elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: OPEP

La destrucción esencial: el potencial humano por  Miguel Henrique Otero  – Editorial El Nacional – 19 de Julio 2020

2019082608585583990
El pasado 14 de julio, la Organización de Países Exportadores de Petróleo informó que la producción petrolera venezolana durante el mes de junio fue de 393.000 barriles por día. Esto significa que en un mes hubo una caída vertical e insólita de 180.000 barriles. Puesto que en mayo el promedio fue de 573.000 barriles por día, hablamos de un desplome de casi 32%: una cifra desquiciada, que escapa a cualquier forma de racionalidad.

Estos pocos datos son categóricos e inequívocos. No aceptan atenuantes o excusas. Son el resultado del planificado proceso de socavamiento y perversión de Petróleos de Venezuela y de la industria petrolera en conjunto, que Hugo Chávez activó desde el día en que accedió al poder. Medida tras medida, día a día, fueron liquidando la que era una de las empresas más importantes del mundo. Se despidió, violando las leyes laborales y los más elementales derechos, a más de 20.000 trabajadores de Pdvsa, para así despejar el terreno que ocuparían corruptos, ignorantes del negocio petrolero, incompetentes y rufianes, que se han encargado de su desmantelamiento.

Se distorsionó la misión empresarial para desfigurar su institucionalidad y convertir aquello en una oficina de contrataciones y prebendas, en gestora de falsos programas sociales, en centro de compras para el Estado (con toda la secuela de corrupción que eso produjo). Se nombraron en cargos de enorme responsabilidad, en áreas fundamentales para la operación, a enchufados, amiguitas y amiguitos, militantes y otros incapaces. Se dejó de invertir en las propias operaciones petroleras, con lo cual se estaba sellando el declive de la producción de la que somos testigos. Se abandonaron por completo, en acciones de irresponsabilidad que entrañan delitos de carácter penal, las obligaciones de mantenimiento que exigen operaciones industriales de alto riesgo, en las que se utilizan líquidos y gases de alta capacidad inflamable. Y, lo que es más conocido por la opinión pública, se firmaron convenios con decenas de países para entregar el petróleo a precios irrisorios, a veces por debajo del costo de producción, para garantizar lealtades políticas y diplomáticas. Lo escribo con plena comprensión de lo que afirmo: no hay en la historia de las instituciones un caso de destrucción tan alevoso e implacablemente ejecutado.

Esta sinopsis del procedimiento de demolición, con algunas inevitables variantes, ha sido aplicado al sistema de salud y hospitalario; a las más importantes infraestructuras del país –como el Teatro Teresa Carreño, un simbólico ejemplo–; al conjunto del sistema hidroeléctrico nacional; a la desfalleciente infraestructura educativa nacional, a las universidades, a los puertos y aeropuertos, a museos, salas de conciertos y bibliotecas; a los hipódromos, a represas y embalses; a los parques nacionales, a las regiones donde está avanzando, a velocidad asesina, la devastación causada por el saqueo promovido por Maduro, que lleva el nombre de Arco Minero.

Podría continuar enumerando decenas y decenas de ámbitos y casos en los que la destrucción ha hecho de las suyas. No hay exceso en esta afirmación: nada hay en Venezuela que haya logrado preservarse, nada que permanezca intacto, nada que no presente los síntomas que anuncian su próxima ruina.

Pero llegado a este punto de este artículo, todavía no me he referido a lo primordial: al doblegamiento de las capacidades humanas, a la feroz y constante práctica de debilitamiento y sometimiento de las personas. Es duro pensarlo y escribirlo: el régimen ha actuado para reducir, aplanar, hacer inviable el potencial de la sociedad venezolana. Al rebajar y rebajar las condiciones de vida, en todos los planos donde ello sea posible, está anulando el derecho, la posibilidad de aspirar a una vida de progreso y bienestar.

¿Qué potencial tiene una sociedad en la que 80% de la población vive bajo el asedio de la pobreza extrema? ¿Qué podemos aspirar, en todos los ámbitos de la vida pública –la producción, la formación, la investigación, el ejercicio profesional, las iniciativas de solidaridad, el desenvolvimiento de la política, la organicidad de la sociedad civil– cuando alrededor de 5 millones de compatriotas, en su mayoría jóvenes, muchos de ellos profesionales y personas sólidamente formadas, han huido del país y, en un porcentaje que luce relativamente alto, han logrado establecerse en otras partes del mundo, salvando todas las dificultades que ello representa? ¿Qué clase de prospección le está reservada a Venezuela hacia las próximas dos, tres o cuatro décadas, cuando ahora mismo hay 4 millones de niños y adolescentes que tienen problemas casi insalvables para asistir a la escuela, escuelas donde a menudo no hay maestros calificados, en las que no se cumplen los objetivos curriculares, donde no hay comedores, ni mucho menos computadoras, mi materiales escolares, ni electricidad, ni agua, ni mínima salubridad, ni seguridad, ni nada que remedie este creciente cúmulo de adversidades? ¿A qué expectativas se expone una sociedad que lleva en su seno a 700.000 niños que sobreviven bajo el hostigamiento de la desnutrición crónica, o en la que 60% del total de su población no alcanza a consumir las 2.000 calorías mínimas necesarias para aspirar a una vida activa y productiva? En definitiva, ¿de qué está hecho nuestro horizonte personal, social y como nación, cuando hora tras hora se van reduciendo nuestras capacidades reales de organizarnos y actuar, carcomido nuestro país por el hambre y las carencias?

Producción de crudo venezolano cayó en junio a sus niveles más bajos desde 1943 – El Nacional – 14 de Julio 2020

El bombeo del pasado mes fue de 393.000 barriles por día, bajo los 573.000 bpd del mes previo y 52% por debajo del promedio de 821.000 bpd del primer trimestre

Federico Parra / AFP

La producción de crudo de Venezuela cayó en junio al nivel más bajo en casi ocho décadas, según datos entregados el martes por la OPEP.

El bombeo en junio fue de 393.000 barriles por día, bajo los 573.000 bpd del mes previo y 52% por debajo del promedio de 821.000 bpd del primer trimestre, reseñó Reuters.

El dato de junio revela que el total mensual fue el menor desde febrero de 1943, cuando la naciente industria petrolera de Venezuela produjo 353.000 bpd.

La caída de las exportaciones a un mínimo de 77 años de 379.000 bpd en junio ha sido consecuencia de las crecientes sanciones impuestas por Estados Unidos que buscan sacar a Nicolás Maduro del poder.

Al borde del colapso

Al 9 de julio había 9 millones de barriles de crudo Merey 16 almacenados en la terminal petrolera de José, y solo 800.000 barriles de espacio disponible, mostró un documento interno de Pdvsa.

La división Furrial de Pdvsa, que bombeaba 50.000 bpd a principios de este año, produjo 17.800 bpd el domingo, según un informe interno. El documento mostró que la empresa cerró más de 60 pozos en varios campos de petróleo liviano del Furrial debido a los altos inventarios.

La división occidental de la estatal petrolera produjo 97.000 barriles el domingo, por debajo de los 200.000 bpd de marzo, de acuerdo con otro documento. Y por primera vez desde al menos 1995, no había plataformas de perforación activas para la extracción de petróleo en Venezuela, mostraron datos del proveedor de servicios petroleros Baker Hughes en junio.

La producción de petróleo en Venezuela cayó a los niveles de 1943 – La Nación – 17 de Junio 2020

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro Fuente: LA NACION

CARACAS.- La producción petrolera de Venezuela cayó en mayo a 570.000 barriles diarios (bd) , según la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), un retroceso que la ubica en niveles de hace más de siete décadas y ensombrece aún más el panorama de una economía devastada.

Con un pico de producción de 3,7 millones de bd en 1970, la industria petrolera venezolana ha involucionado a sus niveles más bajos desde 1943, cuando su oferta promedió 491.463 bd según cifras oficiales. El país, que tiene en el petróleo su principal producto de exportación y fuente de divisas, tenía entonces cuatro millones de habitantes, frente a 30 millones en la actualidad.

El informe mensual de la OPEP refleja un saldo de 54.000 bd menos que en abril de acuerdo con fuentes del cartel, y 162.000 bd menos según los reportes del gobierno venezolano a la organización energética.

La estatal Pdvsa, que estuvo entre las cinco principales petroleras del mundo y que hace 12 años producía 3,2 millones de barriles diarios, languidece . Solo durante un paro petrolero entre diciembre de 2002 y marzo de 2003 se observaron cifras menores, de 25.000 bd.

Al ubicarse por debajo de los 600.000 bd, la oferta del país marca nuevos hitos en una caída sin freno durante la última década , que expertos atribuyen a decisiones erráticas, desinversión y corrupción . Se sumaron al cóctel sanciones de Estados Unidos que buscan desplazar del poder al presidente Nicolás Maduro , incluida una prohibición de negociar crudo venezolano vigente desde abril de 2019.

Según la firma S&P Global Platts, Venezuela debió recortar en las últimas semanas aún más su erosionada producción por “limitaciones de almacenamiento” y “falta de petróleo liviano” para procesar su crudo extrapesado y hacer así comercializable la mezcla.

Hasta 2018, Venezuela enviaba 500.000 bd de crudo a Estados Unidos y recibía de ese país 120.000 bd de petróleo liviano y diluyentes, así como insumos para producir combustible. La otrora potencia refinadora terminó por acudir a aliados como Irán , acérrimo enemigo de Washington, para paliar una severa escasez de nafta.

Todo esto “lo que hace es agudizar el ciclo recesivo de Venezuela”, observa el economista José Manuel Puente, del Centro de Políticas Públicas del Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA).

El país se encamina al séptimo año consecutivo de recesión y su economía ha perdido más de la mitad de su tamaño en ese lapso . Para colmo, Venezuela está exportando “el poco petróleo que vende a pérdida”, subrayó Puente. Esto se produce a consecuencia de la caída de precios y las triangulaciones que debe hacer para sacar su crudo evadiendo sanciones. El país “está al borde de un colapso”, advierte el economista.

Cada vez está más lejos una bonanza petrolera que reportó más de 750.000 millones de dólares a la nación caribeña entre 2004 y 2015. “Se acabó la renta” petrolera, dice el economista Carlos Mendoza Potellá, asesor del Banco Central de Venezuela (BCV). El experto es crítico de las políticas petroleras del gobierno de Maduro, pero resalta el impacto de las sanciones. “Nos tienen asfixiados, tenemos a Donald Trump con la rodilla en el pescuezo”, sostiene.

De todos modos, incluso sin sanciones, el especialista considera difícil que el petróleo vuelva a ser “palanca del desarrollo” por los altos costos de producción del crudo extrapesado venezolano.

Venezuela tiene las mayores reservas petroleras del mundo, pero eso “no sirve para nada si no se puede aprovechar”, agrega Mendoza Potellá.

Precios

Los precios, pese a una recuperación leve en las últimas semanas, son bajos por la contracción de la demanda a raíz de la pandemia de Covid-19. El 24 de abril, el petróleo venezolano cayó a 9,9 dólares el barril, sus peores cotizaciones en dos décadas, y rebotó a 13,45 dólares el 1° de mayo. Desde entonces el Ministerio de Petróleo venezolano no divulga nuevos datos.

Puente considera inviable una recuperación del sector petrolero sin abrir las puertas a privados : “Solos no podemos. No tenemos la tecnología, ni los recursos financieros, ni humanos”. El experto considera que la recuperación pasa por una negociación para una transición política que permita generar confianza y financiamiento.

“No tenemos alternativa, o lo hacemos o seguiremos en el ciclo de desastre” , concluye.

Precios gasolina vs salario mínimo en Sur América, Union Europea y países OPEP – Facultad Economía UCV – Junio 2020

Producción petrolera en Venezuela cayó 38.000 barriles diarios en abril – El Nacional – 13 de Mayo 2020

Las cifras oficiales venezolanas difieren de las reportadas por las firmas internacionales que monitorean el mercado de crudo. La data de taladros del reciente informe de la OPEP advirtió sobre el cierre de 11 equipos durante el cuarto mes del año

crudo petroleo producción petrolera en Venezuela
EFE/ Miguel Gutiérrez

Antonio De La Cruz, director ejecutivo del Inter American Trends, señaló este miércoles que la producción petrolera en Venezuela registró una caída en abril de 38.000 barriles diarios.

Sustentado en un gráfico reciente de las fuentes secundarias de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, indicó que el mes pasado se produjeron 622.000 barriles diarios.

En marzo, la cifra se ubicó en 660.000. El cuadro indica también que en febrero la producción petrolera fue de 760.000 barriles diarios.

De La Cruz puntualizó asimismo que la debacle se establecería en 154.000 si los números de abril de este año se comparan con los obtenidos el mismo periodo en 2019.

El site Petroguía reseñó que el Ministerio de Petróleo del régimen de Nicolás Maduro aseguró que en abril Venezuela, en cambio, aumentó 19.000 barriles para elevarse 737.000 diarios.

La data de taladros del informe de la OPEP advirtió además sobre el cierre de 11 equipos durante el cuarto mes del año.

Las llamadas fuentes secundarias las conforman organizaciones internacionales entre las que se encuentran la Agencia Internacional de Energía o la consultora Energy Intelligence.

Venezuela, junto con el Congo y Guinea Ecuatorial, observó Petroguía, aparecen como los tres  miembros de la OPEP cuyas datas oficiales reportadas difieren en cifras y en tendencias reportadas por las firmas que monitorean el mercado petrolero.

«La industria petrolera ya no es la locomotora de la economía venezolana desde hace tiempo y no contribuye a poder sacar al país de la crisis económica», dijo el experto petrolero en una entrevista reciente con La Razón.

Antonio De La Cruz@antdelacruz_

En , la producción de petróleo de cayó 38 mil b/d para ubicarse en 622 mil b/d según la fuentes secundarias.
con respecto a Abril 2019 la caída fue de 154 mil b/d

Ver imagen en Twitter

Venezuelan Oil Falls to Prices Last Seen in 1999 – Latin American Herald Tribune – 25 de Abril 2020

The price per barrel reported by the Venezuelan Petroleum Ministry was $9.98

CARACAS – The price of Venezuelan oil ended the week at the equivalent of $9.98 per barrel, its lowest level since 1999.

Because of the sanctions imposed on Venezuela by the United States, the Petroleum Ministry no longer refers to the oil price in dollars, but rather in China’s currency, the yuan.

The price per barrel reported by the ministry, 70.62 yuan, equates to $9.98 at the current exchange rate of 7.07 yuan to the greenback.

Venezuela, which is dependent on revenue from oil exports, has seen the price of its major product decline steadily over the last two months as a consequence of the slump in global demand for crude amid the economic dislocations arising from the COVID-19 coronavirus pandemic.

Industry analysts estimate that it costs Venezuela around $19 to produce a barrel of oil.

The last time Venezuelan crude was this cheap was in March of 1999, during an earlier international slowdown associated with the Asian debt crisis that began the previous year.

Venezuela is a founding member of the Organization of Petroleum Exporting Countries (OPEC), which recently reached an agreement with Russia and other major oil producers to reduce production starting May 1 by 9.7 million barrels per day in a bid to put a floor under prices.

Leftist Nicolas Maduro, Chavez’s designated successor, said this week that while Venezuela is prepared to cope with a further drop in the oil price, Caracas is working closely with its OPEC partners and with Russia to avoid that eventuality.

The Petroleum Ministry noted that the OPEC median price fell this week from $19.03 a barrel to $14.89, while other benchmark crudes also took a beating.

Europe’s benchmark, Brent oil from the North Sea, lost $7 to end the week at $22.94 a barrel.

The U.S. reference, West Texas Intermediate, actually dipped into negative territory at the start of the week and finished the week at $16.94 a barrel.

El oro negro por Fabiola Zerpa y Peter Millard – RunRunes/Bloomberg – 23 de Abril 2020

Gazprom.-Foto-Latam-energy.com_.jpgFabiola Zerpa y Peter Millard de la agencia Bloomberg destaparon otra olla del gobierno de Nicolás Maduro con el apoyo de Rusia. Su titular dice: “Dos exejecutivos de Gazprom ayudan a Venezuela a mantener su flujo de petróleo”.Explican cómo en una Venezuela sancionada y devastada por la crisis, una compañía poco conocida dirigida por exejecutivos de Gazprom PJSC, con sede en Moscú, está asumiendo un papel descomunal para el “asediado líder” Nicolás Maduro, ya que muchos de sus principales socios extranjeros en los campos petroleros reducen su presencia o se van.La investigación revela que la empresa “GPB Global Resources BV que tiene su sede en los Países Bajos, pero está dirigida por Boris Ivanov y Sergey Tagashov, quienes también trabajaron para el gobierno ruso en el pasado. En el último año, GPB bombeó constantemente alrededor del 10 % del petróleo de Venezuela en una empresa conjunta con Petróleos de Venezuela S. A. La operadora, llamada Petrozamora SA, funciona sin sanciones específicas a la compañía en la región de Maracaibo.Para todos es sabido que en esa región occidental de nuestro país fue donde las grandes empresas de petróleo globales y sus filiales venezolanas lograron que Venezuela fuera una potencia petrolera en el siglo 20. Ahora, con otros proyectos ralentizados por una derrota petrolera, un virus mortal y la preocupación por las sanciones cada vez más agresivas de los EE. UU., la capacidad de Petrozamora de conducirse a través del mercado petrolero -que tiene hoy más oferta de barriles en todo un siglo- determinará cuántos ingresos le quedan al régimen de Maduro mientras otros países reducen su producción en un acuerdo histórico destinado a aumentar los precios del crudo. Convenio que unió hasta Arabia Saudita con Rusia, que siempre han estado en contraposición en esta materia de extraer crudo e inundar los mercados.La nota de Bloomberg indica que “GPB se fundó en 2011, el año anterior a la creación de Petrozamora. El control de GPB recae en Ivanov y Tagashov, quienes se desempeñan como dos de los tres directores gerentes de la compañía, junto con Vladimir Shvarts, cuyo enfoque se centra en África y Medio Oriente.Ivanov trabajó en asuntos de control de armas para el gobierno ruso en Moscú y Washington antes de pasar a la banca, según el sitio web de GPB. Luego tomó una posición con el gigante ruso de petróleo y gas natural Gazprom, la compañía más grande de Rusia por capitalización de mercado. Tagashov trabajó en el ministerio de asuntos exteriores de la embajada rusa en Washington antes de unirse a Gazprom en Moscú y, finalmente, terminar en GPB.Los empresarios venezolanos, a menudo denominados “bolichicos”, también han estado involucrados con la empresa. Francisco Convit, quien ayudó a establecer Derwick Associates Corp. con sede en Barbados para vender plantas de energía al gobierno durante una crisis eléctrica de 2009, fue director externo de Petrozamora de 2015 a 2016, según el Boletín Oficial de Venezuela. Orlando Alvarado lo reemplazó en ese cargo en GPB, quien anteriormente se desempeñó como director financiero de Derwick.Las operaciones de Petrozamora se ubican justo en el medio del Complejo Bolívar, un grupo de campos interconectados en la región del lago de Maracaibo. Se descubrió por primera vez en la década de 1920 y ayudó a impulsar a Venezuela a convertirse en uno de los mayores exportadores del mundo para fines de esa década”. (Fin de la cita)Por cierto que a dos altos ejecutivos (no conocemos sus nombres) de una de las empresas rusas ligadas al negocio petrolero les asignaron dos apartamentos en Campo Alegre que son propiedad de Diego Salazar, el otrora zar de los negocios con el oro negro de PDVSA y quien creció -exponencialmente- en miles de millones negociados mientras su primo hermano Rafael Ramírez presidía PDVSA.Salazar sigue preso en la DGCIM tras el Gobierno incautarle sus millonarias pertenencias que incluyen no solo esas residencias sino carros de lujo, obras de arte y una milmillonaria colección de relojes de lujo de la cual algunos funcionarios rojos-rojitos hoy lucen piezas en sus muñecas. En sus apartamentos de Campo Alegre los rusos reciben visitas semanales de un par de altísim@s personajes de la “robolución”. ¿Son la conexión directa con Igor Sechin, el poderoso presidente de Rosfnet y mano derecha de Vladimir Putin?Ahora extraigo estas líneas de “Atlantic Council” (23 marzo 2020) para conocer más de los negocios con Rusia: “La raíz del problema es que el presidente ruso, Vladimir Putin, tiene demasiado poder, que acaba de mejorar a través de cambios constitucionales. Esto le permite ignorar los intereses del pueblo ruso a favor de satisfacer los caprichos de sus lugartenientes, que se están volviendo locos con una riqueza extraordinaria.El más perjudicial de los subordinados de Putin es Igor Sechin, director ejecutivo de Rosneft, la segunda compañía petrolera más grande del mundo después de Saudi Aramco en términos de producción. Originalmente, Sechin trabajó como intérprete para los servicios de inteligencia soviéticos en África portuguesa. Pero su calificación sobresaliente es su lealtad a Putin, después de haber trabajado como asistente del actual presidente de Rusia en la Oficina del Alcalde de San Petersburgo.Como resultado, Putin puso a Sechin a cargo de la compañía petrolera estatal más grande de Rusia, donde el jefe de Rosneft se destacó como el asaltante corporativo más despiadado de Rusia: confiscó a Yukos y Bashneft y compró TNK-BP a un alto precio. El modelo de negocio de Sechin se caracteriza por la asunción de riesgos máximos, lo que no sería posible sin la asignación de Putin.La guerra de Rusia (con la OPEP y Saudiarabia) comenzó dos semanas después de que comenzara la crisis financiera mundial (provocada por COVID-19), bajando el precio del petróleo por debajo de $ 25 por barril, el más bajo desde 2003. Desde 2016, Rusia había estado cooperando con la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Esto implicaba controlar los precios del petróleo mediante la regulación de la producción, algo a lo que Sechin siempre se opuso y, por lo tanto, trabajó para cambiar.El gobierno ruso grava a las compañías petroleras para que paguen todas las ganancias sobre un determinado precio del petróleo en impuestos. La guerra de los precios del petróleo marcó la tercera vez en seis años que Sechin ha puesto en peligro la estabilidad macroeconómica de Rusia, que Putin acepta, a pesar de que gran parte del orgullo y la credibilidad del presidente provienen de mantener una situación financiera saludable. Por lo tanto, Sechin no solo es la principal amenaza para las finanzas de Rusia, sino también para el control del poder de Putin en Rusia. Una mirada rápida a las ocasiones anteriores en que Sechin comprometió la economía de su país por sus tratos personales es una lectura sombría.En diciembre de 2014, Sechin causó una importante crisis monetaria debido a los excesivos préstamos internacionales que había tomado para comprar TNK-BP. Como nadie lo castigó, repitió un desastre un poco más pequeño exactamente dos años después. Luego, causó otra crisis monetaria porque “privatizó” casi una quinta parte de Rosneft con sus propios bonos. Los beneficiarios reales de esta privatización nunca se han revelado, mientras que las acciones están ocultas en varias capas de compañías offshore en las Islas Caimán. Sechin también ha sido responsable del desastroso apoyo de Rusia a Nicolás Maduro y su dictadura, que le ha otorgado a Venezuela la suma de $ 8,500 millones en créditos”. (Fin de la cita)

EL PALITO

De nuestros colegas de ElPitazo.net extraigo su última referencia al tema de la gasolina: “La planta de Fraccionamiento de Craqueo Catalítico (FCC) que produce la gasolina de alto octanaje en la refinería El Palito de Puerto Cabello, estado Carabobo, está paralizada, según varios trabajadores, desde el pasado fin de semana, debido a que no aguantó la presión a la que fue sometida para aumentar su rendimiento y colapsó tras la fuerte vibración”.

Ellos confirmaron a El Pitazo el 22 de abril que el cese de operaciones de la planta de FCC implica una caída de al menos 28.000 barriles diarios de combustible de los que se producían desde el 10 de abril, cuando el complejo refinador carabobeño reinició operaciones. «Esta paralización de la FCC deja la producción actual de El Palito en 9000 barriles diarios de gasolina, que son aportados por la planta PTR, la cual produce un combustible más crudo que luego es procesado, junto con el craqueador catalítico, para lograr un octanaje por encima de los 90 octanos», dijo uno de ellos.

Los voceros aseguraron que la gasolina que exige el mercado debe cumplir con ciertos requisitos de calidad “y esa que está saliendo no los tiene debido a que no está en funcionamiento la planta de FCC, cuya reparación está en proceso. El tiempo estimado por la gerencia de Pdvsa para que esté lista es de 10 a 20 días», aseguró una de las fuentes consultadas quienes afirmaron que la gasolina para ser comercializada debe tener tres características importantes: octanaje, gravedad y presión, las cuales se certifican con los análisis de rutina que se le hacen cada vez. “La gasolina que se produce en la planta  PTR sale con 87 octanos, y cuando mucho, 90. La que sale con más de 90 octanos es la de la planta de alquilación FCC, que es la que está parada. Esta planta viene después de la PCP en la cadena productiva», explicó otro de los expertos.

Las fuentes dieron cuenta de la visita del presidente de la Federación de Trabajadores Petroleros, Wills Rangel, a la refinería El Palito, el pasado martes 21 de abril, debido a la paralización de la planta de FCC. “El Gobierno está preocupado porque la gasolina es su salvación política, al menos así lo estima. Teme que sin gasolina el país colapse, y de allí que le inquieta la paralización de la planta de El Palito”, aseguraron varios de los consultados.

Hugo Chávez: “Pónganme el petróleo a 0”, el mercado: Allí lo tiene por Humberto Calderón Berti – La Gran Aldea – 22 de Abril 2020

download-1
No hubo necesidad que el precio de petróleo llegara a “0” para que nuestro país entrara en la más pavorosa crisis que jamás hayamos vivido desde que el oro negro fuera descubierto, en 1914, en el pozo Zumaque 1 del estado Zulia. Para ello, bastó la incompetencia, ineficiencia y el latrocinio de Chávez y sus seguidores. El país ha sido destruido en sus cimientos institucionales, productivos, de infraestructura, y en valores éticos y morales.

En un evento público frente a centenares de ilusos seguidores, Hugo Chávez afirmó: “Pónganme el precio del petróleo a 0 y Venezuela no entra en crisis”; la pobre audiencia se desató en aplausos.

Un Chávez crecido, jaquetón y sobrado pronunció esa frase. No hubo necesidad que el precio de petróleo llegara a “0” para que nuestro país entrara en la más pavorosa crisis que jamás hayamos vivido desde que el oro negro fuera descubierto, en 1914, en el pozo Zumaque 1. Para ello, bastó la incompetencia, ineficiencia y el latrocinio de él y sus seguidores.

El país ha sido destruido en sus cimientos institucionales, productivos, de infraestructura, y en valores éticos y morales.

La reconstrucción será una tarea épica que requerirá de las mejores personas, adornadas de probidad, honestidad y competencia. Si esto no es así, el país entrará en una vorágine destructiva adicional, de la cual no se saldrá en varias generaciones.

“El país ha sido destruido en sus cimientos institucionales, productivos, de infraestructura, y en valores éticos y morales”

En este sentido, en cuanto al tema del petróleo, el chavismo-madurismo desperdició una oportunidad histórica de trasformación real, que difícilmente se volverá a presentar: Un presidente con el caudal político de Chávez, y los inmensos recursos económicos de los cuales dispuso. Salir de esta crisis no será una tarea menor.

Como si fuera poco, con un país destruido, se presenta esta crisis mundial jamás vista, la pandemia del coronavirus. Pero ya las cosas estaban mal. Ahora irán a peor. El comportamiento jaquetón y burlón de Chávez era frecuente en sus apariciones públicas. Todos recordamos el “exprópiese, exprópiese, exprópiese” en los alrededores de la Plaza Bolívar de Caracas.

Igual sucedió con el célebre pitazo del 2002, cuando inició el despido de 20.000 trabajadores de la industria petrolera. Esta es historia conocida, así como el efecto devastador que dicho acto tuvo en la industria petrolera. La incompetenciaincapacidad, y propensión al robo y al saqueo de quienes sustituyeron a los despedidos, ocasionó lo que todos hemos presenciado: Caída de la producción, parálisis en la actividad refinadora, y grave escasez de combustible, que los venezolanos padecen en las interminables colas que hoy hacen para medio surtir sus vehículos, si es que lo consiguen.

En los dos últimos meses, el mundo del petróleo del cual depende nuestro país, ha estado convulsionado e inestable. Desde 2016 los países de la OPEP y Rusia venían cooperando para mantener, con serias dificultades, un mercado petrolero estable. Pero en diciembre el acuerdo antes mencionado llegó a su fin por la negativa de Rusia de continuar adherida al mismo. Al presentarse la desavenencia, Arabia Saudita tomó la decisión, a nuestro juicio caprichosa e inmadura, de colocar casi dos millones de barriles por día, adicionales al mercado. Los precios iniciaron una vertiginosa caída, la cual se exponenció con la aparición de la pandemia del coronavirus.

“La reconstrucción será una tarea épica que requerirá de las mejores personas, adornadas de probidad, honestidad y competencia”

El mundo entero se ha paralizado, se cerró la actividad industrial, y se paralizó el tráfico aéreo y automotor. Hemos entrado, unos más otros menos, en un estado de confinamiento y parálisis casi mundial.

El problema estructural del mercado, y el coyuntural, han producido la debacle que hemos visto en los últimos días, cuando el petróleo americano WTI se ha vendido a -37 dólares por barril. Esta situación se ha venido presentando por dos razones: Los Estados Unidos, estimulado por los altos precios del petróleo y el gas natural antes del 2015, desarrolló una vigorosa industria extractiva de yacimientos no convencionales, lo que popularmente se llama fracking. Este país pasó de ser altamente dependiente de las importaciones petroleras a ser un país marginalmente importador. En los últimos diez años la producción de petróleo ha aumentado en 8 millones de barriles por día, para una producción total diaria de 13 millones de barriles por día, convirtiéndose de esa manera en el principal país productor de crudo del mundo.

Otro tanto ha ocurrido con la producción de gas de yacimientos no convencionales. El país ha aumentado su producción de gas en 75 mil millones de pies cúbicos de gas por día, estos hechos tienen una gran importancia desde el punto de vista geopolítico. Los Estados Unidos siendo autosuficiente tiene una visión diferente de la geopolítica del Medio Oriente.

El otro problema es el coyuntural. La pandemia del coronavirus, como señalamos anteriormente, ha paralizado al mundo y derrumbado la demanda. Hace un par de semanas, la OPEPRusiaMéxico y otros productores, acordaron sacar del mercado unos 10 millones de barriles de petróleo por día. Tal cantidad, evidentemente, no ha sido suficiente. Aún así, el mercado está por el suelo. En estos momentos es muy difícil, sino imposible, determinar el volumen de crudo que habría que sacar del mercado para que el mismo se estabilice. Cualquier cifra será aventurada estimarla.

“En estos momentos es muy difícil, sino imposible, determinar el volumen de crudo que habría que sacar del mercado para que el mismo se estabilice”

Algo sí está claro: Son muchos los países afectados por la caída de los precios del petróleo. Los países de la OPEPRusiaMéxico y otros países productores-exportadores, así como los Estados Unidos, están siendo afectados.

Arabia Saudita y los otros productores de las monarquías del Golfo han acumulado importantes recursos financieros que le permiten sortear, momentáneamente, la crisis de los precios. En una menor proporción Rusia también tiene sus reservas. Pero indistintamente de las cantidades que puedan tener, una crisis prologada es inconveniente para todos ellos. Pero Estados Unidos está en una situación muy compleja. Los precios por debajo de 30 dólares por barril ponen en muy serias dificultades a buena parte de los productores de petróleo y yacimientos no convencionales. Muchas empresas dedicadas a esa actividad están teniendo problemas financieros. Algunas están cerrando sus actividades y buena parte de los taladros dedicados al fracking están siendo paralizados. Esta situación le planeta al presidente Donald Trump un serio problema político. Su país corre el riesgo de ser nuevamente un importador neto de petróleo y, por otra parte, va a generar un serio problema de desempleo en TexasNuevo MéxicoLas Dakotas y Pensilvania, con lo que ello significa en un año electoral.

También atraviesa por muy serios problemas los exportadores marginales de petróleo, que no significa mucho volumétricamente, pero que para sus economías y cuentas externas son de un peso significativo.

Todo lo anteriormente dicho nos hace pensar que los intereses son tantos, y afectan a tantos países que deberá buscarse un acuerdo, en el cual participen todos los países exportadores, de manera que todos ellos contribuyan al logro de un mercado petrolero equilibrado y estable. Una suerte de un acuerdo global para la estabilización del precio del crudo.

¿Por qué se hundió el petróleo y cómo se agrava la crisis en Venezuela? por Víctor Salmerón – ProDaVinci – 20 de Abril 2020

¿Por qué se hundió el petróleo y cómo se agrava la crisis en Venezuela?

El precio del petróleo de Estados Unidos sufrió el mayor descenso de su historia y cayó por debajo de cero dólares el barril en un entorno donde la destrucción de la demanda por la pandemia del coronavirus ha generado un gigantesco exceso de barriles, a tal punto que prácticamente ya no hay espacio dónde almacenarlos.

El precio del West Texas, el crudo marcador en Estados Unidos, a ser entregado en mayo, cerró en -37 dólares el barril: es decir, los productores de petróleo están dispuestos a pagar para que les quiten barriles de las manos.

En el mercado petrolero lo usual es que los compradores adquieran un contrato a futuro, y los que sirven de referencia para establecer el precio del West Texas vencen mañana, y los barriles deben entregarse en mayo. Básicamente, lo que ocurre es que el precio de estos barriles desciende dramáticamente ante la realidad de que hay una oferta que supera con creces a la demanda, en un mundo con aviones en tierra, automóviles estacionados y fábricas cerradas.

El principal centro de almacenamiento de petróleo en Estados Unidos está en Cushing, una pequeña localidad de Oklahoma, y todo apunta a que en poco tiempo los tanques estarán a tope.

Hermes Pérez, quien estuvo al frente del departamento de seguimiento del mercado petrolero en el Banco Central de Venezuela, explica que “el contrato a un mes, que es el que está por vencerse y experimenta la caída hasta terreno negativo, es la entrega más corta que existe en el mercado, y es el precio marcador para el West Texas. La caída en el precio hasta terreno negativo indica que nadie quiere recibir barriles de petróleo. Hay una gran destrucción de la demanda, por ejemplo, las líneas aéreas siguen paralizadas”.

“A la destrucción de demanda se añade el exceso de oferta y la saturación de la capacidad de almacenamiento. Entonces estamos ante un problema de fundamentos del mercado. El precio del West Texas a entregarse en junio se mantiene en torno a 20 dólares el barril, porque existe la perspectiva de que la demanda de petróleo se recupere un poco”, agrega Pérez.

La Agencia Internacional de Energía proyecta que este año habrá una contracción en la demanda de petróleo en el orden de 29 millones de barriles diarios y los países miembros de la OPEP, junto a aliados como Rusia, acordaron recortar la producción en 10 millones de barriles diarios, con la expectativa de que el recorte alcance entre 15 y 20 millones por el declive en la producción de Estados Unidos y Canadá.

La cotización del crudo Brent –de referencia en Europa– cayó 8,9% y se ubicó en 25,58 dólares el barril. Los contratos del Brent son de barriles a entregar en junio, cuando se espera que la economía global haya tomado oxígeno.

Impacto en Caracas

Las exportaciones de petróleo son vitales para el flujo de caja del gobierno venezolano. El pasado 16 de marzo, el mandatario Nicolás Maduro admitió que al tomar en cuenta “el costo de producción”, las exportaciones petroleras dejaron de reportar beneficios con el precio del Brent en 28 dólares el barril: hoy el Brent se ubicó tres dólares por debajo de este nivel crítico.

El viernes de la semana pasada el precio de la cesta petrolera venezolana cerró en 13 dólares el barril, un valor en el que difícilmente el gobierno esté recibiendo ingresos. Hermes Pérez precisa que “el costo promedio de producción de nuestros crudos está entre 18 y 24 dólares el barril; al precio actual, el petróleo no debe estar aportando ingresos a la nación”.

Para ilustrar la situación por la que está atravesando Pdvsa, la empresa petrolera del Estado, señala que “los balances nos dicen que en 2016 con el precio promedio de la cesta petrolera venezolana en 33,15 dólares el barril y una producción de 2,5 millones de barriles diarios, los costos y gastos de Pdvsa superaron en 4 mil millones de dólares a los ingresos, hubo ganancias por la vía financiera por prácticas como declarar ganancias cambiarias producto de la devaluación”.

En febrero de este año las finanzas públicas ya estaban en estado crítico: déficit fiscal de 10% del PIB, reservas internacionales en mínimos históricos, deuda externa en default, financiamiento internacional clausurado e ingresos en divisas mermados por el descenso de la producción petrolera al nivel más bajo desde 1945.

Los economistas Daniel Barráez y Ana María Chirinos afirman en un trabajo para el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) que “con precios del crudo venezolano entre 10 dólares y 40 dólares por barril, el ingreso petrolero se reduciría entre 9.000 y 17.000 millones de dólares durante 2020, lo que equivaldría a una contracción del PIB entre 14% y 28% puntos porcentuales”.

La firma Macroconsultores señala que la administración de Nicolás Maduro no tiene opciones para compensar la caída del ingreso petrolero: “El Gobierno ante la crítica situación tiene poco margen de maniobra financiera, dada la severa contracción de ingresos externos, la falta de ahorro interno y el aislamiento de los mercados de capitales –afectados también por la pandemia– que impone el default de deuda y las sanciones. Esto conduciría a la fórmula del financiamiento monetario, agudizando el pernicioso proceso hiperinflacionario”.

En las últimas tres semanas, el gobierno comenzó a recurrir a la creación de dinero para financiar el reparto de bonos a la población de menores ingresos y la cotización del dólar, un factor determinante para la inflación, que inició el ascenso registrando un salto de 62% en el mercado paralelo y de 58% en el mercado oficial.

Las proyecciones del Fondo Monetario Internacional contemplan que este año la inflación registrará un salto de 15.000%, versus 9.585% en 2019.

Venezuela’s oil output falls to 5-month low amid sanctions, demand fall – Reuters – 1 de Abril 2020

Venezuela’s crude production ended last week at around 670,000 barrels per day (bpd), according to documents seen by Reuters and two people with access to output data, the lowest level in five months amid U.S. sanctions and falling global demand.

The Orinoco oil belt, Venezuela’s largest producing region, produced an average of 364,930 bpd so far in March, according to an internal report by state oil company PDVSA seen by Reuters and dated March 27, though on Friday projects there produced some 420,340 barrels of extra-heavy crude.

The region had produced nearly 500,000 bpd in January, according to private estimates.

Output in the western Zulia region was at 150,000 barrels on Friday, while Venezuela’s northeast oilfields produced 100,000 barrels after an explosion at a key pumping station earlier this month left some 40,000 bpd offline, according to oil workers’ union leader Ivan Freites and a person with access to the data who spoke on condition of anonymity.

Neither PDVSA nor Venezuela’s oil ministry responded to requests for comment.

The March figures mark the end of a period of relative stabilization from November through February, when output remained between 865,000 bpd and 912,000 bpd, according to the country’s reports to OPEC.

Venezuela’s is among the group of OPEC members struggling the most to cover their public budgets amid very low oil prices caused by a combination of falling demand due to the coronavirus outbreak and a price war between the world’s biggest producing nations after a failed attempt to curb output.

President Nicolas Maduro, who confirmed Venezuela is selling its oil below production costs, earlier this month called on an alliance between OPEC and non-OPEC nations to stabilize the market through a new production agreement.

Besides falling output, PDVSA is again struggling with mounting inventories of unsold oil as exports dwindle and its portfolio of customers shrinks.

The drop in March came after Washington, seeking to oust Maduro, sanctioned two units of Russian oil giant Rosneft which had been key intermediaries for PDVSA crude.

Rosneft on Saturday announced its withdrawal from Venezuelan projects through a coordinated sale of assets to an undisclosed firm controlled by the Russian government.

It is yet unknown how that move will affect Rosneft’s projects with PDVSA. The main joint venture, Petromonagas in the Orinoco belt, produced 79,000 barrels on Friday but was running out of storage space, according to a PDVSA document.

A %d blogueros les gusta esto: