elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Narcotráfico

La dificil transición pacifica y democrática por Nelson Bocaranda Sardi – RunRunes – 22 de Mayo 2019

Nelson-Bocaranda-Sardi.jpg

 Este artículo editorial de The Washington Post conecta con un profundo trabajo de dos catedráticos estadounidenses Douglas Farah y Caitlyn Yates de IBI Consultants para la National Defense University. Nos da luces sobre la complejidad del tejido criminal montado durante los gobiernos de Chávez y Maduro en estos 20 años de “revolución bolivariana”.

Me interesó, y por eso lo comparto con nuestros lectores, pues pareciera servir, con datos reales y precisos, para ir definiendo la terrible y posible denominación de Venezuela como “Estado Forajido”. Prende las alarmas a todos los niveles globales. Angustia compartida ante una difícil transición pacífica. Preocupa a los países vecinos y mucho mas a los “socios” involucrados. Algunos ya detectados, otros ya comprometidos cantando y los terceros listos para el “bel canto” , bien de uniforme o de civil:

LA VERDADERA RAZÓN POR LA CUAL MADURO SOBREVIVE: EL DINERO SUCIO.

 En Venezuela, la administración de Trump necesita retroceder. Los venezolanos son los perdedores en el conflicto político entre el gobierno y la oposición, y Estados Unidos lo está empeorando. (Joshua Carroll, Kate Woodsome / The Washington Post)

 Por Jackson Diehl, sub-director de la página Editorial de The Washington Post

12 de mayo de 2019.

“Cuando se les pidió que explicaran por qué sus esfuerzos por derrocar al presidente venezolano, Nicolás Maduro, se han quedado cortos, los funcionarios de la administración de Trump suelen citar la influencia siniestra de Cuba y Rusia, que dicen ha endurecido la resistencia del régimen. De lo que no hablan tanto es un factor posiblemente más importante: el Cartel de los Soles. Ese término colorido se refiere a la red de tráfico de drogas que cada año transporta cientos de toneladas de cocaína colombiana desde los aeródromos venezolanos a América Central y el Caribe para su distribución final en los Estados Unidos y Europa, y eso incluye a algunos de los funcionarios de mayor rango en el régimen de Maduro. Estos hombres no se aferran al poder porque son verdaderos creyentes en el socialismo, o por su lealtad a Vladimir Putin y Raúl Castro. Se aferran porque, a pesar de la implosión económica de Venezuela, todavía están cosechando millones, y es probable que se encuentren encarcelados en Venezuela o los Estados Unidos si se alejan de su país. El tráfico de cocaína es solo una de las muchas actividades delictivas en las que está inmersa la élite de la “revolución bolivariana” de Hugo Chávez. También hay minería ilícita de oro y hierro; ventas fraudulentas de petróleo; los beneficios de las importaciones de alimentos y medicinas; y el comercio de divisas corruptas. Maduro y todos los que están cerca de él, incluyendo a su esposa, su No. 2 y los ministros del Interior y de la Industria, están a su altura.

Aunque tanto el gobierno de Trump como los defensores extranjeros de la extrema izquierda de Maduro prefieren describir la crisis venezolana en términos políticos, la realidad es que el régimen es menos un gobierno, mucho menos socialista, que una pandilla criminal. Eso tiene dos consecuencias que complican su eliminación.

Primero, el dinero que está obteniendo de la actividad criminal está sirviendo como un apoyo que le permite sobrevivir a las sanciones de los Estados Unidos.

Quizás lo más importante es que la contaminación tóxica en casi todos los altos funcionarios hace que sea mucho más difícil seguir las fórmulas habituales para una transición pacífica, incluida la creación de un gobierno de transición y la amnistía para aquellos que renuncian.

El colapso de la economía regular de Venezuela ha creado una grave escasez de alimentos, agua, medicinas y energía, y ha provocado que más del 10 por ciento de sus 30 millones de personas huyan del país. Sin embargo, los ingresos ilícitos que se están derramando para la camarilla de Maduro parecen estar aumentando. Un reciente informe de CNN dijo que los vuelos de drogas desde Venezuela habían aumentado de aproximadamente dos por semana en 2017 a casi todos los días en 2018; citó a un funcionario de los Estados Unidos diciendo que este año se habían realizado hasta cinco vuelos por noche. En el 2018, se calcula que se traficaron a través de Venezuela 265 toneladas de cocaína colombiana, con un valor de venta de $ 39 mil millones, según el informe.

Otro nuevo estudio preparado para la Universidad de Defensa Nacional por Douglas Farah y Caitlyn Yates encontró que incluso mientras el régimen de Maduro vendió 73 toneladas de oro en Turquía y los Emiratos Árabes Unidos el año pasado para recaudar efectivo, sus reservas crecieron en 11 toneladas, el resultado probable de la minería ilegal de oro, incluso por grupos rebeldes colombianos con sede en Venezuela y aliados con el régimen. Esas ventas podrían haber recaudado cerca de $ 3 mil millones, más que suficiente para financiar las fuerzas de seguridad y los grupos paramilitares aún leales a Maduro.

Farah y Yates describen el régimen venezolano como parte de una red regional que denominan Empresa Criminal Conjunta Bolivariana, un “consorcio de estados criminalizados y actores no estatales”. Identificaron 181 individuos y 176 empresas en 26 países vinculados a la actividad criminal venezolana. Gracias a esta empresa, dicen, “el régimen de Maduro no se ha derrumbado y puede que no durante un período de tiempo significativo. . . . “La capacidad de la red para adaptarse y diversificar su cartera criminal significa que el dinero continúa fluyendo hacia los cofres del régimen”.

En teoría, la oposición venezolana, el gobierno de Trump y otros que buscan sacar a Maduro podrían resolver perdonar todo esto. La oposición ha hablado sobre la amnistía para los líderes militares que denuncien el régimen y la semana pasada, el Departamento del Tesoro levantó las sanciones al jefe de inteligencia de Venezuela luego de que desertara el 30 de abril.

Sin embargo, como cuestión práctica, es difícil imaginar a la mayoría de la mafia de Maduro simplemente alejándose del poder. Al menos dos de sus capos han sido acusados ​​por grandes jurados federales de los Estados Unidos. Otro, el ex general Hugo Carvajal, desertó a España el mes pasado, y fue encarcelado rápidamente en una solicitud de extradición de los Estados Unidos. Se enfrenta a cargos federales de contrabando de cocaína.

Algunos líderes de la oposición y gobiernos extranjeros esperan negociar una administración de transición que incluya figuras del régimen. Pero, como dijo la veterana activista de la oposición María Corina Machado a The Post, “no se puede tener a los capos de la droga. . . no puede haber individuos que formen parte de la mafia en el tráfico de oro, el tráfico de petróleo y el tráfico de gasolina o las mafias de alimentos ”. Eso, por desgracia, puede excluir a casi todos los que tienen el poder de lograr un cambio pacífico en Caracas”.

Hasta aquí el editorial.

El detallado trabajo del que habla Diehl elaborado este mes de mayo por Douglas Farah y Caitlyn Yates, de IBI Consultants,LLC para la National Defense University, es contundente en su investigación. Las pesquisas incluyen desde movimiento de dinero en diferentes monedas y en variados países hasta las empresas fachadas, las ventas de oro, la distribución de las comisiones, los negocios en países amigos del régimen venezolano, y otros elementos que podrían servir para declarar a Venezuela un “estado forajido” con la contundencia de los hallazgos de ilícitos criminales de tipo muy variado. La investigación estuvo en parte financiada por la National Defense University a través del Instituto de Estudios de la Seguridad Nacional. En una aclaratoria inicial enfatizan que el reporte no representa la visión de la Universidad, el Departamento de Defensa o cualquier otro ente del gobierno estadounidense.

Estos son los tres párrafos introductorios:

“En 1998, el pueblo venezolano eligió a Hugo Chávez, iniciando un movimiento regional conocido como la Revolución Bolivariana. En un esfuerzo por aislar a los Estados Unidos y promover su “Socialismo para el proyecto político del siglo XXI”.

Chávez consolidó sistemáticamente el poder en la rama ejecutiva. A su vez, transformó a PDVSA, la compañía petrolera nacional venezolana, en una empresa regional multimillonaria que opera en concierto con líderes políticos simpatizantes, élites económicas y organizaciones criminales. Mientras Chávez dirigió el proyecto, fue ayudado por el liderazgo político en Cuba, Nicaragua, Bolivia, Ecuador, Surinam y El Salvador. En los últimos 20 años, esta red criminal creció para abarcar varias docenas de personas y cientos de empresas de fachada. Nicolás Maduro luego heredó este régimen criminal en 2013 después de la muerte de Chávez. Veinte años después del inicio del proyecto político, la red abarca todo el mundo, desde El Salvador a los Estados Unidos, desde Rusia a Hong Kong, y a través de varios paraísos financieros en el medio.

Sin embargo, incluso después de que Estados Unidos sancionó a cientos de personas y entidades por cargos como el narcotráfico y el lavado de dinero, Maduro continúa sirviendo, de facto, como el líder de Venezuela. Los resultados de este régimen criminal culminaron en una economía venezolana que se contrajo más del 50 por ciento, mientras que al menos el 10,5 por ciento de la población venezolana ahora vive como refugiados. En otros países. Esta crisis cada vez más visible impone enormes costos a los vecinos regionales.

Mientras tanto, los fondos lavados ilícitamente socavan el estado de derecho y la democracia, causan estragos sobre las economías legales, fortalecen los regímenes autocráticos corruptos y crean espacios donde las redes criminales organizadas transnacionales prosperan. Si bien la dinámica de las actividades delictivas conjuntas en Venezuela se mantiene prácticamente sin cambios, el régimen de Maduro está sintiendo cada vez más la presión doméstica e internacional para el cambio de régimen.

Este informe destaca la escala de lo que llamamos la “Empresa Criminal Conjunta Bolivariana”. Aquí nosotros resaltamos algunas de las tipologías criminales utilizadas por la red y exploramos el impacto más amplio de las acciones de esta red. El informe recopila el trabajo de campo realizado durante cinco años en 11 países y aumenta este análisis cualitativo con investigación de código abierto y análisis de datos.

Por último, argumentamos que la Empresa Criminal Conjunta Bolivariana no es una entidad única, sino una red de empresas aliadas, estructuras regionales e individuos históricamente vinculados que operan en todo el globo. A menos que la red sea atacada desde múltiples puntos simultáneamente, la alianza , sobrevive y se transforma en una operación más dispersa y sofisticada”.

El profundo trabajo de investigación incluye las ventas falsas de petróleo venezolano, las Compras Cíclicas de Activos Fijos, la Minería Ilegal, los Proyectos de Infraestructura Falsificados y las Transferencias Banco a Banco, El Impacto Humano y Económico, las Conclusiones y el detalle de las múltiples fuentes utilizadas en tan enjundiosa investigación durante cinco años.

CONCLUSIONES: Este informe destaca la interconexión de diferentes actores y mecanismos económicos que facilitan la resistencia de la empresa, aunque actualmente en un estado debilitado. La “Bolivarian Joint Criminal Enterprise” es una estructura única basada en la participación directa del Estado en el comportamiento criminal, operando en múltiples esferas económicas y jurisdicciones de aplicación. Este portafolio criminal se basa en el apoyo de entidades estatales, empresas lícitas y grupos delictivos organizados.

El resultado es una compleja operación criminal que socava el Estado de Derecho, la Democracia, la Gobernanza y las alianzas de Estados Unidos en todo el hemisferio occidental.

La estructura bolivariana ha demostrado ser resistente y adaptable, con múltiples capacidades redundantes. Operacionalmente, cuando se presiona una faceta de la red criminal, la Empresa Criminal Conjunta Bolivariana es experta en trasladar operaciones a nuevas áreas o encontrar nuevos aliados, a menudo alimentando las diferentes fortalezas y conexiones de la historia compartida de la Empresa y sus objetivos comunes. El gobierno de los Estados Unidos ha emprendido recientemente un esfuerzo más holístico y unido para enfrentar a estos actores criminales, dando resultados significativos.

Los esfuerzos para canalizar algunos de los fondos que fluyen desde PDVSA y la estructura bancaria bolivariana al legalmente reconocido gobierno interino de Guaidó, y fuera de las manos del régimen de Maduro, es innovador y necesario.

Pero, como dijo el ex comandante del USSOUTHCOM, el almirante James Stavridis: “se necesita una red para luchar contra una red ”.

La clave para combatir esta red, argumentamos, es la integración de las autoridades y las capacidades en todo el gobierno de los Estados Unidos, y en colaboración con socios de confianza como Colombia, para abordar el alcance de la Red Bolivariana. Este enfoque incluye la combinación de recursos y autoridades de los departamentos de Hacienda, Estado, Justicia, Seguridad Nacional y Defensa, junto con la Comunidad de Inteligencia para enfrentar los múltiples nodos de la “empresa”. Sin embargo, abordar la “Empresa Criminal Conjunta Bolivariana” también requiere respuestas de los actores en países más allá de Venezuela y abrazar en conjunto un compromiso más sólido y a largo plazo con políticas alineadas con naciones socias en el hemisferio occidental. Como los impulsores ideológicos de la revolución bolivariana. han sido ampliamente desacreditados, recientemente esta es una oportunidad para que Estados Unidos se comprometa audazmente con la región y abordar el alcance y la complejidad que esta empresa criminal hoy abarca.

Aquí el enlace con el trabajo que en sus 20 páginas incluye gráficos en detalle de las conexiones globales actualizadas. Incluyen PDVSA, las compañías fachadas, los activos millonarios, la corrupción de funcionarios del régimen, los traficantes de oro, las falsas refinerías de oro usadas para venderlo en el mercado internacional, el mercado de oro en Dubai, las organizaciones traficantes de oro, las inversiones falsas de PDVSA, bancos locales, bancos corresponsales, bancos de terceros países con cuentas personales y presión a vecinos por éxodo de refugiados.

https://www.ibiconsultants.net/_pdf/maduros-last-stand.pdf

¿Por qué la Venezuela de Maduro logra sobrevivir? por Miguel Da Silva – Caraota Digital – 13 de Mayo 2019

Venezuela caraotadigital
Nicolás Maduro, imagen referencial.

La administración de Donald Trump ha reiterado que la siniestra influencia de Cuba y Rusia sostiene a Nicolás Maduro y a su cúpula en el poder de Venezuela. Sin embargo, casi no se habla de un factor aún más importante: el Cártel de los Soles

El Cártel de los Soles es el término que refiere a una red de narcotráfico que transporta anualmente cientos de toneladas de cocaína colombiana a Estados Unidos y Europa. En ella participan algunos de los más altos funcionarios de la cúpula de Maduro.

A pesar de la crisis económica que padece Venezuela, el Cártel de los Soles produce cientos de millones de dólares, reseñó el portal web Infobae.

El tráfico de cocaína es una de las múltiples actividades delictivas en la que está inmersa la «revolución». Minería ilegal, venta fraudulenta de petróleo, comisiones por importar alimentos y medicinas son algunos de los otros delitos en los que está incursa la «Administración» de Maduro.

El colapso económico de Venezuela creó una grave escasez de alimentos, medicinas y energía. Eso ha provocado una migración masiva de más de tres millones de venezolanos, según cifras de las Naciones Unidas.

Sin embargo, los ingresos ilícitos de la «pandilla» de Maduro al parecer sigue aumentando. Un funcionario norteamericano dijo que este año parten desde los aeropuertos venezolanos hasta cinco narcovuelos por noche. En 2018 se estimó que 265 toneladas de cocaína colombiana fueron traficadas a través de Venezuela.

Quienes se oponen a Maduro, liderados por Juan Guaidó, quien se juramentó como presidente (E) de Venezuela amparado en varios artículos constitucionales, han prometido amnistías a los líderes militares que abandonen el proceso revolucionario.

De hecho, el Departamento del Tesoro de los EEUU levantó las sanciones que mantenía contra Manuel Cristopher Figuera, jefe de la inteligencia venezolana que se alzó contra Maduro el pasado 30 de abril.

Otro, el ex general Hugo Carvajal, desertó a España el mes pasado y fue encarcelado rápidamente por una solicitud de extradición de Estados Unidos. Se enfrenta a cargos federales por contrabando de cocaína.

Algunos líderes de la oposición y gobiernos extranjeros esperan negociar una administración de transición que incluya figuras de la «Administración» de Maduro.

No obstante, la líder política María Corina Machado no comparte esa idea, ya que ha reiterado que estos «criminales» no pueden tener perdón, ya que «estos individuos forman parte de la mafia del tráfico del oro, petróleo, gas y alimentos

El testaferro de Diosdado Cabello compra al contado una mansión de 10 millones en La Moraleja de Madrid por M.A. Ruiz Coll – ok diario – 13 de Mayo 2019

 

Mientras se desmorona el régimen, los jerarcas del chavismo aterrizan en Madrid y compran propiedades en las zonas más lujosas de la capital, para lavar el dinero negro procedente del narcotráfico y del saqueo de la petrolera estatal PDVSA.

El Departamento de Tesoro de Estados Unidos bloqueó hace un año todos los bienes del ex militar y empresario venezolano Rafael Alfredo Sarriá Díaz, tras constatar que ha realizado inversiones multimillonarias como testaferro de Diosdado Cabello, para ocultar en varios países la fortuna del número 2 de Nicolás Maduro.

En concreto, el Departamento del Tesoro señala que Sarriá Díaz ha comprado bienes raíces desde 2010 para blanquear las «ganancias corruptas e ilegales» de Diosdado Cabello, administra  múltiples propiedades que en realidad pertenecen a este dirigente chavista y «en 2016 participó en actividades de tráfico de drogas en nombre de Cabello«.

Rafael Alfredo Díaz Sarría y su esposa, Mireya Carolina Hidalgo, figuran desde octubre de 2016 como propietarios de una mansión valorada en 10 millones de euros situada en la principal arteria de La Moraleja (Madrid), el Paseo Conde de los Gaitanes.

El matrimonio chavista formalizó la compra en una notaría de la calle Villanueva de Madrid y la pagó al contado, ya que según la escritura del Registro de la Propiedad el inmueble no está grabado por ninguna hipoteca. Como resultado de esta operación, el testaferro de Diosdado Cabello debe abonar a la Agencia Tributaria 231.000 euros en concepto de Impuesto de la Renta de no Residentes.

Su mansión de La Moraleja es una impresionante vivienda de 1.500 metros cuadrados construidos, en dos plantas, sobre una parcela de 10.000 metros cuadrados. La mitad de la finca está ocupada por un espeso bosque. La mansión está edificada en torno a un patio interior con árboles. Cuenta con un ala de invitados, otra para el servicio, una enorme piscina de 60 metros cuadrados y aparcamiento para cuatro vehículos.

En la planta semisótano se encuentra la sala de homecinema, la biblioteca, el gimnasio y la sauna. En esta exclusiva zona de Madrid, el matrimonio chavista es vecino de algunas de las grandes fortunas del país, como la familia Entrecanales, propietaria del grupo Acciona.

La esposa de Rafael Sarriá, Mireya Carolina Hidalgo, figura como gerente de una empresa radicada en París y dedicada a la compra venta de inmuebles, SCI 3 Avenue Bosquet. La sociedad fue constituida en octubre de 2006 y tiene un capital social de 320.000 euros.

<img class="i-amphtml-intrinsic-sizer" role="presentation" src="data:;base64,” alt=”” aria-hidden=”true” />Sarriá Díaz

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos dictó el 18 de mayo de 2018 una resolución por la que bloquea una docena de inmuebles propiedad de Rafael Sarriá Díaz en Florida y Nueva York, así como tres sociedades en las que aparece como administrador.

Entre estas propiedades se encuentra un apartamento situado en un bloque de viviendas de lujo en Park Avenue, Manhattan, a dos manzanas de la Trump Tower, y una impresionante mansión con piscina en Boca Ratón (Florida).

<img class="i-amphtml-intrinsic-sizer" role="presentation" src="data:;base64,” alt=”” aria-hidden=”true” />Sarriá Díaz
Edificio de viviendas de lujo en Nueva York (próximo a la Trump Tower) en el que Rafael Sarriá posee un apartamento.

Cuatro meses después, el pasado mes de septiembre, el Departamento del Tesoro dictó una nueva resolución en la que amplía las sanciones y embarga un jet privado de lujo valorado en 20 millones de dólares, modelo Gulfstream 200, que Rafael Sarriá Díaz poseía en Florida.

El testaferro de Diosdado Cabello tenía matriculada esta aeronave a través de la sociedad Averuca CA, con sede en Caracas (Venezuela). Además, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Gobierno de EE.UU. ha hecho extensivas las sanciones a una sociedad fundada en 2009 en el paraíso fiscal de las Islas Vírgenes británicas, Quintana Trading LTD., en la que Rafael Sarriá consta como presidente y único accionista.

<img class="i-amphtml-intrinsic-sizer" role="presentation" src="data:;base64,” alt=”” aria-hidden=”true” />Sarriá Díaz
Un jet privado modelo Gulfstream 200, similar al que EE.UU. ha incautado a Rafael Sarriá.

El Departamento del Tesoro también ha dictado un embargo sobre una empresa con sede en Valencia (España), Panazeate SL, cuyo administrador es Edgar Alberto Sarrià Díaz, hermano del testaferro de Diosdado Cabello. Pocos días después, el pasado 30 de octubre, Edgar Alberto optó por liquidar esta empresa.

Según ha podido constatar OKDIARIO, Rafael Sarriá Díaz también consta como director gerente de la sociedad Globco Group Finance N.V. , radicada en la isla de Curasao (Antillas Holandesas), donde la petrolera estatal venezolana PDVSA saqueada por los chavistas gestiona una planta de refinería.

En la misma resolución, el Gobierno de EEUU ha hecho extensivas las sanciones a la mujer de Nicolás Maduro, Cilia Flores (cuyos sobrinos han sido condenados a 18 años de cárcel por intentar introducir 800 kilos de cocaína en EE.UU. en una avioneta), el ministro de Defensa Vladimir Padrino y el ministro de Comunicación Jorge Jesús Rodríguez.

Diosdado Cabello
El Departamento del Tesoro señala que Rafael Sarriá ha lavado dinero negro para Diosdado Cabello y ha participado en actividades de narcotráfico.

Rafael Sarriá Díaz trabó en la Academia Militar de Venezuela su amistad con Diosdado Cabello, quien en 1992 participó en el fallido golpe de Estado de Hugo Chávez contra el presidente Carlos Andrés Pérez. Después de que Chávez alcanzara el poder, en las elecciones de 1998, Cabello ocupó sucesivamente los cargos de vicepresidente, gobernador del Estado de Miranda, ministro de Infraestructuras y Obras Públicas.

En la actualidad es uno de los hombres de la máxima confianza de Nicolás Maduro, quien le colocó al frente de la Asamblea Nacional, y presenta en la televisión venezolana el programa Con el mazo dando, en el que señala a los enemigos del chavismo.

Maduro es casi tan nocivo como el narcotráfico para la paz en Colombia por Daniel Gómez – ALnavío – 10 de Mayo 2019

– “Las consecuencias que tiene para nosotros que el usurpador Nicolás Maduro siga ahí son casi comparables a los descriptores para el narcotráfico”, dice a ALnavío Emilio Archila, alto consejero para el Posconflicto en Colombia.
Emilio Archila: “Si Maduro sigue ahí, todo se complica” / Foto: ALN
Emilio Archila: “Si Maduro sigue ahí, todo se complica” / Foto: ALN

Los 50 años que operaron las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia(FARC) dejaron a 170 municipios colombianos afectados por una gran plaga: la droga, el cultivo de coca. Esto, reconoce Emilio Archila, alto consejero para el Posconflicto en Colombia, está siendo la principal complicación para implementar los acuerdos de paz. Sin embargo, hay otro problema igual de preocupante: el régimen en Venezuela.

“Las consecuencias que tiene para nosotros que el usurpador Nicolás Maduro siga ahí son casi comparables a los descriptores para el narcotráfico que manejamos. El usurpador Maduro está fomentando el narcotráfico. El usurpador recibe al ELN en su territorio”, dice Archila a ALnavío en un acto en la Casa de América de Madrid.

“También tenemos la idea de que el régimen no sólo está apoyando el narcotráfico y el comercio ilegal de oro. Además, como esto tiene lugar en la frontera, se nos hace más complicado capturar y llevar ante la justicia a los delincuentes”, agrega.

Archila, funcionario del gobierno de Iván Duque, dice que todo lo anterior “agrava los contrabandos de gasolina y ganado en la frontera. “Todo esto nos hace un poco más difícil el trabajo de la implementación de la paz”.

Luego está el éxodo. Archila dice que esto está “presionando el sistema de educación y de salud de Colombia”. En Cúcuta, uno de los municipios afectados por las FARC y fronterizo con Venezuela, esta situación es bastante palpable y la prueba es “que ahí tenemos el desempleo más alto”.

Pese a todo, el funcionario insiste: “Ninguna de estas condiciones impedirá que nosotros sigamos recibiendo a los venezolanos. Pero ciertamente, si Maduro sigue ahí, todo se complica”.

Los documentos secretos de Venezuela sobre el ministro Tareck El Aissami por Nicholas Casey – The New York Times – 2 de Mayo 2019

Tareck El Aissami enn 2017. El Aissami, exvicepresidente y ahora ministro de Industrias, está imputado por cargos de narcotráfico en Estados Unidos. CreditCarlos Becerra/Agencia Anadolu vía Getty Images

Es uno de los líderes más poderosos del gobierno venezolano, un hombre de mano dura que ha reprimido protestas, ha enfrentado a rebeldes y ha sido una presencia constante al lado de Nicolás Maduro, el presidente autoritario del país.

Pero durante años, Tareck El Aissami, uno de los confidentes más cercanos de Maduro, también ha sido objeto de amplias investigaciones por parte del servicio venezolano de inteligencia sobre sus vínculos con el submundo criminal.

Según un archivo secreto recopilado por agentes venezolanos, El Aissami y sus familiares han ayudado a colar a militantes de Hezbolá en el país, han hecho negocios con un narcotraficante y han resguardado 140 toneladas de químicos que se cree fueron usados para la producción de cocaína, lo que ha contribuido a convertirlo en un hombre rico mientras el país se ha sumido en el caos.

Venezuela, cuya economía está destrozada y su población pasa hambre, se encuentra en medio de una lucha desesperada por el control del país. Los líderes opositores están llamando a un levantamiento mientras que las autoridades civiles y militares del chavismo se aferran al poder, y se han presentado unidos en lo que se considera como una demostración de fuerza contra las recientes protestas callejeras.

Pero los documentos ofrecen una rara oportunidad para ver cuán fragmentados y nerviosos se han vuelto los servicios de seguridad de la nación, particularmente sobre la corrupción en los niveles más altos del gobierno.

El Aissami, exvicepresidente que ahora es ministro de Industrias y Producción Nacional del gobierno de Maduro, ha estado durante mucho tiempo en la mira de las autoridades estadounidenses. Fue imputado en marzo en una corte federal en Manhattan y hace dos años el Departamento del Tesoro lo sancionó después de investigar las acusaciones en su contra por trabajar con narcotraficantes.

Él y Maduro han desestimado las acusaciones, que atribuyen a una guerra propagandística establecida por el gobierno de Donald Trump para tumbar al gobierno venezolano.

Sin embargo, la propia agencia de inteligencia venezolana —que El Aissami alguna vez dirigió— ha alertado incluso en más casos sobre El Aissami y su familia desde hace más de una década y recopiló esas alertas en un archivo de documentos, hallazgos de investigaciones y transcripciones de entrevistas con narcotraficantes.

El archivo, entregado a The New York Times por un exoficial venezolano de inteligencia de alto rango y cuyos contenidos fueron confirmados de manera independiente por otro exoficial, narra testimonios de informantes que acusan a El Aissami y a su padre de reclutar a miembros de Hezbolá para expandir el espionaje y las redes de narcotráfico en la región.

El Aissami con Nicolás Maduro (derecha) en una reunión sobre economía en Caracas, el año pasadoCreditMarco Bello/Reuters

Hezbolá es considerada una organización terrorista por Estados Unidos y funcionarios estadounidenses dijeron que desde hace tiempo tiene presencia en América del Sur, donde ha ayudado a lavar dinero del narcotráfico. En 2008, el Departamento del Tesoro sancionó a otro diplomático venezolano tras acusarlo de recaudar fondos para Hezbolá y de ayudar a sus integrantes a viajar hacia Venezuela.

De acuerdo con el expediente, El Aissami y su padre, Carlos Zaidan El Aissami —un migrante sirio que alguna vez trabajó con Hezbolá durante sus visitas a su país natal—, buscaron cómo introducir a Hezbolá en Venezuela.

Los informantes les dijeron a agentes de inteligencia que el padre de El Aissami estaba involucrado en un plan para capacitar a miembros de Hezbolá en Venezuela “con miras a expandir las redes de inteligencia en toda América Latina y al mismo tiempo trabajar en narcotráfico”, según los documentos.

Esa información indica que El Aissami ayudó a impulsar ese plan al utilizar su autoridad sobre los permisos de residencia para emitir documentos oficiales a militantes de Hezbolá, permitiéndoles quedarse en el país.

El archivo no especifica si Hezbolá logró establecer su red de inteligencia o rutas de drogas en Venezuela. Pero sí menciona que miembros de esa organización se establecieron en Venezuela con la ayuda de El Aissami.

El exvicepresidente y ministro también colaboró con el mundo criminal de otras maneras: los documentos afirman que su hermano, Feraz, hizo negocios con el narcotraficante más célebre de Venezuela, Walid “el Turco” Makled, y que tenía casi 45 millones de dólares guardados en cuentas bancarias suizas.

Los documentos también muestran que El Aissami tenía vínculos con el narcotraficante, al señalar que emitió grandes contratos públicos a una empresa vinculada a Makled.

Según el archivo, mientras el país se dirigía a un colapso económico que forzó a millones de personas a huir de Venezuela y que ha causado una grave escasez de alimentos y medicinas, El Aissami se volvió un hombre rico.

Enfrentamientos entre opositores del gobierno de Nicolás Maduro y tropas que lanzaron gas lacrimógeno en Caracas, el 30 de abril CreditFernando Llano/Associated Press

Los documentos muestran que El Aissami —con ayuda de un testaferro que es blanco de sanciones económicas estadounidenses— compró un banco en Estados Unidos, parte de una constructora, una participación accionaria en un centro comercial panameño, tierras pensadas para un complejo turístico de lujo y varios proyectos inmobiliarios en Venezuela, incluyendo una “mansión millonaria” para sus padres.

El Aissami no respondió a nuestras solicitudes por escrito para una entrevista y en Venezuela no ha sido acusado formalmente por cargos de narcotráfico ni corrupción.

Pero el 8 de marzo, Estados Unidos anunció su imputación contra El Aissami, lo que lo convierte en el segundo miembro del gabinete de Maduro acusado por narcotráfico.

Néstor Reverol, actual ministro del Interior, también está imputado. Y dos sobrinos de la primera dama, Cilia Flores, fueron condenados en 2017 a penas de dieciocho años en una prisión estadounidense por intentar traficar 800 kilogramos de cocaína.

Efraín Antonio Campo Flores (segundo de izquierda a derecha) y Franqui Francisco Flores de Freitas, sobrinos de la primera dama venezolana Cilia Flores, fueron arrestados en Haití en 2015.CreditProcuraduría de EE. UU. en Manhattan vía Reuters

El gobierno estadounidense dijo que El Aissami estaba muy involucrado con narcóticos cuando fue sancionado en 2017, por lo que congelaron sus bienes junto con los de su presunto testaferro, Samark López. Se dijo que el funcionario supervisaba o en parte era dueño de envíos de drogas de más de una tonelada, que administraba una red internacional de negocios para lavar el dinero obtenido de la venta de narcóticos y que se alió con Makled, el narcotraficante.

Sin embargo, los fiscales estadounidenses nunca revelaron las pruebas para su imputación.

Los memorandos del servicio de inteligencia venezolano que fueron revisados por The New York Times ofrecen los detalles más precisos, hasta ahora, sobre cómo una de las familias más poderosas de ese país construyó un imperio, al reconstruir una saga familiar que se extiende de Siria a Venezuela y del submundo de las drogas al círculo presidencial.

Una de las pistas condujo a un camino solitario cerca de la frontera de Venezuela con Brasil.

Un oficial de la Guardia Nacional Bolivariana que fue entrevistado sobre una redada de 2004 les dijo a los procuradores que había una serie de “almacenes en estado de decadencia, que lucían abandonados”. Pero los sitios no estaban vacíos.

Estaban siendo usados para almacenar químicos, incluyendo 140 toneladas métricas de urea, un precursor que se utiliza para hacer cocaína, según los documentos.

La urea es una sustancia de venta controlada en Venezuela y los documentos indican que los dueños de los almacenes no tenían cómo presentar las licencias para la compra. Un investigador policial les dijo a los procuradores que la urea supuestamente fue vendida para ser usada como fertilizante, pero esa explicación era sospechosa porque no hay actividades agrícolas en la región.

Y luego apareció el dueño de los químicos: Makled.

Walid Makled fue condenado a catorce años de prisión en 2015 por cargos de narcotráfico y lavado de dinero.CreditJose Miguel Gomez/Reuters

La redada fue el principio del fin para el narcotraficante venezolano, que Estados Unidos quiere extraditar. La Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA) empezó a consolidar los casos en contra de Makled por traficar drogas con ayuda de funcionarios de alto nivel. Makled fue capturado seis años después y en 2015 lo sentenciaron a catorce años de prisión en Venezuela por tráfico de drogas y lavado de dinero.

Pero aparentemente pasaron por alto a otro hombre clave en el caso: Haisam Alaisami, otro familiar de El Aissami y quien les dijo a los procuradores que era el representante legal de Makled Investments, la compañía del Turco. Dos personas que conocen a la familia identificaron a Alaisami como primo directo de Tareck El Aissami.

Alaisami no pudo dar más información sobre los posibles compradores de la urea y los investigadores derivaron el caso a la división de narcóticos de la agencia de criminalística y forense por “sospecha de contrabando”, según los documentos policiales que son parte del archivo.

Ni Makled ni Alaisami respondieron a solicitudes escritas para que hicieran declaraciones.

Alaisami tenía un familiar poderoso con El Aissami, quien se crio con él en Venezuela y con otros integrantes del clan que habían llegado desde Siria.

A medida que la investigación se fue moviendo por agencias estatales, El Aissami empezó a ascender en los círculos políticos de la izquierda de su país. Pasó de ser cercano al hermano del fallecido Hugo Chávez a ser legislador del Partido Socialista Unido de Venezuela y, en 2008, fue el ministro del Interior.

Ese año, una empresa subsidiaria de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) intervino en el caso: escribió una carta que decía que podía justificar los químicos encontrados en los almacenes.

En ese entonces no se presentaron cargos contra Makled ni Alaisami. Los documentos de los procuradores parecen mostrar que la urea incluso fue devuelta a Makled, quien aceleró su negocio de tráfico de drogas en Venezuela y en Colombia.

Otras ramas de la familia de El Aissami también buscaban hacer negocios con Makled.

En algún momento antes de 2010, Makled fue buscado por el hermano de El Aissami, Feraz, para que diera una suma considerable de dinero a una compañía de importaciones basada en Panamá, según el informe de inteligencia. El dinero sería usado para adquirir un tanque petrolero para usarlo como parte de un contrato con PDVSA.

Los hermanos El Aissami parecen haber estado muy involucrados en ese emprendimiento, según el informe. Feraz y un socio de negocios eran la imagen pública de la empresa mientras que Tareck, quien era ministro del Interior en ese entonces, firmó contratos públicos lucrativos con la empresa; entre ellos, uno que fue otorgado sin licitación para dar suministros al sistema carcelario de Venezuela, según el informe de inteligencia.

El Aissami Maiquetía, Venezuela, en marzo CreditYuri Cortéz/Agence France-Presse — Getty Images

Hubo otro hombre que generó sospechas respecto a la empresa de importaciones: López, el hombre que según los funcionarios estadounidenses actuó como testaferro de El Aissami en la red de tráfico de drogas.

El informe también incluye recibos bancarios de HSBC para cuentas vinculadas a Feraz, el hermano de El Aissami, por casi 45 millones de dólares; un dinero que el informe vincula a Makled, el narcotraficante.

HSBC cerró las cuentas de Feraz después de que Makled fuera arrestado por cargos de tráfico de drogas, de acuerdo con los documentos de inteligencia.

El archivo concluye con testimonios de informantes sobre los vínculos de la familia con Hezbolá, al detallar esfuerzos para reclutar a militantes que iban a establecer una red de tráfico de información y de drogas por América Latina.

Una de las fuentes para esa información fue el mismo Makled, quien describió cómo  El Aissami estaba involucrado en el plan, según un memorando de inteligencia.

Esa no es la única vez que El Aissami fue acusado de ayudar a Hezbolá o a Makled. Funcionarios estadounidenses, y algunos venezolanos, han hecho afirmaciones similares, aunque El Aissami ha negado tener vínculos con grupos militantes en el pasado, a pesar de los reportes periodísticos.

Pero los oficiales de inteligencia venezolanos sentían que tenían evidencia de lo contrario. El archivo termina con referencias a fotografías de personas que “pertenecen al grupo terrorista mencionado”.

 

Por qué España detuvo al general alzado contra Maduro: “La DEA no lo perdona” por Marcos García Rey – El Confidencial – 27 de Abril 2019

A Hugo Carvajal, jefe de la Inteligencia durante 14 años y pendiente de extradición desde España, lo persigue la Justicia de EEUU y la DEA no lo perdona por su expulsión de Venezuela

Foto: Maduro recibe en loor de multitudes a Hugo Carvajal, detenido por la DEA en Aruba en 2014 y luego repatriado. (EFE)
Maduro recibe en olor de multitudes a Hugo Carvajal, detenido por la DEA en Aruba en 2014 y luego repatriado. (EFE)
“Para la DEA [Administración para el Control de Drogas de EEUU] es una cuestión de honor conseguir el trofeo de ‘El Pollo’ Carvajal porque él los sacó de Venezuela en 2005 de forma violenta. Hugo Chávez les dio 24 horas para salir del país tras declararlos personas no gratas. La DEA no lo perdonará nunca”. Estas palabras se las dice a El Confidencial Mildred Camero, durante años la principal juez de la Comisión Nacional Contra el Uso Ilícito de las Drogas de Venezuela (Conacuid). Conversar con esta jurista es como leer una narconovela de Don Winslow: “La DEA tampoco olvida que Carvajal ordenó matar a uno de sus agentes encubiertos en Venezuela”.

Hugo Carvajal (1960), apodado ‘El Pollo’, fue detenido el pasado 12 de abril en Madrid tras emitir Estados Unidos una orden de extradición por delitos de blanqueo de capitales relacionados con el narcotráfico. Quien habita hoy una celda de la cárcel de Soto del Real (Madrid) en régimen de prisión provisional no es un cualquiera. Este oficial retirado estuvo al frente de los Servicios de Inteligencia desde 2000 hasta enero de 2014. Ante la Audiencia Nacional, Carvajal ha expresado su negación a ser extraditado. Entretanto, el trámite judicial y administrativo sigue su curso. Para los Estados que quieran conocer las entrañas espurias del chavismo, él es el hombre, él es el disco duro andante que todo lo sabe.

Dos días antes de que fuera apresado Carvajal, el emisario especial para Venezuela del Departamento de Estado desde el pasado enero, Elliott Abrams, había rendido visita oficial a Madrid para conversar con representantes del Gobierno de Pedro Sánchez. Para las fuentes policiales consultadas por este diario, la casualidad no existe en este caso. La visita de Abrams fue decisiva para la detención del militar venezolano. El refugio dorado en España se frustraba en apenas unas semanas. Lo sabe todo de todos”, aseguran esas mismas fuentes en referencia a que Carvajal posee el archivo más amplio y rico sobre las actividades ilícitas, principalmente el narcotráfico, en las que habrían estado involucrados muchos dirigentes del chavismo y sus testaferros.

Desde 2008, Carvajal tiene dos causas pendientes con la justicia estadounidense. El Departamento del Tesoro y tribunales de Florida y Nueva York lo acusan de narcotráfico, blanqueo de capitales y de haber colaborado con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para introducir drogas en el país norteamericano vía Venezuela y México. En febrero, Carvajal ofreció su respaldo público al jefe de la Asamblea Nacional de VenezuelaJuan Guaidó, y pidió al Ejército bolivariano que se alzara contra el Gobierno de Nicolás de Maduro.

Elliott Abrams, emisario especial para Venezuela de la Administración Trump, durante su visita a España en abril. (EFE)
Elliott Abrams, emisario especial para Venezuela de la Administración Trump, durante su visita a España en abril. (EFE)

Mildred Camero afirma que Hugo Carvajal “es muy astuto y meticuloso”. Tras 30 años dedicada a la carrera judicial, esta magistrada fue relevada de su puesto en agosto de 2005, justo cuando regresaba de Florida de una reunión regional con la DEA y otros expertos internacionales de la lucha contra el narcotráfico en el llamado Comando Sur. Al día siguiente, Chávez expulsaba a todos los miembros de la DEA de Caracas.

“Yo rendía cuentas personalmente al presidente Chávez porque fungía como ministra de Estado. Unas fechas antes de viajar a Florida, le entregué unos informes sobre las actividades criminales de ‘El Pollo’ Carvajal y otros generales, pero cuando llegué al aeropuerto ya me habían quitado el chófer, me allanaron la casa y hasta iniciaron una causa contra mí por traición a la patria”, explica esta juez que entre 2000 y 2002 ejerció también como presidenta de la Comisión Antidroga de la Organización de Estados Americanos (OEA).

“‘El Pollo’ manejaba toda la Inteligencia del país, tanto la civil como la militar. Conoce todas las rutas por donde pasa la droga para acabar en Europa y Estados Unidos, sabe dónde están los laboratorios, tiene el listado de todos los militares narcotraficantes, lo sabe todo sobre las aproximadamente entre 240.000 y 300.000 toneladas de droga que transitan al año por territorio venezolano”, sostiene Camero.

EEUU y susto en Aruba

En 2013, la Corte Federal del Distrito Sur de Florida acusó a Carvajal dehaber colaborado con el cartel colombiano del Norte del Valle, que operaba en el suroeste de Colombia, y su líder Wilber Varela, apodado ‘Jabón’, hasta enero de 2008, cuando este narcotraficante fue asesinado en un hotel de la ciudad venezolana de Mérida. El Gobierno de Chávez le había procurado un supuesto refugio seguro que lo protegiera de la persecución de las autoridades colombianas, según narra la exjuez Camero.

El auto de Florida subraya que ‘Jabón’ había fijado su base de operaciones en el país vecino desde 2004. Desde allí, habría pagado al ‘Pollo’ Carvajal y a otros altos oficiales del Ejército bolivariano para que ayudaran a su organización en la exportación de cocaína desde Venezuela, el subsiguiente blanqueo de capitales y el secuestro, tortura y asesinato de sus rivales e informantes.

Fragmento del auto de acusación de Florida
Fragmento del auto de acusación de Florida

Mildred Camero sostiene que por orden de Carvajal dos militares colombianos encubiertos fueron capturados en suelo venezolano, llevados a la sede caraqueña de los servicios de Inteligencia (SEBIN), torturados y finalmente asesinados. “Por esa acción existe una causa judicial abierta contra él en Colombia”, relata a este medio la coautora del libro ‘Chavismo, Narcotráfico y Militares‘ (2014). Camero añade que también sería el responsable del asesinato de un agente encubierto de la DEA, según sus propias investigaciones al mando de la Conacuid, pero “los procedimientos legales nunca se han llegado a activar”.

Fragmento del auto de acusación de Nueva York
Fragmento del auto de acusación de Nueva York

Otro escrito de acusación de la Justicia estadounidense, firmado en marzo de 2014 por el fiscal Preet Bharara del juzgado del Distrito Sur de Nueva York, imputó a Hugo Carvajal por un hecho muy concreto: coordinar en abril de 2006 el transporte de 5.600 kilos de cocaína desde Venezuela a México y cuyo destino final era el mercado norteamericano.

Unos meses después de esa imputación, en julio de 2014, Carvajal se llevaría el primer susto serio de su vida. Fue detenido en la isla caribeña de Aruba en una operación coordinada por la DEA en colaboración con la policía holandesa. En una entrevista concedida a la cadena EVTV de Miami, el exinspector general de la DEA que organizó la detención manifestó lo siguiente: “Cuando ‘El Pollo’ Carvajal voló a Aruba ya sabíamos que iba a volar y que luego iba a viajar a República Dominicana, y sabíamos que llevaba ‘cash’ para sus apuestas [cobro de comisiones por narcotráfico]”.

Solicitada la extradición del jefe de la Inteligencia venezolana por Estados Unidos, el Gobierno de Nicolás Maduro removió cielo y tierra para que el Reino de Países Bajos finalmente aceptara la repatriación de Carvajal. La esposa del presidente, Cilia Flores, los recibió al pie de la escalera del avión en el aeropuerto de Maiquetía.

Carvajal regresó a casa como un héroe. El propio Maduro ensalzó su figura en loor de multitudes durante una alocución en una plaza abarrotada de Caracas. El sucesor de Chávez no se imaginaba entonces que un lustro después Carvajal lo calificaría como el usurpador del poder en Venezuela. El pasado 5 de abril, en un tuit, ‘El Pollo’ manifestaba su confianza en que el Ejército forzará la salida de Maduro.

Hugo Carvajal@hugocarvajal4f

No tengo la menor duda.

Maduro saldrá por decisión de la Fuerza Armada Nacional.

En su sitio web, Carvajal asegura que su detención en Aruba fue arbitraria. Había sido nombrado cónsul general de Venezuela en esa isla en enero de 2014. “El Reino de los Países Bajos cumplió ilegalmente la orden de detención en mi contra, ya que lo hizo sin considerar la inmunidad diplomática que gozaba para ese entonces”, escribe en su portal digital.

Juego del gato y el ratón

Hugo Carvajal, hoy oficialmente diputado por la Asamblea Nacional, fue un colaborador estrecho de Chávez. “Él organizaba todas las relaciones del presidente con las FARC y era muy amigo de Iván Márquez”, afirma Mildred Camero. Luciano Marín Arango, cuyo seudónimo es Iván Márquez, fue un destacado dirigente de las FARC y jefe de la delegación de este grupo guerrillero en las negociaciones de La Habana que desembocaron en los acuerdos de paz de Colombia en 2016. Hoy es senador.

Desde 2003, la unidad judicial antidroga que dirigía Camero comenzó a seguir los pasos del máximo responsable de los servicios de Inteligencia, que “controlaba todos los hilos del poder”. Colaboró con los servicios de Inteligencia británicos y españoles y con la DEA, entre otros organismos. La exjuez sostiene que comenzaron a espiar las actividades de Carvajal, fotografiarlo y grabarlo en vídeo. “Tras nuestras investigaciones, llegamos a la conclusión de que era el hombre que manejaba toda la estructura del narcotráfico en Venezuela. La DEA recopiló muchas pruebas contra él, tiene grabaciones de cómo entregaba la droga y recibía el dinero”, cuenta Camero.

Añade la exmagistrada que el contraespionaje de Carvajal y sus hombres frustraba muchas de las operaciones de incautación de cocaína que ella coordinaba: “Comenzábamos un operativo con todo perfectamente atado y entonces resultaba que cambiaban de ruta para evitar la aprehensión de la droga”.

Hugo Carvajal abandona Aruba en 2004 tras salir de prisión. (Reuters)
Hugo Carvajal abandona Aruba en 2004 tras salir de prisión. (Reuters)

La batalla entre la judicatura y Carvajal resultó inclemente y se convirtió en un juego arriesgado de persecuciones mutuas. “Nosotros lo vigilábamos, pero él también nos grababa y controlaba, es un tipo muy astuto y peligroso”, relata la jurista. Explica Camero que a diferencia de lo que ocurre en otros países americanos como Bolivia, Brasil o México donde el narcotráfico está controlado por cárteles civiles y paramilitares, “en Venezuela, sin embargo, está bajo control de la Guardia Nacional y la Fuerza Armada Nacional”. Esa realidad otorga un enorme poder e impunidad a los narcos venezolanos.

Ahora que está acorralado, Hugo Carvajal quiere negociar con la DEA y las autoridades judiciales de Florida y Nueva York. Fuentes policiales y la propia Mildred Camero aseguran a este diario que ‘El Pollo’ ya intentó un acercamiento con Estados Unidos, pero las conversaciones fracasaron. Este viernes, el exembajador norteamericano en Caracas, William Brownfield, pidió a su país que conversara con el exjefe de la Inteligencia bolivariana por toda “la información de valor” que atesora. “Hay que hacer un contrato con el diablo”, afirmó Brownfield.

The Reasoning in Washington on Cuba and Venezuela by Carlos Alberto Montaner – Latin American Herald Tribune – 21 de Abril 2019

“People obey out of fear, not out of love, much less out of ideological reasons,” writes Latin American genius Carlos Alberto Montaner. “In Cuba and Venezuela — as in the whole field of socialism of the 21st century of which only Bolivia and Nicaragua are left — there is only a handful of brainless people who believe in Marxist-Leninist slogans.”

Cuba is behind the Venezuelan horror. The island learned from the Soviets the art of controlling a society, although 80% of people oppose the imposed system. To achieve the submission of the whole society, 0.5% of the population working for the counterintelligence is more than enough.

People obey out of fear, not out of love, much less out of ideological reasons. In Cuba and Venezuela — as in the whole field of socialism of the 21st century of which only Bolivia and Nicaragua are left — there is only a handful of brainless people who believe in Marxist-Leninist slogans.

But that’s not the problem. After all, it’s not the first time that a small island controls a much larger and richer nation. That’s the history of England and India. The problem is what the colony is dedicated to, beyond being exploited by the implacable Cuban metropolis.

The Venezuelan military leadership, led by Nicolás Maduro — the puppet chosen by Havana — is primarily engaged in drug trafficking, from which it obtains billions of dollars. But that’s not the only Venezuelan commitment to crime. They lend support to Islamist terrorists, to Iran and to anyone who is against the West. It is the way they have to dignify their criminal activities. They cover those activities with an ideological “anti-imperialist” leftist mantle.

That’s what John Bolton, Mike Pompeo, Elliott Abrams and the Cuban-Americans Marco Rubio and Mauricio Claver-Carone think. There had never been before a unity of criteria so consolidated in Washington. Everyone knows what happens in Venezuela and they don’t ignore the importance of Cuba as the power behind the throne.

The problem is how to deal with that danger. They have even asked Raul Castro to abandon his Venezuelan prey. It seems that was the message that Prince Charles was carrying on his amazing trip to Cuba disguised as tourism. This is what Abrams transmits to his interlocutors in Cuba and Venezuela.

But it is useless. Cuba is ready to fight until the last Venezuelan. First, because it needs it from a material point of view. The system imposed on Cubans – the “State Military Capitalism” – is absolutely unproductive and requires joining another nation to sustain and maintain them. And, second, because for 60 years controlling power has worked for them and they know that their adversaries change or get tired. Everything depends on staying firm in the same position.

In the face of these facts, John Bolton, Donald Trump’s Security Adviser, revealed on April 17 in Miami, the measures that the U.S. will adopt against Cuba, Venezuela and Nicaragua, the three nations that today constitute the evil empire.

As it is known, the United States has opted for economic sanctions included in the Helms-Burton Act passed during Democrat Bill Clinton’s administration. That law, promulgated by the U.S. Congress and Senate, goes so far as to say that any country that does business with Cuba, in transactions involving U.S. properties confiscated by the communist revolution, could face lawsuits before US courts.

Likewise, it limits remittances and visits of Cuban-American emigrants to the levels they had during the George W. Bush (Jr.) government and imposes a six-month waiting period for berthing on U.S. docks to ships that previously entered in Cuban ports.

Actually, these are reasonable tactical measures to maintain a semi-hostility, but they do not necessarily lead to the end of the dictatorships of Cuba and Venezuela. If the intention is to eliminate those governments that are enemies of the United States, the development of a strategy, subject to a timetable, is necessary to achieve those goals before the elections of 2020, when they could turn the tables.

To achieve these goals, it is important to align all the major factors and that can only be done by the United States if it is serious when it says that “all options are on the table.” No major international actor (Canada, the Lima Group, the European Union, NATO) would deny Washington its support to eliminate outlawed states dedicated to drug trafficking and undemocratic conspiracies, and they would surely collaborate in the effort.

Otherwise, if Washington chooses to limit itself to showing its teeth and being a “paper tiger,” as Humberto Belli fears and has written, it does not make sense to mortify Cuban society with more hardship. In that case, the United States must return to the strategy of containment: vigilance, propaganda and precise denunciations against the transgressors of the laws. Naturally, the Caribbean pistol would continue to threaten the heads of all, as has happened over six decades.

Carlos Alberto Montaner is a journalist and writer. Born in 1943 in Cuba and exiled, Montaner is known for his more than 25 books and thousands of articles. PODER magazine estimates that more than six million readers have access to his weekly columns throughout Latin America. He is also a political analyst for CNN en Espanol. In 2012, Foreign Policy magazine named Montaner as one of the fifty most influential intellectuals in the Ibero-American world. His latest novel is A Time for Scoundrels. His latest essay is “The President: A Handbook for Voters and the Elected.” His latest book is a review of Las raíces torcidas de América Latina (The Twisted Roots of Latin America), published by Planeta and available in Amazon, in printed or digital version.

La corrupción en Venezuela ha creado una superautopista de cocaína a EE.UU. por Nick Paton Walsh, Natalie Gallón, Diana Castrillon – CNN – 17 de Abril 2019

El tráfico de cocaína de Venezuela a Estados Unidos se ha disparado, a pesar del colapso del país latinoamericano. Y varios funcionarios de EE.UU. y de América Latina dicen que son la propia Fuerza Armada y la élite política de Venezuela las que facilitan el paso de las drogas desde y hacia el país a bordo de cientos de avionetas muy pequeñas sin identificar.

Una investigación de CNN que duró meses rastreó la ruta de la cocaína hasta el norte, partiendo de los campos de Colombia donde se cultiva gran parte, y encontró que el número de vuelos sospechosos desde Venezuela aumentó hasta en 50% de 2017 a 2018, de acuerdo con un funcionario estadounidense. Esto es de unos dos vuelos por semana en 2017 a casi uno diario en 2018. Este año, el mismo funcionario ha visto hasta seis vuelos nocturnos simultáneos surcando los cielos.

Los aviones cargados con cocaína colombiana solían salir desde las remotas zonas selváticas del sur. Ahora despegan del más desarrollado noroeste, cuentan los funcionarios estadounidenses y regionales.

Los funcionarios involucrados en combatir este comercio mortal describen un sistema de correo increíblemente rentable para el gobierno venezolano. “Los narcotraficantes explotan cada vez más la complicidad con las autoridades venezolanas, y más recientemente, el vacío de poder”, nos dice un funcionario estadounidense. Cada envío de cocaína desde Sudamérica es tan lucrativo que los aviones que vuelan los contrabandistas son baratos en comparación; muchos son usados una sola vez y luego, desechados o incendiados apenas aterrizan.

Una porción considerable de las ganancias va a los países por los cuales pasan los estupefacientes, desde las selvas de Colombia, a través de Venezuela y a menudo, hasta la costa de Honduras. CNN tuvo acceso a una imagen confidencial de radar de EE.UU. con las rutas aéreas, fechada en 2018. Muestra las salidas desde el estado Zulia, en el noroeste de Venezuela, los vuelos hacia el norte por el Caribe, y luego los giros súbitos al oeste hacia sus destinos en la costa hondureña y algunos en el propio Caribe. De allí, las drogas son enviadas a México y distribuidas en ciudades estadounidenses.

Un funcionario estadounidense estimó que –tan solo en 2018- 240 toneladas métricas de cocaína fueron llevadas de Colombia a Venezuela y de allí sacadas del país en avión. Otros funcionarios involucrados en la lucha contra el narcotráfico consideran que tal estimado es conservador. Tanta y tan pura cocaína colombiana, una vez dividida y distribuida, puede dar hasta US$ 39.000 millones en las calles de EE.UU., de acuerdo con el cálculo que nos dio de la Oficina de control de drogas de la ONU.

Justo esta semana, los funcionarios estadounidenses expresaron su preocupación de que la propuesta del presidente Donald Trump de cancelar todo tipo de ayuda a Honduras, Guatemala y El Salvador pueda causar una “bonanza” para los traficantes liderados por Venezuela, ya que la ayuda a esos tres países centroamericanos apunta específicamente al tráfico de cocaína. “En este momento, está completamente abierto”, dijo uno de los agentes de seguridad en EE.UU., “luego será la ley de la selva”.

Durante años, Estados Unidos ha acusado de narcotráfico a varios funcionarios venezolanos de alto rango. El comercio ilegal de drogas de hoy es un síntoma de la necesidad urgente de dinero en efectivo en la ruinosa economía hiperinflacionaria de Venezuela, y de la corrupción rampante que reina entre los funcionarios más importantes del Gobierno de Maduro, según dicen multiples fuentes oficiales. Los funcionarios colombianos – que rara vez permiten ser citados textualmente- también dicen que el narcotráfico ha hecho recientemente que la guerrilla del ELN trabaje con los militares de Maduro.

El Departamento del Tesoro de EE.UU. sancionó en 2017 al exvicepresidente Tareck El Aissami por supervisar o ser propietario parcial de “cargamentos de narcóticos superiores a 1.000 kilogramos enviados desde Venezuela en múltiples ocasiones”. El Aissami, ahora ministro de Industria, fue imputado en marzo en Nueva York por cargos de promoción del narcotráfico. No respondió a los nuevos cargos, pero dos días después de que se hicieran públicos tuiteó: ¡Siempre LEALES! ¡Siempre ANTIIMPERIALISTAS!¡Siempre PATRIOTAS!¡Siempre chavistas!¡VENCEREMOS!

Diosdado Cabello, el líder de la Asamblea Nacional Constituyente y lugarteniente del cuestionado presidente Nicolás Maduro, también fue sancionado en mayo de 2018, por estar “directamente involucrado en actividades del narcotráfico”. Él ha respondido que no hay pruebas de que esté involucrado en el narcotráfico y sobre las sanciones en general, dijo: Si hay perseguidos políticos, son los funcionarios venezolanos sancionados por EE.UU. Quédense con sus sanciones”.

Muchos otros funcionarios venezolanos enfrentan acusaciones similares de EE.UU., que el Gobierno venezolano ha rechazado categóricamente. Para este reportaje no emitió comentario alguno, a pesar de las varias peticiones de CNN.

Los problemas por el dinero en efectivo en Venezuela se deben a la hiperinflación causada por el mal manejo de la economía, y ello ha llevado a que los pilotos asuman más riesgos. Otro funcionario estadounidense acota que -muchas veces- se trata de antiguos pilotos de aerolíneas comerciales que solían volar jets de pasajeros. Unas 30 aeronaves se han estrellado en los últimos 3 meses, de acuerdo con algunos informes, nos dice un funcionario estadounidense.

Un funcionario gubernamental en la region confirmó la escala de esta operación. Dijo que los vuelos cuentan con unas 50 pistas clandestinas en el estado Zulia, en el noroeste de Venezuela. Los aviones con su carga de cocaína, vuelan usualmente con los “transponders” apagados, para no emitir la señal que los identifica en el sistema de radares.

CNN viajó con el grupo militar hondureño de élite conocido como FUSINA a la región de Moskitia, donde los aviones del narcotráfico que provienen de Venezuela aterrizan en pistas secretas.

Las siglas de cola de casi todas las avionetas que halló CNN en Moskitia muestran que inicialmente, eran de Estados Unidos. El primer oficial nos explica que hay empresas ficticias que compran docenas de ellas en subastas y luego las envían al sur.

Algunos de los aparatos yacen dañados, oxidados y expuestos a la orilla de rudimentarias pistas. Pistas inservibles por los enormes cráteres que dejan los explosivos de los militares hondureños. Otros aviones están ocultos, sumergidos en el recodo de un río, aunque visibles desde el helicóptero.

Los militares hondureños le dijeron a CNN que los narcotraficantes han llegado incluso a un arreglo con los pescadores locales para recuperar la cocaína que se pierde en accidentes o cuando los interceptan los cuerpos de seguridad. Si un contrabandista anticipa que puede ser atrapado, lanza la cocaína al agua, atada a flotadores. Esos bultos pesan, por lo general, 30 kilos, y los pescadores pueden ganar US$ 150.000 si los devuelven a los carteles.

Y si bien la tecnología ha ayudado a reducir a casi cero el número de vuelos que sale del territorio colombiano, los traficantes tienen una alternativa fácil justo al otro lado de la frontera, en Venezuela. “Uno de los problemas que enfrentamos es que la zona limítrofe es muy grande”, le dice a CNN el coronel Mauricio González. “Hemos frenado los vuelos que tratan de salir de Colombia con drogas, pero los narcotraficantes se aprovechan de las áreas que no podemos controlar”.

Las tensiones actuales, en las cuales Colombia ha reconocido al líder opositor Juan Guaidócomo presidente interino de Venezuela, significan que menos funcionarios colombianos mencionan al país por su nombre. Pero quedó claro que la mayoría de la cocaína sembrada en la región fronteriza de Vichada es comercializada a través de la porosa frontera oriental.

La Fuerza Aérea de Colombia llevó a CNN en un vuelo sobre Vichada para ver docenas de “trochas”, o pequeños senderos, a lo largo de los cuales se trafican el polvo de cocaína pura o la menos refinada pasta. Hay pequeños claros en el bosque para cultivar las hojas de coca y se divisan diminutas cabañas blancas, posibles laboratorios de cocaína.

Los helicópteros colombianos tienen prohibido volar a menos de 8 kilómetros de la frontera con Venezuela y deben permanecer a 700 metros de altura por el riesgo del fuego de ametralladoras de los narcotraficantes. Desde el helicóptero en el que viajaba CNN se lanzaron panfletos a las poblaciones locales, instando a los habitantes a respetar el ambiente en el que viven. Palabras en código para que le den la espalda al comercio de drogas.

Una vez dentro de Venezuela, las drogas van pasando por los puestos militares de control y escoltadas o impulsadas por el Ejército, según denuncian funcionarios estadounidenses, latinoamericanos y también varios militares desertores venezolanos.

Uno de estos desertores, de una patrulla fronteriza, le contó a CNN que tenía como tarea detectar los camiones que llevaban a los traficantes de cocaína y asegurarse de que cruzaran a frontera sin problemas. Agregó que eso sucedió al menos tres veces a la semana, durante los cinco años que estuvo destacado en la zona limítrofe.

“Los vehículos que cruzaban con armas y drogas eran camionetas pick up”, afirma el desertor, quien ocultó su identidad y ubicación por temor a represalias. “Nos decían el color y la marca de la camioneta y cuándo (vendría) – usualmente apenas amanecía o anochecía”.

Desde la clandestinidad en la que se encuentra junto con su familia en Colombia, dijo que sus oficiales superiores le daban instrucciones precisas. “Todo estaba coordinado por el comandante de la Brigada”. Él enviaba a un teniente a decirnos qué necesitaba cruzar y eso se arreglaba desde arriba. Los que no estaban de acuerdo, eran cambiados… Automáticamente”.

El desertor describió cómo las tensiones fueron en aumento en los primeros meses de 2019, a medida que la lucha de poder entre Guaidó y Maduro llegó a la region fronteriza. Su unidad fue casi confinada a las barracas, pero el contrabando fronterizo seguía su ritmo.

“Estábamos acuartelados”, cuando no estábamos en servicio, explica. “El general decía: Todos deben estar con nosotros. El que se vaya o hable contra el Gobierno será arrestado”.

Nos tenían el cerebro lavado con comida”, agregó, refiriéndose a las cajas de comida subsidiada que ayudan a los empleados públicos a lidiar con los efectos devastadores de la hiperinflación en las compras familiares de alimentos.

“Una noche, no aguanté más. Fui a la casa y le dije a mi esposa: ‘Nos vamos a Colombia’. Mi hijo comenzó a llorar y decía: ‘Papá, qué vamos a hacer?’ Pero yo sabía que si ellos se quedaban sin mí serían capturados o interrogados”. Él y su familia huyeron por la frontera a las 3 A.M., por una ruta que ya él había descubierto que estaba mal resguardada.

Drug trafficking keeping Maduro in power in Venezuela by Hollie McKay – Fox News – 20 de Abril 2019

Pence says Venezuela ambassador 'shouldn't be here' while addressing the UN Security Council

It has been more than three months since the U.S. accelerated its onslaught of economic sanctions on Venezuela, coupled with the back of a new interim President – heightening official expectation that the Nicolas Maduro-led regime would crumble.

Only the socialist dictatorship has failed to fall. While there an array of factors to blame, analysts are pointing to illicit trafficking rings as a fundamental Maduro lifeline.

“The Venezuelan military forces has become a narco-criminal, armed organization. Most of the top and mid-commanders are deeply involved in corruption, drug operations, and serious human rights abuses,” Johan Obdola, president of Latin America-focused global intelligence and security firm IOSI, told Fox News, noting that cartel-led, massive drug operations continue to spawn the country keeping the top echelon well-fed and financed. “Small pro-regime policing agencies and military units across the nation conduct these criminal operations centered on drug trafficking, kidnapping, and robbery to survive the crisis.”

Kevin Ivers, Vice President and Latin America expert at public policy firm DCI Group, pointed out that years ago, the elite of the Venezuelan military was put in charge of the core elements of the domestic economy, such as the importation and distribution of food and consumer goods.

In this Feb. 14, 2019 file photo, Venezuela's President Nicolas Maduro speaks during an interview at Miraflores presidential palace in Caracas, Venezuela. (​​​​​​​AP Photo/Ariana Cubillos, File)

In this Feb. 14, 2019 file photo, Venezuela’s President Nicolas Maduro speaks during an interview at Miraflores presidential palace in Caracas, Venezuela. (​​​​​​​AP Photo/Ariana Cubillos, File)

 

“This has encouraged corruption and profiteering that has made key elements of the military part of what can be called the regime’s ‘mafia,’ and this has extended beyond consumer goods to drug trafficking,” he explained. “Maduro has also spent years systematically splintering the military into factions and playing them off each other to make it difficult for them to unite against him.”

PENCE CONFRONTS VENEZUELAN AMBASSADOR AT UN: ‘YOU SHOULDN’T BE HERE’

Emanuele Ottolenghi, a senior fellow at the Foundation for Defense of Democracies, concurred that many in the upper echelons receive a cut from the regime’s illicit trafficking network – from drugs to food and medicine racketeering.

“There aren’t enough incentives (for military leaders) to leave and disincentives to stay to tip the balance, especially at the top,” he noted.

Indeed, military defections – once considered key to Maduro’s expulsion –  have dipped from 80 to 100 per day earlier this year to just two or three, according to the Washington Post. And of those, very few have come from the highest ranks and thus failed to generate a game-changing ripple effect.

“There were no key defections, roughly 500 members of the military without any real commanders. In a 110,000 military it had no impact,” explained Carlos Ponce, a senior fellow, and director of Latin America Programs at the Victims of Communism Memorial Foundation. “There was no real analysis of the military structure and the breaking points.”

Ponce said that former leader Hugo Chavez intentionally dismembered the lines of command to avoid a coup d’état while he was in power. He also pointed out that those who did make the leap have been paying the price.

“The commanders and high-ranking officials allegedly caught in anti-Maduro meetings have been tortured and their families isolated from any social or food program,” Ponce noted. “So there is a disincentive for anyone who showed discontent with the regime – jail or torture and abandonment to their families.”

Maduro’s reign is also being held together by external players. The U.S estimates that more than 20,000 Cuban agents alone are now planted within the Venezuelan military and law enforcement, presiding over internal operations and the movements of the top brass.

“Maduro relies heavily on foreigners to prop up his regime – Cuba, Russia, and Iran. They have a vested economic and political interest in ensuring he succeeds. Economically, to ensure that it is they that control the largest proven oil reserves in the world,” said John Wood, analyst and author of ‘Russia, the Asymmetric Threat to the United States.’ “Politically, to render the U.S. visibly impotent in its own backyard and thereby lay the groundwork for building a viable military threat to the USA in its own hemisphere.”

Eight-year-old Franyelis feeds her baby brother Joneiber as their mother Francibel Contreras holds a bowl of scrambled eggs and rice, at a soup kitchen in the Petare slum, Caracas, Venezuela. Contreras brings her three malnourished children to the soup kitchen in the dangerous hillside slum where they scoop in spoonfuls of food in what could be their only meal of the day. (AP Photo/Rodrigo Abd)

Eight-year-old Franyelis feeds her baby brother Joneiber as their mother Francibel Contreras holds a bowl of scrambled eggs and rice, at a soup kitchen in the Petare slum, Caracas, Venezuela. Contreras brings her three malnourished children to the soup kitchen in the dangerous hillside slum where they scoop in spoonfuls of food in what could be their only meal of the day. (AP Photo/Rodrigo Abd)

Obdola also underscored that the Cubans have “established an intense regional intelligence and surveillance operation” in bordering areas and in countries that support regime change in Venezuela.

“This operation is intense and mostly in Colombia, Brazil and other nearby nations where a very unique gathering of spies, intelligence and even terrorist operations are very active,” he said.

FIRST SHIPMENT OF RED CROSS AID ARRIVES IN VENEZUELA

But the U.S., which has vowed to refurbish the rule of law and bring about new leadership in Venezuela, is yet to dramatically change its strategy.

Secretary of State Mike Pompeo said last week that “all options” are on the table when it comes to Venezuela, insisting that the strategy is “not just an American strategy” but the “Venezuelan’s people’s strategy.”

“Sometimes people think Maduro is winning, and yet he’s handed over all his power to the Cubans, to the Russians,” Pompeo told the Voice of America Spanish. “This is weakness from Maduro. And so this weakness will ultimately lead to his departure, and democracy and prosperity will be restored in Venezuela.”

He has also taken aim at China’s role in standing by Maduro financially, mandating that their role is prolonging the protracted crisis in Venezuela.

People cross the Tachira River into Colombia near the Simon Bolivar International bridge, which Venezuelan authorities only open to students and the sick, in Cucuta, Colombia, Tuesday, March 12, 2019, on the border with Venezuela. People crossing the river are using makeshift bridges as the water level grows with the approaching rainy season. (AP Photo/Schneyder Mendoza)

People cross the Tachira River into Colombia near the Simon Bolivar International bridge, which Venezuelan authorities only open to students and the sick, in Cucuta, Colombia, Tuesday, March 12, 2019, on the border with Venezuela. People crossing the river are using makeshift bridges as the water level grows with the approaching rainy season. (AP Photo/Schneyder Mendoza)

Once awash will oil wealth and deemed the richest country in Latin America, Venezuela has been beleaguered by an economic crisis since 2015 which has since spiraled into a grave humanitarian catastrophe and prompted the exodus of almost four million into now overburdened neighboring nations. Maduro has consistently blamed the U.S. for purporting to wage “economic war,” but has largely denied that there are mass problems.

On the ground in the poverty-plagued Venezuela, it’s a mix of exasperation and desperation with the vast majority continuing to push for change and turn to the U.S. for support as time rolls on.

“There is more room for applying sanctions,” Ivers added. “Anything that cuts off the regime’s ability to generate cash, that disrupts its flow of contraband goods and drug trafficking finances, and increases the pressure of possible prosecution of senior military and regime figures for crimes against humanity or other criminal acts, will bring the regime closer to the negotiating table to seek an end to the conflict.”

Secuestros y tráfico de droga en Venezuela por Marcos Tarre Briceño – Infobae – 20 de Abril 2019

El secuestro del empresario Antonio Nagen Abraham en febrero de 1999 fue el punto de inicio de una nueva política que usufructuaron con éxito el régimen bolivariano y las guerrillas colombianas

En sus primeros años de gobierno, el ex presidente Hugo Chávez abrió el camino para el crecimiento de la industria del secuestro en Venezuela y dio vía libre para que la droga que salia de Colombia pasara por su país antes de viajar a Estados Unidos y otros lugares del mundo.
En sus primeros años de gobierno, el ex presidente Hugo Chávez abrió el camino para el crecimiento de la industria del secuestro en Venezuela y dio vía libre para que la droga que salia de Colombia pasara por su país antes de viajar a Estados Unidos y otros lugares del mundo.

El 5 de febrero de 1999, el industrial Antonio Nagen Abraham fue interceptado en Caracas por un grupo de delincuentes con uniformes policiales. Introducido en una camioneta Bronco pintada con los colores de la policía judicial, ruedan toda la noche, atraviesan el occidente del país y lo entregan o lo venden, aún en territorio venezolano, a un grupo del ELN colombiano. Unos días antes, el teniente coronel Hugo Chávez Frías había asumido la Presidencia. Nagen fue uno de sus financistas en la campaña electoral. Rompiendo todos los protocolos policiales imperantes en materia de secuestros, el flamante nuevo mandatario envía a un emisario personal, Ramón Emilio Rodríguez Chacín, a negociar con los captores del ELN.

Rodríguez Chacín llegó a capitán de navío en la Armada y fue parte activa en la represión a la lucha subversiva de la ultra izquierda. En 1988, formaba parte del grupo de tarea conjunto de militares y policías Comando Específico José Antonio Páez, CEJAP, que operaba en el estado Apure, frontera con Colombia, en dónde existían rumores de presencia de guerrilleros colombianos. Allí fue uno de los autores intelectuales y materiales de la “Masacre de El Amparo“, cuando por equivocación o mala intención asesinaron a 14 pescadores y luego alegaron que se trataba de subversivos colombianos. Pero lentamente la verdad comenzó a emerger y se abrieron investigaciones judiciales. Dos sobrevivientes, familiares de las víctimas, organizaciones de derechos humanos, periodistas y diputados de izquierda agotaron las vías legales. El CEJAP fue disuelto. En 1990 el caso fue llevado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en Costa Rica. Con buen olfato, previendo las complicaciones legales que podría tener en el futuro y a pesar de su actuación contra la subversión de izquierda venezolana, Rodríguez Chacín logra entrar en la conspiración militar que lideraba Hugo Chávez y participa en la intentona golpista de febrero de 1992 contra el Presidente Carlos Andrés Pérez.

Cuando Antonio Nagen es raptado, en Venezuela ocurrían unos 50 casos de secuestros al año en los estados fronterizos y perpetrados por el ELN o las FARC. Al igual que hacían en Colombia, la guerrilla pactaba alianzas con delincuentes locales para la fase de captura de las víctimas. Ramón Rodríguez Chacín, con instrucciones precisas del Presidente, no va a exigir la inmediata liberación del secuestrado o a pedir que no secuestran a más personas en territorio venezolano. Simplemente se limita a negociar los términos y montos del rescate que tendrá que abonar la familia de la víctima. Esta nueva vía de “negociación” será usada por el gobierno de Chávez hasta el año 2002. Pero, en los casos de secuestros cometidos por las FARC, el capitán de navío Rodríguez Chacín consigue una respuesta que va más allá de su misión.

Ramón Rodríguez Chacín fue el negociador por porte del gobierno chavista de nuevas condiciones con las FARC

Ramón Rodríguez Chacín fue el negociador por porte del gobierno chavista de nuevas condiciones con las FARC
Compañero, ¿será que el Presidente Chávez quiere realmente ayudarnos? Pues mire usté, compañero capitán, esto de los rescates de secuestros son minucias, bagatelas… El gran asunto es la cocaína. Podemos causarle mucho daño a la decadente sociedad gringa y a su gobierno… Además, generar suficientes recursos para financiar nuestra lucha de liberación. Y de paso, le quedará a usté un regalito por su gestión…

Reunido en privado con el Presidente, el “negociador” Rodríguez Chacín lo pone al tanto de la solicitud de las FARC. Chávez escucha con atención, reflexiona unos segundos, decide:

-Ramón, maneja esa vaina con Grannobles. Reúnete con él en Valencia. Hagan discretamente algunas pruebas con nuestros oficiales de confianza, a ver cómo resulta… Esto quizás nos pueda servir más adelante.

Antonio Nagen será liberado luego de casi un mes de retención, tras el pago de la primera parte del rescate exigido. Según el industrial, canceló 5 millones de dólares, según fuentes cubanas fue sólo un millón. La segunda parte, tras intermediar La Habana, nunca se pagó, pero Nagen, preventivamente se fue a vivir a Miami.

Tres años después, luego del golpe de Estado de abril de 2002 que lo sacó por unas horas de la presidencia, Hugo Chávez decide apretar el proceso revolucionario y tomar medidas para que nunca más le ocurra algo parecido. Se reúne en secreto con Ramón Rodríguez Chacín, que en ese momento era su ministro de Relaciones Interiores. Se ven en el Hato Corocito, en el estado Barinas, una hacienda de 1.273 hectáreas que el ex capitán de navío compró pagando 800 mil dólares en efectivo. Ahí el presidente Chávez le da instrucciones para que la cocaína de las FARC tenga paso libre y salida franca por el territorio, puertos, pistas clandestinas y aeropuertos venezolanos. De la fase de algunos embarques como pruebas piloto se pasa a expansión industrial. Demasiado expuesto, Rodríguez Chacín dejará el ministerio y pasará a otras tareas. Su sucesor en la cartera y quién instrumentará las medidas será Diosdado Cabello, otro hombre de confianza del Presidente, junto con el general Hugo Carvajal, alias “El Pollo”, director de contrainteligencia militar. Involucrar a generales y almirantes a ensuciarse las manos haciéndose multimillonarios apoyando los embarques de cocaína de las FARC le servirá a Chávez para asegurar lealtades y desestructurar la institucionalidad de las fuerzas armadas, en las que ya no confía. Según informes de las Naciones Unidas, para el año 2012, el 51% de la cocaína que llegaba a Estados Unidos y Europa salía de Venezuela. En septiembre del 2008 el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos incluyó en la lista OFAC a Ramón Rodríguez Chacín y a Hugo Carvajal por apoyar las actividades de narcotráfico de las FARC; y no será hasta el 2018 cuando también incluyan al más precavido Diosdado Cabello.

Diosdado Cabello, sucesor de Rodríguez Chacín, fue quien se encargó de implementar y expandir el acuerdo con los narcoterroristas colombianos.

Diosdado Cabello, sucesor de Rodríguez Chacín, fue quien se encargó de implementar y expandir el acuerdo con los narcoterroristas colombianos.

A partir de 1999, la nueva “política” en materia de secuestros abre un abanico de oportunidades para las bandas delictivas locales. Genera cierta impunidad, inhibición y complicidades en los cuerpos policiales. Algo ya habían aprendido en las alianzas con las FARC, pero se consideran ahora capaces de entrar a ese mercado delictivo. Primero será con el secuestro “exprés” y luego con plagios prolongados. Pero pronto entienden que el delito de secuestro, muy productivo cuando logran “coronar“, es complejo, delicado, necesita información, grupos que capturen a la víctima, grupos que la retengan, otros que negocien y manejar bien la parte más delicada del cobro del rescate. Buscando subsanar sus debilidades, acuden a dos fuentes para conseguir cómplices expertos: criminales colombianos y policías activos o retirados o de la Guardia Nacional venezolana con conocimientos en la materia. Esto introducirá un elemento de corrupción adicional en los cuerpos de seguridad venezolanos. En el año 2011 se documentaron 1.162 casos de secuestro a nivel nacional. En el 2016 la cifra se redujo a 604 casos. Pero aun así, representa un incremento de 1.4372% en relación al año 1999.Ahora se secuestra en toda Venezuela, principalmente en Caracas y los estados centrales. El secuestro es el delito que más se ha incrementado. Venezuela no sólo es el país con la peor tasa mundial de homicidios, también es donde la gente corre mayor riesgo de ser secuestrada.

A %d blogueros les gusta esto: