elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: ONU

ONU: Consejo de DD.HH. anuncia misión de investigación sobre Venezuela – Voz de América – 4 de Diciembre 2019


El Consejo de DD.HH. de la ONU ha nombrado a los integrantes de la misión que investigará la situación en Venezuela.
El Consejo de DD.HH. de la ONU ha nombrado a los integrantes de la misión que investigará la situación en Venezuela.

El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas dio a conocer los miembros que conformarán la misión que investigará las presuntas “ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzadas” cometidas en Venezuela desde 2014.

Según anunció emitido esta semana el presidente del Consejo, el embajador senegalés Coly Seck, la misión estará liderada por la abogada portuguesa Marta Valiñas, especialista en Derechos Humanos y quien desde 2014 ha trabajado en la fiscalía de la Corte Penal Internacional.

Los otros dos integrantes del equipo son el abogado penalista chileno Francisco Cox, que dirigió la investigación de los 43 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa, México, y el británico Paul Reis, del Instituto Europeo de la Paz.

“Los tres miembros, que servirán a título personal, se reunirán en las próximas semanas para determinar los primeros pasos a seguir: la estrategia, la metodología y el enfoque de investigación que emplearán para cumplir su mandato”, informó el Consejo mediante un comunicado.

En septiembre, el organismo de la ONU decidió enviar con urgencia una misión de un año al país suramericano, al tiempo que le hizo un llamado a las autoridades venezolanas a cooperar plenamente con la misma y a otorgarle “acceso inmediato, pleno y sin restricciones a todo el país, incluido a las víctimas y a los lugares de detención, y proporcionarle toda la información necesaria para cumplir su mandato”.

Por ello, está previsto que la misión presente sus conclusiones al Consejo en septiembre de 2020.

De acuerdo a la resolución emitida el año pasado, además de investigar ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzadas, la misión también indagará “detenciones arbitrarias y torturas y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes”.

La política administra hechos por Tomás Páez – El Nacional – 8 de Noviembre 2019

1523540979038

Agradecemos profundamente el esfuerzo y la iniciativa de Federica Mogherini, alta representante de Política Exterior de la UE; Eduardo Stein, representante especial de Naciones Unidas para los refugiados y migrantes venezolanos, y a la Organización Internacional para las Migraciones,  de reunir a centenares de delegaciones con el fin de movilizar la comunidad internacional y canalizar recursos hacia las ciudades y países receptores de migrantes venezolanos. El encuentro se realizó en Bruselas los días 28 y 29 de octubre. Como han recalcado los promotores, la venezolana ha sido la diáspora más carente de fondos en el mundo.

En el encuentro participaron representantes gubernamentales, agencias internacionales, organizaciones y asociaciones altruistas y socialmente responsables. Como resultado se espera alcanzar una mejor coordinación de políticas globales y sumar recursos para atender las necesidades de todos los ciudadanos en las localidades y países receptores de migrantes venezolanos, incluidos quienes integran la diáspora.

Los análisis hechos en los países receptores expresan el impacto en sus cuentas fiscales. Algunas estimaciones lo sitúan entre el 0,3 y el 0,6 en el PIB de sus economías. Gastos e inversión en escuelas y docentes, en millones de vacunas para evitar epidemias y pandemias, atención a miles de parturientas y a los recién nacidos, alimentación de urgencia, albergues, seguridad y un nada corto etcétera.

La actitud de la mayoría de los países y de sus ciudadanos nos concede la licencia de hacer nuestras las palabras de Eduardo Stein, quien agradeció la solidaridad de los países vecinos, que calificó de extraordinaria pese a no estar preparados (los países y gobiernos) para soportar una migración de estas dimensiones.»Están bajo presión, con la estructura institucional sobrecargada, la provisión de servicios desbordada y los presupuestos exhaustos (…) Empezamos a ver signos de xenofobia (…) La población local se resiente y acusa a sus gobiernos de prestar demasiada atención a los migrantes mientras desatienden a sus ciudadanos», advirtió. Hemos visto y escuchado a dirigentes “aparófobos” arengando a favor de la xenofobia.

La inversión realizada para poder hacer frente a la realidad de esta tragedia humana se coloca en el asiento contable del “debe”, el cual recoge el incremento del gasto. La contrapartida es el “haber”, las contribuciones o “abonos” de la diáspora al país receptor. La visión integral, panorámica del fenómeno, posibilita un mejor diseño y ejecución de políticas públicas para abordar la diversa y compleja realidad de la diáspora venezolana.

La perspectiva dinámica integra los aspectos sociales, culturales, políticos y económicos asociados a toda diáspora. El hecho de haber sido país de inmigrantes provenientes de todo el mundo nos permite afirmar y comprender el papel de las migraciones en la reducción de la pobreza global y sus aportes a tres bandas: el migrante mismo y los países de origen y recepción. Además, participa de manera activa e imprime un vigoroso dinamismo al intercambio social, cultural, conceptual, tecnológico y económico. La diáspora venezolana es un gran elefante, con tendencias evidentes a crecer, de proporciones imposibles de engullir salvo que se desagregue y segmente en su enorme diversidad.

Toda migración, y la venezolana no es la excepción, entraña una oportunidad para el país receptor. De ello dan cuenta los informes oficiales y extraoficiales en Perú y Chile. Plasman los aportes de la migración venezolana al crecimiento de su PIB. El informe del Banco Central de Chile señala: “La inmigración reciente se caracteriza por ser una población en promedio más calificada (media de escolaridad del país 11 años, migrantes venezolanos, 15,6), más joven y con una mayor participación laboral que la población chilena». Más adelante destaca «la contribución positiva de la inmigración al empleo, los salarios y el PIB per cápita del país de acogida, por medio del aumento de la población económicamente activa, cuando los inmigrantes pueden insertarse al igual que los locales en el mercado del trabajo».

Los estudios también revelan los efectos positivos de la migración sobre la productividad. Esta, como afirma Paul Krugman, “no lo es todo, pero a largo plazo es casi todo, de su crecimiento depende el mejoramiento del estándar de vida de la población”. Cálculos realizados por el Banco Mundial cuando aborda la relación de la migración con el desarrollo en una muestra de países, al referirse a Colombia señala: acoger a 500.000 personas en edad de trabajar aceleraría el crecimiento de la economía en 0,2% resultado de un incremento en el consumo de 0,3% y la inversión lo haría en 1,2 puntos. Otro de los efectos positivos de los procesos migratorios es el del “bono demográfico”, como lo confirman estudios realizados en Europa.

Además de atender la urgencia, es preciso fortalecer y potenciar el trabajo realizado, los centenares de proyectos en marcha, de manera directa por parte de las asociaciones diaspóricas o de manera conjunta con organizaciones e instituciones de las ciudades de acogida en la dinámica del proceso de integración y desarrollo. La estrategia de respuesta es preciso complementarla con una estrategia proactiva, con el fin de aprovechar la capacidad emprendedora y difusora de tecnologías y conocimientos que posee toda diáspora. El propósito de esta es potenciar la recuperación del sendero del crecimiento regional y contribuir de manera decidida a recuperar la democracia y el respeto a los derechos humanos.

La diáspora venezolana migra de un país maltrecho y como ha sostenido Federica Mogherini: «No se puede ignorar la gravedad de las violaciones de derechos humanos en Venezuela, tal como reflejan los hallazgos del informe” de la alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, producido en el marco del socialismo del siglo XXI. Refiriéndose a la relación entre este socialismo y el comunismo el cabecilla e ideólogo del Foro de Sao Paulo decía: comunismo y socialismo son la misma cosa. Vistas las violaciones de los derechos humanos de los venezolanos nos parece acertada la reciente decisión adoptada en el Parlamento Europeo, la cual condena a los regímenes de corte totalitario; “los regímenes nazi y comunista cometieron asesinatos en masa, genocidios y deportaciones y fueron los causantes de una pérdida de vidas humanas y de libertad en el siglo XX a una escala hasta entonces nunca vista en la historia de la humanidad”.

La raíz del problema de la tragedia humanitaria y del fenómeno migratorio se halla en el modelo, es su rasgo distintivo. Es importante mantener el foco del problema, pues de no atacar la causa fundamental, la tragedia humana igual que la diáspora no cesará de crecer; lo harán a ritmo de vértigo y de forma indetenible.

El encuentro en Bruselas le ha dado una enorme visibilidad al mayor desplazamiento humano de Latinoamérica, a sus necesidades y efectos. Una verdadera lección de humanidad a quienes desprecian a los venezolanos: mientras el régimen niega su existencia el mundo se preocupa y se ocupa de ellos. La inmensa mayoría de Los venezolanos dentro y fuera del país agradecemos y valoramos desde lo más profundo de nuestra alma ese respaldo

Echamos en falta la participación de representantes de las más de mil asociaciones diaspóricas cuyos esfuerzos a lo largo de dos décadas han resultado fundamentales para la integración y el desarrollo. Nuevamente se resalta la importancia de la movilidad humana en la reducción de la pobreza global.

La realización de evento es, en sí mismo, un formidable logro y estamos esperanzados en sus resultados. La presencia de los representantes de los gobiernos de la región y de los organismos multilaterales conforma una ocasión única para lograr una mayor coordinación para la indispensable cooperación entre todos ellos, necesidad esbozada en la primera reunión de cancilleres en Quito.

En esos acuerdos la participación de la sociedad civil organizada resulta fundamental: asociaciones diaspóricas, gremios empresariales y profesionales, cámaras empresariales binacionales, universidades y gobiernos locales. Cada una de ellas administra realidades, proyectos e iniciativas beneficiosos para todos los involucrados y ello le da vida y contenido a la estrategia global.

La coordinación y la cooperación en el marco de una estrategia global y regional es el mejor de los antídotos en contra de las “industrias diaspóricas” de la droga, las bandas armadas, la trata de blancas y niños, la prostitución, etc. La cooperación es fundamental para identificar y sancionar a los responsables del saqueo. Recuperar los recursos robados permitiría atender la tragedia humana e iniciar el proceso de recuperación del país.

De esta estrategia no pueden quedar al margen las organizaciones e instituciones venezolanas. La Política, con P mayúscula, administra hechos, y por ello insistimos en la necesidad de crear una institucionalidad con el fin de atender la nueva geografía nacional. En ella resulta fundamental la participación del sector privado y la sociedad civil.

«Un Mundo Sin Mordaza» frente a la canallada de la ONU a la oposición venezolana por Paul Monzón – Periodista Digital – 8 de Noviembre 2019

La elección de Venezuela a mediados de octubre como un Estado Miembro del Consejo de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas para el período que inicia en enero de 2020, cayó como un jarro de agua fría en la oposición venezolana y en la opinión pública mundial.

Y es que nadie se explica cómo la ONU, que se supone -entre una de sus múltiples atribuciones- debe velar por los derechos humanos de cualquier nación del mundo, no lo hace con Venezuela.

Esta resolución viene a agravar más la situación socio-política del país llanero que hoy por hoy sufre una de las diásporas más apocalípticas que se haya visto jamás en el mundo; con presos políticos a los cuales no se les ha respetado sus derechos más fundamentales; con asesinados a diestra y siniestra; con persecución política, etc.

Pero aún así los 193 miembros de la Asamblea General eligieron a los dos puestos de América Latina y el Caribe: Brasil y Venezuela. ¡Vergüenza!

UN MUNDO SIN MORDAZA

El presidente de Un Mundo Sin MordazaRodrigo Diamanti, estuvo presente en la reunión de la presidencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas con la sociedad Civil.

Diamanti se dirigió a la presidencia, expresando que todos los venezolanos estamos preocupados por la crisis que atravesamos, no solamente por las violaciones de derechos humanos, sino que además, Venezuela atraviesa la segunda crisis de refugiados más larga en este momento. Se espera que cinco millones de venezolanos se irán del país, y que para el próximo año esta cifra aumente a ocho millones.

Ante esta preocupación, le preguntó a la presidencia lo siguiente: ¿Cómo se incluyó la situación de Venezuela en la agenda del Consejo de Seguridad? Entendiéndose que la situación es la crisis de refugiados.

LA ONU «MIRA PARA OTRO LADO»

La respuesta de la presidencia fue que Venezuela no es el único caso en este momento en el Consejo de Seguridad en el mes de noviembre, aunque si se mantiene en revisión y que se ha discutido el caso de Venezuela en los últimos meses, sin embargo no ha habido un consenso en las últimas reuniones del Consejo de Seguridad sobre lo que ocurre en Venezuela.

Durante su misión como líder del Consejo de Seguridad en Colombia, le asombró el volumen de venezolanos haciendo de Colombia su casa y la cantidad que sigue llegando, también menciona la generosidad del pueblo colombiano de recibir a los venezolanos. La posición del Reino Unido es que Nicolás Maduro debe hacerse a un lado y que Juan Guaidó es el legítimo líder interino del país, es trágico que un país con tanta riqueza y gran capital humano esté pasando por esta situación y que para él es una tragedia. Cómo líder y parte del Consejo de Seguridad y como organización seguiremos buscando la vía para la solución del caso de Venezuela.

La ONU advierte de la escalada del éxodo venezolano: 6,5 millones en 2020 por Daniel Gómez – ALnavío – 28 de Octubre 2019

“No hay visos de que la crisis migratoria vaya a terminar”, advierte en Bruselas Eduardo Stein, enviado especial para Venezuela de Acnur y la Organización Internacional para las Migraciones.

Aumenta la vulnerabilidad de los venezolanos en América Latina / Foto: Acnur
Aumenta la vulnerabilidad de los venezolanos en América Latina / Foto: Acnur

Aumentará el éxodo venezolano. Y con el éxodo, aumentarán las necesidades de los desplazados, los problemas en los países de América Latina, así como los casos de xenofobia.

Lo advierte Eduardo Stein, enviado especial para Venezuela de la agencia para los Refugiados de Naciones Unidas (Acnur) y la Organización Internacional para las Migraciones, en el foro mundial sobre el éxodo que este lunes y martes la Unión Europea junto a la ONU celebra en Bruselas,

“Esta crisis hace peligrar la estabilidad regional. Es acuciante la necesidad de una respuesta coordinada y avalada por la comunidad internacional”, dice Stein. Y lo dice porque:

– De 4,5 millones de migrantes pasaremos a 6,5 millones en un año.

– Casi 85% se quedarán en América Latina.

– No hay visos de que la crisis migratoria vaya a terminar.

– Y la vulnerabilidad de la población aumenta.

– Es preocupante el número de refugiados en grandísima dificultad.

– Lo niveles de xenofobia aumentan.

– Las perspectivas de integración son cada vez menores.

– Hay más barreras sociales y culturales.

– Preocupa la violencia de género.

– Hay familias que se separan.

– Hay niños abandonados.

– Caminantes que se exponen a largas rutas y peligrosos caminos.

Stein también advierte:

– De no encontrarse una solución política continuarán los problemas.

– Los gobiernos de acogida necesitan ayuda.

La ONU proyecta 5 millones de inmigrantes venezolanos para finales de 2019 por Ludmila Vinogradoff – ABC – 28 de Octubre 2019

En Bruselas la comunidad internacional debatirá este lunes cómo ayudar al imparable éxodo de venezolanos que huyen del régimen Maduro

venezolanos-colombia-kptE--1240x698@abc.jpg

Se acelera el éxodo en Venezuela y va a más sin parar. Las Naciones Unidas han sonado las alarmas, alertando que para finales de 2019 se proyecta un incremento de 5 millones de venezolanos de migrantes y refugiados después de alcanzar la cifra oficial 4,5 millones alrededor del mundo.

La proyección del aumento migratorio la anunció el embajador Walter Stevens, líder de la delegación de la UE ante ONU en Ginebra, señalando que «esta es la crisis de refugiados y migrantes más grave y de mayor crecimiento en la historia de América Latina, al menos en la historia reciente. Y esto probablemente se está convirtiendo también en una de las mayores crisis de desplazamiento externo en el mundo».

Por otro lado, en sus declaraciones a la cadena de televisión Voz de América, William Spindler, portavoz de ACNUR dijo que es difícil saber en qué momento se actualizarán las cifras, pero que lo que tienen confirmado es que son 4,5 millones de refugiados y migrantes venezolanos alrededor del mundo, y son unas cifras mínimas, pues son registradas por autoridades de otros países.

Reiteró Spindler que se debe tener en cuenta que hay venezolanos que se unen a los que «ya viven fuera de su país, posiblemente alcancemos la cifra de cinco millones a finales de este año y si las tendencias continúan, la cifras continuarán aumentando».

«Aunque todavía no sabemos si esta tendencia se va a mantener o no en el año 2020», explicó el vocero de ACNUR, en conversación vía Skype, desde Bruselas.

«Estamos especulando porque simplemente estamos hablando de las tendencias actuales», y señaló que se debe tener en cuenta que las cifras llegan de los diferentes gobiernos y no de forma periódica.

Lo cierto es que el éxodo de venezolanos se acelera y no hay manera de detenerlo pese a los intentos internacionales de sancionar al régimen Nicolás. La comunidad internacional debatirá este lunes y el martes en Bruselas cómo ayudar a los países de América Latina que acogen a los millones de venezolanos que huyen de su país por la crisis política y humanitaria.

El comisionado presidencial de Juan Guaidó para los inmigrantes ante la OEA, David Smolansky, dijo a ABC que el objetivo es lograr el estatus de refugiados para los migrantes venezolanos, lo que aliviaría su situación en otros países. Y ese estatus lo otorga el país receptor de los migrantes.

En efecto la Asamblea Nacional venezolana acordó esta semana otorgar a sus connacionales el estatus de refugiados.

ACNUR pidió 738 millones de dólares en 2019 para atender a la crisis migratoria venezolana en la región, pero los fondos no se han recibido con la misma intensidad del éxodo.

De los 4,5 millones hasta ahora registrados oficialmente, sólo dieciséis países de América Latina y el Caribe han recibido la mayor parte, de 3 millones 700 mil migrantes y refugiados, explicó Eduardo Spindler, alto comisionado de la ONU para la situación de venezolanos.

La crisis económica, política y social que ha creado el régimen de Nicolás Maduro ha empujado a los venezolanos a emigrar al exterior, escapando principalmente de la hambruna, la destrucción del tejido empresarial y de una inflación de 200.000% que el FMI proyecta para este año.

 

Avanza la petición para sacar a Maduro del Consejo de DDHH de la ONU por Celia Mendoza – La Patilla – 25 de Octubre 2019

Maduro lidera al regimen chavista, criticado por más de 56 países en el mundo.

La organización no gubernamental UN Watch presentó una campaña global para que se expulse al gobierno en disputa de Venezuela del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, tras ganar la silla que deberá ocupar a partir del mes de enero de 2020.

Con 105 votos, el gobierno en disputa de Nicolás Maduro obtuvo el puesto en el órgano que cuenta con 47 miembros, superando a Costa Rica que se postuló en un intento por impedir el resultado, pero no lo logró aunque obtuvo 96 votos.

“UN Watch se ha dedicado a combatir a todas las tiranías similares a la de Venezuela, a la de Maduro, durante muchos años. Y años atrás lograron suspender a Libia del Consejo de Derechos Humanos. Ellos han montado una campaña mundial de profundizar en lo que el régimen venezolano ha hecho en materia de derechos humanos”, dijo Arria.

La iniciativa virtual para la recolección de firmas está disponible en el sitio Change.org.

Países como Estados Unidos, Colombia, Brasil y Costa Rica se opusieron al resultado, alegando que Maduro ha violado reiteradamente los derechos humanos de los venezolanos, haciendo que más de 4,5 millones de ellos se han exiliado para escapar de la crisis en todos los órdenes que atraviesa el país.

Los que se oponen al asiento ganado por el gobierno en disputa citan el informe de la Alta Comisionada de los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, que admitió atropellos en esa materia de parte de fuerzas que responden a Maduro.

Por otro lado, países miembros del Consejo, como Guinea Ecuatorial, defienden la elección de Maduro.

“Es un resultado democrático, yo creo que de los 193 países miembros que componen las Naciones Unidas, la República Bolivariana de Venezuela ha obtenido 105 votos, o sea una aplastante mayoría”, dijo a la VOA el embjador de ese país ante la ONU.

Brasil, que ganó el segundo escaño vacante la pasada semana, obtuvo 153 votos de los 96 necesarios.

Arria, por su parte, espera que se logre invocar el proceso de expulsión tal y como se hizo en 2011 con Libia.

“En el Consejo de los Derechos Humanos tendría que convocarse una reunión especial de la Asamblea General, donde esto se votaría (…) Pero si se logra hacer eso al mimo tiempo se lograría realmente excluir a Venezuela de la propia organización, o sea revocando las credenciales como miembro de las Naciones Unidas y pasaría a ser del gobierno interino”, dijo Arria.

El gobierno en disputa ha criticado públicamente los esfuerzos por revocar su mandato.

Venezuela gaining a seat on the U.N. Human Rights Council is a macabre joke by Francisco Toro – The Washington Post – 17 de Octubre 2019

Venezuela's president, Nicolás Maduro, during a meeting with state governors at the Miraflores Palace in Caracas on Tuesday. (Venezuelan presidency/AFP) (Ho/Venezuelan Presidency/Afp Via Ge)
Venezuela’s president, Nicolás Maduro, during a meeting with state governors at the Miraflores Palace in Caracas on Tuesday. (Venezuelan presidency/AFP)

When it comes to Venezuela, the Office of the U.N. High Commissioner for Human Rights minces no words. Just a few months ago, it published an incandescent report detailing a vast campaign of human rights abuses including torture, the jailing of hundreds of political dissidents, and more than 5,000 extrajudicial killings last year alone. And it didn’t stop there: freedom of speech and access to food, medicine, justice — the high commissioner detailed major abuses carried out by the government of Nicolás Maduro of just about every fundamental right.

Then, Thursday morning, the U.N. General Assembly elected Venezuela to serve on the U.N. Human Rights Council (UNHRC) for a three-year period.

At times it can feel as if the UNHRC was hatched in some anti-globalist laboratory, genetically engineered to make the United Nations look as feckless and corrupt as possible. Official U.N. rulescall for the council to be made up of countries that “uphold the highest standards in the promotion and protection of human rights” and “fully cooperate with the Council.” Yet in the council, over the next three years, Venezuela will be joining other paragons of human rights rectitude such as Eritrea, Egypt, China, Saudi Arabia and Cuba.

It’s the kind of lineup that makes the entire U.N. human rights operation look like a macabre joke. Which, when you think about it, suits human rights abusers just fine.

Because there’s a perverse logic to why the worst human rights abusers are irresistibly drawn to the UNHRC. For leaders who actively rely on systematic human rights abuses to keep their countries under control, a U.N. council made up of countries that actually respect human rights would be a real menace. Serial human rights abusers have an obvious incentive to spend considerable resources trying to secure a spot on the council, if only to gum up the works from the inside and deflect attention from their own abuses. It’s notable that the other Latin American country joining Venezuela, a reelected Brazil, is now run by a thug who openly pines for a return to military dictatorship and actively campaigned on refusing to investigate extrajudicial killings.

Brazilians certainly don’t want the world looking too closely into that. The world’s worst human rights offenders often see a seat on the UNHRC as a must-have. The New Zealands and Canadas of the world, by contrast, have relatively little to gain from a spot on the council, and will spend relatively little diplomatic energy to secure one.

The practical effect of the infestation of human rights abusers on the UNHRC is to shift much of the substantive work on human rights done at the United Nations to the Office of the High Commissioner (OHCHR) — a separate office now run by former Chilean president Michelle Bachelet that has managed to maintain enough independence and credibility to, for instance, produce the hard-hitting report on abuses in Venezuela described above.

But to regular Venezuelans on the ground, the Geneva alphabet-soup game of UNHCR vs. OHCHR is entirely inscrutable, and all that really comes through is that the United Nations, which used to call out Maduro’s gruesome human rights abuses, is now siding with him. It’s a huge propaganda win for him, and a stomach-churning betrayal from an organization that was founded to defend the victims of human rights abuses, not their perpetrators.

Venezuela y la comunidad internacional por Fernando Mires – Blog Polis – 18 de Octubre 2019

El poder de las palabras –dicen los semiólogos- es configurar la realidad a través de sus signos. Más aún: crean realidades pues las cosas existen solo cuando tienen nombre o denominación. Las palabras son significantes de significados. Pero -he aquí la trama- no es el significado lo que crea al significante sino el significante al significado. Poder tan poderoso que nos obliga a ajustar constantemente al significante con lo que desea significar. Y eso, al fin, significa pensar.

Pensar es restituir el orden de las cosas a fin de establecer una nueva relación entre significante y significado. Esa es la razón por la cual pienso que ha llegado el momento de re-pensar un concepto que ocupa un papel dominante en el discurso de la política venezolana. Ese concepto es, “comunidad internacional”.

1. ¿Qué es la comunidad internacional?

“Comunidad internacional”, tópico recurrente en cada discusión sobre Venezuela. Para muchos, un golpe de autoridad irrefutable al que no cabe sino acatar. No obstante hay un problema: ¿estamos seguros de que cuando aludimos a ese significante estamos pensando exactamente lo mismo? Si no es así, ha llegado la hora de de-construir el contexto internacional donde está situada Venezuela

¿Qué es la llamada “comunidad internacional”? Evidentemente, un conjunto de naciones unidas. Con razón la comunidad internacional por excelencia son las Naciones Unidas. Frente a ella todas las otras son simples sub-comunidades. En ese sentido todo el globo está poblado por sub-comunidades, desde asociaciones económicas, pasando por tratados comerciales, hasta llegar a instituciones regionales (como la UE y la OEA) o comunidades subregionales como son las africanas y las asiáticas.

Al lado de las sub-comunidades institucionalizadas, existen también sub-comunidades informales. Se trata de agrupaciones –o si se prefiere, alianzas políticas- de gobiernos que persiguen un fin común, las que carecen de una institucionalidad perdurable y que por lo mismo están destinadas a disolverse si es alcanzado -o en su defecto, si no es alcanzado- el objetivo que transitoriamente las unifica. A esas comunidades informales pertenece el llamado Grupo de Lima

2. El Grupo de Lima

El Grupo de Lima, visto desde esa perspectiva, es una típica asociación informal de gobiernos democráticos. Su objetivo ha sido y es buscar una solución a la profunda crisis política que vive Venezuela bajo el régimen encabezado por Nicolás Maduro.

El Grupo de Líma, recordemos, surgió frente a la imposibilidad de la OEA para lograr la mayoría necesaria requerida a fin de condenar la política dictatorial en Venezuela. Eso no significa que el Grupo de Lima sea una ramificación o un sustituto de la OEA. Por el contrario, se trata de una asociación de naciones con gobiernos “de derecha” la que desde el momento de su formación (septiembre del 2017) fijó como tarea principal convocar a un diálogo entre los principales actores políticos en contraposición a los términos planteados por el secretario general de la OEA, Luis Almagro. Como es de conocimiento público, Almagro, haciéndose eco del sector más extremo de la oposición, se pronunció en contra de cualquiera posibilidad de diálogo. El Grupo de Lima, en cambio, contradijo la posición de Almagro.

Dicho en términos taxativos: el diálogo que tiene lugar en la República Dominicana entre la oposición y la dictadura no habría sido posible sin la mediación y sin la presión del Grupo de Lima. Si no hubiera sido por el Grupo de Lima nunca habría habido diálogo. Quien quiera criticar al diálogo, debe criticar, en primera línea, al Grupo de Lima.

Pero el Grupo de Lima no es la comunidad internacional. Es, cuando más, una parte, o si se prefiere, una alianza internacional muy importante y numerosa orientada a crear condiciones democráticas en Venezuela, sobre todo las que tienen que ver con las  futuras elecciones presidenciales en donde se decidirá el destino del país.

En conjunto con los EE UU y la Unión Europea el Grupo de Lima es parte de un bloque contrario a las pretensiones dictatoriales de Maduro y su grupo. Pero si el Grupo de Lima junto con la UE y el gobierno de los EE UU conforman una comunidad, está por verse. Debe tomarse en cuenta que el actual gobierno de los EEUU privilegia las relaciones bilaterales por sobre las internacionales. Más complejo se vuelve el panorama si consideramos que la dictadura de Maduro no es una entidad aislada dentro del contexto internacional.

En América Latina, Maduro cuenta con el apoyo de Cuba, Nicaragua, Bolivia y con la neutralidad de Ecuador y de Uruguay. A nivel mundial es parte de un bloque internacional –“legado” de Chávez- que bajo la hegemonía de Rusia integra autocracias como las de Turquía  y dictaduras como las de Bielorusia y algunos países caucásicos, Siria e  Irán, más el mal llamado bloque de los “no alineados”y diferentes países africanos. Dicho en breve: la dictadura venezolana se encuentra inserta en “otra” comunidad internacional, en una asociación de dictaduras radicalmente anti-occidentales.  En ese contexto, el Grupo de Lima opera para que Venezuela no abandone del todo el ámbito político occidental y se someta a mínimos requisitos, sino democráticos, por lo menos republicanos. De ahí su interés por negociar con el chavismo madurista.

Vista así las cosas, el compromiso primario del Grupo de Lima no es con la oposición, tampoco con las luchas democráticas del pueblo venezolano, sino, antes que nada, con los propósitos fijados en el diálogo de Santo Domingo. Como ha sido ya dicho, la centralidad de las negociaciones está situada en las próximas elecciones presidenciales. Por eso, cuando Diosdado Cabello, contraviniendo al Grupo de Lima llamó a elecciones presidenciales adelantadas, lo hizo con el propósito deliberado de patear la mesa del diálogo. Pues ese diálogo, tan denostado por los divisionistas venezolanos, estaba en condiciones de poner en jaque a la dictadura. Y, desde su punto de vista dictatorial, Cabello tenía razón. Todas las demandas del grupo opositor en Santo Domingo son constitucionales.

El anuncio de Cabello relativo a adelantar las elecciones sin otorgar ninguna garantía constitucional es precisamente lo que el Grupo de Lima no podía aceptar. Por eso el Grupo de Lima reaccionó como correspondía: si la dictadura desconocía al diálogo, el Gupo de Lima desconocería a las elecciones llamadas por Cabello. Tenía que hacerlo. No había otra alternativa. El capitán Cabello –no sabemos si por encargo de Maduro o de su Jefe, el general Padrino- intentó destruir el diálogo y con ello, a las elecciones, y de remate, al propio Grupo de Lima. Lamentablemente ha sido secundado en su propósito por una fracción extremista y abstencionista de la oposición venezolana.

No obstante, la decisión del Grupo de Lima relativa a no reconocer a las elecciones es solo vinculante para el Grupo de Lima. En ningún momento el Grupo de Lima  pretendió erigirse en vanguardia política de la oposición venezolana. Esta última tampoco pretendió erigirse en la conductora del Grupo de Lima. Ambas son entidades autónomas y diferentes. El Grupo de Lima hizo en ese sentido lo que tenía que hacer. Si Cabello puso en juego todo al adelantar las elecciones sin otorgar garantías, el Grupo de Lima también puso en juego todo, anunciando que desconocería a las elecciones si estas tenían lugar. Probablemente la dictadura no esperaba esa jugada.

La dictadura evaluó el monto de la oferta final y aceptó continuar el póquer. En parte, reculó. Los únicos que no entendieron la jugada del Grupo de Lima destinada a presionar a Maduro para que llevara a cabo elecciones libres, fueron, como siempre, los sectores extremistas de la oposición venezolana. En sus mentes imaginaron que “la comunidad internacional” llamaba a la abstención en contra de Maduro y comenzaron a delirar acusando de “traición” tanto a quienes participaban en el diálogo como a los que se preparaban para afrontar a las futuras elecciones presidenciales.

3. La negociación

Mientras escribo estas líneas (31.01.2018) el diálogo de Santo Domingo fue nuevamente suspendido. Según el “dialogante” Jorge Rodriguez, todo estaba resuelto con excepción de un par de puntos. Lo que no dijo fue que ese par de puntos son justamente las razones que impiden toda negociación: la fecha de las elecciones y la fraudulenta Asamblea Constituyente elevada a categoría de principal instancia electoral.

Con máxima presión, la dictadura podría, eventualmente, ceder en la programación de la fecha electoral.  En lo que no puede ceder, pues en eso se le va la vida, es en el retiro de la Asamblea Constituyente.

Esa AC, llamada con tanta razón la Prostituyente, es el arma letal que dispone la dictadura para dividir a la oposición en dos frentes irreconciliables. A un lado los que pese a la existencia de la AC anticonstitucional deciden ir a las elecciones a enfrentar a la dictadura en las calles. Al otro los que señalan que ir a las elecciones supone convertirse en cómplices de la dictadura. Los unos, los que afirman que no hay peor batalla que la que no se da. Los otros, los que aseguran que no vale la pena participar en simulacros para que la oposición sea derrotada. Los primeros ofrecen al menos una  alternativa. Los segundos no ofrecen ninguna. Esa es la realidad. Por ahora.

El Grupo de Lima, los EE UU y la EU, es decir lo que algunos llaman “comunidad internacional”, extremarán sanciones a la dictadura. Eso está programado. Si esas sanciones logran nuevas negociaciones destinadas a generar elecciones presidenciales más democráticas, no está escrito. Lo único que parece estar claro por el momento es que ninguna “comunidad internacional” puede democratizar por sí sola a una nación cuando los demócratas de esa nación no están en condiciones de lograr entre sí, si no una unidad, por lo menos una mínima coordinación política.

 

Una elección injustificable – Editorial El Nacional – 18 de Octubre 2019

¿Cómo se puede explicar que representantes del régimen se sienten en una mesa a discutir sobre derechos humanos?

¿Cómo se puede entender que el régimen se convierta en acusador de algún otro país que supuestamente no respete los derechos de su gente?

¿Cómo se puede justificar que, a pesar de la existencia de un documento como el presentado por Michelle Bachelet, se le dé a la delegación de Maduro la posibilidad de ser acusado y acusador?

Esas son las cosas que suceden en la diplomacia multilateral. Hay demasiados actores, hay demasiadas manos, hay demasiados votos. Las malas lenguas dicen que el equipo del régimen invirtió mucho tiempo (y se presume que otras cosas) en los predios de la ONU haciendo lobby para conseguir este resultado.

Existen los optimistas que piensan que sentar en el Consejo de Derechos Humanos a los representantes de Maduro lo que hace es limitarles las acciones. Sin embargo, es demasiado pensar que por la posición que ahora representan, se van a eximir de hacer lo que ya es una costumbre para ellos: violar los derechos fundamentales.

A veces ni siquiera es lo que hacen, sino lo que no hacen. La desidia, la inacción ha llevado a Venezuela a la crisis humanitaria compleja que atraviesa. La desidia, la inacción es la que causa que los niños no tengan comida o que los ancianos no tengan atención.

Las pruebas de que el régimen es violador de los derechos humanos de miles están a la vista. Las constató Bachelet, las corroboró su equipo. ¿Qué van a defender y promover desde este consejo?

Pensar en que de alguna forma esta participación en esta instancia multilateral les despertará la conciencia es lo que todos desearían. Pero es una posibilidad muy lejana.

Desde ahora lo anuncian como un triunfo de la diplomacia chavista. Lo ven como un trofeo, como algo que se merecen. Con esa actitud poco se puede esperar de rectificación o de súbito cambio de rumbo.

Pero allí estarán para señalarlos. Ojalá que los defensores de los derechos humanos, las organizaciones no gubernamentales no se cansen nunca de decirle al mundo de lo que ha sido capaz el régimen. Ojalá que la tragedia venezolana no deje de visualizarse.

Régimen de Maduro logró escaño en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU – El Nacional – 17 de Octubre 2019

En total, 193 Estados participaron en la votación, que fue secreta y en la que no hubo abstenciones ni votos nulos. Venezuela fue precedida por Brasil, que obtuvo 153 votos a favor

Consejo de Derech

Los miembros de Consejo de Derechos Humanos de la ONU se escogen por regiones

El régimen de Nicolás Maduro logró este jueves un escaño en el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas con 105 votos a favor. Brasil lo precedió con 153 boletas.

Costa Rica era otro de los países postulados para desplazar a Venezuela por considerar que el régimen venezolano viola flagrantemente los derechos humanos, pero solo obtuvo 96 votos.

En total, 193 Estados participaron en la votación, que fue secreta y en la que no hubo abstenciones ni votos nulos.

Diferentes organizaciones nacionales e internacionales consideraron como una ofensa la postulación de Venezuela, luego de que Michelle Bachelet, alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, resaltó en su informe las sistemáticas violaciones de los derechos fundamentales y el desmejoramiento de la calidad de vida de los venezolanos.

Diego Arria, ex embajador de Venezuela ante la ONU, manifestó este miércoles que sería terrible que los países no consideraran la situación que se vive en Venezuela. «Aspiro a que repudien a un régimen que el propio Consejo decidió investigar», dijo.

TVVenezuela Noticias

@TVVnoticias

Venezuela obtiene 105 votos para el puesto en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que incluye a nuevos miembros este jueves. Por su parte, Brasil obtuvo 153 votos y Costa Rica 96. en por: https://bit.ly/2MelMiO 

 

A %d blogueros les gusta esto: