elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Mediacion

El nuevo gurú de Maduro también “enseñó a meditar” a las Farc en Cuba – Maduradas – 10 de Julio 2019

En 2015, Ravi Shankar se reunió con el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y posteriormente viajó a Cuba para mantener un encuentro de tres días con comandantes de la guerrilla de las Farc, a los que urgió entonces a seguir “el principio gandhiano de la ‘No violencia‘”.

“Inicialmente los líderes guerrilleros estaban un poco reticentes a reunirse conmigo, pero después de meditar a mi lado varios días entendieron mi punto de vista”, afirmó el llamado gurú en una rueda de prensa organizada por la Macrorrueda para la Reconciliación en Cali.

Shankar también relató que al menos quince personas, todas integrantes de la delegación de las Farc en Cuba participaron en las jornadas de meditación y señaló al jefe negociador, alias “Iván Márquez” como el guerrillero que más se involucró en las sesiones de relajación espiritual.

Asimismo, el Ravi Shankar sugirió que poco después de iniciar esta “terapia” con los líderes guerrilleros, las FARC declararon el alto al fuego.

El representante de “El arte de vivir” detalló que las sesiones de meditación tenían una duración de dos o tres horas y se prolongaron durante varios meses.

Zapatero tira la toalla como mediador entre el Gobierno de Maduro y la oposición por Marcos García Rey – El Confidencial – 29 de Junio 2019

Las negociaciones por el futuro de Venezuela han pasado a una fase ejecutiva. Diversas mesas de diálogo del pasado —entre ellas, la liderada por el presidente Zapatero— han fracasado

Foto: José Luis Rodríguez Zapatero se reunió con Nicolás Maduro en Caracas en mayo de 2018. (EFE)
José Luis Rodríguez Zapatero se reunió con Nicolás Maduro en Caracas en mayo de 2018. (EFE)

José Luis Rodríguez Zapatero ya no media entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición de Venezuela. Sus más de 150 pernoctas en suelo venezolano en los últimos tres años no han dado frutos tangibles.

Allá por la primavera de 2016, el político socialista se las prometía muy felices cuando comenzó su labor de mediación como jefe de un equipo de negociadores internacionales. Él mismo lideró la Mesa de Diálogo de la República Dominicana desde marzo de 2016 hasta febrero de 2018, donde estuvo acompañado de los expresidentes de este país caribeño, Leonel Fernández, y del de Panamá, Martín Torrijo. Además, participaron en las reuniones de Santo Domingo diversos ministros de Exteriores americanos, entre ellos, los de México, Chile o Paraguay.

Zapatero siempre fue el coordinador jefe de ese proceso legitimado por el propio Maduro. En noviembre de 2017, el presidente venezolano le dio el plácet público mediante un tuit.

Video insertado

Nicolás Maduro

@NicolasMaduro

Con la visita del ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero, ratifico el compromiso del Gobierno Bolivariano con el diálogo para conseguir la paz que quiere el pueblo venezolano

Pero las negociaciones habidas en República Dominicana descarrilaron en febrero de 2018. Por aquel entonces, Zapatero propuso un documento de entente cordial para que ratificaran las partes. El denominado Acuerdo de Convivencia Democrático por Venezuela incluía, entre otras medidas, un cronograma para la celebración de unas elecciones legislativas, la apuesta por el respeto del Estado de Derecho, un plan para mejorar la situación económica y la creación de una comisión de la verdad para reparar a las víctimas de abusos por parte de las instituciones. El Ejecutivo de Maduro lo firmó, pero no hizo lo propio la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), es decir, la coalición de partidos que representaba a la oposición en las negociaciones.

Yo creo que ya el tiempo de Zapatero pasó. Zapatero se quemó como mediador

La oposición declinó ser signataria de un acuerdo que establecía unas elecciones para el 22 de abril siguiente. Estimó que no había tiempo para que las instituciones, en especial la Comisión Nacional Electoral,se reformasen para garantizar un proceso limpio y democrático. Un negociador venezolano aclara a El Confidencial que “se necesitan un mínimo de dos años para reparar unas instituciones que Maduro ha arruinado completamente”.

“De manera inesperada para mí, el documento no fue suscrito por la representación de la oposición”, escribió Zapatero en una carta remitida a los representantes de la MUD el 7 de febrero de 2018. Dos semanas más tarde, el jefe opositor de las negociaciones, explicaría en rueda de prensa que el expresidente socialista había ejercido presiones y amenazas sobre los representantes no gubernamentales. “Yo creo que ya el tiempo de Zapatero pasó. Zapatero se quemó como mediador“, sostuvo Borges ante los medios.

Zapatero no se mostró muy risueño tras el fracaso de la Mesa de Diálogo de República Dominicana. (EFE)
Zapatero no se mostró muy risueño tras el fracaso de la Mesa de Diálogo de República Dominicana. (EFE)

Pero Zapatero no tiró la toalla en ese mes de febrero de 2018, cuando fracasó la Mesa de Diálogo de República Dominicana. Hasta que Juan Guaidó no se proclamó presidente encargado de Venezuela en enero pasado e incluso más adelante, el político español persistió en su empeño de mediar entre el Ejecutivo de Maduro y la oposición. Sus esfuerzos sinceros resultaron vanos porque su papel estaba deslegitimado por una de las partes.

La semana pasada, Zapatero estaba alojado en el Hotel JW Marriott de Santo Domingo. Entre reunión y reunión con enviados de diversos países, cuidaba su forma física en el gimnasio del hotel. Compartir mesa de negociaciones con representantes del régimen de Maduro y con una oposición tan tornadiza, fragmentada e interesada debe conducir a un desgaste físico y mental mayúsculo. “Hasta cierto punto, puedo entender el fracaso de Zapatero, resulta muy difícil trabajar con la oposición venezolana porque está desunida, cada cual va a sus intereses y, además, muchos de ellos han sido financiados por el propio Gobierno de Maduro“, recalcó a El Confidencial un ex alto mando chavista que hoy tiende puentes entre la Casa Blanca y Caracas.

Fuentes del entorno más próximo a Zapatero apuntan a este diario que sus tareas de mediación entre el Gobierno venezolano y la oposición han finalizado. De acuerdo con lo expresado por esos mismos informantes, la presencia de político socialista en la capital dominicana se debía a su pasada implicación como mediador y su conocimiento privilegiado de la naturaleza del conflicto. Estas circunstancias motivan que le pidan consejo ciertos políticos venezolanos, funcionarios de organizaciones internacionales y responsables de terceros países. La discreción reina en los términos de sus conversaciones con otros interlocutores.

En realidad, como apuntan esas mismas fuentes del círculo más próximo al político leonés, su papel de punta de lanza en las negociaciones concluyó toda vez que Juan Guaidó se juramentó como presidente interino, ya que ese hecho abrió un periodo de mayor conflictividad y complejidad política interna en Venezuela, donde conviven dos presidencias y dos legitimidades, complicándose aún más la resolución del conflicto.

En Murcia, en mayo, Zapatero pidió un acuerdo para Venezuela y criticó el 'modus operandi' de Trump. (EFE)
En Murcia, en mayo, Zapatero pidió un acuerdo para Venezuela y criticó el ‘modus operandi’ de Trump. (EFE)

Negociaciones desconectadas

Ahora, José Luis Rodríguez Zapatero conoce de primera mano y sigue con interés la mediación que lleva a cabo el Gobierno de Noruega desde mayo pasado. El Ejecutivo noruego ha sido capaz de volver a sentar en una misma mesa a representantes de Maduro y a una parte importante de la oposición en lugares como Oslo, República Dominicana, Isla de Margarita y Barbados

Prebostes del chavismo están negociando directamente con enviados de la Casa Blanca para constituir una junta de gobierno sin Maduro

Finiquitada la Mesa de Diálogo que comandó Zapatero, este desea que la vía de mediación guiada por Noruega avance y concluya con resultados positivos, según refiere una persona del entorno del político socialista.

Pero esa vía noruega “es una pantomima”, según relatan a este medio negociadores que lidian en otras mediaciones paralelas.

El Gobierno de Maduro está fraccionado en clanes de poder. Las reuniones propiciadas por los noruegos no conducen a ningún lugar, según cuentan a este diario fuentes de esas negociaciones y de Inteligencia. “Cilia Flores [esposa de Maduro] recela de Jorge Rodríguez [ministro de Comunicación e Información] y dice en la intimidad que esos representantes que acuden a Oslo, a isla Margarita y próximamente a Barbados están traicionando a su marido”, comenta un negociador venezolano. Flores, parlamentaria de la Asamblea Nacional Constituyente, se define en su cuenta de Twitter como “Primera Combatiente de la República Bolivariana de Venezuela” y como “hija de Chávez“.

MARCOS GARCÍA REY

La realidad, como contó El Confidencial esta semana, es que la diplomacia secreta con mayor peso ejecutivo y con más posibilidades de éxito camina por otro lado. Prebostes del chavismo están negociando directamente con enviados de la Casa Blanca para constituir una junta de gobierno que garantice una transición sin sangre donde los militares con mando tendrían un protagonismo especial. Nicolás Maduro tendrá que abandonar el país para que eso ocurra, según el plan de los negociadores. Las conversaciones se llevan a cabo principalmente en Santo Domingo, Bogotá y Washington.

El pasado mes de mayo, en Murcia, Zapatero declaró a los medios que “la política de Trump es un auténtico desastre para Venezuela, una catástrofe sin más”. Añadió que le parecían “muy preocupantes” algunas de las cosas que la Administración de Estados Unidos “ha intentado hacer desde hace algunos meses y desde que el presidente Trump puso Venezuela en el objetivo”.

Zapatero, quien dijo el pasado 25 de junio en una entrevista con RAC1estar a favor de que se estudiaran los indultos a los posibles condenados en el juicio del ‘procés’, no se rinde en su buena voluntad de ayudar a “un país amigo, hermano”, según sus propias palabras.

Noruega en el banquillo de los acusados por Hana Fischer – PanamPost – 21 de Junio 2019

Noruega pretende para Venezuela posiciones y medidas que bajo ningún concepto aceptaría para sí misma

¿Aceptaría Noruega, por ejemplo, desconocer el resultado de un plebiscito? (Foto: Flickr)

Noruega vuelve a inmiscuirse en los asuntos latinoamericanos, ahora, con Venezuela. La noticia se supo a través de NRK, la estatal radiotelevisión noruegaEste medio informó que con la mediación del Ministerio de Asuntos Exteriores noruego, las conversaciones se habían iniciado en Cuba y luego se trasladaron a Oslo.

Desde la visión europea -manifestada por Antía Castedo, periodista de la BBC Mundo- «si alguien puede manejarse bien en un contexto como este, con dos partes enfrentadas y un clima político enrarecido, son los diplomáticos noruegos».

Según Castedo, los diplomáticos noruegos son idóneos para intervenir debido a su actuación durante el proceso de paz en Colombia. Expresa que «esto lo sabe bien el gobierno venezolano, ya que tanto Venezuela como Noruega participaron en el proceso de paz entre el Estado colombiano y la guerrilla de las FARC, el primero como ‘acompañante’ y el segundo como ‘garante’. Y este es un aspecto clave».

Una postura semejante tiene Lev Marsteintredet, profesor de Política Comparada de la noruega Universidad de Bergen. A su entender, «lo que ayuda a Noruega es la experiencia reciente con Colombia, las relaciones de sus negociadores y facilitadores, que se acercaron a las autoridades cubanas, pero también a los representantes venezolanos» lo que ha derivado en que haya «un cierto nivel de confianza entre los gobiernos de Venezuela y Noruega».

Es llamativo que los europeos estén tan satisfechos con el accionar de los diplomáticos noruegos, lo que contrasta con la opinión que tienen sobre ellos los colombianos y venezolanos. Recordemos que los colombianos le dijeron «no» a los acuerdos de paz en un plebiscito pero los noruegos obviaron el sentir ciudadano y le otorgaron el Nobel a su promotor, el expresidente Juan Manuel Santos.

Al actuar así los noruegos mostraron soberbia. Enviaron el mensaje de que ellos saben mejor que los propios afectados qué es lo que más les conviene. Asimismo, que creen que para los «latinoamericanos» («el buen salvaje») están bien ciertas cosas que jamás aceptarían para sí mismos. Por ejemplo, desconocer un pronunciamiento popular manifestado en un plebiscito o bastardear a la democracia al «regalar» bancas parlamentarias desligándolas del voto popular,  e incluso en contra de él.

Los noruegos, ¿son incapaces de realizar una autocrítica tras los resultados obtenidos en Colombia tras la firma de la «paz»? ¿No les llama la atención que los dictadores –venezolanos y cubanos– estén fascinados con su actuación y les piden «que vuelvan» mientras que los venezolanos de a pie les exhortan a mantenerse alejados? ¿No son conscientes de que han sido «garantes» de una tremenda burla, donde las víctimas han quedado sin justicia y los victimarios premiados? ¿Qué han incentivado a los violentos porque «el delito paga»?

Dado que el 20 de junio fue el Día Mundial de los Refugiados, analizaremos la actuación de Noruega con respecto a Colombia y Venezuela, y expondremos las consecuencias que ha acarreado.

Lo primero que cabe señalar, es que la mediación noruega no ha aminorado el sufrimiento de los venezolanos. Según el reciente informe de Tendencias Globales: Desplazamiento forzado en 2018 de Acnur – la agencia de la ONU para los refugiados- los venezolanos encabezan la lista mundial de nuevas peticiones de asilo. Según sus estimaciones, unas 5 000 personas se ven forzadas a abandonar su país diariamente. Las 341 800 venezolanos que en 2018 pidieron protección internacional superaron ampliamente al número de afganos y sirios, los siguientes en esa clasificación.

¿Y qué está pasando en Colombia tras el acuerdo de paz?

La Unidad para la Atención y Reparación Integral para las Víctimas (UARIV) de Colombia advierte que hasta setiembre de 2018 había más de ocho millones de personas desplazadas. Es el país con más desplazados internos en el mundo.

En el informe de 2019 -elaborado conjuntamente por el Equipo Humanitario de País y la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA)- se expresa que luego de «cuatro años de Diálogos de Paz entre el Gobierno y las FARC-EP se dio la firma de un Acuerdo, el cual debía también representar el alivio humanitario en muchas regiones golpeadas». Sin embargo, no fue así. «El deterioro de la situación humanitaria interna en Colombia, se refleja en más de 5.1 millones de personas con necesidades», señala el informe.

Dicho documento expresa que entre 2012 y 2016 –cuando se produjo el cese bilateral del fuego acordado entre el gobierno colombiano y las FARC-EP– pareció que se había aliviado la situación humanitaria en las zonas donde operaban los guerrilleros. Por lo menos, así lo indicaban los registros oficiales. Pero descubrieron que esos documentos no son del todo fidedignos. Hubo un rezago en la información de más o menos dos años. La consecuencia fue un sub registro de entre 65 % y 75 % en los reportes de cada año.

Pero de lo que no cabe duda, es que después de la firma de dichos acuerdos (noviembre de 2016), se ha deteriorado notoriamente la situación humanitaria en gran parte de Colombia. En la actualidad, «las tendencias y recurrencia en las emergencias humanitarias como desplazamientos masivos y confinamientos, al igual que otros indicadores humanitarios, igualan niveles de años en los que se llevaban a cabo los Diálogos de Paz».

En 2018, recrudeció la violencia armada. «La persistencia de acciones armadas y ataques contra civiles sigue dejando víctimas, violaciones a los derechos humanos, infracciones al DIH (Derecho Internacional Humanitario) […] Comunidades étnicas y campesinas que habitan zonas rurales de difícil acceso geográfico y habitantes de zonas urbanas con presencia de actores armados, son quienes concentran las afectaciones humanitarias y riesgos de protección, la continuidad y aumento de hechos victimizantes es el resultado de las nuevas dinámicas de la violencia y el conflicto […] el incremento de prácticas como masacres y tortura vuelven a ser parte del contexto actual».

En los últimos tres años, la violencia contra diferentes perfiles de civiles ha aumentado, registrándose más de 4 400 ataques.

Esa situación ha provocado desplazamientos masivos, confinamientos, restricciones de acceso humanitario, heridos y muertos en acciones armadas, amenazas, agresiones y homicidios contra líderes sociales, comunitarios y defensores de los derechos humanos. En los lugares donde hay minería ilegal y plantaciones ilícitas, hay explotación y abuso sexual y reclutamiento forzado de mujeres, niños y adolescentes.

El documento subraya que «desde la firma del acuerdo de paz, se han desplazado más de 57 800 personas en eventos masivos según el seguimiento que realiza OCHA con apoyo de UMAIC. Preocupa que, entre enero y octubre de 2018 se desplazaron más de 30 000 personas, representando un 66 por ciento más del total registrado en 2017 y superando las cifras anuales de los últimos cinco años. Los enfrentamientos entre los diferentes grupos armados (68 %) en el país son la principal causa de estos hechos, destacándose las disputas entre el ELN y EPL (32 %) en Norte de Santander (frontera con Venezuela), con más de 12 600 personas desplazadas en eventos masivos; acciones unilaterales de grupos armados existentes, nuevos grupos y otros desconocidos (algunos con vínculo criminal) como parte de la nueva dinámica de la violencia, también impactan los departamentos de Nariño, Antioquia y Chocó (más de 16 000 personas)».

Por lo expuesto, se ve claramente que la fama de los diplomáticos noruegos no se condice con los resultados que realmente obtienen. Ellos seguirán ufanándose de sus «logros» y posicionándose a nivel mundial como los grandes «diplomáticos», mientras que colombianos y venezolanos sufrirán las consecuencias de arreglos tan infames.

Comunicado Presidencia (E) de Venezuela – 29 de Mayo 2019

Cómo Noruega se convirtió en un país clave en la resolución de conflictos por Antía Castedo – BBC News – 28 de Mayo 2019

Mujeres noruegasNoruega tiene tradición de país mediador y facilitador en resolución de conflictos.

Noruega pone a prueba de nuevo su capacidad para mediar en conflictos.

Representantes del gobierno y de la oposición de Venezuela están esta semana en el país nórdico para abrir un diálogo y buscar una salida a la grave crisis que vive el que fuera uno de los países más ricos de Sudamérica.

La radiotelevisión noruega NRK aseguró que las conversaciones se iniciaron en Cuba y luego se trasladaron a la capital, Oslo, con la mediación del Ministerio de Asuntos Exteriores de este país.

Tanto el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, como su rival, Juan Guaidó, considerado como presidente legítimo por más de 50 países, confirmaron el inicio de conversaciones y enviaron a sus delegados.

El anuncio se recibió con escepticismo en Venezuela, donde la población vive inmersa en una prolongada crisis económica y política, tras el duelo para sacar del poder a Maduro lanzado por Guaidó.

La tarea de acercar a ambas partes parece muy compleja tras años de tensiones.

Pero si alguien puede manejarse bien en un contexto como este, con dos partes enfrentadas y un clima político enrarecido, son los diplomáticos noruegos.

El antecedente de Colombia

Y esto lo sabe bien el gobierno venezolano, ya que tanto Venezuela como Noruega participaron en el proceso de paz entre el Estado colombiano y la guerrilla de las FARC, el primero como “acompañante” y el segundo como “garante”.

Y este es un aspecto clave.

Dag Nylander en La Havana.Dag Nylander pasó más de cuatro años como observador en las negociaciones de paz en Colombia.

“Lo que ayuda a Noruega es la experiencia reciente con Colombia, las relaciones de sus negociadores y facilitadores, que se acercaron a las autoridades cubanas, pero también a los representantes venezolanos”, le dice a BBC Mundo Lev Marsteintredet, profesor de Política Comparada de la Universidad de Bergen y experto en América Latina.

“Hay un cierto nivel de confianza entre los gobiernos de Venezuela y Noruega”, asegura.

La unidad encargada de las mediaciones internacionales dentro del Ministerio de Asuntos Exteriores es la unidad de Paz y Reconciliación, dirigida por el diplomático Dag Halvor Nylander.

Nylander ya jugó un papel importante en el proceso de paz de Colombia, presente en todos los momentos clave en unas conversaciones que, según él mismo le confesó a la BBC, le ocupaban “las 24 horas del día, los 7 días de la semana”.

BBC Mundo contactó con él para este reportaje, pero no aceptó participar, así como tampoco el Ministerio de Asuntos Exteriores, que no contestó al requerimiento.

Los diplomáticos noruegos son conocidos por su discreción, que les permite crear la confianza necesaria cuando las conversaciones están solo en fase de exploración.

Diálogos para la pazDiplomáticos noruegos participaron como “garantes” en el proceso de paz en Colombia entre el gobierno y las FARC.

Por ello, Marsteintredet cree que la filtración de los contactos con el gobierno y la oposición de Venezuela fue una sorpresa para los noruegos, que seguramente hubieran preferido mantenerlos en secreto.

“Son muy reacios a hablar, porque gran parte de la estrategia noruega es ser muy discretos y enfatizar que ellos son facilitadores del contacto, y no parte”, asegura a BBC Mundo Benedicte Bull, profesora de Ciencia Política en el Centro para el Desarrollo y el Medioambiente de la Universidad de Oslo.

Sri Lanka

“Esto lo aprendieron en procesos como el de Sri Lanka, que no fue muy bien, y durante el cual un ministro noruego fue muy prominente”, explica Bull.

Bajo invitación de las autoridades de Sri Lanka y los Tigres de Liberación del Eelam Tamil, Noruega participó como “facilitador neutral” de las negociaciones entre las partes en conflicto en este país entre 1999 y 2006.

Fue en la década de los 90 del siglo pasado cuando Noruega asumió con más fuerza el papel de mediador internacional por el que se le conoce hoy en día.

En especial, tras su participación en los Acuerdos de Oslo de 1993 entre Israel y la Organización por la Liberación de Palestina.

OsloIsrael y la Organización por la Liberación de Palestina firmaron los Acuerdos de Oslo en 1993.

Este acuerdo de paz fue en su momento considerado un éxito, aunque con la perspectiva actual ha sido incapaz de solucionar el conflicto entre israelíes y palestinos y es criticado ferozmente por todas las partes.

Más positivo se considera su papel mediador a la hora de poner fin a las guerras civiles de Malí y Guatemala, donde colaboró dentro del Grupo de países amigos por Guatemala.

El país nórdico se beneficia de unas relaciones bilaterales muy cercanas con Estados Unidos, al tiempo que es respetado en círculos de izquierda por su tradición de políticas socialdemócratas.

Y al contrario que Suiza, el otro país “pacificador” de Europa, Noruega es parte de la Organización del Acuerdo del Atlántico Norte (OTAN).

Cautela

En el caso de Venezuela, el país, a diferencia de otros países europeos, ha sido “muy cauteloso a la hora de criticar al gobierno de Maduro, para no cerrar su rol potencial como facilitador”, asegura Marsteintredet.

Aunque la participación de Noruega en estos procesos ha ido cambiando a lo largo de los años, pasando de verse a sí mismo “como un negociador” a situarse más bien como “facilitador”, dice el experto, “dando un paso atrás y dejando que las partes hablen”.

Ine Eriksen SoreideEriksen Soreide, ministra de Exteriores de Noruega.

Al igual que en el caso de Guatemala, Bull cree que con las conversaciones sobre Venezuela es “completamente necesario que haya otros actores abordo”, como el Grupo de Lima, que reúne a más de una decena de países de América Latina y está posicionado a favor de Guiadó, y el Grupo Internacional de Contacto para Venezuela creado en enero por la Unión Europea y del que también forman parte Costa Rica, Uruguay, Ecuador y Bolivia.

En una fase preliminar como la actual, el resto de actores “están probablemente informados pero contentos de mantenerse fuera del radar”.

El reto para los diplomáticos de este pequeño país de poco más de cinco millones de habitantes es enorme.

¿Por qué media Noruega?

Y la pregunta es: ¿qué gana Noruega metiéndose en semejante enredo?

Para Mariano Aguirre, exdirector del Centro Noruego de Resolución de Conflictos, esta política -que cuenta con el consenso de los grandes partidos- es la fórmula noruega para garantizar su seguridad.

Lo hace “a través de la promoción de la paz, el desarrollo y los derechos humanos, pero formando parte de la OTAN y asociados a Europa” (no son miembro de la UE, pero sí un socio cercano), explica Aguirre.

En la misma idea abunda Bull.

“No hay ganancias inmediatas para nadie. Esto es parte de la política exterior noruega desde los 90. Somos un país vulnerable, con una economía muy abierta, muy dependiente del comercio y de la paz mundial”, asegura.

“Cosas que pasan muy lejos nos afectan”.

La neutralidad noruega y la mediación venezolana por Antulio Rosales y Benedicte Bull – ProDaVinci – 22 de Mayo 2019

download.jpg

Royal Norwegian Department of Foreign Affairs building in Oslo, Norway. Fotografía de J. P. Fagerback

El anuncio la semana pasada de que en efecto enviados de alto nivel tanto de Nicolás Maduro como de Juan Guaidó habían participado en conversaciones iniciales, en fase exploratoria, con representantes del Ministerio de Relaciones Exteriores de Noruega, generó reacciones diversas. Por un lado, la historia de intentos de diálogo fracasados y la hiperbólica reacción de Maduro al recibir a sus enviados, genera un compresible escepticismo. Algunos analistas críticos a una negociación, los cuales prefieren mantener la estrategia de presión y quiebre frente al régimen de Maduro, han pintado a Noruega como un actor tímido y potencialmente favorable a la izquierda global. Por otro lado, algunas perspectivas más sobrias enfatizan la neutralidad del mediador.

La neutralidad histórica de Noruega no puede confundirse con una posición tenue de su gobierno frente a asuntos regionales y globales. En términos de seguridad, Noruega es un aliado fundamental y de histórico peso en la OTAN. Noruega tiene una de las dos fronteras territoriales entre esta alianza militar y Rusia. La cercanía es tal que su antiguo Primer Ministro, Jens Stoltenberg, del partido laborista, es el actual Secretario General de la organización.

Más allá de esto, Noruega ha apalancado lo que en la teoría social nórdicase ha denominado “geopolítica de los débiles”, centrándose en la promoción de valores humanitarios, la mediación y el firme apoyo a la multilateralidad. Esta línea de política exterior es conocida en Noruega como la política de compromiso (engasjementspolitikken), especialmente alrededor de temas de derechos humanos, equidad de género, protección medioambiental y cambio climático.

Siendo un país pequeño, con una posición estratégica importante para grandes potencias, en la época de la posguerra, Noruega se dedicó a cultivar la autonomía y neutralidad frente a los diferendos globales, promotora de valores humanitarios, pero siempre aliada a Estados Unidos y pieza clave en la seguridad del Atlántico Norte.

El interés de cultivar la autonomía ha llevado a Noruega a ser un actor clave en procesos de negociación y mediación internacional. En términos de política exterior, estos valores cuentan con un consenso multipartidista en Noruega, permitiéndole ganar espacios de influencia y prestigio en la promoción de soluciones pacíficas a conflictos internacionales.

Ahora bien, esta historia se vive en un contexto específico. El actual gobierno de la Primera Ministra Erna Solberg está encabezado por el partido conservador (høyre, literalmente “derecha”) y lo acompañan el partido de derecha nacionalista Partido del Progreso (fremskittspariet), la democracia cristiana noruega (Kristelig Folkeparti) y el partido liberal venstre. Pese a lo que han comentado analistas escépticos a una salida negociada desde Oslo, de ninguna manera se podría considerar esta coalición como un gobierno filomarxista con sensibilidades favorables al Foro de Sao Paulo.

El tema venezolano, aunque ha recibido atención en los medios locales, no representa un asunto de interés para la política local. Ninguna coalición en Noruega ganaría elecciones o haría campañas electorales sobre la base de lo que ocurra en Venezuela. Por su parte, la política petrolera noruega está actualmente enfocada en debates relacionados al cambio del patrón de extracción e inversiones del Fondo Petrolero para mitigar sus efectos en el calentamiento global. La fluctuación de la producción venezolana o las posibles inversiones de la compañía petrolera noruega en Venezuela no determinan los objetivos de la política exterior del parlamento.

El equipo del Ministerio de Relaciones Exteriores que lleva adelante los mecanismos de negociación para la paz es un equipo primordialmente técnico, con cierta autonomía del gobierno. Su Director General, Dag Nylander, es un diplomático de carrera encargado de llevar adelante la mediación noruega en el proceso de paz en La Habana entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). La experiencia reciente de La Habana no implica que ésta será una plantilla para un proceso como el venezolano, pero las relaciones establecidas a lo largo de años con los distintos actores pueden aportar confianza entre las partes. En este caso, los intentos recientes de Canadá de establecer puentes con Cuba para incluir al gobierno de Miguel Díaz-Canel en la solución del caso venezolano es una señal importante que puede sumar fortalezas a una negociación encabezada, en parte, por Noruega.

Como sabemos, las gestiones noruegas en la disputa venezolana están apenas en una fase exploratoria. Es difícil saber si estas negociaciones finalmente culminarán con un acuerdo y hay muchas razones para tener reservas. Más allá de las especulaciones, es importante reconocer la historia del país no solo con respecto a procesos de paz, sino a asuntos geopolíticos más amplios. En ese caso, las sentencias hiperbólicas de ambos extremos tienen poco sentido. Noruega es un país con elevados estándares de vida y mantiene un sólido consenso alrededor del Estado de Bienestar, pero en política internacional está generalmente aliada a los valores tradicionales de las potencias occidentales y de Estados Unidos en particular. Sus labores de mediación no lo hacen un país con neutralidad obcecada. Noruega ha aportado tropas en la lucha contra ISIS en Irak y el país formó parte de la intervención aérea a Libia. Difícilmente Noruega se aventuraría a encabezar un proceso de negociación como el caso venezolano sin el visto bueno del Departamento de Estado norteamericano.

Dicho esto, los cuadros técnicos de su Ministerio de Relaciones Exteriores están entrenados para encontrar puntos de encuentro y fórmulas de negociación donde el objetivo es lograr garantías para ambas partes y llegar a un acuerdo. Una negociación exitosa implicaría que los sectores más radicales de ambos bandos deberán tragar grueso y admitir que sus más preciados deseos no se cumplirán. En una negociación real, la idea de que la oposición “solo negociará los términos de la salida” es tan iluso como que Nicolás Maduro podrá fácilmente continuar eludiendo la alternancia como valor central de la democracia y acosando las instituciones legítimas del país.

En última instancia, los esfuerzos que pueda llevar adelante el equipo de reconciliación y paz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Noruega pueden ser importantes para encontrar una salida negociada, electoral y pacífica en Venezuela. Pero el éxito de esta u otras iniciativas dependerá de los actores nacionales. Entre otras cosas, los actores locales deberán desistir de la idea de que pueden eliminar al adversario y deberán amalgamar sus fuerzas internas y neutralizar los factores saboteadores que ganan –o creen que ganan– con la profundización de la confrontación.

***

Antulio Rosales (@RosalesAntulio) es investigador del Centro de Estudios del Desarrollo y Medioambiente de la Universidad de Oslo en Noruega y Benedicte Bull (@BenedicteBull) es profesora de ciencias políticas y directora de la Oslo Academy of Global Governance, también basada en el Centro de Estudios del Desarrollo y Medioambiente de la Universidad de Oslo.

Departamento de Estado de EEUU advierte a Noruega – Comunicado – 25 de Mayo 2019

download

Los Estados Unidos apoyan el deseo del pueblo venezolano de recuperar su democracia y poner fin al régimen ilegítimo de Maduro. Los esfuerzos anteriores para negociar el fin del régimen y las elecciones libres han fracasado porque el régimen los ha utilizado para dividir a la oposición y ganar tiempo.

Las elecciones libres no pueden ser supervisadas por un tirano. Como hemos dicho en repetidas ocasiones, creemos que lo único que hay que negociar con Nicolás Maduro son las condiciones de su partida. Esperamos que las conversaciones en Oslo se centren en ese objetivo, y si lo hacen, esperamos que el progreso sea posible.

Deseamos señalar que hoy es el decimoséptimo día desde el arresto y desaparición de Edgar Zambrano, Primer Vicepresidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, la última institución democrática que queda en el país. Desde su detención, el Sr. Zambrano no ha tenido contacto con su familia o sus abogados, y su ubicación es desconocida. Hoy también se cumplen más de dos meses desde el encarcelamiento de Roberto Marrero, un abogado y jefe de personal del presidente interino Juan Guaido. Son solo dos de los 800 presos políticos que mantuvo el régimen de Maduro el 20 de mayo.

Nos unimos a los partidarios de la democracia en Venezuela en todo el mundo para condenar su encarcelamiento ilegal por el régimen de Maduro y para exigir su liberación inmediata.

El chavismo y la oposición de Venezuela acudirán en Oslo a una segunda cita por Ludmila Vinogradoff – ABC – 25 de Mayo 2019

El ministro de Comunicación, Jorge Rodriguez, estuvo presente en la primera cita y acudirá a la cita
El ministro de Comunicación, Jorge Rodriguez, estuvo presente en la primera cita y acudirá a la cita – Efe

La primera fue tan solo de exploración, afirma a ABC el diputado Williams Dávila

El diputado Williams Dávila anunció que en los próximos días tendrá lugar en Oslo el segundo encuentro entre la oposición y el chavismo, atendiendo la invitación que cursaron las autoridades de Noruega para buscar una solución política a la severa crisis que vive Venezuela al borde de una «catástrofe».

En declaraciones a ABC, el también miembro de la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional y presidente de la Comisión Internacional del Parlasur señaló que la primera ronda, celebrada hace una semana en Oslo, fue solo de aproximación y exploratoria.

Aclaró que las partes «no se sentaron juntas, no hubo ningún tipo de diálogo, solo unas conversaciones que efectuaron la gente de Noruega por separado. Lo único que acordaron fue que próximamente se iban a reunir».

En ese sentido, Dávila ratificó que la cita será en Oslo, adonde viajarán delegados de la oposición, como el segundo vicepresidente de la Asamblea Nacional, Stalin González, el exalcalde de Baruta Gerardo Blyde y el exministro de Transporte Fernando Martínez Mottola. También podría incluirse el exrector del Consejo Nacional Electoral Vicente Díaz, en representación de Juan Guaidó.

Por la parte del oficialismo es probable que los representantes de la primera ronda -el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, y el gobernador de Miranda, Héctor Rodríguez– repitan su asistencia en la segunda cita. También iría el canciller, Jorge Arreaza.

Dávila dijo que la agenda que lleva la oposición a Oslo es la misma de siempre: primero el cese de la usurpación, un gobierno de transición y elecciones libres y justas. «El fin de la usurpación no es negociable ni modificable», subrayó.

«La agenda de Guaidó es la que vamos a seguir en Noruega mientras en paralelo seguimos la agenda nacional de las asambleas, protestas en la calle y denuncias, pese a las persecuciones, amenazas y torturas a las que nos somete el régimen de Maduro», dijo.

El diputado sostiene que la reunión de Noruega, que está siendo apoyada por el Grupo de Contacto Internacional y el Grupo de Lima, «no es simplemente una conversación para alargar el tiempo de Maduro, porque a Maduro ya se le agotó el tiempo en el cargo».

Añadió que la oposición va a Noruega a denunciar las cosas y buscar la salida de Nicolás Maduro mientras el país se está devastando. «La oposición está clara en que hay que negociar la salida de Maduro. Hasta Uruguay del Grupo de Contacto sabe que Maduro debe irse porque con él no hay una solución».

 

Los negociadores de Maduro y Guaidó se reunirán esta semana en Oslo – El País – 26 de Mayo 2019

Los delegados del presidente venezolano y de su rival, el presidente de la Asamblea Nacional, inician las conversaciones con un cara a cara auspiciado por Noruega

El líder opositor Juan Guaidó en un acto con sus seguidores en Carora (Venezuela).
El líder opositor Juan Guaidó en un acto con sus seguidores en Carora (Venezuela). AP

Los delegados del presidente venezolano Nicolás Maduro y de su rival, el presidente interino Juan Guaidó tendrán su primer cara a cara en Oslo esta próxima semana, en el marco de la mediación noruega, según anunció este sábado el líder opositor. En las últimas semanas los representantes se habían reunido por separado con representantes de la Cancillería noruega. 

Embedded video

Nicolás Maduro

@NicolasMaduro

Agradezco al gobierno de Noruega por sus esfuerzos para avanzar en los diálogos por la Paz y la estabilidad de Venezuela. Sale hacia Oslo nuestra delegación con buena disposición para trabajar la agenda integral acordada y avanzar en la construcción de buenos acuerdos.

Sin mención explícita al encuentro con sus adversarios, Maduro tuiteó: “Sale hacia Oslo nuestra delegación con buena disposición para trabajar la agenda integral acordada y avanzar en la construcción de buenos acuerdos”.

Esta será la primera vez en que ambas partes tendrán contacto directo, un avance desde que Noruega diera a conocer su mediación la semana pasada. El Gobierno noruego había anticipado horas antes el regreso de los delegados a Oslo la semana próxima como continuación a la labor medidadora mediación del país escandinavo.

“Informamos que los representantes de los principales actores políticos de Venezuela han decidido regresar a Oslo la próxima semana para continuar un proceso facilitado por Noruega”, anunció el ministerio de Asuntos Exteriores cancillería en una nota.

Las autoridades de Noruega reiteraron un “compromiso de seguir apoyando la búsqueda de una solución acordada entre las partes para Venezuela”, de las que elogió “sus esfuerzos” y “su disposición”.

Pese a aceptar la mediación noruega, Guaidó dejó en claro este sábado que, como ya lo había dicho, cualquier negociación es la que “lleve al cese de la usurpación” de la presidencia por parte de Maduro, “transición y elecciones libres”. “Aquí más nunca nos van a confundir con un falso diálogo”, proclamó horas antes frente a centenares de seguidores en Carora, en el Estado de Lara, al oeste del país.

Guaidó se ha mostrado cauto ante esta iniciativa, a sabiendas de la impopularidad del diálogo entre los opositores, decepcionados por cuatro intentos fallidos desde que llegó Maduro al poder en 2013. “No entraremos en procesos dilatorios que retrasen la libertad y solución al caos que padece nuestro país”, subrayó. “Hemos hecho todo y vamos a insistir, porque hoy combinando todas las estrategias, todas las herramientas, es que vamos a lograr terminar de dar el paso definitivo”, explicó en Carora. A su vez, el Gobierno de Noruega tampoco habla de diálogo ni de negociaciones y no da detalles sobre lo que denomina “contactos preliminares”.

Hace dos semanas, Guaidó autorizó la presencia de sus enviados en Oslo, pero negó de forma tajante que haya habido una “negociación”. Dijo, en cambio, que había atendido a una petición de las autoridades noruegas.

Noruega: Actores políticos de Venezuela regresarán a Oslo la próxima semana – El Nacional – 25 de Mayo 2019

La ministra de Asuntos Exteriores, Ine Eriksen Søreide, dijo que su nórdico “elogia a las partes por sus esfuerzos y agradece su disposición”

1558818448820.jpg

 Ine Eriksen Søreide, ministra de Asuntos Exteriores de Noruega

El gobierno de Noruega afirmó el sábado en un comunicado en su página oficial que los “principales actores políticos de Venezuela” regresarán a Oslo, capital de ese país, la semana próxima. Se continuará “un proceso facilitado por Noruega”, indicó. 

“Noruega elogia a las partes por sus esfuerzos y agradece su disposición”, afirmó la ministra de Asuntos Exteriores del país nórdico, Ine Eriksen Søreide.

Oslo señaló que reitera su “compromiso de seguir apoyando la búsqueda de una solución acordada entre las partes para Venezuela”.

El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, ha insistido en que no ha habido invitaciones para dialogar. “El grupo de contacto internacional nos invita, que quieren facilitar una solución, y el régimen hace ruido. Noruega, un país que ha mediado conflictos en todo el mundo, nos invita, y el oficialismo quiere hacer ver eso como un diálogo. ¿Ustedes creen que nos van a ver la cara de tontos? No, señor”, aseveró en un encuentro con ciudadanos en Barquisimeto.

Guaidó confirmó a mediados de este mes que envió a Noruega al segundo vicepresidente del Parlamento, Stalin González; al ex alcalde Gerardo Blyde y al ex ministro Fernando Martínez Mottola.

Por parte del régimen de Nicolás Maduro acudieron Jorge Rodríguez y Héctor Rodríguez,

Lea el comunicado en la página oficial del gobierno noruego: www.regjeringen.no

Announcement about Venezuela

We announce that the representatives of the main political actors in Venezuela have decided to return to Oslo next week to continue a process facilitated by Norway.

We reiterate our commitment to continue supporting the search for an agreed-upon solution between the parties in Venezuela.

– Norway commends the parties for their efforts and appreciates their disposition, states the Norwegian Minister of Foreign Affairs Ine Eriksen Søreide.

Original text in Spanish:

Informamos que los representantes de los principales actores políticos de Venezuela han decidido regresar a Oslo la próxima semana para continuar un proceso facilitado por Noruega.

Reiteramos nuestro compromiso de seguir apoyando la búsqueda de una solución acordada entre las partes para Venezuela.

– Noruega elogia a las partes por sus esfuerzos y agradece su disposición, afirma la Ministra de Asuntos Exteriores Ine Eriksen Søreide.

A %d blogueros les gusta esto: