elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: ONU

Protección internacional para los venezolanos – ACNUR – Mayo 2019

La crisis venezolana: impactos y desafíos por Eduardo Pastrana Buelvas y Hubert Gehring – Fundación Konrad Adenauer – Mayo 2019

download.png

Presentación KAS

Ante la creciente crisis que atraviesa Venezuela, Colombia enfrenta nuevos desafíos relacionados con su capacidad institucional, la población migrante que diariamente atraviesa la frontera, su relación bilateral y la seguridad en la región, entre otros. En ese sentido, la Fundación Konrad Adenauer (KAS) ha querido contribuir al análisis de la crisis venezolana y ofrecer una reflexión sobre el papel que debe desempeñar Colombia frente a este fenómeno.

Con tal objetivo en mente, convocamos a un grupo de expertos nacionales e internacionales para abordar la crisis desde múltiples enfoques que hemos recogido en el presente libro, del cual esperamos que sirva como insumo para el diseño y la ejecución de políticas públicas en Colombia y para la implementación de estrategias multilaterales que permitan atender las necesidades más urgentes de los migrantes y mitigar los efectos de la crisis en la región.

Siendo Colombia el principal receptor de población proveniente de Venezuela, y reconociendo los esfuerzos realizados hasta el momento, es necesario que se implementen acciones más de mediano y largo plazo que permitan atender de manera efectiva este fenómeno. Al ser una problemática multidimensional, necesita de respuestas con un enfoque diferencial, coordinadas e intersectoriales que, además, involucren a todos los niveles de gobierno, a organizaciones de la sociedad civil y a la comunidad internacional.

En efecto, no puede dejarse de lado el papel de la comunidad internacional como garante de una posible transición política en Venezuela, principal proveedor de ayuda humanitaria y facilitador de una eventual recuperación económica. Colombia debe apoyarse en las instancias internacionales y hacer uso de los mecanismos que ofrecen instituciones como la ONU o la OEA, e incluso la Unión Europea, para continuar el liderazgo que ha ejercido hasta ahora en la visibilización de la crisis y la mitigación de sus efectos.

Sabemos de los enormes esfuerzos que demandan la atención humanitaria, una transición democrática y la restauración económica en Venezuela. Sin embargo, la comunidad internacional debe tomar una posición más activa y responsable frente a la crisis humanitaria y ejercer una presión contundente para restablecer la democracia en Venezuela.

En este orden de ideas, de lograrse dicha transición, aún quedaría un camino largo por recorrer para la reconstrucción de la sociedad venezolana y su economía; un camino que sin duda exigirá sacrificios y la solidaridad de muchos actores a nivel nacional, regional e internacional.

Por ese motivo, este libro incluye, entre otros, una reflexión en torno a las capacidades institucionales propias de los sistemas de la ONU y de la OEA para hacerle frente a la crisis política y humanitaria, y la competencia de la Corte Penal Internacional de cara a las violaciones de los derechos humanos por parte de las autoridades venezolanas. También un análisis sobre el papel que desempeñan algunas potencias globales y los principales socios políticos y comerciales en el contexto de la crisis. De igual manera, un balance sobre los retos y las oportunidades para la relación colombo-venezolana en el marco de la crisis humanitaria.

Ahora bien, somos conscientes de que algunos temas se escapan del alcance de este análisis, por lo que esperamos inspirar otras reflexiones que incluyan nuevos y distintos puntos de vista sobre un tema que además de ser importante, es urgente para Venezuela, Colombia, la región y el mundo.

Finalmente, agradecemos a todo el equipo de la Escuela Superior de Administración Pública (ESAP) por su apoyo. A los autores que contribuyeron con sus reflexiones y propuestas a la realización de esta iniciativa. Y al profesor Eduardo Pastrana Buelvas, nuestro más sincero reconocimiento por su liderazgo, compromiso y acompañamiento en la implementación de este proyecto editorial.

Esperamos que el lector encuentre en este libro una guía útil para ampliar y profundizar sus conocimientos alrededor de estos temas y, de ser posible, luces para posibles soluciones a los problemas expuestos.

Dr. Hubert Gehring / Representante en Colombia

Fundación Konrad Adenauer

Enlace para acceder al texto del libro :

La crisis venezolana. Impactos y desafíos

ACNUR pide la protección como refugiados para los venezolanos fuera del país – Noticias ONU – 21 de Mayo 2019

ACNUR
Mujer venezolana intentando entrar a Colombia

Teniendo en cuenta el deterioro de la situación, la Agencia para los Refugiados considera que la mayoría de los venezolanos califican para obtener asilo y pide a los Gobiernos latinoamericanos que les otorgue este tipo de estatus y no los devuelvan a su país.

La Agencia de la ONU para los Refugiados considera que la mayoría de los venezolanos que huyen del país necesitan protección internacional como refugiados, dado el deterioro de la situación política, económica, de derechos humanos y humanitaria en su país.

En una nota de orientación dirigida a los Gobiernos, ACNUR pide que los venezolanos, sea cual sea su situación legal, no sean deportados o forzados a regresar.

Son personas como José y Yurmi, que tuvieron que salir precipitadamente del país con su bebé de siete meses, según el testimonio recogido por ACNUR. Tras empacar un poco de ropa, caminaron hasta la frontera con Colombia. A José, un médico que trabajaba como voluntario cerca de la ciudad venezolana de Barquisimeto, le habían advertido que su vida corría peligro. “La persona a la que pagaron para matarme era uno de mis pacientes más cercanos. Me dijo que habría aceptado los 790 dólares que le ofrecían por quitarme la vida si no hubiese estado tan agradecido conmigo por haber tratado a sus familiares”, explica. “Es mucho dinero. Cualquiera hubiera aceptado esa oferta”.

José y Yurmi llegaron a un albergue apoyado por esta agencia en Bogotá, donde están pasando unas pocas noches hasta que puedan regularizar su situación y encontrar un alquiler.

Son parte de los 3,7 millones de venezolanos que han salido de su país. Entre 3000 y 5000 siguen cruzando la frontera diariamente.

El documento reconoce que el número de personas que salen de Venezuela plantea “situaciones complejas” por las que puede resultar inviable determinar la condición de refugiado de manera individualizada. Por ese motivo, recomienda “un reconocimiento grupal”.

El comunicado explica que para algunos venezolanos en situación de riesgo se aplica la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951, pero la mayoría calificarían como refugiados basándose en los criterios más amplios contemplados en la Declaración de Cartagena sobre Refugiados de 1984, que se aplica en América Latina.

“Esto es así por las amenazas contra su vida, su seguridad o libertad debido a las circunstancias que están perturbando gravemente el orden público en Venezuela“, dijo Liz Throsell, la portavoz.

Por ello, ACNUR también pide a los Estados garantizar que las personas venezolanas, sin importar su estatus legal, no sean deportadas o retornadas forzosamente.

Asilo en los países de la región

ACNUR / Santiago Escobar-Jaramillo

 

La guía incluye recomendaciones para tratar casos como el de Juan Carlos, un venezolano de 28 años que trabajó durante tres años en el departamento de comunicación de una empresa estatal en Venezuela. Nunca imaginó que una entrevista con un medio local en la que denunció irregularidades en su oficina le pondrían en grave peligro. Cuando se publicó la entrevista, comenzó a sufrir intimidaciones en el trabajo. “Me humillaron”, recuerda. “Me trataban como si no valiera nada y amenazaron con matarme, obligándome a renunciar a mi puesto”.

Juan Carlos dejó su trabajo, pero las amenazas no cesaron. Una noche, cuando regresaba a casa fue interceptado por un grupo de hombres armados que le torturaron, asegura en su testimonio a ACNUR. “A la mañana siguiente, todavía en estado de shock, presenté una denuncia. Nunca me dieron una copia”, dice. “No volví a ser el mismo. Lloraba todo el día y estaba siempre asustado”.

Las cosas empeoraron cuando intentó obtener su certificado de nacimiento y descubrió que ya no formaba parte de los registros. “No había pruebas de mi existencia. No apareció ni una copia ni el original”.

Juan Carlos huyó a Ecuador donde ha pedido asilo. Dice que las dificultades por las que ha pasado le han hecho más fuerte y ahora está centrado en estudiar cine.

Unos 460.000 venezolanos como él han solicitado formalmente asilo en el extranjero, en su mayoría en los países vecinos en América Latina. Casi un millón y medio han conseguido otros tipos de visa que les permiten estudiar y trabajar. Muchos otros siguen en situación irregular.

“Los Gobiernos de la región han sido generosos con su respuesta a la crisis de Venezuela”, dice Renata Dubini, la directora para las Américas de ACNUR. “A medida que la situación empeora, tienen que seguir permitiendo que los venezolanos se queden sin miedo a ser retornados”.

Sin medicinas, ni doctores

UNICEF / Arcos

El colapso de la sanidad también está empujando a muchos venezolanos a salir. Euligio Baez, un indígena Warao de 33 años del Delta Amacuro, en Venezuela, dejó la tierra ancestral y se llevó sus cinco hijos a Brasil después de que tres familiares murieran.

“Cuando mi hija de nueve meses murió por la falta de medicinas, doctores o tratamiento, decidió llevarme a mi familia fuera de Venezuela antes de que otro de mis hijos muriera”, contó Euligio a ACNUR. “Las enfermedades se están haciendo más fuertes que nosotros. Me dije, o nos vamos o morimos”.

Ahora vive con su familia en Boa Vista, a unos 250 kilómetros de la frontera. Con ayuda de ACNUR y sus socios locales, tres de los cinco niños de Euligio van a la escuela. “Vivir en un albergue es algo totalmente diferente a lo que conocemos. No hay mucho contacto con la naturaleza, hemos tenido que adaptarnos a la comida y las costumbres locales, pero lo hacemos para proteger a nuestros niños. Sueño con que algún día podremos volver a nuestra tierra y que nuestros hijos estén seguros”.

El trabajo de la ONU en Venezuela

Las Naciones Unidas están reforzando su presencia en Venezuela y ampliando sus actividades, ya que, según el último informe de la Oficina de Coordinación Humanitaria, “la situación humanitaria en el país se ha exacerbado, debido a las continuas problemáticas económicas, la inestabilidad política, los cortes de electricidad y el consiguiente deterioro de la prestación de servicios esenciales”.

En una intervención ante el Consejo de Seguridad, el coordinador humanitario reveló que:

  • 7 millones de venezolanos necesitan ayuda humanitaria.
  • 1,9 millones de personas requieren asistencia nutricional, entre ellas 1,3 millones de niños menores de cinco años;
  • las enfermedades prevenibles como la tuberculosis, la difteria, el sarampión y la malaria han resurgido, con 2,8 millones de personas en necesidad de asistencia médica, incluidos 1,1 millones de niños;
  • unos 4,3 millones de venezolanos requieren asistencia de agua y saneamiento, entre ellos un 17% de los más pobres que no tienen acceso a agua potable, o la reciben solo una vez cada dos semanas.

En 2018, las agencias de la ONU llevaron a cabo campañas de vacunación a gran escala, suministraron generadores para los hospitales, entregaron más de 189.000 tratamientos preventivos y curativos para la desnutrición aguda, suministraron agua potable y productos de higiene a más de 28.000 personas y apoyaron la educación de casi 50.000 niños, niñas y adolescentes.

En 2019, la situación humanitaria se vio “aún más afectada” por los cortes de electricidad en marzo,que dejaron a todos los estados del país sin luz. Otros servicios como el agua, la educación, la atención de salud, el suministro de combustible y las telecomunicaciones también se vieron afectados y en algunas zonas se registró un aumento de la inseguridad.

Además, desde el 23 de febrero se cerraron las fronteras del país, lo que perjudicó a la población de los estados fronterizos que necesitan cruzar para comprar bienes o para ir a trabajar. El cierre también ha obligado a que las personas utilicen cruces informales, corriendo más riesgos.

Las Naciones Unidas junto con otras organizaciones están elaborando un Plan de Respuesta Humanitario para Venezuela, enfocado en salud, alimentación y agricultura, nutrición, agua, saneamiento e higiene, protección, incluida la de la infancia y la de la mujer, y educación.

Informe de la ONU sobre Venezuela habría sido reescrito tras publicar “datos falsos” por Jhoan Meléndez – Noticiero Digital – 21 de Mayo 2019

Luis Francisco Cabezas, director general de Convite, señaló a través de un hilo en Twitter que el reciente informe de la ONU sobre la situación de Venezuela, habría sido reescrito tras publicar “datos falsos” sobre la crisis venezolana.

acnur_2nov2018-300x203.jpg

 

Hay cosas que quedan claras, otras no tan claras. Hay suposiciones y no verdades. El informe deja claro que en Venezuela hay una emergencia humanitaria y la reconocen abiertamente dejando atrás la política de simulación de normalidad que en el último año se convirtió en el mantra de las agencias; en el panorama de la situación se describe una situación humanitaria que va escalando, sin embargo se le atribuye a los “cortes eléctricos” buena parte de la responsabilidad de nuestra actual situación, es bueno dejar claro que antes de los apagones ya nuestra situación era precaria”, dice Cabezas.

Continúa: “El panorama habla de un cierre de fronteras desde el 23 de Febrero no dejando claro que fue un cierre ordenado por el régimen, que expone a las poblaciones fronterizas que hacen vida en una frontera viva, allí quien generó el problema fue quien cerró la frontera”.

“El informe habla de una respuesta pero no deja claro si se activará abiertamente la respuesta humanitaria de Naciones Unidas con el nombramiento de un Oficial de País, que debería no ser el mismo coordinador residente”.

“En el tema de salud hablan de entregas sin decir a qué hospitales se refieren, llama poderosamente la atención de que no hablen de la malaria cuando es nuestra principal epidemia y hablan de prevención pero no queda claro que pasa con los miles de personas con malaria, sarampión y difteria. La vacuna previene pero no hace nada sobre quienes ya padecen la morbilidad, no se habla de que hacer en zonas mineras y comunidades indígenas”, alega Cabezas.

En ese sentido explica: “En el tema de VIH, ya las organizaciones del área se encargaron de desmentir lo dicho en el primer paper, que hablaba de 10.000 millones de pastillas y luego en el segundo de un plumazo bajaron a 1.600 millones”.

“Finalmente, el montaje de un informe que luego termino siendo desmontado por otra versión, deja muy mal paradas a las agencias y a quienes publicaron ese informe, deja dudas razonables con respecto a la imparcialidad de quién es responsable del mecanismo pero a la vez deja saber que la sociedad civil está alerta y no permitiremos este tipo de desatinos o al menos los denunciaremos”, finaliza el hilo de Cabezas.

Dicho informe de la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) reveló que: “7 millones de venezolanos necesitan ayuda humanitaria, 1,9 millones de personas requieren asistencia nutricional, entre ellas 1,3 millones de niños menores de cinco años; las enfermedades prevenibles como la tuberculosis, la difteria, el sarampión y la malaria han resurgido, con 2,8 millones de personas en necesidad de asistencia médica, incluidos 1,1 millones de niños; unos 4,3 millones de venezolanos requieren asistencia de agua y saneamiento, entre ellos un 17% de los más pobres que no tienen acceso a agua potable, o la reciben solo una vez cada dos semanas”.exo

Además sentenciaron que 460.000 venezolanos han solicitado formalmente asilo en el extranjero, en su mayoría en los países vecinos de América Latina, casi un millón y medio han conseguido otros tipos de visa que les permiten estudiar y trabajar y “muchos otros siguen en situación irregular”.

Consejo de Seguridad de la ONU sostuvo una consulta cerrada sobre la crisis de Venezuela por Maibort Petit – Tiempo Latino – 14 de Mayo 2019

La Comisión viajará desde Europa la próxima semana para sostener encuentros con las partes en conflicto

Consejo de Seguridad de la ONU sostuvo una consulta cerrada sobre la crisis de Venezuela

Asamblea General de ONU. | PRESIDENCIA EL SALVADOR – WIKIMEDIA COMMONS

Durante la reunión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas este martes 14 de mayo, los representantes europeos conversaron con sus pares del Grupo de Lima los avances que se han producido con el Grupo de Contacto para Venezuela para lo búsqueda de una salida política y negociada a la crisis que vive el país sudamericano.

Se conoció que una Comisión viajará desde Europa la próxima semana para sostener encuentros con las partes en conflicto.

La consulta sobre Venezuela fue cerrada y sirvió como mecanismos para discutir las últimas acciones tomadas por los grupos de países que han manifestado su preocupación por la escalada del conflicto venezolano y las naciones que han trabajado para lograr que se acuerde una salida pacífica y democrática a la crisis venezolana, informaron fuentes cercanas consultadas.

Se supo que el grupo internacional de contacto, impulsado por la Unión Europea (UE) para propiciar una salida política a la crisis venezolana, enviará una delegación a Caracas la semana próxima para conversar con las partes.

Venezuela vive una aguda crisis política y económica que ha generado una crisis humanitaria sin precedentes, inmigración masiva y altos niveles de conflictividad.

Durante la sesión de este martes en el Consejo de Seguridad, por primera vez los embajadores europeos solicitaron una consulta para discutir sobre Venezuela.

En la reunión participaron la estadounidense Rosemary DiCarlo de Asuntos políticos y el inglés, Mark Lowcock de Asuntos humanitarios, ambos subsecretarios de la ONU. Los presentes fueron informados sobre los resultados de la última reunión del Grupo Internacional de Contacto (GIC) sobre Venezuela que se efectúo en San José 6 y 7 del presente mes y sobre otras conversaciones que se han realizado para lograr el objetivo.

Venezuela ha estado en la agenda del Consejo de Seguridad cuatro veces en lo que va de año 2019. La última se remonta al 10 de abril y fue solicitada, como las anteriores, por la Misión de los Estados Unidos en Naciones Unidas.

A continuación, el comunicado completo:

Hoy, el Consejo de Seguridad de la ONU se reunió en consultas cerradas para discutir el deterioro de la situación en Venezuela. En la reunión, Estados Unidos alarmó la detención del 8 de mayo de Edgar Zambrano, Primer Vicepresidente de la Asamblea Nacional de Venezuela. Nos preocupa que el arresto de Zambrano sea una escalada importante de la represión en curso por parte del régimen de Maduro contra la Asamblea Nacional, la única institución democrática que queda en Venezuela. El régimen ha intensificado los esfuerzos para encarcelar a los líderes de la oposición en una campaña que los medios de comunicación venezolanos han denominado “Operación Tierra Quemada”. Estados Unidos pide a todos los estados miembros que estén preparados para tomar acciones concretas en respuesta a la represión del régimen de Maduro en toda Venezuela.

El mundo está viendo cómo la grave crisis humanitaria y los ataques a los derechos humanos básicos en Venezuela empeoran cada día. Más de 3.7 millones de venezolanos han abandonado su país debido al caos político, las amenazas de violencia y la falta de servicios básicos, como alimentos, electricidad y agua. La brutalidad del régimen de Maduro parece no tener límites, ya que utiliza munición real y gas lacrimógeno contra manifestantes pacíficos, y en al menos una ocasión los atropelló con un vehículo blindado. También utiliza grupos criminales sin ley conocidos como colectivos para intimidar y golpear a la población. Los amigos de Maduro también han tomado medidas para censurar a los medios y bloquear el acceso del público a información independiente de las redes sociales, la radio y la televisión.

Estados Unidos se enorgullece de ser parte de una comunidad de países democráticos que han reconocido al Presidente Interino Juan Guaidó como el líder legítimo de Venezuela. Instamos a la comunidad internacional a unirse para apoyar el llamado interino del Presidente Guaidó para una transición democrática pacífica y ser claros acerca de la necesidad de que Maduro renuncie al poder.

Embajador de Nicolás Maduro pide que se revoque credencial a periodista venezolana acreditada ante la ONU por Maibort Petit – Venezuela Política – 8 de Mayo 2019

Moncada alega en la carta enviada a la ONU, que la publicación de los datos del personal de la misión (los cuales ya son de conocimiento público) ponen en riesgo la seguridad y privacidad de las personas que trabajan en la sede diplomática.

El día viernes 3 de Mayo, mientras se conmemoraba el Día Mundial de la Libertad de Prensa, el embajador del régimen de Venezuela ante la Organización de Naciones Unidas, Samuel Moncada pasó una nota formal de protesta en mi contra ante la Unidad de Acreditación y Enlace de Medios,  Apoyo logístico e información a los miembros de la prensa de la ONU, argumentando que los contenidos publicados por esta servidora atropellan y arremeten subjetivamente contra los miembros de la Misión y en particular a su persona.
Samuel Moncada pretende que las instancias encargada de medios en la ONU me restrinja el acceso al edificio sede, tratando de alentar una medida similar a la aplicada por la ONU al periodista Matthew Lee, del blog Inner City Press.
La reacción de Samuel Moncada en mi contra se debe a cuatro tweets que publiqué en mi cuenta personal @maibortpetit y a una nota en mi blog Venezuela Política.
El primer Tweet refiere a las irregularidades cometidas por Moncada en la Misión Permanente de Venezuela en la ONU, en cuyo edificio reside —violando las leyes de la ciudad de Nueva York— un sujeto de nombre Naim Morillo, que no tiene estatus migratorio (entró a Estados Unidos con una visa B1 B2 de Turismo y desde su llegada a Nueva York trabaja para Moncada en calidad de hacker). Anexo foto del tweet 
El segundo tweet que alentó a Moncada a pedir que se me restrinja realizar mi trabajo periodístico en la ONU, está relacionado con una ex funcionaria de Nicolás Maduro ante la OEA, que está vinculada al embajador y que se trasladó desde Washington a Nueva York para residenciarse en la residencia privada del diplomático chavista.
Los otros dos tweets hablan sobre el personal que conforma actualmente la Misión de Venezuela en la ONU, en cuya lista oficial de la ONU publicada en el directorio electrónico oficial de Naciones Unidas. Ver aquí
Y la que se emitió en la Cancillería de Venezuela.
Moncada alega en la carta enviada a la ONU, que la publicación de los datos del personal de la misión  (los cuales ya son de conocimiento público) ponen en riesgo su seguridad y privacidad.

Una nota del blog que lo enfureció

A Moncada también le molestó una nota publicada en mi Blog Venezuela Política bajo el título: Designación ‘express’ de la funcionaria de Nicolás Maduro ante la OEA, Marcella Camero Montañez para que permaneciera en EE. UU. bajo un cargo en Comisión ante la ONU, violando la normativa vigente.

Samuel Moncada busca con esta acción aplicar la censura a una corresponsal de un medio estadounidense en la Organización de Naciones Unidas, por contenidos ajustados a la verdad publicados en mis redes sociales y en mi Blog personal. La solicitud refleja el mismo trato que el régimen de Nicolás Maduro aplica para  la prensa independiente en Venezuela y a los corresponsables medios internacionales.
En Venezuela, desde enero a mayo de 2019 han habido 52 detenciones de periodistas, 16 ataques directos, tres intentos de robo de equipos, 15 accidentes donde las fuerzas del régimen han borrado materiales periodísticos, 18 robos d equipos a la prensa y 7 intentos de detención de comunicadores. En el reporte presentado el Día Mundial de la Libertad de Prensa, el Colegio Nacional de Periodistas se informó que de los 52 periodistas arrestados, 36 son venezolanos y 16 extranjeros.
Por su parte, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) denunció que desde el año 2013, cuando llegó al poder Nicolás Maduro, 115 medios cerraron en Venezuela.
“El cierre de medios de comunicación restringe los espacios de debate público sobre la actuación de las autoridades venezolanas, lo que debilita el proceso de contraloría social”, escribió el Sindicato a través de la red social.
Aseguran que en el 2018, 25 periódicos dejaron de circular y los casos más críticos son los estados Barinas, Sucre, Portuguesa, Apure, Vargas y Trujillo donde ya no existen medios impresos.

Eduardo Stein: La crisis migratoria de venezolanos no ha terminado – Panampost – 25 de Abril 2019

El enviado especial para los refugiados venezolanos de ACNUR y la OIM, pidió a la comunidad internacional, con carácter urgente, más recursos para atender a los millones de migrantes que huyen de la crisis en el país petrolero

Stein participó conjuntamente con  el canciller colombiano, Carlos Holmes Trujillo, en una rueda de prensa en Bogotá. (Twitter)

Bogotá, 25 abr (EFE). – El representante especial conjunto para los refugiados venezolanos de ACNUR y la OIM, Eduardo Stein, pidió este jueves a la comunidad internacional, con carácter urgente, más recursos para atender a los millones de migrantes que huyen de la crisis en el país petrolero.

«Quisiéramos insistir en la necesidad urgente de recursos financieros adicionales en el marco de una solidaridad internacional que ha podido acompañar esta crisis humanitaria», dijo Stein en una rueda de prensa en Bogotá en la que estuvo acompañado del canciller colombiano, Carlos Holmes Trujillo.

Según cifras de la ONU, de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y otros organismos internacionales, el número de refugiados y migrantes de Venezuela en el mundo supera los tres millones y al menos 1,2 millones de ellos están en Colombia.

Stein, que es enviado especial para los refugiados venezolanos de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la OIM, aseguró que «la crisis de la migración no ha terminado y lejos de amainar se mantiene haciendo de esta una situación única en América Latina».

Para subrayar la situación de la migración, Stein dijo que no ponerle fin a la situación sería «como asumir que en una hemorragia lateral severa se le van a suministrar al paciente transfusiones de sangre sin cauterizar la herida».

Al justificar el pedido de más recursos de la comunidad internacional, recordó que Naciones Unidas solicitó el aporte de 738 millones de dólares este año para ayudar a los países suramericanos que acogen a los venezolanos.

Aseguró que esa cifra «podría parecer una gran cantidad» pero indicó que la magnitud de la tragedia generada por la salida masiva de venezolanos del país es «muy grande».

«Hemos visto la solidaridad internacional, pero aún no alcanzan para la dimensión de esta crisis», destacó el diplomático.

Grupo de Lima boicotea discurso de canciller usurpador venezolano en la ONU – Panampost – 24 de Abril 2019

Un amplio grupo de naciones americanas opuestas al Gobierno de Nicolás Maduro, abandonaron el recinto en señal de protesta.

El Grupo de Lima defiende que en los foros internacionales Venezuela debe estar representada por el Gobierno de Guaidó. (Facebook)

Los países del Grupo de Lima boicotearon este miércoles un discurso del canciller venezolano, Jorge Arreaza, ante la Asamblea General de Naciones Unidas.

Los representantes de esos Estados, un amplio grupo de naciones americanas opuestas al Gobierno de Nicolás Maduro, abandonaron en señal de protesta el hemiciclo en cuanto Arreaza comenzó su intervención.

Esos Gobiernos, entre los que se encuentran los de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia y Perú, entre otros, no reconocen a Maduro como presidente de Venezuela y respaldan al jefe del Parlamento, el líder opositor Juan Guaidó.

Al gesto se sumaron también algunos países europeos, mientras que otros optaron por rebajar el nivel de su representación en la sala mientras hablaba Arreaza.

Este año, los Gobiernos que se oponen a Maduro ya habían hecho protestas similares ante intervenciones del canciller venezolano en otros órganos de la ONU, como el Consejo de Derechos Humanos, con sede en Ginebra, y la Comisión de Narcóticos, que se reúne en Viena.

En declaraciones a Efe, el embajador de Perú ante la ONU, Gustavo Meza-Cuadra, explicó que la acción es «una muestra coordinada» del Grupo de Lima y otros países que quieren expresar su «rechazo a un Gobierno que no representa a su pueblo».

Meza-Cuadra recordó que el Grupo de Lima defiende que en los foros internacionales Venezuela debe estar representada por el Gobierno de Guaidó, quien se proclamó presidente interino de su país en enero pasado, y confió en que, eventualmente, ello pueda ocurrir en Naciones Unidas.

España, según fuentes diplomáticas, optó por permanecer en la sala, al considerar que «en aras de la coherencia y la estabilidad», deben respetarse las decisiones de la propia Asamblea, que el pasado diciembre aprobó las credenciales de los representantes del Gobierno de Maduro para participar durante el actual periodo de sesiones.

En Venezuela “hay un desastre humanitario mayor” por Victoria De Sousa – Venepress – 12 de Abril 2019

António Guterres aseguró que son 7 millones de personas las que necesitan ayuda humanitaria, según estimaciones

 En Venezuela “hay un desastre humanitario mayor”

El pasado miércoles, el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, confirmó que hay 7 millones de personas en Venezuela que requieren de ayuda humanitaria, según las últimas estimaciones realizadas. Motivado a esto, expresó que “estamos trabajando para expandir nuestra asistencia, siguiendo los principios de humanidad, neutralidad, imparcialidad e independencia”.

Noticias ONU

@NoticiasONU

“7 millones de personas en necesitan ayuda humanitaria según las últimas estimaciones. Estamos trabajando para expandir nuestra asistencia, siguiendo los principios de humanidad, neutralidad, imparcialidad e independencia”. –@antonioguterres

António Guterres

@antonioguterres

7 million people in Venezuela need humanitarian assistance according to the latest estimates. We are working to expand our assistance, in line with the principles of humanity, neutrality, impartiality & independence. https://bit.ly/2uYSuLP 

 

“Naciones Unidas y el secretario general están muy preocupados por Venezuela. Yo creo que no hay agencia humanitaria que no esté preocupada por Venezuela porque es un desastre humanitario mayor”, aseveró Gamba.

 

En ese sentido, resaltó que la imposibilidad de distribuir ayuda humanitaria  es algo “verdaderamente deplorable” y criticó al gabinete de Nicolás Maduro, líder del oficialismo, por no colocar “las necesidades humanitarias de la gente por delante de su voluntad política”.

Gamba detalló que la oposición venezolana es “pacífica”, por lo que, por ahora, no hay un conflicto bélico para integrar al país en su área de trabajo. Sin embargo, esto sí está sucediendo en Colombia,principal receptor de migrantes venezolanos.

Motivado a esto, se mostró “muy preocupada” por el efecto de los grandes flujos migratorios de venezolanos por todo el hemisferio occidental; especialmente a Colombia, donde estima que hay más de 1.1 millones, pero también Argentina y Ecuador, que han sido receptores de unos 300.000 y 800.000 ciudadanos de Venezuela, respectivamente.

Asimismo, advirtió sobre los riesgos a los que se enfrentan los infantes que se van de Venezuela rumbo a Colombia. Gran cantidad de ellos están solos, y son “sumamente vulnerables” a ser víctimas de secuestros, reclutados por grupos armados o sufrir violencia sexual y otras violaciones de los derechos humanos.

Sobre  una solución pacífica en la crisis política de Venezuela, Gamba señaló que la región parece haberse “cansado un poco”  luego de los intentos del Grupo de Lima y de Uruguay.


Comunicado de la Fundación Justicia, Paz y Solidaridad – 11 de Abril 2019

Ante el anuncio de distribución de Ayuda Humanitaria por parte del Comité Internacional de la Cruz Roja, de la Cruz Roja Venezolana y el ilegítimo gobierno de Nicolás Maduro

Este miércoles 10 de abril de 2019, el ciudadano Nicolás Maduro Moros, presidente de facto de la República Bolivariana de Venezuela, ha anunciado en cadena nacional de radio y televisión que “llegamos a un acuerdo, los comités internacionales de la Cruz Roja y el Gobierno Bolivariano, de trabajar para conjuntamente con los organismos de la Organización de Naciones Unidas, la ONU, (para) traer a Venezuela todo el apoyo, toda la ayuda de carácter humanitaria que pueda traerse”.

Al respecto, la Fundación Justicia Paz y Solidaridad, quiere hacer públicas ante la comunidad nacional e internacional, las siguientes consideraciones ante un tema tan complejo:

1. A lo largo de veinte años, desde la llegada de Hugo Chávez al poder, los venezolanos y el mundo entero ha sido testigos del desmantelamiento del orden interno y de la legalidad. A lo largo de este ominoso período se cuentan por centenares las víctimas de la desproporcionada represión propiciada por el estamento militar y los grupos paramilitares que actúan bajo la protección del régimen gobernante. Además de la destrucción de todo el aparato productivo en medio de la mayor bonanza petrolera que hayamos vivido, cuyos recursos fueron usados mayormente para la implementación de un sistema económico obsoleto, la creación de la mayor trama de corrupción de la historia contemporánea, respaldar al régimen cubano e incrementar el poder de influencia del Estado venezolano en la región para contrarrestar la influencia de los Estados Unidos y permitir la consolidación en toda Latinoamérica de factores y regímenes negativos, alentándose incluso que grupos extremistas islámicos pudiesen sentar base de entrenamiento y protección en nuestro territorio nacional, significando esto una grave amenaza para la paz de toda la región. A todo esto, se añade la consolidación de un cartel de tráfico internacional de drogas en el que se encuentran involucrados altísimos funcionarios del régimen de Chávez y de Maduro y que usa a la estructura y la seguridad del Estado para concretar sus fines.

2. Sumado a ello se presenta la explotación de nuestros recursos naturales, tanto en la Faja Petrolífera del Orinoco como en el Arco Minero, por parte de Cuba, China, Rusia, Turquía e Irán, entre otros países, cuyos dividendos sólo cumplen inmensos compromisos adquiridos por el régimen de Maduro. Esta invasión silenciosa del territorio venezolano significa la mayor ocupación por parte de fuerzas extranjeras en toda la región americana, que incluso más allá de las mismas explotaciones de recursos minerales, se ha traducido en la presencia de militares extranjeros pese a la prohibición explicita que existe respecto a ello en la Constitución Nacional de 1999 y que se usa como medida de garantía de los países antes nombrados para continuar sosteniendo el régimen que gobierna de facto a Venezuela.

3. En Venezuela se ha consolidado un Estado fallido y forajido, cuyos órganos que deberían ser administradores y garantes de justicia, seguridad y paz, sólo se han convertido en apéndice del régimen que lidera Maduro. Este testimonio de horror ha llegado a su punto culmen el pasado 23 de febrero del año en curso cuando las Fuerzas Armadas y Policiales, en unión a grupos paramilitares por el régimen, incluyendo privados de libertad del Centro Penitenciario de Occidente, que fueron armados para tal fin por órdenes de la ciudadana Iris Varela que detenta el cargo de Ministra de Asuntos Penitenciarios, IMPIDIERON el ingreso de la Ayuda Humanitaria que se encontraba en las ciudades fronterizas de Cúcuta (Colombia) e incineraron varios vehículos que la trasladan en el Puente Internacional Francisco de Paula Santander (Ureña-Venezuela) y de Pacaraima (Brasil) donde el pueblo indígena de Santa Elena de Uairen fue reprimido con una desproporcionada violencia ocasionándose la muerte de al menos 14 indígenas pemones y un centenar de heridos, así como del Barco “Puerto Rico” en aguas del Mar Caribe el cual fue expulsado bajo amenaza de fuego por parte de la Armada Nacional.

4. El Estado de Derecho y Justicia, marco del orden democrático, ha desaparecido en Venezuela. Y éste es el principal impedimento para que cualquier proceso de distribución de ayuda humanitaria coordinado por el régimen de Nicolás Maduro cumpla con los Principios Humanitarios de neutralidad, humanidad e imparcialidad establecidos por la Organización de Naciones Unidas mediante la resolución 46/182 del 19 de diciembre de 1991.

5. Sin embargo, la necesidad de iniciar el proceso de distribución de ayuda humanitaria es urgente. La Comunidad Internacional debe asumir con seriedad el compromiso de presionar para el restablecimiento de la democracia en Venezuela, sólo de esta manera se podrá detener el aumento de las víctimas de esta grave crisis, exclusiva responsabilidad del régimen de Maduro.

Es por eso, que la ayuda humanitaria NO puede significar para los venezolanos un paliativo que sólo otorga tiempo extra a la crisis. No se trata de solucionar por un corto lapso de tiempo. El fin del régimen es la única solución al drama que padecen los treinta millones de venezolanos.

6. Ante esta dramática situación, que solo agrava la crisis alimentaria y sanitaria que vive Venezuela, agotada la vía del diálogo para alcanzar una salida negociada y pacífica que condujera a elecciones libres y la imposibilidad de la sociedad civil, por su estado de indefensión, de enfrentar al régimen de Nicolás Maduro, la Comunidad Internacional debe asumir una postura más definitiva y hacer uso legítimo del principio de la RESPONSABILIDAD DE PROTEGER (R2P) a Venezuela, aprobado por la Organización de las Naciones Unidas en septiembre de 2005 en la que se acordó que “la comunidad internacional deberá estar dispuesta a adoptar medidas colectivas «de manera oportuna y decisiva», por medio del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas, en cada caso concreto y en cooperación con las organizaciones regionales pertinentes, cuando proceda, si los medios pacíficos, que incluyen los diplomáticos, humanitarios y de otra índole, resultan inadecuados y «es evidente» que las autoridades nacionales no protegen a su población”.

Dicho principio fue oportunamente aplicado con resultados positivos en materia de protección a Sudán (2006), Libia (2011), Côte d’Ivoire (2011), Yemen (2011), Sudán del Sur (2011), Siria (2012) y la República Centroafricana (2013). Venezuela, inmersa en esta crisis sin precedentes en la región occidental, no puede ser la excepción. El número de víctimas producto de la hambruna y la escasez de medicinas, así como de la represión y de las prácticas sistemáticas de torturas, tratos crueles, inhumanos y degradantes, aumenta al pasar las horas y el fin implica el derrocamiento del régimen de Nicolás Maduro.

7. Alentamos que la ayuda humanitaria ingrese a Venezuela y así como todo el país, esperamos que el Comité Internacional de la Cruz Roja y la Cruz Roja Venezolana no acepten imposiciones inviables en este proceso. Estamos convencidos de que es necesario que Cáritas Venezuela y en su conjunto las Iglesias de diferentes confesiones se involucren como garantes de un proceso de justa distribución de esta ayuda.


Caracas, 11 de abril de 2019

Por el Consejo Directivo,

Alfredo Coronil Hartmann, Presidente
Loreno Fernández Escobar, Vicepresidente Ejecutivo
Egildo Luján, Vicepresidente Administrativo
Eduardo Blanco Larrazábal, Tesorero
Leopoldo Villasmil Herrera, Secretario

A %d blogueros les gusta esto: