elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Nicolás Maduro

Malta Is Part Of A Scheme By Venezuelan President Maduro To Launder $1 Billion by Johnathan Cilia – Lovin Malta – 13 de Agosto 2018

The unnamed Maltese company allegedly laundered €​511 million in Venezuelan funds in the space of three months

Maduro

A criminal complaint filed in the courts of Miami has connected embattled Venezuelan president Nicolás Maduro and his three stepsons to an international money laundering scheme that saw over $1 billion stolen from the Venezuelan government-owned oil company PDVSA between 2014 and 2015.

He is now under investigation by a US probe as part of Operation Money Flight.

Court documents allege that an international network of businessmen, government officials, and a well-known international money launderer known as “Chente” used an unnamed Maltese private investment firm to launder at least €511 million through the island.

The Maltese company were given €20 million in exchange for this service, 4% of the total €511 million sum they allegedly laundered.

Although neither Maduro or his family are named in the court documents, with the accused only being referred to as “Venezuelan Official 2”, it is being widely reported that it is Maduro himself.

8664378668 A1A25Cf825 B

The unnamed Maltese company allegedly laundered €511 in Venezuelan funds

The Maltese company mentioned in the court documents remained unnamed, only referred to as “European Financial Institution 1”. Maltese authorities have already pledged to provide assistance in the probe, along with Italian, Spanish, and British authorities.

The unnamed Maltese company was used specifically to move funds from PDVSA to the accused’s accounts around the world. One email included in the criminal complaint refers to an email titled “Operation 600k” that featured details and specific work sheets about the money laundering operations between Venezuela and Malta.

One work sheet, called “Detailed Income from PDVSA” even listed a total of 10 transfers happening between 29th December, 2014, and 3rd February, 2015, between the two countries, with over €511 sent to Malta in that time period alone.

Screen Shot 2018 08 13 At 09 04 11

A screenshot of the criminal complaint referring to the allegedly Maltese company

“Everything runs through him”

Sources familiar with the case described a situation in Venezuela where the Maduro family plundered through national oil stocks and funnelled huge amounts of money through US and European banks in Malta and Austria. The Maduro family allegedly also used other assets, such as real estate in South Florida.

One person familiar with the case said that Maduro is the principal suspect in the probe, saying: “Everything runs through him”. And his three stepsons – Yosser Gavidia Flores, Walter Gavidia Flores and Yoswal Gavidia Flores – who are referred to as los chamos – ‘the stepsons’ in Spanish – are alleged to have gained €160 million in funds personally, funds that were pilfered from the PDVSA through the manipulation of foreign exchange rates.

The money was then allegedly laundered through the Maltese company between late 2014 and early 2015, around the time the entire conspiracy began. In all, eight people have been named and accused, along with over 10 unnamed people.

Maduro has overseen a catastrophic economic downturn in Venezuela, with severe food shortages leading to mass migration out of the country, and people even using the massively devalued money to create art sculptures in hopes of selling them to tourists.

He was recently the target of an alleged “terrorist” drone strike during a military parade on the 4th of August. A video of the attack appears to show a drone carrying explosives, before detonating in the air above the crowd, causing dozens of assembled soldiers to flee the parade.

TSJ en el exilio sentenció a Nicolás Maduro a 18 años y 3 meses de cárcel por corrupción – La Patilla – 15 de Agosto 2018

download.jpg

El Tribunal Supremo de Venezuela en el exilio,  declaró este miércoles que “hay suficientes pruebas para establecer la culpabilidad” de Nicolás Maduro en los delitos de “corrupción y legitimación de capitales” y lo condenó a 18 años y tres meses de reclusión en la cárcel de Ramo Verde en el estado Miranda.

Esta plenaria encuentra suficiente pruebas  de los hechos punibles que demuestra la culpabilidad y responsabilidad penal de Nicolás Maduro Moros en los delitos de corrupción”, relata el fallo aprobado por unanimidad de los magistrados venezolanos durante la audiencia que se realizó en el Congreso de Colombia.

“Las penas de delitos cometidos deben ser impuestas en su término medio tomando en cuenta las circunstancias agravantes y las consideradas por este órgano jurisdiccional (…) quedando las penas a aplicar para ambos hechos delictivos de la siguiente manera: 18 años y 3 meses de reclusión”, manifestó el magistrado Rommel Gil.

Además, el tribunal le impusoa Maduro una multa de 25 millones de dólares por corrupción propia y de 35.000 millones por legitimación de capitales, así como una inhabilitación política por el tiempo de la pena.

El fallo emitido por el tribunal detalla que será remetida la sentencia a la Interpol para la detención de Nicolás Maduro.

“Funcionarios policiales o militares deben proceder de inmediato a la detención de Nicolás Maduro; se ordena el inmediato cumpliendo de esta decisión judicial”, señala el escrito.

El pasado 2 de agosto el TSJ inició en Bogotá un juicio promovido por la exfiscal general Luisa Ortega Díaz, quien durante siete audiencias presentó pruebas con las que vincula a Maduro con Odebrecht.

Encuesta Meganalisis – 1-5 de Agosto 2018

Qué sabemos y qué se ha descartado del atentado contra Nicolás Maduro por Alicia Hernández – El Confidencial – 6 de Agosto 2018

En las últimas horas, el Gobierno venezolano ha confirmado que se han llevado a cabo seis detenciones, pero hay pocas certezas sobre lo que sucedió el sábado en la avenida Bolívar (Caracas)

Foto: Nicolás Maduro, ofreciendo declaraciones a la prensa tras el incidente del sábado. (EFE)
Nicolás Maduro, ofreciendo declaraciones a la prensa tras el incidente del sábado. (EFE)

Una explosión, dos, mientras el presidente Nicolás Maduro hablaba en un acto en celebración del aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana. Inmediatamente, la programación de la cadena de radio y televisión que se emitía en ese momento en Venezuela se corta. Eso fue este sábado a las 17:41 (11:41 hora peninsular española). Desde ese momento, la versión oficial habla de un atentado contra el mandatario venezolano.

Pero han salido voces a dar otras versiones. En la Venezuela de hoy, donde hay falta de transparencia oficial, miedo a declarar, bulos y donde lo más fantástico puede ser verosímil y lo real increíble, la cautela se vuelve más que nunca una premisa. Esto es lo que, hasta el momento, se sabe del incidente de la avenida Bolívar.

Era un acto que, de modo inusual, se hizo en una de las principales vías de Caracas, aquella en la que Hugo Chávez cerró su campaña presidencial de 2012, su último baño de masas. Normalmente, un acto castrense de este tipo se hace en Los Próceres o en algún recinto militar. Con la Guardia Nacional Bolivariana en formación, Maduro casi estaba terminando su discurso. “Hago un llamado a la Venezuela honesta, trabajadora, consciente (…) Ha llegado la hora de la recuperación económica y necesitam…”. En ese instante, y sin acabar la frase, se escucha una fuerte explosión. Todos miran al cielo. En la tarima no solo están Nicolás Maduro y la primera dama, Cilia Flores, sino la plana mayor del Ejército. Algunos maliciosos comentan que no estaba Diosdado Cabello, pero aunque es cierto, había muchos otros voceros del Gobierno que no estaban presentes.

En las imágenes captadas por Ruptly, se ve qué ocurre en la tarima presidencial mientras VTV cambia de plano. Al ruido de la primera explosión, el círculo de seguridad más cercano a Maduro lo rodea con placas de kevlar que se despliegan y son antibalas. Un escudo de personas se aglutina delante de él con estas placas y paraguas, al parecer, también del mismo material. En segundos, se llevan al presidente del lugar.

Horas después, llegaron las explicaciones. Primero de la mano del vicepresidente de Comunicación, Jorge Rodríguez. Habló mucho más acelerado de lo que suele hacerlo habitualmente. El ministro, psiquiatra de profesión, se caracteriza por ser una persona templada. Es la primera línea de choque discursiva que pone el Gobierno ante cualquier crisis. Si bien no estaba fuera de sí, se notaba más alterado de lo normal. Dio una primera versión de qué había ocurrido —el ataque de los drones—, que se ha mantenido.

Posteriormente, llegó el turno del presidente, Nicolás Maduro, vestido con el mismo traje que horas antes. Lo hizo desde el salón Simón Bolívar del Palacio de Miraflores. Sin prensa. Su gesto era serio y su respiración, fuerte. Apuntó como culpable al aún presidente de Colombia, Juan Manuel Santos. Desde el país vecino se apresuraron a negarlo y explicaron, además, que Santos estaba en el bautizo de su nieta.

Efectivos de distintos cuerpos de seguridad custodian y toman evidencias de la explosión ocurrida en Caracas. (EFE)
Efectivos de distintos cuerpos de seguridad custodian y toman evidencias de la explosión ocurrida en Caracas. (EFE)

Los drones

Jorge Rodríguez habló de dos aparatos voladores tipo dron cargados de explosivos que se dirigían a la tarima presidencial para matar a Nicolás Maduro. El ministro de Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol, añadió después que los aparatos estaban cargados con sendos kilos de C4, un potente explosivo. Explicó que el tipo usado era un DIJ M600.

El portal venezolano Efecto Cocuyo ha detallado que ese dispositivo cuesta alrededor de 6.000 dólares y se usa sobre todo con fines cinematográficos. Cada uno puede soportar 25 kilos de peso a una altura de 2.000 metros sobre el suelo, tiene un área de acción de tres kilómetros de distancia y alcanza los 150 kilómetros por hora, explican en la web.

Reverol dijo que los artefactos cayeron antes de explotar debido al inhibidor de frecuencia que había en la zona. Eso ocurre en cada acto en el que está presente Casa Militar, es decir, donde Nicolás Maduro interviene.

Efectivos de distintos cuerpos de seguridad custodian y toman evidencias de la explosión. (EFE)
Efectivos de distintos cuerpos de seguridad custodian y toman evidencias de la explosión. (EFE)

La bombona de gas

El sábado, la agencia Associated Press lanzaba una alerta en la que indicaba que fuentes de los bomberos bajo anonimato habían dicho que lo ocurrido era una explosión de una bombona de gas en el edificio Eduardo, en la avenida Este 12, a dos manzanas de la tarima donde Maduro hablaba.

Hubo una explosión en uno de los apartamentos, pero luego se ha sabido que el edificio tiene suministro de gas por tubería, no por bombonas; la explosión fue en el exterior de una de las viviendas. Y, finalmente, un cámara de Telemundo logró captar el momento en que un segundo dron choca contra la pared del edificio Eduardo causando el estallido y el incendio posterior.

Esta teoría, por tanto, queda descartada.

Los autores del ataque

El grupo autodenominado en redes sociales Soldados de Franela (de camiseta, en referencia a que son de bajo rango) se ha atribuido el ataque. En un comunicado que la periodista Patricia Poleo leyó desde Miami, explica que la llamada operación Fénix era para que la Fuerza Armada Bolivariana “se dedique a la defensa del pueblo”. También para que “retome el hilo constitucional”.

Al parecer, están vinculados a Óscar Pérez, el militar que el año pasado atacó un edificio público en Caracas con un helicóptero. Luego se mantuvo escondido hasta que, en un operativo, las fuerzas del Estado lo asediaron y mataron.

No han dado más anuncios además de esto ni han querido hablar con la prensa.

Los detenidos

Según Reverol, hay seis personas detenidas por el suceso. Dos de ellas han sido procesadas. Indicó que hay varios vehículos incautados y se han allanado varios hoteles de Caracas donde se han recabado distintas evidencias. Además, añadió que uno de los detenidos tiene orden de captura desde el incidente del Fuerte de Paramacay, hace justo un año. Otro de ellos fue detenido durante las protestas de 2014 y obtuvo un beneficio procesal.

Al parecer, ninguno de los detenidos tiene más de 30 años y en su mayoría no son de Caracas, sino del interior del país.

Lo que no se sabe con certeza o no encaja

A pesar de haber sido numerosas las declaraciones que se han hecho desde el sábado por la tarde, especialmente desde las fuerzas de seguridad del Estado, no se sabe con precisión qué ocurrió exactamente con los drones. Se desconoce si estallaron porque alguien los detonó, o si realmente perdieron conexión con quien los estuviera manejando y cayeron la suelo. Tampoco si fueron disparados por efectivos de seguridad.

Otra de las cosas que aún no se han comprobado es si había o no material explosivo, qué cantidad y tipo, más allá de la versión oficial del ministro de Interior.

Además, las versiones de los drones no coinciden. Jorge Rodríguez dijo en una entrevista a Sputnik que hubo tres drones que explotaron. Néstor Reverol había asegurado que eran dos. Y sus versiones, además, difieren de dónde estallaron y en qué momento.

También es una incógnita cómo lograron los drones pasar los anillos de seguridad de Casa Militar y de Nicolás Maduro y llegaron a un espacio aéreo tan cercano a la tarima presidencial. En 2016 hubo un periodista detenido por volar un dron para grabar la denominada ‘Toma de Caracas’. Previamente, el Gobierno había prohibido el uso de drones en el país.

Fotograma de un vídeo cedido por VTV del momento en que la transmisión muestra a los militares formados rompiendo filas. (EFE)
Fotograma de un vídeo cedido por VTV del momento en que la transmisión muestra a los militares formados rompiendo filas. (EFE)

Lo insólito

Desde que Hugo Chávez llegó al poder y después lo tomara su sucesor, han sido incontables las veces que ambos han hablado de “planes magnicidas”. Pero, sobre todo, desde que Maduro alcanzó la presidencia y con especial fuerza en el último año y medio, ha hablado mucho de golpes de Estado frustrados y en más de una ocasión Maduro se ha dirigido al pueblo pidiendo “lealtad”.

Sin embargo, esta ha sido la primera vez que se ve por televisión lo que podría ser un atentado contra la máxima autoridad del país. La primera en la que se percibe tan vulnerables a Nicolás Maduro y sus círculos de seguridad.

El hecho también habla de tres hipótesis que varían según se apunte a un posible autor o a otro. Si es alguien externo al Gobierno, las posiciones extremistas y radicales para sacar a Maduro del poder que hasta ahora solo habían quedado en palabras llegaron a Venezuela. Si se trata de alguien interno, esto habla del momento de mayor debilidad de Maduro, con un chavismo ampliamente descontento, en que las luchas intestinas se hacen evidentes y violentas. Queda un posible tercer autor: el propio Gobierno, quien podría haberse dado un ‘autogolpe’ al estilo Erdogan para hacer purga política.

Nicolás Maduro evacuado de parada militar por explosiones – ProDaVinci – 4 de Agosto 2018

El sábado 4 de agosto, el acto de los 81 años de la Guardia Nacional Bolivariana fue interrumpido de forma abrupta. Mientras el presidente Nicolás Maduro daba su discurso, hubo un movimiento en la tarima por una presunta explosión y segundos después el personal militar rompió filas y corrió. Después de esto, la transmisión fue interrumpida. Aunque las cámaras oficiales del evento no lo registraron, Jorge Rodríguez, ministro de Comunicación, aseguró que “se trata de un atentado contra Nicolás Maduro que se encuentra ileso” y que 7 funcionarios resultaron heridos.

El domingo 5 de agosto, Néstor Reverol, ministro de Interior, Justicia y Paz informó que el pronóstico de 3 de los lesionados es reservado y que hasta los momentos 6 personas habían sido capturadas: “Uno de ellos tiene orden de captura por estar directamente involucrado en el asalto al Fuerte Paramacay, la brigada blindada de Valencia. Otro fue detenido en 2014 por participar directamente en las guarimbas y le fue otorgado un beneficio procesal”. Indicó que no se descartan otras detenciones en las próximas horas.

Jorge Rodríguez informó que “en el momento que estaba culminando el acto en la Avenida Bolívar de Caracas, exactamente a las 5:41 minutos de la tarde se escucharon unas detonaciones que las averiguaciones ya establecen con claridad que correspondían a artefactos voladores, de tipo drone, que contenían una carga explosiva que detonó en las cercanías de la tarima presidencial y en algunas zonas del desfile”.

Reverol confirmó esta declaración y detalló que fueron identificados 2 drones modelo M600:

“Dos aeronaves tripuladas a distancia con carga explosiva, lo que llamamos drones, aproximadamente cada una de ellas con un 1 kilogramo de explosivo denominado C4, capaz de hacer daño efectivo a un radio aproximadamente de 50 metros. Una de las aeronaves sobrevoló la tribuna presidencial con el fin de detonar a distancia la sustancia explosiva en la tribuna. Gracias a las técnicas especiales y la instalación de equipos inhibidores de señales, se logró desorientar al drone activándose fuera del perímetro planificado por los sicarios y terroristas de este hecho. El otro drone perdió el control en las aproximaciones de este evento y cayó en un edificio cercano denominado Don Eduardo, cerca de la Avenida Bolívar, detonando a la altura del piso 1 del mencionado edificio. Se trata de un delito de terrorismo y magnicidio en grado de frustración”.

En horas de la noche del incidente y luego de las declaraciones de Rodríguez, Maduro confirmó en cadena nacional la tesis del atentado y responsabilizó “a la ultraderecha venezolana en alianza con la ultraderecha colombiana, y que el nombre de Juan Manuel Santos está detrás de este atentado”.

La cancillería de Colombia emitió un comunicado en el que rechazó las acusaciones y calificó de “absurdos” todos los señalamientos contra el presidente Santos:

Ver imagen en Twitter

La fractura del régimen: un espejismo por Trino Márquez – La Patilla – 1 de Agosto 2018

Unknown

Antes que comenzara el congreso del Psuv, se produjeron algunas mini protestas y denuncias dentro del partido oficialista. Freddy Bernal, Elías Jaua, Earle Herrera, Miguel Pérez Pirela, fueron algunas de las voces que se atrevieron a reconocer que en el país existen algunas dificultades y que esas fallas tienen alguna relación con el gobierno. El regaño de Maduro, quien los llamó “showseros”, inmediatamente los hizo retroceder. Los arrestos de coraje e independencia crítica desaparecieron por completo. En los primeros días del congreso el Psuv lució tan monolítico como siempre. La exaltación de Nicolás Maduro al altar reservado al líder máximo fue por unanimidad. La procesión que, según dicen algunos, va por dentro, quedó silenciada. El rígido esquema cubano se impuso. Maduro es el jefe del Estado, del Gobierno y del Partido, todo dentro de la más estricta ortodoxia stalinista, adoptada sin modificaciones por la nomenclatura de la isla caribeña

Quienes habíamos percibido y celebrado, me incluyo en ese combo, pequeñas grietas en el bloque dominante, estábamos viendo pajaritos preñados. Nicmer Evans, hasta hace algún tiempo figura joven emergente vinculada al oficialismo, dice que el Psuv es un hueso roto pegado por un yeso hermético. Las evidencias no muestran ninguna fisura significativa. El madurismo disidente, si tal cosa existe, tuvo la oportunidad de expresar su descontento en la plenaria de la convención y no lo hizo. Guardó un silencio cómplice  con Maduro y la camarilla que destruye sin tregua al país. Se sumó a la aclamación del presidente y aprobó sin chistar la delegación en él de los poderes plenipotenciarios que lo habilitan para organizar la dirección del partido como le venga en gana. Mao, Stalin o Castro sentirían envidia ante tanta sumisión. Aprovechando la onda aclamacionista, Aristóbulo Istúriz –siempre obsecuente- propuso crear el partido hegemónico y, de paso, acabar con las elecciones democráticas para no correr el riesgo de perder el poder por la vía electora

Ante las prácticas claramente antidemocráticas de la convención, el ala inconforme ni siquiera expresó su desacuerdo, ni se mostró como tendencia dentro de la organización, tal como ocurría en los antiguos partidos izquierdistas, en los cuales las facciones lograban su reconocimiento como corrientes específicas. No hubo discreción, sino miedo cerval por las consecuencias que podría acarrearles cualquier ejercicio autonómico de la crítica.

Los amagos preliminares al congreso no tuvieron nada que ver con un movimiento interno de rebeldía o con una división en ciernes, sino con la enorme fragilidad de la oposición. Los dirigentes del Psuv que se atrevieron a tocar notas disonantes, lo hicieron no porque estén agrupados de forma orgánica, sino ante  las evidencias del raquitismo de la opción democrática. Cuando fue necesario demostrar unidad y hasta armonía frente el país, toda la dirigencia oficialista se cerró en torno al gobierno y a Maduro.

El espejismo de la segmentación del oficialismo hay que develarlo, lo mismo que la hipotética fractura entre los militares o la invasión extranjera. Esas quimeras solo alimentan ilusiones que colocan el epicentro de los cambios en factores ajenos a la dirigencia democrática. Si el madurismo, hastiado por la ruina de la nación, se divide, pues muy bien que lo haga y bienvenidas las facciones o dirigentes que quieran integrarse a la reconstrucción nacional. Si la cúpula militar opta en algún momento por defender la Constitución y colocar los intereses nacionales por encima de las apetencias insaciables del corro dominante, pues también será excelente. La invasión extranjera jamás ocurrirá, además de que es inconveniente que suceda.

La oposición tiene que desterrar las fantasías y entender que la recuperación de la democracia y la reconstrucción nacional dependen, en primer lugar, de su propia capacidad para unificarse, organizarse, ganar aliados y proponer un programa  que compacte a la inmensa mayoría de los venezolanos en torno a objetivos comunes. Lo demás son vapores de la fantasía, como diría Andrés Eloy Blanco.

Nicolás Maduro hace un ‘mea culpa’ – Yo Influyo – 31 de Julio 2018

“La responsabilidad es nuestra, es mía. Tenemos que echar adelante esa potencia económica que tenemos”


Maduro reconoce errores


Sin dejar de lado su tradicional discurso en el que acusa una ‘guerra económica’ contra su país encabezada por Estados Unidos, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, reconoció fallas en el modelo económico que su gobierno ha intentado implementar.

“Los modelos productivos que hasta ahora hemos ensayado han fracasado” reconoció Maduro en un discurso en el marco del IV Congreso del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), en el que fue ratificado como su dirigente.

“La responsabilidad es nuestra, es mía. Tenemos que echar adelante esa potencia económica que tenemos” agregó.

Aunque dijo que la ‘guerra económica’ es una realidad, aseguró que su gobierno es responsable de sacar adelante al país a pesar de ello.

“¿Que el imperialismo nos agrede? Basta de lloriqueos” insistió ante sus correligionarios.

“Ustedes no me ven lloriqueando a mí, ni los nombro ya, no me ven lloriqueando frente al imperialismo. Que nos agreda, nos toca a nosotros producir con agresión o sin agresión” puntualizó.

Hace algunos días Maduro Moros anunció una serie de medidas para atajar la crisis económico, entre ellas quitar cinco ceros a su moneda (Bolívar), sumida en una hiperinflación que, de acuerdo con organismos internacionales, alcanzará este año un millón por ciento.

Ratifican a Maduro como presidente del PSUV

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, fue ratificado hoy como líder del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), en la jornada final del IV Congreso de esa organización oficialista.
La decisión fue anunciada por el primer vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello, quien dijo que fue una decisión de carácter extraordinario.

“El IV Congreso socialista ha tomado una decisión de carácter extraordinario: ha sido designado y ratificado como presidente nuestro querido hermano Nicolás Maduro”, señaló Cabello.

El también presidente de la Asamblea Constituyente dijo que el PSUV reservó a Maduro todas las facultades para elegir a la dirección nacional y designar una estructura política que “garantice que en estos cuatro años que son de pura guerra, el Partido Socialista Unido de Venezuela esté a la altura de las circunstancias”.

Indicó que Maduro ha demostrado gran capacidad de escuchar y muchas veces de “cambiar las decisiones que tiene que cambiar”.

La sesión final del Congreso estuvo marcada por un apagón eléctrico en la sala donde se realizaba en Caracas. Maduro dijo que el apagón fue producto de un “sabotaje”.

A la vez, Cabello celebró los resultados del Congreso, en el cual los delegados debatieron el plan de estabilización económica de Maduro que comenzará el 20 de agosto con la puesta en marcha de una reconversión monetaria para suprimirle cinco ceros a la moneda nacional.

Venezuela: una transición llena de incógnitas por Francesco Manetto – El País -29 de Julio 2018

El PSUV celebra su congreso mientras la oposición trata de volver a la unidad

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, en el congreso del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).
El presidente venezolano, Nicolás Maduro, en el congreso del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). EFE

La gravísima crisis económica e institucional de Venezuela ha generado al menos un consenso amplio que, con la excepción del núcleo duro del régimen de Nicolás Maduro, incluso amenaza con quebrar al chavismo por dentro. Casi todos coinciden en que la situación se ha vuelto insostenible. Lo es por la hiperinflación, por la presión internacional y las sanciones a algunos de los principales dirigentes oficialistas, por la represión de la protesta social en la calle, los presos políticos —250, según la ONG Foro Penal—, por el saqueo de PDVSA, la petrolera estatal…

Una especie de tormenta perfecta azota el país. Y, a pesar de la aparente fortaleza del aparato oficialista, que logró desunir a la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), las fuerzas críticas con el Gobierno siguen esperando que se produzca pronto un cambio. Tal vez antes de finales de año.

“Si no abandonan el socialismo y van hacia una dictadura, simplemente vamos a tener un colapso mucho mayor. Es decir, anarquía, que nada funcione y que todo se convierta en una especie de Mad Max”, vaticina Ángel Alvarado, economista y diputado en la Asamblea Nacional elegido en 2015 en las listas de Primero Justicia, el partido de Julio Borges y Henrique Capriles.

Un semestre clave

“Están empobrecidos todos, el chavismo tiene una base popular muy grande y yo siempre me acuerdo de ese cuadro de Goya en el que Saturno se come a sus hijos. En este momento el socialismo se está comiendo a sus propios hijos”, continúa este opositor. “Yo creo que el segundo semestre va a ser clave. Tenemos demasiados catalizadores a la vez: sindicatos molestos, trabajadores, fuerzas armadas, descontento generalizado, las sanciones pueden empeorar… ¿Alguna de estas cosas es nueva? No. Lo que es nuevo es que todo ocurra a la vez”, advierte.

Según el análisis más extendido, Maduro logró la reelección en mayo de forma ilegítima, porque convocó unas presidenciales sin suficientes garantías democráticas y poniendo trabas a la oposición, cuyas fuerzas mayoritarias declinaron participar. No obstante, uno de los escenarios de futuro que contemplan analistas como Henkel García pasan precisamente por un acuerdo entre el chavismo y un sector de la oposición. O, como hipótesis alternativa, por una crisis interna del oficialismo que dé paso a una transición. “Analizando la dinámica dentro del chavismo, él gana con la promesa de hacer un cambio en la economía, cosa que no ha podido entregar”, explica. Esta circunstancia puede conferir un carácter político al malestar social, que hoy está todavía desarticulado.

Con estas premisas ayer comenzó su congreso la formación de Gobierno, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Rodrigo Cabeza, que fue ministro de Finanzas del expresidente Hugo Chávez y diputado, mantuvo que en su opinión el cónclave será una simple exhibición de unidad del oficialismo. Cabeza dijo en declaraciones a la agencia Reuters que el Gobierno prohibió a los ministros mencionar la palabra hiperinflación y hablar de subida de precios. El argumento habitual del Maduro para tratar de justificar los males de Venezuela es el de la “guerra económica” y el supuesto fantasma del enemigo exterior.

La oposición

No obstante, la clave consiste en desentrañar los próximos pasos de la oposición, que, antes de la votación de la Asamblea Nacional Constituyente en julio de 2017, mantuvo la presión en la calle durante casi cuatro meses para luego sumirse en el desánimo y en las tensiones internas. Mientras algunos gremios, como los del sector sanitario, le han plantado cara al Gobierno en las últimas semanas, el Frente Amplio —el movimiento que se propone convertirse en una alternativa a la MUD— ha sopesado la posibilidad de convocar una huelga general.

Opositores como Alvarado están dispuestos a dar la batalla, en un intento de quitarle la incitativa al Ejecutivo: “Ahora, si logran pasar estos seis meses, podemos ir a una situación muy complicada en los próximos años. Es decir, que se instale y se consolide algo completamente perverso”.

“Al final”, resume, “lo que está en juego es el Gobierno, si abandona el socialismo o no y si se convierte en un Estado de dictadores”.

Un diputado francés denunciará a Maduro por incitación al odio racial – La Patilla – 17 de Julio 2018

El diputado francés Jean-Christophe Lagarde, presidente del partido centrista Unión de los Demócratas e Independientes (UDI), anunció hoy que denunciará al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, por incitación al odio racial.

La denuncia, que según indicaron a EFE fuentes de su partido será interpuesta este martes, se produce en respuesta a los comentarios que el mandatario venezolano hizo al felicitar a Francia por su victoria en la final del Mundial de Rusia contra Croacia.

“Ganó el equipo de Francia, aunque parecía el equipo de África. Ganó África realmente, los inmigrantes africanos que han llegado a Francia”, dijo este lunes Maduro durante un acto de Gobierno en Caracas transmitido por la televisión estatal VTV.

El presidente venezolano insistió en que los “Bleus”, que se impusieron en la final por 4-2, obtuvieron el campeonato “gracias a los jugadores africanos o hijos de africanos”, e hizo un llamamiento para que cese en Europa el racismo y la discriminación contra los inmigrantes y los pueblos africanos.

Lagarde señaló hoy en una entrevista con la emisora “France Info” que presentará su denuncia “porque eso se llama incitación al odio racial” y añadió que las declaraciones de Maduro “niegan lo que es Francia”.

“Francia no mira tu origen. Cuando llegas aquí, quieres ser francés y compartes nuestros valores, eres francés. Nos da igual tu color de piel, tu religión, tus antepasados, etc. Todo lo contrario. Maduro, que maltrata su país, no conoce Francia”, sostuvo.

El diputado admitió que su denuncia tiene un valor principalmente simbólico, pero recalcó que presentarla es una manera de decirle “vete a la mierda”. EFE

Maduro, Putin y Rosneft por Ibsen Martínez – El País – 17 de Julio 2018

UnknownUno se pregunta, si además de Siria, Irán y las ondas de choque diplomáticas de la trama rusa, Trump y el mandatario ruso habrán tenido tiempo para el caso Venezuela

Tuit del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, en vísperas del encuentro en Helsinki: “Para contribuir a la solución de la crisis en Venezuela, le pido al presidente Trump que solicite a Putin dejar de apoyar al régimen de Maduro”.

La súplica de Santos a Trump no parece mala idea. Si alguien está, hoy día, en situación de asirse de la oreja del mandatario ruso es, precisamente, el más ferviente de sus admiradores. Ya antes de Trump, tres presidentes de EE UU tuvieron encuentros cercanos con el envenenador de Londres. George Bush padre famosamente afirmó en 2001 que le bastó mirar a los ojos del mandatario ruso para sentir el alma de un hombre recto y muy de fiar. 

Donald y Vóvoshka (así lo llaman, cariñosamente, sus paniaguados) Putin habrán tenido mucho que hablar en Helsinki. Es notorio que la reunión privada se prolongó más de lo previsto. Uno se pregunta, sin embargo, si con un temario erizado de Ucranias y Crimeas, si además de Siria, Irán y las ondas de choque diplomáticas de la trama rusa en las elecciones de 2016, habrá habido espacio para el caso Venezuela.

Sea como haya sido, la solicitud del presidente Santos atiende al papel descollante que, en lo inmediatamente venidero, Rusia jugará en Venezuela. Los intereses rusos en nuestro país, que comenzaron hace ya tres lustros, han crecido últimamente a la par que se ha intensificado el claro intento de desestabilizar las democracias occidentales y asentarse firmemente, de paso, en la más grande reserva de petróleo en el Hemisferio. No hay nada de “política ficción” en esto. Tampoco en la posibilidad de que Trump desestime, con característica panache, los designios de Putin respecto a Venezuela y la región circundante.

El desastroso manejo de su economía, una deuda externa que sobrepasa los 150.000 millones de dólares, y las lúgubres perspectivas de su industria petrolera no han inhibido a Rusia de reestructurar la deuda venezolana contraída con Moscú, calculada en más de 3.000 millones de dólares, tal como lo hizo en noviembre pasado, ni de anunciar masivos planes de inversión en PDVSA, la desarbolada empresa estatal, como se ha anunciado recientemente.

Asfixiado por la falta de divisas, Maduro no ha vacilado en ceder a Rusia soberanía y potestades, nunca antes otorgadas, sobre activos y operaciones en la Faja Petrolífera del Orinoco, así como en el llamado Arco Minero, emporio aurífero amazónico. Por otra parte, Putin se ha mostrado tan impasible ante la crisis política y la tragedia humanitaria venezolanas como ante el sufrimiento del pueblo sirio. La solidaridad de Moscú para con Maduro se hace eco de la misma retórica antinorteamericana del dictador en su denuncia de las sanciones impuestas por EE UU, Canadá y la Unión Europea a Maduro y sus corruptos y sanguinarios caimacanes. Nada extraño habría en ello: Rusia también ha sido objeto de sanciones mucho más gravosas que las cosechadas por los narcogenerales venezolanos. 

Numerosos analistas se preguntan si la ayuda rusa, junto con los 5.000 millones de dólares prometidos (condicionadamente, según algunas fuentes) por China la semana pasada, serán suficientes para mantener a flote al régimen por largo tiempo. Es muy concebible que, aunque en grados dispares, sí lo sean.

Todo lo cual tal vez signifique que Nicolás Maduro ha logrado más en el ámbito internacional que la oposición venezolana. Al cabo de grandes pérdidas y sumida en la discordia, la descoyuntada oposición democrática está hoy limitada a aguardar, inerte, sin liderazgo alguno y ya sin mucha fe, el efecto que puedan surtir las resoluciones de la OEA y las sanciones económicas de EE UU y la UE. 

En cambio, y valga lo que valiere cada uno, Nicolás Maduro aún cuenta con Putin, Rosneft y el Banco de Desarrollo de China.

A %d blogueros les gusta esto: