Cuando Chávez era presidente su gobierno se podía calificar, de acuerdo con el lenguaje de los politólogos como de “Autoritarismo Competitivo”. Al asumir la presidencia Nicolás Maduro en el 2013 luego de unas cuestionables elecciones y usurpar la presidencia luego de las fraudulentas elecciones de 2018, rechazadas por la mayoría de los países democráticos del mundo, se pasa a un “Autoritarismo Hegemónico”, es decir en lenguaje más comprensible, a una moderna dictadura dura y cruel y del uso instrumental de la Delincuencia Organizada a funcionar como Estructuras de Delincuencia Organizada. Culmina así uno de los fenómenos político-criminales mas singulares de la historia: una nación pasa a ser gobernada abiertamente por el crimen organizado.

Cada uno de los grupos o feudos que existían durante los gobiernos de Hugo Chávez compitieron para afianzar su poder, mantener y crecer sus espacios, se fue desdibujando el componente ideológico y ya con Nicolás Maduro en la presidencia a partir del 2013, bajo el mantra del “culto al Comandante Eterno” se neutralizaron, eliminaron y apartaron a figuras que se hacían llamar “chavistas originarios” como Jorge Giordani, Rafael Ramírez, Alí Rodríguez Araque, Nelson Merentes, José Vicente Rangel y a la propia familia Chávez. Algunos cayeron o envejecieron, muchos se resignaron y otros se adaptaron a los nuevos tiempos.

Entonces la mesa estaba servida para que los herederos políticos y militares que se afianzaran en el Poder se definieran por sus acciones, comportamiento y modus operandi típicos de la delincuencia organizada. Sin embargo, las redes y alianzas que tejieron no han dejado de transformase, mutar y evolucionar desde posiciones grupales con ideales a posiciones personales y grupales lucrativas y aún siguen en proceso de constante transformación para adaptarse a cualquier circunstancia que les permita aferrarse al Poder.

Para octubre de 2019 los cuatro grupos o feudos de delincuencia organizada que gobiernan a Venezuela son:

  • La Cúpula, liderada por Nicolás Maduro, Cilia Flores y los asesores cubanos.
  • El mal llamado “Cartel de los Soles” o para ser más precisos, el Alto Mando Militar de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.
  • La tenebrosa “Corporación Siria” liderada por Tareck Zaidan El Aissami Maddah, Vicepresidente del Área Económica.
  • La corporación familiar Diosdado Cabello.

Cada uno de ellos cumple con los estándares de la Unión Europea para ser calificados como grupo de delincuencia organizada.

AN convalidó violación a la Constitución al aceptar a diputados del PSUV por Estefani Brito – El Nacional – 27 de Septiembre 2019

Analistas afirman que los parlamentarios chavistas vulneraron la carta magna, al retirarse y aceptar cargos públicos remunerados. El constitucionalista José Vicente Haro instó a la Asamblea Nacional a aplicar el artículo 187 numeral 20

Asamblea Nacional, AN.

La salida de los diputados oficialistas en su momento tuvo por objetivo “sacarla (a la AN) del desacato”.

El constitucionalista José Vicente Haro afirmó que el Parlamento “convalidó, aceptó y toleró una violación a la Constitución y al derecho de los electores de tener una representación real y efectiva” al aceptar a los parlamentarios del Partido Socialista Unido de Venezuela.

La última vez que el chavismo asistió a la plenaria fue el 4 de abril de 2017. Al retirarse principales y suplentes, indicó Haro, vulneraron cinco artículos de la Constitución.

Fue vulnerado el artículo 197, que establece la obligación de los diputados de dedicarse exclusivamente a sus labores parlamentarias en beneficio de los intereses del pueblo.

Además, los apartados 5, 66, 70 y 73, que amparan los derechos de los electores a tener una representación política.

“La desincorporación causó un abandono del cargo, ellos dejaron a electores sin representación política. Ya por ahí han perdido su investidura”, dijo quien también es profesor de la Universidad Central de Venezuela.

Afirmó que al aceptar cargos públicos y asumir funciones en “la ilegítima asamblea nacional constituyente”, perdieron inmediatamente la investidura de parlamentarios, de acuerdo con el artículo 191 de la carta magna.

Ilegitimidad de la ANC

Partiendo del hecho de que la asamblea nacional constituyente es ilegítima, Ali Daniels, director de Acceso a la Justicia, consideró que “cualquier cargo que se haya tenido no tiene ninguna validez ni efecto”, por lo que el cargo legítimo de diputado no debería verse afectado.

No obstante, Haro explicó que pese a la ilegalidad del órgano chavista, los parlamentarios pierden su investidura. “Son ‘constituyentes’, han violado el artículo 200 de la Constitución al aprobar allanamientos de inmunidades parlamentarias inconstitucionales. Ellos han usurpado y han arrebatado funciones legislativas al Parlamento, no pueden tener carácter de diputados”, subrayó.

Más allá del abandono del cargo, Daniels indicó que ningún funcionario público puede tener dos cargos remunerados, de acuerdo con el artículo 148 de la Constitución.

Señaló que la Contraloría General de la República debe evaluar los casos y aplicar sanciones a aquellos funcionarios que tienen o hayan tenido dos cargos remunerados.

“Pero como la Contraloría es un órgano del oficialismo no esperamos ninguna acción”, agregó.

Revertir la situación para evitar consecuencias políticas

Haro afirmó que en la próxima sesión, la plenaria del Legislativo puede revertir la situación de la bancada chavista, al aplicar el artículo 187, numeral 20, de la Constitución, que le da la facultad al Parlamento de calificar a sus miembros.

A su juicio, la Asamblea Nacional debe debatir este punto y tomar la decisión que corresponda en cada caso, para evitar consecuencias políticas. “Si no es diputado no puede sentarse en el curul ni ejercer una representación que ya ha perdido. Debe ser invitado a retirarse del Parlamento”, señaló.

Explicó que la única forma de resolver este vacío en los estados que se quedaron sin representación, es a través de una elección en cada uno de los circuitos perjudicados para que los ciudadanos elijan si deciden mantener o no a “estos diputados que irresponsablemente abandonaron el deber que les confiaron”.

Afirmó que con la presencia de estos parlamentarios el quórum se puede ver gravemente comprometido, debido a la persecución política que impide que los 112 legisladores opositores estén presentes en la plenaria. Además, que de estos, ahora hay 5 de Cambiemos que están a favor del chavismo.

“Si se tolera que el PSUV y sus aliados ingresen pueden llegar a una situación en la cual, la oposición no logre tener un quórum mayoritario de las dos terceras partes para tomar decisiones clave relativas a la institucionalidad del país”, señaló.

El caso se puede presentar, continuó, en el debate para la aprobación de la Ley de presupuesto nacional 2020 y la Ley de endeudamiento público. Además de que pueden incidir en la juramentación de la junta directiva 2020-2021, para la cual el diputado Timoteo Zambrano afirmó que la bancada de Cambiemos no va a votar por Juan Guaidó como presidente.

“¿Van a ir esos diputados del PSUV simplemente a alborotar el discurso político? ¿Se va a aceptar eso, mientras ellos están aprobando esas leyes en la ilegítima ANC o mediante una sentencia del TSJ? ¿Va a permitir el Parlamento quebrar, de alguna manera, lo que ha sido la cohesión política que ha mantenido?”, cuestionó.

Un gesto simbólico

A pesar de considerar que la oposición actuó bien al aceptar a los diputados oficialistas, debido que la Asamblea Nacional es la única instancia legítima, Daniels afirmó que “no va a ir más allá de un gesto simbólico” en vista que de no cambia la situación de los poderes públicos.

“La Asamblea no puede hacer nada, está completamente anulada por los demás poderes”, alegó.

Recordó que sobre el Parlamento aún pesa la figura del desacato, impuesta por el Tribunal Supremo de Justicia. La única forma de salir de ella, de acuerdo con la sentencia número 2 de la Sala Constitucional del órgano chavista, emitida el 11 de enero de 2017, es logrando que la junta directiva de Henry Ramos Allup desincorpore a los diputados de Amazonas.

“Eso hoy es imposible, tendría consecuencias directas en la Presidencia encargada. Lo importante es desincorporarlos, no importa quién sea el presidente, pero según el TSJ, solo una junta presidida por Ramos Allup puede salir del desacato”, enfatizó.

Guaidó se anotó este martes una gran victoria en la Asamblea Nacional por Pedro Benítez – ALnavío – 25 de Septiembre 2019

Los diputados del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) regresan a la Asamblea Nacional venezolana exactamente por las mismas razones que Nicolás Maduro envió a sus representantes a la mesa de negociación de Oslo/Barbados: obligados por las circunstancias. Acostumbrado al ejercicio arbitrario y sin contestación del poder absoluto sobre Venezuela, para el chavismo es difícil de tragar el verse obligado a sentarse en el Parlamento que preside Juan Guaidó.
El retorno del PSUV a la Asamblea Nacional es una victoria para Guaidó / Foto: @asambleaVE
El retorno del PSUV a la Asamblea Nacional es una victoria para Guaidó / Foto: @asambleaVE

La enrevesada maniobra a varias bandas que viene ejecutando Nicolás Maduro, ha incluido la incorporación por primera vez desde 2017 de la bancada de diputados del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) a la Asamblea Nacional (AN) que preside Juan Guaidó.

Si la misma es sólo un ejercicio de prestidigitación para aparentar ante los altos mandos de la Fuerza Armada Nacional (FAN) y sus aliados rusos, o para retardar lo más que pueda la aplicación de sanciones por parte de la Unión Europea a sus funcionarios civiles y militares, es algo que está por verse.

Hay que recordar que hasta hace pocos días se esperaba que las fuerzas policiales al servicio de Maduro cerraran definitivamente la Asamblea y emprendieran la arremetida final contra sus miembros y ahora los acontecimientos dan un giro inesperado. Este es un dato a tomar en cuenta.

Entre la incrédula opinión opositora venezolana que se expresa por las redes sociales predominaba la idea de que una gran trampa le estaba montando el chavismo a la AN. Algo debía traerse entre manos. No podía ser que los diputados oficialistas retornaran al Parlamento así no más, sin llevar una o varias cartas bajo la manga. Parte de la capacidad del chavismo para imponerse a lo largo de los años ha consistido en alimentar la esquizofrenia de cierta oposición convencida de que la dictadura es infalible, y que todo lo que hace está perfectamente calculado. “No dan puntada sin dedal” es una sentenciosa expresión muy común que cierra cualquier debate alternativo a ese convencimiento.

Pero la montaña ha parido un ratón. El chavismo no es infalible, y ayer hubo una prueba de ello cuando 38 de sus representantes (de los 55 originalmente electos) fueron vapuleados por la oratoria de la bancada opositora que, disminuida por la persecución política, logró congregar a 95 de sus miembros (de 112 elegidos en 2015).

Intervención tras intervención los diputados opositores les recordaron a sus colegas oficialistas el abrumador costo social y humano que para Venezuela han implicado estos dos años de desconocimiento de la soberanía popular expresada en esa Asamblea y la destrucción de la institucionalidad del país.

Se presumía que luego de acostumbrarse a actuar sin contrapeso en la AN para la mayoría opositora la presencia del PSUV sería motivo de incomodidad en su funcionamiento. Pero no fue así.

No obstante, varios diputados de la oposición no han disimulado su inconformidad con permitir que el PSUV se reincorporara a la Asamblea, tomando en cuenta que hace dos años la abandonó con el propósito expreso de eliminarla. Incluso varios de estos parlamentarios chavistas están en la “curiosa” posición de ser a la vez miembros de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) designada por Maduro en agosto de 2017 con el objetivo primordial de decapitar a ese mismo Parlamento al que ahora se reincorporan.

Guaidó y sus compañeros de la directiva de la AN pudieron alegar, amparándose en la Constitución, que estos diputados del PSUV habían abandonado sus cargos para impedirles su reincorporación. De hecho, es el caso concreto de Francisco Torrealba, quien ejerció como ministro de Maduro, lo que en el texto constitucional implica taxativamente la pérdida de su curul.

Pero en esta guerra sin cuartel privó el cálculo político. Porque ese retorno es una victoria que para el campo democrático no tiene precio.

Maduro se ha visto obligado por las circunstancias a retroceder en un asunto clave. Que sus diputados vuelvan a la Asamblea es reconocer la inutilidad práctica de la ANC. Se puede pensar que esto es (recordando la teoría leninista) retroceder un paso para luego avanzar dos. Sin duda esto es lo que Maduro tiene en la cabeza.

Como no pudo anular la AN por medio de las sentencias del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), ni reemplazarla con la ANC, ahora va a intentar tomarla por dentro. Dados los números que vieron ayer, 95 diputados de la bancada opositora, 38 del PSUV y cinco de Cambiemos (el grupo que encabeza el diputado Timoteo Zambrano que es parte de la mesa de diálogo paralela a Barbados) esa posibilidad no luce factible.Los diputados del PSUV regresan a la AN obligados por las circunstancias / Foto: PSUV

Los diputados del PSUV regresan a la AN obligados por las circunstancias / Foto: PSUV

Pero no va a desistir en ese propósito. Sin embargo, esto es hoy un retroceso en su política y al chavismo no le gusta retroceder. Lo hace, como lo ha hecho, por cierto, con el control de cambios, hoy inexistente cuando ese fue uno de los principales instrumentos de control social y político del régimen desde 2003. Lo hace por la misma razón por la cual la vida cotidiana de los venezolanos se está dolarizando. Porque los hechos son tercos y las circunstancias se imponen.

Lo mismo pasa hoy con la AN. Maduro la usa como un subterfugio para evadir el mecanismo de negociación de Oslo/Noruega. Pero tal como se ha visto obligado a retornar a la AN le ocurrirá lo mismo con esa negociación.

Hay que recordar que hasta hace pocos días se esperaba que las fuerzas policiales al servicio de Maduro cerraran definitivamente la Asamblea y emprendieran la arremetida final contra sus miembros y ahora los acontecimientos dan un giro inesperado. Este es un dato a tomar en cuenta.

Acostumbrados al ejercicio arbitrario y sin contestación del poder absoluto sobre Venezuela, para Maduro y su grupo es difícil de tragar el verse obligados a sentarse en el Parlamento que preside Juan Guaidó, el mismo que le disputa la legitimidad de la Presidencia con el apoyo de la mayoría de las democracias del mundo.

Esto es una demostración de que Maduro ejerce una dictadura sobre Venezuela, pero no tiene control absoluto del país. La suya ni siquiera es una dictadura personal, sino que se ve obligado a compartir el poder. Y en estos momentos, acosado sin cesar por todos los frentes, está en uno de sus momentos de mayor fragilidad y lo sabe.

De Moscú Nicolás Maduro regresará con otra foto con Vladímir Putin, con las manos vacías y con un consejo realista: ya que no puede aplastar a sus enemigos siéntese a negociar con ellos.

Diputados del PSUV se reincorporan a la AN a dos años de su retiro por Estefani Brito – El Nacional – 24 de Septiembre 2019

La última vez que los parlamentarios asistieron a una sesión del Parlamento fue el 4 de abril de 2017

Diputados oficialistas - Asamblea Nacional
Diputados chavistas se reincorporaron a la Asamblea Nacional luego de tres años | Foto: EFE

Alrededor de las 10:00 am, los parlamentarios entraron al Palacio Federal Legislativo, tras una caminata desde la sede de la asamblea nacional constituyente, al grito de «leales siempre, traidores nunca».

«El bloque de la patria viene a la Asamblea Nacional a cumplir con el pueblo por la paz, por el diálogo y con fraternidad en un espacio de un debate de ideas», afirmó Pedro Carreño.

diputados
Foto: Estefaní Brito

Cerca de 40 legisladores chavistas retomaron sus curules, entre ellos se encuentran: Francisco Torrealba, ex ministro para el Trabajo; Hugbel Roa, ex ministro de Educación Superior Universidad; Ricardo Sanguino, ex presiente del Banco Central de Venezuela; Ramón Lobo, consejero de la Embajada de Maduro en Arabia Saudí; Andrés Avelino, ex intendente de la fiscalización nacional de criptoactivos; y Ricardo Molina, ex ministro de Transporte.

También se sumaron al Parlamento los constituyentes Tania Díaz, Pedro Carreño, Earle Herrera y Dario Vivas, entre otros.

La reincorporación de los diputados oficialistas se da en el marco del acuerdo firmado por el régimen de Nicolás Maduro con un grupo minoritario de la oposición.

Este pacto de «acuerdos parciales» fue rechazado por la mayoría de los partidos de la Mesa de la Unidad Democrática y por la comunidad internacional. Esto luego de la suspensión del proceso de negociación con mediación de Noruega.

La última vez que los parlamentarios chavistas participaron en una sesión del Legislativo fue el 4 de abril de 2017. Pocos días después que se emitió la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia en contra de la AN.

La fiscal en el exilio, Luisa Ortega Díaz, afirmó en ese entonces que la sentencia representaba la ruptura del hilo constitucional.

En esa oportunidad fueron recibidos por los legisladores oficialistas con los abucheos de «ustedes son golpistas, lo dijo la fiscal».

Francisco Torrealba, quien asumió como coordinador de los diputados oficialistas, manifestó que se encuentran en el parlamento para luchar por la reinstitucionalización del poder legislativo.

Torrealba aseguró que la asamblea nacional constituyente sigue siendo plenipotenciaria y los chavistas cumplirán funciones en ambas instancias.

diputados
Foto: Estefaní Brito

TVVenezuela Noticias

@TVVnoticias

🇻🇪 Llega al parlamento nacional la bancada del régimen de Nicolás Maduro, para participar en la sesión ordinaria de este martes. Entre los diputados se encuentran: Francisco Torrealba, Pedro Carreño y Tania Díaz.

Consideraciones jurídico-constitucionales sobre la reincorporación de la bancada del Polo Patriótico a la Asamblea Nacional – Consultoria Juridica – 24 de Septiembre 2019

download

MEMORANDO

PARA: Dip. JUAN GUAIDO MARQUEZ Presidente de la Asamblea Nacional y Presidente (E) de la República Bolivariana de Venezuela

DE: Abg. Enrique J. Sánchez Falcón Consultor Jurídico

ASUNTO: Consideraciones jurídico-constitucionales a tener en cuenta con ocasión de la anunciada reincorporación de la bancada del Polo Patriótico a la Asamblea Nacional

FECHA: 24 de septiembre de 2019

Tengo a bien dirigirme a usted a fin de exponerle mi criterio jurídico constitucional sobre el asunto mencionado en la referencia.

1. Conviene en, primer lugar, preguntarse acerca de la validez jurídica de dicha reincorporación en aquéllos casos de diputados de esa bancada que, luego de la desincorporación colectiva fundamentada en un supuesto desacato de la Asamblea Nacional, decretado por la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia en sentencia N° 808 de fecha 02 de septiembre de 2016, aceptaron cargos en el Poder Ejecutivo u ocuparon funciones de elección popular. En esta circunstancia, es obvio que, por mandato de lo previsto en los artículos191 relativo a la pérdida de la investidura por aceptación o ejercicio de un cargo público, y 148 concerniente a la tácita renuncia a un cargo por aceptación de un segundo destino público no exceptuado, ambos de la Constitución, dichas personas perdieron la condición de diputados por la pérdida de la investidura como tales. Siendo así que dejaron de ser diputados no será posible que se reincorporen a las sesiones de la Asamblea Nacional.

2. Es de destacar que, forzosamente, debe admitirse que no existen argumentos para rechazar la reincorporación de los diputados que se integraron a la espuria Asamblea Nacional Constituyente pues la necesidad de sostener la inexistencia jurídica de esa supuesta asamblea obliga a admitir que éstos no ocuparon cargo público alguno y por tanto no perdieron su investidura de diputados a la Asamblea Nacional. Obviamente, ese Consultoría Jurídica no es el caso, repetimos, de quienes aceptaron cargos en el Poder Ejecutivo, sea como Ministros, Presidentes de Institutos Autónomos u otros cargos administrativos, pues como dijimos antes estos perdieron su investidura ope constitutionae y por tanto no sería jurídicamente procedente su reincorporación.

3. Quizá convenga señalar que respecto de aquellos que una vez fueron diputados pero ejercieron funciones en cargos de elección popular como Gobernadores, alcaldes o concejales luego de su desincorporación de la Asamblea Nacional con fundamento en el supuesto desacato declarado por el ilegítimo TSJ, no será posible razonar como se hizo respecto de quienes se integraron la irrita Asamblea Nacional Constituyente, porque aunque resultaron electos en fraudulentas elecciones, efectivamente ejercieron funciones en cargos que si existen jurídicamente, lo cual los coloca, en primer lugar, en la situación de pérdida de la investidura por haber aceptado el ejercicio de un cargo público, supuesto al que se refiere el artículo 191 de la Constitución y, en segundo lugar, en la hipótesis de la tácita renuncia por la aceptación de un segundo destino público no exceptuado, a la que alude el artículo 148 de la misma Constitución.

4. Cabe señalar, finalmente, que la pérdida de la investidura de diputado acarrea la pérdida de la condición de tal, de manera definitiva. Desde el mismo momento en que se acepta un cargo incompatible, se pierde definitivamente la condición de diputado. No es que se suspende tal condición. Se pierde definitivamente, por disposición de loprevisto en el citado artículo 191 de la Constitución. Esto, obviamente, trae como consecuencia que el hecho de que, posteriormente, se deje de ocupar el cargo no significa que se pueda recuperar la condición perdida. Sin otro particular al cual hace referencia, en los términos expuestos, queda consignada la opinión jurídica de esta Consultoría sobre el particular mencionado en la referencia.

Atentamente, Enrique J. Sánchez Falcón

Consultor Jurídico de la Asamblea Nacional

A %d blogueros les gusta esto: