elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Libertad Prensa

Venezuela’s Minister of Culture Just Became the Person He Used to Be Before 1999 by TalCual – Latin American Herald Tribune – 16 de Febrero 2020

An unexpected tweet from Ernesto Villegas defending his fellow journalists after an incident that took place at the Maiquetía airport on Tuesday has left many dazed and confused on whose side he is on

Ernesto Villegas, Venezuela’s current Minister of Culture, had a “reunion” with his older alter ego that existed prior to 1999. Villegas recalled that before that date he was an active supporter of freedom of expression, the rights of workers – as a trade union leader in local newspapers such as Nuevo País (new country) or El Universal – and also that was against violations of human rights.

For many years, too many maybe, the youngest of the three Villegas brothers (all of them journalists) forgot what that was like and became quite the contrary. He has endorsed, by omission, every violation of freedom of expression that has been committed all these years. He has not raised his voice to condemn all the attacks on colleagues – his own colleagues – since 1999. He has not said a word about the media shutdowns caused by the late President Hugo Chávez or the current one, Nicolás Maduro.

Today Villegas becomes the man he used to be. At least according to a recent tweet he wrote. It seems that his conscience has been troubling him after an incident at the Maiquetía airport on Tuesday and expressed his rejection of the aggression suffered by several journalists, who were waiting for the arrival in Venezuela of the country’s interim President Juan Guaidó. He calls for justice – we sincerely doubt it will ever come, but let’s just hope he does from the bottom of his heart.

It could be also that what Villegas said is reflecting the existing rifts within the government for the particular way events developed in Maiquetia. Not everyone is like Diosdado Cabello, the nation’s No.2 leader, who praised the attacks on the press and assured they will continue to take place.

The journalists reported the assault to the Public Prosecutor’s Office and the Office of the Ombudsman. Villegas also tweeted that both Guaidó and Alberto Ravell, a journalist and cofounder of local news channel Globovisión, after endorsing the complaint made to the Public Prosecutor’s Office and the office of the Ombudsman, recognize those who lead these institutions. We cannot speak for Guaidó and Ravell, but we need Villegas to know that, in making these allegations, the holders of these offices are required to investigate and act accordingly. If they don’t, which is exactly what has been going on, they will become accomplices of the aggressors. This is something necessary to put on record for future actions. Ernesto, it seems to us that you want to be on the right track.

Entrevista a Andrés Cañizalez por Nelson Rivera – Papel Literario El Nacional – 9 de Febrero 2020

Screen Shot 2020-02-10 at 10.04.17 AM.png

Periodista, ensayista y estudioso de la comunicación, Andrés Cañizalez (1966) es autor de numerosos informes y libros sobre libertad de expresión, ciudadanía, censura y medios de comunicación

Aunque no sean cifras exactas y actualizadas, ¿podría ofrecernos un panorama de la desaparición de medios en dos décadas?

En Venezuela hemos vivido una masiva desaparición y reacomodo de medios de comunicación. Podríamos decir que se ha producido una profunda transformación del ecosistema mediático venezolano. Diversas e importantes ciudades del país hoy en día no tienen ningún medio impreso, ni estaciones locales que brinden información con muy contadas excepciones. Junto a eso, la opción de la información digital a través de plataformas en Internet y redes sociales sufre de continuos bloqueos dirigidos a evitar que el venezolano sepa. Y por si fuese poco tenemos en este momento el Internet con peor calidad del continente.

Luego de leer su libro, la sensación que queda es la de un territorio devastado: se han destruido medios de comunicación, se ha forzado el exilio de miles de periodistas, se los ha atacado y perseguido de muchas formas, el Estado se ha convertido en una estructura especializada en liquidar el derecho a informar. ¿Cómo es que todavía se produce información sobre lo que ocurre en Venezuela?

Esa era la palabra que buscaba al iniciar la respuesta anterior. Devastación. El territorio mediático venezolano ha sido devastado por el chavismo. De forma muy inteligente, y como parte de una estrategia, se mantienen algunas marcas al aire o en circulación, pero eso no es más que una fachada. La gran mayoría de medios de otrora ya no son lo que llegaron a ser.

El otro día hice una breve encuesta entre casi un centenar de líderes sociales de barrios populares. Ninguno, ninguno, ponía la televisión para informarse de lo que pasa en el país. Subsisten canales con las marcas que siempre hemos conocido, pero están vaciados de contenido.

Hoy en Venezuela vivimos una era de desinformación y fragmentación informativa. No hay un medio nacional de referencia. Circula información, especialmente en el campo digital, pero esto está a años luz de tener el impacto genuinamente nacional que en otra época tuvieron los noticieros estelares de la televisión abierta.

¿Es prudente, luego de esta devastación, preguntarnos si desde los medios de comunicación y las prácticas del periodismo, se cometieron errores, a partir de 1999, que contribuyeron a este estado de cosas?

En el libro vuelvo sobre dos aspectos que, vistos en retrospectiva, considero errores. El papel mediático en todo lo que rodeó a los sucesos de abril de 2002 (el golpe de Carmona y el retorno de Chávez al poder) y el rol de directivos de medios durante el llamado paro petrolero de fines de 2002 e inicios de 2003. Aquello le dio legitimidad social al discurso chavista en contra de los medios, y potenció la estrategia que luego definiría Andrés Izarra como “hegemonía comunicacional”.

¿Cuál ha sido la eficacia de la “hegemonía comunicacional” en términos de audiencia? ¿Y de influencia? Por ejemplo, ¿qué porcentaje de la audiencia sigue a Venezolana de Televisión?

Esta hegemonía comunicacional, hoy, debe ser vista como la capacidad que tiene el régimen de sostener un relato, sin que para la mayoría de la población haya fuentes alternativas para contrastar dicho relato.

La audiencia que sigue a VTV es mínima, pero tiene capacidad de multiplicación. Hoy ven al canal del Estado la base de apoyo chavista que respalda a Maduro, eso podría ser un 10 por ciento de la población. Pero son militantes de la causa y usan los mensajes oficiales para rellenar su propio discurso cuando habla con familiares y amigos, amén de que quienes conforman dicha audiencia a su vez son quienes controlan los programas de reparto de alimentos, por ejemplo.

Creo que hoy el plan oficial más que convencer a una mayoría que le rechaza se centra en fortalecer y darle contenido a la base mínima que se mantiene adherida al régimen.

¿Estamos significativamente desinformados los venezolanos? ¿Puede decirse que las redes sociales han alcanzado a reemplazar la disminución y debilitamiento de los medios de comunicación?

Las redes sociales no suplantan ni podrán suplantar a los medios de comunicación, no al menos en una sociedad como la venezolana. Vuelvo sobre la encuesta en el barrio que hice hace poco. La mayoría de esos líderes sociales no tenía ni celular inteligente ni internet en su casa. La mayoría de la población está sencillamente desconectada. Los apagones eléctricos dejan a la gente sin luz, sin agua (porque las bombas dejan de funcionar) y también sin Internet, es decir sin acceso a la información.

Las redes sociales son una suerte de torre de babel. Si hubiese medios nacionales de referencia fuertes y creíbles la gente tendría como contrarrestar la desinformación y las fake news. Pero al no existir, incluso los que están conectados tienden a reproducir noticias falsas por la ausencia de referentes noticiosos sólidos.

Los medios digitales que hacen una gran labor, sin duda alguna, aún no tienen una penetración genuinamente nacional en Venezuela.

¿Cómo describir el periodismo que se hace en Venezuela? ¿Predomina un reporterismo de resistencia? ¿Es un periodismo dependiente de las redes sociales? ¿El exilio o abandono del periodismo por parte de tres generaciones de experimentados periodistas, ha impactado en la calidad de lo que se produce?

La migración masiva también ha traído consigo la fuga de cerebros en el periodismo venezolano. Son muchos los casos de figuras relevantes que se mantienen dentro del país, y eso es importante, pero no se puede negar lo otro, la salida masiva de periodistas de Venezuela, tanto por casos de persecución política como por necesidades básicas que no podían resolver dentro de Venezuela.

Una de las tareas que hago en Venezuela es fomentar la capacitación de periodistas con la ONG Medianálisis. Si vas dos veces en un año de visita a un medio te encuentras con personal distinto en cada oportunidad. Se están haciendo varios tipos de periodismo en Venezuela. Efectivamente vemos medios digitales que se dedican a copiar mensajes de Twitter y creen que están haciendo periodismo, pero al mismo tiempo hay iniciativas de investigación y documentación que se están haciendo a pulmón, dado que además de estar en un país en crisis y caotizado, no hay información oficial a la cual apelar en casi ningún ámbito de la vida nacional.

El régimen ha desplegado un vasto manto de opacidad y ha cerrado las fuentes oficiales de información. ¿Cuál ha sido el impacto de esta realidad? ¿Los venezolanos tenemos una visión solo parcial de nuestra realidad?

La desinformación que reina en el país se debe a la censura directa ejercida contra medios y periodistas, sin duda alguna, pero también tiene origen en una deliberada política de Estado de negar información a la sociedad. Y junto a ello un discurso oficial propagandístico, que miente de forma reiterada, diría que ya sin ningún pudor.

Tenemos una visión fragmentada de lo que ocurre, sin duda incompleta incluso para quienes estamos en el ámbito de la información.

¿Qué ha pasado en estos veinte años con la reputación del periodista en Venezuela? ¿Ha sido resquebrajada por las campañas del poder? ¿O ha log rado preservar algún aprecio por parte de la sociedad?

Se ha vivido, creo, varias etapas. Pasamos de una en los primeros años del chavismo en la cual el periodista lucía como actor político. Creo que salvo excepciones aquello ha quedado atrás. Hoy los periodistas venezolanos más reconocidos, y me guío por la catarata de premios internacionales de los últimos años, están enfocados en la investigación, en el seguimiento de casos, en la cobertura de temas álgidos como corrupción y derechos humanos.

Creo que eso ha devuelto las cosas a su lugar. Ni los periodistas, ni los dueños de medios, están hoy encabezando las marchas de protesta en Venezuela, eso le corresponde a los políticos y líderes sociales.

En distintos ámbitos de la vida pública, estas dos décadas venezolanas han sido de retraso y desactualización. ¿El ejercicio del periodismo ha logrado cambiar en sus prácticas y usos tecnológicos, como en otras partes del mundo?

Hemos tenido una actualización desigual e incompleta. Esto se ha agudizado en los años de Nicolás Maduro en el poder, ya que se profundizó la crisis. Hay bastante desactualización entre medios y periodistas, y eso lo hemos podido constatar en las 5 encuestas nacionales a periodistas que ha hecho Medianálisis.

Algunos medios digitales son una suerte de burbuja ya que han logrado estar actualizados, con buena conectividad y formando a su gente, pero son la excepción, a decir verdad.

Recapitula usted un hecho del 2001, en la que una sentencia de Jesús Eduardo Cabrera acabó con el derecho a réplica establecido en la Constitución. ¿Le importa a alguien el derecho a réplica? ¿Lo defienden los gremios, lo practican los medios y los periodistas?

El derecho a réplica que fue una de las grandes banderas del gremio periodístico y de diversos actores sociales sencillamente quedó en desuso, ya a nadie parece importarle. Quedará para la historia como, entre otros factores, la inclusión de este derecho contribuyó a abortar una reforma constitucional en los años 1990.

La polarización: ¿de qué modo ha afectado el ejercicio del periodismo? ¿Ha impulsado un ejercicio propenso a “ejecuciones sumarias”? ¿A una categorización de las figuras públicas como héroes o villanos?

Honestamente creo que, en el momento actual, dentro de Venezuela, no hay una polarización tal como la vivimos en la primera década del chavismo. Diría que hay un polo propagandístico, bastante bien aceitado, que además coordina campañas en medios oficiales, medios privados afines al chavismo y redes sociales. Y en la acera de enfrente está el periodismo independiente, tanto de medios tradicionales que han logrado sobrevivir como nuevos medios digitales con musculo profesional, fundados y/o conducidos por periodistas reconocidos.

Y, además, ha aparecido un tercer factor, de medios y periodistas con una línea que buscan debilitar al liderazgo que en este momento encarna Juan Guaidó.

Destaca usted la contribución que han hecho algunas organizaciones para documentar la devastación del periodismo en Venezuela. ¿Podría hablar de ello? ¿Contarnos, además, de la iniciativa Medianálisis?

Este libro se ha hecho gracias a que persiste un esfuerzo civil, ciudadano, por documentar y registrar lo que ha acontecido en estos años. El valor agregado que tiene mi libro ha sido rescatar historias emblemáticas de censura en estos años y organizarlas por cada año del chavismo en el poder. Y, además, partiendo de los documentos recopilados por las ONG pude hacer una cronología mínima de la censura en Venezuela en 20 años de chavismo en el poder, entre 1999 y 2018.

Particularmente me fueron muy útiles los informes del Programa Venezolano de Educación y Acción en Derechos Humanos (PROVEA), entidad con la que colaboré como investigador de su informe anual por más de una década; asimismo los informes temáticos y anuales del Instituto Prensa y Sociedad Venezuela y los reportes anuales de Espacio Público, cuya metodología inicial ayudé a construir con Carlos Correa por allá por 2002.

Tras mi paso por estas organizaciones, ya que también fui cofundador del IPYS Venezuela, tenía la inquietud de ampliar la discusión pública sobre el periodismo venezolano, para introducir elementos como la responsabilidad y la calidad junto a lo que venía siendo la agenda de las ONG, que no era otra cosa que la defensa de la libertad de expresión. De esa manera surgió Medianálisis, una asociación civil que en abril próximo cumplirá 10 años.

Hoy es un equipo diverso que ha sido capaz de capacitar en estos años a más de 7.000 personas, organizar casi 100 talleres de mejoramiento profesional y generar más de 160 foros de discusión sobre el periodismo en Venezuela. Hemos logrado alcanzar 14 estados de Venezuela con nuestras actividades.

Por último: ¿son 20 años de censura o hay algo más? ¿Ha sentido que el objetivo ha sido destruir la institucionalidad de la libertad de expresión?

La censura ha sido consustancial al propósito del chavismo de perpetuarse en el poder. No podríamos entender, por ejemplo, la permanencia de Nicolás Maduro teniendo tantos factores en contra para la prolongación de su presidencia, si no contemplamos a la censura, la desinformación y la mentira como parte medular de su estrategia.

Maduro ha logrado, gracias a la censura, sacar de la radio y la televisión a las figuras de la alternativa democrática. Y gracias a ello avanzar en su proyecto autoritario. Creo, dolorosamente, que mientras el chavismo ejerza el poder habrá censura. * 20 años de censura en Venezuela (1999- 2018).

Andrés Cañizales. Editorial Alfa. Venezuela, 2019.

 

Ecuación de la censura: Intimidación más persecución – Venepress – 8 de Enero 2020

De acuerdo con Espacio Público, en el mes de diciembre se registraron 17 violaciones a la libertad de expresión

Ecuación de la censura: Intimidación más persecución

 

En diciembre de 2019 hubo al menos 17 violaciones a la libertad de expresión con 13 víctimas, segúnEspacio Público. Además, los cuerpos de seguridad y funcionarios del Estado representaron 90% de los victimarios, y la intimidación fue el hecho más frecuente – con seis casos –  seguido de los cuatro casos de restricciones administrativas y tres casos correspondientes a la censura.

La migración de los medios tradicionales al internet es más frecuente en Venezuela con el fin de garantizar su permanencia y alcance; a pesar de que los servicios de conectividad en el territorio también son limitados.

El Estado en contra de la libertad de expresión

El mecanismo de censura e intimidación es la forma en que el régimen pretende callar las opiniones inconformes a su administración:

► El 21 de diciembre el periodista y Víctor Ugas fue detenido junto al diputado opositor Gilber Caro por funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) de la Policía Nacional Bolivariana.


► El tres de diciembre a las afueras de la Asamblea Nacional, el conductor del programa Zurda Kondukta que transmite por Venezolana de Televisión, Luis Hugas agredió al reportero del portal digital Venepress Fernando Tineo mientras el presidente del Parlamento Juan Guaidó rendía declaraciones.

Venepress@venepress

Luis Hugas agredió a nuestro periodista @fertineo en la Asamblea Nacional @CNPCaracas @sntpvenezuela

Video insertado

► El 18 de diciembre funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) allanaron la sede de los medios de comunicación Venepress y Telecaribe, acción que desencadenó en el cierre de sus oficinas.

Luego del cierre de un medio y el acoso a opositores, Nicolás Maduro apoyó a las FAES – Infobae – 20 de Diciembre 2019

El dictador venezolano aseguró que hay “una campaña mundial, financiada por los Estados unidos para que eliminemos” al escuadrón de la muerte cuyos miembros son señalados como los ejecutores de la mayoría de las violaciones a los derechos humanos cometidas por el régimen

Foto: REUTERS/Manaure Quintero

Foto: REUTERS/Manaure Quintero

Luego de una semana en el que el régimen que comanda cerrara un medio y continuara con su acoso a dirigentes opositores, el dictador venezolano Nicolás Maduro reiteró su apoyo a la Fuerza de Acción Especial de la Policía Nacional Bolivariana (FAES), el escuadrón de la muerte cuyos miembros son señalados como los ejecutores de la mayoría de las violaciones a los derechos humanos cometidas en el país.

Ha habido una campaña mundial contra la FAES, financiada por Estados Unidos, una campaña para que la eliminemos“, expresó en el marco de un acto por el aniversario de la Policía Nacional Bolivariana. En concreto, el dictador apuntó contra el Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, quien el 13 de diciembre instó a la Corte Penal Internacional a a investigar “de inmediato” la tortura a opositores a la dictadura en Venezuela con apoyo de agentes cubanos, que según dijo se recrudeció en 2019.

“Vimos la semana pasada al desgraciado de Almagro hablando contra el FAES. Financia a ONGs para que hablen contra el FAES. Es una campaña financiada y dirigida por los enemigos de la patria. Aquel policía que se coma la luz, ya sabe, pero el FAES debe ser respetado y debe continuar”, expresó.

De manera sigilosa, sin grandes operativos y con agentes anónimos -van siempre con la cara cubierta- se ocuparon de sofocar cualquier protesta en los barrios más pobres del país.

De manera sigilosa, sin grandes operativos y con agentes anónimos -van siempre con la cara cubierta- se ocuparon de sofocar cualquier protesta en los barrios más pobres del país.

La disolución del escuadrón de la muerte está en el centro del informe elaborado por la oficina de la Alta Comisionada de Derechos Humanos, Michelle Bachelet, respecto de la situación en Venezuela. En una ampliación del documento original -que había sido publicado en julio- la Alta Comisionada señaló que su organismo “ha seguido documentando casos de posibles ejecuciones extrajudiciales cometidas por miembros de las FAES en algunas zonas del país”.

A este respecto, hizo referencia a información recibida de la ONG Monitor de Víctimas que identifica 57 nuevos casos de presuntas ejecuciones cometidas solo en julio en Caracas.

“Estos casos documentados revelan el mismo patrón identificado en mi informe de julio y demuestran la falta de mecanismos de protección efectiva para los testigos y familiares de las víctimas”, denunció Bachelet. También lamentó que en vez de seguir las recomendaciones del informe, el chavismo haya “recibido apoyo al más alto nivel del Gobierno”. Maduro confirmó expresamente su voluntad de ir en contra de los pedidos del cuerpo multilateral: anunció que el régimen va a “fortalecer, expandir y profesionalizar” al FAES.

También anunció que la próxima semana dará inicio a una nueva misión llamada “cuadrantes de paz”, e indicó que su objetivo será “consolidar la seguridad, la convivencia y armonía entre todos los venezolanos”.

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet

El grupo FAES es una herramienta diseñada por el propio Maduro. La creó en julio de 2017, cuando enfrentó un aumento de una delincuencia violenta por el colapso de la economía petrolera de Venezuela. La fuerza fue promocionada por las autoridades como un medio para detener la ola de criminalidad. En cambio, según políticos de la oposición y ex partidarios de Maduro, el escuadrón FAES se convirtió en un medio de control social en los barrios pobres del país, sacudidos por una crisis alimentaria y el desempleo, donde las redes criminales podrían provocar agitación y amenazar la hegemonía del gobierno. El objetivo, en palabras de un ex miembro del gobierno de Maduro, es infundir miedo y evitar que las calles de Venezuela engendren una nueva oposición política.

Las declaraciones de Maduro cierran una semana en la que el régimen cerró Venepress, un medio de comunicación, por la fuerza, y le quitó la inmunidad a cuatro diputados de la oposición.

El cierre de VenePress, ubicado en Caracas, tuvo lugar luego de una orden librada por fiscal 73 provisorio del Ministerio Público, Jean Karin Lopez Ruiz. El medio acusado por el régimen chavista de los presuntos delitos de legitimación de capitales, terrorismo y asociación para delinquir.

Por la mañana, funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) ingresaron a las oficinas de la agencia de noticias, donde permanecieron durante horas hasta que se resolvió su cierre. Los agentes chavistas ingresaron al lugar portando armas largas, en el barrio Las Mercedes, zona en la que están ubicadas varias embajadas.

En tanto, el lunes la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) chavista suspendió la inmunidad de cuatro diputados opositores venezolanos acusados de rebelión civil, traición a la patria, conspiración, instigación a la insurrección concierto para delinquir y usurpación de funciones.

Poco después, la la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) modificó su reglamento para permitir a los diputados que se encuentran exiliados o en la clandestinidad por la persecución del régimen de Nicolás Maduro votar de forma virtual. Pero un día después el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela anuló la norma, abriendo de ese modo una nueva pugna jurídica entre la dictadura y la oposición.

Libertad de prensa en Venezuela, ¿una utopía? por Victoria De Sousa – Venepress – 19 de Diciembre 2019

El cierre de Venepress nos hace cuestionarnos si informar en el país suramericano será un asunto de vida o muerte

Libertad de prensa en Venezuela, ¿una utopía?

La libertad de expresión, prensa e información se han visto amenazadas durante los últimos años en Venezuela.

Cada vez son más los medios que se despiden de sus lectores. Son más los canales que le dicen adiós a su público. Cada vez es mayor el temor que le tiene el gabinete de Nicolás Maduro a la prensa libre y al trabajo periodístico que, con esfuerzo, compromiso y responsabilidad, hacen los trabajadores de la prensa en el país suramericano.

Acciones radicales como cerrar un medio o sacar del aire a un canal informativo solo deja ver una herida de la administración madurista porque sabe que, en realidad, su mayor rival es la verdad; y esta va de la mano con la labor periodística.

Esta semana fue Venepress, la siguiente, ¿quién será?

Sin embargo, hay un historial bastante extenso de antecedentes de Nicolás Maduro y su arremetida contra losmedios de comunicación en Venezuela.

No podemos dejar de mencionar RCTV, CNN En Español, NTN24 y CNB (102.3 fm). Todas y cada una de estas plataformas destinadas a llevar la verdad a los venezolanos y mantenerlos informados sobre las cosas que en su país ocurren.

RCTV

El canal que había acompañado a los venezolanos por más de 50 años se despidió un 28 de mayo de 2007. El expresidente venezolano, Hugo Chávez, había decidido no renovarle la concesión. Ahora sería Tves quien estaría presente en el canal 2.

“No habrá nueva concesión para ese canal golpista de televisión que se llamó Radio Caracas Televisión. Se acaba la concesión, ya está redactada la medida, así que vayan preparándose, apagando los equipos. No se va a tolerar aquí ningún canal de televisión que esté al servicio del golpismo, contra el pueblo, contra la nación, contra la independencia nacional. Venezuela se respeta, aseveró Chávez.

Como siempre la excusa para no tolerar la difusión de la verdad era el golpismoy la falta de nacionalismo.

Manifestaciones y protestas acompañaron todo este proceso. N o obstante, nada fue suficiente para detener esta despedida.

No vendimos nuestra línea editorial, aseguró Marcel Graniel, presidente del canal. Dijo que la decisión demostró el carácter autocrático de un Gobierno que le genera temor la opinión, la inteligencia y la libertad.

Esta decisión está dictada por el miedo y sustentada en el abuso de poder, que es la principal fuente de maldad, expresó.

En la actualidad, la familia que fue –y sigue siendo- RCTV asegura que nos vemos en democracia.

CNN En Español

En 2017, el gobierno venezolano ordenó a los proveedores de señal por cable sacar a CNN en Español del aire. Esto ocurrió días después de que el medio difundiera una investigación sobre la presunta emisión fraudulenta de pasaportes, visas e identificaciones venezolanas.

Delcy Rodríguez, quien para el momento era la canciller del país, señaló a la cadena de liderar lo que calificó como una operación mediática imperialcontra Venezuela por la emisión de la investigación Pasaportes en la sombra.

La Comisión Nacional de Telecomunicaciones de Venezuela acusó al canal de calumnias y distorsiones y dijo que la cadena estaba violando los derechos de libertad de expresión resguardados por laConstitución.

Según el Gobierno, el trabajo de investigación de los pasaportes puso en riesgo la paz y la estabilidad democrática de nuestro pueblo venezolano, ya que los mismos generan un clima de intolerancia.

NTN24

En 2014, durante una de las jornadas de protestas que se registró ese año, el canal colombiano de noticias NTN21 fue eliminado de la grilla de canales que ofrece DirecTV a Venezuela.

La información fue confirmada por el director del canal, Johnattan Bilancieri, quien por medio de Twitterse adelantó a los hechos y aseguró que “la censura de los medios digitales es la próxima parada de este tren rojo hacia el retroceso”.

Al enterarse de la decisión, Idania Chirinos, jefa de contenidos del canal, se despidió de sus televidentes en Venezuela.

“Muchos de ustedes saben que soy venezolana. Ejercía yo el periodismo en la radio y me tocó narrar lo que fue la caída de la señal. Fue un momento doloroso ver perder una señal de 50 años”.

“Nunca pensé que años después, trabajando fuera de mi país, en otra cadena de televisión diferente, también me tocaría narrar y vivir el momento de ver una señal de televisión caída”, lamentó.

Circuito Nacional Belfort (CNB – 102.3 fm Caracas)

En 2009, Conatel decidió retirar la concesión a 34 emisoras radiales. Entre estas se encontraba el CNB, que transmitía Aló Ciudadano por radio. Se trataba de un programa que cuestionaba sin temor al Gobierno y su penumbrosa gestión para el momento.

Fueron los periodistas Beatriz Adrián y William Echeverría quienes transmitieron los últimos minutos al aire.

Echeverría, quien funcionaba como presidente del Colegio Nacional de Periodistas, aseguró que “aquí pueden cerrar una emisora de radio, pero no pueden cerrar el pensar distinto”.

Más de 1.000 violaciones de la libertad de prensa se registraron entre enero y noviembre en Venezuela – El Nacional – 7 de Diciembre 2019

Representantes del Colegio Nacional de Periodistas señalaron que hay trabajadores de la prensa detenidos que son víctimas de torturas

Libertad de expresión, libertad de prensa en Venezuela

En al menos 1.100 veces la libertad de prensa en Venezuela se vio vulnerada entre los meses de enero y noviembre de este año. La cifra corresponde a datos manejados por el Colegio Nacional de Periodistas, difundidos este viernes.

Representantes del CNP resaltaron que el año 2019 estuvo marcado por la agudización de la crisis política, social y económica, situaciones que afectaron a los trabajadores de la prensa en el país, reseñó Voz de América.

Una vocera resaltó los momentos dramáticos que vivieron los periodistas, que han sido víctimas de la persecución por parte del régimen de Nicolás Maduro por ejercer el derecho y la responsabilidad de informar sobre lo que sucede en Venezuela.

Señaló que hay profesionales de la prensa que se encuentran detenidos, además de las denuncias de casos de torturas de los que han sido víctimas. «Una acción despiadada contra la libertad de prensa», agregó.

La prensa en Venezuela se ha visto fuertemente vulnerada bajo el régimen de Nicolás Maduro. Los organismos de seguridad del Estado en reiteradas ocasiones agreden a los periodistas que cubren protestas por los servicios básicos o demandar un nuevo gobierno.

Carta abierta de Leocenis García al Departamento de Estado de EE UU – El Nacional – 12 de Agosto 2019

El empresario y periodista pidió al gobierno de Donald Trump ayudar a Venezuela a resolver “cabos sueltos” para poner fin a la crisis del país

García
Foto: Prociudadanos

El coordinador nacional de ProCiudadanos, Leocenis García, envió este domingo una carta abierta al Departamento de Estado de Estados Unidos. En la misiva trata la crisis que atraviesa Venezuela.

El periodista y empresario aseguró en la carta que el gobierno del presidente Donald Trump puede ayudar a Venezuela a resolver “cabos sueltos” que permitirán poner fin a la crisis del país.

García destacó que gran parte de la Fuerza Armada Nacional está de acuerdo con una salida del régimen de Nicolás Maduro. Afirmó que reconocen su incapacidad para gobernar el país.

A continuación la carta completa de Leocenis García al Departamento de Estado:

Hace un tiempo, el gran empresario Marcel Granier envió una carta secreta a Hillary Clinton en la que le pedía intervenir en un conflicto de Hugo Chávez. Este presionaba empresas con capitales estadounidenses para sacar del aire a RCTV, el canal de televisión que fue clausurado.

La respuesta entonces fue la justificación de no inmiscuirse en ese asunto. Bajo un tecnicismo diplomático el gobierno del presidente Barack Obama miró a un lado.

Es obvio que las cosas han cambiado. Pocos pueden negar los esfuerzos del gobierno de Donald Trump, y del Departamento de Estado para que sea la acción –y no la indiferencia– el que marque el curso de acontecimientos de una Venezuela donde la democracia ha sido clausurada, y los derechos más elementales (sacar un pasaporte, acceso a alimentos, acceso a medicinas, o el respeto a la vida y propiedad), están evidentemente comprometidos.

Hoy, cualquier requisito mínimo de libertad económica y respeto a la libre empresa desapareció en esa caricatura sin legitimidad que Nicolás Maduro comanda. Sin embargo, es necesario entender a la actual Venezuela.

La realidad de Venezuela es compleja, pero muy sencilla para desmontar el régimen opresor de Maduro.

Hoy, esa FANB –que por cierto no se puede meter en ese saco de que todos son narcotraficantes y asesinos– muestra sus preocupaciones por la incapacidad del actual mandatario Nicolás Maduro para mantener un mínimo de normalidad en Venezuela.

Estoy muy consciente de que los militares desean una salida del jefe del Estado fallido (lo llamó así reconociendo que tiene un poder de control militar en un Estado soberano que ha fallado en la garantía de servicios básicos). Pero hay varios cabos sueltos para resolver la crisis, y creo que el gobierno de Trump podría ayudar a resolver:

1- La realidad de las filtraciones de cualquier plan que acerque a una salida de consenso. Las discusiones por email, el constante rumor de los emisarios políticos que están en contacto con Washington. Una cosa realmente infantil que crea desconfianza entre todos los actores, especialmente en el sector militar.

2- El ignorar que el propio Maduro debe ser parte de una negociación mínima en la que se pacte con él las condiciones de su rendición. Una muerte honrosa que suponga su salida del poder acordada y en paz. Sin intermediarios, de manera directa.

3- La necesidad de ser coherente con la realidad aceptando que lo máximo que se puede aspirar en Venezuela ahora es a una transición. Y una transición supone la convivencia con el viejo establishment político, habida cuenta de que una transición no es un proceso plenamente democrático ni autocrático. Es un paso previo a la normalización democrática.

4- El reconocimiento de la Asamblea Nacional y de su presidente –este o el que venga– como autoridad de consenso, al fungir como cabeza de un cuerpo diverso, colegido, con fuerzas distintas y con diferencias ideológicas. El presidente de la Asamblea Nacional no representa al Frente Amplio, a la MUD o la oposición estrictamente. También representa a quienes fueron elegidos con el voto popular que hoy no se sientan en esa curul y que apoyan al régimen actual.

5- La aceptación de que en una transición el jefe de esa junta la colocan –por consenso– que integran y firman el decreto que justifica una acción con el fin de subvertirse el ordenamiento vigente constitucional. Una transición deroga el orden establecido y por la necesidad de restituir el orden democrático, crea un decreto transitorio de convivencia.

6- El entendimiento práctico de que una transición obliga como mínimo a dos años para convocar unas elecciones en un país pacificado. No se puede ignorar procesos como el de Polonia con las elecciones semidemocráticas de 1989, o el pacto de la Moncloa en España, y el propio proceso de transición de Suráfrica con Nelson Mándela.

7- La necesidad de una ley de olvido y perdón. Una Comisión de la Verdad. Pero, sobre todo, las garantías para que los más comprometidos con la dictadura puedan abandonarla con los acuerdos mínimos de rendición que en cualquier guerra son necesarios.

“Nos hemos preparado para el endurecimiento de la dictadura de Maduro” por Alonso Moleiro – El País – 7 de Agosto 2019

El director de ‘El Pitazo’, premiado este año con el Ortega Gasset, denuncia el “ataque silencioso” del régimen de Maduro para mermar la base de lectores de los medios digitales

César Batiz, en la última edición de Premios Gabriel García Márquez de periodismo.
César Batiz, en la última edición de Premios Gabriel García Márquez de periodismo. 

Reportero egresado de las redacciones de La VerdadPanorama y Ultimas Noticias, César Batiz (Ciudad Ojeda, Venezuela, 1973) dirige hoy El Pitazo, una web de información que cobró un enorme protagonismo en el panorama venezolano de noticias desde que los medios tradicionales se vinieran abajo a partir de 2014, el segundo año de Nicolás Maduro en el poder. El portal nació a finales de 2014 con 12 periodistas, como un simple productor de contenidos para un canal de Youtube y que hoy tiene 53 reporteros repartidos por toda la geografía nacional, forma parte de un arco de medios emergentes que trabajan duro en el campo digital para mantener vivo el panorama informativo en un país inmerso en una profunda crisis política y económica. No han sido reprimidos abiertamente, pero sí son objeto de repetidos ataques cibernéticos que reducen dramáticamente su espectro de comunicación. Batiz y el resto del equipo se hicieron este año con el premio Ortega y Gasset a la mejor cobertura multimediapor La generación del hambre, una investigación de ocho meses que documenta los estragos de la debacle de la economía y social en el país sudamericano, pese al tenaz esfuerzo de negación por parte del Gobierno de Maduro.

Respuesta. El bloqueo digital que nos aplican las autoridades. Es un ataque silencioso: no te dicen por qué lo están haciendo, ni siquiera te lo anuncian. Se silencia el alcance, el impacto que puedas tener. Han sido cuatro los dominios de El Pitazo bloqueados por empresas que cumplen la orden de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel, la instancia gubernamental que las regula). Hemos escrito cartas pidiendo explicaciones, pero nadie quiso darnos respuesta.

Pregunta. ¿Cuánto ha bajado el número de lectores de sus informaciones con estos ataques?

Respuesta. Nos ha hecho daño. Antes del primer bloqueo, el 8 de septiembre de 2017, nosotros llegamos a tener 70.000 usuarios únicos, con 1.000 visitas al minuto. Hoy tenemos 35.000 usuarios al día.

P. ¿Cómo evaden los bloqueos y la censura?

R. Difundimos muchos contenidos por WhatsApp; y tenemos una red de contactos y usuarios muy completa, con volantes promocionales y sonidos, incluido el Notiaudio [un breve resumen informativo de la actualidad nacional], con dos avances informativos y dos emisiones estelares. Y con reportajes que comprimimos en infografías para que circulen. Nos ayudamos mucho con las redes sociales, particularmente con Twitter.

P. ¿Cómo nació la iniciativa de formar personas para que les envían notas informativas?

R. Trabajamos mucho con la formación de infociudadanos: capacitamos personas para la comprensión y el tratamiento de las noticias, para que tengan criterios mínimos para redactar una nota, enviar un sonido para la radio, una fotografía. 70 de nuestras notas mensuales las recibimos de Infociudadanos formados por nosotros. Los conocemos, además, y confiamos completamente en el criterio que tienen y en la veracidad de lo que envían. Nadie nos ha desmentido nada hasta el momento. Tenemos, también, grupos de WhatsApp donde mantenemos un contacto permanente con nuestras audiencias. Para evadir la censura tenemos también otras actividades: para el análisis, por ejemplo, los “cafés con El Pitazo”, donde discutimos temas e investigaciones de interés. Nos apoyamos mucho de los miembros de la diáspora venezolana: en los días del apagón nacional, por ejemplo, un equipo de colaboradores que ya no está en el país continuaba actualizando las noticias desde el exterior.

P. ¿Cómo se siente haciendo periodismo en Venezuela?

R. Lo llevamos, todos nosotros, con mucho orgullo. Con la satisfacción de tener claro que hacemos el mayor esfuerzo para que la información llegue a la mayor cantidad de gente posible. Me preocupa que muchos recién graduados y pasantes ingresen al trabajo con el chip de la autocensura. Hacer periodismo en Venezuela es un gran reto, pero trae muchas satisfacciones. El ecosistema de medios local ha cambiado y los medios tradicionales deberán adaptarse las innovaciones que hacemos los medios digitales emergentes. El reto futuro es garantizar nuestra sustentabilidad. Hacemos el mejor periodismo que podemos hacer para la situación más difícil que le haya tocado a este país. Diría que es el mejor periodismo que se hace en Latinoamérica. Nos fuimos preparando gradualmente para el endurecimiento de la dictadura de Maduro y aquí estamos.

¿Cómo el régimen de Maduro espía y acosa a los venezolanos en Internet? – La Patilla – 7 de Agosto 2019

Nicolás Maduro || EFE/Cristian Hernández

Es innegable que una de las medidas más efectivas de represión por parte del régimen de Nicolás Maduro es la censura en los medios digitales. Durante su período de dictadura (2014 – usurpación 2019) ha invertido en plataformas con ayuda sus aliados chinos, rusos y cubanos, para plantarse en las redes sociales, espiar y acosar a sus enemigos, así como también crear un ejército de chavistas de mentira (bots) para inventarse su presunto apoyo popular por Internet.

A medida que el poder rojito ha incrementado en las plataformas sociales, los casos de acoso y “cyberbullying” también han aumentado considerablemente, y los profesionales de la ONG Redes Ayuda han documentado cada denuncia de forma cronológica desde 2018, y lo presentaron ante los medios de comunicación para dar a conocer que el chavismo y sus compinches internacionales también hacen bastante daño al pueblo venezolano en la web.

Melanio Escobar, director de Redes Ayuda, manifestó que: “Hay que imaginarse la frustración de un régimen autoritario que durante veinte años ha invertido una cantidad de esfuerzo humano y de recursos económicos para construir una hegemonía comunicacional y que sean los ciudadanos, los periodistas, los infociudadanos y demás miembros de la sociedad civil, quienes pongan al descubierto todas las arbitrariedades que el régimen comete a través de las redes sociales“.

Entre el año 2018 y lo que va de 2019 es notorio el incremento de la capacidad sistemática de reprimir por parte del régimen de Nicolás Maduro a través del uso de las redes sociales, eso, por supuesto, atenta contra la libertad de expresión“, agregó.

Melanio Escobar, director de Redes Ayuda || lapatilla.com

Luis Serrano, coordinador de la organización, informó que hicieron un recuento de cada uno de los sucesos digitales desde el primero de enero de 2018 hasta el 31 de diciembre del mismo año, con el objetivo de “visibilizar el desarrollo de los casos y la profundización de la dictadura durante 2018 en el ámbito digital“.

El informe se encarga de revelar cómo la dictadura de Nicolás Maduro utilizó los medios digitales para profundizar su régimen que hoy sigue persiguiendo a los venezolanos, asimismo, de denunciar todos los mecanismos de tortura implementados para vulnerar la libertad de expresión.

El derecho de cada ciudadano a acceder a la información pública y también el derecho de los periodistas de poder ejercer su profesión de acuerdo a la ley y a la Constitución. Este informe visualiza que en Venezuela el ejercicio de la libertad de expresión está bastante restringido, hay que denunciar la forma sistemática en la que el Gobierno ha venido implementando todos estos bloqueos“, acotó Serrano.

De igual forma explicó que han descubierto que Cantv, proveedor de servicios de internet del régimen, “ha sido el principal perpetrador de bloqueos y del abuso hacia los medios digitales“.

Hay que fomentar alianzas entre las ONGs, periodistas, activistas y todas las personas preocupadas por el ejercicio de la libertad de expresión en Venezuela“, instó.

Para enfatizar en la increíble red de inteligencia que Maduro emplea para reprimir, Serrano reveló que al diputado a la Asamblea NacionalJuan Requesens, tras ser capturado por las fuerzas represoras, “le agarraron el teléfono, usurparon su identidad a través de WhastApp y se intentaron comunicar con muchas personas“.

Rápidamente, el equipo de trabajo del parlamentario y otros activistas, denunciaron el hecho y lo hicieron público, muchas personas aprovecharon para enviar mensajes y boicotear este suceso“, añadió

Entre otros sucesos digitales, el coordinador destacó la “masacre de El Junquito, el caso de Oscar Pérez, el Cicpc grabó su rendición y lo publicó en las redes (…) Las elecciones presidenciales del 20 de mayo, hubo una serie de abusos por los cuales nosotros no las reconocemos, ni la elección de la ANC ni ninguno de sus actos, es un ente de la dictadura para perseguir“.

Andrellys Ramírez, activista en seguridad digital || lapatilla.com

En su ponencia, Andrellys Ramírez, activista en seguridad digital, enfatizó sobre los bloqueos que el régimen de Maduro ha impuesto a los medios digitales para evitar que la verdad se sepa.

Para el 2018, el Gobierno encontró la manera de censurar los medios digitales a través de los bloqueos, como no se qué pasa, no sé porque no puedo acceder, no puedo ingresar a la noticia, no me puedo comunicar sobre qué está sucediendo“, aseveró.

En los apagones que se registraron en Venezuela durante el mes de marzo pasado encontramos que el 98 % del país no tuvo conexión a Internet, y en 2019 está sucediendo algo bastante preocupante: personas detenidas por instigación al odio por emitir tuits sobre protestas, un detenido por publicar la ruta del avión presidencial“, señaló.

Día del periodista: de premios y antipremios, por Gioconda Cunto de San Blas – TalCual – 27 de Junio 2019

 

Dedicado a RCR 750 AM y su gente, cuyo renacer marcará el renacer de la patria

“Somos libres, escribimos en un país libre y no nos proponemos engañar al público” fue el lema del “Correo del Orinoco” desde su día inaugural, el 27 de junio de 1818, un semanario fundado en Angostura por Simón Bolívar como órgano oficial del gobierno de la Tercera República y el más importante portavoz de la causa patriota. Por tal motivo, desde 1965 el 27 de junio es el día nacional del periodista en Venezuela.

Por muchos años, ese día se otorgaron los Premios Nacionales de Periodismo como reconocimiento a la labor comunicacional disciplinada, en el marco de la democracia y la libertad, más allá de militancias o ideologías. Darla post mortem a Hugo Chávez en 2013 “por su papel contra la mentira y la manipulación mediática” marcó el giro que tomaría el trofeo desde entonces, llamado ahora Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar. El galardonado 2019 es José Numa Molina SJ, sacerdote activista de la causa revolucionaria, “por su actividad en pro de un periodismo por la paz y la vida”.

Se han conocido también los laureados al Premio Nacional de Periodismo Aníbal Nazoa, que desde 2009 otorga en 18 menciones la Fundación Movimiento por el Periodismo Necesario, “grupo de opinión, periodistas y comunicadores respetuosos del Código de Ética y la Constitución de la Rep. Bolivariana de Venezuela”, según reza su perfil en Twitter. Ganadores de ese premio han sido Eva Golinger (2011), el MG Miguel Rodríguez Torres cuando era ministro de RRII (2014) y este año el programa “Con el mazo dando” de VTV, por ser “adalid de la justicia comunicacional, al romper la censura impuesta por […] CNN y sus aliadas, con matrices de opinión antivenezolanas”. Un reconocimiento a Codepink por su “defensa de las garras del fascismo en la Embajada de Venezuela en Washington”, corona los premios.

Parece guasa, pero no lo es. Se condecora a defensores, cómplices o actores directos de una política de estado que apunta a la supresión de la libertad de prensa y de expresión.

Son ya 20 años de una sistemática operación “salami”, para rebanar poco a poco todos los espacios comunicacionales escritos, audiovisuales, en redes

La ONG Espacio Público en su informe 2018 reporta que ese año 130 personas fueron detenidas en su intento por buscar, recibir o difundir información o ideas; 139 medios de comunicación, entre ellos El Nacional y El Impulso(TalCual en 2017), se vieron impedidos en su circulación (por escasez de papel, retenido por el Complejo Editorial Alfredo Maneiro para su exclusiva distribución a medios complacientes) o en su difusión, por bloqueos de sitios web o ataques informáticos de plataformas. No han faltado atentados contra sedes físicas o contra reporteros durante la cobertura de calle. A finales de 2018, solo estaba activo 18% de los trabajadores de medios registrados en las bases de datos del Instituto Prensa y Sociedad Venezuela.

La organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) dio a conocer hace pocos días su Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2019. El párrafo dedicado a Venezuela no tiene desperdicio: “La situación es muy preocupante en Venezuela (posición 148º), que baja cinco puestos y se acerca peligrosamente a la zona negra de la Clasificación. El autoritarismo de Nicolás Maduro, en el poder desde 2013, parece no tener límites. En 2018 se intensificó la represión contra la prensa independiente. RSF registró un número récord de detenciones arbitrarias y de actos violentos perpetrados por las fuerzas del orden y los servicios de inteligencia venezolanos. En paralelo, la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) privó de frecuencia de difusión a emisoras de radio y canales de televisión que consideró demasiado críticos con el gobierno, y las autoridades detuvieron, interrogaron y expulsaron de su territorio a periodistas extranjeros. El deterioro de la situación ha empujado a numerosos periodistas a abandonar el país para preservar su integridad física, pues han recibido amenazas”.

Como ironía, lo más valioso del Premio Nacional de Periodismo Aníbal Nazoa es el “antipremio” que se otorga a quienes, según su peculiar visión, atacan “la Revolución Bolivariana y el pueblo venezolano”

Quién se lo llevará este año, lo sabremos el 29 de junio. En 2017, se lo dieron a los periodistas Alonso Moleiro y María Fernanda Flores… “¡por cercenar el derecho de los ciudadanos a estar informados!”. En 2016, a Provea “por cercenar el derecho a la información veraz y partidizar la lucha por los derechos humanos” y al diario ABC de España “por ser ejemplo de censura”, nada menos.

¡Brindemos por ellos y por los periodistas combativos en su día!

A %d blogueros les gusta esto: