elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: OEA

Declaración del Grupo de Lima – 21 de Mayo 2018

Los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía, expresan lo siguiente:

No reconocen la legitimidad del proceso electoral desarrollado en la República Bolivariana de Venezuela que concluyó el pasado 20 de mayo, por no cumplir con los estándares internacionales de un proceso democrático, libre, justo y transparente.

Acuerdan reducir el nivel de sus relaciones diplomáticas con Venezuela, para lo cual llamarán a consultas a los embajadores en Caracas y convocar a los embajadores de Venezuela para expresar nuestra protesta.

Reiteran su preocupación por la profundización de la crisis política, económica, social y humanitaria que ha deteriorado la vida en Venezuela, que se ve reflejada en la migración masiva de venezolanos que llegan a nuestros países en difíciles condiciones y en la perdida de la instituciones democráticas, el estado de derecho y la falta de garantías y libertades políticas de los ciudadanos.

Deciden presentar en el marco del 48° periodo de sesiones de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos una nueva resolución sobre la situación en Venezuela.

A fin de atender la situación derivada por el preocupante incremento en los flujos de venezolanos que se ven obligados a abandonar su país y por el impacto que esta situación está teniendo en toda la región, deciden adoptar las siguientes medidas:

Convocar a una reunión de alto nivel con autoridades responsables del tema migratorio y de refugio para intercambiar experiencias y definir los lineamientos de una respuesta integral, incluyendo temas de facilidades migratorias y documentos de identidad. En ese sentido, aceptan el ofrecimiento de Perú de ser sede de dicha reunión la primera quincena de junio.

Considerar la posibilidad de realizar contribuciones financieras a los organismos internacionales competentes para fortalecer las capacidades institucionales de los países en la región, especialmente los países vecinos, para atender el flujo migratorio de venezolanos.

Deploran la grave situación humanitaria en Venezuela y tomando en cuenta las implicaciones en materia de salud pública para toda la región deciden adoptar las siguientes medidas:

Convocar a una reunión de alto nivel con autoridades responsables del sector salud para coordinar acciones en materia de salud pública y fortalecer la cooperación para atender la emergencia epidemiológica.

Apoyar el suministro de medicamentos por instituciones independientes y las acciones de vigilancia epidemiológica en Venezuela y en sus países vecinos, en particular frente a la reaparición de enfermedades como sarampión, paludismo y difteria.

Reiteran el párrafo 4 de la Declaración de Lima del 8 de agosto de 2017 y, con objeto de contribuir a preservar las atribuciones de la Asamblea Nacional, acuerdan adoptar, siempre que su legislación y normativa interna lo permitan, las siguientes medidas en el ámbito económico y financiero:

Solicitar a las autoridades competentes de cada país que emitan y actualicen circulares o boletines a nivel nacional que transmitan al sector financiero y bancario el riesgo en el que podrían incurrir si realizan operaciones con el gobierno de Venezuela que no cuenten con el aval de la Asamblea Nacional, incluyendo convenios de pagos y créditos recíprocos por operaciones de comercio exterior –incluido bienes militares y de seguridad.

Coordinar acciones para que los organismos financieros internacionales y regionales procuren no otorgar préstamos al Gobierno de Venezuela, por la naturaleza inconstitucional de adquirir deuda sin el aval de su Asamblea Nacional, excepto cuando el financiamiento sea utilizado en acciones de ayuda humanitaria teniendo presente previo a su otorgamiento, los posibles efectos no deseados en economías de terceros países más vulnerables.

Intensificar y ampliar el intercambio de información de inteligencia financiera, a través de los mecanismos existentes, sobre las actividades de individuos y empresas venezolanas que pudieran vincularse a actos de corrupción, lavado de dinero u otras conductas ilícitas que pudiera derivar en procedimientos judiciales que sancionen dichas actividades criminales, tales como en el congelamiento de activos y la aplicación de restricciones financieras.

En el marco de los estándares internacionales fijados por el Grupo de Acción Financiera (GAFI) y de los mecanismos operacionales ya existentes, se insta a contar con un análisis de riesgo de lavado de activos y financiamiento al terrorismo, y se propone además que los países sensibilicen al sector privado en sus jurisdicciones, sobre las amenazas y riesgos de lavado de dinero y corrupción que han identificado en Venezuela y que afecten a la región, lo que ampliará la capacidad de prevenir o detectar posibles actos ilícitos con mayor oportunidad.

De igual forma, se solicita a las Unidades de Inteligencia Financiera y a las autoridades competentes de cada país, que emitan y actualicen guías, circulares o boletines a nivel nacional que alerten a las instituciones financieras sobre la corrupción en el sector público venezolano y los métodos que los servidores públicos venezolanos y sus redes pueden estar usando para esconder y transferir recursos procedentes de actos de corrupción.

El Grupo continuará dando seguimiento al desarrollo de la situación en Venezuela con el objeto de adoptar las medidas adicionales que correspondan, de manera individual o colectiva, para favorecer el restablecimiento del estado de derecho y el orden democrático en ese país.

 

Declaración de condena de la farsa electoral en Venezuela – IDEA – 21 de Mayo 2018

Los Ex Jefes de Estado y de Gobierno firmantes de las declaraciones de Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA), expresamos nuestra más severa condena por la falsificación democrática que ha tenido lugar en Venezuela este día 20 de mayo, al convocarse y realizarse, por órdenes de una asamblea constituyente inconstitucionalmente establecida, formada contraviniéndose el principio del voto universal directo y secreto, unas elecciones presidenciales fingidas; bajo un sistema electoral integralmente corrompido y fraudulento, que es administrado por un Poder Electoral cabalmente controlado por la misma dictadura; ello, con el único fin de encubrir la prórroga de Nicolás Maduro Moros y su ejercicio de facto de la Presidencia de la República.

Aún más grave resulta el contexto, al precederlas actos de tortura e inusitada violencia por las autoridades del gobierno y militares ante la omisión cómplice del Ministerio Público, en las instalaciones irregulares donde se deposita a los presos políticos, y la inmoral compra de petróleo en el extranjero para subsidiar a la República de Cuba, en medio del colapso total de la economía y del orden social en Venezuela. Lo que se suma a las secuelas de muertos por la violencia criminal desbordada, la hambruna o la falta de atención sanitaria, masivas migraciones de la población que desintegran familias y comunidades, obras todas del despilfarro, de la corrupción generalizada del régimen dictatorial, que ha llevado al país a un endeudamiento ilimitado, al default, a la devaluación de la moneda, y una hiperinflación que no tienen precedentes o paralelos en la historia del mundo.

En consecuencia:

(1)Hacemos un llamado a la comunidad internacional para que hagan formal desconocimiento de la farsa electoral que ahora sostiene en el poder al dictador Nicolás Maduro Moros, retirando los embajadores acreditados ante su gobierno, y manteniendo una severa vigilancia de las violaciones masivas y sistemáticas de derechos humanos que ocurren en Venezuela; incrementando las sanciones y medidas de incautación de los dineros producto de las actividades criminales y la corrupción gubernamentales; e impidiendo el libre tránsito por el extranjero de los responsables de las mismas, sus familiares y de quienes coluden con la dictadura.

(2) Demandamos se proceda a la suspensión de la participación de Venezuela en la Organización de los Estados Americanos, en aplicación del artículo 21 de la Carta Democrática Interamericana.

(3) Instamos a alguno de los Estados partes del Estatuto de Roma, para que refiera a la Corte Penal Internacional el informe que sobre los crímenes de lesa humanidad de la dictadura de Nicolás Maduro Moros ha preparado la Secretaría General de la OEA.

(4) Exigimos se resuelva integralmente la asistencia humanitaria de residentes y migrantes, la urgente liberación de los presos políticos, y medidas de protección de la vida e integridad personal para los líderes de la oposición verdadera que aún permanecen en Venezuela.

Oscar Arias, Costa Rica
José María Aznar, España
Nicolás Ardito Barletta, Panamá Belisario Betancur, Colombia Fernando De la Rúa, Argentina Felipe Calderón, México
Rafael Ángel Calderón, Costa Rica Laura Chinchilla, Costa Rica Alfredo Cristiani, El Salvador Vicente Fox, México
Eduardo Frei, Chile
Felipe González, España
20 de mayo de 2018
Osvaldo Hurtado, Ecuador
Ricardo Lagos E., Chile
Andrés Pastrana, Colombia
Luis Alberto Lacalle, Uruguay
Jamil Mahuad, Ecuador
Mireya Moscoso, Panamá
Jorge Tuto Quiroga, Bolivia
Miguel Ángel Rodríguez, Costa Rica Julio María Sanguinetti, Uruguay Álvaro Uribe V., Colombia
Juan Carlos Wasmosy, Paraguay
Es auténtico:
Asdrúbal Aguiar Secretario General de IDEA
http://www.idea-democratica.org

EEUU dice que proceso del #20May en Venezuela son “línea roja” para la comunidad internacional – La Patilla – 11 de Mayo 2018

Carlos-Trujillo-voanews.jpg
Carlos Trujillo, embajador de Estados Unidos ante la OEA habló con VOA sobre las elecciones en Venezuela previstas para el 20 de mayo

El embajador de Estados Unidos ante la Organización de Estados Americanos, OEA, Carlos Trujillo, habló con la Voz de América sobre el proceso que se realizará en Venezuela el 20 de mayo y cuya legitimidad ha sido cuestionada por, al menos, 16 países del Hemisferio.

El diplomático aseguró que los militares venezolanos “tienen que hacer justicia”. Trujillo explicó que su llamado implica que los militares “no deben estar detrás de un líder que no es legítimo, no pueden abusar del pueblo ni pueden torturar a civiles”, advirtiendo, al mismo tiempo, que una vez que la democracia retorne a su país, quienes violen “la verdadera Constitución” venezolana, tendrán que responder ante la justicia.

El embajador Trujillo aseguró que después del 20 de mayo, “la conversación va a cambiar”, al convocar la imposición de sanciones más drásticas contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro por parte de la comunidad internacional.

Las elecciones en Venezuela son una “línea roja” para comunidad internacional según el embajador Trujillo.

“¿Hasta cuándo vamos a aguantar a un presidente que abusa de su pueblo?”, preguntó el embajador de EE.UU. ante la OEA al asegurar a la Voz de América que las cuestionadas elecciones venezolanas, marcan una “línea roja” para la comunidad internacional.

“Una mafia gobierna a Venezuela” señaló el embajador estadounidense ante la OEA quien explicó por qué la administración del presidente Donald Trump considera la crisis venezolana como una amenaza para la seguridad nacional estadounidense.

La entrevista del embajador de EE.UU. ante la OEA Carlos Trujillo fue concedida a la VOA en anticipación a la elección del 20 de mayo.

 

Latinoamérica debe sancionar a Maduro por Sabrina Martín – Panampost – 7 de Mayo 2018

mike-pence-venezuela-oea.jpg

El vicepresidente estadounidense urgió a las naciones presentes a cumplir con tres medidas fundamentales contra el régimen de Nicolás Maduro

Mike Pence a la OEA: “El objetivo es restaurar la democracia de Venezuela. Pero hay que hacerlo rápido” (Flickr)

Por primera vez el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, se dirigió a más de dos docenas de países en la Organización de Estados Americanos (OEA) donde anunció nuevas sanciones contra tres presuntos narcotraficantes relacionados con la dictadura en Venezuela.

En su histórico discurso, Pence urgió al régimen de Nicolás Maduro a suspender las fraudulentas elecciones que se llevarán a cabo el próximo 20 de mayo, y donde está previsto que este sea reelecto como mandatario en un ambiente electoral sin garantías democráticas ni un Consejo Nacional Electoral imparcial.

Asímismo urgió a las naciones presentes a cumplir con tres medidas fundamentales contra el régimen de Nicolás Maduro: En primer lugar, interrumpir las actividades de los líderes venezolanos corruptos relacionadas con lavado de dinero; segundo, prohibir las visas a funcionarios del chavismo que respaldan la dictadura; y por último, hacer que Nicolás Maduro “rinda cuentas por destruir la democracia en Venezuela”.

No es la primera vez que Estados Unidos urge a los países de la región a emitir sanciones y ser más frontales ante la dictadura de Maduro, pero si en la que el vicepresidente lo hace con tal contundencia ante los países de la OEA.

“Sé que llegará el día como Simón Bolívar declaró, un pueblo que ama la libertad al final del camino será libre, sé que Venezuela será libre una vez más”.
A continuación las claves del discurso del funcionario estadounidense:

1) Hacer cumplir la Carta Democrática: En su discurso Pence resaltó que la Carta de la OEA establece como requisito que las naciones miembros sean libres y democráticas, razón por la cual instó a los países a suspender y expulsar a Venezuela de dicho organismo.

“Cuando el pueblo pierde su voz, su voto, pierden su vida. Es hora de activar la Carta Interamericana (…) los nubarrones de la tiranía siguen sobre nosotros. (…). Las semillas de la dictadura cubana rinden fruto en Nicaragua y Venezuela.”

“Hacemos un llamado a que suspendan a Venezuela de la OEA (…) esta es una institución dedicada a la democracia. Una Venezuela pacífica y estable es lo que más le conviene a nuestro hemisferio. El pueblo de Venezuela merece la democracia”, sentenció.

2) Tiranía en exhibición: El vicepresidente de Estados Unidos señaló que en Venezuela la dictadura y la tiranía se encuentran en plena exhibición. Responsabilizó a Nicolás Maduro por cada uno de los males que aquejan al país suramericano.

“En Venezuela la tiranía se encuentra en plena exhibición, y el responsable es Nicolás Maduro. Maduro solo ha dado a Venezuela sufrimiento. Las oportunidades se han evaporado, 9 de cada 10 viven en pobreza”.

“Maduro les prometió seguridad, pero Venezuela se ve plagada de caos y dlincuencia, prometió renovada grandeza, pero solo le ha dado a esa nacion sufrimiento”, señaló.

El funcionario estadounidense resaltó que Maduro logró el “éxodo transfronterizo más grande del hemisferio” con la huida de almenos 5.000 venezolanos por día.

3) Las elecciones son una farsa: “Ya Maduro ha dado señales de que recurrirá al totalitarismo para manipular las elecciones, no habrá una verdadera elección en Venezuela y el mundo lo sabe, será una elección falsa con un resultado falso”, señaló Pence.

Agregó que Maduro se ha asegurado que con su gobierno el narcotráfico y el terror perduren y que por esa razón es que busca perpetuarse en el poder.

“Hoy hago un llamado a Nicolás Maduro para que suspenda estas elecciones simuladas y realice elecciones reales, libres, justas, transparentes, y le dé al pueblo de Venezuela las elecciones democráticas que se merece”.

4) “Estados Unidos no se quedará ocioso mientras Venezuela se viene abajo”: En su discurso, Pence anunció nuevas sanciones a funcionarios vinculados con el narcotráfico en Venezuela.

Aunque no mencionó los nombres, en paralelo el Departamento del Tesoro publicó los nombres de los involucrados con las diferentes empresas.

“Estados Unidos está dispuesto a hacer más para apoyar al pueblo venezolano”, sentenció.

5) “Maduro entorpece la ayuda humanitaria”: “Toca la ayuda humanitaria, y hay un hombre que entorpece todo esto. Durante meses Maduro se ha negado a permitir ayuda humanitaria, ha llegado el momento de abrir Venezuela a la ayuda internacional y hágalo ahora”, instó Pence a Maduro.

En su discurso el funcionario agradeció a las naciones que ayudan a los venezolanos que huyen y a aquéllas que han tomado medidas y sanciones contra la dictadura.

6) Consenso internacional: Pence anunció que existe un consenso internacional para hacer que Maduro rinda cuentas a nivel internacional y exigió a las naciones presentes que asuman nuevas medidas para seguir presionando a la dictadura.

“Ha llegado el momento de hacer más, cada país que está aqui debe tomar medidas, hago un llamado a todas las naciones a tomar tres medidas concretas”

1. Que el sistema financiero no permita el lavado del dinero de líderes corruptos.
2. Que se suspendan las visas y tránsito a los funcionarios y líderes del régimen de Maduro no entren en sus países
3. Que Maduro rinda cuentas por destruir el pueblo de Venezuela.

“El objetivo es restaurar la democracia de Venezuela. Pero hay que hacerlo rápido”, señaló.

Pence denuncia “oscura nube de tiranía” sobre Cuba y Nicaragua

El vicepresidente estadounidense aprovechó la oportunidad para denunciar que Cuba ha sido la culpable de la exportación de su ideología fallida en otro países de la región y aseguró que su país no va a seguir administrando sus servicios de inteligencia.

“El día de hoy la semilla de la tiranía cubana rinde frutos en Nicaragua y Venezuela (…) estamos con el pueblo y la libertad de Cuba¡Qué viva Cuba libre!”, dijo

Asimismo, Pence hizo enfasis también en la situación del pueblo nicaragüense lamentando y condenando las acciones del régimen de Daniel Ortega.

“El pueblo de Nicaragua merece algo mejor que esa represion que empeora”, dijo el vicepresidenta al mismo tiempo en que instó al Gobierno a que permita que la Comision Interamericana de Derechos Humanos entre a Nicaragua para investigar los terribles hechos violentos que han dejado más de 60 fallecidos y unos 400 heridos en el marco de la ola de manifestaciones gubernamentales.

Con contribución de Karina Martín

Convocatoria sesión extraordinaria OEA – 17 de Abril 2018

Cuba al estrado por Antonio Sánchez García – Blog de Montaner – 14 de Abril 2018

Unknown.jpeg

Como lo diría el bardo newyorkino Bob Dylan en una canción inolvidable: “The Times They Are a-Changin”: los tiempos están cambiando. Gracias, Luis Almagro.

Sesenta años de historia, inconmovibles y ya aceptados como una segunda naturaleza caribeña destinada a reinar por los siglos de los siglos, se han visto sacudidos por una declaración del Secretario General de la OEA, Luis Almagro, que rompe con los paradigmas calcificados de una organización multinacional que luego de echar a la dictadura castrista de su seno decidió dejarla vegetar intocada y eternizarla en el limbo de lo intocable. Cuba, la indiscutible, la admirada, la consentida y heroizada, sube al estrado. Sus crímenes revalsaron la paciencia. La tiranía enfrenta, por primera vez en su longeva historia, el cuestionamiento radical de las más altas instancias colegiadas de la región. Luis Almagro acaba de declarar en un encuentro público con representantes auténticos de la sociedad civil cubana, en Lima, que es inadmisible que Raúl Castro, amo y señor feudal de una sociedad prácticamente en estado de catalepsia política, de paso a una sucesión dinástica y entronice a uno de los suyos como futuro príncipe y tirano de la isla. El reino ha sido sacudido. La tiranía no va más.

Es un cambio de paradigmas de 180 grados. Hace nada, durante el secretariado del socialista chileno José Miguel Insulza, se le veía exultante caminando a la vera de un sonriente Fidel Castro creyendo posible lograr lo que coronaría su reinado con un logro de valor trascendental: volver a los Castro al seno de la comunidad hemisférica. En gloria y majestad. Sin cambiar un ápice en su conformación tiránica. Y lo insólito no fue la propuesta, que no encontró una sola oposición en el seno de la organización que consideraba que de Occidente y a pocas millas de La Florida no sólo era normal sino altamente deseable que la dictadura más longeva y sanguinaria se sentara en la mesa de discusiones de la asamblea general, Par entre Pares e igual entre iguales, en Washington, a no más de siete minutos de la Casa Blanca – como acaba de recordárselo a Donald Trump el periodista argentino Andrés Oppenheimer – y tras de una docena de gobiernos republicanos y demócratas, junto a democracias impolutas como la norteamericana, la canadiense, y las pocas dignas de mención que por entonces sobrevivían. Lo insólito fue el despreciativo rechazo de Fidel, que por entonces seguía haciendo de las suyas y quien consideró una humillación y un desaire que se le invitara a participar de un arrejuntamiento de genuflexos, arrodillados y postrados ante los amos del imperio. Resonó burlona la guasa de Carlos Puebla cantando “con la OEA o sin la OEA, ganaremos la pelea”. A más de medio siglo de distancia, los Castro proclamaban su victoria ante un Secretario General genuflexo y dispuesto a lamerles las botas. Nada de que asombrarse: era y sigue siendo la tiranofilia de las izquierdas latinoamericanas.

Fue hace nada, pero parecieran siglos. Chávez vivía y se paseaba majestático por los foros internacionales, recibía saludos cordiales de Barak Obama, al que le regalaba, panfletario, “Las venas abiertas de América Latina”, del uruguayo Eduardo Galeano. Sin siquiera imaginar que además de recibir la aterradora visita de la Parca, que asistida por Fidel Castro lo descuartizara sobre una camilla del CIMEQ, en donde recibiría la debida momificación esperando el traslado final a su patria devastada, los días de José Miguel Insulza estaban contados y desde la nación de Galeano y Pepe Mujica, del gabinete mismo del ex tupamaro, saldría la figura que impulsaría y acompañaría el giro copernicano que ha comenzado a dar América Latina, con Kirchner muerto, su mujer con un pie en la cárcel, Dilma defenestrada, Lula en chirona cumpliendo una pena de doce años – una cifra mágica – y que “Der Schlächter” – el carnicero, como llamara la revista alemana Der Spiegel a Nicolás Maduro – sería repudiado, rechazado y aislado por todas las democracias del mundo, salvo las de Bolivia y Nicaragua, si se las puede considerar de tales.

En lo más oscuro de la noche, comenzó el amanecer. El golpe de Luis Almagro da en el corazón, tiránico, de la América Española. Es un pase de factura de dos siglos. Cuba no sólo fue el último reducto de los invasores españoles, mientras los venezolanos libraban la Guerra a Muerte y sacrificaban trescientas mil almas por independizarse ellos e independizar a otras cuatro naciones, sino que fue en su pasado colonial la sociedad más esclavista y más racista de la región. El prostíbulo de la marinería de la Flota, durante sus tres siglos de historia. Y el mayor reducto importador de titulos de nobleza de la Corona y de esclavos africanos para satisfacer a su sacarocracia, cuando ya el esclavismo había sido desterrado de América. Todo ello según datos fidedignos del más grande historiador cubano de la modernidad, Manuel Moreno Fraginals (Cuba/España España/Cuba). Hoy es la única tiranía latinoamericana, a título propio. Que la venezolana, para su deshonra, no pasa de satrapía. Una dictadura subordinada.

Al parecer, Latinoamérica recomienza su heroica aventura por la libertad. Retoma la tarea interrumpida en 1959. Se derrumban los viejos mitos y se destierran las añejas y manoseadas certidumbres. Como lo diría el bardo newyorkino, Bob Dylan en una canción memorable: “times, they are in changing”: los tiempos están cambiando. Gracias, Luis Almagro.

 

Declaración sobre Venezuela – Cumbre de las Americas – 14 de Abril 2018

macri-cumbre-de-las-americas-peru-1920-2.jpg

Los Jefes de Estado y de Gobierno de Argentina, Bahamas, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía, y el Vicepresidente de los Estados Unidos, reunidos con ocasión de la VIII Cumbre de las Américas; ante la persistente situación de quiebre del orden constitucional en Venezuela y preocupados por el agravamiento de la crisis política, económica, social y humanitaria en ese país:

1.Hacen un urgente llamado al gobierno venezolano para que lleve a cabo elecciones presidenciales con las garantías necesarias para un proceso libre, justo, transparente y democrático, sin presos políticos, que incluya la participación de todos los actores políticos venezolanos, y ratifican que unas elecciones que no cumplan con esas condiciones carecerán de legitimidad y credibilidad.

2. Expresan su determinación de seguir impulsando, especialmente en el ámbito de la OEA, acciones e iniciativas que contribuyan a la restauración de la institucionalidad democrática, el respeto de los derechos humanos, y la plena vigencia del estado de derecho.

3.Refrendan su apoyo a la Asamblea Nacional de Venezuela y reiteran que los actos jurídicos que conforme a su Constitución requieran de autorización de dicha asamblea solo serán reconocidos cuando ésta los haya aprobado y en ese contexto, considerarán nuevas medidas que contribuyan al pleno respeto de sus facultades constitucionales en materia económica y financiera.

4.Exhortan a los organismos especializados, agencias, fondos y programas del Sistema de las Naciones Unidas y de la OEA a implementar de manera inmediata un programa de asistencia humanitaria para aliviar la situación de sufrimiento y escasez que padece el pueblo de Venezuela. En tal sentido, reiteran su llamado al gobierno venezolano para que permita el ingreso y distribución de la ayuda humanitaria que mitigue los graves efectos del desabastecimiento, especialmente de alimentos y medicinas.

5.Expresan su profunda preocupación por el creciente éxodo de ciudadanos venezolanos que se han visto obligados a abandonar su país como producto de la crisis y exhortan a los organismos internacionales pertinentes a elaborar de manera inmediata, un programa de apoyo y fortalecimiento de capacidades de los países de la región para atender las distintas necesidades, incluidas las de seguridad, derivadas de este éxodo.

6.Exhortan a los miembros de la comunidad internacional para que apoyen los esfuerzos y decisiones de los países de la región a fin de contribuir al restablecimiento de la democracia en Venezuela. Hacen en este sentido un llamado a los países que han adoptado medidas a ampliarlas y fortalecerlas.

7.Subrayan la importancia de que la comunidad internacional apoye la recuperación económica de Venezuela, una vez restaurado el orden democrático y constitucional.

Lima, 14 de abril de 2018

 

Almagro: “América está sacándose las partes podridas por la corrupción” por Jan Martínez Ahrens – El País – 12 de Abril 2018

El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA) analiza, ante la Cumbre de las Américas, los grandes desafíos continentales: la corrupción, Venezuela, Cuba, EE UU y China

1523466368_837184_1523516662_noticia_fotograma.jpg
América ha empezado a girar. Hace tres años, el deshielo con Cuba y el espectro de la recesión económica centraban los focos. Ahora, un vendaval político recorre el continente. Las sacudidas van desde la presidencia de Donald Trump y la agónica crisis venezolana hasta la ola de encarcelamientos y dimisiones por corrupción. Un vertiginoso carrusel que se dará cita en la VIII Cumbre de las Américas que se celebrará este viernes y sábado en Lima (Perú) y que tiene como actor de excepción al secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro. “De la cumbre debería salir una mejora de la democracia, el comercio y la cooperación”, dice sonriente este diplomático uruguayo que fue canciller con José Mujica. La entrevista se celebra en su residencia oficial. Es domingo por la mañana en Washington y un sol gélido presagia nevada.

Pregunta. Se viven días convulsos en América. ¿Qué está pasando?

Respuesta. Durante mucho tiempo, el continente pretendió que todo iba bien, pero las malas prácticas se iban acumulando, la corrupción llegó a ser rampante y campante como en el caso Odebrecht, y el sistema político se vio afectado; a veces por cooptación del poder judicial, a veces por el bloqueo del trabajo parlamentario. Ahora se está viviendo una reacción. Los sistemas políticos están tratando de curarse, de operar para sacarse las partes podridas y sanar las infecciones.

P. Esa es una lectura positiva del encarcelamiento de Lula y de la dimisión de Kuczynski.

R. Lo peor que puede ocurrir con la corrupción es que no sea juzgada. Lo que estamos viviendo es un desarrollo, un crecimiento del sistema democrático. Esa es la esencia de lo que está pasando en el continente.

P. ¿En qué caso consideraría que la cumbre ha sido un éxito?

R. En el caso de que se logre un fortalecimiento del sistema interamericano anticorrupción y de los mecanismos que lo hacen efectivo. Si se les otorgan recursos adicionales para que desarrollen su trabajo, eso sería un éxito.

P. ¿Espera declaración conjunta sobre Venezuela?

R. Estas cumbres son recordadas por el contexto político. La anterior quedó marcada por el retorno de Cuba. Y en este caso, por la ausencia de Venezuela y su crisis. No espero una declaración, porque no hay consenso, pero sí pronunciamientos fuertes y una suma de acciones. El único camino con Venezuela pasa por la presión internacional, por endurecer sanciones para abrir un espacio de negociación que permita la transición democrática. La comunidad interamericana debe dar lo máximo de sí y mantener la tensión. Ir más allá de las sanciones de UE, EE UU y Canadá.

P. Pero se ha avanzado, ¿no?

R. El régimen siente la presión internacional. Ya no vive en la impunidad del pasado. Eso se ha revertido. La OEA ha aprobado declaraciones contra la alteración del orden constitucional y pidiendo el retorno a la democracia y que se pospongan las elecciones por su ilegitimidad. Y ahora hay que redoblar esfuerzos para inducir ese proceso de transición.

P. Hay quien sostiene que es injusto dejar fuera de la cumbre a Venezuela por razones internas.

R. La ausencia de Venezuela demuestra que los países del continente están preocupados ante la instalación de una nueva dictadura en el hemisferio. Es un mensaje que señala lo indeseable que es el funcionamiento del sistema político venezolano. Eso es lo importante. Ahora bien, también debe haber uno sobre Cuba, porque es una dictadura peor que Venezuela.

P. Hay un actor que no está en la cumbre pero del que todos hablan: China. ¿Es un factor de desestabilización o de desarrollo?

R. China es uno de los principales socios comerciales de Brasil, Argentina, Uruguay, Chile, Colombia, Ecuador y Perú. Y esa es una relación positiva e importante. Es más, los términos de intercambio, que eran históricamente desfavorables, se han invertido: los bienes de capital importados son más baratos y las materias primas que exportamos más caras. Nunca vi a China violar ningún acuerdo.

P. Pero EE UU quiere reducir la influencia china y presiona para ello.

R. Una relación bilateral hay que saberla trabajar y no hay país en el continente que se oponga a tener más comercio, inversión y cooperación con EE UU. Pero también se necesitan respuestas positivas de EE UU.

P. Una mejor oferta…

R. La posibilidad lidiar con ofertas positivas. Desde el punto de vista político, es obvio, que la participación de EE UU en foros internacionales es mucho más importante que la de China. El papel de Washington en el BID o en la OEA es determinante, pero lo que falta es una oferta más favorable desde el punto de vista comercial y económico. La influencia de China se mide más en términos económicos que políticos.

P. Trump, que al final no acude a la cumbre, ha abierto un conflicto fronterizo con México, ha declarado la guerra arancelaria, puesto en duda el Tratado de Libre Comercio, salido del Acuerdo Transpacífico… ¿No considera que EE UU es un factor de inquietud regional?

R. Con Estados Unidos tenemos una retórica muy ligada a la política interna y que ha afectado relaciones bilaterales, como en el caso de México. Pero si se miden los hechos más que las palabras, hay mucha continuidad. La Administración de Barack Obama deportó más latinoamericanos que todos los que vaya a deportar Trump. En los hechos hay una continuidad, lo que ha cambiado es el discurso, la retórica.

P. ¿Y no teme la retórica?

R. La relación con Latinoamérica siempre ha sido extraordinariamente favorable para EE UU. ¿Por qué romperla? Lo ideal sería que fuéramos con una agenda para mejorar la defensa de derechos humanos, la democracia, el comercio y la cooperación. Eso es lo que debería salir de la cumbre.

 

Maduro bajo la amenaza de una intervención humanitaria por Manuel Malaver – Noticiero Digital – 25 de Marzo 2018

manuelmalaver.jpgUna forma de intervención militar extranjera ocurrirá en Venezuela en los próximos meses y no hay dudas que se hará bajo la modalidad de una intervención humanitaria.Pienso que normada en la doctrina que la ONU sentó para la región cuando Haití rodó por el caos después del golpe de estado contra Jean-Bertrand Aristidi el 29 de febrero del 2004, y una fuerza multilateral, la Minustah (Misión de Estabilización de la ONU en Haiti) e integrada, principalmente, por Estados Unidos, Francia, Canadá y Chile, pasó a ser la responsable del proceso de restablecimiento de la vida democrática en el país de Petión que duró 10 años.Es bueno subrayar que “caos político” no es equivalente a “crisis humanitaria”, si bien sus efectos letales sobre la producción y distribución de los bienes de primera necesidad, concluyen en atribuirle una inevitable similitud.Aún más, una crisis humanitaria desencadenada por razones políticas, como serían las de gobiernos interesados en alguna suerte de limpieza étnica, ideológica, partidista o religiosa, puede transcurir en perfecto orden, pero en este caso el “orden” es parte de la crisis humanitaria y no puede alegarse para no tener judicialmente la misma calificación y condena.

No es el caso de la Venezuela del régimen dictatorial y socialista de Maduro, donde caos y crisis humanitaria van de la mano, son consustanciales y ello allanaría el camino para arribar a las definiciones y precisiones jurídicas que son imprescindibles para que la ONU repita en Venezuela la experiencia de Haití.

Aunque, lo más seguro, es que en la situación de Venezuela y su caos político y crisis humanitaria, tal misión sea puesta en manos de la OEA que, en la vocería de su Secretario General, Luis Almagro y de gobiernos como los de Estados Unidos, México, Colombia, Perú, Argentina y Brasil, sería el organismo llamado a poner fin a la tragedia y devolver el país a la normalidad.

No debe descartarse, sin embargo, una intervención humanitaria unilateral o bilateral, en caso de que fracase la multilateral -sea de la ONU o de la OEA-, y no hay dudas que la misma puede llegar por una decisión del gobierno de los Estados Unidos que preside Donald Trump, o del colombiano que ya estará en manos del actual candidato a la presidencia, Iván Duque, para mediados de mayo, ciudadanos con sobradas razones para querellarse con un régimen que no esconde sus preferencias -a la hora de buscarse enemigos-, por los presidentes de los países con las democracias más viejas del continente.

En lo que se refiere a los Estados Unidos, no debe olvidarse que fue el primer país de América en colocarle la etiqueta de “dictadura” al gobierno de Maduro, de acusarlo de violaciones de los derechos humanos, de ser pieza clave del narcotráfico internacional y aliado del terrorismo islámico, haciéndolo objeto de sanciones que van, desde prohibirles el ingreso a sus funcionarios, hasta congelarles los activos, pasando por juzgarlos en tribunales por causas relacionadas con la corrupción y el narcotráfico.
Pero lo más grave es que el presidente Barack Omaba había declarado en un decreto que firmó el 9 marzo del 2015, que el gobierno de Maduro “es una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad de Estados Unidos” y que pasaba a tenerlo entre sus objetivos políticos y militares”, declaración que acaba de ser ratificada por la Administración Trump.

En cuanto a Colombia, puede señalarse como el primer país de la región en sufrir las consecuencias del éxodo masivo de venezolanos a su territorio, que ya pasa del millón de personas, así como de ser objetivo de ataques de guerrilleros desmovilizados de las FARC y ELN que Maduro usa para hostigar a tropas colombianas destacadas en la frontera.
En otras palabras que, las intervenciones de un país (o grupo de países) extranjeros a un país soberano del continente no son inusuales ni remotas, si bien hay que entender su complejidad legal después que la Carta de la ONU sacralizó el principio de soberanía nacional que trató de evitar que los países más fuertes hicieran tabula rasa con la independencia de los débiles.

El problema con la “soberanía nacional” es que “gobiernos fuertes” de “países débiles”, pueden usarla a su antojo para oprimir y esclavizar a las poblaciones de sus propios países, perpetrando gigantescas violaciones de los derechos humanos, arrasando con cualquier vestigio de libertad, democracia y constitucionalidad y, todo bajo el alegato de que ningún poder extraterritorial (sean gobiernos o multilaterales) pueden violar su sacrosanta soberanía.

Argucia que resultó particularmente criminal cuando el comunismo soviético se impuso, de hecho, como un poder mundial y global, gobernó como una internacional del crimen e invadía naciones bajo el principio del “Internacionalismo proletario”, pero no permitía que gobiernos democráticos se solidarizaran con los invadidos en aplicación de la doctrina de la soberanía nacional.

Así cayeron Cuba, Cambodia, Laos, Nicaragua, Etiopía y Afganistán, países que pasaron a sufrir los horrores que antes habían vivido la Unión Soviética, China, Corea del Norte, y los países del Este de Europa, pero que fueron dejados en las garras de sectas de fanáticos desequilibrados y desintegrados que cometieron y cometen crímenes bajo una impunidad atroz, pero que el mundo civilizado no se atrevía ni a protestar, ni a ponerle fin.

Y así piensan Maduro y sus genocidas -Cabello, Padrino López, Reverol, los hermanos Rodríguez, Bernal, y demás terroristas, narcotraficantes y afines que los secundan-, que sucederá con Venezuela, pues siempre podrá favorecerlos el principio de inviolabilidad de la soberanía nacional, o si no, que no se logren los consensos, unamidad o mayoría absoluta para que el pueblo venezolano no sea desterrado de la civilidad, la libertad, la democracia y el progreso porque unos rendentores quiere mantenerlos para siempre en los predios del “Buen Salvaje”.

Pero le advertiría a Maduro y sus secuaces que, tal como se lee en El Quijote”: “En los nidos de antaño, no hay pájaros de hogaño”, que el comunismo soviético desapareció hace casi tres décadas, que su imperio conocido como el sistema socialista fue arrasado al extremo de que solo dos países, Cuba y Corea del Norte, lo mantienen como en una suerte de museo de cera del horror, y que la democracia constitucional con sus principios de independencia de los poderes y alternabilidad en el gobierno, rigen en el 90 por ciento de las naciones del globo.

Además, en el caso de Venezuela -con relación al resto de los países comunistas que fueron y son-, cursa una variante que es de especialísima importancia: el fracaso del socialismo es fundamentalmente demostrable por el retroceso de la calidad de la vida a niveles primarios, a tal como se vivía en los años más rudos del medioevo y pueden visualizarse en la hambruna que desde hace más de dos años sufre el país, la falta de medicinas y de servicios médicos -que ya se constituyen en una de las principales causas de muertes- y en un derioro de los servicios públicos como el suministro de agua, luz y transporte que hacen de Venezuela una réplica de Cuba y Haití.

Pero ha sido el éxodo masivo de venezolanos hacia países extranjeros, la llamada díáspora o emigración que ya alcanza los cinco millones de personas, las que determinan que Venezuela se despeñó por la vía a que condujo la inviabilidad del socialismo en otros países y que se hará imprescindible, indispensable e inescapable proceder a una intervención humanitaria para poner fin a su destrucción.

De ahí que, no sea descartable que, después de la celebración de la “Cumbre de Las Américas” en Lima, Perú, entre el 15 y el 16 de abril próximo, tanto la mayoría de los países representados en la OEA, como los que pertenecen a la ONU, se dispongan a discutir y resolver algún tipo de intervención militar en Venezuela, una que quizá se apoye en una fuera armada multilateral u otra bilateral de dos o más países con el mandato que ya recibieron EEUU, Francia, Canadá y Chile en Haití.

Misión para poner fin a la dictadura comunista totalitaria y genocida de Maduro, sea mediante la negociación o la guerra.

 

La paja, el trigo y Henri Falcón por Ibsen Martínez – El País – 21 de Marzo 2018

UnknownEl candidato es remedo imperfecto del Chávez que en 1997 aseguraba no ser comunista

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, se ha servido de una figura de los Evangelios para advertir que la candidatura presidencial de Henri Falcón es instrumento de la dictadura de Maduro. “Habíamos pedido a la oposición venezolana que separara la paja del trigo”, ha dicho Almagro, “y Falcón es la paja que se ha separado sola”.

Temí por un instante que Falcón respondiese con algo sobre la paja en el ojo ajeno y la viga en el tuyo. Sucede que Falcón imposta grotescamente los gestos del telepredicador aficionado a las locuciones bíblicas que fue Hugo Chávez. El maestre técnico de tercera Henri Falcón es, al fin, vástago político de Chávez.

Un vistazo a YouTube y apreciará usted cómo Falcón intenta desplegar en público la misma gestual, el tono de voz, las pausas y giros suasorios de quien fue su comandante la noche en que juntos salieron a matar inocentes para derrocar un Gobierno legítimo.

El parecido de Falcón con Chávez pudiera no ser cosa estudiada y emane, más bien, de algo interior sumamente genuino: la metempsicosis, vulgo reencarnación. Ante un micrófono, el mismo tic con que el “presidente eterno” solía sorber mocos en mitad de una frase nos remite, en Falcón, al Chávez preelectoral que en 1998 aseguraba a Jorge Ramos no ser comunista y valorar el papel de la empresa privada. Falcón no ha sido, por cierto, el único político de oposición venezolano que condena las declaraciones del secretario general de la OEA sobre la sangrienta tragicomedia electoral que tantas muertes, prisiones y éxodo ha precipitado desde 2014.

“Almagro no ayuda”, afirmó tersamente, hace solo semanas, Henry Ramos Allup, expresidente de la Asamblea Nacional (Parlamento), al criticar la incansable gestión del secretario general en pro de la restauración de la democracia en Venezuela.

Desazona a estas alturas ver una nutrida fracción de sedicentes políticos de oposición, algunos de ellos promotores del llamado Frente Amplio (esa operación de rebranding de la MUD, como la llama Héctor Schamis), fingir ver en Falcón un puente hacia la democracia y la convivencia ciudadana.

Aunque sus dichos alimentan la general suspicacia de que los tiene por paniaguados de Nicolás Maduro, han tenido eco en el gremio opinador de tuiteros, columnistas y hasta en la aceitosa subespecie de los demoscopas anfibológicos, esos hablantinosos del tipo “si bien es cierto, no es menos cierto”.

Todos se han ido moviendo hacia un sibilino consenso según el cual las elecciones convocadas por Maduro son, ciertamente, una invitación al degüello, pero que, en aras de restituir al voto su calidad de arma absoluta, conviene acudir y ofrecer el pescuezo a la cuchilla. Según estos fundamentalistas del voto a cualquier precio, no hay que sobrevalorar el papel de la comunidad internacional porque donde se bate el cobre es en Venezuela, no en Bruselas ni en los despachos de la OEA.

Vistas así las cosas, se arguye, no debería perderse de vista que Falcón es un disidente del chavismo; en el peor de los casos es un chavista light. Y que, al fin y al cabo, fue jefe de campaña presidencial de Henrique Capriles. El argumento de fondo en favor de votar masivamente por Falcón es el ya manido de que un gran volumen de votos puede derrotar el fraude. Acaso tengan razón los falconistas y yo sea un inactual impolítico, pero aborrezco la idea de seis años más de dictadura y pienso, con Almagro, que eso es todo lo que logrará apuntalar quien participe en la farsa electoral.

Prefiero dejarme aconsejar por lo que veo en YouTube: un militar exgolpista, de taimado traje y corbata, remedo imperfecto de Hugo Chávez.

 

A %d blogueros les gusta esto: