elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Magnicidio

Maduro denuncia un nuevo plan para asesinarlo por Florantonia Singer – El País – 27 de Junio 2019

A menos de dos meses del alzamiento frustrado del 30 de abril, en respaldo a Juan Guaidó, el chavismo arrecia las detenciones de militares por supuestas conspiraciones

Nicolás Maduro, en el palacio de Miraflores. FOTO: AFP VIDEO: PRESIDENCIA DE VENEZULA

El régimen de Nicolás Maduro ha denunciado este miércoles un supuesto nuevo intento de asesinarlo y sacarlo del poder por la fuerza que ha sido frustrado por sus fuerzas de seguridad. “Hemos revelado, desmantelado y capturado a una banda fascista de terroristas que planearon un golpe de Estado contra la sociedad y la democracia venezolana. Han sido capturados, tras las rejas, con pruebas claras después de seguir a este grupo de delincuentes”, dijo Maduro en una transmisión televisada.

El funcionario chavista mostró vídeos tomados de forma secreta durante conversaciones de los supuestos conspiradores, entre los que, aseguró, están el líder opositor Juan Guaidó y líderes políticos de Chile, Colombia y Estados Unidos. Según su versión, el plan incluía asesinar a Maduro y a otros dirigentes como Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituye, el parlamento paralelo aliado del chavismo.

El pasado viernes, horas antes que la alta comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, abandonara el país, fueron detenidos sin órdenes judiciales cuatro oficiales de la Fuerza Armada Nacional, los coroneles retirados de la Aviación Miguel Castillo Cedeño y Francisco Torres Escalona; el capitán de corbeta, Rafael Acosta Arévalo; el general de brigada de la Aviación, Miguel Sisco Mora, director del Servicio Autónomo del Aeropuerto del Estado de Aragua; y dos funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), los policías José Valladares y Miguel Ibarreto. Sus familiares denunciaron las desapariciones en vídeos o testimonios escritos e indicaron que los hombres fueron capturados por personal del Sebin en distintas zonas de Venezuela.

El fantasma de la conspiración persigue a Maduro desde hace tiempo. En los últimos dos años más de un centenar de militares ha sido apresados. En agosto pasado, durante un acto militar en Caracas, explotaron sin generar daños dos drones con los que supuestamente intentarían darle un atentado. Las dudas sobre la lealtad de su Fuerza Armada Nacional se han disparado en medio del resquebrajamiento de sus apoyos, a raíz del choque de poderes que se ha desencadenó en enero cuando Juan Guaidó se juramentó como presidente interino con el reconocimiento de más de 50 naciones y comenzó su cruzada por la transición a la que insistentemente ha llamado a los militares a sumarse.

El líder del chavismo parece estar en arenas movedizas. En enero ocurrió un alzamiento de militares de bajo rango en Caracas que logró ser controlado. El 30 de abril una operación militar frustrada en apoyo a Guaidó, en la que se logró la liberación de Leopoldo López de su prisión domiciliaria, y que fue planificada por el jefe de Inteligencia del chavismo, Manuel Cristopher Figuera, exdirector del Sebin, hoy en el exilio en EE UU, se convirtió en el más importante quiebre que ha sufrido en sus cuadros de fuerza. Menos de dos meses después, este supuesto nuevo intento de golpe vuelve a tambalear su seguridad.

El clima de desconfianza se ha enrarecido aún más con la suspensión del tradicional desfile militar del Día del Ejercito, que se celebró el pasado lunes en conmemoración de los 198 años de la Batalla de Carabobo. Maduro encabezó un breve acto junto con su cúpula política, desde un podio alejado de los soldados, en el que anunció que para el 2020 llevará a cuatro millones su cuerpo de milicianos.

Ataque a Guaidó

Juan Guaidó desestimó las acusaciones de Maduro de su participación en el supuesto plan magnicida y denunció el intento de secuestro de miembros de su equipo, quienes fueron interceptados por civiles armados en motos, cuando se desplazaban esta mañana por la autopista Francisco Fajardo, en Caracas. El propio Guaidó medió con los sujetos, quienes supuestamente le dijeron que tenían órdenes de llevarlos a la Dirección de Contrainteligencia Militar. “Que le quede claro al régimen que no nos van a intimidar. Una vez que el grupo de civiles armados interceptó a mi equipo, encaramos la situación y logramos que desistieran de ejecutar la orden que les dieron. Exhorto a los funcionarios policiales y militares a no seguir obedeciendo órdenes de un disociado”, dijo el opositor.

Allanaron vivienda del vicealmirante Rafael Huizi Clavier – El Cooperante – 26 de Junio 2019

Caracas.- La vivienda del vicealmirante en situación de retiro, Rafael Huizi Clavier, fue allanada durante la mañana de este miércoles horas antes de ser denunciado por Jorge Rodríguez de estar involucrado en un nuevo intento de golpe de Estado y magnicidio contra Nicolás Maduro.

RHZ.jpg

La vivienda de Huizi Clavier, ubicada en Chulavista, fue allanada por un contingente de funcionarios de la Dirección de Contrainteligencia Militar (Dgcim), según imágenes que hicieron llegar testigos del hecho a esta sala de redacción.

Huizi Clavier, un vicealmirante retirado de tendencia opositora, fue denunciado más tarde por Jorge Rodríguez por estar incurso en un presunto nuevo intento de golpe de Estado y magnicidio en contra de Nicolás Maduro, que consistía en tomar La Carlota, el Banco Central de Venezuela, el Batallón Ayala, y la liberación y proclamación de Raúl Isaías Baduel como “presidente de la República”.

 

""

Maduro acusa a Bolsonaro de preparar un plan para derrocarlo y asesinarlo por Maolis Castro – El País – 13 de Diciembre 2018

El presidente venezolano asegura que Estados Unidos está organizando un magnicidio con la complicidad de Brasil y Colombia

Maduro, durante una rueda de prensa. C. HERNÁNDEZ (EFE) / REUTERS

Nicolás Maduro tiene oficialmente un nuevo enemigo: el presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro. El Ejecutivo venezolano denunció este miércoles que desde Estados Unidos se prepara un supuesto plan de magnicidio con la complicidad los Gobiernos brasileño y colombiano. “Hoy vengo, otra vez, a denunciar el complot que desde la Casa Blanca se prepara para violentar la democracia, asesinarme e imponer un Gobierno dictatorial en Venezuela”, dijo.

 

El discurso del enemigo foráneo es reiterativo en el chavismo. Maduro pidió a la Fuerza Armada estar “preparados” ante un ataque extranjero. “Que no se equivoquen nunca porque les vamos a dar una lección… Nadie en Brasil quiere que el Gobierno entrante de Jair Bolsonaro se meta en una aventura militar contra el pueblo de Venezuela”, advirtió. El lunes, el gobernante había alardeado de dos bombarderos rusos, con capacidad para transportar armas nucleares, y maniobras militares en el aeropuerto Simón Bolívar, en el Estado de Vargas (en el litoral venezolano). Las relaciones entre Rusia y Venezuela son estrechas desde que el chavismo asumió el poder, hace justo 20 años. Su alianza se basa en el intercambio de armas y equipos militares a cambio de petróleo.

La demostración de fuerza desagradó a la Administración de Donald Trump. El secretario de Estado, Mike Pompeo, lo calificó como un acto de “dos Gobiernos corruptos despilfarrando dinero público”. Entretanto, el Gobierno de Vladimir Putin respondió que las palabras del estadounidense eran “inapropiadas”.

El heredero político de Chávez no solo se apoya en su homólogo Vladímir Putin. Hace unos días presumió del respaldo de Turquía, país con el que firmó acuerdos por 5.100 millones de dólares. Se trata de una estrategia para demostrar que no está plenamente aislado ante la proximidad del 10 de enero. Ese día está previsto que asuma su segundo mandato y también que varios gobiernos democráticos hagan declaraciones poniendo en duda su legitimidad. Lo culpan de ser reelecto en unos comicios “fraudulentos” y no admitidos por la oposición el pasado 20 de mayo. “Los gobiernos que hagan lo que quieran. ¡Si se quieren ir de Venezuela con sus embajadores, que se vayan todos, ya!”, aseguró el mandatario.

Nunca antes un presidente venezolano había contado con tanta desaprobación en América. Pero la baja popularidad y el rechazo no detienen a Maduro, que sostiene que las “más importantes potencias” internacionales “respetan, apoyan y quieren” a su Gobierno.

Los videos de Juan Requesens y el quiebre terminal del madurismo -Noticiero Digital – 13 de Agosto 2018

ImagenPedro
“Ayer salieron unos videos feos, escatológicos, pero es que él se puso nervioso cuando fue capturado y tuvo que ser atendido por médicos del Sebin”. Así explicó Nicolás Maduro (quien, aparentemente y a juzgar por el notorio chaleco antibalas bajo la guayabera de kevlar, no es que se encuentre demasiado tranquilo), lo que ha constituido una monumental embarrada de su Gobierno: los dos videos que muestran a un Juan Requesens, evidentemente drogado y golpeado, en la sede de la policía política, “aceptando” su culpabilidad.
Maduro formuló estas declaraciones durante la reunión con generales y almirantes convocada para el viernes y que terminó realizándose el sábado, y agregó que “yo pedí una investigación porque ese es un video privado de cuando le están haciendo un chequeo médico y lo filman”.

Y aunque el mandatario venezolano pretende ser compasivo al hablar del diputado detenido por él mismo, la verdad es que el mensaje implícito no puede ser más desgarrador. Si quienes filtraron el video pensaban que el mensaje es “Requesens se cagó”, no puede haberles salido el tiro más por la culata, incluyendo a Maduro.

Al exterior, el Gobierno de Nicolás Maduro es, hoy, el principal problema del mundo, si se hace la excepción de Siria. Si el alto Gobierno pensó que filtrando el video el mensaje es “no hay intocables”, a lo interno, si bien mucha gente ha reaccionado con dolor y tristeza, la mayor parte del país ha reaccionado con indignación, por demás comprensible.

Estamos asistiendo, en vivo y directo, a una violación tan flagrante de los derechos humanos y del debido proceso como la que en enero quedó registrada con la muerte de Óscar Pérez.

Maduro, y quienes están alrededor, acumulan causas, crímenes de lesa humanidad, tan graves, que todos los que estaban en la reunión de Fuerte Tiuna pueden terminar presos; para quienes estaban en la tarima, el condicional no existe, y la cárcel está segura en su futuro, salvo que puedan sostener el poder.

Un poder que es crecientemente precario: si quienes filtraron los videos lo hicieron para apoyar la causa de la oposición, como también sugiere Maduro, esto significa que ni un coto tan cerrado e ideologizado como el Sebin las tienen todas consigo.

Más represión, más quiebre

El encuentro con generales y almirantes, según señala La Patilla, llegó a varias conclusiones: Hay que revertir la imagen de la desbandada de la GNB en la avenida Bolívar con el “valor y fortaleza de la FANB ante el ataque”; se reitera la “confianza del presidente en la FANB”, y se anuncia un programa de viviendas y de incrementos de sueldo y primas desde octubre; pero fundamentalmente, se refuerza la cacería de brujas, y Maduro personalmente indicó que “discúlpenme que lo diga así, que un militar deje de visitar o evite a esa parte de la familia a tener que ver perdida su carrera por una imprudencia, con esto yo voy a ser muy estricto y he girado instrucciones precisas para que se evite que seamos infiltrados o permisivos con quintas columnas”. Es decir, se antepone el deber con la FANB al deber con la familia.

Se aumentan “las medidas de contrainteligencia para evitar ataques o asaltos a unidades militares (…) hay que tener mucho cuidado con filtraciones en cuadros profesionales (…) y se van a realizar maniobras militares en septiembre con China, Rusia, y Cuba como asesor”.

Es decir, Maduro está intentando evitar lo que parece inminente: un quiebre militar que lo deje herido de las dos alas. Porque, a falta de elecciones con las cuales poder justificar el poder (las del 20 de mayo no parecen, a estas alturas, legitimar para nada a su Gobierno), el que se pierda el otro pilar de gobernabilidad (que la FANB está unánimemente con el régimen) significaría un golpe mortal.

Habrá que ver como todos estos elementos (y otros expresados en la nota de La Patilla) impactan en dicha “familia militar”, concepto que pretende reforzar el Ejecutivo, y que hasta ahora le ha dado buenos resultados.

Porque, en el actual contexto de desmadre del país, lo que luce probable es que haya una reacción muy dura contra una potencial cacería de brujas en los mandos medios y bajos; además de que la disciplina, como se ha señalado repetidamente, es muy difícil de sostener cuando la hiperinflación licúa el sueldo todos los meses.

Y más, cuando muchos militares venezolanos, en este momento, deben estar cuestionándose si tiene sentido seguir sosteniendo a un régimen incapaz de proveer a su pueblo de lo más elemental, y violando tan flagrantemente los derechos humanos que el desprestigio que sufre la “familia militar” puede llevarla, eventualmente, a su eliminación en un próximo sistema democrático, mientras, adicionalmente, les exigen separarse de su familia biológica, que en 80% (dicen las encuestas) debe estar preguntándoles, precisamente, cómo siguen apoyando esto.

Contra la pared

El Gobierno de Nicolás Maduro ha vivido varias crisis terminales, y ha logrado surfearlas todas. Sin embargo, cada una ha implicado un costo más alto para sí mismo que la anterior. La de 2014 le valió que la comunidad internacional lo colocara bajo observación.

La crisis que se prolongó de diciembre de 2015 a julio de 2017 lo obligó a abandonar las formas democráticas. La de 2018, tan ubicua y profunda que ni siquiera las respuestas propagandísticas son eficientes, lo ha despojado de cualquier credibilidad y ha llevado el quiebre a lo más profundo del chavismo.

La vergonzosa cadena de tuits de Hermann Escarrá de este domingo (no más vergonzosa, en todo caso, que su accionar de los últimos años), tratando de nadar y guardar la ropa, de condenar el trato cruel a Requesens mientras permanece fiel al chavismo, es un preludio de las cosas por venir.

¿Cómo puede saber Maduro si uno, o varios de los que participaron en el atentado no estaban en la propia tarima de la avenida Bolívar? ¿Cómo puede estar seguro de que no habrá más intentos?

¿Es el fracaso del “intento de magnicidio” producto de la inepcia de sus autores?¿Quienes sostienen esta tesis (que los magnícidas eran unos ineptos) tienen idea de lo difícil que es un magnicidio, más aún cuando quien es la potencial víctima gasta tanto en su propia seguridad como lo que eroga en la salud de todo un país?

Maduro y los cien, doscientos o quinientos individuos que componen el alto Gobierno están solos y aislados, y se saben detestados. La frase del mandatario de días recientes (“si nos paramos en una esquina recibimos el afecto del pueblo”) choca con la creciente agorafobia de todos ellos, confinados a Fuerte Tiuna, a los restaurantes y urbanizaciones que han colonizado, a espacios cada vez más cerrados y pequeños.

Son esos 100, 200, 500 individuos contra todo un país que sabe que se lo robaron vivo y que la única esperanza de los atrincherados es gobernar sobre un cementerio. Casi lo han logrado. No tienen un solo lugar en el mundo en el que esconderse, y la frase de Jon Lee Anderson, insospechable de derechismo, luego del 4 de agosto (palabras más, palabras menos, que muchos grupos de venezolanos pueden querer un magnicidio) debe retumbarles.

El mensaje para quienes no componen esta cúpula, en este momento, debe ser que no tiene sentido inmolarse contra un Gobierno que está acabado. No tiene nada que ofrecer, ni siquiera una salida digna. Lamentablemente, está dispuesto a terminar de arrastrar al país al infierno consigo.

Y por lo tanto, es el momento de decir, sin aspavientos pero con firmeza, “hasta aquí lo acompañamos”. Porque seguir adelante es terminar en la cárcel o empujando al país a un conflicto de consecuencias y sufrimientos inconcebibles hoy.

La tarea de todos los que resistimos es lograr convencer a la cúpula de los 500 de que el costo de dejar el poder es inferior al de aferrarse a él; y que aún muchos de ellos (con Maduro de primero) pueden negociar su escapatoria, aunque sea por un par de años.


Magnicidio por Fernando Mires – Blog Polis – 10 de Agosto 2018

mires

Dos cosas no serán hechas en este artículo: discutir sobre la legitimidad del acto magnicida y entrar en definiciones que a nada conducen. Explico a continuación ambas deliberadas omisiones.

Discutir sobre la legitimidad de un hecho es un tema moral y no político. Pues algo puede ser legítimo moralmente e inaceptable políticamente. También puede ocurrir a la inversa. Con ello no se afirma que la política no tiene nada que ver con la moral, pero siguiendo a Kant y Weber, no puede ser sustituida por ella. Eso quiere decir: atentar en contra de la vida de un dictador puede ser legítimo, pero si lleva a consecuencias que recaerán sobre personas y organizaciones no involucradas en el hecho, no es político y por lo mismo puede llegar a ser radicalmente inmoral.

Por supuesto, al autor de estas líneas no escapa que sobre el tema de la legitimidad del magnicidio hay un argumento teológico expuesto por Tomás de Aquino y mucho después por el sacerdote jesuita Juan de Mariana, ambos partidarios del derecho a rebelión.

Importa consignar que en lo que toca a Tomás, este se pronunció en su texto Gobierno de los Príncipes a favor del tiranicidio si un tirano gobierna a favor de su provecho personal y no del público. En ese caso, según el docto santo, la rebelión es legítima. La muerte del tirano, agrega Tomás, “debe ser decidida por un tribunal público”. En suma: lo que Tomás defiende no es el derecho al atentado sino el derecho a la ejecución. Son dos cosas distintas.

La opinión de Juan de Mariana es similar a la del santo de Aquino. En su libro De rege et regis institutione (1599) Mariana defiende al tiranicidio como un derecho natural cuando el tirano “sustrae la propiedad de los particulares y los saquea”. Y al igual que Tomás, como parte del derecho (natural) a la rebelión.

Cabe señalar que las opiniones de ambos teólogos no están basadas en la palabra de Cristo sino en interpretaciones del derecho natural. Sus juicios, por lo tanto, no deben ser vistos como derivados de la lección neo-testamentaria. Jesús jamás llamó a matar a nadie – razones no le habrían faltado- ni siquiera a los más terribles tiranos. La lógica de Tomás y la politicidad de Mariana no pueden, y para un cristiano no deben, ser consideradas como un legado, en el estricto sentido del término. Y hasta aquí con el tema de la legitimidad.

En lo referente al tema de las definiciones, importa anotar que un magnicidio se define en términos generales por un acto que consuma la muerte de un alto representante del poder, independientemente a que el muerto sea una personalidad magna o no. En el mismo sentido ya hemos visto que el magnicidio puede ser cometido a través de dos vías. Por ejecución o por atentado.  El magnicidio por ejecución es generalmente resultado de un acto revolucionario o post- revolucionario.

En la historia moderna encontramos diversos magnicidios por ejecución. El “clásico” fue el de Luis XVl después de ser capturado en Verennes. Su ejecución (21.02.1793) fue el resultado de una discusión entre girondinos y jacobinos. Los primeros levantaron la tesis de la continuidad histórica de la nación. Los segundos, la de la ruptura. Al fin los jacobinos lograron imponerse. La idea de cortar la cabeza al rey tenía evidentemente un carácter simbólico. Desde ese momento el reino de Francia sería acéfalo. Robespierre, quien durante su mandato batió todos los records de descabezamientos, lo entendió claramente. Su cáustico veredicto fue: “Para que Francia viva, Luis XVl debe morir”. El ejemplo de Robespierre hizo escuela. Luis XVl sería solo el primero en morir de modo post-revolucionario de acuerdo a dictámenes emitidos por tribunales ad hoc.

Una de las más crueles ejecuciones fue la realizada a Benito Mussolini después de haber sido hecho prisionero cuando intentaba escapar junto a su esposa (25.04.1945). El recién formado Comité Nacional de Italia dictó sentencia de muerte en juicio sumario. Después los ejecutores colgaron a Mussolini con la cabeza hacia abajo. El Comité, no contento, filmó al cadáver. Hay testimonios, Göring entre otros, que afirman que cuando Hitler vio ese filme, decidió auto- ejecutarse. No fue el primer auto-magnicidio de la modernidad.

Nosotros, los chilenos, siempre precursores de cosas raras, tenemos otro, el del Presidente José Manuel Balmaceda quien decidió poner fin a su vida después de haber visto fracasada la revolución liberal de 1891. El presidente Salvador Allende a quien gustaba mucho compararse con Balmaceda y se consideraba su continuador histórico, corrió el mismo trágico destino. Hay por cierto otros casos de atutomagnicidios latinoamericanos. Uno muy conocido fue el del presidente brasileño Getulio Vargas (24.08.1954) quien acosado por una oposición implacable prefirió irse a descansar al otro mundo disparándose un balazo. Justo en medio de su populista corazón.

Muy similar al de Mussolini fue el magnicidio al dictador Eugene Ceaucescu, condenado por el Frente de Salvación Nacional a morir fusilado junto con su esposa (27.12.1989) En el mismo estilo, aunque radicalizado en las formas, fue el cometido a Muamar Gaddafi después de que fuera juzgado en un par de minutos por el Consejo Nacional de Transición  formado por milicianos de las tribus rebeldes de Libia (25.10.2011). Los detalles de la ejecución son tan horrorosos que nos ahorraremos las descripciones.

En suma, los magnicidios por ejecución han sido el resultado de revoluciones, revueltas o rebeliones populares. Todos fueron realizados siguiendo dictámenes emitidos por tribunales. En cierto sentido pueden ser considerados magnicidios legales. El objetivo de todos ellos ha sido marcar un punto de inflexión entre el régimen que terminó y el régimen que viene.

Distinto e incluso inverso es el caso de los magnicidios-atentados. Estos no son el producto de revoluciones sociales o políticas. Al contrario, pretenden fungir como detonantes de cambios históricos. No obstante, a diferencia de los magnicidios por ejecución, todos exitosos, los magnicidios-atentados, cuando no han fracasado, la mayoría de ellos ha terminado por generar, en los países donde han tenido lugar, condiciones aún más represivas que las que imperaban antes del atentado.

Mediante el magnicidioatentado, sus realizadores, al eliminar a un dignatario, buscan crear condiciones favorables para su causa. De ahí que a diferencias de los magnicidios por ejecución, todos muy similares, los atentados son muy variados entre sí. Los hay desde los que solo buscan eliminar a un personaje incómodo contratando a asesinos profesionales, los que persiguen objetivos ideológicos, religiosos e incluso, los realizados por transtornados mentales, al estilo del que no alcanzó a llevarse a cabo en la ya mítica película dirigida por Martin Scorcesse, Taxi Driver (1976).

El magnicidio político más mediático de todos los tiempos fue sin duda el cometido a J. F. Kennedy (22.11.1963) Oscuros intereses de mafias norteamericanas llevaron a culpar al muy desequilibrado Lee Harvey Oswald con el objetivo de ocultar las verdaderas razones del crimen. Hasta ahora lo han conseguido. Pero todo el mundo sabe que Oswald no fue el asesino; ni siquiera el ejecutor.

De similar formato fue el magnicidio en contra del presidente sueco Olaf Palme (28.02.1986). El killer, evidentemente un profesional, no dejó huella detrás de sí. Aunque sí, sospechas. Entre otros en el excelente escritor fallecido Henning Mankell quien en dos o tres novelas induce al legendario inspector Wallander a insinuar la tesis de que el asesinato a Palme fue concebido por agencias secretas de la URSS con las cuales el propio Palme habría estado en contacto. Yo creo a Mankell -intuición personal- más que a cualquier político.

Que los servicios secretos de la ex URSS actuaban sin ningún escrúpulo lo prueba el intento de asesinato al Papa Juan Pablo ll (13.05. 1981) muy comprometido con las luchas de los disidentes que actuaban -no solo en Polonia- en contra del imperio soviético. Las razones que llevaron a la KGB a contratar al asesino búlgaro-musulmán, Ali Agca, quien disparó cuatro tiros sobre el Papa, ya han sido enunciadas por diversos periodistas.

Como es posible entrever, no todos los magnicidios han sido tiranicidios. Razón por la cual hay que diferenciar entre el magnicidio propiamente tal del magnicidio-tiranicidio. Entre los últimos el más espectacular fue el plan frustrado del alto oficial alemán Claus von Stauffenberg por poner fin a la vida de Hitler (abril 1944). El tardío plan fracasó por leves detalles ténicos. Este fue solo uno de los muchos, pero el más perfecto proyecto para eliminar a Hitler. Los objetivos eran reivindicar el honor del ejército mediante un golpe militar, poner fin a la guerra y negociar una rendición con los aliados. Acerca de lo que habría sucedido si el plan hubiese sido exitoso, solo hay hipótesis y especulaciones. Lo cierto es que el fracaso de von Stauffenberg posibilitó a Hitler llevar a cabo una “depuración” radical al interior  del ejército.

Entre los asesinatos cometidos con objetivos claramente políticos, a saber, los que buscan condiciones para un cambio de régimen, habría que mencionar el perpetrado en contra del dictador egipcio Muhamad Anwar Asad (6.10.1981). Como suele ocurrir en estos casos, hubo cambio de gobierno pero no de régimen. El sucesor de Asad, Husni Mubarak, continuó la línea política de Asad, la misma que actualmente continúa el general-dictador Fattah as-Sisi.

En América Latina el caso más conocido fue el atentado a Trujillo considerado como una muestra de que, bajo determinadas condiciones, un magnicidio puede llevar efectivamente a un cambio de régimen. La tesis hay que tomarla con pinzas. Por una parte, J. F. Kennedy y la CIA habían tomado la decisión de colaborar con la oposición dominicana y desembarazarse del dictador. Tanto en las universidades como en las empresas y plantaciones, pero sobre todo en el ejército, asomaban signos de rebelión. Kennedy mismo exigía públicamente la renuncia del dictador. Es decir, nada indicaba que solo por la vía del atentado era posible terminar con el trujillismo. Por otra parte, la muerte de  Trujillo (30.04.1961) no produjo ninguna rebelión social como esperaban sus autores. Todo lo contrario, bajo la dirección del hijo del dictador, Ramfis, tuvieron lugar espantosas masacres. La rebelión vino después, y no fue social sino militar, con la llamada “rebelión de los pilotos” (19.11.1961) que sí puso punto final al trujillismo sin Trujillo.

Probablemente inspirados en el mito  del atentado a Trujillo, un grupo de jóvenes comunistas chilenos intentó tiempo después matar al general Augusto Pinochet. Casi lo logran. Pero la represión que se desató en Chile al igual que la que ocurrió en Alemania después del fallido putschde los oficiales de 1944, fue cruel y cruenta. Aún hoy los magnicidas no se atreven a narrar lo que sucedió a sus familiares en las cámaras de tortura del régimen.

Ha habido, además de los específicamente políticos, atentados ideológicos- religiosos. El que logró un hinduísta en contra de Mahatma Gandhi (30.01.1948) produjo luto mundial. El asesinato a Isaac Rabin (22.04.1977), cometido por el fundamentalista hebreo Yigar Amil, es otro ejemplo. Dichos asesinatos lindan con la locura. Pero hay otros que son locuras puras. Quien lea los planes de los nihilistas rusos en “Los Endemoniados” de Fedor Dostoievski, podrá acceder al tipo de mentalidad que poseían quienes no se cansaban de atentar en contra de los zares (entre ellos, el hermano mayor de Lenin). Sin embargo, la locura magnicida más grande de la historia fue la llevada a cabo el 28 de junio de 1914 por Gabvrilo Princip en la persona del archiduque austro-húngaro, Francisco Fernando. Según opinión de muchos historiadores, el atentado de Sarajevo desató nada menos que la Primera Guerra Mundial, con sus millones y millones de muertos.

¿A cuál categoría pertenece el intento de (auto) magnicidio a Nicolás Maduro? (05.08.18)  Difícil responder a esa pregunta. Sea la que sea, Maduro tiene el dudoso privilegio de haber sido objeto del primer (auto) atentado digital de la historia.

Post- Scriptum

Evidentemente este articulo ha sido escrito bajo el influjo del (auto) atentado a Maduro. Razón que obligará a escribir un par de líneas adicionales. Pues el hecho de que aún no se sepa si fue autoatentado o atentado, lleva a una conclusión: hubiera sido lo uno o lo otro, el efecto ha sido el mismo. El dictador ha recibido un regalo drónico.

Pero si hubiera sido de verdad un atentado, sus creadores habrían cometido un acto criminal: no en contra de Maduro -el solo es la cabeza visible del régimen- pero sí en contra de la política y los políticos democráticos del país.

No fue casualidad que Maduro -siguiendo al pie de la letra el ejemplo de Hitler después del incendio del Reichstag-  hubiera decidido iniciar la represión en contra de los parlamentarios de los partidos de centro justo en los momentos en los cuales estos intentaban recuperar la ruta de la unidad electoral, abandonada por la nefasta abstención del 20-M. De paso, Maduro intentará sustituir la confrontación política por la persecución policial y por cierto, utilizará el supuesto atentado para continuar las purgas al interior de los estamentos militares. Nadie como Maduro necesita tanto de los drones.

La oposición en cambio no necesita drones. Solo necesita votos. El problema es que Maduro parece saberlo mejor que la oposición.

Tiranicidio en grado de frustración por Marianella Salazar – El Nacional -8 de Agosto 2018

Marianella Salazar

Cundió el pánico en el alto gobierno y en el Alto Mando Militar con el atentado del sábado pasado, durante un evento que conmemoraba el aniversario de la Guardia Nacional, inusualmente realizado en la avenida Bolívar de Caracas y no en las instalaciones militares donde se acostumbra.

La situación se ha hecho ingobernable para Nicolás Maduro, hay una acumulación de crisis en el país que colapsa por las dificultades en serie desatadas por un pésimo gobierno y en vez soltar el poder, utilizado solo para eternizar la desgraciada revolución bolivariana que tanta miseria y dolor ha traído a todos los venezolanos, se aferra a él con desesperación, para evitar la rendición de cuentas que en la justicia internacional tendrán que dar las cabezas visibles del narcoestado y los implicados en graves violaciones de los derechos humanos.

Las probabilidades de la desaparición del régimen crecen exponencialmente cada día que pasa, es cuestión de tiempo, en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana hay un verdadero cocktail explosivo que ha venido manifestándose desde que el masacrado comisario Oscar Pérez irrumpió con un helicóptero sobre la sede del TSJ y que el teniente Caguaripano –detenido y torturado– liderara una operación en el Fuerte Paramacay, donde sustrajo un lote de armas.

El intento fallido de magnicidio perpetrado con drones explosivos permite inferir una gran sensación de inseguridad del presidente en su relación con la FANB. No basta con la fidelidad perruna del Alto Mando Militar, porque en los niveles medios y en la tropa hay un “sálvese quien pueda”, donde nadie está pensando en la seguridad del presidente, ni de sus colaboradores y mucho menos en la de su esposa, “la primera combatiente”, a quien dejaron en total estado de indefensión cuando se activaron tardíamente los protocolos de seguridad con los parabanes y sombrillas antibalísticos, que fueron insuficientes para proteger la inmensa humanidad de Nicolás Maduro, que a medida que se agigantan los problemas va aumentando de forma paquidérmica.

Dio pena ajena ver a los miembros de las unidades de parada en desbandada, corriendo despavoridos para protegerse, pensando en su propia seguridad y dando muestras de cuál sería su reacción ante cualquier otro evento, sobre todo externo, si es que se llegara a materializar.

La reacción de un ministro de la Defensa petrificado y de un comandante del Ejército agachándose detrás de la figura presidencial para protegerse no revelan más que miedo y cobardía. No están dispuestos a derramar su sangre por él.

Los llamados de Maduro a la unión cívico-militar en caso de que otro atentado llegue a ocurrirle son fuegos de artificio, nadie salió a demostrarle apoyo ni solidaridad, tuvieron que ser convocados y obligados al día siguiente, en un acto en el que el mandatario ni siquiera hizo acto de presencia.

El día que se materialice su esperada salida del poder y ojalá sea por una negociación acordada que evite derramamientos de sangre, hasta la gente de su propio entorno saldrá a festejar con bombos y platillos, como ha pasado históricamente en Venezuela y en el mundo cada vez que cae un dictador.

El tiranicidio en grado de frustración no ha traído sino confusión y un pretexto para ocultar el explosivo aumento de la gasolina, camuflado en un censo automotor a través del carnet de la patria, que la mayoría de los venezolanos rechaza de plano, pero lo más grave es el terrorismo de Estado desatado contra toda disidencia y la criminalización de las próximas movilizaciones o acciones de protesta, como la del paro anunciado para el próximo 20 de agosto.

Chamba juvenil, “magnicidio” y atropellos a la propiedad privada por Gustavo Coronel – Blog Las Armas de Coronel – 30 de Junio 2018

gse_multipart55967Ya el desastre del narco-régimen venezolano es de tal magnitud que no es posible atender a una sola debacle o a un solo crimen. Como un dique que presenta múltiples fracturas, no hay ya manos suficientes para tratar de bloquearlas simultáneamente.

Acabo de leer un decreto que crea algo un nuevo programa loco llamado la Gran Misión Chamba Juvenil, firmado por los 35 impresentables miembros del gabinete ejecutivo, es decir, el presidente Maduro, la vicepresidente Delsy y los 33 ministros, una especie animal que se multiplica como los conejos en Australia.

La Gran Misión Chamba Juvenil
¿Quiénes son los beneficiarios de esta nueva Misión (Limosna)? Son todos los jóvenes de 15 a 35 años. Según el decreto se trata de subsidiar a toda esta inmensa masa de venezolanos, colocándolos en los siguientes campos de actividad: Misión Jóvenes de la Patria Robert Serra; Instituto Nacional de Capacitación y Educación Socialista, (INCES); Brigadas Agrourbanas; Misión Saber y Trabajo; Programa Soy Joven Productivo; Chamba Juvenil Vuelta al Campo; Fundos Zamoranos; Sistema de Becas de Liceos, Universidades y Colegios; Vivienda Joven; Criptoeconomía.

Para darles un ejemplo, la Misión Jóvenes de la Patria Robert Serra se dedica a: “involucrar a los jóvenes en actividades en el barrio para lograr que cada chamo pueda parecerse a Robert, ser como Chávez…”. El diabólico objetivo sería crear venezolanos acomplejados y gansteriles como los difuntos Robert Serra y Hugo Chávez. Otros irían a engrosar el grupo de becarios-reposeros en los planteles bolivarianos. De especial preocupación es la mención sobre criptoeconomía, ya que los jóvenes se dedicarían a crear las condiciones para desarrollar y fortalecer el sistema de las criptomonedas, en especial La Minería Digital; El intercambio o Trading; La Billetera Digital o Wallet; las Casas de Cambio o Exchange; y los Mercados Digitales o criptotiendas. Nada de trabajar.

“Magnicidio”

Otro tema de moda para el narco-régimen es el del “magnicidio”, zarzuela montada para acusar a verdaderos opositores venezolanos de intentos de asesinar al payaso enquistado en Miraflores. Una reciente confesión de la ex- Fiscal Ortega Díaz se refiere al montaje que el régimen llevó a cabo en 2014 para acusar a María Corina Machado, Diego Arria, Henrique Salas Romer, Gustavo Tarre Briceño y a Pedro Mario Burelli de planear el ‘magnicidio’ de Maduro. En esa oportunidad también quisieron involucrar a los Embajadores estadounidenses Bill Brownfield y Kevin Whitaker en la farsa. Delcy Rodríguez llegó a presentar en la Asamblea Nacional un cuadro donde presentaba a los presuntos magnicidas. Hoy el narco-régimen ha resucitado las acusaciones, esta vez enfocadas en contra de María Corina Machado, sugiriendo que Colombia es parte de la trama. Ello revela el desespero de Maduro por crear escándalos que puedan servir para darle algún oxígeno a su agonizante narco-régimen.

Confiscación de viviendas: Ubica tu Casa
Este atropello a la propiedad privada pretende quitarle las viviendas a quienes no la estén ocupando en el momento y estén ausentes del país debido a la situación de miseria y tragedia que impera en el país. Es una acción delictiva promovida por los Consejos comunales, centros de vagos y maleantes apoyados por el régimen. Esta acción es producto del odio de clases y está dirigida en contra de quienes con su trabajo han podido poseer su hogar, a fin de beneficiar a quienes por su desidia y/o ignorancia carecen de un techo sobre sus cabezas. Esta agresión del narco-régimen está llevando a la creación de grupos de defensa que no permitirían tal abuso, lo cual puede llevar a la guerra civil.

Confiscación del 70% de la producción a empresas privadas
El más reciente atropello al país tiene que ver con la exigencia del narco-régimen a las empresas privadas de entregarle el 70% de su producción, sin saber qué tipo de pago se le daría, probablemente en inservibles papeles del narco-régimen o en los igualmente inservibles “petros”. Esta es una afrenta que debe ser resistida con todos los hierros.

Cuatro crímenes que se añaden a la cadena interminable de insultos a los venezolanos. La reacción de Venezuela ante el narco-régimen no puede esperar más. Hay que ir a una huelga general indefinida. La sociedad venezolana tiene que echar el resto frente a los hampones del narco-régimen y sus cómplices militares y de la falsa oposición. Falcón desea ir a dialogar con Maduro después de acusar al régimen de fraude electoral. El y quienes lo siguen son moralmente invertebrados.

Quienes tengan sangre en las venas no deben soportar más insultos y humillaciones. Ya el país está listo para ponerse de pie. El sector salud, el sector transporte están en rebeldía. Sigámoslos.

Declaración de Maria Corina Machado – 29 de Junio 2018

Maduro, sé hombre por José Domingo Blanco – El Nacional – 30 de Abril 2016

Unknown“Me quieren matar y tengo las pruebas…Ya verán cuando se las muestre. Un día de estos se las enseño. Querían matarme, yo tengo las fotos. Me lo dijo un pajarito. Tengo que cuidarme: decomisaron la china y las metras con las que pensaban cometer el atentado. ¡Qué susto!”. ¡Maduro, por amor de Dios, sé hombre de una vez por todas! Deja de hablar pendejadas y ponte los pantalones. El país está cayéndose a pedazos y si algo estamos deseando los venezolanos no es precisamente que te den un metrazo, que no te causará ni siquiera un chichón, sino que asumas como todo un varón, las responsabilidades y consecuencias de tus malas decisiones, de tu ignorancia e improvisación. A nadie convencen las vergonzosas pruebas que presentaste: esos supuestos “campamentos improvisados de estructura paramilitar” descubiertos en el Estado Miranda, los cuales se asemejan más a guaridas de recogelatas y pordioseros –que han aumentado en tu pésima gestión– que a la de grupos organizados y en entrenamiento, conspirando para asesinarte. ¡Entiéndelo! La tesis del magnicidio no te va a funcionar: no generará la solidaridad y compasión que buscas. Tus errores y desaciertos son muchos y, si algo deseamos los venezolanos, es que vivas –y mucho- para que, en su momento, cuando esta pesadilla por fin termine, tú y tus secuaces respondan ante la justicia y paguen por sus actos. Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: