elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Produccion petrolera

¡¡¡ Gasolina !!! por José Toro Hardy – Analiticas – 8 de Abril 2020

downloadPido excusas al lector. Voy a romper una vieja norma conforme a la cual, en periodismo,  no se debe escribir en primera persona. No encuentro otra forma de expresar mi frustración. No hay gasolina. De las pocas estaciones de servicio que funcionan en Caracas es la antigua Texaco ubicada al principio de la Avenida Principal de las Mercedes. La cola comienza a kilómetros de distancia en la Avenida Rio de Janeiro a la altura de Caurimare. Con paciencia me resigno a pasar todo el día en esta cola. Ayer intenté la misma aventura, pero me dijeron que sólo suministraban gasolina a “funcionarios”.

Mientas espero fluyen los recuerdos a mi mente. Hace algo más de 20 años, siendo miembro del Directorio de PDVSA, asistí con orgullo a la inauguración de esta misma  Estación de Servicio Texaco, hoy en manos de PDVSA. Como parte de la Apertura Petrolera, habíamos decidido abrir el mercado interno a los inversionistas privados. Para atender adecuadamente nuestro mercado interno hacía falta invertir más de 3.500 millones de dólares en la modernización e instalación de nuevas estaciones de servicio. La suma era considerable y en PDVSA teníamos proyectos de inversión prioritarios. La bomba Texaco fue una de las numerosas que se instalaron.

En aquel entonces, nuestro sistema de refinación estaba integrado por 6 refinerías en Venezuela y 16 en el exterior y estábamos procesando unos dos millones de  barriles diarios de crudo. En 1995 se había concluido, con una inversión superior a los cinco mil millones de dólares, el Proyecto de Adecuación de la Refinería de Cardón (PARC), uno de los mayores del mundo en su especie, que permitía convertir 90.000 barriles diarios de residuales  de bajo valor en productos blancos de elevada calidad que se agregaban al sistema de gasolinas y destilados producidos en el país.

Se procedió entonces a la integración de las refineries de Amuay y Cardón, en lo que se conoció como el Complejo de Refinación de Paraguaná (CPR),  que se transformó en ese momento en el mayor centro de refinación del mundo entero que procesaba unos 955.000 barriles diarios de crudo. Mientras tanto, estábamos realizando fuertes inversiones en las refinerías de El Palito y la de Puerto La Cruz y en las demás del  sistema. En 1997 el suministro de hidrocarburos al mercado interno fue de 669.000 barriles diarios, un 3% más que el año anterior, alcanzando el consumo de gasolina un promedio de 189.000 barriles diarios. Las ventas de diésel/gasóleo se incrementaron en 72.000 b/d, 11% más que el año anterior, en tanto que las ventas de gas licuado fueron de 65.000 barriles por día.

PDVSA había llegado a ser considerada como la segunda mayor empresa petrolera del mundo y una de las más eficientes.

De haberse cumplido las inversiones y contratos ya licitados, suscritos, ratificados por el Congreso Nacional y después por la propia Corte Suprema de Justicia, hoy Venezuela debería estar produciendo más de 5 millones de barriles diarios de petróleo.

Pero, pasó lo que pasó. La revolución llegó a Venezuela y lo destruyó todo en medio de un paroxismo de populismo, corrupción, charlatanería e ineficiencia. Hoy Platts nos informa que producimos apenas unos 600.000 barriles diarios de crudo en lugar de 5 millones.

Y, en medio de esta tragedia, se nos arroja encima el Coronavirus. No hay gasolina porque todas nuestra refinerías están paralizadas, sin que eso tenga nada que ver con la pandemia. Además, hace 5 semanas que no ha llegado ningún cargamento del exterior. Están tratando de reparar la refinería de El Palito, pero como no tienen los repuestos, están canibalizando otras refinerías del sistema. Si lo logran, no sé como harán con los aditivos, que antes eran producidos en esas mismas refinerías que hoy están cerradas.

Y mientras reflexiono en este caos masivo que azota a mi país, me apresto a pasar el resto del día haciendo una interminable cola para surtirme de gasolina en la antigua estación de servicio Texaco en la Avenida Principal de las Mercedes.

Venezuela’s oil output falls to 5-month low amid sanctions, demand fall – Reuters – 1 de Abril 2020

Venezuela’s crude production ended last week at around 670,000 barrels per day (bpd), according to documents seen by Reuters and two people with access to output data, the lowest level in five months amid U.S. sanctions and falling global demand.

The Orinoco oil belt, Venezuela’s largest producing region, produced an average of 364,930 bpd so far in March, according to an internal report by state oil company PDVSA seen by Reuters and dated March 27, though on Friday projects there produced some 420,340 barrels of extra-heavy crude.

The region had produced nearly 500,000 bpd in January, according to private estimates.

Output in the western Zulia region was at 150,000 barrels on Friday, while Venezuela’s northeast oilfields produced 100,000 barrels after an explosion at a key pumping station earlier this month left some 40,000 bpd offline, according to oil workers’ union leader Ivan Freites and a person with access to the data who spoke on condition of anonymity.

Neither PDVSA nor Venezuela’s oil ministry responded to requests for comment.

The March figures mark the end of a period of relative stabilization from November through February, when output remained between 865,000 bpd and 912,000 bpd, according to the country’s reports to OPEC.

Venezuela’s is among the group of OPEC members struggling the most to cover their public budgets amid very low oil prices caused by a combination of falling demand due to the coronavirus outbreak and a price war between the world’s biggest producing nations after a failed attempt to curb output.

President Nicolas Maduro, who confirmed Venezuela is selling its oil below production costs, earlier this month called on an alliance between OPEC and non-OPEC nations to stabilize the market through a new production agreement.

Besides falling output, PDVSA is again struggling with mounting inventories of unsold oil as exports dwindle and its portfolio of customers shrinks.

The drop in March came after Washington, seeking to oust Maduro, sanctioned two units of Russian oil giant Rosneft which had been key intermediaries for PDVSA crude.

Rosneft on Saturday announced its withdrawal from Venezuelan projects through a coordinated sale of assets to an undisclosed firm controlled by the Russian government.

It is yet unknown how that move will affect Rosneft’s projects with PDVSA. The main joint venture, Petromonagas in the Orinoco belt, produced 79,000 barrels on Friday but was running out of storage space, according to a PDVSA document.

Empresas conjuntas de Chevron con Pdvsa cancelan sus contratos de servicios por Reuters – El Nacional – 31 de Marzo 2020

Chevron tomó la decisión justo cuando los precios de algunos crudos de Latinoamérica están en su punto más bajo desde hace casi 20 años

Refinería Chevron, licencia

Las empresas conjuntas de Chevron con Pdvsa cancelaron sus contratos de servicios y los procesos de adquisición en las últimas semanas, dijeron a Reuters tres personas conocedoras del asunto.

Chevron tomó la decisión justo cuando los precios de algunos crudos de Latinoamérica están en su punto más bajo desde hace casi 20 años. «Esto significa que un barril de petróleo venezolano ahora vale menos que los costos de producción», indicó la agencia de noticias.

Recordó que falta menos de un mes para que caduque una licencia que permite a la petrolera estadounidense permanecer en el país.

“Cancelaron todos lo contratos y procesos de compra con Petropiar y están en proceso de hacer lo mismo con Petroboscan”, dijo una de las fuentes.

Chevron tiene participaciones en cuatro empresas conjuntas de petróleo y gas con Pdvsa.

El proyecto de petróleo pesado Petropiar, en la faja petrolífera del Orinoco, en el sur venezolano; y Petroboscan en el oeste, representan la mayor parte de la producción de la empresa en Venezuela con alrededor de 180.000 barriles por día.

Una reducción en las labores de mantenimiento y otros trabajos de campo en las empresas conjuntas podría reducir aún más la producción de petróleo.

La producción de Venezuela ha caído a unos 670.000 bpd.

La chica del 17 y Nicolás por Eugenio Montoro – Diario Contraste – 17 de Marzo 2020

En 1926 se estrenó una pegajosa canción que con su letra desafiaba a la conservadora sociedad de aquel tiempo y por eso fue muy criticada. Pero años después, su picardía la convirtió en una de las preferidas y se cantó, como un gran éxito, en todo tipo de espectáculo.

La canción menciona a una joven (la chica del 17) que asombra por lo bien vestida que siempre va y la fortuna que aparenta sin tener trabajo conocido. La letra insinúa que la joven se dedica al oficio más antiguo y dice “donde se mete/la chica del diecisiete / de donde saca / pa tanto como destaca”, lo que ya era un atrevimiento, y luego añade la respuesta de la chica a las venenosas comadres que la critican “la que quiera coger peces que se acuerde del refrán”. El refrán era harto conocido como “el que quiera coger peces se debe mojar el c…”. Todo un escándalo de canción.

Hasta aquí poco más que comentar sino fuese por la relación de la chica del 17 con Nicolás. Veamos.

Como muchos conocen, la producción de petróleo en Venezuela pasó de 3 millones 400 mil barriles por día en 2002, a 800 mil en 2020. Pero la tragedia no paró allí. Los800 mil barriles, casi en su totalidad, los están produciendo empresas mixtas donde la participación de PDVSA es el 60%, es decir el 40% de la producción se lo llevan los socios o sea 320 mil barriles. De lo que queda, PDVSA le debe entregar “a los chinos” 150 mil barriles diarios como pago de los préstamos que se hicieron hace años.

Pero allí tampoco para la cosa. PDVSA envía 80 mil barriles a las refinerías en Falcón para producir unos pocos barriles de gasolina y además le sigue enviando unos 50 mil barriles a sus amigos en las islas del Mar Caribe que se lo pagan como los gitanos, tarde, mal y nunca.

Al final lo que le queda a PDVSA para realmente vender al mercado internacional son 200 mil barriles diarios, pero (siempre tiene que haber peros) con ese dinero debe inmediatamente comprar y pagar por adelantado 100 mil barriles diarios de gasolina que cuestan casi lo mismo.

En resumen, PDVSA no produce ni un dólar para usarlo y comprar en el exterior las otras cosas necesarias.

Pero algo sucede y, aunque las cuentas no dan cobres verdes, se importa comida para las cajas Clap, se traen camionetas último modelo para repartir, se alegran las fiestas con bonos navideños y regalos de lujo, se hacen viajes con paradas en restaurantes de renombre, se compran armas y pertrechos y muchas cosas más. Ni siquiera hay reservas en el Banco Central y, de allí, viene la conexión de la canción con Nicolás ¿de dónde saca pa tanto como destaca?

Las remesas en divisas que recibe la gente se usan casi exclusivamente para pagar comida y servicios y no llegan al fisco vía impuestos, así que Nicolás ¿de dónde sacas los dólares? Dicen algunos que debe ser por el asunto minero pues las explotaciones de oro, diamantes, coltán, uranio y bolitas de adivinar es inmensa, pero en realidad no es así y, al final, solo son cantidades esporádicas.

Así que la respuesta a la pregunta “¿de dónde saca pa tanto como destaca?” tiene el similar misterio que el de la chica del 17 y solo podríamos pensar en algo que muchos suponen y a nadie le gusta hablar. Mantenerse en el poder a cualquier precio y usando cualquier método es el ejemplo funesto que este régimen está mostrando a los ciudadanos, sin darse cuenta que los autoriza a hacer lo mismo en su contra. Un Himno a la estupidez.

Cuando este régimen termine por voluntad de los ciudadanos ya cansados de vivir en la miseria, Venezuela se deberá enfrentar a una situación económica desastrosa y solo tendrá a disposición medios lícitos para su recuperación. La ayuda internacional será necesaria y el empuje de empresarios e inversionistas se volverá protagónico. La industria del petróleo tardará entre siete y ocho años en volver a tener una producción de 3 millones y lograr un país con una economía estable nos llevará años el alcanzarlo.

De cualquier forma, la recuperación comenzará el mismo día en que Nicolás y su régimen terminen. La alegría colectiva logrará un impulso y entusiasmo de tal magnitud que notaremos los primeros cambios enseguida. Quizás el primer gran beneficio será el de poner fin a la vergüenza de estar cogiendo los peces podridos en el mundo de la oscuridad.

 

Crisis petrolera mundial podría acabar con la tiranía de Maduro por Sabrina Martín – PanamPost – 11 de Marzo 2020

La guerra de precios petroleros generará un impacto prácticamente fulminante sobre el régimen de Venezuela que hasta ahora ha dependido de Rusia

La guerra de precios desatada por Arabia Saudita y Rusia generará un impacto prácticamente fulminante sobre el régimen de Nicolás Maduro (247wallst) .

«La baja de los precios del petróleo pueden causar la caída estrepitosa del régimen de Nicolás Maduro en Venezuela»; así lo afirmó a PanAm Post el economista José Toro Hardy quien hasta 1999 fue miembro del directorio de Pdvsa y junto a un equipo de especialistas logró posicionar la empresa como la segunda mejor del mundo.

La producción de petróleo en enero de Venezuela fue de 733 000 barriles diarios; mientras que las exportaciones de petróleo, que proporcionan el 99 % de los ingresos de exportación, cayeron un tercio el año pasado. Ahora con la caída de los precios del petróleo el régimen del país suramericano se encuentra en una encrucijada.

Jose Toro Hardy@josetorohardy

Quiebre institucional, quiebre económico, quiebre social, quiebre internacional, quiebre de los servicios públicos, quiebre petrolero. Vaya, Maduro no la tiene fácil

Para el especialista la guerra de precios desatada por Arabia Saudita y Rusia generará un impacto prácticamente fulminante sobre el régimen de Nicolás Maduro, que hasta ahora ha dependido del Gobierno de Vladimir Putin y las empresas rusas para comercializar el petróleo venezolano.

Jose Toro Hardy@josetorohardy

Enfrentada a la guerra de precios con Arabia Saudita, Rusia deberá concentrarse en la colocación de su producción petrolera doméstica. Dudo que Rosneft, sancionada por EEUU, mantenga su interés por Venezuela

«Yo creo que el impacto inmediato es que las empresas rusas que venían comprando más del 60 % del petróleo que exportaba Venezuela van a perder el interés en este país. Ellas se van a enfocar ahora en reforzar su producción doméstica y se van a concentrar en otros mercados donde necesitan colocar su petróleo», señaló Toro Hardy.

El especialista explicó que si las empresas rusas pierden el interés en Venezuela, no hay cómo reemplazar ese petróleo con otros compradores que ya están temerosos ante las sanciones internacionales.

«Primero se va a almacenar el petróleo aunque ya la capacidad de almacenamiento está copada, e inmediatamente la segunda reacción es empezar a recortar producción porque no hay donde almacenar si no se puede exportar», explicó.

«El impacto sobre la economía venezolana va a ser bastante severo y yo creo que coloca al régimen venezolano en una situación bastante comprometida. Yo comparo la situación venezolana con la de un avión que va a 30 mil pies de altura y se queda sin gasolina. El piloto tendría que buscar una pista cercana que en este caso la analogía sería por una «salida negociada» o la otra alternativa es que se empeñe en seguir volando, pero como los aviones no vuelan sin gasolina podría terminar teniendo una caída estrepitosa», sentenció.

La opinión de Toro Hardy coincide con un artículo publicado por el Financial Times el cual sugiere que el 2020 «podría ser el año en que podría ocurrir un cambio de régimen» en Venezuela.

«Las sanciones aún más estrictas combinadas con la fuerte caída en el precio del petróleo como resultado del coronavirus parecen conducir a una caída en la producción este año, ejerciendo una intensa presión sobre el régimen de Maduro», señala el periódico de origen británico.

Financial Times reseña el panorama petrolero de Venezuela, que enfrenta desde sanciones internacionales al hecho que empresas chinas o indias hayan reducido sus compras al país suramericano. Ahora esta «guerra de precios» en el sector pone a Rusia y al régimen contra la pared.

«La mayor fuerza para el cambio en Venezuela será el precio del petróleo. Con un excedente global de oferta y más recortes de la OPEP en el horizonte, el petróleo venezolano ya no es necesario en el mercado. Sin ganancias de exportación sustanciales, es poco probable que el Gobierno de Caracas pueda proporcionar la inversión necesaria para mantener la producción actual, y mucho menos cumplir con el objetivo de Maduro. Incluso los regímenes más autoritarios no pueden sobrevivir sin ingresos», sentencia el FT.

Y es que Venezuela tiene en este momento la mayor inflación del mundo, el mayor nivel de desempleo de Latinoamérica, casi el número de emigrantes comparado al de Siria y enfrenta un colapso de los servicios públicos, de la economía y de su institucionalidad. Un mayor recorte en sus ingresos puede significar un duro golpe para el régimen.

«Frente a esas situaciones lo probable es que el régimen busque una salida negociada, pero de lo contrario me parece difícil que pueda tener una salida feliz. Pdvsa está semidestruida, hoy en día las instalaciones están deterioradas, las refinerías paralizadas y no se produce ni siquiera la gasolina necesaria para abastecer el mercado doméstico. Dependemos de importaciones de gasolina, alimentos, etc. Yo creo que todo esto lo que avisora es que en Venezuela se va a producir una salida», sentenció Toro Hardy.

La caída del precio del petróleo por el coronavirus y las sanciones de Trump complican la supervivencia de Maduro en 2020 dice experto en Londres por Daniel Gómez – ALnavío – 9 de Marzo 2020

Nicolás Maduro sobrevivió a un 2019 en el que la irrupción de Juan Guaidó, una coalición diplomática de más de 55 países y la presión de Estados Unidos pusieron contra las cuerdas al régimen. ¿Pero sobrevivirá a 2020? Nick Butler, presidente del Instituto de Políticas del King’s College de Londres, da motivos para pensar que no. Advierte que la crisis del coronavirus y su impacto en el mercado petrolero, así como la presión de EEUU, podrían doblegar al régimen. “La caída de los precios del petróleo podría significar el fin del presidente Nicolás Maduro”.

¿Retirará Maduro la licencia a Chevron en Venezuela? / Foto: Prensa Maduro
¿Retirará Maduro la licencia a Chevron en Venezuela? / Foto: Prensa Maduro

“Incluso los regímenes más autoritarios no pueden sobrevivir sin ingresos”, sentenció en el diario Financial Times Nick Butler, presidente del Instituto de Políticas delKing’s College de Londres.

Butler analizó los estados financieros del régimen de Nicolás Maduro para argumentar por qué este 2020 puede ser su fin. Señala que en estos momentos “el estado del país difícilmente puede ser peor” y citó dos indicadores:

– La producción de petróleo en enero fue de 733.000 barriles por día.

– Las exportaciones de crudo, que suponen 99% de los ingresos de exportación, cayeron 32% en 2019.

A este panorama se llega después de un 2019 en el que el gobierno de Donald Trump incrementó la presión con Maduro, y la irrupción de Juan Guaidó generó una coalición diplomática de más de 55 países contra el régimen. Maduro resistió, pero según Butler, puede que no resista a 2020. Estos son sus motivos:

– Más presión de EEUU. Para el analista “el nuevo apretón” de Washington podría venir del lado de la multinacional estadounidense Chevron. Esta sigue operando en Venezuela con una licencia especial que expira en mayo. Según la agencia Bloomberg, Trump estaría dispuesto a no renovar esta licencia, lo cual sería un duro golpe para Maduro: “La partida de Chevron expondría la escasez de trabajadores calificados en PDVSA, que ha experimentado un éxodo de personal profesional calificado en la última década. La aspiración de Maduro de aumentar la producción depende de la presencia continua de la compañía estadounidense y la participación de otros grupos rusos o chinos”, explicó Butler. Fuentes conocedoras le dijeron al diario ALnavío que, para la supervivencia del régimen, una compañía igual de importante que Chevron es la española Repsol. Esta sigue diciendo que su prioridad es mantenerse en Venezuela.

– El coronavirus y los precios del petróleo. La crisis del coronavirus hundió 29% el precio del barril de Brent hasta los 33 dólares. Es el mayor descenso desde 1991. “La mayor fuerza para el cambio en Venezuela será el precio del petróleo. Con un excedente global de oferta y más recortes de la OPEP en el futuro, el petróleo venezolano ya no es necesario en el mercado. Sin ganancias de exportación sustanciales, es poco probable que el gobierno de Caracas pueda proporcionar la inversión necesaria para mantener la producción actual, y mucho menos cumplir con el objetivo de Maduro”. El objetivo al que se refiere es la meta de que PDVSA produzca dos millones de barriles anuales.

– El miedo de los accionistas de Rosneft. “Rosneft, con alcance internacional y accionistas minoritarios occidentales, puede ser más cauteloso a la hora de violar las sanciones de Estados Unidos. Las deudas de Venezuela con Rosneft se han pagado en gran medida a través del comercio de petróleo, y ahora son sólo de 800 millones de dólares”.

– Las medidas en marcha. El analista recordó las nuevas medidas implementadas por Estados Unidos. Por un lado, están las sanciones a la filial de Rosneft que vende el petróleo de PDVSA en Asia y África. Por otro, el compromiso de las refinadoras de India de no comprar más crudo a PDVSA. No lo dice Butler, pero también hay que tener en cuenta el terreno político. Trump, tras reunirse en Florida con el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, reiteró que el fin de Maduro está cerca. Lo dijo también en la reunión que mantuvo la semana pasada en la Casa Blanca con el mandatario de Colombia, Iván Duque. En el Foro de Davos recordó que vienen buenas noticias para Venezuela. Por su parte Guaidó intensificará la presión interna en el país. Para este martes 10 de marzo convocó una manifestación contra Maduro.

Pdvsa planea reactivar dos mejoradores de crudo para aumentar la producción – El Nacional – 5 de Marzo 2020

Petrocedeño y Petromonagas serán reestructuradas para que produzcan solo la variedad Merey 16

Pdvsa

Foto: Archivo

Pdvsa planea reactivar dos mejoradores de petróleo en los próximos meses para aumentar la producción de Merey 16, la principal variedad de exportación venezolana, reveló Reuters luego de tener acceso a documentación al respecto.

«El nuevo plan implica convertir para mayo el mejorador Petrocedeño en una estación de mezcla para producir crudo pesado Merey 16», señaló la agencia de noticias.

El segundo complejo que Pdvsa pretende reactivar para la producción de Merey 16 es Petromonagas, que opera en conjunto con la rusa Rosneft.

Exportaciones de Pdvsa

En 2019, la estatal petrolera venezolana perdió un tercio de sus exportaciones debido a la imposición de sanciones del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Sin embargo, «las exportaciones de petróleo de Pdvsa aumentaron 9% en febrero para llegar a aproximadamente 1,05 millones de barriles por día, ya que algunos clientes se apresuraron a comprar antes de la fecha límite de mayo establecida por Washington para reducir las compras de crudo venezolano a través de la comercializadora de Rosneft», señaló Reuters.

Merey 16

Ante la difícil situación de las exportaciones petroleras, la estatal optó por enfocarse en la producción de crudo Merey 16. Esa es la variedad preferida por los compradores asiáticos, que hasta ahora han mantenido sus compras de petróleo venezolano.

Venezuela’s PDVSA to restart two key oil upgraders to boost output – Reuters – 6 de Marzo 2020

Venezuela’s state-run PDVSA plans to restart operations at two key oil upgraders in the coming months after a year of inactivity aiming to boost output of its flagship grade for exports, according to a company document seen by Reuters on Wednesday.

Mounting inventories of unsold oil following sanctions imposed by the United States forced PDVSA in May 2019 to halt most of its crude upgrading activity. The decision affected the nation’s oil production, which last year declined to its lowest level in almost 75 years.

The new plan involves turning the Petrocedeno upgrader, operated by PDVSA, France’s Total and Norway’s Equinor into a blending station in May for producing Merey 16 heavy crude, Venezuela’s best-selling grade.

The Petromonagas project, operated by PDVSA and Russia’s Rosneft, would follow the same strategy in July.

PDVSA did not immediately respond to a request for comment.

The Venezuelan firm converted its Petropiar project, operated along with U.S. Chevron Corp, into a blending station in the third quarter and in January it resumed normal upgrading operations for producing and exporting Hamaca crude.

The move has contributed to a slight recovery in output and exports in recent months, even amid tightening U.S. sanctions, according to company documents and Refinitiv Eikon vessel tracking data.

Washington earlier this year warned oil firms doing trade transactions with PDVSA that more sanctions would come as part of its “maximum pressure” strategy to oust Venezuelan President Nicolas Maduro. In February, it added Rosneft’s trading arm, Rosneft Trading SA, to its list of sanctioned companies.

Venezuela lost a third of oil exports in 2019 mostly due to sanctions, which deprived it from its primary market, the United Stated.

Obstacles to ship and sell its oil have also knocked down production. To avoid further declines, PDVSA last year reshuffled operations to produce Merey 16 crude almost entirely, as that is the grade preferred by the Asian buyers that have continued processing Venezuelan oil amid sanctions.

PDVSA’s oil exports increased 9% in February to about 1.05 million barrels per day (bpd) as some customers rushed to buy ahead of a May deadline set by the United States to wind down purchases of Venezuelan crude through Rosneft.

But PDVSA’s export program for March is partially empty, with only seven large cargoes so far confirmed to set sail from the nation’s main terminal of Jose this month.

La conspiración contra Carlos Andrés Pérez truncó a Venezuela de producir hoy 8 millones de barriles diarios de petróleo por Juan Carlos Zapata – ALnavío – 4 de Marzo 2020

Al exministro Miguel Rodríguez no es que le parezca mal la propuesta petrolera del Plan País de Juan Guaidó y su equipo. Un programa que llevaría a Venezuela a producir 3.000.000 de barriles diarios en 8 años, una vez se produzca el cambio de régimen. A Miguel Rodríguez lo que le inquieta es la oportunidad perdida. Los años perdidos. El tiempo perdido. Todo comenzó con la conspiración contra Carlos Andrés Pérez. Todo comenzó con el golpe de Hugo Chávez en 1992. Todo comenzó con una confabulación que defenestró a Pérez del poder en 1993 con lo cual el programa de ajuste económico quedó a medio camino. Miguel Rodríguez era el jefe del equipo económico.
Miguel Rodríguez era el jefe del equipo económico de Carlos Andrés Pérez / Foto: ALN
Miguel Rodríguez era el jefe del equipo económico de Carlos Andrés Pérez / Foto: ALN

El exministro Miguel Rodríguez no deja pasar una coma cuando hay propuestas sobre la mesa. Si Argentina alcanza un acuerdo con el FMI, Miguel Rodríguez recuerda que el refinanciamiento más exitoso del mundo fue el logrado por el equipo que encabezó cuando era jefe de Economía del segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez en Venezuela. Cuando un país anuncia índices de crecimiento de 5 y 6%, Miguel Rodríguez salta y señala que Venezuela batió record en los años 90, al alcanzar índices del 10 y 12%. Miguel Rodríguez siempre tiene una frase en boca. Venezuela fue en aquellos años la estrella del mundo y el equipo económico proyectaba para 1992 y 1993 un crecimiento del 13%. “Venezuela iba a ser el país del futuro”. “Nos íbamos a convertir en un país petrolero rico”.

Y en este punto es donde otra vez el exministro de Carlos Andrés Pérez entra en detalles. Al observar lo que plantea el programa petrolero del Plan País de Juan Guaidó, necesariamente tiene que volver la vista a aquellos tiempos, y afirmar:

-Deberíamos estar produciendo 8 millones de barriles diarios hoy. PDVSA debería ser la empresa de más valor del planeta. Con una capitalización mínima de 1,5 trillones de dólares.

Pero PDVSA no vale nada. PDVSA ya no refina. PDVSA produce 700.000 barriles diarios cuando en los años 90 llegó a producir más de 3.000.000. PDVSA importa gasolina. Toda la gasolina que consume Venezuela. PDVSA importa diluyentes. Importa el diésel. PDVSA ya no es el motor de la economía. Y Venezuela desapareció del mapa petrolero mundial. Nicolás Maduro acaba de anunciar la emergencia petrolera y una comisión para restructurar a PDVSA. Es la tercera vez que Maduro intenta reestructurar la empresa. Y no va a poder rescatarla. De allí el plan de Guaidó.

Lo anterior contrasta con lo que el gobierno de Carlos Andrés Pérez había planteado para PDVSA. La llamada apertura petrolera comenzó en ese gobierno de Pérez. Entonces el presidente de PDVSA era Andrés Sosa Pietri. Dice Miguel Rodríguez que “el Fondo Soberano que le propuso el gobierno de Carlos Andrés Pérez al Congreso de Venezuela en 1991, tres años antes que los noruegos plantearan el suyo, debería tener ahorrados e invertidos para la seguridad de todos los venezolanos por lo menos medio trillón de dólares. Los noruegos tienen 1,2 trillones”.

En Venezuela ni siquiera hay reservas internacionales en dólares en el Banco Central. Y el chavismo endeudó a PDVSA en más de 30.000 millones de dólares y llevó la deuda de la República a 160.000 millones de dólares. Endeudó a la empresa y al país, y de paso Maduro los condujo al default.

Miguel Rodríguez apunta que “Maracaibo debería ser la Dubai y Diamante del Caribe, y no la villa miseria en que la han convertido. Y nuestro Lago de Maracaibo, el más bello del mundo y no el pozo séptico de hoy”.

Pero no. PDVSA, que era emblema en protección ambiental, hoy es una compañía que no conserva las normas internacionales. Juan Szabo, responsable de la propuesta petrolera de Guaidó, recién viajó por algunas zonas petroleras y lo que vio, lo alarmó. Pozas de petróleo, territorios contaminados de petróleo. Dice Szabo que si no hay protección ambiente difícilmente haya inversión y financiamiento internacional. Este es un aspecto crucial en el mundo de hoy.Todo comenzó con la conspiración contra Carlos Andrés Pérez / Foto: WC

Señala Miguel Rodríguez que “Venezuela debería ser un país desarrollado y sin pobreza, de no haber sido por la banda que la destruyó defenestrando a Carlos Andrés Pérez”.

Apunta hacia el expresidente Rafael Caldera y sus aliados que al final terminaron entregándole el país “a esta banda de delincuentes que lo han destruido”.

Asegura que “el Gobierno más competente y honesto de toda la Historia de Venezuela fue el segundo de Carlos Andrés Pérez. Un gobierno con visión total de desarrollo económico y político”. Dice que se han perdido 25 años. Un cuarto de siglo que ya no se puede recuperar.

-¿Venezuela está condenada entonces?

-Puede haber una recuperación. Se sentirá una mejoría. Y se pueden enderezar con esfuerzo los servicios públicos. Pero se perdió la oportunidad de desarrollo y de eliminación de la pobreza. El país no tiene la más mínima conciencia de la oportunidad que perdió.

Aquí está el plan para que Venezuela vuelva a producir 3.000.000 de barriles diarios de petróleo por Juan Carlos Zapata – ALnavío – 3 de Marzo 2020

En 8 años Venezuela puede estar en condiciones de producir otra vez 3.000.000 de barriles diarios de petróleo. ¿Milagro? No. Visión. Estrategia. Trabajo. Consenso. Reglas claras de juego. Esto es lo que propone el Plan País de Juan Guaidó para poner a Venezuela en marcha una vez que se logre el cambio de régimen. ¿El cambio va? A los autores del programa de Guaidó no les cabe la menor duda de que va a ser así, y va a pasar pronto.
Juan Szabo esté al frente del Plan País en materia petrolera / Foto: ALN
Juan Szabo está al frente del Plan País en materia petrolera / Foto: ALN

Es un lujo que Juan Szabo esté al frente del Plan País en materia petrolera. Este ingeniero en petróleo fue presidente de la Corporación Venezolana de Petróleo, CVP, y vicepresidente de Producción y Exploración de la PDVSA que alcanzó el número mágico de extraer más de 3.000.000 de barriles diarios. Tiene 71 años. Pero fue el director más joven de Petróleos de Venezuela, PDVSA. Comenzó a trabajar en la Creole, que era una filial de Standard Oil –Exxon ahora-, y ello ocurrió antes de la nacionalización petrolera en 1975. Es ingeniero de campo y por eso Juan Szabo conoce el terreno que pisa. Hoy es consultor internacional.

¿Cómo volver a los 3.000.000? ¿Cómo levantar una producción petrolera que acaso llega hoy en Venezuela a 700.000 barriles diarios y con ayuda de Chevron, Gazprom, Rosneft y Repsol? ¿Cómo parar la sangría de divisas que significa importar gasolina, importar diluyentes, vender el crudo con descuentos? ¿Cómo hacer que el petróleo empuje al resto de la economía? No hay fórmula mágica. Pero Juan Szabo parte de un enunciado. Hay que volver a la eficiencia que la industria mantuvo en los años 90, antes de que Hugo Chávez llegara al poder.

-Esto no es nada extraordinario. Es ubicarse en los índices internacionales del sector.

Lo que resulta extraordinario es que en menos de una década Venezuela reaparezca en el mapa petrolero mundial. El Plan País, presentado en Madrid ante un grupo de empresarios, establece requerimientos de inversión por 120.000 millones de dólares. Esos recursos no los tiene PDVSA. Ese dinero está en el mercado internacional. Ese dinero lo tienen las multinacionales. Y la empresa privada local. Para Juan Szabo, lograr el objetivo depende de una masiva participación de compañías privadas, tanto nacionales como internacionales. Para estimularlas a que entren de lleno a operar, hay que cambiar de manera obligatoria el marco regulatorio y otorgar beneficios fiscales, y establecer reglas claras de juego.

-Si esto no se hace, la producción no va a pasar de un millón de barriles diarios. El sistema fiscal tiene que ser competitivo. No se puede rehacer el pasado. No es factible ni aconsejable. La nostalgia es mala consejera.

Y hay que estar conscientes de este reto. Porque, como se sabe, los expertos señalan que esta es la última ola, la última oportunidad para el petróleo. Según Juan Szabo, el consumo seguirá creciendo hasta 2040 y de allí en adelante se mantendrá. Hay que recordar que estamos en 2020, y la recuperación de la industria en Venezuela, se observa en un plazo de 8 años desde el momento del cambio. ¿Y cuándo ocurrirá el cambio? Esta fecha está por definirse. El gran evento está por ocurrir. Sin embargo, Szabo de algo está seguro. Venezuela no logrará nunca sacar del subsuelo todo el petróleo que tiene en reservas. Pero se puede aprovechar una buena parte de ello, tomando en cuenta que el costo de producción de un barril no pasará de los 10 dólares. “Es un costo muy competitivo”, asegura.

Para Szabo lo primero es parar el declive, el colapso de la producción. Que la producción no caiga más. En la medida que cae la producción no es sólo que hay menos ingresos en divisas sino también que hay más fuga de divisas porque hay que importar diluyentes, hay que importar gasolina, hay que importar diesel.

-Toda la gasolina y todo el diesel hoy en Venezuela son importados -dice Szabo e ironiza: La gasolina que se va por la vía de contrabando hacia Colombia y el Caribetambién es importada.

Señala que en el primer año, la perforación de pozos será baja. En el cuarto año se alcanzarán cifras de 11.000 pozos, de los cuales, 9.000 estarán en plena producción. Juan Szabo, ingeniero de pozo, aclara que la situación obliga a una masiva perforación y no por ello menos inteligente. Hay que ir a la recuperación secundaria. A la búsqueda de crudos livianos y medianos. Hay que perforar usando la mejor tecnología. Inclusive, creando trajes a la medida para cada caso. Por ejemplo, tecnología específica para el petróleo de la Faja del Orinoco y tecnología específica para el petróleo del Lago de MaracaiboEn 8 años Venezuela podría producir otra vez 3.000.000 de barriles diarios de petróleo / Foto: WC

Bajo este esquema es que en los 8 años, se llegue a los 3.000.000 de barriles diarios. De este gran volumen, 1,5 millones serán aportados por la Faja del Orinoco, con un componente de petróleo pesado y extrapesado. Los otros 1,5 millones de barriles serán crudos tradicionales del Oriente, el Occidente y la Costa Afuera de Venezuela. Por cierto, señala que en estos momentos no se está produciendo crudo liviano -convencional- que es el que se mezcla con el crudo pesado y extrapesado de la Faja del Orinoco, y de allí la importación de diluyentes de India y Rusia. Esto implica poner al día los mejoradores de los crudos de la Faja del Orinoco.

-En la medida en que aumenta la producción de petróleo aumenta también la producción de gas.

Porque está el punto del gas. Dice Szabo que afortunadamente, las reservas de gas de Costa Afuera no han sido tocadas. Y que en Venezuela hay gas para abastecer la demanda doméstica, para la industria petroquímica y para suplir a Colombia y los mercados del Caribe, entre otros, Trinidad y Tobago. En este sentido, el programa contempla acabar con el venteo de gas. La quema de gas. Se quema gas en el Oriente cuando falta gas en Occidente, dice.

-Se quema el equivalente al consumo de toda Colombia.

Los 4 pilares del plan ponen el foco en las reservas, en el personal y la tecnología, en el mercado internacional y en el financiamiento. Venezuela tiene que regresar a los mercados internacionales. Ser de nuevo un suplidor confiable y estable. El financiamiento es una aventura grande. De números grandes, como bien se dijo. De allí la necesidad de contar con la empresa privada. La producción será levantada con el personal de que se dispone. En la actualidad, PDVSA tiene en nómina alrededor de 130.000 personas, de las cuales sólo 20.000 trabajan de verdad en el esfuerzo productivo.

Un aspecto clave es la protección ambiental. Juan Szabo estuvo hace poco en las zonas petroleras del país. Sabe del desastre ecológico en la Faja del Orinoco. El paraguas ambiental es importante en el plan. Hay que cumplir con las normas internacionales. Para el mundo es una prioridad. Tanto así que se corre el riesgo de no conseguir financiamiento si no se protege el ambiente. Las empresas tampoco entran a invertir.

A %d blogueros les gusta esto: