elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Petróleo

Las exportaciones de Pdvsa en junio cayeron a niveles de 1943 – El Nacional – 1 de Julio 2020

Las ventas petroleras de Venezuela el mes pasado se ubicaron en 379.000 barriles diarios

petroleo Pdvsa
|Foto: AFP

Las ventas internacionales de Pdvsa continúan en picada al haber registrado exportaciones de 379.000 barriles de petróleo diarios en el recién finalizado junio. Esto representa la cifra más baja desde 1943.

«Pdvsa y sus empresas conjuntas enviaron un total de 17 cargas en junio, transportando alrededor de 379.000 barriles por día de productos crudos y refinados, según los datos de Refinitiv Eikon», reseñó Reuters.

Además, los datos reflejan una caída de exportaciones de 18% respecto a mayo, cuando, de por sí, el volumen de ventas fue escaso.

Sanciones

El gobierno de Donald Trump ha aumentado la presión en los últimos meses, ampliando su lista de entidades sancionadas para incluir empresas mexicanas, petroleros, empresas navieras internacionales y personas que han desempeñado un papel en las exportaciones de petróleo de Venezuela.

Esto ocurre en medio de un escenario de sanciones del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, que han ahuyentado a compradores y compañías navieras por temor a posibles sanciones.

Recorte de producción

Aunado con ello, en todo junio Pdvsa se vio obligada a reducir las operaciones ante la acumulación excesiva de inventario, a pesar de que la producción ha menguado progresivamente en la última década.

Al menos 16 barcos cargados de petróleo venezolano navegan sin rumbo en alta mar – 14ymedio.com – 27 de Junio 2020

Las refinerías temen las sanciones de EE UU y encuentran petróleo barato en el mercado internacional

EE UU ha amenazado con aumentar su lista de entidades sancionadas si colaboran en el comercio y transporte de petróleo de la empresa estatal venezolana PDVSA. (EFE)
EE UU ha amenazado con aumentar su lista de entidades sancionadas si colaboran en el comercio y transporte de petróleo de la empresa estatal venezolana PDVSA. (EFE)

Al menos de 16 buques que transportan un total de 18,1 millones de barriles de crudo y combustibles venezolanos están atrapados en las aguas de varios países, según publica este sábado Reuters con datos de Refinitiv Eikon.

Los países compradores los evitan para impedir posibles sanciones por parte de Estados Unidos, que está endureciendo su presión para reducir las exportaciones de petróleo de Venezuela, principal fuente de ingresos del Gobierno de Nicolás Maduro.

La semana pasada, por ejemplo, Washington impuso sanciones contra dos compañías mexicanas, entre ellas Libre Abordo, bajo la acusación de “transportar petróleo robado al pueblo venezolano” y ayudar al régimen de Maduro a sortear las restricciones. El Departamento del Tesoro, además, ha amenazado con aumentar su lista de entidades sancionadas si colaboran en el comercio y transporte de crudo de la empresa estatal venezolana PDVSA.

Estados Unidos también penalizó a cinco capitanes de barco iraníes con el bloqueo de activos en territorio estadounidense y la prohibición de operar en sus aguas, por haber entregado 1,5 millones de barriles de petróleo al país sudamericano.

Algunas embarcaciones han estado en altamar más de seis meses, detalla Reuters

Así las cosas, algunas embarcaciones han estado en altamar más de seis meses, detalla Reuters, sin poder descargar en ningún puerto, pues el petróleo “rara vez se carga en tanqueros sin que estos tengan un comprador definido”. Mientras esperan, cada buque incurre en fuertes cargos por demoras. Según una fuente naviera a la agencia británica, la tarifa por demora para un barco que transporte petróleo venezolano es de al menos 30.000 dólares por día.

Viejos clientes de PDVSA, afirma Reuters, están preocupados incluso por que les impongan sanciones al completar transacciones permitidas, como el pago de deuda con petróleo o el intercambio por alimentos.

La difícil situación de las exportaciones de Venezuela se agrava, concluye la agencia, por el sobreabastecimiento del mercado, que permite a los compradores adquirir crudo menos “riesgoso” como el iraní o el venezolano.

Venezuela denunció el pasado febrero a Estados Unidos ante la Corte Penal Internacional por las sanciones, acusando a Washington de estar cometiendo “crímenes de lesa humanidad”.

India restringe compra de crudo a Pdvsa para evitar sanciones por Sabrina Martín – PanamPost – 26 de Junio 2020

Venezuela ha estado luchando por vender el crudo en medio de las últimas rondas de sanciones dirigidas a las compañías marítimas que transportan su petróleo

Hasta el año pasado India se había convertido en una especie de salvoconducto para Maduro, pues era uno de los pocos clientes que compraba petróleo y pagaba en divisas. (Petróleo América)

La refinería privada más grande de India decidió detener las compras de petróleo venezolano para evitar sanciones internacionales.

Un reportaje de la agencia de noticias Bloomberg reveló que Reliance Industries Limited, que llegó a comprar el 25 % de las exportaciones de crudo realizadas por Venezuela en 2019, hasta el momento no tiene entre sus planes comprarle más petróleo a la dictadura de Nicolás Maduro.

Se trata del más reciente comprador que para evitar sanciones decidió no adquirir más crudo venezolano. Esto luego de que tanto refinerías estadounidenses como la Corporación Nacional de Petróleo de China y Rosneft Trading SA redujeran sus negocios petroleros con Venezuela.

Nayara Energy Ltd, respaldada por Rosneft Oil Co PJSC, la segunda refinería privada más grande de India, tampoco ha cargado crudo venezolano desde marzo. La empresa recurrió a Canadá, Kuwait y Ecuador para llenar el vacío.

Por su parte, Venezuela ha estado luchando por vender el crudo en medio de las últimas rondas de sanciones dirigidas a las compañías marítimas que transportan su petróleo y a los comerciantes mexicanos Libre Abordo SA de CV y Schlager Business Group, los principales compradores de petróleo producido por Caracas.

En marzo de 2019 el secretario del Gobierno de India en el Ministerio de Petróleo y Gas Natural, M. M. Kutty, les exigió a las empresas que le dejen de comprar petróleo a Maduro «o se enfrentarán a consecuencias no reveladas».

Hasta el año pasado India se había convertido en una especie de salvoconducto para Maduro, pues era uno de los pocos clientes que compraba petróleo y pagaba en divisas. De hecho, se convirtió en el principal comprador de crudo venezolano en la primera quincena de febrero de 2019, con un aumento del 66 % en las importaciones, llegando a 620 000 barriles por día.

Petroleros varados

Un reportaje de la agencia de noticias Reuters reveló que petroleros que transportan crudo venezolano se encuentran atrapados en el mar tras no conseguir comprador. Refinerías internacionales evitan recibir el producto exportado por el régimen para no recibir sanciones.

El Gobierno de Estados Unidos está endureciendo sanciones contra las empresas y personas que decidan hacer negocios con la tiranía de Maduro. Según los datos de Reuters, al menos 16 petroleros que transportan 18,1 millones de barriles de petróleo venezolano están atrapados en el mar.

«Eso es el equivalente a casi dos meses de producción a la tasa de producción actual de Venezuela. Algunas de las embarcaciones han estado en el mar durante más de seis meses y han navegado a varios puertos pero no han podido descargar», señala la agencia de noticias.

Historia del Petróleo en Venezuela por Humberto Calderón Berti – La Gran Aldea – 2 de Junio 2020

Historia del petróleo en Venezuela
 En momentos cuando la industria petrolera venezolana se encuentra arrasada por años de desinversión, endeudamiento y politización de sus estructuras, dejando de lado la capacidad profesional de su recurso humano, bien vale la pena dar una mirada a la historia del petróleo en el país, pues Venezuela no puede desligarse de lo que la explotación y comercialización de hidrocarburos implica ni puede pensar en una recuperación nacional sin el rescate de su actividad petrolera. Humberto Calderón Berti, experto petrolero formado académicamente en el área, ex presidente de Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA) y ex ministro de Energía y Minas, revisa con detalle esa historia, que La Gran Aldea ofrece como una forma más de hacer periodismo para construir futuro.

 

La necesidad de reformar la LOH por Luis Oliveros B. – El Nacional – 30 de Mayo 2020

Tal vez la ley más importante (desde el punto de vista económico) para Venezuela sea la Ley Orgánica de Hidrocarburos. Hoy, el principal problema con esa ley, al igual que con otras, es que no se cumple. Pdvsa es un muy mal socio, las empresas privadas no cuentan con seguridad jurídica. Si se quiere generar una recuperación del sector, irremediablemente hace falta reformar y hacer cumplir la LOH.

Siempre hemos dicho que la recuperación del sector petrolero es condición necesaria mas no suficiente para el país, pero sin lugar a dudas es la mejor herramienta con la que cuenta Venezuela para recuperar su economía y enfrentar los desafíos de los próximos años. Ese plan requiere de una inversión gigantesca. El colapso actual de nuestra industria petrolera es de grandes y profundas dimensiones. Hay que tener muy claro que solos no podemos hacer frente a esa inversión, por lo que un porcentaje importante de la misma tendrá que venir del sector privado extranjero, pero también serán necesarios los préstamos de los organismos multilaterales. Esa ayuda de los multilaterales al igual que ese plan petrolero, mucho dependerá del instrumento legal que en materia de hidrocarburos tengamos en Venezuela.

Hoy en el país existe consenso sobre la necesidad de una reforma de la ley y en la importancia de aumentar el rol de las empresas privadas (por ejemplo, hoy nadie se molestaría en abrir el mercado interno a la inversión privada). Ese consenso fácilmente abarca a todos los partidos políticos que hacen vida en la actual Asamblea Nacional.

Una reforma a la LOH debe buscar que Venezuela pueda monetizar sus enormes reservas petroleras y adecuarnos a las nuevas realidades del mercado petrolero internacional.

La imprescindible transformación de la industria petrolera, el necesario aumento del rol de la empresa privada en la industria, el impulso que como sector tiene la industria y las cadenas de valor, se puede hacer reformando algunos artículos de la ley actual, como por ejemplo el artículo 22.

Por último, quiero dejar un comentario sobre el tema de regalía, el cual es fundamental: Si bien hay que reconocer que no es despreciable otorgar reducciones en la regalía para incentivar proyectos, hay que tener en cuenta que el Estado venezolano necesitará recursos para enfrentar la crisis actual, necesitará espacio fiscal, necesitará una batería de instrumentos fiscales para trabajar en: a- salir de la brutal depresión, b- establecer una política social, c- generar condiciones para el crecimiento sostenible, d- presentar a las multilaterales una fuente de ingresos acorde a los préstamos que se vayan a pedir. Ese Estado necesitará capacidad para llevar a cabo políticas anticíclicas y sostenibilidad fiscal, más aún teniendo en cuenta lo complicado que será el período pospandemia. El problema- desafío venezolano es aún mayor. Debilitar la obtención de recursos del Estado venezolano, lo pone en una situación desventajosa para enfrentar esos problemas o estos próximos años que vienen poscovid-19. Se tiene que llevar a cabo un ejercicio fiscal para definir el tema de la regalía que debería considerarse en la reforma de la LOH.

Tragedia de los «commons» o bienes comunes y el petróleo de Venezuela por Alexander Guerrero – Cedice – Mayo 2020

Screen Shot 2020-05-31 at 10.12.14 AM

La verdadera historia de una muerte anunciada

Este trabajo se publica en el mes de mayo de 2020, durante la cuarentena ocasionada por la pandemia que azota a la humanidad. Entre las muchas consecuencias de la covid-19 está que, debido a la desaceleración en el uso de la energía, los precios del petróleo y del combustible han llegado a mínimos históricos. Sin embargo, esa realidad mundial no es, ni mucho menos, la venezolana. El país con las reservas más grandes de hidrocarburos de todo el planeta Tierra, hoy padece la más colosal escasez de gasolina que haya podido experimentar Venezuela. El colmo de los colmos para el otrora país productor de petróleo. Algunos podrían catalogar esta situación como impensable, no así el economista Alexander Guerrero, autor de este informe especial para el Observatorio de Derechos de Propiedad de Cedice Libertad, titulado: Tragedia de los «commons» –o bienes co- munes– y el petróleo en Venezuela, la verdadera historia de una muerte anunciada.

Sin rodeos, Guerrero admite que usará clichés, ya que sostiene que esta tragedia estaba anunciada, porque lo que es de todos, al final no es de nadie, pero si, como él asegura, este argumento se ha oído toda la vida, cabe preguntarse ¿cómo es que se llegó al punto en el que se encuentra Venezuela?, ¿es acaso atribuible la destrucción de la industria petrolera únicamente a las dos décadas de ataques al derecho de propiedad por parte del socialismo del siglo XXI? La res- puesta se encontrará bien argumentada a lo largo del trabajo, pero se puede adelantar que la previsibilidad de esta crisis radica en que la explotación de un recurso por parte del Estado no obedece a los parámetros económicos naturales de mercado, puesto que desde el Estado se opera con la lógica de la distribución de la riqueza. Riqueza que no es capaz de producir, ya que obedece al ánimo depredador del Estado, y a sus acciones confiscatorias.

La tragedia de los comunes, en el caso del petróleo y su industria, es extrapolable a otros ámbitos referidos como bienes comunes, llámense espacio electromagnético, aguas, electricidad y energía, bosques, entre otros. Lo que viene a explicar por qué la mayor parte de los ciudadanos venezolanos sufren serias dificultades con el su- ministro de agua, electricidad y gas, servicios que están en manos del Estado, que ha operado el más grande de los engaños con su con- signa «Ahora Venezuela es de todos», cuyos costos están siendo pagados con creces por los venezolanos.

El Observatorio de Derechos de Propiedad de Cedice Libertad actuando en consonancia con su misión de transmitir la importancia de los derechos de propiedad como condición irrenunciable para la generación de prosperidad económica, invita a la lectura y divulgación de este trabajo, ya que, como asegura el autor, donde los derechos de propiedad están bien definidos y seguros, la tragedia de los bienes comunes es menos probable.

 

Para acceder al informe abrir el siguiente enlace:

Tragedia-de-los-«commons»-A.-Guerrero-web

Estadisticas PDVSA 1979/2019 – PODE/PDVSA/Geologist_online – Mayo 2020

Ricardo Hausmann: “Al país lo recuperan 30 millones de personas, no tres ilustres en el gobierno” por José Gregorio Meza – El Nacional – 22 de Mayo 2020

En un coloquio organizado por la asociación civil Venezuela Libre dijo que hay que cambiar la legislación e impulsar la recuperación petrolera. Indicó que es necesario empoderar a los ciudadanos. Señaló que la transición debe tener dos precondiciones: un gobierno que pueda tomar decisiones y que además pueda mantener la seguridad

Hausmann

Ricardo Hausmann no cree en mesías. Está claro en que la recuperación de Venezuela pasa por empoderar a la ciudadanía. “Al país lo recuperan 30 millones de personas y no tres ilustres en el gobierno”, indicó.

“Hay que devolverles sus derechos para que puedan actuar”, agregó.

Señaló que un proceso de este tipo involucra mucha gente realizando cosas. “Deben pensar que las pueden hacer, que pueden soñar”, manifestó.

Hausmann: cambiar la legislación

Citó un documento que trabajó con José Ignacio Hernández, procurador especial de la República, que se llama la Ley Omnibús, que considera importante en la transición, “Es una ley que se para en muchas de las leyes que nos dio el chavismo y las va reformulando para recrear una economía de mercado”, explicó.

Recalcó que la legislación que se acumuló en estos últimos 20 años no permite el funcionamiento de una economía donde la gente esté empoderada, por lo que hay que cambiarla.

Hausmann es economista. Vive en Estados Unidos. Es profesor en la Kennedy School of Government de la Universidad de Harvard. Fue el representante principal de Venezuela ante el Banco Interamericano de Desarrollo. Renunció en agosto de 2019. Invitado por la asociación civil Venezuela Libre participó en un coloquio a través de una plataforma virtual.

Hausmann

La actividad petrolera

La segunda cosa que tiene que estar en toda reforma es la recuperación de la actividad petrolera, señaló.

“La recuperación se tiene que dar sin dinero público. Allí hay que redefinir entonces los derechos de propiedad, por eso hay que crear una nueva Ley Orgánica de Hidrocarburos, que me gusta por donde va, ya que separa los roles de productor y terrateniente del Estado y lo convierte en un terrateniente inteligente, creíble, serio, a través de una agencia nacional de hidrocarburos y esa agencia asigna los recursos del país para que pueda maximizar el valor presente neto de los flujos de caja que se puedan generar en la actividad petrolera”, afirmó.

Explicó que el valor presente neto involucra el precio del petróleo, la cantidad de crudo y la participación del gobierno. “La ley da la flexibilidad para que una buena agencia nacional de hidrocarburos haga una tarea adecuada”, subrayó.

La deuda

Hausmann dijo que Venezuela es un país quebrado con una deuda que es impagable, lo que quiere decir que se va a tener que reestructurar. “Va a ser una exigencia de la comunidad internacional, que nos va a querer ayudar pero que le va a preocupar que la deuda vieja reestructurada más la deuda nueva, que vamos a necesitar, la suma de las dos nos dé un monto de deuda que sea sostenible para el país”, aclaró.

Explicó que eso va a ayudar a solventar la escasez de divisas. “Esa escasez se traduce que en el país no están los insumos, los repuestos, las máquinas, las semillas, los fertilizantes, los agroquímicos para producir más. Parte de lo que le está pasando al país es que se está viviendo de la depreciación de su stock de capital”, recalcó.

“El déficit fiscal ampliado, incluido el subsidio a la gasolina, a la electricidad, al agua y todo lo demás se traduce en un hueco fiscal que al final la macroeconomía se ocupa de ajustarlo, tumbando el salario y las pensiones que paga el gobierno”, agregó.

Hausmann dijo que la agenda para reestructurar la economía es la misma que ya tenía clara en 2016 y que no ha cambiado.

“Lo que sí han cambiado son las condiciones iniciales. Y otra cosa que sabemos es la importancia de la escasez de gasolina como freno de la actividad productiva, que puede tener consecuencias que creemos empezar a ver, pero que no las hemos visto plenamente, como la ruptura de cadenas de valor, especialmente en el suministro de alimentos, y otras cosas que creo van a ser un dolor de cabeza”, señaló.

Para Hausmann la transición debe tener dos precondiciones: un gobierno que pueda tomar decisiones y que además pueda mantener la seguridad.

Las preguntas

Miguel Henrique Otero, presidente editor de El Nacional:

─¿Crees que la estructura de la oposición puede lograr un gobierno que tome decisiones?

─Voy a pecar de franco. Creo que es un problema que los partidos principales, lo que se llama el G4, no hayan querido empoderar a Guaidó y hacer un gobierno más o menos gobierno, sino que se mantenga esta entelequia parlamentaria en la que todo se tiene que negociar. Yo renuncié al BID porque quería que se creara algo que se parezca más a un gobierno, con un presidente y unos ministros. Esto se volvió un jueguito de pequeñas cuotas de poder. Se pelean por migajas de poder ridículas. Esa estructura política no está. El comportamiento reciente de Primero Justicia me preocupa, pero no voy a ahondar en eso.

Antonio Ledezma, alcalde metropolitano de Caracas en el exilio:

─¿Dolarización o recuperación de la moneda?

─Yo creo que si terminamos dolarizados sería en cierto sentido un fracaso. Ideal sería que el país tenga su propia moneda. Renunciar a una política monetaria propia es un problema.

Beatriz de Majo, internacionalista:

─¿Qué hacer con los buques iraníes? ¿Cuánto de esa gasolina va a resolver el problema?

─Creo que es una curita. Dan como para 10 días normales, 30 días de consumo al nivel actual. Hay dudas si esos buques van todos a Venezuela o algunos a Cuba.

Albis Muñoz, ex presidenta de Fedecámaras:

─¿Qué cambios fundamentales se dan en el trabajo debido a la pandemia de coronavirus y cómo eso influirá a futuro?

─En Lima, por ejemplo, se perdieron 1,2 millones de empleos. En Estados Unidos la tasa de desempleo debe llegar a 20%. Pensaron que después de la cuarentena venía inmediatamente la recuperación. Ahora todo el mundo se está dando cuenta que viene un período de muchas restricciones porque la enfermedad no va a estar bajo control. Viajes internacionales y turismo no se va a recuperar hasta que haya una vacuna. Nos enfrentamos a un período con niveles de desempleo que nadie menor de 100 años de edad ha visto. Ese es un tema importante.

Simón Deffendini, de la junta directiva de Venezuela Libre:

─¿Quién le va a prestar dinero a Venezuela y qué podemos comprar con eso?

─Tenemos que entender que el FMI es el único ente internacional que tiene capacidad de préstamo. Venezuela tiene una cuota de 5.200 millones de dólares, pero a Argentina le prestaron tres veces su cuota y a Grecia 30 veces. Las limitaciones van a ser si los países van a querer darnos el dinero o no. Hay que ver cuál es la capacidad de repagar que vamos a tener.

─¿Cómo reconstruir un país sin contar con inversión extranjera?

─Creo que hay mucho dinero con ganas de invertir. Esa gente es normalmente arriesgada. Ese tipo de capital lo va a haber.

Otras frases

─“Un país que está quebrado no es plenamente soberano. Las políticas las tendrá que negociar con quienes van a poner los churupos, que les interesa la capacidad que se tiene para devolverlos”.

“Es más fácil recuperar la producción de petróleo de Venezuela que recuperarla a través de Pdvsa”.

─“El futuro de Venezuela no va a ser el petróleo”.

─“En Venezuela ha habido una inflación en dólares fenomenal”.

─“En un mundo ideal tenemos que pensar en otra Constitución”.

“En este momento necesitamos un nuevo entendimiento social que soporte un juego político distinto”.

El petróleo sale solo por Luis A. Pacheco – La Patilla – 20 de Mayo 2020

“Bienvenidos al bazar. Por aquí podrán pasar.
Meta la mano y saque un poco de bienestar.
Un gobierno tropical, garantiza tu bienestar,
en este país.
Basta con la intención y ya está participando.
Aquí sobra para todos,
aunque digan que se está acabando”
Aditus

Se dice que Armando Sánchez Bueno, otrora senador venezolano, comentó que el petróleo sale solo; las razones para su exabrupto están perdidas en la historia. Hace unos años, el entonces político opositor mexicano, Andrés López Obrador, hizo aseveraciones similares, comparando la perforación de pozos en aguas profundas de Campeche a la búsqueda de agua con pozos artesanales: “De cuándo acá se requiere tanta ciencia…”.

Rafael Ramírez, alguna vez presidente de PDVSA, pareciera haberle hecho creer a Hugo Chávez que eso era así, seguramente porque ninguno de los dos entendía las complejidades de la industria, cegados como estaban por la ideología y atolondrados por la bonanza de precios del petróleo que les tocó usufructuar, y en última instancia dilapidar.

Que uno de nuestros mitos sea que el petróleo sale solo, puede resultar risible, pero si lo pensamos bien es hasta entendible. Tomemos, por ejemplo, el lago de asfalto de Guanoco o lago Bermúdez, situado en el estado Sucre y una de las más grandes acumulaciones de asfalto superficial del mundo -para un observador cualquiera, un petróleo fácil-.

El lago Bermúdez es explotado desde los albores del siglo XX por la New York & Bermúdez Company, quien obtiene una concesión en 1885, exportando el asfalto a Brasil y los Estados Unidos.

En 1902, la New York & Bermúdez respalda la Revolución Libertadora del general Matos, que es derrotada por los ejércitos de Cipriano Castro, comandados por Juan Vicente Gómez (1908). Castro, en represalia, expropia los derechos de explotación de la New York & Bermúdez. Los derechos son restablecidos por el general Gómez al tomar el poder tras la enfermedad y exilio de Castro. Quizás uno de los primeros capítulos de la accidentada relación política y petróleo de nuestra historia.

En los tiempos de la conquista, los españoles habían identificado los brotes superficiales de hidrocarburos que los indígenas utilizaban para calafatear sus canoas, proteger ciertos enseres, hacer luz quemándolo y en aplicaciones con fines medicinales.

Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés (1535), en su Historia Natural de las Indias, lo llama “según los naturales Stercus daemonii” o “Mene” como lo denominan los aborígenes del Lago de Maracaibo. Es el Emperador Carlos V quien, en 1539, recibe el primer barril de petróleo exportado por un país, enviado desde la isla de Cubagua por el tesorero de Nueva Cádiz -Francisco de Castellano- para aliviar la gota del emperador.

Demás está decir que, cuando la exploración por hidrocarburos comenzó en Venezuela, de manera sistemática, este petróleo que sale solo fue útil señalización de hacia dónde dirigir las pesquisas.

En México, como es de esperarse, las filtraciones superficiales de hidrocarburos -el petróleo que sale solo- tienen un nombre mucho más colorido: Chapopote, palabra de origen náhuatl.

Si a esta narrativa le agregamos los reventones, flujo descontrolado de un pozo petrolero, ocurrencia común de las primeras épocas de la industria, cuando los ingenieros todavía aprendían los secretos de la madre naturaleza, uno puede llegar a entender eso de que el petróleo sale solo -invito al lector a que haga una búsqueda en Google de “dibujo de pozo petrolero”, y verán más de un reventón-.

El Zumaque I o MG-1, en el Cerro La Estrella, en la Costa Oriental del Lago de Maracaibo, considerado el primer pozo productor de petróleo en territorio venezolano, fue completado en 1914 a una profundidad de 135 metros, con 264 barriles diarios de producción de un crudo de 18° API. Setenta años después, en 1986, el pozo FUL-1 descubre lo que hoy conocemos como El Furrial, a 5.000 metros de profundidad, con una producción de 7.300 barriles diarios de un crudo de 26° API; setenta años que transformaron totalmente una industria que comenzó a lomo de mula en los senderos de la Costa Oriental del Lago de Maracaibo, donde los lugareños creían que el petróleo sale solo.

Aún si el petróleo saliera solo, la gasolina, como el país ha aprendido en estos últimos tiempos, no. Sin embargo, por años, hemos sido indiferentes como sociedad al despilfarro que significa que nos regalen la gasolina, sin entender que, si no pagas por la gasolina, el petróleo del que proviene no vale nada – hasta que ya no tenemos ni la una ni lo otro-.

Ah, reza el argumento, el petróleo es de todos y el petróleo sale solo, la gasolina regalada es mi derecho de cuna como venezolano.

Estas creencias no pasarían de ser una curiosidad, sí no fuera porque influencian el pensamiento de la sociedad acerca de la industria petrolera y, en última instancia, la manera como el estamento político se aproxima a ella.

Cerrar esa brecha de percepción es la difícil tarea que toca a aquellos que aspiramos a regresarle al país parte de las oportunidades que el petróleo ha presentado y que han sido desperdiciadas por décadas. Eso pasa por reconstruir una industria (gente, capital y tecnología) que hoy languidece en ruinas, y transformar la relación sociedad/industria en ambas direcciones.

Recuperar la economía, con la visión de usar el petróleo para construir un mejor y más robusto camino hacia el futuro sin la dependencia perversa que nos ha acompañado, es el reto de los que aspiran liderar -una tarea en la que no podemos fallar-, y para la cual debemos innovar con valentía. El Estado empresario y propietario ha demostrado ser un ineficiente e ineficaz gestor de la industria petrolera. Nos toca ahora tomar las lecciones de la historia y crear las condiciones e incentivos que hagan posible que los actores privados, nacionales e internacionales, revolucionen una industria que todavía está llena de oportunidades, y que así se cree el valor que la sociedad requiere para su rescate.

Para regresar a los niveles de producción de hace veinte años, suplir de combustibles al mercado interno y rescatar el ambiente, entre otras cosas, se necesitaría invertir entre 100 y 150 mil millones de dólares, emplear entre 30.000 y 50.000 trabajadores especializados, técnicos y profesionales, trabajando 24 horas, 365 días al año, durante una década; transcurridos esos diez años, solo tendríamos que repetir el ciclo otra vez.

Así, el milagro ocurriría: El petróleo volvería a salir solo.


Luis A. Pacheco es Presidente de la junta administradora ad hoc de PDVSA.

A %d blogueros les gusta esto: