elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Petróleo

Compradores de petróleo venezolano cancelaron pedidos ante la exigencia de pagar en petros – El Nacional – 17 de Enero 2020

Nicolás Maduro anunció que desde el próximo lunes las tarifas portuarias se deben cancelar en petros

petros

Foto: Bloomberg

Algunos compradores de petróleo venezolano cancelaron sus pedidos, debido a la exigencia de pagar las tarifas portuarias en petros. Así lo dio a conocer Bloomberg.

La cantidad de pedidos cancelados supera el millón de barriles de petróleo.

Esta semana el régimen informó que las tarifas marítimas dejarán de cobrarse en euros, ya que será obligatoria la cancelación en petros. Dicha medida entrará en vigencia el próximo lunes.

La información publicada por Bloomberg reveló que los compradores detuvieron las compras por temor a ser sancionados por el gobierno de Estados Unidos.

Esto, por las sanciones impuestas por el Departamento del Tesoro contra el régimen madurista.

Particularmente, el uso del petro generó temor, debido a que sobre dicha moneda pesa una sanción, que fue impuesta en marzo de 2018.

Rusia obliga a Maduro a ceder el control del petróleo de Venezuela por David Alandete – ABC – 17 de Enero 2020

Una empresa del Kremlin comercializa un 75% de todo el crudo de Pdvsa y se cobra así una gran parte de la deuda millonaria contraída por el régimen

Sólo un país ha reconocido como legítima la operación de Nicolás Maduro del 5 de enero de tomar la Asamblea Nacional de Venezuela por la fuerza, tratando de sustituir a Juan Guaidó por el diputado sobornado Luis Parra. Ese país, Rusia, se ha convertido en apenas un año en el principal aliado del régimen chavista, asegurándose de que Maduro resiste en el poder a pesar de que Estados Unidos ha dictado varias rondas de duras sanciones y hasta 57 países han reconocido a Guaidó como presidente legítimo del país. El apoyo de Rusia al régimen de Venezuela no sólo es político o militar. Es, sobre todo, económico. Hoy, la empresa pública rusa Rosneft es el distribuidor mundial del mayor recurso natural de Venezuela y última fuente de liquidez del régimen: el petróleo.

La toma de control del crudo venezolano por parte de Rusia se ha producido en un periodo de tiempo vertiginoso. En julio apenas comerciaba el 40%, según la consultora Refinitiv Eikon. Un mes después había subido al 66%. A principios de 2020 ya llega al 75%, de acuerdo con una estimación de la diplomacia norteamericana. Rosneft ha montado un centro administrativo para la venta del crudo venezolano que opera en Panamá y en el que emplea a ex directivos de la petrolera estatal venezolana Pdvsa.

Cargueros de Grecia y Malta

De momento, Rosneft y Pdvsa trabajan juntos en seis plantas de extracción y tratamiento de crudo, entre ellas las de Petromonagas, Petrovictoria y Petromiranda. Tal es el nivel de implicación de Rosneft en la gestión de esos proyectos, que son los técnicos rusos los que desde hace unas semanas tratan directamente con los proveedores locales y las subcontratas, según un exdirectivo de Pdvsa consultado por este diario. La empresa rusa se vale principalmente de petroleros con bandera de Malta o Grecia para transportar el crudo venezolano a sus dos compradores principales: India y China. De forma habitual, Rusia subcontrata buques VLCC (siglas en inglés de «Carguero Muy Grande de Crudo»), con una capacidad de 300.000 toneladas, y Suezmax con una capacidad de hasta 200.000.

El embajador venezolano en Washington, el opositor al régimen Carlos Vecchio, cree que «la comunidad internacional debe hacer a Rusia responsable de sostener a la dictadura de Maduro. Su sostén es Rusia, que se ha convertido en el comerciante del petróleo venezolano. Es quien lo transporta, lo mercadea, y se cobra la deuda con ese crudo».

Desde 2006, Rusia ha financiado al régimen de Venezuela con préstamos y líneas de crédito por un valor estimado total de 15.000 millones de euros. Estos se han devuelto parcialmente, bien en dinero líquido o bien en crudo y otros recursos naturales como oro. En noviembre de 2017 el Kremlin aceptó reestructurar una deuda restante de 3.000 millones con pagos semestrales a lo largo de una década. No hay constancia de si el régimen abona esos reembolsos dentro de plazo. El más reciente vencía en otoño de 2019, con un importe adeudado de 180 millones.

Una parte de la deuda restante es la que Pdvsa ha contraído directamente con Rosneft. Al hacerse con el control de la distribución del crudo venezolano, Moscú ha logrado que Maduro pague una gran parte de esa otra deuda. A finales de 2017 la petrolera venezolana le debía a la rusa más 4.000 millones de euros. A mediados de 2019 esa cifra había bajado de los 1.000 millones. El régimen espera haber pagado la totalidad de la deuda con Rosneft a lo largo de 2020.

No sujetos a sanciones

Desde enero, la Casa Blanca ha aplicado varias rondas de sanciones sobre el crudo venezolano, y ha presionado a empresas que no son estadounidenses, como la española Repsol, para que se abstengan también de hacer negocios con el régimen. Los negocios de Rusia en Venezuela, sin embargo, no están sujetos a sanciones porque desde el punto de vista de Washington suponen pago de deuda contraída con anterioridad.

Eso no quiere decir que el Gobierno de EE.UU. vea con buenos ojos ese salvavidas que Vladímir Putin le ha lanzado a Maduro. Según Elliott Abrams, enviado especial de EE.UU. para la crisis en Venezuela, «en 2019, a medida que el régimen estaba cada vez más desesperado, se ha apoyado cada vez más en Rusia. Y el papel de Rusia en la economía, particularmente en la economía del petróleo, es cada vez más grande». Según Abrams, Rusia trata de borrar sus huellas en el comercio del crudo venezolano: «Lo comercializan, lo financian, lo ocultan, lo transfieren de barco a barco, cambian el nombre de los barcos y apagan los transpondedores, hasta le añaden diluyentes».

Oficina venezolana en Moscú

En marzo, Pdvsa abrió una delegación comercial en Rusia, tras cerrar la que tenía en Portugal. El traslado supuso una salida de la Unión Europea, después de que esta reconociera al opositor Guaidó como presidente interino del país, en un intento de presionar a Maduro para que dimitiera. En agosto se conformó la subsidiaria Pdvsa Rusia LLC. Maduro visitó a Vladímir Putin en Moscú el 25 de septiembre, y ambos hablaron del pago de la deuda, según sus portavoces.

Maduro ya había visitado a Putin en Moscú en diciembre de 2018 para asegurarse una inversión rusa de 4.500 millones de euros en la explotación de reservas de crudo en Venezuela y de 1.000 millones en la extracción de oro.

Se estima que Venezuela dispone de unos yacimientos con 300.000 millones de barriles de crudo, las mayores reservas del planeta. El régimen, sin embargo, ha llevado al país a una ruina sin precedentes, agravada por las sanciones de EE.UU. Si en 2006 Venezuela extraía 3,2 millones de barriles diarios, hoy esa cifra no supera ni los 700.000. Aun así, la venta de crudo sigue suponiendo un 95% de los ingresos totales por exportaciones del régimen.

 

As Maduro hangs on, US may rethink Venezuela oil sector waivers: Fuel for Thought – S&P Platts – 16 de Enero 2020

After nearly a year of sanctions on Venezuelan oil exports have failed to force President Nicolas Maduro from office, the US may effectively remove Chevron and other US companies from the South American nation, potentially quickening the collapse of the country’s oil sector.

The Trump administration may let a waiver allowing Chevron, Halliburton, Schlumberger, Baker Hughes and Weatherford International to continue certain work with PDVSA, outside of US sanctions, expire on January 22.

In October, the US Treasury Department extended that waiver, known as General License 8D, for three months. It was the second extension of that waiver, initially issued in January 2019, when the bulk of US sanctions on Venezuelan oil flows went into effect.

The waiver has been extended based on the argument that the presence of US companies is necessary to prevent the complete collapse of Venezuela’s oil sector, easing an expected recovery once Maduro was forced out of power.

But analysts with ClearView Energy Partners believe that Maduro’s persistent hold on power and his latest efforts to take over the National Assembly weaken the argument for allowing the waiver to stay in place. And, with a US presidential race approaching, the Trump administration may be “increasingly wary of the appearance of going soft on Maduro by offering sanctions leniency,” they said.

Some analysts believe that Venezuela’s oil output, which averaged 700,000 b/d in November, could plunge below 300,000 b/d if the waiver is allowed to expire, making this option an attractive one to Trump administration officials eager to ratchet up pressure on the Maduro regime.

Venezuela oil output

But this move will also come with a cost for the Trump administration and may, ultimately, prove ineffective.

Any decline in production may be short-lived if Rosneft, or another Russian or Chinese company, takes control of Chevron’s Venezuelan assets.

Analysts estimate that if Rosneft were to take over Chevron’s operations it could return output to current levels within 45 days.

Chevron, which has cautioned that ending the waiver could leave a post-Maduro government with an irrevocably damaged oil sector, has recently pushed the argument that an expired waiver would simply benefit Chinese and Russian companies, sources said.

“If Chevron is forced to leave Venezuela, non-US companies will fill the void and oil production will continue,” Ray Fohr, a Chevron spokesman, told S&P Global Platts this week.

Refiners move on
With the status of the waiver unclear, Elliott Abrams, State’s special representative for Venezuela, told reporters in Washington that the Maduro regime’s efforts to undermine democracy would be met with severe penalties from the Trump administration.

“We are looking at additional sanctions, personal sanctions, economic sanctions that we think will bring more pressure yet on the regime,” Abrams said.

Sanctions have become a frequent tool of reprimand for the Trump administration, with prohibitions on trade with Iran and North Korea and threats on more.

But US oil sanctions on Venezuela will soon be a year old and US refiners have moved on, importing their last Venezuelan barrel in May, according to the US Energy Information Administration. Yet Venezuelan President Nicolas Maduro remains in power.

Sanctions, analysts believe, may have run their course and the Trump administration may have limited options.

“There isn’t much more room for the administration to ratchet up sanctions against Venezuela, and increased sanctions would anyway be unlikely to spark Maduro’s fall,” said Lisa Viscidi, director of the Inter-American Dialogue’s energy, climate change and extractive industries program.

Analysts believe the next steps may include: new sanctions, targeting specific entities and individuals; an end of sanctions waivers; and legislation by the US Congress.

Secondary sanctions on the table
Analysts have long said the most significant action would be the imposition of secondary sanctions, with the US prohibiting all petroleum trade with PDVSA, Venezuela’s state-owned oil company, modeled after secondary sanctions the US has imposed on Iranian crude oil exports.

Secondary sanctions are “on the table,” Viscidi said.

Similarly, the US could directly sanction Rosneft, the Russian oil company currently facilitating the bulk of Venezuela’s petroleum exports.

Back in August, a senior Trump administration official told S&P Global Platts that the US was prepared to sanction Rosneft if it continued to trade crude oil and fuel with PDVSA.

But analysts believe the administration has been hesitant to impose sanctions on Rosneft, in addition to imposing broader secondary sanctions, because of the impact such a move may have on the larger global market.

“Of course the Trump administration has the option to apply secondary sanctions and target Rosneft, but it has proven to be very sensitive to the global repercussions that could entail,” said David Voght, managing director of IPD Latin America. “Rosneft is clearly bolstering Venezuelan exports, and consequently supporting production, but the company claims that it is doing so within the structure of US sanctions.”

Abrams with State told reporters that roughly 70% of current Venezuelan oil trade is currently handled by Russian companies, including marketing, financing and facilitating ship-to-ship transfers of oil in order to complicate surveillance.

Viscidi said with administration efforts failing to oust Maduro from office, the US Congress is likely to get more involved. One effort may be the Venezuelan Contracting Restriction Act (S. 1151) which was introduced by Senator Rick Scott, a Florida Republican, in April.

The bill would prohibit companies operating in Venezuela from contracting with the US government, forcing international oil companies operating in Venezuela to choose between Venezuela and access to the US market. Viscidi said she expects the bill will resurface sometime in 2020.

Reuters: Venezuela perdió un tercio de sus exportaciones de crudo en 2019 Reuters/El Nacional – 7 de Enero 2020

El mayor destino final de las exportaciones de crudo venezolano fue China, pero el mayor intermediario fue la petrolera Rosneft.

exportaciones

Foto: El Carabobeño

Las exportaciones petroleras venezolanas cayeron 32% en 2019, posicionándose en 1.001 millones de barriles diarios. Así lo reseñó Reuters, con base en datos revelados por Refinitiv Eikon e informes de Pdvsa.

«Falta de personal y capital de inversión golpearon la producción de crudo a su menor nivel en casi 75 años. Mientras, sanciones impuestas por Estados Unidos redujeron los mercados de exportación del país socio de la OPEP», señaló Reuters.

El descenso se originó pese a que los principales socios de Pdvsa compraron petróleo venezolano a través de intermediarios.

Rosneft, petrolera rusa, fue el mayor intermediario del crudo venezolano que tomó 33,5% de las exportaciones totales.

Le sigue la estatal China National Petroleum Corp que, en conjunto con sus subsidiarias, adquirió 11% y Cubametales, que fue receptora de 7% de los exportaciones de hidrocarburos venezolanos.

Como destino final del petróleo venezolano, el primer lugar lo ocupó China. Desde los puertos de Venezuela se enviaron en promedio 319.507 barriles diarios al gigante asiático.

El segundo mayor receptor fue India con 217.739 barriles diarios. Aunque la refinadora india Reliance Industries, detuvo la compra directa a Venezuela, la reactivó meses después.

Malasia, Japón y Singapur también recibieron cargamentos.

US considering more Venezuela sanctions, may allow oil waiver to expire – Platts – 7 de Enero 2020

The US may respond to escalating political disarray in Venezuela by allowing a sanctions waiver for Chevron and four US oil services companies to expire later this month and could ratchet up oil sanctions on foreign companies still working in the South American country, analysts said.

While he did not comment in detail, Elliott Abrams, the US State Department’s special representative for Venezuela, told reporters Monday that the Trump administration was looking at “new additional measures” to take.

“We’re looking at positive and negative things we can do,” Abrams said during a briefing, claiming that economic sanctions and sanctions on individuals were being considered.

The Trump administration’s push to oust Venezuelan President Nicolas Maduro from office appeared further delayed Sunday when his government launched a takeover of the country’s legislature, blocking Juan Guaido, recognized by the US as head of the country, from the National Assembly. The move has effectively splintered the legal framework of the country.

“It provides another blow to Juan Guaido, and opposition momentum more generally, while directionally raising the odds of explicit US secondary sanctions on PDVSA,” said Paul Sheldon, chief geopolitical advisor with S&P Global Platts Analytics. “Tougher US penalties are even more realistic in an election year, but further punitive measures on Venezuela may not be a top priority at this point, as many sanctions-averse buyers already ceased transacting with PDVSA.”

According to analysts with ClearView Energy Partners, Maduro’s actions Sunday could compel the Trump administration to allow a waiver allowing Chevron, Halliburton, Schlumberger, Baker Hughes and Weatherford International to continue certain work with PDVSA, outside of US sanctions, to expire on January 22.

In October, the US Treasury Department extended that waiver, known as General License 8D, for three months. It was the second extension of that waiver, initially issued in January 2019, when the bulk of US sanctions on Venezuelan oil flows went into effect.

The waiver has been extended based on the argument that the presence of US companies is necessary to prevent the complete collapse of Venezuela’s oil sector, easing an expected recovery once Maduro was forced out of power.

That argument was likely weakened by Maduro’s moves Sunday, ClearView analysts wrote.

And, with a US presidential race approaching, the Trump administration may be “increasingly wary of the appearance of going soft on Maduro by offering sanctions leniency,” they said.

In a statement, Ray Fohr, a Chevron spokesman, said Chevron was hopeful that the waiver would be renewed, “so that we can continue operations in the country for the long-term.”

“If Chevron is forced to leave Venezuela, non-US companies will fill the void, and oil production will continue,” Fohr said.
MORE SANCTIONS

While Abrams gave little insight Monday into the sanctions being considered, he indicated they might target Russian and Cuban entities that have continued to support the Maduro regime.

“We underestimated Cuban and Russian support of the regime,” Abrams said.

Abrams said that roughly 70% of current Venezuelan oil trade is currently handled by Russian companies, including marketing, financing and facilitating ship-to-ship transfers of oil in order to complicate surveillance.

A senior Trump administration official told Platts in August that the US was prepared to sanction Russian oil company Rosneft if it continued to trade crude oil and fuel with PDVSA, but analysts said those sanctions have yet to be imposed because of the expected impact they may have on the global oil market.

Analysts with ClearView said that, while the US is unlikely to sanction Rosneft, it could target affiliated entities or subsidiaries operating in Venezuela.

Fernando Ferreira, a senior analyst with Rapidan Energy Group, said Monday that “all sanctions remain on the table.”

“While it is unclear whether Washington is willing to kick out the last remaining US oil companies doing business in Venezuela, we ultimately expect tighter US sanctions will continue to drive production down,” he said.

According to the latest Platts OPEC survey, Venezuela produced 700,000 b/d of oil in November, up 50,000 from October, but down 1.7 million b/d from October 2015.

Ferreira said he expects Venezuelan oil output will stabilize at about 1 million b/d with US sanctions remaining in place.

Platts Analytics forecasts Venezuela’s oil output to decline to 600,000 b/d by the end of 2020, but the introduction of secondary sanctions, similar to the sanctions the US has imposed on Iranian oil exports, could cause Venezuelan oil output to fall below 400,000 b/d.

Rusia dice que para salvar la economía de Venezuela hay que arreglar el desastre petrolero de Hugo Chávez por Daniel Gómez – ALnavío – 2 de Enero 2019

Serguéi Storchak, viceministro de Finanzas de Rusia, dirige un equipo de 12 personas centradas en Venezuela. Elaboran un plan para revitalizar la economía del país. El eje central de sus esfuerzos se centra en la industria petrolera, la cual cuenta con “distorsiones administrativas”. Distorsiones que vienen de tiempos de Hugo Chávez.

El viceministro ruso trabaja con 12 personas centradas en Venezuela / Foto: WC
El viceministro ruso trabaja con 12 personas centradas en Venezuela / Foto: WC

Serguéi Storchak, viceministro de Finanzas de Rusia, declaró a la agencia Bloomberg que para salvar la economía de Venezuela la clave está en el petróleo. “El foco principal es el sector petrolero. Tenemos sugerencias para erradicar las distorsiones administrativas, que permitieron que ocurrieran durante la nacionalización”.

Storchak se refiere a las medidas que culminó Hugo Chávez en 2009, cuando decretó la nacionalización de todos los negocios ligados al petróleo. Desde la producción, hasta la comercialización y servicios de terceros.

Desde entonces todas las empresas que operaban en el país lo hacían en alianza con la estatal Petróleos de VenezuelaPDVSA, la cual poseía entre el 60-70% de la operación. Estas medidas se han venido desmontando de manera informal. No legal, porque no han sido aprobadas por la Asamblea Nacional.

Sobre este tema ya habló el diario ALnavío. Se explicó que, como reflejo de supervivencia a las sanciones de Estados Unidos, el régimen de Nicolás Maduro entregó las operaciones a las multinacionales que todavía continúan en el país, entre ellas las rusas Rosneft Gazprom. La medida, por cierto, ha sido criticada por el expresidente de PDVSA en tiempos de Chávez, Rafael Ramírez. Este dice que es una concesión de Maduro al neoliberalismo. Una concesión que por lo que se ve ahora, es aprobada por Rusia.

Además, hay que recordar las declaraciones del presidente, Vladímir Putin, en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo celebrado en junio, donde reconoció que Venezuela tiene un problema con el petróleo. Entonces dijo que el país había reducido la producción de crudo. Pero apuntó que la caída no sólo es por causa de las sanciones sino también de la situación de la propia industria. Es decir, PDVSA.

Serguéi Storchak también cuestionó el modelo social del chavismo. Un “viejo sistema que redistribuye los bienes por igual”, afirmó. “Esto ha sido visto como un elemento de justicia social, pero en realidad profundizó la estratificación social en el país”.

En la entrevista, Serguéi Storchak también cuestionó el modelo social del chavismo. Un “viejo sistema que redistribuye los bienes por igual”, afirmó. “Esto ha sido visto como un elemento de justicia social, pero en realidad profundizó la estratificación social en el país”.

El viceministro ruso aseguró que en Moscú trabaja con un equipo de 12 expertos centrados en Venezuela. Y no sólo ellos. También los chinos y los turcos están asesorando a Maduro, agregó.

Es una piratería de Maduro decir que en 2020 va a recuperar la producción petrolera por Juan Carlos Zapata – Konzapata – 27 de Diciembre 2019

Manuel Quevedo otra vez se hace ilusiones / Foto: PDVSA

Es una temeridad decir que PDVSA puede estar produciendo 2 millones de barriles diarios de petróleo en 2020. “Es una piratería”, dice este empresario petrolero. Si lo dijera Rafael Ramírez se expresaría de igual manera pero con otras palabras: No conocen el negocio petrolero. Ni Manuel Quevedo ni Maduro.

Para el empresario, que primero fue experto y analista, señala que para alcanzar niveles de y sobre los 2 millones de barriles diarios se requiere un esfuerzo sostenido de al menos una década y 200 frentes de trabajo. Es decir, empresas multinacionales unidas a empresas locales, compañías de servicio, y un gran equipo técnico y gerencial. El país no dispone de estas empresas. Y las multinacionales no están dispuestas a arriesgarse. Rafael Ramírez y Hugo Chávez, detonaron la capacidad de recuperación cuando estatizaron las empresas de servicio en la Costa Oriental de Lago de Maracaibo y en los campos de Monagas. ¿Cuánto cuesta armar otra vez esa infraestructura experticia de servicio?

Para alcanzar ese bombeo de petróleo hace falta mucho dinero. Toneladas de dinero, dice el empresario. Le escuchaba decir al general Rafael Alfonzo Ravard, primer presidente de PDVSA, que el petróleo produce toneladas de dinero pero para sacarlo del subsuelo y comercializarlo también se requieren toneladas de dinero. ¿Dónde está el dinero? En los bancos que no quieren prestarle a compañía alguna que vaya a trabajar en Venezuela. No hay que olvidar que el de Nicolás Maduro es un régimen sancionado.

Acreedores subastaron petróleo de Pdvsa en Curazao para cobrarse deudas – La Patilla – 14 de Diciembre 2019

Acreedores llevaron a cabo una inusual subasta de crudo venezolano ordenada por un tribunal en Curazao, donde la compañía petrolera nacional de Venezuela, Pdvsa, generalmente logra resolver los reclamos relacionados con la deuda de sus activos.

En este caso, no se pudo llegar a un acuerdo con los acreedores, y la subasta se llevó a cabo el 11 de diciembre en el bufete de abogados  Ox and Wolf en Willemstad

El caso fue iniciado por cuatro compañías navieras de Curazao, y luego se unieron compañías griegas y británicas, dijo a Argus un abogado de los demandantes .

El crudo se vendió por 12 millones de florines antillanos neerlandeses (USD 6,7 millones), lo que equivale a un valor de 33 USD por barril, muy por debajo del precio de mercado. El petróleo subastado incluye 199.882 barriles de crudo venezolano Santa Barbara 42° API y 3.420 barriles del crudo Tia Juan Heavy 11,2° API , según el aviso legal de la subasta.

El crudo se almacena actualmente en la terminal de Bullen Bay, después de que un tribunal local ordenó su descarga del Aframax Icaro , con bandera de Panamá , uno de los petroleros que recientemente se agregó a una creciente lista de sanciones de Estados Unidos dirigida al gobierno venezolano. El comprador crudo no pudo ser confirmado por Argus.

Se suponía que la subasta tuvo lugar a las 11 a.m. hora local (10 a.m. ET) el 11 de diciembre, pero el proceso se pospuso hasta las 4 p.m. cuando otro acreedor intentó sin éxito intervenir con un reclamo por separado reseña Argus.

En los últimos años, el petróleo y los buques petroleros de Pdvsa han estado sujetos a frecuentes incautaciones relacionadas con deudas en el Caribe holandés, donde el umbral legal para gravámenes es más bajo que en otras jurisdicciones. Pero la compañía a menudo ha resuelto los casos. El propio Icaro ha sido el objetivo en al menos una ocasión anterior .

La refinería Isla, filial de Pdvsa en Curazao declinó hacer comentarios sobre la subasta.

El golpe legal a Pdvsa coincide con el caos económico en la isla, donde la compañía venezolana actualmente está negociando un acuerdo de corto plazo con el gobierno local para continuar operando la refinería Isla de 335.000 b / d de capacidad y la terminal de Bullen Bay que ha alquilado durante décadas. El arrendamiento operativo actual de Pdvsa para los activos vence a fines de diciembre, dejando los empleos locales en el limbo a menos que se llegue a un nuevo acuerdo. “Pdvsa está de espaldas a la pared”, dijo a Argus un funcionario de Curazao .

El caos se suma al cierre de esta semana del GiroBank de Curazao, donde Pdvsa tiene sus depósitos. El colapso bancario, que se atribuye a años de mala gestión, ha sembrado el pánico en la isla, además de las preocupaciones por el posible cierre de la refinería.

Curazao ha estado luchando para romper los lazos económicos con Pdvsa, que siempre ha contado con la terminal Bullen Bay de aguas profundas para facilitar las exportaciones. Las instalaciones de la isla son parte de la red logística más amplia de la compañía en el Caribe holandés que ahora está en gran parte inactiva debido a los problemas financieros sustanciales de Pdvsa, que atribuye a las sanciones de Estados Unidos.

Curazao está temporalmente exento de las sanciones de los Estados Unidos para continuar trabajando con Pdvsa hasta que otro operador de la refinería esté en línea. Las conversaciones del gobierno curazoleño con el refinador y comerciante alemán Klesch hasta ahora no han logrado un acuerdo.

La política exterior de Curazao está controlada por los Países Bajos, un miembro de la UE que no reconoce al presidente venezolano Nicolás Maduro.

Este hombre piensa en el petróleo de Venezuela y busca miles de millones de dólares por Juan Carlos Zapata – ALnavío – 13 de Diciembre 2019

En estos próximos días, Alí Moshiri estará viajando de Houston a Nueva York. Pero siempre con el foco puesto en Caracas. Porque Alí Moshiri, uno de los petroleros con mayor experiencia en el mundo, se prepara para entrar en grande en Venezuela. Este hombre conoce Venezuela y, por supuesto, conoce la dinámica del poder en los Estados Unidos. Por ello va a Nueva York. Tras la gestión de mucho dinero. Cientos de millones de dólares cuyo destino sería la Faja del Orinoco.
Alí Moshiri se prepara para entrar en grande en Venezuela / Foto: YouTube
Alí Moshiri se prepara para entrar en grande en Venezuela / Foto: YouTube

Esta semana, Alí Moshiri ha estado hablando de Venezuela, y con venezolanos. Participó en Houston en un foro sobre el futuro petrolero y el evento fue el terreno adecuado para entrar en contacto con figuras de la política y el dinero que procuran un cambio en el país y a la recuperación de la industria petrolera. Alí Moshiri maneja Amos Global, un fondo de inversión que, según dijo a Reuters hace un par de meses, estaba levantando 500 millones de dólares para ser invertidos en Venezuela una vez que se suspendan las sanciones de los Estados Unidos.

“Estamos tratando de ser los primeros en ingresar a Venezuela cuando se levanten las sanciones”, declaró entonces Moshiri a Reuters.

La novedad hoy no son los 500 millones de dólares que él mismo ya reveló. Sino los otros muchos millones de dólares que anda gestionando. En el foro, alguien le escuchó decir que estaba en capacidad de levantar hasta 5.000 millones de dólares, y aunque sea una prioridad, no necesariamente todos los recursos estén disponibles para Venezuela, ya que el fondo Amos Global, también ha puesto la mira en Vaca Muerta, Argentina, un área petrolera de la que Moshiri se expresa como una de las más importantes de América. El nuevo gobierno de Alberto Fernández también le pondrá prioridad a Vaca Muerta. México también es otro destino para el fondo de Alí Moshiri.

El viaje que emprenderá a Nueva York tiene como objetivo atar al menos 1.000 millones de dólares, con lo cual el fondo se fortalece en lo inmediato, al saltar de 500 a 1.500 millones de dólares, dijeron al diario ALnavío, fuentes relacionadas con el ejecutivo petrolero.

Si alguien conoce a Venezuela ese es Alí Moshiri. Fue presidente de Chevron en los tiempos de Hugo Chávez y ha sido presidente de Chevron a nivel mundial, compañía de la cual se jubiló en 2016, luego de 38 años en la corporación. Alí Moshiri mantiene un nexo especial con Caracas. Es una fuente inagotable de información. Quienes se han reunido con él en estos recientes días, han visto a un personaje plenamente conectado e informado de la realidad venezolana. Conoce hasta los detalles de la Ley de Hidrocarburos que discute la Asamblea Nacional que preside Juan Guaidó.

Si en octubre era un convencido de que en cualquier momento se van a levantar las sanciones, sobre todo las decretadas que afectan al sector petrolero, este diciembre lo estará más, por la manera tan decidida como habla del tema petrolero de Venezuela y las futuras inversiones.

En la actualidad, la estatal Petróleos de Venezuela, PDVSA, controlada por el régimen de Nicolás Maduro, ha establecido un esquema de trabajo con multinacionales de Rusia, China, España y Estados Unidos para producir y vender más petróleo.

La paradoja es que han sido las sanciones las que llevaron a Maduro a reconocer una realidad con la que no puede. PDVSA entró en barrena. La producción y los casi 800.000 barriles diarios que produce, están sostenidos casi que en totalidad por el trabajo de las multinacionales. De modo que PDVSA no ha tenido otra opción que entregarle las operaciones a las firmas asociadas con ella en las llamadas empresas mixtas.

Julio Borges

@JulioBorges

Estuvimos junto a Alejandro Grisanti, Alejandro Arreaza y Ali Moshiri en Barclays hablando sobre el plan económico para la reconstrucción de cuando logremos el cese de la usurpación.

Ver imagen en Twitter

El esquema de trabajo funciona. PDVSA no está en capacidad de levantar dinero ni tecnología. Las multinacionales producen, venden y cobran la factura petrolera. De modo que PDVSA cada vez despenderá más de las multinacionales.

Chevron es una de esas compañías asociadas con PDVSA. Y en los cuarteles de Chevron, en Houston. se preparan para quedarse en Venezuela, y seguir operando en Venezuela. Por lo cual, se infiere que en Chevron también calculan que las sanciones serán levantadas. Igual que Moshiri. Un convencido de esto, y un convencido de que tendrá el dinero a mano cuando ello ocurra.

Venezuela govt, opposition weigh giving private oil firms operating rights -sources by Luc Cohen – Reuters – 9 de Diciembre 2019

Venezuela’s government and opposition have discussed allowing private companies in joint ventures with state oil company PDVSA to operate oil fields themselves, reversing a longstanding requirement that PDVSA control such operations, three people familiar with the talks said.

While a similar move last year letting little-known companies operate some fields wholly-owned by PDVSA has not helped increase production, the sources said this proposal was more promising since the joint ventures with oil majors like Chevron Corp., Russia’s Rosneft and state energy group China National Petroleum Corp (CNPC) control Venezuela’s largest oil fields.

The talks suggest President Nicolas Maduro’s government is seeking to mitigate the impact of U.S. sanctions by boosting crude production, after Venezuela increased oil exports for three straight months by sending more barrels to Asia, undermining Washington’s efforts to isolate the OPEC nation.

The possibility was debated in Caracas over the past two months at meetings of the Boston Group, an informal gathering of government officials and opposition activists that began meeting with increasing frequency this year as Maduro, who has overseen an economic collapse, faced a challenge to his legitimacy by Juan Guaido, the head of the opposition-held National Assembly.

The talks centered around modifying the terms and conditions of the joint venture contracts to remove a clause preventing the JV from “transferring its function as an operator,” one of the sources said. It would not change a requirement that PDVSA retain a majority stake in the joint ventures, the sources said.

Private companies have argued that the requirement that PDVSA operate the fields – which involves procuring equipment, hiring contractors, and making drilling decisions – has created bottlenecks that limit production, which this year has languished near seven-decade lows.

Neither PDVSA nor the oil ministry responded to requests for comment.

Pedro Diaz Blum, a former legislator who coordinates the Boston Group, said he could not discuss the content of the group’s conversations. But he emphasized that the purpose of the group was to discuss ideas, not hold formal negotiations between the government and the opposition, and that any recommendations it makes are non-binding.

A similar proposal has been brought forward in the opposition-controlled National Assembly.

Maduro’s socialist government already has reduced state intervention in other areas of the economy, such as price controls and foreign exchange restrictions, in response to broad sanctions by the United States which recognizes Guaido as the legitimate president, that have complicated the government’s ability to transact overseas.

At least one joint venture is already weighing the possibility. Oswaldo Cisneros, a Venezuelan businessman whose Delta Petroleum has a 40% stake in the Petrodelta joint venture, said he was evaluating signing a deal with PDVSA that he said would “subcontract the operation of the field to us.”

“They (PDVSA) authorize us to develop the fields ourselves directly with the financing we are bringing,” Cisneros said on the sidelines of a conference in Caracas this week.

He said the company had secured $800 million from a financial institution in Dubai, which he declined to name, for the project. He aims to boost output at Petrodelta, which he described as currently “halted” due to sanctions, to 100,000 barrels-per-day (bpd) in three years.

To be sure, obstacles would still remain even if the contracts were modified. Companies would still have to contend with an exodus of qualified workers fleeing Venezuela’s economic crisis, rampant equipment theft in the fields, and unreliable electricity and transport infrastructure after years of underinvestment and mismanagement.
Source: Reuters (Writing by Luc Cohen Editing by Marguerita Choy)

A %d blogueros les gusta esto: