elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: ONU

La ONU desmintió a Nicolás Maduro y ratificó que ya son tres millones los migrantes de Venezuela – Todo Noticias – 9 de Noviembre 2018

El presidente de Venezuela asegura que no hay una crisis migratoria, aunque habla de una cifra de “miles” de emigrantes. La inflación venezolana podría llegar este año al millón por ciento.

Una joven venezolana huye de la crisis de su país y se dirige hacia Perú. (AFP)
Una joven venezolana huye de la crisis de su país y se dirige hacia Perú. (AFP)

Nicolás Maduro dijo recientemente que la corriente migratoria que hubo en los últimos años en Venezuela es producto de lo que él llama “guerra económica”, en referencia a la crisis que vive la economía venezolana. Pero insistió en que “no es tan grande como dicen en la campaña mundial”. Al respecto, según recogió la señal Noticias24, señaló: “Unosmiles de venezolanos por diversas razones han creído en que yéndose del país van a vivir mejor”.

Pero, pero para las agencias de la ONU no se trata de “miles” sino de “millones”. En ese sentido, ACNUR y OIM precisaron que 2,4 millones de refugiados y migrantes están ahora en otras naciones de América Latina y el Caribe, y que el resto se encuentra en otras regiones del mundo.

Las agencias se basaron en en estadísticas de autoridades de inmigración y otras fuentes y dijeron que Colombia tiene el mayor número de refugiados y migrantes de Venezuela, con poco más de 1 millón. Le sigue Perú con más de 500.000; Ecuador con al menos 220.000; Argentina con 130.000; Chile con más de 100.000; Panamá con 94.000 y Brasil con 85.000, detallaron la ACNUR y la OIM.

Eduardo Stein, representante especial conjunto de ambas agencias para el tema de Venezuela, dijo que los “países en América Latina y el Caribe han mantenido en gran medida una política elogiable de puertas abiertas a los refugiados y migrantes de Venezuela”. Pero advirtió que “su capacidad de recepción está severamente limitada, y se requiere una respuesta más robusta e inmediata de la comunidad internacional si esta generosidad y solidaridad han de continuar”, advirtió.

Los gobiernos de la región se reunieron en Ecuador en septiembre y se prevé que tengan un segundo encuentro el 22 y 23 de noviembre.

La mayoría de los migrantes huyen de la debacle económica en Venezuela. Una caída en los precios del crudo acompañada por la corrupción han profundizado los antiguos problemas económicos de ese país. La inflación este año podría llegar al millón por ciento,de acuerdo con economistas del Fondo Monetario Internacional.

Mientras tanto, el gobierno niega que haya una crisis migratoria y el presidente Nicolás Maduro ha pedido a sus paisanos dejar de “lavar inodoros” en el extranjero y regresen a casa.

Una inflación de 1.000.000%

Mientras los venezolanos huyen, la crisis parece no tener fin. El Fondo Monetario Internacional proyectó en julio una inflación anual de hasta 1.000.000% en Venezuela y señaló que la magnitud de la crisis puede aumentar las consecuencias migratorias para los países vecinos. Además advirtió que puede haber una contracción de la economía en un 18%.

¿Un éxodo venezolano? por Keymer Ávila – Nueva Sociedad – Octubre 2018

La migración Venezolana es hoy tema de debates políticos, relaciones bilaterales y trabajo de ONG. Y no menos importante, de propaganda ideológica. Pero, ¿cuáles son realmente sus magnitudes y quiénes migran? ¿Cuánto de propaganda y cuánto hay de realidad? ¿Cuáles son las funcionalidades políticas y económicas que subyacen detrás de estos eventos? El gobierno venezolano niega las dimensiones del éxodo e implementa un plan de retorno con finalidades publicitarias. Mientras tanto, la xenofobia crece en América Latina y se evidencia la necesidad de generar nuevas formas de abordar el problema.

¿Un éxodo venezolano?

La ONU refuerza su apoyo en Colombia para atender el éxodo venezolano por Francesco Manetto – El País – 18 de Octubre 2018

El nuevo enviado de Naciones Unidas asegura que no intervendrá en el debate político: “Nuestro trabajo es fundamentalmente humanitario”

El delegado de la ONU para Venezuela, Eduardo Stein, este martes en Cúcuta.
El delegado de la ONU para Venezuela, Eduardo Stein, este martes en Cúcuta. SCHNEYDER MENDOZAAFP

Naciones Unidas ha redoblado su ayuda en la Región Andina para atender la emergencia migratoria venezolana. El flujo de personas que huyen del régimen de Nicolás Maduro, aun con intensidad intermitente, no cesa. Este fin de semana llegó a Colombia un nuevo delegado de la ONU encargado de coordinar y apoyar el trabajo humanitario, sobre todo a lo largo de los más de 2.200 kilómetros de frontera que separan a los dos países. Se trata del exvicepresidente guatemalteco Eduardo Stein, quien destacó la solidaridad de los Gobiernos receptores y se comprometió a buscar apoyos “lo más inmediatos posibles”.

El representante especial del Alto Comisionado para los Refugiados (ACNUR) y de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) dejó claro que su misión será de carácter “fundamentalmente” humanitario. “No será nuestro trabajo intervenir en discusiones de naturaleza política”, incidió ante la creciente presión internacional al Gobierno de Maduro. La desastrosa gestión económica y la profunda crisis social e institucional de Venezuela tienen un reflejo cotidiano en los más de dos millones de venezolanos que abandonaron sus casas y viajaron en busca de oportunidades a Colombia, Ecuador, Perú, Brasil, Chile o Argentina.

La principal puerta de entrada a esa nueva vida es el Puente Internacional Simón Bolívar, en el municipio de Villa del Rosario, junto a Cúcuta. Hasta allí viajó este martes Stein para conocer de primera mano las necesidades de esa zona, que se ha visto desbordada por una emergencia hasta ahora desconocida en Colombia. “Quisiera comentar la solidaridad que varios países de América Latina y en particular Colombia y su gente han mostrado y que contrasta, en mucho, con las reacciones que en otras regiones del mundo se están teniendo con flujos migratorios súbitos”, manifestó el delegado de Naciones Unidas.

Internacionalizar la crisis

El Gobierno de Iván Duque lleva desde principios de agosto, cuando asumió sus funciones, tratando de internacionalizar esa crisis. En la frontera ya se ha intensificado en los últimos meses el trabajo de organismos multilaterales, aunque a partir de ahora es necesario mejorar la coordinación. “La designación del doctor Stein es un reconocimiento del secretario [António] Guterres de la magnitud de la crisis que se está viviendo en Colombia y que además está empezando a tener también efectos en otros países de la región”, manifestó el mandatario. “Su visita”, agregó el canciller, Carlos Holmes Trujillo, “es para Colombia de mayor importancia”. “Estamos viviendo el impacto de una crisis de mayor magnitud. No hay duda de que su nombramiento es un paso adelante en la dirección que había solicitado el país”, dijo.

La repercusión económica de la diáspora en el país andino supera, de momento, los 1.500 millones de dólares, un 0,5% del PIB, según datos oficiales. En este contexto, Colombia busca no solo paliar la crisis humanitaria sino también contener sus efectos, por ejemplo, en los servicios públicos. Los médicos del hospital universitario de Cúcuta han atendido en los últimos tres meses más partos de migrantes que de mujeres colombianas.

Así, el Banco Mundial prepara un informe para calcular con precisión el alcance del éxodo, con un diagnóstico y unas recomendaciones que puedan ayudar a las instituciones de los países más afectados. El vicepresidente del organismo, Jorge Familiar, quien visitó Cúcuta recientemente. “Tenemos que buscar cerrar filas y ver cómo podemos apoyar a Colombia y al resto de la región para atender esta situación”, afirmó.

Esa situación en Colombia se resume en unas cifras: alrededor de un millón de venezolanos se encuentran en el país. La migración “sí se ha incrementado”, aseguró Christian Kruger Sarmiento, director de la autoridad migratoria, informa Efe.

Hasta el pasado 30 de agosto se habían contabilizado 935.000 venezolanos, pero ese número creció en unos 100.000 en tan solo tres semanas. “Ha sido el mes donde más venezolanos han llegado a nuestro país a radicarse”, agregó. En los pasos fronterizos aumentan también los flujos pendulares diarios, motivados por la escasez prácticamente crónica en el país vecino, por el desabastecimiento de productos básicos y una hiperinflación sin freno. Decenas de miles de personas cruzan a diario atravesando a pie el puente Simón Bolívar. Muchos de ellos vuelven a Venezuela, principalmente después de trabajar. Miles deciden quedarse para comenzar una nueva vida.

Cronología del ‘suicidio’ que indigna a Venezuela y al resto del mundo por Daniel Gómez – ALnavío – 10 de Octubre 2018

Un viaje a Nueva York desató la muerte del concejal opositor Fernando Albán. Fue secuestrado el viernes en el aeropuerto Simón Bolívar. Una comisión del Sebin lo detuvo y se lo llevó a su sede en Plaza Venezuela. Al edificio desde el que, según el Gobierno, se lanzó y suicidó. Muchos no lo piensan así. Incluso afirman que murió torturado. Oficialmente falleció el lunes, pero el caso aún sigue dando que hablar. Esta es la cronología de los últimos días en la vida de Albán.

Hay quien asegura que el concejal Fernando Albán murió ahogado / Foto: @albanfernando

Hay quien asegura que el concejal Fernando Albán murió ahogado / Foto: @albanfernando

Dinorah Figuera, diputada de la Asamblea Nacional por Primero Justicia, se apresuró a llegar a la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) en la Plaza Venezuela de Caracas. Era lunes, y el fiscal general de VenezuelaTarek William Saab, anunció que Fernando Albán, concejal del Área Metropolitana de Caracas, había muerto.

– Se suicidó, dijo Saab a la cadena estatal Venezolana de Televisión a las cuatro de la tarde.

El fiscal afirmó que el concejal se lanzó desde un décimo piso. Entró al baño, vio una ventana y se precipitó, muriendo en el acto. Figuera, consternada por la noticia, por la muerte de un compañero de partido, acudió a la morgue de Bello Monte a confirmar lo sucedido.

Cuando entró, la diputada se cruzó con los funcionarios del Ministerio Público que habían presenciado la autopsia. Al toparse en los pasillos de la morgue, salieron disparados hacia los coches. No pararon, no comentaron sus impresiones y apenas saludaron. A Figuera le extrañó esa actitud, pero ella siguió hasta el depósito de cadáveres. No pudo entrar.

– Si lo del suicidio estuviera claro, los fiscales se hubieran quedado a hablar. Pero huyeron, comentó Figuera este martes en un directo publicado en la cuenta de Twitter del político Henrique Capriles, también militante de Primero Justicia.

La muerte de Albán ha conmocionado a la comunidad internacional, que no termina de creerse la versión del Gobierno venezolano. La oposición asegura que no fue un suicidio. Fue un asesinato, dicen convencidos.

Mientras, desde la Unión Europea hasta las Naciones Unidas, piden una investigación rigurosa e independiente para esclarecer lo ocurrido. Y es que los cinco días en los que se enmarca el caso Albán despiertan muchos interrogantes.

Viernes: detención de un hombre de fe

Albán, de 56 años, casado y con dos hijos, era católico. Un cristiano convencido. Creyente y practicante. Un hombre íntegro, de fe, tanto en la Iglesia como en la vida. Por eso luchaba por un mejor futuro para Venezuela. Y con esa convicción viajó a Estados Unidos la semana pasada.

En Nueva York, donde tuvo lugar la Asamblea General de la ONU, Albán se reunió con sus hijos y también con un amigo: Julio Borges, coordinador de Primero Justicia y señalado por el Gobierno venezolano como responsable del supuesto intento de magnicidio contra el presidente Nicolás Maduro el pasado agosto.

– En Nueva York mantuvimos importantes reuniones diplomáticas, declaró Borges en un tuit escrito desde el exilio.

Con la misma buena fe con la que Albán llegó a Nueva York, regresó a Caracas. Era viernes. Aterrizó en el aeropuerto Simón Bolívar, pasó el control de pasaporte sin el menor problema, y pidió un taxi para regresar a casa. Entonces se topó con algo que no esperaba: una comisión del Sebin le esperaba para detenerle.

Albán apenas tuvo tiempo de avisar. Cuando estaba en la cárcel de Plaza Venezuela pudo comunicarse con su familia.

– Estoy preso en el Sebin, avisó a su esposa por teléfono.

Saltaron las alarmas. Otro preso político más. La desconfianza reinaba entre la oposición, quienes advertían por las redes sociales del secuestro. Ya el simple hecho de reunirse con Borges era sinónimo de delito. Albán fue acusado de terrorista, de participar en el supuesto intento de magnicidio. Era otro enemigo de la Revolución.

De haberlo sabido, de sospechar que estaría implicado en un caso así, ¿acaso se hubiera montado en el avión de vuelta? ¿Acaso alguien sería tan estúpido? Por supuesto que no. No sabía que lo que iban a detener. Ni se lo imaginaba. Era un hombre de buena fe que ese día simplemente desapareció.

Sábado: un mensaje de esperanza a su familia

No se supo nada de Albán hasta el sábado. Horas de angustia en las que compañeros de Primero Justicia advirtieron sobre su detención. Entonces apareció Baltazar Porras, cardenal de la Arquidiócesis de Caracas, quien confirmó la detención y dijo que Albán ya había hablado con su abogado, Joel García.

– No me han sometido a ninguna tortura física, dijo Albán a su abogado. Sí psicológica.

Ese fin de semana, el concejal se comunicó con su familia por medio de García. Les pedía tranquilidad. Obviamente estaba preocupado. Aterrado también. Temía por su integridad. Estaba en la cárcel de ‘la tumba’. Un siniestro recinto en el que torturan a los presos, encerrándolos en celdas diminutas, subterráneas, sin luz y apenas oxígeno.

Además, le acompañaban los funcionarios del Sebin. Nada bueno se dice sobre ellos salvo que son unos maestros del terror. Organismos internacionales, como las Naciones Unidas y la Organización de Estados Americanos (OEA) advierten en informes sobre sus crueles métodos. Desde palizas con bates de beisbol, hasta presos esposados por la mano a una tubería a presión. Todo con tal de que dijeran lo que ellos querían oír.

– Me pedían que incriminara a Borges con el caso del magnicidio, y así me dejarían libre, reveló Albán al abogado.

El concejal dejó un mensaje a su familia. Es lo último que supieron de él hasta que su cuerpo apareció destrozado en el suelo de Plaza Venezuela.

– Seguiré en la cárcel. No me delataré. Lo que hago es para ayudar a Venezuela, aseveró un estoico Albán. Era un hombre de fe.

Domingo: Albán desapareció

Fue lo último que se supo de Fernando Albán hasta el día del supuesto suicidio. Era domingo, y opositores, amigos y familiares protestaban por su detención. Pedían explicaciones pues no sabían nada. Él les transmitió tranquilidad y confianza. Que estaba luchando por el país, sin saber que le quedaban horas de vida.

Juan Miguel Matheus, diputado de la Asamblea Nacional por Primero Justicia, ofreció una versión sobre lo que ocurrió el domingo. En la noche, Albán fue llevado por policías del Sebin a unas dependencias especiales. Lo iban a torturar. Pero esta vez el daño no iba a ser psicológico.

– Lo torturaron de tres maneras: con asfixia mecánica con una bolsa en la cara, por inmersión en un barril con agua pretendiendo ahogarlo y con electricidad, detalló el diputado Matheus.

La inquebrantable voluntad de Albán no fue tan resistente como su físico. No pudo más y ahí murió. Y eso también lo informó Luisa Ortega Díaz, exfiscal general de Venezuela, hoy en el exilio: ella también dice que murió ahogado.

Lunes: una muerte perturbadora

El cadáver de Albán apareció en la tarde del lunes. Al instante, Saab y el ministro de Justicia, Néstor Reverol, se apresuraron a informar que fue un suicidio. Que el concejal aprovechó un momento de descuido, fue al baño, y se precipitó desde un décimo piso.

Quizá era la coartada perfecta, y eso lo advirtió la oposición desde que lo supo. Una caída desde esa altura convertiría el cuerpo de Albán en añicos. ¿Las costillas las rompió la caída o un golpe con un bate? Imposible de distinguir.

Ajeno a lo que ocurría en las dependencias del Sebin andaba Bob Corker, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de EEUU, de visita en Caracas y que llegó a reunirse con Maduro.

Pero a las cuatro de la tarde, Corker se enteró del supuesto suicidio de Albán. Fue de los primeros en darse cuenta y no dudó en calificar el caso de “perturbador”.

Con menos reparos anduvo Julio Borges, quien, en un vídeo colgado en Twitter, denunció el asesinato. A él se sumaron otros tantos políticos venezolanos, como el activista Sergio Contreras.

Contreras conoció de primera mano cómo son las cosas en el Sebin. Ya dijo que eso de ir al baño era una suerte de la que pocos presos disponían. En caso de conseguirlo, nunca un recluso iba solo. Como mínimo, un guarda iba detrás de él. Y lo que es más extraño aún: los baños rara vez tienen ventanas.

Corker acertó con el adjetivo. El ‘suicidio’ era perturbador. Y más lo fue aún cuando la diputada Figuera, acompañada de otros colegas, se dirigió a la morgue y vio la extraña actitud de los funcionarios. Extraño también resultó que el informe de la autopsia no fuese público. Apenas le dejaron ver el acta de defunción.

Martes: el estallido de la comunidad internacional

Las reacciones a la muerte de Albán eran constantes. Sobre todo, por parte de diputados opositores. Por la diferencia horaria, no fue sino hasta el martes cuando la noticia llegó a Europa. En España, diarios de referencia como El País y Abc, abrieron sus digitales con el ‘suicidio’.

En declaraciones a ALnavíoÁngel Medina, diputado de Primero Justicia y compañero de Albán, desmintió la versión del Gobierno y dijo:

– Aquí lo único que hubo fue un asesinato.

Ya por la tarde la noticia del ‘suicidio’ llegó a Bruselas. Entonces, la jefa de la diplomacia de la Unión EuropeaFederica Mogherini, pidió “una investigación rigurosa e independiente”. En Ginebra, el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU hizo lo mismo. En Madrid, el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, convocó al embajador Venezuela, Mario Isea, para pedir aclaraciones por el caso Albán.

En América también empezaron a organizarse. EEUU reclamó una investigación “independiente”. 11 países del Grupo de Lima (ArgentinaCanadáChileColombiaCosta RicaGuatemalaHondurasMéxico,ParaguayPerú y Santa Lucía) demandaron al Gobierno venezolano una investigación con aval internacional.

Mientras el mundo se movilizaba, sin comprar la versión del gobierno de Nicolás Maduro, el cuerpo de Albán llegaba a manos de la familia, que lloraba su muerte, agradecía las muestras de apoyo y reivindicaba el compromiso del concejal con Venezuela.

– Mi papá luchó por la democracia, manifestó su hijo Fernando en una carta.

El cuerpo de Albán fue llevado a la Asamblea Nacional. Allí amigos y compañeros le rindieron un sentido homenaje. Destacaron su valía. Su compromiso con Caracas. Con su gente. Era un hombre de fe. Un convencido de que Venezuela se salvaría del terror. Y esa fue la promesa que le hicieron por su muerte: que salvarán a Venezuela.

Hoy miércoles, Maduro todavía guarda silencio.

Golpiza merecida por Julio César Arreaza B. – La Patilla -30 de Septiembre 2018

download.jpgUna dictadura es una dictadura, actúa como una dictadura, todos los días se come las luces rojas de la Constitución y utiliza la violencia; Satanás nunca dejará de ser Satanás, es hora de tener esto claro. El actual régimen es una dictadura que viola sistemáticamente los DDHH e infringe todos los días el orden constitucional. Maduro no es presidente, la AN declaró el Abandono del cargo y el TSJ legítimo lo condenó por corrupción con un cúmulo probatorio impecable. Se le brindó el derecho a la defensa.

Al dictador lo sostiene una camarilla que ha deshonrado la dignidad del militar venezolano, y están presos de sí mismos por la grosera corrupción y el narcotráfico. El país está secuestrado como lo está el diputado Requesens, que fue víctima de la desaparición forzosa.

La golpiza a nivel mundial de la ONU, no tiene precedentes, es inédito que seis países conduzcan al régimen a la Corte Penal Internacional, y que a la par el Consejo de la ONU certifica la Emergencia Humanitaria. La dictadura no puede tapar con un dedo la hambruna que viven mayorías preteridas y las muertes por falta de atención médica y medicamentos y de los niños por desnutrición.

Los forajidos desconocen al Parlamento legítimo, les niega presupuesto y sueldos, recientemente fallecieron tres trabajadores por falta de medicamentos y seguros.

El único diálogo posible es el que conduce a la transición a la Democracia. El amigo y resteado por Venezuela, Almagro, llamó no sin razón imbécil a Zapatero, y está bien, esta expresión utilizada hasta en la Biblia la utilizó correctamente según la DRAE, nada tiene que hacer aquí ese gestor y agente de la dictadura convicto y  confeso. Váyase a zapatear a otra parte.

La dictadura ha dejado al país en la ruina, como saldo de su gestión perversa y ladrona que ya va por un tercio del tiempo de su mentor, la dictadura cubana. Todo el petróleo que produce el Zulia, sin luz y sin agua, se manda para cuba. La contracción de la economía durante la permanencia de Maduro es del orden del 50 por ciento. Una catástrofe humanitaria sin precedentes y el tipo se niega a irse con tan rotundo fracaso. El mes de septiembre es récord de inflación, el salario decretado en el paquetazo de agosto ya vale una tercera parte.

Mientras Colombia ha mejorado en los últimos años, Venezuela ha echado para atrás en todos los órdenes, menos el moral y el de  la dignidad de unos luchadores épicos que con entereza se empeñan en el rescate de las libertades públicas.

Todos los días observamos fracturas cotidianas. La clave es articular la fuerza de la gente para el cambio político. Es amoral que por una ducha de ego de algunos dirigentes y de otros arrimados al régimen, no exista Unidad, sin embargo se va construyendo por debajo con la misma gente de a pie.

¡Libertad para los presos políticos y regreso de los exiliados!

 

España vota contra el Gobierno de Maduro en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU por Daniel Lozano – El Mundo – 27 de Septiembre 2018

Nicolás Maduro durante la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York. Peter FoleyEFE

 

España se ha sumado a la presión internacional contra el Gobierno de Nicolás Maduro, que en los últimos días ha tomado nuevos bríos. Con 23 votos a favor, 7 en contra y 17 abstenciones, el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas ha aprobado en Ginebra por primera vez una dura resolución sobre la crisis humanitaria que sufre Venezuela.

En el texto final también se incluye la “más profunda preocupación por las graves violaciones de los derechos humanos en el contexto de una crisis política, económica, social y humanitaria”, además de encargar a la Alta Comisionada, la ex presidenta chilena Michele Bachelet, la realización de un informe exhaustivo que actualice la situación de los derechos humanos en el país caribeño.

El organismo de la ONU también conmina a Caracas a que “acepte la asistencia humanitaria para hacer frente a la escasez de alimentos y medicamentos, aumento de malnutrición y brotes de enfermedades que habían quedado erradicadas”.

Junto a España también votaron Brasil, Chile, Ecuador, México, Panamá y Perú, países de la región que sufren desde hace más de dos años la diáspora masiva de venezolanos, entre tres y cuatro millones huidos del derrumbe.

Precisamente Nicolás Maduro volvió a negar el miércoles en su discurso ante la Asamblea General de la ONU que exista una crisis migratoria, pese a las millones de evidencias. El primer mandatario bolivariano no dudó en denunciar la supuesta agresión que sufre su Gobierno, “una campaña mediática que pretender hacer ver una supuesta crisis humanitaria, pero no visibilizan la crisis migratoria provocada por la destrucción de Libia o la crisis migratoria de México”.

Solo Cuba, China, Burundi, Egipto, República Democrática del Congo y Pakistán apoyaron al gobierno venezolano en la votación.

“El Consejo de DDHH de la ONU acaba de aprobar una importante resolución condenando los abusos del régimen de Maduro. Solo siete países -todos con un pésimo récord en derechos humanos- votaron a favor de la dictadura”, se congratuló José Miguel Vivanco, director de Human Rights Watch.

Maduro viajó por sorpresa a Nueva York para enfrentar las críticas internacionales de los últimos días, que se repitieron en la propia Asamblea General y que alcanzaron su culmen con la denuncia realizada por cinco países latinoamericanos(Colombia, Argentina, Perú, Paraguay y Chile) y Canadá ante la Corte Penal Internacional, en un hecho inédito.

“Es obvio que la visita de Maduro a la ONU responde al incremento vertiginoso de la presión internacional contra su Gobierno, que se vio reflejada en las menciones negativas de casi todos los presidentes del continente, incluidos EEUU y Canadá”, sostiene Luis Vicente León, presidente de Datanálisis.

¡En Venezuela no hay hambre! por Ramón Peña – La Patilla – 30 de Septiembre 2018

downloadTermina una semana que ha sentado formalmente a la dictadura venezolana en el banquillo de la justicia internacional.

El 24 de septiembre, con 93 votos a favor y 16 en contra, se aprueba incluir en la agenda de la 73ª Asamblea General de la ONU, la discusión del llamadoPrincipio deResponsabilidad de Proteger, aplicado a los abusos del régimen de Venezuela. Este principio es una opción de los Estados para asumir una posición activa contra los gobiernos violadores de Derechos Humanos, por delitos de lesa humanidad, genocidio o crímenes de guerra.

Dos días mas tarde, los gobiernos de Argentina, Canadá, Chile, Colombia, Paraguay y Perú, envían una solicitud a la Corte Penal Internacional para investigar crímenes de lesa humanidad (asesinatos, torturas, violaciones, encarcelación, persecución y desaparición forzada), cometidos por el régimen venezolano a partir del 12 de febrero de 2014, con base en el informe de un  panel independiente de expertos internacionales. La solicitud se sustenta también en el informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, de junio de 2018, titulado “Violaciones de los Derechos Humanos en la República Bolivariana de Venezuela, una espiral descendente que parece no tener fin”.

Simultáneamente, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, presidido por Michelle Bachelet, aprueba, por votación 23/7, una resolución inédita, que conmina al gobierno de Venezuela a aceptar la ayuda humanitaria internacional para atender la grave escasez de alimentos y medicinas que padecen sus ciudadanos.

El indiciado mayor en estas causas, en un intento “desesperado” (Eva Golinger dixit) por contener este alud recriminatorio, decide presentarse ante la Asamblea General. Solo lo escucha una escuálida audiencia. Se esfuerza por desvirtuar la realidad con mentiras acuñadas en verbo ramplón y trillado. De toda su argumentación, lo mejor -debemos admitirlo- fue exhibir su rolliza figura, embutida en fino terno azulmarino, para demostrar su estentórea afirmación: “¡En Venezuela no hay hambre!”.

Lenín Moreno pone en evidencia el fracaso de la revolución de Chávez y Maduro por Pedro Benítez – ALnavío -28 de Septiembre 2018

Lenín Moreno es un especialista en sorprender. Ha sido una sorpresa en Ecuador. Y es una sorpresa en América Latina. Tomó fuera de lugar a su antecesor Rafael Correa y ahora al eje La Habana-Caracas. El pausado y reflexivo presidente ecuatoriano desmontó en la ONU, en breves minutos, todos los supuestos logros sociales del chavismo que aún sirven de coartada a sus apologistas.
Lenín Moreno fue una sorpresa por su dureza y contundencia en la ONU / Foto: ONU

Lenín Moreno fue una sorpresa por su dureza y contundencia en la ONU / Foto: ONU

De todos los discursos pronunciados por los jefes de Estado de América esta semana en el estrado de la Asamblea General de Naciones Unidas (ONU), el del presidente de EcuadorLenín Moreno, es el que más daño político le va a causar al prestigio que todavía pueda tener el régimen instaurado por Hugo Chávez en Venezuela en algunos sectores políticos del mundo.

El mandatario ecuatoriano puso el dedo en la llaga. Describió de manera breve y precisa la pavorosa crisis social que exporta el gobierno de Nicolás Maduro al resto de Suramérica (Leer más: El ataque de Lenín Moreno a Maduro en la ONU).

Que Donald Trump no desaprovechara la ocasión para atacar al régimen chavista como otro ejemplo del fracaso del socialismo era esperable. También que los presidentes Mauricio Macri, Sebastián Piñera, Iván Duque y Martín Vizcarraplantearan ante ese foro mundial la crisis venezolana como un asunto de prioridad para la región (Leer más: Latinoamérica fustiga a Nicolás Maduro en la ONU).

Moreno puso el dedo en la llaga. Describió de manera breve y precisa la pavorosa crisis social que exporta el gobierno de Maduro al resto de Suramérica

Pero Lenín Moreno fue una sorpresa. Sorpresa por su dureza y contundencia. En su discurso apuntó directamente al corazón de la coartada chavista: la lucha en favor de los pobres.

No lo citó por su nombre, pero hizo un llamamiento para que Nicolás Maduro abandone el poder. En su intervención en el debate general de Naciones Unidas dijo: “Nadie emigra por voluntad propia. Lo hacen porque se ven obligados al desarraigo, y a un doloroso desmembramiento familiar y emocional”. De forma contundente recordó que el considerado “padre” de la Independencia de CubaJosé Martí, decía: “Cuando un pueblo emigra, sus gobernantes sobran”. Y a esto añadió: “Sobran aquellos que se perpetúan en el poder, y se vuelven gobiernos sombríos, siniestros, con mafias corruptas”.

Justo antes de hacer esas duras declaraciones, Moreno habló del éxodo provocado por el régimen de Maduro. Dijo que en Ecuador “estamos recibiendo diariamente al menos 6.000 hermanos venezolanos”. Contó que “los niños llegan con sarampión, difteria y poliomielitis; mujeres embarazadas que nunca se han hecho un control”. También dijo que “hemos destinado más de 50.000 vacunas para esos bellos e indefensos niños, y hemos realizado decenas de miles de chequeos de salud a los más de un millón de hermanos que han dejado sus hogares para buscar mejor suerte, en la mayor diáspora de la historia de nuestro continente”.

El cuadro que Moreno describió sobre las condiciones en las cuales Ecuador recibe 6.000 venezolanos todos los días, apunta a un país de origen en el cual hay un Estado que sistemáticamente ha fracasado en suministrar a la población los servicios de salud más básicos.Nicolás Maduro no le respondió a Moreno en su larga intervención / Foto: ONU

La difteria, el sarampión y la poliomielitis son enfermedades asociadas a la pobreza que en las últimas dos décadas han retrocedido en el mundo en desarrollo con contadas excepciones, entre las cuales se encuentra Venezuela.

Esa información en boca del jefe de Estado ecuatoriano corrobora las cifras aportadas en los últimos tres años por la Encuesta de Calidad de Vida (Encovi) que las universidades nacionales venezolanas han difundido sobre el drástico incremento de la pobreza y el hambre en Venezuela, así como los datos aportados por las autoridades colombianas que vienen recibiendo la masiva migración de venezolanos pobres.

Esto nos lleva a una pregunta: ¿Dónde queda la efectividad de los masivos programas de asistencia social que el chavismo lleva tres lustros exhibiendo como demostración de sus éxitos?

Hoy los países vecinos a Venezuela están palpando directamente lo que varios expertos venezolanos en el tema de la pobreza y el desarrollo (como el doctor Luis Pedro España) han venido señalando desde hace años: que no hay ninguna evidencia seria que demuestre que las famosas “misiones sociales” hayan tenido algún efecto concreto en la reducción de la pobreza en Venezuela.

Moreno desmontó los supuestos logros sociales que justificarían al régimen chavista. Curiosa, o reveladoramente, Nicolás Maduro no respondió a sus afirmaciones

Según los propios datos del Instituto Nacional de Estadística de Venezuela (INE) la reducción de la pobreza en los años 2004-2008 fue por la vía de los ingresos, consecuencia directa a su vez del mayor auge petrolero de la historia de la economía moderna. No obstante, muy poco de ese gasto fue dirigido a difundir el acceso de los más pobres a bienes públicos como más y mejor educación, más y mejor sanidad pública o más y mejor seguridad social, o a mejoras en la calidad de vida de las ciudades, como transporte, infraestructura, servicios de agua potable y de electricidad.

Esa es la pobreza que hoy Venezuela está exportando. Ya no son sólo los jóvenes profesionales hijos de la clase media los que emigran, también los hacen aquellos a los que la revolución bolivariana prometió redimir.

Es lo que en breves minutos Lenín Moreno denunció, desmontando los supuestos logros sociales que justificarían al régimen chavista. Curiosa, o reveladoramente, Nicolás Maduro no respondió a estas afirmaciones en su intervención del día siguiente (Leer más: Nicolás Maduro expuso en la ONU su gran teoría de la conspiración).

Moreno viene del otro lado de la acera

Hasta ahora Moreno no se ha ubicado entre el grupo de presidentes que han hecho causa común para denunciar la deriva dictatorial y el desastre económico-social provocado por el régimen que encabeza Maduro. Su posición más bien ha coincidido con la de Danilo Medina de República Dominicana y Tabaré Vásquez de Uruguay. Una discreta distancia.

Mientras que los actuales gobernantes de Chile, Argentina y Colombia no ocultan su afinidad política e incluso cercanía personal con varios dirigentes de la oposición venezolana, Moreno no tiene ni ha tenido nunca ninguna relación con ellos. Él viene del otro lado de la acera.

Fue un antiguo militante del Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR)ecuatoriano que en 2006 acompañó la fórmula presidencial del joven economista Rafael Correa.

Pero precisamente por eso su crítica es la que más golpea al régimen chavista. No se trata de un líder político que desplazó del poder a un gobernante afín al chavismo. Se trata del hombre al que Correa (uno de los más cercanos aliados del expresidente Hugo Chávez) llegara al palacio presidencial de Quito.

Como Chávez, Correa se quería retirar invicto… y de paso cuidarse las espaldas calculando un posterior retorno al poder.Moreno se ha desmarcado con firmeza de Rafael Correa / Foto: Universidad de Murcia

Luego de ser siete años el vicepresidente de Correa, Moreno pasó a un segundo plano ocupando un cargo diplomático. Pero como Correa no tenía sobre Ecuador el mismo grado de control institucional que Chávez, Maduro y Daniel Ortega sí habían alcanzado en sus respectivos países, no quiso tentar la suerte forzando una nueva reelección presidencial inmediata.

Su tan presumida popularidad empezaba a debilitarse junto con los malos datos de una economía ecuatoriana atada al dólar. De modo que fue en busca de su exvicepresidente, un político con trayectoria y prestigio propios. En la cerrada carrera electoral por la Presidencia de 2017 entre el partido oficial y la coalición opositora, el sobrio Lenín Moreno fue la diferencia.

A continuación, para sorpresa de propios y extraños, se desarrolló “la ley de la patada de la historia”, esa tradición no escrita en la política latinoamericana según la cual el gobernante heredero del proyecto político de su antecesor siempre reacciona abierta o veladamente contra su antiguo jefe.

Esa práctica tan vieja como estas repúblicas ha incluidos casos como los de Ernesto Zedillo contra Carlos Salinas de GortariNéstor Kirchner contra Eduardo DuhaldeJuan Manuel Santos contra Álvaro Uribe.

No se trata de un líder político que desplazó del poder a un gobernante afín al chavismo. Se trata del sucesor de Rafael Correa (uno de los más cercanos aliados del expresidente Hugo Chávez)

En el caso concreto de Ecuador la trama corrupta de Odebrecht y la pretensión de Correa de seguir influyendo en las instituciones ecuatorianas desde Bélgica hicieron el resto. Así fue como Rafael Correa dejó abierto un flanco en el mapa político de la región.

Por supuesto, Lenín Moreno no puede ignorar el hecho de que Ecuador se ha convertido en el paso obligado de la imparable ruta migratoria de venezolanos hacia el sur de la región, por lo que esto se ha convertido en un asunto de política interna como lo es en Colombia.

Tampoco se puede ser tan ingenuo como para no creer que usa el tema venezolano como otra manera de profundizar las diferencias con su antecesor, que sigue defendiendo la causa de sus amigos de Caracas, pero ahora desde un espacio televisivo en TeleSur. Un ejemplo, por cierto, de cómo la red de alianzas diplomáticas tejidas por Hugo Chávez era más bien de carácter personal que institucional.

Así pues, la pelea política entre Lenín Moreno y Rafael Correa tomará un carácter continental, puesto que conociendo el carácter de este último es previsible que le responda. De ser así, es una disputa en la que el primero contará con la ventaja de tener los datos en la mano y poseer una estatura política desconocida para la mayoría de los observadores.

No debe sorprender el papel que pueda jugar el presidente ecuatoriano en la crisis venezolana.

El fracaso de Maduro en Nueva York por Orlando Avendaño – Panampost – 30 de Septiembre 2018 

El régimen ha estado a punto del colapso por imperdonables torpezas. Este viaje fue una. Y gigante

Fue un discurso lúgubre y repleto de los lugares comunes a los que acuden los socialistas. Pero Maduro no se veía con la confianza que exhibe en Caracas, frente a los ministros que aplauden como mamíferos. (Prensa presidencial)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, insinuó que estaba dispuesto a reunirse con el dictador venezolano, Nicolás Maduro. Solo si estuviera en Nueva York lo consideraría. Menos de una hora después nos enteramos de que el líder chavista había decidido asistir a la Asamblea General de las Naciones Unidas. Notable, porque unos días antes había asegurado que no viajaría porque lo querían “asesinar”.

Llegó al aeropuerto John F. Kennedy y en un audiovisual, antes de bajar del avión, regurgitó patéticas consignas chauvinistas. Que él venía a Nueva York a defender la verdad. Que sus testimonios se impondrían a la retórica que comparten todas las naciones democráticas del mundo. Que él triunfaría.

En el asfalto del Kennedy lo esperaba un triste canciller Arreaza, mariscal de las derrotas internacionales, y una alfombrilla roja, más de baño que de honores. Estrechadas de manos entre la comitiva compuesto por los orgullosos sancionados. Enemigos intrínsecos de Estados Unidos pero ahora en Nueva York, esperando que Trump les dedicara, al menos, la pose para una foto.

Para las cuatro de la tarde el exilio venezolano en Nueva York convocó a una manifestación de rechazo a la visita del dictador. En la calle cuarenta y siete con primera avenida. Aquella acera reservada para los ciudadanos que tenían algo que decir. Como nadie esperaba que Maduro viajara, la protesta se coló en la rutina de los venezolanos-neoyorquinos. La convocatoria fue súbita, pero de uno en uno empezaron a llenar un espacio que no les pertenecía —porque la plaza hay que reservarla con antelación—.

La caravana que el Gobierno de Estados Unidos había dispuesto para la seguridad del chavista aún no se había tropezado con las cuadras contiguas a las Naciones Unidas. Mientras, los venezolanos continuaban aglomerándose en un espacio rodeado de manifestantes chinos y zimbabuenses. A unos metros, en la esquina más cercana al edificio de la ONU, sobresalían los cientos de ciudadanos nicaragüenses, todos vestidos de azul, y bastante coordinados. Contrastando con los venezolanos, que aparecieron de improvisto, los nicas se veían organizados, con pancartas impresas, en inglés y en español, y con instrumentos para llamar la mayor atención posible.

Cuando ya el grupo de venezolanos era lo suficientemente decente, un miembro de la organización de la Asamblea General de las Naciones Unidas los invitó a acercarse a la acera de la primera avenida. Entonces se exhibió la solidaridad automática de dos pueblos que padecen el mismo tumor. Los venezolanos quedaron junto a los nicaragüenses. Y como si ambos nacionales hubieran padecido en la misma avenida el olor picante del gas lacrimógeno; como si a ambos los hubiera ensordecido el choque de los mismos casquillos contra el asfalto; blandieron las mismas consignas, ya gastadas por los venezolanos en la autopista Francisco de Miranda —y supongo que por los nicaragüenses en alguna zona de Masaya—.

“¡Y va a caer! ¡Y va a caer! ¡Este Gobierno va a caer!”.

“¡Y no, y no, y no me da la gana, una dictadura igualita a la cubana!”.

“¡Ni un paso atrás! ¡Ni un paso atrás!”.

“¡¿Quiénes somos?! ¡Nicaragua (o Venezuela)! ¡¿Qué queremos?! ¡Libertad!”.

Acá en Nueva York los manifestantes nicaragüenses y venezolanos se juntaron. Al unísono gritaban: “¡Viva la libertad!”. Porque resguardarla trasciende las fronteras.

Son dos sociedades que padecen lo mismo. Cuyos gobernantes han masacrado a sus hijos y hermanos. Dos pueblos que atesoran su libertad y la quieren de regreso. Que se unieron para decirle al mundo que rechazan a los dictadores Maduro y Ortega y que imploran la atención de las naciones.

Mientras, en el edificio de las Naciones Unidas, el chavista empezaba a dar pasos en un lugar al que no pertenecía. Todos los audiovisuales de Maduro en la ONU, lo que hacen es retratar el movimiento de una masa amorfa. Mofletudo y sonso. Demasiado aparatoso. Que contrasta groseramente con toda una sociedad que muere de hambre. Que en los últimos meses ha rebajado un promedio de más de diez kilos.

Y cuando habla se convierte en una deformidad patética. Sus primeras arcadas fueron así. Tristes. Un dictador solitario que tenía que esquivar a los medios porque en Nueva York no se permite la altivez de Miraflores, en donde puede intentar carajear a un periodista que le pregunta sobre el encarcelamiento de unos bomberos con sentido del humor. Acá no.

Ya no le quedaba sino ofrecer su perorata. Afortunadamente fueron muy pocos los que se llenaron de paciencia para ver al dictador en su usual papel de playing the victim. Tratando de estafar. Pero fue mediocre. Un intento anodino de colar sus mentiras, llenas de complejos y resentimiento.

Nicolás Maduro trató de mentirle en la cara a Nikki Haley, que hace poco había visitado la frontera. A los presidentes de Brasil, Colombia y Perú, que padecen directamente el impacto de la mayor crisis de refugiados del hemisferio Occidental. A los venezolanos regados por el mundo, que han tenido que abandonar a sus familias.

Fue un discurso lúgubre y repleto de los lugares comunes a los que acuden los socialistas. Pero Maduro no se veía con la confianza que exhibe en Caracas, frente a los ministros que aplauden como mamíferos. Aquí, titubeante y nervioso. Con la mirada ida en momentos. Las rechonchas manos sin poder estar quietas. Una imagen bastante patética. Deforme y repulsiva.

El día pasó sin que Maduro cumpliera su objetivo de, al menos, rozar la piel de Trump. Aunque pudo verse con su jefe, Díaz-Canel, en la Riverside Church, en la calle 120. El único espaldarazo que recibió fue el del cubano.

El día siguiente también fue triste para el mandatario. Trump tampoco lo recibió y tuvo que enfrentarse al grito de los medios que le recordaron la existencia de sus «narcosobrinos» en Nueva York. Tuvo una breve reunión con el socialista secretario general de las Naciones Unidas, Guterres, y a las horas abandonó la principal ciudad del continente.

Sin embargo, a las afueras del edificio de la ONU, los venezolanos se exhibieron con mayor energía que el día anterior. Ahora el espacio sí lo tenían reservado y la convocatoria la había hecho el reconocido dirigente y exiliado, Antonio Ledezma.

Eran más de cien. Muchos que imploraban libertad. Que la pedían a gritos mientras también dejaban claro cuán despiadado es el régimen de Nicolás Maduro. Pancartas detallaban que, según Caritas, este año podrían morir de hambre 300 mil niños. También que en Venezuela hay más de 300 presos políticos y que la delincuencia se roba unas veinte mil almas al año.

Y al rato de la manifestación, de improvisto y lo que podría ser un gesto inédito y muy valioso, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, se acercó. Blandió un altoparlante, frente a los manifestantes y el ímpetu de Ledezma, para decirle a los venezolanos que la administración republicana no descansará hasta que Maduro deje el poder. Que ella misma, Nikki Haley, está comprometida con la causa por la libertad de Venezuela.

“No vamos a dejar que el régimen de Maduro, apoyado por Cuba, siga haciéndole daño a los venezolanos. Así que les digo: alzaré mi voz, Trump alzará su voz, Estados Unidos alzará su voz, y Maduro nos escuchará”, dijo, ante los cientos de venezolanos, Nikki Haley.

Al pisar Caracas, el dictador aseguró que su visita había sido un inmenso “triunfo”. Dijo que su discurso —patético y triste, hay que insistir— había “impactado profundamente al mundo”.

Bueno, al día de hoy, este es el balance de la jornada:

La sala se vació cuando Maduro habló. Quedó embarcado en Nueva York. La administración republicana de Trump se comprometió con “limpiar” Venezuela y la embajadora Haley dijo, con un megáfono, que lo combatiría. Seis países lo denunciaron en la Corte Penal Internacional —y este sábado se unió Francia, por lo que ahora son siete—. Se discutió el principio de responsabilidad de proteger, en el marco de la Asamblea General. Y coge fuerza una iniciativa de senadores estadounidenses para designar al régimen chavista como patrocinador del terrorismo.

Lo de Maduro en Nueva York fue un fracaso. Estruendoso. Hoy decían que lo mejor para él, era que no asistiera. Pero a nosotros nos importa lo que lo hunda, y este viaje fue una gran victoria para la causa por la libertad de los venezolanos.

El régimen ha estado a punto del colapso por imperdonables torpezas. Este viaje fue una. Y gigante.

Bachelet pide al gobierno de Venezuela acceso para los investigadores del Consejo de Derechos Humanos ProDaVinci – 27 de Septiembre 2018

El jueves 27 de septiembre de 2018, Michelle Bachelet, Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, declaró que pidió al gobierno de Venezuela acceso al país para los investigadores del Consejo de Derechos Humanos (UNHRC). Bachelet explicó que se reunió con el canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, en Ginebra y le dijo que con o sin alguna resolución, tiene que monitorear y hacer un reporte sobre la situación de los derechos humanos.

Más temprano, el UNHRC aprobó una resolución en la que pide al Gobierno que permitan la asistencia humanitaria “para solucionar la escasez de comida y de medicinas, el aumento de la malnutrición, especialmente entre los niños, y el brote de epidemias que habían sido previamente erradicadas en Sudamérica”.

Bachelet advirtió:

“Si no podemos entrar, lo hacemos desde un país fuera. Obviamente, si hay acceso, está también la posibilidad de recibir la versión oficial sobre las situaciones que se analizan y se reportan. De todas maneras, con el mandato de la resolución, vamos a continuar haciendo nuestro trabajo: de manera imparcial, de manera no selectiva, sin sesgo y lo más neutral posible. Para eso, la mejor forma de que un informe salga así es que tengamos acceso a todos los actores”.

Noticias ONU

@NoticiasONU

Michelle Bachelet @mbachelet pide a que deje entrar al país a los investigadores de @UNHumanRights, tras la resolución del Consejo de Derechos Humanos. http://bit.ly/ONU-Venezuela-DDHH 

A %d blogueros les gusta esto: