elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: PDVSA

Presidente ad hoc de Pdvsa admitió que existen complejidades en litigios contra Citgo – El Nacional – 12 de Julio 2020

Citgo
Foto: Reuters

Luis Pacheco, presidente de la junta administrativa ad hoc de Pdvsa, nombrada por la Asamblea Nacional, admitió que se enfrentan a complejidades, tanto en el plano jurídico como financiero, en lo que concierne a los litigios contra Citgo que se ejecutan en Estados Unidos, reseñó Dinero.

Pacheco advirtió que si lo demandantes llegaran a obtener fallos favorables, se reportarían enormes perdidas patrimoniales para Venezuela.

“Esto nos obliga a diseñar estrategias legales y financieras para varios escenarios, pero que muy respetuosamente debemos mantener todavía en la mayor discreción”, señaló Pacheco en una carta de respuesta a una solicitud de explicaciones emitida por la Fracción 16 de Julio.

Dicha fracción había reclamado que se explicaran los motivos por los cuales la deuda privada de Citgo se elevó a 1.125 millones de dólares, si originalmente la emisión debía ser por 750 millones de dólares.

620 millones de dólares se usarían para extinguir la emisión previa que vencía en 2021 y 130 millones de dólares para necesidades operativas previas. Sin embargo, la emisión se extendió en 375 millones de dólares adicionales sobre los 750 millones de dólares.

Leonardo Palacios: “El Gobierno crea los incentivos para que el empresario se meta en la penumbra” por Hugo Prieto – ProDaVinci – 12 de Julio 2020

Leonardo Palacios: “El Gobierno crea los incentivos para que el empresario se meta en la penumbra”

Después de 20 años de planificación centralizada y de ideología marxista, la realidad ha quedado al descubierto. El PIB ha caído en picada en un lapso asombrosamente corto. Hemos retrocedido 80 años. Y si nos ubicamos en el gráfico, podríamos trazar una línea que se detiene en el año 1935.

En la década de 1930, Venezuela atravesaba por un período de transición a la democracia. Desde las élites se acuñó una frase: «el nuevo amanecer». El escenario era más que promisorio. El petróleo, motor de la economía mundial, fluía como el mar interior que es el Lago de Maracaibo. Se creó una institución importantísima: el Banco Central de Venezuela (1940). Surgieron los partidos políticos. Caracas dejó de ser la capital taciturna de un país agrario y analfabeta. El ejército se dejó de montoneras y vistió uniforme profesional.

No podemos decir nada similar de la década que comienza en 2020. Que no sea el gráfico de marras y las aterradoras cifras de la última encuesta Encovi. Lo que sigue es la visión del empresariado, en boca de Leonardo Palacios*, presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Caracas, de las causas que nos llevaron al abismo. Vivimos el drama de la destrucción y los escombros del que fuera el país más rico de América Latina. Toda la institucionalidad, arriba señalada, la cambiamos por el modelo totalitario que ejerce el control social.

Uno de los sectores más golpeados por la crisis ha sido el tejido empresarial de Venezuela. ¿Cómo se puede reinstitucionalizar el gremio en medio de la destrucción y los escombros?

Lo importante es entender que la forma en que se ha manejado la economía no obedece simplemente a la improvisación, sino a una concepción donde era necesario ir eliminando todas y cada una de las instituciones gremiales por excelencia. Recordará que en su momento era indispensable la presencia de Fedecámaras, Conindustria y Consecomercio en las políticas que se estuviesen trazando. Las grandes decisiones de política económica eran anunciadas por el presidente de la República en las asambleas de cada uno de los gremios. Lo hicieron Betancourt, Leoni, Caldera y Carlos Andrés Pérez. Más recientemente, bajo el gobierno de Hugo Chávez, lo que hubo fue un proceso de desinstitucionalización. Ahora hay que recomponer, volver a institucionalizar. Quiero aclarar que no ha sido la crisis la que ha golpeado al sector empresarial, sino la planificación centralizada, en la que el Estado controla absolutamente todo, tal como ocurre en Corea del Norte y en Cuba, países que siguieron el modelo de la extinta Unión Soviética. Se abandonó la llamada planificación indicativa, en la cual el Estado genera las condiciones para que los empresarios asuman riesgos y generen actividad económica que contribuya al crecimiento económico. Lo que ha habido en Venezuela son controles y restricciones de toda índole. No podemos olvidar lo que dijo el exministro Jorge Giordani: «¿Para qué sector privado, si el 90% de los ingresos los genera el aporte petrolero?»Esa forma de concebir el Estado es lo que nos ha llevado a esta situación de colapso.

Hay un método que podríamos resumir en una palabra: «exprópiese», pero también hay una concepción ideológica que estigmatiza al empresario que produce riqueza. Si no se entiende cómo se organiza la economía, cómo se produce riqueza o cuáles son, para utilizar un término marxista, «las fuerzas productivas de la sociedad», es muy difícil que superemos el colapso. ¿Qué reflexiones haría alrededor de este planteamiento?

Se ha demostrado, a lo largo del siglo pasado, e incluso en lo que va de siglo, que ese tipo de planificación —y la ideología que la sustenta— no se corresponde con la realidad. En Venezuela se ha demostrado que el único que puede generar riqueza sustentable, por supuesto, dentro de un sistema de protección a la propiedad, a través del ordenamiento legal y de registro que organiza y administra el Estado, es el sector privado. Así lo han entendido los países europeos. El empresario se concibe como un socio del Estado. Pero bajo esta ideología, el empresario es visto como el verdugo que declaró y lleva adelanta la llamada «guerra económica». Esa concepción parte de las propuestas de Haiman El Troudi, con el Plan Simón Bolívar, para establecer un sistema ideologizado, cuya puesta en práctica se hizo a través de diversos tipos de propiedad. Se creó el concepto del poder comunal para contraponerlo al poder público, previsto en la Constitución. Se promulgaron las cinco leyes apocalípticas de la economía —las leyes del poder popular, el sistema económico comunal, la ley de comunas—, para expropiar o intervenir las empresas, aduciendo supuestas causas de interés público. El caso más evidente son las bombas de gasolina.

De acuerdo al modelo chavista, al empresario lo motiva «la ambición y la codicia». Sería, a través de «la propiedad comunal de los medios de producción» que llegaríamos al «mar de la felicidad». Sin embargo, lo que hemos visto es la quiebra, la destrucción. El PIB de 2020 es similar al de 1935. Antes de la pandemia ¿qué grado de destrucción podía constatarse en Venezuela?

La pandemia es la etapa terminal de la enfermedad. En Venezuela empieza la destrucción sistemática de la producción a partir de los 42 decretos de la Ley Habilitante. Eso fue lo que motivó y originó los sucesos del año 2002. Fue el inicio del desmantelamiento de las libertades económicas. Eso se profundizó en 2007 cuando el Gobierno tomó venganza por no haberse aprobado la reforma constitucional y se concreta, de forma dramática, en 2010. Lo que hemos visto es la progresiva destrucción de las empresas. Se toma el control no sólo a través de las expropiaciones, sino llevándolas a la quiebra. Lo que se quiere, en definitiva, es tener el control de la producción y el consumo y con ello el control de la sociedad. La pandemia vino a acelerar el proceso de destrucción de la planta industrial. Nos ufanamos de ser un país petrolero, pero en los últimos meses no hubo un solo taladro activo, ni uno solo.

¿Qué dicen las estadísticas alrededor de los puestos de trabajo que se van a perder o de los establecimientos que van a cerrar, producto, precisamente, de la fase terminal a la que nos llevó la pandemia?

Cuando hablamos de fase terminal, lo que queremos decir es que el Gobierno ha vendido la idea según la cual, si el empresario propone instrumentos de políticas públicas, es para autoexcluirse de los planes del Gobierno. Eso es absolutamente falso. A los empresarios nos interesa la formalidad. Queremos pagar impuestos. Pero en materia tributaria hay que poner las reglas claras. Vamos a ponerles límites a los municipios para que no hagan lo que les dé la gana, copiándose indebidamente de las medidas —claramente inconstitucionales— del poder nacional. Que funcionen los tribunales de justicia, que funcione el respeto. Eso es lo que queremos nosotros, porque la informalidad es lo peor que le puede pasar a una economía. Una empresa tiene que declarar semanalmente el IVA y con base en esa declaración pagar el IVA diario, el impuesto sobre la renta diario, pagar el aumento a las grandes transacciones del 2%, pagar a los municipios y a las entidades económicas de la misma forma. ¿Qué está haciendo el Estado? Agrediéndonos con toda esta serie de anticipos y creando los incentivos para que un empresario prefiera salir del flujo normal de información y registro y se meta en la penumbra, de tal modo que no se considere que incurre en evasión fiscal. Eso ni lo queremos nosotros ni el sector informal, cuya aspiración es formalizarse. ¿Para qué? Para tener acceso al crédito, a las líneas de financiamiento, para poder, finalmente, construir un historial empresarial.

¿Cómo se puede medir la actividad económica si no hay data, no hay estadísticas, no hay información? ¿Cómo se pueden diseñar políticas públicas que apunten al crecimiento de la economía venezolana? ¿Cómo se pueden incentivar la creación de riqueza, en medio de la informalidad?

La informalidad es una de las causas de que en Venezuela no se tenga un conocimiento y un seguimiento de la actividad económica, ya sea en términos de crecimiento o de estancamiento. Y lo sorprendente es que Venezuela se ha convertido en un Estado registral. Aquí todo y para todo es un registro. Se ha pervertido el registro. En lugar de servir para disponer de información y conocer mejor la situación de cada sector específico, a los fines del diseño de las políticas públicas, el registro se ha convertido en otro mecanismo adicional de control. El que está en el registro tiene existencia, el que no está es inexistente.  El que está en el registro siempre tiene el riesgo de exponerse a todas las sanciones de esta planificación centralizada. En consecuencia, la tendencia es a informalizarse. En segundo lugar, el organismo que mide el crecimiento económico, la liquidez monetaria, el flujo del dinero, la fluctuación de las tasas de interés, entre otras variables macroeconómicas, es el Banco Central de Venezuela, pero una vez que se le quitó su autonomía, lo que hemos visto es la opacidad en las cuentas fiscales del país. Entonces, si no hay forma de contrastar la información del sector privado con la data oficial, tampoco hay forma de obtener mediciones verificables y confiables.

No quisiera dejar por fuera la mención que hizo a las estaciones de servicio. Sin duda, se envía una señal muy clara, muy negativa. ¿Qué evaluación hicieron ustedes? ¿Por qué se produce esa medida?

Identificar la motivación de esa medida es muy difícil. Da para todo y mucho en qué pensar. No puedo imaginar de dónde viene. Es evidente que el estado de derecho sólo sirve para fortalecer al Estado… el extinto estado de derecho. Estamos ante un caso sintomático de lo que hemos venido hablando. PDVSA, sin ningún tipo de procedimiento o de respeto al derecho a la defensa, interrumpe —invocando la exacerbada figura del interés público—  un contrato de concesión. Ciertamente, es una actividad reservada a PDVSA, que la dio en concesión a unos señores que dispusieron de su patrimonio, en lapsos que van de 35 o 60 años, para invertir en una actividad económica bajo el concepto de libertad de empresa. Y de la noche a la mañana… «Señor, simple y llanamente, entrégueme la estación de servicio». Lo que creo es que la emergencia humanitaria no implica el desconocimiento de los derechos de los ciudadanos o de los empresarios. Lo importante es entender que para lograr tres cosas fundamentales que tiene la política económica —recuperación, crecimiento y estabilidad— lo fundamental es cambiar la concepción que se tiene de la economía. No se puede recuperar lo que se empecina en destruir, no se puede hacer crecer lo que yo no permito que crezca, no puede haber estabilidad cuando hago todo lo posible para que haya inestabilidad.

¿A qué nos enfrentamos en materia económica en tiempos de pandemia?

Si no nos mata el virus, nos mata el hambre y la gran pregunta es cuántas empresas van a poder sobrevivir a la pandemia si no se toman las medidas en materia impositiva, en materia de regulación del comercio y en materia de flexibilización laboral, lo que se va a generar es una situación cada vez peor. El problema es por cuánto tiempo vamos a poder pagar sueldos y salarios, incluidos los tributos de la nómina. A los empleados les das seguridad, bono de transporte, bono de alimentación. Además de una serie de nuevos gastos: Internet, computadores, seguros que cada vez son más costosos. Esos costos son importantes. ¿Cuánto más puede aguantar el sector empresarial?

¿No será que la meta del Gobierno es permitir que los empresarios crezcan, pero sólo hasta que sean pequeños, como ocurre en Cuba?

En Cuba existe libertad económica pero sólo para los sectores estratégicos donde hay inversión extranjera, particularmente en el turismo y en las actividades vinculadas al turismo. Nada más. Y después de 60 años, el gran logro es una peluquería o los chiringuitos, como dicen los españoles, o las taguaritas, como decimos nosotros. El pueblo cubano se muere de mengua, no tiene salud. Ésos son quimeras y espejitos que la intelectualidad venezolana, así como la de otras partes del mundo, compró. Muchos han abandonado esa posición.

Actualmente, el sector empresarial es mucho más débil que hace 20 años y el Estado, a pesar de toda la evidencia empírica, no ha dado muestras de que quiera deshacerse de la ideología que lo lleva a la planificación centralizada. ¿Cómo podría el empresariado reconfigurar su papel frente al Estado?

El papel de la institucionalidad, que recientemente ha ido recobrando importancia, es que nos hemos convertido en veedores de los derechos de nuestros afiliados, en veedores de la libertad económica y, aunque suene principista o a lo mejor pueda parecer la visión misión de una empresa, la verdad es que paulatinamente hemos ido saliendo de ese marasmo que creó el Gobierno con respecto a las instituciones empresariales. Ante la ausencia del poder constituido existe el poder de las organizaciones sociales: la veeduría. Nosotros, eso hay que entenderlo, somos un grupo de interés, un grupo de presión, reconocidos constitucionalmente aquí y en cualquier parte del mundo, porque representamos, entre otras cosas, intereses específicos amparados por la Constitución. En segundo lugar, aquí no puede haber empresarialidad si el Estado aplica un modelo asfixiante y no respeta al empresariado. Lo importante es desregularizar la economía, desmontar todos esos aparatos que constituyen, prácticamente, una cámara de tortura medieval. Aquí el Estado tiene que ser empático con el empresario, tal como ha ocurrido en países europeos de inclinación liberal o conservadora. Saber que, ante la amenaza de la pandemia, el sector empresarial ha tomado con responsabilidad social y ciudadana, el compromiso de proteger a sus empleados.

***

*Abogado por la UCAB, con especialidad en derecho tributario por la UCV. Docente. Coordinador Legal de la Reforma Tributaria de 1993, miembro del equipo fundador del Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat).

Pandemia del COVID-19 exhibe las debilidades petroleras de Venezuela por Margaret López – Efecto Cocuyo – 11 de Julio 2020

Screen Shot 2020-07-13 at 1.47.37 PM.png

Si se trata de buscar un signo de la economía venezolana durante esta pandemia del COVID-19, petróleo parece ser la palabra clave. La caída en la producción de la industria petrolera nacional, la desaparición de Rosneft como el aliado clave y la importación de gasolina desde Irán son apenas tres de los hitos petroleros que ocurrieron durante esta cuarentena nacional que suma más de 100 días y que muestra las debilidades actuales de Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

“Hay una larga historia de deterioro (de la industria petrolera). Venezuela, en el mejor de los casos, produce hoy entre 30.000 y 60.000 barriles de gasolina por día, esto incluye el escenario optimista. Hay que tener presente que la precariedad del suministro de gasolina será por un buen tiempo” apuntó la economista Tamara Herrera durante la videoconferencia “La economía venezolana en tiempos de pandemia”, celebrada por Prodavinci este jueves 9 de julio y transmitida a través de YouTube.

La directora de la firma Síntesis Financiera detalló que la salida de Rosneft del país a finales de marzo supuso el cierre de “la vía de escape” que había encontrado Pdvsa a las sanciones impuestas por los Estados Unidos desde comienzos del año pasado.

Rosneft fue una carta medular en los acuerdos de intercambio de petróleo por gasolina terminada con otras empresas, que tanto hizo falta en el país antes de que llegaran los buques iraníes, en mayo pasado. La petrolera rusa que cotiza en la bolsa de Londres, además, fue un actor clave para ayudar a Pdvsa a encontrar nuevos compradores de su producto en Asia.

Aunque tampoco puede dejarse de lado que la petrolera rusa Rosneft también jugó un rol para conservar una parte de la producción petrolera en los pozos de la Faja Petrolífera del Orinoco. La venta de sus activos en Venezuela también puede seguirse cuando se lee la línea descendente de la producción petrolera.

Pdvsa produjo 660.000 barriles diarios al cierre de marzo, unos 622.000 barriles en abril, mientras que en mayo se totalizaron 570.000 barriles diarios, de acuerdo al reporte de las fuentes secundarias de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep). Es decir, se perdió una producción de 90.000 barriles diarios desde que Rosneft vendió sus activos en Venezuela.

Adiós al bono petrolero

Todas estas fragilidades de Pdvsa se enfrentan a la pregunta sobre cómo hacer para aprovechar el potencial que tienen las reservas depositadas en el subsuelo de Venezuela, en especial ahora cuando el planeta comienza a cuestionar el valor del petróleo frente a su huella ambiental.

“Estamos próximos a perder el bono petrolero. Ahora en el mundo se da una transformación de las fuentes energéticas a fuentes más limpias. El mundo va a cambiar y nos vamos a quedar con esas reservas. El plazo se está acortando” advirtió el economista Asdrúbal Oliveros, durante su participación en la videoconferencia.

Para el director de Ecoanalítica es clave que Venezuela comience a estructurar un plan para aprovechar las reservas de petróleo pronto, antes de que esta fuente energética comience a ser relegada y dejada de lado en las grandes inversiones globales de largo plazo. Aunque Oliveros también dejó claro que las proyecciones apuntan a que el precio del petróleo se mantenga bajo y que las inversiones petroleras internacionales se reduzcan durante lo que resta de este 2020.

Otro de los ponentes, el economista Omar Zambrano, en cambio, prefiere verlo como la ventana para reinventar la economía venezolana alrededor de un nuevo producto de exportación. “Esta pandemia puede ser una oportunidad para reconstruir esta economía con una base distinta, porque ya no tenemos un sector petrolero poderoso” dijo.

Los tres economistas coincidieron, además, en que la fragilidad de la producción petrolera nacional supone que los capítulos de importación de gasolina y otros combustibles se mantendrán durante los próximos meses.

“Vamos a depender del tema importado. Si no llega la gasolina importada, vamos a tener escasez con dos tipos de picos. Bien que Caracas sea favorecida por encima del resto del país o que la escasez sea generalizada” advirtió Oliveros.

PDVSA División Ayacucho prohíbe terminantemente seguir cuenta Twitter @maibortpetit por Maibort Petit – Venezuela Política – 7 de Julio 2020   

La medida atenta contra la libertad de expresión e información y es violatoria de los derechos civiles de los trabajadores de la estatal petrolera.

Con el despido inmediato «aplicando la cláusula de confidencialidad» fueron amenazados los trabajadores de Petróleos de Venezuela, División Ayacucho que sigan, transmitan en grupos de What’s App, o que posteen en las redes sociales información que se divulgue por las siguientes cuentas: @ELSAPITOPDVSA, @ELFUSILDECHAVEZ (PURO PLOMO) Y @MAIBORTPETIT.

El comunicado, con fecha 15 de marzo de 2019, dice que las mencionadas cuentas de Twitter «atentan contra la seguridad de PDVSA revelando información confidencial y en contra del proceso revolucionario».

La orden de prohibición de seguir las mencionadas cuentas fue dada  a los trabajadores por parte de la Gerencia General División Ayacucho, siguiendo los lineamientos corporativos de la EyP y es de obligatorio cumplimiento a partir de la fecha del comunicado (15 de marzo de 2019) con carácter de obligatoriedad.

El memorando está firmando por ABG Griselda Gibbs, Gerente de Asuntos Legales de PDVSA División Ayacucho.

Crisis en Venezuela: el país registró la menor exportación de petróleo en 77 años – Infobae – 1 de Julio 2020

La estatal PDVSA y sus empresas conjuntas transportaron en junio cerca de 379.000 barriles por día de crudo y productos refinados; un volumen que no se veía desde 1943. La caída ha dejado al régimen de Nicolás Maduro sin su principal fuente de ingresos

Venezuela atraviesa una profunda crisis energética y petroleraVenezuela atraviesa una profunda crisis energética y petrolera

Las exportaciones petroleras de Venezuela se desplomaron en junio a su nivel más bajo desde 1943 después de que media docena de buques tanqueros, que intentaban sortear los riesgos de las sanciones de Estados Unidos, zarparan de las aguas del país sin cargar, según los datos de seguimiento de los buques.

La caída en las exportaciones de petróleo ha dejado al régimen de Nicolás Maduro sin su principal fuente de ingresos, contribuyendo a un colapso económico en la nación, que forma parte de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), y dejando a las autoridades sin efectivo para importaciones esenciales como alimentos y medicinas.

Estados Unidos ha aumentado la presión en los últimos meses, ampliando su lista de entidades sancionadas para incluir empresas mexicanas, buques petroleros, navieras internacionales y personas que han desempeñado un papel en las exportaciones venezolanas de crudo.

Las sanciones más estrictas han ahuyentado a clientes de la petrolera estatal venezolana PDVSA y a algunas navieras que habían transportado sus cargas.

La estatal PDVSA y sus empresas conjuntas enviaron un total de 17 cargas en junio, transportando alrededor de 379.000 barriles por día (bpd) de crudo y productos refinados, según datos de Refinitiv Eikon y cronogramas de carga de la compañía. Dicho volumen, que no se veía desde 1943, fue casi un 18% inferior a las exportaciones de mayo, de acuerdo a esos datos.

PDVSA atraviesa una profunda crisis desde hace años (REUTERS/Carlos Garcia Rawlins)PDVSA atraviesa una profunda crisis desde hace años (REUTERS/Carlos Garcia Rawlins)

La producción total de crudo del país está ligeramente por encima de esos niveles, según datos diarios de PDVSA vistos por la agencia ReutersEsos volúmenes serían un poco más del 10% de los casi 3,5 millones de bpd que Venezuela bombeó a fines de la década de 1990.

Las exportaciones a Europa aumentaron en junio a 130.000 barriles por día, impulsadas por entregas más grandes a la española Repsol y la italiana Eni, mostraron los documentos de PDVSA. Esos envíos están permitidos bajo exenciones para pagos de deuda y permutas financieras.

Los envíos al aliado político de Venezuela, Cuba, también aumentaron a 82.300 bpd desde 67.000 bpd en mayo.

Los inventarios de crudo pesado en el puerto venezolano de Jose, la principal terminal de petróleo del país y sitio de almacenamiento de crudo exportable, cerraron el mes pasado en 14,5 millones de barriles frente a un pico de 14,9 millones de barriles a mediados de junio, según los datos de PDVSA.

Las importaciones de combustible de Venezuela también disminuyeron el mes pasado, a 66.000 bpd desde 77.100 bpd en mayo, ya que la mayoría de los embarques de gasolina iraní fue descargado en mayo.

Estados Unidos subastará gasolina destinada a Venezuela

Un tribunal federal en Houston esperaba subastar este miércoles 100.000 barriles de gasolina que una empresa naviera sospecha que un magnate venezolano cercano a la dictadura de Maduro planeó enviar a Venezuela. La compañía, Brujo Finance Company, que tiene su sede en las Islas Marshall, temía que el acuerdo pudiera exponerla a sanciones estadounidenses. El caso muestra cómo algunas compañías marítimas prefieren enfrentar a clientes en la corte que el riesgo de que sus buques sean sancionados.

En junio PDVSA exportó cerca de 379.000 barriles por día (bpd) de crudo y productos refinados (REUTERS/Henry Romero)En junio PDVSA exportó cerca de 379.000 barriles por día (bpd) de crudo y productos refinados (REUTERS/Henry Romero)

En una demanda presentada en mayo ante el Tribunal de Distrito Sur de Texas en Estados Unidos, Brujo dijo que su buque, Alkimos, cargó gasolina en Panamá en marzo y el fletador, Sea Energy Company, dijo que era un viaje a Aruba o Curazao. Brujo indicó que Sea Energy informó que Alkimos debía descargar a través del mecanismo de transferencia barco a barco en Aruba a Beauty One, un petrolero que atracaba con frecuencia en Venezuela. Brujo agregó que pidió garantías a Sea Energy de que la gasolina no iría al país sudamericano, pero no recibió una respuesta satisfactoria.

Brujo invocó la cláusula de sanciones de su contrato y llevó a Sea Energy a un arbitraje, allanando el camino para la subasta. Brujo busca resarcir los daños y perjuicios por los honorarios en que incurrieron con Alkimos mientras esperaban.

Sea Energy y ES Euroshipping -el dueño de la carga- acusó a Brujo de “robo” y dijo que la operación no presentaba riesgos porque el buque Beauty One no fue sancionado.

“Ninguna ley aplicable (…) impone un embargo completo contra Venezuela”, escribieron las compañías.

Las exportaciones de Pdvsa en junio cayeron a niveles de 1943 – El Nacional – 1 de Julio 2020

Las ventas petroleras de Venezuela el mes pasado se ubicaron en 379.000 barriles diarios

petroleo Pdvsa
|Foto: AFP

Las ventas internacionales de Pdvsa continúan en picada al haber registrado exportaciones de 379.000 barriles de petróleo diarios en el recién finalizado junio. Esto representa la cifra más baja desde 1943.

«Pdvsa y sus empresas conjuntas enviaron un total de 17 cargas en junio, transportando alrededor de 379.000 barriles por día de productos crudos y refinados, según los datos de Refinitiv Eikon», reseñó Reuters.

Además, los datos reflejan una caída de exportaciones de 18% respecto a mayo, cuando, de por sí, el volumen de ventas fue escaso.

Sanciones

El gobierno de Donald Trump ha aumentado la presión en los últimos meses, ampliando su lista de entidades sancionadas para incluir empresas mexicanas, petroleros, empresas navieras internacionales y personas que han desempeñado un papel en las exportaciones de petróleo de Venezuela.

Esto ocurre en medio de un escenario de sanciones del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, que han ahuyentado a compradores y compañías navieras por temor a posibles sanciones.

Recorte de producción

Aunado con ello, en todo junio Pdvsa se vio obligada a reducir las operaciones ante la acumulación excesiva de inventario, a pesar de que la producción ha menguado progresivamente en la última década.

Crystallex propone subasta escalonada y ConocoPhillips un proceso de quiebra para liquidar a Citgo – Banca y Negocios – 27 de Junio 2020

CITGO-NUEVA-2-850x400.jpg

El nuevo procurador especial designado por el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, en su condición de mandatario interino reconocido por Estados Unidos, Enrique Sánchez Falcón, enfrenta el difícil reto de impedir la liquidación de Citgo, que parece difícil de evitar, cuando varios de los principales acreedores ya están proponiendo fórmulas para llevar a cabo el proceso.

De acuerdo con una nota de la agencia especializada Argus Media, el 17 de junio, los representantes de Crystallex, ahora propiedad de Tenor Capital Management, recomendaron al tribunal de Delaware una subasta escalonada de las acciones de la propiedad de Citgo, en paquetes incrementales de 5%, hasta que la empresa cumpliera la sentencia arbitral de pagar los 1.400 millones de dólares reclamandos. ConocoPhillips, por su parte, propuso a la misma corte que, en su lugar, pusiera a la refinadora estatal venezolana en suspensión de pagos, como en un proceso de quiebra, para encontrar el valor más alto para los activos.

Ante de concretar una muy anticipada dimisión, el antecesor de Sánchez Falcón, José Ignacio Hernández, fue escuchado en un audio, filtrado como «prueba» de presunta corrupción por parte del gobierno de Nicolás maduro, en el cual reconocía que había conversaciones con ConocoPhillips para un «arreglo» en caso de que no funcionaran los argumentos del equipo legal venezolano.

Sin embargo, la petrolera estadounidense cuyos activos en Venezuela fueron tomados por el gobierno del ex presidente Hugo Chávez, dijo en un comunicado que sigue comprometida a «buscar todas las vías legales disponibles para obtener una recuperación completa y justa del laudo». Cualquier alegación en contrario es errónea e infundada». De esta manera, la corporación parece desmentir cualquier acuerdo extra judicial.

Según trascendió en fuentes de la Asamblea Nacional, los representantes de los tenedores de los bonos Pdvsa 2020, que tienen al 50,1% de las acciones de Citgo como colateral, ya están preparando su propuesta de subasta. la discusión es quiénes serán los acreedores preferentes entre los que están en la cola para recibir el producto de una eventual liquidación de la refinadora venezolana.

La opinión generalizada entre los representantes de los tenedores es que ellos deben tener la preferencia, por cuanto son acreedores directos de Citgo, en virtud del default que se mantiene sobre los títulos, aunque la Asamblea Nacional aprobó un polémico pago el año pasado.

En el horizonte está el vencimiento, el próximo 22 de julio, de una licencia del Departamento del Tesoro de EE.UU. que bloquea cualquier enajenación de activos de Citgo, lo que constituye el único argumento fuerte que le queda a la procuraduría especial en el proceso; sin embargo, parece muy complicado que la administración de Donald Trump se enfrente de manera abierta con una decisión tribunalicia.

Citgo es la quinta refinería más grande de EE.UU. La compañía opera tres plantas complejas; Corpus Christi con capacidad de 157.000 barriles diarios en Texas; Lemont, para 167.000 b/d en Illinois, y Lake Charles con una capacidad de 425.000 b/d en Louisiana.

PDVSA: Los Resultados de Asdrubal y las Intenciones de la Junta Usurpadora por Einstein Millán Arcia – Aporrea – 18 de Junio 2020

  • Reestructurar la industria y crear los llamados consejos productivos de trabajadores [CPT]
  • Lograr operatividad de las refinerías
  • Revertir la caída de producción
  • Asegurar exportaciones

A 4 meses desde entonces, ninguno de dichos objetivos ha sido cumplido.

LOS RESULTADOS DE ASDRUBAL:

Aunque A. Chávez asume desde Abril’2020 funciones en calidad de encargado al frente de PDVSA, no es menos cierto que es a partir de Febrero cuando se posiciona con rango de decreto presidencial al frente de la industria petrolera. Es decir, es a partir de entonces cuando en efecto esta en capacidad de influir sobre la toma de decisión.

Para un individuo que ha permanecido sobre los 20 años “recirculando’ entre cargos directivos como lo es el caso de A. Chávez, las sanciones no pueden ser la excusa que sirva como escondite predilecto de su incapacidad para prever acciones de contingencia que garanticen la continuidad operativa de la industria, o que busquen aliviar el doloroso presente que atraviesa y el peor futuro que se visualiza a apenas 4 meses de su nombramiento.

Desde la directiva de PDVSA nadie da la cara. Por el lado de la producción, se desconoce hasta ahora acción alguna de parte de esa directiva, tendiente a activar mecanismos de contención y/o compensación a la creciente complejidad por la que atraviesan. Por el lado de refinación, los 4 principales complejos refinadores de Venezuela; Amuay, Cardón, El Palito y Puerto la Cruz continúan literalmente inactivos, a pesar de una masiva maquinaria propagandística dirigida a confundir incautos, cuando la realidad es que aun no han logrado estabilizar los procesos para el normal arranque de las unidades de producción de gasolinas.

Tal y como habíamos advertido, la reparación y sobretodo la estabilización de dichos procesos en Cardón y El Palito aparte de costosa y riesgosa no será de corto plazo y continúa sin dar frutos. Mientras tanto, desde el gobierno siguen desechando nuestra propuesta del uso del gas vehicular [https://www.costadelsolfm.org/2020/04/22/einstein-millan-arcia-gasolina-propuesta-para-detener-el-contrabando-y-la-escasez/], como alternativa viable e inmediata para mitigar la escasez de gasolina y eliminar de una vez por todas, el contrabando de extracción.

La gestión de Asdrúbal es responsable de un desplome continuado de producción que ha acumulado hasta el cierre de Mayo cerca de 292.000/190.000 BPD al haber pasado de 865.000/760.000 BPD en Febrero a 573.000/570.000 en Mayo según fuentes OPEP directa/secundaria. Todo ello predice un duro desenlace para el mes de Junio, toda vez que se han conjugado, un fuerte desplome en la actividad operacional al haber cedido desde 25 taladros activos en Marzo’2020 a tan solo 2 en la actualidad, con un cuello de botella en la capacidad de almacenamiento, que ha tocado máximos sobre los 40 MMBbls. Una situación de “embudo” similar a la de Agosto’2019, que impidió la continuidad de producción desde el campo, obligando al cierre masivo de pozos.

Al depender nuestra producción más ahora que antes del crudo de la FPO, se prevé una coyuntura aun más critica que pudiera enviar la producción de PDVSA para el cierre de Junio hacia el entorno de los 400 @ 450 MBD, ya que su operación es naturalmente intensiva en términos de intervención de pozos.

Al ser principalmente asociada la producción de gas, esta cederá severamente en conjunto con la producción de crudo hacia los 2.000 @ 2.250 MMPCD. Incluso la producción de gas licuado del petróleo para consumo domestico (GLP) es cada vez más decadente mientras los procesos en “Jose” se ralentizan.

Por el lado de las exportaciones el panorama es bastante confuso y preocupante. Bajo la administración de A. Chávez, el volumen de exportación de crudo/refinados se ha desplomado en 58% al pasar de 1.080 MBD en Febrero a 452 MBD al cierre de Mayo.

Cerca de 8 “tanqueros” zarparon durante la primera quincena de Junio a pesar de las sanciones, lo cual predice la continuidad del desplome hacia los 420 @ 440 MBD. Se espera que dicha caída en las exportaciones se sostenga, como resultado de una creciente complejidad logística.

Aunque PDVSA ha sobrevivido a duras pena por la vía del STS, de la triangulación y “burlando” el sistema GIS/AIS de identificación y posicionamiento, es esa misma caída continuada en las exportaciones que terminará causando severos embudos aguas arriba señalando hacia una debacle total, ya que desafortunadamente los contratos se han agotado y ahora el panorama para PDVSA será aun peor a partir de Junio.

Ante tan preocupante panorama, nadie desde el gobierno ha tomado acciones drásticas y contundentes con PDVSA para salirle al paso al difícil cuadro que se plantea sobre Venezuela. La situación es realmente delicada.

Esa misma ausente visión que hoy predomina entre la directiva de PDVSA, fue la norma desde la entrada de M. Quevedo. Fue la razón fundamental que impidió quebrar de una vez por todas, la decadencia y destrucción que invade nuestra industria y que además frenó la posibilidad de salirle al paso a las sanciones cuando aun había suficiente capacidad de maniobra.

Con una directiva como la actual que nada aporta, no existe esperanza. Se profundizará el deterioro social y financiero del país. El presidente N. Maduro debe considerar la remoción inmediata de la directiva en pleno, antes que se termine de destruir lo poco que queda en pie de la industria.

La industria requiere de un equipo bien estructurado que no solo tenga la visión, preparación y determinación necesaria para salirle al frente a las sanciones, sino que además sepa enfrentar la particular complejidad interna por la que atraviesa y que además sepa entender el confuso panorama energético global.

LA DIRECTIVA USURPADORA DE GUAIDO:

Mientras desde el espacio del gobierno atentan desde adentro contra una PDVSA moribunda, desde afuera algunos gestores de las transnacionales y otros representantes de intereses foráneos, insisten en la necesidad de modificar leyes para permitir vender nuestros activos hidrocarburíferos, en un vulgar intento por copiar la legislación norteamericana y/o colombiana para facilitar el total saqueo de nuestros recursos.

Una persona que respeto desde el ámbito de la industria petrolera; un ex directivo originario e integro a mi juicio me pregunta’; ¿porque sigo metiendo en el mismo saco a los Chavistas, Maduristas y la gerencia petrolera Pre-Chavez?

Soy no partidista. Me considero un Venezolano patriota y pro-nacionalista, que apoya todo aquello que le hace bien al país y rechaza lo contrario, venga de donde venga. Critico y he criticado los desaciertos de N. Maduro y también los del Chavismo luego de 2007-2008, fecha que considero como el momento de quiebre y degeneración de la revolución.

Respecto a lo que el llama la gerencia petrolera pre-Chavez, mi respuesta ha sido siempre la misma; salvo muy pocas excepciones, la meritocracia como casta petrolera fue un mito y por eso la denomino “mitocracia” y sobre ello he escrito ya bastante [https://www.aporrea.org/energia/a273358.html]; [https://www.aporrea.org/energia/a260689.html].

Abstrayendo el caso al área de interés del presente articulo, varias de esas voces que dicha persona considera parte de esa “gerencia petrolera pre-Chávez” nacen hoy desde el eje EEUU-Colombia. Nacen de la ex Pacific Rubiales y de otras empresas donde unos pocos hicieron esguace y algunos otros “mitocratas” de la antigua PDVSA azul, fueron solicitados por la interpol [https://www.wradio.com.co/noticias/judicial/autoridades-colombianas-capturaron-al-empresario-petrolero-luciano-biondi-golinucci/20190110/nota/3848110.aspx] por estafa.

Pacific Rubiales tuvo o tiene alianzas e intereses con Alberto Ravell y el diario el Tiempo de Colombia [https://www.elespectador.com/noticias/investigacion/los-dilemas-de-pacific-rubiales/]. Es una empresa que en 2012 pretendía bajo falsos argumentos presentarse como exitosa, resultando luego estar involucrada en explotación laboral y un tipo de “esquema Ponzi” fraudulento, habiendo luego atravesado una grave crisis ocasionada por la pésima gestión de sus ejecutivos “mitocratas” [https://www.noticiascandela.informe25.com/2016/06/abc-accionistas-de-petrolera-pacific.html]. Esos mismo “mitocratas” que han hundido a Citgo en perdidas de mas de $550 millones durante su nefasta administración 2019 respecto a la gestión 2018 y esos mismos que durante 2020 ya reportan perdidas superiores a $150 millones durante Q1. Los mismo mitocratas que hoy asaltan Monómeros en Colombia.

Entre otros de los ávidos defensores de la venta a pedazos de PDVSA aparece L. Giusti y un descendiente suyo que también se vio involucrado en esquemas fraudulentos en Georgia, habiendo sido tildada como una empresa petrolera fallida [https://jacobinmag.com/2020/03/frontera-resources-georgia-republican-congressmen-russian-interference/]. L. Giusti se vio además involucrado en un esquema fraudulento [https://settysoutham.wordpress.com/2011/01/20/alange-giusti-insider-ouster-story/] en contra de la empresa “Alange Energy” también en Colombia, en un intento por disfrazar la destrucción de la empresa que le confiaron sus accionistas.

Estos son alguno de los representantes de la PDVSA Ad-Hoc y defensores a ultranza de la apertura, que pretenden adueñarse de nuestra industria; la crema y nata de la extinta “mitocracia”. Con estos individuos al frente, una versión reeditada de la fallida apertura petrolera, nada llevará a nuestro país más que pobreza y más saqueo.

Sin una sociedad educada, un sistema punitivo severo, estable y justo, sin un gobierno por y para Venezuela y sin unas instituciones respetables, sólidas y confiables, esa supuesta futura apertura será un nuevo fracaso y una nueva gusanera que únicamente servirá para enriquecer a unos pocos a costa del hambre de muchos.

Con la excepción de aquellos empleados que inocentemente fueron arrastrados hacia el abismo por sus superiores, si Hugo Chávez no hubiera expulsado en 2002 a estos “directivos mitocratas” que hoy pretenden erigirse como salvadores como bien lo hizo, ya nuestra industria petrolera hubiera desaparecido como tal.

Hoy sin embargo hay que reconocer, que todo ese esfuerzo que luego del sabotaje llevó a nuestra industria a producir 3.274.000 BPD con tan solo 38.518 empleados está a punto de perderse nuevamente, debido a las inconvenientes decisiones que el gobierno de Maduro ha venido tomando desde 2013. Decisiones que han puesto de nuevo en grave peligro a PDVSA. Hoy nuestra industria petrolera esta siendo atacada desde afuera, pero también desde adentro. No será fácil recomponerla si no existe la comunión y el compromiso nacional en torno a un solo fin común; el bienestar de la nación.


La producción de petróleo en Venezuela cayó a los niveles de 1943 – La Nación – 17 de Junio 2020

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro Fuente: LA NACION

CARACAS.- La producción petrolera de Venezuela cayó en mayo a 570.000 barriles diarios (bd) , según la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), un retroceso que la ubica en niveles de hace más de siete décadas y ensombrece aún más el panorama de una economía devastada.

Con un pico de producción de 3,7 millones de bd en 1970, la industria petrolera venezolana ha involucionado a sus niveles más bajos desde 1943, cuando su oferta promedió 491.463 bd según cifras oficiales. El país, que tiene en el petróleo su principal producto de exportación y fuente de divisas, tenía entonces cuatro millones de habitantes, frente a 30 millones en la actualidad.

El informe mensual de la OPEP refleja un saldo de 54.000 bd menos que en abril de acuerdo con fuentes del cartel, y 162.000 bd menos según los reportes del gobierno venezolano a la organización energética.

La estatal Pdvsa, que estuvo entre las cinco principales petroleras del mundo y que hace 12 años producía 3,2 millones de barriles diarios, languidece . Solo durante un paro petrolero entre diciembre de 2002 y marzo de 2003 se observaron cifras menores, de 25.000 bd.

Al ubicarse por debajo de los 600.000 bd, la oferta del país marca nuevos hitos en una caída sin freno durante la última década , que expertos atribuyen a decisiones erráticas, desinversión y corrupción . Se sumaron al cóctel sanciones de Estados Unidos que buscan desplazar del poder al presidente Nicolás Maduro , incluida una prohibición de negociar crudo venezolano vigente desde abril de 2019.

Según la firma S&P Global Platts, Venezuela debió recortar en las últimas semanas aún más su erosionada producción por “limitaciones de almacenamiento” y “falta de petróleo liviano” para procesar su crudo extrapesado y hacer así comercializable la mezcla.

Hasta 2018, Venezuela enviaba 500.000 bd de crudo a Estados Unidos y recibía de ese país 120.000 bd de petróleo liviano y diluyentes, así como insumos para producir combustible. La otrora potencia refinadora terminó por acudir a aliados como Irán , acérrimo enemigo de Washington, para paliar una severa escasez de nafta.

Todo esto “lo que hace es agudizar el ciclo recesivo de Venezuela”, observa el economista José Manuel Puente, del Centro de Políticas Públicas del Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA).

El país se encamina al séptimo año consecutivo de recesión y su economía ha perdido más de la mitad de su tamaño en ese lapso . Para colmo, Venezuela está exportando “el poco petróleo que vende a pérdida”, subrayó Puente. Esto se produce a consecuencia de la caída de precios y las triangulaciones que debe hacer para sacar su crudo evadiendo sanciones. El país “está al borde de un colapso”, advierte el economista.

Cada vez está más lejos una bonanza petrolera que reportó más de 750.000 millones de dólares a la nación caribeña entre 2004 y 2015. “Se acabó la renta” petrolera, dice el economista Carlos Mendoza Potellá, asesor del Banco Central de Venezuela (BCV). El experto es crítico de las políticas petroleras del gobierno de Maduro, pero resalta el impacto de las sanciones. “Nos tienen asfixiados, tenemos a Donald Trump con la rodilla en el pescuezo”, sostiene.

De todos modos, incluso sin sanciones, el especialista considera difícil que el petróleo vuelva a ser “palanca del desarrollo” por los altos costos de producción del crudo extrapesado venezolano.

Venezuela tiene las mayores reservas petroleras del mundo, pero eso “no sirve para nada si no se puede aprovechar”, agrega Mendoza Potellá.

Precios

Los precios, pese a una recuperación leve en las últimas semanas, son bajos por la contracción de la demanda a raíz de la pandemia de Covid-19. El 24 de abril, el petróleo venezolano cayó a 9,9 dólares el barril, sus peores cotizaciones en dos décadas, y rebotó a 13,45 dólares el 1° de mayo. Desde entonces el Ministerio de Petróleo venezolano no divulga nuevos datos.

Puente considera inviable una recuperación del sector petrolero sin abrir las puertas a privados : “Solos no podemos. No tenemos la tecnología, ni los recursos financieros, ni humanos”. El experto considera que la recuperación pasa por una negociación para una transición política que permita generar confianza y financiamiento.

“No tenemos alternativa, o lo hacemos o seguiremos en el ciclo de desastre” , concluye.

AVH: autonomía de las empresas mixtas es clave para recuperar producción por Ginette González  – Descifrado – 11 de Junio 2020

petroleosdevenezuela_20200309_4-696x463

«Potenciar las empresas mixtas y las licencias de gas existentes y nuevas , realizar nuevas licitaciones con actuales y nuevos actores, suscribir convenios operativos con las empresas mixtas para la operación y gerencia de éstas, comercializar su propio petróleo y precisar que haya una procura transparente descentralizada… brindarle definitivamente autonomía operacional y financiera a las empresas mixtas porque es la vía más rápida para la recuperación de la producción«, propuso Luis Xabier Grisanti, presidente de la Asociación Venezolana de Hidrocarburos (AVH), en un foro realizado en el Ifedec (Centro de Políticas Públicas)

Otra arista de las propuestas realizadas por el experto petrolero, se centra en ampliar las áreas geológicas de las empresas mixtas existentes, ya sea en las condiciones actuales 60/40 (porcentaje accionario), convenios de servicios operativos o mediante cualquier otra forma de asociación.

«Los socios b actuales o potenciales (de Pdvsa) son los que conocen a profundidad las operaciones.. y todas fueron muy productivas …llegaron a tener una producción de 1.200.000 b/d«.

Grisanti destacó que el sector «respeta mucho la legalidad y superioridad del Estado para fijar los lineamientos en materia energética y petrolera», pero estiman que Pdvsa debe dedicarse a actividades medulares como la planificación estratégica, finanzas corporativas, exploración y producción, refinanción, comercio y suministro y las actividades corporativas generales…».

El nuevo modelo de negocios debe ser sustentable y competitivo, destacó Grisanti, pues es fundamental para traer a Venezuela capital financiero fresco.

En lo últimos meses Pdvsa, empresas privadas,grupos políticos asociaciones, expertos, académicos y grupos de influencia se han dedicado a presentar propuestas para reactivar la industria petrolera. En resumen se ha trabajado en torno a una propuesta de reforma de la Ley de Hidrocarburos existente y/o una nueva ley que orden al sector. La participación privada es una de las principales apuestas.

A %d blogueros les gusta esto: