elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Libertad Prensa

Zurda Konducta: televisión detritus por Miguel Henrique Otero – El Nacional – 10 de Febrero 2019

Miguel-Henrique-Otero-696x391
Zurda Konducta, el programa que forma parte de la programación de Venezolana de Televisión, no es un fenómeno aislado. No es, como sostienen miembros del PSUV, periodistas que trabajan en el Sistema Bolivariano de Comunicación e Información, e incluso, miembros del gabinete, “una lamentable excepción” (la frase es de un diplomático en funciones). Es justo lo contrario: una síntesis del envilecimiento del poder venezolano. La escenificación impúdica de la degradación, del nada-me-importa, del hago-lo-que-me-da-la-gana, del no-tengo-límites, del estoy-autorizado-a-despreciar-al-televidente-porque-gozo-de-escoltas-y-padrinos. Zurda Konducta es el espacio donde la impunidad se manifiesta y alardea.

Es, quiero enfatizas en esto, un producto del poder. Pero no de un poder legítimo, ni investido de formas, con alguna capacidad de autorregulación o de consideración hacia los televidentes. Ni tampoco un poder que se plantee preguntas, como, por ejemplo, sobre la función social de la televisión pública. No se trata solo de que Venezolana de Televisión liquidó el derecho que tienen los ciudadanos, las familias y la sociedad, a una televisión de Estado, que programe y desarrolle sus contenidos bajo el principio de la inclusión. Zurda Konducta es la expresión negadora y extrema, el salto al vacío, del desmantelamiento de las instituciones y el Estado de Derecho.

La impunidad de la que hablo define el tono y contenido del espacio. Es su punto de partida. Ello explica que el núcleo de su discurso es el desafío, la frase provocadora, el aquí-estoy-yo-y-nadie-me-mueve. Semejantes a guapetones, no disimulan. No necesitan hacerlo. No están obligados a ninguna contención. Son los hijos predilectos del poder violento y militarista. Son el gruñido, el zarpazo, el descaro del poder.

Guapetones en su taberna: insultan, miran a la cámara con actitud amenazante, manotean a diestra y siniestra, intercalan comentarios o anécdotas de carácter personal, transmiten videos -ya me referiré a ellos-, vuelven a amenazar, vuelven a manotear, insisten en referirse a episodios ajenos al interés público, ponen otro video, manotean, desafían, insultan y así: omnipotentes, no necesitan reciclarse, ni innovar, ni preguntarse por la calidad. Se repiten. Nada los amenaza: gozan de la protección y del patrocinio del poder.

Cada tanto, se transmiten videos cuya función es facilitar más injurias, burlas y desmanes. El repertorio es de bajos fondos: “No tienes bolas”; recurrentemente homófobo: “Tienen un tic tac anal”, “Le soplaba el bistec a Leopoldo López”; denigrador en todos los sentidos: de la realidad, de las personas (“¿Qué se fumó Usted, compadre, coleto con Colgate?”), y hasta en el modo en que se mancilla el uso de la lengua y la dicción. Zurda Konducta es el programa de “las cajas Clá”, del “comen bulda”, de “la reguelta” y del “ha rompido”. Es el programa que, de forma simultánea a la degradación del idioma, despliega una gestualidad circense, grotesca y henchida de sí misma.

Quien busque los antecedentes de la televisión detritus no tardará en dar con algunos programas radiales de la Italia bajo Mussolini. En algunas de las transmisiones de una emisora, que era parte de la entidad responsable de las “audiciones radiofónicas”, los fascistas usaban los micrófonos para fines semejantes: retaban a los opositores al régimen, los amenazaban, les anunciaban la visita de los “camisas pardas”, les ponían motes, les acusaban de cornudos y homosexuales, hacían falsos anuncios, inventaban conspiraciones, decían que estos o aquellos dirigentes eran enemigos del pueblo. Están documentados centenares de casos: uno o dos días después de proferidas las amenazas, los maleantes al servicio de Mussolini, atacaban y hasta asesinaban a los previamente injuriados.

Este espacio patógeno, campo de acción para la coprolalia, goza de una patente de corso: están autorizados por el poder para hacer añicos la realidad, despojar la sustancia de los hechos, torcer la verdad hasta hacerla irreconocible, reducir la complejidad del proceso social venezolano al maniqueo resultado de conspiraciones, guerra económica, acción imperial encabezada por Trump, operaciones sicológicas y un múltiple engranaje de mentiras, del que el poder de Maduro y su banda, paradójicamente, sería una víctima.

De esto se trata: el pueblo no es el pueblo, el hambre es fantasía, la enfermedad es pura ficción, la inflación no es sino el producto de la avaricia, la delincuencia solo existe en las películas, los presos políticos son unos malandros, nadie se ha robado un peso y los sufrimientos carecen de sustento real porque son dispositivos de guerra creados por el imperialismo y sus lacayos venezolanos.

Dicho todo lo anterior, es prudente preguntarse a quién le habla Zurda Konducta. Quién puede sentirse representado por una escenificación semejante. Zurda Konducta es la plasmación del odio. Sumun de resentimiento. De ignorancia orgullosa de sí misma. De momentos donde la ira se hace gesto y palabra difamatoria. Pero, insisto, no es un subproducto, ni un apéndice, ni un error, ni una concesión a la ultraizquierda. Es la joya de la corona. La idea de cómo se ha concebido el ejercicio del poder. La metáfora más acabada de la pudrición, de la fábrica de detritus que es la revolución bolivariana.

Declaración del Grupo de Lima – 4 de Febrero 2019

Los Gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay y Perú, miembros del Grupo de Lima, expresan lo siguiente:

1. Reiteran su reconocimiento y respaldo a Juan Guaidó como Presidente Encargado de la República Bolivariana de Venezuela en atención a su Constitución. Saludan la decisión del creciente número de países que ha reconocido al Presidente Encargado Juan Guaidó y hacen un llamado a la comunidad internacional para que le brinde su más fuerte respaldo, así como a la Asamblea Nacional, en sus esfuerzos por establecer un Gobierno de transición democrática en Venezuela.

2. Acogen con gran satisfacción la solicitud del Presidente Encargado Juan Guaidó de incorporar al legítimo gobierno de Venezuela al Grupo de Lima y le dan la bienvenida.

3. Acuerdan reconocer y trabajar junto a los representantes designados por el gobierno del Presidente Encargado Juan Guaidó en los respectivos países.

4. Observan que las iniciativas de diálogo propiciadas por diversos actores internacionales fueron manipuladas por el régimen de Maduro, transformándolas en maniobras dilatorias para perpetuarse en el poder y, por lo tanto, consideran que toda iniciativa política o diplomática que se desarrolle debe tener por objeto apoyar la hoja de ruta constitucional presentada por la Asamblea Nacional y por el Presidente Encargado, Juan Guaidó, que busque una transición pacífica entre los venezolanos, que logre la salida del régimen dictatorial de Maduro, permita la convocatoria a elecciones y el restablecimiento de la democracia en Venezuela.

5. Hacen un llamado al restablecimiento inmediato de la democracia en Venezuela mediante la celebración de elecciones libres y justas convocadas por las autoridades legítimas, de acuerdo a estándares internacionales y tan pronto como sea posible. Estas elecciones deben llevarse a cabo con garantías suficientes, con la participación de todos los líderes políticos y con observación internacional, además de la designación de un nuevo Consejo Nacional Electoral.

6. Condenan las persistentes y serias violaciones a los derechos humanos cometidas en Venezuela. En este sentido, rechazan los actos de violencia y represión de manifestaciones populares por parte de las fuerzas de seguridad que han causado numerosos muertos, heridos y detenciones.

7. Urgen el restablecimiento de la plena libertad de prensa, el fin de la censura y la normalización del funcionamiento de los medios de comunicación cuya operación ha sido arbitrariamente impedida por el régimen de Maduro.

8. Reiteran la importancia de aplicar efectivamente la Resolución del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas aprobada el 27 de septiembre de 2018, “Promoción y protección de los derechos humanos en la República Bolivariana de Venezuela”. Urgen a la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos a responder de inmediato a la grave situación de los derechos humanos en ese país.

9. Expresan su profunda preocupación por la situación de los presos políticos en Venezuela y exigen su liberación inmediata; asimismo, demandan que se garantice la integridad física de los miembros de la Asamblea Nacional.

10. Reiteran su profunda preocupación por la grave situación humanitaria en Venezuela causada por el régimen de Maduro. Consideran imperativo que se garantice el acceso a la ayuda humanitaria para satisfacer las necesidades urgentes de los venezolanos. Hacen un llamado a las Naciones Unidas y sus agencias y a la comunidad internacional para que estén preparadas a brindar asistencia humanitaria a la población en ese país.

11. Hacen un llamado a la Fuerza Armada Nacional de Venezuela para que manifieste su lealtad al Presidente Encargado en su función constitucional de Comandante en Jefe de la misma. Asimismo, instan a la Fuerza Armada Nacional a no impedir el ingreso y el tránsito de la ayuda humanitaria a los venezolanos.

12. Reiteran su preocupación por el éxodo provocado por la crisis política, económica y social en Venezuela, y señalan su estrecha conexión con la ruptura del orden constitucional. Asimismo, reconocen el esfuerzo de los países de acogida y subrayan la necesidad de apoyar y fortalecer su capacidad de atención y respuesta humanitaria, mediante la facilitación de su acceso a los recursos requeridos.

13. Toman nota de la Resolución 1/2019 de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que otorgó medidas cautelares a favor de Juan Guaidó y su familia, y exigen su inmediata implementación.

14. Repudian las medidas del Tribunal Supremo de Justicia, controlado por el régimen de Maduro, de prohibir la salida del país al Presidente Encargado Juan Guaidó y de bloquear sus cuentas y bienes en Venezuela.

15. Destacan el papel fundamental que el Tribunal Supremo de Justicia legítimo ha desempeñado en la apertura del proceso de transición democrática.

16. Hacen un llamado a los miembros de la comunidad internacional para evitar que el régimen de Maduro realice transacciones financieras y comerciales en el extranjero, que tenga acceso a los activos internacionales de Venezuela y que pueda hacer negocios tanto en petróleo, oro u otros activos.

17. Finalmente, reiteran su apoyo a un proceso de transición pacífica a través de medios políticos y diplomáticos sin el uso de la fuerza.

Continúa detención de periodistas en Venezuela – Yo influyo – 1 de Febrero 2019


Periodistas Venezuela


La Asociación Católica para la Comunicación SIGNIS en su capítulo Venezuela manifestó a través de un comunicado su preocupación y solidaridad con los periodistas y trabajadores de la prensa, venezolanos y extranjeros, que han sido privados de su libertad entre los días 29 y 31 de enero de este año.

Mencionó los nombres de los reporteros retenidos por el gobierno de Nicolás Maduro, destacando los siguientes nombres y su situación al momento de enviar el comunicado:

Maiker Yriarte (venezolano, ya liberado)
Ana Rodríguez (venezolana, ya liberada)
Rolando Rodríguez (venezolano, ya liberado)
José Salas (venezolano, ya liberado)
Gonzalo Barahona (chileno, expulsado de Venezuela)
Rodrigo Pérez (chileno, expulsado de Venezuela)
Leonardo Muñoz (colombiano, expulsado de Venezuela)
Maurén Barriga Vargas (colombiana, expulsada de Venezuela)
Baptiste des Monstiers (francés, expulsado de Venezuela)
Pierre Caillet (francés, expulsado de Venezuela)
Gonzalo Domínguez (español, expulsado de Venezuela)

La Asociación Signis Venezuela recordó que la Constitución de aquel país, en su artículo 58, consagra la libertad de prensa al afirmar: “La comunicación es libre y plural, y comporta los deberes y responsabilidades que indique la ley. Toda persona tiene derecho a la información oportuna, veraz e imparcial, sin censura, de acuerdo con los principios de esta Constitución, así como a la réplica y rectificación cuando se vea afectada directamente por informaciones inexactas o agraviantes”.

Este derecho, hasta el momento, no ha sido suspendido de ninguna forma en nuestro país, señaló Signis por lo que estas detenciones arbitrarias de comunicadores sociales son inaceptables.

Reconocen que Venezuela vive un momento histórico, y por tal motivo tiene la necesidad de contar con profesionales de la comunicación y de la prensa independiente: “En este momento, en el cual se ha logrado romper una matriz informativa internacional propiciada por más de 20 años por el Gobierno Nacional con respecto a la verdadera situación política y social de Venezuela, es más importante que nunca la mirada de comunicadores sociales independientes, nacionales y extranjeros, que ayuden a la correcta formación de la opinión pública”.

Al respecto recordaron las palabras del papa Juan Pablo II, quien en su mensaje para la XX Jornada Mundial de la Comunicación Social (1986), afirmó: “Está claro que solamente: una fuerte opinión pública favorable a la paz puede detener a aquellos que estuviesen tentados de ver en la guerra la vía para resolver las tensiones y conflictos”.

Por eso, debemos recordar que la verdadera paz proviene de la justicia, la cual está siendo violentada continuamente por los entes gubernamentales en Venezuela, reiteró la asociación de comunicadores en aquel país.

Signis reconoció que estos periodistas, junto con muchísimos otros que han optado por romper con parámetros ideológicos para abrazar los ideales de la verdadera justicia que conforma la paz, cumplen con aquel mandato dado por Juan Pablo II: “Es necesaria la formación de una fuerte opinión pública en favor de la solución de los angustiosos problemas de la justicia social, del hambre y del subdesarrollo. Es menester que estos problemas sean hoy mejor conocidos en su tremenda realidad y gravedad, que se cree una fuerte y amplia opinión pública en su favor, porque solo bajo la vigorosa presión de esta, los responsables políticos y económicos de los países ricos serán inducidos a ayudar a los países en vías de desarrollo”, entendiendo que para el contexto venezolano esos responsables políticos y económicos son los miembros del mismo Gobierno que no asumen con soluciones válidas la grave crisis política y social vivida por la mayoría de la población.

En ese sentido exhortaron a los comunicadores sociales y propietarios de medios a seguir adelante con las tareas de informar y promover los valores de la solidaridad, la justicia y la paz, “acompañando, como lo han hecho hasta ahora, a aquellos que más sufren los embates de una situación llena de odio e injusticia”.

Liberados los periodistas de la agencia Efe detenidos en Venezuela por Miguel González – El País – 31 de Enero 2019

El Gobierno de Maduro ha puesto en libertad a los reporteros, que han regresado a su hotel a Caracas

Periodistas detenidos Venezuela
El cónsul adjunto de España en Caracas, Julio Navas, en primer plano con corbata, acompaña la salida de los periodistas de la agencia Efe Gonzalo Domínguez (junto a Navas), Maurén Barriga y Leonardo Muñoz (en último plano, con la mano en la cara). EFE/ Miguel Gutiérrez MIGUEL GUTIÉRREZ EFE

El Gobierno de Venezuela ha puesto en libertad a los tres periodistas de la agencia Efe que el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin)  detuvo el miércoles. Los arrestados son el periodista español Gonzalo Domínguez Loeda, la periodista colombiana Mauren Barriga Vargas y el fotógrafo colombiano Leonardo Muñoz, así como el conductor venezolano José Salas. Los tres forman parte de un equipo que viajó desde Bogotá para cubrir la crisis del país latinoamericano. Además, el Gobierno de Maduro ha dejado en libertad a otros dos informadores franceses.

Tanto el Gobierno español como las instituciones europeas habían pedido al líder chavista Nicolás   Maduro la puesta en libertad de los detenidos. “Desde que se tuvo conocimiento de la detención, el Gobierno, a través de nuestra Embajada en Caracas, está haciendo todas las gestiones necesarias para lograr su liberación”, explicaba el Ministerio de Exteriores. “Hago un claro llamamiento a su inmediata liberación”, había pedido Federica Mogherini, alta representante para la Política Exterior de la UE, que se encuentra en Bucarest. “Para la Unión Europea es extremadamente importante que los periodistas sean libres en el ejercicio de su trabajo”, añadió. El canciller colombiano, Carlos Holmes Trujillo, ha rechazado la “detención arbitraria” del equipo de Efe.

La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) había exigido también la liberación inmediata de los arrestados, mientras que Reporteros Sin Fronteras (RSF) calificó sus detenciones de “extremadamente inquietantes”. El Consejo de Redacción de Efe exigió su libertad y recordó que “la libertad de información es un derecho fundamental. También el Comité de Redacción de EL PAÍS se solidarizó con los compañeros de la agencia y reclamó la libertad de todos los periodistas detenidos. Según el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa de Venezuela (SNTP), siete profesionales de los medios de comunicación (dos venezolanos, dos colombianos, dos franceses y un español) siguen detenidos. Dos chilenos han sido expulsados del país tras ser puestos en libertad.

En vídeo, el presidente de EFE niega que sus periodistas entrasen en el país ocultando su profesión.ATLAS

La mayoría de las fuerzas políticas españolas exigió la liberación de los informadores. En un desayuno con el exalcalde de Caracas Fernando Ledezma, el presidente del PP, Pablo Casado, dijo que lo sucedido “no es casual” y recordó que “uno de los informes por los que cobró la CEPS [Fundación Centro de Estudios Políticos y Sociales], el núcleo inicial de Podemos, fue sobre el control de los medios de comunicación en Venezuela”. Por su parte, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, pidió la “inmediata liberación de los periodistas secuestrados” por “la tiranía de Maduro”.

César Miguel Rondón: Yo resulté muy incómodo para el régimen – El Nacional – 28 de Enero 2019

nBJIczGKTNaX2SYp.jpg

El programa radial del periodista salió del aire por mencionar la situación del país, los muertos por represión y por referirse a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela

César Miguel Rondón, periodista y locutor venezolano, aseguró este lunes que la salida del aire de su programa de radio se debió a un ultmátum realizado por Nicolás Maduro.

Resaltó que seguirá informando mediante su aplicación, su página web y las redes sociales.

El periodista explicó este lunes la razón de la ausencia de su programa radial, transmitido por del circuito Unión Radio, y aseguró que fue censurado por la misma razón que desde el pasado jueves le impide hablar sobre la situación política en el país. Aseguró que esta acción  “no es autocensura, es censura pura y dura la que nos ha silenciado”.

Sergio Novelli@SergioNovelli

Nos habla César Miguel Rondón, referencia periodística de Venezuela. “El gobierno pidió mi cabeza” afirma. Pero hay César para rato!!! @rondoncm

Maduro aprieta el torniquete a los medios por Zenaida Amador – ALnavío – 26 de Enero 2019

El cerco informativo ha sido una política de Estado desde los tiempos de Hugo Chávez y se profundizó en el primer mandato de Nicolás Maduro. Ahora, sumergido en una crisis institucional sin precedentes y desconocido como presidente, Maduro aprieta las tuercas y le restringe a la población venezolana el acceso a la información. El cierre de programas, la presión para limitar los contenidos que se divulgan, la persecución a los periodistas y hasta el bloqueo del acceso a internet han sido una constante en las últimas dos semanas en Venezuela.
Maduro restringe el acceso a la información / Foto: Presidencia
Maduro restringe el acceso a la información / Foto: Presidencia

En el amanecer de este jueves en muchos medios venezolanos estuvieron ausentes los temas relacionados con Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela y el reconocimiento de su investidura por parte de la comunidad internacional, a pesar de ser del interés general y de estar en las portadas de los principales periódicos del mundo. A la autocensura habitual de algunos medios que están en manos de grupos ligados al Gobierno se sumó el silencio impuesto a otros, en cuyas agendas informativas todavía quedaban posturas críticas al Gobierno.

César Miguel Rondón, quien conduce un emblemático programa radial matutino en el Circuito Éxitos, sólo pudo leer los titulares de la prensa del jueves 24 de enero para luego dar paso a un bloque musical y regresar con un foro con psicólogos para hablar sobre la resiliencia, omitiendo todos los demás segmentos de opinión. “Hoy no puedo decir que en las próximas horas hablaremos de estas informaciones porque las circunstancias no me lo permiten”, dijo al aire como explicación al limitarse a la lectura de los titulares.

En muchos medios venezolanos estuvieron ausentes los temas relacionados con Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela y el reconocimiento de su investidura por parte de la comunidad internacional, a pesar de estar en las portadas de los principales periódicos del mundo

Según el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP), Rondón “fue censurado en su programa diario negándole la oportunidad de comentar los hechos del 23 de enero que han sido noticia en todo el mundo”.

Para el periodista Nelson Bocaranda todo se resume a “presiones, llamadas, exhortos, amenazas, demora de años en renovación de licencias de transmisión, intervenciones de señal. Las clásicas de las dictaduras que no quieren que la gente conozca la verdad sino el maquillaje rojo de ‘felicidad e igualdad’”.

Pero Rondón no fue el único. Rafael Uzcátegui, coordinador general del Programa Venezolano de Educación Acción en Derechos Humanos (Provea), también denunció que a Radio Fe y Alegría se le ordenó que “revise” toda la programación y que “excluya” los programas independientes de opinión, como es el caso de Son Derechos de Provea. Según señaló, la orden fue dada por la estatal Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), razón por la cual los programas de derechos humanos quedaron suspendidos hasta nuevo aviso.

Días antes el dirigente político opositor Alfredo Ramos ya había denunciado que, por órdenes de Conatel, su programa Alfredo Sigue, que transmitía por Radio Fe y Alegría, fue sacado del aire. “El régimen impone la censura y la autocensura a los medios de comunicación”, señaló.

Por su parte el Canal 24 Horas de Televisión Nacional de Chile (TVN) informó que fue cesada su señal en Venezuela por orden de Conatel. “La señal del Canal 24 Horas de TVN, que podía ser visualizada (en Venezuela) en el canal 708 de DirecTV, fue bajada de los cableoperadores que tienen cobertura en ese país. Tanto DirecTV como las demás empresas del rubro que operan en Venezuela ya no están emitiendo la señal”.En la jornada del 23 de enero la televisora Venevisión, que daba cobertura al acto opositor de ese día, cortó la transmisión cuando Guaidó comenzó su juramento ante el país. Luego, funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) allanaron la sede de la televisora regional Global TV, en el estado Zulia y sacaron la señal del aire por haber transmitido el discurso de Guaidó al jurar como presidente interino. El SNTP señaló que con esta acción también quedó fuera del aire AventuraTV, que es otra televisora regional que comparte sede y antena transmisora con GlobalTV.

En paralelo han seguido las agresiones a los periodistas en las coberturas de las manifestaciones populares y las concentraciones de la oposición. Según el Instituto Prensa y Sociedad (IPYS), sólo entre el 1 y el 16 de enero de 2019, en ocho entidades del país se acumularon 12 casos de violaciones a la libertad de expresión y al acceso a la información, incluyendo retenciones y ataques a los trabajadores de la prensa por parte de cuerpos de seguridad y grupos de choque del gobierno de Maduro.

En paralelo han seguido las agresiones a los periodistas en las coberturas de las manifestaciones populares y las concentraciones de la oposición. Según el IPYS, sólo entre el 1 y el 16 de enero de 2019, en ocho entidades del país se acumularon 12 casos de violaciones a la libertad de expresión

Además de esto, el lunes 21 de enero, mientras se producía un alzamiento militar en Caracas, las conexiones a internet sufrieron fallas importantes que jugaron a la desinformación en las horas en las que se desarrollaban estos hechos y estallaba una manifestación popular en rechazo a Maduro. Un reporte del observatorio de internet NetBlocks señaló que pudo recopilar “evidencia técnica de acceso restringido a Twitter e Instagram en Venezuela el 21 de enero de 2019” justo en medio de los informes sobre la situación planteada en un comando militar en Caracas.

El 23 de enero, cuando Juan Guaidó pronunciaba su discurso, NetBlocks también detectó importantes interrupciones de internet que afectaron a YouTube, las búsquedas de Google, los servidores para la plataforma móvil de Android y otros servicios. Afirmó que los servicios de redes sociales fueron notablemente interrumpidos.

¿Más vuelta de tuerca?

En 2013 había 90 diarios en Venezuela y al cierre de 2018 sólo seguían circulando 24, según los datos del IPYS. Si bien algunos migraron a plataforma digital, 49 clausuraron de manera definitiva estrangulados por las restricciones que impone el Gobierno para acceder al papel periódico, más otras acciones que terminaron por asfixiarlos. Esta misma situación propició una oleada de compras de medios de comunicación por empresarios ligados al Gobierno.

El diario El Universal es uno de estos medios, que actualmente circula de forma intermitente en su versión en papel y su línea editorial es afín al discurso oficialista. Este jueves 24 amaneció encabezando su portal web con los siguientes temas: el precio de los bonos venezolanos, la violencia fuera de control en el noreste de Brasil y las alertas de la OPEP acerca del apuro que hay en el sector petrolero para autofinanciarse.En muchos medios se censura la información sobre Juan Guaidó / Foto: @juanguaido

Además de estos medios privados aliados, el Estado cuenta con un sistema nacional de medios públicos integrado por televisoras como Venezolana de Televisión, Tves, Vive y Telesur (de señal internacional), circuitos radiales de alcance nacional, alrededor de 300 emisoras comunitarias y un sistema de periódicos de alcance nacional y regional.

No obstante, Nicolás Maduro cree que no es suficiente y menos ahora que el mundo lo mira con atención al pretender seguir gobernando sin legitimidad. El 23 de enero, desde el balcón del Palacio de Miraflores, dijo: “Hoy hemos visto un silencio informativo brutal. Ustedes, el pueblo combatiente, no existen para los medios de comunicación de la burguesía, los medios de comunicación internacionales una vez más censuran al pueblo de Venezuela”.

Todo indica que bajo su gestión la censura seguirá arreciando.

Mi Nacional por Claudio Nazoa – RunRunes – 25 de Diciembre 2018

download.jpgMe ha costado escribir este artículo sobre lo que considero el intento de destruir el diario El Nacional, mi patrimonio y el de todos los venezolanos.
Como columnista, he trabajado 28 años de los 75 que lleva en existencia el diario El Nacional. Y hoy, por primera vez desde el día de mi nacimiento, me enfrento al hecho de que El Nacional impreso ya no existe. Digo desde mi nacimiento porque el día en el que vi luz, estoy seguro de que mi padre, Aquiles Nazoa, leía nervioso ese diario.

Todos los días y hasta el sol de hoy, El Nacional ha sido mi compañero de vida. Con tristeza, casi percibo el alma de Miguel Otero Silva, fundador de este diario, observando impotente como se detienen las rotativas por falta del papel negado por los bichos. En Venezuela, la libertad de prensa nuevamente está de duelo.

Qué difícil amanecer sin el agradable sonido del periódico deslizándose bajo la puerta de mi casa. Entre dormido y despierto, siempre parecía decir:
-¡Buenos días, señor Nazoa! Son las seis de la mañana. Soy El Nacional. Ya llegué.
El día en que eso no pasaba, faltaba algo. Parece increíble pero realmente faltaba algo. Si no estaba El Nacional dándome los buenos días por debajo de la puerta, la mañana ya no era igual.
-¿Qué raro que no ha llegado el periódico?… ¿habrá pasado algo que aún no han traído El Nacional?

Parece insólito o exagerado, pero la mañana no arrancaba sin nuestro amigo impreso. Sin embargo, si el motivo era que el repartidor estaba enfermo, yo le daba la vuelta a la cosa y lo solucionaba: iba al quiosco de Juan Carlos y lo apuraba para que me cobrara El Nacional y me lo entregará rapidito y así disfrutarlo con un buen café.

Cuando estaba fuera del país, qué alegría sentía al subir en el avión de regreso a Venezuela y encontrarme un ejemplar de El Nacional, que algún buen lector había olvidado o quizás, había dejado adrede en uno de los bolsillos de la butaca de pasajeros para compartir, de manera anónima, cómplice y generosa, con alguien más. No importaba si era una edición vieja o si estaba arrugado o incompleto. No. Era como si a través de sus artículos, crónicas e información, me reencontrara con un pedazo de sentimiento que me une a Venezuela. Leía y disfrutaba con avidez hasta la última letra y sentía que mi avión ya había aterrizado. Que yo caminaba sobre los agitados colores del cinético pasillo del aeropuerto de Maiquetía, obra del maestro y amigo Carlos Cruz Diez, mientras que mi otro buen amigo, El Nacional, me ponía al día permitiéndome leer las cosas que ocurrieron cuando no estaba. Seguramente esto les pasó a muchos lectores.

¿Entienden ahora lo difícil que es hoy escribir en mi Nacional que ya no hace ningún ruido al deslizarse a las seis de la mañana por debajo de la puerta en ninguna casa?
¿Entienden ahora lo difícil que es hoy escribir en mi Nacional este artículo que nunca olerá a tinta ni a papel periódico, que no sabrá jamás lo que es la velocidad de una rotativa y que nunca sentirá lo que es estar, como papel impreso, entre las manos de un ávido lector?

Es difícil. Muy difícil escribir hoy y no ver a nadie en la cafetería que frecuento, con El Nacional en la mano, diciéndome:
-Claudio… ¡estoy leyendo tu vaina!
Difícil, horrible, triste, injusto, inexplicable, sin razón. ¡Qué arrechera! ¿Por qué?… estas son las situaciones y sentimientos que hoy abruman a los venezolanos fuera y dentro del país en donde una vez más, la brutalidad inculta y cobarde comete un atropello de esta magnitud.

Me niego a acostumbrarme a la incivilidad, a lo absurdo, a los intentos de callar el pensamiento libre de la gente. Me niego a sentirme limitado y amordazar ideas e ideales de un país que grita democracia y libertad de medios de comunicación. Me niego a que un gobierno déspota siga cerrando y censurando radios, televisoras y medios impresos en un intento por silenciar la verdad.

Escribo, a pesar de las adversidades, en beneficio del derecho humano de vivir en democracia y no en el reinado de la selva en donde quien te golpea con un mazo primitivo o quien más rebuzna y más patea, sean quienes mandan.
Me niego, simplemente, a aceptar vivir en una selva comunista sin ley. Me niego a que me dobleguen por amenazas o por hambre. Lo bueno existe. Lo conocemos y hacia allá tenemos que dirigir nuestro norte para reconquistar lo que teníamos. Imperfecto, sí, pero era nuestro y libre.

Nuestro norte siempre será construir algo mejor a lo que teníamos. No lo hagamos como beneficio personal. No. Hagámoslo por nuestros hijos y nuestros nietos, por esta patria bella que tanto nos ha dado y que por eso hoy, desconsolados, lloramos con rabia al ver cómo estos comunistas destructores la desmiembran en aras de la estupidez y la locura.
Soy optimista. Es raro que siga teniendo sentimientos optimistas, pero sé que sólo desde allí podremos cambiar las cosas malas que nos rodean. No se vale rendirse. No se vale el pesimismo. La lucha es ahora. Haciendo bien lo que creemos que mejor sabemos hacer.

En fin, aquí está Venezuela, esperándonos, a la expectativa. Consciente de que aunque la maldad a veces parece larga, es, por paradójico que sea, efímera y antagónica al ser humano. No callemos jamás. Recuerden que los malos tienen más miedo que los buenos.
¿Alguien podría decir que Cristo, por haber sido crucificado, fue derrotado? No. Así ocurre con El Nacional. Mírelo allí, a su lado está. En el amanecer que ve desde su casa, en la cafetería donde se reúne con amigos, en la escuela donde los niños estudian y juegan, en la universidad donde los jóvenes luchan y sueñan, en los ratos libres de nuestro trabajo, en la web donde, como sombra de un periódico disfrazado de tecnología, podrá leerlo a diario esperando paciente su pronta resurrección en tinta y papel.
No lo dude, con usted siempre estará mi Nacional, su Nacional. Por ahora, El Nacional impreso está dormido, descansa, se recupera, inverna… pero pronto, muy pronto resucitará y nos despertará de veinte años de destructivo letargo, pero esta vez no lo hará silencioso. No. Lo hará gritando desde los confines de sus entrañas de tinta, con un titular enorme donde, en negritas y mayúsculas, se podrá leer:

*¡REGRESÓ LA DEMOCRACIA A VENEZUELA!*

Un periodista alemán permanece detenido desde hace un mes en Venezuela por Maolis Castro – El País – 20 de Diciembre 2018

Billy Six, reportero independiente, se encuentra en los calabozos del Sebin tras ser acusado de espionaje, según una ONG

El periodista (centro) en una foto de su perfil de Facebook.
El periodista (centro) en una foto de su perfil de Facebook.

Billy Six, periodista y documentalista alemán, ha cumplido más de un mes en las celdas de la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), en Caracas, por supuestamente haber fotografiado al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en un acto público.

El reportero, detenido el 17 de noviembre en el Estado occidental de Falcón, es acusado de espionaje, violación de zonas de seguridad y rebelión. Su proceso judicial será llevado por un tribunal militar, una irregularidad aplicada con frecuencia a civiles durante el régimen de Maduro. “Él entró a Venezuela desde la ciudad colombiana de Cúcuta, hizo varias coberturas, entre ellas un mitin con Maduro. Es ahí donde hace unas fotografías muy cerca al mandatario y por ese motivo lo acusan de violar los perímetros de seguridad”, explica Carlos Correa, director de la ONG Espacio Público.

El periodista ha permanecido incomunicado durante los primeros días de su detención. De ahí que inició una huelga de hambre el 13 de diciembre para pedir un abogado privado y comunicarse con la Embajada de Alemania y sus padres. En una carta divulgada por Espacio Público, el reportero aseguró estar “feliz” porque afronta “mejores condiciones” de detención que en el Oriente Próximo y África y agradeció por la atención médica para sanarse de un dengue que contrajo a finales de octubre, pero denunció que no se permitió conocer los resultados de las pruebas médicas y que un agente de la policía políticaposiblemente robó su tarjeta bancaria en Venezuela, además de ser privado de sus derechos.

La Embajada alemana en el país sudamericano apenas ha tenido contacto telefónico con el periodista el pasado viernes. “Billy ha concluido su huelga de hambre después de comunicarse con los diplomáticos de Alemania, pero todavía no ha podido hablar con sus padres directamente, siempre lo ha hecho a través de un tercero. Está aislado. Su arresto se conoció tarde, ya tenía muchos días arrestados cuando supimos”, dice Correa.

La preocupación por su seguridad se ha disparado por la muerte de dos reclusos en custodia del Estado, el concejal Fernando Albán y el expresidente de Petróleos de Venezuela Nelson Martínez. Six es colaborador para los medios de derechas Junge Freiheit y Deutschland Magazine y se había autobautizado el “Indiana Jones del Periodismo” en su canal en YouTube por sus incursiones en países con conflictos o grandes crisis. A finales de 2012, el documentalista estuvo detenido un par de semanas en Siria.

Hace unos meses había grabado el éxodo en la frontera colombo-venezolana y un año atrás se fotografiaba junto a militares que custodiaban las elecciones de alcaldes del país caribeño, pero en octubre se trasladó hasta otras provincias para continuar con sus investigaciones periodísticas.

Con él son tres comunicadores prisioneros en el país sudamericano por supuestamente cometer crímenes contra el Estado. Otros arrestados por orden del Gobierno son Braulio Jatar, director del portal Reporte Confidencial, y del reportero gráfico Jesús Medina Ezaine.

El Comité para la Protección de los Periodistas ubica a Venezuela como el país con más periodistas en prisión en América Latina, mientras que Reporteros Sin Fronteras (RSF) lo sitúa en su informe anual en el puesto 143 de 180 que conforman la actual Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa.

Emmanuel Colombié, director del Despacho América Latina de RSF, exigió su inmediata liberación hace una semana. “El trato que se da a Billy Six es indigno y escandaloso”, dijo. El directivo ha pedido a las autoridades venezolanas que expusieran las pruebas presentadas contra el periodista y ponerlo en libertad para que pueda preparar su defensa. “Por otra parte, es inconcebible que el Estado venezolano haga que un tribunal militar juzgue al periodista. Esto constituye una grave violación a la legislación nacional y a las obligaciones internacionales del país. Un civil no tiene por qué comparecer ante una corte militar”, agregó.

El Nacional y la hegemonía comunicacional en Venezuela por Laura Helena Castillo – The Washington Post – 14 de Diciembre 2018

TYRIHNH7BYI6RIL6CYVXCLUPYI.jpg

El viernes salió a la calle el último impreso de El Nacional, único diario independiente de circulación nacional que quedaba en el país. Pero sigue activo en la web. (Fernando Llano/AP)

Laura Helena Castillo es cofundadora y directora de El Bus TV, y editora de Runrun.es. Fue reportera del diario El Nacional, donde se desempeñó como coordinadora y jefa de secciones, así como jefa del suplemento dominical Siete Días.

CARACAS, Venezuela — Llegó en barco y por partes: 11 contenedores y 12 cajas salieron del puerto de Hamburgo, Alemania, el 29 de enero de 2006, y llegaron al puerto de La Guaira, en el caribe venezolano, el 21 de febrero de ese año. Allí venía la Wifag OF7, una rotativa suiza fabricada en 1981 que se apagó el jueves en el diario El Nacional de Caracas.

La máquina –apodada “la güifa” por los empleados del diario– desembarcó en Venezuela el año antes de que el control a los medios de comunicación comenzara a perfilarse como política de Estado. El Nacional intentaba renovarse, pero el fallecido presidente Hugo Chávez acababa de ganar su segundo periodo y presentó, por óprimera vez, su plan del “socialismo del siglo XXI” en el que el respeto a la libertad de expresión sería más un estorbo que un valor.

Uno de los primeros avisos no dejó dudas: en mayo de 2007 Radio Caracas Televisión -el canal con mayor alcance del país- cerró en señal abierta después de que el gobierno de Chávez se negara a renovar su concesión. Por esos días el entonces ministro de Comunicación, Andrés Izarra, declaró que como parte de la construcción del socialismo del siglo XXI había que ir hacia una hegemonía comunicacional.

“Lo dije en el sentido gramsciano. Gramsci no habla de hegemonía como lo están haciendo estos intelectuales de derecha, que lo quieren hacer ver como una imposición, como una dictadura”, se defendió. Mientras esto ocurría, El Nacional compraba nueva sede, se rediseñaba para salir a full color, crecía y armaba las piezas de la nueva rotativa suiza. Un entusiasmo enrarecido por el contexto acompañaba los cambios.

Los números, sin embargo, terminaron por contradecir el tono gramsciano del exministro Izarra: según el Instituto Prensa y Sociedad Venezuela entre 2005 y 2107 cerraron alrededor de 99 medios y, durante el gobierno del presidente Nicolás Maduro (2013-2018), 65 impresos dejaron de circular. El Nacional, después de 75 años de fundado, es el número 66: el viernes salió a la calle el último impreso del único diario independiente de circulación nacional que quedaba en el país.

El debilitamiento de El Nacional -así como el de muchos impresos- está relacionado con la escasez de papel. Otros, como El Universal y Últimas Noticias, también de circulación nacional, fueron vendidos al inicio del mandato de Maduro y sus líneas editoriales se volvieron afines al discurso chavista. Ambos siguen circulando, aunque con menos lectores. En el año 2012, con Chávez enfermo de cáncer y la situación económica de Venezuela empeorando, el gobierno sacó al papel periódico de la lista de productos que recibían dólares preferenciales pero creó una corporación para la importación y distribución de papel para la prensa. El Nacional, de línea crítica, tuvo poco acceso al papel oficial. La güifa comenzó a imprimir cada vez menos: de 64 páginas los días de semana pasó a solo 8.

Miguel Henrique Otero no escribe pero era un hombre de la redacción. Presidente, editor e hijo de Miguel Otero Silva, fundador de El Nacional, y matemático de profesión, se paseaba con frecuencia entre los puestos de los reporteros y diseñadores, hablaba poco y se reclinaba en un sillón de cuero negro de la sala de reuniones a escuchar las pautas. Siempre estaba por ahí.

Desde hace tres años Otero no visita la redacción. Tampoco su país. Vive exiliado en Madrid a causa de un procedimiento legal que tiene abierto en los tribunales venezolanos. En 2015, El Nacional reprodujo una nota publicada en el diario español ABC en la que, citando fuentes de la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York, se afirmaba que el en aquel momento diputado Diosdado Cabello era líder de un cartel de droga. Cabello demandó por difamación agravada y continuada a Otero y a los directivos de La Patilla, un sitio web, y el diario Tal Cual, que también reprodujeron la nota.

Otero hace ahora algunas reuniones por Skype con el equipo que de ser un tropel de cientos de personas es ahora un puñado de periodistas. La jefa de redacción, Patricia Spadaro, dijo en una rueda de prensa el viernes lo que los une: “Retratar ese país que le quema la piel a los venezolanos que están valerosamente viviendo aquí”.

El mensaje por la última edición impresa -porque el diario sigue en la web- lo mandó Miguel Henrique Otero en video. Al igual que en 2007, fue optimista a pesar del deslave y confió en el papel, en su papel: “Con esa misma rotativa vamos a publicar el titular ‘Venezuela regresa a la democracia’”.

Periódicos en Venezuela: datos de una crisis – ProDaVinci – 14 de Diciembre 2018

Hoy es un día aciago para el periodismo venezolano: deja de circular en formato impreso el diario El Nacional, uno de los periódicos pioneros en Venezuela con 75 años de existencia.

El Nacional es el medio impreso número 66 que deja de circular de forma temporal o definitiva desde 2013, de acuerdo con datos del Instituto Prensa y Sociedad (IPYS Venezuela). Hace cinco años circulaban por lo menos 90 medios impresos en 20 estados del país. Hoy solo lo hacen alrededor de 27, para una disminución del 68% de la muestra analizada.

Prodavinci procesó la base de datos de IPYS de circulación de medios impresos en Venezuela y juntos preparamos un conjunto de visualizaciones para ilustrar el fenómeno. Los datos fueron levantados por la red nacional de corresponsales de IPYS. Esta base de datos no incluye Vargas, Amazonas y Delta Amacuro.

Los estados Apure, Sucre, Portuguesa y Barinas se quedaron sin medios impresos, y hay diez estados donde solo circula un medio.

Este mapa muestra la evolución de medios impresos disponibles por estado, desde 2013 hasta 2018. También identifica los medios que dejaron de circular temporal y definitivamente.

(Utilice las fechas en la esquina superior izquierda del mapa para navegar los años, y desplácese sobre los estados para desplegar la ventana emergente con información. La escala de color indica el número de medios impresos disponibles: mientras más oscuro, menos medios impresos).

El siguiente gráfico muestra los medios impresos que han tenido suspensiones temporales y definitivas de circulación. Suman 66. Cincuenta medios dejaron de circular de forma definitiva y dieciséis sufrieron suspensiones temporales desde 2013. De los medios que dejaron de circular definitivamente, el 56% no tiene versión digital.

(Navegue el gráfico haciendo click o desplácese sobre cada categoría).

Las causas de la desaparición de los medios, de acuerdo con los estudios de IPYS, son los controles relacionados con la venta y distribución de papel, la hiperinflación, la contracción económica y el acceso a insumos como planchas y tintas.

La desaparición de medios impresos es un fenómeno que puede aumentar la desinformación de los ciudadanos y reducir la pluralidad de contenidos y la diversidad de voces necesarias para el ejercicio de la libertad de expresión. La escasez informativa facilita la imposición de la voz oficial como versión única a la que tienen acceso los ciudadanos.

 

A %d blogueros les gusta esto: