Las recientes medidas económicas anunciadas por Nicolás Maduro, con la finalidad de enfrentar la crisis ocasionada por la pandemia del coronavirus, podrían afectar seriamente al sector privado de Venezuela. Así lo advirtió Antonio de la Cruz, director de Inter American Trends, en una entrevista para El Nacional.

“Este es un plan hiperinflacionario y populista que va a terminar de enterrar al sector privado”, dijo De la Cruz.

Aseguró que se trata una serie de lineamientos que quieren evitar un estallido social en Venezuela. “Son medidas para evitar una implosión social. Las medidas que han venido tomando de encerramiento social afectan al sector de economía informal, que tiene que buscar qué comer si no trabaja.  En Venezuela es alto el nivel de economía informal. Lo que se busca es evitar un estallido social”, subrayó.

Inamovilidad laboral

“En cuanto a la inamovilidad laboral, una acción que ha venido tomando en los últimos años, significa que las empresas, a pesar de que hay una contracción económica, no pueden botar a los empleados”, explicó De la Cruz.

Agregó que esta acción perjudica en mayor medida al sector privado, que no puede llevar a cabo sus operaciones de manera eficiente debido a la suspensión laboral, pero debe conservar su nómina intacta.

El pasado 13 de marzo, Maduro decretó cuarentena social por 30 días para evitar la expansión del coronavirus en el país. Ordenó la suspensión laboral y escolar, con excepción de los sectores de alimentos, salud, servicios públicos, telecomunicaciones y medios de comunicación.

El Estado asume el pago de nóminas del sector privado

El líder oficialista anunció que el régimen asumirá el pago de las nóminas de las pequeñas y medianas empresas durante un período de seis meses. Dicha cancelación de los sueldos se realizará a través de la plataforma patria.

Esto quiere decir que, pese a que las empresas no están produciendo, los empleados seguirán percibiendo un sueldo mensual. Significa un grave impacto económico para el Estado, tomando en cuenta que el principal ingreso del país, el petrolero, se encuentra en crisis.

En los últimos meses la producción petrolera en Venezuela bajó a 500.000 barriles diarios y el viernes el precio del barril cerró en 19 dólares.

Suspensión del cobro de alquileres

La siguiente de las medidas económicas adoptada por el régimen es la suspensión del cobro de los alquileres de locales y viviendas.

“El que está pagando una hipoteca tendrá la posibilidad de dejar de pagar las cuotas al banco, pero el banco deberá de asumir cómo modificar y adaptar la deuda. Lo mismo con los dueños de locales, el inquilino no pagará y el dueño dejará de percibir una renta de la que depende mensualmente”, indicó el director de Inter American Trends.

CLAP para 7 millones de personas

“Asegurar que se distribuirá el CLAP a 7 millones de personas es complicado porque no se tiene cómo costear este gasto. ¿Con qué fondos se va a asegurar esta medida populista, que ahora parece necesaria?, se preguntó De la Cruz.

El régimen afirmó que durante los siguientes meses se tomarán medidas para que las cajas de alimentos lleguen a 7 millones de personas. De esta forma pretenden garantizar el alimento en las zonas de la población más vulnerables.

Asignación de nuevos bonos

Alrededor de 6 millones de trabajadores informales y empleados del sector privado se beneficiarán de nuevos bonos que les otorgará el Estado.

“Esto refuerza el control social sobre la población. Va a emitir un pago adicional, generando que se aumente la impresión de dinero inorgánico. Esto provoca un déficit fiscal, aumentando la inflación en Venezuela y a su vez un incremento en el precio del  dólar.

“Suspender el pago de intereses a los créditos afecta también a la banca y a la banca del Estado. Al suspender estos pagos no tiene como reponer los montos necesarios para seguir haciendo las transacciones de otros créditos”, indicó De la Cruz.

Flexibilizar la adquisición de créditos

El director de Inter American Trends considera que estimular a los comerciantes para que soliciten créditos, cuando la banca dejó de percibir intereses por esa deuda, es una medida que no cree posible.

Explicó que la banca usa el dinero de los intereses para otorgar nuevos créditos, pero al no contar con este dinero es imposible costear nuevos préstamos.

“Vuelve a salir de la banca del Estado a prestar un dinero que no se sabe cómo lo van a pagar, en un momento en el que no hay actividad por el aislamiento de las personas. Yo voy y pido un préstamo y me lo dan, pero para hacer qué si no tengo empleados ni los medios con los que trabajar”, precisó.

Prohíbe el corte de los servicios de telecomunicaciones

Maduro prohibió el corte de los servicios de telefonía, televisión e Internet durante los siguientes seis meses para garantizar que el pueblo esté informado durante el tiempo que dure la pandemia.

“Cuando dicen que se prohíbe el corte de los servicios de telecomunicaciones se le está diciendo a la gente que no tiene que pagar estos servicios por seis meses. Esto afecta porque después de los seis meses quién afrontara estos gastos, si lo asume el Estado ¿de dónde van sacar ese dinero?”, se preguntó.

El régimen no tiene cómo afrontar estas medidas económicas

Henkel García, economista y director de Econométrica, duda de la capacidad del gobierno para financiar dichas medidas económicas.

“Es imposible que la carga de este paro sea asumida por el sector privado”, dijo a AFP.

De la Cruz destacó que las medidas provocarán una nueva caída en el producto interno bruto que puede llegar a 17%.

“En resumen lo que podemos ver es un Estado que está en toque de queda con medidas populistas, con un impacto en términos de caída del Producto Interno Bruto que en los mejores números es de 9%, pero en mi opinión puede llegar a 17%. Es decir, que tendremos una contracción otra vez por un quinto año. Todo el dinero que se emita es inorgánico porque no hay cómo reponerlo, sobre todo porque nuestra producción petrolera está cayendo y no está previsto que se recupere en los próximos meses”, puntualizó.