elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: MUD

Maduro se queda solo – Editorial El País – 22 de Febrero 2018

La decisión de la oposición democrática venezolana de no acudir a las elecciones convocadas por el régimen chavista para el próximo 22 de abril está más que justificada. La Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la coalición de los partidos de la oposición, no quiere ser una comparsa de una farsa electoral cuyo único objetivo es dotar de apariencia de legitimidad a la perpetuación de Nicolás Maduro en poder.

 

La convocatoria electoral no puede ser considerada seriamente como una verdadera elección presidencial. Se trata de un proceso en el que no se dan las mínimas garantías ni de igualdad de condiciones ni de transparencia. Se produce además con la vergonzosa existencia de presos políticos o bajo arresto domiciliario y con decenas de miles de venezolanos en el exilio.

Maduro se ha negado a aceptar las condiciones requeridas por los Gobiernos de México, Chile, San Vicente, Bolivia y Nicaragua en el transcurso de las negociaciones celebradas el pasado diciembre en la República Dominicana entre el chavismo y la oposición. Y eso que estos tres últimos países acudían invitados por el régimen venezolano. El documento propuesto incidía en la transparencia, la necesidad de un Consejo Nacional Electoral equilibrado, la revocación de inhabilitaciones políticas tanto sobre partidos como sobre personas, el acceso igualitario a los medios de comunicación, el derecho a voto de los venezolanos en el exterior y la invitación de observadores internacionales independientes. Nada de esto se ha cumplido.

Quien debería ser el árbitro imparcial del proceso, el Consejo Nacional Electoral, es un órgano totalmente controlado por el chavismo, que ya ha dado sobradas muestras de arbitrariedad. El martes, el Consejo propuso que el expresidente de Gobierno español José Luís Rodríguez Zapatero liderara una misión de observadores electorales de la ONU. Es un buen botón de muestra de cómo funcionan las cosas en la Venezuela bajo Maduro: se acepta una misión de observación pero se dice quién debe dirigirla. Tal vez Naciones Unidas tenga otra idea. Mención aparte merece el cada vez más confuso papel de Zapatero en la crisis venezolana. El expresidente español ha dilapidado un prestigio mediador ganado en los primeros compases del conflicto y se está prestando a su utilización por el régimen como valedor de un proceso incompatible con una elección democrática.

Impasibles, Maduro y su círculo prosiguen con su plan para hacerse con el poder absoluto en Venezuela al precio de sumir al país en unos límites inconcebibles de miseria. Que el 64,3% de la población afirme haber perdido once kilos de peso durante 2017 mientras un tercio de la población recibe bolsas de comida a precios regulados por el Gobierno es indicador de algo impensable en uno de los países más ricos de Latinoamérica: el hambre. Esto unido a un sistema sanitario destruido, una economía comatosa y un sistema educativo que se hunde, han colocado al país sudamericano al borde de la emergencia humanitaria. Las decenas de miles de personas que ya han abandonado el país no son, desde luego, unos traidores, como afirma el régimen, sino venezolanos que ya han votado, con sus pies.

 

MUD no participará en elecciones presidenciales del 22-A – El Nacional – 21 de Febrero 2018

La alianza opositora convocó a la creación de un Frente Amplio Nacional con el objetivo de lograr “elecciones limpias y competitivas, y lograr el rescate de la democracia”
1515683454016.jpg
La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) anunció que no participará en las elecciones presidenciales convocadas para el 22 de abril debido a que consideraron que no hay garantías para que se lleve a cabo el proceso.

“El evento prematuro y sin condiciones que se anuncia para el próximo 22 de abril es solo un show del propio gobierno para aparentar una legitimidad que no tiene”, apuntó la MUD en un comunicado.

Convocaron a los sectores sociales del país a formar un Frente Amplio Nacional con el objetivo de lograr “elecciones limpias y competitivas, y lograr el rescate de la democracia”.

“Para el Frente Amplio se reunirá la iglesia, las universidades y todo el país que está exigiendo cambio”, indicó Ángel Oropeza, coordinador político de la Unidad durante una rueda de prensa realizada este miércoles en Caracas.

Acotó que en los próximos días darán las propuestas básicas del programa de gobierno de unión y reconstrucción nacional, pues insistieron en sentirse preparados para asumir la presidencia de la República.

 

El partido de Leopoldo López llama al boicot de las presidenciales por Francesco Manetto y Maolis Castro – El País – 17 de Febrero 2018

Voluntad Popular: “Quien se inscriba con estas condiciones estará haciéndole un favor a la dictadura”
Unknown-1La oposición venezolana comienza a definirse en contra de las elecciones presidenciales fijadas por el chavismo para el 22 de abril. Todas las fuerzas críticas con el régimen de Nicolás Maduro rechazan la convocatoria por la ausencia de garantías, pero el partido de Leopoldo López dio ayer un paso más. Voluntad Popular, una de las formaciones mayoritarias de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), llamó al boicot de esos comicios. “Quien se inscriba con estas condiciones estará haciéndole un favor a la dictadura”, señaló la organización.

El sucesor de Hugo Chávez decidió a finales de enero acelerar el calendario electoral aprovechando las divisiones de la coalición opositora. Ese plan quedó negro sobre blanco la semana pasada tras el fracaso de la mesa de diálogo de República Dominicana, en la que quiso imponer un acuerdo que favorece al oficialismo. Los venezolanos están llamados a votar el 22 de abril en unas condiciones que la MUD y buena parte de la comunidad internacional consideran inaceptables. Los partidos de la alianza, no obstante, destacaron la importancia de buscar una posición unitaria. En este contexto, Voluntad Popular tomó oficialmente la iniciativa contra la convocatoria, invitando a “luchar por verdaderas elecciones presidenciales”. “No postularemos ni respaldaremos candidato alguno y llamamos a todas las organizaciones políticas democráticas a no participar ni convalidar el fraude del 22-A”, manifestó a través de un comunicado la formación de López.

“NI EN EL SUELO NI EN EL CIELO PERUANO”
La presidenta del Consejo de Ministros de Perú, Mercedes Aráoz, aseguró que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, no podrá entrar al país andino ni tampoco sobrevolar su espacio aéreo para asistir a la VIII Cumbre de las Américas, que se celebra en Lima a mediados de abril. “No puede entrar ni al suelo ni al cielo peruano. Él no puede entrar porque no está siendo bienvenido”, dijo después de que el mandatario amenazara con desoír el veto de la cita regional.

Ni este líder opositor ni Henrique Capriles, dirigente de Primero Justicia, podrían participar en las elecciones. El primero se encuentra bajo arresto domiciliario desde el pasado mes de julio después de pasar tres años y medio en la cárcel militar de Ramo Verde y el segundo está inhabilitado. La MUD —que ya rechazó participar en la votación de la Asamblea Constituyente chavista en julio de 2017 y se dividió ante las municipales del pasado diciembre— no tendría candidato porque sus principales activos, salvo el expresidente del Parlamento Julio Borges, han sido anulados por el régimen. La autoridad electoral controlada por el chavismo, además, ilegalizó de facto a sus formaciones y el Tribunal Supremo ordenó excluir de las presidenciales a la coalición, que no podría acudir unida al menos con sus siglas actuales.

“Nos ponemos a la orden del pueblo de Venezuela para impulsar un gran movimiento nacional e internacional de lucha y resistencia popular pacífico”, continúa Voluntad Popular, que ve necesario construir “un nuevo espacio de conducción plural” y recalca que Maduro “pretende manipular la elección presidencial tal y como hizo el dictador Pérez Jiménez en diciembre 1957”. Entonces, “la oposición política no participó ni legitimó la elección, lo que terminó generando que tanto el pueblo de Venezuela como la Fuerza Armada Nacional conquistaran la libertad pocas semanas después, el 23 de enero del 1958”.

Divisiones en la MUD

Primero Justicia no ha definido todavía su postura ante las elecciones, aunque Borges, coordinador del partido, comenzará la próxima semana una gira por América Latina “para buscar apoyo y lograr las condiciones para unas elecciones presidenciales justas, en el marco de la Constitución”. Los candidatos deberán postularse por Internet mientras que la presentación de los aspirantes ante la Junta Nacional Electoral será los días 26 y 27 de este mes. La oposición había apuntado la posibilidad de apoyar a un outsider. Se trataba de Lorenzo Mendoza, el propietario de la compañía Polar. Pero el empresario venezolano comunicó a sus empleados que descarta concurrir, informa a la agencia Reuters.

Henry Ramos Allup, secretario general de Acción Democrática, considera que ningún candidato opositor debería postularse sin consenso del resto de los partidos que conforman la Unidad. “O vamos todos juntos o todos juntos decimos que no están dadas las condiciones”, aseguró esta semana. Henri Falcón, del partido opositor Avanzada Progresista, disidente del chavismo, presentó en cambio su candidatura. “No solo queremos ser candidatos, yo quiero ser presidente de este país con el consenso. Además, serlo en condiciones de elecciones libres y transparentes”, dijo el dirigente, quien se inclinó hacia la negociación con el Gobierno.

 

Unir políticas contrapuestas? por Simón García – La Patilla – 16 de Febrero 2018

La tardanza de la MUD en decidir puede obedecer a elevar la presión por el cambio de las condiciones electorales o a la inexistencia de consenso. El punto de participar o no en el proceso electoral, lejos de ser un falso dilema, es nuevamente una piedra de tranca. Tan decisiva que nubla la oportunidad de formular una política alternativa y unitaria frente a un régimen que sigue destruyendo libertades y generando hambre.
Uno de los puntos para resolver ese dilema debería ser las experiencias de la abstención absoluta de la oposición el 2005 o las parciales del 2017. Ninguna impidió el avance del régimen ni evitó que los órganos electos en condiciones de ilegalidad, alcanzaran una legitimidad de hecho.

En la otra banda, existe un caso de participación unitaria el 2015, con objetivos claros y una eficiente defensa del voto que logró asegurar una contundente mayoría electoral, aunque posteriormente el autoritarismo anulara inconstitucionalmente a la Asamblea Nacional. Ahora, tratándose de una elección presidencial, el ventajismo será mayor y el comportamiento oficialista más rudo; pero el rechazo al gobierno y las condiciones de sobrevivencia impuestas a la población son también más propicias para alentar un sunami electoral que quiebre al fraude o resalte sus tramposerías.

La decisión es de primera importancia. Sea cual sea la que se adopte, debería salvaguardarse la participación de unos y otros en la conformación de una estrategia unitaria de mediano plazo para hacer más eficaces las tácticas de debilitamiento, desplazamiento y derrota del régimen. La oposición, en sus variadas gamas, debe dejar de atacarse a si misma para concentrarse en el combate a los responsables de la descomposición y la ruina del país.

La unidad es imposible con políticas contrapuestas, pero se debería mantener un mínimo de puntos comunes. Esperamos que desde una u otra posición se eleve la defensa de la gente desde sus problemas concretos, se le abra cauces nuevos a la protesta contra las políticas de Maduro, se avance en las alianzas sociales, se tenga un discurso para atraer al chavismo no madurista y se defienda activamente las exigencias de restablecimiento de la Constitución hechas por la comunidad internacional.

La solidaridad internacional hace lo suyo desde afuera. A nosotros nos corresponde asumir internamente la lucha por la vigencia de la constitución y el empeño por resolver la crisis de gobernabilidad con votos y no mediante un golpe de Estado o una invasión que le arrebate a las fuerzas civiles el deber y el derecho a conducir la reconstrucción del país. El ya debilitado soporte de los partidos terminaría por ser anulado y las calamidades sociales agravadas al extremo, si nos subordinamos a una confrontación armada.

El gobierno no quiere que la oposición participe en este proceso y su trampa invisible es crear todas las condiciones para quedarse sin una competencia no sólo que mida su rechazo, sino que incluso, pueda derrotarla. Luce evidente que la abstención, aún con intenciones en contrario de sus promotores, será usada para difundir desesperanza y división.

Estas son las tres opciones que tiene la oposición ante las inminentes elecciones presidenciales por Carlos Subero – Venepress – 15 de Febrero 2018

1518724356_CNE-1-680x453.jpg

La premura con que el chavismo ha presionado las cosas complica la situación a la MUD para definirse. Se están haciendo estudios de opinión.

Las dos consecuencias políticas del fracaso de las conversaciones en República Dominicana que estaban previstas se desarrollan esta semana.

La primera, el avance en la convocatoria de las elecciones presidenciales para el 22 de abril y por la otra, el cerco diplomático hacia el gobierno venezolano, cuyo evento más importante ha sido la reconsideración de la invitación al presidente Nicolás Maduro para que asista a la Cumbre de las Américas, los días 13 y 14 de abril en Lima. Ahora está negada.

Mientras la no invitación a Maduro para que represente a Venezuela logró el apoyo del Grupo de Lima y Estados Unidos, el mandatario jugó la carta de abrir el consulado en Miami para que miles de venezolanos que residen en Florida, Las Carolinas y Georgia puedan registrarse para votar el 22 de abril.

Los diplomáticos del Grupo de Lima, creado por los países opositores al régimen venezolano para moverse con mayor facilidad que en la OEA y poder ejercer a plenitud su acción diplomática, intentan deslegitimar al presidente Maduro incrementando su aislamiento internacional. aquél, por su parte, intenta legitimar la convocatoria a elecciones hecha por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), buscando la inscripción o actualización en el registro electoral de venezolanos en EE UU.

Restan 68 días para las votaciones presidenciales y la oposición reunida en la Mesa de Unidad Democrática (MUD) aún no ha anunciado oficialmente si concurrirá o no a esos comicios, dejando ver que aún faltan asuntos por dirimir antes de una decisión formal.

El chavismo, que controla los hilos institucionales, y ha puesto la agenda electoral inminente que presiona a la oposición para sus definiciones.

La MUD no puede concurrir como partido porque fue inhabilitada por una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia, solo le quedan tres partidos con tarjeta, AD, validado hace unas semanas, Avanzada Progresista y Un Nuevo Tiempo. Pero difícilmente por la cabeza de Henry Ramos Allup esté la idea de subscribir por su cuenta una postulación presidencial.

Pero no postular no implica necesariamente no participar en las elecciones convocadas por la ANC. El bando mayoritario en la MUD trata de enfrentar al gobierno de Maduro en el terreno que éste lo plantee y así profundizar su deslegitimación. Pero para que ello sea exitoso, la MUD debe recuperar su unidad, y que retornen quienes tienen el discurso abstencionista.

Saben que el candidato Nicolás Maduro es derrotable en unas elecciones, aun en las condiciones actuales.

El asunto que se discute es cómo hacerlo, si es que esto lo consideran posible, ante las inminentes votaciones. La decisión es complicada y puede depender de algunos factores que los líderes de la MUD no controlan.

Según el cronograma electoral oficial, del lunes 19 al miércoles 21 de febrero los partidos deben presentar la autorización para postular candidatos ante el CNE. En ese momento se sabrá quienes se están guardando para una eventual postulación. El lapso de postulaciones presidenciales es del sábado 24 al lunes 26 de febrero.

Las opciones que tiene la oposición son las siguientes:

1. No ir a las elecciones y llamar a la abstención: Esto es lo que proponen sectores, donde se incluyen partidos de la MUD, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, y otros sectores internacionales.

2. Escoger un candidato de partido por consenso e ir a las elecciones e ir con las tarjetas de AD y UNT, además de otras que eventualmente se sumen. Se sabe que se están haciendo estudios de opinión para medir la intención de voto polarizada de Maduro con otros dirigentes potenciales candidatos como Claudio Fermín, Henri Falcón y Ramos Allup, entre otros. Esta opción para tener éxito electoral requeriría un acuerdo político que reunifique a la oposición.

3. Ninguno de los partidos de la MUD postule, pero trabajen para hacer posible y respalden con movilización una candidatura independiente que pueda surgir, aun dentro de la premura planteada. El asunto es quién. Pero esto, no depende solo de la MUD sino de escoger esa persona que acepte y que se puedan hacer los arreglos políticos mínimos para luego ir a la batalla electoral.

No es de extrañar el silencio de algunos líderes de la MUD, que estan trabajando en la búsqueda de concretar alguna de estas opciones. En las más recientes elecciones presidenciales habidas en Venezuela, los candidatos se escogieron a poco más de un mes para las votaciones de abril de 2013, ante la muerte del presidente Hugo Chávez.

 

Partidos fuera de la MUD rechazaron “instrucciones” del Grupo de Lima sobre presidenciales por Andrea Tosta – El Pitazo – 14 de Febrero 2018

Las agrupaciones políticas no incluidas en la MUD apoyarán a “cualquier” candidato que se postule en los comicios presidenciales del 22 de abril. Para estos partidos, la abstención es un “suicidio” que concuerda con la estrategia del gobierno de Nicolás Maduro

 

Representantes de los partidos políticos Movimiento al Socialismo (MAS), Avanzada Progresista (AP), Copei, Vanguardia Popular y Soluciones aseveraron que para las elecciones presidenciales apoyarán una candidatura unitaria que resulte de un consenso entre las filas opositoras. Como vocero de las agrupaciones, el secretario general del MAS, Felipe Mujica, apuntó que es deber de los venezolanos decidir el curso de la contienda electoral, pero no lo es de países de la región que han manifestado su abierto rechazo a la convocatoria del Consejo Nacional Electoral (CNE).

“No podemos asumir que cualquier grupo de opinión internacional pretenda dar instrucciones sobre cómo se conduce la política aquí”, dijo Mujica. El secretario general de MAS cuestionó una posible acción de las naciones americanas ante un escenario en el que un candidato adverso a Nicolás Maduro resulte electo: “¿Qué va a hacer el Grupo de Lima? ¿Va a decir que se equivocó? Eso no se hace en política”. No obstante, Mujica manifestó su respeto por el interés de la comunidad internacional en los próximos comicios para la elección presidencial para el periodo 2019-2025. “Ojalá esa solidaridad se mantenga”, agregó.

El Grupo de Lima, conformado por 14 países del continente americano, aseguró el pasado 13 de enero que no reconocerá los resultados del proceso electoral para escoger al Primer Mandatario de Venezuela. La canciller de Perú, Cayetana Aljovín, manifestó su rechazo al adelanto de los comicios adoptado de forma unilateral por el CNE, sin haber logrado un acuerdo entre la oposición venezolana y el Gobierno de Maduro y sin garantías electorales, como la presencia de observadores internacionales. “Unas elecciones que no cumplen con estas condiciones carecen de toda legitimidad y credibilidad”, destacó, y exhortó al Ejecutivo a reconsiderar la convocatoria y presentar un nuevo calendario electoral.

Por el contrario, el representante del MAS aseguró que las naciones no pueden “pretender imponer una conducta” frente a la participación en el proceso. Los cinco partidos están dispuestos a sumarse a las elecciones pautadas para el 22 de abril, que catalogó como “una convocatoria salvaje”. Las toldas estuvieron también presentes en los comicios municipales del 10 de diciembre de 2017, donde se registró ventajismo del partido de Gobierno y coacción para el voto a través del carnet de la patria.

“Hay una clara posibilidad de ganar si hacemos las cosas con estrategia”, dijo Mujica, que consiste en presentar una candidatura unitaria y única que represente a la oposición venezolana, producto de un acuerdo político que provenga de “todos los sectores de la sociedad”.

Para Mujica, la participación opositora con un candidato unitario es “necesaria porque los venezolanos no tenemos un camino distinto para solucionar la crisis”. Hizo un llamado a la reflexión en este punto. Aún no tienen nombres en la palestra. “Cualquiera”, soltó. La candidatura del exgobernador de Lara y miembro de AP, Henri Falcón, la catalogó como una “precandidatura” que se ponderará con los demás candidatos que manifiesten su deseo de lanzarse a las presidenciales.

Para los partidos, la abstención es un “suicidio” que concuerda con la estrategia del gobierno de Nicolás Maduro. “Si la decisión de algunos es no participar, la jugada del Gobierno saldrá perfecta: habrá dividido a la oposición”, apuntó el representante del MAS.

 

#VenezuelaElectoral: una maqueta de la democracia por Carmen Beatriz Fernández – La Patilla – 9 de Febrero 2018

perfil_1390475614.jpgVarios artículos relevantes sobre qué hacer ante la coyuntura política venezolana se han escrito en estos días. Con claridad cartesiana Fernando Mires disecciona las “Opciones de la oposición venezolana”. Tambien ha escrito Roberto Casanova un pertinente artículo titulado “Un presidente rebelde”, allí Casanova intenta ofrecer claves para salir del atolladero en que se encuentra Venezuela. En síntesis lo que Roberto plantea, y en eso estamos plenamente de acuerdo, es realizar unas elecciones singulares que adquieran un valor que vaya más allá de la escogencia misma del candidato único, y que se conviertan en un hecho político importante.

Tras el fracaso de los últimos esfuerzos razonables por tener condiciones electorales mínimas, hecho en República Dominicana, es imposible que la elección presidencial ofrezca condiciones competitivas y equilibradas. Será lo contrario del deber ser de un sistema electoral justo: habrá normas flexibles y un resultado muy predecible: la reelección del presidente más impopular que recuerde la historia. Sin embargo, del proceso de negociación en República Dominicana hay al menos un par de esfuerzos rescatables: el primero que en la decisión final haya privado el espíritu de cuerpo de la Unidad Democrática. Y segundo, que existan un par de documentos que hacen explícito el “deber ser” de unas elecciones, que pueden servir como buenas bases de partida.

Esa propuesta que avalaron todos los cancilleres y que el gobierno no quiso firmar puede concretarse en una maqueta de la democracia y una movilización unitaria, que se convierta en una visibilización concreta del sistema electoral que se quiere y se propone. Una maqueta electoral debe incluir la conformación de un árbitro electoral equilibrado, con experticia técnica e imparcial. En esa maqueta deben participar todos los candidatos inhabilitados y/o exiliados que deseen hacerlo. Tambien en esa maqueta debe poder elegir la diáspora, sin otro requisito que su identificación plena como registrados ante el padrón electoral. Una maqueta de la democracia necesaria debería también proponer una representación del exilio elegida en el proceso. Puede estar acompañada de observación internacional, y puede tener procesos de auditoría llevados a cabo por entidades académicas. Casanova va incluso un paso más allá, aplicar un sistema de doble vuelta instantánea en el cual el elector priorice de acuerdo con sus preferencias, a dos o tres candidatos.

Una maqueta es un montaje funcional, a menor escala de un objeto que se propone. Solemos pensar en arquitectura, cuando hablamos de maquetas, pero una maqueta de la democracia necesaria es perfectamente posible. Unas primarias amplias que diseñen el modelo que se quiere para la democracia venezolana tendrían el rol de ese “demo” a menor escala. Sería una maqueta que defina un nuevo sistema electoral, al tiempo que potencia a la figura política alternativa. Al “primus inter pares” de los muchos y muy valientes liderazgos opositores. En esa maqueta deberían participar como candidatos Henry Ramos Allup, Maria Corina Machado, Julio Borges, Claudio Fermín, Andrés Velásquez y Henri Falcón. Incluso Lorenzo Mendoza. Pero también tendrían que participar Henrique Capriles Radonski y Leopoldo López, los líderes “inhabilitados”, pero que son hábiles como pocos para liderar. Así también podrían medirse líderes exiliados como Antonio Ledezma y Ramón Muchacho. Yendo más allá, podrían además contarse Ramírez Torres y Luisa Ortega Diaz.

La maqueta puede ser un evento vital, impactante y global; colorido y esperanzador. De alguna manera parecido a lo ocurrido el #16J, quizás el acto más importante que se haya hecho en la historia política reciente de Venezuela, pero que se aprovechó muy poco. Al respecto dice Casanova que “La formidable experiencia de la consulta ciudadana del 16 de julio del 2017 nos demostró que somos capaces de organizarnos masivamente, dentro y fuera del país, en poco tiempo, para decidir sobre asuntos colectivos”

Sabemos que la elección presidencial venezolana no será una elección convencional; sin embargo importará mucho, mal que nos pese. Será una elección hecha a la medida del traje de dictador que estrena Maduro. Una elección con los principales liderazgos del país inhabilitados, sin que puedan sufragar los más de dos millones de electores que recientemente emigraron, sin renovación ni equilibrio en el árbitro electoral, con una observación internacional no cuestionadora que disfrute las mieles del “turismo electoral” ofrecidas por unos anfitriones gobierneros. Ante ello la oposición no puede limitarse a jugar entre los barrotes de la para-institucionalidad madurista. Es necesario tener una propuesta rompedora.

En su nota de Tal Cual la periodista Ascención Reyes aborda el tema, y me consulta, junto a Felix Seijas y Francine Jacome, afirmando que “lo importante es el plan unitario y no si se participa on no en las elecciones”, haciendo esta síntesis sobre los pros y contras de una participación electoral en la írrita convocatoria al 22 de Abril.

Ir o no ir En ese sentido la propuesta de la maqueta es para escoger al liderazgo, más que para participar en unas elecciones amañadas. Si se decide o no participar en ellas es un aspecto secundario. Hay razones de sobra para no participar, y activar una “Abstención activa”, como la que plantea Christian Burgazzi. Pero también hay muy buenas razones para participar de forma simbólica, como mecanismo de agitación política y social. Pero lo realmente importante es que, el participar o no, sea decidido en Unidad. No será para ganar que se participe, si se decide hacerlo. Tras lo sucedido en República Dominicana resulta bastante claro que cuando la oposición a Maduro actúa en Unidad puede convertirse en un contundente hecho político. Maduro solo podrá vencer (y cada vez a mayor costo) mediante la represión. Pero jamás llegará a convencer. Ni dentro ni fuera. No puede. Y con una Unidad Democrática que actúe con el espíritu de cuerpo demostrado en República Dominicana las posibilidades de juego de la dictadura se irán minimizando progresivamente.

Hace falte escoger una figura que encarne nuestras demandas como sociedad, y que, una vez electa sea acompañada por la necesaria estructura política. Si bien es cierto que partidos políticos fuertes son necesarios en democracia, en dictadura lo son más aún. En una elección como la que veremos en Venezuela, con las preferencias políticas tan bien definidas, hace falta un buen mensaje y el correcto mensajero que conecte con las necesidades sentidas. Pero no es el marketing político lo más importante. Además de ello será vital la presencia de estructuras, la lógica y disciplina de partidos que actúe con fuerza en el control electoral. Ninguna candidatura en un régimen como el venezolano es viable si la figura no se respalda por una estructura política fuerte. Y si esa estructura de soporte dada por los partidos políticos venezolanos es legal o está ilegalizada es quizás lo de menos…

Maduro puede adelantar elecciones, puede darle un nuevo giro de tuerca al sistema electoral que ha pervertido para lograr una máquina de dominación social. Puede incluso ganar esas elecciones amañadas. Lo que nunca podrá tener es un ápice de legitimidad si la Unidad juega sus cartas como debe jugarlas.

“El gran arma de la dictadura es nuestra desesperanza” afirma Casanova en su artículo de marras, y con ese colofón no podría estar más de acuerdo.

La MUD y la guerrilla de Internet por Ibsen Martínez – El País – 6 de Febrero 2018

De un lado está Maduro y del otro el creciente rechazo a las elecciones amañadas
Otros4ConéctateConéctateImprimir
UnknownLos analistas coinciden en que la boa constrictora de las sanciones internacionales contra la dictadura de Nicolás Maduro logrará, al cabo de unos cuantos anillos más, poner al régimen chavista en el trance de convocar elecciones libres.

De ser así, Maduro no sería hoy el resiliente elegido de Chávez, sino un Macbeth de carnaval caribeño, desvariando en lo alto de la muralla mientras el bosque avanza.

A las sanciones internacionales, Maduro ha respondido convocando unas ilegales elecciones presidenciales

Es posible que los más avispados adviertan algo que no alcanzo a discernir, pero yo sigo viendo la misma guayabera verde olivo sacar a pasear su ignorancia y su zafiedad, su criminal indiferencia ante el sufrimiento de toda una nación. Y ante Maduro, veo una impertérrita Mesa de Unidad Democrática poner cara de palo si se le pide dar cuentas de sus indescifrables tejemanejes en República Dominicana.

A las sanciones internacionales, Maduro ha respondido convocando unas ilegales elecciones presidenciales que casi 50 naciones desconocerán por inconstitucionales y por estar rodeadas de ejecuciones extrajudiciales, carcelazos a activistas de oposición e inaceptables inhabilitaciones selectivas de partidos y candidatos opositores.

Sin embargo, la MUD, o lo que va quedando de ella, ha aceptado el reto y contempla acudir a esas fulleras elecciones, tragándose sus gallardas palabras de hace apenas 15 meses. Ciento cuarenta muertes atrás, la MUD no se transaba por menos de un muy constitucional referéndum revocatorio.

La interfaz de la MUD que comunica con el resto del mundo es la miríada de sesudos articulistas, politólogos y encuestadores que desde hace meses pondera en la prensa digital las complejidades del oficio de político, abstrusas e inaccesibles para el impaciente vulgo parlero y mediocre, ese que no entiende de negociaciones y es injusto con los incomprendidos comisarios de la MUD.

A estos opinadores exaspera el desencanto de un electorado que brindó masivamente a la MUD su más señalada victoria electoral en las parlamentarias de diciembre de 2015 y que la ha visto claudicar, una y otra vez, con arrogante autocomplacencia moral.

Los fundamentalistas del voto a toda costa se duelen de que haya prosperado en Venezuela una “fobia a la MUD” que denuncian como campaña a sueldo. No admiten como legítimo el mayoritario repudio a la idea de participar, contra viento y marea, en unas elecciones a la medida de Maduro. Preferirían que los venezolanos firmásemos sin chistar un cheque en blanco a los dialogantes de Santo Domingo.

Despachan a todo aquel que se sienta burlado y lo exprese en las redes tachándolo de solitario guerrillero de Internet, de frenético tuitero impolítico que solo sabe criticar sin aportar alternativas viables al modus vivendi que permita electoralmente a la MUD convertirse en leal oposición del dictador Maduro.

De un lado, Maduro, cada día más solo y probadamente dispuesto a matar para perpetuarse. Del otro, el creciente rechazo de los venezolanos a unas elecciones amañadas. Difícil adivinar el desenlace de este tremendo impasse.

Pero es casi seguro que, al final, la única solitaria guerrilla de Internet será la cofradía de adoración perpetua al Sagrado Corazón de la MUD.

 

A %d blogueros les gusta esto: