Sector inmobiliario trabaja a menos de 5% de su capacidad
Foto: Referencial

Los precios en el mercado inmobiliario de Venezuela cayeron 75% en los últimos 20 años y están entre los más bajos de América Latina.

El presidente de la Cámara Inmobiliaria, Carlos González, dijo que, en promedio, la cotización actual del metro cuadrado representa 25% con respecto al valor hace 20 años. Afirmó que los precios en Venezuela son los más bajos de la región.

El metro cuadrado se cotiza actualmente entre 350 y 400 dólares en promedio, mientras que zonas de clase media y media-alta, como Altamira o Los Palos Grandes, se tasan alrededor de 1.000 dólares. González explicó que estas zonas, hasta hace cuatro años, se cotizaban a 2.000 o 2.500 dólares.

La baja en los precios es un reflejo de la situación del sector inmobiliario. Según cifras recientes del BCV, esta actividad culminó el tercer trimestre de 2018 con una caída del 13%, lo que suma 19 trimestres de contracción.

La actividad inmobiliaria es un termómetro del desempeño del país, que ha encadenado 20 trimestres de caída del aparato productivo y acumula una contracción del 60% desde 2013.

González indicó que las dos grandes áreas que comprende el sector (promoción y comercialización) se han visto afectadas por la recesión.

En el caso de la actividad inmobiliaria primaria, precisó que en 2009 el sector privado materializó alrededor de 80.000 unidades de vivienda, unos 5,6 millones de metros cuadrados en total.

Este año se construirán unas 1.000 unidades residenciales, unos 70.000 metros cuadrados en total -un desplome del 98,75% en una década. Esto implica la paralización total del mercado, según González.

Mercado secundario

Ante la ausencia de proyectos de viviendas, públicos y privados, el sector descansa fundamentalmente en el mercado secundario. En este mercado han bajado el número de transacciones y el precio que pagan los compradores.

Los precios del mercado secundario están muy por debajo de los valores de reposición, es decir, de los valores a los cuales se construiría una propiedad similar.

Mientras tanto, en el mercado secundario el metro cuadrado de una vivienda se cotiza en 300 dólares. «Comprar el terreno, hacer el proyecto, construirla estaría alrededor de 600 dólares aproximadamente», señaló González.

Esto se convierte en un desincentivo para los promotores inmobiliarios, pues entrarían a competir con un mercado secundario con precios más bajos.