elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Mercado Inmobiliario

La entrada de dinero chavista se dispara: compran inmuebles de lujo en Málaga, Mijas y Marbella por Carlos Cuesta – OK Diario – 1 de Marzo 2020

La entrada de dinero chavista se dispara: compran inmuebles de lujo en Málaga, Mijas y Marbella

Los investigadores policiales encargados de seguir el rastro de la entrada de dinero procedente del chavismo han dado la voz de alarma. Si hace meses la Policía española seguía la pista a un total de 20 personas llegadas desde Venezuela y protegidas por la dictadura de Nicolás Maduro, el número ha crecido considerablemente y las operaciones de adquisición de inmuebles también. Hasta ahora el objetivo prioritario de los denominados ‘bolichicos’ o ‘boliburgueses’ en España se centraba en Madrid. Ahora su presencia se duplica y avanza hacia MálagaMarbella y Mijas: un área donde se ha disparado la compra de casas por los privilegiados de Maduro.

Los inmuebles seleccionados por estos adinerados amigos de la dictadura venezolana son casas en una horquilla de precios que oscilan entre los 1,5 millones de euros y los 3 millones. La llegada ha sido gradual a lo largo de los últimos tres años, pero con una clara aceleración en el último ejercicio -2019-, tras afianzarse la grave crisis en el país y tras observarse el avance político en España de partidos más afines e incluso amigos del dictador Maduro.

Los lugares concretos de elección de las casas en las que se han ubicado coinciden con las zonas más ricas de España: Madrid –especialmente en la zona de Recoletos y Salamanca-, fueron el punto de anclaje inicial de estas inversiones. La forma de pago: muchas veces con una fuerte proporción del importe en metálico.

Ahora el destino se diversifica y crece la adquisición de casas de lujo por este colectivo en Marbella, Mijas y Málaga ciudad.

La razón no es sólo el atractivo de esta segunda área de implantación: también lo es el fuerte crecimiento de un mercado de compra venta rusoen esas ciudades muy ágil y, en demasiadas ocasiones, no tan trasparente como querrían los investigadores. Ese mercado permite una venta rápida en caso de necesitarlo y se ha convertido en un fuerte aliciente a la atracción de dinero negro.

La Policía sigue la pista de la llegada de estos ‘bolichicos’, todos cercanos a Maduro, que han viajado con dinero en metálico y, además, han realizado los pagos de las casas con mínimas solicitudes de crédito bancario.

Los agentes policiales creen que la procedencia de estos nuevos compradores están directamente relacionados con el régimen chavista y que, además, se trata de empresarios afines a Maduro o que poseen cargos de confianza que han llegado a España para establecer rutas de dinero y de desarrollo en Madrid y Málaga con los que mantener el nivel de vida de todos ellos en caso de una potencial caída de la dictadura venezolana.

La llegada de este dinero y personas confirma las advertencias lanzadas por Miguel Ángel Martín Tortabú, presidente del Tribunal Supremo venezolano en el exilio, que denunció hace ya más de un año la salida de capitales de forma creciente de Venezuela con destino a paraísos fiscales como Granadinas, o a países con régimen económico más ortodoxo como Estados Unidos o España.

El presidente del Supremo venezolano en el exilio advirtió de que ese dinero, no sólo corresponde a la huída con capitales de cargos chavistas, sino que también ha alertado de que los portadores de este dinero –o incluso de reservas de oro y esmeraldas– han sido enviados con el propósito de llevarse fondos con los que financian a partidos de extrema izquierda en toda Europa. Porque, incluso fuera de Venezuela, el populismo chavista se niega a perder su influencia.

Reforma tributaria: ¿qué implica pagar una sobretasa por la venta de inmuebles? por Eileen García – El Nacional – 8 de Febrero 2020

La asamblea nacional constituyente aprobó las reformas del Código Orgánico Tributario, de la Ley del Impuesto al Valor Agregado y de la Ley de Aduanas, con el fin de reducir el déficit en las cuentas públicas. Especialistas en el tema afirman que eso generará más corrupción

inmuebles-Caracas-impuestos
“Pareciese que todos estos cambios son simplemente para obligar a usar el petro”, dijo Francisco López, presidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela | Luis Robayo / AFP

Las recientes medidas impositivas del régimen de Nicolás Maduro de cobrar una sobretasa a la compra y venta de inmuebles en divisas o criptomonedas incrementará el monto final de la adquisición, en un mercado altamente deprimido. Especialistas en el tema califican de inconstitucionales las reformas a la normativa y afirman que generarán más corrupción.

La asamblea nacional constituyente aprobó en días pasados las reformas del Código Orgánico Tributario, de la Ley del Impuesto al Valor Agregado y de la Ley de Aduanas, con el fin de reducir el déficit en las cuentas públicas.

Dentro de las modificaciones está la inclusión de una alícuota adicional para todos los pagos realizados en divisas o criptomonedas, que no sea el petro.

Hasta el momento, se desconoce la sobretasa entre 5% y 25% que se fijará en dichas operaciones que incluyen bienes muebles corporales e inmuebles.

Francisco López, presidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela, aseguró a El Nacional que esta ley solo deprimirá más el mercado ya que, a su juicio, no genera confianza.

“Sacan esta ley para resolver un problema. Pareciese que todos estos cambios son simplemente para obligar a usar el petro, pero y ¿todos los daños colaterales que eso conlleva? ¿Cómo me vas a obligar a un tema con petros? ¿Qué eso eso? No genera confianza, más bien desconfianza”, expresó.

Afirmó que el sector inmobiliario en el país logró estabilizarse en los últimos dos meses, pero que con esta nueva imposición del régimen, se podría generar una disminución en términos de dólares por la incertidumbre que genera.

“Están empujando a la gente a hacer algo ilícito. Efectivamente, tienes una necesidad de vender o comprar, pero como el petro no te genera la confianza, entonces, vas a tener que firmar por una cantidad y recibir algo por fuera… Las leyes deberían generar que la ilegalidad pase a ser legal. Esta ley pareciera que lo hace todo al revés”, agregó.

¿Qué dice la reforma?

El artículo 62 indica de manera textual que se pagará la cuota extra de entre 5% y 25% “cuando se realice la venta de bienes inmuebles que sean pactadas y pagadas en moneda distinta a la de curso legal en el país, criptomoneda o criptoactivo diferente a los emitidos y respaldados por la República Bolivariana de Venezuela”.

En esos casos, el registrador ante el Servicio Autónomo de Registros y Notarías exigirá el comprobante del pago para determinar la sobretasa que hasta el momento se desconoce de cuánto será y en qué moneda se cancelará; es decir, si en petros o en divisas.

“Algo no está claro: si yo hice la compra en dólares porque no tengo petro, ¿la sobretasa será en petros o en dólares? Me estás obligando a hacer algo y me multas por no hacerlo. Entonces, ¿la multa se pagará con lo que debí hacerlo?”, se preguntó López.

El régimen tiene, sin embargo, hasta el 27 de febrero para responder todas estas interrogantes. Para esa fecha, Maduro deberá presentar el reglamento en el que fije la tasa entre 5% y 25% para los pagos realizados en divisas o criptomonedas.

De acuerdo con el artículo 27, estas tasas pueden ser diferentes para cada tipo de producto o servicio.

“Lo único claro hasta el momento es que alguien lo paga y que se cancela con anticipación en el registro. ¿Cómo lo armas? Eso es complicado”, dijo por su parte a El Nacional Aquíles Martini Prieti, experto inmobiliario.

Coincidió con López al asegurar que esta reforma solo genera desconfianza, pero también más corrupción.

“Si compras un apartamento de 30.000 dólares y te cobran 20% de sobretasa, serían 6.000 en impuestos. A eso le sumas los derechos patrimoniales y los derechos de registro que son una macolla. Entonces, esto no solo aumenta la inflación, no solo te hace más inviable la valoraciones del mercado inmobiliario, no solo afecta tu propiedad privada sino que también estimula la corrupción”, señaló.

“La anarquía te deja las puertas abiertas para la corrupción. Esta es una ley buenísima que va a estimular a todo el mundo”, ironizó.

“Todo dependerá del ánimo de Maduro”

López rechazó que esta reforma no se haya discutido con los distintos sectores involucrados, incluso el inmobiliario. Aseguró que esperarán a que sea publicado el reglamento definitivo para fijar una estrategia de respuesta.

“Está un poco confuso. Una cosa es la política y otra la economía. Una sobretasa de lo que sea lo que hará es frenar las operaciones. Al comprador le va a costar 25% más. ¿Quién paga los platos rotos? Soy yo. Un error detrás de otro error”, dijo.

Martini Prieti, por su parte, acusó al régimen de imponer una vez más una ley para resolver una coyuntura económica generada por ellos mismos. Aseguró que el hecho de aplicar un impuesto adicional a todas las tracciones generará más problemas para los venezolanos.

“Eso tiene toda una connotación. Todo dependerá el ánimo de Maduro, de sí amanece con la pierna derecha o izquierda. Estas leyes no tiene ninguna sostenibilidad o viabilidad a futuro”, afirmó sobre el reglamento.

Se espera que la ley entre en vigencia de 30 a 60 días después de la publicación del decreto que fije la tasa, en Gaceta Oficial.

Los hijos de Cilia Flores se compraron una calle para ellos solos por Patricia Marcano – Armando.Info – 10 de Noviembre 2019

La solución habitacional para los hermanos Gavidia Flores, su padre, parejas y socios de negocios, supuso llevar a cabo una ambición extravagante: comprar una a una las catorce casas de un callejón de la urbanización Cumbres de Curumo de Caracas, una meta que completaron en cuatro años. Al mudarse en manada de El Paraíso, en el centro de la capital, al este burgués del valle, simbolizaron su asombroso ascenso social en medio de la debacle económica del país. La nueva ubicación les ofrece aislamiento y la posibilidad de vivir junto a Fuerte Tiuna, el hogar de su madre, la primera dama, y su padrastro, Nicolás Maduro. Para lograrlo diseñaron una estrategia de compra paulatina mediante terceros allegados, a través de empresas de maletín, y con pagos nominales en bolívares con cheques personales.
Al menos desde 2015 pasaron a tocar la puerta, uno a uno, de los vecinos de la avenida Laguna de Tacarigua de Cumbres de Curumo, una urbanización de clase media, con casas familiares y edificios de baja altura, encaramada sobre las colinas del sureste de Caracas.
Hacían, a través de emisarios, ofertas de compra por las viviendas que bien valía considerar.
Primero, porque la transacción brindaba la posibilidad de obtener una jugosa suma en momentos en que el mercado inmobiliario se encuentra prácticamente paralizado, y con precios a la baja, en la capital de Venezuela.
Pero, sobre todo, por la identidad de quienes buscaban comprar las casas: aunque al principio no se hizo evidente, pronto diversos indicios dieron volumen a un runrún que cubrió como un nuevo pavimento de suspicacias y sobrentendidos todos los recodos del callejón. Los hijos de Cilia Flores, la Primera Dama de Venezuela -o su Primera Combatiente, según el argot oficial del chavismo-, eran quienes llevaban a cabo esa batida para tomarse toda una calle para ellos solos.
La presunción era cierta. Este reportaje comprueba documentalmente que catorce de las quintas de la avenida Laguna de Tacarigua fueron adquiridas por un entramado de diversas empresas detrás del cual se asoman, sin camuflar, nombres de allegados a los hijos de Cilia Flores: Walter Jacob, Yosser y Yoswal Gavidia Flores.
Entre esos nombres despunta, por su frecuente repetición, el de Mario Enrique Bonilla Vallera, un veinteañero que estudió en la Universidad Santa María (USM) de Caracas con Yoswal. Bonilla ha sido señalado abiertamente como testaferro de los hermanos Flores Gavidia en un proceso penal en el sur de Florida.
Vecinos que hablaron con Armando.Info a condición de la reserva de sus nombres, confirmaron que en una de las quintas que cambiaron de dueño, la #599 según la numeración catastral de la calle, vive Walter Gavidia Rodríguez, ex esposo de Cilia Flores, también ex representante del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) al Parlamento Latinoamericano y ex presidente de la estatal Fundación Negra Hipólita.
Otra quinta, la #335, diseñada en 1961 por el arquitecto Jesús Tenreiro y declarada Bien de Interés Cultural por el Municipio Baruta, se destinó al alojamiento del personal de escolta de los hermanos Gavidia Flores.
Son algunos de los detalles más caprichosos de este proyecto de cohousing, un emprendimiento de por sí extravagante y todavía más en la Venezuela del descalabro socioeconómico, que en silencio los hijastros del presidente Nicolás Maduro adelantaron durante cuatro años hasta completarlo con éxito.
Mujeres y viejos primero
Cumbres de Curumo es un barrio residencial cómodo y por lo general apacible. Desde las alturas domina el valle de Caracas, sobre el que ofrece una vista privilegiada y tiene acceso garantizado desde diversos flancos. Una de esas vías lo conecta con Fuerte Tiuna, el principal acantonamiento militar del país, sede del Ministerio de Defensa y de otras dependencias de las Fuerzas Armadas. Por ello, Cumbres de Curumo ha sido una de las selecciones predilectas de los oficiales del ejército cuando deben conseguir residencia en la capital.
Pero con el chavismo, de clara inspiración castrense, Fuerte Tiuna se convirtió de facto en la residencia presidencial, una joven tradición que inició Hugo Chávez, soltero desde su temprano divorcio en 2004 de Marisabel Rodríguez y hasta su muerte en 2013, y que Nicolás Maduro ha continuado desde esta última fecha a la actualidad junto a Cilia Flores y otras personalidades de la nomenklatura revolucionaria que hicieron del enorme cuartel su hogar Caben pocas dudas de que ese debe haber sido el principal incentivo para que los hermanos Gavidia Flores quisieran construir su baluarte: el sueño de vivir cerca de los viejos. De hecho, la avenida Laguna de Tacarigua, un callejón sin salida protegido desde hace años por una reja, es adyacente a las instalaciones militares. Tiene condiciones naturales para su privatización.
La conquista de las catorce casas de ese recodo de Cumbres de Curumo fue una labor paulatina que debió requerir tanto tesón como planificación. Empezó en 2015, se consolidó en 2017 y concluyó en agosto de 2019 con el registro de la última compra. Son todas casas de al menos dos niveles, con un área total de terreno que varía entre 815 y 1.880 metros cuadrados por unidad residencial. Seis de ellas colindan directamente con la zona verde y montañosa de Fuerte Tiuna.
Screen Shot 2019-11-11 at 9.42.08 PM.png
El 20 de febrero de 2015 quedó registrada, en un documento notariado, la venta de la primera casa, la identificada como la #599 en el mapa de la avenida Laguna de Tacarigua. La familia propietaria vendió su residencia a la sociedad mercantil KPMG Servicios Inmobiliarios, C.A, una empresa creada en septiembre de 2014 en el estado Anzoátegui, en el oriente costero de Venezuela, con un capital de 300.000 bolívares y que cuatro meses después desembolsó diez millones de bolívares por esa casa. La persona que firmó la compra en representación de KPMG fue Mario Enrique Bonilla Vallera, apoderado de la empresa desde noviembre de 2014. Los dueños de KPMG son Carolina de los Reyes Araguainamo Buriel y Darwin José Mejías Perozo, un par de jóvenes que crearon esta empresa rozando sus 30.
Los diez millones de bolívares desembolsados por esta vivienda entonces equivalían nominalmente a 55.000 dólares, de acuerdo al tipo de cambio paralelo para la fecha en que se emitió el cheque correspondiente.
No obstante, y de acuerdo al testimonio de varias fuentes, los precios que quedaron asentados en los documentos notariados no fueron los que finalmente se pagaron. Las versiones recogidas entre los habitantes de la urbanización sitúan los precios reales en un rango que oscila entre los 500.000 dólares y 1,5 millones de dólares por vivienda.
Quien terminaría por ocupar esa vivienda, según las fuentes, fue Walter Gavidia Rodríguez, ex esposo de Cilia Flores y padre de sus tres hijos: Walter Jacob (n. 1978), Yosser (n. 1988) y Yoswal (n.1990). Gavidia Rodríguez formó parte del equipo de seguridad de Hugo Chávez en su época de candidato presidencial en la década de los 90, es abogado egresado de la Universidad Santa María al igual que Cilia Flores, y ambos se vincularon desde temprano a la causa del chavismo. Fue diputado en tiempos de Chávez y ha dirigido organismos públicos en tiempos de Maduro.
Tras la negociación de este inmueble fueron llegando los ofrecimientos de compra al resto de los vecinos de la calle.
En noviembre de 2015 se concretaron dos adquisiciones más. Una, la quinta #333, fue comprada por Bienes Raíces e Inmobiliaria Walysebas 110, C.A, constituida ocho días antes de adquirir la casa, el 29 de octubre de 2015. Se trata de una empresa registrada por Jenifer Karina Fuentes Gómez, abogada y ex jueza del Área metropolitana de Caracas, quien ha sido identificada como pareja de Walter Jacob Gavidia Flores -el hijo mayor de Cilia Flores- y José Orlando Fuentes Fernández, su padre.
Ese inmueble pasó a manos de Fuentes luego de entregar un cheque personal por 120 millones de bolívares, cantidad equivalente a unos 135.000 dólares al tipo de cambio paralelo de la fecha. Fuentes explicó en un documento aparte, al que Armando.Info tuvo acceso, que procedió de esa manera porque “la empresa está recién registrada y el banco todavía no ha entregado chequeras”. Aún de haberla tenido probablemente no hubiera podido pagarla: el capital declarado al momento de constituir la empresa, ocho días antes, era de dos millones de bolívares.
Cuatro días después hizo lo propio su concuñada, Mariana Staudinger Lemoine, esposa de Yosser Gavidia Flores, el segundo hijastro de Nicolás Maduro, con la empresa La Fortaleza III. Se trata de una compañía creada por Mariana Staudinger junto a su padre, Bernd Johann Staudinger Lekel, un mes antes de comprar la vivienda #329, el 8 de octubre de 2015.
La dirección de La Fortaleza III, descrita en su acta constitutiva, remitía a la oficina 902 de la torre C del Centro Ciudad Comercial Tamanaco (CCCT), un mall emblemático de la capital, construido en los años 70. Es la misma dirección de Esaica, empresa vinculada a familiares de Cilia Flores y dedicada a cultivar y exportar cacao de Barlovento, en el céntrico estado Miranda, como en su oportunidad reveló Armando.Info. En Esaica, Mariana Staudinger figura como accionista junto a otros personajes del elenco de esta historia: Jenifer Fuentes y Mario Bonilla Vallera. Con los meses y una vez completada la transacción, la dirección fiscal de La Fortaleza III cambiaría del CCCT a Cumbres de Curumo.
A pesar de que la transacción la hacía una persona jurídica, Mariana Staudinger también la fondeó con un cheque personal por la cantidad de 134 millones de bolívares (unos 150.000 dólares). El capital de La Fortaleza III era de un millón de bolívares para ese momento.
Tanto Mariana Staudinger como su pareja, Yosser Gavidia Flores, fueron objeto de sanciones impuestas por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos el 25 de julio de 2019, al vincularlos con la red de corrupción tejida alrededor de los Comité Locales de Abastecimiento y Corrupción (Clap).
Screen Shot 2019-11-11 at 9.46.25 PM.png
Otra de su propia cuenta
Los tres hermanos, que llegaron a vivir en la urbanización El Paraíso (una zona residencial de comienzos del s.XX, entonces aristocrática y en las afueras de Caracas, pero que ahora en el centrooeste de la metrópolis aloja a gentes de clase media baja) junto a su madre y padrastro, Nicolás Maduro, como la propia Cilia Flores lo contara en una entrevista concedida al periodista Roger Santodomingo en el año 2005, protagonizaron un ascenso social y económico indetenible. Como es tradición, ese progreso se tradujo en su mudanza al este de Caracas
En agosto de 2016 se registró otra compra-venta en la campaña de take over de los hermanos Gavidia Flores.
La transacción se hizo a nombre de una empresa registrada en Panamá y cuyos directores fueron provistos por la firma Del Valle & Del Valle, un servicio que regularmente ofrecen los agentes en la nación istmeña.
La compañía se llama Inmobiliaria AMR1515, S.A, incorporada en la Notaría Octava del circuito de Panamá el 17 de marzo de 2016. Al día siguiente de su constitución celebró su primera reunión extraordinaria, en la que los directores decidieron otorgar un poder general a José Orlando Fuentes Fernández, de nacionalidad venezolana, para que los representara tanto en Panamá como en cualquier parte del mundo; y también acordaron conferir un certificado de diez acciones a favor del mismo Fuentes, por un valor de diez millones de dólares, el total de acciones y capital de la empresa.
Casi en simultáneo, de la chequera personal de Fuentes salía el pago correspondiente a la compra de la quinta #334. Según consta en registro, el comprador otra vez adujo que “la empresa que represento no tiene cuenta en Venezuela” (en referencia a AMR1515) y que, por ello, se veía obligado a pagar los 200 millones de bolívares (cerca de 200.000 dólares según la tasa vigente en agosto de 2016) de su cuenta personal.
Screen Shot 2019-11-11 at 9.50.00 PM.png
Mario Bonilla fue identificado en la Operación Money Flight como testaferro de los hijos de Cilia Flores. Trabajó en la Procuraduría cuando Cilia era la jefa máxima.
Yoswal ganó “de calle”
En 2017, a pesar de los cuatro meses de protestas y muertes en las calles de Caracas y otras ciudades del país, las compras no se detuvieron en la avenida Laguna de Tacarigua de Cumbres de Curumo. La actividad estuvo a cargo de la Constructora M y R, C.A. En un breve lapso la empresa se hizo de la propiedad de al menos cinco casas de las seis que ese año se vendieron en el callejón.
Constructora M y R, C.A. es una empresa de Mario Enrique Bonilla Vallera y Raúl Eduardo Saavedra Leterni, sus accionistas. Dos muchachos que tenían 24 años de edad cuando decidieron registrarla en el año 2014.
Este Bonilla es el mismo que en 2015 había firmado la compra de la primera casa de la campaña, así como el mismo Bonilla que fue identificado como testaferro de los hijos de Cilia Flores en el expediente del proceso judicial iniciado en Florida tras la llamada Operación Money Flight de 2018, en la que se juzga un esquema de lavado de dinero por 1.200 millones de dólares sustraídos de la caja de la estatal petrolera Pdvsa. Por el caso, Bonilla, todavía en contumacia, fue acusado de conspirar para lavar dinero y sentenciado a 20 años de prisión en ese país.
Las casas que fueron compradas en 2017 por la empresa de Bonilla fueron las identificadas con los números 330, 331, 332, 368 y 367 de la calle Laguna de Tacarigua. En 2018 sumó dos más en la misma calle, las 366 y 598. A la larga Constructora M y R, CA, se haría dueña de siete viviendas, de acuerdo a las notas asentadas en decenas de libros consultados en registros públicos de Caracas para esta investigación. Sin embargo, y de manera irregular, esos siete expedientes no aparecen en el registro inmobiliario donde se archivaron estas compras.

Los precios de los inmuebles cayeron 75% en los últimos 20 años – El Nacional – 3 de Septiembre 2019

La actividad inmobiliaria culminó el tercer trimestre de 2018 con una caída del 13%, lo que suma 19 trimestres de contracción

Sector inmobiliario trabaja a menos de 5% de su capacidad
Foto: Referencial

Los precios en el mercado inmobiliario de Venezuela cayeron 75% en los últimos 20 años y están entre los más bajos de América Latina.

El presidente de la Cámara Inmobiliaria, Carlos González, dijo que, en promedio, la cotización actual del metro cuadrado representa 25% con respecto al valor hace 20 años. Afirmó que los precios en Venezuela son los más bajos de la región.

El metro cuadrado se cotiza actualmente entre 350 y 400 dólares en promedio, mientras que zonas de clase media y media-alta, como Altamira o Los Palos Grandes, se tasan alrededor de 1.000 dólares. González explicó que estas zonas, hasta hace cuatro años, se cotizaban a 2.000 o 2.500 dólares.

La baja en los precios es un reflejo de la situación del sector inmobiliario. Según cifras recientes del BCV, esta actividad culminó el tercer trimestre de 2018 con una caída del 13%, lo que suma 19 trimestres de contracción.

La actividad inmobiliaria es un termómetro del desempeño del país, que ha encadenado 20 trimestres de caída del aparato productivo y acumula una contracción del 60% desde 2013.

González indicó que las dos grandes áreas que comprende el sector (promoción y comercialización) se han visto afectadas por la recesión.

En el caso de la actividad inmobiliaria primaria, precisó que en 2009 el sector privado materializó alrededor de 80.000 unidades de vivienda, unos 5,6 millones de metros cuadrados en total.

Este año se construirán unas 1.000 unidades residenciales, unos 70.000 metros cuadrados en total -un desplome del 98,75% en una década. Esto implica la paralización total del mercado, según González.

Mercado secundario

Ante la ausencia de proyectos de viviendas, públicos y privados, el sector descansa fundamentalmente en el mercado secundario. En este mercado han bajado el número de transacciones y el precio que pagan los compradores.

Los precios del mercado secundario están muy por debajo de los valores de reposición, es decir, de los valores a los cuales se construiría una propiedad similar.

Mientras tanto, en el mercado secundario el metro cuadrado de una vivienda se cotiza en 300 dólares. «Comprar el terreno, hacer el proyecto, construirla estaría alrededor de 600 dólares aproximadamente», señaló González.

Esto se convierte en un desincentivo para los promotores inmobiliarios, pues entrarían a competir con un mercado secundario con precios más bajos.

Empresarios chavistas compran un edificio del Barrio de Salamanca por 4,7 millones por Manuel Cerdán y Miguel A. Ruiz Coll- okdiario – 18 de Febrero 2019

Barrio de Salamanca
El inmueble se encuentra en el número 15 de la calle Lope de Rueda, junto a la calle Alcalá y a tan sólo dos minutos del parque del Retiro.
 

Empresarios venezolanos (buena parte de ellos vinculados al régimen chavista) han comprado un edificio entero de viviendas de lujo, situado en el barrio de Salamanca de Madrid, por 4,7 millones de euros utilizando cuentas bancarias de Miami, Panamá y la isla Barbados.

El inmueble se encuentra en el número 15 de la calle Lope de Rueda, junto a la calle Alcalá y a tan sólo dos minutos del parque del Retiro, en una de las zonas más cotizadas de la capital. El edificio fue adquirido el 26 de diciembre de 2014 por la sociedad Inversiones Guanachi Madrid SL, con sede en Las Rozas, cuya administradora única es la empresaria venezolana Yolanda Martínez Martínez.

La promotora (que había sido constituida tan sólo dos meses antes de la compra) ha puesto en marcha un ambicioso proyecto de reforma para transformar el edificio en 16 apartamentos de lujo y dos áticos. La práctica totalidad de las viviendas han sido adquiridas por empresarios venezolanos, en algunos casos utilizando cuentas bancarias de Miami y de los paraísos fiscales de Panamá y Barbados.

Olivis de Gray
Contrato firmado el 30 de marzo de 2016 por el que Rosa Gisela Olivis de Gray compra un ático del edificio de Lope de Rueda por 455.000 euros.

Rosa Gisela Olivis Peña (su nombre de soltera) preside una ONG, la Fundación Huellas de Bondad, pero también aparece como presidenta y directora de tres sociedades radicadas en Panamá: Latimex Corporation SA, JM Mercantil Supply Inc y Corporation Visloy SA. Está casada con el empresario australiano Clifford Ross Gray, cuya hija, Samantha Gray Quintero, reconoció en una entrevista que había mantenido una relación sentimental con uno de los generales de la máxima confianza de Hugo ChávezJesús Suárez Chourio.

El general Suárez participó junto a Chávez en el fallido golpe de Estado de 1992, luego se convirtió en el jefe de su guardia personal de escoltas y, tras la muerte del tirano, fue una de las personas que ayudó a cargar su féretro. Nicolás Maduro le nombró en 2017 comandante general del Ejército Boliviario.

Jesús Suárez Chourio
El general Jesús Suárez Chourio, actual comandante supremo del Ejército Bolivariano.

Tanto el Departamento del Tesoro de Estados Unidos como la Unión Europea y el Gobierno de Panamá han impuesto sanciones al general Suárez Chourio por considerarle responsable de delitos del blanqueo y financiación del terrorismo. Se le ha prohibido viajar a la UE y sus cuentas en el extranjero han sido bloqueadas.

La Corporación Graysam C.A. (la contratista del Gobierno de Nicolás Maduro fundada por Rosa Gisela Olivis de Gray) tiene su “empresa espejo” en Miami, denominada Corporación Graysam Inc. Fue constituida en octubre de 2012 y su representante legal es la venezolana Ambar Yohana Quiroga Mata.

Pues bien, Ambar Yohana Quiroga ha comprado por 435.000 euros otro de los apartamentos de lujo del edificio del Barrio de Salamanca situado en la calle Lope de Rueda de Madrid. Esta venezolana ha pagado la reserva y el primer plazo de su piso (en total, 109.249 euros) a través de una cuenta bancaria de la sociedad Impoal Foods Inc. Esta sociedad tiene su sede en Miami y sus representantes legales son la propia Ambar Quiroga Mata y el empresario Roda Saab Ganam.

Impoal Foods
Ambar Quiroga Mata y Roda Saab Ganam son los representantes legales de la sociedad Impoal Foods Inc., de Miami.

En la actualidad, Roda Saab Ganam es el presidente de la Corporación Gray C.A. de Venezuela (empresa contratista del Gobierno de Maduro). También figura como administrador único de una sociedad creada en septiembre de 2011 en la isla de Santa Cruz de Tenerife, Roda’s Atlatic SL, que ha sido utilizada para pagar la compra de tres de los apartamentos del edificio del Barrio de Salamanca en Madrid.

El diario El Nuevo Herald de Miami, el más importante publicado en español en Estados Unidos, desveló en febrero de 2015 que el Gobierno de Nicolás Maduro había ordenado investigar casos de corrupción, con especulación de divisas y precios en la importación de productos básicos, en torno a tres empresas que habían recibido contratos públicos por importe de 125 millones de dólares.

Una de las tres “empresas de maletín” investigadas es Inversiones Villaber 2007 C.A., que también tiene su sociedad espejo para canalizar las importaciones de productos desde Estados Unidos: se trata de Inversiones Villaber Inc., constituida en Miami en mayo de 2014, que tiene como representante legal a la misma Ambar Johana Quiroga Mata que se ha comprado uno de los apartamentos de lujo en el barrio de Salamanca de Madrid.

Inversiones Villaber
Ambar Johana Quiroga Mata consta como copresidenta de la sociedad Inversiones Villaber Inc. de Miami.

Otra de las viviendas del edificio de la calle Lope de Rueda de Madrid ha sido comprada por 445.000 euros por la venezolana Yanori Teresa Bernal Vargas, que reside en Caracas. Ha adquirido un apartamento de 102 metros cuadrados situado en la primera planta. La compra se ha abonado a través de una cuenta del Banco Sabadell en Miami a nombre de la sociedad de Santa Cruz de Tenerife Roda’s Atlatic SL, cuyo administrador es el mismo Roda Saab Ganam (actual presidente de la Corporación Graysam C.A. de Venezuela).

Otros futuros inquilinos del edificio de la calle Lope de Rueda no parecen tan significados políticamente, aunque las operaciones resultan igualmente llamativas. Una de las viviendas de la tercera planta ha sido comprada por 450.000 euros por otra ciudadana venezolana, Carmen Teresa L.L., que tiene su residencia oficial en Caracas. El pago se ha efectuado a través de una cuenta bancaria de Panamá a nombre de la sociedad Mogos Inc., que tiene su sede en la isla de Barbados, que actúa como un paraíso fiscal.

Barbados
Carmen Teresa L.L. ha comprado otro de los apartamentos a través de una cuenta en Panamá a nombre de la sociedad Mogos Inc, que tiene su sede en Barbados.

Otro empresario, Arturo Alexander A.H., ha comprado tres apartamentos en el edificio del Barrio de Salamanca: un bajo de 55 metros cuadrados (por 310.000 euros) y dos viviendas en el primer piso (por 383.000 y 335.000 euros). Arturo Araujo ha realizado la compra a través de cuentas bancarias de Panamá (donde reside) y Puerto Rico.

El “Efecto Guaidó” despierta al mercado inmobiliario en Venezuela por Omar Lugo – El Estimulo – 14 de Febrero 2019

VENEZUELA-CRISIS-OPPOSITION-DEMO

La sola expectativa de un cambio político en Venezuela ya ha ilusionado al muy deprimido sector inmobiliario. De repente, entusiasmados por el “efecto Guaidó”, propietarios han elevado sus precios de ventas y alquiler o paralizado negociaciones, pero todavía no hay razones de fondo para este ánimo irracional, advierten expertos.

En Venezuela los precios por metro cuadrado están entre los más bajos del mundo, según la Cámara Inmobiliaria.

La esperanza, ese combustible de la vida, sigue muy presente entre los propietarios, pero se enfrenta a la racionalidad.

“Ya quisiéramos que el mercado inmobiliario fuese tan sensible como la bolsa de valores y reaccionara de modo inmediato a una perspectiva de mejora y cambio. Pero todos sabemos que ese no es el caso”, advierte la corredora Gabriela Natale, en Caracas.

La agilidad de la compra-venta siempre depende del precio y de los presupuestos, de la necesidad, del tiempo, de la prisa, de la edad de los propietarios, de sus proyectos de vida.

También cuenta cuánto se puede apostar a un país en trance que se debate entre la perpetuidad de un régimen que en 20 años no tiene nada positivo que mostrar, o la posibilidad de un cambio pacífico, constitucional y democrático.

Para Carlos Alberto González, presidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela, lo de expectativas “irracionales” es relativo.

“Los precios habían caído demasiado, en algunos casos llegaron a un 20 % del costo de reposición y en promedio alrededor de un 55 % de esos valores”, señala.

El costo de reposición indica cuánto cuesta un apartamento de similares condiciones, y la ubicación es un factor importante.

“La expectativa es real. La razón de nuestras carencias, la razón de la caída fenomenal de nuestro PIB, es el modelo político. La economía en nuestro caso, es un producto de la política y no al revés”, dice.

Si el mercado observa la posibilidad cierta de un cambio político, señala González, entonces se anticipa y comienza a cambiar.

“Y ese cambio no es “falso” es total y absolutamente real. Ya lo vemos, se están transando propiedades en las dos últimas semanas a valores superiores en un 20% respecto a los indicadores previos, y eso es una realidad tangible”, afirma.

La interrogante es saber si ese cambio positivo es perdurable.

“Será sostenible y perdurable, si y solo si, las expectativas de cambio se mantienen”.

“¿Cuánto pueden variar los precios hacia el alza? El mercado se encargará de ajustarlos, pero una referencia interesante siempre será el valor transado respecto a los valores de reposición”, explica González.

LADRILLOS DE PAPEL

Mientras, suenan tambores de guerra y muchos temen que un cambio político sea imposible sin que antes corra sangre porque el chavismo está muy enquistado en el poder. La nomenclatura que controla el país está muy comprometida, tiene costos de salida muy altos y no está dispuesta a simplemente entregarse con las manos en alto.

“Vamos a ver expectativas irracionales que muy posiblemente el mercado las vaya a colocar en su sitio muy rápidamente”, dice.

Muchos propietarios enfrentan desde hace años el dilema de vender y “agarrar aunque sea fallo”, o de esperar un cambio político y económico lo suficientemente profundo como para modificar las condiciones de la economía, del mercado y provocar un rebote en los precios.

Pero, una de las pocas certezas es que en cualquier caso los precios no volverán a lo que eran hasta hace tan solo unos cinco años, cuando estalló una burbuja inmobiliaria todavía mal documentada.

También se desplomó la que solía ser la cuarta economía más poderosa de América latina y hoy convertida en un caso de emergencia humanitaria internacional.

Según datos del Banco Mundial, la economía de Venezuela ha perdido el 54% de su tamaño solamente en la era Maduro; la encuesta Encovi de las tres universidades más prestigiosas del país, muestra que el 87% de los venezolanos son pobres. La ONU señala que ya han abandonado el territorio unos tres millones de personas y las proyecciones de investigadores venezolanos en Harvard indican que podrían salir hasta 10 millones tan pronto como en los próximos años, lo que supondría un tercio de la población total.

Sigue sin existir un mercado de crédito hipotecario, ni de financiamiento real. Mientras, la economía, el estómago y el bolsillo de la gente, son abrasados por una hiperinflación que se proyecta por encima de 10 millones por ciento este año y que hace imposible a empresas y familias hacer algo tan simple como un presupuesto.

Eso es lo que hace 10 años costaba un proyecto de 4.000 viviendas, ilustra.

“No existe mercado inmobiliario en recuperación si no se recupera el crédito”, el tema de financiamiento es determinante, dice.

“Lograr que los precios de nuestros inmuebles ocupen un lugar similar al que teníamos, por ejemplo en 2006, puede tomar más de cuatro años”, agrega.

El metro cuadrado a escala nacional se ubica en unos 300 dólares, una cifra bastante arbitraria, porque en ella están contenidos precios que van desde Altamira, hasta los de una urbanización popular del oeste de la capital, como Caricuao.

El reporte del último trimestre del 2018 de la Cámara Inmobiliaria Metropolitana muestra un precio de oferta (lo que aspira el vendedor y que muy pocas veces consigue) de $968 por metro cuadrado, en el promedio de los 5 municipios de Caracas, con una caída de 2% en diciembre respecto a noviembre.

Al cierre de 2016 el precio ofertado promedio del metro cuadrado estaba en el equivalente a $1.114, según la misma base estadística. Esto significa una caída real de 13% en dos años, en dólares, sin descontar la inflación que también arrasa con el poder de compra de la divisa extranjera dentro del territorio.

Hoy es mucho más barato comprar algo ya hecho que ponerse a construir.

En Altamira, Caracas, se han vendido en el último trimestre apartamentos de lujo entre 730 y 900 dólares por metro cuadrado, cuando solamente el metro de construcción simple, más acabados de lujo y terrenos, llevan el metro cuadrado a unos $1.400, explica una corredora.

¿En esas condiciones, con efecto Guaidó o sin él, puede ocurrir un rebote importante y sostenible del mercado inmobiliario?

“A la gente se le olvida que Venezuela esta en default, estamos viviendo en un país que no puede pagar sus compromisos de deuda; que produce un tercio del petróleo que producía hace 20 años…y aunque venga Guaidó con los cinco anillos de Thanos y comience a hacer milagros, esta es una economía le falta mucho por hacer”, señala Oliveros.

“Pretender volver a la burbuja de hace 10, 15 años es imposible. Cuidado si Venezuela nunca va a poder recuperarse de esta crisis, le va a costar muchísimo recuperarse”, agrega.

Medido por metro cuadrado, todavía algunas oficinas que abundan en alquiler en Caracas siguen más caras que en Madrid.

Desde que apareció Guaido en el escenario político venezolano algunos apartamentos en alquiler por hasta 300 dólares mensuales de repente saltaron a 1.000 y 1.200, en algunas zonas de Caracas.

Parecen cosas más bien de una sociedad ansiosa por cambios inmediatos, tras largos años de penurias y expectativas negativas constantes.

“Pero en Venezuela hemos visto un shot (disparo) de expectativas un poco irracionales con respecto a lo que podría ocurrir en el corto plazo”, dice Oliveros, en una observación que aplica más allá del mundo del ladrillo, el concreto y la decoración, y llega a la propia política.

“Nadie duda que la economía venezolana pueda mejorar de manera importante en el corto y mediano plazo, pero hay algunas limitantes: Venezuela atraviesa una crisis económica muy pero muy fuerte que aunque un nuevo gobierno haga cosas muy positivas y veamos mejoras en el bienestar en el corto plazo, no es una economía que va a pasar a una sensación de bonanza en el corto plazo. Muy por el contrario…falta mucho, hay que hacer mucho todavía en materia económica para poder llegar a ese nivel”, explica.

Hay limitantes importantes en el campo de los inmuebles, porque si ya a los precios actuales no hay mercado, no lo habrá sin que haya una mejora equivalente en los ingresos de los venezolanos.

“Obviamente espero que la cosa mejore en el corto y mediano plazo. Pero las expectativas de mercado están muy alejadas de lo que vamos a ver en la realidad en Venezuela”, dice el economista.

“No veo manera en la cual la recuperación pueda ser demasiado rápida y sostenerse por mucho tiempo… lo que pudiéramos es ver una subida importante, desproporcionada y los precios comienzan a bajar y acomodarse a un nivel de equilibrio en el mediano plazo”, recalca.

La gente cree que el valor real del inmueble es el mismo por el que lo compraron hace 10 años, en la cúspide de la ola, dice Oliveros.

Hoy intentan recuperar sus inversiones.

“La gente se metió en la cabeza que esos inmuebles valen cuatro o cinco veces el valor actual, y ante una perspectiva de cambio creen que los van a volver a valer lo que valían hace 10, 12 años. Lamentablemente en Venezuela no se ha aprendido la lección”, dice el economista.

“Pasa con los alquileres y ventas de inmuebles y carros. No se dan cuenta de que hay un mercado que te dicta el precio. Lamentablemente no creo que en el corto plazo la gente vuelva a tener el dinero para demandar activos como casas y apartamentos cuando todavía seguimos en crisis”, dice.

En efecto, ni siquiera en política hay cambios profundos y reales a la fecha.

Aunque Guaidó es reconocido como presidente interino por más de 50 países y por la oposición interna, en realidad no está claro cómo se podría concretar ese poder real, de gobierno y políticas públicas, en la vida diaria de Venezuela.

Hasta ahora sólo hay apoyo, declaraciones e intenciones y grandes manifestaciones callejeras.

“Todavía no se ha tomado la primera política económica para revertir la crisis, todavía esta economía no está creciendo, no se ha levantado un barril de petróleo…hay que poner los pies en la tierra y entender que falta mucho todavía para que los precios de esos activos se parezcan a los que teníamos en el 2007, o 2008”, dice Oliveros.

“He visto apartamentos venderse por el 40, 30 por ciento de su valor respecto a los picos que tuvimos en el 2007, 2008. Entonces es un poco irracional que porque ya haya la expectativa de un cambio de gobierno vas a aumentar el valor actual de estos inmuebles cuatro veces … primero tenemos que ver como es la recuperación económica y para eso falta un buen trecho por recorrer”, insiste.

Gabriela Natale, autora de unas reflexiones que causaron revuelto entre los corredores, señala: “en las últimas semanas hemos notado con cierta perplejidad que algunos propietarios, luego de recibir ofertas cercanas al precio aspirado, en vez de contraofertar, deciden intempestivamente rechazarlas y devolver el inmueble al mercado, eso sí, con un incremento de 150 a 200% sobre el precio originalmente aspirado”, advierte.

“Sabemos que hay una ola de optimismo sí, para algunos justificada, para otros no tanto. Pero ello no puede privar sobre sentido común y premisas comprobadas”, agrega.

González señala la comercialización inmobiliaria, como todo proceso que implique la venta de cualquier bien, conforta dos componentes relevantes: uno emocional y otro racional.

“Nuestro sector ha estado afectado en los últimos años en ambos aspectos, desde el punto de vista racional el incremento de la pobreza, la inexistencia de financiamiento, el congelamiento de precios de referencia, el aumento de la oferta de viviendas producto de la diáspora, han incidido en la caída vertiginosa de los valores de intercambio”, explica.

“A esto se ha unido la desesperanza generalizada de nuestra población y es especial de nuestra clase media en cuanto a la imposibilidad de lograr cambios políticos, lo cual ha completado el ciclo que nos tiene con los valores por metro cuadrado promedio entre los más bajos del mundo”, agrega.

“El proceso iniciado el pasado 23 de enero ha incidido de forma importante en el componente emocional de la ecuación inmobiliaria”, dice González sobre el ambiente político.

LA POLÍTICA TOCA EL TIMBRE

En estos negocios se marcó un hito cuando el presidente de la Asamblea Nacional (Parlamento) invocó la Constitución para juramentarse ante una multitud como presidente encargado.

La elección del 20 de mayo además fue convocada por una asamblea constituyente exclusivamente chavista, creada por Maduro sin que antes mediara un referendo aprobatorio. En la práctica ese cuerpo le permite gobernar con poderes supremos, absolutos y sin el contrapeso del legislativo.

“Todavía no se han tomado (racionalmente) ninguna de las medidas económicas que nos ayudarán a empezar a salir a flote, pero desde el punto de vista emocional se vislumbran cambios y el mercado no necesariamente espera a que salgamos del foso para empezar a cambiar”, consiente González.

“El mercado se anticipa, de hecho en el último semestre ya se había observado un aplanamiento de la curva de caída de los precios promedio de todo el sector, y en los últimos días hemos visto incrementos puntuales en las expectativas de precios de algunos inmuebles (entre un 10 y un 15 %), se empiezan a observar ofertas reales que no se habían producido en el último año.

“Esto puede marcar el inicio de un proceso de recuperación que no será estructuralmente rápido, pero que evidentemente marca un signo positivo que no esperábamos como expectativa para el 2019”, dice González.

El futuro inmobiliario, como el de todo el país, depende de lo que ocurra en los próximos días, y de las manifestaciones, negociaciones políticas, presiones internacionales y de la tozudez de un régimen que se niega a salir y a cambiar.

“La buena noticia para los que tienen la necesidad urgente y pertinente de vender es que los precios no van a caer más. El efecto Guaidó de alguna manera paró la caída de los precios”, agrega.

Algunas familias que necesitan vender con urgencia hasta pueden elevar un poquito el precio de venta y recibir un poquito más de lo que se estaba viendo hasta finales de enero, antes de que apareciera en la escena el “efecto Guaidó”, señala.

Pero, coincide, ahora no tiene explicación lógica que algunos propietarios residenciales eleven el precio en 50%, 100% de una sola vez.

Hernández también aprecia hoy otra reacción en el mercado: la de algunos compradores, cazadores de ofertas que están ávidos por cerrar negociaciones, por temor a que suman los precios ya no les alcance el presupuesto. Estos también se anticipan y suben sus apuestas.

Los ricos latinoamericanos ansían pisos de lujo en España y pagan hasta 18.000 euros el metro cuadrado por Sandra López Bretón – El País – 10 de Noviembre 2018

Venezolanos, mexicanos y colombianos centran sus inversiones en Madrid, donde adquieren pisos que cuestan unos 14.500 euros por metro

Recreación de la terraza del ático de tres plantas que se vende en la calle Montalbán por casi 14 millones de euros.
Recreación de la terraza del ático de tres plantas que se vende en la calle Montalbán por casi 14 millones de euros.

En poco más de un año se han vendido en Madrid 25 viviendas nuevas a un precio de entre 13.000 y 14.500 euros por metro cuadrado, por encima de la horquilla media —entre 8.000 y 10.500 euros— que se maneja en el codiciado mercado del lujo. Pertenecen a las dos promociones más exclusivas de la ciudad, con precios por encima de los cuatro millones de euros. Se trata del número 11 de la calle de Montalbán, en Los Jerónimos, y de las viviendas del Complejo Canalejas bajo la marca de la cadena hotelera Four Seasons, junto a la Puerta del Sol. La última venta aquí ha sido un ático por 10 millones.

La venta del ático de 10 millones de Canalejas no será la más alta que se cierre en los próximos meses, aunque cada vez quedan menos promociones en comercialización y con menos unidades. En Montalbán, de la firma Italinmuebles, falta por vender uno de los áticos más singulares de Madrid —los nueve pisos restantes ya se han colocado— por 13,9 millones. Se trata de un tríplex, “de 749 metros, con terraza, piscina, seis dormitorios y dos obras de arte —valoradas en 250.000 euros cada una— de Carlos Cruz-Diez, un reconocido artista venezolano”, cuenta Gonzalo López-van Dam, socio director de Promora, una de las firmas comercializadoras. El metro cuadrado cuesta 18.558 euros. Por suerte, “es negociable”. Un año antes, ese mismo piso costaba 12,5 millones de euros, así que se ha encarecido algo más del 10%. Es la subida que registró el mercado de lujo en Madrid en 2017. “Este año será algo más suave, del 7%”, apunta el director de residencial de Knight Frank, consultora que también vende otros proyectos en José Abascal, 48 (desde 3,4 a 5,8 millones) o Jorge Juan, 53 (ático de 424 metros por 4,5 millones).

Madrid es ya la segunda ciudad del mundo, por detrás de Singapur, donde más se revaloriza el residencial prime (10,3% hasta junio), según Knight Frank. Razón más que suficiente para embarcarse en el negocio. “Los inversores extranjeros, en alianza con promotores locales con elevada experiencia, están comprando inmuebles para rehabilitar integralmente”, indica en un informe Savills Aguirre Newman. Fondos internacionales y empresarios latinoamericanos y españoles, como los Capriles o Matutes, desarrollan algunos proyectos. Y una firma de súper lujo como Sotheby’s International Realty acaba de abrir oficina en Madrid, con una cartera que arranca en 600.000 euros, según Paul Kempe, propietario de la franquicia Viva Sotheby’s. Además del comprador nacional, buscan al latino: “queremos aprovechar las conexiones que nos ofrece estar en Madrid con los mercados de Sudamérica, Centroamérica, México y Caribe”.

Por muy altos que sean los precios, clientela no falta: el número de personas con una riqueza en activos netos de más de 50 millones de dólares creció un 10% en 2017, según el informe The Wealth Report 2018, de la consultora británica. Las grandes fortunas, nacionales y extranjeras, buscan con tesón casas en Madrid y Barcelona, los dos valedores del lujo español. “El sector inmobiliario de este país es un nido de oportunidades de inversión de bajo riesgo”, dice Tom Maidment, socio de la agencia Lucas Fox. Pero es la capital la que atrae más inversiones, sobre todo tras el inicio del conflicto político catalán.

París es más caro

Lo que se encuentran son precios más bajos que en otras ciudades europeas. “En París el metro cuadrado cuesta una media de 18.500 euros y en Londres sube hasta los 30.000 euros de media”, dice Zamora. Las favorables perspectivas económicas, la financiación barata, el clima, las infraestructuras, la oferta cultural y el alto grado de seguridad hacen el resto. Y algo más: la obtención de la Golden Visa (nacionalidad española por la compra de una vivienda de más de 500.000 euros).

Además, los proyectos son ahora más atractivos que los del anterior ciclo. Han ganado calidad, se recurre a la firma de arquitectos de prestigio y se ofrecen servicios hasta ahora desconocidos en el mercado español. En Canalejas, de OHL y Mark Scheinberg, fundador de Poker Stars, todas las residencias disponen de los servicios del hotel Four Seasons (desde restaurante y limpieza hasta cuidado de niños y llenado de la nevera), algo inédito en España. Además, el proyecto arquitectónico ha sido liderado por Estudio Lamela. El arquitecto Rafael de la-Hoz firma Lagasca 99, propiedad de Lar España y el fondo Pimco. De los 44 pisos vendidos por Colliers, solo quedan las últimas unidades a un precio que supera los 11.000 euros el metro. Aquí se comercializó en 2017 a un precio récord: un ático de 700 metros por más de 18.000 euros el metro cuadrado.

La confidencialidad y discreción son servicios que van incluidos en el precio, indica Luis Valdés, director de Residential & High-End en Colliers International Spain. Tanta que en algunos casos los pisos ni siquiera se anuncian, como los del edificio de la calle General Castaños, 3, de la compañía Mabel Real Estate, asociada a Abel Matutes y Rafael Nadal, en el que se han vendido nueve pisos. Se dice que los precios van de 15.000 a 20.000 euros cada metro y que uno de los compradores ha sido Amancio Ortega, dueño del imperio Inditex. Quedan los dos áticos de 400 metros cuadrados por vender. Sin embargo, estos precios podrían calentar en exceso el mercado. “Corremos el riesgo de desencadenar subidas de precio en el mercado inmobiliario en general”, apunta Larrea.

El caso de Barcelona es distinto y está muy vinculado al conflicto político que vive la ciudad. “La escalada alcista de los últimos cuatro ejercicios junto a la incertidumbre política tras el 1-O han agotado la subida en las áreas más exclusivas”, indica Jorge Campreciós, director de obra nueva de Engel & Völkers Barcelona. La promoción más cara que comercializa esta agencia es Reina Victoria,14, a precios entre 2,2 y 3,5 millones. “El segmento más dinámico es el de casas con precios entre 500.000 y 1,5 millones. Mientras, la demanda por encima de esa cantidad, la que compraban los extranjeros, se ha reducido en el último año”, indica Elizabeth Hernández, directora de Barnes en Barcelona. Lucas Fox vende varias promocines de lujo. La más alta a 10.000 euros por metro cuadrado. En Casa Burés ha vendido 18 pisos, el 75% del proyecto.

Madrid, el nuevo refugio de las inversiones inmobiliarias venezolanas por Raphael Minder – The New York Times – 30 de Julio 2018

Una manifestación en contra del presidente venezolano, Nicolás Maduro, en Madrid en mayo cuando hubo elecciones en ese país CreditMarcos del Mazo/LightRocket, vía Getty Images

Su país es una ruina económica; el hambre es generalizada. La inflación es vertiginosa y se espera se que supere un millón por ciento para finales de año. Los hospitales no tienen medicina ni equipamiento, ni siquiera guantes de látex.

Mientras millones de venezolanos libran una batalla diaria en su país por sobrevivir, otros han encontrado un buen refugio para su dinero al otro lado del Atlántico: el mercado de bienes raíces en Madrid.

Durante una caminata por el barrio de Salamanca, uno de los más opulentos de la capital española, Luis Valls-Taberner, un asesor de inversiones en bienes raíces, señaló edificios que habían sido comprados por venezolanos acaudalados en casi todas las calles.

Valls-Taberner no quería identificar a los compradores. Algunas propiedades, dijo, fueron compradas a través de compañías de inversión en Miami o en otros lugares, pero el dinero siempre venía de Venezuela.

El año pasado, los precios de alojamiento en Madrid han subido en un 17 por ciento, el incremento más notable entre las ciudades españolas, que ha aumentado el costo de la vivienda en el centro a los niveles de 2007, antes de que estallara la burbuja de la construcción.

El barrio de Salamanca, con sus tiendas de moda y sus restaurantes, está en el centro del auge, en parte, gracias a los venezolanos ricos. Muchos son opositores de Nicolás Maduro y huyeron de las crisis política y económica en su país. Pero algunos están ligados a su gobierno y quizá se preocupan por su futuro ante las sanciones internacionales y la inestabilidad social.

“Ahora me encuentro algunas veces sentado en restaurantes en Madrid al lado de personas a quienes no me sentiría cómodo de ver en Caracas”, dijo Leopoldo López Gil, padre de Leopoldo López, uno de los líderes de la oposición, en arresto domiciliario en la capital venezolana.

Tan solo en Salamanca, según los cálculos de las compañías de bienes raíces en Madrid, más de 7000 apartamentos de lujo son de venezolanos.

Si bien una parte del dinero de la inversión venezolana proviene de socios del régimen de Maduro, la mayoría pertenece a familias que obtuvieron sus riquezas hace décadas, en una economía cuyo patrimonio principal, el petróleo, se nacionalizó en los años setenta.

“Las grandes fortunas en Venezuela siempre han estado conectadas entre sí y han dependido de tener una buena relación con el Estado”, dijo Rolando Seijas, el fundador venezolano de SNB Capital, una compañía de inversión en Madrid cuyas actividades van desde servicios de seguros hasta una fábrica de componentes electrónicos en el sur de España.

A diferencia de los mexicanos y otros latinoamericanos que ahora invierten en España, agregó, ellos están allí “como supervivientes que saben que probablemente se han quemado las naves”.

De hecho, algunos venezolanos se han convertido en emprendedores exitosos en España: empezaron servicios de entrega, abrieron restaurantes y tiendas o se hicieron cargo de franquicias como Subway, la cadena  estadounidense de comida rápida.

Para huir de la crisis de Venezuela, Andoni Goicoechea abandonó sus estudios de Medicina y se mudó a Madrid, donde fundó Goiko Grill, que ahora opera 44 hamburgueserías en toda España. En junio, una empresa de capital privado controlado por LVMH, el conglomerado francés de lujo, adquirió una participación mayoritaria en el negocio y la valuó en 150 millones de euros.

“La prioridad para los venezolanos era tener una casa aquí, pero ahora se sienten cómodos en España y se están diversificando en otro tipo de negocios”, dijo Valls-Taberner.

Los empresarios venezolanos en el autoexilio mencionan que han alentado a sus compatriotas a que se les unan en España.

Antonio Ledezma, el exalcalde de Caracas, se dirige a los medios de comunicación a su llegada a Madrid. CreditPablo Blázquez Domínguez/Getty Images

“Si vamos a contratar a alguien aquí, siempre estamos buscando a personas de Venezuela”, dijo Jorge Neri, cuyo patrimonio en España incluye Cambio 16, un medio periodístico. “Aun cuando no fuéramos grandes amigos en Caracas, ahora compartimos el sentimiento de haber sufrido la misma tragedia”.

Los venezolanos no solo han estado comprando inmuebles en España, también los han estado construyendo: en 2017, la familia Cohén, dueña de una de las compañías de bienes raíces más grandes en Venezuela, abrió en las afueras de Madrid el Sambil Outlet, que se promociona como el centro comercial más grande de España.

Los Cohén están entre los venezolanos que se mudaron a España a partir del 2012, justo cuando el gobierno en Madrid se vio obligado a negociar un rescate bancario europeo. El momento les permitió adquirir los bienes españoles a precios bajos: Sambil remplazó un centro comercial que había quebrado durante la crisis financiera.

El grupo Cohén también compró este año un edificio en Salamanca que trasformará en una docena de apartamentos de lujo. Otro de los inversionistas en el centro de Madrid es Miguel Ángel Capriles, familiar de Henrique Capriles, líder político de la oposición en Venezuela.

En medio de la presión internacional contra Maduro, las autoridades españolas han incrementado sus esfuerzos para dar seguimiento a la entrada de dinero venezolano. Es una tarea difícil, según algunos abogados, debido a que los venezolanos acaudalados siempre han movido su dinero en el extranjero para compensar los controles de capital y las fluctuaciones de divisas.

“España tiene la obligación de controlar el influjo de dinero, pero los venezolanos ricos han aprendido desde hace tiempo que sus ahorros tienen que estar en una divisa fuerte, de preferencia en una cuenta en el extranjero”, dijo Juan Carlos Gutiérrez, un abogado venezolano que se mudó a Madrid en diciembre.

De hecho, la detención de más alto perfil de un venezolano en España hasta la fecha fue emitida por el gobierno de Maduro: en abril, la policía española detuvo a Claudia Patricia Díaz, una extesorera que también fue enfermera del expresidente Hugo Chávez —fallecido en 2013—, y a su esposo, que era jefe de seguridad. Los arrestos se dieron a partir una investigación de lavado de dinero que incluía la compra de un apartamento de 1,8 millones de euros en Madrid en 2015 por parte de la pareja.

Debido a la conexión histórica de España con América Latina, muchos venezolanos recurrieron a sus ancestros para obtener los pasaportes españoles. Muchos tenían familiares que huyeron del país europeo en 1939, después de que el general Francisco Franco ganara la Guerra Civil española; otros se suscribieron a los programas para obtener la ciudadanía para los descendientes de judíos sefardíes expulsados de España en 1492.

También hay muchos venezolanos que aplican a la “visa dorada”, que otorga la residencia a los extranjeros que compren un inmueble de 500.000 euros o más (unos 582.000 dólares), una medida que se instauró en 2013 para reavivar la economía, que había sido golpeada por la crisis.

“Madrid se está convirtiendo para los venezolanos en lo que Miami fue para nosotros —y sigue siendo— para los cubanos”, dijo Seijas de SNB Capital, quien también dirige una plataforma de inversión y calcula que ahora viven en España unos 280.000 venezolanos, de los cuales 120.000 han adquirido la ciudadanía española.

Tomás Páez, un profesor que estudia la migración en la Universidad Central de Venezuela, dijo que los venezolanos ahora son la comunidad extranjera que más crece en España y que han duplicado su presencia en los últimos dos años.

El abogado español Javier Cremades, presidente de Cremades, Calvo y Sotelo, dijo que su empresa en Madrid representa a unos cuarenta venezolanos que están aplicando a una visa dorada. Cremades también ha encabezado los esfuerzos españoles para apoyar a los opositores políticos de Maduro, como Antonio Ledezma, el exalcalde de Caracas que huyó a España en noviembre pasado.

Ledezma se encontraba entre los miembros de la asociación que representa a venezolanos en Madrid que en julio exhortó al nuevo gobierno socialista español a que otorgara un asilo especial a quienes huyen del régimen de Maduro.

Por otro lado, los miembros de la oposición venezolana han usado las redes sociales para seguir a los “bolichicos”, un apodo despectivo con el que llaman a los herederos de la República Bolivariana de Venezuela que comenzó Chávez, quien se convirtió en presidente en 1999.

Los activistas de la oposición han publicado videos que muestran a venezolanos bien conectados disfrutando de la buena vida en Madrid. Dicen que entre sus objetivos están los familiares de militares y de funcionarios.

“Estamos hablando de funcionarios del gobierno y de sus familiares que viven en España, pero cuyos salarios normalmente no podrían permitirles comprar un apartamento de 500.000 euros aquí”, dijo el abogado Cremades.

Crisis inmobiliaria: el declive del sector residencial por Karen Valero – La Voce d’ Italia – 12 de Marzo 2018

La crisis inmobiliaria en Venezuela es alarmante. La devaluación, la hiperinflación y el éxodo de la población son algunos de los factores que llevan a este mercado a pasar por el momento más oscuro en su historia

Alimentos, vestimenta y vivienda son las necesidades que tradicionalmente se consideran básicas para la humanidad. Es decir, el sector de la vivienda se encarga de satisfacer una necesidad fundamental y es de gran importancia para el desarrollo de un país y su sociedad.

Expertos aseguran que para que exista una economía saludable es vital que el sector inmobiliario funcione bien. Los mercados hipotecarios son importantes para la transmisión de la política monetaria, además, una vivienda adecuada puede facilitar la movilidad dentro de una economía y ayudar a los demás mercados a adaptarse a shocks adversos.

Actualmente, Venezuela atraviesa una profunda crisis económica y el sector inmobiliario no escapa de esta. En los últimos años la economía del país se ha visto empañada por un ciclo negativo que pasó de la depresión económica al colapso macroeconómico. Leer más de esta entrada

Mercado de inmuebles seguirá en caída libre por los próximos dos años por Ahiana Figueroa – El Estimulo – 20 de Noviembre 2017

Carlos-Alberto-González.jpg
La disponibilidad y oferta inmobiliaria ha aumentado en el último año y la perspectiva para los próximos dos años es que siga creciendo, según cifras de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela. La caída en la demanda de locales comerciales, oficinas y viviendas hace que la desocupación en el sector se incremente cada vez más.

La disponibilidad y oferta de viviendas en el mercado secundario, de locales comerciales y oficinas no va hoy a la par de la demanda, la cual se encuentra contraída tanto por el alza de los precios de los inmuebles en bolívares como por la baja de los precios en dólares por la disparada de la tasa en el mercado paralelo.

Carlos Alberto González, presidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela (CIV), destacó la paralización en las ventas de nuevas viviendas y en el mercado secundario, así como en la comercialización y arrendamiento de locales comerciales y de oficinas.

“En Venezuela existe cero auge financiero y el financiamiento es insuficiente. En este 2017 no hay ni una sola solicitud de promotores para construir viviendas, por la sencilla razón de que los precios controlados están muy por debajo de los costos. Mientras que el crédito para la adquisición resulta insuficiente. Ningún vendedor quiere esperar el crédito del comprador, porque la inflación se lo come”, dijo durante el foro Perspectivas Inmobiliarias 2018.

Explicó que los precios de los inmuebles están siempre asociados a los ingresos en divisas circulantes y esto es crítico en el país en estos momentos, debido a la caída de las reservas internacionales y al poco acceso a la moneda extranjera. Acota que ha sido dramática la caída de los precios referenciales en dólares.

“En 2017 la caída ha sido de un tercio. Para el segundo trimestre, los precios en el Área Metropolitana de Caracas se ubicaron en 690 dólares el metro cuadrado, cuando en el año 2014 era de 1.635 dólares el metro cuadrado”, apuntó González.

Prevé -sin embargo- que después del “bajón de los precios en dólares de las viviendas es posible un crecimiento. El mercado debe ajustarse en algún momento, pero la experiencia en otros países que han sufrido hiperinflación indica que luego de ser superada, suben los precios”.

Medido en moneda local, al cierre del segundo trimestre del año, el precio promedio de la oferta de apartamentos fue de 4,8 millones de bolívares el metro cuadrado versus los 3,6 millones de bolívares del trimestre anterior.

En cuanto a la construcción de viviendas por parte del sector público, dijo que así como comenzó 2017 el gobierno terminará el año manipulando las cifras de construcción y entrega de viviendas. A su juicio, las viviendas construidas por el gobierno son de 651.000 unidades y no de 1.800.000.

– Cierran locales comerciales –

La actividad comercial es un reflejo de la economía. Ante la recesión de Venezuela que lleva ya cuatro años, el sector privado se ha venido a menos. Esta situación se evidencia también en el cierre de comercios en todo el país.

Martín Fernández, director de TIR Inmobiliarios, indicó que debido a esta precariedad, se observa una tendencia recesiva en las transacciones de locales comerciales.

“Cuando la economía va bien, la demanda efectiva de locales comerciales aumenta y cuando tenemos una economía recesiva, se cae el mercado de locales comerciales. Hay locales comerciales que cierran, desaparecen, y sobre todo en los últimos cinco años esto ha sido más drástico”, señaló durante su presentación en el foro organizado por la CIV.

Destacó Fernández que actualmente hay una oferta de 59.000 metros cuadrados en locales comerciales y la demanda ha sido de 12.000 metros cuadrados en los últimos cinco años, y en 2017 ha pasado a los 1.100 metros cuadrados.

“El año 2018 también será malo. No vemos iniciativas de una reestructuración de políticas económicas que den una apertura al comercio”, apuntó.

– Muchas más oficinas –

Beatriz Yilo, de CBRE Venezuela, destacó que existe un importante incremento en la desocupación en el área de oficinas, debido a precios muy altos en moneda local producto de la inflación y poca disponibilidad de caja de las empresas. Resalta que a la fecha, la desocupación en esta área se sitúa en 13,3%, pero -acota- que en los próximos dos años esto podría aumentar si las condiciones económicas del país no cambian.

Para 2018 calcula que la desocupación sea de 25% y en 2019 de entre 37% y 40%. Mientras que en 2017 culminará en 25%.

“Recordó que desde el año 2003 con el control de cambio, las empresas empezaron a comprar inmuebles para proteger el excedente en bolívares que no podían cambiar. Desde 2015, las empresas han disminuido sus compras de inmuebles, esto se debe principalmente a que tienen menos bolívares en sus manos. Hay una restricción económica general”, dijo Yilo durante su ponencia.

Resaltó que durante el tercer trimestre de 2016, la desocupación llegó a colocarse en 4,67%, mientras que en el mismo período de este año cerró en 13,3%.

“La disponibilidad -por su parte- sube 27%, cada vez hay más metros cuadrados en oferta de oficinas en el área metropolitana de Caracas, especialmente en las zonas consideradas premium como La Castellana, Altamira, Los Palos Grandes y Las Mercedes”.

Indicó que de acuerdo a los proyectos que se edifican actualmente y con la disponibilidad existente de 106.000 metros cuadrados, para el año 2019 se contará con 210.000 metros cuadrados en inmuebles para oficinas.

Con relación al precio de venta del metro cuadrado en bolívares en el área de oficinas, dijo que aumentó “exponencialmente” y que desde el tercer trimestre de 2015 se agudizó esta tendencia.

“En el tercer trimestre de 2015 teníamos 5,3 millones de bolívares por metro cuadrado en Caracas y pasó a 141,7 millones por metro cuadrado, un alza extraordinaria, impresionante”.

Yilo acota que solo entre el segundo y tercer trimestre de 2017, el aumento de los precios de los alquileres en bolívares fue de 270%, al pasar de 20.347 bolívares en metros cuadrados en el tercer trimestre de 2015 a 569.268 bolívares en metros cuadrados en el mismo período de 2017.

Mientras que el valor referencial en dólares para el área de oficinas ha caído 34% desde 2016.

A pesar de las dificultades en el sector, todos los ponentes coinciden en que hay un alto potencial en el área inmobiliaria, el cual mejoraría de modificarse la política económica.

“De acuerdo con análisis económicos el sector suele recuperarse en un período de tres años, desde el momento en que se tomen las medidas para atacar los desequilibrios macroeconómicos. Incluso podría ser en menor tiempo al tenerse la confianza de que las cosas irán por buen camino”, afirmó Carlos Alberto González, presidente de la CIV.

A %d blogueros les gusta esto: