elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: OEA

Declaración sobre la violación delos derechos humanos y la ruptura del orden democrático en Venezuela – 17 de Julio 2018

Alfredo Romero: Hay 254 presos políticos en Venezuela – El Nacional – 16 de Julio 2018

1531748812338.jpgEl abogado y director de Foro Penal explicó que la lista de privados de libertad será enviada a la Organización de Estados Americanos (OEA) y a la Organización de las Naciones Unidas (ONU)

Alfredo Romero, abogado y director de Foro Penal, aseguró este lunes que actualmente hay 254 presos políticos en Venezuela.

Señaló que la lista de detenidos fue emitida por el organismo que dirige.

Destacó que el documento fue enviado al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, y a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), para verificar y certificar los datos.

“Son 254 presos políticos al día de hoy en Venezuela de acuerdo a lista actualizada del Foro Penal enviada a Luis Almagro y a la ONU para su verificación y certificación”, explicó en su cuenta de Twitter.

Maduro redobla los ataques a la comunidad internacional por Francesco Manetto – El País – 29 de Junio 2018

2018-05-21T165314Z_1_LYNXNPEE4K18B_RTROPTP_3_VENEZUELA-POLITICS-PENCEEl vicepresidente de EE UU insta durante una gira por América Latina a aislar al régimen chavista

El mandatario venezolano, Nicolás Maduro, tiene dos guiones para dirigirse al mundo y a sus seguidores. Con el primero habla de diálogo y con el segundo busca ahondar en la confrontación con la oposición y las principales instancias internacionales, a menudo recurriendo al insulto. Con ambos mensajes, calculadamente incompatibles, trata de construir un discurso con el que se presenta como único garante de la paz y de la integridad del país. El presidente, reelegido hace poco más de un mes hasta 2025 en unas elecciones que registraron una abstención sin precedentes y en medio de acusaciones de fraude, aprovecha ahora la gira del vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, por América Latina, para revolverse contra toda presión o crítica llegada del exterior.

“Cada ataque nos hace más fuertes, yo lo siento así”, afirmó el miércoles. “Cada vez que la culebra venenosa de Mike Pence abre la boca yo me siento más fuerte, más claro de cuál es el camino. El camino es nuestro, es venezolano, no el que nos señalan Mike Pence ni 20 culebras venenosas, ni veinte víboras”, espetó ante decenas de fieles durante la entrega del Premio de Periodismo 2018. La ocasión era insólita, casi irónica, puesto que precisamente su Gobierno se ha caracterizado por hostigar, cuando no aplastar, a la prensa crítica con el régimen y por ejercer un control agotador sobre el trabajo de los informadores. “Fracasado y derrotado Mike Pence”, continuó Maduro, quien empleó dos calificativos ya habituales, que suele aplicar a todos los que se oponen a su gestión. “Sí, te hemos derrotado y te vamos a derrotar, Mike Pence”, concluyó el sucesor de Hugo Chávez, acorralado por una hiperinflación insoportable, las sanciones impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea y el repudio de la mayoría de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

El número dos de la Administración de Donald Trump había pedido desde Ecuador, durante su tercera visita a América Latina, que los países de la región unan esfuerzos para aislar al chavismo. La catástrofe económica y su deriva autoritaria -“hacia una dictadura”, dijo- supone “una amenaza” para la estabilidad de sus principales aliados latinoamericanos. Solo en Colombia, que comparte con Venezuela más de 2.000 kilómetros de frontera, entraron en los últimos meses más de un millón de ciudadanos que huyen de la miseria o de la persecución.

Maduro logró desactivar a la oposición interna, que está debilitada y dividida. Sus principales líderes se encuentran ahora en la cárcel o fuera del país. A uno de ellos se dirigió para reiterar unas amenazas que dan cuenta la ausencia de separación de poderes en el país. “Los inmorales racistas y extremistas que gobiernan los EE UU tienen como obsesión perseguir a Venezuela, hacerle daño a Venezuela, con la complicidad de los Julios Borges”, manifestó en referencia al dirigente de Primero Justicia, expresidente de la Asamblea Nacional, y su entorno. Le llamó “patiquín del imperio” y siguió: “Más temprano que tarde, estoy seguro, terminará bajo rejas el Julio Borges. Y ustedes saben que lo que nosotros decimos lo hacemos. Puede tardar un poquito de tiempo, pero lo hacemos”.

 

Chavismo: entre la renovación y las rupturas internas por por ​Ociel Alí Lopez – Nueva Sociedad – Junio 2018

Nicolás Maduro parece estar surfeando la gigantesca crisis venezolana con mayor tranquilidad. Sin embargo, en el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) aparecen críticas y llamados a rectificar el rumbo del gobierno. El chavismo se debate entre la «rectificación» y las rupturas internas.

A pesar de los ataques de la mayoría de los gobiernos de América Latina, del activo trabajo del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, y de águilas y halcones norteamericanos, de la injerencia y de las sanciones de gobiernos de Europa, el gobierno venezolano hoy se muestra estable en el poder. Surfea olas difíciles como la hiperinflación, la paralización parcial de su industria petrolera y los periodos de violencia callejera que duraron meses.

Por su parte, la oposición -que viene de abstenerse en las presidenciales de mayo- luce ausente del espectro político nacional. Muchos de sus líderes están en el exterior y no se sabe bien por qué ni hasta cuándo. Parecen haber agotado sus municiones políticas. Además, se alarga su espera de acciones radicales del gobierno norteamericano, como por ejemplo un embargo petrolero o una intervención militar. De hecho, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, declaró a principios de junio: «Tenemos los votos para suspender a Venezuela de la OEA». Sin embargo, no lo logró, lo que evidencia ciertas debilidades de Estados Unidos para imponer su política en torno a Venezuela. Leer más de esta entrada

La ONU denuncia la brutal represión e impunidad del régimen de Maduro por Francesco Manetto – El País – 23 de Junio 2018

un-logo-light-blue-jpgNaciones Unidas pide una investigación internacional y solicita “mayor implicación” del Tribunal de La Haya

La ONU denuncia la brutal represión e impunidad del régimen de Maduro La OEA pide a la Corte Penal Internacional investigar delitos de lesa humanidad en Venezuela
La ONU denunció este viernes la represión del chavismo por las “graves violaciones de los derechos humanos” perpetradas en Venezuela y pidió a la Corte Penal Internacional de La Haya “mayor implicación” ante la deriva del régimen de Nicolás Maduro. Naciones Unidas dibuja en un informe un panorama aciago que califica de “espiral descendente que no parece tener fin”. Documenta cientos de homicidios, la violencia de las fuerzas de seguridad contra manifestantes, detenciones arbitrarias y torturas, y advierte de la impunidad de las autoridades.

La Oficina de Derechos Humanos de la ONU, con sede en Ginebra, describe una situación sin matices en la que los abusos de las fuerzas policiales y el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) se entremezclan con el control casi absoluto que el aparato chavista ejerce sobre la población, las consecuencias de la crisis alimentaria y una hiperinflación sin freno.

EL GOBIERNO VENEZOLANO RECHAZA EL INFORME DE LA ONU
El Gobierno venezolano rechazó este viernes el informe presentado por la Oficina del Alto Comisionado de los Derechos Humanos de Naciones Unidas (ONU), que sugiere una intervención de la Corte Penal Internacional (CPI) por los graves y sistemáticos abusos cometidos y la impunidad generalizada en el país.

La Cancillería venezolana publicó un comunicado en el que descalificó el informe pues, asegura, es el “resultado de una metodología altamente cuestionable que sepulta la credibilidad y rigor técnico exigido a una Oficina de esa naturaleza y vulnera los principios de objetividad, imparcialidad y no selectividad”. – EFE

Esta denuncia redobla la presión internacional, encabezada desde hace meses por la Organización de los Estados Americanos (OEA), Estados Unidos y la Unión Europea, frente a un régimen que logró desactivar a la oposición interna, dividida y debilitada, y que actúa sin ningún contrapoder.

Además de las violaciones registradas durante las protestas contra el Gobierno entre abril y julio del año pasado como consecuencia de la convocatoria unilateral de unas elecciones constituyentes —en las que murieron más de 120 personas—, Naciones Unidas analiza las premisas de esa ola de violencia.

“De julio de 2015 a marzo de 2017, la Fiscalía General registró la muerte de 505 personas a manos de las fuerzas de seguridad (…). Los testimonios recogidos sugieren que esas muertes se enmarcaron en un determinado patrón de comportamiento de las fuerzas de seguridad: la realización de incursiones en los barrios pobres con el fin de detener a criminales, sin orden judicial”, señala el informe.

Se trata de las llamadas Operaciones de Liberación del Pueblo (OLP) contra las que la exfiscal Luisa Ortega Díaz abrió más de 350 procedimientos. La destitución de la fiscal, que huyó a Colombia en agosto de 2017 después de la elección de la Asamblea Nacional Constituyente, aumentó ese clima de impunidad, que coincide con la huida hacia delante de Maduro, reelegido presidente el pasado 20 de mayo en unos comicios sin garantías y en medio de acusaciones de fraude. “Yo hice objeción a esa resolución y posteriormente he venido haciendo objeciones a unos operativos que se diseñaron en Venezuela por el tema de seguridad ciudadana que llamaron OLP, Organización para la Liberación del Pueblo, que eran verdaderas represiones para el pueblo pobre”, dijo Ortega tras abandonar Venezuela en conversación con EL PAÍS.

NECESIDAD DE ATAJAR LA POBREZA EXTREMA
El informe publicado este viernes también señala la responsabilidad del Gobierno de Venezuela de ignorar la dimesión de la crisis alimentaria que atraviesa el país.

Según cifras citadas en el informe, el 87 % de la población de Venezuela está afectada por la pobreza, el 61,2 % se encuentra en situación de pobreza extrema, y se ha constatado un rápido incremento de la desnutrición infantil.

Sin Estado de derecho

“El hecho de no haber responsabilizado a las fuerzas de seguridad por las violaciones tan graves de derechos humanos que se han perpetrado sugiere que el Estado de derecho está prácticamente ausente en Venezuela”, manifestó el Alto Comisionado de Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, en un comunicado. Según Naciones Unidas, es deseable abrir una investigación internacional porque el Gobierno venezolano no concedió permiso para trabajar sobre el terreno a la Oficina de Derechos Humanos, que tuvo que recabar estos datos a través de entrevistas a víctimas, testigos, representantes de la sociedad civil, periodistas, abogados, médicos, y otros informes.

“Dado que el Estado parece no tener la capacidad ni la voluntad de enjuiciar a los responsables de las graves violaciones de los derechos humanos, existen sólidas razones para considerar una mayor implicación de la Corte Penal Internacional en esta materia”, mantiene Zeid. El pasado 8 de febrero, la Fiscalía de ese tribunal —que juzga genocidios o delitos de guerra— anunció la apertura de una indagación preliminar para determinar supuestos crímenes de lesa humanidad.

Mientras el chavismo exhibe desde las pasadas presidenciales decenas de liberaciones de presos políticos en un intento de buscar un balón de oxígeno ante la comunidad internacional, la Oficina de Derechos Humanos recibió información sobre cientos de detenciones arbitrarias.

Fueron al menos 570 entre el 1 de agosto de 2017 y el pasado 30 de abril, según la ONG Foro Penal Venezolano, y se muestra “particularmente preocupada por el número significativo de miembros de las fuerzas armadas que habrían sido detenidos en 2018”. El estudio incide en 90 casos de detenidos que fueron sometidos a tratos inhumanos desde 2014, mientras que el Alto Comisionado recuerda que la catástrofe económica ha llevado a al menos 1,5 millones de personas a huir del país desde 2014.

 

Iván Duque marcará a Nicolás Maduro por Antonio de la Cruz – Dolar Today – 21 de Junio 2018

Steve Bannon, ex-director de la campaña presidencial de Donald Trump en 2016, sostiene que el populismo y el nacionalismo económico son las fuerzas motoras de la acción política de los próximos 20 años. Son las respuestas al “fin de las ideologías”: la caída del Muro de Berlín en 1989 y la crisis financiera de 2008.

La caída del Muro de Berlín marcó el final del comunismo. Los regímenes comunistas fueron totalitarios y autoritarios, y manejaban una economía centralizada que controlaban el mercado, y el desarrollo humano. Su caída generó la tesis del “Fin de la Historia”, fortaleciendo el fundamentalismo de mercado, la ideología de los mercados libres y de la liberalización financiera hasta la crisis de Wall Street de 2008; en la que se cuestionó las premisas de la autorregulación de los mercados y los tratados de libre comercio.

Iván Duque, un joven conservador, ganó la presidencia de Colombia con una propuesta populista el pasado domingo. Su triunfo representó la derrota del socialismo del siglo XXI. La estrategia de llegar al poder [Gustavo Petro] a través de una elección para socavar el estado democrático colombiano fue derrotada.

Colombia siempre ha estado en la lista de los países que el régimen cubano ha querido tener bajo su área de influencia. De hecho, fue en La Habana, donde se dieron las deliberaciones para el proceso de paz colombiano, por lo que el triunfo de Petro hubiese supuesto la consolidación de la “cleptocracia” y “cacocracia” en Colombia-Venezuela.

Juan Manuel Santos, presidente de Colombia hasta el próximo 7 de agosto, sabe la amenaza y los riesgos que significa tener de vecino a un régimen como el de Nicolás Maduro. Los últimos 5 meses lo ha estado denunciando a nivel mundial como un dictador y un violador del orden constitucional venezolano, a pesar de haber utilizado a Chávez y Maduro para la negociación de la paz con las guerrillas de la FARC.

Iván Duque conoce también lo que representa el régimen de Maduro para su país y la región. En julio de 2017, lideró en el Congreso de Colombia la iniciativa de denunciar a Nicolás Maduro ante la Corte Penal Internacional (CPI) de la Haya, acusándolo de:

  • “crimen de asesinato por instigación directa e indirecta”;
  • “imposición intencional de condiciones de vida, entre otras la privación del acceso a alimentos o medicinas, encaminadas a causar la destrucción de parte de una población” -delito que califican como “exterminio” y que entienden “estrechamente relacionado con el genocidio, ya que ambos se dirigen contra un gran número de personas;
  • “deportación o traslado forzoso de población”;
  • “encarcelación de opositores”;
  • “tortura”;
  • “persecución de un grupo o colectividad con identidad propia”,
  • “desaparición forzada de personas”; e incluso,
  • “el crimen de apartheid”, es decir, “actos inhumanos cometidos en el contexto de un régimen institucionalizado de opresión”.

El pasado 30 de mayo, la Organización de Estados Americanos también encontró “fundamento razonable” para solicitar a la CPI la apertura de una investigación contra el régimen de Nicolás Maduro por presuntos crímenes contra la humanidad. Los delitos documentados por un panel de expertos fueron: “asesinatos, torturas, violaciones y otros actos de violencia sexual, detenciones, persecución y desapariciones forzosas”.

El nuevo presidente de Colombia y el secretario de la OEA reconocen que el régimen de Nicolás Maduro debe ser enjuiciado en la CPI más temprano que tarde, aunque no caducan los crímenes de lesa humanidad.

Iván Duque, será un actor clave para enfrentar la amenaza que representa el régimen de Nicolás Maduro para la estabilidad de Colombia y la región. Su triunfo representa el primer revés electoral para las “cacocracias” y “cleptocracias” latinoamericanas, Venezuela, Nicaragua, Bolivia, y Cuba.

Si Nicolás Maduro opta por una escalada del conflicto fronterizo con Colombia, como una estrategia de huida hacia delante, será el fin de su mandato, y terminará enjuiciado en La Haya.

El régimen de Maduro será marcado por Duque desde la presidencia de Colombia.

 

Becerra y otros eurodiputados españoles exigen llevar a Maduro ante la Justicia internacional – OKDiario – 21 de Junio 2018

nart-bilbao-cotler-becerra-655x368.jpg
Javier Nart (C’s), Izaskun Bilbao (PNV), Irwin Cotler y Beatriz Becerra (ind), en el Parlamento Europeo.

Beatriz Becerra, vicepresidenta de la subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo, ha asegurado que “Nicolás Maduro y los principales jerarcas de la dictadura venezolana deben rendir cuentas ante la Justicia internacional por los crímenes de lesa humanidad que han cometido”.

Becerra ha comparecido junto con el jurista canadiense Irwin Cotler, y los diputados del Grupo ALDE Izaskun Bilbao y Javier Nart, para resumir el informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) que presenta las pruebas necesarias para investigar y juzgar a los responsables de la tiranía venezolana. Cotler ha sido uno de los miembros del Panel de Expertos de la OEA que ha elaborado el informe.

La parlamentaria española ha pedido “a los Estados miembros de la Unión Europea, y en especial a mi país, España, que presenten el informe ante la Fiscalía de la Corte Penal Internacional como países firmantes del Estatuto de Roma, y que soliciten la apertura de una investigación internacional por crímenes contra la humanidad en Venezuela”.
Becerra ha explicado que “el informe describe la comisión de crímenes de forma continuada y sistemática contra la población civil, lo que encajaría en el artículo 7 del Estatuto de Roma. Se aportan pruebas contundentes basadas en investigaciones independientes y declaraciones de testigos que ofrecen un panorama terrorífico de la acción del régimen chavista contra los propios venezolanos”.

La representante liberal ha asegurado que “es especialmente significativo que entre los crímenes de los que se acusa al régimen esté la actual crisis humanitaria que está obligando a los venezolanos a abandonar su país para no morir de hambre o de enfermedades comunes, ya que esa crisis no es sólo fruto de la incompetencia y de la corrupción del régimen, sino que responde a un plan para apuntalar su poder dictatorial sobre una población sin fuerzas para defenderse”.

 

Becerra ha anunciado que “el próximo lunes” viajará con la “misión del Parlamento Europeo para observar la situación humanitaria que se vive en la frontera de Venezuela con Colombia“.

“En unos tiempos en los que las instituciones y las normas internacionales sufren un desafío desde diferentes lugares”, ha explicado la eurodiputada, “este informe es un esfuerzo valiosísimo por impulsar la vía de la justicia internacional. Debe servir para impulsar una investigación y una causa, y los países firmantes del Estatuto de Roma están obligados a pedirla. Celebro que el nuevo presidente de Colombia ya haya anunciado que lo hará”.

Por su parte, Bilbao ha calificado de dictadura al Gobierno de Nicolás Maduro, ya que “no cumple los requisitos mínimos que debe reunir un sistema político para considerarse democrático”. Para revertir esta situación, ha considerado que debe realizarse a través de “vías diplomáticas y económicas, incluidas las sanciones, además de la vía aquí propuesta para investigar este régimen como presunto autor de crímenes de lesa humanidad”.

En su intervención, Nart ha afirmado que “Venezuela ha traspasado el nivel de la tragedia para ser ya un crimen contra la humanidad como refleja el informe de la Organizacón de Estados Americanos”. También coincide en que “España debe impulsar y apoyar la presentación de una acción penal en la Corte Penal Internacional”.
El informe ofrece evidencias de los siguientes delitos:

  • Crímenes contra la humanidad por asesinato (artículo 7 (1a)): se analizan numerosos asesinatos y, en particular, 6.385 casos de ejecuciones extrajudiciales.
  • Crímenes contra la humanidad por encarcelamiento u otras privaciones severas de libertad física (art. 7 (1e)): hay base para afirmar que se han producido más de 12.000 casos, con la complicidad de jueces y funcionarios.
  • Crímenes contra la humanidad por tortura o trato degradante e inhumano (art. 7 (1f)): se documentan 289 casos.
  • Crímenes contra la humanidad por violación y otras formas de violencia sexual (art. 7 1g): existen pruebas de que hay un patrón para usar esta forma de violencia, en particular contra personas detenidas.
  • Crímenes contra la humanidad por persecución política (art 7 1h): el informe presenta evidencia de que los anteriores delitos se han cometido contra los disidentes y opositores, en especial desde febrero de 2014. Además, los grupos afectados han sufrido vulneraciones graves de sus derechos civiles.
  • Crímenes contra la humanidad por desapariciones forzadas de personas (art. 7 1i): se recogen casos en los que se detuvo a personas sin que se informara de su paradero, con objeto de negarles su derecho a la tutela judicial y a una defensa justa.
  • Otros actos inhumanos (art. 7 1k): se considera probado que la crisis humanitaria que vive Venezuela ha sido orquestada y aprobada por el régimen como forma de apuntalar su poder.

El informe también analiza cómo en Venezuela se ha suprimido el Estado de Derecho, lo que imposibilita que el propio país pueda investigar y, en su caso, juzgar estos delitos, lo que justifica plenamente una acción judicial internacional.

Venezuela libera a 17 presos políticos por Maolis Castro – El País – 20 de Junio 2018

El grupo de estudiantes opositores excarcelados son los primeros en obtener la libertad plena

El gobierno de Nicolás Maduro ha concedido libertad plena a 17 presos políticos que se hallaban en calabozos del Estado oriental de Nueva Esparta. Delsa Solórzano, diputada opositora de la Asamblea Nacional, ha atribuido este martes las liberaciones a los trámites hechos por defensores de derechos humanos de Venezuela.

Esta es la cuarta liberación masiva de presos políticos y la primera vez que el régimen les otorga libertad plena desde que Maduro fue reelegido el pasado 20 de mayo en unos comicios calificados como ilegítimos por la oposición y la comunidad internacional. Se trata de estudiantes detenidos durante las protestas antigubernamentales de 2017.

Solórzano ha publicado en su cuenta de Twitter una lista con sus nombres: Ángel Gabriel Biagnini Tepedino, Miguel Ferrer López, Moisés Ferrer Vera, Pedro Luis Farías, Luis Martínez, Jesús Frank Sánchez, José Jesús Rosas, Andrés Ardiendo, Andrés Chimaras, Jesús Caraballo, Humberto Gómez, Luis Sánchez, Carlos Caraballo, Carlos Millán, Luis Enrique Mata, Zahir Morales y Jhemsem Silva. Días antes han liberado a otros 55 opositores detenidos, entre ellos Daniel Ceballos, exalcalde del municipio de San Cristóbal (Estado andino de Táchira), el mormón estadounidense Joshua Holt y 11 directivos del banco Banesco.

El gesto del gobierno no significa un cese de la persecución contra la oposición. Alfredo Romero, director de la ONG Foro Penal Venezolano, ha denunciado que continúan las detenciones por motivos políticos. Hasta el martes esta organización había indicado que existen 280 personas encarceladas por oponerse al Gobierno, mientras otras 7.300 están sujetas a procesos penales bajo medidas cautelares.

Para la oposición las recientes liberaciones obedecen a la presión internacional. Las sanciones de gobiernos extranjeros contra Maduro y sus aliados se han convertido en la verdadera preocupación del chavismo.

No solo se reduce a la asfixia económica ejercida principalmente por Estados Unidos y la Unión Europea contra altos funcionarios de venezolanos, sino de la condena de organizaciones de derechos humanos.

Venezuela es un país cada vez más aislado después de las manifestaciones antigubernamentales entre abril y julio de 2017. La Organización de Naciones Unidas (ONU) ha pedido este lunes que sea creada una comisión que investigue las violaciones de derechos humanos en el país y ha anunciado que divulgará un informe sobre el asunto, mientras que la administración de Maduro ha rechazado ser evaluado.

Denuncian persecución

La Organización de Estados Americanos (OEA) ha denunciado al gobierno de Maduro por planificar un posible encarcelamiento de la líder opositora María Corina Machado, jefa del partido político Vente Venezuela, en los próximos días.

De acuerdo con informaciones que han circulado en medios venezolanos, un informe de la Dirección de Contra Inteligencia Militar vincularía a Machado con un supuesto intento de magnicidio planeado por efectivos del Ejército contra Maduro. Muchos dirigentes de la oposición han caído detenidos después de habérseles acusado de presuntamente fraguar magnicidios.

Esto es visto como un riesgo por la comunidad internacional. “Se trata de una muestra adicional de la estrategia sistemática y generalizada que emplea la dictadura para perseguir, intimidar y detener arbitrariamente a las personas que se expresan contra régimen”, asegura el comunicado de la OEA.

Andrés Pastrana, expresidente de Colombia, no descarta un atentado contra la dirigente venezolana. “Queremos llamarle la atención a América Latina de esas falsedades para poner presa a María Corina Machado. No solamente tememos que la lleven a la cárcel, sino que también tememos por su vida”, ha dicho en una entrevista a NTN24.

Varios mandatarios latinoamericanos también se han solidarizado con Machado. Michel Temer, presidente de Brasil, ha enviado un comunicado que exige a Venezuela cesar su intimidación contra opositores. Para Iván Duque, el presidente electo de Colombia, ha tildado de “vergonzosa” la intimidación contra la líder venezolana. “Ese tipo de tácticas, de acallar la oposición, son nefasta”, ha agregado.

 

La comunidad internacional: ¿con quién concierta? por Trino Márquez – Blog Polis – 30 de Mayo 2018

Download (3)El recrudecimiento de las sanciones y amenazas, lleva a pensar a un grueso segmento de la oposición venezolana que la solución de la grave crisis nacional, se halla en la presión que sea capaz de sostener la comunidad internacional sobre el régimen cada vez más aislado, desprestigiado y sancionado de Maduro. Para que tal premisa se cumpla, resulta indispensable resolver algunos problemas internos que esa colectividad no puede corregir.

En su relación con los sectores democráticos venezolanos, desde finales de 2017, la comunidad internacional ha ido cambiando sus nexos, definidos hasta entonces sobre la base de una conexión fluida con la Mesa de la Unidad Democrática, instancia que agrupaba a la mayoría de la dirección opositora: la que gozaba de mayor prestigio y autoridad. Había sido un arduo trabajo de varios años lograr que la opinión pública internacional reconociera un interlocutor válido, al que le concediera valor y prestigio. Hugo Chávez se había encargado de demoler a AD y Copei, los grandes partidos históricos, las otras organizaciones languidecían y las nuevas agrupaciones no habían tenido tiempo para implantarse y desplegarse por el territorio nacional. La MUD a partir de 2010 se convierte en esa plataforma que la comunidad internacional estaba esperando que apareciera.

La atomización que se produjo recientemente dentro de los sectores adversos al régimen, modificó ese panorama. Ahora se mueven varios grupos en el escenario sin que ninguno de ellos posea la hegemonía. En la actualidad encontramos el Frente Nacional, la MUD, los factores que integran Vente Venezuela, los partidos que apoyaron a Henri Falcón durante la campaña electoral, el chavismo disidente y algunos núcleos realengos que, estricto sensu, no se ubican en ninguna de las facciones anteriores. Los voceros más activos de la comunidad internacional, especialmente Luis Almagro, secretario general de la OEA, Marco Rubio, senador republicano de Florida, y Antonio Tajani, presidente del Parlamento Europeo, mantienen contacto permanente con los miembros de las fracciones que decidieron abstenerse en las elecciones del 20-M, pero sus lazos con los otros segmentos opositores es muy precario o inexistente. Esta diferencia se entiende. Los voceros opositores más dinámicos e influyentes en el frente internacional son Julio Borges, Antonio Ledezma, Carlos Vecchio y Luis Florido, cuyos partidos forman o formaron parte de la MUD y, posteriormente, se negaron a asistir a la cita del 20-M. Son ellos quienes construyen los puentes con el exterior. Sin embargo, esta cercanía de ningún modo significa que sean esos dirigentes y sus agrupaciones los únicos que pueden potenciar la influencia foránea dentro del país. Para que ese respaldo se traduzca en una fuerza emancipadora, resulta esencial que vuelva a aparecer en el ambiente nacional una plataforma política y organizativa similar a la MUD, capaz de sintetizar los intereses y aspiraciones de ese espectro tan amplio y complejo de grupos y partidos que conforman la oposición. El Frente Nacional nació con esta misión, pero hasta ahora no ha pasado de ser una promesa.

Roberto Casanova, de Liderazgo y Visión, propuso recientemente en un artículo, organizar una consulta popular para que sean los ciudadanos quienes elijan un pequeño grupo de dirigentes, entre cinco y siete, que asuman la vocería y conducción de la resistencia y lucha contra el régimen. Sería una dirección colectiva conformada ad hoc, investida de la autoridad para trazar planes y definir metas para el corto, mediano y largo plazo. Una decisión de esta naturaleza implicaría que las organizaciones y líderes existentes cederían parte de su escaso protagonismo actual, en aras de alcanzar un grado de coherencia y unidad indispensable para enfrentar con éxito a un gobierno que luce acosado y débil, pero cuyo ocaso definitivo puede tomar años, con las graves consecuencias que esa dilación traería.

Además de las ventajas de contar con una dirección interna uniforme, ese núcleo dirigente, u otro elegido mediante un procedimiento distinto, podría convertirse en el interlocutor que la comunidad internacional está esperando para, concertados, actuar dentro de una línea coherente. La eficacia de la acción internacional se elevaría. Podrían establecerse parentescos complementarios entre la actividad foránea y la endógena. Esto sucedió en Sud África y en otras naciones beneficiadas por la solidaridad internacional.
Sin resolver las enormes diferencias internas existentes y sin una conducción homogénea y cohesionada que actúe como interlocutor de la comunidad internacional, los esfuerzos que esta realice se perderán. Los factores internos aparecerán como meros espectadores pasivos, en el mejor de los caso, de medidas adoptadas en el exterior, pero con escasa incidencia en la resolución final del drama venezolano.

Diáspora venezolana: problemas de hoy y soluciones de mañana por Tomás Páez – El Nacional – 18 de Junio 2018

1523540979038.jpgEn el ADN del “socialismo del siglo XXI”, el de toda la vida, se encuentra su extraordinaria capacidad corrosiva y destructiva de todo aquello que encuentre a su paso: tejido social, institucional y económico y en particular se ensaña y arrasa con el sistema de libertades y con la democracia liberal. Allí donde se ha instalado demuestra que es una máquina que produce miseria y éxodo humano. Lo hace con mucho encono a sus ciudadanos y al país al que devastan. En la medida en que el modelo agudiza el empobrecimiento de todos, en esa misma medidas catapulta el flujo migratorio que crecerá con un ritmo trepidante, indetenible.

El modelo venezolano, además de las características generales, posee rasgos propios. Por ejemplo, el régimen sustituyó el término “vendepatria” por el de “regalapatria”, única forma de explicar que Venezuela le garantice a la dictadura cubana el suministro religioso del petróleo mientras que en el país campean a sus anchas el hambre, la desnutrición y la crisis humanitaria.

La reciente decisión de la OEA lo expresa muy claramente al desconocer a un régimen que se autoproclamó en medio de una burda farsa electoral, y manifiesta su preocupación porque en Venezuela la democracia en una ficción. En la exposición de motivos de la organización, los países plasman su angustia por el severo retroceso de Venezuela en todos los ámbitos y su aflicción por la honda crisis humanitaria que ya ha cobrado la vida de los venezolanos.

Esa descomposición del país que se recoge en la citada declaración, engloba la respuesta a por qué el flujo migratorio se ha intensificado en los 2 últimos años, periodo en el que alcanzó la cifra de 1.800.000 venezolanos. Buscan en los países vecinos y fronterizos las medicinas, los alimentos y las divisas que su país les niega. Este número se suma a 1.600.000 que había emigrado entre 1999-2015.

El contexto en el que se produce este indetenible fenómeno migratorio, una hiperinflación que aumenta minuto a minuto, en medio de una aguda escasez de todo, incluidas las vacunas convencionales, y en medio de un empobrecimiento generalizado de toda la sociedad, le imprime a este características particulares y convierte la diáspora venezolana en un asunto prioritario para todo el subcontinente.

A los países de la región que han sentido el impacto de ese inmenso desplazamiento no les es ajena la gravedad de la situación que el régimen venezolano está creando a los venezolanos, y la conciencia de la crisis los lleva a ratificar su disposición de seguir apoyando el éxodo venezolano. Han hecho estudios pormenorizados de la diáspora con el objeto de facilitar su integración en el país de acogida. Este compromiso de los países vecinos hace que resulte más indignante aún la actitud del régimen venezolano que expresa odio hacia sus ciudadanos, ni siquiera es capaz de conmoverse frente a la trágica situación del país, de la cual son absolutos responsables. El profundo encono y resentimiento que alberga el gobierno lo resume una frase dicha por algunos de sus voceros: “Este país (Venezuela) me debe mucho”, nadie sabe a cuenta de qué.

Es realmente encomiable la voluntad y resolución con la que los países vecinos atienden un flujo migratorio de tan extraordinarias dimensiones. Pese a su determinación se enfrentan a las dificultades y a sus restricciones económicas, lo que hace difícil que puedan encarar este fenómeno migratorio de manera aislada. Es un desafío que no se soluciona con ocurrencias. La gestión de esta complejidad requiere el concurso de países, y organismos internacionales y además con relativa urgencia.

En tal sentido, son oportunas las disposiciones de la conferencia global sobre financiación del desarrollo que incluye un mandato dirigido a proteger a los refugiados e inmigrantes con el objeto de disminuir la presión y contribuir a que se respeten los derechos humanos y las libertades fundamentales, que se evite la explotación y la discriminación y se permita el acceso a los servicios básicos fundamentales. La decisión facilita la convocatoria de la ayuda internacional tanto en los efectos que produce la diáspora como en la necesidad de atacar las causas y revertir las condiciones que estimulan el éxodo de los venezolanos allí donde se origina.

Los impactos de la diáspora en los países de destino son tan diversos como plurales las características de quienes migran; sin embargo, comparten ciertos rasgos comunes. Los migrantes son parte de una sociedad absolutamente empobrecida y con muy escasos recursos para movilizarse. Muchos no han sido vacunados porque Venezuela carece de vacunas lo que constituye un riesgo epidemiológico para la región.

La diáspora está compuesta por emprendedores que invierten, crean riqueza y empleo y por personas con experiencia profesional y formación que contribuye al desarrollo de las empresas en todos los sectores de la actividad económica. Su capacidad les permite hacer aportes en los ámbitos de la investigación, la innovación, el desarrollo tecnológico y la formación de capital humano en los países de acogida o como empleado o trabajador por cuenta propia. Además, la diáspora está fraguando una nueva geografía de Venezuela cuyo análisis y explicación hace que resulte insuficiente el viejo enfoque de nación, y ello repercute en el ámbito de la política.

Quienes emigran aportan y adquieren nuevas competencias y habilidades, acceden a nuevas tecnologías y establecen nuevas relaciones y nuevas redes que serán de mucha utilidad para el migrante mismo y para los países de acogida y de origen. El masivo éxodo venezolano, por los efectos que genera, es un gran desafío para los países de la región que sienten su impacto, crea los problemas de hoy y las soluciones de mañana.

El hecho de que produce impactos y al mismo tiempo abre nuevas oportunidades que benefician a todos los agentes que participan del proceso: migrante y países de acogida y de origen, requiere otra mirada del fenómeno migratorio. Es necesaria una nueva perspectiva para diseñar estrategias y políticas públicas dirigidas a atender los efectos del flujo migratorio que, como hemos dicho, requiere la participación de países y organismos internacionales (OIT, ONU, CAF, BID, Cáritas, etc.) y al mismo tiempo considerar las oportunidades que abren los migrantes, sus organizaciones y redes, su know-how para el beneficio de todos. En el diseño y ejecución de la estrategia es necesario incluir a otros atores como: universidades, gremios empresariales, centros de investigación, gobiernos locales y regionales, ONG, etc.

La nueva geografía venezolana favorece la integración entre países, estimula la conexión y la puesta en marcha de proyectos conjuntos, alianzas estratégicas, joint ventures e impulsa la integración regional. Los migrantes y sus organizaciones se convierten en conectores de recursos (humanos, tecnológicos, financieros, comerciales) para contribuir al desarrollo de todos los involucrados.

Para reconstruir el país serán necesarios muchas inversiones, muchos proyectos y mucho esfuerzo, pues el deslave y el retroceso que se ha producido en estos 19 años han sido brutales. Los daños que la dictadura ha ocasionado son inconmensurables y recuperar el tiempo perdido demanda la activa participación de los organismos multilaterales, de nuevas tecnologías, recuperar el tejido social y la calidad de la interacción humana, la confianza y las libertades.

Lo ha malogrado todo: individuo, familia, interacción social, infraestructura, instituciones, economía, servicios, ambiente y que el lector agregue lo que con seguridad falta. Lo poco que ha podido quedar en pie se lo debemos al muro de contención que han erigido los defensores de la libertad y la democracia, cada vez más perseguidos, acorralados y limitados en su accionar.

La recuperación de la democracia y el inicio del proceso de reconstrucción del país se transforman en una convocatoria a la inversión privada nacional e internacional, a la movilización de recursos y proyectos en la región y el mundo. En ese terreno las redes de la diáspora se suman a las que existen en el país. La agenda de trabajo es muy amplia: la seguridad social convertida en letra muerta, la modernización del sistema judicial, la recuperación de la cultura del trabajo y la mejora en el ámbito de las relaciones laborales, la creación de infraestructura, la recuperación de la educación y la salud y los servicios elementales de agua, transporte, electricidad y gas.

Todos estos son temas de interés para gobiernos, instituciones y empresas del subcontinente y el mundo, y allí la diáspora tiene reservado un importante papel, que ya está desempeñando. La honda crisis venezolana, cuando recuperemos la democracia y se inicie el proceso de reconstrucción, se convertirá en una gran oportunidad para el desarrollo regional, y la diáspora, en uno de los puentes de oro para facilitar ese proceso: convierte los problemas de hoy en soluciones de mañana.

 

A %d blogueros les gusta esto: