elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: OEA

Doce países del hemisferio desconocen en Lima la Constituyente ilegal de Maduro por Orlando Avendaño – Panampost – 8 de Agosto 2017

DGvfE_cW0AABD45.jpgLa declaración de los cancilleres es una clara condena al proceso ilegítimo de la Asamblea Nacional Constituyente de Nicolás Maduro. (Cancillería Perú)
Este martes, 8 de agosto, 12 cancilleres de países del hemisferio se reunieron en la capital de Perú para discutir la crisis política y social que impera en Venezuela. Al final se firmó una declaración en la que se desconoce la Asamblea Nacional Constituyente ilegal de Nicolás Maduro y todas las decisiones que surjan de ella.

A la reunión, convocada por el Gobierno de Perú, asistieron los ministros de Exteriores y representantes de:

Argentina
Brasil
Canadá
Chile
Colombia
Costa Rica
Guatemala
Honduras
México
Panamá
Paraguay
Perú
Todos suscribieron un documento que, primero, “condena la ruptura del orden democrático en Venezuela”.

En segundo lugar, los países declaran “su decisión de no reconocer a la Asamblea Nacional Constituyente, ni los actos que emanen de ella, por su carácter ilegítimo”.

En el tercer punto dan su respaldo a la Asamblea Nacional de Venezuela elegida por los venezolanos el pasado 6 de diciembre de 2015. Según la declaración, esta goza de legitimidad democrática. Según el cuarto punto, “los actos jurídicos que conforme a la Constitución requieran autorización de la Asamblea Nacional, sólo serán reconocidos cuando dicha asamblea los haya aprobado”.

Asimismo, los ministros de Exterior confirman su respaldo a la Fiscal General de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, quien recientemente fue destituida por la fraudulenta Constituyente impuesta el pasado 30 de julio. Los cancilleres también condenaron la represión, la violencia, la restricción de libertades, la persecución y la existencia de presos políticos.

También apoyan “la decisión de MERCOSUR de suspender a Venezuela en aplicación del Protocolo de Ushuaia sobre Compromiso Democrático”.

Por último, al final se señaló que en septiembre se llevará a cabo otra reunión de cancilleres sobre Venezuela, el autoritarismo de Nicolás Maduro y las violaciones de los derechos humanos que comete regularmente su régimen.

También anunciaron que es posible otra reunión para discutir la crisis venezolana en Nueva York en el marco de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU). Prevén que, a raíz de ello, se logre aumentar el respaldo a la causa de la democracia en Venezuela.

Ver el texto de la Declaración en el siguiente enlace:

Declaración de Lima final

 

Estados Unidos baraja medidas de presión más duras contra el Gobierno de Maduro por Amanda Mars – El País – 6 de Agosto 2017

La Casa Blanca se debate entre proseguir con las sanciones a los pesos pesados del régimen abrir la puerta a medidas económicas que incluyan el petróleo

Estados Unidos está explorando nuevas vías de presión contra el Gobierno de Nicolás Maduro. Sancionado ya el propio presidente venezolano, el vicepresidente, 13 otros altos cargos y ocho miembros del Tribunal Supremo, en Washington se libra un debate entre los que apuestan por incrementar las penalizaciones a los individuos o los que creen llegado el momento plantearse abrir el melón de los castigos a la economía del país, incluyendo el embargo a sus exportaciones petrolíferas. Esta sería, según algunos expertos, un arma de doble filo.

La deriva autoritaria de Maduro y el cambio de sensibilidad de la Casa Blanca, con Donald Trump al frente, ha llevado la relación entre ambos países a una nueva fase. Washington ya no mira a Caracas como hace un año, ni siquiera como hace seis meses.

Dice Arturo Valenzuela, que fue el responsable para América Latina en el Gobierno de Barack Obama, que no se podía predecir entonces la vorágine en la que ha entrado el país y que lo que le inquieta es la capacidad de reacción externa. “Me tocó gestionar las relaciones en la época de Chávez y entonces no esperaba que el país cayese en una crisis tan profunda como la que está sufriendo ahora”, dice el ahora profesor emérito en Georgetown, “y lo que más me preocupa es que no veo un consenso internacional sobre cómo actuar, ni un liderazgo suficiente en Estados Unidos para programar un buen paquete de ayuda para Venezuela como el que se hizo con México en el 94. Me cuesta, por ejemplo, ver entrar al Fondo Monetario Internacional (FMI) en una situación tan poco clara como esta”.

La pregunta que se cierne ahora sobre Washington, y sobre el Consejo de Seguridad Nacional, que es donde se aborda esta crisis, es el “Y después, ¿qué?”. Hace tan solo un año, la actitud de Estados Unidos hacia este conflicto era la de dejar que Maduro se hundiera solo y confiar el asunto a la Organización de los Estados Americanos (OEA), sin llevar la voz cantante. Las cosas han cambiado, se han dicho palabras gruesas —el consejero de Seguridad Nacional, H. R. McMaster, tachó a Maduro de dictador— y las sanciones han llegado al corazón del poder, al propio Maduro. Hay quien habla de la inesperada influencia que el senador Marco Rubio, de Florida, está teniendo en la Casa Blanca, como se vio con Cuba, pese a ser uno de los más ásperos rivales de Trump en las primarias republicanas.

LAS ÚLTIMAS SANCIONES
Nicolás Maduro fue sancionado el 31 de julio, acusado de socavar la democracia por llevar a cabo la votación de la Asamblea Nacional Constituyente. Antes ya habían caído otros pesos pesados. El presidente y siete miembros del Supremo fueron penalizados en mayo por las sentencias en las que “usurpan la autoridad” de la Asamblea Nacional y en febrero, el vicepresidente, Tareck El Aissami, por sus vínculos con el narcotráfico. En julio se anunciaron las medidas contra 13 altos cargos del Gobierno, el Ejército y de la petrolera pública PDVSA acusados de corrupción y violación de derechos humanos.

Cuando anunció las sanciones a Nicolás Maduro, el Tesoro estadounidense, que es el cargado de imponerlas, no confirmó si el presidente venezolano tiene o no activos en Estados Unidos. Pero la medida, de por sí, limita su acceso a los sistemas bancarios internacionales. Lo que sí informó el Gobierno el pasado julio es que los fondos congelados al vicepresidente ascienden a “cientos de millones de dólares”.

Pero la situación en Venezuela se ha deteriorado tanto que Barack Obama también hubiese endurecido su política, apunta Mark Feierstein, que le asesoró en asuntos de América Latina. Las sanciones habían comenzado con el demócrata, y el zarpazo al vicepresidente, Tareck El Aissami, incluido en la lista de narcotraficantes, se produjo en febrero.

Embargo del petróleo

En la Administración de Trump hay quien defiende, según fuentes conocedoras de las conversaciones, que las sanciones deben pasar de los individuos a la economía si no se logran avances, aunque hasta ahora han dominado los partidarios de no entrar en esa batalla. La opción del embargo a su petróleo, como el que en su día EE UU y la UE impusieron a Irán, sería letal para el país caribeño. EE UU es el principal comprador de crudo venezolano a través de Citgo, propiedad de la petrolera estatal venezolana PDVSA, con un negocio diario de 32 millones de dólares (27 millones de euros), con precios de referencia de 2016. Cortar ese grifo mortificaría a la población y no queda claro que hundiese al régimen.

Para Dany Bahar, de la Brookings Institution, esa solo puede ser “la última instancia” y debe ir acompañada de un generoso paquete de ayuda internacional. “Maduro ha demostrado que está dispuesto a todo para seguir en el poder y si se pierde ese dinero pasará a recortar las importaciones y el consumo”, apunta. También sería un problema para EE UU, ya que ese petróleo supone el 10% de sus importaciones.

Bahar apunta a los militares. “Las sanciones tienen que llegar a todo el círculo interno de Nicolás Maduro, han tocado a pocos militares, por ejemplo, y pueden empezar con los generales más cercanos y anunciar que van a proseguir para que los intermedios sepan que, si no se pronuncian a favor de la Constitución, las sanciones irán contra ellos también”, afirma. “No estoy insinuando un golpe de Estado —añade— sino que debe haber una restauración del orden constitucional, que es diferente, y los militares desempeñan un papel importante en eso”.

 

La intervención de Cuba en Venezuela por Alvarez Quiñones – Human Rights Foundation for Cuba – Julio 2017

Refineria-de-Petroleo-Cienfuegos-ALBA-Venezuela-Cuba-800x533.jpg

Intervención masiva de Cuba en Venezuela amenaza a la región

La heroica lucha de los venezolanos contra la dictadura que encabeza Nicolás Maduro y por restablecer la democracia, choca no sólo contra los esbirros de la Guardia Nacional y los “colectivos”, sino con la maquinaria represiva, logística y política de la tiranía castrista, la más implacable y duradera en la historia de las Américas.

La intervención de Cuba en Venezuela es abrumadora. Hay allí miles de militares cubanos, incluyendo 3 generales, 12 coroneles y tenientes coroneles, 6 capitanes de fragata y otros 25 oficiales de distintas graduaciones. También intervienen 4,500 soldados de infantería en 9 batallones, uno de ellos acantonado en Fuerte Tiuna, el corazón militar del país, según el sitio online venezolano “Q’Pasa en Venezuela” y la periodista Sebastiana Barráez, especialista en temas sobre las fuerzas armadas de Venezuela.

Hay también fuerzas especiales del MININT. Y los más de 34,000 médicos y profesionales cubanos de la salud tienen órdenes de defender la tiranía con las armas. Ese contingente cubano interventor tiene conexión por cable con el Centro de Operaciones de Valle Picadura en La Habana, al mando del general Leonardo Andollo Valdez y supervisado por la cúpula militar cubana.

Otros miles de cubanos copan puestos claves del Estado, el Gobierno, las fuerzas militares y represivas venezolanas, y en particular los servicios de inteligencia y contrainteligencia. La seguridad personal de Maduro está a cargo del MININT. Hay tantos castristas que venezolanos enfurecidos queman banderas cubanas en la vía pública. A los cubanos eso nos entristece, pero si nos ponemos en el lugar de esos manifestantes logramos comprender lo de “Cubanos go home” en español.

Además, en abril pasado el ex presidente de Colombia, Andrés Pastrana, denunció en su cuenta twiter que hay en Venezuela al menos 4,000 guerrilleros de las FARC. Hay también iraníes y denuncias de que podrían estar enviando uranio a Irán. “Noticias 24” informó que esos yacimientos de uranio venezolanos han sido denunciados por los servicios de inteligencia de Alemania, Francia, Reino Unido, EE.UU , Israel y el Mukabarat jordano.

Artículo de The Wall Street Journal…

Artículo de Mary Anastasia O’Grady publicado en The Wall Street Journal el 16 de julio de 2017 con el título “How Cuba Runs Venezuela”.

Igualmente hay terroristas del movimiento Hezbolá; por órdenes de Tarek El Aissami, Caracas ha entregado unos 15,000 pasaportes diplomáticos venezolanos a milicianos del Hezbolá, chiítas iraníes, y a otras huestes yihadistas del Medio Oriente que hoy se mueven por el mundo con propósitos nada edificantes, según el periodista libanés Francois Bayni, quien hizo pública su denuncia en Facebook y fue publicada por medios de todo el mundo..

O sea la crisis venezolana tiene un peligroso carácter internacional. Preocupados deben estar en Colombia, Brasil, Guyana, Panamá, Ecuador y Perú, por dos motivos: 1) si estalla una guerra civil multitudes de venezolanos huirían hacia esos países vecinos o más cercanos; y 2) si Maduro impone la Constitución redactada en Cuba la erosión de la democracia en la región será mayor que nunca.

Sin la tutela de La Habana ya Maduro habría caído

Sin la tutela directa de Raúl Castro, su Junta Militar, el PCC, las FAR y de todo el aparato de inteligencia y contrainteligencia castristas (a cargo del coronel Alejandro Castro, hijo del dictador), el gobierno de Maduro habría ya sucumbido.

Ese tutelaje apuntala al régimen chavista, lo rescata cuando comete errores, y lo ha convertido convenientemente en un vulgar gobierno forajido de narcotraficantes, criminales y ladrones. La Habana los alentó a enriquecerse con el tráfico de drogas y el robo al Estado. Incitó a Hugo Chávez a comprar armas y entregárselas a miles de delincuentes, émulos de las brigadas de respuesta rápida castristas, pero no con palos y cabillas, sino con fusiles y unos 5,000 lanza cohetes hombro-aire.

Maduro, su esposa Cilia y sus hijos, el “Cartel de los Soles”, y los demás jerarcas chavistas, están metidos hasta el cuello en el narcotráfico. Casi el 90% de la cocaína que va hacía EEUU y Europa pasa por Venezuela. Todos roban al Estado y muchos cometen crímenes de lesa humanidad. Ya son más de 130 los venezolanos ejecutados en las calles desde febrero de 2014.
Con semejante nivel de criminalidad, a Raúl Castro le resulta fácil recordarles a esos “fuera de la ley” que si entregan el poder irán todos a la cárcel. Esto es lo más grave de la crisis venezolana, que el alto mando chavista se sabe en prisión si pierde el poder. Se aferra a él y solo lo soltará a cañonazos.

Las directrices castristas causaron el desastre económico

Entre 1999 y 2015 Venezuela recibió 960,589 millones de dólares por sus exportaciones de petróleo, un promedio de 56,500 millones anuales, según la consultora Ecoanalítica. Esa cantidad fue muy superior a todo el dinero obtenido antes por Venezuela desde 1811, al declarar su independencia de España.

Pero con tan fabulosa fortuna el gobierno “bolivariano” no diversificó la economía (hoy depende más del petróleo), ni hizo nada por desarrollar el país. Guiado por Fidel Castro, Chávez utilizó su chequera para comprar lealtades políticas en Latinoamérica, intervenir y financiar campañas electorales de izquierda en Latinoamérica y hasta en España para extender el “Socialismo del Siglo XXI”.

También lo empleó en gastos sociales desmedidos con fines propagandísticos (al estilo fidelista), en vez de emprender obras de infraestructura y desarrollo económico. Gastó miles de millones en armas y tecnología para reprimir. Recientemente llegaron a Venezuela 167 nuevas tanquetas Norinco de fabricación china, que lanzan gases lacrimógenos y agua a los manifestantes. . Pero lo peor es que buena parte de esa bonanza financiera fue robada por la cúpula chavista y sacada del país.

Encima, Chávez ordenó emitir 54,327 millones de dólares en bonos de la República y de PDVSA, la entidad estatal petrolera. Y ahora, ya en ruinas, el país tiene que pagar a esos acreedores $110,000 millones hasta 2027, en intereses y capital. Aparte, le debe a Rusia y China. La deuda con Pekín llegó a $60,000 millones. El país está quebrado.

La estatización del grueso de la economía venezolana, y la guerra a la empresa privada destrozaron la planta industrial, comercial y agrícola del país. La burocracia pasó de 900,000 empleados públicos a 2.4 millones. Y los de PDVSA de 40,000 a 145,000.

Con la tutoría castrista a la “revolución bolivariana” hoy los venezolanos son más pobre que nunca en su historia. Familias venezolanas con niños pequeños hurgan en latones de basura para poder llevarse algo a la boca.

CONCLUSIONES

Caracas mantiene a Cuba, y Cuba guía los hilos del poder en Caracas
Quien mejor aprovechó la bonanza de petrodólares fue el castrismo, con subsidios por unos $10,000 millones anuales y unos 40 millones de barriles de petróleo gratis cada año (66% del consumo nacional cubano).

Esos subsidios de Caracas a La Habana ahora han disminuido a unos $6,500 millones, pero siguen siendo, junto con aproximadamente la mitad del petróleo que recibía antes, uno de los dos soportes que mantienen a flote la economía cubana (el otro lo componen las remesas, los paquetes y el turismo).

¿Qué ofrece la isla a cambio?: Nada menos que su “know how” para mantener al chavismo en el poder. Curiosa ironía, Cuba, el país más pobre y pequeño de los dos, es la metrópoli colonialista, pues tiene el conocimiento para mantener a la mafia chavista en el poder. Y el país más fuerte económicamente, más grande y con el triple de población, es la colonia. Sin duda vivimos en la era del conocimiento.

Con la eventual caída del chavismo el castrismo sufriría un terremoto en lo económico, político, ideológico, y diplomático. Sería el fin del “Socialismo del Siglo XXI”, y de paso, del Foro de Sao Paulo, la internacional comunista creada en 1990 por Castro y Lula da Silva para “cubanizar” la región.

Al haber sucumbido también el segundo mayor aliado político-financiero de La Habana, el gobierno populista de Brasil, y también el de Argentina, y la negativa de Pekín y Moscú a regalar dinero, el Estado proxeneta del Caribe se quedaría sin mecenas. Se produciría una reedición del “período especial” en una escala algo más pequeña, pero devastadora. Baste saber que casi la mitad del comercio exterior (45%) de Cuba se realiza con Venezuela.

Sin el petróleo venezolano el gobierno de Raúl Castro tendría que conseguir $1,800 millones para comprar los 110,000 barriles diarios que le suministraba Venezuela hasta 2014, o $1,000 millones para comprar 68,000 barriles diarios, reducir el consumo de combustible en un 38%, y sufrir apagones que podrían desestabilizar al régimen y hundir el turismo.

La Constituyente pretende impulsar viejo proyecto castro-guevarista

La convocatoria de Nicolás Maduro de una Asamblea Constituyente para redactar una nueva Constitución copiada de la cubana es una maniobra para sepultar la Constitución “burguesa”, no celebrar las elecciones de 2018, desmantelar la Asamblea Nacional, todas las instituciones del Estado, y militarizar definitivamente el gobierno al estilo cubano. Para ello cuentan con 2,000 generales, una cifra asombrosa (y ridícula) que supera el total de generales de los 29 países miembros de la OTAN en conjunto.

Con una Constitución comunista, el chavismo emprendería — con 50 años de retraso–, el malogrado proyecto de Fidel Castro y el Che Guevara de llevar el totalitarismo “revolucionario” a Sudamérica, tal y como anunció el argentino en su carta a la Conferencia Tricontinental. Esta vez no con un grupito de guerrilleros hambrientos perdidos en la selva boliviana, sino en Venezuela, el mayor productor regional de petróleo, y desde el Palacio Presidencial de Miraflores.

La Constitución cubana fue copiada de la vigente en la Unión Soviética. Así surgió en las Américas la figura del Presidente del Consejo de Estado en lugar del Presidente de la República. Ese Presidente es elegido a dedo por el Consejo de Estado (Presidium del Soviet Supremo en la URSS), que a su vez es nombrado a dedo por el dictador (primer secretario del PCC), quien le ordena a esa cúpula estatal que debe elegirlo a él mismo otra vez como Jefe de Estado. Y punto.

Los chavistas se despojarían de las hojitas de parra que cubrían la fachada democrática que vendían al mundo. Pero agravarían a niveles insospechados la crisis venezolana y afectaría a las naciones vecinas, en particular a Colombia con las FARC convertidas en fuerza política legal. La lucha popular en Venezuela se dispararía. También hay sectores del chavismo, con respaldo militar, que rechazan que Venezuela se convierta en otra Cuba.

Aplastar los derechos humanos no es ‘asunto interno’ de un país

La indiferencia de la comunidad internacional ante el salvajismo del gobierno de Maduro es una expresión de la “realpolitik” que parece prevalecer en Latinoamérica y en todo el mundo en lo que va de siglo, y que coloca los intereses políticos y económicos por encima de los derechos humanos. Ya en el tercer milenio, el desarrollo mismo de la civilización exige que la salvaguarda del ser humano sea la prioridad de todos los gobiernos, por encima de la política, la economía y todo lo demás.

Si antes de la Revolución Francesa ya Jean Jacques Rousseau y otros baluartes de la Ilustración en Europa se percataron de que la soberanía de una nación es el pueblo mismo, con más razón el mundo moderno debería disponer hoy de leyes supranacionales de obligatorio cumplimiento para todos los Estados, para proteger los derechos precisamente del pueblo soberano.

La violación de los derechos ciudadanos no puede ser “asunto interno” de un país. Eso atañe al género humano, sin importar fronteras. Y las denuncias internacionales al respecto no violan la “soberanía nacional”. Es todo lo contrario. Todo Estado violador de derechos humanos debe ser obligado, por la fuerza si es necesario, a respetarlos. Es hora de que haya instrumentos legales y fuerzas internacionales para intervenir donde quiera que se atropelle la integridad física de los seres humanos y se asfixien sus libertades fundamentales.

La actuación prochavista en la OEA es una vergüenza histórica

Pero ocurre todo lo contrario. En Latinoamérica los gobernantes y políticos no quieren disgustar a los partidos de izquierda porque pueden perder votos electorales, o quieren evitar ruidosas protestas callejeras de la izquierda. Otros venden su lealtad política al que pague, y si con petróleo barato mucho mejor. Esa obediencia muy tempranamente la compró Hugo Chávez, aconsejado por su paradigma, héroe y guía, Fidel Castro.

Y tan importante fueron sus consejos que ahora en la OEA, ni en su reunión de cancilleres del 31 de mayo, ni en la más reciente de junio, se logró nada. No ya para para aplicar la Carta Democrática a Caracas, romper masivamente relaciones diplomáticas con Venezuela, o para retirar los embajadores en Caracas, sino ni siquiera para “rogarle” a la dictadura chavista que reconsiderase la creación de la Asamblea Nacional Constituyente.

Se necesitaban 23 votos para obtener los dos tercios de un total de 34 países miembros de la OEA y se consiguieron 20 votos. La propuesta de 14 países –-a los que sumaron otros 6–, para solicitarle al chavismo que no sea tan malo fue bloqueada por los gobiernos neocomunistas aliados de Caracas y por los países caribeños que reciben crudo venezolano barato. Vale precisar que Venezuela, Nicaragua, Bolivia, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas y Dominica, los cinco países que votaron en contra de condenar al régimen de Maduro, tienen 17 millones de habitantes, mientras que en los 20 países que querían hacer lo justo habitan 500 millones. Muy duramente juzgará la historia a quienes de hecho se convirtieron en cómplices del genocidio y de la destrucción de toda Venezuela.

No hacer nada ante los crímenes de las dictaduras de Venezuela y la castrista, es una vergüenza histórica mayúscula. Y confiere dramática vigencia a una frase de José Martí: “Ver cometer un crimen en calma es cometerlo”.

El autor es escritor y periodista radicado en el sur de California. Ha escrito durante más de tres décadas sobre el curso de la economía mundial. Es también experto en temas políticos de América Latina con énfasis en Cuba y Venezuela. Es colaborador de la Human Rights Foundation for Cuba.

 

El aislamiento global de Venezuela se intensifica tras la Constituyente por Javier Lafuente – El País – 2 de Agosto 2017

Las potencias de América Latina plantan cara a la medida de Maduro, al que Estados Unidos incluye en la lista de sancionados

La presión internacional sobre Venezuela es una montaña rusa. Constantes subidas y bajadas, giros inesperados y una permanente sensación de que todo es posible antes de volver al mismo punto, eso sí, con otra sacudida de por medio. Ahora, después de las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente, encarrila un nuevo pico. El híbrido que se esconde tras la comunidad internacional, que va desde la mayor potencia mundial hasta la Unión Europea, pasando por los países más poderosos América Latina, ha intensificado el aislamiento de Venezuela y estudia las consecuencias de aplicar sanciones que vayan más allá de los comunicados de condena al chavismo y evitar que este saque réditos. Estados Unidos incluyó a Maduro en la lista de sancionados por el Departamento del Tesoro. Mientras el tiempo pasa, lo único que no tiene freno es el número de muertos y la insostenible crisis humanitaria que se vive en Venezuela.

Las críticas a las elecciones del domingo no se hicieron esperar. Muchos países ya habían condenado la celebración de los comicios. Algunos incluso anunciaron de antemano que no reconocerían los resultados. Otros, lo hicieron después. Hasta el mediodía del lunes se habían pronunciado al menos 27 países sobre la jornada electoral en la que el chavismo anunció una rotunda victoria, con más de ocho millones de votos. Tan abultada resultó que los ataques ya no solo se limitaron a la mera consumación de la Constituyente, sino que pusieron en duda al Consejo Nacional Electoral y la posibilidad de que Maduro haya logrado un triunfo similar al de Hugo Chávez en 2012.

De esos 27 países, 19 —entre ellos 11 de los 16 principales socios comerciales— condenaron los resultados, aseguraron que no los reconocerían o pidieron que se reconsiderara la Asamblea Constituyente. Solo cinco —Bolivia, Nicaragua, Cuba, Ecuador y El Salvador— la avalaron. República Dominicana resultó, una vez más, ambigua y Uruguay insistió en la necesidad de iniciar un diálogo sin condenar la elección. Entre los principales aliados de Venezuela fuera de América Latina, China y Rusia, solo el Gobierno de Putin se pronunció en la mañana del lunes de lo sucedido la víspera, con un mensaje dirigido al resto de países: “Esperamos que en la situación de Venezuela no intervengan actores externos”.

Las principales potencias de América Latina han dado buena cuenta en los últimos meses de que no quieren permitir la consolidación de un régimen autoritario en la región en la segunda década del siglo XXI. Desde hace meses, México, Colombia y Argentina, entre otros, han abanderado el liderazgo de la región en distintos escenarios. Las dudas se ciernen ahora sobre las implicaciones que pueden llegar a tener mayores sanciones que las meras condenas y en qué se concretarán. “Hasta ahora los esfuerzos diplomáticos no han sido muy fructíferos, pero se auguran semanas de alta intensidad”, considera Mariano de Alba, abogado venezolano especialista en derecho internacional y relaciones internacionales.

La reunión de cancilleres latinoamericanos que Perú ha convocado para la próxima semana al margen de la Organización de Estados Americanos (OEA), y a la que han confirmado asistencia al menos 11 países, pretende lograr una posición unánime para adoptar medidas contundentes más allá de otro comunicado de rechazo. Para entonces, el chavismo habrá instalado la Asamblea Nacional Constituyente, por lo que el escenario será todavía más impredecible.

Los países de la región críticos con la deriva de Nicolás Maduro han insistido en que seguirán reconociendo a la disuelta Asamblea Nacional, electa en 2015 con 14 millones de votos y a la fiscal general que, como todo parece indicar, será destituida. Además, estudian la posibilidad de adoptar otro tipo de medidas, como la retirada de sus embajadores, la expulsión de funcionarios chavistas de sus países o la cancelación de relaciones diplomáticas con el Gobierno de Maduro o el que surgiese a partir de la instalación de la Constituyente.

El siguiente paso, el más controvertido, sería aplicar sanciones económicas o comerciales y seguir el camino de Estados Unidos, que ya ha amenazado con ellas, empezando por el sector petrolero. Los analistas dan por hecho que se concretarán en los próximos días. De momento, este lunes, el Departamento del Tesoro incluyó a Nicolás Maduro en la lista de sancionados.

El fondo de inversión Torino Capital, cuyo economista jefe es el venezolano Francisco Rodríguez, uno de los más reconocidos en el país —también de los más optimistas— considera en su último informe que las sanciones contra las exportaciones petroleras tendrían un impacto sobre el PIB venezolano. “En un escenario conservador estimamos que se podría contraer en 11 puntos y que las sanciones afectarán al 57% de las exportaciones totales”, asegura el informe de Torino, cuyas estimaciones apuntan a que el domingo votaron 3,6 millones de personas, un millón menos de los cálculos de la oposición y a años luz de los 8,1 millones del CNE.

Las consecuencias de estas sanciones pueden resultar, no obstante, demoledoras para una sociedad que agoniza. “Venezuela está en una situación tan delicada que de la crisis humanitaria se puede pasar a tragedia humanitaria si las sanciones son muy duras”, opina Rodríguez. “Hay riesgo de que sean contraproducentes, porque el Gobierno las podría utilizar para ahondar en la caracterización de la oposición como un grupo que intenta hacer daño al país”. Una encuesta reciente de Torino Capital con Datanalisis aseguraba que el 63,3% de los venezolanos se oponía a las sanciones estadounidenses.

La comunidad internacional afronta un escenario prácticamente inédito. Mariano de Alba considera que hay dos precedentes similares de procesos no reconocidos, la adhesión de Crimea a Rusia y, en el caso de América Latina, el golpe de Estado en Honduras. Entonces, Estados Unidos y la Unión Europea aseguraron que no reconocerían las elecciones previstas tras el derrocamiento de Manuel Zelaya. La presión sirvió para que se lograse un acuerdo entre el presidente depuesto y Roberto Micheletti, que se hizo cargo tras el golpe, para la celebración de elecciones. Aunque el pacto fue rechazado después por Zelaya, la comunidad internacional consideró válidos los comicios que dieron la presidencia a Porfirio Lobo. Lograr un escenario así, que dé pie al inicio de un diálogo creíble en Venezuela es el fin último de la comunidad internacional, que da constantes vueltas en esta montaña rusa de caos, sangre y hambre mientras Maduro se muestra impertérrito.

 

Mi apoyo por unas sanciones inteligentes por Luis Manuel Aguana – La Patilla – 28 de Julio 2017

Unknown.jpegMuy interesante ha resultado el debate en torno a las sanciones económicas que eventualmente podría llevar a cabo la administración del Presidente Donald Trump a Venezuela en el caso de cristalizarse el fraude constituyente de Nicolás Maduro el próximo domingo 30 de julio.

Ya han surgido opiniones, nacionales e internacionales, en relación a la pertinencia de esas sanciones habida cuenta de que a juicio de algunos, estas afectarían, no al régimen sino a los propios venezolanos que ya estamos pasando hambre sin existir sanciones. Ese es el argumento principal del importante analista político Moisés Naim en su más reciente artículo en El País de Madrid (ver Así podría salvar Trump a Maduro https://elpais.com/elpais/2017/07/22/opinion/1500736448_801513.html) según el cual las sanciones casi nunca logran su objetivo, atornillando más bien a los regímenes a quienes se les imponen. Pero a eso hay que ponerle una lupa.

Siempre trato de poner este tipo de debates en una perspectiva más real para quienes desde el común podamos entender con mejor claridad un problema que de suyo es mucho más complejo. Una vez puse el ejemplo del condominio para explicar el alcance del Poder Constituyente Originario en un país (ver ¿Quién pone las reglas? en http://ticsddhh.blogspot.com/2014/06/quien-pone-las-reglas.html). Pues bien, aunque aquí no estemos hablando de un país sino de un concierto de naciones creo que las relaciones aplican perfectamente. Leer más de esta entrada

Impidamos las sanciones por Thays Peñalver – La Patilla – 25 de Julio 2017

thumbnailthayspeñalver.jpgPor y para desgracia, la broma, la chanza, la gracia venezolana no son una virtud y llegó el momento de preocuparnos todos y ponernos serios. Por eso me uno al coro de voces de Moisés Naim, Luis Vicente León, Henrique Capriles y algunos otros para alertar a chavistas, maduristas, opositores, militares y civiles. Las sanciones no son un juego carrizo. Ya basta de consignas vacías y machetes blandidos, de risitas, de medias tintas y doble moral, de “eso no es conmigo” como si todo fuera un jueguito. No enterremos a la República.

Atreviéndome a contradecir a muchos expertos que sostienen que las sanciones no funcionaron con Cuba, tengo que explicarles que eso es cuestión de perspectivas. Las sanciones no son, ni tuvieron nunca otro propósito que no fuera retaliación y quien la aplica, simplemente no tiene absolutamente nada que perder. Las sanciones siempre, inexorablemente destruyen. En principio apelo a la historia. Cuba nunca superó el embargo, sencillamente sobrevivió gracias a éste no porque las sanciones fomentaran un espíritu de cohesión interna, sino porque el cubano de a pie no las notó seriamente al menos hasta 1991. No las notó porque Rusia y el campo socialista europeo se abrieron masivamente con 50 mil millones de dólares, una cifra que no había visto nadie en América Latina. No las notó porque gracias al embargo, usado magistralmente por Castro la izquierda de Felipe González le abrió también los mercados y la de Rodríguez Zapatero le condonó las deudas, porque lo mismo hizo la izquierda de Mitterrand y fue la de Hollande la que perdonó sus compromisos. No las notó porque China le prestó mas de 4 mil millones y en especial, porque Carlos Andrés Pérez en “su nuevo orden económico” le suministró en 1974 primero 20 mil y más tarde 50 mil barriles de petróleo diarios “con la meta de llevarlo a 300 mil barriles” (Discurso de CAP 1974) en contra de la opinión de los betancouristas y de perder, como en efecto sucedió el mercado español y le mandó aviones para que comenzara su ruta al turismo de masas. La gente de a pie en Cuba no la notó por que desde México hasta la Patagonia, todos se ofrecieron a regalarle lo que podían a Fidel Castro y porque éste tuvo a sus pies y literalmente regalado gracias al embargo, el 90% del mercado global.

¿Cohesión? No amigos, la cohesión vino dada porque el bloque soviético y la izquierda mundial hizo funcionar el experimento castrista a fuerza de ingentes millardos, porque el cubano de a pie, que no conocía de mucho, sintió que las cosas mal o bien funcionaban aunque precariamente, porque Cuba estaba situado ficticiamente en el pináculo de la gloria militar, política, deportiva y cultural. Pero el embargo, amigos míos, aplastó a Cuba convirtiéndola hoy en una especie de “Parque temático” del despropósito, en un estado mendicante, uno que vive de las remesas del imperio, de las dadivas venezolanas, de la exportación de sangre y sudor de su mano de obra y del turismo low-cost.

Por eso es cuestión de perspectivas, repito, las sanciones no funcionan, destruyen. El único buen propósito que tienen es su fundamentación teórica y a quienes la aplican le importa un carrizo si funcionan o no, son en la mayoría de los casos un simple pase de factura. Y arrasan en especial a las naciones no preparadas. Irán al enfrentar las sanciones tenía 300 millardos entre reservas y sus tres fondos de estabilización (soberanos, petrolero), no tenía deuda externa y sus mercados estaban garantizados por completo a tal punto que no detuvo jamás sus ventas. De la misma manera Rusia antes de las sanciones tenía 600 millardos entre reservas y fondos de estabilización. Por eso al haber conservado sus mercados intactos, tener increíbles reservas y haber hecho ajustes económicos, ni el iraní, ni el ruso en la calle sintió el efecto de las sanciones. Y a eso habría que añadir que desde principios de los noventa ambas naciones comenzaron a ejecutar sus planes para ser autosuficientes en materia de alimentos y hoy Irán lo es en un 70% y Rusia acaba de pronosticar llegar al 100% en el próximo quinquenio. Pero políticamente es otro cuento. Irán no tardó ni cinco minutos en cambiar sus posturas y Rusia guste o no se sentó también y frenó en seco sus acciones en Europa.

Por eso lo de Venezuela puede ser una verdadera tragedia humanitaria. Sin fondos, sin reservas, sin ahorros, con un petróleo a 40 dólares y una deuda externa superior al valor nominal de la economía, en momentos en que la producción de alimentos se encuentra en su nivel histórico más bajo, debido a la implementación del plan de Chávez: “arrasar con los medios de producción a lo largo de 18 años, no por la “guerra económica”, que unos tontos repiten sin parar. Y, dependiente del mercado estadounidense en un 50% de los ingresos reales, el antiimperialismo blandiendo machetes es verdaderamente suicida, para el venezolano de a pie.

¿Qué viene ahora? ¿Qué sanciones económicas “fuertes y rápidas” aplicará Trump? ¿Qué tan “muy robusta” es la lista de posibles sancionados? Amigos los texanos no perdonan llámese Eisenhower y Cuba, llámese George Bush o Rex Tillerson. Mientras los venezolanos celebraban la gracia verbal de Chávez, al grito “Vayanse pa’l carajo yankees…” reían y les parecía graciosa la comparación de Bush con el demonio, Venezuela perdió setecientos mil barriles de mercado que nunca más pudimos colocar en ninguna otra parte y de no ser por Obama, habríamos perdido el resto. Hoy con Tillerson, otro texano a cargo, veo con dificultad sobrevivir en el mercado estadounidense por mucho tiempo y el plan es sacarnos en 2019. Sacar a una nación hostil, que no ha hecho otra cosa que amenazarlos e insultarlos permanentemente debe ser increíblemente maravilloso y mientras más gritan enfurecidos los tercermundistas con sus machetes, más suenan las cajas registradoras de una medida que Trump anuncio en Mayo, vender la mitad de las reservas estratégicas porque “es lo responsable que hay que hacer” (Casa Blanca).

Pero Maduro no despierta precisamente simpatías mundiales, no es Fidel, ni existe González, ni Mitterrand, ni hay guerra fría ni campo socialista. Nunca un país es la historia, había estado en una situación mas precaria que Venezuela para enfrentar sanciones. Nunca un país había sido mas dependiente y menos soberano. Pero a estas alturas no tengo muy claro si Maduro quiere huir hacia adelante, es decir que ocurra el bloqueo y salir por la puerta de todo revolucionario necesita para justificar la barbarie contra su pueblo: la victimización. ¿Por qué? Porque no tiene dinero, ni apoyo externo para sostenerse. Pero ya su situación financiera es insostenible y dejaría de pagar la deuda lo que haría que sencillamente la locura económica en Venezuela se convirtiera en vorágine. Aunque Maduro, tengamos esto muy claro, obtendría su excusa fantástica.

De acuerdo a lo que pude observar en el senado estadounidense en la comparecencia del Secretario General de la OEA Luís Almagro, todo luce a que será un hecho la congelación global de cuentas de los constituyentes, que le borrarán la sonrisa a más de un chavista y como mínimo a los altos jerarcas del régimen, políticos, del CNE y militares señalados por el Senado. Sobre las sanciones económicas Estados Unidos luce que va a aplicar muy probablemente el esquema Eisenhower de 1959, es decir las sanciones económicas en tres tandas progresivas. La primera a manera de advertencia, de acuerdo a lo que pude intuir de los senadores, presumo que conllevaría al bloqueo y sanciones de Petrocaribe en represalia a los votos de las Islas del Caribe y ocasionando un daño colateral a Cuba y la segunda, no será restringir los 800 mil barriles diarios, sino sancionar unos doscientos mil barriles y en especial a Citgo, asunto que al parecer fue informado a los rusos con anterioridad y por ello urgen un cambio de colateral (Reuters).

Es evidente que en el marco de esas acciones, el gobierno de Maduro se radicalizará aun más. De celebrarse la Constituyente cubana y luego de su instalación es obvio que los decretos de emergencia legislativa con lo que será eliminado todo vestigio de parlamento y la emergencia judicial siendo la Fiscal removida, serán un hecho y Venezuela entraría en una fase de colapso total e inestabilidad. Si el gobierno reacciona como es previsible, o como lo ha anunciando encarcelando y persiguiendo a los opositores Trump aplicaría la tercera parte, bloquear el petróleo en su totalidad y sancionar a PDVSA con lo que sus cuentas quedarían reducidas a los euros y yuanes que pueda tramitar. Nadie habrá vivido en el mundo una tragedia económica semejante a lo que podría pasar. Ya no hablaríamos siquiera de hiperinflación y el dólar paralelo será un asunto de cifras astronómicas. Si creemos que esta Venezuela de hoy es invivible, no tenemos idea de lo que nos esperaría.

Por otra parte los militares venezolanos y muchos maduristas van a entender en carne propia lo que es la palabra “soberanía”, ellos creen que llegaran a las costas los Marines en portaaviones, pero vendrán gentes bastante mas peligrosas, los abogados y escritorios jurídicos. Hablamos de default de la deuda, de venta de activos venezolanos, de fondos buitre, hablamos de que hoy comiendo basura en las calles, la gente esta mejor que si se aplican las sanciones, porque no habrá basura que comer. Las líneas aéreas del gobierno no podrán volar porque avión que aterrice, será avión incautado por un juzgado y eso incluye el avión presidencial como le pasaba a los Kirchner que no podían viajar a Europa ni a Asia porque los embargaban los abogados de los fondos buitre. De la misma manera los barcos venezolanos petroleros o no que lleguen a los puertos, como le ocurrió al buque escuela argentino. Permitir las sanciones, es acabar con lo que se conoce como Republica.

Por eso digo que no estoy clara, si Maduro quiere dar ese gran salto adelante o mas bien apostará porque la oposición le detenga su proceso Constituyente, para luego sentarse aj negociar. Todo esto es de una irresponsabilidad sin precedentes y urjo a las partes a detener, por el bien de Venezuela, las sanciones que vienen…

De la Dictadura de Almagro a la “Democracia no está plenamente vigente” del resto de Latinoamérica por Tamara Suju Roa – La Patilla – 24 de Julio 2017

thumbnailtamarasujuCuando escribo estas líneas, quizá no serán muchos los que ya se hayan leído el tercer informe del Secretario General de la OEA, Luis Almagro, sobre Venezuela. 60 paginas de actualización sobre como dia a dia se ha deteriorado aún más la situación económica y social, como se ha acrecentado la persecución y el encarcelamiento político, y como las victimas de la dictadura han sido asesinadas, torturadas y maltratadas por los organismos de seguridad, bajo el mandato expreso de Maduro y sus gánster los últimos meses.

A través de sus paginas nos metemos en la crisis de salud, en los miles de personas que están muriendo por falta de medicinas y operatividad de los hospitales, los recién nacidos que mueren en sus primeros días bajo la inexistente asepsia por falta de productos para la esterilización o cuido de esas criaturas y el incremento de la mortalidad materna.

También podemos leer como estos últimos meses la dictadura se ha dedicado a encarcelar a quienes manifiestan masivamente en las calles, batiendo el record histórico de detenidos en toda la historia venezolana de las ultimas décadas. Civiles juzgados en Tribunales Militares por órdenes de Maduro, diputados y lideres políticos de los distintos partidos de la oposición, apresados e incluso torturados y maltratados, jóvenes, mujeres y hombres presentados en tribunales por el mero hecho de estar en las calles protestando por sus derechos y además presentando pruebas de que han sido torturados sistemáticamente por la dictadura, sin escatimar en edad, sexo o condición física.

Es decir, estimado lector, si usted tiene alguna duda de cómo llamar al régimen de Maduro, solo basta con tomarse hora y media, y leer el informe. Lo incomprensible es, que haya aún gobiernos o funcionarios de gobiernos que no se atrevan a llamarlo Dictadura. Es increíble como esta palabra les da alergia a quienes de algún modo todavía se cuidan de hacerlo, porque sus intereses económicos no se lo permiten, porque creen que podrían convivir con este tirano si es que permanece en el poder a toda costa, y Venezuela todavía tiene muchas riquezas naturales que exprimir, antes de que se seque sola. Si no, que lo digan los chinos y árabes metidos en las minas, y por eso se entiende la posición blandengue del gobierno ruso y la complicidad de china, y que decir de los iraníes, que algún dia se sabrá en que andaban por el sur de Venezuela.

En la definición mas básica que puede uno encontrar en los diccionarios, Dictadura es el “régimen político en el que una sola persona gobierna con poder total, sin someterse a ningún tipo de limitaciones y con la facultad de promulgar y modificar leyes a su voluntad”. En las dictaduras, no hay leyes constitucionales y si las hay, no se cumplen, ya que son modificadas a conveniencia del dictador. En las dictaduras, no existe la separación de poderes, o si hay vestigio de alguna disidencia en ellos, son aplastados por el Dictador. En las dictaduras, la fuerza armada tiene la capacidad de detener a ciudadanos, allanar sus viviendas, perseguir a los oponentes y convertirse en la herramienta implacable del Dictador para hacer cumplir sus deseos. En las dictaduras, los medios de comunicación son supervisados y controlados, cerrados si no obedecen, perseguidos sus dueños y periodistas con editoriales en contra, y lo que más las identifica, son las violaciones de Derechos Humanos que se cometen diariamente, porque para mantenerse en el poder, inventan enemigos o guerras internas o externas, para justificar dichas violaciones de derechos fundamentales contra sus coterráneos, para encarcelarlos, para torturarlos e incluso para asesinarlos.

La dictadura ejerce el control a través del miedo, cuyos métodos varían entre las amenazas de detenciones y encarcelamientos, desapariciones forzosas en las que desaparecen a las victimas por periodos de tiempo determinado y luego aparecen vilmente torturados, amenazas e intimidación en sus puestos de trabajo, si no acatan los dictámenes del régimen, amenazas contra las familias, control en social a través de la distribución de alimentos, control social de intimidación para la obtención de votos en las elecciones simuladas que usualmente suelen hacer para hacer ver que “se miden”, manipulando al electorado, entre otras cosas que la caracterizan.

La actitud y posición de algunos países del CARICOM es muy predecible, ya que le deben las regalías del petróleo barato al régimen, a cambio de sus votos en la organización regional. De Nicaragua, Cuba, Bolivia, El Salvador y Ecuador no se puede esperar mucho, porque ellos han sido el coro de Tenores de la Opereta montada por Hugo Chávez y que ahora dirige el tirano de Miraflores.

Pero, la semana pasada, así como vimos declaraciones firmes como la de los Ex Presidentes que conforman el grupo IDEA, que nunca han tenido alergia de llamar al régimen de Maduro por su nombre, también tuvimos las declaraciones de los presidentes de Mercosur, en la nota enviada al régimen venezolano donde expresaron en palabras textuales: : “La democracia no esta vigente plenamente en Venezuela” advirtiendo que si en breve no recibían respuesta de Venezuela, el país podría ser suspendido como miembro. Increíble que después de 100 muertos, mas de 4500 detenidos, Centenas de personas torturadas, 16 mil heridos, decenas de urbanizaciones y viviendas allanadas y destruidas, más de 450 personas juzgadas en Tribunales Militares, cuerpos de civiles armados por el gobierno asesinando, hiriendo, amedrentando e intimidando a la población, diputados asaltados, encarcelados y heridos, universidades allanadas, médicos y clínicas sometidos al terrorismo psicológico e intimidación por atender heridos, periodistas encarcelados, heridos y medios y corresponsables extranjeros expulsados del país, entre otros, todavía haya Presidentes y Gobiernos, sobre todo del Continente Latinoamericano, guabineando si llamar a Maduro Dictador, o darle un tiempito mas para ver si “reflexiona”.

¿Hasta cuando van a seguir dándole largas a tratar al régimen que hoy para desgracia del pueblo venezolano está en el poder, usando el poderío armamentista y al TSJ inconstitucional, con guantes de seda? ¿Cuál parte de la Carta Democrática Interamericana es la que no se han leído, que define “Democracia”? Mientras nuestros países “hermanos” y sus gobiernos, no asuman su responsabilidad histórica – la que nos deben, si, la que le deben al pueblo de Venezuela, que tanto defendió a sus pueblos cuando estaban bajo el yugo de algún dictador, la que les abrió los brazos a quienes huían del terror y la persecución de esos regímenes – el dictador Maduro seguirá sintiéndose cómodo y aun teniendo el rechazo del 90% de la población, creerá que todavía puede definir los destinos de nuestro país. Peor aún, si Maduro y sus gánster llegan al 30 de Julio y montan su “Constituyente”, Venezuela quedará en manos de quien encabece dicho órgano, y las apuestas fluyen entre los carteles de los Flores, Cabello y El Aissami. Que Dios se apiade de Venezuela, y que la Comunidad Internacional no diga después que la “Democracia dejo de estar vigente en Venezuela”…porque hace rato que Almagro se los dijo.

OEA revela patrón en torturas a los detenidos por protestas y manifestaciones por Laura Weffer Cifuentes – Efecto Cocuyo – 20 de Julio 2017

WhatsApp-Image-2017-07-20-at-7.22.10-PM-1.jpeg
El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro presentó su tercer informe sobre la situación de Venezuela. En el documento -de 60 páginas-dedica un capítulo entero al uso de torturas por parte de los funcionarios policiales y militares del Estado.

En una recopilación que hacen de casos, entre el 1 de abril al 12 de junio de 2017, se documentan denuncias a personas detenidas durante las manifestaciones o incluso a algunos transeúntes que solo caminaban por las adyacencias. Luego de cuantificar los sucesos y cotejar las denuncias determinaron que se cumple un patrón -o varios- en la aplicación de las mismas. Según el informe:

-El 100 por ciento de las víctimas describieron la violencia y fuerza ejercida por los funcionarios mientras los torturaban. “La intencionalidad no era solo cumplir una orden, sino hacer el máximo daño corporal posible, para castigarlos por estar manifestando e incluso como venganza”.

-Se detectó el uso de gases tóxicos o polvo extraído de las bombas lacrimógenas, para aplicarlos directamente en el rostro de la víctima. Las denuncias apuntan a que les tapaban la cara con bolsas plásticas para que el efecto fuera más contundente, o encerrándolos en lugares muy pequeños (tanquetas o cuartos que no pasan de más de 2 metros x 2 metros y en grupos) hasta provocarles desmayos y graves consecuencias en las vías respiratorias. Diez víctimas denunciaron que los funcionarios les abrían los ojos a propósito, para meterles el polvo tóxico. Por lo menos 15 víctimas denunciaron que los funcionarios les colocaron los polvos tóxicos en la nariz, para obligarlos a abrir la boca para poder respirar, y así obligarlos a comer excremento humano. Seis jóvenes denunciaron que les lanzaron bombas lacrimógenas dentro de la tanqueta donde los tenían detenidos y les cerraron la puerta, provocándoles asfixia y desmayos.

-Otra sistematización grave y preocupante es la tortura sexual de desnudamiento, amenazas de violación, actos lascivos o violación en aproximadamente el 80 por ciento de los nuevos casos presentados. “Estos hechos demuestran el sadismo de algunos oficiales en sus tratos a los detenidos. Por lo menos 34 personas fueron objeto de actos lascivos directos, 10 denunciaron que fueron obligadas a practicarse actos lascivos entre ellas. Uno fue objeto de intento de violación con un tubo por el ano, y otro fue violentamente violado con un tubo, presentando graves consecuencias”.

-Entre el 15 de junio y el 3 de julio se han recibido tres denuncias más de violación e intento de violación de manifestantes detenidos por parte de funcionarios de la GNB, dos jóvenes del sexo femenino y uno masculino. “El joven fue violado con un arma de fuego, luego de ser atado a un poste de electricidad en la calle, y haber recibido una paliza”.

-Por lo menos ocho víctimas han denunciado que los ponen a comer gusanos y que sumergen sus ropas en tobos con excrementos humanos para obligarlos a usarla luego.

-El incremento de los golpes con las culatas de las armas, cascos y objetos contundentes en el cráneo de las víctimas – algunas de ellas tuvieron heridas graves que ameritaron sutura – los golpes y puntapiés propinados en el rostro, costillas y zona lumbar, ha sido sistemático en el 100% de los casos presentados. Dos víctimas denunciaron que fueron golpeados con tablas con clavos en la espalda.

-Las descargas eléctricas en las partes íntimas, cabeza y codos, el arrodillamiento o hacer acostar a las víctimas para someterlas más fácilmente, esposarlas de manos y pies, taparles la cabeza, o colgarlos por los brazos permitiendo que toquen el piso solo con las puntas de los pies por horas, también ha sido sistemático, según el informe.

-Dos de los detenidos fueron “arrollados” con las motos policiales, de acuerdo con el el documento. Los funcionarios les pasaron las motos por encima, mientras los tenían acostados en el piso.

– Denuncian que una víctima fue arrastrada por encima de excrementos, salvajemente golpeada y luego le introdujeron orine sacado de los baños de los detenidos en sus partes íntimas, permaneciendo en estas condiciones de contaminación por casi 24 horas, provocándole una grave infección.

-Los disparos de balas de perdigón a quemarropa, a manifestantes que ya han sido detenidos o retenidos por las fuerzas públicas, es otra de las sistematizaciones de tortura. Según el documento son centenares de víctimas que están quedando lisiadas de alguna manera, con pérdida por ejemplo de un ojo, o heridas gravísimas en su rostro, o pérdida de algún órgano vital o en la movilidad.

El informe señala al SEBIN como el principal responsable de estos actos. “En los calabozos que operan permanecen o estuvieron personas detenidas sin orden judicial y están otras que siguen allí a pesar de que los tribunales hace mucho tiempo ordenaron sus liberaciones; están personas en condiciones infrahumanas, que se ven obligadas a dormir al lado de sus propios excrementos y los de sus compañeros de celda”. Los calabozos en la sede el Helicoide del SEBIN tienen una capacidad para 80 reclusos, pero actualmente alberga a 340 presos, de los cuales el 80% son presos políticos.

 

Tercer Informe sobre crisis en Venezuela – OEA – 19 de Julio 2017

El mundo aislará a Maduro si impone su Constituyente por Carmen Muñoz – ABC – 18 de Julio 2017

Trump amenaza con medidas económicas «fuertes y prontas» si sigue con sus planes. Washington estudia sancionar a Vladimir Padrino y Diosdado Cabello

nicolas-maduro-kXSH--300x168@abc.jpgLa oposición venezolana ha logrado uno de los objetivos que perseguía con su plebiscito contra la Constituyente de Nicolás Maduro: movilizar a la comunidad internacional. Estados Unidos y la Unión Europea amenazan con sancionar a Venezuela si sigue adelante con su proyecto para «consolidar la dictadura», como denuncian los opositores. El pasado domingo, la coalición opositora MUD logró que más de 7,6 millones de ciudadanos rechazaran la elección de una Asamblea Nacional Constituyente el próximo 30 de julio.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, consideró que el «pueblo volvió a dejar claro que apoya la democracia, la libertad y el Estado de Derecho», aunque «sus actos firmes y valientes siguen ignorados por un mal líder que sueña en convertirse en dictador». Trump avisa de que su país «no se quedará quieto mientras Venezuela se desmorona» y que si el régimen de Maduro «impone» su Constituyente, «EE.UU. adoptará fuertes y prontas acciones económicas».

La Administración Trump maneja una «lista muy completa» de sancionables por supuestas violaciones a los derechos humanos y podría ampliar el castigo al sector energético. Entre los afectados estarían el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, y el vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV, oficialista), Diosdado Cabello. A través del Departamento del Tesoro, la Casa Blanca ya impuso sanciones a funcionarios y exfuncionarios venezolanos vinculados con el narcotráfico y la corrupción.

Maduro ha ordenado una «profunda revisión» de las relaciones con WashingtonEn respuesta al último anuncio de Trump, Maduro ordenó este martes una «profunda revisión» de las relaciones con Washington. «Está amenazando al pueblo con sanciones económicas generales que son totalmente ilegales», declaró el canciller, Samuel Moncada.
La UE también ha dejado claro que tiene «sobre la mesa» la aplicación de un primer paquete de sanciones selectivas si Maduro persiste en reformar la Constitución chavista de 1999. «Obviamente siempre están todas las opciones sobre la mesa para su consideración política», señaló la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, tras un consejo de ministros de Exteriores de la Unión. El titular español, Alfonso Dastis, expuso la posibilidad de sanciones específicas, individuales y selectivas ante un punto de «difícil retorno» como sería la Constituyente.

Los más diversos países de la región –Argentina, Brasil, Perú, Colombia…– han sido enfáticos al condenar los planes de Nicolás Maduro. El Palacio de Miraflores declaró persona non grata a los expresidentes iberoamericanos que actuaron como observadores en el plebiscito: Vicente Fox (México), Jorge Quiroga (Bolivia), Andrés Pastrana (Colombia), Laura Chinchilla y Miguel Ángel Rodríguez (Costa Rica). Los exmandatarios hicieron un llamamiento al presidente venezolano para que «atienda la voluntad mayoritaria del pueblo, que ha expresado de manera inequívoca su rechazo a la Constituyente ilegítima».

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, destacó la «profunda lección» que dieron los venezolanos a «gobernantes y oposición». «El pronunciamiento soberano ordenó que el proceso se detenga», afirmó Almagro.

Santos en Cuba
Juan Manuel Santos ha visitado Cuba en plena crisis venezolana, donde el lunes podría haber buscado la mediación del principal aliado del chavismo. El presidente colombiano insistió en Twitter en que «hay que desmontar la Constituyente para lograr una solución negociada, rápida y pacífica en Venezuela». «El mundo entero lo está pidiendo», recalcó.

Otro ejemplo de cómo se está movilizando la comunidad internacional es el hecho de que senadores colombianos y chilenos han presentado ante la Corte Penal Internacional una denuncia contra Nicolás Maduro por «homicidios selectivos, tortura o segregación», entre otros crímenes.

A %d blogueros les gusta esto: