elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: PSUV

Las Fuerzas Armadas con un país por Trino Márquez – Noticiero Digital – 17 de Agosto 2017

ThumbnailTrinoMarquezDesde 1958 hasta febrero de 1999, cuando Hugo Chávez se instala en Miraflores, Venezuela fue un país -una República, para ser más exacto- que contaba con unas Fuerzas Armadas encargadas de defender por aire, mar y tierra la soberanía nacional, resguardar las fronteras nacionales y garantizar la paz en el caso de que se desataran conflictos que no pudiesen ser controlados por la policía o la Guardia Nacional. Con el actual régimen esa ecuación se invirtió: desde hace casi dos décadas son las Fuerzas Armadas las que tienen un país bajo sus órdenes.
Venezuela se encuentra sometida a una camarilla compuesta de militares y civiles, desconectada de las necesidades e intereses de la mayoría nacional. Las Fuerzas Armadas se convirtieron en el principal sostén de una dictadura cada vez más agresiva y desembozada. Todos los demás soportes son adornos: el TSJ, el CNE, la Fiscalía y la Defensoría del Pueblo. Estos organismos podrían desaparecer sin que el régimen se perturbara. Maduro los mantiene para darle un brochazo de legalidad a su autoritarismo.
La inscripción del general activo Marcos Torres como candidato a la gobernación del estado Aragua, se produjo utilizando las claves de la insolencia. El Psuv lo registró violando los artículos 328 y 330 de la Constitución porque le dio la gana. Así, a lo mero bestia. Porque la casta militar-política se siente dueña de Venezuela, lo mismo que sentía Juan V. Gómez. Quiere ridiculizar a la oposición y demostrar que es el amo del complaciente CNE, incapaz de reclamarle a ese sujeto que respete la Carta Magna, pero guapo con la MUD a la que le prohibió presentar candidatos en siete estados del país.
Las Fuerzas Armadas han sido sometidas a un proceso de extranjerización jamás visto en Venezuela, ni siquiera en la época de Pérez Jiménez, cuando el tirano integraba la Internacional de las Espadas, promovida por los Estados Unidos en América Latina en el marco de la Guerra Fría y la lucha contra la expansión del comunismo, luego de concluida la Segunda Guerra Mundial. El dictador tuvo cierto decoro frente al gobierno norteamericano, a pesar de que los oficiales se formaban en la Escuela de las Américas en Panamá y en la Escuela de Chorrillos, Perú. En cambio, Maduro se postró ante los hermanos Castro. El tutelaje que las Fuerzas Armadas cubanas ejercen sobre Venezuela es inédito.
Frente a las amenazas de Donald Trump hemos visto mucho fariseísmo. Es cierto que una invasión de las tropas estadounidenses al territorio venezolano resulta inadmisible. Pero, igualmente es inaceptable la arrogante presencia de los cubanos y los rusos en Venezuela. El hecho de que sean aliados del gobierno y que Maduro forme parte de un proyecto planetario en el que participan Putin, Castro y Bashar al-Ásad, no hace más simpática su injerencia. El Canciller ruso ´calificó de “inaceptable” la declaración de Trump. Lo que sí le parece muy aceptable es que Rusia siga surtiendo al gobierno venezolano de armas para apertrecharse en el poder, a cambio de las pocas divisas que ingresan a la nación, y que Maduro adopte esa conducta mientras la gente sigue yéndose del país o muriéndose de hambre y mengua porque carece de alimentos y medicinas.
A la cúpula militar le preocupa una hipotética y lejana agresión armada, pero no le importa la destrucción sistemática y cotidiana de la democracia y la nación por parte del régimen madurista. En realidad le interesa mantener su hegemonía dentro de un modelo que cada vez es más militarista y menos civil y republicano. La paranoia y el sadismo de los militaristas alcanzaron tales niveles de perturbación, que hasta un joven con un violín -el valiente y genial Wuilly Artega- los desequilibró. Los esbirros de la Guardia Nacional lo detuvieron y torturaron porque no toleraban las melodías que salían de su violín maravilloso. La barbarie no se entiende con el arte. Luego de haber sido librada la orden de excarcelación lo retuvieron en el cuartel de la GNB en El Paraíso durante varios días. La arrogancia militar no respeta ni las órdenes dictadas por unos jueces y tribunales apéndices de la dictadura.
El cambio en Venezuela no podrá darse sin las Fuerzas Armadas, y menos contra ellas. Los militares forman parte de las fuerzas motrices del cambio. Son pieza fundamental de la reconstrucción nacional, el respeto a la Constitución y la defensa de la democracia. Sin embargo, deben entender que Venezuela necesita las Fuerzas Armadas para prosperar; no que los militares, para prosperar, necesitan someter a Venezuela.

La nueva etapa de la lucha por la democracia por Trino Márquez – Noticiero Digital – 10 de Agosto 2017

ThumbnailTrinoMarquezCon la instalación de ese adefesio que es la asamblea nacional constituyente, en realidad una reunión ampliada de la dirección nacional del Psuv, se inicia una nueva etapa de la lucha que el país ha mantenido a lo largo de casi dos décadas contra el proyecto hegemónico liderado, primero por Hugo Chávez, y desde 2013 por Nicolás Maduro. El objetivo de esa infatigable pelea ha consistido en preservar la democracia en los pocos espacios que han ido quedando

Este nuevo ciclo se caracterizará por ser más represivo. La deriva autoritaria ya estamos viviéndola. El régimen, representante de una minoría despótica, adoptó como estrategia tratar de sacarnos de la ruta constitucional, electoral, pacífica y democrática con el fin de empujarnos a un camino al margen de la Constitución y de las débiles instituciones republicanas que aún quedan. Le gustaría que tomásemos la vía violenta, entre ellos los trancazos recurrentes, porque en ese terreno tienen todas las de ganar. Se sentirían muy cómodos si nos olvidáramos de todos los comicios y adoptáramos la vía armada o insurreccional. Nos aplastarían como a unas cucarachas teniendo una excusa perfecta.

Los atropellos más recientes contra los alcaldes opositores apuntan en esa dirección. Como no pudieron ganar en Barquisimeto, Lecherías, Chacao y El Hatillo, entre otros importantes municipios, optaron por secuestrar a los burgomaestres elegidos por el pueblo. El asalto a la Asamblea Nacional, comandado por el coronel Vladimir Lugo, responsable del resguardo de las instalaciones del Palacio Federal y de la integridad personal de los diputados, forma parte de esa estrategia de intimidación. Buscan acorralar, desmoralizar y desmovilizar la población y a los dirigentes, con el fin de proyectar la imagen de que son invencibles. Apuntan hacia los dirigentes más reconocidos con el propósito de descabezar el poderoso movimiento de resistencia que se ha expresado durante los últimos cuatro meses.

En este marco conviene evaluar con detenimiento la afortunada decisión de la MUD de participar en los venideros comicios regionales de diciembre, pues incidirá en futuras elecciones. Los barones del régimen no quieren que vayamos a ninguna confrontación electoral porque saben que perderán, por eso nos provocan y tienden trampas. Con motivo de las elecciones de gobernadores han aumentado las celadas. Prohibieron el uso de la tarjeta de la MUD en siete estados. Se niegan a cambiar el CNE, a pesar de la mortal declaración de Smarmatic. Sus ardides estimulan la confrontación entre “electoralistas” y abstencionistas, como si estos propiciasen la violencia y la insensatez, y los otros la paz y la cordura. En realidad ambos pretenden alcanzar la paz y la democracia, solo que por vías diferentes. Aunque, desde mi punto de vistas, quienes descartan concurrir a las elecciones regionales no solo no deslegitiman al gobierno, sino que lo atornillarían en la medida que les entregarían mansamente a los autócratas las instituciones cuyo origen se encuentra en el voto popular.

A las elecciones regionales hay que ir porque lo que quiere el gobierno es que no vayamos. Aquí no hay ningún dilema. No ir sería renunciar a un espacio que nos corresponde porque somos nosotros quienes realmente creemos en las elecciones como fuente de origen y legitimad de los poderes públicos regionales. Somos nosotros quienes creemos en la descentralización y en la soberanía popular dentro de los límites que establece el Estado de Derecho. El régimen utiliza las elecciones como coartada para destruir la democracia. Además, si decidimos participar, lo más probable es que esos cínicos decidan no concurrir. Querrán evitar una nueva derrota ante el país y el mundo

La mejor manera de honrar la memoria de los jóvenes mártires que han caído a lo largo de las luchas por rescatar la libertad, es construir un ambiente que impida que muertes como esas sigan repitiéndose a diario. Ya para el gobierno los asesinatos dejaron de ser un problema y se convirtieron en una estadística. En El Salvador y en otros países pasó lo mismo. Al final hubo acuerdos negociados que incluyeron elecciones, pero después de miles de muertos.

En el ciclo que está abriéndose serán numerosas las tentaciones para que la oposición no acuda a las batallas electorales. El gobierno hará uso del obsceno ventajismo que usualmente utiliza, se valdrá del CNE y de los militares para amedrentar. La incitación a la violencia será cotidiana. Nos corresponderá combinar la lucha de masas con la presencia en el escenario electoral, exigiendo siempre que se cumplan las condiciones mínimas para que se respete la voluntad popular.

Haga lo que haga, el régimen no tiene posibilidad de supervivencia por Rafael Poleo – Revista Zeta – 30 de Julio 2017

Rqcp1o1e_400x400.jpgEl régimen no tiene posibilidad de supervivencia y a medida que el tiempo pasa se estrechan las posibilidades de salvación personal para sus capitostes. El hallazgo, anunciado esta semana, de un nuevo colosal bolsón de petróleo y gas en las bocas del Orinoco, pone el tema sobre la mesa de Rex Tillerson, quien está en la Secretaría de Estado para resolver cosas así. Después de la payasada trágica del plebiscito para imponer una Constitución soviética, el proceso se hará vertiginoso y ganará fuerza la solución propuesta por el Comando Sur.

El Caso Venezuela pudiera ser único en los tiempos modernos y contemporáneos. No ha habido ni hay una situación comparable. Una banda criminal se apodera de toda una nación, la somete por fuerza de las armas, la humilla, la saquea y la arruina, poniéndola además al servicio del terrorismo y el narcotráfico, los dos enemigos que proclaman su propósito de acabar con la civilización.

Esto ya no tiene que ver con la política ni las ideologías. A la derecha le gusta decir que esto es comunismo o socialismo, para que cuando la tragedia concluya comunismos y socialismos queden desacreditados. Este cronista lo definió como fascismo, porque lo fue en su fase inicial, cuando Chávez y sus militares contaban para algo. Todo eso ya no vale. Aquí no hay un proyecto político. Esto es puro delito común. En nada se parece a lo que ocurrió en Italia, Alemania y Rusia entre las dos guerras mundiales. Mussolini, Hitler y Stalin padecían una enfermedad distinta a la de estos canallas que nos someten. Eran megalómanos con una hipertrófica voluntad de poder montados sobre una armazón ideológica coherente consigo misma -aunque no lo fuera con la realidad. Los de aquí y ahora ya ni se preocupan por cuidar la vestidura socialista con que se disfrazaron al principio. Son macro-atracadores que someten a treinta millones de rehenes y ya no tienen tiempo ni voluntad para disimularlo. Si pataleas te matan, y listo.

Lo atípico de la novedad es lo que tiene perplejos a los grandes poderes mundiales que no sólo quieren cambiar la situación venezolana sino que tienen que hacerlo por su propia supervivencia -miren el mapa e imagínense lo que sería la consolidación de un enclave del terrorismo y el narcotráfico en el punto clave del continente americano. No saben qué hacer porque están frente a una enfermedad que ellos no estudiaron. Los altos funcionarios que manejan Occidente no son talentos excepcionales sino profesionales salidos de universidades que les enseñaron las enfermedades políticas que fueron, no las que aún no habían sido. Se mueven por fórmulas, no son creativos. Inútilmente buscan en su vademécum un remedio para este mal. Fascismo y nazismo fueron detenidos porque Roosevelt, Churchill, De Gaulle y el mismo Truman -quien con su aire de tendero de provincia hizo lo que tenía que hacer- eran genios heterodoxos que no necesitaban consultar el libro para identificar lo que estaba pasando y cómo conjurarlo. En cuanto al comunismo soviético, quien lo lidió fue la Iglesia, en faena encubierta de la cual por eso mismo no puede blasonar.

A los venezolanos no les gusta que se los diga, pero es lo que sé y lo que veo: esto no es chavismo. Los juramentados del Samán de Güere tenían el sueño de un país ideal. Sueño equivocado, pero sueño. Su propósito no era saquear la patria, sino reconstruirla según una imagen ideal que tampoco era comunista porque ni siquiera estaba definida en su mente. La debilidad de los políticos de La Cuarta puso en sus manos un poder con el cual los comandantes no supieron qué hacer. El momento crucial fue cuando cambiaron el Movimiento Quinta República -la idea vieja de una república nueva- por el Partido Socialista Unido. El PSUV fue invadido por oportunistas como Cilia Flores, antigua adeca del bando policial de Cecilia Matos encabezado por Yanes Pasarela. Flores introdujo en el permeable círculo íntimo de Chávez un haragán profesional a quien Fidel Castro, cuando Chávez se le puso pesado, hizo presidente porque era el más manejable. La Historia enseña que las revoluciones siempre paran en eso.

Hasta hace muy poco, el alto funcionariado de las potencias occidentales no había hecho más que meter la pata en el tratamiento del Caso Venezuela. Hasta que la rebelión del pueblo venezolano, que simplemente no se deja joder, ha coincidido con su librito de burócratas ansiosos de ascenso y jubilación. Esto no hubiera bastado si en las bocas del Orinoco Exxon Mobil no hubiera descubierto un fabuloso yacimiento de petróleo y gas que obliga a renegar de cualquier preocupación por el medio ambiente: ese contaminante hay que extraerlo y convertirlo en dinero, aunque nuestros nietos tengan que vivir noche y día con tapabocas.

Gracias a ese excremento del diablo sobre el cual tienen decisión Guyana y Venezuela, en ninguno de estos dos países puede haber gobiernos forajidos. La enorme inversión necesaria para poner esa porquería en las gasolineras requiere seguridad jurídica, algo que no pueden dar malandros como los que te conté. Así que se van, pero no se sabe cómo. Por suerte, ellos tampoco saben cómo quedarse. La idea de reunir una Asamblea Constituyente para montar un Estado comunista como era la URSS ha resultado altamente tóxica para el régimen. Por más que Padrino y Tibisay inventen votos, no habrá suficientes para compararlos con los 7.500.000 que la MUD metió quince días antes. En los últimos días los atracadores han intentado canjear su evento del domingo por algo que les dé un poco más de tiempo. Pero hasta Zapatero, quien ha actuado como un corredor de bienes políticos -un “realtor”, pero no de bienes raíces sino de libertades, ha tirado la toalla.

La burocracia del Departamento de Estado y la Unión Europea aguardan el resultado de esa maroma inverosímil donde el trapecista debe romperse la crisma. Ellos tampoco saben qué hacer. Si no se les ocurre algo, Tiranosaurus Rex, que es puro Exxonmobil, hasta puede abrir la puerta al Comando Sur, que se dice capaz de arreglar eso en seis horas. Un petrolero es mejor para estas situaciones que un burócrata profesional de carrera.

De verdad que este viejo cronista hubiera preferido otra solución.

Negociación y constituyente: así avanzan las conversaciones por Santiago Boccanegra – TalCual – 25 de Julio 2017

La Mesa de la Unidad prepara una propuesta unitaria y el gobierno no está tan cerrado. Admiten, sin embargo, que algunos acuerdos, de conseguirlos, obligarán a “tragar grueso”
“Por primera vez el gobierno sí tiene intención de construir un acuerdo”, cuenta una fuente de la Mesa de la Unidad. Habla así de las conversaciones que se han dado, indirectamente, entre liderazgos del chavismo burocrático y los partidos de la coalición opositora.

A Maduro hay que irlo leyendo. Un día dice que la constituyente es imparable, y al siguiente abre la puerta para posponerla y dice que habla con la oposición regulamente. En todo hay parte de verdad y parte de mentira. Pero lo importante es que el pie en el acelerador puede dejar de pisar fuerte.

El Presidente propuso la constituyente, y ahora se ha dado cuenta de sus peligros. No solo porque la ANC tendría incluso más poder que él, y las relaciones de poder ente los grupos y grupetes dentro del chavismo pudieran reconfigurarse, sino porque lo pone en la mira de fuertes sanciones internacionales. Ya no habría espacio para medias tintas en el tratamiento de Venezuela como un país que abandonó el camino de la democracia.

Entonces, hay ganas de hablar, de explorar, de buscar acuerdos. Y en la oposición nunca ha habido cerrazón a las conversaciones, al contrario. “Es mejor un mal arreglo que un buen pleito”, dicen puertas adentro. También, que “lo valiente es sentarse a hablar”. Además a sabiendas que desde el Estado, el madurismo aún tiene una posición de fuerza, con todo y armas. Pero “las propuestas son borrosas y se mueven a cada rato” y “hay mucha desconfianza, como todo el mundo en el país”.

El escenario, ciertamente, es de suspender la constituyente y lograr un calendario electoral claro, que desemboque en unas elecciones presidenciales con observación internacional. “Al día de hoy, con la ANC, votar no existe. Estamos es buscando recuperar poder votar”, dice un informante. Otra cosa es el cuándo: el gobierno querrá aferrarse a, en el mejor de los casos, diciembre 2018. La MUD quiere que sea mucho antes, estableciendo de una vez la escogencia de gobernadores y alcaldes que están pendientes.

El diálogo tiene enemigos. Desde el lado del chavismo, Diosdado Cabello lo condena. Según Crónica.uno, incluso le habría dicho a Maduro que la propuesta cogió fuerza en el oficialismo; despertó a la militancia y la embarcó en esta nave, por lo que sería “una traición” cambiar de rumbo.

No es casual que Héctor Navarro diga que “la no realización de las elecciones del domingo 30 de julio se daría solo si son exitosas las conversaciones cupulares”. Lo afirma en una entrevista donde también añade que en el PSUV “hay gente consciente con disposición al diálogo sincero pero se impone el terrorismo instalado por parte de algunos dirigentes”, en clara referencia al capitán.

Tampoco es casual que la rectora Socorro Hernández deslice, como quien no quiere la cosa, que el escenario electoral puede cambiar “si se da un consenso entre actores políticos”. Curioso, pues la oposición, en el caso del proceso constituyente, no es un actor político pues decidió no participar.

En los partidos de la Unidad hay conciencia de que es prioritario parar la constituyente, con acuerdo o con un “choque de trenes” que nadie sabe en qué puede resultar. “Esa es la verdadera amenaza, porque con la ANC perdemos todos. Tenemos que parar ese proceso”. Aclara, eso sí, que Rodríguez Zapatero no ha participado de las conversaciones, y su paso por la casa de Leopoldo López el lunes 24 de julio no tuvo relación con la reunión que la MUD tuvo allí. “Él no hace propuestas. Pero sí es verdad que así como en 2016 no apoyó el revocatorio, ahora no quiere que haya constituyente”.

Es tiempo del juego a gran escala, de la negociación adulta. Lo malo, y lo saben, es que van tarde. El reloj avanza y los radicales también.

 

El código QR, el sistema que controla los votos de Maduro por Indira Guerrero – La Patilla – 24 de Julio 2017

carnet-patria8.jpg

Una plataforma tecnológica implementada por el Gobierno de Nicolás Maduro permite vigilar al votante, sus necesidades, su ubicación, todo dispuesto en el reverso de un documento de identidad distribuido en Venezuela como “el carnet de la patria”, reseña Efe.

Al menos 14 millones de personas, según el Gobierno, han sido censadas en el país a través del sistema de vigilancia con el que el propio presidente venezolano bromea públicamente diciendo que le permite saber cuántas personas hay en una sala e incluso quiénes están embarazadas.

La tarjeta de identificación tiene en la parte posterior un código QR (código de respuesta rápida por sus iniciales en inglés), una evolución del código de barras que permite el almacenamiento y lectura de una lista de información ilimitada según su requerimiento.

El sistema, financiado por el Estado, ha sido puesto a la orden del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela, la mayor organización política del chavismo, para dar seguimiento a los votantes y permitir su ubicación gracias a la información almacenada durante su proceso de registro.

Esta tecnología es la principal herramienta usada por el Gobierno, a través del partido, para promover la votación el próximo 30 de julio, cuando se elegirá a los integrantes la Asamblea Nacional Constituyente, un proceso en el que el mayor reto del chavismo es alcanzar una alta participación.

Inducir a la votación es clave para completar el proceso con el que Maduro prevé cambiar la Constitución, sin importar a quién elija el votante porque la mayoría de los candidatos son seguidores de su gobierno, no obstante requiere de una alta presencia en las urnas para dar legitimidad a la polémica elección.

La plataforma fue puesta a prueba hace una semana en un simulacro del Gobierno para medir su capacidad de movilización, en una jornada en la que se vieron dos largas filas: la primera para votar; y la segunda, la que hacían los electores luego de haber sufragado para pasar el carné frente al software que lee la tarjeta y registra su participación.

Dentro del proceso, en el que se comenzó a censar y a distribuir carnets desde principios del año, se almacenó información sobre beneficios recibidos por el Gobierno, militancia en partidos políticos, si forman parte de las familias que reciben alimentos subsidiados por el Estado y sobre sus redes sociales.

Uno de los operadores del sistema que no quiso identificarse asegura que esta tecnología permite que una vez chequeada la persona quede registrada en una base de datos y se puede saber “quién no pudo movilizarse”.

“Sí, podemos”, dijo el operario en pleno simulacro de la plataforma mientras pasaba decenas de tarjetas frente al lector, para responder a la pregunta sobre si podrían saber quiénes no se habían movilizado para ese ensayo de la votación, que se realizó el mismo día que la consulta opositora contra la Constituyente.

Desde hace más de seis meses el Gobierno ha estado visitando casa por casa, viendo la necesidad que registró la persona cuando solicitó el carnet.

La base de datos sirve a una estructura superior del partido del Gobierno para la elección de los candidatos de la Constituyente denominada la “maquinaria 4×4”, los cuatro pilares de la campaña electoral de los partidarios de Maduro para refundar el Estado.

Entre esas cuatro estructuras hay dos con un rol fundamental, una el Movimiento Somos Venezuela, una organización de simpatizantes que verifica las necesidades económicas directamente en el domicilio, para ingresarlas en una lista de espera por beneficios del Gobierno, al tiempo que promociona la permanencia de “la revolución bolivariana”.

La segunda, los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), un sistema que entrega bolsas de alimentos a muy bajos precios a las familias de bajos recursos, que deben completar ese registro.

Una fuente del Gabinete aseguró que es también el primer recurso que se usará a lo largo de la campaña y para ello el Gobierno comenzó hace tres meses a reservar seis millones de cajas del CLAP que serán distribuidas por los líderes del partido.

El banco de información que dispone hoy el chavismo le permite saber que de casi 15 millones de personas registradas 57 % son mujeres; 32 % tienen entre 15 y 35 años de edad; 34 % de 35 a 55 años, y 33 % más de 55 años; y 98 % son alfabetizados.

El 91 % de los registrados tiene acceso a los CLAP; y 34 % percibe un ingreso menor al salario mínimo, de acuerdo con los datos divulgados por el propio Gobierno.

A menos de una semana para la elección de la Asamblea Constituyente, una de las elecciones más polémicas de los últimos años en Venezuela, se abrió un operativo especial con 1.200 puntos en todo el país para registrar a más ciudadanos.

Este sistema será durante un día el ojo omnipresente que contará uno a uno los votos para garantizar la última carta de Maduro.

 

 

Verdades para militares por Fernando Ochoa Antich – El Nacional – 25 de Junio 2017

unknown-1En mi artículo de la semana pasada, me dirigí al Alto Mando Militar señalando sus responsabilidades en medio de la inmensa crisis que vive Venezuela. Sus errores, en particular los cometidos por el general Vladimir Padrino López y por el mayor general Antonio Benavides Torres, han comprometido gravemente el honor y el prestigio de la Institución Armada. El general Padrino no aprovechó la oportunidad que significaba haber sido designado ministro de la Defensa y mantener la jefatura del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional para recuperar la maltrecha imagen de la Institución Armada ante la opinión pública. En lugar de dedicarse a fortalecer la unidad interna de nuestra Institución, utilizando como norte de su gestión el estricto cumplimiento de lo previsto en el artículo 328 constitucional, se dedicó a presentarse ante sus subalternos y ante el país como un dirigente más del PSUV vociferando permanentemente consignas partidistas. Las consecuencias están a la vista: perdió su autoridad moral sobre sus subalternos, echando por tierra las expectativas que pudo haber generado su designación. Ahora, debilitado al perder el mando, ya no es capaz de rectificar sus errores.  El caso del general Benavides es aún más triste. Creyó, absurdamente, que lograría dominar la protesta nacional comportándose cual esbirro de la tiranía y provocando un lamentable saldo de muertos y heridos. Todo lo contrario, ese nefasto saldo lo ha convertido en una de las personas más rechazadas por los venezolanos. Es tan estruendoso su fracaso, que Maduro y Reverol, responsables de las órdenes represivas, prefirieron destituirlo sin pena y sin gloria.

Leer más de esta entrada

Bienvenidos a la democracia por Fernando Mires – Blog Polis – 31 de Mayo 2017

39768fernandomires1640x360La MUD puede y debe estar sometida a críticas; nadie lo duda. Pero no olvidemos que es la máxima representación de los partidos democráticos venezolanos cuya mayoría está representada en la AN. Tampoco olvidemos que esa barbaridad fascista llamada Asamblea Constituyente Comunal fue inventada por la dictadura justamente para destruir a la AN (y por ende a la MUD). La AN, la MUD y la Constitución de 1999 han llegado a ser inseparables
Quien escribe estas líneas, observador y cronista de los sucesos que tienen lugar en Venezuela, no se ha cansado de repetir que hay que saludar a quienes ayer fueron partidarios de Chávez y hoy se alinean al lado de la Constitución. Por lo mismo se ha manifestado en contra de todo intento por cobrar cuentas o exigir disculpas, sea a quien sea, cuando alguien asume la ruta constitucional. Leer más de esta entrada

Maduro llama a unas elecciones constituyentes diseñadas a su medida por Ewald Scharfenberg – El País – 24 de Mayo 2017

1492567998_872008_1492572540_noticiarelacionadaprincipal_normal_recorte1El presidente venezolano firma el decreto con la propuesta de escoger a 540 representantes para redactar el texto

El chavismo busca un salvavidas exprés y a su medida con el llamado a una Asamblea Nacional Constituyente (ANC). Si eso ya se esperaba de esa iniciativa, anunciada por el presidente Nicolás Maduro el pasado 1 de mayo, quedó comprobado este martes, cuando el propio mandatario dio a conocer el decreto por el que se establecen las condiciones en las que se elegirán los diputados de la asamblea.

Maduro dio lectura y firmó el decreto de las “bases comiciales” -el nombre técnico del documento- al final de una marcha convocada por el oficialismo para denunciar “la violencia y el fascismo” que atribuye al sector opositor, luego de 53 días de protestas callejeras que se saldan con 55 muertes y miles de heridos. El evento, condicionado por la lluvia que desde temprano cayó sobre Caracas, cubrió una ruta que iba desde la avenida Libertador hasta el palacio presidencial de Miraflores, en el centro de la capital venezolana.

El presidente venezolano anunció el pasado 1 de mayo que convocaba a una Asamblea Nacional Constituyente que sirviera como foro de diálogo “para lograr la paz que necesita la República”. Aunque la Constitución vigente data de 1999 y quedó confeccionada bajo la atenta mirada del comandante Hugo Chávez, , ya para entonces en el poder, se entendió que el llamado a una Asamblea Constituyente se proponía, en el mejor de los casos para el chavismo, reconfigurar las reglas del juego institucional a su favor o, en el peor, hacerle ganar algo de tiempo ante una crisis socioeconómica y de gobernabilidad que no hace más que agudizarse.

“El dilema está muy claro en Venezuela”, dijo este martes Maduro a sus seguidores, “o Constituyente o violencia; o balas o votos”.

Pero cuando el líder del chavismo dio a conocer enseguida las condiciones para la elección de los constituyentes, quedó claro por qué su Gobierno, el mismo que pulsó las teclas institucionales para bloquear en 2016 la realización de un referendo revocatorio o de las elecciones regionales de alcaldes y gobernadores -que, de acuerdo a todos los estudios de opinión, iba a perder-, presiona ahora para que se celebren estos comicios. Y es que se jugarán con las cartas marcadas.

De los 540 diputados que el oficialismo plantea conformen la ANC, 168 provendrán de lo que el decreto presidencial llama el “ámbito sectorial”. Se trata de un componente corporativista que recuerda disposiciones de regímenes totalitarios de otrora, por el que se escogerán representantes provenientes de listas gremiales. Maduro ha definido ocho sectores que tendrán derecho a postular candidatos: los trabajadores, los estudiantes, las comunas, los pensionados, los empresarios, los discapacitados, los campesinos y pescadores. Se espera que el chavismo saque provecho del dominio clientelar que ejerce sobre algunos gremios de base y de la ambigüedad prevaleciente para definir quién pertenece y quién no a cada uno de esos sectores.

Así mismo se elegirán 364 diputados “territoriales”, la mayoría a razón de un diputado por municipio, sin reparar en la población de esas circunscripciones. La medida busca disminuir el peso electoral de circunscripciones urbanas -como los estados Zulia y Miranda, las dos mayores del país- que votan por la oposición, y aumentar la proporción de los municipios rurales donde el chavismo conserva el control.

Se reservarán ocho curules para representantes de las etnias indígenas.

Aunque voceros del oficialismo se han apresurado a aclarar en días previos que la Constituyente no se propone disolver los poderes constituidos, ni siquiera la Asamblea Nacional opositora que incordia al Gobierno desde enero de 2016, el decreto presidencial dado a conocer este martes da una pista sobre cuál puede ser el destino del parlamento: se ordena que la Asamblea Constituyente se instale en el Palacio Federal Legislativo, la sede donde hoy delibera la Asamblea Nacional.

La oposición agrupada en la Mesa de Unidad Democrática (MUD) ha manifestado, aún desde antes de conocerse la enrevesada arquitectura de los comicios constituyentes, su rechazo a la convocatoria. Ese criterio lo ratificó el martes en la noche Henrique Capriles Radonski, gobernador del estado de Miranda y dos veces ex candidato presidencial, quien calificó la iniciativa como “un fraude” y llamó a marchar este miércoles en Caracas y otras ciudades para desconocerlo. “Pretenden hacer una constitución a su medida y eso los venezolanos no lo vamos a aceptar”.

Mientras tanto, casi al mismo tiempo, Tibisay Lucena, presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE) -entidad controlada por el Gobierno- declaró que el organismo se prepara para realizar las elecciones para la Constituyente a finales del próximo mes de julio. De paso, aseguró que los comicios para escoger gobernadores tendrán lugar en diciembre de 2017, un año más tarde de la fecha que correspondía por mandato constitucional.

Sin embargo, no todo ocurrió este martes a pedir de boca para el presidente venezolano. En la jornada se hicieron públicas las primeras disidencias con respecto a la Constituyente, provenientes del oficialismo.

Dos magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Marisela Godoy -de la Sala de Casación Civil- y Daniel Mojica -de la Sala de Casación Social- manifestaron su repudio a la Constituyente a través de medios de comunicación.

En el mismo sentido se pronunció la exministra de Hugo Chávez y ex vicepresidenta regional del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), Maripili Hernández, a través de un texto difundido por un canal de televisión colombiano. Para Hernández el actual llamado a Constituyente “contradice absolutamente los principios fundamentales del chavizmo”.

La crítica desde el chavismo fundamentalista a la Constituyente de Maduro apunta a la negativa del Gobierno a someter a consulta popular tanto la convocatoria a la asamblea como la Carta Magna que eventualmente produciría.

En 1999 Hugo Chávez hizo celebrar sendos referendos para aprobar el llamado a Constituyente, así como la Constitución resultante.

Chavistas atacan la iglesia durante la homilía del Cardenal de Caracas por Ludmila Vinogradoff – ABC – 13 de Abril 2017

Militantes del Partido Socialista de Venezuela (Psuv) han irrumpido en la Basílica de Santa Teresa mientras el Cardenal de Caracas, Jorge Urosa Savino, oficiaba la homilía para atacar con proclamas chavistas a favor del régimen de Nicolás Maduro e insultar y amenazar a los feligreses que seguían el acto religioso.

Es una tradición que en la Basílica Santa Teresa, situada en el centro de la capital, se celebre todos los años la procesión del Nazareno de San Pablo alrededor del templo. Sin embargo, esta vez los activistas del Psuv entraron violentamente gritando sus consignas políticas.

El diputado caraqueño Richard Blanco, del partido Un Bravo Pueblo, fundado por el alcalde Antonio Ledezma, dijo que los militantes del partido de gobierno recurren a este tipo de ataques pues se niegan a reconocer que perdieron el apoyo popular.

Calificó de aberrante que atenten contra una iglesia, contra el Cardenal Urosa Savino y contra los asistentes que en pleno acto de fe y convicción religiosa acudieron al llamado del Nazareno de San Pablo.

El diputado Blanco acusó al oficialismo. «El único responsable de esta cobarde acción recae sobre el Concejal Nebreda y jóvenes del Partido Socialista Unido de Venezuela comandados por el supuesto Alcalde del municipio Libertador Jorge Rodríguez. La ofensa al Nazareno de San Pablo, es un hecho repudiable, esta infamia jamás había ocurrido en nuestra historia, son unos fariseos que pronto recibirán su merecido, Dios castiga sin piedra y sin palos, esperen su merecido divino», concluyó.

A %d blogueros les gusta esto: