elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: PDVSA

Millonarias pérdidas en PDVSA Occidente (I) por  Maibort Petit – Diario 16 – 18 de Julio 2019

El erario público venezolano se ha visto esquilmado a través de un conjunto de obras que no terminan de materializarse pero significan la erogación de millonarias sumas de dinero que en nada o muy poco se traducen en el desarrollo de la industria y, por ende, el bienestar de la población venezolana

Foto: PDVSA
Los proyectos de adecuación de las plantas compresoras de gas en PDVSA Occidente fueron auditados por la gerencia de planificación y gestión de la Dirección Ejecutiva de Auditoría Interna Corporativa de Petróleos de Venezuela S.A., una evaluación que dejó en evidencia una gran cantidad de irregularidades, desvío de fondos, despilfarro de recursos económicos y materiales, ausencia de control y seguimiento de los trabajos, retrasos en las obras que se extienden hasta por casi tres lustros, violación de la normativa que rige los procedimientos, todo lo cual se traduce en millonarias pérdidas para la petrolera y, en consecuencia, para la nación.

He aquí las observaciones emitidas por los auditores:

Observación A1 de la auditoría

El 19 de septiembre de 2017, la gerencia de Planificación y Gestión de la Dirección Ejecutiva de Auditoría Interna Corporativa de PDVSA llevó a cabo una auditoría en la Gerencia de Exploración y Producción de PDVSA Occidente, diligencia identificada con la referencia AIC-PYG-GES-001 relacionada con la revisión a las operaciones registradas con fecha 30 de mayo de 2013. Se evaluaron los proyectos de adecuación de las plantas compresoras de Gas Occidente. El proceso auditado fue el atinente al control, seguimiento y formulación de proyectos y presentó la observación A1 que concluyó que había incumplimiento de los requisitos para formular las propuestas de inversión de capital.

Los auditores Jesús Manzanilla y Ricardo Hernández analizaron el cien por ciento de las propuestas de inversión de capital asociadas a proyectos de adecuación de plantas compresoras de gas occidente que, a saber, eran 11, de los cuales 9 (82 por ciento) correspondía a infraestructura GOIP y 2 (18 por ciento) a AIT, determinándose el incumplimiento total o parcial de requisitos establecidos en normativa interna para formular propuestas de inversión de capital; y que 10 de las propuestas (91 por ciento), no presentaban la información correspondiente, de acuerdo a la normativa interna sobre los proyectos individuales asociados a los alcances de las propuestas.

Los auditores advirtieron que se corría el riesgo de materialización en el desvío de fondos públicos estimados en 3.264,86 millones de bolívares, asociados a labor, procura de materiales, contrato de obras, contrato de servicios profesionales, asistencia que en técnica entre otros, por incumplimiento de normativa interna y controles establecidos.

Del mismo modo advirtieron que en el presupuesto se incluyeron propuestas que carecían del adecuado nivel de definición, lo que generó cambios y desviaciones en costo y tiempo, lo que afectó al proyecto en sí mismo, así como a aquellos otros que debían desacelerarse para conseguir fondos adicionales.

Gente del Petróleo por Juan Fernández – El Nacional – 12 de julio 2019

Juan Fernández
En estos primeros días de julio se cumple un nuevo aniversario de la creación de Gente del Petróleo, de hecho es su décimo séptimo aniversario, a punto de alcanzar la mayoría de edad. Aprovecho esta oportunidad para compartir la perspectiva personal de los hechos más resaltantes que nos tocó vivir dentro de Pdvsa, desde la propia llegada de Chávez y su supuesta revolución en 1999, la cual nos motivó a salir a la calle para defender principios y valores, y luego de esta lección de vida, fue evidente la necesidad de mantener una relación permanente de los trabajadores petroleros con el resto del país a través de Gente del Petróleo.

Algunos hechos nos sirven para demostrar el paradigma de Chávez, como por ejemplo el Acuerdo de Caracas generador de Petrocaribe y por supuesto el Convenio Integral de Cooperación con Cuba, un elemento clave para este diseño de uso político del petróleo, como dicen muchos, también impulsado desde La Habana a conveniencia de Fidel Castro.

Recuerdo que luego de una presentación en el Ministerio de Petróleo a la que asistió el viceministro Bernardo Álvarez y otros funcionarios de diversos ministerios y de entes del gobierno –en la que se detallaron las implicaciones del convenio y cómo afectaban a Pdvsa en su normativa comercial y legal, sobre todo porque la compañía no era un ente autorizado para recibir deuda soberana por venta de petróleo a otros países– Julio Montes, embajador de Venezuela en La Habana, se me acercó y me dijo: “Juan, está muy bien tu explicación. Tus puntos están claros, pero este convenio es una decisión política del presidente Chávez y del comandante Fidel Castro. A lo que le contesté que sería potestad del presidente Chávez establecer convenios con Cuba; sin embargo, nosotros teníamos la responsabilidad de salvaguardar el patrimonio de Pdvsa y cumplir con las normas.

Pero también ocurrieron otros hechos que continuaban reflejando el uso político del petróleo, como la influencia de Lula da Silva promoviendo negocios con Chávez y la tan famosa Odebrecht. Por esos hilos del poder se quería forzar que la empresa brasileña se convirtiera en un proveedor/contratista exclusivo de Pdvsa. De hecho, hizo una oferta de financiar compras y construcción de obras civiles a Pdvsa, bajo el supuesto de hacerlo sin intereses. Obviamente, esa propuesta fue rechazada con base en los argumentos técnicos, legales y financieros, así como la Ley de Contratación.

La lista continúa con el acuerdo de suministro a Nicaragua dentro del marco del Acuerdo de Caracas, y en donde la empresa Albanisa resulta ser el vehículo estructurado para no pagar ni un centavo del petróleo enviado.

Luego, recordemos las promesas para construir refinerías en cuanta gira hizo Chávez y el supuesto proyecto de estaciones de servicio de Pdvsa en la Argentina de Kirchner.

Pero también se vivía la presión diaria por parte de militares y de otros emisarios políticos cercanos a Chávez para hacerles ventas de cargamentos, directa o indirectamente, o por intermediarios. Cuando en Pdvsa la venta de crudo y productos obedecía a toda una normativa en la que los improvisados y las empresas de papel no tenían cabida.

No era algo inusual que se nombrara a un presidente de Pdvsa no proveniente del negocio petrolero. Había antecedentes como el general Alfonzo Ravard, Gustavo Roosen, Andrés Sosa Pietri. Lo inusual en aquellos momentos fueron los constantes cambios de junta directiva, primero con Roberto Mandini, luego Héctor Ciavaldini y después la entrada del general Guaicaipuro Lameda.

Inicialmente, observé la llegada del general Lameda como otro de los cambios para continuar con la estrategia de tomar el poder  de Pdvsa. Él venía de la Ocepre y siempre había sido muy crítico con los estimados de Petróleos de Venezuela y sus aportes. Pero resultó contrario a las intenciones de Chávez. Aun sin conocer el negocio petrolero, supo cómo rodearse y aceptar a la gente experta en su manejo, lo cual le brindaba una oportunidad excelente de ser exitoso en la gestión. De hecho, con el pasar de los meses, nos apoyó y supo ganarse el respeto de los trabajadores. Sin embargo, las presiones para seguir con el uso político del petróleo continuaron.

Pienso que un elemento clave para los eventos que sucedieron fue el tratamiento que se dio desde Pdvsa a la falta de pago de Cuba por el suministro. El resultado fue sustituir a la junta directiva del general Lameda porque defendió más los intereses nacionales en vez de los continuos chanchullos propuestos y autorizados por Chávez desde el ministerio, para mediante el uso de la contabilidad e ingeniería financiera manipular la deuda comercial de la isla.

En consecuencia Chávez nombra como directores externos a un grupo de personas, incluido Gastón Parra, críticas del manejo del negocio petrolero, marcadas la mayoría por un sesgo ideológico que se quedó en la era del comunismo soviético, y por supuesto enemigos de la meritocracia de Pdvsa. Para esta gente resultábamos una especie de quinta columna del imperio.

Por otro lado, designa a un grupo de ejecutivos de la industria petrolera que no contaba con los méritos para ocupar esas posiciones, ni las calificaciones correspondientes, ni el respeto del resto de los trabajadores. La palanca común entre los externos y los internos para ser nombrados en esa junta directiva habría sido su lealtad al movimiento político y de apoyo al régimen chavista, es decir, más política para el petróleo.

La reacción de los trabajadores no se hizo esperar y un primer comunicado en defensa de Pdvsa por parte de la alta gerencia de la empresa mostró su inconformidad con los nombramientos. El resto del personal, sobre todo la gerencia media, personal profesional, personal de apoyo, y los trabajadores sindicalizados, actuamos en consecuencia e hicimos un reclamo que llegó a las calles de todo el país. Un trabajo arduo para explicar en qué consistía la meritocracia y por qué rechazábamos la politización de Pdvsa al servicio de los intereses particulares de un gobierno. Ese choque de trenes con el apoyo de la sociedad generó una protesta ciudadana multitudinaria. Por cierto, difiero de aquellos que han argumentado como si lo ocurrido en esos primeros meses de 2002 con respecto a Pdvsa fue un plan preconcebido de Chávez.

Ese movimiento ciudadano mostró su fuerza el 11 de abril, cuando la mayor y más multitudinaria concentración que se recuerde, con el espíritu libertario, con la bandera, con sus hijos, marchaba hacia Miraflores para reclamar la salida de Chávez. Los hechos que ocurrieron en esos momentos tuvieron graves consecuencias, como la pérdida de vida de venezolanos. Vivimos los errores políticos de no saber gerenciar el momento. No obstante, Chávez abandonó el poder, al menos temporalmente.

Del 12 de abril de 2002 recuerdo la llegada a Pdvsa, cómo se sentía un ambiente de euforia y a la vez de calma. En el auditorio del edificio de La Campiña se dijeron palabras por los que habíamos  estado, gracias a la Providencia, más activos en los medios de comunicación. La sensación de logro era inesperada, no fácil de manejar. Sin embargo, para muchos de nosotros era una necesidad volver a conectar con la gente, contar con una página nueva para el encuentro de los venezolanos.

Por esa necesidad organizamos un acto en Chuao, en la Plaza de la Meritocracia, un evento de agradecimiento y de reflexión con los representantes de los diferentes credos en Venezuela. Era un momento para mostrar la necesidad de dejar de lado  las razones que nos dividían, encontrarnos todos de nuevo sin la separación promovida desde Miraflores. También, la necesidad de tomar en cuenta la dolorosa lección aprendida, de hacer una oración por todos aquellos que dieron su vida por una mejor Venezuela, y por todos nosotros con la responsabilidad de continuar el viaje, para de verdad hacer posible ese país de oportunidades para todos.

En ese acto se anunció la confirmación de la junta directiva que presidia el general Lameda, por parte del gobierno de Pedro Carmona.

El general Lameda, quien se encontraba entre los presentes para el momento de oración y reflexión, se dirigió a la gente allí congregada. No recuerdo si fue antes o después de sus palabras, pero como muestra de agradecimiento a la sociedad que tanto nos apoyó por defender la meritocracia y rechazar la politización de Pdvsa, hice  el compromiso en nombre de mis compañeros de tener un relación continua y permanente de los trabajadores de la industria petrolera con el resto del país, no volveríamos a estar sin esa conexión con el resto de la sociedad, para dar a conocer el negocio, su gestión, sus resultados y mantenernos vinculados como ciudadanos con el país. Desde ese momento hasta el 3 de julio de ese año se trabajó con la colaboración de muchas personas en los estatutos de la hoy en día Gente del Petróleo, para hacer realidad el compromiso adquirido con la sociedad civil. El nombre salió por la decisión mayoritaria de una asamblea de trabajadores que eligieron el nombre: Gente del Petróleo.

No tengo duda sobre el punto de inflexión que marcó y sigue marcando en la sociedad venezolana la Gente del Petróleo, que se reconoce por sus principios: la perseverancia, la dedicación, el apoyo, siempre en función del interés común y aun a pesar de las adversidades.

Hoy, con la esperanza de un proceso de cambio, sigue la Gente del Petróleo aportando para rescatar el negocio petrolero, unos desde Venezuela y otros desde la diáspora. Siempre con el propósito primario de lograr el país que nos merecemos todos. Ni un paso atrás.

Caracas threatens to seize Chevron oil assets – Argus Media – 10 de Julio 2019

Venezuela is threatening to nationalize Chevron’s oil assets if Washington declines to extend a sanctions waiver that expires on 27 July.

The waiver issued as a general license by the US Treasury Department on 28 January allowed Chevron and oil services companies Halliburton, Schlumberger, Baker Hughes and Weatherford International to continue some operations with Venezuela’s state-owned oil company PdV.

If the Trump administration allows the waiver to lapse at the end of July, forcing Chevron and the oil services companies to pull out, President Nicolas Maduro is likely to seize the assets and offer Russian, Chinese and other non-US oil companies an “opportunity to acquire” them, a presidential palace official told Argus.

“Discreet discussions” have already started with Russian state-controlled Rosneft and Chinese state-owned CNPC, the palace official said.

The assertions were confirmed by a senior oil ministry official in Caracas.

Chevron is PdV’s main western partner in Venezuela, which its peers ExxonMobil and ConocoPhillips abandoned when the government nationalized key Orinoco assets in 2007. Chevron, in common with European oil companies Total and Equinor, accepted the government’s less favorable terms and stayed as PdV’s minority partners.

The US major is a 30pc shareholder in the PetroPiar integrated Orinoco heavy crude project that PdV is currently transitioning to utilize for crude blending. Chevron also owns a 39.2pc stake in PetroBoscan, which operates the legacy Boscan heavy oil field in Zulia state, and a 25.2pc stake in PetroIndependiente, which operates the LL-652 medium oil field in Lake Maracaibo. Still in the early development stage is the 400,000 b/d Petroindependencia Orinoco extra-heavy crude production joint venture, in which Chevron holds a 34pc stake.

Chevron also has a 60pc stake in the Loran offshore gas field that holds 7.3 trillion cf of estimated reserves and forms a single cross-border field with Trinidad and Tobago’s Manatee field, which holds a further 2.7 Tcf of gas.

In terms of offtake, the Venezuelan assets are a small part of Chevron’s global portfolio. Chevron’s combined net daily offtake in 2018 from these four joint ventures averaged 42,000 b/d of crude and 9mn cf/d of associated natural gas, according to the company. But the potential for future growth is huge, considering the Opec country’s abundant reserves and nearby markets. The assets would also position Chevron to play a key role in Venezuela’s future reconstruction.

Local Russian and Chinese diplomatic sources declined to comment on the potential to acquire Chevron’s assets. But they reaffirmed that Rosneft and CNPC will maintain their respective long-term commitments to expanding their presence in Venezuela’s oil industry regardless of escalating US pressures aimed at forcing Maduro to step down.

Chevron declined to comment. In response to queries, the company routinely responds that its Venezuelan operations comply with all laws and regulations. The oil services companies have little or no presence in Venezuela.

If the US Treasury does not extend the waiver, Maduro would issue a nationalization decree under broad executive powers he was granted in mid-2017 by the government-controlled National Constituent Assembly (ANC), a body established in 2017 to effectively bypass the opposition-controlled legislature.

Venezuela’s US-backed opposition has been campaigning unsuccessfully for six months to unseat Maduro, and is currently engaged in controversial EU-backed negotiations with a government delegation in Barbados to find a way to establish a transition to free elections.

Venezuela Sells Oil to Tiny Turkish Firm by Marianna Parraga, Luc Cohen and Deisy Buitrago – World Energy News – 9 de Julio 2019

© Anatoly Menzhiliy / Adobe Stock

With U.S. sanctions blocking Venezuela from selling oil to the United States, state-owned energy firm PDVSA has turned to several little-known buyers that include a tiny Turkish company with no refineries but ties to President Nicolas Maduro’s government, according to internal documents and a PDVSA source.

Until recently, some of the world’s largest petroleum and refining firms, including U.S. companies Chevron and Valero Energy, lined up to take Venezuelan oil cargoes and PDVSA had a rigorous vetting process to ensure potential buyers had the capacity to pay.

But U.S. sanctions imposed in January in an effort to oust Maduro have driven away many of those customers. PDVSA’s exports have slumped by more than a fifth since sanctions were imposed, according to company records and Refinitiv Eikon data. Its biggest buyers today are Chinese and Indian companies.

Three sources with knowledge of the matter told Reuters that directors at a March 14 meeting of PDVSA’s board temporarily waived some requirements for new customers or suppliers, including that of having at least two years’ experience in the oil industry.

Neither PDVSA nor Venezuela’s oil ministry responded to requests for comment for this story.

In the wake of the changes, a Turkish company called Grupo Iveex Insaat started buying Venezuelan oil in April, according to documents related to PDVSA loading plans and internal reports on exports and imports for the first half of the year reviewed by Reuters.

Istanbul Chamber of Commerce records show that Iveex Insaat was formed less than a year ago with capital of just 10,000 lira ($1,775) and listed “residential construction” as its main activity.

It was one of only five firms that loaded tankers to take Venezuela’s upgraded crude – among its most valuable oil – from April through June, the documents showed. Iveex loaded four cargoes of Venezuelan crude and products in April – equivalent to just under 8 percent of Venezuela’s oil exports – and nothing in May or June, according to PDVSA documents.

Turkish corporate records show Iveex Insaat is owned by Miguel Silva, a Venezuelan businessman who heads the Caracas-based Venezuelan Exporters’ Chamber and also served as a housing ministry commissioner in Maduro’s administration.

Reuters was unable to determine the terms under which Iveex Insaat is receiving Venezuelan oil and was unable to confirm who would ultimately buy and refine the crude, as the company has no refineries.

Neither Iveex Insaat nor Silva responded to requests for comment.

The PDVSA source, a shipping broker and a maritime inspector – all of whom declined to be named – told Reuters that Iveex had agreed to deliver refined products to Venezuela in exchange for receiving crude. With its refinery network crippled by maintenance issues, the OPEC nation has struggled with severe fuel shortages in recent months.

The two other companies that only began chartering tankers to take PDVSA’s oil after sanctions hit are Panama-registered Melaj Offshore Corp and Sahara Energy, a unit of Nigeria-based Sahara Group. The two loaded PDVSA oil cargoes shortly after the sanctions were announced, internal company documents show.

Sahara Energy did not respond to emails and calls to request comment. Reuters was unable to find contact details for Melaj.

Ties with Turkey
The deals with Iveex highlight growing commercial links between Venezuela and Turkey, whose President Tayyip Erdogan has stood by Maduro, alongside Russia, Cuba and China.

Turkey is one of the main buyers of the South American country’s gold, which has become an important source of cash as oil output falls.

Silva registered Iveex Insaat with a Turkish partner named Erhan Kap on Sept. 27, 2018, just a week after Maduro visited Istanbul.

Kap, who is an Istanbul tour guide according to his social media profiles, declined to comment when reached by phone.

According to Silva’s biography on the Iveex website, Silva has had a number of posts within Maduro’s administration, including serving in the national Housing Ministry in 2014 and coordinating a government development plan for the western state of Tachira in 2013.

Venezuela’s information ministry – which responds to media requests on the government’s behalf – did not respond to an email seeking comment.

Iveex’s website says it is a “physical commodity trading and distribution company” focused on petroleum products and crude oil with offices in London, Istanbul and Caracas. It says it uses a “leased fleet of regional vessels.”

While the website describes “long experience” in oil trading and distribution, a review of previous iterations of the site using the Internet Archive shows references to petroleum trading were added after November 2018.

PDVSA sold barrels for the first time to Iveex Insaat in April, when it loaded the tanker Seamuse with 294,413 barrels of natural gasoline and light virgin naphtha bound for the Middle East, trade documents from PDVSA show.

The vessel has not yet discharged and remains anchored near a Kuwaiti port, according to Refinitiv Eikon data. Days later, a similar cargo was loaded for Iveex on the tanker Vinjerac.

The Turkish firm also loaded the tankers Delta Kanaris and Delta Harmony with more than 1 million barrels each of Hamaca crude, an upgraded oil that PDVSA has struggled to sell because its primary market was the United States.

However, these three vessels remain anchored off Venezuelan ports. PDVSA has not allowed them to sail until Iveex delivers at least one of several fuel cargoes intended to offset the first cargo it took, the PDVSA source and two shipping sources said.

Tribunal de la Florida ordenó nuevas confiscaciones vinculadas al caso de corrupción de PDVSA por  Maibort Petit – Diario 16 – 3 de Julio 2019

La decisión, firmada por la jueza Kathleen M. Williams, enmienda la orden que se había emitido en agosto de 2018 para incautar una gran variedad de bienes adquiridos por los acusados de haber participado en un esquema de corrupción a través del cual se malversaron millones de dólares del erario público venezolano

  

Lujosas propiedades en Panamá, Miami, cuentas bancarias y portafolios de inversiones en bancos suizos y norteamericanos fueron las nuevas propiedades añadidas a la orden de confiscación dictada por la corte del Distrito Sur de la Florida relacionadas con el caso de corrupción masiva donde fueron expoliados más de USD 1.200 millones de Petróleos de Venezuela y por el cual ahora hay más de nueve acusados.

La decisión, firmada por la jueza Kathleen M. Williams, enmienda la orden que se había emitido en agosto de 2018 para incautar una gran variedad de bienes adquiridos por los acusados de haber participado en un esquema de corrupción a través del cual se malversaron millones de dólares del erario público venezolano.
El documento dice que hay una corrección al fallo que había dictado ese tribunal en relación a este caso. La orden incluye otras propiedades que no aparecían en la decisión emitida el 16 de agosto de 2018. el dictamen de la jueza prohibe a representantes, agentes, familiares, empleados, abogados y asociados de los acusados de haber participado en un esquema y a los bancos, instituciones financieras y empresas inmobiliarias tomar acciones contrarias a la prohibición de incautar dichos los bienes.
Los acusados de haber formado parte de la conspiración son: Francisco Convit Guruceaga, contratista venezolano; Carmelo Urdaneta Aqui, ex asesor legal del Ministerio de Petróleo y Minería de Venezuela; Abraham Eduardo Ortega, ex director de finanzas de Pdvsa; José Vicente Amparan Croquer, operador venezolano; Hugo Andrés Ramalho Gois, banquero portugués, Marcelo Federico Gutiérrez Acosta y Lara, banquero uruguayo; y Mario Bonilla Valera.
De acuerdo a la acusación del gobierno de los Estados Unidos, la conspiración  acusada comenzó en diciembre de 2014 con un plan de cambio para malversar alrededor de USD 600 millones de Pdvsa, obtenidos a través del pago de coimas y prácticas fraudulentas, y posteriormente haber lavado el capital en el sistema financiera norteamericano e internacional. El documento dice que para mayo de 2015, la conspiración se habría duplicado en USD 1.200 millones malversados por Pdvsa.
La decisión de la jueza Williams advierte que los asociados a los acusados están sujetos a las mismas prohibiciones y restricciones impuestos por el tribunal sobre propiedades, cuentas bancarias, portafolios de inversiones y otros bienes que la fiscalía ha terminado que se encuentren bajo la acto ordenado de congelación por las autoridades en el mes de agosto.
Queda entonces terminante prohibido la selección, la transferencia, asignación, compromiso, distribución, entrega u otras formas de participación en la disipación de los bienes que involucra la disposición de la corte.
El documento dice que antes de que la Corte aplique la efectividad de la restricción de la orden de protección de dichos bienes y activos deben tomarse una serie de procedimientos para ejecutar su decomiso con el fin de preservar su disponibilidad para evitar que los acusados puedan traspasarlos.
La decisión del juez se lee que las modificaciones a la orden de expropiación emitida en en agosto y ahora corregida incluye:
1) Todos los depósitos de las cuentas del la empresa Global Securities Trade Finance en el City National Bank y Deltee Bank & Trust Limited en Nassau, Bahamas.
2) Otros apartamentos en Panamá, incluyendo una propiedad en Vistamar Golf Village, y Costamare.
 Las propiedades aparecidas en la orden original son las siguientes:
Pulsando aquí puede ver la nota con las primeras propiedades incautadas por el tribunal estadounidense relacionado con este caso.

Lobby venezolano en Washington por Verónica Egui Brito – Efecto Naim – 1 de Julio 2019

Existen tres mecanismos legales en Estados Unidos para realizar cabildeo e influir en la toma de decisiones políticas del país, todas fueron aprovechadas por el gobierno de Hugo Chávez, y ahora por su sucesor Nicolás Maduro, para promover su discurso político y ayudar a “amigos ideológicos”. Esto le ha costado a la nación 20 millones 722 mil 646 dólares.

Durante los catorce años de gobierno de Chávez se financiaron discusiones de leyes afines a los hidrocarburos y a países aliados (Irán, Siria, Corea del Norte), se donaron fondos para campañas locales, estadales y nacionales, y se realizó lobby para promocionar su gestión. Incluso ahora, bajo el mando de Maduro, sigue destinándose dinero para dichos objetivos.

  1. Promover el socialismo del siglo XXI

Las actividades de cabildeo para promocionar el socialismo que promulgó Chávez sumaron 10.682.137,68, dólares según datos suministrados por el Departamento de Justicia de EEUU. Oficialmente existen 15 empresas registradas en dicha institución que actúan en nombre de Venezuela: siete se encargan de relaciones públicas y distribución de material POP (5.980.304,14), tres realizan cabildeo (3.030.582,86), dos son consultores de política estadounidense (1.108.621,64), y tres son afines a Petróleos de Venezuela, Pdvsa (562.632,07).

  1. Caso Posada Carriles

El Gobierno de Venezuela le pagó 525 mil 618 dólares, en los últimos siete años, al abogado cubano José Pertierra para que hiciera relaciones públicas ante congresistas estadounidenses, organizara ruedas de prensa y asesorara a venezolanos en el tema migratorio y de extradición.

  1. Facilitar leyes sobre hidrocarburos

Entre 1999 y 2014, Pdvsa y su filial Citgo Petroleum han invertido 4.433.933 y 5.483.993 dólares, respectivamente, en actividades de lobby en el Congreso estadounidense, sumando 9.917.986 dólares, según Openscrets.org, un Centro de Responsabilidad Política y Sunlight Foundation, organizaciones que rastrean y desglosan los datos del Legislativo.

  1. Financiamiento de republicanos críticos al chavismo

Cuando se analiza el cabildeo de Citgo desde 1990, fecha en la que se tienen los primeros registros, en los últimos 24 años ha invertido 498.930 dólares. Los mayores fondos han sido usados para promover a los demócratas con 271.706 dólares, (54,4%), mientras que el apoyo a los republicanos ha sido de 220.179 dólares (44%), contrario a lo ocurrido en la gestión chavista.

Adicional a las cifras invertidas en lobby en el Congreso, Pdvsa, a través de Citgo, ha financiado campañas de políticos estadounidenses. La filial ha invertido 107.556 dólares y la propia empresa ha gastado 14.966 dólares en los últimos ocho ciclos electorales del Legislativo.

Paradójicamente, aunque el discurso socialista no va acorde con la postura republicana, 60%, -64.600 dólares- han sido destinados al partido conservador, mientras que los demócratas han recibido 39.256 dólares (36,4%). Los 3.700 dólares restantes (3,5%) no tienen filiación política.

En el ciclo electoral de 2012, la senadora republicana Ileana Ros-Lehtinen, férrea opositora al Gobierno de Chávez, fue financiada por Citgo con 5.000 dólares, según Opensecrets.org. A pesar de que el socialismo venezolano y los republicanos no tienen aproximación en el discurso, los une la política de exploración y explotación petrolera, que necesita el Estado venezolano al ser el motor económico del país.

  1. Apoyo ideológico

Los reportes y actas del Congreso muestran que en los últimos cinco años, la empresa Dutko Grayling (firma bipartidista que ofrece gestión integral de las políticas públicas) ha gastado en nombre de Citgo, 2.780.000 dólares por cabildeo desde 2009 y hasta el presente, según OpenSecrets.org y Sunlight Foundation.

En este mismo tiempo, se ha monitoreado su lobby en relación a siete leyes relacionadas con los derechos humanos, las sanciones contra Irán, Siria y Corea del Norte. Aunque no está determinado el monto específico invertido en estas normas, sí se puede definir que en los momentos que se realizó cabildeo por estos países se gastó 1.190.000 dólares, según reportes del órgano legislativo.

  1. Vetar sanciones por violación de derechos humanos

Los reportes del financiamiento de las legislativas de 2014 muestran un aporte de Venezuela por 3.140 dólares, todo hacia los demócratas. 1.500 dólares se han destinado al Comité Demócrata de Louisiana, 1.000 al Comité de Campaña de Senadores Demócratas, y 640 de apoyo directo a la reelección de la senadora de Louisiana Mary Landrieu, quien fue señalada recientemente por Politico de haber pactado con la filial de Pdvsa y recibir dinero para bloquear el proyecto de ley que, promovido por Marco Rubio y Robert Menéndez, busca sancionar a funcionarios venezolanos acusados de violaciones de Derechos Humanos durante las protestas que surgieron en el primer trimestre del año.

Pdvsa hacia el futuro (II) por  Alberto Rial – El Carabobeño – 30 de Junio 2019

Unknown

En mi artículo de hace dos semanas me refería al reto que significará para Venezuela la reconstrucción de su industria petrolera, una actividad compleja y de alta tecnología que necesita grandes inversiones y muchos profesionales de alta especialización. No hay dudas sobre el estado actual de Petróleos de Venezuela.

El chavismo convirtió en chatarra cientos de miles de millones de dólares en equipos, plantas, refinerías y un largo etcétera. Bajó la producción a menos de un tercio de lo que se producía 20 años atrás. Vendió buena parte de los activos petroleros en el exterior y comprometió el petróleo de los hijos y los nietos de los venezolanos para pagar préstamos de China y Rusia. Incrementó exponencialmente el número de accidentes, derrames y catástrofes industriales. Y por si fuera poco, cuadruplicó la nómina y metió a la empresa en una cantidad de negocios de los que solo quedó comida podrida y guisos en abundancia.

Para que la producción haya bajado a los niveles actuales, tiene que haber daños mayores, por impericia y abandono, en todos los equipos que componen la cadena de valor: pozos, estaciones, ductos, plantas, patios de tanques, refinerías y centros de despacho. Los fondos para reparar la infraestructura y llevarla a un nivel aceptable de confiabilidad deben estar en el orden de decenas de miles de millones de dólares, a lo que hay que agregarle miles de ingenieros, técnicos y gerentes capacitados, que puedan echarse al lomo la tarea de remediar lo que se rompió, casi que con saña, en estas últimas dos décadas.

Venezuela no tiene ni los dólares ni el personal para remediar el desastre. Aparte de que el país está quebrado y tiene una deuda de 160 mil millones de dólares, los profesionales petroleros que el difunto mandó a la calle están en su mayoría en el exterior, muchos de ellos con trabajos estables y bien remunerados, y una buena parte con serias dudas acerca de su regreso a un territorio arrasado por la plaga.

Con un escenario tan complicado, la industria petrolera tiene que empezar de cero, y aprender de la experiencia. Es necesario cambiar el software que le asigna al Estado el manejo de los hidrocarburos y olvidarse de la empresa que alguna vez existió.

Debe aceptarse, sin complejos, que la nación no pudo con el sector petrolero (de hecho, no pudo con ninguna actividad productiva, y para muestra las empresas de Guayana) y entregarle el negocio al capital que pueda sacarle la mayor rentabilidad, con garantías legales y financieras que aseguren tanto el largo plazo de los contratos como el pago de impuestos y regalías. Finalmente, y sin esto no hay recuperación que valga, hay que poner al Estado a hacer lo que le toca: proveer salud y educación básicas, asegurar el cumplimiento de las leyes y crear un entorno favorable para que la empresa privada produzca y genere, como mínimo, los puestos de trabajo que se vaporizaron durante la dictadura.

Se podrá argumentar que la quiebra de Pdvsa se debió al chavismo y que con un gobierno nuevo la industria petrolera podría recuperarse y llegar a ser lo que fue. Eso será verdad hasta que llegue al poder el próximo populista. Y contra el populismo, hasta ahora, no hay blindaje. En una sociedad con una cultura que genera instituciones débiles, el gobierno debe tener muchos y muy fuertes contrapesos, y uno de ellos es un sector privado grande, competitivo y diversificado.

Colombia supera nuevamente a Venezuela en producción petrolera por Andrés Fernández – PanamPost – 27 de Junio 2019

En comparación con su vecino, Colombia se proyecta y se mantiene en su producción.

 

El alza en la producción del hidrocarburo durante el mes de mayo fue de 894 518 barriles diarios. (Presidencia)

El Ministerio de Minas y Energía de Colombia informó que la producción de petróleo presentó un incremento del 3,3 % para el mes de mayo, comparado con el mismo mes de 2018. El alza en la producción del hidrocarburo fue de 894 518 barriles, jalonado principalmente por los campos petroleros en los municipios de Puerto Gaitán y Acacías, Meta; Arauquita, Arauca, y Cantagallo, Bolívar.

En comparación con su vecino, Colombia se proyecta y se mantiene en su producción, dado que en el mes de mayo Venezuela volvió a retroceder en su producción petrolera. El informe mensual difundido en Viena por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) así lo confirma, y al mismo tiempo señala que la estatal petrolera PDVSA retrocedió en su producción con 35 000 barriles diarios. Es decir, PDVSA ya produce menos de la mitad que en 2017. Por esta razón, el precio del petróleo venezolano estuvo a la baja por cuarta semana consecutiva.

Cabe destacar que el precio del petróleo que actualmente se produce en Venezuela se vende en los mercados a 55,82 dólares por barril, es decir, 6,03 dólares menos que la semana anterior cuando se cotizó el barril a 61,85 dólares. El rezago en la producción va de la mano de las sanciones financieras que en 2017 Estados Unidos impuso contra algunos funcionarios del régimen de Nicolás Maduro. Por esta razón, la dictadura chavista optó por dejar de usar el dólar como divisa de intercambio y decidió ofrecer el precio de su petróleo con base en la moneda china.

Por otro lado, el Gobierno colombiano incrementó el volumen de combustible que busca beneficiar al departamento fronterizo de Norte de Santander. Alrededor de 1 470 000 galones adicionales fueron destinados para consumo en lo que resta del mes de junio. Esta acción pretende atacar el incremento atípico de la demanda a raíz de los mayores controles al contrabando por parte de las autoridades y la crítica situación de desabastecimiento de combustible en Venezuela.

Ver imagen en Twitter

Minenergía

@MinMinas

Producción comercial de gas ha crecido 10% en lo corrido del año, en comparación con el mismo periodo de 2018 > http://bit.ly/2LhmT1c 

Para Colombia, el mes de mayo fue significativo, dado que es el segundo mes en el año con mayor producción de petróleo en 2019, por debajo de enero, que cerró con 898 965 barriles diarios. De manera que esto significa una variación anual del 4,47 % en relación con los cinco primeros meses de 2018, cuando se registró una producción de 854 190 barriles promedio por día.

Producción comercial de gas ha crecido un 10 % 

El Ministerio de Minas y Energía destacó la buena nueva sobre la producción comercial de gas que apunta a continuar con mayor suministro y desarrollar nuevas fuentes energéticas. De acuerdo con los resultados de producción, la producción ha crecido un 10 % entre enero y mayo del presente año.

En este sentido, la producción comercial de gas logró los 1 040 millones de pies cúbicos promedio día (mpcd), en comparación con el mismo periodo del 2018, lo que representa un alza de un 10,5 %, que equivale en términos de producción a 941 mpcd.

«Lo que se observa es un incremento sostenido de la demanda de gas en el país, un combustible fundamental para la transición energética. El uso de gas natural vehicular, por ejemplo, reduce la contaminación del medio ambiente con cerca del 40 % menos de emisiones de dióxido de carbono (CO2) frente a las generadas por un vehículo impulsado por diésel, y representa una reducción del 100 % en material particulado», explicó la ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez.

En el país, según datos de este ministerio, cerca de 9,5 millones de familias, establecimientos de comercio e industriales abastecen sus necesidades con gas natural. Sumado a esto, en carreteras hay 230 000 vehículos livianos y 1 000 de transporte público, camiones, volquetes y recolectores de basura que se movilizan con esta fuente de energía.

Pdvsa hacia el futuro por Alberto Rial – El Carabobeño – 16 de Junio 2019

Unknown
El economista austríaco Joseph Schumpeter popularizó el término “destrucción creativa” para describir el proceso por el cual desaparecen (se liquidan, quiebran o pierden el favor del público) las organizaciones viejas y desadaptadas al entorno, para dejar espacio a formas distintas de agruparse, de generar valor o de gobernar. Son los cambios sociales, tecnológicos y políticos obligando progresivamente a aplicar esquemas nuevos por sobre la sabiduría tradicional del pasado. Es la supervivencia de las especies que mejor se adaptan al cambio (Darwin dixit), junto a la extinción de las menos exitosas en ajustar sus habilidades, y eventualmente sus genes, a un hábitat inestable.

En el otro extremo de la destrucción creativa, que a pesar de su falta de piedad es fuente de progreso y evolución -al menos en la tecnología y las organizaciones-, está la destrucción salvaje, la que arrasa por incompetencia, psicopatía o simple odio. La destrucción primitiva que no reemplaza lo destruido por nada nuevo, sino por las ruinas que va dejando a su paso. El caballo de Atila. El chavismo venezolano, y poco más. Atila estaba en guerra contra el Imperio Romano. El régimen chavista no ha tenido guerras con nadie, excepto contra el mismo país que gobierna desde hace 20 años.

En algún momento habrá que reconstruir a la petrolera –después de que salga la dictadura, claro está- porque existen 300 mil millones de barriles de reservas enterrados en el subsuelo que habrá que sacar y monetizar antes de que sean destruidos, esta vez creativamente, por la evolución tecnológica. Pero queda pendiente la tarea de diseñar a la nueva PDVSA (o el nombre que se le vaya a dar) para que pueda resistir los ataques de un eventual gobierno interventor, dentro de 10, 15 o 30 años. Se debería comenzar por poner el negocio en manos privadas, tanto la operación como una parte de la propiedad, y producir a chorro abierto. Pero con eso no basta. A mediano y largo plazo, hay que garantizar el blindaje de la organización ante expropiaciones y nacionalismos extremos; así como hay que blindar al país contra otra revolución bolivariana.

Ruperti’s claim against Novoship drags Burford Capital and Daniel Hall  by Alek Boyd – Infodio – 25 de Junio 2019

Puzzling turn of events regarding Wilmer Ruperti: after years of legal battles against the Russians in different jurisdictions, freezing orders, settlements, etc., Ruperti is returning the favour, and suing Novoship. In the Commercial Court of the High Court of Justice (case no CL-2018-000824), Maroil and Sea Pioneer, two companies under Ruperti’s control, are suing Novoship and a bunch of companies associated to it. Particulars of claim include damages of “between USD 53.5 million and USD 90.8 million for breach of an agreement… an indemnity in respect of USD 22 million…” and associated “interest on all sums”. A web of deceipt and rampant corruption follows…

This tale started when Novoship basically caught Ruperti making false representations in shipping contracts. Through corrupt arrangements approved by Rafael Ramirez, Ruperti was given the task to sort out PDVSA’s shipping needs during the oil strike of 2002-03. With that in hand, Ruperti then found equally corrupt counterparties at Novoship, which readily entered into shipping contracts with a company controlled by Ruperti, instead of directly with PDVSA. Ruperti registered shells that had PDVSA’s name on it. He replicated the formula with Novoship.

Ruperti would then subcontract another of his companies, which would in turn be contracted at a substantial profit by PDVSA. Ruperti was many middlemen roled into one, and “made” an absolute pile. The Russians eventually found out, and sued Ruperti, who lost in all jurisdictions where claims against him had been brought (claim 1).

Having antagonised the Russians, Ruperti then established a working relationship with the Sargeant family. Fresh shipping contracts were entered into between companies controlled by the Sargeants and PDVSA. The Sargeants then brought claims for breach against PDVSA, and designated Ruperti as negotiator-in-chief (claim 2). But then, the Sargeants must have realised that Ruperti was, yet again, lying about status and settlement negotiations with PDVSA, and sued (claim 3).

All the while Ruperti was being chased all over the place by Novoship. To put it simply, Ruperti was conditioning settlement of claim number 3 upon settlement of claim number 2, and settlement of claim number 1 upon successful negotiations, and pay out, in claim number 2.

The fascinating thing about all this, is the information being ventilated in the different lawsuits.

We know now that it was Rafael Ramirez who hand picked and commissioned Ruperti, making him an overnight Venezuelan Fredriksen.

In claim 2, Ruperti argued with PDVSA that he had suffered losses of some $580 million. We found out about how PDVSA’s Jesus Enrique Luongo (cousin of Ramirez), agreed to settle and paid some $230 million into: a) Ruperti controlled shells and b) Intercontinental View Inc.

Funds destined to settle Ruperti’s claim with Novoship were deposited in an escrow account controlled by Yves Klein of Monfrini & Crettol lawfirm in Switzerland, acting as counsel for Novoship. Where else have we seen Crettol in the context of Venezuela? As secretary in a shell belonging to Baldo Sanso, brother in law and trusted lieutenant of Rafael Ramirez.

Intercontinental View Inc., however, is of particular interest. As it turns out, Intercontinental, a Panamanian shell, had an account in Banca Zarattini. UBOs were Alejandro Leandro Sanchez (Ruperti’s lawyer) and Carlos Prada Gomez. Of $230 million settlement referred, $62.4 million were to go into Intercontinental, and from there into Sanchez and Prada Gomez separate accounts. Prada Gomez had $28.1 million in an account in the name of Belcano Investments Inc., and Sanchez had $10.65 million in an account under Inversiones Dialhena S.A. name.

Why is Prada Gomez of note? A separate corruption scandal was exposed in the Spanish press recently, involving former Spain’s Ambassador to Venezuela Raul Morodo and his son Alejo. Prada Gomez is among the arrested in connection to further PDVSA corruption.

In Ruperti’s saga, there’s also a mention of Latin American Petroleum Inc. Again, a seemingly non descript shell that happens to belong to Danilo Diazgranados, involved in countless corruption schemes in Venezuela. Good thing about keeping track of all these thugs is the ability to connect the dots, and so from separate deals involving also PDVSA and Ramirez, we learned how Diazgranados sent instructions to his Compagnie Bancaire Helvetique (CBH) banker Charles Henry de Beaumont, about confirmation discharge of his two accounts at that bank: Craft Financial S.A. (acc no 20686) and Latin American Petroleum Inc. (acc no 21371).

Other documents pertaining Diazgranados transactions at CBH account for yet another scheme, this time at FONDEN, whereby de Beaumont informs CBH that Diazgranados’ Craft Financial S.A. has been “picked” by FONDEN to conduct £1.2 billion worth of operations in UK Gilts.

Going back to Ruperti’s latest lawsuit against Novoship, we learn that Novoship has dragged Burford Capital UK and Daniel James Hall into it. The reason seems to be that Hall -retained by Novoship to investigate Ruperti- exchanged information related to Ruperti that was part of a settlement with Novoship. The trade happened, as alleged in filed documents, with Daniel Sargeant, who was also suing Ruperti (claim 3). Daniel Sargeant, who  had a separate family dispute with Harry Sargeant, provided Hall with “salacious information” about Harry Sargeant, who Hall was also investigating in yet a separate claim. In a recent filing, Novoship argued that Hall and Burford made “fraudulent representations”, and described Hall’s use of Ruperti information obtained in the course of his activities for Novoship as a “breach of confidence and unlawful and would or might constitute a breach of the Defendants’ duties owed to the Claimants.” Ouch. Novoship seems to be passing the buck to Burford and Hall in case Ruperti’s claim has any legs.

Novoship’s claims ring hollow somewhat, considering that, presumably, it must have entered into some kind of settlement with Ruperti in claim 1, which included a Mr Yuri Nikitin. Novoship parent company Sovcomflot’s UK’s senior manager Lord Fairfax was, as recently as late 2018, exploring ways for the UK government to apply Unexplained Wealth Orders to Nikitin, who lives in the UK despite having been sentenced to jail -in absentia ?- in his native Russia.

It appears that Ruperti used PDVSA money to settle with both Novoship and the Sargeants, and is now seeking to get back at them with his latest antics. Ruperti, let’s not forget, is also in the thick of PDVSA US Litigation Trust scheme against Glencore, Trafigura, Vitol, Lukoil et al, through connections to David Boies and Guerric Canonica. One thing is evident, man’s totally unencumbered about size, power and reach of his legal enemies.

Ruperti v Novoship, Burford & Hall
A %d blogueros les gusta esto: