elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Pobreza

¿Hacia dónde irá Venezuela si Maduro permanece en el poder? por Miguel Henrique Otero – El Nacional – 24 de Junio 2018

La pregunta de cuál sería el destino de Venezuela si Maduro permaneciera en el poder vive en las mentes de millones de venezolanos. Entre otras cosas, porque ella es indisociable de la pregunta de cuánta destrucción más puede soportar nuestro país. Esa inmensa mayoría de los venezolanos que desean que Maduro se vaya de inmediato, es la misma que se hace la pregunta a la que intentaré responder en este artículo.

En términos generales, hay que decir: el país se empobrecería a un punto que no tiene comparación posible ni en el siglo XX ni en el XXI. Venezuela alcanzaría una situación que hoy ni siquiera podemos imaginar. Pero basta con proyectar las tendencias ahora mismo en curso, para que podamos establecer un punto de partida de lo que pasaría.

Lo primero que hay que decir: la pobreza extrema alcanzaría a 90% de la población. No cabe esperar otra cosa en un país, cuyos gobernantes han destruido su única fuente de ingresos, la industria petrolera, al tiempo de que han acabado con más de 60% del aparato productivo nacional. En ese marco de cosas, más de 70% de la población quedaría desempleada.

¿En qué consistiría entonces la economía venezolana? El país de la pobreza extrema tendría dos fuentes de ingresos: las remesas y la economía generada por el narcotráfico, desplazarían la importancia del ingreso petrolero. De mantenerse en el poder, tanto Maduro como los militares de su banda, sin industria petrolera a la que robar de forma sistemática, con una industria minera repartida entre decenas de mafias, se potenciarán las condiciones que estimularán el auge de la actividad del narcotráfico.

En una sociedad donde 90% vive en condiciones de pobreza, Venezuela sería incorporada a la lista de los diez países más pobres del mundo, hoy integrada por naciones como Burundi, Sudán del Sur, Gambia, Mozambique, República Democrática del Congo, Libera, Afganistán y otras. Ello significaría dos cosas en un corto período de tiempo: reducción de la talla y del peso promedio (caída que ya viene ocurriendo). La esperanza de vida, que, en el 2016 era de 74,41 años, comenzaría a disminuir drásticamente. A modo de referencia, quiero anotar aquí que, ahora mismo, en países como Nigeria y Zimbabue, los promedios de esperanza de vida son 53,05 y 59,16 años, respectivamente.

No puedo escribir, como si fuese una posibilidad, que las enfermedades que habían sido erradicadas a lo largo del siglo XX, volverían. No lo puedo hacer porque ya volvieron. Es algo que ha venido ocurriendo en los últimos cinco años. En las páginas de El Nacional, el pasado 23 de abril, lo informábamos a Venezuela y al mundo: la malaria, la difteria, el sarampión, el mal de Chagas, el dengue, la tuberculosis y la escabiosis, han regresado. Están avanzando y es realidad que, ahora mismo, preocupa a las autoridades de Colombia y Brasil. De seguir Maduro en el poder, estas y otras enfermedades continuarán expandiéndose, en medio de un sistema de salud arrasado y sin capacidad de respuesta.

Uno de los fenómenos más característicos del caso venezolano será, sin lugar a dudas, la pérdida de población. Huelga decir que esa pérdida sigue ocurriendo. De no salir Maduro del poder, la situación continuará irreversible. Puede parecer una exageración, pero en una década, los venezolanos que viven en el territorio nacional podrían reducirse a 20 millones, lo que equivale a decir que, en aproximadamente tres décadas, el 33% de los venezolanos emigraría.

No quiero ni siquiera imaginar cuáles serían las realidades que alcanzarían a la educación pública venezolana. Ahora mismo, en pleno período escolar 2018, se están produciendo realidades como esta: aulas cuya ocupación no alcanza a 40% de la matrícula, porque los alumnos no pueden asistir porque no tienen zapatos, o no tienen dinero o porque no hay transporte, o no hay comida, o los niños, en vez de ir al colegio, salen a las calles a buscar comida en los basureros. Conozco de casos en escuelas de Caracas, donde niños de 10 y 11 años, presentan serias dificultades de comprensión de párrafos, de sus propios libros, que no exceden las 35 a 40 palabras, o que no son capaces de resolver problemas elementales con operaciones básicas. ¿Es posible imaginar cuál será la calidad de la educación venezolana en 5 o 10 años? Y, en adición a lo anterior, ¿es posible estimar cuántos niños en edad escolar estarán matriculados: 20, 30%?

No habrá transporte, ni para los escolares ni tampoco para que las personas puedan ir a sus trabajos. No exagero: las llamadas “perreras” ya son una realidad en centenares de ciudades y pueblos de Venezuela. Que las dictaduras comunistas acaban con el transporte público, es una realidad experimentada por el pueblo en Cuba y en Corea del Norte. Los cementerios de autobuses comprados a China son una realidad inocultable, que cada día acumulará más y más chatarra. La desaparición de buses, camionetas y otros medios de transporte estará en relación directa con la destrucción de las vías públicas, calles, carreteras y autopistas, producto de la falta de mantenimiento, que es cada día más visible.

Agua: dos veces a la semana, como mejor promedio. Electricidad: dos o tres horas al día. Telefonía e internet: intermitente, sin que responda a ningún patrón, que no sea el puro caos. Semáforos: 70% sin funcionar. ¿Son estas cifras arbitrarias? No: son una realidad hoy, en algunas zonas del país, pero que, de seguir Maduro, se extenderán de forma irremediable por toda la geografía.

Del estado de la economía, es casi imposible establecer una proyección. Cualquier ejercicio hecho a partir de las tendencias del presente, es simplemente aterrador: producción petrolera reducida a 300 o 400 mil barriles al día; hiperinflación que habrá alcanzado niveles de 200.000 o 300.000% por año; precios de alimentos básicos que podrían alcanzar los trillones o los cuatrillones. En medio de semejante barbaridad, lo más probable es que comiencen a aparecer monedas locales y se institucionalicen los centros de trueque.

De seguir Maduro en el poder, Venezuela se aislará del mundo. Quiero decir, se aislará todavía más. El aeropuerto internacional Simón Bolívar será receptor de dos o tres vuelos diarios. Nuestro país quedará fuera de la gran mayoría de organismos internacionales. Decenas de embajadas y consulados deberán ser cerrados porque no habrá presupuesto para mantener oficinas y personal pagados en divisas.

Pueblos enteros y grandes zonas de las ciudades caerán, a plena luz del día, bajo el control de la delincuencia. Bandas armadas, colectivos, paramilitares, guerrillas colombianas, narcotraficantes, mineros y otros grupos se repartirán espacios urbanos con la Policía Nacional Bolivariana, la Guardia Nacional Bolivariana y otras unidades de la FANB.

¿Qué pasará con la oposición, con la disidencia, con los grupos que defienden a las víctimas de violaciones de sus derechos humanos? Estarán presos: miles y miles de presos por sus convicciones y por protestar. Miles de torturados. Miles de enjuiciados. Miles de perseguidos. ¿La corrupción? Todo, absolutamente todo, será canibalizado por la corrupción. No habrá intercambio, diligencia, papeleo, petición, servicio o denuncia, que no deba rendir tributo a la corrupción.

¿Y qué pasaría con el otro 10%, con el que no estaría sumido en la pobreza crítica? Formaría parte de uno o de varios poderes: el político, el policial-militar, el narcotráfico, las bandas armadas, el comercio y las empresas que se mantendrán para venderle bienes y servicios a los capos del régimen. El país derivará hacia una cada vez más estrecha y nepótica oligarquía roja, dominada por las familias Cabello, Flores, Maduro y Rodríguez.

Cada ítem de este este ejercicio se basa en tendencias en curso. No hay invención. Por el contrario, cualquier lector podría añadir temas y proyecciones que aquí no se han incluido. Todos en Venezuela, incluyendo a personas del propio gobierno, saben que las cosas están condenadas a empeorar. Que, es lamentable decirlo, nuestro país empeorará todavía más. Por lo tanto, no tenemos alternativa. Estamos obligados a provocar un urgente cambio en el poder. De inmediato.

 

 

Reconstruir a Venezuela por Alfredo Cilento-Sarli – UCV – 22 de Junio 2018

Presentación sobre Reconstruir a Venezuela  Primero lo primero ante la Academia Nacional de Ingenieria y Habitat y el Instituto Desarrollo Experimental de Construccion de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UCV, en el siguiente enlace :

ACS. JUNIO 2018. PRIMERO LO PRIMERO [Autosaved] 

La ONU denuncia la brutal represión e impunidad del régimen de Maduro por Francesco Manetto – El País – 23 de Junio 2018

un-logo-light-blue-jpgNaciones Unidas pide una investigación internacional y solicita “mayor implicación” del Tribunal de La Haya

La ONU denuncia la brutal represión e impunidad del régimen de Maduro La OEA pide a la Corte Penal Internacional investigar delitos de lesa humanidad en Venezuela
La ONU denunció este viernes la represión del chavismo por las “graves violaciones de los derechos humanos” perpetradas en Venezuela y pidió a la Corte Penal Internacional de La Haya “mayor implicación” ante la deriva del régimen de Nicolás Maduro. Naciones Unidas dibuja en un informe un panorama aciago que califica de “espiral descendente que no parece tener fin”. Documenta cientos de homicidios, la violencia de las fuerzas de seguridad contra manifestantes, detenciones arbitrarias y torturas, y advierte de la impunidad de las autoridades.

La Oficina de Derechos Humanos de la ONU, con sede en Ginebra, describe una situación sin matices en la que los abusos de las fuerzas policiales y el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) se entremezclan con el control casi absoluto que el aparato chavista ejerce sobre la población, las consecuencias de la crisis alimentaria y una hiperinflación sin freno.

EL GOBIERNO VENEZOLANO RECHAZA EL INFORME DE LA ONU
El Gobierno venezolano rechazó este viernes el informe presentado por la Oficina del Alto Comisionado de los Derechos Humanos de Naciones Unidas (ONU), que sugiere una intervención de la Corte Penal Internacional (CPI) por los graves y sistemáticos abusos cometidos y la impunidad generalizada en el país.

La Cancillería venezolana publicó un comunicado en el que descalificó el informe pues, asegura, es el “resultado de una metodología altamente cuestionable que sepulta la credibilidad y rigor técnico exigido a una Oficina de esa naturaleza y vulnera los principios de objetividad, imparcialidad y no selectividad”. – EFE

Esta denuncia redobla la presión internacional, encabezada desde hace meses por la Organización de los Estados Americanos (OEA), Estados Unidos y la Unión Europea, frente a un régimen que logró desactivar a la oposición interna, dividida y debilitada, y que actúa sin ningún contrapoder.

Además de las violaciones registradas durante las protestas contra el Gobierno entre abril y julio del año pasado como consecuencia de la convocatoria unilateral de unas elecciones constituyentes —en las que murieron más de 120 personas—, Naciones Unidas analiza las premisas de esa ola de violencia.

“De julio de 2015 a marzo de 2017, la Fiscalía General registró la muerte de 505 personas a manos de las fuerzas de seguridad (…). Los testimonios recogidos sugieren que esas muertes se enmarcaron en un determinado patrón de comportamiento de las fuerzas de seguridad: la realización de incursiones en los barrios pobres con el fin de detener a criminales, sin orden judicial”, señala el informe.

Se trata de las llamadas Operaciones de Liberación del Pueblo (OLP) contra las que la exfiscal Luisa Ortega Díaz abrió más de 350 procedimientos. La destitución de la fiscal, que huyó a Colombia en agosto de 2017 después de la elección de la Asamblea Nacional Constituyente, aumentó ese clima de impunidad, que coincide con la huida hacia delante de Maduro, reelegido presidente el pasado 20 de mayo en unos comicios sin garantías y en medio de acusaciones de fraude. “Yo hice objeción a esa resolución y posteriormente he venido haciendo objeciones a unos operativos que se diseñaron en Venezuela por el tema de seguridad ciudadana que llamaron OLP, Organización para la Liberación del Pueblo, que eran verdaderas represiones para el pueblo pobre”, dijo Ortega tras abandonar Venezuela en conversación con EL PAÍS.

NECESIDAD DE ATAJAR LA POBREZA EXTREMA
El informe publicado este viernes también señala la responsabilidad del Gobierno de Venezuela de ignorar la dimesión de la crisis alimentaria que atraviesa el país.

Según cifras citadas en el informe, el 87 % de la población de Venezuela está afectada por la pobreza, el 61,2 % se encuentra en situación de pobreza extrema, y se ha constatado un rápido incremento de la desnutrición infantil.

Sin Estado de derecho

“El hecho de no haber responsabilizado a las fuerzas de seguridad por las violaciones tan graves de derechos humanos que se han perpetrado sugiere que el Estado de derecho está prácticamente ausente en Venezuela”, manifestó el Alto Comisionado de Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, en un comunicado. Según Naciones Unidas, es deseable abrir una investigación internacional porque el Gobierno venezolano no concedió permiso para trabajar sobre el terreno a la Oficina de Derechos Humanos, que tuvo que recabar estos datos a través de entrevistas a víctimas, testigos, representantes de la sociedad civil, periodistas, abogados, médicos, y otros informes.

“Dado que el Estado parece no tener la capacidad ni la voluntad de enjuiciar a los responsables de las graves violaciones de los derechos humanos, existen sólidas razones para considerar una mayor implicación de la Corte Penal Internacional en esta materia”, mantiene Zeid. El pasado 8 de febrero, la Fiscalía de ese tribunal —que juzga genocidios o delitos de guerra— anunció la apertura de una indagación preliminar para determinar supuestos crímenes de lesa humanidad.

Mientras el chavismo exhibe desde las pasadas presidenciales decenas de liberaciones de presos políticos en un intento de buscar un balón de oxígeno ante la comunidad internacional, la Oficina de Derechos Humanos recibió información sobre cientos de detenciones arbitrarias.

Fueron al menos 570 entre el 1 de agosto de 2017 y el pasado 30 de abril, según la ONG Foro Penal Venezolano, y se muestra “particularmente preocupada por el número significativo de miembros de las fuerzas armadas que habrían sido detenidos en 2018”. El estudio incide en 90 casos de detenidos que fueron sometidos a tratos inhumanos desde 2014, mientras que el Alto Comisionado recuerda que la catástrofe económica ha llevado a al menos 1,5 millones de personas a huir del país desde 2014.

 

¿Cómo se divide el venezolano? por Luis Vicente León – ProDaVinci – 17 de Junio 2018

lvl-300x359Es claro que vivimos la peor crisis económica de nuestra historia sin guerra, que los ingresos están pulverizados, la población empobrecida, la inversión y la producción en el piso y el consumo deprimido. Pero es incorrecto tomar esto como la realidad para todos los individuos y empresas y esto explica la sorpresa que genera para muchos el hecho de que en el medio de la crisis haya algunos sectores activos, surgimiento de nuevos proyectos y consumidores resilientes, que mantienen su consumo parecido al que tenían en el país precrisis.

Este fenómeno no se puede despachar con el simplismo que pretende explicar las diferencias únicamente entre los enchufados y el resto del país.

La “clusterización” de la sociedad se genera alrededor de una variable clave: acceso a divisas. Pero ésta la define también la historia: 1) consumidores con acceso a moneda extranjera, resilientes-independientes, y 2) consumidores sin acceso a ellas: empobrecidos-dependientes.

En número de personas, el grupo empobrecido-dependiente es una clara mayoría (3/4 partes de la población). Sus ingresos están pulverizados. Su acceso al consumo está condicionado a los subsidios que reciben del Estado a través de los CLAP, los bonos y los subsidios cruzados del sector privado. Lo que ganan no define su consumo, pues éste no alcanza ni para un cartón de huevos. Sus accesos provienen de las transferencias de recursos del gobierno, que aunque bajas e irregulares, son usadas por éste como un mecanismo perverso de control político y social y a juicio de los resultados en términos de penetración y pacificación social, habrá que decir que ha sido políticamente útil al chavismo, aunque la población sea mucho más pobre y el país primitivo. Dentro de este grupo esté la población excluida. Aquélla que, sin recursos externos, tampoco tiene acceso a las políticas sociales y su vida queda marginada. No es un grupo menor. Alcanza casi el 14% de los venezolanos (6 puntos porcentuales más que a finales del 2017). Ellos no tienen recursos para cubrir necesidades fundamentales. Se concentran en la mendicidad, la minería de basura y la migración desesperada.

Pero en el otro extremo se encuentra una cuarta parte de los venezolanos con acceso a divisas y, por ende, al consumo convencional. La mayoría no tiene vínculos con el gobierno ni el chavismo, aunque por supuesto que ahí también estén ellos. Muchos han acumulado divisas en el exterior desde hace años, entendiendo que el ahorro en bolívares era una bomba de tiempo. Tomaron ventaja del verdadero bolívar fuerte, presente durante las décadas de sobrevaluación cambiaria y ahora sus ahorros sirven para compensar déficits en bolívares, con repatriaciones que les permiten mantener el consumo. Algunos reciben compensaciones en divisas de sus patronos para retenerlos en crisis. Éste es el segmento de alta capacidad de consumo. Los otros miembros de este mismo grupo son consumidores modestos, de estratos medios bajos y bajos, cuyo ingreso se ha hecho dependiente de las remesas que reciben de familiares en el exterior o de sus actividades en el sector informal. No tienen acceso a consumo de lujo, pero con una media de remesas o ingresos de 60 dólares al mes, estos grupos son capaces de cubrir necesidades básicas y mantener el consumo que su estrato tenía antes de la hiperinflación. Viven con limitaciones, pero son los papás de los helados entre sus pares.

Como verán, la crisis no sólo ha generado un empobrecimiento severo y dramático del país en su conjunto y una gran destrucción de valor, sino una división económica mucho más profunda en términos de la población, que se amplifica exponencialmente en revolución. Por cierto, ninguna sorpresa.

 

Declaración de los Presidentes, Mesas Directivas y Delegaciones de los Órganos Legislativos de América Latina y el Caribe – Cucuta, Colombia – 1 de Junio 2018

En el marco de la Carta Democrática Interamericana y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, Presidentes, Mesas Directivas y Delegaciones de los Órganos Legislativos de América, en reunión solemne realizada en Villa del Rosario, Norte de Santander, el día 1° de Junio de 2018, con absoluto respeto por las normas de derecho internacional incluidas en los Instrumentos adoptados en el marco de las Naciones Unidas, de la Organización de Estados Americanos y otros organismos internacionales competentes, teniendo en cuenta el desarrollo del derecho internacional de los Derechos Humanos y conscientes de la imperiosa necesidad de activar planes conjuntos de alivio humanitario y restablecimiento de la democracia y el orden constitucional en la República de Venezuela,

CONSIDERANDO

Que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en el Informe “Institucionalidad Democrática, Estado de Derecho y Derechos Humanos en Venezuela”, de 31 de diciembre de 2017, señala que “ha venido observando un acelerado deterioro en la institucionalidad democrática y en la situación de derechos humanos en Venezuela que se ha profundizado e intensificado significativamente a partir de 2015”.

Que el régimen político presidido por Nicolás Maduro ha anulado el principio de separación e independencia de poderes, base de toda constitución democrática y pilar protegido por el derecho interamericano.

Que el Gobierno de Nicolás Maduro ha instalado un régimen de represión y de violencia gubernamental que hace parte de una política de violación sistemática de los derechos humanos, de tal gravedad, que ha desencadenado en crímenes de lesa humanidad, respecto de los cuales la Corte Penal Internacional investiga en la actualidad un cúmulo de denuncias.

Que la falta de independencia del poder judicial, junto a la pretensión de eliminar la Asamblea Nacional y sustituirla de facto por una Asamblea Constituyente irregular e ilegítima, son expresiones de concentración del poder en el Gobierno que desprecian el Estado de Derecho y los principios democráticos a los que se han obligado soberanamente y libres de toda presión los países de la región, según sea el caso Convención Americana de Derechos Humanos, la Organización de Estados Americanos, Mercosur, Unasur, y demás organizaciones multilaterales de la región.

Que la crisis humanitaria en Venezuela, producto de la hambruna, el desabastecimiento general, la hiperinflación, los graves problemas en los servicios de salud y en el acceso a los mismos, así como la intensa represión, afectan severamente el goce del derecho a la vida, los derechos económicos, sociales y culturales de los venezolanos.

Que en Venezuela el régimen de Maduro ha destruido la clase media, y ha deteriorado la calidad de vida del pueblo en general al multiplicar la pobreza por ingreso que en 2014 fue de 48%, en 2015 de 73%, en 2016 de 81.8% y en 2017 de 87%, de este último el 64% de los venezolanos está en extrema pobreza.

Que la represión militar, policial y paramilitar ha cobrado cientos de víctimas mortales, que hoy el presidio político se extiende a más de 600 personas y que los líderes políticos y estudiantiles en su mayoría se hayan encarcelados, exilados o perseguidos, así como la severa restricción de la libertad de expresión que constituyen un componente ya histórico en la lógica represiva del gobierno.

Que producto de lo anterior, la ciudad de Cúcuta y el Departamento de Norte de Santander se han visto profundamente afectados, que la capacidad de atención a los exiliados se halla desbordada, lo cual agudiza los problemas sociales y económicos en esta ciudad y de este Departamento, y consecuencialmente, superar esta situación debe ser una responsabilidad compartida por todo el continente,

DECLARAN

1. Llamar a la solidaridad a los Gobiernos del Continente y a la Comunidad Internacional con el pueblo de Venezuela, ante la ruptura del orden constitucional y la suspensión del sistema democrático efectuada por el Ejecutivo encabezado por Nicolás Maduro en abierta violación de las normas de protección del régimen democrático, el ejercicio de las libertades y de los derechos humanos que obligan a los países del hemisferio.

2. Desconocer los resultados de las elecciones nacionales del 20 de mayo de 2018 en Venezuela y rechazar la jornada electoral que se adelantó, cuya convocatoria fue ilegal y no cumple con los mínimos estándares democráticos aceptables para una elección.

3. Exigir la convocatoria a unas elecciones libres, transparentes y democráticas, que cuenten con todas las garantías para los participantes, incluyendo misiones imparciales de observación electoral y que se haga efectivo el derecho del pueblo venezolano a decidir sobre su futuro.

4. Convocar a la comunidad internacional para aunar esfuerzos con a fin de contribuir con decididas acciones para que se restablezca en Venezuela el principio de separación e independencia de poderes y se respete la soberanía de su Asamblea Nacional, desconocida por el régimen de facto impuesto por Nicolás Maduro.

5. Condenar al Gobierno de Nicolás Maduro por pretender acallar las denuncias 1 Inter-American Commission on Human Rights. Institucionalidad democrática, estado de derecho y derechos humanos en Venezuela: Informe de país: Aprobado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos el 31 de diciembre de 2017 / Comisión Interamericana de Derechos Humanos. v.; cm. (OAS. Documentos oficiales; OEA/Ser.L/V/II) ISBN 978-0-8270-6724-0 ante el mundo sobre la sistemática violación a los derechos humanos que ocurre en Venezuela, mediante el decomiso, la no expedición y el bloqueo de pasaportes a los miembros de la oposición que ostentan la dignidad de Diputados ante la Asamblea Nacional.

6. Reconocer la grave crisis humanitaria por la cual atraviesa el pueblo venezolano, producto de la ruptura de las instituciones democráticas, las violaciones flagrantes a las libertades y garantías básicas por parte del régimen encabezado por Nicolás Maduro y los miembros de la Asamblea Constituyente, respaldados por parte de Fuerzas Armadas desleales a la Constitución, Colectivos irregulares e intereses corruptos.

7. Rechazar las flagrantes violaciones al debido proceso, así como la tortura y los tratos crueles, inhumanos y degradantes a que han sido sometidos los presos políticos venezolanos y sus familias, por el simple hecho de ejercer sus derechos fundamentales a la expresión y la protesta.

8. Reconocer la “responsabilidad de proteger” que tiene la Comunidad Internacional respecto a la debacle humanitaria, nutricional, sanitaria y migratoria venezolana, que ha generado un éxodo masivo. En consecuencia,

NOS COMPROMETEMOS

A propiciar ante los Gobiernos de nuestros países las siguientes medidas inmediatas:

1. Convocar la Oficina de Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios (OCHA, por sus siglas en inglés), a coordinar la gestión regional logística y presupuestal, para la atención de los migrantes venezolanos que ingresan a nuestros países a causa del evidente colapso institucional y de la hambruna en Venezuela.

2. Instar a nuestros Gobiernos a crear un Fondo de Cooperación Internacional para garantizar la atención humanitaria de los migrantes, su inserción laboral y productiva transitoria.

3. Desarrollar en nuestros Órganos Legislativos una agenda legislativa común que permita responder a la crisis coyuntural por la que atraviesan millones de venezolanos expulsados de su territorio producto de la represión del régimen y la situación de hambruna en dicho país a partir de las siguientes medidas:

  • a. Conceder refugio de forma automática a los funcionarios y dirigentes que hayan sido elegidos mediante voto popular, en cualquier fecha, desde 1998, a corporaciones o gobiernos locales, al igual que a los integrantes del poder judicial de Venezuela que así lo soliciten.
  • b. Facilitar la permanencia y tránsito de ciudadanos venezolanos con pasaportes y documentos caducados, ante la incapacidad o negligencia del régimen de Nicolás Maduro para suministrarlos.
  • c. Flexibilizar los requisitos de permanencia y residencia de los ciudadanos de Venezuela, así como la expedición rápida de salvoconductos migratorios para el tránsito interamericano de la población migrante.
  • d. Elaborar un régimen especial migratorio respecto de nuestros colegas de la Asamblea Nacional de Venezuela, para su libre tránsito y permanencia en nuestros territorios, eximiéndolos de los requisitos generales de regularización tales como la presentación de pasaportes, de manera que se les permita ejercer su derecho de locomoción en el territorio interamericano con cualquier documento de identidad.
  • e. Flexibilizar los criterios de acreditación de los títulos de los migrantes y adopción de un trámite expedito para la misma.

4. Frente a la corrupción del régimen de Nicolás Maduro y la consecuente pérdida de patrimonio venezolano, requerir a los Gobiernos y Órganos Legislativos de nuestros países:

  • a. Activar las unidades de inteligencia e investigación financiera y adoptar la legislación necesaria, para incautar y congelar los capitales controlados por altos funcionarios del gobierno venezolano en los países de la región, de las empresas controladas por estos y los fondos y demás patrimonio personal y de sus testaferros.
  • b. Negar y revocar las visas o el ingreso a los altos funcionarios del régimen de Nicolás Maduro, a quienes hacen parte del Gobierno, a funcionarios judiciales involucrados en la violación del orden constitucional y del ordenamiento jurídico y a miembros de la Asamblea Constituyente así como a sus socios en actividades comerciales.
  • c. Revisar los antecedentes de las solicitudes de visados especiales por inversión, para evitar que corruptos y violadores de derechos humanos, puedan establecer su patrimonio en nuestros Estados.

Cúcuta, Norte de Santander, Colombia, 1 de junio de 2018,

¿Qué esperar de la economía venezolana luego del 20M? por Asdrúbal Oliveros, Gorka Lalaguna y Ana Isabel Heredia – ProDaVinci – 30 de Mayo 2018

 

colas-418x220.jpgDespués del 20 de mayo, Venezuela parece comenzar a asimilar el inicio de una nueva etapa de la crisis sistémica que aqueja al país desde hace poco más de cinco años. Un escenario donde la incertidumbre generalizada en torno al devenir de la política es más que compensada por la certidumbre de un mayor deterioro económico en el corto y mediano plazos.

A pesar de que los procesos electorales en Venezuela suelen ser percibidos como potenciales puntos de quiebre, el 20M, plagado de manipulaciones electorales, no representó más que un paso adicional en la consolidación y perpetuación de un régimen autoritario.

El recrudecimiento de la crisis económica jugó un papel central en la narrativa electoral. A modo resumen, la semana previa al 20M, el cuadro económico venezolano ofrecía lo siguiente:

1. La semana del 4 al 11 de mayo (11/05) los precios se incrementaron alrededor del 25,9% (1.661% acumulado en lo que va de año). 5,8 puntos porcentuales (pp) por encima del registro agregado del año 2012.

2. La producción petrolera acumula siete meses de caída a una tasa promedio mensual de 83.000 barriles diarios (kb/d), para ubicarse en 1,50 millones de barriles diarios (mb/d)[1]. Una caída de 1,4 mb/d (-47,9%) con respecto al máximo obtenido durante la gestión de Nicolás Maduro.

3. Tanto la República como PDVSA acumulan USD 4.426 millones en cupones vencidos (USD 3.615 millones formalmente en cesación de pagos), distribuidos en un grupo de 22 títulos, entre los cuales algunos acumulan más de 190 días de retraso a la par de un endurecimiento de sanciones, producto del rechazo de la comunidad internacional.

4. La economía venezolana, con una tasa de pobreza que supera con creces el umbral del 80,0%, acumula 17 trimestres de contracción (15,2% proyectado al cierre de 2018).

Creemos que no hay razones para pensar que, como consecuencia de la “contienda” electoral, la crisis económica vaya a mejorar. Por el contrario, el recrudecimiento de la restricción externa y el aceleramiento del proceso hiperinflacionario, en el marco de mayor incertidumbre política, provocarán un escenario más dramático. Leer más de esta entrada

“Sin cambio político no habrá cambio económico” por Marta Martínez – Deia – 29 de Mayo 2018

El economista José Manuel Puente participa hoy a las 19.30 en la mesa redonda ‘Solidaridad con Venezuela’ que organiza la Fundación Sabino Arana

economista_15294_1.jpg

 

BILBAO- El economista venezolano José Manuel Puente, profesor del Instituto de Estudios Superiores de Administración y de la Universidad de Oxford, cree que su país tiene potencial para revertir el ciclo de “desastre económico”, pero que para ello es necesario “un cambio político”.

¿Cuál es su diagnóstico sobre la economía venezolana?

-En los últimos cuarenta años, Venezuela había tenido uno o dos años malos, periodos de crisis, una economía muy volátil, pero la primera vez en la historia de Venezuela que hay cuatro años de recesión es ahora, cuando se habrán perdido cerca de 35 puntos del PIB, un tercio del Producto Interno Bruto ha desaparecido como consecuencia de la gran crisis económica. Es la crisis económica más aguda que haya vivido un país latinoamericano en los últimos cuarenta años, muy superior a Bolivia durante la hiperinflación, incluso muy superior a la crisis del corralito en Argentina. El país se está colapsando a consecuencia de un modelo de desarrollo completamente equivocado.

¿Qué impacto tienen estas cifras en la sociedad? ¿Cómo se ha transformado el país en los últimos cuatro años?

-Hay varias consecuencias, una muy clara, que es el empobrecimiento de la sociedad. En el país hay un 87% de pobreza. Sobre todo los cincos últimos años ha habido ciclos recesivos muy agudos, alta inflación y ahora hiperinflación, que se calcula que podría estar sobre los 13.000%. Es una destrucción de riqueza abrumadora y eso se combina también con algo que tiene consecuencias muy negativas, que es el desabastecimiento.

Sobre el desabastecimiento en Venezuela se ha escrito mucho, pero ¿dónde está el origen?

-Nosotros creemos que este colapso macroeconómico es consecuencia de una política económica equivocada, que se podría resumir en cuatro o cinco líneas: controles de cambio, controles de precio, controles de tasas de interés, control del mercado laboral y las famosísimas expropiaciones. La revolución, en los últimos años, ha expropiado más de 300 empresas. Las expropiaciones lo que hicieron fue alejar toda posibilidad de inversión privada nacional o internacional. Venezuela no es un país quebrado, Venezuela es un país muy mal manejado económicamente.

¿Qué diferencias hay, desde el punto de vista de económico, entre el gobierno de Chávez y el de Maduro, teniendo en cuenta que los peores han sido los últimos cuatro años?

-Los huracanes que vive hoy la economía venezolana son los vientos que sembró Hugo Chávez a partir de 1999. El gran nacionalizador, el gran expropiador fue Hugo Chávez. La bomba le ha estallado a Nicolás Maduro en la cara, que no sabe cómo revertir el ciclo de desastre macroeconómico.

¿Tiene Venezuela margen para salir de la crisis?

-Yo creo que sí. Primero un apunte importante. Este colapso macroeconómico se da después del choque petrolero más grande en duración e intensidad de la historia de Venezuela. Los precios del petróleo fueron muy altos, sobre todo de 2004 a 2014. Para dar un número: entre 1999 y 2017, a Venezuela le ingresaron solo por petróleo 937.000 millones de dólares. El colapso, la crisis económica más aguda que vive Venezuela se da después del choque petrolero más grande, del cañonazo de petrodólares más grande que ha habido en la historia, y eso lo hace paradójico. Esto dice que ha sido el mal manejo macroeconómico el que ha llevado al país de mayor potencial de América Latina al colapso. Pero Venezuela sigue siendo una de las economías de mayor potencial económico del continente. Una de las razones es que Venezuela tiene las reservas petroleras más grandes del mundo, el 25% del petróleo del mundo está en Venezuela. El oro negro no es éxito, pero da potencialidad. El tema es que no hemos sabido cómo manejarlo.

¿Cómo tendría que ser un buen manejo?

-El petróleo te puede generar en un año de precios altos hasta 90.000 millones de dólares y con eso puedes generar la infraestructura física para el desarrollo del aparato productivo nacional, puedes transformar el sistema de salud pública, la educación pública. Puedes hacer cosas maravillosas si tienes el liderazgo y tienes las ideas. La mayoría de las economías latinoamericanas han vivido en los últimos veinte años un proceso de reinvención, de transformación. Chile ya está más cerca del primer mundo que del tercero, Perú está caminando a paso rápido, incluso Bolivia, siendo una economía muy pequeña, se ha reinventado. Venezuela no tiene que inventar nada, solo ver lo que ha hecho el resto de América Latina, que viene de periodos de hiperinflación, recesión. Venezuela necesita un programa de reformas integrales que ataque los desequilibrios y que haga que el país recupere crecimiento paulatino, control de la inflación y que genere abastecimiento. El petróleo puede ayudar a encender otros motores de crecimiento.

Entiendo que para que se den esos cambios, el chavismo debería dejar el poder.

-Venezuela tiene una sola oportunidad, sin cambio político no habrá cambio económico. Nicolás Maduro y la Revolución bolivariana no puede ni quiere cambiar.

Panamá remplaza a Chile en riqueza per cápita en Latinoamérica – Notimex – 20 Minutos – 23 de Mayo 2018

Panamá reemplazó a Chile como el país más rico de América Latina y va a mantener su liderazgo los próximos cinco años, según un análisis divulgado hoy por la publicación digital Latinvex.

La publicación, con sede en Miami, utiliza para su análisis cifras del poder adquisitivo de paridad (PPP) del Producto Interno Bruto (PIB) per cápita para medir la riqueza con base a nuevos datos del Fondo Monetario Internacional (FMI).

En promedio el PIB PPP de América Latina es de 14 mil 503 dólares, y el de Panamá es de 24 mil 029 dólares, comparado con los 22 mil 860 dólares de Chile. Uruguay sigue en tercer lugar con 20 mil 993 dólares.

El logro de Panamá no debe sorprender, ya que el país se ha mantenido como uno de los líderes en crecimiento económico de la región, destacó la publicación, que pronostica que este país encabezará a la región en PIB en éste y en los próximos cinco años.

Según la publicación, Panamá, Chile y Uruguay se mantendrán como los países más ricos de América Latina, hasta el tiempo analizado de 2022.

Por el contrario, Venezuela es cada vez más pobre. El país, que en 1998 fue el segundo más rico de la región, ahora se ubica entre los siete países más pobres, y en 2022 se espera que esté entre los cuatro peores.

México (la segunda economía más grande de América Latina) es el quinto más rico, mientras Brasil (la mayor economía de la región) es el octavo más rico, según el análisis.

 

Y en Venezuela, el perro se mordió la cola por Aurelio Concheso – Panampost – 8 de Mayo 2018

La estrategia de un bolívar subvaluado puede llevarlo a comerse sus entrañas

0.jpegEs una lamentable incongruencia que el primer presidente obrero que registra la historia venezolana haya sido el que destruyera totalmente el ingreso de los trabajadores de este país. Para mayor ironía, escogió el 1o de mayo, fecha emblemática para la clase trabajadora, como momento oportuno para consumar es “sueldicidio”.

Para marzo, luego de un aumento de 64 % hace escasos 60 días, el ingreso mínimo había perdido 95 % de su poder adquisitivo desde que el presidente llegó al poder en 2013.

Con el último aumento de casi 100 %, ese 5 % se reduce a menos de 2 %. En términos de un dólar libre o negro, único al que pueden acceder los meros mortales, estamos hablando de USD por mes luego del aumento. Eso se traduce en unos 13 centavos de dólar diarios.

La cifra de umbral de la pobreza del Banco Mundial es USD $1.90 diario, es decir 15 veces el ingreso mínimo venezolano. Calcule usted qué porcentaje de la población pudiera ganar más de 15 ingresos mínimos y podrá darse cuenta de cuan eficiente han sido las presentes políticas económicas en lo que empobrecer a una nación rica en recursos humanos y materiales se refiere.

Pero el problema es más serio todavía, porque con el último aumento el perro, que llevaba años tratando de morderse la cola con aumentos contradictoriamente empobrecedores, por fin logró hacerlo. La fuente de ingreso para sufragar este aumento en el sector público será exclusivamente la impresión de más dinero electrónico e inorgánico, que prácticamente garantiza que los próximos aumentos tengan que ser mayor en porcentaje y en frecuencia, pero a la vez mas empobrecedores aún si es que eso es posible, porque de USD $0.13 diarios no hay mucho margen paras seguir cayendo.

A estas alturas le debe quedar claro hasta al súper-asesor gubernamental, Serrano Mancilla que este colapso salarial no se revierte por el camino que se va, sino con un giro de 180 grados por la vía de una reforma monetaria integral. ¡Pero ojo! Porque hay reformas de reformas.

Desde las propias filas del pensamiento económico ortodoxo, surgen propuestas, hechas o respaldadas por economistas respetados y respetables, en el sentido de que el tenor que deben tomar estas reformas es acudir a los organismos de financiamiento internacionales para que respalden la defensa de “un bólivar subvaluado durante dos décadas” (Miguel Rodríguez Fandeo dixit) que permita que actividades industriales distintas a los hidrocarburos puedan surgir y volverse competitivos. Si el perro ahora se muerde la cola, esa estrategia puede llevarlo a comerse sus entrañas.

Bolívar subvaluado, fue lo que se intentó en 1989. Y cuando se habla de ello, lo que se está diciendo es que se va a aprovechar la mano de obra artificiosamente barata que permite que las industrias se vuelvan competitivas. Moneda subvaluada también es la que tuvo Colombia por 20 años casualmente, y que les trajo las FARC y varias crisis bancarias. Pareciera que a un salario de USD $0.13 diarios no queda mucho margen para esa estrategia económica.

Tal vez deberíamos vernos en el espejo de quienes usaron otras armas para lograr competitividad. No me refiero solo a Ecuador, sino también a Alemania; en 1948 iniciaron su reforma, con un Marco a 4.5 por dólar. De ahí en adelante el “milagro alemán”, en una economía social de mercado con concertación tripartita, logró que la productividad fuera en aumento permanente y que el Marco se REVALUARA durante todo el período de posguerra hasta llegar a una paridad de 1,60 Marcos por $ en el momento de “euroización” de esa moneda en 1999.

Por demás, proponer a estas alturas un esquema de sub-valuación, por muy benigno y subrepticio que sea, asume que nuestras clases trabajadores no hayan aprendido la lección de que los principales perdedores en la manipulación monetaria artificiosa son ellos.

Latinoamérica debe sancionar a Maduro por Sabrina Martín – Panampost – 7 de Mayo 2018

mike-pence-venezuela-oea.jpg

El vicepresidente estadounidense urgió a las naciones presentes a cumplir con tres medidas fundamentales contra el régimen de Nicolás Maduro

Mike Pence a la OEA: “El objetivo es restaurar la democracia de Venezuela. Pero hay que hacerlo rápido” (Flickr)

Por primera vez el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, se dirigió a más de dos docenas de países en la Organización de Estados Americanos (OEA) donde anunció nuevas sanciones contra tres presuntos narcotraficantes relacionados con la dictadura en Venezuela.

En su histórico discurso, Pence urgió al régimen de Nicolás Maduro a suspender las fraudulentas elecciones que se llevarán a cabo el próximo 20 de mayo, y donde está previsto que este sea reelecto como mandatario en un ambiente electoral sin garantías democráticas ni un Consejo Nacional Electoral imparcial.

Asímismo urgió a las naciones presentes a cumplir con tres medidas fundamentales contra el régimen de Nicolás Maduro: En primer lugar, interrumpir las actividades de los líderes venezolanos corruptos relacionadas con lavado de dinero; segundo, prohibir las visas a funcionarios del chavismo que respaldan la dictadura; y por último, hacer que Nicolás Maduro “rinda cuentas por destruir la democracia en Venezuela”.

No es la primera vez que Estados Unidos urge a los países de la región a emitir sanciones y ser más frontales ante la dictadura de Maduro, pero si en la que el vicepresidente lo hace con tal contundencia ante los países de la OEA.

“Sé que llegará el día como Simón Bolívar declaró, un pueblo que ama la libertad al final del camino será libre, sé que Venezuela será libre una vez más”.
A continuación las claves del discurso del funcionario estadounidense:

1) Hacer cumplir la Carta Democrática: En su discurso Pence resaltó que la Carta de la OEA establece como requisito que las naciones miembros sean libres y democráticas, razón por la cual instó a los países a suspender y expulsar a Venezuela de dicho organismo.

“Cuando el pueblo pierde su voz, su voto, pierden su vida. Es hora de activar la Carta Interamericana (…) los nubarrones de la tiranía siguen sobre nosotros. (…). Las semillas de la dictadura cubana rinden fruto en Nicaragua y Venezuela.”

“Hacemos un llamado a que suspendan a Venezuela de la OEA (…) esta es una institución dedicada a la democracia. Una Venezuela pacífica y estable es lo que más le conviene a nuestro hemisferio. El pueblo de Venezuela merece la democracia”, sentenció.

2) Tiranía en exhibición: El vicepresidente de Estados Unidos señaló que en Venezuela la dictadura y la tiranía se encuentran en plena exhibición. Responsabilizó a Nicolás Maduro por cada uno de los males que aquejan al país suramericano.

“En Venezuela la tiranía se encuentra en plena exhibición, y el responsable es Nicolás Maduro. Maduro solo ha dado a Venezuela sufrimiento. Las oportunidades se han evaporado, 9 de cada 10 viven en pobreza”.

“Maduro les prometió seguridad, pero Venezuela se ve plagada de caos y dlincuencia, prometió renovada grandeza, pero solo le ha dado a esa nacion sufrimiento”, señaló.

El funcionario estadounidense resaltó que Maduro logró el “éxodo transfronterizo más grande del hemisferio” con la huida de almenos 5.000 venezolanos por día.

3) Las elecciones son una farsa: “Ya Maduro ha dado señales de que recurrirá al totalitarismo para manipular las elecciones, no habrá una verdadera elección en Venezuela y el mundo lo sabe, será una elección falsa con un resultado falso”, señaló Pence.

Agregó que Maduro se ha asegurado que con su gobierno el narcotráfico y el terror perduren y que por esa razón es que busca perpetuarse en el poder.

“Hoy hago un llamado a Nicolás Maduro para que suspenda estas elecciones simuladas y realice elecciones reales, libres, justas, transparentes, y le dé al pueblo de Venezuela las elecciones democráticas que se merece”.

4) “Estados Unidos no se quedará ocioso mientras Venezuela se viene abajo”: En su discurso, Pence anunció nuevas sanciones a funcionarios vinculados con el narcotráfico en Venezuela.

Aunque no mencionó los nombres, en paralelo el Departamento del Tesoro publicó los nombres de los involucrados con las diferentes empresas.

“Estados Unidos está dispuesto a hacer más para apoyar al pueblo venezolano”, sentenció.

5) “Maduro entorpece la ayuda humanitaria”: “Toca la ayuda humanitaria, y hay un hombre que entorpece todo esto. Durante meses Maduro se ha negado a permitir ayuda humanitaria, ha llegado el momento de abrir Venezuela a la ayuda internacional y hágalo ahora”, instó Pence a Maduro.

En su discurso el funcionario agradeció a las naciones que ayudan a los venezolanos que huyen y a aquéllas que han tomado medidas y sanciones contra la dictadura.

6) Consenso internacional: Pence anunció que existe un consenso internacional para hacer que Maduro rinda cuentas a nivel internacional y exigió a las naciones presentes que asuman nuevas medidas para seguir presionando a la dictadura.

“Ha llegado el momento de hacer más, cada país que está aqui debe tomar medidas, hago un llamado a todas las naciones a tomar tres medidas concretas”

1. Que el sistema financiero no permita el lavado del dinero de líderes corruptos.
2. Que se suspendan las visas y tránsito a los funcionarios y líderes del régimen de Maduro no entren en sus países
3. Que Maduro rinda cuentas por destruir el pueblo de Venezuela.

“El objetivo es restaurar la democracia de Venezuela. Pero hay que hacerlo rápido”, señaló.

Pence denuncia “oscura nube de tiranía” sobre Cuba y Nicaragua

El vicepresidente estadounidense aprovechó la oportunidad para denunciar que Cuba ha sido la culpable de la exportación de su ideología fallida en otro países de la región y aseguró que su país no va a seguir administrando sus servicios de inteligencia.

“El día de hoy la semilla de la tiranía cubana rinde frutos en Nicaragua y Venezuela (…) estamos con el pueblo y la libertad de Cuba¡Qué viva Cuba libre!”, dijo

Asimismo, Pence hizo enfasis también en la situación del pueblo nicaragüense lamentando y condenando las acciones del régimen de Daniel Ortega.

“El pueblo de Nicaragua merece algo mejor que esa represion que empeora”, dijo el vicepresidenta al mismo tiempo en que instó al Gobierno a que permita que la Comision Interamericana de Derechos Humanos entre a Nicaragua para investigar los terribles hechos violentos que han dejado más de 60 fallecidos y unos 400 heridos en el marco de la ola de manifestaciones gubernamentales.

Con contribución de Karina Martín

A %d blogueros les gusta esto: