elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Pobreza

The Venezuelan Drama in 14 Charts by Gerver Torres – Center for Strategic and International Studies – 16 de Enero 2019

5Gerver.jpg

This February marks the 20th anniversary of Hugo Chávez’s rise to power in Venezuela. Unfortunately, under his regime, one of the most prosperous and promising countries in Latin America and the developing world has been in a downward trajectory. How did this happen?

Chávez, a former military officer, rose to power by taking advantage of the social discontent generated by Venezuela’s poor economic performance over the past two decades and running an intense populist campaign of incendiary and divisive rhetoric. However, upon assuming power, Chávez began dismantling democratic institutions. By taking control of all branches of the state, he was able to circumvent the system of checks and balances. Progressively, his government became the authoritarian, militaristic, socialist, and corrupt regime that exists today.

On the economic front, state interventions in the private sector became increasingly common where all types of controls were imposed. Hundreds of private companies, both national and foreign, were interfered with or expropriated under different procedures and millions of hectares of land were seized.

Chart 1: Price of Venezuelan Oil, 1999-2012
At first, everything seemed to work well because the price of oil increased steadily—in a country that has heavily depended on oil resources for decades. At one point, in 2011, it reached $100 per barrel.

Source: Ministerio del Poder Popular de Petróleo

Chart 2: Total External Debt, 1999-2012
Taking advantage of the financial strength provided by the extraordinary oil revenue, the government borrowed massively from international markets.

Source: ECLAC

Chart 3: Venezuelan Imports, 1999-2012
With all those resources, the regime was able to expand public spending enormously, creating a big consumption boom that was increasingly satisfied by imports. Domestic production, severely debilitated and under constant threats, was woefully incapable of satisfying demands in any sector.

Source: Banco Central de Venezuela

Chart 4: Population Under the Poverty Line, 1999-2012
In different degrees, that boom was enjoyed by almost everyone. Poverty had been reduced because a portion of the oil revenue and loans were used to fund a wide variety of social assistance programs. These social programs made the regime more popular and enabled it to advance on its populist agenda.

Source: Encuesta Nacional Encovi 
Chart 5: GDP Per Capita, 2013-2018
The good times did not last long. By 2012-2013, the signs of a crumbling model had become apparent. A prolonged depression has ensued since then, rivaling in its magnitude the Great Depression in the 1930s in the United States and most of the worst economic crisis documented in modern economic history.

Source: IMF and own estimates (for 2018 a GDP decline of 15 percent is assumed)

Chart 6: Oil Production and Prices, 1999-2018
As history has repeatedly shown, it is not possible to have sustained economic growth while depending on the price of a single commodity and borrowing money. Moreover, the Venezuelan system became extremely corrupt and incompetent, which further reduced the already-declining resources. Venezuela’s main source of income became increasingly limited.
                                       Source: OPEC and Ministerio del Poder Popular de Petróleo

Chart 7: Total Imports, 1999-2017
As oil revenue fell and international reserves were depleted, the government responded by cutting imports massively. There were not enough dollars to pay for imports, and whatever was available was being used to service the enormous foreign debt and fill the pockets of government officials and collaborators.

Source: BCVECLAC, and Torino Capital

Chart 8: Industrial Establishments in Venezuela, 1999 and 2017
This meant that there was not enough foreign currency to import food, medicine, or raw materials needed to supply the companies that had managed to survive. Eventually, the foreign debt payments also became untenable, and the country was declared to be in selective default.

As the years passed, Venezuela became more dependent on oil revenue and loans from international financial markets. However, those two sources of funding have dried up. Still, Venezuela could not produce what could not be imported because either the infrastructure had been destroyed or it could not import the raw materials it needed for production. As a result, Venezuela, which in the 1990s used to produce 70 percent of the food it consumed and import 30 percent, now produced only 30 percent and imported 70 percent.

Source: Conindustria and Reporte 1

Chart 9: Annual Inflation Rate, 2012-2018
Although the Chávez regime did not have enough foreign exchange reserves to cover imports or service its foreign debt, this did not prevent the regime from printing bolivars, the national currency, at an increasingly frantic pace. This fueled massive inflation, which today represents the only ongoing case of hyperinflation in the world.

Source: IMF and Venezuela National Assembly

Chart 10: Monthly Minimum Salaries in Latin America
As a result of this uncontrolled inflation, wages plummeted. Wages in Venezuela are the lowest in the entire region and among the lowest in the world currently—$6 per month. More shockingly, not only is this the minimum salary, it is the country’s median wage. This means that half of the workforce is earning less than $6 per month.

Source:  ChileEcuadorBrazilArgentinaColombiaMexico,  HaitiCuba, and Venezuela

Chart 11: Population Under Poverty Line
By 2017 poverty had skyrocketed to record levels. Since data is only available up to that year, the above graph does not even reflect the impact of hyperinflation in 2018. Therefore, it is safe to assume that these statistics are much worse today. Practically the entire country is living in poverty.

Source: Encuesta Condiciones de Vida, Encovi 2016 and 2018

Chart 12: Beyond the Economic Numbers 
The terrible crisis facing the Venezuelan people goes beyond economic problems. Venezuela’s infrastructure, a long-time victim of negligence with limited investments, has practically collapsed. Blackouts have become widespread, occurring with increasing frequency and duration in every region. Access to clean running water is consistently declining, limited by continuous interruptions. Approximately 70 percent of public transportation is completely out of service. Telecommunications, from basic telephone services to the internet, experience constant failures.

Source: Comité de Afectados Por Apagones

Chart 13: Homicide Rate, 1999-2017
Crime is rampant in Venezuela as a result of the complete institutional collapse. The country has one of the highest murder rates in the world, as the judicial system and other parts of government meant to provide law and order are not working.

Source: Observatorio Venezolano de Violencia

Chart 14: Migration
Internal discontent is growing, but so is the repression by the regime. The country has around 235 political prisoners, many of whom have been tortured or kept in inhumane conditions.  Furthermore, the most important opposition parties have simply been outlawed. Venezuelans, feeling desperate and hopeless, are fleeing from the disaster brewing in their home country. According to the United Nations, at least 3 million, or around 10 percent of the national population, have left the country as of late 2018.

Venezuela has become a case of a failed state, and the repercussions are not limited to the waves of refugees flooding the region. The country has also become an international hub of criminal activity. At least 12 high ranking governmental officials including the Vice President Tareck Al-Aissami have been designated by the U.S. government as international drug kingpins.

Overall, the past two decades under Chávez’s regime have represented a brutal setback in all dimensions of social life for the Venezuelan people. This should serve as a dire warning to those in the region in the potential path of socialist and authoritarian leaders.

Gerver Torres is a non-resident senior associate with the Americas Program at the Center for Strategic and International Studies in Washington, D.C. 

Commentary is produced by the Center for Strategic and International Studies (CSIS), a private, tax-exempt institution focusing on international public policy issues. Its research is nonpartisan and nonproprietary. CSIS does not take specific policy positions. Accordingly, all views, positions, and conclusions expressed in this publication should be understood to be solely those of the author(s).

Venezuela: la ruleta de la vida cotidiana por Francesco Manetto – El País – 13 de Enero 2019

La grave crisis generada por el modelo chavista obliga a millones de personas a dedicar sus días a buscar cómo salir adelante

Un hombre lee un periódico, ayer en una calle de Caracas.
Un hombre lee un periódico, ayer en una calle de Caracas. YURI CORTEZ AFP

Despertar en Venezuela es, cada mañana, el paso previo a una pregunta vital. ¿Ha llegado el momento de irse? Se la hacen los jóvenes, las familias, los que se quedan a la espera de las remesas, las clases populares que sobreviven a duras penas con las ayudas del Gobierno y los que nunca habían temido el fantasma de la miseria. La lucha por la vida cotidiana, con la excepción de unos pocos privilegiados próximos a las autoridades, afecta a todos, aunque golpea con fuerza desigual. La toma de posesión el pasado jueves de Nicolás Maduro, que mantendrá el poder hasta 2025, es el último capítulo de una deriva institucional sin freno. A eso se añade una emergencia económica que convierte la rutina de millones de venezolanos en un juego angustioso en el que hay que combinar contactos, ingenio y suerte. Aunque, al final, todo acaba pareciéndose a una ruleta.

Los días de Mariana Silva, de 43 años, son un ejemplo de cómo se afronta esa carrera de obstáculos dentro de una familia de Caracas que en el pasado tuvo los recursos para pagar unas vacaciones sin lujos en España o en Roma. Tras estudiar Filosofía, trabajó en el Museo de Bellas Artes, en la Galería de Arte Nacional y en galerías privadas y ahora hace equilibrios cada vez que sale a comprar comida para sus hijos —de 23, 13 y 10 años— y un joven del que se hace cargo.

Mariana Silva, el viernes en la terraza de la casa que alquila.
Mariana Silva, el viernes en la terraza de la casa que alquila. F. M.

“Nosotros nunca fuimos millonarios, pero comíamos. Cogías una arepa y poníamos jamón, queso… Hoy es una arepa con queso blanco rallado, que es el más económico. Voy por los supermercados cazando. Si, por ejemplo, consigo un pescado de esos congelados a precios viejos, ayer encontré unos filetes a 900 bolívares el kilo –menos de 50 céntimos de dólar—, entonces compro diez paquetes y pasamos 10 días comiendo pescado”, relata. “En esta casa comer hoy en día un sándwich de jamón y queso es un lujo y no me da pena decirlo. Si consigo pasta a precios regulados, comemos cinco días pasta. Lo más irónico es que a todo esto tengo que dar las gracias a Dios, gracias por un malvivir”.

Desde su terraza, en la urbanización de Los Naranjos, se divisa una ciudad que, después de dos décadas de chavismo, sigue bajo el yugo de la brecha social. Pero ahora la inmensa mayoría de la sociedad, tras la desaparición casi absoluta de las clases medias, está más cerca de la pobreza o inmersa en las penurias. Puede permitirse vivir allí porque unos amigos que migraron le alquilaron una casa por 100 dólares mensuales. A ese gasto suma el colegio privado de sus dos hijas.

Los venezolanos no migramos porque no nos gusta el país, lo hacemos obligados

MARIANA SILVA

“En noviembre pagábamos 3.000 bolívares por cada niña —algo más de un dólar—, en diciembre subió a 12.000 y ahora a 22.000 más una cuota 30 dólares por familia. Pero cuando tú ves lo que hace un profesor, que a lo mejor vive en Petare, que se agarra cinco autobuses para llegar a las siete de la mañana, para pasar tiempo con tus hijos… ¿Qué hace un profesor con 4.500 bolívares al mes, que es lo que vale un cartón de huevos?”. Esa cantidad equivale a un salario mínimo, lo que perciben alrededor del 70% de los trabajadores con empleo formal.

Este sábado precisamente en el barrio popular de Petare, José Florentino, conocido por los vecinos como El Portugués desde los años del estallido social del Caracazo, vendía el kilo de bistec a 4.600 bolívares y el jamón ahumado a 6.000. Todos esperan ahora de Maduro el anuncio de un paquete de medidas económicas, porque la colaboración comercial con China, Rusia y Turquía que exhibe el Gobierno aún no se ha notado en la calle.

¿De dónde sale el dinero para sobrevivir? En el caso de Mariana Silva, de la venta de algunas de las obras de arte de la familia –su padre fue crítico—, del apoyo de los allegados y de unas cenas con ópera en vivo que organiza en su terraza. “Nosotras somos felices cocinando, cuando las cantantes cantan Las bodas de Fígaro una dice vale la pena”, relata Mariana Silva, que en 2017 fue muy activa en el movimiento de resistencia a Maduro.

Cuando su exmarido dejó su trabajo de bombero, se fue a vivir a Ourense, donde transporta vigas en las obras. Ella no quiere irse como han hecho más de tres millones de venezolanos, según Naciones Unidas. Lo intentó hace seis años. Vendió su vivienda e invirtió ese dinero en una casa de subastas en Bogotá. Los gastos la consumieron. “A los tres años me había comido todos mis ahorros. Eso fue en 2014 y yo sabía que Venezuela iba a peor. Los venezolanos no migramos porque no nos gusta el país, porque no nos gustan los venezolanos, lo hacemos obligados”.

La angustia de los que se van

Carmen Elisa Rubio, el pasado miércoles en la terminal de autobuses de La Bandera en Caracas.
Carmen Elisa Rubio, el pasado miércoles en la terminal de autobuses de La Bandera en Caracas. F. M.

Esa es la percepción que tenían, el pasado miércoles, los que esperaban para comparar un billete de autobús en la terminal La Bandera de la capital. Irse en busca de oportunidades no es una aventura ilusionante, sino un éxodo forzado, que se emprende a menudo con angustia e incertidumbre.La migración separó familias, afectos que a veces se recomponen en algún país de la región, sobre todo Colombia. Carmen Elisa Rubio, de 45 años, aguardaba con sus cinco hijos para poder hacerse con un pasaje. Su plan era viajar a la ciudad San Antonio, cerca de la frontera, cruzar a pie hasta Cúcuta y llegar finalmente a Medellín, donde su esposo trabaja como herrero.

Rosa Maribel Gómez, el pasado miércoles en la terminal de La Bandera.
Rosa Maribel Gómez, el pasado miércoles en la terminal de La Bandera. F. M.

Otra madre, Rosa Maribel Gómez, exfuncionaria de un consejo comunal, planea llegar al país vecino, donde ya residen más de un millón de venezolanos, a través de una trocha o paso fronterizo ilegal. Asegura que ya ha encontrado empleo como interna en una casa de Valledupar, norte del país, por unos 600.000 pesos mensuales, menos de 200 dólares que intentará ahorrar para aliviar la vida de sus hijos, que se quedan con la abuela.

Tomó esa decisión porque la hiperinflación, que la última reconversión monetaria no ha logrado contener, y la dolarización de la economía convirtieron su rutina en una batalla constante contra los precios. “Venezuela me obligó a migrar”, lamenta. Esa Venezuela que hoy es símbolo no solo de la deriva del chavismo sino de una lucha por la supervivencia sin precedentes en el país.

Casi mil menores deambulan solos por Caracas por Florantonia Singer – El País – 29 de Diciembre 2018

La aguda crisis económica del país ha exacerbado el problema y no existen programas para atenderles

Un grupo de niños busca comida entre bolsas de basura en Caracas el pasado noviembre.
Un grupo de niños busca comida entre bolsas de basura en Caracas el pasado noviembre. MIGUEL GUTIÉRREZ EFE
Germaín se estruja los ojos, dice que cree que tiene fiebre, se ve mareado y fastidiado. Su mamá saca una sábana del bolso y lo manda a dormir. El pequeño se coloca la tela como una capa y camina unas cuadras hasta un recodo de la estación de metro Plaza Venezuela, en el centro de Caracas. Tiene 12 años y ahí comparte un colchón con otros niños de un grupo de 15, la mayoría sin sus padres, que vive en ese trozo de acera, frente a la sede del servicio de inteligencia venezolana (Sebin). Los adultos se acomodan sobre cartones bajo un puente, a orillas del contaminado río Guaire que cruza Caracas, particularmente fría este diciembre.

“Es que hoy no hemos comido”, justifica Thairen Arenas, de 39 años, que desde hace dos años vive en la calle con dos de sus cuatro hijos. El “hoy” al que se refiere la mujer, desempleada y sin estudios, es la noche después de Navidad, cuando varias fundaciones recorrieron algunas avenidas de Caracas para repartir comida típica navideña y regalos a las cada vez más numerosas personas sin hogar. “Así es esto, un día te llegan muchas bendiciones (comida), como ayer que nos trajeron hallacas y juguetes para los niños, y otro no tienes nada y nos toca reciclar”. “Reciclar” es buscar los restos de comida de los restaurantes y también pedir dinero. Arenas está con otra mujer y otros niños. En medio de la conversación llega una “bendición”. Un transeúnte les regala una rebanada de pan mordida. La mujer la reparte entre cinco pequeños.

En la acera de enfrente está María, de cinco años, con un botín de juguetes que ha sacado de la basura. Son ganchos de ropa botados por una tienda. Se los enseña a su mamá, Miriam Sánchez, de 52 años, que está con otros de sus hijos, sobrinos y nietos. La acompaña Eva Solórzano con su prole. Todos viven bajo un puente desde hace cuatro años, aunque ambas tienen vivienda en las afueras de Caracas. “Tenemos casa, nuestro ranchito en los Valles de Tuy, pero no tenemos comida. Por eso venimos a Caracas a vender cigarros o reciclar en la basura”.

Los menores solos son un problema que vive a la sombra de la falta de políticas. No hay cifras oficiales, ni de los niños ni de adultos. Un estudio de la ONG Cecodap —que trabaja para prevenir la violencia y promueve el buen trato a la niñez— presentado este mes, reveló que por lo menos 690 niños deambulaban en tres de los cinco municipios de Caracas, principalmente en las riberas del Guaire.

En las organizaciones que trabajan en la defensa de los derechos de los niños y adolescentes señalan que, a medida que avanza la crisis económica, la presencia se ha hecho más notoria, no solo de niños, ahora también de familias enteras. Verlos pidiendo en los supermercados, panaderías, restaurantes o escarbando en las bolsas de basura se ha hecho una estampa cotidiana en la Venezuela de 2018. Un año con hiperinflación en el que los hogares en situación de pobreza pasaron del 46% al 48%, según las mediciones de la Encuesta de Condiciones de Vida del Venezolano (Encovi), que realizan tres universidades del país.

Las motivaciones para vivir a la intemperie, sin embargo, han cambiado. El problema de estos niños —que hace 20 años, durante una campaña electoral, Hugo Chávez prometió erradicar so pena de quitarse el nombre—, se ha exacerbado. Ahora, los menores de edad se van de casa y dejan la escuela para hacerse cargo de sí mismos y en algunos casos de sus hermanos. Una familia venezolana requiere 40 salarios mínimos mensuales para pagar la canasta básica de bienes, que se incrementó un 122% de octubre a noviembre, lo que explica que para el 94% de la población los ingresos no le alcancen para comer, según la Encovi.

“En los años 90, cuando empezó a aparecer este fenómeno en las ciudades, los niños se iban de sus hogares porque eran víctimas de maltrato, ahora salen a buscar lo que no hay en sus casas, que es el alimento”, dice Nelson Villasmil, representante del Consejo de Protección de los Niños y Adolescentes de Petare, una zona popular del este del Caracas. La instancia municipal se ocupa de casos como estos y dicta medidas de abrigo temporal, un recurso de la legislación venezolana por el que se asigna al niño en riesgo a una institución que vele por él, mientras su familia mejora las condiciones para tenerlo.

“Para resolver, para rebuscarme”, es lo que responden los niños, en su mayoría de entre 7 y 16 años de edad, ante la pregunta de por qué viven en las calles. Esta semana, entre el 26 y el 27 de diciembre, Villasmil abrió tres nuevos expedientes de este tipo. En los últimos dos años su labor se ha hecho más intensa. En 2016 solo dictó 10 medidas para pequeños en esta situación, en 2017 fueron 15 y este 2018 ya van 30.

Recursos insuficientes

Hasta el año pasado, más de 5.000 niños vivían en instituciones de atención o casas-hogares en Venezuela, la mayoría privadas y también afectadas por la quiebra económica y social. Los cupos son insuficientes para una población que aumenta con el recrudecimiento de la crisis del país, aseguran los activistas. A esto se suma que el sistema público de protección infantil está paralizado por el déficit de ingresos de las alcaldías y gobernaciones que deben sostenerlo y por la emigración que los ha dejado sin personal.

El estudio de Cecodap refiere que las instituciones que deben ocuparse de la infancia en Caracas están en cierre técnico por falta de recursos financieros y humanos. En el caso de los niños de la calle la desprotección es mayor por la inexistencia de programas específicos. “Los programas tienen que ser competitivos para que un niño deje la calle, donde lamentablemente consiguen más cosas, aunque corren muchos más riesgos”, enfatiza Villasmil. “Si el Estado ni siquiera es capaz de proveer una alimentación adecuada en los centros de atención, estos niños nunca van a salir de las calles”.

La generación del hambre, Bolivar: donde la solidaridad llena el estómago por María Jesús Vallejo – El Pitazo – 21 de Diciembre 2018

En el sur del país, a la escasez de alimentos se le suma la falta de vacunas que generó la reaparición de enfermedades como el sarampión. La ineficiencia de los programas gubernamentales es paliada con solidaridad y trabajo comunitario, pero no alcanza para contrarrestar el problema

.Ángela carga en brazos a su hija de un año. Sus otros tres niños la rodean, se abrazan a sus piernas con sus bracitos delgados; están sin camisa y la piel del abdomen deja ver las costillas. Uno de ellos llora sin cesar y ella ya no sabe qué hacer para calmarlo. Están en el patio de la casa, donde la brisa mitiga el calor. Gabriel, el mayor de todos, tranquilo, se sienta en la tierra y comienza a dibujar sobre ella. Ángela lo ve, inhala y al exhalar dice: “Hay veces que me pongo a pensar qué van a comer mis hijos y me siento muy mal”.

.Con 22 años, Ángela asume la maternidad de forma estoica. “Yo no soy mala madre, si Dios me los mandó, yo lucho y salgo adelante por ellos”. Sueña con aprender peluquería y estilismo, por ejemplo; pero se lo impide no tener para pagarle a alguien que cuide a sus niños.

.No puede trabajar porque debe encargarse de los cuatro niños y con lo que el esposo hace semanalmente solo alcanza a comprar algún carbohidrato como pasta o arroz, un poco de queso, pollo o sardinas. Nunca lo suficiente.

.
Su casa tiene el piso de tierra y da la sensación de amplitud, quizás, porque no hay muebles ni mesa. El televisor reposa sobre el refrigerador que intentaron reparar cuatro veces. Cocinan gracias a una hornilla que funciona con gas. De tres habitaciones, solo utilizan una: en la cama más grande duerme Ángela con su esposo; en la pequeña, los tres niños y en un corral cubierto con una tela delgada, su hija menor. En el mismo cuarto, detrás de una cortina, está el inodoro.

.Para hidratarse, asearse y cocinar, deben recoger agua que llega por un tubo que está en el patio de la casa. Como no tienen nevera, le piden a algún vecino que les guarde una botella de agua que hierven para poder refrescarse. Los niños pasan todo el día jugando en la tierra, con los insectos, las ramas que caen o en los pozos que se forman cerca de los árboles.

.

Gabriel, un niño de pocas palabras

Gabriel es el mayor de sus cuatro hijos de Ángela. Quizás tímido, posa ante la cámara como quien tiene años de experiencia, pero falta el sonido de su voz dentro de la casa. Ni siquiera habla para pedir comida. Sus brazos y piernas son delgados, su abdomen está abultado y la piel se pega a las costillas. Es colaborador y ayuda en lo que se le pida. “Él está pequeño, pero cuando estoy cocinando o algo, me ayuda con sus hermanos”, cuenta su mamá.

.Es tan tranquilo que puede pasar horas viendo el mismo árbol o a uno de los gatos que entran desde la casa de los vecinos. Tiene cinco años y nunca ha ido al colegio, no sabe leer ni escribir. Tampoco su mamá. Deletrear su nombre implica un esfuerzo para ella; se frustra y ruega: “Espero que ellos crezcan, que estudien, que salgan adelante”.

No ha sido fácil. Los cuatro niños han estado a punto de morir a causa de la desnutrición. Ninguno, a excepción de la niña menor, fue amamantado, no porque no haya querido, dice, sino porque a ninguno le gustó. Gabriel nació en marzo del año 2013. Ángela cuenta que cuando salió embarazada no se sentía tan asfixiada económicamente: se podían comprar pañales, fórmulas alimenticias y comida para la familia.

.El embarazo fue sin contratiempos, pero, al año de nacido, Gabriel enfermó con lechina y perdió mucho peso. Luego, llegó la escasez y el aumento de los precios. Con la caída del poder adquisitivo ya no pudo comprar proteínas, frutas, vegetales y legumbres. La disminución de la calidad de la alimentación evitó que se recuperara completamente.

.Gabriel no fue revisado por un pediatra durante tres años. En marzo de 2018, Meals4Hope, una organización que brinda apoyo a niños en situación de hambre, realizó una jornada de talla y peso en el barrio Brisas del Sur, en Ciudad Guayana, a dos kilómetros y medio de José Tadeo Monagas, en San Félix. Allí, Ángela se enteró de que Gabriel pesaba 12,8 kilos cuando debía pesar, por lo menos, 18.  Meals4Hope le donó vitaminas y alimentos a base de maíz para los cuatro niños. Entre marzo y julio de este año, Gabriel aumentó casi tres kilos: un peso, todavía, insuficiente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

.Hambre y enfermedades: la peor combinación

Marialexandra Ramos, pediatra de Meals4Hope, explica que en la región los casos de desnutrición no se diferencian muchos de los del resto del país. Considera que los niños orientales son más vulnerables desde la reaparición de la difteria, en julio de 2016, y el sarampión, en julio de 2017, cuyos primeros casos se registraron en el estado Bolívar. Hasta la fecha, el Estado venezolano ha notificado a la Organización Panamericana de la Salud (OPS) 1.992 casos de difteria y 4.272 de sarampión.

.La incapacidad económica de las familias para comprar la canasta básica se mezcló con la deficiencia del Gobierno para cubrir la demanda de vacunas, sobre todo, para niños menores de cinco años. Muchas madres viajan hasta la frontera con Brasil para comprar medicinas, pero no todas las familias tienen los recursos económicos para costear el viaje, el hospedaje y los medicamentos. Tampoco les queda tan cerca como a los tachirenses la frontera con Colombia, lo que dificulta, aún más, el acceso, incluso, a los alimentos.

Como muchos niños del estado Bolívar, Gabriel muestra déficit en el peso y la talla y pérdida de masa muscular. La especialista asegura que no solo se alimenta mal, también duerme mal, está sin vacunas, no tolera malestares como un niño bien nutrido y se enferma con facilidad. De acuerdo con Ramos, esas son algunas de las causas del comportamiento apaciguado de Gabriel. Además, la deficiencia alimentaria afecta su sistema cognitivo y afectivo, por lo que le cuesta conectarse con su entorno.

Para Gabriel, pesar menos de lo que debería para su edad podría implicar tener dificultades para caminar porque su musculatura no sostiene su estructura ósea. En Bolívar, las familias más pobres se alimentan con yuca y plátano, a veces los preparan con la concha para hacer una especie de atol o papilla. Se sienten llenas, pero no se alimentan. En Meals4Hope, Marialexandra Ramos ha evaluado a niños con colesterol y triglicéridos altos, no porque coman mucha carne o grasa animal, sino porque consumen dos o tres veces al día algún tubérculo con algo parecido a la margarina. Aunque habla poco, Gabriel le dice a su mamá que le gustaría volver a comer arroz, pollo y ensalada.

Gobierno versus comunidad

La familia de Gabriel no ha tenido suerte con los programas del Gobierno. En abril de 2016, el presidente Nicolás Maduro decretó la creación de lo que convertiría en su programa bandera: Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap), la nueva forma de organización popular encargada de la distribución casa por casa de los productos regulados de primera necesidad a cargo del Ministerio de Alimentación. Los productos llegaron al barrio José Tadeo Monagas y a la casa de Gabriel en marzo de 2017, casi un año después del anuncio.

.Entre abril de 2016 y julio de 2018, según anuncios del Presidente, el Estado ha invertido 818 mil millones de bolívares para importación y distribución mensual de alimentos a través de los Clap. Aun así, a la casa de Ángela, y a las de las otras familias del barrio, las cajas llegan de forma irregular: puede tardar hasta tres meses. Cuenta que la caja los ayuda, pero les alcanza para alimentarse, como mucho, durante una semana.

Antes de las cajas de los Clap, entre 2003 y 2012, Hugo Chávez había creado más de una decena de programas para fortalecer el acceso a alimentos y la producción nacional.

En el barrio José Tadeo Monagas, los programas y políticas públicas parecen no existir. Gabriel ha mejorado gracias al trabajo de las mamás de la comunidad. Juana Cabello, una vecina de la zona, conoció a María Nuria de Cesaris, miembro de Meals4Hope, durante una de las jornadas de talla y peso en el barrio Brisas del Sur. Juana ofreció su casa para la instalación de un comedor.

Con la donación de alimentos, las manos de cuatro madres, entre ellas, Ángela, y la coordinación de Juana, lograron crear un espacio para 19 niños con desnutrición de entre uno y 11 años.

Ángela se sumó no solo porque sus cuatro hijos se beneficiarían: ella también es remunerada por su trabajo. Junto a otras tres mujeres, a las seis de la mañana, cada día, comienzan a preparar desayunos para todos los niños. Una hora después, ellos llegan, lavan sus manos, agradecen a Dios por los alimentos y comen. Además, los 19 están en control de talla y peso, reciben medicinas y un kilogramo de alimento a base de maíz cada 15 días.

Juana conoce las necesidades de su comunidad, por eso asume la coordinación del comedor con responsabilidad, también con esperanza. Siempre visita a Ángela y la ayuda a atender a los niños. Entiende que ella hace lo que puede con lo que sabe. Sueña con que la situación económica mejore en Venezuela, para ya no ver a los hijos de sus vecinos morir de hambre. Agradece por la vida de esos 19 niños, incluido Gabriel, a los que todavía pueden salvar.

.

En cumplimiento con la legislación venezolana, fueron cambiados todos los nombres de los niños y familiares contenidos en el material periodístico publicado en El Pitazo, con el objetivo de proteger su integridad

A slow-motion catastrophe’: on the road in Venezuela, 20 years after Chávez’s rise by Tom Phillips – The Guardian – 6 de Diciembre 2018

People confront riot police during a protest in Caracas against the shortage of food.
 People confront riot police during a protest in Caracas against the shortage of food. Photograph: Federico Parra/AFP/Getty Images

The latrines at Simón Bolívar international airport in Caracas overflow with urine; the taps are bone dry. In the departures hall, weeping passengers prepare for exile, unsure when they will return.

At customs, a sticker on one x-ray machine warns: “Here you don’t speak badly about Chávez!”

But even before stepping outside the terminal it is obvious his Bolivarian revolution, like the airport’s immobile escalators, has ground to a halt.

A roadside graveyard of abandoned buses in Venezuela’s Portuguesa state
 A roadside graveyard of abandoned buses in Venezuela’s Portuguesa state. Photograph: Tom Phillips for the Guardian

On 6 December 1998, Hugo Chávez proclaimed a new dawn of social justice and people power. “Venezuela’s resurrection is under way and nothing and nobody can stop it,” the leftwing populist told a sea of euphoric supportersafter his landslide election victory.

Two decades on, those dreams are in tatters.

The comandante is dead and his revolution in intensive care as economic, political and social chaos engulf what was once one of Latin America’s most prosperous societies. Almost 10% of Venezuela’s 31 million-strong population have fled overseas; of those who remain, nearly 90% live in poverty.

https://interactive.guim.co.uk/uploader/embed/2018/12/chart_venezuela-zip/giv-3902sHBuY1qiO8Ey/
To understand Venezuela’s collapse, the Guardian travelled hundreds of miles across the nation Chávez dreamed of transforming, from the spot in downtown Caracas where he gave his first speech as president-elect to his birthplace in the country’s sun-scorched southwestern plains.

On the way, we encountered lingering affection for a charismatic populist still celebrated as a champion of the poor, and a determination among Venezuelans from all walks of life to somehow weather the economic cyclone ravaging their country.

But above all, there was deprivation, hunger, profound apprehension and seething anger – even among proud chavistas – at a government now incapable of fulfilling its citizens’ most basic needs, and in denial over a humanitarian crisis unprecedented in modern Latin American history.

Hugo Chávez greeting supporters during a political gathering in the town of Guarico in 2006.
 Hugo Chávez greeting supporters during a political gathering in the town of Guarico in 2006. Photograph: AFP

“People do not understand what is happening in Venezuela because it is too hard to believe,” says Alberto Paniz-Mondolfi, a doctor in the city of Barquisimeto, describing the implosion of a health service that was once the envy of the region. “The most oil-rich country absolutely devastated and turned into a war-torn nation – without a war.

“I’m not angry. I’m terribly sad. Because there was absolutely no need to get to this point. They just left the country to die … and it is heartbreaking.”

Twenty years after Chávez declared Venezuela’s rebirth, its capital is on its knees. Billboards try to persuade citizens that “together everything is possible” but the mood is funereal and dazed.

By night, swaths of the city resemble a disaster zone: deserted, carless streets are plunged into darkness by power outages and broken street lights. Famished citizens probe uncollected heaps of rubbish.

Despite the meltdown, in a traditionally chavista shantytown called San Agustín, there is still devotion to the politician many call “mi comandante”.

A cable car passes above San Agustín
 A cable car passes above San Agustín. Photograph: Tom Phillips for the Guardian

“He was the man who took the poor out of the catacombs,” says Gilda González, 50, the local coordinator of Misión Ribas, an educational programme Chávez set up in 2003.

González, a self-declared revolucionaria who keeps Fidel Castro’s memoirs by her desk, pointed to an horizon of government-built apartment blocks. “Everything you see here today was the comandante’s doing, and our president, Nicolás Maduro, is fighting hard to continue that work,” she said of the man who inherited Chávez’s revolution after he died in 2013.

Venezuela’s leaders blame the country’s plight on sanctions and an “economic war” waged by what the foreign minister, Jorge Arreaza, recently called the “extremist, supremacist, racist” government of Donald Trump. “It’s not just an economic war​,​ it’s an all-round war – a political war, a media war and a trade war,” Arreaza claimed.

González agrees, and warns Bolivarian militias will resist if the US president makes good on insinuations that Maduro could be toppled by foreign force. “We are ready for asymmetric war,” she says.

Gilda González in Caracas
 Gilda González in Caracas. Photograph: Tom Phillips for the Guardian

García said he continued to treasure the ideals underpinning Chávez’s Bolivarian struggle – but under Maduro, Venezuela had become like a pressure cooker that had been left on for too long. “This mess will explode any minute.”

Tinaquillo

When Chávez visited the town of Tinaquillo in 2005 he pledged to revive Venezuela’s flagging textiles industry as part of a state-led effort to reduce dependency on oil – today the source of more than 95% of Venezuela’s export earnings – and hand greater power to workers. “We are forging a new path, a new socialism,” he declared.

Those plans have withered. According to official data handed to the International Monetary Fund (IMF) last month, Venezuela’s economy shrunk 15.7% in 2017, while inflation hit 860%. Experts believe the real situation is far worse.

https://interactive.guim.co.uk/charts/embed/dec/2018-12-04T21:00:02/embed.html
Lilibeth Sandoval at a now derelict textile mill Chávez toured in 2005
 Lilibeth Sandoval at a now derelict textile mill Chávez toured in 2005. Photograph: Tom Phillips for the Guardian

At a nearby petrol station, attendants complain they have not been paid in months by Pdvsa, the state-run oil company that oversees the world’s biggest crude reserves. “And this is still a good job,” says Eduardo Martínez. Tips from drivers mean it is just about possible to survive.

But Martínez’s trousers are shredded, his shoes filled with holes, and he has a seeping, untreated abscess on his left wrist. “One day this will all come crashing down, just like the Twin Towers,” he says.

Macapo

Thousands of locals have already gone.

The United Nations estimates 3 million have fled the country since 2015 to escape chronic food and medicine shortages, crumbling healthcare and transport systems and an economy in freefall.

For places such as Macapo, which locals say has shed up to 15% of its 100,000 population, the result is broken families and empty homes. “There are no jobs here, there’s nothing,” says Juan Carlos Guevara, a retired teacher.

Juan Carlos Guevara
 Juan Carlos Guevara, whose community has lost thousands of residents. Photograph: Tom Phillips for the Guardian

In February his wife, Glenda, set off overland for Peru with a group of 15 relatives. She works as a carer-cum-accountant in Lima and sends funds to help her husband who lives off a weekly pension of about 900 bolivares (about $1.8) – an almost impossible task because of rampant hyperinflation that Maduro’s supposedly visionary economic recovery plan has failed to tame.

“That’s not even enough to buy a kilo of cheese,” says Guevara.

With his wife gone, Guevara has busied himself decorating his home ahead of a lonely Christmas. “This year there will be an emptiness,” he says, tears welling in his eyes.

A propaganda billboard in support of Nicolás Maduro
 A propaganda billboard in support of Nicolás Maduro. Photograph: Tom Phillips for the Guardian

Guevara says he believes political change is on the horizon and Venezuela’s diaspora will soon return to rebuild their homeland. But like all those the Guardian interviewed, he is unable to say how or when.

Venezuela’s opposition is fractured and, while localised protests continue, the mass demonstrations of last year have faded, with many participants chosing instead to leave the country.

“I’m a very optimistic person … [but] if this doesn’t happen I will leave,” he says. “All of my documents are ready.”

https://interactive.guim.co.uk/uploader/embed/2018/12/archive-zip/giv-3902YoCYPVnQu8Ie/

Barquisimeto

As Venezuela’s crisis has deepened over the past year, Henríquez, like millions of his fellow citizens, has found it increasingly hard to feed his family, let alone himself. “I used to weigh something like 70kg – now I’m 50kg, or less,” he says, showing the contents of their pantry: a half-empty sack of maize and a plastic bag filled with a few sticks of cassava.

Outside, in a rubbish-strewn garden, his children – aged from 11 months to 13 – study around a table fashioned from a broken door with breezeblocks as legs.

Ivan Henríquez with his wife and six children at their home in Barquisimeto
Pinterest
 Ivan Henríquez with his wife and six children at their home in Barquisimeto. Photograph: Tom Phillips for the Guardian

Henríquez says his family survive thanks to a $20 monthly remittance from his brother in Chile. But hyperinflation – which the IMF fears could hit10,000,000% next year – meant that was becoming increasingly tough.

“So many people are dying of hunger in this country … children are dying because of malnutrition,” he says, lowering his voice to avoid his own offspring overhearing that bleak assessment.

Henríquez blames his family’s plight on an ideological clash from which his country’s leaders have refused to step back. “Venezuelans are stuck in the middle of a war that isn’t theirs.”

Barinas

The highway to Barinas, the south-western state where Chávez grew up, is dotted with reminders of Venezuela’s decay: families hauling armfuls of firewood or hiking down the hard shoulder because public buses are now as hard to find as food; police barricades where forlorn-looking officers shake down passersby for a pittance; abandoned factories, grain silos and car showrooms being reclaimed by the undergrowth; graffiti demanding the removal of the man most blame for the calamity – “¡Fuera Maduro!” – and patches of scorched asphalt where tires have been burned by protesters.

But these days few are fooled by such claims. “Our lives are becoming impossible,” says Ezequiel Mota, a 73-year-old farmer, queuing outside a military controlled petrol station in the state capital. He expects to be there for at least 10 hours.

Hundreds of vehicles queue for increasingly scarce petrol in Barinas
 Hundreds of vehicles queue for increasingly scarce petrol in Barinas. Photograph: Tom Phillips for the Guardian

Across town the Guardian saw three petrol queues of more than 140 cars each. In the countryside, a driver in an even longer line of vehicles says he has been waiting two days: “Sometimes it’s four.”

“Ninety per cent of citizens are against the government because they are leading us into the most absolute state of misery and poverty in the world,” Mota says. “That’s the truth.”

https://interactive.guim.co.uk/charts/embed/dec/2018-12-05T15:26:21/embed.html

Sabaneta

Rivas, at 85 still chavista to the bone, recalls wanting to die when she heard of her protector’s passing. “I love him,” she whispers.

Rosa Rivas, 85, a dedicated Chávez supporter
 Rosa Rivas, 85, a dedicated Chávez supporter. Photograph: Tom Phillips for the Guardian

But in the town where Chávez was born, such dedication appears to be fading.

“It’s lucky you came today because last week all the roads were blocked [by protesters],” says Rodolfo Palencia, a farmer and organiser for the opposition group Voluntad Popular.

Palencia, 46, says shortages of food, medicine, gas, petrol and drinking water mean many residents are turning against Chávez’s “malignant legacy”.

A minstrel as well as a militant, Palencia reaches for a Venezuelan four-string guitar to perform his musical rebuke to chavismo. “From here in Barinas, I want to ask my Venezuela for forgiveness,” he sings. “Because we know it was here that the disaster began, it was here that the comandante who destroyed my nation was born.”

In 2016 Vladimir Putin donated a granite statue of Chávez to Sabaneta and it was placed in one of its main squares to celebrate the legacy of “the illustrious son of the Venezuelan people”.

Today it is chipped and charred having been set upon by anti-government protesters. They failed to tear it down, but have vowed to return.

Statue of Hugo Chávez in Sabaneta
Pinterest
 Statue of Hugo Chávez in Sabaneta. Photograph: Tom Phillips for the Guardian

Nearby, Chávez’s childhood home is open to the public as a tribute to Venezuela’s “21st-century liberator” and his Bolivarian crusade. But it, too, has fallen on hard times. One room lacks a lightbulb; in another, a display case holding a pair of maracas has fallen off the wall and is propped up on two plastic chairs.

Outside on the veranda, beside a mango tree the comandante once scaled, there is a guestbook containing homages that sometimes hint at Venezuela’s decline. “Very good,” one pilgrim wrote in April. “But lacking in electricity.”

The museum caretaker, charged with receiving tourists since its two unpaid guides quit earlier this year, invites his latest visitors to add their names to the revolutionary register.

There was just one problem. “We don’t have a pencil right now.”

 

La asfixiante vida de los venezolanos tras un año de hiperinflación por Florantonia Singer – El País – 4 de Diciembre 2018

El 48% de las familias son pobres. La carne y la fruta se han convertido en productos de lujo y los negocios se ven obligados a cerrar

Un hombre en un mercado en Caracas. En el vídeo, ciudadanos venezolanos hablan sobre la hiperinflación. GETTY / EPV

Los números, en Venezuela, ya no dicen casi nada. En noviembre del año pasado se registró una inflación récord: los precios aumentaron ese mes un 57%, según el seguimiento que hace la Asamblea Nacional. Venezuela entró en la temida hiperinflación que se advertía desde hacía dos años. Aunque la cifra de este noviembre aún se desconoce, en octubre ya triplicó la registrada hace un año, un porcentaje escandaloso para los economistas que se convierte en sofocante en la vida cotidiana. El viernes, las autoridades venezolanas anunciaron una devaluación del bolívar del 43%. Un día antes habían elevado el salario en un 150%.

Cancino vive ahora del pequeño cafetín que abrió en una clínica en Caracas a principios del terrorífico 2018 que pintaban los expertos. Llevaba seis meses sin trabajo, después de que disolviese la compañía que tenía con otros socios residentes en el extranjero. “Todos los meses renunciaba el personal porque se iba del país. Todos los meses teníamos que entrenar a nuevos empleados, se hacía imposible seguir trabajando acá. Era muy difícil estar ajustando salarios, retener a las personas, lidiar con aumentos de alquiler y fallas de servicios”. Los pocos ahorros en dólares que tienen ella, su marido y sus hijas de seis y 12 años los preservan como un seguro: para cuando venga una emergencia médica

Karina Cancino, ayer en su puesto de café en una clínica de Caracas.
Karina Cancino, ayer en su puesto de café en una clínica de Caracas. F. S.

Para los venezolanos, la hiperinflación —un fenómeno del que la región no sabía desde principios de la década de los noventa, cuando Perú sufrió una fortísima subida de precios— ha implicado un empobrecimiento mayor del que se ha registrado nunca antes en América Latina. Primero porque la voracidad de la escalada inflacionista se produce en un país sin apenas industria y sin agricultura y totalmente dependiente de la importación, lo que ha cronificado el desabastecimiento. Segundo, porque un año después del problema —al menos en la definición técnica de hiperinflación, porque la escalada había empezado mucho antes—, el Gobierno de Nicolás Maduro ni siquiera se refiere al mal por su nombre, sino que lo mete en el saco de la llamada “guerra económica” que ha afrontado con medidas contraindicadas. A una economía infestada de liquidez, las autoridades le siguen agregando dinero con consecutivos aumentos de salarios y bonificaciones que el fisco no está en capacidad de respaldar, por lo que se ve obligado a imprimir más y más billetes. El perro que se muerde la cola.

César Reina, de 45 años, ha perdido peso, aunque con los ingresos extra dice que se ha repuesto: come una o dos veces al día

César Reina, de 45 años, hace milagros con el sueldo mínimo que gana como mensajero en una empresa. “Antes, uno podía guardar un poco del salario y juntar para comprarse algo. Ahora se vive al día”. Vive al día en un barrio en La Guaira, en las afueras de Caracas, y desde hace dos meses comenzó a ocupar las horas que le quedan libres haciendo trabajo de albañilería a destajo. “Pinto, reparo cosas, hago lo que sea. Con eso pude pagar la inscripción y los útiles escolares de mi hija pequeña, porque solo el pantalón para la escuela me costaba 1.800 bolívares [el salario mínimo que regía desde agosto hasta este jueves, cuando el Gobierno lo aumentó hasta los 4.500 bolívares soberanos]”. La mayor de sus hijas, de 21 años, emigró a Chile a principios de noviembre sin ni siquiera haber podido terminar la carrera de Comunicación Social. “Allá ya tiene trabajo y está mejor”.

César Reina, ayer en Caracas.
César Reina, ayer en Caracas. F. S.

Reina reconoce que ha perdido peso, aunque con los ingresos extra dice que se ha repuesto: come una o dos veces al día. La sardina se ha vuelto común en su dieta. “En mi barrio era tradición los domingos hacer una sopa de costilla y pollo para compartir con los vecinos, pero ya no se puede hacer sopa y mucho menos compartir”.

Desde la populosa Petare, cerca de la capital, Maura García también hace magia con los ingresos mínimos que recibe para cubrir las cuentas y apoyar a hijos y hermanos. En su sector llegaban con cierta regularidad las bolsas del Clap, el programa de alimentos a bajo costo que ideó Maduro para compensar las dificultades para acceder los alimentos en un país donde las muertes por desnutrición van en aumento. Desde hace más de un mes no llegan y durante el último año la energía del día, más que en el trabajo, la gasta en conseguir comida: con intercambios entre compañeros o haciendo largas colas cuando llegan los productos con precios regulados a los supermercados. “Hace tiempo que no sé lo que es comer carne ni frutas”. Con su sueldo apenas puede comprar 15 huevos. Como en el caso de Reina, uno de sus hijos emigró a Colombia hace un año. Aun en situación irregular, puede enviar algo de dinero para que su madre pueda comer.

Sin visos de cambio

La Encuesta de Condiciones de Vida, presentada esta semana por la Universidad Católica Andrés Bello, refleja que el 48% de los hogares venezolanos son pobres, dos puntos más que un año antes. Esa es una de las razones que más ha empujado la migración, que se calcula en casi 700.000 personas solo este año, un éxodo que también ha estimulado una economía de remesas que da cierta holgura a un grupo. Como en todas las hiperinflaciones recientes, el dólar se ha hecho cada vez más común para las transacciones: las divisas extranjeras han reemplazado al devaluado bolívar en consultas médicas, servicios profesionales y técnicos y hasta para comprar algo tan básico como harina de maíz en el mercado negro.

Maura García, ayer en el barrio de Petare, en Caracas.
Maura García, ayer en el barrio de Petare, en Caracas.

“Cuando entramos en hiperinflación no imaginábamos que fuera tan agresiva. Esperábamos algo como lo que ya había ocurrido en Sudamérica, de 20.000% o 50.000% como en Bolivia, pero esta ha rebasado todo”, explica el diputado José Guerra. La hiperinflación venezolana ya es la tercera más prolongada de cuantas han sacudido América Latina, solo superada por la de Bolivia en los años ochenta —18 meses— y la de Nicaragua, también a finales de aquella década —58 meses—.

El FMI prevé que Venezuela cierre 2018 con una inflación de siete dígitos, en el entorno de los 2.500.000%, una cifra que se hace incluso difícil de pronunciar. Las recientes medidas anunciadas por Maduro de aumentar salarios proyectan un espiral ascendente de los precios: para honrar los compromisos se ha aumentado la masa monetaria entre 15% y 20% cada semana. “La hiperinflación va a seguir el próximo año, porque las causas que las han motivado se mantienen y parece que el Gobierno tiene más cerrados los accesos a financiamiento externo”, agrega Guerra.

Los hermanos Nil y Manuel Rodríguez Domínguez cerraron en noviembre el bar familiar que mantuvieron por 28 años en Chacao, una zona de juerga al este de Caracas. Una calurosa despedida con clientes habituales de la tasca le puso un precipitado cierre a un ciclo. “El último año se hizo muy difícil sostener el ritmo de precios”. El negocio vivía de la cerveza, que empezó a aumentar tan rápido que se hacía difícil ofrecerla a un precio que la gente pudiera pagar y que a ellos les quedaran ingresos para reponer el inventario. Estos malabares se han convertido en habituales entre los comerciantes, pero los hermanos han tirado la toalla: han vendido el negocio y emigrarán a Galicia, en España, a la tierra de sus padres. Hace un año, el precio del dólar paralelo llegó a los 100.000 bolívares (que hoy equivalen a un bolívar soberano), con lo que era posible drenar la angustia de la crisis hasta con seis cervezas. Esta semana, el billete verde se cambia por casi 500 bolívares: no alcanza ni para un par.

Pobreza en Venezuela llega a 48 %, según encuesta de universidades – Panampost – 30 de Noviembre 2018

Según el sondeo, solo el 29 % de los encuestados ve el agua salir regularmente por las tuberías de sus hogares, solo el 18 % de los consultados dijo que nunca se interrumpe el servicio eléctrico

Según la Encovi, 63 % de los encuestados señalaron que reciben alguna misión del gobierno, ya que el salario no les alcanza para cubrir las necesidades básicas. .EFE/ Miguel Gutiérrez

La Encuesta sobre Condiciones de Vida en Venezuela (Encovi) que realizan las principales universidades del país y que fue presentada este viernes, reveló que el porcentaje de hogares con pobreza “multidimensional” que se reportan este año es de 48 %, dos puntos más que en 2017.

El sondeo fue realizado con una muestra de 6.000 personas de todo el país entre julio y septiembre de este año, según explicó la doctora en Demografía y directora del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) Anitza Freitez.

Al presentar el estudio realizado por la UCAB, la Universidad Central de Venezuela (UCV) y la Universidad Simón Bolívar (USB), Freitez indicó que este año se dificultó la medición de la pobreza debido al ciclo de hiperinflación por el que pasa Venezuela desde hace más de un año.

“El porcentaje de hogares pobres (…) es de 48 %, cuando en 2017 habíamos registrado 46 %”, dijo la especialista al referirse a esta medición multidimensional que consiste en un promedio ponderado de privaciones que tienen los hogares o algunos de sus integrantes.

Esta Encovi, que se presenta cada año desde 2013, recoge las deficiencias en el suministro de agua y electricidad y señala que solo el 29 % de los encuestados ve el agua salir regularmente por las tuberías de sus hogares, un dato que en 2017 se ubicaba en 45 %.

El aumento de la pobreza en Venezuela también se observa en el incremento de los beneficiarios que acuden a programas o “misiones” sociales y Freitez dice que “no es una buena noticia” que “tanta gente tenga que recibir ayudas del gobierno para la atención de algunas problemáticas o de algunas necesidades”.

La especialista informó que “en el 2018 estamos encontrando que 63 % de los encuestados señalaron que reciben alguna misión del gobierno” y la mayoría de estas personas han acudido al programa gubernamental de alimentación que vende cajas de alimentos subsidiados llamado CLAP.

“Son beneficiarios de las cajas CLAP 16,3 millones de beneficiarios, reportó la Encovi en ese aspecto”, dijo Freitez, lo que se traduce en más de la mitad de la población, mientras que en 2017 eran 12,6 millones.

En la llamada Misión Barrio Adentro que ofrece asistencia sanitaria primaria, la encuesta reportó 1,8 millones de beneficiarios.

La Encovi también consultó acerca del llamado Carné de la Patria que el Gobierno de Nicolás Maduro ha exigido a la población para la entrega de algunos beneficios sociales y con el cual ha alertado que quienes no lo tengan no podrán adquirir gasolina barata ante un inminente aumento de precios que no se ha producido.

El estudio recogió que 90 % de los consultados tiene el carné y atendió a la “amenaza” sobre el acceso a la gasolina subsidiada.

Fábrica de miseria por José Toro Hardy – El Nacional – 22 de Noviembre 2018

José Toro HardyOtra vez se corre el rumor de que se decretará un nuevo aumento del salario. El régimen no aprende. Nada se gana con aumentar el salario cuando el beneficio que aporta tal aumento es menor que el perjuicio inflacionario que acarrea.

El primero de septiembre se produjo el último aumento del salario. Lo único que logró fue un cierre masivo de empresas y desató una arremetida en el proceso de hiperinflación que ya se encontraba en fase de aceleración. Según distintas versiones, a estas alturas ya el aumento de los precios diluyó entre 75% y 95% del poder de compra adicional que produjo aquel incremento. Es tal la pérdida del poder adquisitivo que padece nuestra moneda que se calcula que hacia el mes de junio de 2019 ya habrá que eliminarle nuevamente varios ceros a pesar de que apenas en mayo pasado ya se le habían quitado cinco.

La pobreza crece en términos de vértigo. Habría que enfrentar con urgencia el problema al menos por dos vías de choque: la primera es atacar de frente las causas de la inflación y la segunda concentrar los mayores esfuerzos para estimular aumentos en la producción y la productividad.

Quizá habría que empezar por el sector petrolero, dado su potencial de aportar recursos. Pdvsa, después de haber sido la empresa que más bienestar aportaba a los venezolanos, es la que hoy en día genera más empobrecimiento porque es la que más contribuye a la inflación, vía monetización del déficit de su flujo de caja a través de auxilios financieros que recibe del BCV.

Hoy somos absolutamente dependientes del ingreso petrolero que aporta cerca de 96% de las divisas que le ingresan al país. Ahora bien, ese ingreso depende de 2 variables: cuánto petróleo se produce y a qué precio se vende. En las últimas semanas el precio ha disminuido 20%, en tanto que la producción petrolera cae dramáticamente. En 1998 producíamos 3,5 millones de barriles diarios y nos aprestábamos a incrementar la producción gracias a la Apertura Petrolera. Hoy producimos 1.170.000 b/d y la producción está cayendo a razón de 40.000 barriles por día cada mes.

Lo cierto es que el dogmatismo, la corrupción, la ineficiencia y la incapacidad acabaron con Pdvsa. Si no la hubiesen destruido, Venezuela estaría produciendo unos 5,5 millones de barriles diarios de petróleo y la pavorosa crisis que nos está carcomiendo nunca hubiese estallado.

Pero no se trata solo del sector petrolero. Con igual tenacidad destruyeron y saquearon el resto de la economía venezolana.

“¡Exprópiese, exprópiese, exprópiese!”, proclamaba el presidente Chávez, mientras Rafael Ramírez afirmaba: “Pdvsa es roja rojita”.

Para muestra basta un botón. Esas dos citas sirven para explicar el efecto dominó de devastación que se desencadenó en todo el país. Cada funcionario competía para ser más radical que el otro. Cerca de 8 millones de hectáreas fueron expropiadas o invadidas en el sector agrícola. Miles de industrias y empresas también lo fueron y otras tantas llevadas a la quiebra. Hoy en día el campo venezolano está semiabandonado e improductivo. La escasez nos agobia y el comercio agoniza, el sector industrial apenas sobrevive, el sistema eléctrico y los servicios públicos, incluida la salud, en el acabose. El signo monetario por el suelo. Un exhaustivo sistema de controles de todo orden asfixia la economía y padecemos la mayor hiperinflación del planeta. La población viniéndose a menos aceleradamente y los venezolanos huyen por millones de su país.

Incapaz de aceptar el daño que ha causado, el oficialismo pretende culpar de todo a una supuesta “guerra económica”.

Sin embargo, la triste realidad es que, no sé si por ignorancia o por dogmatismo, en lugar de enfrentar los problemas que padecemos recurriendo a la racionalidad, el régimen insiste en profundizarlos repitiendo una vez tras otra los mismos errores que ahonda en cada giro adicional de este vertiginoso círculo vicioso de empobrecimiento en que nos están hundiendo y que ha llegado a convertirse en una verdadera fábrica de miseria.

El socialismo revolucionario hundió al 90% de los venezolanos en la pobreza por Guillermo Rodríguez González – Panampost – 18 de Noviembre 2018

Desinversión y deterioro de infraestructura dejaron en jaque el aparato productivo, privado y gubernamental

El socialismo revolucionario hundió al 90% de los venezolanos en la pobreza (Archivo)

Entre 1999 y 2012 la disfuncional economía petrolera venezolana disfrutó una burbuja de altos precios petroleros, tan prolongada que todavía se discute: Cuándo empezó exactamente, cuánto duró realmente, y en qué grado fue discontinua. El precio del crudo subió menos los primero años que en los últimos. En 2009 bajó coyunturalmente. Siguieron precios record. Sostenidos en una banda muy alta de varios años.

Hugo Chávez alcanza al poder en las elecciones de diciembre de 1998. Y en el poder fallece en marzo del 2013, casi década y media después. Logró imponer una nueva constitución –larga, farragosa y contradictoria– que abrió el camino al totalitarismo. Que avanzó su revolución con creciente –aunque accidentado– gobierno de hecho,  sobre todos los poderes. Clave de la radicalización del socialismo –y del empobrecimiento que ocasionaría– fue en inicio del control cambiario permanente. Le posibilitó retomar y extender controles de precios. Imponer expropiaciones, incautaciones y racionamiento. La destrucción del capital privado como política de Estado.

Desinversión y deterioro de infraestructura dejaron en jaque el aparato productivo, privado y gubernamental. Fracasaban alucinantes proyectos de economía comunitaria, socialista, cooperativa. Y folclórica. Y se extendían por Venezuela redes del crimen organizado continental. Confluencia de socialismo revolucionario, narcoterrorismo y corrupción a escala inédita. Ingresaban por exportaciones petroleras a Venezuela más de 980 mil millones de dólares.

En 1998 el precio del petróleo venezolano era de aproximadamente 11 dólares por barril. En 1999, primer año de gobierno de Chávez subió a 16 dólares por barril. En 2004 ya se había duplicado a 32 dólares por barril. En 2008 llegaba a 88 dólares por barril. Bajó en 2009 con la recesión global. Pero subió más que nunca antes a partir de 2010. Manteniéndose entre 84 y 103 dólares por barril de 2011 a 2014. Ese Tsunami de petrodólares permitió diferir los efectos de la destrucción socialista del aparato productivo venezolano con masivas importaciones y gigantesco gasto clientelar. Y financiar la expansión continental del Foro de Sao Paulo. Clientelismo mediante, de 1999 a 2012 se reducía la pobreza.

La previa combinación de socialismo moderado y sustitución de importaciones habían transformado una de las economías más prosperas del planeta en una disfuncional economía empobrecida, que sufría desinversión y empobreciendo estructural. Inconsistentes y débiles intentos de ajuste. Y apertura parcial al mercado libre. Chocaron con intereses privilegiados apoyados en la tradición política y hegemonía ideológica socialista. Y fracasó políticamente el intento de abandonar la carrera al abismo. Dejando al país con cifras coyunturales de pobreza elevadas. La revolución chavista superaría por mucho las altas cifras de pobreza de la coyuntura que la elevó al poder.

Entramos a una prolongada recesión inflacionaria desde el 2014. Con un círculo vicioso de financiamiento monetario del un déficit creciente. Así llegamos a la mayor hiperinflación del mundo actual. Una de las mayores y más prolongadas de la historia. En medio de la destrucción socialista radical del aparato productivo y tejido económico. Y se suele pasar por alto que la recesión inflacionaria venezolana empezó antes de la caída de precios del crudo. Porque la masiva destrucción de capital junto al financiamiento clientelar del consumo, era insostenible en sí misma. Independientemente del precio del crudo.

Durante el colapso final del modelo económico intervencionista del socialismo moderado. En medio de una severa caída de precios del crudo. La mayor tasa –previa al chavismo– de hogares en pobreza extrema –con ingresos que no permiten adquirir 2 mil 200 calorías diarias por persona– eran 19,3%. Y los hogares en pobreza no extrema –con ingresos inferiores al doble de lo necesario para adquirir 2 mil 200 calorías por persona–  eran 28,7%. Cerca de la mitad de la población en 48% de hogares en la pobreza. Es difícil caer más bajo en una economía petrolera. Pero el socialismo revolucionario lo lograría.

En 2013, la pobreza en la Venezuela revolucionaria comienza a crecer nuevamente. La pobreza extrema había subido del previo 6% al 9,3%. Mientras el porcentaje de familias en pobreza no extrema llegaba al 23,7%. 33% de hogares caían bajo la línea de pobreza. Para el segundo semestre del 2015 el gobierno venezolano deja de publicar estadísticas de pobreza. El apagón estadístico se extendió rápidamente. Desabastecimiento. Inflación. Crédito público. Producción y exportación de crudo. Etc.

Que la primera estadística que deciden ocultar fuera pobreza es fácil de entender. De 2012 a 2014 reportan el repunte de la pobreza. Y una caída del Producto per cápita de 4,7%. De 2014 a 2017 el producto per cápita cayó 35%. Y la caída real sería mayor, quedando parcialmente oculta tras la indescifrable distorsión estadística que ocasionan el cambiante control de cambios diferencial. Y los controles de precios. Entre el 60 el 75% del PIB previo al chavismo ha dejado de existir. Y vemos una acelerada caída de la producción petrolera. Signos ominosos. Tras una prolongada desinversión que descapitalizó un aparato productivo cada vez más obsoleto.

Aunque las cifras oficiales no se ha publicado en años. Todavía se estiman razonablemente desde fuentes internas y externas. PDVSA no publica producción o exportaciones. La OPEP calcula y reporta. El Estado venezolano no revela información estadística. Multilaterales como el FMI la reconstruyen de fuentes diversas. Los Índices de precios son de encuestas de la acorralada Asamblea Nacional. Y centros de estudios económico independientes. El INE no revela cifras oficiales de pobreza. Pero la Encuesta ENCOVI de las principales universidades del país, nos mantiene al día.

Al cierre de 2017, el 25,8% de los hogares venezolanos estaba bajo la línea de pobreza no extrema. Y el 61,2% sufría pobreza extrema. Iniciaron 2018 un 87% de hogares venezolanos en la pobreza. Y para empeorarlo, en lo que va de 2018 el Producto per cápita ya ha caído otro 15% adicional. Por consecuencia, el 90% –o más– de la población hoy ya es pobre en la Venezuela socialista revolucionaria. Ese es el legado de Chávez. Y del previo socialismo moderado que le abrió camino.

La nutricionista más prestigiosa de Venezuela tiene algo que decirle a Errejón – ESdiario – 9 de Noviembre 2018

Marianella Herrera, una voz autorizada para hablar sobre la pobreza en Venezuela. Mucho más que Errejón.

Marianella Herrera, una voz autorizada para hablar sobre la pobreza en Venezuela. Mucho más que Errejón.

Para que el candidato de Podemos a la Comunidad de Madrid no vuelva a decir alegremente que los venezolanos comen tres veces al día, debería escuchar a Marianella Herrera.

La entrevista a la revista chilena The Clinic en la que Íñigo Errejón aseguró que los venezolanos comen tres veces al día sigue coleando.

El periodista que se la hizo, al escuchar su respuesta, replicó que la población venezolana ha bajado 10 kilos de media en los últimos años. Y el candidato de Podemos a la Comunidad de Madrid se limitó a decir: “Yo ese dato no lo tengo”.

Existir, existe. Corresponde a la última Encuesta sobre Condiciones de Vida en Venezuela, una radiografía que anualmente elaboran profesionales de tres universidades: la Universidad Católica Andrés Bello, la Universidad Central de Venezuela y la Universidad Simón Bolívar.

El informe pinta una realidad desoladora: La pobreza alcanza al 87% de la población venezolana, y seis de cada diez ciudadanos han perdido 11 kilos en el último año por falta de alimentos.

Además, casi el 60% de los venezolanos tiene que recurrir a alguna ayuda social, 8,2 millones de compatriotas de Nicolás Maduro ingieren dos o menos comidas al día y las que consumen son de baja calidad nutricional. De hecho las proteínas están desapareciendo de la dieta de la población.

Durante la presentación de la encuesta, el pasado mes de febrero, la nutricionista Marianella Herrera, directora del Observatorio Venezolano de la Salud, mostró la realidad con crudeza. Para que Errejón no tenga que volver a decir “ese dato no lo tengo”.

A %d blogueros les gusta esto: