elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Medio Ambiente

Mafias, militares y guerrilla controlan extracción minera – 13 de Diciembre 2019

Así es como el régimen de Maduro golpea el medio ambiente y los derechos humanos en el Arco Minero por Daniel Gómez – ALnavío – 12 de Diciembre 2019

El problema medioambiental de Nicolás Maduro va más allá de la deforestación y de la contaminación de las aguas. También está afectando la salud y la seguridad de las personas que viven en las zonas de explotación minera. En los alrededores del Arco Minero se incrementan enfermedades como la malaria, campean terroristas y guerrilleros, y se producen muertes y masacres.

Se está destruyendo suelo y bosque en el Arco Minero / Foto: Nusa
Se está destruyendo suelo y bosque en el Arco Minero / Foto: Nusa

El Arco Minero se sitúa al oriente de Venezuela. Abarca una superficie de 11.000 kilómetros cuadrados, el 12% del territorio del país. Es una zona rica en hierro, diamantes, coltán y oro. Sobre todo, oro. También sería lugar excelente para la minería controlada de no ser porque el régimen de Nicolás Maduro la explota de forma ineficiente e ilegal.

“El gobierno usurpador está afectando a una zona que podría mitigar el cambio climático”, dijo este miércoles en una conferencia en Madrid el experto Eulogio Chacón, ecólogo, biólogo e investigador de la Universidad de los Andes de Venezuela.

En este momento Chacón está asesorando al equipo de Juan Guaidó en su última ofensiva contra Maduro: una gira internacional para enseñarle al mundo cómo el régimen está atentando contra el medio ambiente, y que eso derive en más sanciones contra funcionarios chavistas.

Como explicó el experto:

– El Arco Minero es una zona de explotación minera a cielo abierto.

– Eso provoca un proceso de deforestación.

– Se destruye el suelo.

– Un suelo que se hace más frágil de lo que ya es.

– Un suelo que es prácticamente imposible de recuperar.

“Así se reduce el impacto mitigador de los bosques en un pulmón vegetal como lo son los bosques de Guayana, que pertenecen a la región de la Amazonía, donde también se encuentra el Arco Minero”, agregó. Esta, sin embargo, es sólo una de las aristas del problema. Chacón continuó con la explicación:

– La minería a cielo abierto utiliza mercurio para separar el oro de la piedra.

– El mercurio cae en los afluentes de los ríos.

– Ese mercurio contamina las aguas.

– Y contamina además el Atlántico.

“Estamos ante un problema medioambiental a nivel global”, sentenció el experto. Pero no es sólo eso. “También se trata de un problema de salud pública en el que la gente vulnerable está siendo eliminada, afectando y difundiendo enfermedades que afectan a la población y en especial a las etnias indígenas”. El motivo:

– El mercurio favorece al aumento de las temperaturas.

– A más temperaturas, más mosquitos, más zancudos, más insectos que trasmiten enfermedades como la malaria.

– Así se va expandiendo la enfermedad.

– Hoy el 25% de las muertes en el estado Bolívar, donde se incluye parte del Arco Minero, son por malaria.

– Y el mercurio también contamina la pesca.

– Y por tanto contamina el sustento pesquero de más de 20 etnias de la Amazonía.

A Eulogio Chacón lo acompañó Américo de Grazia, diputado exiliado en Italia y recientemente nombrado delegado de Guaidó para la crisis medioambiental de Venezuela. De Grazia es otro experto en el Arco Minero. Es de la zona, del estado Bolívar, y lleva 14 denunciando los abusos del chavismo con la minería. Corruptelas que no sólo golpean al medio ambiente, sino también a los derechos humanos.

El diputado explicó que:

– Los militares colonizaron las minas.

– Lo hicieron colocando a presos que son jefes de las cárceles como operadores de las minas, los llamados pranes.

– La Fuerza Armada armó a los pranes.

– Pero ahora los militares han convenido con grupos terroristas.

– Con disidentes de las FARC, guerrilleros del ELN, de Hezbolá.

“Lo que sucede en el Arco Minero ha ido evolucionando. Ahora cuenta con una concepción ideológica, de ahí que convengan con los guerrilleros para desplazar a los pranes, quienes no respondían a ninguna ideología”, explicó De Grazia.

El diputado agregó que esta situación de conflicto entre guerrilleros y pranes “ha generado una nueva fase de masacres en el estado Bolívar y en Guayana”. La más reciente se vivió a finales de noviembre cerca de la Gran Sabana en la que, según la ONG Provea, fallecieron ocho personas en un tiroteo.

La Amazonia y Venezuela en llamas por Eddie A. Ramírez S. – RunRunes – 26 de Agosto 2019

amazonia.jpg

Ni la Amazonia, ni los otros bosques tropicales son “el pulmón del mundo”. No pueden serlo porque sus árboles producen oxígeno durante el día, por el proceso de fotosíntesis que les permite crecer, dar frutos y reproducirse, pero tanto en el día como durante la noche tienen que respirar, proceso en el cual producen dióxido de carbono. El balance puede a veces ser positivo a favor del oxígeno y otras veces negativo, pero en todo caso la diferencia no es significativa.

Desde luego que los bosques tropicales son muy importantes y no debe tolerarse su destrucción ya que, entre otros aspectos positivos, alojan muchas poblaciones aborígenes que subsisten gracias a los mismos, contribuyen a la regulación del clima, principalmente el ciclo del agua, permiten la existencia de numerosas plantas, muchas de ellas actualmente útiles a la humanidad y otras con un gran potencial cuando sean mejor estudiadas, así como de una gran diversidad de animales, todos ellos imprescindibles para la salud del ecosistema. Es fundamental su función de almacenar cantidades importantes de carbono, el cual es liberado a la atmósfera como dióxido de carbono cuando se queman o cuando son talados por el hombre y quemados para utilizar el suelo para la agricultura. Además, por la naturaleza de esos suelos, al desaparecer los árboles el paisaje se transforma en sabanas de menor diversidad biológica.

El dióxido de carbono es uno de los llamados gases que producen el efecto invernadero , responsable del calentamiento de la tierra para permitir que sea habitable. Como se sabe, los rayos del sol llegan hasta nosotros en una determinada longitud de onda, parte son devueltos a la atmósfera con una onda más larga y son atrapados por el dióxido de carbono y otros gases. En concentraciones normales de estos gases, el efecto es imprescindible para la vida, pero cuando su concentración se eleva por encima de un límite, el efecto es perjudicial ya que aumenta la temperatura a niveles indeseables, produciéndose el efecto invernadero.

El presidente Bolsonaro debe ser más cuidadoso con sus declaraciones y preocuparse más por el medio ambiente, pero realiza esfuerzos para controlar los incendios. En Venezuela sí se conoce que el régimen de Maduro es el causante de la deforestación de miles de hectáreas y solo contados ecologistas locales y del mundo lo han condenado. Al respecto hay que reconocer las valientes denuncias de nuestro diputado Américo De Grazia, entre otros. La explotación del Arco Minero la realizan 24 empresas, de venezolanos, inclusive de la Fuerza Armada, de Canadá, Italia, Estados Unidos, Suiza, Angola. Palestina, Turquía, Italia y Emiratos Árabes. No se realizaron estudios de impacto ambiental, ni la consulta a los aborígenes de la zona, tal como contempla la ley.

Nuestro país arde por los cuatro costados. Las llamas destruyeron Pdvsa, las empresas de hierro, de aluminio, de generación de electricidad y las empresas agropecuarias e industriales que fueron robadas al sector privado. Las cárceles arden por el clamor de los presos políticos torturados y hacinados. Los millones de venezolanos que tuvieron que buscar refugio en otros países arden de deseos de regresar. El Arco Minero arde por el crimen ecológico que se comete, por la contaminación, corrupción y por las bandas armadas protegidas por la Fuerza Armada. Nuestro país, como productor de energía fósil debe compensar en parte las emisiones de carbono que produce, lo cual le daría ventajas en la comercialización de su petróleo cuando aumentemos la producción. Al respecto existe al menos una propuesta a ser evaluada.

El régimen siente que las llamas lo alcanzaron debido a sus violaciones a los derechos humanos, corrupción e ineptitud. Lo positivo es que de esas cenizas brotará no el mismo Ave Fénix, sino un venezolano diferente, más consciente de sus derechos y, especialmente, de sus deberes.

Como ( había) en botica: Solidaridad con Emilio Lovera. La acusación de Héctor Rodríguez a Primero Justicia por la explosión de gas en Ocumare del Tuy es risible¡ No más prisioneros políticos, ni exiliados!

El arco miserable por Trino Márquez – Noticiero Digital – 8 de Noviembre 2018

download

A Teodoro Petkoff,

a quien mucho interesaba el tema de este artículo.

El asalto perpetrado en el estado Amazonas por guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN), en el cual murieron tres guardias nacionales, resultando heridos otros diez, revela cuán importante se ha convertido el Arco Minero del Orinoco (AMO) para los insurgentes y la desprotección en la que se encuentra ese vasto territorio, convertido en una nueva colonia por la voracidad insaciable del gobierno nacional y su total abandono del medio ambiente, tema que representa una de las principales preocupaciones de los gobiernos democráticos y de los grupos ecologistas en todo el planeta. Esta indiferencia ocurre a pesar de que en la Constitución de 1999 se le concede vital importancia al área ambiental. Con los derechos ambientales ocurre lo mismo que con los derechos humanos en general: sirven para alimentar la demagogia de Maduro.

Algunos intelectuales ocupados en tratar el asunto –entre ellos Alexander Luzardo, Santiago Arconada y Edgardo Lander  y líderes políticos –como Andrés Velásquez y Américo de Grazia- han denunciado con insistencia la forma obscena como se depreda el medio ambiente y se destruye el ecosistema con la aplicación de técnicas de extracción que violan la normas internacionales establecidas en los protocolos que deben seguirse para reducir la erosión de la naturaleza. The New York Times, entre otras publicaciones mundiales, le ha dedicado amplios reportajes a la materia. En ellos se denuncian las terribles condiciones en las que se extrae oro, diamantes y minerales de gran valor comercial. TNYT en un trabajo reciente comparó la experiencia del AMO con lo exhibido en Diamantes de sangre, la impactante película de 2006 dirigida por Edward Zwick y actuada por Leonardo de Caprio, en la cual se presenta la explotación inmisericorde a las que son sometidos los trabajadores esclavizados que extraen diamantes, los cuales posteriormente son distribuidos en Europa, Estados Unidos y otros mercados mundiales. La historia transcurre en Sierra Leona y describe la red de mafias y complicidades que se teje alrededor de este lucrativo negocio.

Algo similar sucede en el AMO. La explotación de los minerales y piedras preciosas que se encuentran allí, se lleva a cabo sin  ninguna clase de supervisión de los organismos internacionales creados para vigilar esas actividades y sin que la Asamblea Nacional, los organismos legislativos regionales –consejos legislativos y consejos municipales- y las organizaciones de la sociedad civil independientes, ONG, puedan supervisar y reportar lo que acontece en ese territorio colocado al margen de la ley. En el AMO sucede lo mismo que ocurría durante la Colonia en las minas de plata y oro en Perú y México, aunque en una escala ampliada. La naturaleza está siendo objeto de un ultraje al estilo de los saqueadores de tumbas.

Maduro designó a Ernesto Villegas responsable político del Instituto Nacional de Descolonización de Venezuela. Hace algunos años, en vida de Chávez, el gobierno alentó la destrucción de la estatua de Cristóbal Colón, en el paseo que llevaba su nombre en Caracas. El 12 de octubre dejó de llamarse el Día de la Raza o el Día de la Hispanidad para pasar a llamarse el Día de la Resistencia Indígena. Supuestamente, Colón y el  12 de octubre eran símbolos del pillaje y la colonización ominosa a los que fueron sometidos los pueblos prehispánicos.

Esa historia, totalmente distorsionada por la interpretación maniquea de la realidad, ahora se reproduce, con la diferencia de que no son los españoles rústicos de los siglos XVI y XVII quienes saquean nuestras riquezas naturales, sino mafias y compañías chinas o rusas dirigidas por gerentes desalmados, ávidos de extraer el mayor beneficio posible del medio ambiente, sin importarles el costo ocasionado por su desmedida ambición. Lo único que les interesa es el beneficio propio y suministrarle a la cúpula gobernante el oxígeno financiero suficiente para que se perpetúe en el poder. Es el extractivismo, como lo han calificado algunos expertos, actuando de forma desbocada.

En este pingüe negocio desea participar el ELN. No quiere quedar fuera de la danza de millones de dólares en juego. Su cercanía ideológica con Maduro determinan que la relación de esos facinerosos con la Guardia Nacional sea muy tramada. Este cuerpo vigila que la extracción transcurra sin la presencia incómoda de los factores que se le oponen  y denuncian. La complejidad de la trama puso en un aprieto al general Padrino López cuando tuvo que referirse a la masacre de los miembros de la GNB. No sabía cómo condenar el crimen de los guardias nacionales. Optó por llamar a los insurgentes “grupos paramilitares” colombianos, cuando todo el mundo sabía, entre ellos el gobierno neogranadino, que los invasores son guerrilleros del ELN.

A la oposición venezolana y a los organismos internacionales responsables de velar por la preservación del medio ambiente y el desarrollo sustentable, les corresponde la tarea de evitar que en el arco miserable siga depredándose la naturaleza, con el único propósito de mantener en el poder al grupo que ha arruinado al país.

A %d blogueros les gusta esto: