elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: PDVSA

Situación de la industria petrolera – Programa de Cesar Miguel Rondón – Circuito Exitos – 21 de Enero 2019

Sergio Sáez ingeniero mecánico, con experiencia en cargos gerenciales y ejecutivos en Pequiven, Bariven, Maraven, expresidente de puertos del litoral central y miembro de la junta directiva de COENER y vía skype desde Vinhedo Brasil los acompañó Javier Larrañaga ingeniero y exgerente de PDVSA, conversaron en el foro con César Miguel Rondón, acerca del estado de la industria petrolera en Venezuela.

Escuche la entrevista completa aquí, por el Circuito Éxitos.

http://audioteca.exitosfm.com/audio-player/?audioid=http://audioteca.exitosfm.com/wp-content/uploads/2019/01/EX-2019-01-21-Foro.mp3&title=%C3%89xitos.-%20Sergio%20S%C3%A1ez%20ingeniero%20mec%C3%A1nico,%20con%20experiencia%20en%20cargos%20gerenciales%20y%20ejecutivos%20en%20Pequiven,%20Bariven,%20Maraven,%20expresidente%20de%20puertos%20del%20litoral%20central%20y%20miembro%20de%20la%20junta%20directiva%20de%20COENER%20y%20v%C3%ADa%20skype%20desde%20Vinhedo%20Brasil%20los%20acompa%C3%B1o%20Javier%20Larra%C3%B1aga%20ingeniero%20y%20exgerente%20de%20PDVSA&album=exitos.png

España entregará seis meses a EE UU a un exviceministro de Chávez por Joaquín Gil/José Maria Irujo – El País – 16 de Enero 2019

La justicia de tres países investiga por blanqueo de capitales a Nervis Villalobos

La justicia española entregará temporalmente a EE UU al que fuera viceministro de Energía del Gobierno de Hugo Chávez entre 2004 y 2006, Nervis Villalobos, según han confirmado a EL PAÍS fuentes judiciales. El exjerarca chavista se encontraba detenido en España desde octubre de 2017. La justicia estadounidense reclamó la entrega de este ingeniero reconvertido en asesor de empresas por un presunto delito de blanqueo de capitales. Se le investiga por su vinculación con millonarias inversiones inmobiliarias en EE UU sufragadas con fondos del saqueo de la firma estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).

El vicepresidente venezolano Nervis Villalobos, en una imagen de archivo.
El vicepresidente venezolano Nervis Villalobos, en una imagen de archivo. 

El Consejo de Ministros ya aprobó el año pasado la entrega a EE UU de Villalobos y del que fuera director de finanzas de la filial de PDVSA, Electricidad de Caracas, Luis Carlos de León.

Ismael Oliver, abogado de Villalobos en España, señala que los autos de los juzgados no son definitivos y que han sido recurridos por la defensa del exmandatario venezolano. Añade que la resolución del juez Ismael Moreno, titular del juzgado de instrucción número 2, de conceder la entrega de Villalobos a EE.UU. solo por un período máximo de seis meses y con garantía de devolución, es la respuesta del magistrado a la petición de entrega de los fiscales norteamericanos, pero que este mismo juez deberá pronunciarse finalmente en la causa de extradición que lleva el mismo juzgado de la Audiencia Nacional. “Hemos recurrido estos autos y llegaremos a Estrasburgo si es necesario. Que la petición de entrega sea de unos fiscales nos parece irregular”, señaló.

El Juzgado de Instrucción número 41 de Madrid ordenó la detención y embargo de las propiedades del exdirigente chavista el pasado octubre. Fue semanas después de que Villalobos lograra la libertad provisional en la causa que instruye contra él la Audiencia Nacional.

La entrega temporal de Villalobos a EE UU está condicionada a que el exmandatario sea devuelto a España antes de seis meses. Una circunstancia que podría producirse si el exviceministro de Chávez fuera requerido para alguna diligencia, según fuentes judiciales.

Los frentes judiciales de Nervis Villalobos se extienden a un tercer país, Andorra. Canòlic Mingorance, magistrada de este pequeño principado blindado hasta 2016 por el secreto bancario, le procesó el pasado septiembre junto a 27 personas. Su investigación rastrea los manejos de un grupo de exjerarcas chavistas y funcionarios venezolanos que causó un expolio de 2.000 millones en Petróleos de Venezuela (PDVSA), la joya de la corona del país latinoamericano con un potencial de producción de 1,6 barriles al día.

Junto al que fuera viceministro de Energía de Hugo Chávez entre 2007 y 2010, Javier Alvarado, Villalobos está acusado en Andorra de blanqueo de capitales en establecimiento bancario y pertenencia a una red que cobró comisiones del 10 % a empresas que fueron después agraciadas con millonarias adjudicaciones de la petrolera.

La trama manejó una treintena de sociedades opacas radicadas en paraísos fiscales como Suiza o Belice para mover su caudal de fondos. Y escondió su botín a 7.400 kilómetros de Caracas, en la Banca Privada d’Andorra (BPA), donde Villalobos manejó 124 millones a través de una decena de depósitos, según la investigación judicial.

Los integrantes de este clan justificaron ante el banco andorrano, que fue cerrado en 2015 por blanqueo de capitales, sus honorarios bajo el paraguas de supuestos informes de asesoría. Unos trabajos que -según los investigadores- no existieron.

La compañía energética vasca Elecnor abonó 11,5 millones de euros a Villalobosentre 2010 y 2012 bajo el concepto de un supuesto servicio de asesoría. Elecnor negó haber contratado a Villalobos, pero en la causa que se instruye en Andorra hay numerosos documentos revelados por este periódico que señalan lo contrario.

EL PAÍS desveló el rosario de propiedades del que fuera también responsable del suministro de electricidad de Venezuela entre 2001 y 2006. Villalobos adquirió en 2014 una casa en la urbanización La Moraleja (Alcobendas, Madrid) de más de 3.000 metros cuadrados valorada en tres millones de euros.

Paralizado el craqueador catalítico de la refinería Cardón – La Patilla – 14 de Enero 2019

La refinería Cardón de PDVSA en Punto Fijo, Venezuela, jul 22, 2016. REUTERS/Carlos Jasso

El craqueador catalítico de la refinería venezolana Cardón, que forma parte del complejo refinador más grande del país, está paralizado desde el domingo, dijo el lunes un líder sindical y un trabajador.

El dirigente sindical, Iván Freites, dijo que se produjo “una falla de vapor y eso paró la planta de craqueo catalítico”. Un trabajador de la planta confirmó la paralización.

PDVSA no respondió de inmediato una solicitud de comentarios.

Ahora “todos los craqueadores del país están detenidos porque el de Cardón era el único que estaba en servicio”, agregó el sindicalista.

La paralización se produce en momentos en que la petrolera estatal venezolana PDVSA registra su más bajo nivel de producción de crudo en las últimas siete décadas.

Freites dijo que en Cardón se está produciendo 80.000 barriles por día (bpd) y que el craqueador procesaba 45.000 bpd antes de detenerse el domingo.

Cardón tiene capacidad para producir 310.000 bpd y su vecina Amuay unos 645.000 barriles diarios.

Venezuela: la hora de América por Julio Borges – El Mundo – 10 de Enero 2019

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. AFP

Esta situación obliga a toda América Latina a actuar con determinación y urgencia, tal como hizo el Grupo de Lima el pasado 4 de enero, cuando anunció que no permitirá el ingreso a sus territorios de personas vinculadas al régimen.

Cuando decimos que Maduro esta irremisiblemente derrotado viene a nuestra mente la ocasión, tras la caída de Francia en 1940, justo la hora más tenebrosa para aquella nación, en que Charles de Gaulle, dirigiéndose a sus desalentados compatriotas, afirmó que Alemania acababa de perder la guerra.

A muchos esto sonó a extraviada retórica, pero De Gaulle apuntaba a que las fuerzas internacionales, que Hitler desafiaba, eran muchas y que no tardarían en entrar en acción. A la larga, el líder nazi había asegurado un desenlace inevitablemente adverso a su delirio.

Guardando las proporciones, así juzgamos nosotros la situación actual de Nicolás Maduro: todo concurre a su desalojo del poder pues, al tiempo que pretende perpetuarse a costa de la vida de los venezolanos, el dictador enfrenta hoy día un panorama interno e internacional que precipitará su salida inexorablemente. Ello es inevitable pues concurren circunstancias que no dependen de la voluntad de Maduro. ¿Cuáles son esos factores?

Primero, clausuró por completo toda salida electoral y democrática a la crisis, lo que lo convierte en un dictador en cuenta regresiva. En el fondo, para su mal, el pueblo venezolano seguirá resistiendo hasta su salida. Luego, el petróleo ha dejado de ser relevante en la ecuación del poder chavista como consecuencia directa de la destrucción de nuestra principal industria. Con la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) destruida por la colosal corrupción del régimen, con la producción en caída libre y sus principales activos seriamente comprometidos. La devastación ha sido tan abrupta que la producción petrolera apenas roza el millón de barriles al día y el PIB se ha desplomado un 56% desde que llegó Maduro hace cinco años, lo que se traduce en la mayor depresión económica en Latinoamérica en los últimos 50 años. Además, la hiperinflación tocó 2.000.000% y la deuda del país es de 1,7 veces su PIB.

Por último, no podemos dejar de mencionar el ecocidio que ocurre en el Arco Minero, en donde el 91% del oro se produce de manera ilegal y hay 20.000 mineros sin la reglamentación adecuada ejerciendo dicha actividad.

La persecución ya no sólo afecta a los líderes opositores que siguen siendo acosados, inhabilitados políticamente, secuestrados como el diputado Juan Requesens, asesinados como nuestro líder de Primero Justicia Fernando Albán o condenados al exilio. Maduro también ha llenado las cárceles de centenares de oficiales altos y medios de la Fuerza Armada, pues existe una clara ruptura entre su régimen y los cuarteles por la destrucción de la democracia y el quebrantamiento del orden constitucional.

Como factor adicional, debemos destacar la crisis humanitaria que ha generado la migración de alrededor de cinco millones de venezolanos a todas partes del mundo. Expertos estiman que esta ola migratoria podría llegar a nueve millones de personas este 2019 si no logramos articular un cambio político que permita que la estabilidad económica y democrática regresen a nuestra nación.

Aunada a las aristas antes expuestas está la crisis de legitimidad que tiene la dictadura. La comunidad internacional no reconoce la ilegítima Asamblea Constituyente y tampoco las fraudulentas elecciones presidenciales que se celebraron el pasado 20 de mayo, sin la participación de la oposición democrática del país. Este desconocimiento se consolidó después de que en República Dominicana nos negáramos a firmar un acuerdo a todas luces contrario a los intereses de los venezolanos. Por eso hoy Maduro y la cúpula que lo acompaña son desconocidos, señalados, acusados y sancionados por Estados Unidos y el resto de las democracias del mundo.

Por todo esto queremos reiterar, en primer lugar, a los presidentes de toda América que Venezuela es un Estado fallido y un gran peligro para toda la región. En segundo lugar, que los venezolanos no podemos desalojar sólo con nuestra fuerza, una dictadura tutelada por Cuba y Rusia. En tercer lugar, es necesario articular, de manera inmediata, acciones que generen mayor presión: sanciones personales, investigaciones de corrupción, lavado, narcotráfico, contrabando, tráfico de armas, desestabilización democrática en los países y especialmente ayudar a emplazar a la Fuerza Armada venezolana para que venza la represión y el chantaje y sea un factor decisivo para restaurar la Constitución y la democracia.

Las acciones para reconstruir nuestro sistema democrático y de libertades inequívocamente debe ser liderado por América Latina. Estamos en el momento justo para que se materialicen las medidas necesarias. Dicho con palabras del ex presidente chileno Ricardo Lagos, la muerte de la democracia en Venezuela sería el fracaso de todo el sistema interamericano.

Hace pocos meses, el historiador mexicano Enrique Krauze afirmó que “un partido -un jefe de Estado, matizo yo -puede ser de derecha o de izquierda, pero la forma de medir si es demócrata es cotejando su postura ante Venezuela”.

Por eso reiteramos nuestro llamamiento al presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, y al jefe del Gobierno español, Pedro Sánchez, a quienes pedimos que no sean indiferentes o ingenuos con Venezuela. Al contrario, deben ser factores que contribuyan a ensamblar una transición democrática en nuestro país.

La inhumana arrogancia de la dictadura encabezada por Nicolás Maduro desafía personalmente a los jefes de Estado de la región, que encarnan una enorme responsabilidad con el sistema interamericano.

Un hombre bien puede morir por su país, pero no es justo que todo un país deba morir para satisfacer el ansia de poder de un solo hombre.

Julio Borges es diputado opositor venezolano.

Rafael Ramírez no deja hueso sano en el poder de Maduro por Juan Carlos Zapata – KonZapata – 31 de Diciembre 2018

Se despide Rafael Ramírez de 2018 con un ataque envolvente a la estructura de poder. No deja hueso sano cuando sale en defensa de los perseguidos, presos y del fallecido expresidente de PDVSA, Nelson Martínez. Ramírez apunta hacia la cúpula del poder de manera directa, y hacia los magistrados del TSJ, los rectores del CNE, los militares, e inclusive los bolichicos.
Rafael Ramírez aplica un ataque envolvente contra Maduro / Foto: MPPCI
Rafael Ramírez aplica un ataque envolvente contra Maduro / Foto: MPPCI

Escribe Rafael Ramírez. Nuevo artículo. Ultimo del año. Rafael Ramírez habla otra vez de la destrucción de PDVSA. “Todo el proceder en materia petrolera ha sido negligente, irregular, ilegal, desde la sentencia 156 del TSJ, pasando por el Decreto 3368, la creación de “CAMIMPEG”, hasta la supuesta lucha contra la corrupción”. Aquí de entrada el ataque incluye magistrados del TSJ, a los militares que manejan la Caminmepg, al fiscal General madurista, Tarek William Saab, que dirige la presunta lucha contra la corrupción.

Señala que Del Pino “podría explicar cómo Maduro le impidió manejar el presupuesto de la empresa, para evitar el colapso de las operaciones a partir de 2014. Que estaba de manos atadas por los sucesivos vicepresidentes de finanzas colocados por Maduro, que le impidieron el manejo de la deuda, el pago a contratistas y promovieron el desvío de recursos de la empresa, como el caso que está siendo investigado actualmente de un desfalco de 1.200 millones de dólares de la Empresa, donde están señalados el mismo maduro y su entorno”. Se refiere al caso en el que aparecen involucrados o mencionados el banquero Matthias Krull, uno de los bolichicos, Francisco Convit, el bolibugués Raúl Gorrín, y los hijos e hijastros de Cilia Flores y Maduro, respectivamente.

Ramírez denuncia que “los trabajadores petroleros secuestrados y encerrados en prisiones militares y para presos comunes, son maltratados, vejados y vilipendiados. El fallecimiento de Nelson Martínez, estando en cautiverio, es exclusiva responsabilidad de las altas autoridades del gobierno, como lo denunciaron sus propios familiares”.

Aquí señala Ramírez “que existe otra cantidad de trabajadores presos en delicadas condiciones de salud, o secuestrados en cárceles para presos comunes, como es el caso de Eulogio Delpino, Pedro León, Orlando Chacín, Gladys Parada, Diannaly Muñoz y Jesús Luongo, entre otros”. Apunta: “Yo espero el momento en que se puedan dar las condiciones de seguridad para volver al país, y explicarle a todo el pueblo la mentira y la trampa de Maduro y su Fiscal”.

Porque hay mucho que decir. Por ejemplo, señala Rafael Ramírez lo que Nelson Martínez no pudo decir. “Explicar cómo Maduro autorizó la firma de un poder a favor una entidad privada, de su entorno empresarial de “traders” para demandar a nombre de PDVSA a otros empresarios”. Léase bien. De “su entorno empresarial”. Nelson Martínez tampoco pudo “explicar que el financiamiento obtenido a través de CITGO, poniendo como garantía sus acciones, a favor de tenedores de bonos y de Rosneft, no sólo fue autorizado por el gobierno de Maduro, sino que allí estuvieron presentes y eran parte de esa Junta Directiva de PDVSA su hoy vicepresidenta, su ex Ministro de Finanzas y su Ministro de Planificación”. Ahí van los nombres. Los de Delcy Rodríguez, Simón Zerpa, Ricardo Menéndez.

Señala que Del Pino “podría explicar cómo Maduro le impidió manejar el presupuesto de la empresa, para evitar el colapso de las operaciones a partir de 2014. Que estaba de manos atadas por los sucesivos vicepresidentes de finanzas colocados por maduro, que le impidieron el manejo de la deuda, el pago a contratistas y promovieron el desvío de recursos de la empresa, como el caso que está siendo investigado actualmente de un desfalco de 1.200 millones de dólares de la Empresa, donde están señalados el mismo maduro y su entorno”. Se refiere al caso en el que aparecen involucrados o mencionados el banquero Matthias Krull, uno de los bolichicos, Francisco Convit, el bolibugués Raúl Gorrín, y los hijos e hijastros de Cilia Flores y Maduro, respectivamente.

Señala Ramírez que Del Pino “podría explicar el interés del gobierno en favorecer a los socios privados de PetroZamora en el occidente del país, y cuál de los intocables, “bolichicos” y nuevos empresarios dueños del país, están detrás de esa y otras Empresas Mixtas, representando y participando de manera ilegal en estos y otros millonarios negocios. Que haberse opuesto a esta actuación desencadenó la persecución en su contra, así como por la que se llevaron presos a los gerentes de la División Occidente acusados de “sabotear” a los socios privados”. Es la primera vez que el exZar de PDVSA carga de manera directa contra los “bolichicos”. Ahora precisa que son intocables.

Sigue Ramírez refiriendo que “Pedro León podría contar la cantidad de dinero de PDVSA que, producto de la extorsión política, le hacía desembolsar el hoy flamante Fiscal cuando era Gobernador de Anzoátegui, así como los empresarios que este personaje enviaba a la División Faja, a los “mejoradores de crudo”, a PDVSA GAS, a la Refinería de Puerto La Cruz para obtener contratos petroleros aprovechando y abusando del poder político, podría contar sobre la actuación y negocios del entorno de maduro en el Estado y su relación con los negocios petroleros. También podría explicar “el trato” que le ofreció el madurismo para volver al país y tener “al menos” un juicio justo. “Trato” que, por supuesto, incumplieron, pero que lo utilizaron para sus maniobras políticas”. Directa la mención contra Tarek William Saab, al hombre que Hugo Chávez y Diosdado Cabello quisieron fuera de la gobernación. Y lo sacaron. Pero fue rescatado por Maduro para ocupar, primero, el cargo de defensor del Pueblo y después el de fiscal General, designado por la Asamblea Nacional Constituyente.

Señala Ramírez que “Gladys Parada podría explicar la verdad sobre el contrabando de combustible hacia Colombia y el Caribe, que involucra a militares y a los que la acusaron de un delito que no cometió, nada más y nada menos que los responsables durante diez años de Comercio y Suministro, en especial, el Vicepresidente de Comercio y Suministro de PDVSA, el presidente de Deltaven y el Jefe de seguridad de PDVSA en la frontera, funcionario del Sebin, que actuó de manera cobarde y con saña contra esta funcionaria, incluso robándole su casa”. Directo contra los militares. Y por ello sería que aquella investigación ordenada por Maduro en la Dirección de Mercadeo de PDVSA no terminó de prosperar. No se volvió a hablar de ella.

Apunta Ramírez que “si el Dr. Mommer tuviese alguna oportunidad de defenderse de las falsas imputaciones que ha hecho el Fiscal, se haría evidente, que éstas sólo tenían como propósito acabar con la fiscalización que hacía el Ministerio del Petróleo, de los precios de venta a los cuales la Dirección de Comercio y suministro de PDVSA, (otra vez, el mismo Vicepresidente de Comercio y Suministro de PDVSA), vendía el petróleo. Al cerrar la Oficina de Viena, el madurismo eliminó la posibilidad de identificar y registrar los enormes descuentos que se están dando ahora en la venta de nuestro petróleo, con los cuales siguen haciendo enormes fortunas en detrimento de los intereses de la Nación”. Ramírez ha denunciado que se vende petróleo con descuentos de entre el 30% y el 40%.

Señala Ramírez que “Jesús Luongo, héroe en la derrota del sabotaje petrolero y pieza clave en la recuperación y las operaciones del Complejo Refinador de Paraguaná, hoy secuestrado en una cárcel para presos comunes, podría contar porqué se negó a firmar el escandaloso contrato que Maduro ordenó darle en el norte del Estado Anzoátegui, para el manejo y comercialización del coque al empresario que paga la defensa de los sobrinos Flores en Nueva York”. Y esto va contra Maduro y el boliburgués Wilmer Ruperti. Ruperti se ha quejado de que Ramírez era su enemigo en PDVSA. Y Ruperti ha admitido que, en efecto, fue él quien estaba a cargo del pago de las facturas de los abogados, para tranquilidad de la familia presidencial.

Nuevo guiso en PDVSA en contrato con una empresa fantasma creada en 2018 por Gustavo Coronel – La Patilla – 7 de Enero 2018

La PDVSA roja nos tiene acostumbrados a los grandes guisos desde que Rafael Ramírez estuviera al frente de esa corporación. Pero Manuel Quevedo no quiere quedarse atrás en su afán de arruinar y saquear lo que queda de la empresa petrolera. Dio a los militares la facultad de firmar toda clase de contratos para ganar comisiones.

Ahora, acaba de firmar un contrato por 25 años con una empresa de origen nigeriano, creada en 2018, sin experiencia alguna, para manejar y vender la producción de los campos de Tía Juana, Lago de Maracaibo y Ayacucho 5, en la Faja.

La empresa de maletín se llama EREPLA y, según dicen ellos mismos:  fue establecida en 2018, como una compañía de responsabilidad limitada incorporada bajo las leyes de Delaware para promover proyectos de exploración y desarrollo de petróleo en los mercados de energía emergentes y de transición. Es la entidad operativa con sede en los EE. UU. de una sociedad de cartera propiedad de Eroton Exploration and Production. Company Ltd. en Nigeria (“Eroton”), una compañía nigeriana, y Amicitia, una compañía de inversiones propiedad en parte de Harry Sargeant III, Harry Sargeant IV, Paul Okoloko y Ali Rahman, respectivamente, todos ellos ciudadanos de los Estados Unidos.

Según este contrato-guiso firmado entre los nigerianos, los inversionistas estadounidenses y PDQuevedoSA la empresa fantasma suministraría taladros y personal para “aumentar” la producción en estos campos a cambio de la mitad de la producción, la cual sería comercializada por su cuenta. El contrato será por 25 años, con posibilidad de ampliarlo por 15 años más.  Según la empresa fantasma este contrato les dará gran autoridad para manejar la operación sin interferencia de PDVSA.

La empresa dice ser de USA pero, como ha averiguado Alek Boyd, ver: http://infodio.com/040119/pdvsa/erepla/services/ofac, la tal empresa fue incorporada en Malta un día antes de serlo en Delaware, en Noviembre de 2018. ¿Cómo puede una empresa que tiene menos de dos meses de creada firmar un contrato de producción petrolera con PDVSA por 25 años? Esto parece de locos pero es de Okolokos (el nombre del presidente de la empresita de Nigeria).

Este guiso es un insulto a los venezolanos. Es otro guiso más en la línea de CAMIMPEG, la empresa fantasma de los militares, de Southern Procurement Services, de Horizontal Well Drillers y otras ficciones de la imaginación de Manuel Quevedo, el aprendiz de brujo que maneja los restos de PDVSA como si fuera una fábrica de adoboncitos  en Tocuyito.

En estos momentos EREPLA está gestionando un permiso en Estados Unidos para operar en Venezuela, dada su “condición” de empresa estadounidense. Sin embargo, eso aún está por verse, ya que USA ha establecido sanciones que impiden a empresas de ese país hacer negocios con PDVSA. La Asamblea Nacional de Venezuela debe denunciar y rechazar vigorosamente este nuevo intento de guiso que Quevedo y su pandilla tratan de llevar a cabo, a fin de saquear los escombros de una PDVSA que ya no existe como empresa.

Harry Sargeant III, el dueño de la mayoría de las acciones de la empresa fantasma, es un multimillonario republicano, nombrado “Chairman” del Comité de Finanzas del Partido Republicano en Florida. EROTON, la socia nigeriana, es una modesta empresa de 200 empleados, ver:  http://erotonep.com/Assets.html, sin mayor proyección internacional.  La empresa está dirigida por los hermanos Okoloko.

Debemos recordar que el Sr. Quevedo es ahora, por rotación, el nuevo presidente de la OPEP. ¿Y quién es el Secretario General de la OPEP?  Mohammed Barkindo, de Nigeria.

¡Qué manera de manejar una empresa petrolera!

Este guiso debe ser investigado a fondo.

PDVSA se asocia con EREPLA, empresa estadounidense recién creada, y le otorga contrato de 25 años para extraer y comercializar crudo – Aporrea – 6 de Enero 2019

Pdvsa, de propiedad estatal venezolana, firmó contratos de servicios a largo plazo de yacimientos petrolíferos y contratos de compra de crudos con dos compañías de responsabilidad limitada registradas en Delaware, EEUU, una ruptura significativa de su modelo de negocio típico que utiliza más de 40 empresas conjuntas aguas arriba existentes en el negocio petrolero en Venezuela.

EREPLA acaba de ser registrada el pasado mes de noviembre en el estado de Delaware, en el cual las corporaciones no pagan impuestos, y luego en Malta, isla conocida por ser un paraíso fiscal. La empresa no tiene experiencia alguna en el campo petrolero y todavía ni siquiera tiene un sitio web.

Según Bloomberg, Pdvsa y EREPLA Services firmaron un contrato de servicios petroleros a 25 años el 9 de noviembre para operar los campos petrolíferos de Rosa Mediano y Tía Juana en la región del lago Maracaibo. El contrato, filtrado inicialmente al blog opositor infodio.com, incluye una cláusula de prórroga automática de 15 años. Además, signaron un contrato de comercialización de crudos a 25 años el 21 de diciembre que también contiene una cláusula de extensión automática de 15 años y otorga a EREPLA Trading derechos exclusivos para comercializar el 100% del crudo producido en los campos Rosa Mediano y Tia Juana.

Tradicionalmente, PDVSA ha insistido en controlar la comercialización de todo el crudo producido por sus empresas conjuntas ascendentes. Lo inusual es que la nueva administración de la estatal petrolera entrega las operaciones de Pdvsa a través de Contratos de Servicios, algo que el presidente Hugo Chávez habia eliminado.

El contrato de servicios del campo petrolero exime a EREPLA Services de las leyes laborales y de contenido local de Venezuela, lo que le permite obtener trabajadores y equipos calificados importados independientemente de la división de compras -según la empresa contratista- propensas a la corrupción de Pdvsa.

El contrato de servicios también exime a EREPLA de pagar su parte de la regalía petrolera del 30 por ciento a Venezuela. En cambio, Pdvsa cubrirá el 100 por ciento de las regalías transferidas a la Tesorería.

El contrato de comercialización de crudo de EREPLA Trading estipula que la compañía comercializará el 100% del crudo producido en los campos Rosa Mediano y Tia Juana en cargas de 240.000 hasta un millón de barriles. EREPLA Trading puede enviar libremente el crudo a clientes en los EEUU, Europa y Asia, mientras que las exportaciones de crudo a China pueden realizarse “de mutuo acuerdo” con Pdvsa.

Los costos de operación de los campos Rosa Mediano y Tia Juana se pagarán con los ingresos de exportación de crudo de EREPLA Trading. Estos ingresos por exportaciones de petróleo se depositarán en cuentas designadas en bancos no venezolanos fuera de Venezuela. El contrato de servicios del campo petrolero exime a EREPLA Services de las leyes laborales y de contenido local de Venezuela, lo que le permite obtener trabajadores y equipos calificados importados independientemente de la división de compras propensas a la corrupción de Pdvsa.

El contrato de servicios también exime a EREPLA de pagar su parte de la regalía petrolera del 30 por ciento de Venezuela. En cambio, Pdvsa cubrirá el 100 por ciento de las regalías transferidas a la tesorería. Los costos de producción asociados con el aumento de la producción de crudo en los campos Rosa Mediano y Tía Juana se dividirán casi en partes iguales, ya que el Pdvsa cubrirá 50,1% y EREPLA Sevices el 49,9% según el contrato de servicios. El crudo se cotizará en el pozo para calcular los costos de producción.

El campo de Tía Juana se extiende a lo largo de la costa oriental del lago de Maracaibo. Forma parte del supergigante complejo petrolero costero de Bolívar, que comprende los campos Cabimas, Tía Juana, Lagunillas y Bachaquero. El campo se extiende tanto en tierra como en alta mar (ambas áreas están bajo explotación).

La vigencia del contrato depende de la aprobación de la Oficina de Control de Activos (OFAC) del Departamento del Tesoro de EEUU, cuya autorización fue solicitada por EREPLA.

La agencia Reuters había informado en julio de 2017, que ejecutivos de la empresa rusa Rosneft y PDVSA negociaron que la hipoteca de Rosneft sobre el 49% de Citgo se intercambiaría por un paquete de ocho ofertas claves, en las que estarían participaciones en tres campos petroleros: Rosa Mediano, Tía Juana y Lago Lagunillas en el occicdental -y petrolero- estado del Zulia, entre otras. Por lo visto, esa oferta no fue aceptada por los rusos.

El ministro de Energía y director ejecutivo de PDV, general Manuel Quevedo, firmó el contrato de servicios en nombre de Pdvsa, y el vicepresidente de comercio y suministros, José Roras Reyes, el contrato de comercialización de crudos. Por la otra parte, Ali Hasan Rahman, abogado y asesor legal de larga data del Global Oil Management Group, registrado en Bahamas, del multimillonario comerciante de petróleo estadounidense Harry Sargeant, firmó los contratos en nombre de EREPLA Services y EREPLA Trading. Sargeant ha donado gran cantidades de dinero al partido Republicano y en especial a la campaña de Donald Trump.

Pdvsa no ha hecho pronunciamiento público sobre la firma de los contratos, en medio de tensiones entre EEUU y Venezuela, que ha llevado al gobierno de Donald Trump a imponer sanciones a funcionarios públicos venezolanos y a limitar la renegociación de deuda pública de Venezuela en los mercados de valores de EEUU, así como a restringir los negocios de empresas de EEUU con la estatal Pdvsa.

Los términos y condiciones de ambos contratos parecen ser inusualmente favorables para EREPLA Services y EREPLA Trading, según reseña Argus Media. EREPLA Services tiene una participación de 49,9 por ciento en lo que equivale a una nueva empresa conjunta y no está obligado contractualmente a tomar la iniciativa en la obtención de capital de inversión. Las otras empresas conjuntas de PDVSA limitan el capital social de los socios minoritarios en 40%.

El ministro de energía, Quevedo, el 15 de noviembre, también firmó una adición al contrato de servicios del campo petrolero con EREPLA Services, declarando explícitamente que “cualquier incumplimiento” por parte de Pdvsa de los términos de los servicios del campo petrolero y los contratos de extracción de crudo con respecto a los productos entregables, obligaciones, hechos de corrupción y sobornos someter a Pdvsa a nuevas sanciones de los EEUU y a las condiciones de las licencias / licenciatarios de la Oficina de Control de Activos (OFAC) de EEUU.

“La peor entrega en la historia petrolera de nuestro país”

La firma del contrato fue duramente criticada por Rafael Ramírez, ex-presidente de PDVSA durante el gobierno de Hugo Chávez. “La nefasta Apertura Petrolera quedó en pañales, ésta es la peor entrega en la historia petrolera de nuestro país, Maduro y Quevedo tendrán que rendir cuentas por entregar activos de todos los venezolanos y ceder nuestra soberanía sobre el manejo de nuestro petróleo,” dijo Ramírez en un artículo de opinión publicado en Aporrea.

“Pareciera que el gobierno renunció completamente a su soberanía… Del madurismo se puede esperar cualquier cosa, pero sinceramente, no entiendo cómo, un oficial de nuestra Fuerza Armada Bolivariana puede incurrir en tal acto de violación a nuestra soberanía y nuestras leyes, de traición a la Patria. Ésto habla por sí mismo, de la descomposición de nuestra institución, antes baluarte del pensamiento bolivariano,” agregó Ramírez.

Declaración de EREPLA

“Nos complace anunciar que EREPLA, una compañía internacional de energía, ha llegado a un acuerdo con PDVSA para revitalizar la producción petrolera venezolana, que ha caído a niveles históricamente bajos. El acuerdo de EREPLA con PDVSA se basa en modelos internacionales aceptados diferentes a los utilizados en las últimas dos décadas, lo que fomentó la corrupción y la mala gestión sin precedentes en todos los niveles dentro de la estructura corporativa de PDVSA. Debido a esta corrupción, la otrora gran PDVSA se ha deteriorado hasta convertirse en un caparazón y dejó que el mayor activo de los estados venezolanos permaneciera inactivo mientras su economía se había reducido a la nada.

El acuerdo otorga a EREPLA la administración diaria de la producción, comercialización y exportación de petróleo producido bajo este acuerdo, mientras que PDVSA mantiene el control sobre el plan de trabajo y supervisa todas las actividades de EREPLA. EREPLA también será responsable de todas las adquisiciones, que ha sido el área marcada con la mayor corrupción en los últimos veinte años. Este nuevo enfoque ayudará a eliminar la corrupción, a reparar el sector petrolero venezolano, a permitir que PDVSA comience a pagar a sus tenedores de bonos estadounidenses ya asegurar una fuerte participación estadounidense en el sector energético venezolano.

Creemos que es de gran interés para los EEUU tener una compañía estadounidense asociada con PDVSA. EREPLA se rige por las leyes de EEUU, incluidas las sanciones del Departamento del Tesoro y la Ley de prácticas corruptas en el extranjero. Como empresa estadounidense, estamos comprometidos a ser un actor corporativo responsable, especialmente con respecto a la transparencia, el apoyo a la política exterior de los Estados Unidos y los Derechos Humanos.

La ausencia de una empresa estadounidense que se asocie con PDVSA indudablemente llevará a un mayor papel de Rusia y China en el sector petrolero de Venezuela. Venezuela tiene las reservas de petróleo más grandes del mundo y es una fuente crucial de suministro no solo en los mercados mundiales de petróleo, sino más específicamente en el complejo de refinación de Estados Unidos.

La posibilidad de que los adversarios estadounidenses, como Rusia o China, puedan desarrollar una posición comercial con respecto a las importantes reservas petroleras venezolanas presenta serias preocupaciones tanto geopolíticas como económicas para los Estados Unidos y es contraria a la Doctrina Monroe, una piedra angular de la economía extranjera de los Estados Unidos, una política vigente desde sus primeros días como nación”.

Lo más importante es que este nuevo acuerdo de servicio beneficia directamente al estado venezolano, a sus trabajadores y sus familias cuyos niveles de vida se han visto gravemente afectados por la disminución en la producción de petróleo.

El chavismo deja una estela de corrupción en dos décadas de revolución bolivariana por Maolis Castro y Florantonia Singer – El País – 6 de Enero 2019

Venezuela es percibido como el país más corrupto de América Latina. Parlamentarios calculan que el daño patrimonial asciende a 450.000 millones de dólares

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, durante su mensaje de año nuevo.
El presidente venezolano, Nicolás Maduro, durante su mensaje de año nuevo. FRANCISCO BATISTA AFP

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, dice que ningún gobierno del mundo combate la corrupción como el suyo. Su conclusión contrasta con los indicadores de Transparencia Internacional, que sitúan a Venezuela como el país más corrupto de América Latina. Mercedes de Freitas, directora de la organización en Caracas, deduce que se instaló un modelo con los “elementos de una cleptocracia”, en el país. “Hay evidencias de que la crisis económica es consecuencia de la malversación de fondos”, explica.

 

Pero la mala fama es global. De hecho, la Red de Ejecución de Delitos Financieros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos emitió en septiembre de 2017 un aviso para alertar a las instituciones financieras sobre la “corrupción pública generalizada” imperante en el país sudamericano.

El Legislativo hace un cálculo del daño patrimonial generado por corrupción en 19 años de la autodenominada revolución bolivariana. “Solo en casos de corrupción conocidos puede decirse que las pérdidas ascienden a 450.000 millones de dólares (ocho veces el presupuesto destinado a Venezuela en 2012, el más alto), pero este es la punta del iceberg porque cada vez salen a relucir más escándalos. Es innegable que la corrupción es la causante de la crisis económica”, dijo Freddy Superlano, jefe de la comisión de contraloría del Parlamento.

La acusación se dirige al oficialismo. El sistema de control de cambio de divisas, impuesto desde 2003 y en vigencia, está vinculado con un esquema de fraude. En 2014, Jorge Giordani, exministro de Planificación de los gobiernos de Chávez y del propio Nicolás Maduro, denunció que, al menos, 25.000 millones de dólares otorgados por la extinta Comisión Nacional de Administración de Divisas (Cadivi) a “empresas de maletín” o inoperativas se desviaron a cuentas bancarias privadas. La trama consistía en que compañías fachadas, sin trayectoria e inscritas en paraísos fiscales, pedían divisas al Estado venezolano a precios preferenciales para supuestas importaciones o servicios, pero tras obtener grandes montos apalancados por funcionarios gubernamentales no respondían por el dinero.

La malversación de fondos es extendida. A finales de noviembre, EL PAÍS reveló en un reportaje que una investigación interna de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) involucra a varios de sus exdirectivos en un fraude a la compañía de, al menos, 500 millones de dólares tras auto adjudicarse contratos de compra de material a sus propias sociedades, amañar las licitaciones en su propio beneficio y blanquear su botín en España.

El fiscal Tarek William Saab, designado por la chavista Constituyente, ha prometido ser “implacable” contra la corrupción, pero todavía no se pronuncia por la acusación de la Justicia estadounidense contra el empresario Raúl Gorrín, propietario de la televisora Globovisión y asociado con el oficialismo, y tampoco ha investigado denuncias contra Maduro que, según Euzenando Azevedo, exjefe de la constructora Odebrecht en Venezuela, habría recibido 35 millones de dólares para financiar la última campaña presidencial de Chávez a cambio de jugosos contratos en el país.

En contraste, Saab ha solicitado a Interpol la captura de detractores y delatores como el expresidente de PDVSA Rafael Ramírez, el extesorero Alejandro Andrade y Claudia Díaz Guillén, una enfermera de Chávez acusada en España por blanquear dinero junto a su esposo Adrián Velázquez, antiguo jefe de seguridad presidencial.

La justicia, además, se ha tornado selectiva. Luisa Ortega Díaz, la fiscal general de Venezuela, debió huir el año pasado por denunciar la represión en las protestas antigubernamentales y otras irregularidades cometidas por Maduro. Sus principales aliados también están en el exilio. Entre ellos, Zair Mundaray, director de Actuación Procesal de la Fiscalía (2016 y 2017), que ahora denuncia el enriquecimiento de funcionarios públicos. “Nosotros investigamos una serie de operaciones de la Tesorería con la compra de unos bonos del Reino Unido, hechas por empresarios aliados del Gobierno, y revendidos en el mercado internacional en las que Venezuela perdió mucho dinero, porque de ahí salieron muchas riquezas, incluida la de la enfermera Claudia Díaz. Pedimos una orden de detención en su contra, pero fue revocada por un tribunal en 2016”, relata.

Pese a las trabas, Mundaray asegura que logró confiscar dos posadas, 13 coches, dos penthouse en Caracas. Sus propiedades fueron adquiridas cuando devengaba el equivalente a seis salarios mínimos en Venezuela. “Claudia Díaz es parte de la cadena primigenia del saqueo de la Tesorería y muchas fortunas surgieron de ahí, por ello es que pidieron la extradición, para evitar que más personas hablen con el Departamento de Justicia de Estados Unidos”, explica.

El exfiscal señala al modelo económico instalado por el chavismo, basado en el control cambiario como una gran centrifugadora de corrupción, que además gozó de abundantes ingresos durante una década de altos precios del petróleo, se sumó el control del Poder Judicial con la llegada de Hugo Chávez, lo que propició la impunidad que favorece al delito. “Cualquier investigación que se haga se estrellará ante un juez”.

EL DILEMA DE LAS SANCIONES

Con el aporte de pruebas e información al Departamento de Estado de EE UU, Alejandro Rebolledo, abogado especialista en prevención de legitimación de capitales, impulsa las sanciones contra altos funcionarios gubernamentales, militares y empresarios involucrados en delitos en Venezuela desde hace tres años.

En el exilio, el jurista acusa al chavismo de alentar negocios ilícitos en comunión con “mafias” internacionales que supuestamente penetraron en el sistema financiero a través de estructuras en Estados Unidos, Europa, Asia y Emiratos Árabes, ayudados por empresarios, banqueros y especialistas en lavado. De ahí que proponga las sanciones contra funcionarios y aliados del régimen para afrontar la malversación gubernamental, aunque el presidente Nicolás Maduro denuncie que las restricciones han generado la pérdida de 20.000 millones de dólares para el país durante 2018 y asegure que se trata de una persecución de Estados Unidos. Según Rebolledo, el mecanismo abre la posibilidad de recuperar el patrimonio perdido una vez sea “reestablecida la democracia” en el país. “Todos los días se conocen noticias de investigaciones de lavado de dinero, esto no se detiene”, dice.

Sin embargo, el abogado no descarta que estas sanciones contra altos cargos propicien operaciones de lavado de dinero dentro del país. “El que supone que su dinero puede ser congelado y bloqueado lo invierte en Venezuela: compra edificios, unos terrenos, unas casas. Es una de las lecturas que han tenido las sanciones contra el régimen”, asegura.

PDVSA 1998: antes de la tormenta por Luis A. Pacheco – ProDaVinci – 17 de Octubre 2018

Cuando uno mira hoy las ruinas del Partenón, colgadas de alto de la Acrópolis de Atenas, es difícil imaginar que esos mármoles manchados fueron una vez el pináculo de una civilización que nos dio los principios de la filosofía, las matemáticas, la lógica y la democracia. Los miles de turistas que visitan el lugar cada año necesitan cerrar los ojos y silenciar los ruidos de la ciudad de la Atenas de hoy para poder imaginar a Pericles dirigiéndose a los atenienses en un día cualquiera.

Aunque la analogía puede parecer pedante para el lector, y probablemente lo sea, mirando las ruinas de lo que queda hoy de Petróleos de Venezuela SA (PDVSA) es difícil imaginar que, al igual que el Partenón, alguna vez fue el faro de la modernidad de Venezuela. PDVSA fue el más raro de los especímenes: una corporación estatal exitosa y una de las compañías integradas de petróleo y gas más elogiadas.

En este ensayo retrocederé en el tiempo y, con el beneficio de la retrospectiva, no sólo describiré cómo era PDVSA en su apogeo, sino también trataré de identificar sus virtudes y defectos. Ya que pasé 16 años de mi vida profesional en PDVSA, mis puntos de vista no carecen por completo de sesgos y opiniones, pero he hecho todo lo posible por errar del lado de la verdad como la veo, en lugar de tratar de ser neutral.

Elegí a PDVSA en el año 1998 como el retrato familiar del cual derivar el análisis. La elección de este año es arbitraria, pero es relevante porque es el año en el que Hugo Chávez, entonces un oficial retirado del ejército y un golpista fallido, fue elegido como presidente de Venezuela con una mayoría significativa. Se puede argumentar que 1998 fue el último año en el que PDVSA disfrutó de una relativa independencia de la interferencia política y el punto de partida de la pendiente descendente que ha llevado a la empresa a la difícil situación en que se encuentra hoy.

La nacionalización

Antes de analizar 1998, volvamos brevemente a 1975, año en que el entonces presidente de Venezuela, Carlos Andrés Pérez, en un entorno de altos precios del petróleo, impulsó la legislación en el Congreso para estatizar la industria petrolera y expropiar a las empresas privadas que habían operado la industria desde su inicio a principios del siglo XX. En ese momento, la verdad poco conocida por los venezolanos era que el nivel de producción de petróleo del país estaba disminuyendo y que se necesitaba de una nueva inversión significativa para recuperar la dinámica de la industria.

Como resultado del proceso de nacionalización, se creó a PDVSA como una empresa “holding” para administrar y coordinar todas las operaciones relacionadas con el petróleo en Venezuela, que pasaron a manos de filiales operadoras.

Ramón Espinasa, ex economista jefe de PDVSA y ahora analista de la industria, argumenta que las razones detrás de la transición exitosa y la consolidación y el crecimiento de la industria petrolera nacional son muchas, pero las más importantes son las siguientes:

  • PDVSA, aunque era una empresa estatal, estaba sujeta a la ley privada, una corporación cuyas acciones eran propiedad de la nación. Siendo de derecho privado, PDVSA y sus subsidiarias estaban sujetas al Código de Comercio, con las garantías de transparencia y responsabilidad que esto conlleva. La relación a distancia aseguró que el Gobierno no tuviera interferencia directa en el funcionamiento de la empresa.
  • En el momento de la nacionalización, la decisión fue mantener las estructuras de las empresas transnacionales que operaban en el país, que se convirtieron en filiales de PDVSA. De la misma manera, se mantuvieron los sistemas de control y balance existentes antes de la nacionalización para asegurar la transparencia de las nuevas corporaciones nacionales. Estas estructuras se fusionaron gradualmente hasta que a finales de 1997 sólo existía una empresa operadora.
  • Para 1975, casi todo el personal, a todo nivel, era venezolano. La naturaleza de una empresa de derecho privado permitió que PDVSA y sus filiales aseguraran salarios competitivos con la industria petrolera internacional y así mantener al personal más calificado, al menos en las etapas iniciales.
  • A PDVSA se le permitió conservar las ganancias netas después de impuestos para financiar sus inversiones. Además, se estableció una reserva legal del 10% del ingreso bruto anual para financiar los gastos de PDVSA. La empresa pudo entonces crecer de manera constante, financiar sus inversiones y pagar impuestos similares a los pagados en otros países petroleros.

En 1975, la industria petrolera venezolana producía 2.346 MBD (miles de barriles diarios), por debajo de su pico de producción de 3.708 MBD en 1970, y las reservas probadas de petróleo crudo eran del orden de 18.390 MMB (millones de barriles). Tenía cuatro grandes refinerías construidas por las compañías petroleras extranjeras durante los años 40 y 50 para procesar petróleos livianos y medianos y que estaban orientadas a satisfacer el mercado de “fuel oil” residual de la costa atlántica de los Estados Unidos, pero que no estaban adecuadas para el cambiante mercado de transporte automotor.

Adelantando la mirada

Miraremos entonces a PDVSA alrededor de 1998 como representación de la evolución de la industria petrolera venezolana desde su nacionalización. Esta elección es una simplificación, ya que las cifras son en todo caso una representación incompleta de la organización y su gente, su estrategia y su ejecución, pero nos dará al menos una imagen razonable de la compañía y su dinámica en ese momento.

En 1998, la producción de Venezuela fue de 3.279 MBD de petróleo crudo, 170 MBD de GLP (gas líquido de petróleo) y 3.965 MMPCD (millones de pies cúbicos por día) de gas natural, lo que equivale a una producción total de 4.133 MBPD de petróleo equivalente, con unas reservas de 76.108 MMB de petróleo crudo y 146.573 BCF de gas natural, un aumento significativo en comparación con 1975.

Del mismo modo, en 1998, PDVSA tenía una capacidad neta de refinación de petróleo crudo de 3.096 MBPD, de los cuales 1.620 MBD estaban en Venezuela (incluida la Refinería Isla en Curazao), 1.222 MBD en los Estados Unidos y 252 MBD en Europa; esto como resultado de que PDVSA ejecutó con éxito, durante las décadas de los 80 y 90 del siglo XX, la llamada “Estrategia de Internacionalización”. La estrategia giraba alrededor de la adquisición de capacidad de refinación en nuestros principales mercados, con el objetivo de asegurar la colocación de sus crecientes volúmenes de petróleo mediano y pesado. En paralelo, se invirtió fuertemente en Venezuela para transformar el parque de refinación nacional, para así minimizar la producción de “fuel oil” y aumentar la producción de derivados de alta calidad, como demandaba el mercado mundial.

El grupo de refinerías CITGO en los Estados Unidos (9 refinerías), Nynas Petroleum en Suecia / Bélgica / Reino Unido y Ruhr Oel en Alemania, formaron un valioso conjunto de activos: el 45% de las exportaciones de petróleo crudo -85% del petróleo pesado venezolano- se procesaba en estas refinerías.

Para el año 1998, PDVSA estaba en camino de convertirse en una compañía de energía, mucho antes de que esas denominaciones estuvieran de moda: primero, el Gobierno había asignado a PDVSA la gestión de la problemática industria petroquímica nacional y luego el control de las minas de carbón en el occidente de Venezuela. Además, PDVSA finalmente había creado una filial dedicada exclusivamente al desarrollo de la industria del gas natural y, mediante el uso de la tecnología propietaria, Orimulsión, había desarrollado un nicho de mercado de combustible de calderas basado en una parte de los vastos recursos de hidrocarburos pesados en la Faja del Orinoco.

Toda esta evolución requirió de tecnología y personal bien entrenado. La tecnología fue responsabilidad de INTEVEP, el laboratorio de investigación que entre 1976 y 1999 registró más de 300 patentes, con alrededor de 160 investigadores con títulos de doctorado y más de 200 con títulos de maestría. La capacitación y la educación fueron llevadas a cabo principalmente por CIED, una institución educativa que había evolucionado desde sus humildes comienzos, CEPET, hasta convertirse en una universidad corporativa, y que tenía la capacidad en todas sus sedes a nivel nacional para atender a dos mil personas por día, brindando una amplia gama de cursos, desde la formación técnica básica hasta la educación ejecutiva avanzada.

En los años 90, con la bendición del Gobierno de entonces, PDVSA diseñó y ejecutó la “Estrategia de Apertura”, diseñando innovadores modelos de negocios que permitirían la participación del capital privado en el desarrollo de proyectos aguas arriba y la participación en la cadena de distribución del mercado interno. Los modelos de negocios así diseñados adoptaron muchas formas: contratos operacionales para campos marginales, contratos de participación en las ganancias para la exploración a riesgo y empresas mixtas para el desarrollo de proyectos integrados para la Faja del Orinoco.

Para 1998, esta estrategia había atraído a 55 empresas de 18 países diferentes, incluidas 12 empresas venezolanas, que recaudaron USD 2 mil millones (USD 3 mil millones de 2018) de bonos de firma, y compromisos de inversión de alrededor de USD 20 mil millones hasta 2001 (USD 30 mil millones de 2018). Como resultado, PDVSA otorgó o creó 33 contratos operativos, 4 empresas conjuntas en la Faja del Orinoco, 8 contratos de exploración a riesgo, así como múltiples empresas extranjeras y venezolanas que participan en el negocio de distribución y venta de lubricantes y combustible. El resultado de la estrategia abarcó una verdadera cornucopia de actores e inversiones, que le permitieron a la nación visualizar un futuro brillante en sincronía con su abundante base de recursos de hidrocarburos.

Una ilusión destrozada

Para finales de 1997, PDVSA se había convertido en una corporación muy compleja, bajo presión del aumento de los costos, los bajos precios y el creciente papel de las compañías extranjeras en la industria. Fue así como entonces PDVSA acomete una importante reorganización de su negocio de petróleo y gas. PDVSA decidió fusionar sus tres filiales operadoras integradas de petróleo y gas (Corpoven, Lagoven y Maraven) en una sola, creando en su lugar divisiones de negocios bajo la administración de una PDVSA que ahora va más allá de su misión coordinadora. La reorganización, aunque sin duda fue necesaria desde el punto de vista empresarial, dejó a su paso una serie de grietas organizacionales asociadas con el descontento del personal y la coexistencia forzosa de diversas culturas corporativas, un legado de los días de prenacionalización cuya importancia fue subestimada, y que resultó no ser un buen presagio para los años por venir.

Para 1998, el largo periplo de PDVSA había resultado, según la mayoría de las cuentas, en un éxito. Sin embargo, a pesar de su indudable evolución técnica y comercial, no todos fueron elogios en un país que consideraba que la industria seguía siendo un enclave. La política de cuotas de la OPEP, por ejemplo, siempre fue un tema polémico entre el ministerio de energía y minas de Venezuela y los tecnócratas de la compañía. Otras fuentes de irritación también contribuyeron al roce: los salarios y beneficios de los trabajadores petroleros; el aislamiento de la industria de la sociedad general, en particular de las comunidades en áreas operativas; la discusión en torno a las inversiones en el extranjero; y, lo que es más importante, la controversia creada por el creciente papel del capital extranjero en las actividades de exploración y producción. Sin duda, esta irritación no se limitó a los políticos, sino que se extendió a los académicos, a los empresarios y al público en general.

Los gerentes de PDVSA se formaron en una cultura que perseguía ante todo la excelencia técnica y, en general, estaban mal equipados para ser sensibles a los posibles matices políticos de sus actividades y decisiones. En el argot de la gerencia moderna, PDVSA no era muy hábil en la gestión de su entorno social y político. A su vez, paradójicamente, a la sociedad en general le importaba nada o muy poco entender el negocio de la industria petrolera, siempre y cuando éste produjera suficientes ingresos para que el país los disfrutará.

Cuando Hugo Chávez llegó al poder en 1999, en un entorno de bajos precios del petróleo, no llegó solo. El nuevo presidente trajo consigo una opinión prejuiciada sobre la industria petrolera y sus trabajadores, derivada de años de tensiones y malentendidos, así como también se rodeó de un grupo de asesores compuesto de adversarios históricos de PDVSA; no en vano, la clase dirigente de PDVSA sentía desconfianza de sus nuevos amos políticos.

Hoy entiendo que las dos fuerzas estaban destinadas a enfrentarse tarde o temprano. En el 2002, después de algunas escaramuzas, las tensiones explotaron de manera destructiva en el contexto de una crisis social y política generalizada. PDVSA ya no se recuperaría.

Veinte años han pasado desde 1998 y muy poco queda de la PDVSA que describo aquí. Como venezolano me debato entre la tristeza causada por el paraíso perdido y la comprensión de que la utopía era defectuosa y que su pérdida era inevitable. Las empresas estatales son propensas al fracaso, ya sea por ineficiencia o como víctimas de la injerencia política, y PDVSA no fue una excepción.

En Atenas, las ruinas del Partenón dan testimonio de una época dorada. En Venezuela, la posibilidad de progreso que una vez fue su industria petrolera es casi imposible de identificar entre los escombros en un país enmarañado en la agitación política y colapso económico generalizado. Los venezolanos parecen haber olvidado los principios que guiaron sus aspiraciones y sueños durante décadas y hoy se ven obligados a lidiar con un mundo de ilusiones destrozadas.

Venezuela: Único país petrolero en quiebra por Juan Fernández – El Nacional – 27 de Diciembre 2018

Juan Fernández

Este diciembre de 2018 cumplo 14 años fuera de Venezuela por motivos de la persecución política, como otros muchos venezolanos. Hoy en día podemos decir que la persecución a los ciudadanos en Venezuela se puede dividir en 4 grupos: el primero es el de los presos políticos, aquellos que no pueden salir. El segundo somos aquellos que vivimos el exilio, presos afuera por no poder entrar. El tercero, los sumados al éxodo multitudinario de los venezolanos en la búsqueda de oportunidades de vida en la diáspora; y el último, los venezolanos que sufren en la propia Venezuela, sometidos a la imposición del control social del régimen, forzando a la gente tener que mendigar por un pernil.

Creo que la gran mayoría queremos, anhelamos y reclamamos un cambio; muchos esperan que aparezca un mesías y nos resuelva el problema, de un plumazo. Sin embargo, sabemos que la solución está en nosotros, en lo que cada uno aporte y de esta manera lograr el país diferente que nos merecemos. Esta nota al final de 2018 va con ese sentimiento, pensamiento incluido: siempre he pensado cómo el poder de la gente logra lo imposible y Venezuela no será la excepción, la esperanza siempre.

2018 será registrado en la historia como el año en que una supuesta revolución de índole populista, totalitaria, llevó a la quiebra al único país petrolero incapaz de administrar la volatilidad del precio del petróleo. El resultado se comprueba con los peores indicadores, económicos y sociales de cualquier nación.

De esta lección tan dolorosa para Venezuela, hemos aprendido como de nada vale decir que se tienen las mayores reservas de petróleo del mundo cuando el modelo económico es orientado al fracaso, sin buscar el logro, la participación del emprendedor, la creación de riqueza, estimular la educación. La clave hoy es el conocimiento, por ello es imprescindible una sociedad educada, formada con principios y valores, para atender a los retos del mundo globalizado en el que vivimos. Todos también sabemos que si continuamos así, bajo la supuesta revolución a la cabeza, seremos recordados como la leyenda del Dorado del siglo XXI, un lugar con una riqueza escondida que nunca supo aprovechar.

Todos observamos cómo el mundo viene dando pasos y cada vez más importantes para modificar su patrón de consumo energético por energías más limpias. En este sentido, vemos cómo las empresas petroleras vienen utilizando la tecnología como base para ser más eficientes y reducir costos, pues saben que estratégicamente un factor para alargar la vida de los combustibles fósiles es hacerse más competitivo a menor precio, por ende, la reducción de costo es un paso inevitable. Incluso, vemos el uso de inteligencia artificial para hacer rentable la actividad petrolera con un precio entre 50 y 60 dólares por barril, lo cual significa prepararse para el ciclo de precios bajos.

Considerando el entorno actual del mercado y lo ocurrido en 2018, la gestión petrolera de Venezuela no puede calificarse sino de desastrosa. Desde cualquier aspecto de sus actividades operacionales, comerciales, financieras e incluso del desarrollo y manejo del capital humano. El deterioro acelerado es inocultable, más de 800.000 barriles de producción se han perdido y se estima que en 2019 la producción de Venezuela caerá por debajo de 1 millón de bpd.

El próximo año veremos el drama legal que vivirá Pdvsa por las demandas de los acreedores de papeles de deuda de la empresa, así como de la república. Los acreedores, visto el incumplimiento de pagos, se reúnen y forman un sindicato, para lo cual reciben la asistencia legal de bufetes especializados para exigir los pagos y tener los mecanismos para ir en contra de los activos que sean embargables como es el caso de Citgo. Esto también en parte, pues en la cola de los acreedores ya varios han tomado los primeros puestos y nadie quiere quedarse por fuera, sin poder reclamar compensación.

Los análisis del mercado en cuanto a los supuestos aumentos de producción por la inyección de recursos provenientes de aportes de Rusia y China evidencian que estos no se concretan. Por el contrario, los chinos y rusos, quienes también han sufrido los pagos selectivos de Pdvsa, no han recibido los barriles necesarios para cancelar las obligaciones derivadas de préstamos otorgados y de allí sus reclamos. En nuestra opinión, con solo el sentido común Rusia tiene como prioridad inversiones para desarrollar sus propios recursos petroleros.  Venezuela no jerarquiza entre las opciones preferidas del portafolio de inversión petrolero ruso; primero, por los altos costos de operación y de inversión para llevar a calidad comercial las reservas de crudo extrapesado de la faja; luego, las restricciones de una economía desbaratada viviendo en un ambiente hiperinflacionario, y sin posibilidades de acceso al financiamiento abierto del mercado y sin garantías tangibles.

De igual manera ocurre con China, en donde todos sabemos que la competitividad del crudo venezolano es baja con respecto a las opciones de otros proveedores con mejor calidad de crudo y más cercanos. Es decir, si hay una razón para la permanencia de chinos y rusos, es fundamentalmente por motivos de geopolítica internacional, lo cual no quiere decir que vayan a dejar perder el dinero entregado a la supuesta revolución por miles de millones de dólares y esperan su repago de alguna manera. Ahora bien, sobre expectativas de aumentos significativos de producción de petróleo, generando ingresos, no parece ser la vía. Probablemente, como viene ocurriendo, seguirán entregando otras riquezas minerales del país a cambio.

Sobre refinación, el estado de las refinerías en Venezuela combinado con la falta de crudo obliga a la importación de componentes para satisfacer al demanda de gasolinas y otros productos del mercado interno, con una situación de caja deficitaria y sin condiciones de crédito comerciales para Pdvsa, agravada por unos precios del combustible para el mercado interno insostenibles. El escenario más probable será el racionamiento de combustible. En cuanto a la refinación en el exterior, todas aquellas promesas del difunto de expansión de refinación desde China hasta Ecuador no son factibles, ni realizables. De hecho, esta semana Curazao optó por otro operador Motiva, una empresa de refinación perteneciente a Arabia Saudita. El proyecto de Aruba sin capacidad, ni condiciones financieras para ser ejecutado por Citgo, que además está sujeta a un proceso legal iniciado por Crystallex y el sindicato de acreedores indicado anteriormente.

En cuanto al recurso humano, el reclamo exigiendo condiciones salariales es permanente, lo que ha originado un éxodo de los trabajadores para buscar mejores horizontes y por ende una descapitalización profunda del talento profesional, lo que vuelve muy compleja la reactivación el negocio petrolero.

A todo lo anterior se agrega la corrupción, un cáncer traído por la supuesta revolución, con responsables como Ali Rodríguez, Rafael Ramírez y sus sucesores, quienes gestionaron Pdvsa. La consideración basada en particular por todos los procesos de investigación internacional que las fiscalías en Estados Unidos y Europa manejan sobre altos personeros involucrados y relacionados con la supuesta revolución.

En conclusión, todo parecer indicar como el mayor general Quevedo tiene como encargo el cierre de Pdvsa y el plan se va cumpliendo. Durante 2019 Venezuela ocupará la presidencia rotatoria de la OPEP y uno se pregunta: ¿cuál será el aporte llevado por el país fundador de la OPEP, cuando su propia realidad demuestra que es el único país productor sin condiciones económicas, con nuevas caídas de producto interno bruto, con una empresa como Pdvsa quebrada. Con un entorno político cada vez más inestable socialmente, con una supuesta revolución con el control del poder por el momento.

A %d blogueros les gusta esto: