elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Pobreza

Y en Venezuela, el perro se mordió la cola por Aurelio Concheso – Panampost – 8 de Mayo 2018

La estrategia de un bolívar subvaluado puede llevarlo a comerse sus entrañas

0.jpegEs una lamentable incongruencia que el primer presidente obrero que registra la historia venezolana haya sido el que destruyera totalmente el ingreso de los trabajadores de este país. Para mayor ironía, escogió el 1o de mayo, fecha emblemática para la clase trabajadora, como momento oportuno para consumar es “sueldicidio”.

Para marzo, luego de un aumento de 64 % hace escasos 60 días, el ingreso mínimo había perdido 95 % de su poder adquisitivo desde que el presidente llegó al poder en 2013.

Con el último aumento de casi 100 %, ese 5 % se reduce a menos de 2 %. En términos de un dólar libre o negro, único al que pueden acceder los meros mortales, estamos hablando de USD por mes luego del aumento. Eso se traduce en unos 13 centavos de dólar diarios.

La cifra de umbral de la pobreza del Banco Mundial es USD $1.90 diario, es decir 15 veces el ingreso mínimo venezolano. Calcule usted qué porcentaje de la población pudiera ganar más de 15 ingresos mínimos y podrá darse cuenta de cuan eficiente han sido las presentes políticas económicas en lo que empobrecer a una nación rica en recursos humanos y materiales se refiere.

Pero el problema es más serio todavía, porque con el último aumento el perro, que llevaba años tratando de morderse la cola con aumentos contradictoriamente empobrecedores, por fin logró hacerlo. La fuente de ingreso para sufragar este aumento en el sector público será exclusivamente la impresión de más dinero electrónico e inorgánico, que prácticamente garantiza que los próximos aumentos tengan que ser mayor en porcentaje y en frecuencia, pero a la vez mas empobrecedores aún si es que eso es posible, porque de USD $0.13 diarios no hay mucho margen paras seguir cayendo.

A estas alturas le debe quedar claro hasta al súper-asesor gubernamental, Serrano Mancilla que este colapso salarial no se revierte por el camino que se va, sino con un giro de 180 grados por la vía de una reforma monetaria integral. ¡Pero ojo! Porque hay reformas de reformas.

Desde las propias filas del pensamiento económico ortodoxo, surgen propuestas, hechas o respaldadas por economistas respetados y respetables, en el sentido de que el tenor que deben tomar estas reformas es acudir a los organismos de financiamiento internacionales para que respalden la defensa de “un bólivar subvaluado durante dos décadas” (Miguel Rodríguez Fandeo dixit) que permita que actividades industriales distintas a los hidrocarburos puedan surgir y volverse competitivos. Si el perro ahora se muerde la cola, esa estrategia puede llevarlo a comerse sus entrañas.

Bolívar subvaluado, fue lo que se intentó en 1989. Y cuando se habla de ello, lo que se está diciendo es que se va a aprovechar la mano de obra artificiosamente barata que permite que las industrias se vuelvan competitivas. Moneda subvaluada también es la que tuvo Colombia por 20 años casualmente, y que les trajo las FARC y varias crisis bancarias. Pareciera que a un salario de USD $0.13 diarios no queda mucho margen para esa estrategia económica.

Tal vez deberíamos vernos en el espejo de quienes usaron otras armas para lograr competitividad. No me refiero solo a Ecuador, sino también a Alemania; en 1948 iniciaron su reforma, con un Marco a 4.5 por dólar. De ahí en adelante el “milagro alemán”, en una economía social de mercado con concertación tripartita, logró que la productividad fuera en aumento permanente y que el Marco se REVALUARA durante todo el período de posguerra hasta llegar a una paridad de 1,60 Marcos por $ en el momento de “euroización” de esa moneda en 1999.

Por demás, proponer a estas alturas un esquema de sub-valuación, por muy benigno y subrepticio que sea, asume que nuestras clases trabajadores no hayan aprendido la lección de que los principales perdedores en la manipulación monetaria artificiosa son ellos.

Latinoamérica debe sancionar a Maduro por Sabrina Martín – Panampost – 7 de Mayo 2018

mike-pence-venezuela-oea.jpg

El vicepresidente estadounidense urgió a las naciones presentes a cumplir con tres medidas fundamentales contra el régimen de Nicolás Maduro

Mike Pence a la OEA: “El objetivo es restaurar la democracia de Venezuela. Pero hay que hacerlo rápido” (Flickr)

Por primera vez el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, se dirigió a más de dos docenas de países en la Organización de Estados Americanos (OEA) donde anunció nuevas sanciones contra tres presuntos narcotraficantes relacionados con la dictadura en Venezuela.

En su histórico discurso, Pence urgió al régimen de Nicolás Maduro a suspender las fraudulentas elecciones que se llevarán a cabo el próximo 20 de mayo, y donde está previsto que este sea reelecto como mandatario en un ambiente electoral sin garantías democráticas ni un Consejo Nacional Electoral imparcial.

Asímismo urgió a las naciones presentes a cumplir con tres medidas fundamentales contra el régimen de Nicolás Maduro: En primer lugar, interrumpir las actividades de los líderes venezolanos corruptos relacionadas con lavado de dinero; segundo, prohibir las visas a funcionarios del chavismo que respaldan la dictadura; y por último, hacer que Nicolás Maduro “rinda cuentas por destruir la democracia en Venezuela”.

No es la primera vez que Estados Unidos urge a los países de la región a emitir sanciones y ser más frontales ante la dictadura de Maduro, pero si en la que el vicepresidente lo hace con tal contundencia ante los países de la OEA.

“Sé que llegará el día como Simón Bolívar declaró, un pueblo que ama la libertad al final del camino será libre, sé que Venezuela será libre una vez más”.
A continuación las claves del discurso del funcionario estadounidense:

1) Hacer cumplir la Carta Democrática: En su discurso Pence resaltó que la Carta de la OEA establece como requisito que las naciones miembros sean libres y democráticas, razón por la cual instó a los países a suspender y expulsar a Venezuela de dicho organismo.

“Cuando el pueblo pierde su voz, su voto, pierden su vida. Es hora de activar la Carta Interamericana (…) los nubarrones de la tiranía siguen sobre nosotros. (…). Las semillas de la dictadura cubana rinden fruto en Nicaragua y Venezuela.”

“Hacemos un llamado a que suspendan a Venezuela de la OEA (…) esta es una institución dedicada a la democracia. Una Venezuela pacífica y estable es lo que más le conviene a nuestro hemisferio. El pueblo de Venezuela merece la democracia”, sentenció.

2) Tiranía en exhibición: El vicepresidente de Estados Unidos señaló que en Venezuela la dictadura y la tiranía se encuentran en plena exhibición. Responsabilizó a Nicolás Maduro por cada uno de los males que aquejan al país suramericano.

“En Venezuela la tiranía se encuentra en plena exhibición, y el responsable es Nicolás Maduro. Maduro solo ha dado a Venezuela sufrimiento. Las oportunidades se han evaporado, 9 de cada 10 viven en pobreza”.

“Maduro les prometió seguridad, pero Venezuela se ve plagada de caos y dlincuencia, prometió renovada grandeza, pero solo le ha dado a esa nacion sufrimiento”, señaló.

El funcionario estadounidense resaltó que Maduro logró el “éxodo transfronterizo más grande del hemisferio” con la huida de almenos 5.000 venezolanos por día.

3) Las elecciones son una farsa: “Ya Maduro ha dado señales de que recurrirá al totalitarismo para manipular las elecciones, no habrá una verdadera elección en Venezuela y el mundo lo sabe, será una elección falsa con un resultado falso”, señaló Pence.

Agregó que Maduro se ha asegurado que con su gobierno el narcotráfico y el terror perduren y que por esa razón es que busca perpetuarse en el poder.

“Hoy hago un llamado a Nicolás Maduro para que suspenda estas elecciones simuladas y realice elecciones reales, libres, justas, transparentes, y le dé al pueblo de Venezuela las elecciones democráticas que se merece”.

4) “Estados Unidos no se quedará ocioso mientras Venezuela se viene abajo”: En su discurso, Pence anunció nuevas sanciones a funcionarios vinculados con el narcotráfico en Venezuela.

Aunque no mencionó los nombres, en paralelo el Departamento del Tesoro publicó los nombres de los involucrados con las diferentes empresas.

“Estados Unidos está dispuesto a hacer más para apoyar al pueblo venezolano”, sentenció.

5) “Maduro entorpece la ayuda humanitaria”: “Toca la ayuda humanitaria, y hay un hombre que entorpece todo esto. Durante meses Maduro se ha negado a permitir ayuda humanitaria, ha llegado el momento de abrir Venezuela a la ayuda internacional y hágalo ahora”, instó Pence a Maduro.

En su discurso el funcionario agradeció a las naciones que ayudan a los venezolanos que huyen y a aquéllas que han tomado medidas y sanciones contra la dictadura.

6) Consenso internacional: Pence anunció que existe un consenso internacional para hacer que Maduro rinda cuentas a nivel internacional y exigió a las naciones presentes que asuman nuevas medidas para seguir presionando a la dictadura.

“Ha llegado el momento de hacer más, cada país que está aqui debe tomar medidas, hago un llamado a todas las naciones a tomar tres medidas concretas”

1. Que el sistema financiero no permita el lavado del dinero de líderes corruptos.
2. Que se suspendan las visas y tránsito a los funcionarios y líderes del régimen de Maduro no entren en sus países
3. Que Maduro rinda cuentas por destruir el pueblo de Venezuela.

“El objetivo es restaurar la democracia de Venezuela. Pero hay que hacerlo rápido”, señaló.

Pence denuncia “oscura nube de tiranía” sobre Cuba y Nicaragua

El vicepresidente estadounidense aprovechó la oportunidad para denunciar que Cuba ha sido la culpable de la exportación de su ideología fallida en otro países de la región y aseguró que su país no va a seguir administrando sus servicios de inteligencia.

“El día de hoy la semilla de la tiranía cubana rinde frutos en Nicaragua y Venezuela (…) estamos con el pueblo y la libertad de Cuba¡Qué viva Cuba libre!”, dijo

Asimismo, Pence hizo enfasis también en la situación del pueblo nicaragüense lamentando y condenando las acciones del régimen de Daniel Ortega.

“El pueblo de Nicaragua merece algo mejor que esa represion que empeora”, dijo el vicepresidenta al mismo tiempo en que instó al Gobierno a que permita que la Comision Interamericana de Derechos Humanos entre a Nicaragua para investigar los terribles hechos violentos que han dejado más de 60 fallecidos y unos 400 heridos en el marco de la ola de manifestaciones gubernamentales.

Con contribución de Karina Martín

Nicolás Maduro y la banalidad del mal por Moisés Naím – El País – 5 de Mayo 2018

Este artículo desmonta, una a una, las afirmaciones que el presidente de Venezuela defendió en una tribuna reciente publicada en este periódico
1525448443_754172_1525451555_noticia_normal_recorte1.jpg
Que la maldad puede ser banal ya nos lo explicó Hannah Arendt. Después de asistir al juicio contra Adolf Eichmann en 1961, Arendt escribió que su principal sorpresa fue descubrir lo anodino que era ese monstruoso ser humano. Este oficial de las SS fue uno de los principales organizadores del Holocausto, en el que fueron asesinados más de seis millones de niños, mujeres y hombres. Arendt cuenta que Eichmann no era muy inteligente; no pudo completar los estudios secundarios o la escuela vocacional y solo encontró empleo como vendedor itinerante gracias a los contactos de su familia. Según Arendt, Eichmann se refugiaba en “frases hechas, clichés y el lenguaje oficial”. Uno de los psicólogos que lo examinó reportó que “su única característica inusual era ser más normalen sus hábitos y en su lenguaje que el promedio de la gente”.

Por supuesto que hay grandes diferencias entre Adolf Eichmann y Nicolás Maduro. Pero también similitudes. A Maduro tampoco le fue muy bien en los estudios o en su vida laboral y sus tropiezos gramaticales siguen haciendo las delicias de quienes lo siguen en redes sociales. Las “frases hechas, clichés y el lenguaje oficial” saturan su vocabulario. Su banalidad es ya legendaria.

El presidente de Venezuela acaba de publicar un muy revelador artículo de opinión en EL PAÍS. En él documenta su mendacidad, confirma su banalidad y despliega su inmensa crueldad.

Comienza afirmando: “Nuestra democracia es distinta a todas. Porque todas las demás… son democracias formadas por y para las élites”. Resulta que la opulenta élite creada por Hugo Chávez, y perpetuada por Nicolás Maduro, lleva dos décadas enriqueciéndose ilícitamente y ejerciendo el poder de manera nada democrática. Su control sobre todas las instancias es absoluto. Un ejemplo: entre 2004 y 2013, el Tribunal Supremo de Justicia dictó 45.474 sentencias. ¿Cuántas de estas fallaron en contra del Gobierno? Ninguna.

Maduro continúa: “La revolución cambió y se volvió feminista. Y entre todos y todas decidimos remover la violencia machista de nuestro sistema de salud y empoderar a las mujeres a través del programa nacional de parto humanizado”. Según la prestigiosa revista médica The Lancet, la mortalidad de las madres en Venezuela en los últimos años ha aumentado un 65% y la mortalidad infantil, en un 30%. ¿Parto humanizado y feminista?

El año pasado, el 64% de la población perdió, en promedio, 11 kilos de peso por falta de comida

Pero Nicolás Maduro no solo se preocupa por las madres. También lo angustian los jóvenes: “Hace 20 años, antes de nuestra revolución bolivariana, era normal echar la culpa de la cesantía de los jóvenes a los propios jóvenes… que por flojos merecían una salud paupérrima, sueldos de hambre y vivir sin techo. Pero con nosotros en el Gobierno la cosa cambió…”. En esto el presidente tiene razón, la cosa cambió: ahora el poder de compra del salario mínimo es un 94,4% más bajo de lo que era en 1998. En la práctica, el salario mínimo “en la calle” es de poco más de tres dólares al mes (2,5 euros). Un mes de salario mínimo “oficial” solo alcanza para comprar dos kilos de pollo. Y ni siquiera todos lo alcanzan. Una enfermera que trabaja por su cuenta, por ejemplo, gana el equivalente de seis centavos de dólar al día. Pero hay más: los jóvenes que tanto preocupan al presidente son las víctimas más frecuentes del desenfreno criminal que sacude al país. Venezuela sufre uno de los más altos índices de asesinatos del mundo. ¿Qué ha hecho Maduro al respecto? Nada.

Naturalmente, la prioridad del presidente es el pueblo: “… Es esencial que la economía esté al servicio del pueblo y no el pueblo al servicio de la economía… La economía es el corazón de nuestro proyecto revolucionario. Pero en mi corazón está primero que todo la gente”. Esa gente que puebla el corazón del presidente está siendo diezmada por la primera hiperinflación latinoamericana del siglo XXI y por la falta de alimentos, medicinas y productos básicos. Según el Fondo Monetario Internacional, los precios subirán un 13.000% este año. El año pasado, el 64% de la población perdió, en promedio, 11 kilos de peso por falta de comida. Este año el desabastecimiento es aún peor y hay severos racionamientos de agua y electricidad. Menos mal que la economía que preside Maduro está al servicio del pueblo. ¿Cómo sería si no fuese así?

Además de desplegar su liderazgo económico y social, el presidente de Venezuela usa su columna para reafirmar sus credenciales democráticas: “Para nosotros solo hay libertad y democracia cuando hay un otro que piensa distinto al frente, y también un espacio donde esa persona pueda expresar su identidad y sus diferencias”. Para centenares de presos políticos, ese “espacio” es una celda inmunda donde viven hacinados en condiciones inhumanas y donde algunos de ellos son regularmente torturados, tal como lo han denunciado todas las organizaciones internacionales de derechos humanos. En la Venezuela de Chávez y Maduro, pensar distinto se volvió muy peligroso.

Un mes de salario mínimo “oficial” solo alcanza para comprar dos kilos de pollo. Y ni siquiera todos lo alcanzan

Para profundizar en la democracia que reina en su país, Maduro ha convocado elecciones anticipadas y es uno de los candidatos con más posibilidades de ganar, a pesar de que sus votantes se están muriendo de hambre: “Nos hemos empeñado con pasión en transparentar, en respetar y en hacer respetar las leyes electorales para las elecciones del próximo 20 de mayo… Y ese proceso será limpio y modelo…”. El pequeño detalle que omite el presidente y candidato es que 15 Gobiernos de América Latina, más la Unión Europea, Estados Unidos y Canadá han denunciado como fraudulentos los inminentes comicios y han declarado que no reconocerán sus resultados. Maduro el demócrata inhabilitó a los principales partidos de la oposición; sus candidatos más populares están presos, exiliados o descalificados, y no permite que observadores internacionales independientes monitoreen el proceso electoral. Pero el presidente no está solo. La gran democracia rusa mandará un equipo de observadores para garantizar la pulcritud del proceso. Cuba y Nicaragua también.

Es muy revelador que, en su larga columna, Maduro no haya dedicado ni una línea a comentar sobre el infierno que están viviendo los venezolanos. En las encuestas que miden la felicidad expresada por la gente en distintos países, Venezuela solía estar en los primeros lugares. Hoy es uno de los lugares más infelices del mundo; ocupa la posición 102 entre 156 países encuestados. Los millones de venezolanos que han abandonado su tierra tampoco merecen comentario alguno de Maduro.

Y es que una de las peculiaridades más indignantes del régimen de Chávez y Maduro es la criminal indiferencia que han mostrado ante el sufrimiento de los venezolanos que ellos dicen amar. La indolencia, el desinterés, la pasividad con los cuales Maduro trata las trágicas crisis que crecen y se multiplican, matando a diario cada vez a más venezolanos, parecieran no afectarlo, no motivarlo a actuar, a buscar ayuda. Es al contrario: Maduro niega que Venezuela sufra una crisis humanitaria y no permite la ayuda internacional que podría ya haber salvado miles de vidas.

Sí; Maduro es banal. Pero también letal.

La ciudad más barata por Marco Negrón – TalCual – 21 de Abril 2018

Caracas.jpg
Según el informe de este año del Economist Group, después de Damasco, la infortunada capital siria envuelta en una guerra civil cruenta e interminable, Caracas es la segunda ciudad más barata del mundo. No hace nada, sin embargo, los análisis de la Unión de Bancos Suizos (UBS) la colocaban en el extremo opuesto: en 2009, por ejemplo, ella ocupaba el puesto 12 entre las ciudades más caras del mundo, inmediatamente después de Munich y 30 posiciones por encima de Sao Paulo, la ciudad latinoamericana que más se le acercaba.

Esta cifra, calculada sobre la base de tipos oficiales de cambio que sobrevaloraban abiertamente la moneda nacional (entre BsF 2,6 y 4,3 / USD), contrastaba de manera estridente con la referida al poder adquisitivo de los hogares donde la supuestamente rica Caracas caía al puesto 61, el penúltimo entre las urbes latinoamericanas analizadas: se creó así la paradoja de una ciudad que calificaba entre las más caras del mundo pero contaba con una de las poblaciones más pobres de la región. Ese mismo año o el siguiente la UBS decidió excluir a Caracas de sus análisis porque el creciente desorden cambiario hacía prácticamente imposible cualquier cálculo confiable, la base, no está de más recordarlo, de una economía razonablemente moderna.

Las cifras que ahora presenta el Economist Group revelan la verdad de los hechos: la Caracas del socialismo bolivariano, más que una ciudad cara o barata, es en verdad una de las ciudades más atrasadas y pobres del mundo. La “ciudad socialista”, que algunos paniaguados del régimen pretendieron infructuosamente definir durante estos años, resultó ser finalmente eso: una que se hunde con sus habitantes en los tremedales del atraso y la miseria. Es una proeza perversa que en el país más urbanizado de la región reaparezcan, en sus ciudades metropolitanas y en pleno siglo XXI, las enfermedades que asolaron al medio rural de la Venezuela del siglo XIX y que la sabiduría, tesón y generosidad de una legión de héroes civiles, apoyados, justo es decirlo, en la emergente riqueza petrolera, había logrado erradicar al menos eso se creía- hace más de 70 años.
Pero también, ahora bajo el nombre de “moneda comunal”, ha reaparecido en nuestras ciudades la “ficha”, la moneda con la que se pagaba a los peones de las plantaciones del siglo XIX, de circulación restringida a la propia hacienda y que terminaba atando a ella al trabajador formalmente libre.

Cabalgando sobre el vertiginoso desarrollo de la globalización y las nuevas tecnologías, el mundo atraviesa una transición de dimensiones épicas, sin parangón en la historia y cuyo epicentro son las ciudades metropolitanas, montadas sobre sistemas en red cada vez más inteligentes y compitiendo por construir ambientes urbanos de la más alta calidad, capaces de atraer el recurso clave que sustenta el desarrollo de las sociedades del siglo XXI: el talento, la creatividad, la capacidad de innovar.

Es obligación de los caraqueños impedir que los “mineros del Guaire”, que se sumergen en aguas putrefactas en su desesperado intento de supervivencia, se conviertan en la perfecta metáfora de una sociedad que se creyó llamada a otros destinos y que hoy, frente a la mirada catatónica de quienes se han adueñado del poder, está asediada en todos los frentes.

Para ello no basta con desalojar a la funesta nomenklatura: además es esencial recuperar la ruta del crecimiento sostenible, un objetivo hoy inalcanzable sin el protagonismo de las ciudades. Y la construcción de esa ciudad futura, tan distinta de la actual, no puede esperar hasta mañana: pese a las enormes barreras, debe continuar todos los días; como mínimo en el pensamiento ciudadano y con la vista puesta en recuperar el talento fugado

Los cinco años del presidente Nicolás Maduro en el poder por Ysabel Fernández – Venepress – 19 de Abril 2018

Se pasó de inflación a hiperinflación, aumentó la pobreza y la popularidad del chavismo cayó

El presidente de la República Nicolás Maduro Moros, cumplió cinco años de su llegada al poder en Venezuela. Hoy este país no es el mismo que Hugo Chávez dejó, ya que en la gestión del sucesor del comandante se refleja más pobreza, corrupción, escasez, inflación y prácticamente el desplome de la economía venezolana.
1524172918_En_cifras-_Los_cinco_años_del_presidente_Nicolás_Maduro_en_el_poder1524172918063.png

De inflación a hiperinflación

Aunque a nivel gubernamental no se publica actualmente la cifra de inflación (que se presume que es alarmante) hay instituciones que de manera responsable e independiente si han expuesto algunos datos que permiten comparar cómo se ha desmejorado la calidad de vida de los venezolanos.

Según el Informe Anual de Provea los índices de inflación en el 2012 eran de 20,1% pero cinco años después, durante el mandato de Nicolás Maduro, la inflación fue más allá derivado en hiperinflación de 2.616% según datos de la Asamblea Nacional.

Más pobreza

La pobreza cada día se hace más evidente, basta con salir a una calle en Venezuela y se puede observar a niños, adultos, jóvenes y hasta familias hurgando en la basura para conseguir algún alimento.
1524172918_En_cifras-_Los_cinco_años_del_presidente_Nicolás_Maduro_en_el_poder1524172918509.jpg
Conforme a las cifras del Instituto Nacional de Estadísticas, el sucesor de Chávez inició su mandato con 30% de hogares venezolanos en condición de pobreza, ahora oficialmente no se publican estas cifras. Según la Encuesta de Condiciones de Vida de (Encovi) que se aplica desde el 2014, la proporción de hogares en condición de pobreza aumentó de 48,4% a 87% en 2017. La pobreza extrema también ha ido en ascenso en 2014 se ubicó en 23,6% en 2017 se situó en 61,2%.

El estudio reveló que en 2017 cada 6 de 10 venezolanos perdieron en promedio 11 kilos de peso por hambre.

Menos producción

Al revisar el comportamiento del Producto Interno Bruto (PIB) el país registró la mayor caída que se haya presentado en su historia. Tomando como referencia el Fondo Monetario Internacional (FMI) la economía venezolana se contrajo 40% entre 2014 y 2017. El panorama no es alentador ya que el FMI proyecta una caída -15% para el 2018.

Según las cifras de la OPEP en los últimos cinco años Venezuela contrajo 54% la producción de barriles de petróleo diarios, de dos mil 389 millones durante el año 2013 pasó a mil 509 millones en marzo de 2018.

María Carolina Uzcátegui presidente de Consecomercio señaló que desde 2012 a 2017 casi el 60% de los comercios cerraron por la severa crisis económica.

Conindustrias precisó que para el segundo trimestre de 2013 las industria nacional trabajaba a un nivel de 53,9% de su capacidad instalada, ya para el segundo trimestre de 2017 trabajó a 34,8% de su capacidad instalada.

Popularidad “en el peor momento”

Aunque el panorama es sombrío el mandatario Nicolás Maduro aspira a la reelección, a pesar que su popularidad está en el peor momento, su nivel de simpatía con los electores se ubicó entre 18% y 25%, según expresó el presidente de la consultora Datanálisis Luis Vicente León, aunque esto no se traduce que perderá los comicios presidenciales.

Cero Cero Cero por José Toro Hardy – RunRunes – 24 de Marzo 2018

toro_hardy-640x330La inflación es uno de los males más perversos que pueden afectar una economía y, la hiperinflación, es su estadio más maligno. Es tanto el sufrimiento humano que causa esta patología que la inmensa mayoría de los gobiernos del mundo se han empeñado, con éxito, en erradicarla como a la viruela.

Venezuela sufre la hiperinflación más alta del mundo. No comprende el régimen el monstruo que ha creado. Si la inflación promedio mensual fuese a lo largo del año del orden del 85% (como lo ha sido en los tres últimos meses) la inflación del 2018 superaría un 100.000%. Sería la mayor en toda la historia a del Hemisferio Occidental.

“La causa más próxima de la inflación” –afirmaba Milton Friedman, premio Nobel de Economía- “es siempre y en todas partes la misma: un incremento demasiado rápido de la cantidad de dinero en circulación con respecto a la producción”.

Eso es lo que ocurre en Venezuela. La cantidad de dinero sin respaldo que emite el BCV para financiar el déficit fiscal y el déficit en el flujo de caja de PDVSA crece vertiginosamente. A su vez, el PIB no hacen otra cosa que decrecer. Ha alcanzado el nivel que tenía en 1955 cuando la población apenas superaba los 6 millones de habitantes y hoy tenemos 31,5 millones; es decir, el empobrecimiento por habitante es abismal. La producción petrolera se ha reducido en un 59% en apenas 14 meses y la producción de alimentos ha caído en más de un 50% en menos de tres años.

Asombrosamente, nuestros gobernantes pretenden resolver el empobrecimiento y la inflación recurriendo a procedimientos de maquillaje: quitándole tres ceros al bolívar.

Ya Chávez lo hizo hace algunos años y el fracaso fue rotundo, tal como se le había advertido. Esta esta vez será mucho peor porque las condiciones del país también lo son. La reconversión monetaria que anuncia el régimen sólo trata de esconder la enfermedad en lugar de curarla.

La reconversión consiste en eliminar tres ceros y cambiarle el nombre a la moneda que pasará a llamarse de “bolívar fuerte” a “bolívar soberano”. ¡Soberana estupidez! Pregonan a diestra y siniestra que las cosas valdrán “tres ceros menos”. Lamentablemente no dicen que también los sueldos tendrán “tres ceros menos”.

Si no se atacan las verdaderas causas que generan la inflación, me atrevo a vaticinar que ocurrirá lo mismo que ya ha ocurrido en muchos países latinoamericanos. Entraremos en ciclos interminables de cambios de moneda y eliminación de ceros.

Veamos la experiencia de la Argentina. En 1970 al Peso Moneda Nacional (como se llamaba la moneda del país) le quitaron 2 ceros y le cambiaron el nombre a Peso Ley. En 1983 le quitan 4 ceros más y pasó a denominarse Peso Argentino. En 1984 nuevamente le eliminan 3 ceros y le cambiaron el nombre a Austral y en 1992 una vez más le quitan 4 ceros y pasó a llamarse Peso Convertible. Un Peso Convertible de 1992 equivalía a 10 billones (millones de millones) de pesos de los que circulaban en la Argentina en 1970 y la inflación alcanzaba a un 3.000% al año. Los gobiernos argentinos caían como barajitas.

El caso de Brasil fue similar. En 1967 a la moneda brasileña le quitan 3 ceros y le cambiaron el nombre de Cruceiro a Cruceiro Nuevo. En 1986 le vuelven a quitar 3 ceros y pasa a denominarse Cruzado. En 1989 una vez más le eliminan 3 ceros y le cambian el nombre a Nuevo Cruzado. En 1992 retoman el nombre de Cruceiro. En 1993 nuevamente eliminan 3 ceros y le cambiaron el nombre a Cruceiro Real y en 1994 la nueva moneda pasa a llamarse Real, que equivalía a 2.750 Cruceiros Reales. Un Real de 1994 representaba 27,5 billones (millones de millones) de Cruceiros de 1967. A pesar de todos esos cambios, la inflación en Brasil superaba el 2.700% al año. Abundaron dictaduras y gobiernos militares. Sólo a raíz de la designación de Fernando Henrique Cardoso como Ministro de Hacienda y y la implementación que hace del Plan Real, Brasil logra superar aquellas locuras. Aquello le valió a Cardoso la elección y después como presidente del Brasil. Después … bueno después vino Lula.

Dios nos agarre confesados.

Venezuela y el hambre en el socialismo por Carlos Sabino – Panampost – 17 de Marzo 2018

Los ciudadanos están inconformes, desean que acabe la terrible situación que soportan, pero no tienen medio alguno para cambiarla.

En el socialismo el hambre del pueblo es un recurso político que usan los gobernantes para que la población permanezca sometida (EFE).

Durante mucho tiempo escuché a toda clase de personas advertir que, si la economía de Venezuela seguía empeorando, la gente se iba a rebelar espontáneamente y acabaría por derribar al gobierno. “Van a bajar los cerros”, se decía ominosamente, aludiendo a que las personas más pobres, en Caracas, viven en lo que se llaman “los cerros”, zonas de deterioro urbano. Pero nada parecido ha sucedido y la dictadura socialista de Maduro sigue allí, incólume, desafiando toda crítica y todos esos pronósticos.

Chávez introdujo precios máximos para los productos de primera necesidad e impuso severos controles a los intercambios en moneda extranjeras en 2003, rompiendo así, inicialmente, los equilibrios básicos del mercado. A medida que los precios oficiales se fueron distanciando de los que hubieran resultado de un intercambio libre, algunos artículos comenzaron a escasear. Los dólares, manejados por el estado, empezaron a no resultar suficientes por el dispendioso manejo de las finanzas públicas y, mucho más aún, cuando los precios del petróleo terminaron su ascenso y entraron en una curva descendente. El gobierno asumió la tarea de importar y distribuir artículos de primera necesidad, mostrando una enorme ineficiencia, mientras muchos productos se importaban fuera de los canales oficiales.

Como los dólares escaseaban cada vez más, pero el gobierno emitía bolívares a discreción, se produjeron dos fenómenos que siempre ocurren en circunstancias semejantes: el dólar que se transaba libremente se fue haciendo más caro, alejándose del precio oficial, mientras que los productos no regulados comenzaron una espiral inflacionaria cada vez más intensa.

Todas estas medidas llevaron a precios cada vez más altos y a un desabastecimiento muy pronunciado, mientras el gobierno repartía productos subsidiados a la gente. Pero no a toda la gente: solo a sus partidarios, pues exigió que los beneficiarios de las mercaderías subsidiadas obtuvieran el llamado “carnet de la patria” y mostraran su lealtad de muchas maneras diferentes al presidente Nicolás Maduro, que ocupó ese cargo luego de la muerte de Chávez.

Hoy la inmensa mayoría de los venezolanos viven en la pobreza y, para ellos, la situación es realmente desesperada. No pueden comprar los productos no regulados, porque una hiperinflación del 13,000% los pone fuera de su alcance, ni reciben oportunamente lo poco que les ofrece el gobierno. El hambre se ha extendido al punto de que mueren diariamente muchas personas, sobre todo niños y enfermos, y la población en promedio ha perdido más de 10 kilos de peso corporal.

La gente ha salido a manifestar durante varios meses del año pasado y se han registrado tumultos y saqueos, pero el gobierno, imperturbable, sigue allí. En una democracia más o menos normal, aun cuando sea muy imperfecta, el presidente hubiera tenido que renunciar: no hubiese soportado las críticas, o el congreso lo hubiera destituido o –en fin- se hubiese encontrado alguna salida: un gobierno que lleva al hambre y la miseria generalizados no puede subsistir por mucho tiempo. Pero en Venezuela no. Muy diferentes son las cosas en el socialismo.

En el socialismo el hambre del pueblo es un recurso político que usan los gobernantes para que la población permanezca sometida. Los ciudadanos están inconformes, desean que acabe la terrible situación que soportan, pero no tienen medio alguno para cambiarla. No solo porque el estado reprime sin piedad cualquier intento de cambio sino porque además tienen que pasar buena parte del día haciendo colas, buscando qué comer y haciendo todo lo que el gobierno les diga para poder sobrevivir. Una población hambreada, que no encuentra el modo de alimentar a sus hijos, no está en condiciones de emprender una lucha política contra quienes, precisamente, la han llevado a tal estado.

Por eso ha sobrevivido la larga dictadura de los hermanos Castro en Cuba, por eso en Corea del Norte y, antes, en la Unión Soviética, los comunistas han podido sostenerse varias décadas en el poder. Porque la combinación entre hambre y represión es sumamente eficaz para someter a los pueblos y permitir que una pequeña fracción de la población goce de todos los privilegios mientras la mayoría sobrevive en precarias condiciones.

La dictadura socialista de Nicolás Maduro, como lo hemos dicho muchas veces, no acabará porque la gente salga a protestar ni por medio de unas elecciones que el régimen siempre controlará. Solo la fuerza, de un modo u otro, podrá terminar con ese estigma que hoy avergüenza a nuestro continente.

Encuesta sobre condiciones de vida y pobreza en Venezuela – ENCOVI – Febrero 2018

Encovi, el espejo ante el cual Maduro no quiere asomarse por Xabier Coscojuela – TalCual – 23 de Febrero 2018

Los datos que revela la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida de la Población Venezolana vuelven a demostrar que las políticas sociales, de las que tanto se enorgullece el chavismo, son un fraude, una estafa, una farsa, un fracaso descomunal. Pura propaganda para engañar a algunos en el país y a muchos alrededor del mundo. Los pobres hoy son más y son más pobres luego de 19 años de chavismo en el poder.

2-85.jpg
Lo más dramático es que esta grave situación se produce después de haber contado con ingresos petroleros que bien utilizados pudieron haber permitido al país superar buena parte de sus carencias. Sin embargo, el despilfarro, el derroche y la corrupción, unidas a la ineficiencia desperdiciaron una oportunidad de oro.

El fiscal de facto dijo esta semana que en los casos de corrupción que investiga se perdieron 15.000 millones de dólares, imagínense a cuánto llegará ese monto cuando se investigue a todos los grupos chavistas. Serán cifras que batan records mundiales, porque en Venezuela hubo gobiernos corruptos, pero en ese renglón el chavismo es campeón indiscutible.

La pobreza por ingresos subió más de 5% para llegar a 87%. Desde 2014 los hogares en situación de pobreza crecieron 38%, 9 de cada 10 venezolanos no pueden pagar su alimentación diaria, casi un tercio de la población no se mete las tres papas diarias, la tasa de homicidios en Venezuela se ubicó en 89 por cada 100 mil habitantes, 345% más que en el año 1998. Solo 19% de las mujeres embarazadas en el estrato más pobre se controla desde el primer mes de gestación. ¿Dónde quedó Barrio Adentro?
info-editorial.jpg

La radiografía hecha por las universidades Central de Venezuela, Católica Andrés Bello y Simón Bolívar comprueba el desmadre del país que cualquier ciudadano padece. Dentro de esta estafa descomunal que es el chavismo, una de sus mayores trácalas es esa de que el país era una potencia universitaria. Resulta que 60% de los jóvenes en edad universitaria no estudia en ninguna universidad.

Hay abundantes datos en esa encuesta. La inmensa mayoría de ellos muy negativos. Los programas sociales en cualquier parte del mundo para que sean efectivos tienen que mantenerse en el tiempo y, para ello, deben ser sostenibles, lo que obliga a contar con una economía sana. Ese no es el caso del país, gracias a las políticas gubernamentales.
Esta encuesta de Encovi vuelve a demostrar que el chavismo es una estafa. Que el socialismo del Siglo XXI solo le ha dado beneficios a los corruptos que lo lideran. Al pueblo llano de casualidad le llegan algunas migajas.

La Venezuela chavista y la suerte de los pobres por José Andrés Rojo – El País – 3 de Marzo 2018

Cuando un Gobierno abandona a los más necesitados, ha llegado la hora de que rinda cuentas

1520018494_765674_1520019486_noticia_normal_recorte1.jpg
La actitud de una parte de la gente de izquierda de España sobre Venezuela produce una infinita tristeza. Han decidido convertir lo que está pasando allí en un problema de aquí, de política interna, con lo que les interesa una higa lo que de verdad ocurre. Muchas veces su actitud es prepotente, resabiada, cínica. Construyen grandes discursos para echar paletadas de tierra sobre una realidad desoladora y consideran que todo vale bajo el barniz de las buenas intenciones.

Ya ha sucedido otras veces. Tras el triunfo de la revolución de octubre, fueron muchos lo que miraron a otra parte cuando algo rompía la imagen ideal que habían construido sobre el triunfo de la utopía comunista en la Unión Soviética. Así que resultaba latoso tener noticias sobre la suerte que corrían las personas que vivían allí. Mejor cultivar el cuento de las transformaciones profundas y la épica de la liberación. Los intelectuales tuvieron en esa tarea de ocultamiento y de justificación un papel muy activo.

No todo iba, sin embargo, a pedir de boca. A Osip Mandelshtam, por ejemplo, lo detuvieron en 1934 por escribir unos versos contra Stalin. A los cuatro años murió en Kolymá, en los campos de trabajo del Gulag. El sistema lo trituró sin mayores contemplaciones. Para muchos es uno de los mayores poetas rusos del siglo XX. Por lo que explica Igor Barreto en su último libro, hace un tiempo se encontró “en la parte alta del barrio de Ojo de Agua, en una zona llamada Monterrey”, con “un hombre alto, muy melancólico”. Era Osip Mandelshtam, tantísimos años después de su muerte en Siberia, de regreso al mundo en una zona marginal de favelas de Caracas. La vida te da sorpresas.

Cuenta Barreto que Mandelshtam se dedicó a leer los Cantos de Dante durante su cautiverio en las frías estepas. Y que de ahí salió un ensayo en el que reflexiona sobre el significado del tiempo. Lo que le interesa destacar es una de sus observaciones: “Aquí el presente puro está tomado como escapatoria. Totalmente separado del futuro y del pasado, el presente se conjuga como miedo, como peligro”.

El muro de Mandelshtam es un libro que pone los pelos de punta. El poeta venezolano Igor Barreto se ha encontrado con el poeta ruso en una de las zonas abandonadas de Venezuela y no han tenido inconveniente alguno en ocuparse de ese mundo donde reinan el miedo y el peligro. La pobreza es, por tanto, el asunto central de una exploración poética que recorre las zonas más oscuras y las experiencias más desoladoras de una gente condenada a sobrevivir en las peores condiciones. La violencia, la enfermedad, el vacío de ir sorteando las horas, los olores, la descomposición de toda esperanza, los estallidos de furia y la desoladora paz de la rendición, la muerte. Todo está ahí.

En uno de los poemas aparece una caja de madera en una vereda de Ojo de Agua. Al parecer en su interior está la definición de la pobreza, pero nadie consigue abrirla. Así que termina abandonada. “¿Qué interés pueden tener en una pobreza / que ya no les molesta?”, dicen unos versos. Y de pronto esas palabras adquieren una extraña resonancia. En Venezuela ha llegado el punto en que la pobreza ya no les molesta a los que gobiernan, ni les importa. Es el momento en que toca rendir cuentas. Y también la izquierda debería exigirlo. No hay otra.

 

A %d blogueros les gusta esto: