elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Militares

La maniobra de Maduro para que los militares desertores vuelvan a Venezuela: les promete libertad plena si se manifiestan contra Guaidó por Sebastiana Barráez – Infobae – 19 de Enero 2020

El Servicio Bolivariano de Inteligencia usa a dos uniformados, el Capitán técnico del Ejército Denis Arellano Romero y el Teniente de fragata Ericson Alexander Delgado Rivero, para captar soldados que cruzaron a Colombia el 23 de febrero de 2019

En Colombia hay decenas de militares venezolanos desertores

En Colombia hay decenas de militares venezolanos desertores

El ministro de comunicación Jorge Rodríguez le quiso hacer creer al país, luego del asalto al 513 Batallón de Infantería Selva “GD Mariano Montilla Padrón”, ubicado en Luepa, municipio Gran Sabana del estado Bolívar, que en el grupo de detenidos estaba el Capitán técnico del Ejército Denis Arellano Romero y el Teniente de fragata Ericson Alexander Delgado Rivero. Mintió el ministro. Esos dos militares nunca estuvieron en ese asalto, ellos pasaron desde Cúcuta a Táchira, previo acuerdo con funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN).

Lo que hizo Rodríguez no fue más que una maniobra para usar a esos dos militares en la captación de aquellos soldados que pasaron a Colombia, el 23 de febrero, en apoyo a Juan Guaidó.

Rodríguez, quien es pisiquiatra, dijo que “un grupo de mercenarios estuvieron desde el 23 de febrero en Cúcuta, luego se desplazaron hacia un campamento paramilitar en Cali, donde está (el Mayor general del Ejército) Cliver Alcalá. Se planea una operación en la que un grupo de desertores en Cali, protegidos, amparados, financiados y con logística cubierta por Iván Duque, van a Ecuador y Perú con Vilca Fernández, hacen el apresto logístico para actuar y asaltar la unidad en Venezuela. Se van a Manaos y viajan a la localidad fronteriza donde se quedan 15 días en Paracaima, en el hotel Funchal, reciben instrucciones y planificación”.

Se refirió al armamento robado y luego recuperado, asegurando que fue abatido el cabo primero del Ejército, Luis Jampier Caraballo Marcano, producto del enfrentamiento armado con quienes asaltaron el Batallón.

En el marco de verdades a medias, que caracterizan las ruedas de prensa o anuncios del alto funcionario, éste introduce los nombres de Arellano y Delgado, como si hubiesen estado relacionados con la Operación Aurora.

Presenta un video donde el oficial de comunicaciones capitán del ejército Arellano Romero se queja de Guaidó, de haber perdido su carrera y hace énfasis en sus familias y amigos. “Vean en mí un espejo, 17 años de servicio prácticamente a la nada, por confiar en un político que nos mintió descaradamente. Y así como yo, está la gran mayoría, por no decir todos los que estuvieron en Cúcuta”.

Dice Arellano en ese video que fueron engañados por los diputados Freddy Superlano, Gaby Arellano, José Manuel Olivares y Lester Toledo dirigidos por Guaidó.

El capitán técnico Arellano, quien es oriundo de Rubio, estado Táchira, fue Jefe de Comunicaciones del Batallón Ricaurte o Fuerte Kinimarí de esa población del municipio Junín. Un compañero de él dice que Arellano desapareció de la residencia que ocupaba en Cúcuta el 2 de diciembre 2019. “El 4 se comunicó y dijo que estaba haciendo una vuelta y que no nos preocupáramos. El 15 de diciembre se comunicó con la familia para decirles que no se preocuparan”.

El otro oficial es el TF Delgado Rivera. Ellos han estado comunicándose con varios de los militares que están en Colombia para convencerlos de pasar a territorio venezolano, previo acuerdo con funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia, con la promesa de cerrarles el expediente por deserción y traición a la patria a cambio de declarar contra Juan Guaidó y varios diputados, entre ellos Gaby Arellano, Lester Rodríguez, Olivares, entre otros.

“En un acto de cobardía han estado intentando comunicarse con una SM/2 de la Guardia Nacional, tratando de convencerla de aceptar las condiciones ofrecidas por el SEBIN”, comenta para Infobae una fuente militar .

Aunque supuestamente están detenidos en El Helicoide, ambos oficiales Arellano y Delgado, han llamado telefónicamente a varios de los militares venezolanos en Cúcuta, como intermediarios del Gobierno de Nicolás Maduro para prometerles que quedarán libres, que les van a cerrar los expedientes y que recibirán beneficios económicos. Lo único que deben hacer es denunciar a Guaidó y a otros diputados a quienes deben señalar de estar comprometidos en el asalto al Batallón 513 de Bolívar y otras “operaciones terroristas”.

Juan Guaidó (AP)

Juan Guaidó (AP)

Estamos bien

En una de las llamadas a algunos de los militares se oye al Capitán técnico del Ejército Denis Arellano Romero decirle a un teniente de apellido Torres: “Estamos bien. Aquí (en el SEBIN) no van a ser maltratados ni golpeados, ni mucho menos, tampoco se les va a hacer lavado de cerebro. Confíen en nosotros, los que estamos aquí, que hemos hablado y hemos conversado con el personal de aquí. El trato ha sido bastante considerable, con respeto y nos dieron respuesta. Para que sepan y puedan tomar le decisión que quieran”.

 

Sigue Delgado diciendo “si necesitan me dicen y aquí serán bien recibidos, se lo garantizamos. Esto no es ninguna mentira, no es ninguna farsa. Téngalo en cuenta. No crean en rumores que están corriendo”.

Interviene el Teniente de fragata Ericson Alexander Delgado Rivero recomendándole al militar de apellido Torres “es importante que este mensaje tienen que difundirlo con precaución. Si cae en las manos incorrectas lo van a cambiar, lo editan, le quitan, le ponen y a la final todo el mundo va a quedar en incertidumbre otra vez”.

Se oye al militar decir, lo que confirma que ellos no fueron capturados ni estuvieron en la Operación Aurora. “Lo que era más difícil ya lo hicimos acá, que fue hacer el contacto, llegar al acuerdo. Ahora lo que falta es que quienes están allá (en Colombia) como ustedes, que se vengan y ponerle fin a eso, recuperar nuestra libertad aquí en Venezuela y poder andar tranquilos, sin estar escondiéndonos de nada, porque a la final nosotros no somos ningunos delincuentes; somos militares”.

Finalmente le dice Arellano “a eso es a lo que queremos llegar y ya lo hicimos entender acá y, pues ya nos dieron esas directrices. Ojo con eso”.

En otro sonido el teniente de fragata Delgado Rivero dice que “trate de hablar con los muchachos, sobre todo los que estaban en el hotel (en Cúcuta). Nosotros tratamos de comunicarnos con la sargento Arellano, con Yurley, pero ella tiene miedo, nos bloqueó, cambió el número. Hable con ella y dígale que nosotros no queremos hacerle mal a nadie. Así como nosotros hicimos el error, queremos enmendarlo. El capitán Arellano y yo, dimos la cara, ya hablamos, preparamos el terreno y esa es la respuesta que nos dieron allá, el Alto Mando”.

Está reconociendo el oficial que “cuando nos reunimos nos dijeron eso: lo que deben hacer es hacerle el llamado a que se regresen, Queremos hacer una especie de Vuelta a la Patria para que Venezuela se dé cuenta de que ustedes fueron víctimas de todo lo que pasó allá, del dinero que se robaron”.

“Ya todo fue hablado (con el oficialismo), ya nos dieron un compromiso. Eso va a ser beneficioso para todos. Póngale que no nos dejen ingresar a la Fuerza Armada, no importa, pero por lo menos podemos estar libres y tranquilos aquí en Venezuela, sin necesidad de estar con miedo”.

La mayoría de los militares en Cúcuta saben ahora que el Gobierno de Nicolás Maduro tiene un plan para que los militares que acompañaron a Juan Guaidó regresen a Venezuela y les den libertad plena quitándoles los delitos de deserción.

Un oficial de los que están en Cúcuta confiesa que “la condición que pone el gobierno es que mal pongan a Guaidó. Piden que se haga un video, como el realizado por el capitán Arellano”.

Lanzan panfletos en el IPSFA Los Próceres llamando a la FAN a alzarse contra la dictadura de Maduro – Alberto News – 18 de Enero 2020

Durante la tarde de este sábado, fueron lanzados en la sede del Instituto de Protección Social de las Fuerzas Armadas (IPSFA) Los Próceres, decenas de panfletos con mensajes a los miembros de las Fuerzas Armadas llamándolos a alzarse contra la dictadura.

Por segunda ocasión se registra un hecho similar en menos de un mes, ante el incremento del descontento que se vive dentro de las tropas de la Fuerzas Armadas, que no escapan de la grave crisis económica y social generada por el régimen de Maduro.

“El honor militar nos obliga a colocar los intereses de la patria sobre los intereses de un alto mando militar al servicio de una banda de delincuentes instalados en Miraflores”, es parte del mensaje dirigido a los miembros de las Fuerzas Armadas.

“TU ELIGES, defender la voluntad de cambio de tu pueblo o seguir siendo cómplices de esa banda de delincuentes que saldrá del poder igual… ¡Resistencia contra el socialismo!”, acotaron.

 

 

¿Necesita radicalizarse la oposición en Venezuela? por Pedro Vargas Núñez – Portfolio – 14 de Enero 2020

El analista Raúl Gallegos asegura que con una oposición débil y unas sanciones de Estados Unidos que no funcionan es difícil un cambio en Venezuela.

Nicolás Maduro

“Consideramos que la salida de Maduro va a ser muy difícil y si hay un cambio va a ser uno en el cual se daría dentro del mismo chavismo para darle relevo a Maduro”, asegura el analista.

Raúl Gallegos, director asociado de la consultora de riesgos Control Risks y uno de los analistas que más conoce la situación en Venezuela, asegura que las circunstancias actuales indican que lo más posible es que Nicolás Maduro no sea desalojado del poder y que, por el contrario, termine su mandato presidencial en el 2025, como lo tiene estipulado por el momento.

Se percibe que la situación se estancó en Venezuela, Guaidó no pudo sacar a Maduro del poder y este último parece más fuerte. ¿Qué opina?

Siempre hemos dicho que es muy difícil sacar a Maduro con las herramientas de las sanciones únicamente. Es muy difícil para la oposición, que es débil porque no tiene control sobre ninguna institución más allá del Congreso, el cual ha sido básicamente anulado por la Corte Suprema, controlada por Maduro.

Es una oposición que es pacífica, que cree en la democracia y que se está enfrentando a un Gobierno que no es pacífico y no cree en la democracia. Por ese lado, consideramos que la salida de Maduro va a ser muy difícil y, si hay un cambio, va a ser uno en el cual se daría dentro del mismo chavismo para darle relevo a Maduro, pero no sacando al chavismo del poder.

Se daría con el chavismo incorporando a ciertos elementos de la oposición para crear la ilusión de inclusión, pero elementos de la oposición que le han hecho el juego al chavismo por mucho tiempo. Un cambio de régimen radical con la salida absoluta del chavismo y la entrada de una oposición totalmente democrática, transparente y amigable con los negocios, va a ser muy difícil.

Eso que usted llama difícil, suena casi que a imposible…

Creemos que incluso este año, si se mantiene la tendencia de la oposición actual con este mismo cuadro de líderes y con el gobierno de Estados Unidos básicamente enfocándose en sanciones, el Gobierno de Maduro, que va a llevar a cabo una serie de elecciones legislativas que a todas luces serán hechas a la medida del chavismo para sacar a la oposición de la mayoría que tiene en el Congreso y recuperarlo, el poder que tiene la oposición en estos momentos en el Congreso termine este año y que Maduro y su gente se van a apalancar más en el poder.

Precisamente, parte de la intención de Maduro es utilizar el Congreso de nuevo para crear una ilusión de legalidad a toda una serie de medidas que quiere adoptar, incluidas darle mayor participación a empresas internacionales en proyectos petroleros, lo que va a ser crucial para que petroleras chinas y rusas se sientan más confiadas de invertir en el sector petrolero venezolano.

Al quedar el legislativo en manos del chavismo otra vez, ¿la salida de Maduro del poder va a ser casi que imposible?

Si nada distinto ocurre sí.

¿Ante este escenario qué puede hacer tanto la oposición como la comunidad internacional para que haya un cambio de régimen en Venezuela?

Es la gran pregunta que es muy difícil responder. Lo único que puedo decir es que es muy difícil llevar a cabo un cambio de manera pacífica cuando tienes un Gobierno que no es pacífico, ni democrático y que tiene toda la intención de meter en prisión a miembros de la oposición y asesinar a personas. Bajo esas circunstancias no hay un balance entre ambas fuerzas.

Lo que tendría que ocurrir es un cambio de liderazgo en la oposición, que sean más radicales en respuesta al hecho de que esta versión de la oposición no ha logrado el éxito. Ya hemos visto algunos incidentes de exmiembros de la guardia y de las fuerzas armadas realizando ataques a algunas bases militares para robar material. Ese tipo de actividad indica que sí hay algunos elementos que se oponen a Maduro que están dispuestos a hacerlo por la fuerza.

Si hubiese en realidad una organización estructurada y estable, un tipo de insurgencia, que no es deseable para nadie, ni lo estoy recomendando, ni mucho menos, pero si eso surgiera cambiaría un poco las reglas del juego porque tendrías a alguien que se opone a Maduro, que sería tanto a más peligroso que el Gobierno, entonces estarías equiparando los poderes que se oponen.

De lo contrario, bajo la actual estrategia de la oposición y Estado Unidos me parece que este es un Gobierno que no está asustado y que no tiene intenciones de ceder poder de ninguna manera porque no se ve realmente amenazada su estabilidad.

¿Entonces la única opción es que la oposición se radicalice y trate de tomarse el poder por la fuerza?

Lo que pasa es que hasta el momento no hemos visto a nadie que tenga ese discurso ni esa intencionalidad, y yo creo que hay que darle crédito a la oposición también porque es gente que cree en las reglas, en la alternatividad en el poder por la vía democrática y eso tiene mucho valor.

Pero el gobierno de Maduro reta tanto al gobierno de Estados Unidos como a la oposición a que hagan algo más, precisamente porque no creen que lo van a hacer.

Y en este escenario, si las sanciones no funcionan como ya se sabía que no iban a funcionar, ¿qué otra estrategia podría adoptar Estados Unidos para presionar la salida de Maduro?

Las opciones siempre han sido las mismas: opción democrática y gradual vía sanciones o una opción mucho más dura que implica cierto nivel de intervención y de actividad bélica. Lo que ocurre es que por el momento no estamos viendo a un gobierno estadounidense que esté dispuesto a intervenir en Venezuela, particularmente durante las elecciones presidenciales de este año. Para tratar de intervenir en un país como Venezuela hay muchas cosas que podrían salir mal y eso tendría un impacto grave para Trump en las elecciones.

No vemos que tenga la intencionalidad de hacerlo antes de las elecciones o después. No son esas las señales que está enviando el gobierno de Trump.

Habrá que ver si después de las elecciones y si es reelecto, en realidad está tan comprometido con llevar algún tipo de cambio en Venezuela que empiece a buscar nuevas alternativas para sacar a Maduro del poder. Pero dudo que tenga la intención que haya algún cambio real y creo que como todo buen político ha calculado que apretarle las tuercas a Maduro es algo que él quiere hacer como política exterior, si no que además tiene beneficios políticos domésticos también. Eso implica que pueda lograr más votos en Florida, que es un Estado muy importante para las elecciones.

Falló la estrategia que los militares se pusieran en contra de Maduro, ¿eso todavía se puede intentar?

Falló porque es muy difícil hacer que los altos y mandos medios de las Fuerzas Armadas se volteen contra Maduro porque toda esta gente está comprometida con el Gobierno por miedo a represalias o porque están involucrados en corrupción y violaciones de derechos humanos, por ejemplo. Entonces tienen que seguir a la fuerza apegados al madurismo. Son personas supremamente comprometidas por diversos motivos, diferentes a las ideas.

¿La dolarización de la economía ha oxigenado a Maduro?

La dolarización se iba a dar por naturaleza. Cuando la población no confía en su moneda busca alternativas y es inevitable para el Gobierno tratar de evitar que se dolarice cuando el bolívar es inservible.

Lo que hace el Gobierno por su lado es ser mucho más pragmático entregándole incluso algunas empresas del Estado a privados que son amigos para que las manejen. Está también optando por no ejercer mayor control en cuanto a regulación de precios y otra serie de medidas que por muchos años han dañado al sector privado, precisamente para darle más oxígeno. El Gobierno está siendo pragmático y flexible porque lo que se quiere en este momento es sobrevivir en el poder y uno de los objetivos es bajarle la presión al sector privado.

No se ve una salida del poder en los próximos años si el statu quo continúa, ¿entonces lo más seguro es que Maduro esté en el poder hasta el 2025, que es cuando termina el periodo presidencial?

Es muy probable que como van las cosas logre terminar el periodo.

Lo que implica que aumente la crisis humanitaria…

Ese va a ser el gran impacto en Colombia. El tema del flujo de Venezolanos entrando al país no va a cesar, vamos a ver más venezolanos en el país. Va a ser muy difícil frenar ese fenómeno. Es una realidad con la que Colombia va a tener que tomar medidas para manejarla de la mejor manera. Nos vamos a tener que acostumbrar.

Parlamento o autocracia por Rafael Gallegos – Informe21.com – 10 de Enero 2020

En 1933 el canciller Hitler quemó el Congreso de su país. Seguramente su diabólico colaborador Joseph Goebbels – el mismo que aplicó la nefasta receta de repetir las mentiras mil veces hasta convertirlas en verdades – le recomendó que ni de casualidad dijera que el incendio  fue provocado por ellos mismos. Hitler montó un teatro típico de los autócratas,  culpó a los comunistas y encontró un “culpable” al que aplicó la pena de muerte. Paralelamente presionó al anciano y debilitado Presidente Hindenburg y logró que éste emitiera un decreto que suspendía “hasta nuevo aviso” las libertades de prensa, reunión etc. por la situación de peligro existente. Así, acabó con la democracia alemana y comenzó su dictadura. Para mayor desfachatez el decreto rezaba en su título “para la protección del pueblo”. Y eso que los nazis tenían la primera mayoría en el Congreso. Es que los parlamentos le estorban a las a las dictaduras. Ah! y el “hasta nuevo aviso”, fue doce  años después, a la muerte de Hitler.

En Venezuela Juan Vicente Gómez disponía de un Congreso ideal para los dictadores. Lo había electo a dedo. Por ello 1929 cuando en un vergonzoso  discurso (para los aplaudidores) le propuso a sus “aguerridos” parlamentarios que no quería ser Presidente de la República, estos gritaban: no, no, no. Y dicen que algunos hacían puchero. Bueno está bien – continuó el dictador- pero me buscan uno que piense igualito “a yo” en todas las cosas. Sí, sí, gritaban ahora los parlamentarios. Seguían los pucheros; pero ahora eran de alegría. Así, les recomendó como presidente de Venezuela a Juan Bautista Pérez y siguió en Maracay como jefe del Ejército.  Un Congreso así es el ideal para los dictadores.

Ese mismo año, cuando  Rómulo Gallegos escribió Doña Bárbara, se la leyeron al Taita. Le gustó tanto que cuando llegó la noche Gómez hizo prender los faros de un carro para que le finalizaran la lectura. Quedó tan contento que le mandó a ofrecer  a Gallegos la senaduría (el propio dedo) por Apure. Dicen que Don Rómulo dubitó y su esposa Teotiste le dijo firmemente: nos vamos… y se fueron de Venezuela hasta la muerte del déspota. Una lección de dignidad.

Congresos como los de Gómez, sumisos, sin garganta e indignos, son los que fascinan a las dictaduras. Porque los parlamentos son lo más cercano a la voz del pueblo en las democracias. En USA sacaron a Nixon sin aviso y sin protesto, en Brasil a Dilma Rousseff. Y en Estados Unidos van por Trump. Y a ninguno de ellos se le ocurrió (o ha ocurrido)  por ejemplo mandar a golpear a los diputados con los militares para que no entren al hemiciclo como que si estuvieran en Trucutrulandia.

En 1948, cuando los militares tumbaron al insigne novelista Rómulo Gallegos, el valiente demócrata Valmore Rodríguez, presidente del Congreso Nacional,  trató de aplicar la Ley. En  Maracay se proclamó Presidente y nombró un gabinete de emergencia. Pero los golpistas no estaban para “leyecitas”. Don Valmore terminó encarcelado y murió en Chile en 1955.

En 1959 cuando Fidel Castro visitó a Venezuela, mi querido e inolvidable padre Rafael Gallegos Ortiz le preguntó al comandante que por qué no hacía elecciones si él arrasaría. La respuesta de Castro fue que bastaba un solo diputado que le echara broma para que él no pudiera lograr lo que quería. Estaba clarito en cómo estorban los parlamentarios dignos a los despotismos. Y una vez al Che – otro héroe de esta “revolución” “bolivariana”, un periodista en medio de una manifestación le preguntó por elecciones y su respuesta fue para qué si el pueblo ya habló ¿no ve la multitud? … clara manera de escurrir el bulto.

Claro, la revolución cubana si hace elecciones, con un solo partido, sin testigos de oposición porque está permitida y sacan el 99% de los votos. Jefes y modelos de nuestros “revolucionarios”. Ya se acercaron con la ANC donde lograron el milagro estadístico de sacar el 100% de los parlamentarios  con apenas el 20% de apoyo popular.

CINCO DE ENERO DE 2020

Sin leguleyismo, es decir sin discutir que en Venezuela el 5 de enero de este año el Presidente de la Asamblea Nacional fue electo con acta o sin acta, con quorum o sin quorum, violando el reglamento o no, o que si Guaidó entró o no entró… sin leguleyismo… ¿Puede ser válida una elección donde los militares reprimen a los parlamentarios y no dejan entrar a muchos de ellos?

Este solo hecho hace que ese acto sea digno (más bien indigno) de ocupar un sitial en  “La historia universal de la infamia”, de Jorge Luis Borges.

¿Qué opinaría usted si eso sucediera en Suiza, o en Suecia, o en Chile, o Costa Rica? La verdad es que da pena ajena. Tanto que países “panas” de la “revolución”; pero democráticos como Argentina, México y Uruguay, inmediatamente denunciaron el hecho y se desligaron del régimen. Y ya las Academias, la Conferencia Episcopal, la Gente del Petróleo y muchas otras organizaciones de incuestionable talante democrático han rechazado tamaño desaguisado.

Y ahora los voceros del gobierno tratan de explicar lo inexplicable. Pero ni Goebbels, ni sus hijos de la Stasi alemana o sus nietos del G2 cubano podrían  justificar como democrático  que los militares agredan a los parlamentarios y no los dejen cumplir su trabajo. Te pareces tanto a mí le podrían cantar un grupo de autócratas cantores integrado por Hitler, Fidel, y Gómez entre muchos otros.

No aclaren que oscurecen.

LA CONSTITUCIÓN SIRVE PARA TODO

El 24 de enero de 1848 el Congreso venezolano discutía enjuiciar al presidente José Tadeo Monagas. El ministro Sanabria estaba allí entregando Memoria y Cuenta. Se corrió la voz (¿quién la correría?) que al ministro lo habían asesinado. Aparecieron las turbas liberales (¿quién las mandaría?) y asesinaron a cuatro diputados(¿quién los dejaría?). Al día siguiente, Monagas quería enderezar el entuerto y ofreció soluciones que sus asesores le dijeron que no iban en línea con la Constitución. “La Constitución sirve para todo” fue su respuesta. Digna de los autócratas de todos los tiempos.

Obligaron a los diputados a reunirse nuevamente como si nada. Casi todos  fueron, de lo más mansitos. Desde ese día Venezuela tuvo dóciles  parlamentos  que no parlaban, por muchos años. Hasta que llegó la Democracia.

Sin embargo Fermín Toro, el gran Fermín Toro, no asistió. Los funcionarios del régimen se trasladaron a su casa para reclamarle en tono amenazador. Su respuesta pasa a la historia como una gran lección de dignidad: “Díganle al presidente Monagas que mi cadáver puede ser llevado; pero que Fermín Toro no se prostituye.”

Y Juan Guaidó tampoco, ni los cien diputados.

.

¿Quiénes deciden: civiles o militares? por  Isabel Pereira Pizani – El Nacional – 12 de Enero 2020

download.jpg
Quizás uno de los momentos más trascendentales en los episodios que rodearon la designación de Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional sea el episodio que permitió a un militar joven conocer que las decisiones en la República las toman los civiles. Este episodio es de una gran riqueza porque el militar actúo como quien por primera vez en su vida profesional oye una orden distinta a la que indica la obediencia, la verticalidad que rige en los cuerpos armados, la que ordena someter al civil en defensa de una ideología e imponer el orden.

En esta escena vimos cómo el militar desgranaba al caletre los mandatos que había recibido de su comando, lo instaban a asumir el poder de decidir quiénes entre los diputados electos podrían entrar a su sede natural. Se puede deducir que el militar obedecía, no razonaba, jamás debe haber pensado ni oído que quienes deciden son los civiles. De allí la estupefacción y sorpresa del militar al recibir la fuerza del mensaje de Guaidó  “Tu no decides quién puede entrar”.

Tenemos que concluir amargamente que el militar actuó según la enseñanza que ha recibido en la última década, la que repite el irresponsable Vladimir Padrino en cada acto militar: “Viva Chávez y el socialismo”.

No sé a ciencia cierta dónde adquirió Padrino esa formación comunistoide, o si solo es defensa de privilegios que le ha permitido convertirse en un nuevo millonario petrolero, conjuntamente con los miembros del corrupto “Alto Mando Militar”.

Puedo imaginar la cara de estupefacción del militar increpado por Guaidó, nunca pensó que la orden de sus superiores era una prueba clara de violación de los derechos y obligaciones establecidas en la Constitución que pauta al militar proteger, cuidar a los ciudadanos, velar por su integridad, sin importar el color político de los individuos, grupos  o localidades bajo su responsabilidad (Arts. 328 y 330).

Los militares no sirven a una ideología, trabajan para la ciudadanía. Esta reflexión nos lleva a pensar la enorme responsabilidad que tiene el liderazgo nacional en la misión de reeducar a los militares venezolanos, catequizados durante 20 años por cubanos, como  defensores del socialismo, cultores ciegos de la memoria de Hugo Chávez, quien supo muy bien que a los militares había que dominarlos insuflándoles ideas comunistas, no solo doblegándolos por la fuerza.

Esta convicción cambia por completo nuestra visión de la relación civil-militar y permite comprender por qué no han reaccionado frente a la crisis que sufre el país, al sufrimiento de sus paisanos, a la infancia acosada por la desnutrición y el abandono. No reaccionan porque aceptan sin duda alguna la corrección de las órdenes de sus jefes, jamás piensan que puedan estar equivocados, que violan la Constitución.

El reto ahora es cómo transmitir nuevas ideas, cómo lograr que recuperen los niveles de conciencia desperdiciados, que puedan valorar la democracia, la libertad y el respeto al ciudadano.

El enfrentamiento de Guaidó con los militares pareció una reedición de aquel otro ocurrido el 8 de Julio de 1835 cuando Vargas, electo por sufragio y Carujo militar, escenificaron un debate histórico.  Allí, Carujo increpa al presidente electo: “Señor doctor, usted sabe ya del pronunciamiento. Evítenos los males tremendos que pueden sobrevenir. Los gobiernos son de hecho”. Vargas responde: “Permítame usted, el gobierno de Venezuela no es de hecho; la nación se ha constituido legítimamente y establecido su gobierno, hijo de un grande hecho nacional y de la voluntad de todos, legítimamente expresada”. Nace allí la consigna que tanto hemos oído y que hoy podemos calibrar en justa medida: Carujo: “Este será más tarde un hecho nacional. El mundo es de los valientes”. A lo que Vargas responde: “No, el mundo es de los justos: es el hombre de bien y no el valiente el que siempre ha vivido y vivirá feliz sobre la tierra y seguro de su conciencia”.

Podemos pensar que hemos retrocedido a 1835, pero también mirar el lado positivo que significa comprender que la postura militar en su apoyo irrestricto a la dictadura no es una muestra de envilecimiento, falta de conciencia y solidaridad con sus compatriotas y aceptación del dominio del régimen cubano detestado por el mundo libre. Tal como se pregunta uno de los antiguos defensores del régimen, hoy en rebeldía: ¿Cómo pueden aceptar los propósitos del gobierno los comandantes de Guarnición que saben cómo sufre el pueblo sin rebelarse?

Las Fuerzas Armadas son una institución cuya columna vertebral es la disciplina y la obediencia, condición que ha sido utilizada perversamente por Chávez, Fidel y sus acólitos, torciendo las enseñanzas de nuestros jóvenes militares y colocándolos bajo el dominio de una ideología depredadora de la condición humana y de la libertad. Frente a esta realidad surge una gran oportunidad, los militares jóvenes que se han formado bajo los designios socialistas merecen la oportunidad de aprender el rol de los hombres armados en la defensa de ciudadanos  libres y responsables. Toca al liderazgo, siguiendo el ejemplo de Juan Guaidó, enseñar a los militares quién decide en este país.

Pese a las amenazas, cientos de militares venezolanos no regresaron a los cuarteles tras las vacaciones navideñas por Sebastiana Barráez – Infobae – 12 de Enero 2020

De nada sirvieron las advertencias ni las presiones para que los uniformados, especialmente soldados mujeres, volvieran a sus puestos, y la lista de deserciones crece día a día

Soldados venezolanos (Reuters)

Soldados venezolanos (Reuters)

De nada sirvieron las amenazas, las advertencias ni las presiones para que los militares venezolanos regresaran a los cuarteles después de las vacaciones navideñas. Ni siquiera la orden de que los Comandantes de Escuadra fueran hasta la vivienda de los militares y hablaran con sus familiares para que les recordaran la obligación que tenían de reintegrarse, evitaron que miles de ellos prefirieran desertar.

Si algo impresiona en la lista de los desertores es la gran cantidad de mujeres, tanto las de tropa como oficiales, que decidieron abandonar a la institución armada. No era común encontrar femeninas entre quienes se arriesgan a ser calificadas con el delito de la deserción.

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana ordenó el 2 de enero, a todos los Comandantes de Unidades, que tendrían quince días para presentar los Informes Administrativos del Personal que se encuentra retardado, “debido a que los Consejos Disciplinarios para darlos de baja se realizarán los últimos 5 días del mes de enero”.

En el caso de la Guardia Nacional, se ordenó que aquel Comandante de Zona “que no cumpla la presente orden en el plazo establecido, se deberá presentar con el Jefe de Personal de su Comando de Zona en la sede de la Comandancia General de la Guardia Nacional, con la finalidad de concluir el Informe que tiene retardado”.

Días antes, a través de un radiograma interno, se les ordena a los Comandantes de Unidades iniciar “una campaña dirigida al personal militar que actualmente se encuentra de permiso navideño, con la finalidad de evitar cualquier tipo de retardo”.

Les dijeron a los Comandantes de Destacamentos, Compañías y Pelotones que debía “valerse de cualquier medio para mantener ubicado al personal bajo su mando”, incluso les indicaron a los Sargentos Comandantes de Escuadras que trataran “en la medida de lo posible visitar, al personal bajo su mando, en su domicilio así como llamar al efectivo militar y a sus familiares (padres, madres, esposas, esposos, entre otros), haciéndoles saber la responsabilidad que tiene el efectivo militar de presentarse en la unidad”.

Debían informarle “que aquel que no cumpla la orden se le abrirá investigación administrativa para separarlo del componente, se pasará a orden de la Fiscalía Militar y será reportado al Sistema de Información Policial (SIPOL) como presunto desertor de la FANB”.

La presión también fue dirigida contra el Comandante de Destacamento, porque aquel que tuviese “personal retardado al momento del retorno del Permiso Navideño, deberá presentarse en la sede de la Comandancia General de la GNB”.

En otro mensaje se les insistió en que “por instrucciones de nuestro Comandante General, el día lunes 20 de enero 2020, es el plazo para consignar ante la División de Disciplina y Justicia del CZGNB-52, los respectivos informes”, acotando que es de “estricto cumplimiento”.

Oficiales desertores

Incluso coroneles

Ya para el 30 de diciembre los comandantes de unidad habían preparado sus informes reflejando la cantidad de subalternos que no se habían presentado, luego de salir de vacaciones navideñas.

El inicio de la investigación la basan en el artículo 101 de la Ley de Disciplina Militar: Artículo 101. Las autoridades militares con facultad para ordenar el inicio del procedimiento son: “El Comandante en Jefe de la de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, el Ministro o la Ministra del Poder Popular con competencia en materia de defensa o el o la Comandante General del Ejército Bolivariano, de la Armada Bolivariana, de la Aviación Militar Bolivariana, de la Guardia Nacional Bolivariana, de la Milicia Bolivariana, o su equivalente, o a solicitud por escrito del o la Comandante de la unidad, establecimiento o instalación militar, según corresponda”.

Hacen mención a los artículos 42, 48, 73 y 76 de la Ley Orgánica de Procedimientos Administrativos (LOPA), relacionados al inicio del procedimiento, los lapsos y la notificación. En este caso, ante la desaparición de casi toda la prensa escrita en el país, a la Fuerza Armada le conviene filtrar el inicio del procedimiento, para cumplir de alguna manera con el artículo 76 de dicha Ley: “Cuando resulte impracticable la notificación en la forma prescrita en el artículo anterior, se procederá a la publicación del acto en un diario de mayor circulación de la entidad territorial donde la autoridad que conoce del asunto tenga su sede y, en este caso, se entenderá notificado el interesado quince (15) días después de la publicación, circunstancia que se advertirá en forma expresa. Parágrafo único: En caso de no existir prensa diaria en la referida entidad territorial, la publicación se hará en un diario de gran circulación de la capital de la República”.

Es así como en el caso del Ejército abren un solo procedimiento disciplinario ordinario, el Nr. IGEB-GTINV-173-19, que refiere a dos Sargentos Mayores de Primera, diez Sargentos Mayores de Segunda, 28 Sargentos Mayores de Tercera, además cientos de Sargentos Segundo.

Pero también oficiales, entre ellos al coronel José Alberto García Cárdenas, a los tenientes coroneles o comandantes Juan Antonio Hurtado Campos, César Ramón Matos Sucre y José Luis Payema. A los mayores Mary Yelizza Ramírez Urbina, Eduardo Antonio Galué Segovia, Ángela María Durán Sánchez, Edward Alejandro Salón Brito, Richard Leonardo Luengo Valbuena, José Gregorio Basantes Márquez y Jorge Enrique García Rojas. También 45 capitanes, un primer teniente y 25 tenientes.

Esa es parte de la lista de los desertores del asueto navideño. A eso debe agregarse los del turno del fin de año.

Los ejercicios militares

Los últimos ejercicios militares fue los que Nicolás Maduro había ordenado del 3 al 28 de septiembre en los estados fronterizos Zulia, Táchira, Apure y Amazonas.

Hace unos días dijo que los días 15 y 16 de febrero, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) realizará los primeros ejercicios militares del año 2020, pero esta vez “en Caracas, Maracay, Valencia, Barquisimeto, Maracaibo”.

Ante la situación que está atravesando la institución castrense, esos ejercicios militares tendrán como principal protagonista a la Milicia Nacional Bolivariana, que no es constitucionalmente parte de la FANB, sino que son civiles armados.

Con el argumento de que “vamos a defender la ciudad desde adentro, desde el barrio, desde la montaña, desde el campo”, Maduro hizo el anuncio en un acto realizado en la sede de la Academia Militar de Venezuela.

Aunque pareciera irónico Maduro dijo que el país, ante el acoso imperialista, “necesita una FANB unida, cohesionada”, lo cual cada día está más lejos de la realidad, no solo por lo vulnerables que son los cuarteles venezolanos, sino por la profunda y cada vez más marcada insatisfacción de los militares para con su institución y el Alto Mando, lo que ha llevado a que la sede de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) esté a reventar de militares detenidos por señalamientos relacionados a Traición a la Patria e Instigación a la Rebelión.

Lo más significativo de lo que Maduro ha dicho sobre la Milicia es que deben estar prestos a morir por la patria. “Dispuesto al martirio si fuera necesario para defender la patria, para defender la independencia”. Pero además indicó que “la milicia es el brazo popular y armado del pueblo y de la FANB”.

Generales venezolanos rechazaron que el Alto Mando rinda honores a Qassem Soleimani: “A Padrino lo mandaron” por Sebastiana Barráez – Infobae – 9 de Enero 2020

El Estado Mayor de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana asistió a un evento de inusual formalidad en la embajada iraní. Nunca realizaron un homenaje semejante, ni siquiera cuando grupos irregulares asesinaron a militares venezolanos

Vladimir Padrino López y otros militares en el homenaje a Soleimani en la embajada iraní en Caracas (@ReporteYa)

Vladimir Padrino López y otros militares en el homenaje a Soleimani en la embajada iraní en Caracas (@ReporteYa)

Que Diosdado Cabello y Pedro Carreño, dos militares retirados y miembros de la Asamblea Constituyente, hayan acudido a rendir homenaje al asesinado teniente general iraní Qassem Soleimani, jefe de la Guardia Islámica, no resulta tan sorprendente para varios oficiales consultados, como el que lo haya hecho el Ministro de la Defensa Vladimir Padrino López y el Comandante Estratégico Operacional Remigio Ceballos Ichaso.

Eso ocurrió en la embajada de la República Islámica de Irán, hasta donde los altos oficiales venezolanos acudieron con el Estado Mayor de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), en un evento de inusual formalidad que la cúpula militar no demuestra ni siquiera cuando grupos irregulares han asesinado a militares venezolanos.

Un general del Ejército, a quien por razones obvias no puedo identificar, dice que “el hecho de que Pedro Carreño haya dicho esa frase ayer (‘Camarada, vengaremos tu muerte’), que Diosdado Cabello haya hecho ese video y que hoy el Alto Mando Militar en pleno repita el mismo guión, deja en evidencia que se trata de un vano intento de aparentar una relación que no tienen”.

Explica el alto oficial que “la relación de amistad que existía entre Venezuela e Irán, murió con Hugo Chávez, quien en efecto era amigo de Mahmud Ahmadineyad; desde su muerte lo que hay es una relación comercial”.

Agrega como prueba de ello que “los iraníes se fueron de Venezuela cuando dejaron de pagar los préstamos para la instalación de fábricas militares que están en cajas en la petroquímica de El Palito y en CAVIM Maracay”.

Dice que “sin previsión presupuestaria mandaron a reparar los motores de los aviones F5, los cuales quedaron retenidos en Irán por falta de pago. En septiembre pasado, los entregaron en compensación, junto a las partes piezas y repuestos del Boeing carguero de combustible y 4 millones de dólares, para que unos 60 técnicos aeronáuticos iraníes vinieran a reparar los aviones C-130 y los aviones F-16”.

Resume en que “allí no hay nada de amistad. Solo comercio. Sin embargo, estos del Alto Mando se quieren mostrar como si tuvieran una relación militar más profunda”.

“Le hacen creer al pueblo que la misma religión es contraria a la cultura venezolana y por ende a la forma en que estos cristianos manejan la política. Aquí se evidencia claramente que Padrino López no tiene compromiso con su país, sino con un proyecto político y de su imagen como jefe militar, solo queda que es una persona agradable. De resto solo se ve un genuflexo, un hombre que ya no conduce a la FANB, sino que se está dejando llevar hacia donde Nicolás Maduro le indique”.

“Lo triste para él es que toda la organización militar que antes estaba nucleada a su alrededor, alrededor del ministro Padrino, está a la desbandada y por Fuerza Armada solo tiene una montonera confusa y desordenada”.

Por otra parte, el general considera que “todos estos jefes militares que han gastado, no invertido, tiempo y horas de vuelo en helicópteros y aviones visitando unidades, saben que el malestar en sus unidades no hace más que subir. Saben que no tienen forma de revivir su liderazgo, si es que alguna vez lo tuvieron”.

“Observa que cada uno de ellos viene de trabajar demasiado tiempo en la Casa Militar. No encuentran cómo resolver los problemas más insignificantes y solo les queda como último recurso mostrarse en actitud de combate. Pues eso sí le gusta a los militares, aunque no saben cómo enfrentarse a un enemigo”, dice finalmente.

Vladimir Padrino López en la embajada de Irán en Venezuela (@ReporteYa)

Vladimir Padrino López en la embajada de Irán en Venezuela (@ReporteYa)

Peor que Cuba

Un oficial considera que “el régimen está necesitado de un hecho que lo victimice. Pretenden mostrarse fuertes aún estando débiles, porque necesitan mantener a su auditórium cautivo, a los fines de sostener su ya menguada base de apoyo popular”.

Un mayor retirado del Ejército confiesa, ante el evento en la embajada iraní, que “siento pena y vergüenza. Parece que la dirigencia del país es anti-venezolana y cualquier actitud o conducta que le haga daño al país, ellos la ejecutan con entusiasmo. Realmente estamos en manos de desalmados”, consideró.

Le pregunto a un general de la Aviación sobre lo manifestado por el GJ Vladimir Padrino López sobre la muerte de Soleiman. “Es algo increíble viniendo de un hombre formado en nuestro Ejército”.

Ante la pregunta de si lo considera tan malo, dice que sí, “por la secuela que deja en los subalternos. Más aún cuando hay células de fanatismo religioso ya dentro de nuestro país. En cualquier momento podrían formar fanáticos yihadistas”.

“Pensábamos que no llegaríamos a estar como en Cuba y ahora somos peores. Aseguramos que no somos como los fanáticos religiosos y quién niega que luego lleguemos a tener gente así. Ya en la isla de Margarita hay templos de adoctrinamiento religioso musulmán”.

Agrega que “nos quieren borrar nuestra religión. Empezaron con la Santería y ahora penetran con las diversas culturas, entre ellas la musulmán. La política actual no mide nada con tal de mantenerse en el poder, sea de Gobierno o de oposición”.

Reflexiona en que “todo cuanto un jefe haga, se verá reflejado en una enorme cantidad de subalternos. He ahí el daño”.

Vladimir Padrino López (@ReporteYa)

Vladimir Padrino López (@ReporteYa)

A Padrino lo mandaron

Le pregunto a otro general del Ejército sobre el evento donde el ministro de la Defensa habla en nombre del pueblo de Venezuela y de la Fuerza Armada, asegurando que rinde “honor y gloria al mártir, líder revolucionario de Irán, teniente general Soleimani” a quien resaltó como “un hombre que enseñó con la virtud de la humildad, a través del ejemplo moral”.

Sobre esas palabras de Padrino López, la primera reacción del general a quien consultamos fue decir: “Y a los militares venezolanos presos y enfermos o los que mueren en funciones, ni los visita”.

Explica que “Padrino ni sabe quién era ese individuo. Él va a la embajada porque lo mandaron y así dar una demostración de fuerza y rebeldía en contra de los EEUU, partiendo de que el enemigo de mi enemigo es mi amigo, así sea un criminal”.

“Ellos saben que Estados Unidos no reconocerá nunca a Nicolás Maduro. En este escenario de conflicto geopolítico, Irán sería un aliado importante para un posible enfrentamiento contra los EEUU en cualquier terreno (político o militar), además de ser un miembro importante de la OPEP”, dice este alto oficial.

Otro general de división del Ejército coincide con el anterior oficial. Dice que “confirma la alianza existente entre ambos regímenes y más allá el grado de compromiso. Pienso que Padrino López, después del 30A, es vulnerable a las órdenes de Nicolás Maduro, y por ello tiene que dar fe permanente de lealtad. Tal vez Padrino hizo eso cumpliendo una orden. No veo otra explicación”.

Por un puñado de dólares – Editorial El Nacional – 8 de Enero 2020

Que se necesiten maletines repletos de dólares para que se cumpla con lo estipulado por la Constitución Bolivariana de Venezuela dice mucho de cómo sus páginas se han convertido en papel higiénico, un tanto elevado de precio en los últimos tiempos y reservado para privilegiados orificios rojitos.

No otra cosa puede pensarse de lo acontecido en esta última secuencia del Circo Maduro and Company que se llevó a cabo ante los ojos de la opinión pública nacional e internacional, al tratar de impedir que un acto en el recinto de de la Asamblea Nacional (requete anunciado) y que podía ser saboteado, impedido y hasta reprimido por las hordas chavistas (que para eso ha quedado el cadáver del comandante, que se le utiliza hasta para justificar la destrucción de nuestras reservas naturales), haya finalizado en una payasada militarizada que fue fácilmente burlada al trasladar hacia un espacio libre ofrecido, improvisadamente, de un medio de comunicación que no es precisamente oficialista.

El ridículo fue total porque al despliegue delirante e innecesario de una tropa de la Guardia Nacional para enfrentar una amenaza que no era tal ni mucho menos, dejaba con los calzones abajo a sus jefes que, al menos, deberían disponer de una cierta información de inteligencia del plan de movilización de la gente de Guaidó.

Eso lo sabe hasta el más tonto de los ayudantes de Maduro, pero parece que hay gente que es más tonta. Pues lo primero que cualquier militar sabe y tiene aprendido es que el enemigo siempre tiene un Plan B. Pues el famosísimo plan nunca les pasó por la cabeza y se dedicaron a impedir el acceso a la sede de la Asamblea Nacional. Como los norteamericanos en Vietnam, se dedicaron a fortificar las ciudades y sus cuarteles.

Claro está que a lo largo de esta carretera hacia la democracia surgirán muchos obstáculos, no será un marcha fácil, tendrá a lo largo muchas curvas y surgirán tantos y muchos accidentes, y en el camino vamos a discutir acerca del rumbo a tomar, a quiénes nos acercaremos en busca de ayuda, y cuáles serán los verdaderos amigos y cuáles los que aceptan maletines de dólares.

En esta oportunidad la oposición ha dado pacífica y moralmente una lección de dignidad y de respeto. Los militares quedaron en ridículo y ellos lo saben. Si no se unen al clamor popular jamás volverán a ser parte de su pueblo, de ese pueblo del que nacieron y que sufre la miseria y el abandono.

Seguirán, eso sí, tras las huellas de un puñado de dólares, o de rublos y de cualquier moneda que les haga brillar los ojos. Qué pequeños son ante el ejemplo que les dejó Simón Bolívar.

El régimen venezolano ha calculado mal por Uta Thofern – Deutsche Welle – 6 de Enero 2020

La farsa electoral antidemocrática para instalar a un presidente del Parlamento afín al régimen ha sido contraproducente: el líder opositor Juan Guaidó sale fortalecido tras el revuelo, afirma Uta Thofern.    

Venezuela Caracas | Juan Guaido, ehemaliger Präsident der Nationalversammlung (picture-alliance/AP Photo/M. Delacroix)

Esta vez los pseudo-socialistas de Caracas han ido demasiado lejos. Demasiado evidente fue su intento de evitar la reelección de Juan Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional bloqueando su acceso a la cámara y a su mayoría opositora. Demasiado claramente se ve esta vez el desprecio total de los chavistas por la democracia y su institución más importante, el Parlamento libremente elegido. No es nada nuevo que el régimen venezolano pisotee los derechos humanos, ignorando el Estado de derecho y socavando la separación de poderes. Y el jefe del Estado, Nicolás Maduro, probablemente también supere este bache esta vez: su poder todavía parece bien asentado en el aparato estatal. Pero se ha desacreditado internacionalmente y ha fortalecido a su, hasta ahora, oponente más peligroso.

Uta Thofern, redactora en jefe de DW para Latinoamérica.Uta Thofern, redactora en jefe de DW para Latinoamérica.

 

Juan Guaidó, el joven diputado hasta entonces desconocido que se proclamó presidente interino de Venezuela hace casi un año, obtuvo en ese momento toda la legitimidad con aquella primera elección como jefe del Parlamento. Como recordatorio: la Asamblea, con su abrumadora mayoría opositora, es la única institución con legitimidad democrática en Venezuela, después de que los chavistas pusieran primero a la Corte Suprema y, luego, a la autoridad electoral bajo su control. Después instalaron un “parlamento” alternativo y, finalmente, confirmaron a Maduro en unas controvertidas y adelantadas elecciones presidenciales sin oposición. Venezuela, según algunas interpretaciones, ya no tenía un jefe de estado legítimo. La constitución estipula en ese caso que el presidente de la Asamblea asumirá el cargo y restaurará el orden constitucional. Guaidó aprovechó la oportunidad, pero fracasó. La confirmación de su cargo en la reelección de ayer podría haber sido práctica o completamente irrelevante. Pero el complot chavista parece haber vuelto a unir a la oposición.

Medido por las promesas hechas, el líder de la oposición no ha logrado nada. Guaidó llegó para llevar a cabo unas nuevas elecciones, que en teoría debían haberse convocado en un plazo de 30 días, y para restablecer la separación de poderes en el país. Pero, a pesar de que casi sesenta países, incluida Alemania, reconocieron a Guaidó sin paliativos, el “final de la usurpación”, por más que se haya repetido como un mantra, no ha llegado. Los militares continúan apoyando a Maduro. Y el informe de la Comisión de Naciones Unidas para los Derechos Humanos que denuncia casi 7.000 ejecuciones extrajudiciales y otras violaciones flagrantes de los derechos humanos no ha cambiado nada el hecho de que el jefe de Estado sigue afianzado en su puesto.

Venezuela Caracas | Wahl neuer Präsident der Nationalversammlung (Reuters/M. Quintero)Votación en una Asamblea Nacional a la que no se permitió el acceso de los diputados opositores, para que Roberto Marrrero fuera nombrado presidente de la cámara en sustituición de Juan Guaidó.

Al final, Maduro incluso logró aliviar en algo la desesperada situación económica en el país, no únicamente gracias a la ayuda de Rusia y China, sino también permitiendo negocios con el dinero de los odiados estadounidenses y, en última instancia, explotando el éxodo masivo a su favor. Los venezolanos que huyeron al extranjero están ahora con sus remesas contribuyendo oficialmente a que vuelva a haber algunos bienes de consumo en este pobre país petrolero. Además, miles de ciudadanos siguen abandonando el país a diario; las Naciones Unidas esperan que seis millones de venezolanos hayan huido para fin de año, lo que significa que Maduro habría expulsado a uno de cada cinco habitantes durante su mandato. La gran esperanza que Juan Guaidó representaba a principios del año pasado parecía haberse esfumado. Cuando la oposición, en las últimas semanas y alentada por las manifestaciones de protesta en Chile y Colombia, volvió a organizar movilizaciones masivas en Venezuela, la respuesta fue escasa.

Sin embargo, el plan de los chavistas para echar a Juan Guaidó definitivamente del ring ha fallado. Salió de la improvisada elección interna del Parlamento, organizada apresuradamente en otro lugar, como presidente con mucho más apoyo del esperado. Internacionalmente, la condena de la puesta en escena chavista fue bastante unánime. Cuando se trata de defender al Parlamento, las democracias del mundo están unidas. Incluso Argentina y México, los dos pesos pesados ​​del populismo de izquierda en América Latina, que no reconocen a Guaidó, condenaron el bloqueo de la Asamblea. Es una derrota dolorosa para Maduro. Y, sobre todo, una completamente innecesaria. Eso podría debilitarlo entre sus propias filas. Y, tal vez, los venezolanos recuperen el valor. Lo van a necesitar, porque solo ellos mismos pueden cambiar su país.

 

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. 

Benigno Alarcón: El gobierno va a escalar el conflicto en 2020 por Alejandro Ramírez Morón – El Estimulo – 26 de Diciembre 2019

Venezuela llegó a ser una democracia referencial en todo el continente, pero un día llegó la barbarie. Ahora somos un problema planetario y una amenaza para la región. Juan Guaidó se asomó como esperanza pero los rojos han sabido mover las fichas, y hasta parecen repuntar

La crisis política venezolana es realmente peliaguda. Un complejo enrevesamiento de vectores de todo tipo, que van a dar a una espiral de violencia sin parangón. La diáspora para los pelos de punta, y –según Inés Quintero– nada en nuestra historia se le puede parar al lado. Es decir, un país tradicionalmente dictatorial cruzó el oasis de la IV República como si tal cosa, en un santiamén, y acá estamos de nuevo bajo la garra de un caudillo. La situación venezolana está en constante análisis y Benigno Alarcón es uno de sus estudiosos, desde el quehacer político.

La irrupción de Juan Guaidó en la escena política nacional e internacional fue recibida como una bocanada de aire fresco por una población hastiada de lastres de todo tipo. El racionamiento del agua, la falta de Internet, la inflación galopante, el hampa desbordada, y pare usted de contar. Ese largo rosario de males que llevaron el algún momento a su popularidad al cielo del 60%.

«Hay tres sectores en la población: un primer grupo que busca readaptarse; un segundo grupo que quiere emigrar y un tercer grupo que habla de armarse para la lucha»

Benigno Alarcón es el director del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB). Su perfil es el de un apasionado voraz del análisis político, y en todo momento está trabajando en el asunto, salga sapo o salga rana. En estos momentos, dirige un diplomado sobre transiciones políticas, en el cual tiene a varios profesores de lujo como invitados.

Tres fases

“Venezuela atraviesa por una crisis política, y las mismas tienen tres fases: escalada, desescalada y estancamiento. Nuestra crisis está, en estos momentos, en una fase de estancamiento. Y la gente suele pensar que un estado de estancamiento debe resolverse rápido, pero esto no es así necesariamente”, comienza por limpiar de polvo y paja la confusión que reina en la opinión pública nacional.

Benigno Alarcón

Y pone un par de ejemplos para exorcizar toda duda: el primero de ellos, es el incordio diplomático entre Venezuela y Guyana por el Esequibo. Es un conflicto que tiene muchos años en la fase de estancamiento, y no se sale del mismo porque ninguna de las dos partes se decide a escalarlo. Venezuela dispone de poderío bélico para hacerlo por la vía de la fuerza, pero no lo hace porque ello le traería la enemistad de todos los países del Caribe, y de algunos otros. Entretanto, Guyana se beneficia del status quo, y apuesta por mantener el asunto en la inacción.

Pero también pasa en el conflicto entre Venezuela y Colombia, por el Golfo, de modo inverso. Acá es Venezuela quien se beneficia del status quo, y ninguna de las dos partes se decide a escalar el conflicto por la vía de la fuerza, porque podría resultar peor. “Es verdad que Colombia lo intentó en un momento con el buque Caldas, pero eso no pasó de ahí”, refiere el entrevistado.

De modo que lo primero que hay que decir es que el gobierno paralelo de Juan Guaidó, podría prolongarse por años, lo mismo que las tensiones con Estados Unidos, y, claro, el régimen opresor que nos ocupa.

Nicolás Maduro tratará de montar unas parlamentarias lo suficientemente creíbles como para que la comunidad internacional no chiste

En 2020 habrá desenlaces

Pero no. “El gobierno va a escalar el conflicto el año que viene, a través de las elecciones parlamentarias”, dispara duro el portavoz, si bien aclara que los politólogos no tienen bolas de cristal, ni varitas mágicas. Esa es, en todo caso, su apuesta como analista.

Benigno Alarcón dice que el régimen de Nicolás Maduro tratará de montar unas parlamentarias lo suficientemente creíbles como para que la comunidad internacional no chiste, pero a la vez generando la bruma que impida a los electores de la oposición concurrir a las urnas.

¿Cómo es esto? Bueno, unas elecciones que vayan a fin de año, que den tiempo de que todos los contendores hagan campaña, en todos los medios, etcétera. Pero evitando las presidenciales, por lo cual, muchos adeptos de Juan Guaidó, no votarán porque no se ha producido el “cese de la usurpación”, verbigracia. El célebre mantra.

Pero, ¿qué hará la oposición si esto pasa? “Bueno, como he dicho, hacer predicciones es difícil, pero lo primero que uno ve es que la oposición puede participar o no participar”, adelanta Benigno Alarcón. Visto de otro modo, la jugada de la oposición podría pasar por exigir las presidenciales como requisito sine qua non para ir acudir a unas parlamentarias, en las cuales podría perder la presidencia del Parlamento, y por lo tanto, ver a Guaidó rodar como una piedra.

Benigno Alarcón

Ahora bien, ¿cómo definir el estancamiento en el cual estamos? ¿Cuáles son los rasgos que lo caracterizan? Uno de ellos, dice la fuente, es que el gobierno podría escalar el conflicto con la fuerza, por ejemplo encarcelando a Juan Guaidó, pero no lo hace porque eso podría traerle más problemas que otra cosa. Otro rasgo es que el status quo beneficia a ambos bandos, y por eso ninguno de los dos se decide a escalar el estancamiento.

Lo cierto es que la soga cada vez aprieta más duro el cuello de los venezolanos, y más allá de eso que llaman “calma chicha”, o sea un prolongado estado de indefinición en lo político, Benigno Alarcón estima que en 2020 tendrán que producirse algunos desenlaces, como ya se dijo más arriba. El experto cree que es bastante improbable que Estados Unidos se decida por una incursión militar, ni en el corto, ni en el mediano plazo, si bien no se atreve a cerrar esa rendija del todo en el análisis. “Luego del fracaso de la invasión a Irak, no creo que Estados Unidos use la fuerza militar en Venezuela. Esto le pondría en contra a América Latina y a toda Europa. Hizo falta el ataque a las Torres Gemelas, no obstante, para que Estados Unidos invadiera Irak”, recuerda el portavoz.

“El gobierno va a escalar el conflicto el año que viene, a través de las elecciones parlamentarias”

Como se dijo, Benigno Alarcón es un trabajador incansable y la politología es su gran pasión. Es un hombre de estatura mediana, bien trajeado, piel cetrina y mirada aristocrática, que siempre resulta desmentida por una sencilla calidez, que envuelve cada uno de sus certeros dardos como analista. Un hombre que hace trabajo de hormiga. Por ello, en el Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la UCAB a veces la orden es soltar los libros e irse a hacer trabajo de campo.

Crece el descontento

“Recién estamos comenzando una segunda fase de los trabajos de campo, pero tenemos resultados que datan de mayo de este año, y allí vemos que la inconformidad está creciendo. Hay tres sectores que identificamos en la población: un primer grupo que busca readaptarse porque entendió que esto no va a cambiar pronto; un segundo grupo que quiere emigrar, y quizás no todos lo hagan, pero al menos tienen el deseo; y un tercer grupo, que habla de armarse para la lucha, es decir, tomar el camino de la lucha armada”.

Sobre la diáspora, dice que seguirá en ascenso. O sea, sus datos coinciden con los del experto Tomás Páez, y –en efecto- pese a las consideraciones de depauperación de los migrantes, la xenofobia, y todo eso, la gente se seguirá yendo del país. No hay burbuja caraqueña que valga.

En torno a ese grupo que dice estar decidido a tomar las armas, pues confirma que si bien hasta ahora solo uno de los bandos ha estado en poder del acero, eso no quiere decir que el otro no pueda comenzar a armarse, y –eventualmente- producirse un escenario de enfrentamiento de guerrillas urbanas, cosa que puede prolongarse en el tiempo y ser incluso más devastador que una invasión yanqui.

Un caso inédito

Dígase lo que se diga, el apoyo en torno a Juan Guaidó por parte de la comunidad internacional ha sido algo realmente inédito, dice Alarcón. “No se había visto antes nada similar, tal vez en el caso del cese del comunismo en Rusia, y algún otro caso en la OTAN”, calibra el politólogo.

Aún así la cosa pinta color de hormiga, y Nicolás Maduro viene escalando en la región, pese a las arremetidas de Guaidó y su tinglado. Alarcón, más allá de todo fatalismo, aclara que ese bloque de 60 países que se aglutinaron alrededor del interinato podría comenzar a ver mellado su filo, con casos como el de Argentina donde el peronismo volvió a la presidencia, o como consecuencia de los focos de caos que se han verificado en Chile y Ecuador, por ejemplo.

Nuestra crisis está, en estos momentos, en una fase de estancamiento

Puertas adentro, las maquinarias de los partidos lucen debilitadas para el especialista de la UCAB, si bien el PSUV dispone de más dinero para desplegar una red clientelar. “En el caso de la oposición el centro de gravedad sigue siendo Guaidó. Y todo el que se ponga en contra, o hable mal de él, corre un riesgo político alto, porque viene a ser algo así como el aguafiestas”.

Es verdad, expone Benigno Alarcón, que quizás el sistema de los CLAP está debilitado, pero la gradería rojita puede seguir ejerciendo influencia en las bases a través de los mecanismos de control como las Unidades de Batalla Hugo Chávez (UBCh), entre otros.

El politólogo conviene en admitir que la oposición, a lo largo de todos estos años le ha buscado siempre la vuelta a la cosa, y se ha sabido reinventar en cada escenario; la resistencia de la prensa ha sido tenaz, también la de la sociedad civil. Y no ha bastado.

Poder de fuego

Consultamos a Benigno Alarcón sobre su lectura de los sucesos de calle del 30 de abril de este año. Considera que atando cabos se puede entender lo que pasó: había una especie de bruma en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), si bien un bando de militares ofreció apoyo a Juan Guaidó.

Y como había esa bruma, se hizo una apuesta, pero se perdió. Es claro, dice, que el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, tuvo un rol crucial en esa hora, tal como se desprende de su posterior pronunciamiento junto al alto mando militar.

Cree que la FANB se mantiene en sus trece porque en cualquier país la división de la milicia implica fuego, guerra, pugnas con poder de disparar, y si bien puede haber divisiones al interior de los cuarteles, los militares han apostado por mantener la normalidad, y conservar –además- una cantidad ingente de beneficios que les han sido conferidos por el régimen de Maduro.

Como se ve, la situación en Venezuela dista mucho de ser sencilla. La economía no deja de asfixiar, y Caracas figura en los rankings más serios entre las cinco ciudades más peligrosas del orbe. Hay quien dice que se trata del crimen organizado en el poder, como sostiene María Corina Machado o Alejandro Rebolledo. Pero más allá del Informe Bachelet, ese que retrató a un gobierno violador de derechos humanos, allí está Venezuela con una silla en el Consejo de DDHH de la ONU. ¿En esta película ganan los malos? Eso se sabrá en su debido momento, porque como decía el gran Héctor Lavoe, “todo tiene su final”. Es así.

A %d blogueros les gusta esto: