elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Manifestaciones

Este sábado Sabin Etxea abrió sus puertas a los venezolanos por Iñaki Anasagasti – 9 de Septiembre 2017

unnamed-2.jpgLa coyuntura no es favorable, informativamente hablando, para que lo que está ocurriendo en Venezuela y para que éste país centre las noticias. La dimensión de las mismas son para abrir todos los informativos del mundo. De hecho este sábado Maduro se declaraba dictador para defender la revolución, mejor dicho, la robolución bolivariana, y ha sido una más. Pero ahí está la situación catalana, los huracanes, el terremoto de México, las bombas del dictador coreano, las revueltas raciales en Estados Unidos que le quitan, a la llegada completa de la dictadura en Venezuela su demoledor protagonismo, aunque lo que está ocurriendo allí es muy grave.

Recibí la semana pasada la llamada del líder estudiantil Julen Azpiritxaga, que acababa de salir perseguido de Venezuela ante la persecución policial de la dictadura, para pedirme una sala con el fin de informar sobre lo que está ocurriendo en aquel país. Es uno de los líderes del Movimiento Estudiantil conjunto y deseaba organizar un foro “Venezuela 17”. Ante la premura, gestionamos nos dejaran en Sabin Etxea la sala grande de reuniones que tiene además la posibilidad de proyección de power point y con una acústica formidable. En el futuro buscaremos una sala municipal, para que todos los venezolanos que viven en Euzkadi se sientan concernidos en un lugar neutral porque no queremos se nos diga hacemos partidismo cuando de lo que se trata es de la defensa de la democracia y los derechos humanos, aunque uno de los presentes agradeció se abrieran, sin ningún problema, las puertas de la casa del PNV para el exilio y los emigrantes venezolanos.

Aitzbea Ramos, hija de Guillermo Ramos quien fuera locutor de la clandestinidad Radio Euzkadi que transmitió desde Venezuela, hizo un llamamiento y este sábado nos hemos reunidos unas setenta personas en dicho salón de actos, abriendo la sesión Julen Azpiritxaga que ha contado sus experiencias en los cuatro meses de manifestaciones y muertos en las calles de Caracas. Su preciso y emocionado testimonio ha sido muy aplaudido. Es un chaval de veinte años que lucha por la libertad en su país.

Seguidamente he tomado la palabra para narrarles a los presentes lo hecho en el campo de a presión internacional para mantener viva la llama de la presión y describir las distintas iniciativas que se han tomado y se van a tomar ,como la defensa de Yon Goicoechea, y criticar a Zapatero su desastrosa mediación hecha a su imagen y semejanza. He aludido a las pintadas absolutamente canallas y sin entrañas de Ondarroa y Lekeitio de “Maduro dales duro”, cuando fueron los gobiernos democráticos los que dieron refugio a los miembros de ETA puestos en aquel país por el gobierno de Felipe González, y cuando fue Venezuela la que dio asilo a los gudaris de Ondarroa y Lekeitio.

Seguidamente Carmen Beatriz Fernández, una destacada profesora universitaria de la Universidad de Navarra, venezolana, que nos ha explicado las urgencias del país cuando termine la dictadura y de como el régimen chavista ha malgastado ya tres veces el Plan Marshall que sirvió, tras la guerra mundial, para poner en pie a Europa y ha finalizado el recuento Iker Anzola contando como está organizada la diáspora, los dos millones y medio de venezolanos en el exterior, los 300 vascos que no cobran pensiones, son ya 21 meses, pero podrían cobrar la RGI, la crisis humanitaria no reconocida por el régimen y de como se hacían llegar medicamentos a un centro de la Madre Teresa de Calcuta en Catia La Mar para niños de cuatro discapacitados a través de las tripulaciones de Iberia y como ahora las tripulaciones pernoctan en Dominicana, ante la inseguridad de Venezuela, un niño de los atendidos falleció por falta de medicamentos, en esos quince días sin medicinas.. A todos se nos ha puesto un nudo en la garganta.

Se ha comentado como en las urnas que se pusieron el pasado 16 de julio en Santander, Pamplona, Donosti, Gasteiz y Bilbao hubo 3.000 votantes y de como los estudios sociológicos dicen que solo el 20% de los venezolanos que están en el exterior regresarían a aquel país con lo que la descapitalización de mano de obra cualificada es muy alarmante.

Y, tras estas cuatro intervenciones, ha habido una ronda de preguntas y respuestas siendo el debate muy vivo e interesante del que han salido varios voluntarios para trabajar así como peticiones varias.

unnamed-3.jpg

Al final los ponentes nos hemos sacado la fotografía que ilustra este comentario. Está Julen, cuyo aitite fue gudari y llegó a Venezuela en una de las dos barcazas que salieron de Bayona al exilio, la Donibane y la Bigarrena. Estaba Iker Anzola, cuyo aita fue comandante de un batallón del PNV, estaba quien ésto escribe, cuyo aita fue comisario del Batallón Larrazabal y se encontraba Carmen Beatriz de la universidad Simón Bolívar. Es decir, tres descendientes de gudaris acogidos en aquel país, tres ex alumnos de la UCAB y la profesora venezolana.

Eso es Venezuela para Euzkadi. País de acogida en 1939 y hoy país de emigración por culpa de una dictadura y una nación que tiene en Euzkadi unos 3.000 venezolanos que no pueden vivir en aquel país fantástico país malogrado por una dictadura cada vez más sanguinaria..

Entre Barricadas y Consulta Popular por Nelson Freitez – TalCual – 11 de Agosto 2017

“Es justo y necesario. Es nuestro deber y salvación”. Entre Barricada-Resistencia y Consulta Popular-Unidad Democrática, hay un continuum posible para doblegar a una espuria dictadura que cada día más carece de legitimidad y no alcanza a lograr gobernabilidad
Aunque han pasado ya días de esa gesta popular que fue la Consulta Popular del 16J, organizado por las fuerzas democráticas del país para auscultar la opinión de la inmensa mayoría nacional sobre la fraudulenta convocatoria constituyente de la dictadura y los caminos para salir de ésta, escribo sobre sus significaciones y vinculaciones con otros procesos sociales y políticos en marcha. En especial, la relación entre esa Consulta y el fenómeno social de las ´Barricadas´, tan desconocido, vilipendiado por la dictadura y retador para comprender en parte el país que somos y podemos ser.

Sobre las ´Barricadas´ llegué a la conclusión, a esta altura del ´Huracán´ político-ciudadano en marcha (como lo llamó L. Padrón), que aunque surgidas en urbanizaciones de clase media como iniciativa puntual de grupos de jóvenes y organizaciones ´radicales´, hoy son asumidas como iniciativa comunitaria con cierta permanencia para la autodefensa ante los feroces y brutales ataques de la GNB y de grupos paramilitares. La GNB fue ejecutando desde temprano en el mes de abril violentos operativos de ataque a urbanismos, con todo su arsenal y repertorio de brutalidad masiva afectando a todas las familias y a seres de todas las edades y condiciones. Lo cual más que generar el efecto paralizante y generador de miedo colectivo, deseado por los ´estrategas´ del terror, terminó por activar a amplios grupos de los urbanismos para la defensa y ´contraataque´.En la medida que transcurrían los días de la protesta, la represión se acentuó y siguió cabalgando la escasez y la ingobernabilidad, la desobediencia civil y las manifestaciones fueron expandiéndose y llegaron con fuerza a los barrios populares, en los cuales aunque en su mayoría no se han instalado ´Barricadas´ permanentes, si se ha optado por cerrar calles y avenidas con frecuencia. Además en diferentes casos se ha combinado la protesta por servicios (agua, gas…) con la manifestación política contra la Dictadura y contra la represión (en el Barrio El Garabatal en Barquisimeto a fines de junio una protesta por carencia de servicio de gas reprimida fuertemente derivó en poblada contra la GNB, destrucción de un Módulo de ese cuerpo y participación de bandas del barrio con sus armas contra esos efectivos.

Con la propuesta de Consulta Popular del 16J y a pesar de los altos y bajos de las diferencias y tensiones entre los grupos de ´La Resistencia´ y la Mesa de Unidad Democrática, se produjo una especie de síntesis y convergencia entre los métodos de acción y las estrategias de ambos segmentos de nuestro universo opositor. Por un lado, los de ´La Resistencia´ con sus iniciativas de autodefensa y confrontación, incrementando sus instrumentos defensivos en medida en que ha aumentado y se ha diversificado el potencial ofensivo y letal de una GNB y unos paramilitares que salen dispuestos a agredir a toda la comunidad e incluso a segar vidas con armas de fuego. Y por otro lado, las iniciativas políticas de la MUD orientadas a movilizar a miles o millones de personas con acciones no violentas y en el marco de la CRBV vigente, generando un proceso de Consulta que logró la manifestación de más de 7.6 millones de venezolanos.

El día de la Consulta aprecié a jóvenes de ´La Resistencia´ resguardando, desde azoteas de edificios reiteradamente agredidos por la represión dictatorial, a miles de ciudadanos que también respondían con su manifestación de voluntad tanto a la represión sufrida como a la profunda aspiración de cambio democrático que anida en el alma de la mayoría de nuestro país. Ese día me quedó perfectamente claro que es viable y necesaria la convergencia y combinación de métodos de lucha democrática y de la resistencia. Eso como se dice en la eucaristía de los católicos “Es justo y necesario. Es nuestro deber y salvación”. Entre Barricada-Resistencia y Consulta Popular-Unidad Democrática, hay un continuum posible para doblegar a una espuria dictadura que cada día más carece de legitimidad y no alcanza a lograr gobernabilidad.

 

Video de Madonna “Fire” sobre crisis Venezuela – Agosto 2017

Las voces de la tortura en Venezuela por Maolis Castro – El País – 9 de Agosto 2017

Cuatro víctimas relatan el trato cruel y los abusos de las fuerzas de seguridad mientras estaban detenidos por protestar
1502305201_324005_1502305384_noticia_normal_recorte1.jpg
“¡Arrástrate como un gusano!”, gritaban soldados a Paula Colmenarez Boscán, una estudiante de Derecho de la Universidad Central de Venezuela, tras ser detenida en el este de Caracas en una movilización contra Nicolás Maduro en julio. “Me arrestaron decenas de militares. Me manoseaban la entrepierna mientras me trasladaban en una motocicleta. Me cubrieron la cabeza, me golpearon y robaron el celular. Solo me liberaron cuando se hizo viral una foto en la que aparecía siendo arrestada”, dice.

Su ejemplo ha alertado a instancias internacionales acerca de la creciente represión en Venezuela. El martes, el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas señaló al Gobierno de Maduro por el uso “generalizado y sistemático” de “fuerza excesiva” contra miles de manifestantes. El comunicado denunciaba detenciones arbitrarias, tratos crueles y torturas a disidentes durante las protestas de la oposición, que han entrado ya en su quinto mes. Tarek William Saab, defensor del pueblo y fiscal general designado por la Asamblea Nacional Constituyente, no respondió a EL PAÍS sobre este informe.

Tamara Taraciuk, de Human Rights Watch (HRW), dibuja un perfil de los torturados. “Son mayormente disidentes o críticos. No son solo aquellos líderes opositores conocidos, sino que se trata de ciudadanos de a pie que el Gobierno considera disidentes simplemente por participar en manifestaciones o por estar pasando cerca de una”, explica.

En junio, Mileidy González, una joven auxiliar de enfermería, fue detenida por agentes de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) cuando caminaba cerca de una protesta en Barquisimeto, capital del Estado de Lara (oeste). “En la comandancia policial me ataron por las muñecas, me colgaron y así comenzaron a golpearme una y otra vez. Amenazaron con violarme y sembrarme droga si denunciaba, me destrozaron”, dice.

Mileidy González, auxiliar de enfermería detenida en una protesta.

Sus evidencias son fotos, recuerdos, cicatrices en la piel y una lesión en el bazo. González estuvo hospitalizada ocho días después de ser salvajemente golpeada, pero nunca recibió un informe médico que certificara su condición durante el arresto. “Ningún doctor se atrevió a dármelo. Ni siquiera quisieron darme una constancia médica en un CDI [Centro de Diagnostico Integral, red de ambulatorios creada por Hugo Chávez]”, explica. Sus agresores están en libertad, mientras ella debe presentarse cada mes ante un tribunal, imputada por daños violentos y resistencia a la autoridad. “Si eres policía o militar en Venezuela, lo puedes todo. Ellos te quitan tu libertad y violan tus derechos sin importar si eres inocente”, agrega.

Gaetano Costa, un politólogo de 42 años, ya había experimentado los excesos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada) en 2014. En mayo de ese año fue detenido en una protesta. “No estaba solo. Varios manifestantes fueron detenidos ese día. Nos encerraron en una oficina en el interior de una comandancia de la GNB. Allí nos golpearon, amenazaron con desaparecernos, nos apuntaron con armas de fuego y hasta lanzaron dos bombas lacrimógenas. Parecía una cámara de gas nazi. Los militares decían que íbamos presos por guarimberos [opositores]”, recuerda Costa, militante de Voluntad Popular, el partido del preso político Leopoldo López, y regresó a las calles para protestar nuevamente contra Maduro este año. Fue detenido y golpeado, una vez más, en Lara.

González opina que su testimonio puede ser útil para ventilar los atropellos de las fuerzas policiales en el exterior. Andrés Colmenarez, director de la ONG Funpaz, certifica este trato cruel contra los opositores. Paula, la estudiante pisoteada por militares, es la mayor de sus tres hijos. “Son casos excepcionales, por lo general la mayoría no se atreve a ser identificado. En las protestas de 2014 unas 80 personas denunciaron torturas en Lara, este año han sido 20. Eso no nos habla de una disminución de los casos, sino de los ciudadanos que se atrevieron a hacer públicos estos abusos”, expone.

Miedo a denunciar

La abogada Tamara Bechar, del Centro de Derechos Humanos de la Universidad Católica Andrés Bello, confirma que la alta impunidad puede influir en que las víctimas no quieran denunciar. “He defendido a dos menores de edad, de 16 y 17 años, detenidos durante una protesta. Ellos comentaron en su audiencia de presentación sobre los maltratos físicos y hasta actos lascivos cometidos contra uno de ellos por fuerzas de seguridad del Estado. Todo eso está registrado en actas. No pasó nada contra sus agresores, unos militares”, explica. Para Taraciuk es elemental que se documenten estos casos. “Hoy en día es impensable que se haga justicia en Venezuela porque el poder judicial es un apéndice del Ejecutivo”.

Spider-Man, alias de un miembro del autoproclamado Movimiento de la Resistencia, no ha denunciado ante el ministerio público a los militares que, supuestamente, son culpables de la pérdida de su ojo izquierdo en una protesta durante la elección de la Asamblea Constituyente, el 30 de julio. “Antes me habían golpeado dentro de una comandancia de la policía de Lara, pero seguía protestando porque no tenía miedo”, indica. Clandestino y herido en Barquisimeto, este joven de 22 años asegura que sería un riesgo delatar a sus agresores. “Me meterían preso, ellos seguirían libres”, supone.

La ONU denuncia torturas y el uso excesivo de la fuerza en Venezuela por Maolis Castro/Laura Delle Femmine – El País – 8 de Agosto 2017

o-ZEID-RAAD-ALHUSSEIN-facebook-900x450.jpg

El Príncipe Zeid Ra’ad Al Hussein Alto Comisionado de la ONU para los DDHH

“Un guardia me amenazó para que delatara a mis compañeros”, cuenta una manifestante

La ONU ha puesto el foco en Venezuela. El Alto Comisionado para los Derechos Humanos ha denunciado este martes el uso “generalizado y sistemático” de “fuerza excesiva” contra miles de manifestantes. En un duro comunicado sobre las conclusiones de un informe que verá la luz a finales de mes, el organismo alerta de que las violaciones cometidas por las autoridades ante las protestas contra el régimen de Nicolás Maduro van desde detenciones arbitrarias hasta malos tratos y “tortura”. El Gobierno venezolano no se ha pronunciado sobre las acusaciones.

Descargas eléctricas, golpes con cascos y porras contra detenidos esposados, presos colgados de las muñecas durante periodos prolongados, asfixia con gases y amenazas de muerte o violación. Estos son algunos de los ejemplos de la violencia empleada que cita el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos en las conclusiones del informe sobre la situación en Venezuela avanzado este martes. El nuevo fiscal general designado por el chavismo, Tarek William Saab, que fue defensor del pueblo, eludió responder a este periódico sobre el tema, informa Alfredo Meza.

El organismo alerta de que al menos 5.051 manifestantes han sido víctimas de detenciones arbitrarias en las protestas entre el 1 de abril y el 31 de julio, y que un millar siguen detenidos.
La “responsabilidad de estas violaciones corresponde a los más altos niveles del Gobierno”, ha denunciado el alto comisionado, Zeid Ra’ad al Hussein. La ola de violencia ha dejado 124 muertos hasta el 31 de julio y casi 2.000 heridos, según la Fiscalía venezolana. Los datos recabados por la ONU apuntan a que las fuerzas de seguridad son responsables de al menos 46 fallecimientos y “los grupos armados progubernamentales”, conocidos como colectivos armados, de otras 27.

“Esas violaciones ocurren en plena ruptura del Estado de derecho en Venezuela, con ataques constantes del Gobierno a la Asamblea Nacional”, de mayoría opositora, “y a la oficina de la fiscal general”, Luisa Ortega Díaz, apartada del cargo el pasado fin de semana por la Asamblea Constituyente instaurada en paralelo para redactar una nueva ley fundamental. Las conclusiones del informe detallan que también algunos grupos de manifestantes han actuado con violencia y que ocho agentes han fallecido en las protestas.

La portavoz de la institución en Ginebra, Ravina Shamdasani, explica por correo electrónico que el representante del Alto Comisionado en Sudamérica lleva al menos cuatro años sin entrar en Venezuela. El organismo solicitó al Gobierno de Nicolás Maduro el acceso al país en mayo para analizar la situación de los derechos humanos. Ante la falta de respuesta, avisó a las autoridades venezolanas de que iba a iniciar un seguimiento a distancia de la crisis. Tras recoger información de la Fiscalía y del Defensor del Pueblo venezolanos, y realizar 135 entrevistas a víctimas, familiares de los manifestantes, miembros de organizaciones sociales, periodistas y médicos, entre otros, la conclusión ha sido nítida: las fuerzas de seguridad infligieron “tratos crueles, inhumanos o degradantes a los detenidos”, muchos de ellos juzgados en tribunales militares en lugar que civiles. La ONG Human Right Watch ya había denunciado en 2016 casos de torturas y abusos a detenidos, algunos encarcelados solo por llevar panfletos contra el régimen.

El Alto Comisionado mostró su “grave preocupación” por los allanamientos violentos de viviendas, muchas veces sin orden judicial, y denunció amenazas y hostigamiento a periodistas. “Exhorto a todas las partes a (…) que renuncien al uso de la violencia y a que tomen medidas con miras a establecer un diálogo político significativo”, concluyó. António Guterres, secretario general de la ONU, también ha alertado este martes, en un breve comunicado, de que la situación puede causar una “escalada de la tensión”.

“Me detuvieron por protestar”

“Me detuvieron por protestar y un guardia nacional me tocaba los senos. Quería que delatara a mis compañeros, saber su ubicación. Me amenazaba con abusar de mí”, cuenta Milly (nombre supuesto), de 19 años, militante del movimiento antigubernamental La Resistencia. Como miles de jóvenes venezolanos, fue detenida por manifestarse en las calles de Caracas contra el régimen de Nicolás Maduro. Su hermano, menor de edad y militante del mismo grupo, acusa a un hombre identificado como agente de policía de haber derramado un líquido hirviendo en su pierna durante una protesta.

De acuerdo con los relatos de manifestantes y testigos recogidos por el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, las fuerzas de seguridad, sobre todo la Guardia Nacional (policía militarizada), la Policía Nacional y los cuerpos de policía locales usaron “sistemáticamente la fuerza desproporcionada a fin de inspirar miedo, acallar los disidentes y evitar que los manifestantes se reunieran y llegaran ante las instituciones públicas para presentar sus peticiones”.

Nelson, un chico menudo de 22 años, fue detenido con otros tres jóvenes durante una protesta por montar una barricada en la urbanización de Bello Monte, en Caracas. “La policía nos colocó [cócteles] molotov, decían que éramos terroristas”, cuenta este estudiante de Ciencias Políticas, que pide ocultar su nombre por miedo a represalias. “Cuando estuvimos detenidos nos envolvieron en un colchón para golpearnos con bates, pues de esta manera no quedaban marcas en nuestros cuerpos”, comenta. Los testigos relataron que las fuerzas de seguridad dispararon gases lacrimógenos y perdigones a corta distancia durante las protestas, usaron canicas, tuercas y tornillos como munición, y también recurrieron al uso de “fuerza letal” contra los manifestantes, dice la ONU.

Entre el 1 de abril y el 31 de julio ha habido cerca de 7.000 movilizaciones en Venezuela, según el último informe del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social. “Miles de personas han sido detenidas arbitrariamente, muchas de ellas han sido víctimas de malos tratos e incluso de torturas, y varios cientos han sido juzgadas en tribunales militares”, declaró el Alto Comisionado, Zeid Ra’ad al Hussein. “Y no hay indicios de que esa actuación vaya a cesar”.

 

Informe de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU sobre violación de DDHH en Venezuela – 8 de Agosto 2017

un-logo-light-blue.jpg

Las conclusiones de un equipo de expertos de la ONU apuntan a un patrón de violación de derechos humanos durante las manifestaciones de Venezuela

Las entrevistas realizadas a distancia por un equipo de expertos en derechos humanos de las Naciones Unidas sugieren que en Venezuela ha habido un uso generalizado y sistemático de fuerza excesiva y detenciones arbitrarias contra los manifestantes. Las conclusiones del equipo indican la existencia de un patrón de otras violaciones de derechos humanos, que abarcan allanamientos violentos de viviendas, torturas y malos tratos a las personas detenidas en relación con las protestas.

A falta de respuesta de las autoridades venezolanas a sus peticiones de acceso, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, desplegó un equipo de oficiales de derechos humanos para realizar un seguimiento a distancia, incluso desde Panamá, de la situación de derechos humanos del país, del 6 de junio al 31 de julio. El equipo llevó a cabo unas 135 entrevistas a víctimas y familiares, testigos, miembros de organizaciones de la sociedad civil, periodistas, abogados, médicos paramédicos y un funcionario de la oficina de la Fiscal General. También recibió información por escrito de la oficina del Defensor del Pueblo.

Los testigos relataron cómo las fuerzas de seguridad habían disparado sin previo aviso gases lacrimógenos y perdigones contra los manifestantes antigubernamentales. Varias de las personas entrevistadas afirmaron que cartuchos de gas lacrimógeno fueron disparadas a corta distancia y que la policía usó como munición canicas, perdigones, tuercas y tornillos. Según las fuentes, las fuerzas de seguridad también habían recurrido al uso de fuerza letal contra los manifestantes.

Según contaron los testigos, las fuerzas de seguridad, principalmente la Guardia Nacional Bolivariana y la Policía Nacional Bolivariana, así como los cuerpos de policía locales, emplearon sistemáticamente la fuerza desproporcionada a fin de inspirar miedo, acallar a los disidentes y evitar que los manifestantes se reunieran y llegaran ante las instituciones públicas para presentar sus peticiones. Las instancias gubernamentales en muy raras ocasiones condenaron esos incidentes.
Hasta el 31 de julio, la Oficina de la Fiscal General había investigado 124 muertes en el contexto de las manifestaciones. Según el análisis del equipo del ACNUDH, las fuerzas de seguridad son responsables de al menos 46 de esas muertes, mientras que los grupos armados progubernamentales, denominados “colectivos armados”, serían responsables de otros 27 fallecimientos. En cuanto al resto de las muertes, aún no está claro quién las perpetró.

La Oficina de la Fiscal General investigaba también al menos 1.958 casos de heridos, aunque el número real de personas que han sufrido lesiones podrían ser mucho mayor. La información compilada por el equipo indica que los colectivos armados, montados en motocicletas, suelen atacar y acosar a los manifestantes.En determinados casos también les disparan con armas de fuego.

Aunque no se dispone de estadísticas oficiales sobre el número de detenciones, los cálculos más fidedignos indican que desde el 1 de abril, cuando comenzaron las manifestaciones, hasta el 31 de julio, más de 5.051 personas sufrieron detención arbitraria. Más de 1.000 personas siguen detenidas en conexión con las manifestaciones. En varios casos examinados por el ACNUDH hay indicios verosímiles de que las fuerzas de seguridad han infligido tratos crueles, inhumanos o degradantes a los detenidos, y que en algunas ocasiones han recurrido a la tortura.

Entre los métodos usados figuran choques eléctricos, golpizas en las que han empleado hasta los cascos y las porras, mientras los detenidos estaban esposados, la práctica de colgar a los reos de las muñecas durante periodos prolongados, asfixiarlos con gases y amenazarlos con la muerte –y en algunos casos con la violencia sexual- a ellos y a sus familiares.

“Desde que la ola de manifestaciones comenzó en el mes de abril, se ha aplicado un patrón evidente de uso excesivo de la fuerza contra los manifestantes. Según las fuentes, varios miles de personas han sido detenidas arbitrariamente, muchas de ellas han sido víctimas de malos tratos e incluso de torturas, y varios cientos han sido juzgadas en tribunales militares, en vez de presentarlas ante los tribunales civiles”, declaró Zeid. “Y no hay indicios de que esa actuación vaya a cesar”.

“Esas violaciones ocurren en plena ruptura del Estado de derecho en Venezuela, con ataques constantes del gobierno a la Asamblea Nacional y a la Oficina de la Fiscal General”, agregó Zeid. “La responsabilidad de las violaciones de derechos humanos que estamos registrando corresponde a los más altos niveles del gobierno”.

El Alto Comisionado afirmó que la decisión de cesar en su cargo a la Fiscal General, adoptada por la Asamblea Constituyente el 5 de agosto, es motivo de honda inquietud, e instó a las autoridades a que garanticen la investigación independiente y eficaz de las violaciones de derechos humanos en las que estén involucrados los cuerpos de seguridad y los colectivos armados. Zeid exhortó a las autoridades a que presten atención al llamamiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que pidió al Estado venezolano que tomara medidas para garantizar la protección de la Fiscal General depuesta.

El Alto Comisionado expresó también su grave preocupación por los numerosos casos de allanamiento violento e ilegal de viviendas relatados al equipo. Las víctimas y los testigos dijeron que los allanamientos se habían realizado sin orden judicial, supuestamente en búsqueda de manifestantes. Los testimonios recibidos indican que hubo destrucción de propiedad privada en el curso de esas operaciones.

Varios periodistas y empleados de prensa señalaron que las fuerzas de seguridad han obstruido su trabajo de informar sobre las manifestaciones. Según las fuentes, algunos y algunas periodistas han recibido impactos de cartuchos de gas lacrimógeno y perdigones, a pesar de que llevaban claramente visible su distintivo de periodistas. En varias ocasiones los y las periodistas han sido detenidos y amenazados y han sido despojados de sus equipos.

Algunos grupos de manifestantes también han actuado con violencia y se ha informado de ataques contra agentes de las fuerzas de seguridad. Ocho elementos de los cuerpos de seguridad han muerto en el contexto de las manifestaciones.

El Alto Comisionado instó a las autoridades venezolanas a que pongan fin de inmediato al uso excesivo de la fuerza contra los manifestantes, cesen las detenciones arbitrarias y liberen a todas las personas que han sido detenidas arbitrariamente. Zeid recordó a las autoridades la prohibición absoluta de usar la tortura, de conformidad con el derecho internacional de los derechos humanos. Asimismo, pidió que se suspenda el uso de tribunales militares para juzgar a los civiles.

“Exhorto a todas las partes a que colaboren con el fin de solucionar las tensiones del país, que se agravan con rapidez, a que renuncien al uso de la violencia y a que tomen medidas con miras a establecer un diálogo político significativo”, declaró Zeid.

Está previsto que a finales de agosto de este año se publique un informe completo, con las conclusiones del equipo.

 

Oposición venezolana manifestó en Madrid contra el Gobierno de Maduro – Yo Soy Venezolano – 10 de Junio 2017

Oposición_Madrid-660x330.png
El punto de concentración fue la plaza Callao, en el centro de Madrid. Alrededor de 400 venezolanos se reunieron este sábado 10 de junio, para expresar su repudio al gobierno de Nicolás Maduro.

Los manifestantes, algunos procedentes de otras ciudades españolas como Sevilla, Murcia o Alicante, se congregaron en la plaza de Callao con lemas como “Basta de dictadura, de represión, de víctimas” o “Fuera Maduro, elecciones ya”, en alusión a su polémico proyecto de convocar una Asamblea Constituyente.

Los protestantes fueron convocados por 32 organizaciones y partidos opositores integrados en la coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

“Queremos que la dictadura se vaya del país; que vuelva a haber libertad en Venezuela. Por eso estamos aquí, para aportar un granito de arena”, dijo a AFP Lizet Morales, que vino desde Alicante (sureste) y lucía una pancarta con el retrato del encarcelado líder opositor Leopoldo López y el lema “Leopoldo Libertad Ya”.

“Nuestra motivación es volver a nuestro país. Allí tenemos nuestra familia y nuestro trabajo, que dejamos para venir aquí y empezar de cero”, declaró por su lado Sergio Alaimo, un joven de 23 años empleado de telemarketing en España, que hace cinco meses emigró desde su natal Valencia porque “el dinero que ganaba no le daba para crecer”.

En el acto también participó Diego Scharifker, concejal del municipio caraqueño de Chacao, quien desde el estrado lanzó que “el pueblo venezolano siempre va a poder más que los intentos de un grupito por mantener el poder”.

Actualmente, el presidente Maduro está impulsando una Asamblea Constituyente que según la fecha fijada por el poder electoral se votará el 30 de julio, y servirá para reformar la Constitución.

Los partidarios opositores exigen su salida del poder y han organizado en el país numerosas marchas de protesta desde el 1 de abril, en las que ha habido 66 muertos y más de mil heridos.

AFP

 

Las manifestaciones de la diáspora venezolana por Iker Anzola G. – 8 de Junio 2017

 

La actual crisis politíca, económica y social de Venezuela ha trascendido internacionalmente y no pasa día en que los medios de comunicación describan las protestas y la represion, que desde hace 2 meses han causado más de 60 víctimas, numerosos heridos y miles de detenciones, con evidente violación a los derechos humanos.

uyg-696x522

La amplia díaspora de venezolanos, que algunos cifran en 2 millones de personas, se ha solidarizado con esta crisis y en numerosas ciudades del mundo los venezolanos han realizado marchas, manifestaciones y vigilias, para apoyar y dar a conocer la lucha que por la democracia y libertad se lleva a cabo en las calles de Venezuela. Esta labor ha sido efectiva y ha logrado no solo contrarrestar la propaganda oficialista del Gobierno de Maduro, sino obtener la solidaridad de países y organísmos que mantenian actitudes neutras hasta hace poco. Prueba de ello son los pronunciamientos de numerosos Parlamentos y organismos internacionales como la OEA, Mercosur, ONU, CIDH, Amnistia Internacional, Union Europea e incluso medidas restrictivas del Departamento del Tesoro de USA contra algunos personajes del régimen.

Una circunstancia particular de estas manifestaciones de la oposición venezolana ha sido que una vez convocadas, inmediatamente surge la convocatoria a una contramanifestación oficialista de apoyo al Gobierno chavista. Una práctica común del comunismo internacional y que ha sido tradición en los 18 años del régimen castro-chavista. Pero mientras la oposición acude en forma voluntaria y solidaria , observamos que las huestes chavistas son acarreadas en autobuses muchas veces oficiales, obligados por los organismos oficiales y por activistas tarifados.

He participado personalmente en varias de estas manifestaciones de la oposición en el País Vasco y soy testigo de primera linea de lo que acontece en las mismas . Por la oposición convocan asociaciones civiles de venezolanos residentes que han proliferado en los últimos años para agrupar, acojer y ayudar a la gran cantidad de venezolanos que se han asentado en el Pais Vasco, Navarra, Cantabria y La Rioja y que se estiman en más de 2000 personas.

Los organísmos que convocan la contramanifestación son partidos politicos de la izquierda comunista ( Izquierda Unida, Podemos , EH-Bildu) y movimientos de solidaridad con Cuba y Venezuela ( Euskadi-Cuba ) , Plataforma Vasca de Solidaridad con la Revolución Bolivariana , ver http://www.nodo50.org/euskadicuba/index.php/es/euskadi-cuba/150-euskadi-cuba-apoyo-en-bilbao-concentracion-de-solidaridad-con-venezuela . , obviamente respaldados por la Embajada y el Consulado venezolanos. Una prueba mas de la injerencia cubana en la política de Venezuela.

El comportamiento de estos “energumenos”por llamarlos de alguna manera es grosero, violento y ofensivo, profiriendo insultos y ofensas a las damas, llegando a llamarlas “ profesionales de la calle “ y otras lindezas machistas. El colmo de este tipo de acoso llegó cuando un chavista español le espetó a una venezolana en Madrid, el pasado 20 de mayo : “ Qué pena que no te hayan matado a ti también, bonita” Ver http://www.abc.es/espana/abci-chavista-venezolana-madrid-pena-no-hayan-matado-tambien-bonita-201705201324_noticia.html

Otra característica interesante es observar la nacionalidad de los participantes y su ideología; mientras las marchas de la oposición en la diáspora son de venezolanos y vasco-venezolanos que han vivido en Venezuela , las manifestaciones chavistas son mayoritariamente de españoles cuya ideología no deja lugar a dudas y de los cuales es difícil creer que hayan pisado Venezuela alguna vez.

En cuanto a las consignas el contraste es tambíen manifiesto : “ Terroristas y Asesinos, Golpistas, Komandante Askatu ! (Sic), Venezuela Aurrera , Contra la Guerra económica etc… por una parte y por la otra : Libertad !, Quienes Somos Venezuela !,Donosti escucha Venezuela está en la lucha ! y por supuesto se canta el himno del “Gloria al Bravo Pueblo” y “Venezuela” .

Finalmente es preciso mencionar el comportamiento impecable y profesional de la Ertzaintza ( policia vasca ) y de la Policia Municipal , quienes con su presencia y acompañamiento han garantizado en todo momento el orden, tráfico fluido y sobre todo que la actitud violenta de estos chavistas tarifados no haya pasado a mayores, sin ningún incidente que lamentar.

 

 

 

La fiscal general de Venezuela discrepa con el Gobierno sobre las muertes en las protestas por Ewald Scharfenberg – El País – 25 de Mayo 2017

luisa-ortega-AVN-640Luisa Ortega Díaz denuncia las múltiples violaciones a los derechos humanos perpetradas por los cuerpos de seguridad del Estado durante las manifestaciones

La fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, denunció este miércoles múltiples violaciones a los derechos humanos perpetradas por los cuerpos de seguridad del Estado durante el control de las protestas que desde el 1 de abril han tomado las calles de diversas ciudades y refutó las versiones del Gobierno sobre las muertes ocurridas en los enfrentamientos.

La titular del Ministerio Público aseguró que más de la mitad de los lesionados durante los disturbios —unos 1.000, según sus registros— fueron provocados por los organismos de seguridad. La fiscal certificó que en los desórdenes han muerto 55 personas, siete de ellas el lunes, solo en el Estado de Barinas (provincia natal de Hugo Chávez). Tres de los fallecidos eran funcionarios del orden público y el resto, civiles.

Ortega Díaz dijo que 19 agentes han sido imputados por su presunta vinculación con violaciones graves a los derechos humanos. Se detuvo en el relato de la investigación sobre la muerte de Juan Pernalete, el 28 de abril en una manifestación en la plaza Altamira, en el este de Caracas, que el Gobierno ha insistido en que se produjo por el disparo de un arma artesanal detonada por otro manifestante. La fiscal reveló que las investigaciones han determinado que Pernalete murió por el impacto en el pecho de una bomba lacrimógena lanzada por un oficial de la Guardia Nacional.

“La normativa nacional e internacional prohíbe que las bombas lacrimógenas sean arrojadas directamente a las personas”, enfatizó la fiscal, que pidió a los agentes que “actúen acorde con la normativa”. Mencionó múltiples denuncias que su oficina ha recibido contra efectivos militares que participaron en saqueos.

La jefa del Ministerio Público exhortó a los actores políticos a “evitar especulaciones sobre los móviles de las muertes ocurridas por hechos de violencia”, en alusión a las repetidas transmisiones a través de los medios oficiales de vídeos y supuestas pruebas periciales que de manera regular achacan las muertes de manifestantes a sus propios copartidarios. Ortega Díaz reiteró que la Fiscalía es el único ente encargado de establecer las responsabilidades en los hechos.

También hizo referencia a los grupos de choque del chavismo, los llamados colectivos. El Ministerio Público ha abierto 16 investigaciones sobre casos donde grupos civiles armados instigaron a la violencia. Por último, Ortega Díaz repudió la práctica ya institucionalizada por el Gobierno de llevar a detenidos en las protestas ante autoridades de la justicia militar. “Las personas tienen derecho a ser juzgadas por sus jueces naturales”, insistió, y dijo que de siete investigaciones iniciadas por sometimiento a la justicia militar, ya se ha pedido la declinatoria de competencia en dos de ellas.

La fiscal condenó la violencia “venga de donde venga” y recordó que las manifestaciones pacíficas son un derecho “y el Estado debe garantizarlo”. El Ministerio Público adelanta 1.479 investigaciones por los hechos de violencia desde el 1 de abril, 1.329 por delitos contra las personas y 150 por delitos contra la propiedad.

En un contexto de erosión del oficialismo, las declaraciones de Ortega Díaz —en el cargo desde 2007— adquieren especial relevancia. La fiscal lució por mucho tiempo como una simple ejecutora de las operaciones de retaliación política ordenadas por el Ejecutivo.

A %d blogueros les gusta esto: