elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Petróleo

¿ Para dónde va el petróleo venezolano en estos días ? – La Patilla – 24 de Mayo 2019

Buque-petrolero-parte-de-Venezuela.jpg.jpeg

 

Les sonará increíble. Pero va a Cuba….,  Quién lo va a cobrar ?
El envió de petróleo y productos a Cuba han aumentado cuatro veces en mayo, según documentos de Pdvsa vistos por S&P Global Platts el jueves.

Según los documentos, Pdvsa exportó 1,42 millones de barriles de crudo y productos combinados en mayo a la estatal Cubametales en Cuba, frente a los 355.000 barriles de abril.

Pdvsa vendió 646.000 barriles de crudo diluido (Diluted Crude Oil | DCO en inglés) a precio Brent menos USD 9,60 por barril a Cubametales, que exporta e importa metales, combustibles y lubricantes, según los documentos. Pdvsa también vendió 200.000 barriles de gasolina natural a Cubametales a precios de la gasolina natural Targa Mont Belvieu más 6,90 centavos por galón y 120.000 barriles de nafta virgen ligera a precio de gasolina natural Targa Mont Belvieu más 14,20 centavos / galón.

El DCO estaba programada para entregas del 22 al 23 de mayo con el petrolero Yare de Pdvsa, mientras que la gasolina natural y la nafta estaban programadas para la entregas entre 17 al 19 de mayo, en el buque Manuela Sáez de Pdvsa. Ambos petroleros arribarán al puerto cubano de Matanzas.

Pdvsa también vendió 450.000 barriles de combustible con contenido de azufre del 3% a Cubametales, a precio del US Gulf Coast Waterborne HSFO menos USD 3,47 por barril, para entregas del 22 al 24 de mayo en un tanquero no especificado, según los documentos de Pdvsa

Según el software de flujo de comercio Platts cFlow, el Manuela Saez fue visto por última vez frente a la costa cubana entre el 10 y el 19 de mayo, mientras que el Yare ha permanecido en la costa venezolana cerca de Amuay durante los últimos 14 días.

PDVSA y Cubametales no estuvieron disponibles de inmediato para realizar comentarios.

El DCO se está enviando a Cuba porque los inventarios son altos en Venezuela, ya que las sanciones de los Estados Unidos a Pdvsa han reducido las exportaciones.

“Las sanciones impuestas por los Estados Unidos a PDVSA han dificultado la colocación de hidrocarburos venezolanos en el mercado internacional, por lo que Cubametales recibió volúmenes alternativos a los acordados originalmente”, señala uno de los documentos.

El contrato original a Cuba es para la venta de crudos Mesa 30°API y Merey 16°API

Los documentos de PDVSA también mencionaron los altos inventarios de gasolina natural y nafta ligera virgen en las terminales de El Palito y Jose de Venezuela debido a las sanciones de EE. UU.

El Acuerdo de Cooperación Intergral Cuba-Venezuela (CIC) permite la entrega de crudos y productos alternativos cuando sea necesario. En virtud del acuerdo, Venezuela suministró a Cuba 98.000 b/d de productos crudos y refinados a cambio de bienes y servicios. Según los números preliminares, PDVSA en 2018 suministró a Cuba 33.840 b/d de DCO y 54.390 b/d de fuel oil. En el primer trimestre de 2019, PDVSA suministró a Cubametales 31.320 b/d de diesel. No hay otros datos disponibles.

Exportaciones erráticas

Si bien las exportaciones de petróleo de PDVSA a Cuba no han sido interrumpidas por completo por las sanciones de EE. UU., la menor producción de petróleo y el mal funcionamiento de las refinerías, el suministro ha sido errático en términos de volúmenes y tipos de productos. En abril, PDVSA envió a Cuba 300.000 barriles de crudo Lagomar y 55.000 barriles de queroseno, una reducción significativa con respecto a marzo cuando se exportaron 500.000 barriles de fuel oil, 300.000 barriles de diesel, 110.000 barriles de gasolina natural y 30.000 barriles de propano.

El 10 de mayo, el Departamento del Tesoro de EE. UU. anunció sanciones contra dos compañías y dos petroleros que, según dijo, habían entregado crudo desde Venezuela a Cuba desde fines de 2018 hasta marzo de 2019. Las sanciones, que según los EE.UU. se impusieron a Monsoon Navigation, con sede en las Islas Marshall, el propietario registrado de Ocean Elegance, un petrolero de crudo, y Serenity Maritime, con sede en Liberia, el propietario registrado de Leon Dias, un petrolero químico y petrolero.

En abril, EE. UU. sancionó a tres de Jennifer Navigation, Lima Shipping y Large Range, con base en Liberia, y tres de sus petroleros, que según el Tesoro facilitaron las entregas de crudo o productos petroleros de Venezuela a Cuba durante febrero y marzo.

También sancionó a PB Tankers con sede en Italia y seis de sus petroleros después de que el Tesoro dijo que facilitó una entrega de productos petroleros desde Venezuela a Cuba en marzo.

Estados Unidos reveló sus sanciones a Pdvsa en enero. Estos han servido como una prohibición de facto de las importaciones estadounidenses de crudo venezolano y una prohibición inmediata de las exportaciones estadounidenses de diluyentes a Venezuela. El 28 de abril, los Estados Unidos prohibieron las transacciones entre compañías no estadounidenses y Pdvsa que involucran al sistema financiero de los Estados Unidos, esencialmente prohibiendo el uso de dólares estadounidenses en todas las transacciones con Pdvsa.

¿Está negociando Maduro su salida de Venezuela? por German Gorraiz López – Kaosenlared – 24 de Mayo 2019

Trump y Putin mantuvieron una larga conversación telefónica en la que se habrían sentado las bases para posteriores acuerdos relativos a Venezuela, Siria y Ucrania dentro de la nueva dinámica acción-reacción propia de escenarios de Guerra Fría 2.0.

Trump y Putin mantuvieron una larga conversación telefónica en la que se habrían sentado las bases para posteriores acuerdos relativos a Venezuela, Siria y Ucrania dentro de la nueva dinámica acción-reacción propia de escenarios de Guerra Fría 2.0.

¿Está negociando Maduro su salida de Venezuela?

El acuerdo chino-venezolano por el que la empresa petro-química estatal china Sinopec invertirá 14.000 millones de dólares para lograr una producción diaria de petróleo en 200.000 barriles diarios de crudo en la Faja Petrolífera del Orinoco, (considerado el yacimiento petrolero más abundante del mundo), sería un misil en la línea de flotación de la geopolítica global de EEUU (cuyo objetivo inequívoco sería secar las fuentes energéticas de China), por lo es perentorio para EEUU la defenestración de Maduro. Así, tras una sistemática e intensa campaña desestabilizadora basada en el desabastecimiento selectivos de artículos de primera necesidad, la obscena especulación, la amplificación en los medios de la creciente inseguridad ciudadana, la toma de las calles por la oposición y la aplicación de sanciones al crudo venezolano para provocar el default o cese de pagos, estaríamos asistiendo a la fase final de la trama para lograr la defenestración de Maduro para lo que se antoja inevitable el visto bueno de Putin. En consecuencia, Trump y Putin mantuvieron una larga conversación telefónica en la que Putin habría confirmado a Trump su voluntad inequívoca de “no respaldar militarmente a Maduro” , por lo que tras el exilio a Cuba de Maduro y la cúpula militar, asistiremos a la conformación de un Gobierno de Transición integrado por figuras neutrales de la oposición y del chavismo que deberá preparar las Elecciones Presidenciales para el próximo otoño.

¿Podrá esquivar Cuba la asfixia energética?

Donald Trump habría adoptado como leit motiv de su Presidencia eliminar todo vestigio del legado obamaniano. Así, tras el intento de finiquitar el Obamacare, el anuncio de revisión del Tratado NAFTA y la retirada de EEUU del Acuerdo de París contra el Cambio Climático, el siguiente paso será intentar deshacer los avances diplomáticos y comerciales alcanzados con Cuba bajo el mandato de Barack Obama fruto de la extenuante presión de los destacados representantes cubano-americanos Marco Rubio y Mario Díaz-Balart. Además, la renovación automática por parte de EEUU por un año más del embargo comercial a la isla atentarían contra el vigente sistema financiero y político internacional y podrían suponer para Cuba pérdidas estimadas en cerca de 50.000 millones de $, abocando al régimen cubano a la asfixia económica que se verá agudizado con la asfixia energética tras la actual ofensiva de EEUU para finiquitar a Petrocaribe.

Petrocaribe fue creado en 2005 por iniciativa de Chávez con el objetivo de suministrar combustibles a los países miembros en condiciones ventajosas de pago, como créditos blandos y bajas tasas de interés y estaba integrado por 18 países (incluidos Honduras, Guatemala, Cuba, Nicaragua, República Dominicana, Haití, Belice y una decena de islas del Caribe). En sus comienzos, Venezuela exportaba 100.000 barriles diarios a los países del bloque que generaban una factura de 4.000 millones de dólares, de la cual una parte se pagaba en “efectivo” y el resto estaba subsidiado pero la nueva estrategia de EEUU sería estrechar lazos comerciales y militares con los países de Petrocaribe ante el peligro de contagio mimético de los ideales revolucionarios chavistas al depender en exclusiva de la venezolana Petrocaribe para su abastecimiento energético.

Así, Mike Pence, anunció la implementación de nuevas medidas contra dos compañías que transportan el crudo venezolano hasta Cuba así como contra los 34 buques que utiliza PDVSA para tal cometido aunado con un posible bloqueo naval con el objetivo confeso de provocar la “asfixia energética de Cuba” mediante la amputación del cordón umbilical que unen Venezuela y Cuba, pues en la actualidad tan sólo Cuba estaría recibiendo cerca de 30.000 barriles diarios del crudo venezolano que pagaría mediante servicios médicos y asesores de inteligencia y en el supuesto de persistir el bloqueo naval de EE.UU. al crudo venezolano la Isla se vería abocada a una asfixia energética de resultados imprevisibles, por lo que agentes del G2 (la  Inteligencia cubana), habrían tomado como rehén al propio Maduro y estaría negociando con EEUU la salida de Maduro hacia Cuba a cambio de suspender el bloqueo energético a la Isla, quedando Diosdado Cabello y el resto de la cúpula chavista abandonados a su suerte.

Repsol reduce sus operaciones en Venezuela por Marín Arostegui – La Patilla – 22 de Mayo 2019

Referencial. El logotipo de Repsol en su sede en Madrid, España | Foto: Reuters

La española Repsol, el último gigante petrolero occidental con operaciones importantes en Venezuela, está abandonando el país, a medida que aumenta la presión de las sanciones estadounidenses y la continua incertidumbre.

Las inversiones de Repsol en Venezuela, valoradas en casi $ 1,7 mil millones (1.480 millones de euros) en 2017, han caído un 70% en el último año. El informe anual de la compañía también dice que la empresa continuará reduciendo su negocio venezolano en los próximos meses.

Repsol ha sido objeto de intensas negociaciones entre España y Washington mientras el gobierno de Trump intenta que el gobierno socialista de Madrid se una a los esfuerzos para aislar al régimen de Nicolás Maduro.

A las compañías petroleras españolas mantienen “cierta actividad” (en Venezuela) se les puede “plantear un problema” con las sanciones de EE. UU. según el ministro de Relaciones Exteriores español, Josep Borrel que habló después de una reunión con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, en Washington el mes pasado.

Mientras tanto, Repsol está negociando la reducción de sus intereses comerciales venezolanos con el Departamento de Estado, según fuentes diplomáticas de Estados Unidos.

El enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, Eliot Abrams, dijo recientemente durante una visita a Madrid, que “el negocio de Repsol en Venezuela se está debatiendo de manera muy activa en Washington”, donde la compañía solicitó exenciones especiales para sus empresas conjuntas restantes con la compañía petrolera nacional de Venezuela, PDVSA.

“Habrá decisiones tomadas en Washington en los próximos días sobre esto”, dijo Abrams.

Repsol se ha adaptado sistemáticamente a las políticas socialistas de gobiernos populistas en América Latina,  rechazadas por otros gigantes petroleros como Exxon Mobil y BP. Fue una de las pocas empresas que permaneció en Bolivia cuando el presidente Evo Morales, un aliado cercano de Maduro, obligó a las empresas extranjeras a aceptar una participación mayoritaria del estado en proyectos energéticos.

Repsol también ha explorado en busca de petróleo en alta mar en Cuba.

Los ejecutivos de Repsol han negado que la presión de Estados Unidos la esté expulsando de Venezuela. Pero las acciones de la administración Trump están bloqueando cada vez más la capacidad de la compañía para realizar negocios con Pdvsa.

Rusia realiza negocios petroleros en Venezuela a través de una filial que Pdvsa abrió recientemente en Moscú. La compañía rusa Rosneft, dirigida por un amigo cercano del primer ministro Vladimir Putin, ha asumido cada vez más el control de la disminución de la producción de petróleo en Venezuela.

Algunos de los contratos petroleros de Repsol con el gobierno venezolano se prolongan hasta 2036. La compañía tiene una participación del 40% en cuatro bloques petroleros bajo una empresa de riesgo compartido, así como participaciones mayoritarias en proyectos de gas.

La firma ha estado tratando de sortear las sanciones de Estados Unidos mediante el trueque de envíos de crudo venezolano por combustible refinado enviado de vuelta a Venezuela.

Pero este sistema de intercambio ahora está en peligro por una nueva directiva del Departamento de Energía de EE. UU. que autoriza a los funcionarios a confiscar petroleros y congelar los activos de las compañías que mueven petróleo venezolano.

Según la agencia de noticias Reuter, los petroleros con destino a Europa que cargan crudo en los puertos venezolanos han quedado paralizados en el puerto.

Washington le ha otorgado a Repsol un período de gracia para cerrar sus operaciones en Venezuela de manera ordenada, según los portavoces de la compañía.

También hay crecientes presiones legales sobre los individuos españoles involucrados en el negocio petrolero de Venezuela. El embajador de España en Venezuela bajo el ex primer ministro socialista Rodríguez Zapatero, Raúl Morodo, está siendo investigado por lavado de dinero a través de contratos falsos con PDVSA. Tres personas, incluido su hijo, fueron arrestados esta semana por orden del tribunal más alto de España.

Venezuelan crude oil production falls to lowest level since January 2003 – U.S. Energy Information Administration EIA – 21 de Mayo 2019

In April 2019, Venezuela’s crude oil production averaged 830,000 barrels per day (b/d), down from 1.2 million b/d at the beginning of the year, according to EIA’s May 2019 Short-Term Energy Outlook. This average is the lowest level since January 2003, when a nationwide strike and civil unrest largely brought the operations of Venezuela’s state oil company, Petróleos de Venezuela, S.A. (PdVSA), to a halt. Widespread power outages, mismanagement of the country’s oil industry, and U.S. sanctions directed at Venezuela’s energy sector and PdVSA have all contributed to the recent declines.
Venezuela’s oil production has decreased significantly over the last three years. Production declines accelerated in 2018, decreasing by an average of 33,000 b/d each month in 2018, and the rate of decline increased to an average of over 135,000 b/d per month in the first quarter of 2019. The number of active oil rigs—an indicator of future oil production—also fell from nearly 70 rigs in the first quarter of 2016 to 24 rigs in the first quarter of 2019. The declines in Venezuelan crude oil production will have limited effects on the United States, as U.S. imports of Venezuelan crude oil have decreased over the last several years. EIA estimates that U.S. crude oil imports from Venezuela in 2018 averaged 505,000 b/d and were the lowest since 1989.

Source: U.S. Energy Information Administration, Short-Term Energy Outlook
EIA expects Venezuela’s crude oil production to continue decreasing in 2019, and declines may accelerate as sanctions-related deadlines pass. These deadlines include provisions that third-party entities using the U.S. financial system stop transactions with PdVSA by April 28 and that U.S. companies, including oil service companies, involved in the oil sector must cease operations in Venezuela by July 27. Venezuela’s chronic shortage of workers across the industry and the departure of U.S. oilfield service companies, among other factors, will contribute to a further decrease in production.

Source: U.S. Energy Information Administration, based on Baker Hughes
Additionally, U.S. sanctions, as outlined in the January 25, 2019 Executive Order 13857, immediately banned U.S. exports of petroleum products—including unfinished oils that are blended with Venezuela’s heavy crude oil for processing—to Venezuela. The Executive Order also required payments for PdVSA-owned petroleum and petroleum products to be placed into an escrow account inaccessible by the company. Preliminary weekly estimates indicate a significant decline in U.S. crude oil imports from Venezuela in February and March, as without direct access to cash payments, PdVSA had little reason to export crude oil to the United States.
India, China, and some European countries continued to receive Venezuela’s crude oil, according to data published by ClipperData Inc. Venezuela is likely keeping some crude oil cargoes intended for exports in floating storage until it finds buyers for the cargoes.

Source: U.S. Energy Information Administration, Short-Term Energy Outlook, and Clipper Data Inc.
A series of ongoing nationwide power outages in Venezuela that began on March 7 cut electricity to the country’s oil-producing areas, likely damaging the reservoirs and associated infrastructure. In the Orinoco Oil Belt area, Venezuela produces extra-heavy crude oil that requires dilution with condensate or other light oils before the oil is sent by pipeline to domestic refineries or export terminals. Venezuela’s upgraders, complex processing units that upgrade the extra-heavy crude oil to help facilitate transport, were shut down in March during the power outages.
If Venezuelan crude or upgraded oil cannot flow as a result of a lack of power to the pumping infrastructure, heavier molecules sink and form a tar-like layer in the pipelines that can hinder the flow from resuming even after the power outages are resolved. However, according to tanker tracking data, Venezuela’s main export terminal at Puerto José was apparently able to load crude oil onto vessels between power outages, possibly indicating that the loaded crude oil was taken from onshore storage. For this reason, EIA estimates that Venezuela’s production fell at a faster rate than its exports.
EIA forecasts that Venezuela’s crude oil production will continue to fall through at least the end of 2020, reflecting further declines in crude oil production capacity. Although EIA does not publish forecasts for individual OPEC countries, it does publish total OPEC crude oil and other liquids production. Further disruptions to Venezuela’s production beyond what EIA currently assumes would change this forecast.
Source: EIA

La OPEP ¿Resurecció y división ? por Rafael Castro Gallegos – Petroleum – 21 de Mayo 2019

La influencia de la OPEP en los precios del petróleo ha resurgido  en los últimos años. Hoy interactúa una especie de OPEP Ampliada, donde los recortes de producción son acordados por los catorce países miembros y por diez productores “no OPEP” encabezados por Rusia.  Antes de estas negociaciones los precios iban en picada y a partir de ellas se ha revertido la tendencia, llegando a  unos  sesenta o setenta dólares el barril. Estos recortes de producción son pan para hoy y hambre para mañana. Significan a mediano plazo pérdida de mercados, porque el vacío de oferta que dejan estos países, es llenado por otros.

Pérdidas de mercados como las que a finales del siglo XX fueron consecuencia de los recortes de producción generados durante  la Guerra del Yom Kipur, o la caída del Sha de Irán. Los recortes de producción se hicieron rutinarios y el  crudo multiplicó su precio. Llegaron a cerrar 14 millones de barriles por día. Pero no todo fue color de rosa. Otros productores llenaron los vacíos dejados por los recortes y como consecuencia de ello, la OPEP pasó en veinte años de ser el surtidor de las dos terceras partes del mercado mundial, a satisfacerle apenas un tercio. Como contrapartida,  centenares de miles de millones de dólares fueron transferidos desde las arcas de los países del primer mundo hasta las faltriqueras  de los árabes.

Pros y contras, porque hay que entender que el petróleo por encima de todo es un negocio, con muchas implicaciones geopolíticas; pero un negocio.

LOS PRODUCTORES TIENEN SUS CUOTAS

Los volúmenes de  producción de petróleo han obedecido a arreglos entre los grandes productores. Ya en 1928 los zares del petróleo mundial se reunieron en el Castillo de Achnacarry, en Escocia. Acordaron repartirse el mercado petrolero mundial, limitaron la competencia de precios y fijaron sus respectivas cuotas de producción. De allí surgieron las llamadas Siete Hermanas, símbolo de poder económico y político por décadas.

En 1934 los Estados Unidos creo una Ley Federal mediante la cual asignaba a cada estado de la Unión… su nivel de producción. Buscaba satisfacer la demanda y la estabilidad de los precios. El “libérrimo” negocio norteamericano estaba sometido a cuotas emanadas del gobierno central.

Cuando Estados Unidos dejó de ser exportador, crearon las cuotas de importación de crudo para proteger los costosos petróleos norteamericanos.

Solo recientemente y ante el auge de la lutita, los Estados Unidos han levantado la prohibición de exportar  hidrocarburos que mantenían para proteger su mercado energético.

Comentario: si Estados Unidos protege su negocio… los venezolanos también.

FUNDACIÓN DE LA OPEP

La fundación de la OPEP en 1960 fue un tímido esfuerzo de los países productores para participar en la conformación de los precios de su petróleo.

En 1973 todos se sorprendieron con la vertiginosa alza de los precios. Aunque usted no lo crea, en ella  tuvieron gran influencia las transnacionales petroleras, cansadas de observar como los precios bajos del petróleo aupaban el crecimiento económico; pero disminuían año a año sus ganancias empresariales. Como en las novelas de misterio: el sospechoso del delito es quién se beneficia de él.

A partir del 2017, luego de lustros en segundo plano respecto a la influencia en los precios, la OPEP, ahora ampliada, resurge en este s XXI de una manera mucho menos espectacular. Seguramente sus recortes también serán castigados como pérdida de mercados.

Hoy en día, además de la OPEP, existen otros factores que determinantes en los precios:

LA LUTITA

Desde el llamado embargo árabe de 1973,  los Estados Unidos se propuso como urgencia lograr la autosuficiencia energética. Era imperioso superar la dependencia del petróleo extranjero. La confluencia de dos tecnologías: perforación horizontal y   fracturación de las formaciones, generó el hidrocarburo de lutita. Su vasta producción revirtió la curva de producción de petróleo norteamericano que iba en barrena hacia los cinco millones de barriles y hoy resurgió hacia 12 millones. Este fenómeno, además de modificar la geopolítica del petróleo, colocó a Estados Unidos a la cabeza de los productores y ha evitado una significativa alza de precios. Por otra parte, la altísima declinación de esos yacimientos de lutita han generado problemas a  algunas de las empresas más pequeñas del negocio, colocadas al borde de la quiebra. ¿Hasta dónde serán significativas  estas quiebras?

IRAN

  Producto de las medidas norteamericanas, Irán ha bajado su producción desde 3,9 millones de barriles diarios a 2,6. Ese recorte obligado refleja inicialmente un alza de los precios.

¿Hasta dónde influirá en este escenario la nueva geopolítica alrededor de Siria?: USA, Europa, Arabia Saudita vs.  Rusia, China, Irán y de asomada, Venezuela. ¿Habrá guerra? ¿Se dividirá la OPEP?

El panorama petrolero siempre es complicado y muy político. Muchos actores. Por ahora se prevén precios estables. En el futuro inmediato… ya veremos.

VENEZUELA

Ironía de ironías: la “revolución” bolivariana contribuye al alza de precios con su monumental recorte de cinco millones de barriles. Saque cuentas, deberíamos estar en 5,8 millones de barriles y apenas estamos en menos de 0,8.

Tal vez nos boten de la OPEP y acepten a Cuba, que exporta el petróleo que le manda Venezuela.

Pura destrucción estratégica. Qué vergüenza !!!

Can Venezuela’s Oil Pay the Day After Bill? by Moises Rendon – Center for Strategic and International Studies – Abril 2019

unnamed-2.jpg

A once-rich country has now completely collapsed. Venezuela is facing some of the worst humanitarian and economic crises in the world. Hyperinflation is expected to reach at least 10 million percent this year while the GDP has cut in half since 2013. Food and medicine shortages, nationwide power outages, and lack of access to safe water and sanitation are some of the day-to-day challenges Venezuelans are facing. About 5.3 million migrants and refugees are expected to have fled the country this year. The Venezuelan people desperately need to regain their liberty to start the rebuilding of their nation, but given the magnitude of the challenges ahead, this will be one of the most dramatic and complex transitions ever seen in the Western Hemisphere.

When the Venezuelan interim administration and National Assembly led by Juan Guaidótake control of the country, they will require sustained and coordinated international support in order to lead Venezuela in the right direction. Venezuela will require international support to relieve the suffering of its people. Extensive and immediate political, economic, and institutional reforms, backed by significant international humanitarian aid and technical and financial assistance, will be essential for the stabilization and recovery of Venezuela.

Despite holding the world’s largest proven oil reserves, Venezuela’s oil output will not beenough to fully finance the country’s much-needed reconstruction efforts once democracy is restored. The United States, together with other donor countries, multilateral institutions, and the private sector, should continue to provide humanitarian support and prepare an urgent response when it is politically feasible. The immediate response, once Nicolás Maduro is no longer in power, is to address the dire conditions affecting the day-to-day health and well-being of Venezuelans. In addition, the development, investment, and implementation of multisectoral policy reforms will need to follow to foster sustainability.

Opening Venezuela’s Oil Faucet Will Take Years

Venezuela is one of the founding members of the Organization of the Petroleum Exporting Countries (OPEC) and a pioneer in the oil industry. PDVSA, Venezuela’s state-owned oil company, was one of the most profitable companies in the world. However, systematic mismanagement, massive corruption, and draconian policies have led to a sharp decline in production. When Hugo Chávez was elected president in 1998, the country produced on average 3.5 million barrels per day (b/d). Since then, production has steadily decreased to1.1 million b/d in 2019, and recent reports show an even deeper decline due to recent sanctions on PDVSA—production is down to 650,000 b/d during the first half of March.

The fall in production has been compensated with an increase in imports and external debt. In 1999, the country owed $37 billion, and by 2016 was more than $150 billion in debt. Venezuela’s external debt equals more than five years’ worth of exports. Ultimately, debt restructuring and financial assistance will be needed, although they may not be enough to finance the country’s recovery either.

Expecting Venezuela’s post-Maduro initial response recovery to be tied to its energy industry is both inaccurate and harmful for the country’s prospects to succeed. Limited financial resources, mounting operational inefficiencies, the lack of drilling equipment and diluent, and power failures have all contributed to declines in oil production. Even in the case of a regime change, political uncertainty and new election will likely limit the ability for much recovery in the first year of the new government. Assuming a “soft-landing” scenario, in which the interim government and the National Assembly take control of the country’s institutions, some experts predict that even an aggressive oil ramp-up plan would require up to 10 years to recover the oil production output of 3.1 million b/d.

Supporting Venezuela’s Humanitarian and Reconstruction Assistance

The role of the United States and the international community to help Venezuela get back on its feet will be essential. Venezuela will encounter a broad range of numerous recovery and reform tasks in the wake of its current crisis. However, the international community cannot count on simply “turning on the oil faucet” as a quick fix for the Venezuelan economy, as it will take years to recover oil production levels. Therefore, external partners will need to help Venezuela, particularly within the initial response phase. The United States, the European Union, multilateral development banks, the private sector, and other partners will have to front the reconstruction capital first.

Experience from previous national reconstruction efforts can help frame the role of the United States and the international community in this process. The financial needs for Venezuela’s “day after” will likely be closer to Iraq’s reconstruction efforts. Recent reports show that rebuilding Iraq after three years of war with Islamic State will cost more than 88 billion dollars. According to Inter-American Development Bank (IDB) Governor for Venezuela and Harvard professor Ricardo Hausmann, Venezuela will need approximately $20 billion to meet the most basic needs in the initial response, including financing imports, humanitarian aid, and technical assistance. For a long-term sustainability phase including debt restructuring and financial assistance, Venezuela will need at least $60 billion.

Helping Venezuela during a “day after” scenario will not only be essential to stabilize the country and the region, but it will also pay off in the long term. Down the road, Venezuela could become a healthy trade partner and renewed ally to the United States and other democratic countries.

Moises Rendon is an associate fellow and associate director of the Americas Program at the Center for Strategic and International Studies in Washington, D.C.

La producción de petróleo en Venezuela se hunde a 500 mil b/d – Argus/La Patilla – 15 de Mayo 2019

Las instalaciones petroleras del Lago de Maracaibo – Alvaro Ybarra

La producción de crudo de Venezuela ha caído a alrededor de 500,000 b/d, debido a la ralentización de las exportaciones y las facilidades de almacenamiento repletas obligan a la estatal Pdvsa a cerrar pozos, según informaron cuatro funcionarios de la empresa a Argus.

La disminución es más pronunciada en la Faja del Orinoco, donde la producción se ha reducido a menos de 200,000 b/d en los últimos días, en comparación con los más de 700,000 b/d a principios de mayo. Hace un año, la Faja del Orinoco producía alrededor de 1 millón b/d.

Los tres mejoradores operativos de crudo pesado de Pdvsa, que la compañía opera con socios extranjeros, han detenido el procesamiento en previsión a dejar de mejorar los crudos para convertirse en mezcladoras de crudo con operaciones menos complejas. Un cuarto mejorador, Petro San Félix, 100% de propiedad de Pdvsa , ha estado paralizado desde el año pasado, pero también cambiará a la mezcla, dijeron los funcionarios de Pdvsa

Los mejoradores venezolanos están dotados de tecnologías capaces de transformar el petróleo extrapesado de la Faja del Orinoco, de menos de 10° API y más de 4% de azufre, en crudos mejorados de hasta 32° API con apenas 0,06% de azufre.

No está claro si los socios minoritarios de Pdvsa en los mejoradores, Chevron en PetroPiar, Rosneft en PetroMonagas y Total y Equinor en PetroCedeño, han acordado degradar las operaciones de mejoramiento para convertirse en apneas mezcladores. Dos funcionarios de Pdvsa dijeron a Argus que la compañía asumiría todos los derechos de comercialización del crudo mezclado. En contraste, los socios de Pdvsa podrían comercializar su parte si hay producción de crudo mejorado.

Los socios de Pdvsa rutinariamente rechazan hacer comentarios sobre sus operaciones en Venezuela.

La fuerte caída de la producción revierte las modestas ganancias luego que media docena de apagones en todo el país en marzo que interrumpieron la producción de petróleo y las exportaciones. Argus estima la producción de abril en alrededor de 800,000 b/d en comparación con los 790,000 b /d en marzo.

“Toda la producción que se transporta como el petróleo crudo diluído (DCO) está cerrada”, dijo un funcionario alto rango de Pdvsa, refiriéndose al crudo del Orinoco que se diluye con nafta para transportarlo por oleoductos a los mejoradores en Jose y a la instalación de mezcla PetroSinovensa.

Los funcionarios de Pdvsa culparon de la abrupta disminución a la escasez de capacidad de almacenamiento, además de problemas operativos crónicos, como el suministro de energía inestable, el robo de equipos, la escasez de productos químicos y la fuga de mano de obra.

Pdvsa se ha visto obligado a almacenar más crudo porque las exportaciones no están a la par con la producción, incluso a un nivel reducido. La acumulación de exportaciones es principalmente una consecuencia de las sanciones petroleras de EE. UU., que cortaron el acceso mercado estadounidense, tradicionalmente el mayor destino para los barriles venezolanos. Las exportaciones que están saliendo ahora van principalmente a India y China.

La producción de crudo en la División Oeste de Pdvsa, que se concentra en y alrededor del lago Maracaibo en el estado de Zulia, actualmente promedia alrededor de 150.000 b/d en comparación con unos 300.000 b/d en 2017 y 600.000 b/d en 2015. La producción de la División Este se está ejecutando a lo largo del misma tendencia a la baja.

Pdvsa está trabajando actualmente en la transformación de los mejoradores, que tienen una capacidad combinada para producir 600.000 b/d de crudo sintético, en instalaciones de mezcla para producir más crudo del tipo Merey de 16° API favorecido por sus clientes chinos e indios. Gran parte del crudo sintético producido por los mejoradores desde fines de la década de 1990 era enviado a los Estados Unidos.

Pdvsa posee una planta de mezcla, PetroSinovensa en Jose, junto con la estatal CNPC de China. La planta ha podido superar mejor los problemas estructurales de la industria que los mejoradores, en parte debido a un suministro de energía de respaldo independiente, pero también debido a una mayor disponibilidad de calidades más livianas. CNPC también desempeña un papel operacional más amplio en esa planta.

Ni con el precio del crudo en máximos Venezuela se salva del desastre petrolero del chavismo por Daniel Gómez – ALnavío – 8 de Mayo 2019

“Lo que vemos en Venezuela es el peor de los escenarios. El crudo puede llegar a 200 dólares, pero esto, en vez de mejorar la situación del país, la empeora”, dice a ALnavío el venezolano Evanán Romero, exdirectivo de PDVSA y consultor petrolero con 60 años de experiencia.

Venezuela le tiene que comprar crudo liviano a Nigeria / Foto: Ministerio del Petróleo
Venezuela le tiene que comprar crudo liviano a Nigeria / Foto: Ministerio del Petróleo

Las sanciones de Estados Unidos a Irán dispararon el precio del petróleo de 40 a 70 dólares. Una noticia positiva para las empresas y países productores de crudo. ¿Y para Venezuela?

– No. En absoluto. Esto no le va a beneficiar ni una cosquillita, ni un arañazo, declara a ALnavío el consultor petrolero Evanán Romero, analista con 60 años de experiencia en el sector, exviceministro venezolano de Energía y Minas entre 1996 y 1996, y director ejecutivo de la estatal PDVSA (Petróleos de Venezuela) entre 1998 y 1999.

Romero define la situación en Venezuela como “deplorable”. Explica que la “revolución socialista del siglo XXI -como se hacía llamar el chavismo- destrozó al país como productor”.

Venezuela es el país con mayores reservas de hidrocarburos del planeta. Antes del chavismo, la producción superaba los tres millones de barriles al día. En marzo de 2019, según la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo), la producción es de apenas 732.000 barriles.

– Por primera vez en 100 años vemos una producción así de baja. Hoy lo único que está produciendo en Venezuela son las participaciones que tienen los rusos, los chinos, los franceses y las estadounidenses como la Chevron.

Agrega Romero que en PDVSA “no tienen ni siquiera cómo darles un almuerzo a sus obreros para ir al campo y que vean lo que está pasando”.

– Lo que vemos en Venezuela es el peor de los escenarios. El crudo puede llegar a 200 dólares, pero esto, en vez de mejorar la situación del país, la empeora.

Hace dos semanas informó la agencia Bloomberg que Venezuela tuvo que importar petróleo de Nigeria. Crudo nigeriano ligero para afrontar el desplome de la producción y la crisis energética.

– Esto es un fenómeno que se viene produciendo en los últimos 15 años. La producción principal en Venezuela es la de la Faja del Orinoco. El de la faja es un petróleo que no fluye por sí mismo, que no se puede mover por el campo y que necesita mezclarse con otros más ligeros. Los ligeros venezolanos la revolución del siglo XXI se los regaló a Cuba, a Petrocaribe. Esto destruyó las capacidades de los yacimientos y generó la necesidad de utilizar grandes unidades de gas natural o barriles de agua para producir, explica Romero.

Hasta ahora, agrega el analista, Venezuela tenía una escapatoria: “exportar petróleo ligero desde EEUU a un precio mucho más barato”. Sin embargo, llegaron las sanciones, y con ellas, el colapso de la producción.

– Venezuela ahora tiene que ir a Nigeria, o a Rusia, a conseguir el petróleo liviano porque lo necesita. Antes era mucho más barato desde EEUU. Este llegaba a Curazao y lo intercambiaban por otro menos denso que el de la Faja del Orinoco. Ahora tienen que salir a buscar dinero donde no hay porque los nigerianos piden pagos adelantados. Cuando no hay dinero, la cosa se pone más grave.

La cosa se pone grave, indica Romero, porque Venezuela en estos momentos, más que un país exportador y productor, es un país importador “al que se le encarecen los insumos que necesita y los servicios”.

¿Cómo resolver esta situación? Este analista lo tiene claro: “Hay que salir de la revolución del siglo XXI, para que haya una solución en el horizonte”.

Qué intereses tienen Rusia y EE.UU. en Venezuela y por qué se pelean por él – BBC News – 7 de Abril 2019

Desde la pasada semana, el juego de pulsos y fuerzas de Estados Unidos Rusia por derrocar o mantener a flote el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela ha ido a peor

Vladimir Putin y Donald Trump sostuvieron un diálogo sobre Venezuela, informó la Casa Blanca.

Vladimir Putin y Donald Trump sostuvieron un diálogo sobre Venezuela, informó la Casa Blanca. Foto: GETTY IMAGES, vía BBC Mundo

Venezuela es la nueva “manzana de la discordia” del escenario global: dos de las grandes potencias del mundo se pelean por su destino.Pero desde la pasada semana, el juego de pulsos y fuerzas de Estados Unidos y Rusia por derrocar o mantener a flote el gobierno de Nicolás Maduro ha ido a peor.

Tras el fallido “levantamiento” promovido por el líder opositor Juan Guaidó, ambas naciones reforzaron su retórica y se acusaron duramente de interferir en la crisis interna del país sudamericano.

Washington responsabilizó a Moscú de frustrar la salida de Maduro, mientras el Kremlin fustigó a Washington por promover una “guerra de información” contra Caracas.

Pero las tensiones dieron un giro inesperado este viernes, después de una larga llamada entre Donald Trump y Vladimir Putin en la que el inquilino de la Casa Blanca contradijo las versiones que, hasta ahora, habían mantenido altos miembros de su propio gobierno -y él mismo- sobre la influencia rusa en Venezuela.

Este es el video que muestra a Guaidó y López juntos en Caracas. Video vía BBC Mundo

Este es el video que muestra a Guaidó y López juntos en Caracas. Video vía BBC Mundo

Putin no quiere en absoluto implicarse en Venezuela, más allá de que le gustaría ver que ocurre algo positivo para el país”, dijo Trump, pese a que en marzo afirmó que los rusos “tenían que salir” del país latinoamericano.

El jueves, el jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, también conversó sobre la crisis venezolana con su homólogo ruso, Serguei Lavrov.

Y es que, pese a las declaraciones del viernes de Trump, Venezuela ha sido en los últimos tiempos un punto de fricción frecuente para ambos países que generó incluso acaloradas discusiones en el Consejo de Seguridad de la ONU.

“Han llegado al punto que, por momentos, parece que la situación en Venezuela ya no se trata de la rivalidad entre Maduro Guaidó, sino de Rusia y Estados Unidos”, asegura a BBC Mundo James Dobbins, analista en Diplomacia y Seguridad de la RAND Corporation, un think thank que asesora a las fuerzas armadas de Estados Unidos.

El presidente de Venezuela afirmó que "la escaramuza golpista no puede quedar impune".

El presidente de Venezuela afirmó que “la escaramuza golpista no puede quedar impune”.

Ha sido para muchos un viejo recuerdo de los años tensos y oscuros de la Guerra Fría, en los que Cuba era la moneda de cambio entre las dos mayores potencias del mundo.

Pero ¿por qué Estados Unidos y Rusia se pelean ahora por Venezuela? ¿Qué intereses están en juego?

Analistas consultados por BBC Mundo explican que la respuesta no es sencilla: razones políticas y económicas se mezclan con otras que trascienden la propia crisis de Venezuela.

¿Cómo Rusia y Estados Unidos se volvieron amigo y enemigo del gobierno de Venezuela?

Pese a las frecuentes críticas de Chávez, Estados Unidos y Venezuela fueron durante su gobierno importantes socios comerciales.

Estados Unidos fue por muchos años, de hecho, el principal comprador de petróleo venezolano y varias refinerías del país del norte se dedicaban especialmente a tratar el crudo enviado por el gobierno de Caracas”, recuerda Dobbins.

Pero a medida que la crisis arreció durante el gobierno de Maduro, Washington comenzó a cortar sus relaciones, sus importaciones de Venezuela y a imponer sanciones contra empresas y miembros del gobierno bolivariano.

A medida que Washington se alejaba, Putin comenzó a estrechar su cercanía con el país sudamericano, que comenzó a apoyar a Rusia en muchas de sus cruzadas y políticas internacionales.

La anexión rusa de Crimea en 2014 provocó una dura condena de Occidente y una oleada de sanciones económicas contra el Kremlin que todavía continúan.

PeroVenezuela fue uno de los pocos países que la apoyó.

Moscú, desde entonces, “busca a países que aún quieran lidiar con ellos, y eso incluye a Venezuela”, explica Steven Pifer, exembajador de Estados Unidos en Ucrania e investigador del centro de análisis Brookings Institution.

Pero a medida que Estados Unidos cortaba sus vínculos comerciales y petroleros con Caracas, Rusia los aumentaba.

Desde hace más de una década, la petrolera rusa Rosneft se empezó a involucrar de manera significativa en el sector petrolero venezolano.

Según cálculos de algunos especialistas, el gobierno ruso y Rosneft habrían concedido unos US$20.000 millones de dólares en préstamos y líneas de crédito a Caracas desde el año 2006 a cambio de petróleo.

Dobbins por su parte, aclara que Venezuela no ha sido capaz de pagar la deuda, por lo que un cambio de gobierno anularía la posibilidad de que la petrolera rusa vea su dinero de vuelta.

¿Se trata entonces del interés por el petróleo?

Es el argumento preferido del gobierno de Venezuela: Maduro acusa a la Casa Blanca de querer hacerse con el control de sus reservas de petróleo.

“No hay dudas de que Venezuela fue un importante socio comercial y petrolero de Estados Unidos y que la Casa Blanca estaría interesada en recuperar eso. Pero no creo el argumento de que quieran controlar el petróleo”, señala Dobbins.

En contraste, el gobierno venezolano destaca la solidaridad de Rusia y el apoyo de su gobierno en los “momentos difíciles”.

Venezuela vivió unas intensas jornadas de protesta la pasada semana.

Venezuela vivió unas intensas jornadas de protesta la pasada semana. Foto: Getty images, vía BBC Mundo

Vladimir Rouvinski, profesor de Política y Relaciones Internacionales en la Universidad ICESI de Cali, Colombia, considera que hay otros objetivos además del interés de Moscú por el petróleo venezolano.

“Desde 2014, este tipo de inversiones fueron muy cuestionados desde la perspectiva de negocio, porque estos yacimientos de Venezuela requieren una gran inversión y las empresas tendrían que poner muchísima plata para poder aprovecharlos”, afirma.

“Lo que estaban haciendo realmente los rusos era dar una ayuda camuflada al gobierno de Maduro, porque no tenía sentido hacer este prepago por petróleo venezolano para una empresa que tiene sus propios yacimientos de petróleo (Rosneft)”, añade.

Dobbins señala además que la explotación petrolera y la extracción de gas de esquisto hizo a Estados Unidos cada vez menos dependiente de las importaciones de petróleo, lo que restó importancia a su interés en el capital probado de hidrocarburos de Venezuela.

Entonces ¿por qué otros motivos mira Moscú hacia Caracas?
El editor del servicio ruso de la BBC, Famil Ismailov considera como punto fundamental el mensaje que puede vender Putin en su propio país.

“Es muy importante mostrarle al público interno que, pese a las sanciones, Rusia cumple su rol como superpotencia y tiene países amigos”, explica.

Pifer, por su parte, afirma que lo que el Kremlin busca es dar la imagen de una Rusia que no está aislada “cuando en realidad lo está”.

El secretario de Estado de EE.UU. Mike Pompeo y el asesor de Seguridad Nacional John Bolton han dicho que no está cerrada la opción militar para Venezuela.

El secretario de Estado de EE.UU. Mike Pompeo y el asesor de Seguridad Nacional John Bolton han dicho que no está cerrada la opción militar para Venezuela. Foto: Getty images, vía BBC Mundo

 

En el caso de Estados Unidos, señala Dobbins, Venezuela también se ha vuelto un motivo de política interna.

“En el sur de Florida vive una amplia comunidad de venezolanos y cubanos que apoyan un cambio de régimen en Venezuela”, señala.

De ahí que las amenazas y nuevas sanciones al gobierno de La Habana por su apoyo a Caracas -que la isla niega que incluya tropas- también comenzaron a formar parte del discurso deTrump en los últimos meses.

“Si tenemos en cuenta que Florida es un estado péndulo (el voto por los candidatos de cada partido varía de una elección a otra) y que el año 2020 está la vuelta, no es de asombrarnos que Venezuela sea uno de los temas para la campaña de Trump, agrega.

Comenta, además, que la crisis humanitaria que atraviesa Venezuela también ha tenido un impacto en Estados Unidos y en países de América Latina por el alto flujo migratorio, lo que llevó a la Casa Blanca a tomar cartas en el asunto.

¿Entonces es también un tema de política exterior?

Rouvinski considera que una de las causas del apoyo de Moscú a Caracas hay que buscarlas en otro lado.

“Las élites en Rusia creen que los problemas que Moscú tiene con sus países vecinos -en primer lugar con Ucrania, pero también con Georgia y en otros en Asia Central- se deben a la influencia de Estados Unidos, señala.

El gobierno ruso criticó en repetidas ocasiones la “interferencia” de Washington en Ucrania o el despliegue de fuerzas estadounidenses en el mar Negro o Báltico, como parte de los operativos de la OTAN.

En este contexto, el analista considera que lo que buscan los rusos es tener incidencia en los países que ellos consideran como el “patio trasero de Estados Unidos: las naciones de América Latina y el Caribe.

“El gobierno ruso piensa que si puede mantener influencia sobre estos países, principalmente Venezuela y Cuba, pueden tener también algo de presión sobre Washington para que cambien sus políticas en los países cercanos a Rusia”, señala.

Juan Guaidó es reconocido como jefe de Estado de Venezuela por medio centenar de países. Foto: AFP

Juan Guaidó es reconocido como jefe de Estado de Venezuela por medio centenar de países. Foto: AFP

Por otra parte, Dobbins señala que la presencia rusa en Latinoamérica ha sido vista como una amenaza desde hace décadas por los distintos gobiernos estadounidenses.

Estados Unidos no puede permitir que un país que está fuera del hemisferio occidental pueda hacer este juego en su espacio común. De ahí que los países que apoyan abiertamente a Rusia siempre han sido vistos con recelo desde la Casa Blanca”, afirma.

Por ese motivo, el futuro de Maduro en el poder puede verse también como un augurio de lo que se juegan las dos potencias en la política mundial.

“Si se queda en el poder, los rusos demostrarán que pueden mantener gobiernos con amenazas sencillas, como ya hicieron en Siria”, opina Dobbins.

“Si se va Maduro, entonces los estadounidenses confirmarán que pueden seguir derrocando gobiernos y eso sería visto como un peligro potencial para Rusia”, concluye.

Oil markets face three possible scenarios in Venezuela – CNBC.com – 5 de Mayo 2019

1539264789767
Venezuela’s political and humanitarian crisis remains fluid with President Nicolas Maduro clinging to power amid protests led by opposition leader Juan Guaido.
Street protests are expected to continue Thursday with Guaido telling thousands of supporters yesterday that “there’s no turning back” as he called for a series of national strikes. In the meantime, Venezuelans are reportedly experiencing shortages of food and medicines.
What the current situation, and any potential outcomes, mean for Venezuela’s primary economic asset — its oil sector — are now under scrutiny.
OPEC-member Venezuela is reliant on oil for 98% of its export earnings and is laboring under U.S. sanctions, which penalize Venezuela’s state-owned energy company PDVSA and any vessels or companies enabling oil shipments to Venezuela’s ally Cuba.
Unrest in Caracas has weighed on markets, as have stricter U.S. sanctions on Iran, but news of higher U.S. crude stockpiles have kept prices subdued so far. On Wednesday, Brent crude futures stood at $71.36 per barrel and West Texas Intermediate (WTI) stood around $62.85.
RBC Capital Markets’ Global Head of Commodity Strategy Helima Croft and her team have examined three possible scenarios for Venezuela, and their respective implications for the global oil market.
Scenario 1: Maduro goes, Guaido comes to power
A sudden Maduro departure and transition to a Guaido-led reformist government would provide “the best hope for kick-starting the revival of the Venezuelan economy,” Croft and her team said in a note Wednesday.
“This scenario presents the most bearish outcome for (oil) prices, especially as many investors might assume that the recovery will be quick and uncomplicated. However, even if such a situation comes to pass we would caution that the road back will be arduous given the magnitude of the collapse.”
Croft and her team, comprised of commodity strategists Christopher Louney and Michael Tran and associate strategist Megan Schippmann, warned that even if Guaido came to power, Venezuela’s security situation “would likely remain fraught.” They didn’t think a Guaido victory likely at this stage, either.
“Given the apparent absence of high level military defections to the Guaido camp as well as Moscow’s marked aversion to such a regime change, we think this scenario has the slimmest chances of success in the near term. ”
Scenario 2: Maduro stays
If Maduro manages to ride out the current wave of protests, RBC noted that the country’s economic collapse will undoubtedly accelerate as the United States ups the sanctions ante.
“The White House will likely look to further erode the country’s oil export revenue by compelling consuming countries like India to curb their Venezuelan purchases. Washington may also demand that U.S. energy companies cease operating in the country and that European firms stop providing diluents and other services to (Venezuelan state-owned oil firm) PDVSA.”
Such punitive measures, along with rolling power cuts, would further compress the country’s oil production, potentially sending it close to zero by year-end, the strategists noted.
This outcome would be most bullish for oil prices and “is quite plausible given the substantial support Maduro is receiving from Moscow as well as the fact that junior officers have been the principal defectors.”
In this scenario, it’s likely President Donald Trump would pressure Saudi Arabia to fill an extended supply outage by increasing production and adding between 400,000 to 500,000 barrels a day to the market.
Scenario 3: Maduro departs but military rule remains
Another near-term outcome seen as plausible by Croft and her team would be for the military leadership to oust Maduro in favor of a candidate that they said would “avoid sweeping economic and political reforms that would dismantle the prevailing patronage machine.”
“Such a coup from above could freeze the sanctions status quo while the White House considers how much more time and energy it wants to expend on Venezuela once Maduro is gone,” the analysts said.
This would represent a moderately bullish case for crude, the strategists noted. “A handpicked military candidate may not be able to garner the necessary international support to revive the oil sector even if more sanctions were not in the immediate offing.”
OPEC in turn would likely adopt a wait-and-see approach to filling the Venezuela supply gap.

A %d blogueros les gusta esto: