elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Pobreza

El 80% de la población vive en la pobreza – La Patilla – 15 de Septiembre 2018

download.jpg

La directora del Evento Venezolano de Negociación (EVEN), Adriana Narvaéz, comentó que actualmente en Venezuela el 80% de la población vive en la pobreza, el 50% en la pobreza extrema; mientras que el 70% tiene fallas en servicios básicos, por lo cual trabajan continuamente en elaborar propuestas para intentar superarla, reseña VPI.

“Pensamos involucrar a actores reales del convenir venezolano. La expectativa que tenemos es que al final los jóvenes demos una propuesta y la entreguemos a la Asamblea Nacional para superar la pobreza”, indicó Narvaéz.

Don’t Focus on Regime Change in Venezuela by Frank O. Mora – Foreign Policy – 4 de Septiembre 2018

How Maduro has held on to power, and why what follows him won’t likely be better.

Nicolas Maduro delivers a speech outside the presidential palace in Caracas on March 12, 2015. (Federico Parra/AFP/Getty Images)

Nicolas Maduro delivers a speech outside the presidential palace in Caracas on March 12, 2015. (Federico Parra/AFP/Getty Images)

Ever since Venezuelan President Nicolás Maduro assumed office in March 2013, observers have predicted his regime’s imminent demise. In the last few years, with Venezuela apparently nearing state and economic meltdown, chavismo’s collapse really did seem just around the corner. Yet Maduro hasn’t fallen, and how he has managed to hang on can tell us a lot about what could follow his rule.

Today, there seems to be no floor to Venezuela’s suffering. Just when it looked like things could not get any worse, the International Monetary Fund recently reported that hyperinflation will reach 1 million percent this year. Since 2013, the country’s economy has shrunk by half. Meanwhile, the oil industry, representing nearly 90 percent of government revenue, has just about melted down. Oil production has fallen from nearly 3 million barrels per day in 2013 to about 1 million in 2018.

With no economy left to speak of, an unimaginable 87 percent of the population now lives in poverty. Food, medicine, electricity, and other basic items are hard to come by. No wonder that a projected 3 million Venezuelanswill have departed the country for neighboring nations between 2014 and the end of 2018, which have very limited capacity to absorb them.

Despite the socioeconomic meltdown, however, there has been no serious challenge to Maduro’s power. This is a riddle, and without understanding why the regime has been able to hold tight to power in Venezuela, it will be difficult to make sense of the scenarios under which change may eventually come.

The first explanation for the Maduro administration’s survival could apply to all nondemocratic governments: control of state institutions and repression. In 2002, Maduro’s predecessor, President Hugo Chávez, began a process of effectively purging, penetrating, and ultimately absorbing civil institutions into his so-called Bolivarian revolutionary process, through which he repressed nearly all political opposition. This process deepened with Maduro, particularly as Venezuela’s socioeconomic crisis worsened. Today, the regime controls enough institutions of state, such as the National Electoral Council and the judiciary, that the governing United Socialist Party of Venezuela, known by its Spanish initials as the PSUV, can easily prevent the opposition from challenging Maduro’s rule.

Following a failed coup in 2002, the regime has also aggressively neutralized and politicized the military. The armed forces had previously been one of the more professional, apolitical militaries in the region, but through purges, politically controlled promotions, corruption, and a restructuring of its roles and mission, the new Bolivarian National Armed Forces became a loyal instrument of regime preservation. Both Chávez and Maduro have deepened the force’s ties to the PSUV by giving it a stake in the survival of their leadership. The military not only runs strategic industries (including oil) and controls the distribution and rationing of food items, but a high number of active-duty and retired officers also hold of key positions as Cabinet members, governors, legislators, mayors, and heads of expropriated and state-owned businesses.

Meanwhile, the regime has virtually discarded the constitution and made a joke of the rule of law. For example, the government quashed the opposition’s hope of holding a constitutionally sanctioned recall referendum on Maduro in 2016, and in March 2017, the supreme court temporarily stripped the National Assembly, where an overwhelming majority of seats were held by the opposition after the December 2015 election, of all of its powers. And through it all, independent sources of information and media outlets have been nearly erased. On the streets of Venezuela, the Bolivarian National Police, the National Guard, and other armed civilian bands (known as colectivos) intimidate and violently repress the opposition, journalists, or anyone displaying too much independent thought. Finally, the regime continues to use so-called emergency powers to nationalize industries and prevent normal politics in the country.

A second explanation for Maduro’s staying power, linked to the first, is the culture of fear and distrust that the government has sowed among citizens. The colectivos, which are not directly linked to the government but are funded and managed by some government officials, use violence to create suspicion and anxiety. Meanwhile, Bolivarian grassroots movements and communal councils serve as the government’s eyes and ears at the neighborhood level. Citizens’ constant fear of being reported by neighbors leads to self-policing and self-censorship.

Citizens’ constant fear of being reported by neighbors leads to self-policing and self-censorship.

It is hard to build a mass protest movement when you believe that your neighbor might be a government informant or that you might lose access to scarce government-distributed food and medical supplies if you are accused of opposing the regime.Beyond keeping the opposition and the public weak and divided through control of state institutions and repression, Caracas has also focused its attention on keeping the private sector in check, which is the third reason it has been able to stay in power. Since 2005, the Venezuelan government has sought to shrink the private sector as a way to both consolidate economic power and deny resources and opportunities for the business sector to undermine the regime. The Venezuelan Federation of Chambers of Commerce and Production—the main business union—once had considerable political and economic clout, but the government’s expropriation, intimidation, and coercion of it has left it largely impotent. Another means for controlling the private sector has been a massive expropriation campaign by Chávez and Maduro and severe restrictions on accessing dollars, which forces business to rely on the state for foreign exchange.

Caracas also uses scarcity to maintain control. As in Cuba, the Maduro regime uses low stocks of consumer goods and rationing as a way to keep the population in line. Citizens need to be on good terms with government or PSUV officials to receive their allotment of formal sector jobs, rationing cards, Carnets de la Patria (or “homeland cards,” which are issued to those who qualify for social programs), and other benefits. Government control of consumer goods has been particularly effective in middle-class neighborhoods in Caracas and some larger urban areas in the interior of the country, where citizens have to rely more on the government’s distribution system than on growing their own food. Also worth considering is that the daily struggle to find food items and medicine, particularly in times of intense scarcity and hyperinflation, leaves very little time to organize anti-government mass protests and other activities. In short, economic adversity has not generated anti-government behavior; in fact, it has had the opposite effect.

In short, economic adversity has not generated anti-government behavior; in fact, it has had the opposite effect.

To be sure, there are many, many discontented Venezuelans. But even there, Venezuela has been able to use migration to take the pressure off. Exporting the opposition allows the government to rid of itself of the most unhappy and threatening elements of the opposition. Since the early years of Chávez’s revolution, those with financial means to leave (and to challenge the regime) decamped to Colombia, Miami, and Panama. By 2015, as opposition intensified, Caracas decided to allow just about anyone who wanted to exit the country. Millions of hungry, frustrated, and desperate Venezuelans have opted to leave rather than suffer or confront the dictatorship.

* * *

Under these constraints, there are a few plausible scenarios for Venezuela’s future. There is reason to believe that the most likely one is that Maduro and the PSUV continue to muddle through by taking advantage of existing political and socioeconomic conditions. Perhaps counterintuitively, scarcity and economic meltdown seem to favor the regime more than the opposition. Maduro will continue to use his emergency powers and control of state institutions, including the military and security forces, to suppress dissent and divide the opposition, limiting its ability to truly challenge the ruling party, either through protests or some constitutional mechanism. So, although life will continue to get worse in Venezuela, the regime will most likely retain its hold on power through the remainder of this year and into the next.

So, although life will continue to get worse in Venezuela, the regime will most likely retain its hold on power through the remainder of this year and into the next.

The second most likely—and most dangerous—scenario is an implosion, something like the fruit vendor suicide in Tunisia that sparked the Arab Spring. The Venezuelan government’s persistent unwillingness or inability to mitigate the deepening political and humanitarian crisis does mean that at least a few people may become more and more willing to act out. Although the regime has found a way to endure, the country’s overall conditions are dire enough that one emotional trigger could ignite a tinderbox of uncertainty, despair, and anger. Such an event will produce high levels of violence and likely divide key institutions, such as the military and PSUV. An incident of violence by the state resulting in a number of fatalities could well bring more people onto the street than security forces can address.

A soft coup in the PSUV also remains a possibility. Senior party leadership—both the civilian and military sectors—are undoubtedly worried about their own hold on power if Maduro remains in the presidential palace. It is possible that Diosdado Cabello, the president of the Constituent National Assembly and the second most powerful figure within the PSUV, could join forces with the defense minister, Gen. Vladimir Padrino, to force Maduro to step aside for the good of the party (and the good of their own personal political and economic interests). Leaders within the party might see a soft coup as a way of stemming a potential implosion and ensuring a soft landing in a post-Maduro world. In that case, Vice President Delcy Rodríguez would likely assume power and move quickly to make small concessions and overtures to the opposition and international community, while taking measures to safeguard the party elite. It is important to note that Rodríguez belongs to the most radical wing of the PSUV.

Finally, there is still some room for a military coup. Despite a few isolated and disorganized incidents, this scenario does not seem imminent nor very likely, though. The regime has gone very far to ensure the loyalty of the military, mostly through corruption and politicization. One should also not underestimate, moreover, an effective military counterintelligence apparatus purportedly supported by Cuba, which ensures that any dissident movement within the ranks is quickly quashed. Nonetheless, some of the fractures that exist throughout society do also plague the military, particularly along generational lines, rank, and access to economic opportunities for enrichment or subsistence. An emotional trigger could serve as a catalyst for a coup or rebellion, especially if the military in pressed into violence against citizens.

It is likely that in the next six to 12 months the dictatorship in Caracas will continue to endure in the face of a deepening humanitarian crisis. The international community recently began to intensify pressure on the regime by imposing economic sanctions (mostly on government officials) to isolate it. The United States, Europe, and Venezuela’s neighbors do not have many other options, other than comprehensive economic sanctions and a military intervention, each of which would come with significant negative consequences. The Venezuelan opposition is starting to work together in the face of enormous challenges, but it remains deeply fragmented thanks to infighting and government manipulation. Despite the regime’s inability and unwillingness to restore even a semblance of economic and political stability, it will continue to effectively use the economic and political system it created to deter threats from within and outside the state, allowing it to continue plodding along.

Frank O. Mora is Director of the Kimberly Green Latin American and Caribbean Center, Florida International University. He served as Deputy Assistant Secretary of Defense for the Western Hemisphere, 2009-2013.

El madurazo por Trino Márquez – Noticiero Digital – 23 de Agosto 2018

download

“Programa de recuperación económica, crecimiento y prosperidad” fue el pomposo nombre utilizado por Nicolás Maduro para calificar el paquete de medidas económicas y sociales adoptadas el 17 de agosto. Su exposición comenzó señalando que el programa no había sido elaborado por burócratas neoliberales adoradores del mercado, desligados de las necesidades del pueblo e insensibles ante su sufrimiento, sino por expertos humanistas, dirigidos por el propio mandatario, quienes anteponen el bienestar colectivo a cualquier consideración ligada al lucro capitalista. Maduro de nuevo se declaró socialista y, para variar, chavista

Veamos por partes algunas de las consecuencias sociales de ese paquete. Ya en Venezuela resulta tremendamente engorroso, por el laberinto legal existente, crear un empleo en el sector formal de la economía. Ahora esa condición empeorará pues será mucho más costoso producirlo. La mayor parte de los trabajadores se encuentran en las pequeñas y las medianas empresas, PYME, y en los pequeños y medianos comercios, donde el segmento más extendido gana el salario mínimo. El pago de remuneraciones representa uno de los  mayores porcentajes de los gastos de ese amplio sector. En el cuadro recesivo global que afecta a la actividad económica, el incremento de 3.500 por ciento en el sueldo mínimo constituye un golpe mortal para la generación de empleo en esa franja. El plazo de tres meses propuesto por Maduro y su equipo para pagar el diferencial de ese incremento salarial es muy reducido. En un lapso tan breve, resulta imposible que las industrias y los comercios asimilen el choque. Puede preverse que la quiebra de negocios se elevará, lo mismo que el desempleo. Son muy pocas las unidades productivas o comerciales con capacidad de absorber los pasivos laborales que el desmedido aumento conlleva. Cada bolívar que se incrementa en el salario arrastra cuatro o cinco bolívares adicionales en los beneficios globales.

Ciertamente. un salario mínimo de treinta dólares, como el decretado por Maduro, es muy bajo. Es más, seguirá siendo el menor de América Latina. El punto clave reside en que la elevación del ingreso de los trabajadores tiene que considerar el contexto global en el cual se efectúa. En un ambiente económico deprimido, un aumento porcentual tan grande, en vez de promover la prosperidad, fomenta el desempleo y la quiebra de empresas. Además, ya la devaluación del bolívar frente a la divisa norteamericana en los días posteriores al anuncio de las medidas, colocó el salario mínimo  muy por debajo de los treinta dólares señalados por Maduro.

La principal causa del empobrecimiento nacional es la hiperinflación, asociada a la forma como el gobierno financia el gasto público. El programa antiinflacionario notificado por el mandatario no es tal. Parece, al contrario, un plan para acelerar la velocidad de los precios.

El gobierno, a través del bono de reconversión, les pondrá en el bolsillo a los portadores del carné de la patria Bs. 10 millones, sin que el aparato productivo haya generado ni un alfiler adicional. Desligó ese beneficio de cualquier rastro ligado a la producción y a la productividad. Además, como ya señalé, Maduro se obliga a cancelar el salario mínimo de las PYME durante un trimestre. Todo esto ocurrirá, adicionalmente, sin que la tributación interna haya crecido, entre otras razones, porque Pdvsa fue exonerada del pago del impuesto sobre la renta durante 2018 y la capacidad tributaria del resto de la economía es mínima.  La única manera, entonces, de financiar ese conjunto de gastos siderales es mediante la emisión de dinero inorgánico, que Maduro pretendía eliminar para llevar el déficit fiscal a cero, uno de los objetivos fundamentales de su programa de recuperación económica.

Como no derrotará la inflación, sino que esta seguirá su alocada carrera hacia la estratosfera, la pobreza continuará erosionando la vida de los venezolanos a un ritmo arrollador. La proyección del FMI, que ubica el crecimiento de los precios en un millón para este año, podría quedarse corta frente a las cifras reales que tendremos en diciembre.

El programa de Maduro no ha generado confianza en las políticas oficiales. Al contrario, los mercados internacionales han reaccionado con incertidumbre y suspicacia en torno a sus anuncios. Para nadie su plan resulta creíble, ni sostenible. Está plagado de vacíos, contradicciones e incoherencias que afectan su viabilidad. Lo único que queda claro del proyecto es su deseo de cercar y someter los pocos espacios que aún quedan de actividad privada. Su filosofía se reduce al siguiente principio: lo que no debe o puede destruirse, hay que controlarlo.  Esta fue una de las enseñanzas de su maestro Fidel Castro.

El viernes negro Maduro anunció un plan de empobrecimiento y multiplicación de la cantidad de factores que impulsan a los venezolanos a huir del país.

El nuevo bolívar de Nicolás Maduro dispara la pobreza y el éxodo en Venezuela por Diego Santander – El Mundo – 22 de Agosto 2018

Migrantes venezolanos marchan hacia Perú por las calles de Tulcan,...

Migrantes venezolanos marchan hacia Perú por las calles de Tulcan, Ecuador, tras cruzar Colombia. LUIS ROBAYOAFP

La aparición el lunes de los billetes del nuevo cono monetario -que eliminan cinco ceros a la moneda en medio de la hiperinflación- produjo grandes filas y confusión frente a los cajeros electrónicos en Caracas. A pesar de que la oposición llamó a una huelga general de 24 horas, abrió la mayoría de los comercios de la capital, mientras que pocos empresarios se unieron al paro y otros dijeron estar ajustándose a los cambios.

Restar cinco ceros al bolívar genera confusión en la población, que no confía en que el aumento salarial de 3.400% decretado por el presidente Nicolás Madurovaya a parar el alza de los precios. Por eso, los venezolanos son protagonistas de un éxodo masivo que levanta grandes tensiones en la región.

“Vine a consultar para ver cuánto tenía en la cuenta, pero el cajero no está dando plata. Cuando vi la cuenta me sentí rara, porque ahora tengo menos (dinero). Hoy entré a una farmacia y vi los precios accesibles, con el sueldo que puso el presidente creo que sí va a alcanzar. El miedo que tengo es que los empiecen a aumentar”, dijo a EL MUNDO Yusmary Márquez, trabajadora del ministerio de Turismo.

Sin embargo, Daniel Matía, un ingeniero de 27 años, teme que los precios vayan a aumentar aún más, por lo que arregla los trámites para sacar su pasaporte italiano (sus abuelos son de ese país) e irse cuanto antes. “Aquí el dinero no me sirve para nada”, indicó.

Tras los anuncios de Maduro aumentó considerablemente el tránsito de venezolanos desde el fronterizo estado Táchira (oeste) hacia Colombia. “Cada día pasan entre 10.000 y 16.000 venezolanos a Colombia. La mitad en tránsito, pues se va a otro país”, dijo a este diario una fuente del consulado colombiano en Venezuela.

Jennifer Duarte, administradora, se mostró angustiada por el aumento de los precios luego de los anuncios presidenciales. “Hoy vi la cola (del cajero automático) y me puse a hacerla, duré como 20 minutos en la cola. Por débito saqué 20 bolívares (con dos tarjetas), que son dos millones de los de antes. Con eso apenas me compro un café, no sirve para nada”, señaló.

“Fuera venezolanos”

Desde hace unos 10 meses, Venezuela registra una hiperinflación que, de acuerdo con estimaciones del FMI, hará que la subida de precios supere 1.000.000% al cierre de este año, algo que, según los analistas, se verá agravado por las recientes medidas económicas del Gobierno, que incluirán un eventual aumento de la gasolina más barata del mundo (con un euro vendido en el mercado negro se compran más de nueve millones de litros).

De acuerdo con cifras de la ONU, más de dos millones de personas han abandonado el país debido a la fuerte crisis económica lo que genera tensiones migratorias en países como Colombia, Brasil, Ecuador y Perú. En la ciudad fronteriza de Paracaima, en el estado brasileño de Roraima, manifestantes locales quemaron parte de un campamento de venezolanos, después de acusarlos de participar en un robo a un comerciante local. “Fuera venezolanos”, gritaban los manifestantes.

Otros países como Perú y Ecuador intentan restringir la llegada de venezolanos con el establecimiento de nuevos requisitos, como la exigencia de un pasaporte para entrar, un documento de difícil trámite en Venezuela.

En el caso de Ecuador, la medida deja varados a miles de venezolanos en el puente internacional de Rumichaca, en Colombia, país en el que ya existe una fuerte tensión debido al flujo migratorio. Esta vía era usada por las personas para llegar hasta otros destinos del continente como Perú y Chile.

Sin embargo, algunos ven algunos signos de mejoría con la nueva moneda. “Se ha visto que la ciudad está empezando a resurgir después de esta reconversión monetaria. Los bancos están trabajando y dando efectivo, dando 10 bolívares -equivalentes a un millón de los antiguos. He podido hacer transferencias, pagos y todo normal”, dijo César Aguirre, un contador de 38 años, tras retirar efectivo.

Una huelga que divide

Como respuesta a los anuncios, la oposición convocó a una huelga general de 24 horas que obtuvo un tibio respaldo de la población. Andrés Velásquez, el dirigente que lideró la llamada a la protesta, admitió que no fue acatada “por la totalidad del pueblo” y cifró en 60% la paralización de actividades. “Esto es una serie de luchas y paros en dirección a la huelga general de Venezuela”, explicó.

La protesta no fue respaldada por partidos del opositor Frente Amplio ni por Fedecámaras, la central patronal del país, a quienes Velásquez pidió respaldo en próximas convocatorias. “Espero que en las próximas acciones que hagamos estén incorporados los mayores sectores de la vida política y de la sociedad”, dijo.

Velásquez aseveró que algunos pequeños comerciantes fueron amenazados con cárcel o agresiones -por parte de integrantes del Gobierno- si no abrían sus puertas.

De acuerdo con el dirigente, los sectores del transporte y del comercio fueron los que más respaldaron la protesta. Destacó que la huelga se acató con mayor fuerza en los estados de Lara, Carabobo, Anzoátegui, Bolívar, Monagas y Sucre.

“Nosotros decidimos sumarnos a este paro como forma de protesta por el desastre económico que vive Venezuela, agravado en los últimos días por las absurdas medidas de la reconversión”, indicó Javier Rodríguez, gerente de una inmobiliaria en el sureste de Caracas.

También fue notorio el silencio de otros integrantes del Frente Amplio -como el ex candidato presidencial Henrique Capriles o el presidente del Parlamento de mayoría opositora,, Omar Barboza- que agrupa a sectores políticos y sociales que se oponen a Maduro.

Dirigentes del partido Voluntad Popular, fundado por Leopoldo López, dieron su respaldo a la acción. “El Paro Nacional es un reinicio. Este esfuerzo que está haciendo es para manifestarnos y reunificar todas las manifestaciones que ya están corriendo en las calles”, expresó el diputado Juan Guaidó.

La Venezuela del siglo XXI tiene 300 años de atraso por Gustavo Coronel – Blog Las Armas de Coronel – 22 de Julio 2018

download (2).jpg

chavej-665.jpg

 

            DE CARLOS II A HUGO CHÁVEZ: 300 AÑOS DE INVOLUCIÓN

En lo que va de siglo XXI la sociedad venezolana muestra un atraso que la coloca en los últimos lugares del progreso, junto con Haití y los más miserables países de África. Tiene, por lo menos, 300 años de atraso, lo cual se puede comprobar con una comparación con la Inglaterra del Siglo XVII.

Daniel Defoe, autor de “Robinson Crusoe”,   clasificaba la sociedad Inglesa del siglo XVII en siete categorías:

LOS GRANDES, quienes vivían en la mayor riqueza y tenían el poder en sus manos

LOS RICOS, quienes vivían en la mayor abundancia

LOS MEDIANOS, quienes vivían bien

LOS TRABAJADORES, quienes trabajaban duros y ganaban la vida con el sudor de su frente

LOS ALDEANOS, quienes cultivaban la tierra y subsistían con dificultad

LOS POBRES, quienes llevaban una vida de angustias

LOS MISERABLES, quienes carecían de casi todo o de todo

Al pensar en esta subdivisión y tratar de compararla con lo que es la sociedad venezolana de hoy no podemos menos que llegar a la conclusión de que en aquella época de la Restauración, con Carlos II en el trono,  la gente vivía  mejor de lo que viven los venezolanos bajo el chavismo-madurismo, en pleno siglo XXI.

Comparemos las dos sociedades utilizando las mismas categorías definidas por Defoe:

LOS GRANDES.  En la época de Carlos II esta clase estaba integrada por las 1500 familias de la nobleza, de Duques hasta Barones, las cuales poseían casi la mitad de las tierras inglesas. Su ingreso promedio era, quizás, 1000 veces mayor que el de los pobres. En  el tope de la pirámide de poder estaba Carlos II, un verdadero gozón, mujeriego y mentiroso, quien decía: “Lo que yo digo lo digo con mis palabras. Lo que hago es culpa de mis ministros”. Lord Halifax decía de él (no a él): “Para su majestad, las  barraganas y los ministros son para ser utilizados, no queridos”. Su círculo íntimo incluía a los refinados Duque de Buckingham y Duque de Bedford y sus bufones existían solo para hacer reír a la corte.

En la pirámide venezolana de poder han estado el paracaidista Chávez y el chofer Maduro. Chávez decía que a los militares se les usaba y se les botaba, como a los condones usados. A sus ministros los insultaba por televisión. A sus queridas las traía y las llevaba  en los aviones de PDVSA. La “grandeza” de esta clase chavista no era ni ética, ni intelectual, ni de sangre. Se medía y se mide por su capacidad de adulación. Por ello su círculo íntimo ha estado integrado por insignes aduladores como Diosdado Cabello, Rafael Ramírez y José Vicente Rangel y por panzudos ministros de la Defensa quienes se arrodillan frente a los cubanos. Su corte ha incluido a bufones como Francisco Arias Cárdenas, Herman Escarrá y Roy Chaderton, quienes no provocan risas sino nauseas.

LOS RICOS. En la época de Carlos II los ricos eran de dos tipos: quienes habían heredado su riqueza y quienes, con su talento, habían hecho dinero. En esa época de la restauración inglesa los ricos que heredaban tenían mayor prestigio social que los ricos que hacían dinero durante su vida. Había relativamente poca movilidad social a través de la frontera entre los “nuevos” ricos y el dinero “viejo”. En la sociedad venezolana del siglo XXI hemos visto una inversión de esta situación. Mucho del dinero “viejo” se ha prostituido frente al dinero nuevo. La nueva riqueza se ha hecho a base de contrataciones fantasmas con el Estado corrupto y de saqueos al erario público. Y así vemos que los bolichicos son gente del “Country”, de apellidos sifrinos que se han aliado con gente de medio pelo como Diego Salazar Carreño o como Jesse Chacón, para obtener contratos que le han permitido hacer millones. Hoy en día la riqueza chavista  hiede y solo obedece a la codicia, no al talento, no al trabajo, no al esfuerzo honesto, sino a la impunidad. Esta pandilla chavista-madurista está integrada por unos 600 miembros principales de cuello blanco en la cual alternan gente de La Castellana con gente del 23 de Enero en podrida simbiosis. Allí se ven las caras élites del jet set con pandilleros venidos de los estratos culturales inferiores de la sociedad, hoy hermanados en torno a la misión conjunta de arruinar al país.

LOS MEDIANOS. En este grupo de la Inglaterra del siglo XVII se incluían los terratenientes, los militares, los clérigos y los que se denominaban “profesionales”: maestros, cirujanos (barberos), todos aquellos miembros respetables pero no nobles de la sociedad. En la Venezuela de hoy esta clasificación es equivalente a la gran diáspora, un grupo esencialmente formado por los integrantes de la clase media y  profesional venezolana que no se ha resignado a vivir bajo la bota chavista y que ha podido emigrar. Hay miembros de esta clase que quieren irse pero que no pueden hacerlo, por uno u otro motivo. Tristemente también hay miembros de esta clase que han decidido quedarse y colaborar con el régimen, viviendo más o menos bien de las sobras del saqueo. Son empleados y gerentes de las empresas del Estado, de los bancos amigos del régimen, contratistas que saben que hay fraude en lo que hacen  pero se resignan a cometerlo. A ellos hay que agregar a quienes comparten la filosofía política y moral del régimen, algunos de ellos intelectuales de tercera fila a lo Hernández Montoya, José Sant Roz o Earle Herrera, encuevados en APORREA.

LOS TRABAJADORES. En la época de Carlos II este grupo incluía a quienes desempeñaban las más diversas tareas cotidianas: carniceros, sastres, carpinteros, cocineros, “músicos”, zapateros (no José Luis) y tejedores. Esta es una clase que trabajaba duro para comer. En la sociedad chavista del siglo XXI este grupo es uno de los más sufridos. No pueden irse del país, tienen que coexistir con el narco-régimen,  son rehenes del sistema. Muchos optan por recibir el CLAP y hacerle creer a Maduro que están con él. Muchos tienen que prostituirse para sobrevivir. Parecería inútil y hasta cruel echarles en cara a este grupo su apatía y su resignación. Simplemente no pueden hacer otra cosa. Lo condenable es que el régimen los utiliza y los hace aparecer como la columna vertebral de la “revolución”. Uno de los mayores crímenes que ha cometido  el régimen chavista es haber explotado a este grupo para consolidarse en el poder, ya que le imposibilitan a estos venezolanos  hacer la transición de gentío a ciudadano, al embrutecerlos con limosnas atadas a exigencias de lealtad política. El peor ejemplo de este crimen es el uso que da el régimen a los trabajadores de PDVSA, al presentarlos como quienes pueden revertir la declinación de la producción de la empresa, algo que ellos claramente  no pueden hacer. Esta ficción solo ha servido para engordar grotescamente a Wills Rangel.

LOS ALDEANOS. La Inglaterra de Carlos II era 85% rural, dedicada a  tareas agrícolas. La sociedad venezolana chavista del siglo XXI es 95% urbana, con total abandono de la agricultura y dedicación a la buhonería y al bachaqueo. El país depende de las importaciones de alimentos, lo cual se ha constituido en un centro de gran corrupción en la cual participan civiles y militares, así como burócratas del más alto nivel, incluyendo la vicepresidencia del país. Intermediarios de El Aissami presuntamente importan cajas de alimentos con groseros sobreprecios para ser distribuidas entre quienes acepten ser leales al régimen, ver:https://www.diariolasamericas.com/america-latina/samark-lopez-quien-es-el-supuesto-representante-tareck-el-aissami-n4114873.

Ello representa un doble crimen: el fraude financiero y el fraude político de engaño al pueblo llano.

LOS POBRES Y LOS MISERABLES. En la Inglaterra de Carlos II los pobres eran los sirvientes, los marineros, los soldados rasos, verdaderos esclavos del sistema. Eran, en términos modernos, quienes ganaban un dólar al día. Al menos en el siglo XVII existía en Inglaterra una Ley de Pobres desde 1601, la cual obligaba a los pudientes a contribuir a sostener a los pobres. Pero lo que vemos en la sociedad chavista del siglo XXI es una clase rica que no paga impuestos y, que al contrario, saquea a la Nación y, abajo, una gran masa gente sometida a la más alta tasa  de inflación del mundo, a una total indefensión, a las privaciones y al desprecio del régimen imperante, a menos que sea para pedirles lealtad política a cambio de mendrugos.

Estimados amigos:

La Inglaterra del siglo XVII era una sociedad agrícola y tenía alrededor de 5,5 millones de habitantes y un 15% de pobreza extrema. La Venezuela del siglo XXI es una sociedad en caos, tiene unos 32 millones de habitantes y un 61% de pobreza extrema, a pesar del inmenso caudal de dinero petrolero que ha ingresado al país. Ver: http://www.el-nacional.com/noticias/sociedad/encovi-los-venezolanos-esta-sumido-pobreza-extrema_224041 . En 1670 el pueblo quería a su rey, hoy los venezolanos desprecian a su chofer.

La sociedad de la Venezuela de hoy está en peores condiciones que la sociedad inglesa del siglo XVII. La desidia del país ha permitido un retroceso de siglos. Es necesario sacar a los bandidos del poder, hacer lo que sea para llevar a cabo esta acción profiláctica. Mientras este crimen está en pleno desarrollo hay venezolanos indignos, quienes se reúnen para tratar de buscar la manera de coexistir pacíficamente con el narco-régimen. Dicen que hay que rechazar las sanciones internacionales, dicen que hay que ir a votar bajo la supervisión de Tibisay Lucena. Dicen que hay que dialogar.

Yo digo que esta gente es entreguista. 

 

¿Hacia dónde irá Venezuela si Maduro permanece en el poder? por Miguel Henrique Otero – El Nacional – 24 de Junio 2018

La pregunta de cuál sería el destino de Venezuela si Maduro permaneciera en el poder vive en las mentes de millones de venezolanos. Entre otras cosas, porque ella es indisociable de la pregunta de cuánta destrucción más puede soportar nuestro país. Esa inmensa mayoría de los venezolanos que desean que Maduro se vaya de inmediato, es la misma que se hace la pregunta a la que intentaré responder en este artículo.

En términos generales, hay que decir: el país se empobrecería a un punto que no tiene comparación posible ni en el siglo XX ni en el XXI. Venezuela alcanzaría una situación que hoy ni siquiera podemos imaginar. Pero basta con proyectar las tendencias ahora mismo en curso, para que podamos establecer un punto de partida de lo que pasaría.

Lo primero que hay que decir: la pobreza extrema alcanzaría a 90% de la población. No cabe esperar otra cosa en un país, cuyos gobernantes han destruido su única fuente de ingresos, la industria petrolera, al tiempo de que han acabado con más de 60% del aparato productivo nacional. En ese marco de cosas, más de 70% de la población quedaría desempleada.

¿En qué consistiría entonces la economía venezolana? El país de la pobreza extrema tendría dos fuentes de ingresos: las remesas y la economía generada por el narcotráfico, desplazarían la importancia del ingreso petrolero. De mantenerse en el poder, tanto Maduro como los militares de su banda, sin industria petrolera a la que robar de forma sistemática, con una industria minera repartida entre decenas de mafias, se potenciarán las condiciones que estimularán el auge de la actividad del narcotráfico.

En una sociedad donde 90% vive en condiciones de pobreza, Venezuela sería incorporada a la lista de los diez países más pobres del mundo, hoy integrada por naciones como Burundi, Sudán del Sur, Gambia, Mozambique, República Democrática del Congo, Libera, Afganistán y otras. Ello significaría dos cosas en un corto período de tiempo: reducción de la talla y del peso promedio (caída que ya viene ocurriendo). La esperanza de vida, que, en el 2016 era de 74,41 años, comenzaría a disminuir drásticamente. A modo de referencia, quiero anotar aquí que, ahora mismo, en países como Nigeria y Zimbabue, los promedios de esperanza de vida son 53,05 y 59,16 años, respectivamente.

No puedo escribir, como si fuese una posibilidad, que las enfermedades que habían sido erradicadas a lo largo del siglo XX, volverían. No lo puedo hacer porque ya volvieron. Es algo que ha venido ocurriendo en los últimos cinco años. En las páginas de El Nacional, el pasado 23 de abril, lo informábamos a Venezuela y al mundo: la malaria, la difteria, el sarampión, el mal de Chagas, el dengue, la tuberculosis y la escabiosis, han regresado. Están avanzando y es realidad que, ahora mismo, preocupa a las autoridades de Colombia y Brasil. De seguir Maduro en el poder, estas y otras enfermedades continuarán expandiéndose, en medio de un sistema de salud arrasado y sin capacidad de respuesta.

Uno de los fenómenos más característicos del caso venezolano será, sin lugar a dudas, la pérdida de población. Huelga decir que esa pérdida sigue ocurriendo. De no salir Maduro del poder, la situación continuará irreversible. Puede parecer una exageración, pero en una década, los venezolanos que viven en el territorio nacional podrían reducirse a 20 millones, lo que equivale a decir que, en aproximadamente tres décadas, el 33% de los venezolanos emigraría.

No quiero ni siquiera imaginar cuáles serían las realidades que alcanzarían a la educación pública venezolana. Ahora mismo, en pleno período escolar 2018, se están produciendo realidades como esta: aulas cuya ocupación no alcanza a 40% de la matrícula, porque los alumnos no pueden asistir porque no tienen zapatos, o no tienen dinero o porque no hay transporte, o no hay comida, o los niños, en vez de ir al colegio, salen a las calles a buscar comida en los basureros. Conozco de casos en escuelas de Caracas, donde niños de 10 y 11 años, presentan serias dificultades de comprensión de párrafos, de sus propios libros, que no exceden las 35 a 40 palabras, o que no son capaces de resolver problemas elementales con operaciones básicas. ¿Es posible imaginar cuál será la calidad de la educación venezolana en 5 o 10 años? Y, en adición a lo anterior, ¿es posible estimar cuántos niños en edad escolar estarán matriculados: 20, 30%?

No habrá transporte, ni para los escolares ni tampoco para que las personas puedan ir a sus trabajos. No exagero: las llamadas “perreras” ya son una realidad en centenares de ciudades y pueblos de Venezuela. Que las dictaduras comunistas acaban con el transporte público, es una realidad experimentada por el pueblo en Cuba y en Corea del Norte. Los cementerios de autobuses comprados a China son una realidad inocultable, que cada día acumulará más y más chatarra. La desaparición de buses, camionetas y otros medios de transporte estará en relación directa con la destrucción de las vías públicas, calles, carreteras y autopistas, producto de la falta de mantenimiento, que es cada día más visible.

Agua: dos veces a la semana, como mejor promedio. Electricidad: dos o tres horas al día. Telefonía e internet: intermitente, sin que responda a ningún patrón, que no sea el puro caos. Semáforos: 70% sin funcionar. ¿Son estas cifras arbitrarias? No: son una realidad hoy, en algunas zonas del país, pero que, de seguir Maduro, se extenderán de forma irremediable por toda la geografía.

Del estado de la economía, es casi imposible establecer una proyección. Cualquier ejercicio hecho a partir de las tendencias del presente, es simplemente aterrador: producción petrolera reducida a 300 o 400 mil barriles al día; hiperinflación que habrá alcanzado niveles de 200.000 o 300.000% por año; precios de alimentos básicos que podrían alcanzar los trillones o los cuatrillones. En medio de semejante barbaridad, lo más probable es que comiencen a aparecer monedas locales y se institucionalicen los centros de trueque.

De seguir Maduro en el poder, Venezuela se aislará del mundo. Quiero decir, se aislará todavía más. El aeropuerto internacional Simón Bolívar será receptor de dos o tres vuelos diarios. Nuestro país quedará fuera de la gran mayoría de organismos internacionales. Decenas de embajadas y consulados deberán ser cerrados porque no habrá presupuesto para mantener oficinas y personal pagados en divisas.

Pueblos enteros y grandes zonas de las ciudades caerán, a plena luz del día, bajo el control de la delincuencia. Bandas armadas, colectivos, paramilitares, guerrillas colombianas, narcotraficantes, mineros y otros grupos se repartirán espacios urbanos con la Policía Nacional Bolivariana, la Guardia Nacional Bolivariana y otras unidades de la FANB.

¿Qué pasará con la oposición, con la disidencia, con los grupos que defienden a las víctimas de violaciones de sus derechos humanos? Estarán presos: miles y miles de presos por sus convicciones y por protestar. Miles de torturados. Miles de enjuiciados. Miles de perseguidos. ¿La corrupción? Todo, absolutamente todo, será canibalizado por la corrupción. No habrá intercambio, diligencia, papeleo, petición, servicio o denuncia, que no deba rendir tributo a la corrupción.

¿Y qué pasaría con el otro 10%, con el que no estaría sumido en la pobreza crítica? Formaría parte de uno o de varios poderes: el político, el policial-militar, el narcotráfico, las bandas armadas, el comercio y las empresas que se mantendrán para venderle bienes y servicios a los capos del régimen. El país derivará hacia una cada vez más estrecha y nepótica oligarquía roja, dominada por las familias Cabello, Flores, Maduro y Rodríguez.

Cada ítem de este este ejercicio se basa en tendencias en curso. No hay invención. Por el contrario, cualquier lector podría añadir temas y proyecciones que aquí no se han incluido. Todos en Venezuela, incluyendo a personas del propio gobierno, saben que las cosas están condenadas a empeorar. Que, es lamentable decirlo, nuestro país empeorará todavía más. Por lo tanto, no tenemos alternativa. Estamos obligados a provocar un urgente cambio en el poder. De inmediato.

 

 

Reconstruir a Venezuela por Alfredo Cilento-Sarli – UCV – 22 de Junio 2018

Presentación sobre Reconstruir a Venezuela  Primero lo primero ante la Academia Nacional de Ingenieria y Habitat y el Instituto Desarrollo Experimental de Construccion de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UCV, en el siguiente enlace :

ACS. JUNIO 2018. PRIMERO LO PRIMERO [Autosaved] 

La ONU denuncia la brutal represión e impunidad del régimen de Maduro por Francesco Manetto – El País – 23 de Junio 2018

un-logo-light-blue-jpgNaciones Unidas pide una investigación internacional y solicita “mayor implicación” del Tribunal de La Haya

La ONU denuncia la brutal represión e impunidad del régimen de Maduro La OEA pide a la Corte Penal Internacional investigar delitos de lesa humanidad en Venezuela
La ONU denunció este viernes la represión del chavismo por las “graves violaciones de los derechos humanos” perpetradas en Venezuela y pidió a la Corte Penal Internacional de La Haya “mayor implicación” ante la deriva del régimen de Nicolás Maduro. Naciones Unidas dibuja en un informe un panorama aciago que califica de “espiral descendente que no parece tener fin”. Documenta cientos de homicidios, la violencia de las fuerzas de seguridad contra manifestantes, detenciones arbitrarias y torturas, y advierte de la impunidad de las autoridades.

La Oficina de Derechos Humanos de la ONU, con sede en Ginebra, describe una situación sin matices en la que los abusos de las fuerzas policiales y el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) se entremezclan con el control casi absoluto que el aparato chavista ejerce sobre la población, las consecuencias de la crisis alimentaria y una hiperinflación sin freno.

EL GOBIERNO VENEZOLANO RECHAZA EL INFORME DE LA ONU
El Gobierno venezolano rechazó este viernes el informe presentado por la Oficina del Alto Comisionado de los Derechos Humanos de Naciones Unidas (ONU), que sugiere una intervención de la Corte Penal Internacional (CPI) por los graves y sistemáticos abusos cometidos y la impunidad generalizada en el país.

La Cancillería venezolana publicó un comunicado en el que descalificó el informe pues, asegura, es el “resultado de una metodología altamente cuestionable que sepulta la credibilidad y rigor técnico exigido a una Oficina de esa naturaleza y vulnera los principios de objetividad, imparcialidad y no selectividad”. – EFE

Esta denuncia redobla la presión internacional, encabezada desde hace meses por la Organización de los Estados Americanos (OEA), Estados Unidos y la Unión Europea, frente a un régimen que logró desactivar a la oposición interna, dividida y debilitada, y que actúa sin ningún contrapoder.

Además de las violaciones registradas durante las protestas contra el Gobierno entre abril y julio del año pasado como consecuencia de la convocatoria unilateral de unas elecciones constituyentes —en las que murieron más de 120 personas—, Naciones Unidas analiza las premisas de esa ola de violencia.

“De julio de 2015 a marzo de 2017, la Fiscalía General registró la muerte de 505 personas a manos de las fuerzas de seguridad (…). Los testimonios recogidos sugieren que esas muertes se enmarcaron en un determinado patrón de comportamiento de las fuerzas de seguridad: la realización de incursiones en los barrios pobres con el fin de detener a criminales, sin orden judicial”, señala el informe.

Se trata de las llamadas Operaciones de Liberación del Pueblo (OLP) contra las que la exfiscal Luisa Ortega Díaz abrió más de 350 procedimientos. La destitución de la fiscal, que huyó a Colombia en agosto de 2017 después de la elección de la Asamblea Nacional Constituyente, aumentó ese clima de impunidad, que coincide con la huida hacia delante de Maduro, reelegido presidente el pasado 20 de mayo en unos comicios sin garantías y en medio de acusaciones de fraude. “Yo hice objeción a esa resolución y posteriormente he venido haciendo objeciones a unos operativos que se diseñaron en Venezuela por el tema de seguridad ciudadana que llamaron OLP, Organización para la Liberación del Pueblo, que eran verdaderas represiones para el pueblo pobre”, dijo Ortega tras abandonar Venezuela en conversación con EL PAÍS.

NECESIDAD DE ATAJAR LA POBREZA EXTREMA
El informe publicado este viernes también señala la responsabilidad del Gobierno de Venezuela de ignorar la dimesión de la crisis alimentaria que atraviesa el país.

Según cifras citadas en el informe, el 87 % de la población de Venezuela está afectada por la pobreza, el 61,2 % se encuentra en situación de pobreza extrema, y se ha constatado un rápido incremento de la desnutrición infantil.

Sin Estado de derecho

“El hecho de no haber responsabilizado a las fuerzas de seguridad por las violaciones tan graves de derechos humanos que se han perpetrado sugiere que el Estado de derecho está prácticamente ausente en Venezuela”, manifestó el Alto Comisionado de Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, en un comunicado. Según Naciones Unidas, es deseable abrir una investigación internacional porque el Gobierno venezolano no concedió permiso para trabajar sobre el terreno a la Oficina de Derechos Humanos, que tuvo que recabar estos datos a través de entrevistas a víctimas, testigos, representantes de la sociedad civil, periodistas, abogados, médicos, y otros informes.

“Dado que el Estado parece no tener la capacidad ni la voluntad de enjuiciar a los responsables de las graves violaciones de los derechos humanos, existen sólidas razones para considerar una mayor implicación de la Corte Penal Internacional en esta materia”, mantiene Zeid. El pasado 8 de febrero, la Fiscalía de ese tribunal —que juzga genocidios o delitos de guerra— anunció la apertura de una indagación preliminar para determinar supuestos crímenes de lesa humanidad.

Mientras el chavismo exhibe desde las pasadas presidenciales decenas de liberaciones de presos políticos en un intento de buscar un balón de oxígeno ante la comunidad internacional, la Oficina de Derechos Humanos recibió información sobre cientos de detenciones arbitrarias.

Fueron al menos 570 entre el 1 de agosto de 2017 y el pasado 30 de abril, según la ONG Foro Penal Venezolano, y se muestra “particularmente preocupada por el número significativo de miembros de las fuerzas armadas que habrían sido detenidos en 2018”. El estudio incide en 90 casos de detenidos que fueron sometidos a tratos inhumanos desde 2014, mientras que el Alto Comisionado recuerda que la catástrofe económica ha llevado a al menos 1,5 millones de personas a huir del país desde 2014.

 

¿Cómo se divide el venezolano? por Luis Vicente León – ProDaVinci – 17 de Junio 2018

lvl-300x359Es claro que vivimos la peor crisis económica de nuestra historia sin guerra, que los ingresos están pulverizados, la población empobrecida, la inversión y la producción en el piso y el consumo deprimido. Pero es incorrecto tomar esto como la realidad para todos los individuos y empresas y esto explica la sorpresa que genera para muchos el hecho de que en el medio de la crisis haya algunos sectores activos, surgimiento de nuevos proyectos y consumidores resilientes, que mantienen su consumo parecido al que tenían en el país precrisis.

Este fenómeno no se puede despachar con el simplismo que pretende explicar las diferencias únicamente entre los enchufados y el resto del país.

La “clusterización” de la sociedad se genera alrededor de una variable clave: acceso a divisas. Pero ésta la define también la historia: 1) consumidores con acceso a moneda extranjera, resilientes-independientes, y 2) consumidores sin acceso a ellas: empobrecidos-dependientes.

En número de personas, el grupo empobrecido-dependiente es una clara mayoría (3/4 partes de la población). Sus ingresos están pulverizados. Su acceso al consumo está condicionado a los subsidios que reciben del Estado a través de los CLAP, los bonos y los subsidios cruzados del sector privado. Lo que ganan no define su consumo, pues éste no alcanza ni para un cartón de huevos. Sus accesos provienen de las transferencias de recursos del gobierno, que aunque bajas e irregulares, son usadas por éste como un mecanismo perverso de control político y social y a juicio de los resultados en términos de penetración y pacificación social, habrá que decir que ha sido políticamente útil al chavismo, aunque la población sea mucho más pobre y el país primitivo. Dentro de este grupo esté la población excluida. Aquélla que, sin recursos externos, tampoco tiene acceso a las políticas sociales y su vida queda marginada. No es un grupo menor. Alcanza casi el 14% de los venezolanos (6 puntos porcentuales más que a finales del 2017). Ellos no tienen recursos para cubrir necesidades fundamentales. Se concentran en la mendicidad, la minería de basura y la migración desesperada.

Pero en el otro extremo se encuentra una cuarta parte de los venezolanos con acceso a divisas y, por ende, al consumo convencional. La mayoría no tiene vínculos con el gobierno ni el chavismo, aunque por supuesto que ahí también estén ellos. Muchos han acumulado divisas en el exterior desde hace años, entendiendo que el ahorro en bolívares era una bomba de tiempo. Tomaron ventaja del verdadero bolívar fuerte, presente durante las décadas de sobrevaluación cambiaria y ahora sus ahorros sirven para compensar déficits en bolívares, con repatriaciones que les permiten mantener el consumo. Algunos reciben compensaciones en divisas de sus patronos para retenerlos en crisis. Éste es el segmento de alta capacidad de consumo. Los otros miembros de este mismo grupo son consumidores modestos, de estratos medios bajos y bajos, cuyo ingreso se ha hecho dependiente de las remesas que reciben de familiares en el exterior o de sus actividades en el sector informal. No tienen acceso a consumo de lujo, pero con una media de remesas o ingresos de 60 dólares al mes, estos grupos son capaces de cubrir necesidades básicas y mantener el consumo que su estrato tenía antes de la hiperinflación. Viven con limitaciones, pero son los papás de los helados entre sus pares.

Como verán, la crisis no sólo ha generado un empobrecimiento severo y dramático del país en su conjunto y una gran destrucción de valor, sino una división económica mucho más profunda en términos de la población, que se amplifica exponencialmente en revolución. Por cierto, ninguna sorpresa.

 

Declaración de los Presidentes, Mesas Directivas y Delegaciones de los Órganos Legislativos de América Latina y el Caribe – Cucuta, Colombia – 1 de Junio 2018

En el marco de la Carta Democrática Interamericana y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, Presidentes, Mesas Directivas y Delegaciones de los Órganos Legislativos de América, en reunión solemne realizada en Villa del Rosario, Norte de Santander, el día 1° de Junio de 2018, con absoluto respeto por las normas de derecho internacional incluidas en los Instrumentos adoptados en el marco de las Naciones Unidas, de la Organización de Estados Americanos y otros organismos internacionales competentes, teniendo en cuenta el desarrollo del derecho internacional de los Derechos Humanos y conscientes de la imperiosa necesidad de activar planes conjuntos de alivio humanitario y restablecimiento de la democracia y el orden constitucional en la República de Venezuela,

CONSIDERANDO

Que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en el Informe “Institucionalidad Democrática, Estado de Derecho y Derechos Humanos en Venezuela”, de 31 de diciembre de 2017, señala que “ha venido observando un acelerado deterioro en la institucionalidad democrática y en la situación de derechos humanos en Venezuela que se ha profundizado e intensificado significativamente a partir de 2015”.

Que el régimen político presidido por Nicolás Maduro ha anulado el principio de separación e independencia de poderes, base de toda constitución democrática y pilar protegido por el derecho interamericano.

Que el Gobierno de Nicolás Maduro ha instalado un régimen de represión y de violencia gubernamental que hace parte de una política de violación sistemática de los derechos humanos, de tal gravedad, que ha desencadenado en crímenes de lesa humanidad, respecto de los cuales la Corte Penal Internacional investiga en la actualidad un cúmulo de denuncias.

Que la falta de independencia del poder judicial, junto a la pretensión de eliminar la Asamblea Nacional y sustituirla de facto por una Asamblea Constituyente irregular e ilegítima, son expresiones de concentración del poder en el Gobierno que desprecian el Estado de Derecho y los principios democráticos a los que se han obligado soberanamente y libres de toda presión los países de la región, según sea el caso Convención Americana de Derechos Humanos, la Organización de Estados Americanos, Mercosur, Unasur, y demás organizaciones multilaterales de la región.

Que la crisis humanitaria en Venezuela, producto de la hambruna, el desabastecimiento general, la hiperinflación, los graves problemas en los servicios de salud y en el acceso a los mismos, así como la intensa represión, afectan severamente el goce del derecho a la vida, los derechos económicos, sociales y culturales de los venezolanos.

Que en Venezuela el régimen de Maduro ha destruido la clase media, y ha deteriorado la calidad de vida del pueblo en general al multiplicar la pobreza por ingreso que en 2014 fue de 48%, en 2015 de 73%, en 2016 de 81.8% y en 2017 de 87%, de este último el 64% de los venezolanos está en extrema pobreza.

Que la represión militar, policial y paramilitar ha cobrado cientos de víctimas mortales, que hoy el presidio político se extiende a más de 600 personas y que los líderes políticos y estudiantiles en su mayoría se hayan encarcelados, exilados o perseguidos, así como la severa restricción de la libertad de expresión que constituyen un componente ya histórico en la lógica represiva del gobierno.

Que producto de lo anterior, la ciudad de Cúcuta y el Departamento de Norte de Santander se han visto profundamente afectados, que la capacidad de atención a los exiliados se halla desbordada, lo cual agudiza los problemas sociales y económicos en esta ciudad y de este Departamento, y consecuencialmente, superar esta situación debe ser una responsabilidad compartida por todo el continente,

DECLARAN

1. Llamar a la solidaridad a los Gobiernos del Continente y a la Comunidad Internacional con el pueblo de Venezuela, ante la ruptura del orden constitucional y la suspensión del sistema democrático efectuada por el Ejecutivo encabezado por Nicolás Maduro en abierta violación de las normas de protección del régimen democrático, el ejercicio de las libertades y de los derechos humanos que obligan a los países del hemisferio.

2. Desconocer los resultados de las elecciones nacionales del 20 de mayo de 2018 en Venezuela y rechazar la jornada electoral que se adelantó, cuya convocatoria fue ilegal y no cumple con los mínimos estándares democráticos aceptables para una elección.

3. Exigir la convocatoria a unas elecciones libres, transparentes y democráticas, que cuenten con todas las garantías para los participantes, incluyendo misiones imparciales de observación electoral y que se haga efectivo el derecho del pueblo venezolano a decidir sobre su futuro.

4. Convocar a la comunidad internacional para aunar esfuerzos con a fin de contribuir con decididas acciones para que se restablezca en Venezuela el principio de separación e independencia de poderes y se respete la soberanía de su Asamblea Nacional, desconocida por el régimen de facto impuesto por Nicolás Maduro.

5. Condenar al Gobierno de Nicolás Maduro por pretender acallar las denuncias 1 Inter-American Commission on Human Rights. Institucionalidad democrática, estado de derecho y derechos humanos en Venezuela: Informe de país: Aprobado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos el 31 de diciembre de 2017 / Comisión Interamericana de Derechos Humanos. v.; cm. (OAS. Documentos oficiales; OEA/Ser.L/V/II) ISBN 978-0-8270-6724-0 ante el mundo sobre la sistemática violación a los derechos humanos que ocurre en Venezuela, mediante el decomiso, la no expedición y el bloqueo de pasaportes a los miembros de la oposición que ostentan la dignidad de Diputados ante la Asamblea Nacional.

6. Reconocer la grave crisis humanitaria por la cual atraviesa el pueblo venezolano, producto de la ruptura de las instituciones democráticas, las violaciones flagrantes a las libertades y garantías básicas por parte del régimen encabezado por Nicolás Maduro y los miembros de la Asamblea Constituyente, respaldados por parte de Fuerzas Armadas desleales a la Constitución, Colectivos irregulares e intereses corruptos.

7. Rechazar las flagrantes violaciones al debido proceso, así como la tortura y los tratos crueles, inhumanos y degradantes a que han sido sometidos los presos políticos venezolanos y sus familias, por el simple hecho de ejercer sus derechos fundamentales a la expresión y la protesta.

8. Reconocer la “responsabilidad de proteger” que tiene la Comunidad Internacional respecto a la debacle humanitaria, nutricional, sanitaria y migratoria venezolana, que ha generado un éxodo masivo. En consecuencia,

NOS COMPROMETEMOS

A propiciar ante los Gobiernos de nuestros países las siguientes medidas inmediatas:

1. Convocar la Oficina de Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios (OCHA, por sus siglas en inglés), a coordinar la gestión regional logística y presupuestal, para la atención de los migrantes venezolanos que ingresan a nuestros países a causa del evidente colapso institucional y de la hambruna en Venezuela.

2. Instar a nuestros Gobiernos a crear un Fondo de Cooperación Internacional para garantizar la atención humanitaria de los migrantes, su inserción laboral y productiva transitoria.

3. Desarrollar en nuestros Órganos Legislativos una agenda legislativa común que permita responder a la crisis coyuntural por la que atraviesan millones de venezolanos expulsados de su territorio producto de la represión del régimen y la situación de hambruna en dicho país a partir de las siguientes medidas:

  • a. Conceder refugio de forma automática a los funcionarios y dirigentes que hayan sido elegidos mediante voto popular, en cualquier fecha, desde 1998, a corporaciones o gobiernos locales, al igual que a los integrantes del poder judicial de Venezuela que así lo soliciten.
  • b. Facilitar la permanencia y tránsito de ciudadanos venezolanos con pasaportes y documentos caducados, ante la incapacidad o negligencia del régimen de Nicolás Maduro para suministrarlos.
  • c. Flexibilizar los requisitos de permanencia y residencia de los ciudadanos de Venezuela, así como la expedición rápida de salvoconductos migratorios para el tránsito interamericano de la población migrante.
  • d. Elaborar un régimen especial migratorio respecto de nuestros colegas de la Asamblea Nacional de Venezuela, para su libre tránsito y permanencia en nuestros territorios, eximiéndolos de los requisitos generales de regularización tales como la presentación de pasaportes, de manera que se les permita ejercer su derecho de locomoción en el territorio interamericano con cualquier documento de identidad.
  • e. Flexibilizar los criterios de acreditación de los títulos de los migrantes y adopción de un trámite expedito para la misma.

4. Frente a la corrupción del régimen de Nicolás Maduro y la consecuente pérdida de patrimonio venezolano, requerir a los Gobiernos y Órganos Legislativos de nuestros países:

  • a. Activar las unidades de inteligencia e investigación financiera y adoptar la legislación necesaria, para incautar y congelar los capitales controlados por altos funcionarios del gobierno venezolano en los países de la región, de las empresas controladas por estos y los fondos y demás patrimonio personal y de sus testaferros.
  • b. Negar y revocar las visas o el ingreso a los altos funcionarios del régimen de Nicolás Maduro, a quienes hacen parte del Gobierno, a funcionarios judiciales involucrados en la violación del orden constitucional y del ordenamiento jurídico y a miembros de la Asamblea Constituyente así como a sus socios en actividades comerciales.
  • c. Revisar los antecedentes de las solicitudes de visados especiales por inversión, para evitar que corruptos y violadores de derechos humanos, puedan establecer su patrimonio en nuestros Estados.

Cúcuta, Norte de Santander, Colombia, 1 de junio de 2018,

A %d blogueros les gusta esto: