elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Pobreza

Pecado estructural – Editorial Revista SIC – Junio 2017

RevistaSIC.jpg

El Gobierno venezolano ha conducido al país a un desastre nacional que se expresa dramáticamente en todas las dimensiones de la vida cotidiana. Si el Ejecutivo nacional, con el respaldo de las Fuerzas Armadas, sigue empeñado en imponer su proyecto político-económico a contra vía del marco constitucional y del sentir de todos los sectores del país, este desastre se profundizará hasta convertirse en una catástrofe humanitaria con epicentro político: “la dictadura”. Estamos ante un sistema que no solo niega las mínimas condiciones de vida a la población, sino que la reprime salvajemente cuando esta expresa su malestar y descontento; por ello, desde nuestra fe, cabe señalar este hecho de “pecado estructural” o “pecado institucional”.

En lo económico, según datos de Ecoanalítica, Venezuela vive la mayor depresión sufrida por cualquier país de América Latina con un crecimiento económico cercano a cero. Los indicadores son alarmantes: una acelerada inflación y pulverización del poder adquisitivo de la moneda; por ejemplo, desde enero de 2014 hasta enero de 2017 la inflación (subyacente) se ha incrementado en 1.240 %, lo que indica un fracaso rotundo en la política de control de precios. En tiempos de las vacas gordas se quebró el aparato productivo y se vivió de importaciones y ahora ante la depresión de los precios en el mercado petrolero, nos encontramos con el aparato productivo desmantelado y con un fuerte recorte en las importaciones; pero en vez de rectificar, en el marco de los reiterados e inconstitucionales decretos de emergencia económica, se ha procedido a la liquidación de activos; es decir, se ha ido desmantelando y vendiendo parte de la musculatura productiva, especialmente en el sector petrolero.

Esta realidad económica se expresa en la realidad social en una vertiginosa depresión en la calidad de vida de los venezolanos. Nos hacemos eco aquí de los resultados del estudio sobre pobreza hecho por las universidades en 2016, el cual señala que el 81,8 % del total de hogares se encuentra en situación de pobreza de ingresos, el 51 % del total de hogares se encuentra en situación de pobreza extrema y la pobreza estructural (que combina ingresos + condiciones de vida) alcanza el 31 %. Esto en la vida cotidiana se expresa en una situación de hambre que está afectando a gran parte de la población donde los más vulnerables son los infantes, adolescentes y adultos mayores. Ante esta hambruna, el Gobierno ha respondido militarizando el pan a través de los CLAP que, más que una alternativa, es un arma de chantaje y extorsión política para desmovilizar a la población. En cuanto a esta táctica alimentaria, cabe destacar que si bien el 50 % de potenciales beneficiarios declara no haber comprado la caja o bolsa de comida en los CLAP en los últimos treinta días, esta política de chantaje funciona cual efecto lotería; es decir, “algún día me tocará”. Sin embargo, en medio del chantaje, encuestas recientes señalan que casi siete de cada diez entrevistados dice que el Gobierno no está haciendo nada para resolver los problemas.

Por otra parte, en el área educativa, tan fundamental para la rehabilitación de nuestro país, hay más de 1 millón de niños y adolescentes entre 3 y 17 años desescolarizados. Todavía la educación inicial está fuera del alcance para casi la mitad de la población de 3 a 5 años, en el quintil más pobre. En las edades de 12 a 17 años es más intenso el rezago escolar. Llega a 15 % el grupo en rezago escolar severo.

Lo más grave de todo es que dada la pauperización de la calidad de vida del docente, las escuelas de educación en nuestras universidades han venido cerrando sus puertas pues nadie quiere estudiar educación. Recordemos que la hora de trabajo de un docente no alcanza para comprar una cebolla en el mercado. La depresión es general, los niños y jóvenes no encuentran incentivos para estudiar en un país que les va cerrando el futuro y donde el empleo honesto y productivo no es rentable. Todo tiende a la informalización e irregularidad de la subsistencia.

También en el sector salud se evidencia una grave crisis en la infraestructura hospitalaria; en la falta de insumos y equipos médicos; en el abastecimiento de medicinas; en las condiciones laborales y de vida de los trabajadores de la salud; en la seguridad del personal en los hospitales y centros de salud; en la muerte de neonatos y mujeres parturientas; en la clara política de desinformación por parte del Estado al suspender los boletines epidemiológicos con la pretensión de ocultar la realidad y montar sus propagandas de Estado.

Y si nos adentramos al área de seguridad ciudadana, nos encontramos que para el 2016, el Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV) registró 28.479 muertes violentas, que equivale a una tasa de muertes violentas de 91,8 por cada 100.000 habitantes. Para 2017 todo señala un repunte en estos indicadores.

Esta crisis, que requiere de decisiones políticas sensatas y concertadas con todos los sectores, ha sido agudizada por el empeño del señor Presidente de atornillarse en el poder, desconociendo la voluntad popular y cerrando todos los canales democráticos; al cortar el hilo constitucional y dar un golpe de Estado continuado que se consuma en la Asamblea Constituyente inconsulta. Los datos de la encuestadora More Consulting, para el primero de mayo, después de un mes de protesta, son reveladores: el 79,9 % de la población evalúa negativamente la gestión del presidente Maduro; 72,9 % considera que estamos en una dictadura; 71 % dice estar de acuerdo con que el presidente salga de su cargo; y solo el 10 % está de acuerdo con la propuesta de Asamblea Constituyente en los términos propuestos por el Presidente.

La militarización, la pretensión dictatorial y la impopularidad del Presidente, han activado un proceso de protestas a lo largo y ancho del territorio nacional, cuyo sujeto rebasa a la oposición política, lo que Provea ha caracterizado de rebelión pacífica. En ese movimiento convergen: las manifestaciones cívicas con dirección política y el accionar de grupos anarquizados que actúan por cuenta propia y declaran expresamente no responder a líneas partidistas. Pero el Gobierno, a quien le interesa el caos y la confusión, a través de una estrategia paramilitar ha venido protagonizando actos vandálicos a gran escala con el objeto de distorsionar la estrategia de la no violencia activa, única capaz de evidenciar las acciones criminales y violaciones sistemáticas a los DD.HH. por parte del Estado y el para-Estado. A raíz de esta caotización y ola represiva el país está de luto y hasta el momento se cuentan alrededor de 53 asesinatos políticos a causa de la represión, cientos de torturados, miles de heridos y centenares de civiles detenidos y procesados injustamente por tribunales militares.

En los últimos días, la estrategia represiva y paramilitar del Gobierno, ha encontrado sintonía en un sector extremo de la oposición que se autodefine como “resistencia” desmarcada de la conducción política de la Mesa de la Unidad (MUD) y de las organizaciones y redes sociales convencidas de la no violencia activa como camino de lucha. De tomar fuerza esta tendencia, este fenómeno nos coloca en un escenario de anomia y anarquía muy peligro, tal como lo ha venido señalando la fiscal general Luisa Ortega Díaz; quien ha asumido una posición constitucional al servicio del país. La violencia, venga de quien venga, es un camino ciego que solo nos conducirá a la autodestrucción como pueblo y profundizará las heridas y resentimientos entre hermanos, fortaleciendo este sistema y su dinámica de “pecado estructural”. Pero, queremos dejar claro, que cualquier desenlace violento y fratricida tendrá como responsables principales al señor presidente Maduro con su equipo de gobierno quienes se han empeñado en desconocer sistemáticamente la soberanía popular y, en complicidad con el Tribunal Supremo de Justicia, el Consejo Nacional Electoral y el defensor del Pueblo; quien preside el Poder Ciudadano, imponen una Asamblea Constituyente antidemocrática y fascista por su carácter corporativo, excluyente e inconsulto.

Nota de prensa diaspora venezolana en México – Asamblea General de la OEA 19,20 y 21 de Junio 2017

Hoy la diáspora venezolana activa y pacífica de Cancún; Quintana Roo, México tenemos la responsabilidad de alzar la voz frente al mundo en nombre de todos los venezolanos que están dentro y fuera de la tierra que nos vio nacer. Hoy somos los representantes de la Venezuela que lucha con dignidad y valentía por liberar de la injusticia y la tiranía a la tierra de Bolívar.

En el marco de la 47 Asamblea General de la OEA que se celebra en Cancún; Quintana Roo, México el 19, 20 y 21 de Junio, nos corresponde reproducir en suelo mexicano el grito de quienes piden libertad pacíficamente en las calles de nuestro país. Trasmitir el llanto de quienes han despedido a sus seres queridos en un aeropuerto a lo largo y ancho del país; o en el asfalto de alguna calle manchada de sangre por haber sido víctima de la violencia y de una represión sin límites.

Hoy somos la voz de cada preso político que se mantiene firme a pesar de la tortura y la injusticia. De cada joven que no ve la posibilidad esperanzadora de un futuro en su país y que está decidido a pagar con su vida por la libertad en un duelo de vivir o morir por ella cada día. De cada madre que deja de comer para poder alimentar a sus pequeños hijos. Hoy, nosotros que estamos lejos pero no ausentes, nos corresponde hablarle al mundo y en especial a los representantes de cada país en este organismo internacional y es por ello que lo hacemos con firmeza.

Les decimos con la fuerza de las convicciones que Venezuela necesita de cada uno ustedes. Necesita de la solidaridad de otros seres humanos. De los hombres y mujeres que están detrás del cargo que ostentan; no como un adorno, sino como una responsabilidad de servir en aras del progreso de la humanidad. Venezuela los necesita del lado de los Derechos Humanos, del lado de la defensa de la vida, del respeto a la dignidad de las personas, de la libertad y de la democracia que garantice la paz en el continente.

Debemos también agradecer la postura del gobierno mexicano y de la mayoría de los países de la región por solidarizarse con la libertad y la democracia en nuestro país. Al Presidente Peña Nieto, al Secretario de Relaciones Exteriores Videgaray y al Embajador de México en la OEA, Luis Alfonso de Alba Góngora, infinitas gracias.

Nuestro país vive las horas más obscuras de su vida republicana. Venezuela no vive una “simple” crisis política. No es un grupo de poder queriendo quitar a otro. No es una ideología contra otra. Venezuela vive hoy una verdadera y profunda crisis humanitaria y de Derechos humanos que ha llevado a la pobreza al 82% de sus hogares y a más de la mitad a la pobreza extrema. Que ha llevado a la desnutrición infantil por encima del umbral de Crisis Humanitaria establecido por la Organización Mundial Salud. Una crisis que ha llevado a más del 10% de los hogares a tener que comer de la basura y que ha desaparecido más del 80% de los medicamentos.

Hoy Venezuela es un país que ve morir a sus abuelos por ausencia de medicamentos y a recién nacidos por la misma causa, además de la ausencia de equipos para su cuidado. La crisis política existe. Existe un golpe de estado continuado y el secuestro de los poderes por el ejecutivo. Existe la criminalización y represión sistemática de la protesta y la disidencia.También existe la tortura en las cárceles políticas del país. Hoy hay más de 300 presos políticos , más de 70 fallecidos por la represión inclemente de las fuerzas de seguridad y los grupos paramilitares armados por el gobierno.

También hoy se le ha prohibido votar al ciudadano y se pretende realizar un proceso constituyente a la medida del régimen y alejado del voto universal, directo y secreto. En Venezuela hoy hay una verdadera Dictadura y quien quiera ser indiferente a ello teniendo el poder de cambiarlo, se convierte irremediablemente en cómplice. Es por eso que hoy alzamos nuestra voz en representación de todos y cada uno de nuestros hermanos en Venezuela y de los que están dispersos por el mundo a causa de la persecución política o por buscar un mejor futuro para ellos y sus familias. Y lo hacemos teniendo la plena seguridad de que nuestro país se levantará para volver a ser ejemplo de Democracia y Libertad en la región; de eso no nos queda la menor duda.

Pero nuestro deber y el de cada persona que tenga la capacidad de hacerlo -como lo son embajadores y cancilleres- es el de acelerar el paso para que ello suceda y de esa manera evitar que más personas sigan muriendo en las calles de Venezuela con el clamor de la libertad en la boca y la bandera tricolor en las manos. Hoy, la diáspora venezolana pacífica y activa de Quintana Roo, México alza su voz por aquellos que no tienen voz, se une a aquellos que si la tienen desde hace 79 díás en las calles de toda Venezuela y al dolor que embarga a las familias de los más de 70 asesinados durante este período.

#OEANoNosDenLaEspalda

#VenezuelaLibre

#SosVenezuela

 

FMI alerta del impacto de la crisis venezolana en los países vecinos – La Patilla – 16 de Junio 2017

Inflación alcanzaría 2.068% en 2018

Funcionarios del FMI durante la presentación de los proyecciones económicas para la región en 2018, realizado en el Banco Central de T&T el 15 de junio de 2017 / captura TV6
Funcionarios del FMI durante la presentación de los proyecciones económicas para la región en 2018, realizado en el Banco Central de T&T el 15 de junio de 2017 / captura TV6

Un funcionario del Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió a los vecinos de Venezuela del impacto que podrían esperar de la agudización de la crisis económica venezolana.

La advertencia fue hecha en un foro con las proyecciones para el desempeño económico de la región para 2018 que el Banco Central de Trinidad y Tobago organizó con una misión del Fondo Monetario Internacional, según reseñó la televisora local CCN TV6.

“La crisis interna no podrá ser contenida, y tendrá impacto en los países vecinos y en la región” dijo el funcionario.

FMI Alerta

Según las estimaciones del FMI, el PIB total de Venezuela tendrá una caída del -7,4% en 2017, completando así cuatro años consecutivos de caida del PIB (Segun cifras del FMI, cayó -3,9% en 2014, -6,2% en 2015, y -18,0% en 2016). Para el año 2018, el FMI estima que continuará la recesión y el PIB se contraerá de nuevo en -4,1%.

En cuanto a la inflación, estima que pasará de tres dígitos a una hiperinflación de más de dos mil por ciento anual. Para el año 2017, estiman que cerrará en 720,5%, y para el año 2018 estiman se ubicará en 2.068,5%

“Estamos hablando de una calamidad económica mayor” dijo el funcionario el referirse a Venezuela

“La pobreza ha alcanzado un 82% y la tasa de asesinatos se está elevando” agregó, “Y ello está impulsado a los venezolanos a cruzar las fronteras” Los economistas de FMI alertaron a los países vecinos, incluyendo a Trinidad y Tobago, a estar preparados a recibir un incremento de refugiados, que tendrá impacto en sus economías. (lapatilla.com)

Los niños de esta guerra por Mibelis Acevedo – El Universal – 27 de Marzo 2017

Niñez y muerte. Contradicción esencial, insufrible antinomia. Como vida y muerte, principio y fin, pues sin duda es el niño la feliz encarnación de un prólogo, nítida promesa de lo nuevo, punto de partida. Pero vivimos en tiempos de lógica invertida, de “luz oscura” y “sol negro”, de anormalidad cotidiana y revolutio que sólo pare contramarchas: giro que, en el mejor de los casos, nos retorna una y otra vez al mismo punto. En país castigado por la sinrazón, presa del macabro retozo de la neolengua, los sectores más vulnerables (a quienes, en teoría, empoderaría este régimen) terminaron pagando por la vajilla que unos pocos estrellaron. Aquí y allá nos asalta hoy “esa inocente tristeza que tienen los niños enlutados”, como escribiría Pocaterra. Buhoneros, mendigos, vendedores de dulces o lápices en los semáforos, seres malogrados, angurrientos, dueños de ojos saltones y lánguidos, a veces injustamente torvos; niños que se vuelven viejos en medio de pasmosas condiciones de abandono, huérfanos que nacen rotos por dentro, criaturas que aún teniendo padres no pueden ser alimentados, vestidos, educados por ellos, dada la extendida carencia. Lejos zumba el pomposo juramento de Chávez, el de cambiarse el nombre si su gobierno no resolvía el apuro de los niños en situación de calle. La verdad es que a punta de improvisación, indolencia y endémica torpeza, “la revolución bonita” ha ido moldeando una generación de “hombres nuevos” a su imagen y semejanza: generación que, cada vez más desviada del ideal de ese “individuo superior” que invocaba Marx (Hombre Total; espiritual, moral, intelectual, física, íntegramente perfeccionado) resulta, por el contrario, clara estampa del antivalor, la decadencia, la calamitosa regresión que vino con el chavismo.
Qué chasco inexcusable. Es la conocida repetición de la historia, “una vez como tragedia, otra vez como farsa”. Los viejos afanes del totalitarismo para perpetuar su cosmovisión a través del adoctrinamiento de niños y jóvenes (imposible no recordar la novela “Los niños del Brasil”, ficción basada en la obsesión real del doctor Mengele por la manipulación genética, y en la que Ira Levin imagina la espeluznante clonación que eternizaría al Führer y aseguraría la superioridad de la raza aria) son, en nuestro caso, absurdamente recreados por la vía del error, de la funesta carambola. La eternización de un modelo basado en la reproducción y normalización del deterioro no podría sino valerse del fomento de este futuro enjuto y en descenso, ese niño cada vez peor alimentado, cada vez menos ilustrado, orientado o protegido; adulto despojado a priori de la habilidad para decidir sobre su destino. Niños marcados desde su nacimiento por el hierro candente de Thanatos, habituados a pelear por la migaja, a disputar su suerte en la ruleta del CLAP, a defender con uñas y dientes su precario territorio o espantar, como sea, el guiño del miedo.
En tal sentido, las noticias son perturbadoras: en ausencia de cifras oficiales actualizadas (la opacidad, en este punto, luce elocuente) el diputado Carlos Paparoni aseguraba en la AN que este año se habían contabilizado 27 casos de niños que murieron por desnutrición. Reparar los brutales y silenciosos corolarios del hambre, el devastador daño cognitivo y fisiológico que, en especial, estrangula a la población más joven, podría tomarle al país hasta una generación completa, advierte Marianella Herrera, miembro de la Fundación Bengoa. Sumemos a eso el dato de que 9,6 millones de venezolanos comen 2 o menos veces al día, o la ausencia de proteínas en sus platos (así lo indica la Encovi 2016) para que el mañana se nos revele como una contrahecha menina. Cuánta penuria. Sin estar viviendo, stricto sensu, las privaciones de un conflicto bélico formal, nuestros niños trajinan con los infiernos de otro tipo de guerra; una cuyos tajos se nos van instalando, tenaces, sin barullos.
No es raro que los niños de esta guerra terminen metabolizando la violencia que los acogota. Confundida por el maltrato, reducida por el dilatado ayuno, la verde impericia para distinguir entre bien y mal, y aún en edades en que atentar contra la vida parece un contrasentido, hay una infancia que optará por zambullirse en las ciénagas de la agresión o la autoagresión. Hablamos del suicidio de niños y adolescentes (según Cecodap, se pasó de 11 casos en 2014 a 17 en 2016, un incremento de 21%); de la historia de Michelle Longa, liceísta embarazada, muerta tras la impía golpiza que le asestaron tres compañeras de clase; o del homicidio de dos militares a manos de quienes se mientan “cachorros”, un niño de 10 años y una joven de 15, parte de una jauría armada de cuchillos y despojada de bridas: la psiquis sin contención. Thanatos, que gana terreno, mientras Eros se pregunta en qué parte de la Patria se extravió la inocencia.
Niños y muerte. Antítesis, disonancia intratable… ¿cuánto infeliz oxímoron hará falta para que este gobierno entienda, al fin, que su equivocación no es un juego?

“Hay casos de verdadera pobreza”: Diputada María Merce Perea sobre ciudadanos españoles que residieron en Venezuela y no han recibido su pensión – NTN24 – 24 de Marzo 2017

Más de 10 mil españoles que residieron en Venezuela y cotizaron su seguridad social en este país no han recibido su pensión. En la mayoría de los casos son personas de la tercera edad que migraron en los años 50 y 60. María Merce Perea, diputada socialista del parlamento español señalò que se han encontrado “casos de verdadera pobreza”,

“Ellos ya llevan más de un año sin cobrar la pensión, pero además hay casos que España complementaba, porque no llegaban a los mínimos y como tienen estas pensiones tan altas, se han encontrado que han retirado el complemento, es decir ya no cobran nada, sino que el gobierno español les exige que devuelvan esas cantidad que indebidamente no han cobrado. Se están encontrando casos de verdadera pobreza”.

Muchos de ellos han regresado a España por la crisis que atraviesa el país gobernado por Nicolás Maduro, y han querido hacer efectivos los pagos de su seguridad social, sin embargo ha sido imposible y los pensionados llevan hasta 15 meses sin recibir su pensión.

El partido Socialista Obrero Español ofreció llevar este caso a la Comisión de Empleo y Seguridad Social del Parlamento para conseguir el apoyo de otras fuerzas políticas.

 

82% de los hogares venezolanos viven en la pobreza – Encovi 2016 – El Nacional – 21 de Febrero 2017

En 2014 los índices de pobreza en los hogares venezolanos se ubicaba en 48%
1487688354651.jpg
Según la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (Encovi) publicada recientemente por investigadores de las universidades Central de Venezuela (UCV), Católica Andrés Bello (UCAB) y Simón Bolívar (USB), 82% de los hogares venezolanos viven en la pobreza.

Dicha investigación, realizada en 2016 entre 6.500 familias, refleja que Venezuela se ha convertido en el país más pobre de América Latina. La pobreza extrema alcanza un 52%, es decir que más de la mitad de las familias del país, mientras que tan solo un 18% de los hogares son catalogados como “no pobres”.

Para este 2017 se estima que se mantengan los niveles de pobreza de ingreso y seguirá aumentando la pobreza estructural. Vea nuestra infografía interactiva:

82% de los hogares está en pobreza – Encovi – El Nacional – 17 de Febrero 2017

De acuerdo con el estudio, hay 9,6 millones de venezolanos que come dos o menos comidas al día con la frecuente ausencia de proteínas en sus platos

1487357021158.jpg

El estudio, que refleja datos correspondientes al 2016, fue realizado por las universidades Central de Venezuela, Católica Andrés Bello y Simón Bolívar

La Encuesta sobre Condiciones de Vida en Venezuela (Encovi) presentada hoy y realizada sobre 6.500 familias por las principales universidades del país reveló que 82 % de los hogares venezolanos vive en pobreza y se ha convertido en el “más pobre de América Latina”.

“Por primera vez en la historia (…) ahora llegamos a 82 % de hogares en pobreza”, dijo uno de los miembros del grupo que practicó el estudio, el psicólogo social Ángel Oropeza, en el programa de radio del secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) Jesús Torrealba.

El estudio, que refleja datos correspondientes al 2016, fue realizado por las universidades Central de Venezuela (UCV), Católica Andrés Bello (UCAB) y Simón Bolívar (USB). Oropeza, profesor de la UCAB y de la USB recuerda que esta encuesta se ha realizado por tres años seguidos desde 2014 y que desde ese año hasta el año pasado, el cambio en la calidad de vida de los venezolanos ha sido “brutal” pues se pasó de 48 % de pobreza a 82 %.

El psicólogo indicó que “hay 52 % de pobreza extrema, es decir más de la mitad de las familias venezolanas, de hogares de venezolanos, en pobreza extrema” y que “apenas tenemos un 18 % de hogares no pobres”.

“Una cosa que nos sorprendió muchísimo en el año 2016 es que (…) 75 % refirió pérdida de peso no controlado, o sea, perdió peso sin querer en un promedio de 8 kilos y medio, y en el caso de los más pobres eso llega a más de 9 kilos”, apuntó el profesor.

De acuerdo con el estudio, hay 9,6 millones de venezolanos que come dos o menos comidas al día con la frecuente ausencia de proteínas en sus platos.

Venezuela sufre una severa escasez de alimentos y productos básicos enmarcada en una crisis económica que se refleja en una inflación galopante, un índice que se percibe en los constantes aumentos de los precios pero que se desconoce porque el Banco Central (BCV) no ha ofrecido datos desde fines de 2015. Las proyecciones más conservadoras, sin embargo, apuntan a una cifra que se estima muy por encima del 180,9 % que fue el último dato ofrecido por el BCV como índice de inflación del 2015.

Aquí sí se habla mal…por Marianella Salazar – El Nacional – 1 de Febrero 2017

marianella-salazar-radioLas imágenes de hambrientos hurgando sobras de comida en la basura es la demostración palpable de la crueldad de un régimen tan inhumano como el de Nicolás Maduro. Este es un socialismo que está matando a la gente de hambre. Nada justifica que los venezolanos se hayan convertido en seres que salen a la calle a encontrar su subsistencia en pipotes de basura a pesar de vivir en un país especialmente dotado por la naturaleza para producir en abundancia.

Maduro está sufriendo alucinaciones y por eso ve buenos resultados en la repartición y venta de las bolsas de comida –CLAP–, reducidas a la mínima expresión en artículos de la cesta básica; se trata de una falsificación de la realidad, por eso no sorprende que tanto los productos como el peso de de las personas vayan disminuyendo escandalosa y progresivamente.

La fundación Cáritas de Venezuela revela que 202 niños menores de 5 años de edad presentan desnutrición aguda y otros 225 están en riesgo de padecerla en 25 parroquias de Vargas, Zulia, Miranda y Distrito Capital. Estamos sufriendo pobreza extrema debido a la incapacidad manifiesta de quien funge como presidente de la República. Maduro agravó los problemas heredados de Hugo Chávez que le declaró la guerra a muerte a los productores agropecuarios y a los industriales, confiscó sus propiedades y propició las invasiones, convirtiendo esos campos fértiles en tierras arrasadas. La consecuencia de esos desatinos, de esa inexplicable destrucción del aparto productivo es que los pobres que nacen durante el período ignominioso de Maduro no podrán probar ni un bistec, algo que para sus padres es hoy un recuerdo lejano. Le tocará al gobierno de El Aisammi, presidente de hecho al ser empoderado de competencias ejecutivas cedidas por Nicolás Maduro en el Decreto 2695 –lo que se traduce en la formalización del abandono del cargo–, resolver algo de los entuertos o condenarnos a una lucha más feroz por la vida que empezó por su fase más primitiva, la alimentación.

Mutación posapocalíptica

La ridícula orden de Diosdado Cabello de que se exponga un afiche con la inscripción “Aquí no se habla mal de Chávez” en las oficinas de la administración pública representa un nuevo paso para frenar el incontrolable malestar político y social por el desborde de la corrupción y la ineficacia del gobierno en los problemas más acuciantes, como aumento de la pobreza, desempleo e inseguridad y es un intento infructuoso de apagar el discernimiento y la capacidad crítica de funcionarios y contribuyentes, es querer mantener a toda costa el parapeto revolucionario que solo es una máquina de fabricar odio, amarguras y miserias.

El mito del “comandante eterno” ha costado millones dólares en propaganda y publicidad. No han escatimado recursos –que deberían ser invertidos en alimentos y medicinas–, para financiar documentales panfletarios sobre la figura del “galáctico”, reiterado hasta la saciedad en reposiciones de videos, donde dicta pautas desde el más allá, con su mirada impresa en vallas, pósteres, tazas, camisetas, que hoy encarnan en el imaginario colectivo una mutación posapocalíptica de Chávez. Aquí no hay ningún héroe, no hay ningún santo laico, aquí la realidad es feroz y testaruda, no entiende de mitos, porque en la realidad, Chávez siempre actuó con revanchismo social y odio de clases, se ensañó contra millones de venezolanos que soñaban con un país próspero y con calidad de vida. En Venezuela no hace falta hablar mal de Chávez, lo dice en su Twitter el Padre José Palmar: “Esta es la peor estupidez, es como si en los templos se escribiera: ‘Aquí no se habla mal del diablo’. Sólo con nombrarlo es hablar mal”.

Indigencia: No es un fantasma, sino un mal que crece por Luis Alejandro Laya – Notiminuto – 31 de Enero 2017

Familias viven bajo la Autopista Prados del Este y sobreviven del Río Guaire y la basura

indigencia.jpg

Perder el trabajo, la vivienda, el alto costo de la vida, la creciente pobreza que lleva a venezolanos a vivir de la basura, son algunas de las causas de la indigencia, un fenómeno social que se observa en cada esquina de Caracas y en muchos lugares del país.

Este es el caso de 3 familias que viven bajo la autopista Prados del Este, en las riveras de un afluente del Río Guaire, adyacentes a la sede de la Policía de Circulación de Chacao, ubicada en la Avenida Galarraga. 12 personas (5 adultos y 7 niños) que buscan sobrevivir tras haber perdido su casa.

Hay opiniones que aseguran que la indigencia no es un fantasma que “amenaza con volver, sino que ya volvió”. La columnista de Notiminuto.com, Mari Pili Hernández, respondió a Rodríguez que “cada día, en cualquier esquina de Caracas, hay gente escarbando en la basura, pidiendo limosna o durmiendo a la interperie”.

Pero vivir en la calle no solo significa pasar hambre y frio; conlleva otros peligros, por ejemplo, estas familias viven a escasos metros de una de las principales autopistas de la capital y al borde de una quebrada que desemboca en el Río Guaire.

A pesar de recibir ayuda de algunas personas que ya se han acercado a ellos para darles comida y ropa. Explican que las condiciones de insalubridad en la que viven y se alimentan ya ha puesto en peligro su salud, indican que uno de los habitantes de este lugar se encuentra hospitalizado por ingerir alimentos putrefactos.

Tal como dicen quienes han militado en el partido de gobierno, son cada vez más los venezolanos que recurren a la basura y la mendicidad para sobrevivir. En una segunda entrega de este trabajo, presentaremos el negocio que se esconde a las orillas del Río Guaire, fuente de trabajo y sustento para gran número de caraqueños.

 

Una razón por la cual Venezuela está arruinada por Gustavo Coronel – Blog Las Armas de Coronel – 2 de Enero 2017

gse_multipart55967La ruina venezolana es casi total y está a la vista. Pero más triste que la ruina material ha sido la ruina espiritual. Muchos venezolanos se han embrutecido, han sido capturados por un total sentimiento de dependencia hacia quienes han destruido al país en nombre de los pobres. Chávez y su pandilla han hablado en un lenguaje que encontró eco en la mente de esos compatriotas, para quienes ha sido más importante la ruina de la clase media que el progreso propio. Hoy en día, igualmente pobres que antes, ven con gozo la aniquilación de lo que una vez fue una clase media próspera y llena de deseos de superación. Y ello los lleva a pensar que viven en el mejor de los mundos y a adorar al fantasma de Hugo Chávez. Una muestra de esta adoración es el artículo de Manuel Taibo en APORREA, titulado “El Más Dulce de los Valientes”,
verlo en: http://www.aporrea.org/actualidad/a239310.html .
Dice el Sr. Taibo, en este artículo no apto para diabéticos:
Su manera de expresarse estaba impregnada de una libertad de espíritu de la más completa, de esa comodidad magnífica, propia de los genios. La característica de su verbo era un amor hacia el pueblo tal como no lo había encontrado nunca en un hombre desprovisto de toda amargura y de todo odio contra el pueblo. …
¿Quien será este santo, desprovisto de toda amargura y de todo odio contra el pueblo, quien será ese genio? Aunque usted no lo crea, el Sr. Taibo habla de…. Hugo Chávez. El energúmeno que deseaba freír la cabeza de sus enemigos en aceite, el que le daba “lo suyo” a la esposa, el que definía la victoria de la oposición en televisión como “de mierda”, aparece en APORREA vestido de humildad y amor.
Agrega el adorador, refiriéndose al estilo de Chávez: “La cólera lleva consigo la declamación, la grosería y con frecuencia, las injurias. El desprecio, por el contrario, produce casi siempre un estilo elegante y pleno de dignidad”. Para este adorador de Chávez, el difunto nunca fue grosero, nunca injurió. Su estilo era “elegante, pleno de dignidad”. Quien recuerde así a Chávez, el soez paracaidista que injuriaba hasta a sus mismos cómplices, está perdido para el país, nunca dejará de ser parte de la carga muerta que deberá arrastrar el venezolano digno.
Y prosigue el autor, con una gran exhibición de adulación y de cursilería: “Desde los cincuenta hasta su fin, vive sólo ya para el sentido y conocimiento de la vida, luchando con lo incompresible, amarrado a lo inaccesible; y es entonces cuando se plantea la gran tarea, la misión infinita; no solamente salvarse a sí mismo, sino salvar a todo el pueblo. Pero la mirada de Chávez, aún dirigida a ese pavoroso abismo, permanece aguda y clara, pues es la vista más llena de sabiduría y más espiritual que ha existido en nuestros tiempos. Nunca, ningún hombre ha emprendido con más fuerza que él la gigantesca lucha contra lo Ignoto, contra la tragedia de la Fatalidad. El emprender esa gran misión le convirtió en un héroe, casi en un santo. …”.
Este artículo es bastante representativo de lo que piensa el grupo que aún sigue a Hugo Chávez, es decir, a lo que queda de él. Para esta gente, Chávez vive ya en Sorte, al lado de María Lionza.
El mayor crimen que cometió Chávez no fue material, aunque dejó al país en ruinas. Fue generar el colapso de las expectativas de mejoramiento de buena parte del pueblo, reduciéndolos a ser limosneros en lo material y adulantes en lo espiritual. Chávez cultivó el odio de clases y le inyectó a la gente una dosis tal de embrutecimiento que los ha llevado a pensar en él como “un héroe, casi un santo” y en la ruina de la clase media y en la nivelación hacia abajo como en un acto de reivindicación de la pobreza.
Cuántos venezolanos pensarán así!
Por esto es que va a tomar mucho tiempo y educación ciudadana poner de nuevo a Venezuela sobre los rieles del progreso.

A %d blogueros les gusta esto: