elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: OEA

Reelecto Almagro como secretario general de la OEA por Pedro Eduardo Leal – Venepress – 20 de Marzo 2020

En una elección con estrictas medidas de seguridad por pandemia de coronavirus

Reelecto Almagro como secretario general de la OEA

 

A pesar de que un grupo de 13 países miembros del Caricom había pedido la suspensión por la pandemia del Covid-19, este viernes 20 de marzo, resultó reelecto como secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), quien desde 2015 ejerce como máximo representante de dicha organización, Luis Almagro. 

Almagro,  se alzó con 23 votos a favor, mientras que su contrincante, la exministra de Exterior de Rafael Correa, María Fernanda Espinosa, obtuvo solo el respaldo de 10 países.


OEA

@OEA_oficial

Con 23 votos el candidato @Almagro_OEA2015 es reelecto como Secretario General de la para el periodo 2020-2025.

Video insertado

La Asamblea General se realizó este viernes, sin prensa, para seguir las recomendaciones del Centro de Enfermedades y Prevenciones (CDC, por sus siglas en inglés) que hicieron un llamado a no llevar a cabo encuentros con más de 50 personas.

La OEA decide este viernes si reelige a Almagro como secretario general por Antonia Laborde – El País – 19 de Marzo 2020

Los países miembros del organismo deberán optar por el actual líder o la diplomática María Fernanda Espinosa

El secretario general de la OEA, Luis Almagro.
El secretario general de la OEA, Luis Almagro.JACQUELYN MARTIN (AP)

Uno de los acontecimientos que no se ha cancelado hasta el momento debido al coronavirus es la elección del nuevo secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA). El organismo tiene previsto celebrar la Asamblea General este viernes en su edificio con sede en Washington, pese a que trece países de la Comunidad del Caribe solicitaron aplazarla. Hasta comienzos de esta semana eran tres los aspirantes al cargo, pero el Gobierno peruano retiró el martes la candidatura del embajador Hugo de Zela y ahora la disputa es entre el actual líder del organismo, Luis Almagro, y la diplomática ecuatoriana María Fernanda Espinosa. Se prevé que el excanciller uruguayo logre un buen resultado, ya que ha recibido el respaldo público de al menos una quincena de países. Para ser reelegido necesita contar con el voto de 18 de los 34 miembros activos del ente regional.

Cuando Almagro era candidato a la Secretaría General de la OEA en 2015 defendió en reiteradas ocasiones que no buscaría la reelección porque le parecía “saludable” que el organismo se renovara cada cinco años. A finales de 2018 cambió de parecer, según dijo, impulsado por países como Colombia y Estados Unidos. Aunque su objetivo era liderar una OEA para “solucionar problemas, no para radicalizar conflictos o para alejar soluciones”, como planteó en su discurso inaugural, tanto el excandidato de Zela como Espinosa se presentaron con la intención de “cicatrizar la polarización” que vive el organismo, afirmaron ambos en entrevistas a este medio. EL PAÍS intentó realizar una entrevista a Almagro, pero no fue concedida.

El liderazgo del secretario general se ha caracterizado por ser uno de los mayores azotes políticos contra el régimen de Nicolás Maduro. Almagro llegó a decir durante una conferencia de prensa en Cúcuta (Colombia) que no se debía descartar “ninguna opción”, tras ser consultado sobre una potencial “intervención militar”. Esta declaración provocó que 11 de los 14 Gobiernos del organismo que conforman el Grupo de Lima —creado en 2017 para colaborar a resolver la crisis venezolana— hicieran saber su “preocupación y rechazo ante cualquier curso de acción o declaración que implique una intervención militar en Venezuela”. Durante su Secretaría, Gustavo Tarre, el embajador nombrado ante la OEA por Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por más de 50 países, logró un puesto en el principal ente regional.

Otro hito de la Administración de Almagro fue el informe de la auditoría de la OEA que halló “manipulación dolosa” en las elecciones presidenciales de Bolivia del pasado octubre. El documento dio cuenta de actas quemadas, redirección de votos a servidores ocultos y nombres duplicados en los comicios que dieron como ganador a Evo Morales. Tras conocerse las primeras conclusiones del texto y presionado por las fuerzas militares, el líder boliviano abandonó el cargo. Ante las críticas de México, Uruguay y Nicaragua, que denunciaron un “grave quebrantamiento del orden constitucional”, Almagro respondió que el único golpe de Estado que ocurrió en Bolivia fue cuando Morales “cometió fraude electoral”.

Almagro se enfrenta a Espinosa, propuesta como candidata por Antigua y Barbuda y San Vicente y Granadinas. En sus tres décadas de carrera se ha desempeñado como ministra de Exteriores en el Gobierno del expresidente Rafael Correa —que por estos días enfrenta su primer gran juicio por corrupción— y de su sucesor, Lenín Moreno, que ganó con un programa socialista del que se fue distanciando. El pasado septiembre, Espinosa culminó su mandato como presidenta de la Asamblea General de las Naciones Unidas, en el que hizo historia al ser la primera latinoamericana en ocupar el cargo.

La diplomática critica que la agenda de la OEA se ha vuelto “monotemática” respecto a Venezuela y no comparte las estrategias adoptadas hasta ahora porque “no han dado los resultados esperados”. Ella quiere “recuperar los espacios de diálogo” dentro del organismo y que sean los Estados miembros quienes “asuman el protagonismo” a través de su órgano de decisión más importante, el consejo permanente. Algo similar a lo que planteaba de Zela, que le achacaba al ente no participar en la solución de los problemas de la región y criticaba el liderazgo de Almagro, “de opiniones muy tajantes”. De Zela ha dicho a medios peruanos que el retiro de su candidatura se debió a que no consiguió los votos suficientes. Aún no se sabe por quién votará Perú.

La Asamblea General se realizará este viernes, sin prensa, para seguir las recomendaciones del Centro de Enfermedades y Prevenciones (CDC, por sus siglas en inglés) que hicieron un llamamiento a no llevar a cabo encuentros con más de 50 personas. Como mínimo, participarán los representantes de los 34 países que son miembros activos de la OEA (Cuba pertenece al organismo, pero no participa desde 1962). La solicitud de la CDC se realizó el domingo pasado. Al día siguiente, el presidente Donald Trump, acompañado por su equipo de expertos, aconsejó suspender las reuniones de más de 10 personas. Este miércoles trece países de la Comunidad del Caribe (Caricom) solicitaron aplazar las elecciones. “Estamos muy preocupados por los riesgos a la salud de las personas convocadas a la reunión”, rezaba la misiva firmada por el embajador de Barbados ante la OEA, Noel Lynch. El organismo informó de que el Departamento de Salud y Servicios inspeccionará las instalaciones.

Venezuela’s political quarantine – The Economist – 19 de Marzo 2020

20200321_AMD001_0.jpg

The virus may favour an unlikely deal between the regime and the opposition

As if it were needed, coronavirus is a cruel reminder that the man who holds all the power in Venezuela is not Juan Guaidó, whom some 60 countries recognise as its president, but Nicolás Maduro, the dictator who kept the office by electoral theft. Blaming foreigners for 36 detected cases of covid-19, on March 16th Mr Maduro ordered a lockdown of the country similar to those in Spain and Italy, placing the armed forces in charge of enforcing it. That may be medically sensible. It is also politically convenient.

Mr Guaidó, who is the speaker of the National Assembly, last month began a new round of street demonstrations against Mr Maduro’s regime, which will now presumably stop. They are a shadow of the massive protests that followed his proclamation as “interim president” 14 months ago, when Mr Maduro began a second term after a fraudulent election. In theory the opposition remains committed to ousting Mr Maduro and calling a democratic presidential ballot. But sweeping American sanctions on Venezuela’s oil industry have so far failed to break the regime. Talks between government and opposition broke down in September. That leaves the opposition with a dilemma.

Under the constitution an election for the National Assembly is due towards the end of this year. In 2015, in Venezuela’s last free election, the opposition won a big majority in the assembly. Mr Maduro’s people see the chance to seize the only institution they don’t control. Radicals in the opposition insist that the vote will be a farce and pledge to boycott it. Any credible election would have to include a fresh presidential vote, they say. Pragmatists fear that a boycott will render the opposition irrelevant. They see a faint opportunity for a deal.

Earlier this month representatives of the government and the opposition agreed on a procedure to appoint new members to the electoral authority. In theory the government would accept international observation of the vote, by the un and the European Union, says a European diplomat. But there are plenty of obstacles. Around 30 of the opposition’s legislators have been stripped of their parliamentary immunity by Mr Maduro’s puppet judiciary, and are either in exile or jail. Its main parties are banned on technicalities. Any deal would have to involve complete freedom to campaign.

But Mr Maduro has weaknesses, too. Thanks mainly to his mismanagement, Venezuela is in no condition to cope with the virus. Its hospitals were already death traps. Many of its doctors are among the 4.5m Venezuelans who have fled his rule. With Russian help, Venezuela’s production of oil, which accounts for 95% of its legal exports, has stopped falling (though it is still only 60% of its level of 2018). But this month’s plunge in the oil price leaves it below Venezuela’s average cost of production. On March 15th Mr Maduro wrote to the imf, which he has spent years denouncing as an imperialist tool, asking for a $5bn loan to fight covid-19. The imf turned him down because his government lacks sufficient international recognition.

There is little sign that Mr Guaidó’s backers in the administration of President Donald Trump are prepared to contemplate any deal in Venezuela. This week Mr Trump nominated Carlos Trujillo, a hardliner, to be his top diplomat on Latin America. The region continues to be polarised by Venezuela, as the battle to be secretary-general of the Organisation of American States, a 34-member club, has illustrated. Luis Almagro, the Uruguayan incumbent, is seeking a second term in a vote of foreign ministers due to take place on March 20th (virus permitting). A vocal opponent of Mr Maduro, he has been more effective at grandstanding than diplomacy, say his critics. But there is no space for nuance. Hugo de Zela, an experienced Peruvian diplomat who favoured a less confrontational approach, this week dropped out. Mr Almagro is likely to beat his remaining rival, María Fernanda Espinosa, a former Ecuadorean foreign minister widely seen as Mr Maduro’s candidate.

The hardliners have a problem. There is no evidence that sanctions alone will get rid of Mr Maduro. That means having to deal with him, one way or another. This week Colombia, which has no diplomatic relations with Venezuela, recognised that when its health minister spoke to his counterpart about the virus. None of this means caving in to dictatorship. It is merely to grasp that the virus offers a fresh opportunity for negotiations. “It’s a road,” says the European diplomat. “There is no other one.”

Quién es el lobbista de Maduro en Washington que logró instalar el “informe del MIT” sobre Bolivia por Daniel Lozano – La Nación – 3 de Marzo 2020

Mark Weisbrot, economista y lobbista del chavismo
Mark Weisbrot, economista y lobbista del chavismo 

CARACAS.- Se llama Mark Weisbrot y es economista. Es el autor intelectual del informe que el chavismo ha usado para transformar, por arte de la propaganda, el fraude electoral de Bolivia en un golpe de Estado contra Evo Morales . Una victoria parcial para el principal lobbista de Nicolás Maduro en Estados Unidos, un reconocido agente de la revolución desde los tiempos de Hugo Chávez.

Para la historia han quedado sus sonoras carcajadas de acompañamiento a los abrazos que se repartieron el actor Sean Penn y el “comandante supremo” en uno de sus visitas a Venezuela. Eran otros tiempos, cuando Caracas porfiaba en convertirse en el modelo de la “suprema felicidad”. Tan entregado a la causa sigue Weisbrot que ha sido capaz de transformar un informe estadístico intrascendental , adornado con las siglas del MIT (el prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts) y con la referencia de The Washington Post en una pieza importante para la precampaña electoral en el país andino .

La máquina puesta en marcha por Weisbrot, codirector del Center for Economic and Policy Research (CEPR), disparó los canales habituales de la propaganda bolivariana. Aliados y amigos multiplicaron el mensaje de norte a sur, hasta llegar incluso a Buenos Aires, donde el presidente Alberto Fernández volvió a criticar “con singular dureza, por su inconsistencia, la auditoria realizada por la OEA” .

En el montaje de Weisbrot, una mezcla de talibán ideológico capaz de blanquear los agujeros negros del chavismo, no es oro nada de lo que reluce. Primero se publicó en el blog The Monkey Cage , alojado en la web de The Washington Post , no en el propio periódico. Y después, el asesor estadounidense encargó el informe a dos técnicos formados en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), no al propio MIT.

Una opinión dirigida y personal que nada tiene que ver con el MIT y que repite la vieja táctica que el economista ha simulado en anteriores ocasiones: medio de comunicación prestigioso y economistas o instituciones de primera línea. Una buena estrategia.

Weisbrot pagó por un estudio que demostrase de alguna manera su propia tesis desde noviembre pasado, la misma que Nicolás Maduro convirtió en una bandera: “La OEA ha engañado terriblemente a los medios y al público sobre lo ocurrido en las elecciones en Bolivia. Esto ha generado una gran desconfianza en el proceso electoral y en los resultados”.

Más allá de sus señas de identidad, lo peor está dentro del estudio. En él se asegura alegremente que el “apagón” de 23 horas durante el domingo electoral del 20 de octubre no habría afectado la tendencia en favor de Morales , que necesitaba superar el 10% de ventaja para evitar la segunda vuelta. En la noche del domingo, cuando se detuvo el conteo por orden oficialista, el líder aymara superaba a Carlos Mesa por sólo 7,87%.

La inmediata respuesta de la OEA fue concluyente: “El artículo no es honesto, ni está basado en hechos ni está completo. Sobre todo, no es científico. Contiene innumerables falsedades, inexactitudes y omisiones”. Y, sobre todo, se centra solo en una de las múltiples irregularidades encontradas.

La organización demostró que el artículo ignora los principales descubrimientos de sus técnicos : cambios en las hojas de recuento, falsificación de las firmas de los funcionarios electorales, la existencia de dos servidores ocultos y sin autorización donde se manipularon datos y se falsificaron las hojas de recuento, la falta de cadena de custodia y las inexplicables incoherencias en el número de votos emitido. La Unión Europea, que contó con su propio equipo, “apoyó los hallazgos de la OEA y presentó pruebas de otras irregularidades”.

Pero en tiempos de desinformación, la no-verdad se hace su sitio como aquel jugador marrullero que pinchaba a sus rivales con una aguja. El objetivo de Weisbrot es claro: justificar el fraude electoral probado por la OEA y convertirlo en un “golpe de Estado” , de cara a laselecciones de mayo , donde el Movimiento Al Socialismo (MAS) pretende recuperar el poder.

“Hasta donde se sabía el fraude electoral era un mecanismo político y no estadístico. Pero ahora llegan los expertos del MIT y descubren la pólvora. Y encima son tan técnicos e imparciales que comienzan su estudio hablando de golpe de Estado”, advirtió Carlos Malamud, investigador de América Latina del Real Instituto Elcano.

No se trata, ni mucho menos, del primer aporte del director del CEPR a la literatura revolucionaria. “Con Maduro se fue acercando incluso más al gobierno, en calidad de asesor. Es un economista reconocido en Estados Unidos, tanto así que Jeffrey Sachs ha escrito con él. Al menos desde 2017-2018 ha estado asesorando al gobierno, pero según entiendo no le hacen mucho caso”, pormenorizó a LA NACIÓN el internacionalista Mariano de Alba, radicado en Washington.

El año pasado, junto al propio Sachs, aseguró que 40.000 personas habían muerto por culpa de las sanciones en Venezuela . Un equipo de economistas venezolanos, dirigido por el prestigioso economista Ricardo Hausmann, desnudó los datos de ambos, que casualmente olvidaban la destrucción de la economía venezolana durante toda la revolución. Hoy la caída del Producto Interior Bruto (PIB) desde la llegada de Maduro al poder se acerca al 70%.

Weisbrot también intervino en la campaña presidencial argentina , criticando duramente a Mauricio Macri en una artículo publicado en The New York Times , titulado “Quién tiene la culpa de la crisis económica en Argentina”. El asesor de Maduro se contestó a sí mismo arguyendo que “los argentinos recuerdan cómo mejoró su vida con el kirchnerismo”.

Repitiendo la misma fórmula ocurrida ahora, la prensa opositora entonces replicó el artículo con otro titular: “El NYT responsabiliza a Macri por la crisis”.

El chavismo ha invertido miles de millones en asesores, lobbistas, propagandistas y cabilderos , una inversión que no ha cesado pese a la monumental crisis. El último fichaje en Estados Unidos es el abogado Bob Amsterdam, quien no ha dudado en encararse desde el primer día con el senador Rick Scott, uno de los grandes detractores del chavismo en la Florida. Viene en el sueldo.

El discurso de odio de Diosdado Cabello no es un falso positivo para la ONU y la OEA por Daniel Gómez – ALnavío – 3 de Marzo 2020

En el informe de Naciones Unidas sobre Venezuela, ya se advertía que Diosdado Cabello participaba de una retórica pública de ataque a la oposición. Cabello, en vez de cuidar las formas, continuó con el discurso de odio liderando las críticas del régimen contra Juan Guaidó. Por lo anterior, la Organización de Estados Americanos lo señala como uno de los responsables del atentado contra Guaidó.

Cabello no se ha cuidado en sus discursos a pesar de la advertencia de la ONU / Foto: PSUV
Cabello no se ha cuidado en sus discursos a pesar de la advertencia de la ONU / Foto: PSUV

El número dos del chavismo, Diosdado Cabello, dice que el atentado contra Juan Guaidó fue “un falso positivo”, un montaje. “Es importante que el país sepa en qué anda la derecha. Ellos son expertos. Eso no es nuevo; montar sus falsos positivos y hacerle creer al mundo que una cosa está pasando. El objetivo de ellos es crear falsas informaciones para el mundo”, dijo este lunes en rueda de prensa.

No es casualidad que Cabello trate de manipular lo ocurrido en Barquisimeto este fin de semana, cuando un grupo de colectivos chavistas abrió fuego contra una manifestación de Guaidó. Todo lo ocurrido le afecta directamente. Y la comunidad internacional ha dado cuenta de ello.

Desde Estados Unidos hasta Europa denunciaron el atentado. Pero los comentarios más llamativos aparecieron en los comunicados de España y de la Organización de Estados Americanos (OEA).

La Cancillería española pidió “a todos los actores responsables se abstengan de realizar declaraciones que puedan incitar a este tipo de actos”.La OEA fue un paso más allá y aseguró que el atentado “es producto de mensajes de instigación a delinquir que tanto el usurpador Nicolás Maduro como su principal cómplice, Diosdado Cabello, desarrollaron en días pasados, siendo público, notorio y comunicacional”.

La OEA agregó en su señalamiento a Cabello las siguientes palabras: “Lo hecho por los trabajadores de Conviasa a Juanito alimaña hay que hacerlo en todas partes”.

La OEA aseguró que el atentado “es producto de mensajes de instigación a delinquir que tanto el usurpador Nicolás Maduro como su principal cómplice, Diosdado Cabello, desarrollaron en días pasados”.

Cabello se refería a cómo el chavismo recibió a Guaidó en el aeropuerto de Maiquetía: literalmente a golpes. En los vídeos se ve a Guaidó encajando insultos, amenazas e incluso agresiones por parte de los supuestos trabajadores de Conviasa.

El caso es que la OEA pone en el foco la retórica de Cabello como ya lo hizo Naciones Unidas en su informe sobre Venezuela. Para ninguno su discurso de odio es un falso positivo.

Michelle Bachelet, alta representante para los Derechos Humanos de la ONU, afirmó que “las instituciones controladas por el gobierno han aplicado leyes y políticas que han acelerado la erosión del Estado de derecho y el desmantelamiento de las instituciones democráticas, incluyendo la Asamblea Nacional”.

Políticas que, agregó, “van acompañadas de una retórica pública, utilizada también por autoridades de alto rango, que desacredita y ataca de manera constante a quienes critican al Gobierno o se oponen a él”.

Entonces Bachelet señaló directamente a Cabello. Dijo que “los medios de comunicación progubernamentales difunden ampliamente esta retórica, por ejemplo, a través del programa televisivo semanal Con el mazo dando, presentado por el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente”. Este es Cabello, quien, a pesar de las advertencias de la ONU y Bachelet, ha continuado el discurso de odio contra Guaidó y la oposición.

Venezuela’s Guaido Says His International Tour Was Maduro’s Political Defeat – Latin American Herald Tribune – 8 de Febrero 2020

WASHINGTON – Venezuela’s opposition leader Juan Guaido, recognized as interim president of the South American country by more than 50 nations, hailed his international tour a success on Thursday in Washington.

Guaido said the tour, which he began Jan. 19, shows he managed to politically defeat the regime of Venezuela’s embattled incumbent Nicolas Maduro.

“Our international tour is coming to an end, a tour stating that Venezuela resisted, that we managed to defeat Maduro’s dictatorship politically, that we managed to defeat it not only in politics but also in support, in support of citizenship and the world,” Guaido said.

Guaido, formally the president of his country’s parliament, said that with his journey he had managed to defeat “a dictator who now relies on terrorists, criminal groups, to simply lengthen the agony of Venezuelans.”

He said the visit had also served to “seek to take action,” including labeling Venezuelan gold “blood gold” due to the destruction of the Amazon and other crimes associated with its exploitation.

“It is inevitable that change will happen in Venezuela,” he said, adding that this is needed “to resolve and address the humanitarian emergency” in his country.

Guaido addressed the press after meeting with the secretary general of the Organization of American States Luis Almagro, in the last of the public activities of his Thursday agenda, which opened with a visit to the United States Agency for International Development.

Almagro said, on the other hand, that there is “a lot of work to be done restore democracy in Venezuela,” the institutions and the “fullest validity of human rights.”

After his visit to the organization, Guaido greeted a group of Venezuelans who gathered in Washington.

“We are not alone. In every corner we have gone we have not an ambassador […] we have thousands of ambassadors bearing the name of Venezuela that did not give up, that do not give up, that seek to return to their country, that seek rebuild, that seek to heal too, “he said.

Guaido said the praise he received during those days was not for him but for all Venezuelans “who has fought again and again,” adding he would return to his country “in the next few days.”

He met prior with United States State Secretary Mike Pompeo, who promised he would continue efforts to help the Venezuelan people end Maduro’s grip on power.

Guaido also met with the president of the House of Representatives, Nancy Pelosi, the highest-ranking Democrat in Washington, who took the opportunity to launch a veiled attack on the Republican Party and US President Donald Trump.

Pelosi said the Venezuelan crisis worries her deeply and that Democrats in the House of Representatives approved a legislative project to grant Venezuelans living in the US an immigration permit to live and work in the country, known as the Temporary Protection Statute.

Trump has so far refused to support the initiative, approved by the Lower House and stalled in the Senate – held by the Republican Party.

On Wednesday, Trump received Guaido at the White House, in what was a boost to the opposition leader, who a day earlier was invited to the third State of the Union speech the president delivered before Congress.

The Trump administration was the first to recognize Guaido as interim president after he was proclaimed Jan. 23, 2019 after invoking a constitutional clause.

Guaido, who during his visit to Washington stayed at the residence reserved for the official guests of the White House, also met with the president of the Inter-American Development Bank Luis Alberto Moreno.

Guaidó en la OEA: “Estamos preparando el regreso a Venezuela y claro que hay riesgos” por Antonia Laborde – El País – 7 de Febrero 2020

Estados Unidos advierte al régimen de Maduro que cualquier “daño” que pueda causar al líder opositor tendrá “consecuencias muy significativas”

El líder opositor venezolano Juan Guaidó, reconocido por más de 50 países como presidente interino de Venezuela, y el secretario general de la OEA, Luis Almagro.
El líder opositor venezolano Juan Guaidó, reconocido por más de 50 países como presidente interino de Venezuela, y el secretario general de la OEA, Luis Almagro. EFE

Juan Guaidó se está despidiendo de su gira internacional, iniciada a pesar de tener la prohibición de salir de su país. El presidente interino de Venezuela, reconocido por 60 países, ha dicho este jueves a las afueras de la Organización de Estados Americanos (OEA) que está preparando su regreso y que “claro que hay riesgos”. Un alto funcionario de la Casa Blanca advirtió este miércoles en una conferencia telefónica con periodistas que “cualquier daño que pueda causar [el régimen de Nicolás Maduro] a Guaidó a su regreso a Venezuela tendrá consecuencias muy significativas”.

La última parada de la ajetreada agenda de Guaidó por Washington este jueves fue en la OEA. El líder opositor sostuvo un encuentro con el secretario general de la organización, Luis Almagro, quien afirmó que era “un inmenso honor” recibirlo. “Nos queda mucho trabajo para recuperar la democracia en Venezuela, las instituciones, y la más plena vigencia de los derechos humanos, pero este trabajo en manos de Guaidó tendrá un resultado positivo”, sostuvo Almagro al final del encuentro. Los miembros de la diáspora venezolana que aguardaron fuera del edificio de la organización para ver a su líder, entonaron el himno nacional de Venezuela cuando salió a saludarlos. “Ya está llegando al final nuestra gira internacional. Una gira que representa que logramos derrotar políticamente a Maduro”, aseguró el líder opositor.

Antes de encontrarse con Almagro, la líder demócrata de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi lo recibió en el Capitolio. “Es un placer recibir al presidente interino de Venezuela”, escribió la tercera autoridad de Estados Unidos en su cuenta de Twitter. “El hecho de que estemos aquí, es que Venezuela resistió en la lucha por recuperar la democracia”, dijo Guaidó tras la cita. “Hay que poner fin a ese régimen de terror que destruyó Venezuela, que promueve el terrorismo internacional, que inunda de narcotráfico las calles de Estados Unidos y del Caribe”, agregó en español un punto de prensa acompañado por Pelosi, quien no hizo declaraciones.

La primera reunión de la maratoniana jornada de Guaidó fue con el secretario de Estado Mike Pompeo. Según un comunicado del Departamento de Estado, ambos líderes acordaron “redoblar los esfuerzos” para terminar con “la dictadura de Maduro y se restablezca la democracia, la prosperidad económica y la dignidad del pueblo de Venezuela”. El miércoles por la tarde el presidente interino, que se hospeda en la Blair House, una residencia destinada a visitantes ilustres, sostuvo un encuentro con el presidente Donald Trump en la Casa Blanca. La noche anterior asistió como invitado sorpresa al discurso del estado de la Unión, donde fue ovacionado por los asistentes.

Guaidó pacta en Washington una estrategia para evacuar a Maduro por David Alandete – ABC -7 de Febrero 2020

La líder demócrata Nancy Pelosi recibe al presidente encargado de Venezuela en el Capitolio e insta a todos los países a que le apoyen

Screen Shot 2020-02-08 at 10.29.43 PM.png

Juan Guaidó mantuvo ayer una serie de reuniones de alto nivel en Washington durante las cuales coordinó con el Gobierno de Donald Trump una serie de medidas para retomar la campaña de presión para forzar la caída del régimen de Nicolás Maduro en Venezuela. El presidente encargado de Venezuela, presidente también de la Asamblea Nacional, fue recibido por el jefe de la diplomacia norteamericana, Mike Pompeo, con quien trató sobre la creciente injerencia de Rusia en Venezuela, y con el director de la Agencia de EE.UU. para el Desarrollo Internacional (Usaid), Mark Green, que le detalló planes para incrementar la ayuda humanitaria para los refugiados en el continente y los desplazados internos.

El apoyo al cambio en Venezuela no es una cuestión partidista, y existe un amplio consenso sobre la necesidad de destituir a Maduro para forzar una transición a la democracia en el país caribeño. Por eso, en medio de la guerra del «impeachment» y sus efectos inmediatos, la presidenta de la Cámara de Representantes y líder demócrata, Nancy Pelosi, recibió ayer personalmente a Guaidó en el Capitolio para debatir también sobre qué medidas puede tomar el poder legislativo para apoyar el cambio en Venezuela. «El sufrimiento del pueblo de Venezuela es algo que debe preocupar a todos los países del mundo. Todos aquí le apoyamos en su lucha, señor presidente», dijo Pelosi. Guaidó, a su lado, indicó que había tratado también con la líder demócrata «qué hacer para acabar con este régimen de terror, que destruyó Venezuela, que alberga a miembros del ELN (guerrilla colombiana), que promueve el terrorismo internacional y que inunda de narcotráfico las calles de EE.UU.».

El de ayer fue el segundo encuentro en dos semanas de Guaidó con el secretario de Estado, Pompeo, quien tras la reunión dijo en un comunicado que trabajará para que el apoyo al cambio en Venezuela se mantenga firme. «El secretario Pompeo y el presidente interino Guaidó hablaron sobre las vías en que las fuerzas democráticas y sus socios internacionales pueden abrir juntos el camino a un Gobierno de transición responsable de supervisar una elecciones libres y justas a la Asamblea Presidencial y a la presidencia. Ambos acordaron redoblar los esfuerzos para proporcionar al pueblo venezolano lo que han estado exigiendo durante años: el fin de la dictadura de Maduro y el restablecimiento de la democracia, la prosperidad económica y la dignidad del pueblo de Venezuela».

Ayuda a los refugiados

La jornada la comenzó Guaidó con una visita a la sede de Usaid, que en apenas dos años ha dedicado a la crisis venezolana más de 650 millones de dólares (590 millones de euros). Una gran parte ha sido dedicada a ayudar con alimentos y medicinas a los cinco millones de refugiados venezolanos que viven en otros países, especialmente en Colombia. No hay de momento programas de Usaid, con sus partidas presupuestarias correspondientes, que administre directamente el Gobierno interino de Venezuela. Sí que costea esa agencia norteamericana de sus fondos de asistencia los viajes y otros gastos de manutención a asesores de la Asamblea Nacional y el Gobierno de transición. Según dijo ayer Green, el director de Usaid, «estas ayudas se emplearán para restaurar la paz y la democracia» en Venezuela.

Después, Guaidó fue recibido por el Secretario General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, al que acompañaron miembros del Consejo Permanente de esa institución. Almagro fue crucial en el reconocimiento internacional de Guaidó como presidente encargado de Venezuela hace un año. La última vez en que Guaidó estuvo en Washington, en diciembre de 2018, ya se reunió en la misma sede de la OEA en Washington. Según Almagro, «el presidente encargado Guaidó ha tenido una actuación encomiable en resistir a los embates del régimen». «Tenemos la responsabilidad en la comunidad internacional de apoyarle y trabajar conjuntamente con él para que siga afirmándose», añadió.

En su frenética agenda de reuniones, Guaidó sí tuvo tiempo de revelar que pronto regresará a Venezuela, tras este cierre de gira, «para hacer lo que sea posible para acabar esta crisis y esta tragedia». El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha sido muy claro en sus advertencias de que si el régimen de Maduro se atreve a detener a Guaidó a su regreso, «sufrirá muy graves consecuencias», según dijo un alto funcionario de la Casa Blanca en una conversación con periodistas.

Según dicen a ABC fuentes conocedoras de la reunión que mantuvoGuaidó con Trump en el Despacho Oval el miércoles, el encuentro, celebrado a puerta cerrada, se alargó más de lo previsto, y en él se trató de ayuda diplomática a Venezuela, sanciones, el apoyo de Rusia a Maduro y una estrategia para forzar la caída del régimen. Según esas fuentes, Trump preguntó por qué esa visita no se había producido antes y expresó su firme compromiso con seguir peleando por la caída de Maduro. El pasado 30 de abril, un pronunciamiento cívico-militar de los opositores, apoyado por una parte del Gobierno de EE.UU., acabó fracasando estrepitosamente. Después de defender repetidamente la necesidad de un cambio de régimen en Venezuela, Trump dejó que el asunto pasara a un segundo plano durante unos meses. Con esta visita, Venezuela vuelve a la primera fila de los problemas internacionales en la agenda de Trump y la Casa Blanca.

 

Prohíben entrada de comisión de la CIDH a Venezuela – ProDaVinci – 4 de Enero 2020

El martes 4 de febrero, le fue prohibido el abordaje desde Panamá a una delegación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que se dirigía a Venezuela. La comisión pretendía entrar a Venezuela con el fin de observar la situación de derechos humanos, una labor que hizo por primera vez en junio de 2019 Michelle Bachelet, alto comisionado para los derechos humanos, y que dejó un informe sobre las violaciones a los derechos humanos en Venezuela. A continuación reproducimos el comunicado de la CIDH emitido luego de prohibición

CIDH lamenta que se haya negado su ingreso a Venezuela y anuncia que se encontrará con las víctimas y organizaciones en la frontera con Colombia

«Washington/Panamá, D.C. – La CIDH lamenta profundamente la decisión de impedir hoy el ingreso de su delegación a Venezuela. La delegación de la CIDH tenía previsto observar en el terreno la situación de los derechos humanos en el país. Asimismo, anuncia que se encontrará con las víctimas y familiares de violaciones de derechos humanos y con organizaciones de la sociedad civil en la frontera entre Colombia y Venezuela.

En julio de 2019, la CIDH anunció una visita in loco a Venezuela, que pretendía realizarse del 4 al 8 de febrero, con el objetivo de reunirse con grupos de víctimas de violaciones a los derechos humanos, beneficiarios de medidas cautelares, representantes de la sociedad civil, movimientos sociales, estudiantiles, académicos y otros actores relevantes. La visita se organizó en aceptación a la invitación realizada por el Representante Permanente ante la OEA designado por la Asamblea Nacional de Venezuela, reconocido por la Asamblea General de la Organizaciones de los Estados Americanos, en consideración del llamado persistente y amplio que durante años ha realizado la sociedad civil venezolana a la CIDH, teniendo como centro de su preocupación a las víctimas.

La Comisión informa a la comunidad internacional, que a pesar de lo anterior, a la delegación compuesta por la Presidenta de la CIDH y Relatora para Venezuela, Comisionada Esmeralda Arosemena de Troitiño; el Secretario Ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrão; el Relator Especial para la Libertad de Expresión, Edison Lanza; y especialistas de la Secretaria Ejecutiva, le fue prohibido el abordaje al vuelo desde la ciudad de Panamá en dirección a Caracas, según notificación recibida por la aerolínea.

La Comisión rechaza ese tratamiento de la manera más enérgica, y advierte que es propio de regímenes autoritarios no permitir el escrutinio internacional ni la observancia de la situación de los derechos humanos, lo cual perjudica, especialmente, a las víctimas de violaciones a los derechos humanos, y obstaculiza el valioso trabajo que adelantan las organizaciones de la sociedad civil.

Al respeto, la CIDH aprovecha esta oportunidad para reafirmar la vigencia de su mandato y jurisdicción sobre Venezuela. En ese sentido, el impedimento para ingresar al país, obstaculiza las obligaciones internacionales en derechos humanos asumidas por Venezuela, así como impide el cumplimiento de las competencias de la Comisión Interamericana de conformidad con el artículo 106 de la Carta de la OEA y el artículo 41 de la Convención Americana de los Derechos Humanos. La Comisión tiene como función principal promover la observancia y la defensa de los derechos humanos en los pueblos de América. Al efecto, las visitas in loco permiten a la Comisión, entre otros fines, realizar sus funciones de órgano consultivo de la Organización en materia de derechos humanos.  También recordamos que el Estado venezolano es parte de otros instrumentos internacionales que otorgan mandatos a la CIDH, entre ellos: la Convención “Belém do Pará”; la Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura y la Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas.

Al margen de lo anterior, la CIDH ha dado un seguimiento cercano a la situación en Venezuela y ha corroborado que persiste un muy grave deterioro significativo en el goce de los derechos humanos. Adicionalmente, la Comisión considera que la prolongación indefinida e irrestricta del estado de excepción, la suspensión de los poderes de la Asamblea Nacional democráticamente electa, la débil independencia judicial, la extralimitación de funciones de la Asamblea Nacional Constituyente, la ausencia de garantías para la celebración de elecciones libres y, en general, la falta de subordinación de las instituciones del Estado a la autoridad civil evidencian la ausencia de Estado de Derecho.

En este sentido, la CIDH hace un llamado para que Venezuela  retome un compromiso decidido con los derechos humanos y adopte medidas concretas para superar la grave crisis institucional, económica y humanitaria en la que está sumergido el país.

Pese a lo ocurrido el día de hoy, la Comisión ha decidido dar seguimiento a su objetivo de encontrarse con las víctimas, para lo cual se desplazará inmediatamente a la frontera entre Colombia y Venezuela. En ese sentido, extiende un especial agradecimiento al Gobierno de Colombia, que ofreció las condiciones necesarias para permitir a la delegación de la CIDH realizar la visita a la ciudad de Cúcuta, Norte de Santander, lo que permitirá a la CIDH reunirse, documentar y recabar testimonios de víctimas y familiares sobre las graves violaciones de derechos humanos en Venezuela.

Finamente, la CIDH se pone a disposición de la sociedad civil venezolana para ofrecer acompañamiento para superar la crisis institucional de Venezuela por medio de su Mecanismo Especial de Seguimiento para Venezuela – MESEVE- y reafirma que mantendrá un compromiso indeclinable con las víctimas de violaciones a los derechos humanos en ese país.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia».

A %d blogueros les gusta esto: