elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Madrid

Al descubierto todos los nombres y los rostros de Delcy Rodríguez por Juan Carlos Zapata – ALnavío – 3 de Febrero 2020

¿Cuántos nombres? ¿Cuántos rostros? Delcy Rodríguez, la vicepresidenta Ejecutiva del régimen de Maduro, sigue en el centro de la polémica desde que en la madrugada del lunes 23 de enero el avión que la transportaba aterrizó en Barajas y se le impidió el ingreso a España al estar sancionada por la Unión Europea. Nombres reales. Supuestos. Cargos. Y hasta un rostro amable pintado por un expresidente del gobierno de España. Todo alrededor de Delcy Eloína Rodríguez Gómez.
El nombre de Delcy Rodríguez ya lo conoce toda España / Foto: PSUV
El nombre de Delcy Rodríguez ya lo conoce toda España / Foto: PSUV

De pronto la vicepresidenta Ejecutiva de Nicolás Maduro se coloca en el centro de la noticia. La reunión que sostuviera el ministro José Luis Ábalos con ella dentro del avión que la transportó al aeropuerto de Madrid se convirtió en la noticia del mes, y no para de dar titulares, en la prensa digital y en la prensa escrita, en las redes y la televisión, en la radio, en el boca a boca. El nombre, Delcy Rodríguez, se volvió familiar al usuario de medios. Ella misma. Su rostro. Las gafas de montura negra y amplio espectro. Conocida en los círculos de poder, ahora tampoco es una figura anónima en el público.

Pero en principio los titulares tenían que asociarla al cargo o agregar alguna referencia de su cercanía con Maduro. En la primera nota que lanzó Vozpópuli sobre el caso (fue este medio el que adelantó la primicia), la identificó como la “vicepresidenta de Venezuela”, pero el titular comenzaba con que el ministro Ábalos se reunió con ella, pues para España, era Ábalos y no Delcy Eloína Rodríguez Gómez, el foco de atención. De hecho, las notas se ubican en la sección nacional y no en la internacional, en el entendido de que la polémica remite de manera directa a la política doméstica.

En esa primera entrega, los periodistas Antonio Rodríguez y Alejandro Requeijo, adelantan que se trata de la “delfín” de Maduro. Una forma de ubicar la posición política, la importancia del personaje, en el anillo de poder más cercano a Maduro. Y por allí sale uno de los primeros de los tantos “nombres” que irá ganando el personaje.

Es así que reventada la noticia, los titulares en principio la identifican como la Segunda del régimen de Maduro, la No.2 de Maduro, o la Mano derecha de Maduro, y estas mismas expresiones son las que se repiten en los noticieros de televisión, en los comentarios de las tertulias de radio y televisión, en los análisis de los columnistas. Vozpópuli vuelve sobre el tema el jueves 23 de enero atribuyéndole dos condiciones: “Delcy Rodríguez, la fiel colaboradora que Maduro convirtió en su mano derecha”.

Bien entrada la semana, ya ido el presidente Encargado Juan Guaidó de Madrid, en RTVE el periodista Iñigo Alfonso le pregunta a la canciller Arancha González Laya“qué vino a hacer esa señora a España” y la ministra respondió que “eso habría que preguntárselo a esa señora”, para luego corregirse y corregir al periodista apuntando que “esa señora tiene nombre”. Hasta ese punto llegó la identidad de Delcy Rodríguez.

Por supuesto, aquellas frases se asociaban al nombre propio, Delcy Rodríguez. Y el Delcy Rodríguez se fue haciendo familiar, y de uso cotidiano, y de recordación automática. Tanto que ya este sábado, el periodista de ABCJuan Carlos Girauta, usa un más íntimo Delcy en el encabezado de su artículo. “Ábalos y Delcy, la serie”. Es que después de casi dos semanas en primera página y en el foco noticioso, los españoles saben quién es Delcy, sin saberlo todo. El mismo sábado, El Mundoaborda el tema como el “caso Delcy”. En otros comentarios, se enfatizaba en la ironía de que la número dos de Maduro se había reunido con el número tres del PSOE.

¿Son todos estos los nombres de Delcy Rodríguez? Hay más. Queda el supuesto con el que se iba alojar en un hotel de lujo del Paseo La Castellana. Sus amigos en Caracas insisten en que logró entrar en Madrid y hacer sus reuniones -tenía una agenda de citas y una de ellas con un empresario petrolero-, y ello quizá tenga la intención de vender una versión épica y dejar en ridículo al gobierno, a los medios y la oposición de Venezuela. Pero se sabe que Delcy Rodríguez no entró, y siguió viaje hacia Qatar. Sus amigos, sin embargo, comentan -lo dicen ellos en Caracas- que ingresó con otro pasaporte, pues se ha hecho costumbre que jerarcas del régimen de Maduro y boliburgueses sancionados, usen doble identidad para desplazarse por alguna parte del mundo.

Delcy Rodríguez ha sido ministra, canciller, vicepresidenta Ejecutiva, mano derecha, delfina, número Dos y la segunda en el anillo del poder del régimen de Maduro, el más cruel, sanguinario y represor en la historia de Venezuela

Quedan la curiosidad de saber el nombre supuesto del hotel, y la doble identidad del pasaporte. Pero al menos se sabe de otro rostro. El suyo propio resulta familiar. Está en todas partes. Y ahora hay el nuevo que este domingo en el diario La Razón, le atribuyó el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero. En la entrevista, destaca que Delcy Rodríguez encabeza la Comisión de La Verdad y “ha colaborado conmigo para promover la mayoría de las liberaciones de dirigentes de la oposición, empezando por Leopoldo López”. Que Delcy Rodríguez “es la persona que me acompañó tres veces a la prisión de Ramo Verde para hablar con Leopoldo López y promover su libertad”. Y que Delcy Rodríguez “ha trabajado siempre a favor de las medidas de libertad y de los derechos fundamentales”.

Dicho así, pues Delcy no es Eloína sino heroína. Pero si se aclara que las liberaciones no han sido masivas, y que esa Comisión de la Verdad fue designada por Maduro y no por acuerdo nacional, y que si Zapatero no la recuerda nadie la recuerda, y que Leopoldo López salió libre porque lo liberó el general Manuel Cristopher Figuera la madrugada del 30 de abril de 2019, el exjefe de la policía política que se le fue a Maduro, involucrado en la fallida conspiración en la que muchos elementos civiles y militares también lo estaban, y que Delcy Rodríguez ha sido ministra, canciller, vicepresidenta Ejecutiva, mano derecha, delfina, número Dos y la segunda en el anillo del poder del régimen de Maduro, el más cruel, sanguinario y represor en la historia de Venezuela, y el que ha logrado el hecho inédito de expulsar del país a más de 6.000.000 de venezolanos.

Con Delcy Rodríguez, España y Europa ya tienen otra prueba del estilo de mandar de Maduro por Pedro Benítez – ALnavío – 29 de Enero 2020

No fue a Delcy Rodríguez a quien las autoridades españolas casi deportan el pasado 20 de mayo. No fue ella a quien el ministro socialistas José Luis Ábalos tuvo que persuadir de no ingresar a España (según una de sus varias versiones) para evitar una crisis diplomática. Fue a Nicolás Maduro; porque ella no es solo su vicepresidenta Ejecutiva: es su alter ego. Donde está Delcy Rodríguez están los intereses vitales de Maduro. Ella es la representante de su poder y la expresión más acabada de su estilo de hacer las cosas.
Maduro y Delcy Rodríguez, el mismo estilo, la misma dictadura / Foto: Presidencia Maduro
Maduro y Delcy Rodríguez, el mismo estilo, la misma dictadura / Foto: Presidencia Maduro

El accidentado viaje de la vicepresidenta Delcy Rodríguez a España ha resultado muy útil por una razón: los europeos pueden ver en el terreno el estilo de “gobernar” de Nicolás Maduro y las consecuencias de tratar con él.

¿Si un alto funcionario del madurismo es capaz de proceder de esa manera fuera de Venezuela, cómo será dentro del propio país donde su poder no tiene límites?

A propósito de la expulsión de Venezuela del Mercosur en diciembre de 2016, la entonces canciller Delcy Rodríguez intentó forzar su presencia en una reunión de sus colegas del organismo en la ciudad de Buenos Aires a la que no estaba invitada. No le arredró que la seguridad del Palacio San Martín, donde efectuaría el conclave, le cerrara el paso. Acompañada de varios cientos de simpatizantes kirchneristas se enfrentó físicamente a los vigilantes del edificio logrando colarse a su interior. Sus colegas cancilleres igual no la recibieron, e igual quedó la ratificada la expulsión de Venezuela de Mercosur.

Pero ella fue noticia. Y de paso provocó un incidente diplomático con el gobierno argentino de Mauricio Macri que por entonces iba por su primer año.

Esa noche Rodríguez hizo difundir un video de la supuesta agresión física de la que fue objeto y aseguró que le habían fracturado la clavícula.

Ese fue solo el más conocido de varios incidentes que protagonizó como ministra Comunicación e Información y más tarde como Canciller. Son conocidas sus intemperancias, insultos a la prensa y a otros gobiernos. Y ello ha conseguido cualquier cosa menos mejorar la imagen internacional del régimen madurista.

En un gobierno normal una funcionaria que procede de esas maneras pasaría a un segundo plano de inmediato. Pero no pasa así con Nicolás Maduro quien la premió designándola al frente de su Asamblea Nacional Constituyente por encima de otros dirigentes chavistas como Diosdado Cabello y posteriormente la elevó como su vicepresidenta Ejecutiva.

Ese estilo de hacer las cosas es el que intentó aplicar en el aeropuerto de Barajas en Madrid para angustia y zozobra de un gobierno en el cual Maduro tiene aliados, pero al que le creó una tormenta política que aún no amaina. Exactamente de la misma manera como intentó incorporarse a la brava a aquella reunión de cancilleres de Mercosur en Buenos Aires.

De modo que para todos los implicados el incidente de su viaje a España ha resultado ser un desastre absoluto de relaciones públicas. Y, sin embargo, sólo por un milagro Maduro va a prescindir de ella. Entre otras cosas porque más dedos tiene una mano que el número de personas en las que confía dentro del régimen. Y una de ellas es Delcy Rodríguez.

Donde se ejecutan las decisiones importantes para Maduro está ella. Siempre en el centro del poder. Es su termómetro.

Desde 2013, cada vez que Maduro ha hecho un movimiento que ha considerado clave, ha estado Delcy Rodríguez en calidad de protagonista.

Cuando decidió reemplazar a nada más y nada menos que a Rafael Ramírez del Ministerio Relaciones Exteriores en diciembre de 2014 (con la cual el otrora zar petrolero quedaba por primera vez fuera del alto gobierno desde 2002), su sustituta fue Delcy Rodríguez, que venía de ser ministra para la Comunicación e Información. Casualmente el cargo que hoy ocupa su hermano Jorge Rodríguez. Allí destacó por ser es la principal negacionista de la realidad venezolana. Sin pudor alguno, sin que se le movieran los parpados.

Es revelador que, para presidir la Asamblea Nacional Constituyente, Maduro no confiara en figuras con mucha más trayectoria dentro del chavismo como Diosdado Cabello, Adán Chávez o Aristobulo Istúriz. Delcy Rodríguez pasó por encima de todos ellos.

Se constituyó en la versión femenina de su jefe. Ese es el estilo de colaboradores que le gusta a Maduro.

Como canciller no fue como las diplomáticas colombianas María Ángela Holguín y Noemí Sanín, pero hizo lo que Maduro esperaba de ella y como esperaba que lo hiciera. Arbitrariamente, a los porrazos, como un elefante en medio de la cristalería. Así se convirtió junto con él en una de las imágenes del régimen.

Es revelador que, para presidir la Asamblea Nacional Constituyente, Maduro no confiara en figuras con mucha más trayectoria dentro del chavismo como Diosdado Cabello, Adán Chávez o Aristobulo Istúriz. Delcy Rodríguez pasó por encima de todos ellos. La misma a quien Hugo Chávez despidió como su ministra del Despacho de la Presidencia en agosto de 2006, luego de ejercer por escasos meses ese cargo.

Después de siete años de ostracismo Maduro la rehabilitó en 2013, probablemente por anuencia de Jorge Rodríguez.

Desde entonces si hay que dialogar con la oposición va ella. Si hay que excarcelar presos políticos, ella está allí. Si se intenta crear el primer partido madurista del país, el Movimiento Somos Venezuela (para reemplazar la PSUV), es ella quien lo preside.

Y si se necesita que alguien de la más estricta confianza viaje a un país clave para Venezuela en Europa a fin influir en su gobierno para evitar que se apliquen las sanciones personales europeas a los miembros más destacados del régimen madurista, que ofrezca ventajosas condiciones de inversión en la alicaída industria petrolera venezolana y de paso influir para estropear la exitosa gira Juan Guaidó por el viejo continente, esa es Delcy Rodríguez.

Obsérvese el detalle, Maduro no envió para tratar esos asuntos de tan importante carácter internacional al canciller Jorge Arreaza, sino a ella.

De modo que Delcy Rodríguez se ha convertido en la mujer más poderosa del país luego de Cilia Flores, es de suponer.

Ella actúa en la lógica del poder absoluto de Maduro en la cual es muy difícil tener aliados. Hay fuerzas muy superiores o hay rehenes. No hay términos medios. No hay aliados.

Es el drama en el que por cierto ha caído el grupo de diputados que se vendieron para golpear a la mayoría opositora que respalda a Juan Guaidó, y que ha intentado instalar una directiva paralela a la Asamblea Nacional. No son aliados de Maduro, son sus rehenes.

De la misma manera Delcy Rodríguez no fue a Madrid a solicitar (como en Buenos Aires hace tres años). Fue a exigir, como el que va a cobrar favores reales o supuestos. ¿Qué favores? Es lo que probablemente se esconda detrás de las distintas versiones que el ministro de Transporte, José Luis Ábalos, ha suministrado a la opinión pública española.

La levitación de Delcy – Editorial El Nacional – 29 de Enero 2020

el-nacional
No pocas veces la historia vuelve a repetirse y, desde luego… ya sabemos lo que sigue, pues la frase goza de cierta inmortalidad. Que se repita es lo de menos, al fin y al cabo, lo que cuesta es enterrarla; pero la culpa no forma parte en sí misma de su propia desgracia sino de la fatalidad (¿o de la estupidez?) de ciertos seres humanos que se empeñan en repetirla, degradándola hasta convertirla en mera acción cómica, en acto vil de payaso en retirada.

Lo peor o lo más gracioso (o trágico) de todo es que los escenarios que escogen para repetir el numerito son tan áridos como el famoso Valle de la Muerte que los western nos enseñan como el camino más seco para extinguirse al final de una historia.

En esta ocasión a la menina muy mal pintada se le ocurrió montar el show en el aeropuerto de Barajas, puerta de entrada a Madrid, justamente denominado “Adolfo Suárez”, ícono de la transición entre el derrumbe del franquismo y una democracia que nadie creía posible. Pero la realidad se impuso, el proceso político tomó su curso y ya nadie lo detuvo.

Ahora en Europa hemos sido testigos del crecimiento internacional de la figura de Juan Guaidó, de su presencia fundamental y de su reconocimiento ante los grandes líderes escogidos democráticamente en la Unión Europea. Y esto es un hecho en extremo relevante por una razón exclusiva: son líderes democráticos, con sus más y sus menos, pero que acatan las reglas del juego que a los venezolanos nos convienen y nos ayudan.

No son vulgares militares ni ladrones vestidos de políticos, no son torturadores ni desaparecen a sus adversarios en medio de la noche. No quieren ser cómplices de criminales plenamente identificados. Lo cierto es que la Unión Europea no es hoy territorio libre para la delincuencia bolivariana y sus secuaces.

Visto que la gira de Guaidó navegaba viento en popa y era aclamado y aceptado con la decencia que su cargo impone; la señora Delcy, que presume de cerebro de Maduro, ha tomado un jet privado y ha hecho acto de presencia en Madrid. Ya se sabía de antemano que iba para allá.

Pero Pedro Sánchez le ha sacado el cuerpo a Guaidó y se ha ido a la entrega de los Premios Goya, para de esa manera evitar el trago amargo de tener que saludar al presidente interino de Venezuela y a la deleznable amiguita del coleta. No le funcionó la jugada al gobernante español, pues hasta el croupier más veterano comete errores de principiante.

Olvidó Sánchez la costumbre de la vicepresidente del régimen de Maduro de montar un vulgar show donde le viene en gana. Algún otro día iba a suceder porque Delcy cuando no la hace a la entrada, pues la hace a la salida. Desde hace tiempo se esperaba este momento cumbre, este resbalón en escena, este show ridículo y estúpido protagonizado ahora a escala europea por la minicanciller venezolana.

Tiempo atrás, en este mismo espacio editorial, escribimos sobre el berrinche de padre y señor mío que, para desgracia de Maduro, de su partido el PSUV, del socialismo del siglo XXI y sus socios del Alba, así como de sus compinches Cristina Kirchner y Evo Morales, escenificó Delcy en Buenos Aires, en una las puertas de la Cancillería argentina, donde ocurría una reunión internacional dedicada al Mercosur, a la cual no había sido invitada por razones suficientemente explicadas por voceros autorizados.

Venezuela, y bien lo dijeron los cancilleres de los países que integran este organismo de integración subregional, no cumplió con los requisitos exigidos para validar su membresía. Incluso se llegó a la tolerancia extrema de asignarle un tiempo extra para que cumpliera con las cláusulas tanto tiempo postergadas, advirtiendo al mismo tiempo al gobierno de Maduro que luego de expirado ese plazo Venezuela quedaba suspendida como miembro del Mercosur. Todo esto ocurrió dentro del modelo usualmente tranquilo de la diplomacia.

Mas no contaban con Delcy, la insultadora, la falta de respeto, la buscapleitos por quítame aquí esta paja. Un problema de tanta envergadura exigía una cierta cordura (que al parecer nunca ha tenido) y el empleo de las mejores y más adecuadas formas de la diplomacia, pero nada de eso.

La canciller venezolana estalló como el volcán de Krakatoa, al este de Java, y lanzó insultos, en vez de fuego y lava, contra el entonces presidente argentino Mauricio Macri, y los mandatarios de Brasil y Paraguay. En un primer momento se salvó el mandatario y el canciller de Uruguay, pero luego no hubo límite alguno. A la “señora” Delcy no le pareció nada más adecuado que calificar a tan altas figuras de los cuatro países fundadores del Mercosur de ser “integrantes de la Legión Cóndor”, una alianza de militares y dictadores de los países del sur que mantenían una cruel y abominable afición en común: perseguir, encarcelar, torturar y desaparecer a quienes combatían sus nefastas dictaduras.

Si la canciller Delcy esperaba ser readmitida en el Mercosur lanzando esos bastardos insultos para abrirse paso, pues se equivocó de plano. Lo único que logró fue que se confirmara su inestabilidad mental y su comportamiento vulgar poco acorde en el ámbito diplomático.

Ahora, en otro acto de magia bolivariana, no tocó tierra en España, se limitó a levitar por los pasillos del aeropuerto Adolfo Suárez para no ensuciar el suelo español. A quien sí ensució con su locura fue a Pedro Sánchez, pues mucha tierra le lanzó encima la desquiciada.

 

A Juan Guaidó: Madrid Hora Cero por Antonio Sánchez García – El Nacional – 28 de Enero 2020

download
No estuve en Madrid y no puedo dar fe acerca de si las decenas de miles de ciudadanos que abarrotaron la Puerta Del Sol eran venezolanos de la diáspora –España debe ser sin ninguna duda la principal recalada del exilio venezolano en Europa– o ciudadanos españoles hartos de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias cuyas matemáticas políticas e ideológicas dan perfectamente como para equipararlos con Nicolás Maduro y Diosdado Cabello.

Sumarse, por lo tanto, a la convocatoria de la diáspora podía ser asumida perfectamente por quienes ven en Juan Guaidó una metáfora de Vox para circunstancias futuras. Así el mismo Guaidó –cosa que los españoles no tienen por qué saber– esté mucho más cerca del PSOE que de Vox y de Pablo Iglesias que de Santiago Abascal.

Sea como fuere, la exitosa convocatoria sacudió a España, destapó las cloacas de La Moncloa, puso de relieve la mezquindad y el castrismo inveterado de los socialistas españoles, de Sánchez, de Iglesias, de Borrell y supuso la peor metida de pata del gobierno de coalición: una reunión clandestina del ministro de Transportes del gobierno socialista con la funcionaria más fascista, represora, nazi y vengativa del régimen madurista, la inefable  Delcy Rodríguez. Junto con su hermano, Jorge Rodríguez, hijos y fieles al legado del peor exponente del guerrillerismo secuestrador del pasado venezolano. Que se apareció por una capital europea violando un veto de la CE que le prohíbe su entrada a cualquiera de sus naciones por sus acciones en contra de los derechos humanos. Y que pudo tener lugar bajo la complicidad de la policía y los organismos de seguridad del gobierno PSOE-Podemos.

¿Ser una segunda Venezuela es lo que le espera a la España que ayer salió a decirle No al castrocomunismo venezolano? ¿El mensaje iba dirigido al socialpodemismo español antes que a la dictadura Maduro Moros? ¿Debemos atribuirle el clamoroso éxito de la convocatoria a las circunstancias españolas antes que a las de la Venezuela encadenada?

Para poner las cosas en claro y evitar malentendidos, el feliz encuentro de la Venezuela oprimida con la España que se resiste a seguirle la huella es un triunfo de las derechas liberales, no de las izquierdas socialistas españolas, alcahuetas todas, comenzando por Zapatero, del genocidio venezolano. Y de las derechas más duras: de Vox. Es lo primero que Juan Guaidó debiera tener presente: no fue su figura la razón principal del atractivo. Fue la protesta contra el socialismo castrista. Una coincidencia que lo acompañaría con la misma pasión en Chile, en Brasil o en Colombia, donde la dictadura castrocomunista de Maduro es el reflejo de lo más detestable de sus propias sociedades. Es bueno recordárselo, para que no se le suban los humos a la cabeza y reconozca que su tarea está por hacer. O su éxito seguirá el camino que Bolívar le auguraba al congresillo de Cariaco: disolverse como casabe en agua caliente.

La segunda reflexión que le aconsejaría hacer en cuanto regrese a Venezuela es que pasiones como la despertada en Madrid, y de las que él no es el responsable, se desvanecen en horas. Su peor error sería tomarse en serio el poder de convocatoria de la Venezuela dictadura en fase liberadora y aprovechara el envión, justo tras un año de errores y fracasos, para recomenzar desde cero. Pero esta vez haciéndole caso a los consejos desoídos.

Ya se lo dijo el político de más calado con que contamos los venezolanos, el ex alcalde Antonio Ledezma, con quien tuviera el acierto de reunirse en Madrid: ni diálogos ni elecciones. Maduro debe ser desalojado y su tiranía desarbolada antes de pensar en elecciones libres y transparentes. Nosotros agregamos lo que venimos planteándole desde el 23 de enero del pasado año: formar gobierno de inmediato con los imprescindibles, trayéndolos de regreso a Venezuela, si fuere necesario.

Antonio Ledezma, excelente vínculo con España; Diego Arria, la mejor figura para el Departamento de Estado; María Corina Machado, líder de la oposición liberal; Humberto Calderón Berti, experto petrolero y ex canciller de lujo; Oswaldo Álvarez Paz, otro político de excepción, y así, sucesivamente. Con un solo y principal objetivo inmediato: ponerse al frente de una gigantesca campaña plebiscitaria para exigir la salida de Maduro del gobierno, su expulsión del territorio nacional –es colombiano– y la liberación inmediata de todos los presos políticos. Desde luego: romper relaciones con Cuba y expulsar a sus espías y agentes del territorio nacional debe abrir el sendero al rechazo continental a la tiranía más ominosa de nuestra historia.

Son fórmulas de efecto inmediato para afianzar su perdido liderazgo, recuperar el prestigio extraviado y preparar el retorno a la democracia. El grupo ANCO, liderado por Enrique Colmenares Finol, Luis Manuel Aguana, Blanca Rosa Mármol de León y otros importantes venezolanos de excelencia tienen la fórmula apropiada, que él, Juan Guaidó, debiera asumir como propia: convocar a todos los venezolanos de Venezuela y del mundo a respaldar una gran consulta que le exija a la comunidad internacional a impulsar el inmediato desalojo de la tiranía.

La ONU, la OEA, el Grupo de Lima, la Unión Europea y las naciones democráticas más importantes del planeta deben ponerse a la cabeza de la exigencia por desalojar la tiranía sin esperar más trámites. Es la hora de que nuestro pueblo se exprese y la comunidad internacional respete su decisión. La democracia, la paz y la prosperidad deben sernos devueltas. Llegó la hora.

 

Juan Guaidó desvela que el PSOE intenta «subsanar» la reunión ‘secreta’ de Ábalos y Delcy Rodríguez por José Antonio Puglisi / Jesús Mitchelle Torres – Periodista Digital – 25 de Enero 2020

Juan Guaidó desvela que el PSOE intenta "subsanar" la reunión 'secreta' de Ábalos y Delcy Rodríguez

Juan Guaidó ha desvelado un pequeño detalle de su reunión con la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya. A pesar de que no quiso responder a las preguntas de los periodistas en el Ayuntamiento de Madrid, el presidente interino se le ha escapado un detalle del encuentro con la máxima autoridad del PSOE: «No tengo mayor información con respeto a esto de lo que, hemos estados conversando un poco para poder subsanar cualquier elemento que haya que hacer y poder ejercer cada uno de los convenios que hemos suscritos».

En este sentido, reconoce que sí se tocó el tema y que se ha intentado mantener las buenas relaciones bilaterales pese a la polémica reunión entre el ministro José Luis Ábalos y la vicepresidenta de Maduro, Delcy Rodríguez. Eso sí, lejos de moldear sus esfuerzos para complacer a Pedro Sánchez, Juan Guaidó ha indicado que el Grupo de Contacto y el Grupo de Lima tendrán que trabajar a favor de las elecciones presidenciales transparentes, al mismo tiempo que se deben seguir implementando las sanciones unipersonales contra el régimen de Nicolás Maduro, así bloquear la venta ilegal del oro.

Las declaraciones de Juan Guaidó llegaron después de que el Ayuntamiento de Madrid hiciera un evento de primer nivel para entregar la llave de oro de Madrid. Entre los invitados que han destacado se encuentran el expresidente José María Aznar, quien ha estado junto aPablo Casado y otros representantes populares como Cayetana Álvarez de Toledo. No obstante, no han sido los únicos, ya que también se ha logrado ver a Santiago Abascal,presidente de Vox, donde también se ha podido ver a otras figuras de su partido, donde también se encuentra Iván Espinoza de los Monteros, portavoz en el Congreso de los Diputados, y Rocío Monasterios, diputada. Al listado se suma el premio Nobel Mario Vargas Llosa, la exeurodiputada Beatriz Becerra, el embajador de Guaidó en Madrid, Antonio Ecarri,y los exalcaldes Ana Botella y Alberto Ruiz Gallardón.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, dio un paso adelante para reconocer la valentía de los políticos venezolanos que están arriesgando su vida para luchar contra la dictadura de Nicolás Maduro. «Usted representa la libertad frente a la tiranía» ha indicado el representante del PP, quien ha comparado la lucha venezolana con quienes han luchado contra los abusos del comunismo y que derrumbaron el Muro de Berlín. Finalmente, ha solicitado una sincera disculpa por todos los españoles que han trabajado o colaborado por ayudar a la dictadura de Nicolás Maduro, lo que ha sido un destacado ‘zasca’ contra José Luis Rodríguez Zapatero, Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero, Íñigo Errejón y otros miembros de Podemos, Izquierda Unida, PSOE y el PCE.

«Todavía hay quienes pretenden apelar a la moderación y al diálogo para mantenernos a todos en una imposible e inmoral equidistancia por sus propios intereses personales. Permítame pedirle disculpas de manera sincera, por aquellos españoles que han cooperado a llevar a Venezuela en la situación que ahora se encuentra», afirmó Martínez Almeida, lo que remató con un: «Viva Venezuela Libre».

Juan Guaidó, frente a los representantes de España y de su capital (donde se han recibido a 5.000 refugiados en el último año), aprovechó para recordar a los presos políticos y a los perseguidos, así como a los profesionales que deben hacer malabares para sobrevivir a la crisis humanitaria fomentada desde el régimen chavista. A pesar de que reconoció que Venezuela «supone un peligro real para la región», no ha querido realizar ninguna declaración contra Pedro Sánchez o los representantes de Podemos, quienes han demostrado que no le reconocen como presidente de Venezuela.

Guaidó desde Madrid: El mundo nos va a ayudar por Luis Herrera Guerra – Venepress – 25 de Enero 2020

El Presidente encargado se reunió con los venezolanos que emigraron a la capital española debido a la crisis

Guaidó desde Madrid: El mundo nos va a ayudar

El Presidente (E) de Venezuela, Juan Guaidó, tuvo una agenda ocupada durante su primer día en Madrid donde el alcalde de la ciudad, José Luis Martínez-Almeida, le entregó las Llaves de Oro y Venepress recopiló las frases más destacadas del líder venezolano en la capital española.

La Llave de Oro de Madrid, es un reconocimiento a los jefes de Estado que visitan la capital de España, en relación a este gesto, Guaidó aseguró que este “es un reconocimiento a la lucha de los presos políticos, de los mártires, de los estudiantes, las enfermeras, de los maestros de Venezuela”.

Venepress@venepress

| Momento en el que el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, recibe la Llave de Oro de Madrid http://bit.ly/2ytW2Vs 

Video: El País

Video insertado

  • “La dictadura no va a tener una epifanía; debemos ejercer presión para aproximar soluciones. Para una solución los venezolanos estamos abiertos. No para una farsa como la del 20 mayo de 2018”.
  • “Mientras el mundo debate para controlar las emisiones de carbono, hoy en Venezuela asesinan el Amazonas para financiar grupos irregulares. Tenemos que tomar acción para detener este ecocidio y para rescatar los derechos y la libertad”.
  • “Me encantaría decirles de una vez que hagan maletas pero primero tenemos que hacer tarea, el mundo nos va a ayudar pero nosotros tenemos que hacer lo que nos corresponde”.
  • “Hoy podemos hacer la diferencia, tenemos el oído del mundo, por esos niños, esa Venezuela de oportunidades, estamos de pie, nunca más vamos a permitir las injusticias”.
  • “¿Cómo vamos a salir de esto?, solos no podemos pero solos no estamos, metamos presión en todos los sentidos, solamente si el mundo nos ve activos y movilizados”.
  • “Nos faltan algunas cosas por hacer, van a venir sorpresas, vamos a tener apoyo”.
  • “Venezuela y la libertad valen el riesgo, 100 diputados dijeron que no, mantuvieron el Parlamento y gracias a eso el mundo nos escucha”.
  • “Necesito que me ayuden a empujar en una sola dirección, sé que lo vamos a hacer”.
  • “Ya hemos sufrido demasiado, lo sé, hay que poner fin a la guerra”.
  • “Es muy tarde para diputadas como Addy Valero (…) como ella afirmó yo me podré morir pero con mi voto no se va a morir Venezuela, le quiero pedir perdón a Addy y los niños que se mueren en el país”.
  • Venezuela va a ser libre muy pronto y con ella la región”.
  • “La democracia no es una herencia, no es algo que se regala y la vamos a luchar todos los días”.

Antes de despedirse de los venezolanos en Madrid, auguró un rencuentro en tierras venezolanas:

  • “Anuncio que pronto regreso a Venezuela (…) pronto vamos a estar juntos de nuevo”.

Venepress@venepress

| Venezolanos gritan “libertad”, mientras esperan al presidente (E) Juan Guaidó en la plaza Puerta del Sol http://www.venepress.com 

Video insertado

 

Alcalde de Madrid: Será un honor recibir a Juan Guaidó y entregarle la Llave de Oro de nuestra ciudad

El alcalde de Madrid José Luis Martínez Almeida, aseguró este jueves 23 de enero que será un honor para él recibir al presidente (e) de la República Juan Guaidó este sábado en el Ayuntamiento de la capital Iberoamericana y entregarle la Llave de Oro de la ciudad.

«Será un honor recibir a @jguaido este sábado en el Ayuntamiento de la capital de Iberoamérica y entregarle, como presidente legítimo de Venezuela, la Llave de Oro de nuestra ciudad», dijo.

Asimismo, ratificó su apoyo y el de todo Madrid al mandatario, y a la lucha de los venezolanos para rescatar la democracia y la libertad de Venezuela.

«Madrid está con los venezolanos, con la democracia y con la libertad», escribió Almeida a través de su cuenta en Twitter.

José Luis Martínez-Almeida

@AlmeidaPP_

Será un honor recibir a @jguaido este sábado en el Ayuntamiento de la capital de Iberoamérica y entregarle, como presidente legítimo de Venezuela, la Llave de Oro de nuestra ciudad. Madrid está con los venezolanos, con la democracia y con la libertad.

 

Este caraqueño inventó Baileactivo, un método antiestrés que triunfa en Madrid y más allá de España por Andrea Herrera – ALnavío – 13 de Enero 2020

El calor caribeño llegó a los gimnasios de Madrid en forma de baile, y se ha convertido en una marca registrada por el venezolano Danny Zambrano: Baileactivo es un método de entrenamiento que este 2020 cumple 10 años y sigue evolucionando.
Danny Zambrano registró su sistema de baile-entrenamiento Baileactivo en 2010 / Foto: AH
Danny Zambrano registró su sistema de baile-entrenamiento Baileactivo en 2010 / Foto: AH

-Nuestro método, Baileactivo, integra cuerpo y mente, armonizando la expresión corporal y la interpretación musical con el ejercicio físico, para mejorar la expresividad y coordinación de los participantes en las clases.

Lo dice al diario ALnavíoDanny Zambrano, al término de una sesión de clases en su local de la calle Capitán Blanco Argabay, 85, en el distrito de Tetuán en Madrid.

Este inquieto emprendedor venezolano, suma ya 13 años en España haciendo mover el esqueleto a quienes buscan dejar en las salas de gimnasios el estrés cotidiano, los kilos de más, el sedentarismo, la baja autoestima. En el salón principal de este centro, entre la música latina y las sonrisas de más de 50 mujeres en movimiento, destaca un gran mural que reza: “¡Baila, sonríe! Alégrate, diviértete, conéctate, sorpréndete, exprésate, emociónate, anímate, motívate”.

-Mi pasión por el baile y la preparación continua nos ha llevaron a construir Baileactivo y Centro Baile Activo (CBA), dos marcas que desarrollamos desde 2010 junto a amigos y alumnos que han creído en esta filosofía de bienestar, entrenamiento y diversión.

Los fundamentos de Baileactivo como método de entrenamiento son la bailoterapia y los aerobics -que se hicieron populares en Venezuela desde los años 80- trabajados con técnicas de cardio, pilates, yoga, stretching, resistencia y tonificación. “Está concebido como una actividad integral para sentirse bien, preparando mente y cuerpo para la exigencia física y desarrollando en cada clase tu máximo potencial”, explica Zambrano.

Dos marcas y un modelo completo de negocios

En la actualidad, Danny Zambrano asume las actividades de sus marcas en dos vertientes. Por un lado, el Centro Baile Activo Madrid, un lugar de entrenamiento que funciona de lunes a sábado y donde se dictan clases de fitness, pilates, TRX, GAP, aerodance, balance, step, ABS y baileactivo. Entre las actividades especiales hay temporadas para niños entre los tres y 12 años. Se les enseñan las bases de la coordinación motora y el ritmo.

El CBA es atendido por tres personas de forma permanente y unos nueve instructores certificados que trabajan en horario determinado. La matrícula, mayoritariamente española (95%) y femenina (98%), oscila entre 240 y 280 alumnos, quienes pagan cuotas de 35 y 45 euros mensuales.

La otra línea de negocios consiste en ofrecer instrucción (presencial y online) y certificaciones a monitores y entrenadores, que posteriormente dictan clases en diferentes gimnasios o como instructores personales, “bajo los esquemas de preparación de Baileactivo, que cambian cada temporada”, complementa Zambrano.

Unos 90 instructores pagan anualmente 300 euros por la licencia del método Baileactivo en ocho países (Argentina, Chile, Ecuador, Colombia, Portugal, Alemania, España y Arabia Saudita). Ellos son los embajadores de este sistema.

-Cada año, desarrollamos entre dos y tres bloques de rutinas (unas cuatro clases de una hora de duración) que hemos denominado “Evolution”. Convocamos a todo nuestro staff de monitores y alumnado a clases multitudinarias -explicó Zambrano.

El CBA Madrid es un centro de entrenamiento de variadas tendencias / Foto: Cortesía CBA

El CBA Madrid es un centro de entrenamiento de variadas tendencias / Foto: Cortesía CBA

Estas reuniones son la base para la creación de videos que se distribuyen como DVDs con rutinas de ejercicios (coreografías), que se convierten en referencia para el resto de la temporada.

Hace dos años Zambrano adquirió a los socios que lo acompañaron en la fundación del negocio, la totalidad de la empresa. Lo hizo con el dinero producto de sus prestaciones por 10 años de trabajo y ahora se ocupa totalmente de la operación del Centro Baileactivo en Madrid.

-Estos últimos dos años han sido los más difíciles. Antes solamente me ocupaba de la parte creativa. De seguir preparándome con las nuevas tendencias del mundo del fitness, buscar la música más adecuada para cada segmento de las clases y cada nivel del alumnado. Disfrutaba todo lo que me tocaba hacer.

Ahora Zambrano suma a todas esas tareas, las nuevas responsabilidades de reorganización, dirección del gimnasio, administración, contratación de personal, orientación de la web y dictar varias clases a la semana, las más concurridas del CBA Madrid.

Crecimiento en Madrid

Zambrano se formó en Venezuela en la compañía de danza contemporánea dirigida por Hercilia López, Contradanza. También participó en la Compañía Nacional de Teatro. Y para mantener su condición física, empezó a dar clases de expresión corporal en gimnasios de Caracas y en Guarenas, al este de Caracas, desde finales de los años 90.

En 2006, Zambrano dejó a sus alumnos de bailoterapia en algunos de los mejores gimnasios de Caracas y se fue a perseguir una ilusión a Madrid. Su pareja ya estaba en España. Pocos meses después de llegar, recorría parte del extrarradio de la ciudad dando clases de salsa, merengue, tambores o fitness. “Era un terreno virgen y a los españoles les va bien seguir coreografías, se adaptaba a mi estilo de trabajo”.

Varios amigos de Danny Zambrano vieron su entusiasmo, potencial y constancia y decidieron -en 2010- asociarse con él. Nació así el primer centro Baileactivo en un lugar pequeño, de unos 400 metros cuadrados, que llegó a tener más de un centenar de alumnos. “Empezamos en la zona de Boadilla del Monte”.

-Mis socios de entonces, hicieron la inversión inicial, administraron y recuperaron el capital. Ellos se ocupaban del aspecto administrativo y del funcionamiento de la web. Mi parte de la inversión consistió en la idea, mis conocimientos y creatividad, la metodología para bailar y entrenar con orden y concierto, la clientela de varios años y sobre todo la permanente disposición para crear cosas nuevas.

-En 2011, alquilamos, igualmente en Boadilla, un gimnasio más grande, con aparatos, salas de musculación, spinning y salas para dar clases de diversos géneros de acondicionamiento físico, baile y por supuesto nuestro sistema de entrenamiento Baileactivo. Allí, manejábamos un promedio de 600 personas mensualmente.

El grupo estuvo trabajando en ese centro hasta 2015. Fue entonces cuando decidieron redimensionar el negocio y buscaron un lugar en Madrid. “Conseguimos este local, que tiene un tamaño intermedio, y lo reacondicionamos. En él hemos cultivado un grupo de alumnos muy sólido y colaborador”.

Comenta el caraqueño de 42 años que hay meses muy buenos, como los de invierno y primavera. “En el verano baja mucho la matrícula, a unos 60 alumnos por mes, pero de igual forma seguimos trabajando”, dice Zambrano, que se prepara para celebrar 10 años de sus marcas, con eventos cargados del mismo entusiasmo del principio.

Los venezolanos llegan a Madrid a ritmo de vértigo por Fernando Peinado y Julia F. Cadenas – El País – 10 de Enero 2020

Ninguna comunidad de inmigrantes ha desembarcado tan rápido en la historia reciente de la región: más de 20.000 al año desde 2008

Venezolanos en Madrid
Miembros del equipo de softball madrileño Los Panas de Venezuela. Desde la izquierda. Luis Salazar, Gerson Godoy, César Pérez, Carlos Alfaro, Víctor Miraglia y Marielis Sánchez. VÍCTOR SAINZ

En 2008 había tan pocos venezolanos en Madrid que dos pequeños fabricantes de queso al estilo de ese país, José Luis Marín y su yerno Fernando Rodríguez, tenían que buscar a sus compatriotas por la ciudad, montados en su Opel Astra. Iban con el maletero cargado al barrio de Las Tablas, a la sede de Técnicas Reunidas, la empresa petrolera que empleaba a decenas de ingenieros venezolanos. Hoy estos dos queseros venden sus productos autóctonos en Carrefour o El Corte Inglés. Su empresa, Antojos Araguaney, emplea a 120 personas y tiene planes de expansión ambiciosos. Quieren mudarse en marzo a una nueva nave de 3.000 metros cuadrados en Rivas-Vaciamadrid, un municipio que colinda con la capital por el sureste, porque la actual de 700 metros cuadrados se les ha quedado pequeña.

El éxito de Antojos Araguaney se debe al trabajo duro y a un aumento extraordinario de sus consumidores potenciales. Los venezolanos son los inmigrantes que llegaron en mayor número a la Comunidad de Madrid en el primer semestre de 2019: 11.899, según los últimos datos de la Estadística de Migraciones, conocidos este miércoles. Es un desembarco masivo sin igual en los últimos años. Ningún otro grupo nacional de inmigrantes ha crecido en más de 20.000 miembros al año desde 2008, cuando el Instituto Nacional de Estadística comenzó a publicar esta serie. Los venezolanos en Madrid llevan dos años seguidos superando esa marca. En total, viven en la región de Madrid probablemente más de 100.000 personas nacidas en el país sudamericano. La cifra exacta la conoceremos este mes, cuando el INE publique la actualización del padrón sumando entre otros estos nuevos datos de inmigrantes.

Empleados de la fábrica de Antojos Araguaney en Rivas-Vaciamadrid elaborando tequeños, palitos de queso empanado muy populares entre los venezolanos.
Empleados de la fábrica de Antojos Araguaney en Rivas-Vaciamadrid elaborando tequeños, palitos de queso empanado muy populares entre los venezolanos. KIKE PARA
Marín y Rodríguez salieron de su país en los primeros años del chavismo, antes de que la cosa se pusiera fea. Desde entonces han visto en Madrid la dramática llegada de compatriotas que huyen del caos político y económico. Ahora, Antojos Araguaney es motivo de orgullo para los venezolanos en Madrid y un ejemplo para emprendedores que buscan prosperar en España. “Yo siempre les doy el mismo consejo: trabajo, trabajo y trabajo”, dice Marín, que a sus 69 años no tiene planes de tomar un descanso.

Madrid recibe solo una pequeña parte del gran éxodo de venezolanos por Estados Unidos, Latinoamérica y Europa, que asciende a 4,6 millones de personas desde 2015, según Naciones Unidas. La cifra podría subir este año a 6,5 millones, según la organización. Este drama comparable en dimensión al de los refugiados sirios está transformando las ciudades de acogida. La huella cultural en Madrid se siente en rincones como el Mercado Maravillas, en las nuevas areperas por la ciudad que sirven el producto más popular, o en el auge que experimenta la liga de softball, una variante del béisbol, el deporte rey del país sudamericano. Son una adición a una región cada vez más diversa donde los rumanos (136.661) y los colombianos (100.732) son todavía las minorías más grandes.

También se siente la presión en los comedores sociales y los albergues. El perfil de los venezolanos que llegan a Madrid se ha transformado rápidamente y cada vez tienen menos recursos, según la venezolana Cristina Isacura, una abogada de inmigración que ha visto cómo se ha diversificado la clientela que entraba por la puerta de su despacho en la Puerta del Sol. Hace ocho años eran principalmente jóvenes profesionales con ahorros, o ricos que compraban pisos de lujo en el barrio de Salamanca. Pero desde hace dos años muchos llegan en situación desesperada. “He visto niños solos mandados por sus padres, algunos desnutridos, eso está pasando mucho”, dice Isacura. “A veces he hablado con personas que no se imaginan que hay venezolanos sin dinero para comprarse un tique de tren”.

Ingenieros sin techo

También están llegando a Madrid muchas personas mayores, padres o abuelos de jóvenes ya instalados aquí. Es un seguro de vida porque en Venezuela hay una acuciante falta de medicinas. En la mayoría de los casos los jóvenes tienen formación universitaria pero trabajan en empleos manuales como repartidores o camareros, dice Tomás Páez, coordinador del Observatorio de la Diáspora Venezolana. Las familias malvenden sus propiedades en Venezuela para tener un fondo de auxilio. “Apartamentos de 200 metros cuadrados en zonas que antes eran cotizadas en Caracas se están vendiendo por menos de 60.000 euros”, dice Páez.

El fisioterapeuta Erwuin Contreras se gana la vida tocando la guitarra en el metro y los trenes cercanías.
El fisioterapeuta Erwuin Contreras se gana la vida tocando la guitarra en el metro y los trenes cercanías.IAGO CORTÓN

Los más ricos compran inmuebles y su residencia legal gracias al programa visa de oro. El resto suele entrar en un largo proceso de solicitud de asilo. Si tienen un colchón débil acaban pasando penalidades. Erwuin Contreras, un fisioterapeuta de 33 años, vendió su preciado Volkswagen Beetle de colección para pagarse el pasaje aéreo a Madrid. Las cosas se torcieron y durante un tiempo durmió en un cajero. Ahora canta en el metro con un cuatro, un instrumento de cuerda. Gana entre 35 y 40 euros al día. “Mi sueño ahora es grabar mi canción En los rieles de Madrid, para contar mi historia, nuestra historia”, dice él.

Daniel Pérez, un ingeniero biomédico, ha dormido en la calle y en una iglesia en su primer mes y medio en Madrid.
Daniel Pérez, un ingeniero biomédico, ha dormido en la calle y en una iglesia en su primer mes y medio en Madrid. LAURA P. MERINO

Daniel Pérez es un ingeniero biomédico de 29 años que solo lleva un mes y medio en Madrid y ha dormido en la calle, en una iglesia y ahora en un albergue. A pesar de las penurias es optimista. “He conocido buenas personas aquí y buenos contactos que me van a servir cuando tenga el permiso de trabajo”, dice Pérez, que vive con su pareja, que es contable.

Sus historias contrastan abruptamente con las de sus compatriotas con más recursos. La familia Cohén es dueña del Sambil de Leganés, el centro comercial outlet más grande de España. Otros muchos han comprado pisos de más de dos millones de euros en el barrio de Salamanca. En una de sus elegantes calles, Kika Payares y otras tres socias han abierto InCasa, una tienda de decoración orientada al gusto vanguardista de los venezolanos adinerados del barrio. Una escultura de unos labios rojos de casi medio metro de ancho cuesta 1.170 euros. Pero ahora están introduciendo objetos más clásicos porque quieren crecer y han notado cómo el flujo de venezolanos está remitiendo. Buscan atraer al cliente español, más conservador. “El [venezolano rico] que quería salir ya lo hizo”, dice Payares.

Kika Payares, una de las socias de la tienda de decoración InCasa, en el barrio de Salamanca de Madrid.
Kika Payares, una de las socias de la tienda de decoración InCasa, en el barrio de Salamanca de Madrid.KIKE PARA

La consultora inmobiliaria Engel & Volkers dice que el pico de compras por venezolanos en Salamanca y otras zonas caras de Madrid ya pasó. Los venezolanos coparon un 50% de las adquisiciones de inmuebles de más de un millón de euros en el último trimestre de 2017 y el primero de 2018. Ahora rondan el 20%.

Juan Carlos Gutiérrez, abogado en el despacho de Cremades & Calvo-Sotelo, cree que parte de esa caída se debe a que España ha apretado recientemente las tuercas contra los blanqueadores de capitales afines al chavismo. “La presión cada vez mayor está haciendo que los boliburgueses [la élite chavista] tengan que llevar su dinero a Rusia, Turquía y otros países donde meter el dinero es mucho más arriesgado”, dice Gutiérrez. A pesar de eso a muchos venezolanos en Madrid les duele convivir con algunos conocidos empresarios del chavismo, como Alejandro Betancourt, socio capitalista de la cadena de gafas de sol Hawkers. Betancourt compró en 2012 un palacete en Santa Cruz de Retamar, en Toledo.

Según Rolando Seijas, fundador venezolano de SNB Capital, una compañía de inversión inmobiliaria en Madrid, la élite de su país ha entrado en una nueva fase, la del emprendimiento. Al llegar compraron inmuebles y una vez asentados se han puesto manos a la obra. Ahora, dice Seijas, hay un boom de aperturas de restaurantes. Él mismo ha abierto dos en la capital, The Lobstar, especializados en la cocina de marisco estadounidense.

Explica que cuando un inmigrante llega a un lugar nuevo atraviesa forzosamente un período de adaptación. Tiene que aceptar la nueva realidad. “Los tres primeros años del proceso migratorio son de duelo”, dice él. “No se puede montar un negocio cuando uno tiene su presencia física en un país y su corazón en otro”.

LOS OCULTADOS POR LA ESTADÍSTICA

Los datos de inmigrantes venezolanos en Madrid subestiman el tamaño real de la comunidad, según los expertos. Las cifras del padrón o la estadística de inmigración informan de los nacidos en Venezuela que residen en Madrid, pero no incluyen a muchas personas retornadas, es decir, los nacidos en España, Italia o Portugal que emigraron a Venezuela en la segunda mitad del siglo pasado y ahora han abandonado el país con destino en la capital de España en muchos casos, dice Tomás Páez, coordinador del Observatorio de la Diáspora Venezolana. Además, ya hay muchos venezolanos de segunda generación en Madrid. Son los hijos de los recién llegados que han nacido aquí.

Madrid es la Comunidad que más venezolanos recibe, muy por delante de Cataluña y Canarias. El 1 de enero de 2019, había en España 323.575 personas empadronadas que habían nacido en Venezuela. En los seis meses siguientes llegaron 35.652 inmigrantes de Venezuela, según la Estadística de Migraciones del INE que hemos conocido esta semana.

Esta pastelería de venezolanos se trajo de Caracas a Madrid todo el sabor de la Navidad por Andrea Herrera – ALnavío – 23 de Diciembre 2019

Este empresario se trajo a Madrid los sabores de la reconocida Pastelería Danubio de Caracas. Se llama Andrés Kerese, y en 2018 abrió en la calle Santa Engracia, Evelia, un rincón de sabores que evocan la Navidad en Venezuela. Representa la apuesta internacional de la exitosa fórmula de negocios que la familia Kerese maneja desde hace casi medio siglo en Caracas.
Andrés Kerese abrió la pastelería Evelia en Madrid en 2018 / Foto: AH
Andrés Kerese abrió la pastelería Evelia en Madrid en 2018 / Foto: AH

Esta es la segunda Navidad de Pastelería Evelia en Madrid y el reto es satisfacer la demanda de pedidos del pan de jamón que se hizo famoso en Caracas y se convirtió en un infaltable de la mesa de navideña de los venezolanos.

“Nos instalamos aquí y abrimos el 7 de septiembre de 2018 y no sé cómo, pero se generó una gran expectativa ante la llegada de La Danubio a la ciudad. No sé si fue cierto aire de celebración o algo de espíritu nostálgico entre los venezolanos el que acompañó nuestros inicios en la calle Santa Engracia, 155. El hecho es que desde septiembre y hasta diciembre de 2018, tuvimos tal cantidad de trabajo, que nos vimos muchas veces desbordados”.

Este es el resumen entusiasta que ofrece Andrés Kerese. Señala que “para la elaboración del pan de jamón, trajimos en un contrato por tres meses a un panadero que garantizara que el producto de Evelia replicaría exactamente los sabores de La Danubio de Caracas, y debido a la calidad de la materia prima que encontramos en España, quizás nuestros panes queden hasta mejor que los de allá”.

Andrés Kerese se encargó junto a sus hijos de dar continuidad a la tradición familiar a pocas calles de la glorieta de Cuatro Caminos. Diciembre de 2018 superó las expectativas en Madrid. Hubo tal demanda que, señala, “nos quedamos cortos justamente el 24 de diciembre, fecha crucial para este negocio. Por eso este 2019, establecimos un sistema de encargo prepagado, para garantizar a la clientela que el 23 y 24 de diciembre, quien lo desee, tendrá asegurado su producto recién horneado”.

El esquema funciona. Está funcionando. Andrés Kerese dice que, “a partir de los pedidos asegurados, sacaremos panes para vender en el negocio hasta el límite que nos permita la materia prima y el personal. Quienes lleguen temprano también podrán obtener el pan de jamón o las hallacas. Estaremos aquí como todos los días, hasta las 8 de la noche, tanto el 23 como el 24. El 25 de diciembre y el 1 de enero no se abrirá”.

La historia de la familia Kerese se desarrolla entre levaduras, cremas pasteleras, chocolate y cerezas en marrasquino. El padre de este linaje, un húngaro llegado en 1948 a Venezuela, Pal Kerese, se empleó en una reputada pastelería de la capital y allí conoció a una andina muy trabajadora, Evelia Amaya, con quien se casó y formó familia. En 1970, Kerese se independizó y se instaló con toda la familia en una casa al final de la calle Guaicaipuro del barrio de Chacao, donde montó la Pastelería Danubio, homenaje al río que cruzaba Budapest, la ciudad que le vio nacer.

El promedio de precios de los productos de Pastelería Evelia, está en sintonía con el mercado de productos venezolanos para la mesa de Navidad que se comercializan en Madrid. El precio de los panes de jamón es de 14 euros, las hallacas cuestan 6 euros, los bollitos, 4 euros. “Todas nuestras tortas o pasteles, como les dicen aquí, tienen precios entre 21 y 26 euros y el pay de limón y el de parchita (Maracuyá), está en 18 euros. Los pastelitos cuestan 2,50 y los dulces cuestan 3 euros”, apuntó el empresario caraqueño.

Para ilustrar el volumen de trabajo que Evelia tuvo en la pasada Navidad, Andrés Kerese revisó sus cuentas y comentó que “Evelia preparó entre el 7 de noviembre y el 31 de diciembre un total de 1.890 panes de jamón”, una verdadera barbaridad si se promedia esta cifra de 35 piezas diarias, realizadas prácticamente por un solo panadero, y que durante las primeras semanas del período no alcanzó al día ni un tercio de este promedio, ya que no se habían iniciado las fiestas de diciembre.

La Danubio nace en Caracas como una pastelería especializada en tortas de receta europea y pasteles de hojaldre que pronto ganaron adeptos, pero cuando llegaba diciembre, la demanda, igual para todas las panaderías, obligaba a hacer pan de jamón, un imprescindible, creado a principios del siglo XX en la Panadería Ramellaubicada en la esquina de Gradillas del centro de la capital.

La diferencia de aquel pan a modo de brazo gitano, de masa de pan sobado (dulzona), relleno con jamón, tocineta (panceta), pasitas y aceitunas rellenas de pimientos, hecho por la Danubio, estaba en su sabor y suavidad. Probablemente es uno de los panes de jamón más sabrosos de Caracas y que ahora se encuentra, acompañando al éxodo de Venezuela en Madrid.

Los hijos mayores, Alejandro y Pablo, así como su esposa, trabajaron con Kerese desde los inicios del negocio, que más tarde se convertiría en una empresa familiar que cuenta ya con una tradición de casi medio siglo. En la década de los 90 del siglo pasado, se inició la expansión a seis locales en Caracas y desde 2018 hay una nueva marca en este ecosistema empresarial. Esta, la Pastelería Evelia de Madrid, que dirigen y atienden el menor de los Kerese, Amaya, Andrés y sus hijos Pal y Eduardo.

El reto de Evelia es satisfacer la demanda de pedidos de pan de jamón / Foto: Evelia

El reto de Evelia es satisfacer la demanda de pedidos de pan de jamón / Foto: Evelia

280.000 euros para invertir

La apertura de Evelia tuvo lugar tras una inversión inicial de 280.000 euros, financiados por Abanca. La amortización de esa deuda y los altos gastos operativos del negocio, restringen por los momentos la expansión de este. Sin embargo, la expectativa para este diciembre es que el negocio produzca el colchón económico, que mantendrá la operación de los primeros meses de 2020, que se prevén flojos.

Explica Andrés Kerese que 2019 no ha sido un año tan bueno como lo auguraba el inicio del 2018. “Creo que eso lo llaman el efecto soda, luego de los primeros meses bajamos mucho la facturación y julio y agosto fueron críticos. Este diciembre, aunque ya es un buen mes, no va al ritmo del pasado, lo que esperamos se pueda solventar con la oferta de nuevos productos navideños como las hallacas y bollitos, que también estamos haciendo por encargo”. La hallaca es el manjar típico de Navidad en Venezuela.

Dice Andrés Kerese que “tenemos una gran limitación por el tamaño del local (140 m2 distribuidos en 70 en el sótano para el obrador y 70 entre cocinas y tienda). Sólo estamos trabajando en el negocio miembros de la familia. Mis hijos ayudados por sus esposas, un sobrino que es pastelero, un panadero y por esta temporada, el panadero que vino para reforzar la campaña del pan de jamón, además de la señora que viene por jornadas para la limpieza. El espacio no nos da para más. Contamos con cada miembro de nuestra familia para desarrollar todas y cada una de las actividades: encargarse de las nóminas, de las compras, de la atención en la barra, las mesas, hacer café, limpiar la cocina y hasta los aseos en ciertas ocasiones” continua Kerese.

La clientela de la Pastelería Evelia es 85% venezolana, pero también la hay entre madrileños del barrio. “Lo primero que tienes que hacer en donde llegas, es aceptar que si eres la pastelería del vecindario vas bastante bien. Si a eso le sumas que la clientela venezolana siga buscando los productos que ya conoce, te puedes mantener y sobrevivir. Para nuestros vecinos y clientes españoles, ofrecemos productos que a ellos les gusta comer. ¿Quiénes somos nosotros para cambiar sus hábitos?”.

Explica que de esa forma, para desayunar, “además de nuestros pastelitos y los cachitos, ofrecemos tostadas con tomate y aceite, con mantequilla y mermelada, así como la tostada con salmón y aguacate. También vienen muchos venezolanos de otras partes de España o que se encuentran en otros países y que pasan por Madrid y se acercan a comer algo que les recuerde los sabores que asocian a Venezuela. Queremos conquistar este mercado y eso pasa por asumir, con mucha humildad, que aquí eres una pastelería más entre tantas opciones buenas que hay y tienes que ofrecer algo diferente”.

Esa diferencia con otras pastelerías es que Evelia no cierra a la hora considerada de la comida en Madrid y trabaja con horario continuo, de 9 am a 8 pm de lunes a sábado, y los domingos de 11 am a 4 pm.

“Estamos abiertos en un horario en el que podemos servir comida. Hemos probado algunas cosas que se dan muy bien en Caracas, aunque no siempre tienen éxito aquí. Ahora estamos con las lasañas. Seguimos probando con el menú, queremos evaluar hasta dar con lo que guste a quienes vienen a visitarnos. La competencia del sector es muy fuerte y mientras logramos nivelarnos o tengamos la seguridad de haber pagado todo, las deudas, las facturas y en general las operaciones, no nos podemos descuidar. Hay que esperar hasta asentarnos. Es un trabajo de 12 a 16 horas en el local y mental de casi 24 horas, sobre todo porque tengo responsabilidades en Venezuela y debo atenderlas con el horario de allá. Afortunadamente, mis hijos han demostrado que son capaces de gestionar la empresa de aquí por completo, cuando a mí me toca estar en Caracas”.

Algunas flores de pascua y adornos navideños están dispersos en el salón, decorado de forma muy limpia por Guillermo Barrios y Maitena, arquitectos y empresarios venezolanos que regentan la tienda de artesanía y libros Cesta República. La estancia cuenta con siete mesas pequeñas y un banco de carpintería antiguo que permiten a los visitantes sentarse con comodidad y disfrutar los productos, en un ambiente agradable y con una atención cercana.

A %d blogueros les gusta esto: