elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Protestas

Nada es casual por Jurate Rosales – El Nuevo País – 29 de Julio 2020

ZPro-1-780x405.jpg
El `plan global es evidente. Más bien asombra que no haya sido denunciado como tal por ninguno de los gobiernos involucrados. Por lo menos hasta ahora en ese aspecto hay un mutis.
Un primer ensayo ha sido organizado en los dos años anteriores con una “marcha a Estados Unidos desde Centro América” y la muy alevosa variante de involucrar a niños separados de sus padres, lo que obviamente puso en acción a las denuncias por parte de organismos de diversas defensas de derechos humanos y de la infancia. De pronto, todo eso se diluyó en la nada. Es que apareció un plan “revisado y mejorado” a medida que se acercan las elecciones norteamericanas en Estados Unidos y simultáneamente, cuando los gobiernos de América Latina dieron un paso a la derecha y entonces se alarmaron los activistas de la extrema izquierda quienes se creían dueños del patio.
No me cabe duda, que las súbitamente sincronizadas violentas manifestaciones en casi toda América Latina y en Estados Unidos (justo antes de las elecciones presidenciales donde el presidente Trump es el hombre a abatir) son parte de un plan de subversión generalizada. Es tan evidente la planificación continental con múltiples manifestaciones violentas, que incluso apareció un coletazo – también sincronizado – hasta en Francia.
Lo absurdo de las manifestaciones con actos de vandalismo, da la medida de una enorme ignorancia, y por cierto deja muy mal parado el sistema educativo en los países involucrados. En Estados Unidos, los manifestantes destruyeron sin ton ni son, hasta las estatuas de sus propios héroes. Pero la palma de esas destrucciones se la llevó Francia (¿ qué tenían que hacer los franceses en este berenjenal?), al tumbar la estatua de una mujer creole, como lo fue la esposa de Napoleón, Josefina de Beauharnais. Su único mérito para tener una estatua fue el haber enamorado perdidamente al futuro emperador. El caso de esa absurda destrucción de una estatua que no tenía nada que ver con nada, mereció la indignación en Francia del director de estudios en la Escuela de Altos Estudios de Ciencias Sociales, Patrice Gueniffey, quien declaró que “las imágenes son repulsivas. Esas destrucciones son tanto más odiosas, en cuanto que ellas primero que todo son testimonio de la crasa ignorancia de los rabiosos que militan en esos grupúsculos”.
Efectivamente, a mí tampoco nadie me va a convencer que los sangrientos eventos en América Latina y los de Estados Unidos no estén concatenados y dirigidos. Que ninguno de los gobiernos afectados denuncie el desarrollo de un plan global, sólo indica la enorme dificultad que hay para articular una defensa multinacional, frente a un ataque que sí lo es, pero se manifiesta a través de una miríada de agravios aislados, justificados o inventados, siempre diseminados, porque todavía no hay suficiente fuerza para unirlos en una sola revolución continental. Sin embargo, les sirve de muestra la supuestamente “exitosa” revolución chavista en Venezuela, que es donde se reunieron para coordinar las acciones, bajo el paraguas de una convención de miembros internacionales del Foro de Sao Paulo. Venezuela es entonces ahora el ejemplo a seguir. ¿Ejemplo a seguir?
Espero equivocarme, pero cada vez más me doy cuenta que esas revueltas ya no son de corte puntual como lo quieren aparentar sus organizadores, y ni siquiera responden a algún interés nacional. Es como si la meta no fuera denunciar tal o cual agravio. La meta ni siquiera es desestabilizar a un gobierno, sino que apuntan a desestabilizar al continente. Los disturbios se extienden como si fueran proyectados por regiones y afectan principalmente en conjunto a gobiernos que recién se desligaron de la tutela del Foro de Sao Paulo, lo que revela un proyecto continental rojo rojito, que se iba a pico y que sus actuales promotores están decididos a no dejar perecer.
Observo también que ese Foro de Sao Paulo, de corte multinacional latinoamericano, inicialmente fundado por Lula da Silva con el ahora ya fallecido Fidel Castro y posteriormente reforzado por el aporte que le dio Hugo Chávez, tuvo un momento de desconcierto cuando la mayoría de los gobiernos de América se desligaron de la extrema izquierda. El más reciente en hacerlo ha sido Bolivia, con la caída de Evo Morales. Es cuando poco después el Foro celebró un cónclave en Caracas y parece haber recibido un plan de acción. Está actualmente en plena ofensiva. Entre el plan de Donald Trump de dar prioridad a la fórmula de América para los americanos, y el proyecto ideado por Fidel Castro de Venezuela para los cubanos, extendida ahora a “para los chinos, rusos e iraníes”, es que se aprecia en qué, para qué, y dónde se está apuntando.
Además del Foro al que noto cada vez más activo, un papel muy destacado están jugando en este momento las redes sociales cada vez más sofisticadas en la producción de noticias impactantes y convincentes, falsas o tergiversadas. Las campañas electorales a través de twitter, Facebook etc., son particularmente útiles para sembrar la noticia falsa y su veneno es tanto más activo, en cuanto que mayor haya sido el número de incautos que las retwitean. Por más que sus administradores prometan eliminar cuentas fantasmas que continuamente se disfrazan y aparecen en la red, el efecto multiplicador de las “fake news” es imparable.
También una reciente víctima afectada por la deriva de los medios de información ha sido la prensa norteamericana en sus más prestigiosos diarios. Comparativamente, veo a los medios europeos más éticos al transmitir la noticia.
Con la TV norteamericana, la deriva es reciente y muy marcada, llega un momento en que un noticiero parece una cadena de panfletos. A veces me pregunto cómo hace el público para no sentirse desinformado.
Creo que esa falta de información veraz es particularmente grave en la actual época de una pandemia que impide las aglomeraciones humanas y el natural intercambio de opiniones, dejando al público a la merced de lo que le dice un locutor de un medio de comunicación, sin la contrapartida del intercambio verbal dentro de los círculos sociales de cada quien. La cancelación de las convenciones de los dos grandes partidos de USA no presagia nada de bueno en materia de coordinación partidista. Temo que después de esta campaña electoral norteamericana , algunos medios, o quizás todos en el norte, deberán rezar su mea culpa.
Lo que más me sorprende es esa aparición de un mundo asombrosamente desfasado por lo primitivo de las reacciones humanas y por su ignorancia de los hechos en una época que creíamos de gran progreso. No es sólo la pandemia del corona virus. Lo que se está revelando es mucho más que eso – lo cual no es poco decir.

Chavismo y Foro de Sao Paulo están detrás de las protestas en América por Arturo J. Solórzano – IF Revista Digital – 6 de Junio 2020

Las protestas en EE.UU. tienen el mismo patrón de esas que vivimos en varios países de Latinoamérica. ¿Es la brisita Bolivariana?

Las violentas manifestaciones en los últimos días en los Estados Unidos, iniciadas como protesta por la muerte de un ciudadano de raza negra a manos de un policía y los disturbios en Chile de hace menos de un año, iniciados como protesta por aumentos en el precio del pasaje en el metro, tienen como elemento común el alto nivel de violencia y destrucción, que no justifica la causa que los originó.

En ambos casos, las protestas han reunido a los “antisistema”, es decir, a todos los que adversan el sistema de mercado y la democracia, llámense anti-racistas, anti-fascistas, feministas extremas, movimientos pro LGTB, ambientalistas, marxistas, socialistas o comunistas. Todos tienen en común el mismo objetivo: acabar con el sistema “opresor”. Son grupos pequeños pero con capacidad para influir y arrastrar a seguidores de partidos opositores y muchedumbres de ciudadanos descontentos no afiliados con ningún grupo, entre los que se cuelan también delincuentes que aprovechan los disturbios para cometer toda clase de crímenes.

Pero solo un grupo pequeño entre ellos tiene claro con qué tipo de sistema debe ser sustituido: con el socialismo tiránico. En este grupo están todos los que creen en la vieja pero perdurable teoría marxista de que el capitalismo es un sistema de explotación, que los empresarios explotan a los trabajadores y hay que cambiarlo porque es el culpable de la desigualdad de ingresos y riqueza, y de las deficiencias objetivas que existen, aunque sea el sistema que más haya disminuido la pobreza y traído más innovaciones y progreso en el mundo, excepto en aquellos países donde aún persiste un alto nivel de corrupción, controles y políticas estatales que frenan la inversión y la competencia en el mercado.


Los jóvenes adoctrinados hace pocas décadas en el sistema educativo hoy forman parte de organizaciones civiles antisistema y medios de comunicación, otros son militantes de partidos políticos y hasta funcionarios gubernamentalesArturo Solórzano

El núcleo de este grupo marxista sigue la estrategia descrita por el italiano e ideólogo comunista Antonio Gramsci de llegar al poder mediante la penetración y el control de las instituciones educativas y culturales, una táctica que requiere la infiltración de organizaciones influyentes que integran la sociedad civil, especialmente escuelas y universidades, así como medios de comunicación para convertirlos en instrumentos de agitación marxista, las “trincheras” desde donde se llevaría a cabo la lucha cultural para socavar la hegemonía ideológica de la “clase dominante” que ocupa al Estado. Esta estrategia ha estado en marcha desde hace más de 50 años y ha dado sus frutos. Los jóvenes adoctrinados hace pocas décadas en el sistema educativo hoy forman parte de organizaciones civiles antisistema y medios de comunicación, otros son militantes de partidos políticos y hasta funcionarios gubernamentales. El desarrollo de las redes sociales ha potenciado su capacidad de influir en las mentes de muchos más. Los “influencers” no se cansan de repetir el discurso de la “opresión” causada por “el sistema” y la “reivindicación de derechos” “robados” por el “neoliberalismo” y los más ricos.

En América Latina, los movimientos antisistema están organizados en el Foro de São Paulo, cuyo objetivo es implementar dictaduras socialistas en los países latinoamericanos, con apoyo financiero del crimen organizado.


En América Latina, los movimientos antisistema están organizados en el Foro de São Paulo, cuyo objetivo es implementar dictaduras socialistas en los países latinoamericanos, con apoyo financiero del crimen organizado.Arturo Solórzano

Es tan evidente el papel del castrochavismo y la izquierda aglutinada en el Foro de São Paulo en la promoción de los disturbios en varios países latinoamericanos que la Secretaría General de la OEA emitió un comunicado el 16 de octubre de 2019, en el cual expresa: “Las actuales corrientes de desestabilización de los sistemas políticos del continente tienen su origen en la estrategia de las dictaduras bolivariana y cubana, que buscan nuevamente reposicionarse a través de su vieja metodología de exportar polarización y malas prácticas, pero esencialmente financiar, apoyar y promover conflicto político y social. … La estrategia de desestabilización de la democracia a través del financiamiento de movimientos políticos y sociales ha distorsionado las dinámicas políticas en las Américas.”

No olvidemos la confesión de Maduro: “Todas las metas que nos hemos propuesto en el Foro de São Paulo las estamos cumpliendo una por una”…”articulando los partidos políticos progresistas, revolucionarios, de izquierda … de toda América Latina y el mundo con los movimientos sociales, esa fue la estrategia que trazamos, y vamos bien… y todavía lo que falta.”

Es obvio que no podía decir más. Es un plan organizado para subvertir las democracias de todo el continente americano, en curso de ejecución por las organizaciones del Foro. Lo ejecutaron en Chile y Ecuador, lo han intentado en Colombia, Panamá y Honduras. Hoy lo ejecutan en los Estados Unidos. En todos los países, el plan está en curso, solo esperando el momento adecuado. No son “teorías conspirativas”, la evidencia está ante nuestros ojos.


Es un plan organizado para subvertir las democracias de todo el continente americano, en curso de ejecución por las organizaciones del Foro. Lo ejecutaron en Chile y Ecuador, lo han intentado en Colombia, Panamá y Honduras. Hoy lo ejecutan en los Estados Unidos.Arturo Solórzano

Pero los políticos y funcionarios gubernamentales en los países democráticos siguen ignorando o subestimando la amenaza de la izquierda continental organizada. Su fin último ha sido confesado innumerables veces: la destrucción del sistema de mercado y la democracia para instaurar el socialismo, no importa cuántas veces haya fallado. No en vano Cuba ha persistido más de 60 años en el comunismo intentando exportar su revolución, ahora con Venezuela como su aliado principal.

Me gustaría finalizar este artículo con un extracto de Max Eastman, que advierte sobre las consecuencias de no actuar de forma rápida y contundente para impedir el avance de la agenda antisistema de la izquierda, válido para todas las democracias del continente.

“Ahora, cualquiera que haya investigado los escritos de Lenin y haya seguido su solicitud por parte de Stalin, sabe lo que significa esa frase: “aplastar el aparato estatal burgués”. Significa en los Estados Unidos apoderarse de los edificios públicos y purgarlos de cada funcionario y cada empleado, y el asistente de cada empleado que sea fiel a los ideales, o imbuido de los hábitos de la libre empresa y el gobierno representativo; entre en los edificios y límpielos a punta de bayoneta, desinféctelos de la democracia mediante ejecuciones sumarias y campos de prisioneros, y establezca una dictadura despiadada de un solo partido en este país que se hará cargo de nuestro comercio, nuestra industria, nuestros sindicatos, nuestro último círculo de costura y sociedad para la conservación de la vida de las aves. Eso es lo que significa.” Max Forrester Eastman (January 4, 1883 – March 25, 1969). Reflections on the Failure of Socialism. 1955..

 

Nuevas protestas por la falta de gasolina y el racionamiento en distintas ciudades de Venezuela – Infobae – 3 de Junio 2020

A lo largo del día se han registrado numerosas manifestaciones contra las medidas del régimen de Nicolás Maduro sobre la distribución de la escasa gasolina disponible en el país con mayores reservas petroleras del mundo. En qué consiste el nuevo sistema implementado por el chavismo, que ya muestra sus fallas

Cientos de venezolanos volvieron a salir a las calles este miércoles para protestar con la continua escasez de gasolina que tiene lugar en el país caribeño, que cuenta con las mayores reservas conocidas de petróleo a nivel global.

Las manifestaciones ahora apuntan al nuevo sistema de racionamiento diseñado por la dictadura de Nicolás Maduro, que busca distribuir el escaso combustible obtenido del régimen iraní, y cuyas fallas se presentaron inmediatamente.

Protestas por falta de gasolina en Santa Rosalía, estado PortuguesaProtestas por falta de gasolina en Santa Rosalía, estado Portuguesa

Este miércoles, se registran protestas en CaracasLaraBarquisimetoAnzoátegui y Mérida, entre otros puntos del país.

El diputado opositor Daniel Antequera informó que cientos de personas “que llevan dos días de cola para surtir gasolina cortan la Intercomunal Cabudare/Barquisimeto”. “La soberbia de quienes están en el poder no conoce el dolor de los venezolanos”, manifestó.

En tanto, en Falcón, la gente cortó la entrada Punto Fijo. Allí se reportó que distintos usuarios denunciaron que solamente los funcionarios del régimen tuvieron acceso a la gasolina que llegó. “Hay para todos o no hay para nadie”, expresaron los manifestantes indignados.

Esas personas acudieron a las estaciones de servicio este miércoles porque el sistema del régimen se basa en un racionamiento diario basado en el número de matrícula. Por ejemplo, aquellas que terminan en 1 y 2 pueden cargar los lunes. Sin embargo, pese a esa disposición, la escasez de gasolina continúa porque personas que cumplían ese requisito tampoco pudieron llenar sus tanques.

Las protestas en Anzoátegui (@ElPitazoTV)Las protestas en Anzoátegui (@ElPitazoTV)

Según el plan del chavismo, la petrolera estatal PDVSA permitiría que las empresas privadas importen y distribuyan combustible, evitando teóricamente las sanciones de Estados Unidos dirigidas a entidades estatales. Esto iría acompañado de un aumento de preciosdijeron fuentes familiarizadas en el asunto.

Es por esa razón que el chavismo recurrió a Irán para importar petróleo y así poner en marcha el plan mencionado. Algunos barcos lograron llegar al país mientras que otros decidieron abortar sus planes debido a las sanciones impuestas por los Estados Unidos.

“Ustedes pueden imaginar el desbarajuste que se puede presentar de aquí en adelante. El sistema para mí no está completo y menos en un país petrolero como el nuestro”, explicó el pasado lunes a la agencia de noticias EFE Gerardo Zambrano, un usuario que se acercó a una estación de gasolina en Caracas para comprobar el funcionamiento.

Una de las manifestaciones frente a una estación de servicio en Anzoátegui (@ElPitazoTV)Una de las manifestaciones frente a una estación de servicio en Anzoátegui (@ElPitazoTV)

Una explicación por usuario

Cada uno de los pocos usuarios que logran cargar gasolina deben pasar por la explicación pertinente del empleado, que muestra los nuevos aparatos con los que se registra el pago, el número de cédula de identidad y los litros que se repostan para no superar el máximo mensual permitido.

El proceso se alarga unos minutos, lo que prolonga todavía más las horas de espera que deben hacer los usuarios que, en plena pandemia, están durante horas en las calles, charlando entre sí o acuden a las tiendas cercanas.

Precisamente este lunes comenzó un periodo de flexibilización de la cuarentena para algunos sectores que ha llevado a las ciudades venezolanas a recobrar su vida habitual.

Un corte en uno de los accesos de Falcón (@soypetitygarcia)Un corte en uno de los accesos de Falcón (@soypetitygarcia)

“O compro gasolina o me alimento”

En una gasolinera de Caracas, Alexis González, un abogado de 40 años, está a punto de llenar su vehículo tras casi seis horas de espera y 11 semanas de cuarentena en la cual la más cercana a su casa permaneció cerrada.

Espera poder llenar el tanque completo tras casi tres meses de espera, lo que le costará unos 400.000 bolívares (dos dólares) y teme que vuelva a multiplicarse el contrabando de gasolina que durante las semanas de escasez llevó a que se vendiera entre dos y tres dólares por litro.

Si compro gasolina no compro comida”, explica este ciudadano caraqueño a EFE que, como la mayoría, depende de su vehículo para moverse por una ciudad en la que el transporte público es escaso y en el que la inseguridad impide caminar durante buena parte del día.

Imagen del "Caracazo"Imagen del “Caracazo”

Las primeras protestas recuerdan un precedente violento

El precedente que hace temer una revuelta se remonta a 1989, cuando el entonces presidente, Carlos Andrés Pérez, propuso un plan que incluía el aumento del precio de la gasolina dentro de un paquete amplio de medidas y terminó con el “Caracazo”, violentas protestas que se saldaron con centenares de muertos.

La continuación de esas protestas tuvo su expresión en dos golpes de Estado en 1992, el segundo de ellos liderado por el entonces teniente coronel Hugo Chávez, que pretendieron cabalgar el descontento ciudadano.

Con ese recuerdo fresco en la memoria de los venezolanos, el hoy jefe de Estado, Nicolás Maduro, anunció el sábado que a partir del pasado lunes, quienes quieran comprar gasolina lo podrán hacer a un precio de 5.000 bolívares o 0,02 dólares por litro hasta un máximo de 60 litros al mes.

Para poder acceder a esos subsidios deben estar suscritos al Carnet de la Patria, un polémico sistema de identificación denunciado por su uso para el control político de la población venezolana. Quienes no lo tengan o superen la cantidad mensual subsidiada, deberán pagar 50 centavos de dólar por litro en un país en que el salario mínimo es inferior a dos dólares.

Detienen venezolanos y cubanos que pagaban para promover caos en Miami y otras ciudades por Casto Ocando – Primer Informe – 1 de Junio 2020

Detenidos de origen haitiano, hondureño y norteamericano admitieron que recibieron pagos de activistas venezolanos y cubanos para crear caos, y enfrentan acusaciones en la fiscalía federal de Miami.

Un grupo de personas detenidas por el FBI en Miami y otras ciudades de Estados Unidos durante las jornadas de protesta violenta el fin de semana, admitieron que recibieron pagos para participar de las manifestaciones de activistas de origen cubano y venezolano, indicaron fuentes.

«Definitivamente hay individuos asociados con Venezuela que pagaron viajes a personas a varias ciudades de Estados Unidos para promover el caos», dijo un informante que conoció de las investigaciones encubiertas.

Entre los detenidos se encuentran personas originarias de Haití, Venezuela, Honduras y Estados Unidos, detalló la fuente. Estas personas fueron interrogadas por agentes contra el terrorismo doméstico del FBI y admitieron haber recibido dinero de activistas para participar en las protestas.

Las investigaciones a cargo de la Fiscalía de Miami continúan en curso porque al menos a dos de las personas detenidas se les encontró dinero en efectivo en montos importantes cuyo origen y destino no están establecidos, indicó el informante.

Varios de los detenidos son residentes de la zona de Miami conocida como Pequeña Haití, que admitieron recibir pagos para participar en los disturbios registrados en el downtown de Miami entre viernes y sábado, dijo la fuente.

Las autoridades están tratando de establecer si las personas que realizaron pagos para promover disturbios, tienen lazos con agencias de inteligencia extranjeras, tanto de Venezuela como de Cuba.

La falta de alimentos provoca protestas en Venezuela y Maduro asoma flexibilizar la cuarentena por Zenaida Amador – ALnavío – 24 de Abril 2020

Desde el 13 de marzo en Venezuela hay una medida nacional de aislamiento social, que implica una paralización general de actividades y restricciones de movilidad, medidas de control que están en manos de militares y de cuerpos especiales de seguridad del régimen de Nicolás Maduro. Aun así, el malestar social comienza a romper el cerco y a desbordarse en protestas a lo largo de todo el país. ¿Cuál es la respuesta de las autoridades? Amenazar al empresariado, asomar la posibilidad de una “normalidad vigilada” y querer medir el ánimo de la población.
El coronavirus ha significado más crisis en Venezuela / Foto: Prensa Maduro

El coronavirus ha significado más crisis en Venezuela / Foto: Prensa Maduro

Según el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, las protestas por derechos sociales no cesan ni siquiera en medio de las medidas de cuarentena y confinamiento. Tan solo en las primeras tres semanas de abril se han producido más de 500 manifestaciones.

Este jueves “se registraron protestas por alimentos en al menos 15 estados del país” y además hubo “saqueos o intentos de saqueo en al menos tres estados: Bolívar, Monagas y Sucre”. En Bolívar, según confirmó la organización, fue asesinado un hombre de 29 años de dos impactos de bala en la cabeza mientras protestaba.

La escasez de gasolina, la falta de agua, las fallas eléctricas, la ausencia de gas doméstico y más recientemente el temor a la escasez de alimentos, más la incertidumbre ante el repunte de los precios cuando el grueso de la población está laboralmente inactiva por la cuarentena, son los detonantes de esta oleada de protestas populares en tiempos de prohibición de aglomeraciones públicas.

Y es que en Venezuela el problema del hambre alcanza dimensiones históricas. El Informe Mundial sobre Crisis Alimentarias muestra que en 2019 Venezuela era el cuarto país con crisis de alimentación, solo superado por Yemen, República Democrática del Congo y Afganistán. El Programa Mundial de Alimentos estimó recientemente que hay 9,3 millones de venezolanos en inseguridad alimentaria.

Ese es el país que encontró el brote global del COVID-19, coyuntura que agrava aún más la crisis. Venezuela no solo se ha quedado prácticamente sin ingresos con el desplome de los precios del crudo y el desmantelamiento productivo de la industria petrolera, sino que carece de ahorros y no tiene acceso al financiamiento internacional.

Recientemente el régimen de Maduro retomó la emisión monetaria como una vía para sostener el gasto público, lo que añade presión alcista al dólar.

El 13 de marzo, cuando se reportó el primer caso de COVID-19 en Venezuela y se emitió el decreto de estado de alarma, el dólar paralelo se cotizaba en 79.990 bolívares y este jueves ya rompió la barrera de los 200.000 bolívares, una variación de 150% en el tipo de cambio en seis semanas.

A la par de esto se ha acelerado el ritmo de incremento de los precios como parte de una hiperinflación que ya corre su tercer año, pulverizando el poder de compra del ingreso de buena parte de la población.

La respuesta del régimen

Frente a este cuadro crítico, que se acentúa con el paso de los días, la respuesta de Maduro ha sido represión y más control.

Sin resolver los problemas estructurales de la economía se limitó a amenazar con aplicar medidas contra el sector empresarial, al que responsabilizó de especular en medio de la pandemia. Aseguró que tomará “medidas drásticas contra todos estos sectores que pretenden aprovechar la pandemia para robar al pueblo”.

A la par de estos señalamientos, diversos voceros del chavismo han indicado que la escalada del dólar también responde a actores especulativos, evadiendo toda responsabilidad al respecto. De hecho, a lo largo de este jueves se activó la artillería digital del régimen para posicionar en redes sociales la etiqueta #BloqueaAlParalelo, que servía para lanzar acusaciones y amenazas directas a las páginas web que informan sobre la cotización del dólar en el mercado no oficial.

Julio Borges

@JulioBorges

Hoy se registran saqueos y disturbios en estados como , y , por comida y también por falta de gasolina, ¡hay hambre!

El régimen ha destruido nuestro país, en medio de la pandemia la crisis se profundiza, urge una solución.

Ver imagen en TwitterVer imagen en Twitter

Asdrúbal Oliveros, director de la firma Ecoanalítica, salió al paso de estos planteamientos señalando que el tipo de cambio oficial, que publica el Banco Central de Venezuela, se ha incrementado 252,24 % en lo que va de año mientras que el tipo de cambio paralelo, en el mismo período, ha subido 239,65 %. “Esto es para los que dicen que el ‘problema’ con la devaluación es una página web”.

En un intento por aclarar responsabilidades, el presidente del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio), Felipe Capozzolo, señaló que tanto el agua, la electricidad, el combustible y el propio bolívar “son administrados exclusivamente por el Estado, nunca por el comercio”.

En todo caso, el discurso oficialista indica que Maduro estaría evaluando restaurar total o parcialmente los controles de cambio y de precios que demolieron el aparato productivo nacional en sus 16 años de aplicación continua, hasta que en 2019 fueron flexibilizados para darle un respiro al sector privado y permitirle que surtiera al país se los bienes y los servicios que el Estado ya no puede garantizar.

El caramelo

El 13 de marzo, cuando se reportó el primer caso de COVID-19 en Venezuela y se emitió el decreto de estado de alarma, el dólar paralelo se cotizaba en 79.990 bolívares y este jueves ya rompió la barrera de los 200.000 bolívares, una variación de 150% en el tipo de cambio en seis semanas.

Maduro aplica un férreo cerco para contener la expansión del COVID-19 en Venezuela que mantiene 90% de la actividad comercial del país paralizada. Aun así, según la CEPAL, Venezuela es uno de los países que menos acciones compensatorias en materia económica ha adoptado en la región. Según Consecomercio, los pequeños prestadores de servicios y comerciantes no cuentan con ahorros suficientes para enfrentar esta cuarentena extendida, lo que hace temer que en mayo muchas de estas empresas necesitarán ayuda para poder mantenerse.

En este cuadro de alta tensión, Maduro asomó la posibilidad de una flexibilización. Dijo que han avanzado “en todo el territorio nacional en la ruptura de la cadena de transmisión” y la idea es ir a una etapa de “control por estados”.

Explicó que la fase se completará cuando se declare el control estado por estado y se iría entonces a una “normalidad relativa y vigilada”, lo que implica una flexibilidad frente al cerco actual. Aunque explicó que pudiera ocurrir que un territorio registre un brote y eso implicará volver a la cuarentena, pero en esa zona.

Sin dejar de pedirle “al pueblo máxima paciencia” mientras esto se concreta, anunció que abrirá una encuesta nacional digital llamada “Análisis de la Cuarentena y Situación del Covid-19” para monitorear los problemas principales de los venezolanos, su estado de ánimo, disposición y sus ideas. Dijo que se busca saber “¿cuál es su opinión?, ¿cuál es su percepción?, ¿cuál es su visión”.

Sin mencionar en ningún momento las protestas ciudadanas, dijo que la encuesta es “necesaria para nosotros seguir cruzando toda la información y poder precisar exactamente las decisiones que hay que orientar”.

La falta de alimentos provoca protestas en Venezuela y Maduro asoma flexibilizar la cuarentena por Zenaida Amador – ALnavío – 24 de Abril 2020

Desde el 13 de marzo en Venezuela hay una medida nacional de aislamiento social, que implica una paralización general de actividades y restricciones de movilidad, medidas de control que están en manos de militares y de cuerpos especiales de seguridad del régimen de Nicolás Maduro. Aun así, el malestar social comienza a romper el cerco y a desbordarse en protestas a lo largo de todo el país. ¿Cuál es la respuesta de las autoridades? Amenazar al empresariado, asomar la posibilidad de una “normalidad vigilada” y querer medir el ánimo de la población.
El coronavirus ha significado más crisis en Venezuela / Foto: Prensa Maduro
El coronavirus ha significado más crisis en Venezuela / Foto: Prensa Maduro

Según el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, las protestas por derechos sociales no cesan ni siquiera en medio de las medidas de cuarentena y confinamiento. Tan solo en las primeras tres semanas de abril se han producido más de 500 manifestaciones.

Este jueves “se registraron protestas por alimentos en al menos 15 estados del país” y además hubo “saqueos o intentos de saqueo en al menos tres estados: Bolívar, Monagas y Sucre”. En Bolívar, según confirmó la organización, fue asesinado un hombre de 29 años de dos impactos de bala en la cabeza mientras protestaba.

La escasez de gasolina, la falta de agua, las fallas eléctricas, la ausencia de gas doméstico y más recientemente el temor a la escasez de alimentos, más la incertidumbre ante el repunte de los precios cuando el grueso de la población está laboralmente inactiva por la cuarentena, son los detonantes de esta oleada de protestas populares en tiempos de prohibición de aglomeraciones públicas.

Y es que en Venezuela el problema del hambre alcanza dimensiones históricas. El Informe Mundial sobre Crisis Alimentarias muestra que en 2019 Venezuela era el cuarto país con crisis de alimentación, solo superado por Yemen, República Democrática del Congo y Afganistán. El Programa Mundial de Alimentos estimó recientemente que hay 9,3 millones de venezolanos en inseguridad alimentaria.

Ese es el país que encontró el brote global del COVID-19, coyuntura que agrava aún más la crisis. Venezuela no solo se ha quedado prácticamente sin ingresos con el desplome de los precios del crudo y el desmantelamiento productivo de la industria petrolera, sino que carece de ahorros y no tiene acceso al financiamiento internacional.

Recientemente el régimen de Maduro retomó la emisión monetaria como una vía para sostener el gasto público, lo que añade presión alcista al dólar.

El 13 de marzo, cuando se reportó el primer caso de COVID-19 en Venezuela y se emitió el decreto de estado de alarma, el dólar paralelo se cotizaba en 79.990 bolívares y este jueves ya rompió la barrera de los 200.000 bolívares, una variación de 150% en el tipo de cambio en seis semanas.

A la par de esto se ha acelerado el ritmo de incremento de los precios como parte de una hiperinflación que ya corre su tercer año, pulverizando el poder de compra del ingreso de buena parte de la población.

La respuesta del régimen

Frente a este cuadro crítico, que se acentúa con el paso de los días, la respuesta de Maduro ha sido represión y más control.

Sin resolver los problemas estructurales de la economía se limitó a amenazar con aplicar medidas contra el sector empresarial, al que responsabilizó de especular en medio de la pandemia. Aseguró que tomará “medidas drásticas contra todos estos sectores que pretenden aprovechar la pandemia para robar al pueblo”.

A la par de estos señalamientos, diversos voceros del chavismo han indicado que la escalada del dólar también responde a actores especulativos, evadiendo toda responsabilidad al respecto. De hecho, a lo largo de este jueves se activó la artillería digital del régimen para posicionar en redes sociales la etiqueta #BloqueaAlParalelo, que servía para lanzar acusaciones y amenazas directas a las páginas web que informan sobre la cotización del dólar en el mercado no oficial.

Julio Borges

@JulioBorges

Hoy se registran saqueos y disturbios en estados como , y , por comida y también por falta de gasolina, ¡hay hambre!

El régimen ha destruido nuestro país, en medio de la pandemia la crisis se profundiza, urge una solución.

Ver imagen en TwitterVer imagen en Twitter

Asdrúbal Oliveros, director de la firma Ecoanalítica, salió al paso de estos planteamientos señalando que el tipo de cambio oficial, que publica el Banco Central de Venezuela, se ha incrementado 252,24 % en lo que va de año mientras que el tipo de cambio paralelo, en el mismo período, ha subido 239,65 %. “Esto es para los que dicen que el ‘problema’ con la devaluación es una página web”.

En un intento por aclarar responsabilidades, el presidente del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio), Felipe Capozzolo, señaló que tanto el agua, la electricidad, el combustible y el propio bolívar “son administrados exclusivamente por el Estado, nunca por el comercio”.

En todo caso, el discurso oficialista indica que Maduro estaría evaluando restaurar total o parcialmente los controles de cambio y de precios que demolieron el aparato productivo nacional en sus 16 años de aplicación continua, hasta que en 2019 fueron flexibilizados para darle un respiro al sector privado y permitirle que surtiera al país se los bienes y los servicios que el Estado ya no puede garantizar.

El caramelo

El 13 de marzo, cuando se reportó el primer caso de COVID-19 en Venezuela y se emitió el decreto de estado de alarma, el dólar paralelo se cotizaba en 79.990 bolívares y este jueves ya rompió la barrera de los 200.000 bolívares, una variación de 150% en el tipo de cambio en seis semanas.

Maduro aplica un férreo cerco para contener la expansión del COVID-19 en Venezuela que mantiene 90% de la actividad comercial del país paralizada. Aun así, según la CEPAL, Venezuela es uno de los países que menos acciones compensatorias en materia económica ha adoptado en la región. Según Consecomercio, los pequeños prestadores de servicios y comerciantes no cuentan con ahorros suficientes para enfrentar esta cuarentena extendida, lo que hace temer que en mayo muchas de estas empresas necesitarán ayuda para poder mantenerse.

En este cuadro de alta tensión, Maduro asomó la posibilidad de una flexibilización. Dijo que han avanzado “en todo el territorio nacional en la ruptura de la cadena de transmisión” y la idea es ir a una etapa de “control por estados”.

Explicó que la fase se completará cuando se declare el control estado por estado y se iría entonces a una “normalidad relativa y vigilada”, lo que implica una flexibilidad frente al cerco actual. Aunque explicó que pudiera ocurrir que un territorio registre un brote y eso implicará volver a la cuarentena, pero en esa zona.

Sin dejar de pedirle “al pueblo máxima paciencia” mientras esto se concreta, anunció que abrirá una encuesta nacional digital llamada “Análisis de la Cuarentena y Situación del Covid-19” para monitorear los problemas principales de los venezolanos, su estado de ánimo, disposición y sus ideas. Dijo que se busca saber “¿cuál es su opinión?, ¿cuál es su percepción?, ¿cuál es su visión”.

Sin mencionar en ningún momento las protestas ciudadanas, dijo que la encuesta es “necesaria para nosotros seguir cruzando toda la información y poder precisar exactamente las decisiones que hay que orientar”.

El regreso de la oposición venezolana a las calles acaba en un choque con las fuerzas chavistas por Alonso Moleiro – El País – 11 de Marzo 2020

Juan Guaidó promete más acciones de protesta, mientras la policía detiene a tres diputados críticos con el régimen

Un manifestante mira a la policía durante la manifestación de la oposición venezolana este martes en Caracas.
Un manifestante mira a la policía durante la manifestación de la oposición venezolana este martes en Caracas.MATIAS DELACROIX / AP

La oposición venezolana agrupada en torno a Juan Guaidó salió este martes de nuevo a la calle para tratar de aumentar la presión contra el Gobierno de Nicolás Maduro y exigir unas elecciones presidenciales transparentes. Con una concentración considerable, pero más pequeña que en ocasiones anteriores, los críticos con el chavismo se agruparon en una marcha después de varios meses en respuesta al llamamiento del presidente de la Asamblea Nacional a aprobar el denominado “Pliego Nacional de Conflicto”, una plataforma de agitación política que pretende canalizar las estrategias de la oposición contra el régimen chavista.

La plana mayor de la dirigencia opositora y muchos líderes gremiales y sociales hicieron acto de presencia en la marcha. La movilización también se extendió a las ciudades de Valencia, Barquisimeto, Maracaibo, Acarigua, Maracay, Barcelona, Punto Fijo, Porlamar y Mérida. Como viene siendo habitual, para responder al llamamiento de Guaidó, la dirigencia chavista convocó a una manifestación paralela, y sus simpatizantes tomaron el centro de Caracas sin problemas para protestar contra el imperialismo norteamericano y la “injerencia extranjera”.

Venezuelan opposition leader Juan Guaido speaks during a press conference in Caracas, on March 9, 2020. (Photo by Federico PARRA / AFP)

 

Las expectativas de los venezolanos ante este nuevo llamado de Guaidó eran pocas. Sin embargo, de repente, el ambiente se enrareció y la tensión fue en aumento debido a la militarización de las calles. En la mañana del martes, la ciudad amaneció semivacía, muchos negocios no abrieron sus puertas y muchas personas no mandaron a sus hijos al colegio. Buena parte de las estaciones del Metro de Caracas cerraron sus puertas. Las entradas de la ciudad, y varios puntos neurálgicos urbanos del país, estaban tomados por efectivos militares con armamento grueso, presentes todavía luego de haber iniciado el ejercicio Escudo Bolivariano 2020, unas maniobras militares que el Gobierno de Maduro ha organizado este año.

La protesta convocada en la capital tenía previsto llegar al Palacio Federal Legislativo, sede de la Asamblea Nacional, en el centro de Caracas. Pero un gran contingente de efectivos de la Policía Nacional Bolivariana estaba esperando a los manifestantes unas manzanas más adelante, en Chacaíto, zona que marca el fin del este de la ciudad, para impedirles el paso.

La concentración opositora aumentó en ira y tamaño muy rápidamente. Los manifestantes exaltados encararon a los policías mientas gritaban consignas e insultos en contra de Nicolás Maduro, Diosdado Cabello y otros jerarcas chavistas. Los funcionarios terminaron de arremeter en contra de los presentes, y se registró otra desigual batalla campal entre los cuerpos de seguridad chavista y los manifestantes, sin que en esta ocasión se hayan registrado víctimas.

En medio de la arremetida de motos y el caos, los organizadores del acto, megáfono en mano, pidieron a los presentes desviar la manifestación a la plaza Alfredo Sadel, ubicada en la zona de Las Mercedes. Ahí desembocó la concentración de personas y tuvo lugar una nueva sesión de la Asamblea Nacional, que presidió el propio Guaidó, con el objetivo de formalizar la aprobación del Pliego de Conflicto.

“Tenemos muy claro el despliegue de francotiradores, de militarización, que tienen en el centro de Caracas. Venezuela está cumpliendo sus objetivos: visibilizamos la lucha, unimos un pliego de conflicto y desnudamos a la dictadura. Somos mayoría”, declaró Guaidó poco después.

El Pliego Nacional de Conflicto, anunciado por Guaidó después de su gira por Europa y Estados Unidos, supone la forja de un esfuerzo especial por alinear los objetivos políticos sobre el regreso de la democracia, con la lucha por las mejoras sociales en un momento en el que el país vive la peor crisis social y económica de su historia reciente. La manifestación de este martes fue planificada durante varias semanas en medio de un contexto de apatía y cansancio por el crónico estancamiento de la crisis nacional. Entre sus organizadores había sorpresa y agrado por la respuesta a la convocatoria, que se concretó en el último momento. El llamamiento a protestar y el diseño del pliego se gestaron con el concurso del lastimado tejido gremial, obrero y estudiantil venezolano, buena parte del cual hizo acto de presencia en las calles.

La Policía apresa a tres diputados opositores

Pocas horas después, las Fuerzas de Acciones Especiales de la Policía Nacional Bolivariana —el FAES, temido cuerpo represivo creado por Nicolás Maduro y cuyos procedimientos han sido reprobados por la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet— cercó y tomó el hotel The Hotel, donde se estaban quedando diputados opositores provenientes del interior del país para participar en la actividad. En el procedimiento fueron apresados los parlamentarios Renzo Prieto, Ángel Torres y Zandra Castillo. No se argumentaron motivos ni se sabe del paradero de estos legisladores, que se supone tienen inmunidad parlamentaria. Prieto ya había pasado tres años presos bajo cargos de sedición e instigación a la rebelión.

Calles sin destino por Adriana Moran – Blog Polis – 25 de Febrero 2020

Los venezolanos deberíamos ser capaces de llenar las calles en señal de protesta. De inundar no solo las grandes avenidas de Caracas con nuestra furia sino también las de la provincia golpeada como nunca por oscuranas y escaseces. Tendríamos que ser capaces de juntarnos para recorrer ese asfalto que se ha cobrado tantas vidas y mostrar que somos muchos, que somos casi todos, los que queremos un cambio para este país que ya a duras penas reconocemos como el nuestro. Pero deberíamos no basta. Para que esa voluntad mayoritaria salga a la calle necesita saber que sale porque existe otra voluntad, la política, de guiar ese reclamo por los caminos que puedan conducirla a recobrar la esperanza. 

Que no es una calle ciega como otras recorridas, que no es una emboscada con fines ocultos como otras antes, que es una manifestación genuina del cambio que queremos y que está orientada y dirigida a canalizar ese descontento y a transformar esa fuerza humana en la energía capaz de alcanzar por sí misma los objetivos que desde hace tiempo perseguimos.
Para que el mundo nos vea”, es una buena razón para salir a marchar, pero sabemos que el mundo nos ha visto ya demasiadas veces y que ha visto también como esas mismas calles que se llenaron a inicios de 2019 se fueron vaciando con el transcurrir de los meses porque el discurso que los convocó a la salida inminente y que a veces se pareció demasiado a una trampa nunca tuvo una posibilidad real de cumplirse.
Los que volvimos a nuestra vida cotidiana con la ira y la frustración a cuestas después de sentir que éramos millones los que podíamos empujar el carro del cambio pero que no había un camino que pudiéramos seguir, sino muchos atajos de destino incierto y que en su mayoría solo estaban en la imaginación febril de quienes conducían ese carro, difícilmente nos sentiremos convocados a dejar una vez más nuestras huellas en el pavimento para una vez más, regresar con la ira y la frustración intactas.
Liderar una mayoría significa la responsabilidad de acercar voluntades a un proyecto común y de reunir la mayor cantidad posible de gentes para construir una fuerza real y tangible. Capaz de expresarse en las calles. Capaz de expresarse en las urnas en defensa de su Asamblea Nacional amenazada. Capaz de contarse para cambiar su destino.

Los docentes venezolanos preparan una gran movilización nacional para el Día del Maestro por Carmen Victoria Inojosa – Infobae – 14 de Enero 2020

Los maestros saldrán a la calle este miércoles y participarán en la sesión ordinaria de la Asamblea Nacional. Reclaman el pago de 300 % de aumento salarial, el cumplimiento de las cláusulas de la contratación colectiva y un salario base de 600 dólares al mes

El Instituto Pedagógico de Caracas donde los directores de planteles acuden en búsqueda de maestros. (Foto: Tairy Gamboa)

El Instituto Pedagógico de Caracas donde los directores de planteles acuden en búsqueda de maestros. (Foto: Tairy Gamboa)

Los maestros en Venezuela no celebrarán su día. El 15 de enero irán a la calle en protesta nacional. Como lo hicieron hace 87 años, al fundar, durante el gobierno de Juan Vicente Gómez, la Sociedad de Maestros de Instrucción Primaria para luchar por la dignificación y sus derechos, el miércoles saldrán a las plazas públicas a exigir reivindicaciones salariales y condiciones laborales.

En Caracas, la protesta se realizará en la plaza Bolívar, ubicada en el centro de la ciudad, a unos metros del Parlamento. Los maestros también acudirán al Palacio Legislativo para participar en la sesión ordinaria de la Asamblea Nacional, lugar donde en 2018 decretaron la emergencia educativa en el país.

“Ser maestro en Venezuela es una odisea. Atravesamos por la peor crisis económica e institucional en 40 años”, dice Orlando Alzuru, presidente de la Federación Venezolana de Maestros (FVM).

El salario no supera los 10 dólares al mes. Los maestros no pueden comprar más de tres productos de la canasta de alimentos. Un kilo de queso cuesta aproximadamente 3 dólares. Según la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, liderada por Juan Guaidó, la inflación al cierre de 2019 fue de 7.374,4 %.

La póliza de salud son apenas 3 dólares. Esta situación de precariedad en que vive un maestro ha derivado en que en los últimos años 300.000 de ellos hayan migrado o se dediquen al comercio, sostuvo Alzuru.

“El educador en Venezuela lo que hace es subsistir. No vive. Es una de las profesiones que más ha caído en esta catástrofe. No tenemos salario, seguridad social y hay una desvalorización de la función pedagógica”, reclama Raquel Figueroa, coordinadora del Movimiento de Educadores Simón Rodríguez.

Los maestros continúan sin ser escuchados a pesar de que han hecho tres huelgas desde que se inició el año escolar en septiembre de 2019: reclaman el pago de 300 % de aumento salarial, el cumplimiento de las cláusulas de la contratación colectiva y un salario base de 600 dólares al mes.

De acuerdo con Figueroa, los maestros están pidiendo a sus federaciones una consulta para tomar nuevas decisiones, que incluye la huelga general, de no obtener respuestas del Ministerio de Educación.

“Todo está sobre la mesa. No solo es el salario, sino las condiciones de trabajo. Tenemos instituciones sin luz, agua, sin material de limpieza. Si el ministerio no actúa, seguiremos tomando acciones y no se descarta una huelga general”, dijo Edgar Machado, dirigente del Sindicato Venezolano de Maestros.

Michelle Bachelet pidió la libertad de Juan Requesens y el derecho a un juicio justo para Roberto Marrero – El Nacional – 18 de Diciembre 2019

La alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos realizó una actualización oral de su informe sobre la situación de los derechos humanos en el país en la que fija posición, entre otros aspectos, sobre la condición en que se encuentra el hospital J. M. de los Ríos, la malnutrición aguda que presenta 11,9% de los niños de 19 estados, las ejecuciones extrajudiciales de la FAES y el hostigamiento a medios de comunicación y a diputados a la Asamblea Nacional

Bachelet

Michelle Bachelet, alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, realizó este miércoles una actualización oral de su informe sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela.

En los últimos tres meses, un equipo de la Oficina de la ONU para los Derechos Humanos estuvo en Venezuela evaluando la condición de los presos políticos.

Presos políticos

Luego de visitar 9 centros de detención, la representación de Bachelet documentó 118 casos de personas privadas de libertad (109 hombres y 9 mujeres) que requieren respuesta urgente por motivos de salud, retrasos judiciales, falta de ejecución de boletas judiciales de excarcelación y/o falta de excarcelación por cumplimiento de pena.

Bachelet instó a las autoridades venezolanas a liberar a todos los presos políticos, incluyendo al diputado Juan Requesens.

La actualización del informe también destacó irregularidades en los juicios contra los acusados por intento de magnicidio a Nicolás Maduro. Asimismo, destacó el caso de Roberto Marrero, ex director del Despacho de la Presidencia de la Asamblea Nacional, a quien no se le permite la entrada de sus familiares a la sala de audiencias.

«Insto al Poder Judicial a garantizar el derecho a un juicio justo, incluyendo el derecho a la defensa y el principio de publicidad», manifestó.

Economía

Bachelet indicó que aun cuando el régimen de Nicolás Maduro decretó un incremento del 375% del salario mínimo, el mismo perdió su poder adquisitivo. Actualmente el salario solo cubre 3,5% de la canasta básica alimentaria.

«La situación económica y social sigue afectando los derechos económicos y sociales de los venezolanos. Según la Cepal, en 2019 la economía sufrirá una contracción del 25,5%, alcanzando una pérdida acumulada del PIB del 62,2% desde 2013», precisó.

Servicios públicos

En cuanto al estado de los servicios públicos en Venezuela, Bachelet resaltó que el Zulia es una de las entidades más afectadas.

«Mi Oficina realizó una visita a Maracaibo en la que constató las larguísimas colas para comprar combustible y los cortes prolongados y reiterados de electricidad, que además afectan el suministro de agua. Los derechos a la salud y a la educación también han sido afectados, principalmente por falta de personal, infraestructura deficiente y falta de insumos. Millares de zulianos migraron al extranjero o a la capital del país«, aseveró el informe.

Salud

Sobre la salud de los venezolanos, la alta comisionada se preocupó especialmente por la condición en la que se encuentra el hospital J. M. de los Ríos.

«En el último mes se recibió información de la muerte de 3 niñas del servicio de hematología y 1 niño del servicio de oncología. De los 39 niños y niñas con necesidad de un trasplante de médula ósea, 15 se encuentran en una situación crítica», agregó.

De acuerdo con información suministrada por Caritas, en las parroquias más pobres al menos de 19 estados del país, 11,9% de los niños y niñas muestran señales de malnutrición aguda y que 32,6% tiene retardo en el crecimiento.

«Caritas también informó que 48,5% de las mujeres embarazadas atendidas tienen deficiencias nutricionales», dijo.

Protestas

El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, señaló que en lo que va de año se han realizado 16.439 protestas en todo el país. La mayoría, lideradas por trabajadores del sector educativo, de la salud y de las industrias básicas.

La representante de la ONU aseguró que en cuanto a las movilizaciones con fines políticos convocadas por la oposición, el despliegue de las fuerzas de seguridad es exagerado.

«Se registraron más de 20 detenciones en este contexto, de las cuales al menos 5 personas siguen detenidas en el estado de Lara», afirmó.

Delincuencia

El Observatorio Venezolano de Violencia estimó una tasa de 60,3% homicidios violentos por cada 100.000 habitantes de enero a noviembre de 2019.

Pese a que el número de homicidios disminuyó con respecto a 2018, Bachelet manifestó su preocupación por los niveles de violencia en el país.

Destacó los asesinatos del ex concejal opositor Edmundo «Pipo» Rada Angulo y del ex gobernador oficialista Johny Yáñez Rangel.

También mostró preocupación ante el número de ejecuciones extrajudicialescometidas por funcionarios de la FAES durante operativos de seguridad.

La Fiscalía General aportó datos importantes a la investigación realizada por los representantes de Bachelet, indica el informe.

«Desde agosto de 2017 a la fecha, 770 funcionarios han sido acusados por violaciones a los derechos humanos, de los cuales 509 han sido imputados, 393 privados de libertad y 131 condenados», indicó.

Sobre la violencia por parte de grupos irregulares en el estado Bolívar, involucrados en la explotación ilegal del Arco Minero del Orinoco, Bachelet dijo que continúa en incremento. Hizo mención de la masacre que se registró en noviembre en la comunidad de Ikabarú, ubicada en el territorio indígena pemón.

Migración venezolana

Michellet Bachelet dijo en su informe que es muy preocupante el incremento de migrantes irregulares venezolanos. Esto ante las dificultades para obtener su documentación de viaje por parte de las instituciones manejadas por el régimen.

«Recientemente, las autoridades venezolanas incrementaron en un 70% los costos para expedir pasaportes, un costo equivalente a 54 salarios mínimos. Ha crecido la utilización de rutas más peligrosas y la exposición al tráfico y trata de personas», precisó.

También mencionó el caso de 102 migrantes que se dirigían en junio a las islas del Caribe en 3 embarcaciones y las mismas habrían desaparecido por razones aún no esclarecidas. Hasta la fecha, se desconoce el paradero de 32 mujeres, 10 adolescentes, 3 niños y 46 hombres.

Amenazas a la prensa

«Hemos recibido denuncias de actos de hostigamiento, amenazas y detenciones por parte de los servicios de inteligencia y fuerzas de seguridad. El 19 de noviembre, efectivos de la Dgcim allanaron la sede de un medio de comunicación en línea y detuvieron a la gerente de operaciones, quien estuvo más de 10 días incomunicada y hasta la fecha, sigue detenida en la sede del organismo de seguridad en Caracas», reseñó el informe.

Agregó que ese mismo día, la Dgcim también detuvo brevemente a tres periodistas y a sus conductores que estaban cubriendo el allanamiento.

Elecciones en Venezuela en 2020

En cuanto a las elecciones que se tienen previstas en Venezuela para el 2020, indicó que es crucial crear las condiciones necesarias para unas elecciones libres, imparciales, creíbles, transparentes y pacíficas.

Asedio a representantes de la oposición

«Me preocupan el levantamiento de la inmunidad de 5 diputados de la oposición, elevando el total a 30 diputados de la oposición despojados de inmunidad. Así como los actos de hostigamiento contra representantes de la oposición, incluido el presidente de la Asamblea Nacional», manifestó.

Incorporación de la milicia a la FANB

Consideró que son preocupantes las intenciones del régimen de Maduro de continuar armando a la milicia.

Rechazó la propuesta de ley realizada por la ANC para incorporar a la milicia nacional a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

«Reitero mi llamado a las y los actores políticos en Venezuela a retomar las negociaciones para alcanzar una solución a la crisis política y económica y devolver la esperanza a la población. Mi Oficina sigue comprometida en contribuir a la mejora de la situación de los derechos humanos. Insisto en la importancia de establecer una presencia más amplia y consolidada en el país que nos permita avanzar la agenda de derechos humanos», concluyó.

A %d blogueros les gusta esto: