elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Lesa humanidad

How to Hold Venezuela’s Maduro Accountable for Human Rights Abuses by Gissou Nia and Rodrigo Diamanti – Just Security – 28 de Abril 2020

Screen Shot 2020-04-29 at 8.39.17 PM

Even in the middle of a pandemic, the Trump administration has shown it will keep up the pressure on Venezuela’s Nicolás Maduro to step down, as illustrated most recently with new sanctions and now a criminal indictment. While the primary focus has been on the Maduro regime’s corruption, manipulation of the election process, and narco-terrorism activities, the U.S. government would be remiss in pursuing accountability if it didn’t also address Maduro’s egregious human rights abuses.

The recent indictments brought by the U.S. Department of Justice accuse Maduro and his inner circle of stealing billions from the Venezuelan people to fuel a narco-terrorism criminal enterprise aimed at flooding drugs into the United States. While ending the Maduro regime’s trafficking of illicit narcotics is an important goal, Maduro’s criminality also extends to crimes against humanity and other atrocities against his own people. The survivors of Maduro’s widespread abuses want him brought to account for his regime’s brutal repression of dissidents through arbitrary detention, torture, sexual violence, enforced disappearances, and extrajudicial killings.

There is no reason Maduro can’t be held responsible for the full breadth of his illicit activities. The evidence and the mechanisms exist. Their enforcement simply depends on the willingness of global and national systems to use them, and to expand authorities where necessary to aid in achieving justice.

Doing so would benefit the United States as well: it could demonstrate its commitment to promoting human rights around the world at a time when that is in serious doubt, while also encouraging bolder action from the international community in holding Maduro accountable. This will also hold true if the Democrats win back the White House in November, since supporting human rights in Venezuela is an issue that enjoys strong bipartisan support.

First, U.S. federal prosecutors could make use of existing U.S. laws, such as the federal extraterritorial torture statute, Section 2340A of Title 18 of the United States Code, to charge Maduro and his inner circle with mistreatment of the Venezuelan people. Since the torture statute requires that the perpetrator be a U.S. national or be “present in” the United States, it would be difficult to charge torture through a superseding indictment or separate indictment at this time. However, if extradition — from Venezuela following a leadership shift, or another state where the perpetrators might seek protection — is a possibility in the future, then counts of torture could be added if the extraditing state was willing to forgo the “principle of speciality.”

Congressional Legislation

A second potential route to holding Maduro responsible for human rights abuses would require congressional passage of a long-debated crimes against humanity statute and a federal criminal statute on extrajudicial killings, with retroactive application. While the federal torture statute might be applicable to Maduro’s case should he eventually be hauled to the United States to stand trial, the proposed new laws would give U.S. prosecutors more tools to charge him and future perpetrators for a broader range of crimes.

The text for a U.S. federal law on crimes against humanity, introduced by Senator Richard Durbin (D-IL) in 2009, proposed making it a crime to commit a widespread and systematic attack against a civilian population that involves murder, enslavement, torture, rape, arbitrary detention, extermination, hostage taking, or ethnic cleansing. This text should be re-introduced and passed, with the goal of providing a vehicle for liability for regime perpetrators from Venezuela, Syria, Iran, and elsewhere, when other sections of Title 18 may not suffice.

As for extrajudicial killings, there is an accepted U.S. civil law definition under the terrorism exception to the Foreign Sovereign Immunities Act and the Torture Victim Protection Act. But there is no corresponding criminal statute under U.S. federal law, with extraterritorial application. That civil law definition could be repurposed for a federal criminal statute on extrajudicial killing to patch up this gap in Title 18.

While the crimes against humanity bill was previously unsuccessful and the text of an extrajudicial killings statute bill has yet to be introduced, the Trump administration and members of Congress, regardless of party, have demonstrated a willingness to embrace extraterritorial legal measures when it comes to U.S. government adversaries like Venezuela and Iran. The potential that such criminal statutes could be used to hold to account members of the Maduro regime, the Iranian leadership, and other bad actors, might spur renewed bipartisan interest on Capitol Hill.

The creation of new authorities is important because there is a tendency to treat human rights matters, narcotics, and counterterrorism matters as separate portfolios. However, there is often significant overlap in the underlying conduct that gives rise to these crimes. The artificial separation is partly due to structural design — for example, the way U.S. government investigative and prosecutorial teams are constituted, which does not encourage a cross-sectional approach among departments.

This fragmentation has resulted in outcomes such as returning ISIS fighters and supporters being charged under U.S. federal terrorism laws but not being charged with war crimes or other human rights crimes, even where there is a strong evidentiary showing to support those charges. U.S. prosecutors and Congress should address that here and ensure that Maduro and his cronies are charged with human rights violations and atrocity crimes as well, wherever possible.

State Sponsors of Terrorism List

Third, the U.S. government can help the Venezuelan people in their quest for accountability for human rights abuses by adding the regime to the U.S. state sponsors of terrorism list. In the virtual press conference discussing the indictments against Maduro, U.S. Attorney General William Barr was asked directly about this possibility. His response was that the administration would be taking things “one step at a time.”

Adding Maduro’s regime to the list — currently comprised of Syria, Iran, Sudan, and North Korea — would allow U.S. citizen plaintiffs to bring civil lawsuits for damages against the State of Venezuela for criminal acts, including torture, hostage-taking and extrajudicial killings.

Prior to the issuance of the narco-terrorism indictments against Maduro and his inner circle, observers questioned if the state sponsor of terrorism label was even appropriate. There is also the matter of what happens if and when Juan Guaidó takes office and if Venezuela is then saddled by debts from outstanding court judgments. On the first concern, given that the U.S. federal indictments include allegations concerning the Maduro regime’s support of the FARC in Colombia, which the U.S. Department of State has designated as a foreign terrorist organization since 1997, it seems the U.S. government has made its determination already. On the second concern, countries have been added and then removed from the list with negotiated settlements when there has been a change in government or for diplomatic reasons, such as with Iraq in 2004 and Libya in 2006.

International Courts

Another route to accountability for Maduro would involve the international courts. The U.S. issued its narco-terrorism indictment at a time when the chief prosecutor of the International Criminal Court (ICC) is still considering whether to open an official investigation into crimes against humanity committed by Maduro’s regime. It is unclear why this decision has not been finalized 1 ½ years after six countries – Argentina, Canada, Chile, Colombia, Paraguay, and Peru – referred the case to the prosecutor, a first in the history of the court, and more than two years since the prosecutor first opened a preliminary examination.

The Maduro regime then self-referred the situation on its territory to the court in February 2020, alleging that the United States, with its sanctions, has caused suffering among the Venezuelan people that constitutes crimes against humanity. Of course, that narrative ignores the regime’s brutalization and starvation of its own people. In any case, whenever a state refers itself to the ICC, the prosecutor can consider all crimes and actors on state territory.

It is no secret that the Trump administration has taken a particularly acrimonious approach to the ICC. Nonetheless, the court remains a vital body in furthering globally accepted norms of justice. Perhaps the inquiry into Maduro’s human rights abuses could provide an area of cooperation between the United States and the ICC, similar to when President George W. Bush softened his longstanding hostility towards the ICC and allowed a Security Council referral to go forward, which resulted in the Court issuing an arrest warrant for Sudanese President Omar al-Bashir for killings in Darfur.

Whether it is achieved through a U.S. court or the ICC, the Maduro regime must be held accountable for its grave human rights abuses. Adding human rights-focused charges to the U.S. indictments against Maduro, or expanding the authorities under which to do so, would create a path to bring thousands of survivors of state-sanctioned human rights abuses in Venezuela one step closer to justice—and perhaps even inspire the ICC chief prosecutor to act. Given the posture of the Trump administration towards the Maduro regime, it stands to reason that any extra tool to cast Maduro and his inner circle unfavorably would be politically welcomed at this time.

IMAGE: Residents obtain water from a natural source from the hill El Avila, after the water supply was suspended following a nationwide blackout on March 10, 2019 in Caracas, Venezuela. Over 70 percent of the country was in darkness amid an ongoing political dispute between President Nicolas Maduro and the self-declared interim president, Juan Guaido. (Photo by Edilzon Gamez/Getty Images)

 

Venezuela: diagnóstico complejo e incierto porvenir por Pedro Mario Burelli – El Nacional – 7 de Marzo 2020

Pedro Mario Burelli, ex director de Petróleos de Venezuela, indica que los venezolanos, y los extranjeros que quieran ayudar en esta terrible encrucijada, deben abrir los ojos, dejar de soñar con soluciones fáciles para problemas extremadamente difíciles e inclusive irresolubles

Esta es una lista parcial de problemas que no podemos ignorar. Problemas y distorsiones que se han acumulado en las últimas cuatro décadas, y con particular intensidad y malignidad durante la llamada Revolución Bolivariana.

La lista debe ampliarse, y definirse cada elemento con gran precisión, pero espero que este primer esfuerzo sirva como advertencia a quienes dentro y fuera de Venezuela -por desconocimiento, comodidad o complicidad- saltan a conclusiones erradas, simplifican diagnósticos o escenarios, y sueñan con soluciones milagrosas.

El porvenir de Venezuela será regido por todos los problemas que hoy la definen y por la muy compleja interrelación entre ellos.

(Nota: esta lista de problemas o crisis, dividida en grandes categorías, no tiene, a propósito, un orden en particular)

1. Lo humano e inhumano de la crisis

  • Padecemos una crisis humanitaria compleja que lejos de amainar crece cada día y tiene efectos graves a corto, mediano y largo plazo. 1 de cada 3 venezolanos padecen de inseguridad alimentaria, para 2.3 millones de ellos el tema es severo. En su reciente evaluación, el World Food Program de las Naciones Unidas estimó que son más de 9.3 millones los venezolanos necesitados de ayuda alimentaria inmediata. La escasez y/o carestía de las medicinas afecta a una proporción aún mayor de la población, y las estadísticas de muertes por enfermedades que habían sido erradicadas o por falta de fármacos y/o tratamientos son tan escalofriantes como dolorosas.
  • Observamos un aumento vertiginoso de la pobreza extrema y la marginalidad; se puede hablar de la pauperización estructural y extrema de la mayoría de la sociedad venezolana.
  • Se ha producido el colapso en la escolaridad a todos los niveles: preescolar, primaria, bachillerato y universitario. El número de niños fuera del sistema crece cada mes, la calidad de la educación es pésima en todos sus niveles y el Régimen insiste en la indoctrinación ‘chavista” como principal objetivo en primaria y bachillerato. La autonomía universitaria está totalmente vulnerada; el financiamiento a las principales universidades públicas se ha reducido al mínimo.
  • Colapso de la infraestructura social: hospitales, ambulatorios, escuelas, campos deportivos, parques, museos etc. La falta de construcción de planta física nueva, y de mantenimiento de la existente, ha llevado a Venezuela a niveles de calidad de infraestructura de hace 70 u 80 años. En algunos casos no existe operatividad alguna de las instalaciones con el consiguiente desamparo de quienes dependían de ellas.
  • Venezuela ha sufrido el éxodo continuo de profesionales y técnicos, con pérdidas importantes de médicos y enfermeros, maestros y profesores, e ingenieros y científicos de todas las ramas.
  • PDVSA y la CVG han perdido prácticamente toda su gerencia profesional y sus técnicos más cualificados. La Fuerza Armada ha sido diezmada por bajas y deserciones. En total, 5 millones de venezolanos han emigrado desde el 2013. La partida de jóvenes universitarios, y sobretodo aquellos graduados de las mejores universidades, es particularmente preocupante mirando al futuro. Según el World Economic Forum, en el mundo, solo Haití ha tenido una fuga de cerebros mayor que la de Venezuela.
  • Paliar, y luego revertir, la catástrofe humanitaria implica una operación de asistencia internacional con pocos paralelos en la historia ya que el daño y las carencias se extienden por todo el territorio nacional. Los retos financieros, logísticos y de seguridad serán enormes. Los cálculos más optimistas hablan de una fase de ayuda humanitaria sostenida de 9 a 12 meses. Otros calculan años de asistencia humanitaria y apoyo internacional en el delicado campo de la seguridad nacional y ciudadana.
  • El retorno de la diáspora no será tan rápido o completo como muchos pronostican (y todos queremos). Problemas que se destacan en este trabajo harán que el llamado ‘día después’ sea un periodo de mucha inseguridad y precariedad. Quienes han encontrado sosiego y empleo fuera del país difícilmente regresarán a Venezuela hasta no tener evidencia de estabilidad – en el sentido más amplio – y garantías ciertas de sustento económico. El círculo vicioso aquí es que la reconstrucción depende en cierto grado del retorno del talento que continúa emigrando.

2. Los derechos humanos dejaron de ser un derecho

  • Organismo Internacionales y reconocidas ONGs han reportado abusos sistemáticos de DDHH y crímenes de Lesa Humanidad perpetrados por el vasto aparato de represión civil y militar bajo órdenes de un núcleo duro (y sádico) del Régimen hoy de facto. El SEBIN, la DGCIM, la GNB, la Policía Nacional Bolivariana y sobretodo sus Fuerzas de Acciones Especiales o FAES, y la Fiscalía General de la República, son los instrumentadores de esta política y reciben para ello asesoría de los servicios de inteligencia y represión de aliados como Cuba, Rusia e Irán.
  • A pesar de un discurso ‘indigenista’, el Régimen abusa de los derechos de nuestros pueblos indígenas. Sin excepción, todos los pueblos indígenas sufren abandono y desplazamientos forzados. La crisis humanitaria ha afectado a todas las comunidades indígenas y los 34 pueblos indígenas que residen al sur del Orinoco están particularmente amenazados por la violencia y la destrucción del medio ambiente que caracteriza la minería ilegal e indiscriminada. Las matanzas que se han reportado son solo lo más noticioso de una profunda y vergonzosa tragedia que hay que detener cuanto antes.

3. El colapso del Estado y de la institucionalidad democrática

  • La Administración Pública ha sido efectivamente desmantelada. El clientelismo, la falta de profesionalismo, la ausencia de controles y la corrupción resultante han sido factores fundamentales en la quiebra operativa, financiera y moral del Estado y por consiguiente, del país. Como consecuencia, las herramientas administrativas disponibles a un Gobierno de Transición serán limitadas, y será imposible ejecutar una limpieza total en el corto y mediano plazo. Los funcionarios a ser designados por un nuevo gobierno tendrán que convivir con personal redundante, inútil o peor. Esto garantiza que la gestión pública será estructuralmente deficiente y precaria por años. Esta innegable realidad tiende a no estar muy bien calibrada en los planes para el hipotético ‘día después’ que comienzan a abundar dentro y fuera del país.
  • Colapso y desinversión en los servicios públicos y la infraestructura física del país. La planta física asociada a la generación y distribución de electricidad, los sistemas de saneamiento y distribución de agua limpias, las telecomunicaciones y el aseo urbano se encuentran en un estado deplorable, comparable a la de países de muy bajo desarrollo o aquellos abatidos por una guerra. Además, el retraso en inversiones, y el descuido en mantenimiento, afecta a todas las autopistas, carreteras, ferrocarriles, metros, puertos y aeropuertos del país.
  • El colapso de la gestión ambiental es particularmente preocupante por su impacto en toda la sociedad. La irresponsable eliminación del Ministerio del Ambiente, el desmantelamiento de organismos rectores y la corrupción en ejecución de obras, ha resultado en empresas hidrológicas sin supervisión (82% población no recibe agua de forma continua, 75% centros de salud no reciben agua de forma continua), cuencas productoras de agua intervenidas y contaminadas, y los embalses eutrofizados y también contaminados. Recordemos que sin agua no hay país!
  • Debido a la obsolescencia de la infraestructura petrolera y la falta de total mantenimiento y pericia se producen constantes derrames petroleros. Entre el 2010-2019 PDVSA fue responsable de decenas de miles de derrames de crudo y otras sustancias contaminantes del ambiente. Además, las empresas petroleras internacionales que operan en el país tampoco invierten en esta área, debido al desmantelamiento de la institucionalidad de la administración ambiental.
  • Actualmente el país no tiene activado el Sistema Nacional de Protección Civil. La Fuerza Armada no ha sido formada en materia de atención de desastres (Ej. terremotos, deslaves, inundaciones, incendios), tampoco los cuerpos de seguridad ciudadana. No hay planes de reducción de riesgos ambientales y adaptación al cambio climático ni protocolos de contingencia. No hay maquinaria para la remoción masiva de escombros. No hay equipos médico – hospitalarios tales como camas hospitalarias, sillas de ruedas, quirófanos portátiles, plantas eléctricas, camillas, entre otros que se requieren para dotar a edificaciones que pueden funcionar como refugios u hospitales de campaña. No hay capacidad instalada de comunicaciones alternativas, la telefonía móvil es muy vulnerable a la falta de energía eléctrica. En todas las ciudades grandes la población de bajos recursos supera el 60% y la extensión territorial de zonas informales supera el 40%. Estos desarrollos urbanos son vulnerables inherentemente, pero además están emplazados en laderas inestables o lechos de inundación de ríos.

4. El Estado mafioso y el desimperio de la ley

  • Venezuela se consolidó como un emporio para el Narcotráfico en todas sus fases: producción (en base a pasta de coca importada), transformación (en sofisticadas plantas industriales), tráfico y lavado del ingreso, con participación de componentes de la Fuerza Armada y funcionarios del Régimen, incluidos el Sr.Maduro, su esposa y muchos miembros de su Gabinete, además de un sinfín de actores externos. Clasificar al Estado Venezolano como un NarcoEstado es por tanto adecuado: el dinero del narcotráfico además ha comprado, y sigue comprando, a jueces, fiscales, funcionarios públicos, militares, policías, políticos, empresarios y medios de comunicación.
  • La ciudadanía está expuesta a una criminalidad rampante e impune aupada por personeros del Régimen y del partido PSUV, y alcahueteada por fiscales y jueces maleados. Así vemos a megabandas, pranes, trenes, sindicatos criminales, colectivos, la FBL – Fuerza Bolivariana de Liberación, el ELN y las FARC, hacer de las suyas en todo el territorio nacional. La inseguridad resultante es para cientos de miles la razón principal para abandonar el país. (Lamentablemente aun fuera del país los venezolanos siguen siendo presa de bandas criminales).
  • La corrupción endémica y la impunidad sistemática han degenerado en un desmoronamiento de la ética del funcionario público y de la ciudadanía en general. Décadas de impunidad han minado los principios y valores de nuestros conciudadanos y la inmensa crisis que se vive en el país los ha llevado, como a los cubanos, a ‘resolver’ como bien puedan, disponiendo de lo ajeno, y más aún de lo del Estado.
  • Los corruptos de gran escala, es decir individuos que en los últimos 20 años han robado o han hecho fortunas de cientos y miles de millones de dólares, aspiran preservar la impunidad y con ese fin ejercen una influencia desmedida sobre la política en Venezuela.
  • Se pudiera hablar de una Alianza Pro Impunidad (API) que agrupa a civiles y militares, funcionarios públicos, ‘empresarios’ y financieros que por encima de todo quieren preservar su dinero mal habido y su libertad. Para este grupo, la mayor amenaza es el sistema judicial de los EE.UU. por lo cual toda solución en la que Washington lleve la voz cantante es una amenaza que hay que bloquear. La mayoría de las divisiones dentro de la oposición se deben a las maniobras – cada vez más desesperadas – de la API.
  • Continúa el contrabando de extracción con incalculables costos para un Estado que se hace la vista gorda. Los principales rubros: gasolina, gasoil, lubricantes, asfalto y todo tipo de minerales. Los involucrados, sobretodo militares, actúan con el beneplácito o ‘licencia’ del Estado, o directamente como socios de importantes jerarcas del Régimen.
  • Presencia de la guerrilla colombiana a lo largo y ancho del territorio nacional: el ELN y la disidencia de la FARC llenan los vacíos del Estado y en algunos estados o municipios son efectivamente la autoridad única. Sin duda alguna existe una demostrable pérdida de control territorial por parte del Estado a favor de todo tipo de criminales, inclusive estos extranjeros.
  • Como es de esperarse en un Estado Mafioso, observamos el colapso integral del sistema de administración de Justicia y de todo el aparato de seguridad ciudadana. A la cabeza del Tribunal Supremo de Justicia está un criminal convicto cuyas actuaciones son delictivas y en completa sintonía con la nomenclatura del Régimen, que sin excepción está involucrada en múltiples actividades criminales, además de ser todos unos violadores consuetudinarios del ordenamiento constitucional de la República.

5. ‘El Dorado’ se tornó rojo, rojito

  • La explotación minera en todo el país, y en particular al sur del Orinoco, tiene las siguientes características: ilegalidad, depredación del medio ambiente, violencia descarnada, presencia creciente de guerrilleros y mercenarios extranjeros, abusos de DDHH y desplazamiento forzoso de comunidades indígenas, enfermedades/epidemias y desvío o apropiación indebida de minerales o del dinero producto de la venta del material minado. Se puede definir el sur del Orinoco, es decir 61% del territorio nacional, como un medio país fallido.
  • La naturaleza desordenada de la explotación minera al sur del Orinoco está propiciando un conflicto armado por el control de minas que tiene muchos paralelos con los conflictos por minerales en África. Ya se puede hablar de #OrodeSangre #DiamantesdeSangre #TierrasRarasdeSangre y #ColtandeSangre. De no detenerse este conflicto a tiempo, la gobernabilidad futura estaría en peligro, y también la integridad de Venezuela como país. Pasamos del petróleo a los minerales olvidando, parece que a propósito, todo lo aprendido en el sector petrolero, y en la muy exitosa fundación de la empresas extractivas de la CVG.

6. Diversas fuerzas armadas, todas fuera de orden y alineación 

  • Desarticulación de la organización militar con el propósito de lograr la eliminación efectiva de la Fuerza Armada como la Institución del Estado garante de la integridad del mismo, para evitar que se torne en un obstáculo para la consecución de los objetivos ‘políticos’ (o mas bien, criminales) del Régimen. Esto se ha logrado en gran medida desplazando de su control el uso legal de la fuerza del Estado hacia otras organizaciones y actores mejor alineados con los sórdidos objetivos del Régimen, en detrimento de la seguridad de toda la sociedad. La hipertrofia de las FAES y el reciente otorgamiento a la Milicia del rango de Fuerza dentro de la organización militar actual son prueba de esta peligrosa estrategia.
  • Se fracturó la línea de mando de la FANB y se pulverizaron la misión, la visión y los valores una vez compartidos. Eso y la participación creciente de la elementos de la FANB en actividades ilícitas convierten a esta organización militar en parte medular de la crisis y no de su solución. La posibilidad de un gran conflicto interno está latente en un país donde se militarizó la administración pública, se politizó a la Fuerza Armada, se fragmentó el monopolio de la fuerza y se criminalizaron la organización militar y las policías.
  • La reestructuración geográfica de las FANB en ZODIs y REDIs ha creado caudillos militares regionales que se ocupan de actividades económicas legales e ilegales, ejerciendo además control político-social en esos territorios implicando esto la disolución acelerada del Estado-Nación como está concebido hasta ahora. En algunos escenarios de conflicto podríamos ver al país fraccionado regionalmente con fuerzas militares, y otros elementos armados también por el Estado, enfrentados y controlando diferentes áreas del territorio nacional.
  • Hugo Chávez cambió la doctrina militar de Venezuela y luego cambió los requisitos de entrada a las diferentes academias militares, cambió el pensum de estudio de las mismas a una combinación de marxismo, castrismo y chavismo que poco tiene que ver con la formación de profesionales militares. Además no solo se aumentó el número de alumnos admitidos, sino que se aumentó el número de mujeres sin cuidado alguno a las distorsiones que ello pudiera traer en la disciplina y moral de la institución armada. Un reto inmediato de la Transición será qué hacer con los institutos de formación militar y todos los cadetes que cursan estudios en ellos.
  • La reinstitucionalización de la FANB será una tarea urgente y delicada para un Gobierno de Transición cuya estabilidad y duración, no solo va a depender de la atención a la grave crisis humanitaria y económica, sino que se verá amenazada desde el día 1 por un complejo problema de seguridad interna con grandes posibilidades de fragmentación territorial que pudiera implicar, en el corto plazo, la disolución del Estado, tal como lo conocemos actualmente, motivado por los múltiples y perversos intereses internos en pugna, e intereses internacionales ya en juego dentro de nuestro territorio. Vale advertir que los recursos humanos que se requerirían para reconfigurar la organización militar no pueden salir del seno de una organización tan desdibujada y corrompida.

7. La economía y sus infinitas distorsiones

  • Profundos desequilibrios macroeconómicos han destruido la capacidad de planificar, invertir y ahorrar. Muy pocos países han vivido una crisis de esta magnitud (caída acumulada de 75%+ del PIB en 5 años) y complejidad (no hay un solo sector sano en la economía), y ningún otro la ha sufrido adrede y sin propósito de enmienda.
  • La hiperinflación finalmente destruyó al Bolívar que para todos los efectos dejó de tener valor y por lo tanto dejó de ser moneda de circulación aceptada. Esto le resta al Estado, si tuviera esa intención, toda capacidad de corregir las principales distorsiones macroeconómicas.
  • La súbita -y no oficializada- dolarización de la economía está asociada con una estrategia deliberada de permitir a cárteles y mafias locales e internacionales lavar en Venezuela – sin restricción alguna – fondos provenientes de negocios ilícitos y la corrupción. Esto trae consecuencias tóxicas para el país. Por un lado crea una suerte de apartheid basado en acceso o no a divisas, y a la vez garantiza que en el tiempo los activos principales del país (empresas, concesiones, bienes inmuebles y tierras) caerán en manos de estas organizaciones criminales y de quienes por años han saqueado al país. A este paso el país será feudo exclusivo de criminales.
  • La República de Venezuela y PDVSA están en default en todas sus deudas externas e internas, y en pagos resultantes de litigios y de otras acreencias con socios. El monto total de la deuda, estimado en $160Bn, corresponde aproximadamente a 240% del PIB.
  • Años de desinversión, falta de mantenimiento, nacionalizaciones caprichosas, éxodo de dueños y empleados, y el colapso en la demanda han destruido la capacidad productiva del sector privado, con el consiguiente colapso en la generación de empleo. Hoy sobreviven 2.000 empresas de las 12.500 que había en enero de 1999.
  • Venezuela es el único país que ha perdido deliberadamente la capacidad de autoabastecerse en alimentos teniendo todas las condiciones para producir la mayoría de sus necesidades. La destrucción de la actividad ganadera, agrícola, agroindustrial y pesquera es casi total. La pérdida de soberanía alimentaria, y la hambruna resultante niegan al chavismo, por sí solas, toda bondad.
  • El sector financiero, y en particular la banca comercial, se redujo, aún más, como porcentaje del PIB y quedó a la merced de un Estado que no la interviene, pero que si la asfixia. La banca, poco rentable, descapitalizada y desactualizada tecnológicamente, enfrenta hoy un encaje legal que elimina cualquier posibilidad de emitir préstamos, y la pérdida de valor y confiabilidad del Bolívar desincentiva los depósitos de sus clientes que hoy lo que requieren son servicios de custodia para divisas en efectivo que son su modo de pago y único mecanismo de protección frente a la continua depreciación del mal llamado Bolívar Soberano.

8. Degollaron a la gallina de los huevos de oro, y a las demás también

  • Finalmente se dio el muy anunciado colapso total de PDVSA y del sector petrolero. En este sector la recuperación se hará difícil por lo complejo que será garantizar la seguridad jurídica y física en una eventual transición; por lo extenso de la destrucción operativa y administrativa de PDVSA; por los planes de producción de nuestros principales competidores y de países vecinos; por la calidad de nuestro petróleo más abundante, y por estar entrando el mundo en lo que podría ser el final del ciclo de los hidrocarburos.
  • La competencia ha sido y será feroz. En 1998 una guerra de precio iniciada por Arabia Saudita llevó al colapso de los precios del crudo en los mercados internacionales. La cesta Venezolana llegó a valer $7.50 en promedio siendo nuestro ‘break-even’ fiscal $10.35. Esa crisis, mal manejada por el gobierno del Presidente Caldera, tuvo mucho que ver con la elección de Hugo Chávez al final de ese año. Arabia Saudita triunfó al suspender Chávez la política de Apertura y el proyecto de Orimulsión. Rusia pasó de producir 4.6 MMBD en 1999 a 11.2 MMBD hoy. Venezuela que debería estar produciendo 6.0 MMBD solo produce 720 MBD. El país con las mayores reservas de petróleo ha quedado marginado por la estupidez de Hugo Chávez y sus ‘asesores’ petroleros, la impericia resultante del despido de 21,000 profesionales y técnicos de PDVSA en el 2003, por la corrupción rampante, y por la astucia de nuestros competidores que han sabido aprovechar todos estos imperdonables errores.
  • No existe sector alterno que pueda contribuir lo que el petróleo ha contribuido a la economía y al desarrollo de Venezuela por casi un siglo. Aun si se atrae inversión al sector, la recuperación será lenta y la necesidad de inversión hará que el sector consuma muchos más recursos de los que en el corto o mediano plazo puede generar para el Fisco. Esto nos obliga a imaginar un país con un ingreso per cápita muy bajo, es decir, mucho más pobre y por lo tanto proclive a sufrir aún mayor penuria y el continuo desangre de la emigración.
  • Colapso absoluto del resto del aparato productivo del Estado, y en particular de la empresas de la CVG, debido a la inepta gerencia, agobiante politización y desmedida corrupción. Esto también afectó a todas las empresas nacionalizadas por el Gobierno de Hugo Chávez, incluidas las más simbólicas: CANTV, EDC, CEMEX, Sidor y Sivensa.

9. Relaciones turbias y peligrosas

  • Existe una compleja relación con dos super potencias: China y Rusia. Con la primera existe una deuda importante que habrá que renegociar, y con la segunda una multitud de vínculos poco transparentes que tocan sectores claves como petróleo, gas, minería y la FANB. Estas relaciones hacen a estos dos poderes lejanos actores importantes en el futuro de Venezuela. Es difícil predecir qué actitud tomarán Beijing y Moscú en una transición eventual donde es previsible que los Estados Unidos y sus aliados jugarán un rol protagónico.
  • Desde el 2006 las FANB se han reequipado con material bélico de fabricación rusa. Esto obliga a mantener una relación en el corto y mediano plazo con un país cuyos objetivos y valores pueden estar en completa contradicción con los de un Gobierno de Transición o un gobierno democrático resultado de un eventual evento electoral. Invertir fondos para sustituir sistemas de armamento ruso por el(los) de otro(s) país(ses) no parece ser prioridad dadas las múltiples necesidades apremiantes del país. De todos modos habrá que definir en su momento si es prioridad política (y si es viable) romper este vínculo.
  • La penetración cubana ha trastocado los sistemas de educación, de salud, de registros y notarías, de identificación y de seguridad e inteligencia, y ha contribuido a ideologizar a jóvenes y a elementos diversos de la sociedad y la política. Mientras el castrismo se mantenga en el poder en La Habana habrá que prever el deseo de controlar el destino de Venezuela por las buenas, las regulares o las malas. Todo escenario futuro del país será afectado por una Cuba comunista necesitada de mucho de lo que Venezuela le ha dado desde el 2002.
  • En el intento desesperado por mantenerse en el poder, el Régimen de facto, y sus principales jerarcas, han optado for reforzar alianzas políticas, de negocios y criminales con un sinfín de actores externos. Desde las relaciones con Siria e Irán – que son poco transparentes pero muy peligrosas, a los negocios auríferos con Turquía y los Emiratos Árabes, al extraño acercamiento con la hiper sancionada Norcorea y el creciente rol de mafias o cárteles colombianos y mexicanos en la cadena de explotación y exportación de oro (Ej. el mercurio que se usa para la minería ilegal del oro viene de México y es el Cartel de Sinaloa quien monopoliza esas ventas; o que un porcentaje importante del oro sale del país vía Colombia y de allí se exporta como oro del país vecino). No es difícil visualizar en un futuro cercano una estructura de poder económico, político y territorial en el país que incluya a ciertos de estos ‘aliados’ que se han posicionado o bien a lo largo del período chavista, o en estos meses de usurpación y desesperación de Nicolás Maduro.
  • Finalmente, la precariedad institucional contribuye a una pérdida de capacidad de defender los intereses del país en general. Un ejemplo particularmente serio es el litigio fronterizo con una Guyana cuyas circunstancias cambian radicalmente al comenzar la explotación petrolera en aguas en disputa. En general la recuperación de la soberanía será compleja al tener que lidiar con países y grupos irregulares que se sienten con derechos adquiridos tras años de alegre convivencia con el chavismo.

10. Es la politica, ¡estupido!

  • El colapso del andamiaje político – partidos, líderes y prácticas – no solo no se ha resuelto, sino que se ha profundizado desde el 99. Los partidos no son mucho más que logos y colores. La política está muy desprestigiada.
  • El financiamiento de la política no es transparente y hay evidencia de que los grandes financistas de algunos partidos, y de muchos políticos, son individuos cuyas fortunas son mal habidas y están en la mira de autoridades judiciales de diversos países. Además, es bastante probable que el narcotráfico busque penetrar, o haya penetrado, los círculos opositores (es lo que han hecho en otros países).
  • El liderazgo político es deficiente en muchos sentido La brecha entre la capacidad y experiencia de nuestra dirigencia política y los retos que presenta el país son extremos. Por si sola esta brecha nos hace ser pesimistas sobre la conducción del país en el futuro inmediato. Dicho esto, existe en la generación de políticos jóvenes, incluido el Presidente (E) Juan Guaidó, un compromiso con el país y una sorprendente valentía que son razón para que muchos no pierdan las esperanzas.
  • La demostrable escasez de talento y experiencia en los cuadros de la política opositora hacen difícil imaginar una transición exitosa. Son más de 9.000 puestos claves que habrá que llenar en un gobierno Si ese gobierno no incorpora en los niveles más altos a profesionales y técnicos independientes podemos predecir su fracaso cuasi inmediato.

11. Las expectativas y el desencanto como variables

  • Finalmente, la crisis de expectativas que se avecina puede tener un impacto sobre la gobernabilidad, sobre la paz y sobre la recuperación del país tan o más grande que problemas tangibles, o físicos, antes descritos. En estos 21 años el país se ha desdibujado con discursos, planes y ejecutorias que obligan a replantearse el tipo de país que es viable a futuro.
  • Quienes simpatizan con el chavismo tendrán que entender que el manejo irresponsable de un boom de precios del petróleo no es un modelo repetible, factible o deseable. Hay quienes creen que hay un ‘chavismo bueno’ que puede retornar y paliar la penuria. En realidad vendrán años de vacas flacas y crecimiento dentro de limitaciones impuestas por las limitadas fuentes de financiamiento que estarán a nuestro alcance. La supervivencia de algo llamado ‘chavismo’ implicaría o bien un conflicto continuo y destructivo, o el abandono de mucho del pensamiento y líneas de acción de Hugo Chávez Frías.
  • Para los opositores, amarrados unos al llamado ‘Plan País’ y otros a un pasado hoy sepultado bajo las ruinas de la República Bolivariana, también habrá decepciones. El llamado ‘Plan País’ es un ejercicio noble fundamentado en escenarios poco probables donde se han omitido problemas que parecen haber ahuyentado a sus creadores. Temas como la criminalidad rampante, la Fuerza Armada y las amenazas a la seguridad nacional e integridad territorial, que tienen importancia vital a la hora de hablar del ‘día después’ y de una posible Transición, no han sido abordados con seriedad. El país petrolero donde el Estado reparte entre treinta millones la renta que doce mil producen no es repetible, ni deberíamos buscar repetirlo.

Conclusiones

  1. Siempre que se enfrentan tantas crisis ineludibles, el éxito está en definir y abordar prioridades con una lógica fácil de compartir y que se pueda validar con éxitos tempranos. Cada actor en la sociedad tiene su propio esquema de prioridades, pero le corresponde al liderazgo político (ese que lamentablemente hemos descrito como deficiente) armar un plan basado en grandes consensos y respaldado por equipos de expertos (venezolanos dentro y fuera de Venezuela e internacionales). Para ello es indispensable contar con apoyo internacional muy concentrado o especializado que contribuya a generar esos éxitos tempranos sobre los cuales se construirán las fases sucesivas del plan. Hay que generar confianza y compromiso colectivo para fortalecer el piso político y ganar de los ciudadanos la comprensión y paciencia que se requieren para atacar progresivamente, y no simultáneamente, este aterrador cúmulo de problemas.
  2. Utilizando el símil de un paciente con muchas dolencias, debemos abordar aquellas que son fatales antes que las que son de menor gravedad o urgencia. Un tumor etapa 4 en el cerebro con alto riesgo de metástasis siempre tendrá precedencia sobre un diagnóstico de colesterol muy alto o un fuerte dolor causado por el rompimiento del menisco en una rodilla.
  3. Los venezolanos, y los extranjeros que nos quieran ayudar en esta terrible encrucijada, tenemos que abrir los ojos, dejar de soñar con soluciones fáciles para problemas extremadamente difíciles e inclusive irresolubles. Si hacemos el diagnóstico correcto podemos sacar del quirófano a los médicos y enfermeros que nada saben de lo que nos está matando como individuos, como sociedad y como país. Hasta ahora los problemas se han agravado porque hay mucha ignorancia e improvisación tanto dentro como fuera de Venezuela. Un diagnóstico correcto y consensuado debería poner fin a esta absurda y costosa pérdida de esfuerzos y tiempo.
  4. Luego de siete años debemos concluir que ninguno de los problemas puede ser solucionado con Nicolás Maduro y sus secuaces en el poder o como parte de una aberrante coalición. Por lo tanto, tenemos que imaginar que la tarea de reconstrucción es posterior a la salida del poder de quienes hoy lo usurpan.
  5. El riesgo es que al salir Maduro del poder las prioridades la definirán un sin número de conflictos con elementos armados dispuestos a todo para sabotear o ponerle fin a un nuevo gobierno. Este escenario de conflicto, que es tan previsible como inevitable, generará más caos, dolor y éxodo. Sería prudente que el caso base que usemos contemple este riesgo y no un optimismo pueril, ergo, irresponsable.
  6. La reconstrucción de Venezuela será una costosísima tarea de una o dos Para ello debemos contar con el sostenido apoyo de la Comunidad Internacional en un sinfín de áreas. Debemos entender que en alguna de ellas el nivel de inherencia de extranjeros en nuestros asuntos domésticos será muy grande. Esto lo tenemos que asimilar sin reservas. Un país no es soberano, ni independiente, si no se puede alimentar o sanar a sí mismo, si no tiene recursos propios para rescatar sus sectores claves, si su población está indefensa frente a mafias de todo tipo, y si el Estado está arruinado bajo cualquier definición del término. La recuperación de nuestra autonomía, de nuestra independencia y de nuestra soberanía es una tarea adicional, pero primero tenemos que ponernos de pie y ganar algo de fuerza como sociedad.
  7. Venezuela tiene su futuro a riesgo. Llegamos aquí por la indolencia de unos y la criminalidad de otros. No hacer nada al respecto sería desastroso. Lo que hagamos estará lleno de riesgos adicionales y jamás tendremos una garantía de éxito. El reto es asumir de un vez la tarea de hacer país y para eso tenemos que dejar de hacer mucho de lo que llevamos años haciendo.

Fiscalía de la CPI aclaró que la remisión de Arreaza no obliga a una investigación – La Patilla – 17 de Febrero 2020

La fiscal general de la CPI, Fatou Bensouda. PETER DEJONG / PISCINA / AFP

La Fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI), encabezada por Faotu Bensouda, aclaró que la remisión introducida por Jorge Arreaza, funcionario diplomático del régimen de Nicolás Maduro, no amerita una automática investigación.

Recientemente, Arreaza visitó la sede de la CPI en La Haya para denunciar las sanciones que le impuso el Departamento del Tesoro de Estados Unidos a la aerolínea Conviasa, manejada por el chavismo.

Int’l Criminal Court

@IntlCrimCourt

Declaración de la Fiscal de la , Sra. , sobre la remisión por parte de en relación a la situación en su propio territorio ⤵ https://www.icc-cpi.int/Pages/item.aspx?name=200217-otp-statement-venezuela&ln=Spanish 

Declaración de la Fiscal de la Corte Penal Internacional, Sra. Fatou Bensouda, sobre la remisión…

En 13 de febrero de 2020, recibí una remisión del gobierno de la República Bolivariana de Venezuela (“Venezuela”), en relación con la situación en su propio territorio, de acuerdo con sus prerrogat..

A continuación, la declaración completa emitida por la oficina de Bensouda:

En 13 de febrero de 2020, recibí una remisión del gobierno de la República Bolivariana de Venezuela (“Venezuela”), en relación con la situación en su propio territorio, de acuerdo con sus prerrogativas como Estado Parte del Estatuto de Roma (el “Estatuto”).

Con arreglo al artículo 14 (párrafo 1) del Estatuto de la Corte Penal Internacional (“la CPI” o “la Corte”), el Estado remitente solicita a la Fiscal que inicie una investigación por crímenes de lesa humanidad presuntamente cometidos en el territorio de Venezuela, a los fines de determinar si se ha de acusar de la comisión de tales crímenes a una o varias personas determinadas. En su remisión, el gobierno de Venezuela indica que crímenes de lesa humanidad están siendo cometidos “como consecuencia de la aplicación de medidas coercitivas ilícitas adoptadas unilateralmente por el gobierno de los Estados Unidos de América contra Venezuela, al menos desde el año 2014.” La remisión está acompañada por un documento de respaldo que especifica las circunstancias relevantes bajo las cuales se alega que ocurrieron tales crímenes. De conformidad con la Norma 45 del Reglamento de la Corte, he informado a la Presidencia de la CPI de esta remisión para facilitar la asignación de la situación a una Sala de Cuestiones Preliminares.

Esta es la segunda remisión recibida por mi Oficina en relación a la situación en Venezuela. Con anterioridad, en 27 de septiembre de 2018, un grupo de Estados Partes del Estatuto de Roma, a saber, la República Argentina, Canadá, la República de Colombia, la República de Chile, la República del Paraguay y la República del Perú, hicieron una remisión en relación con la situación en Venezuela, a partir de 12 de febrero de 2014. Esto se realizó con posterioridad a mi decisión, de 8 de febrero de 2018, de abrir un examen preliminar sobre la situación en Venezuela para analizar presuntos crímenes cometidos en el contexto de manifestaciones y de la inestabilidad política conexa.

En mi notificación a la Presidencia de la CPI, he observado que las dos remisiones parecen superponerse geográfica y temporalmente y, por lo tanto, podrían justificar ser asignadas a la misma Sala de Cuestiones Preliminares. Esta observación se hizo sin perjuicio de una determinación posterior sobre si el alcance de ambas situaciones está suficientemente vinculado para constituir una sola situación.

Una remisión de un Estado Parte no conlleva automáticamente a la apertura de una investigación. Sin embargo, si yo en última instancia determinase que la situación remitida amerita una investigación de conformidad con los criterios estatutarios, como resultado de esta remisión, el Estatuto no requiere que la Fiscalía solicite la autorización de la Sala de Cuestiones Preliminares de la Corte a efectos de abrir una investigación. La recepción de una remisión puede acelerar el procedimiento de apertura de una investigación sólo en la medida en que la revisión judicial de mi decisión no sería necesaria con arreglo al Estatuto.

Específicamente, con arreglo al párrafo 1) del artículo 53 del Estatuto, yo, en mi calidad de Fiscal, debo considerar cuestiones relacionadas con la jurisdicción, la admisibilidad y el interés de la justicia para tomar esa determinación. Como se señalara en el Documento de política general sobre exámenes preliminares, estos factores se aplican a todas las situaciones, con independencia de si el examen preliminar se inició sobre la base de información sobre crímenes remitida con arreglo al artículo 15 del Estatuto, por una remisión de un Estado Parte (o un grupo de Estados Partes) o del Consejo de Seguridad da las Naciones Unidas, o por una declaración de consentimiento del ejercicio de la competencia de la Corte, de conformidad con el párrafo 3) del artículo 12 del Estatuto. En todas estas circunstancias, esta Fiscalía evalúa y analiza la información disponible de manera independiente.

A lo largo del ejercicio independiente e imparcial de su mandato, la Fiscalía también toma en cuenta toda comunicación y punto de vista que se le presente durante el transcurso de cada examen preliminar, incluyendo toda observación de las autoridades nacionales competentes respecto de investigaciones y enjuiciamientos relevantes a nivel nacional.

Remisión realizada por el Gobierno de Venezuela

Esta es la décima remisión recibida por la Fiscalía desde la entrada en vigor del Estatuto de Roma, en 1º de julio de 2002. Con anterioridad, los gobiernos de Uganda (2004), la República Democrática del Congo (2004), la República Centroafricana (2004 y 2014), Malí (2012), la Unión de las Comoras (2013), la República Gabonesa (2016), el Estado de Palestina (2018) y un grupo de seis Estados Partes (2018) han remitido, cada uno de ellos, una situación a esta Fiscalía de conformidad con las prerrogativas de los Estados Partes del Estatuto. 

El Perverso-Castrismo y la crisis venezolana por Miguel Henrique Otero – ABC – 1 de Febrero 2020

IMG_1200_400x400Autoridades canadienses -su primer ministro, Justin Trudeau, y su ministro de Exteriores, Francois-Phillipe Champagne- han sugerido a Juan Guaidó, la necesidad de gestionar ante Cuba -eluden, al menos en sus declaraciones públicas, nombrar a Raúl Castro y al castrismo- ayuda para buscar una solución a la crisis venezolana. Dicen los dos principales jefes de la diplomacia canadiense, país con importantes intereses económicos en la isla: hay que incorporar a La Habana en la negociación.

Hay que preguntarse, ¿cuál es la probabilidad de que el perverso-castrismo, que participa de forma directa, no solo en el diseño y el entrenamiento de los funcionarios torturadores, sino en la ejecución misma de las cada vez más cruentas prácticas de tortura, contra presos políticos civiles y militares, quiera encontrar una solución a la tragedia venezolana, de la que es beneficiario neto e impune?

El perverso-castrismo es el responsable de planificar y asesorar en la materialización de crímenes de lesa humanidad en Venezuela (también en Nicaragua), cometidos durante distintas protestas pacíficas protagonizadas por ciudadanos venezolanos. Más todavía: ha sido factor de estímulo para la creación de estrategias que, combinando la acción conjunta de fuerzas militares, policiales y paramilitares, han derivado en la brutal represión en contra de marchas de personas indefensas. En esas acciones, no podemos olvidarlo nunca, han sido asesinadas centenares de personas. Y miles y miles han sido baleadas, gaseadas, golpeadas brutalmente, robadas, secuestradas, torturadas y abusadas sexualmente, por funcionarios guiados, en campo, por el perverso-castrismo.

El perverso-castrismo -es decir, sus técnicas envolventes; su capacidad para mentir por décadas y falsear la realidad a extremos inauditos; su estructura policial y de espionaje; su inocultable odio a cualquier forma de libertad; su capacidad para movilizar la opinión de ilusos y falsos ideólogos; su experiencia para escenificar una teatralidad según la cual es víctima histórica del imperialismo; su vínculo estructural con las narco guerrillas de Colombia y con la red de corruptos del foro de Sao Paulo- es, lo quieran o no reconocer ciertas complicidades disfrazadas de “tolerante espíritu democrático”, corresponsable, pero por encima de todo, y esto es lo esencial, el ganador indiscutible de la debacle venezolana.

El perverso-castrismo ha alentado la destrucción de la institucionalidad y la separación de los poderes públicos en Venezuela, requisito necesario para garantizar que Chávez se mantendría en el poder de forma indefinida. El perverso-castrismo hizo los arreglos tras bastidores -de ello se jacta el embajador de Cuba en Venezuela, en sus fiestas con generales venezolanos para que el “más manejable” de sus títeres -el pachanguero que asistía, como diputado del Movimiento Quinta República al Congreso Nacional, con un ejemplar de la Gaceta Hípica doblado en el bolsillo trasero, que leía mientras se producían los debates en el Hemiciclo-, asumiera el poder, en un procedimiento violatorio de la Constitución.

El perverso-castrismo es el autor de la más onerosa estafa cometida contra los bienes de la nación venezolana, en la forma de un intercambio de petróleo a precios irrisorios, a cambio de unos servicios, especialmente servicios médicos, cuando lo que en realidad enviaban a territorio venezolano, eran policías, militares, adoctrinadores y solo unos pocos médicos o paramédicos, muchos de ellos personas incompetentes, desactualizados, sin experiencia, ineptos para gerenciar, ni siquiera un modesto servicio de consultas médicas en cualquier barrio de Venezuela.

Una de las más escandalosas vertientes de la propuesta de Trudeau&Champagne, se refiere al mismo pueblo cubano. ¿Cómo es que el régimen del perverso-castrismo podría contribuir a la liberación de Venezuela, cuando ha cumplido 61 años de opresión inclemente y sostenida sobre sus ciudadanos, cuando los ha empobrecido de forma estructural, cuando los persigue, los encierra y los tortura, cuando les impide expresarse o informarse, cuando persigue a escritores y artistas solo por opinar, cuando amenaza, detiene y encierra a cualquiera por el delito de formular preguntas, cuando mantiene una red de espías y sometimiento esparcida por toda la geografía de la isla, cuando ha puesto en marcha una nueva constitución cuyo único propósito es cronificar el modelo opresivo comunista por los siglos de los siglos?

¿Cómo es que el perverso-castrismo, que financiado por el narco régimen de Venezuela, está ahora mismo dedicado a la desestabilización de América Latina, bajo la tesis de que ello impulsará, en un relativo corto tiempo, el ascenso de gobiernos afines, detendrá su tóxica estrategia para facilitar un proceso por el cual, Maduro saldría del poder para facilitar que se organicen elecciones libres y transparentes?

Pero sobre todo, ¿cómo es que el perverso-castrismo, que vive del petróleo venezolano y de toda una red de empresas fantasma a las que Petróleos de Venezuela envía dólares, que se beneficia de la extracción y venta ilícita de los minerales venezolanos, que recibe financiamiento desde distintos entes de la administración pública venezolana, como es qué, insisto, facilitará un cambio en Venezuela, cuando ese cambio significará, ni más ni menos, que no continuará recibiendo los inmensos recursos que le han regalado por dos décadas, primero Chávez y ahora Maduro?

El hermano de Óscar Pérez: «El mundo debe saber que estos criminales siguen actuando desde Venezuela» por Manuel Trillo – ABC – 13 de Diciembre 2019

Luis Armando Pérez pide asilo en España y llama a tomar medidas para parar al régimen de Maduro

hermano-oscar-perez-k9ED--620x349@abc.jpg

Al venezolano Luis Armando Pérez, exempleado de banca de 41 años, ya no le quedan hermanos vivos. El menor, Óscar Pérez, era el policía que se sublevó contra el régimen de Nicolás Maduro tomando un helicóptero en 2017 y que fue masacrado junto a otros seis rebeldes en El Junquito en 2018. Antes había sido asesinado el mediano, Alexánder.

Tras salir de Venezuela hace más de dos años y pasar por varios países de Sudamérica, Luis Armando está en España, donde ha solicitado asilo. Ayer acompañó a los diputados en el exilio Wilmer Azuaje y Franco Casello en la presentación de unas espeluznantes fotos y vídeos de la matanza de El Junquito, que han aportado a la Corte Penal Internacional y la Oficina de Derechos Humanos de la ONU como pruebas de crímenes de lesa humanidad.

«Vine a dar la cara porque hay que pararles. El mundo debe saber que estos criminales, que tienen una red de corrupción y están relacionados con grupos terroristas, siguen actuando desde Venezuela», declara a ABC. Además, advierte de que «son un virus y se están expandiendo para ampliar sus tentáculos». Por ello pide al Gobierno español que permanezca atento y «filtre» a los venezolanos que llegan, ya que entre ellos considera que hay personas vinculadas al régimen enriquecidos con el dinero «robado» al pueblo. Además, insta a imponer sanciones a los jerarcas chavistas como las de EE.UU.

Un héroe que compara con Jesucristo

A Luis Armando Pérez no le gusta que a su hermano le llamen «el Rambo venezolano». Para él, es un auténtico «héroe» y más bien lo compara con el propio Jesucristo por la magnitud de su sacrificio.

Los dos diputados venezolanos indicaron que las imágenes prueban que lo de El Junquito fueron asesinatos a sangre fría, pese a que Pérez y sus compañeros habían capitulado. «Cuando te rindes, tienes derecho a la vida», explicó Wilmer Azuaje, pero en este caso «les dieron tiros a quemarropa».

Según dice, así lo demuestran los restos de pólvora en los tatuajes, los impactos de bala en los brazos que indican una postura defensiva y que las armas de las víctimas estaban cargadas, es decir, que no habían disparado.

Pese a que parte de los familiares han mostrado su malestar por la difusión de las fotos, creen que son necesarias para mover a la acción. Si no se hubiesen mostrado las imágenes del horror del Holocausto, «no se habría sensibilizado para que no se repitiera», aseguró Franco Casella.

 

Cambiaron el mantra por Julio César Arreaza – El Nacional – 5 de Octubre 2019

El 23 de enero tomó juramento ante el pueblo venezolano el presidente encargado Juan Guaidó y se casó con el 1, 2 y 3 del mantra conocido. Se convirtió así en el mandato de la soberanía popular. Esto ocurrió –y ocurre aún– en el contexto de una corporación criminal cometiendo delitos de lesa humanidad e incrementándose el éxodo más grande que haya sufrido la región. Transcurridos 10 meses la situación se mantiene con el usurpador en el poder.

El pueblo rechaza de plano la claudicación del G4, al permitir la incorporación de diputados que dejaron de serlo, cuando violaron  la inmunidad parlamentaria de sus colegas actuando desde la esperpéntica ANC cubana y designaron un fiscal espurio al margen de la Constitución, que enseguida inició proceso contra los diputados legítimos. Un tercio de ellos están en el destierro. No se entiende que la  AN otorgue ahora un salvoconducto a quienes ya no lo son y regresen para implosionarla desde adentro.

Resulta una capitulación inconcebible aprobar los términos de Oslo, no consultados al pueblo, y desconocer la ruta del 333 de la Constitución, contraviniendo de paso el Estatuto de la Transición.

Se habla de realizar elecciones con Maduro y Guaidó de candidatos, bajo un Consejo de Estado paritario: régimen-G4. Maduro ha repetido hasta el cansancio que no concurrirá a elecciones si no tiene garantizado el triunfo.

La sociedad democrática se niega a esa capitulación y exige como punto primero la salida del usurpador –los verdaderos aliados no aprueban tales negociaciones– se aspira a la libertad plena, lo cual es incompatible con un diálogo que debilita y confunde a la población.

El mecanismo del TIAR es incompatible con el mecanismo del diálogo. Por encima de la justicia no puede estar nada. La libertad y la justicia no se negocian. Solo así se consigue la libertad, sin el acuerdo político soterrado de una capitulación por parte del G4. No hay acuerdo sostenible que viole la justicia y la dignidad. El único diálogo que cabe es la salida del usurpador.

El objetivo democrático es la liberación de Venezuela y romper con el pasado. Se sabe qué hacer: centrarnos en la toma del poder, desplazando al usurpador. Comandar la libertad de Venezuela y desafiar al régimen. Enfocarse en neutralizar el componente armado forajido, actuando con acopio de tecnología, estrategia, logística y sobre todo voluntad firme y coherente en la ruta.

No será aceptado un cogobierno con las mafias. La gente no se cala más engaños. Lo que sí está planteado es una ruptura real e histórica dejando afuera los cálculos pequeños que solo miran los intereses grupales.

Con pasión y convicciones se desea avanzar, de verdad, en la construcción de un país en el que todos podamos vivir y se alcance la reunificación de las familias.

Tamara Sujú: «Le diría a Guaidó que no se rodee de corruptos y criminales» por Orlando Avendaño – PanamPost – 3 de Septiembre 2019

En entrevista con el PanAm Post, la reconocida activista y ex embajadora habló sobre una eventual transición y los vicios en la oposición venezolana. “Yo no he luchado veinte años para salir de Maduro sino del sistema”, dijo

(Casa de América)

Tamara Sujú es incansable. No hay quien la conozca que no destaque su valentía, honestidad y compromiso con sus principios. Abogada y especialista de derechos humanos con una trayectoria intachable, se ha dedicado desde el día uno a defender a las víctimas del chavismo. Su cruzada personal le provocó el exilio; pero al mismo tiempo la convirtió en una enemiga más inclemente del régimen.

Ahora el mundo es su tribuna y desde ahí se ha convertido en la gran vocera de las víctimas de violaciones de crímenes de lesa humanidad en Venezuela. La Haya, la Organización de Estados Americanos y otros espacios han sido caja de resonancia de sus denuncias. Recientemente designada por el Gobierno interino de Juan Guaidó como embajadora en República Checa, terminó renunciando el primero de agosto luego de argüir «conflicto de intereses». Es su postura inflexible, de hecho, la que hace que no trance con quienes fueron responsables de la gran tragedia que hoy padece Venezuela. Y eso la impulsó a apartarse del proyecto que en un principio acompañó.

Tamara Sujú es una de las voces más respetadas de la disidencia venezolana y hoy se sienta con el PanAm Post para conversar sobre los otrora chavistas que ahora se perfilan como aliados, el rumbo que asumió el Gobierno interino de Juan Guaidó, sus vicios, y un eventual proceso de transición.

«No necesitamos al chavismo que tiene manchada las manos de sangre, que ha sido corrupto y que además está metido en el narcotráfico y el lavado de dinero. Ellos no nos van a ayudar a salir del sistema», dijo al PanAm Post la reconocida activista de derechos humanos y ex embajadora Sujú.

¿Cómo va la denuncia contra el régimen de Nicolás Maduro en la Corte Penal Internacional?

El examen preliminar va viento en popa. Los venezolanos deben tener la seguridad de que pronto tendremos noticias. Quienes hemos denunciado casos contundentes y llevamos nuestros expedientes al día, sabemos cómo se avanza en esta fase

Ni visitas externas de personas que no tienen ninguna denuncia, ni presiones por redes, malponiendo a la Corte Penal Internacional y la Fiscalía, influyen. Solo hechos. Solo casos donde se demuestren los crímenes cometidos por la tiranía.

¿Ve posible una transición sin impunidad?

Yo creo que lo ideal sería que hubiera una transición sin impunidad, ¿no? Pero una transición con un Gobierno electo en las mejores circunstancias. Con todas las de la ley. En unas elecciones limpias, transparentes, con un nuevo Consejo Nacional Electoral, etcétera. Eso es lo que todos los venezolanos deseamos.

En ese entonces es cuando tú puedes reformar todo lo que es el aparato judicial. Porque así como necesitas limpiar el Consejo Electoral, necesitas limpiar el sistema judicial. Son muchos años de jueces, defensores y fiscales que han protegido a la tiranía. Son muchos jueces provisorios, tribunales cuyos jueces se han sometido y han terminado siendo herramientas de represión del régimen. Y para eso necesitas tiempo.

Yo no veo en estos momentos una transición si realmente no nos enfocamos en que haya un nuevo sistema judicial. Para eso, además de todo lo que te dije, necesitas reforzar las instituciones. Y necesitas gente proba, honesta y buena. Gente que no haya estado, de alguna manera, siendo cómplice u omitiendo acciones que favorezcan a la tiranía.

Quienes en su momento fueron cómplices, o no solo cómplices sino responsables de diseñar el proyecto totalitario del chavismo, hoy, cuando disienten, se perfilan como aliados. Se han apartado y han demostrado una supuesta voluntad de colaborar —porque además tienen las municiones para aparentemente colaborar—. Entonces se perfilan como aliados. Usted ha sido tajante frente a ellos y frente a la posibilidad de que nos acompañen en este proceso. ¿Son o no son aliados en este momento?

Yo siempre he clasificado a esta clase que tiene hoy secuestrado el poder en Venezuela —y lo ha tenido secuestrado durante 20 años; porque, Orlando, no te olvides; esto no es de ahora. Es una historia. Y para hacerle poder entender a la gente el porqué de mi posición, hay que contar la historia. ¡Y yo la tengo muy fresca! Y la tengo muy fresca porque tengo veinte años recogiendo testimonios de torturas y represión. Y a mí no se me olvida.

Yo, al contrario, como los documento, he documentado a sus víctimas y sigo documentando, sé quien es cada uno de esos que hoy creen o dicen ser aliados de esta oposición.

La destrucción de las instituciones en Venezuela ha sido un proceso. Y un proceso largo justamente para llegar a lo que estamos viviendo el día de hoy. Porque si tú no hubieras permitido que un Ministerio Público, que una Defensoría, una Contraloría, fueran totalmente sometidos al control del poder, no estuviera pasando lo que hoy ocurre.

Si tú hubieras tenido un Ministerio Público firme y, de alguna manera, hubieras tenido un sistema judicial firme para impedir esto; si lo hubieras denunciado con anterioridad y te hubieras parado firme; no estuviera pasando lo que hoy ocurre.

Por lo tanto, esos aliados, Orlando, aliados que tuvieron tantos años destruyendo al país, tantos años colaborando con la destrucción del país y en el lado de la justicia, utilizando las instituciones como herramientas para la represión (y no te hablo solo de los manifestantes, líderes políticos, alcaldes o gobernadores; te hablo del sistema económico, contra los productores, periodistas, medios, universidades), le han brindado al régimen la mesa para que ellos tengan hoy el control total del país.

Entonces, un Ministerio Público que acusaba, una Contraloría que no hacía su trabajo sino lo contrario, una Defensoría totalmente inservible… Y por ahí nos podemos pasear por el resto de las instituciones. Una Fuerza Armada que permitió que el chavismo y la política entrara a los cuarteles. ¡Que no se nos olvide la historia de cómo entró la política a los cuarteles! Cómo se permitió que los militares fueran unos activistas políticos hoy en día. Y que además fueran corrompidos y localizados en puestos administrativos, Orlando. Es decir: «No me pongan para comandar, a mí que me pongan donde hay».

La maldad del chavismo, y lo creó Chávez, fue un monstruo para apoderarse de Venezuela. Y esa estructura, ese andamiaje, necesitaba una base jurídica. Y esa base jurídica le puso a Venezuela a sus pies.

Entonces, a mí que no me vengan ahora como corderitos a decir que ellos son ahora disidencia y que están en contra de lo que está haciendo Maduro. Porque estuvieron a favor y aplaudieron lo que hizo Chávez. Y Chávez fue el promotor y el precursor y el dueño de lo que hoy vive Venezuela.

¿Crees que nosotros podemos continuar este proceso sin el apoyo de ellos, antiguos chavistas y hoy presuntamente aliados?

¡Por supuesto que podemos continuar! Por supuesto que podemos tener una Venezuela libre de esta clase criminal y delincuente que creció con el chavismo.

Debe haber, Orlando, en el chavismo, personas que no son criminales. Por supuesto que debe haber personas buenas. Gente que hasta hoy piensa que no todo fue tan malo y que fue engañada. No me preguntes cómo, pero todavía existe esa gente.

Yo siempre he dicho que Venezuela debe surgir con nuevas expectativas. Y no podemos tener mandando o conviviendo con nosotros —o con el nuevo Gobierno— gente narcotraficante, corrupta y criminal. Y lamentablemente este régimen tiene las tres clases.

¿Y cuáles son las tres? Y después tú buscas a un lado y consigues quienes reúnen dos de tres. Entonces, ¿con quién convivimos? ¿Con el corrupto y narco o con el criminal? En este momento si tú escoges al corrupto o al narco, te tapas la nariz con el criminal, que cometió crímenes de lesa humanidad…

Mira, el día de mañana todos van a ser juzgados. Y yo lo que siempre digo, Orlando, es que tienen que someterse a la justicia. Por ahí escuché a, como yo le digo, Luisa «la inquisidora», decir que ella no ha cometido…

¿Que ha cometido errores pero no delitos?

«Errores pero no delitos». Vaya, Orlando…

¿Errores? ¡Errores que han costado vidas, libertad, daños físicos y psicológicos a cientos de miles de venezolanos! ¿Esos son errores y ya? Porque no olvidemos que a ella la acusan también de corrupta y de que además pasaba raqueta con el Ministerio Público.

¿Ella fue forzada a que el Ministerio Público avalara detenciones arbitrarias, acusaciones y montajes falsos de expedientes? Donde todo el mundo fue acusado como hoy. Porque además, esa estructura que armó Jorge Rodríguez ayer donde mostró las foticos, el organigrama y todo eso… Eso existe desde el año 2004. O yo no sé si tú te acuerdas cómo Rodríguez Torres hacía todos esos montajes, con las foticos y los organigramas. Y el Ministerio Público y la fiscal acompañándolo.

Y todo lo que pasó con los presos políticos… El caso de la juez Afiuni. Yo quiero que a mí Luisa Ortega me diga quién violó a la juez Afiuni. Porque ella lo sabe. O yo quiero que ella me hable sobre la persecución de los estudiantes. O que me hable de todas esas bazofias de expedientes que armó por magnicidio, la fiesta mexicana o tantos cuentos que hubo.

Simplemente yo pienso que nosotros tenemos que fundar una nueva Venezuela con gente proba, inteligente, limpia, que además sobra gente así. Porque, Orlando, sobra gente buena en Venezuela. Gente que pueda fundar nuevas instituciones y que pueda ser útil para que esas instituciones sean sólidas el día de mañana. Eso es lo que necesitamos. No necesitamos al chavismo que tiene manchada las manos de sangre, que ha sido corrupto y que además está metido en el narcotráfico y el lavado de dinero. Ellos no nos van a ayudar a salir del sistema.

Porque no es salir de Maduro. Yo no he luchado veinte años para salir de Maduro o de Chávez. Yo he luchado veinte años para salir del sistema criminal que trajo al chavismo. Porque ellos lo que trajeron fue un proyecto de poder, no socialismo. Un proyecto de poder, Orlando. Y se apoderaron de todo.

Y como ya destruyeron la empresa petrolera, están destruyendo las minas. Están destruyendo nuestro ecosistema. Y se roban todo lo que pueden para seguir manteniendo su estructura represiva. Ahí están metidos los Flores, los Maduro, los Tareck El Aissami… Ahí está metido el DGCIM… ¡Está todo el mundo robando y sacando lo que pueden de nuestras minas!

Entonces nos mantienen distraídos con estas bazofias que sacan en la televisión con nuevos intentos de no sé qué y todas estas acusaciones. Eso solo sirve para paralizar a la oposición política.

Porque tú estás llevando a Venezuela a un diálogo, pero llevas al país con el hacha en el cuello, ¿no? Tú quieres que se sienten a negociar contigo, pero con el hacha en el cuello. Con presos políticos, con torturados, con nuevas acusaciones, con nuevos inventos y expedientes forjados.

Tenemos cuatro años en esto. ¡Tenemos cuatro años dialogando de la misma manera!

Sí…

Cuatro años dialogando con rehenes, Orlando. Y eso no lo podemos permitir.

No funcionó en el 2016, en el 2017, en el 2018 y, ¿vamos a seguir en el 2019? Porque cada vez que te sientas tienes un nuevo rehén. Tienes cuatro o cinco diputados menos. Entonces está visto que ellos lo que quieren simplemente es continuar con esta dinámica. Mientras más tiempo pasan ellos en el poder, más tiempo les da para sacar oro, diamante y todo lo que sacan de las minas. Más tiempo les da para armar guerrillas adentro de Venezuela. Más tiempo les da para continuar viendo cómo nuestro país se convierte en una base de experimento de tanta limaña que está llegando de afuera, no solamente para distribuirse la piñata de nuestras riquezas, sino para convertirse en una amenaza para el resto de la región.

¡Exacto!

Mientras más tiempo les damos, mientras más oxígeno les damos, más estamos permitiendo que eso suceda.

Además de que los días se cuentan en vidas.

Correcto. Eso es cierto. Es decir: mientras tú y yo estamos hablando aquí no sabemos cuántos niños, cuántos ancianos, cuántos presos están muriendo por desnutrición y por enfermedades.

Entonces, ni siquiera sabemos cómo está la situación en el interior del país. No sabemos cómo está el Zulia, el Táchira… Cómo está, por ejemplo, Delta Amacuro. Cómo está el estado Monagas.

Yo sé que la capital es ahora la meta de los venezolanos. Ya ni siquiera es irse de viaje sino llegar a Caracas porque por lo menos hay luz. Hay gente desesperada que no tiene ni para cocinar. Gente que no sabe lo que es la luz desde hace meses. Gente que carga agua por kilómetros como si estuviéramos en la época de Gómez. Mientras ellos, como te decía, están apoderándose del territorio, permitiendo que guerrillas, rusos, cubanos, ELN, FARC, etcétera, se terminen de rearmar y organizar y mantener a Venezuela en zozobra.

Mira, hace años, Orlando, yo recuerdo que cuando tenía la organización Damas de blanco, que aún existe, nosotros caminábamos por los presos políticos. Y un día se me acercó un grupo en el Táchira, de familiares de secuestrados, y me pidió que los ayudara a visibilizar sus causas. Mientras yo terminaba con ellos, con los familiares de los secuestrados y de los presos políticos, me enteré que el municipio Alto Apure estaba tomado por la guerrilla y tenían toques de queda. No dejaban salir a la población después de las seis de la tarde. ¡La guerrilla colombiana! Habían puestos de la Guardia Nacional y tú pasabas y te decían: «Más adelante te vas a conseguir un puesto del Frente Bolivariano de Liberación. Baje el vidrio y pase con cuidado y calladita». ¡La propia Guardia Nacional te decía que unos kilómetros más adelante había un puesto de la guerrilla! Y te hablo del año 2010.

Hoy, Orlando, todo eso es tierra de ellos. Todo el sur del país. Hoy el estado Bolívar, y todo lo que tiene que ver con el territorio minero, está en manos totalmente de ellos. Tomado por el DGCIM, el FAES, el CICPC, la Guardia Nacional, los cubanos, los iraníes, los rusos y toda la familia presidencial. Porque están ahí y se adjudicaron minas. Delcy Rodríguez tiene una mina, Cilia Flores tiene nueve, Nicolasito tiene dos, y así vamos… Entonces, ¿cómo crees tú que vamos a ir a una nueva Venezuela conviviendo con esto? Si eso es una mafia. Una mafia criminal. Que lo que están es defendiendo sus dividendos. Porque tú los dejas y las rutas de la droga, y las mafias de las minas, continúan. Porque eso es lo que ellos quieren.

(Casa de América)

Considerando esta realidad, que es trágica y habla del grado de descomposición en el que se encuentra Venezuela, usted ha mencionado que los procesos de diálogo de alguna forma terminan —ya que se han ensayado por tantas veces y el resultado ha sido el mismo— colaborando con el régimen. Es decir, los diálogos terminan siendo gestos de colaboracionismo con el régimen. ¿Eso es hoy el proceso de Barbados?

Yo espero y aspiro que el proceso de Barbados se haya acabado. Yo creo que ya la tiranía ha dado suficientes muestras de que no le interesa el proceso de Barbados. Yo lo que creo ahora es que ellos lo que están —o deberían estar— haciendo es negociar la salida de Maduro. Y para eso están todos los ofrecimientos internacionales y, hasta ahora, por lo que he leído, como que no lo aceptan. O sea, no les gusta un exilio en República Dominicana o en tal isla… Etcétera.

Yo lo que creo es que ahora es el momento de acorralarlos, Orlando. Y de acorralarlos trancándoles cualquier tipo de transacción económica que ellos puedan hacer y además trancándole su campo de acción. Es decir, trancándole la salida a los hijos, a las esposas, a las familias, de que no puedan llegar a países donde ellos están buscando su exilio dorado. Y yo soy de las que piensa, Orlando, que el Grupo de Lima tiene mucho más que dar, por ejemplo. Ya es hora de que el Grupo de Lima sancione a toda esta cuerda de corruptos. Que agarren esa lista que tienen Canadá y Estados Unidos, y sancionen a las mismas personas. Y además lo amplíen a su familia.

Yo creo que Europa ve lejos a América, Orlando. Y te lo digo yo que estoy viviendo en Europa. Europa tiene demasiados problemas con los inmigrantes que llegan de África o Medio Oriente. Y todavía ven que América no es un problema mundial. Ven el éxodo venezolano, sí; pero aparte de España, donde el flujo es grande, no hay un país que reciba tantas venezolanos en Europa. Pienso que todavía lo ven lejos. Por eso yo digo que Venezuela es un problema regional. Es un problema de América. Y sí tienen que verlo de esa forma los países latinoamericanos. Porque tienen el problema del narcotráfico… ¡Todas las rutas, Orlando, las aéreas, marítimas para sacar la droga, son algunas de las cosas que el chavismo más quiere conservar! Son miles de millones de dólares lo que pagan los narcos por esas rutas.

Después está el problema del terrorismo —o es que vamos a seguir haciéndonos los sordos, mudos y ciegos con Hezbollah, las FARC, el ELN—. Que además se reagrupan protegidos por el régimen de Venezuela. Los arma, secuestran y captan jóvenes de Colombia, Venezuela. Estás armando una nueva guerrilla y yo creo que ellos van a expandirse. Son una plaga que se expande por el territorio sudamericano.

Tenemos que ver que Venezuela es la puerta del terrorismo internacional. Cuántos terroristas internacionales no han sido atrapados con pasaportes venezolanos. Lo sabe Canadá, lo sabe Europa. Que hemos emitido pasaportes a terroristas. Tenemos una invasión cubana. Cubanos que se están metiendo en todas partes. Unos supuestos médicos que terminan siendo infiltrados y espías —aunque haya gente buena adentro—. Y es la explotación del régimen cubano de esta gente que casi que son esclavos

Nosotros estamos perdiendo un gran porcentaje de la población. ¿Cuántos son diez millones de venezolanos afuera?

Yo he escrito que nosotros, lamentablemente, no deberíamos ver a Europa como un potencial aliado, porque Europa tiene sus intereses que lamentablemente contrastan con los nuestros. Cuando Estados Unidos amenazó con robustecer las sanciones a Cuba, los primeros en protestar fueron los europeos, por sus intereses que tienen comprometidos con los de la isla, etcétera. Yo coincido con usted en que nosotros deberíamos virar a este lado de la región y deberíamos estar en completa sintonía con nuestros aliados, los que realmente padecen nuestra crisis. Pero usted debe saber, Tamara, que eso no ha sido así, al menos en estos últimos meses. El tema de Barbados, y a mí me lo dijo en mi cara Luis Almagro, y uno indignado y sin saber qué expresión poner por la vergüenza, sorprendió a la región. Almagro se enteró por la prensa. Y lo mismo fue en Nariño y lo mismo en Planalto. Y yo creo que son aliados claves. ¿Ha sido un error apartarse de estos aliados?

Quizá ha sido un error abrir distintos flancos creyendo que abriendo un abanico grande puedes tener más posibilidad de logros. Yo creo que haber dejado al Grupo de Lima sin enterarse de las negociaciones en Barbados —o en Oslo, para empezar, porque comenzaron en Oslo— tiene que haber sido un error. No informarles fue un error y muy mal llevado, además. Esto seguro no fue bien tomado por los países que han sido nuestros aliados.

Yo creo que el Grupo de Lima iba bien impulsado, Estados Unidos también iba bien impulsado y un aliado como el secretario general de la OEA, y, bueno… Yo creo que los venezolanos, antes que cualquier país de los aliados, al no enterarse de los diálogos, se sintieron muy defraudados.

Las cosas que son ocultas no funcionan bien. Y no funcionan bien cuando estás sentado frente a un criminal que tiene atrás ochenta años de historia, que son los cubanos. Y que no das un paso sin ellos, ¿no? Tú tienes, además, unos noruegos que han llevado un proceso de paz en Cuba, con los guerrilleros de las FARC. Y hoy vemos que los criminales no dejan de serlo. Que buscan para el monte.

Entonces, ¿qué pedían los venezolanos? Pedían claridad. ¡Piden claridad! Los venezolanos han sufrido mucho, Orlando. Es un pueblo muy sufrido. Y antes de tener unas elecciones, con Maduro y sin condiciones; o sin Maduro y sin condiciones; prefieren irse del país. Y eso es lo que está sucediendo hoy en día.

Tú generaste una esperanza. Y yo sí creo, Orlando, que Guaidó hoy en día sigue siendo nuestra esperanza. Él tuvo mi apoyo y lo tiene hoy en día. Yo creo en él. Y yo creo en él como lo dije en mi carta de renuncia. Porque ha sabido captar la esperanza de los venezolanos por su juventud, su forma de transmitir esa esperanza que todos necesitábamos, esa novedad que él transmite. Y creo que en el momento en que han salido cosas sobre las que no habló claro, como por ejemplo el proceso de Oslo, lamentablemente hubo gente que se sintió defraudada.

Hoy en día a lo mejor está transmitiendo un poco más, o a lo mejor no está transmitiendo todo lo que necesitamos escuchar. Yo creo que Venezuela necesita claridad. Y creo que los venezolanos necesitan que les transmitan esperanza. Y eso no es solamente pasearse el país sino ser claro en tu estrategia.

Tú puedes decir, «vamos bien»; y tú puedes ver que lo apoyan —y me alegra mucho que la población aún lo apoye—. Pero necesitamos saber, y quizá a lo mejor lo conveniente no es decirlo todo, pero mientras más tiempo se demora y mientras menos sabemos, más pierde la gente la esperanza.

Porque, como tú decías, los días se cuentan en vidas. Las horas se cuentan en vidas. Hay muchos venezolanos en nuestro país que no está pensando en diciembre, que está pensando en mañana. En cómo hacer para llegar a un país seguro y que su hijo pueda empezar un nuevo año escolar en un país seguro. Haciendo lo que sea para que los niños tengan qué comer, por lo menos.

Si nosotros no vemos la urgencia de la gente, vamos a tener cinco millones de personas más afuera y vas a tener diez millones de venezolanos en el 2020 fuera del país. Y por lo menos seis o siete millones votan y no se han podido inscribir en el sistema electoral.

Tú vas a tener una Venezuela con menos electores, el régimen va a tener una Venezuela con menos oposición y, ¡qué sabroso!, manteniendo a los que quedan adentro con remesas.

Es tan maléfico, tan maléfica la planificación de estos criminales, al mejor estilo cubano… Cómo mantenerse en el poder al menor costo social es dejando a la gente que se vaya…

Claro. O que se muera.

Que los familiares afuera mantenga a los que están adentro… «Que si los niñitos, no sé qué, se están muriendo con cáncer», «¡mándeles el tratamiento!»; «Que si nos los queremos llevar para tratarlos afuera», «¡llévenselos!». Mientras tanto, siguen robando todo lo que pueden. Y siguen planificando todo lo que puedan y metiendo presos a los líderes de la oposición. O manteniéndolos a la raya.

Hubo un episodio antes de Barbados que, a partir de ese momento, mucha gente que conozco, muy relevante, me dijo: «Orlando, esto fue el límite que estuve dispuesto a tolerar». Se dio lo del 30 de abril y después nos enteramos qué había realmente detrás de ese alzamiento. Usted hablaba al principio de cuáles son las concesiones o los límites que están dispuestos a tolerar los venezolanos y cómo un proceso de transición junto a criminales realmente no va a ser sino una alteración cosmética. Que se va a mantener esta dinámica delincuencial. El 30 de abril se pactó, lo supimos gracias a innumerables medios de alto nivel, un acuerdo con grupos criminales representados en Padrino López y Maikel Moreno. ¿Qué piensa de esto que se había acordado?

Una barbarie.

Por supuesto que nunca hemos tenido el papel en la mano, ¿no? Lo que ha salido no ha ofrecido una prueba como el documento del acuerdo. Pero, sea o no sea eso es una barbaridad.

Tener a un ministro de la Defensa que ha permitido crímenes de lesa humanidad, que los ha inducido con su omisión, con su silencio y que además ha permitido que los cubanos estén instalados en las oficinas del Ministerio de la Defensa, mandando y dando órdenes… Tener a un ministro de la Defensa que se ha comportado como un cobarde, como un traidor a la patria, ¡porque ese sí es verdad que es un traidor a la patria! Tenerlo en una transición es una barbaridad.

Y tener a un delincuente como Maikel Moreno, que llegó a presidente del máximo tribunal del país por palanca, porque con su prontuario jamás debió ser ni siquiera magistrado. Tenerlo, y además pidiendo plata —¡porque en eso andaba!— y pretendiendo mantenerse en el cargo… Para mí eso es una sinvergüenzura..

De verdad que gracias a Dios eso no tuvo éxito.

Coincido. De acuerdo.

Y yo espero que vayamos a una transición sin esos criminales, Orlando. Porque no habremos logrado nada con ellos.

Dentro de la Fuerza Armada Nacional y fuera del país, hay militares que son buenos y que pueden conducir a la Fuerza Armada hacia una reinstitucionalización. Ahí hay gente buena. Y, como te decía, en el campo jurídico sobran personas que pueden llevar un tribunal.

Y usted ha dicho algo clave, Tamara. Que es que nosotros nos enfrentamos a un sistema. Y el sistema va mucho más allá que la figura de Maduro. Es todo un entramado de narcotráfico, corrupción, terrorismo, etcétera. Y ese entramado termina, por su tamaño y la cantidad de recursos que tiene, afectándonos. Comprometiéndonos. Es un entramado que, estoy convencido, ha logrado diseñar a todos lo jugadores de la partida. Todos los jugadores de la partida han sido de alguna manera tocados y diseñados por el entramado para que el proceso se ajuste a sus intereses. Y ahorita se ha dado una discusión en el país por el tema de la corrupción y mucha gente a mí me ha dicho: «Hay que ser muy purista, o muy idealista, para suponer que nosotros vamos a curar eso, a apartarnos de eso ahorita; la verdad el objetivo es el chavismo y ya. Y hay que ignorar los vicios, porque este no es el momento». Yo no quiero ser tan explícito con nombres y demás, pero yo no sé si usted coincide en que aquí el problema es el sistema y que si no apuntamos y neutralizamos todos los elementos y actores del sistema, nunca vamos a salir de esto. Porque al final son los factores que tenemos dentro, los que por sus intereses impiden que esto avance. No sé si me expliqué y si coincide. 

Déjame ver si te entendí: el sistema tiene muchas ramificaciones, del lado nuestro y del lado de ellos. Es decir, el dinero que Venezuela produjo en los años dorados del petróleo que manejó Chávez, dio para todo.

Así como hay corrupción de un lado, la ha habido del otro. No es mi tema, pero sí sé que ha habido eso. Cuando empiece una transición en el país, luego de unas elecciones libres, es que viene lo bueno. Porque si tú no atajas la corrupción, el encompichamiento, no fundas o refundas las instituciones con gente proba, con gente buena, tú vas a tener a estos criminales y delincuentes de regreso, yo te apuesto, en menos de dos años.

Porque los vas a tener del otro lado, con dinero, armados, envalentonados y de oposición. Y además de eso tienes de este lado gente con vínculos directo con ellos.

¿Vamos a seguir siendo un país que no piensa en la gente, en la educación, en la reforma real, en el rescate de los valores morales y principios democráticos? Yo creo que los venezolanos, para que regresen al país, tú vas a tener que ofrecerles realmente un país con valores. Porque tú vas y le preguntas hoy en día a un venezolano, que tiene un trabajo en otro país, si regresa, te dirá que solo lo hará cuando haya una Venezuela de valores, real, de principios. Y para tener una Venezuela de valores tú necesitas gente, dentro de Venezuela, que con valores refunde la democracia. Y eso se tiene que dar en la Fuerza Armada, en todas las instituciones, en el Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

Así que la convivencia con personas inmorales, con falta de valores, criminales, narcos y corruptos no va a permitir que Venezuela surja o salga adelante. Y, además de eso, creo que la gente en general para volver a creer en los partidos necesita ver que esos partidos son reformados. Porque, además de eso —de apartar el populismo, porque ese es otro cáncer que tenemos—, hay que ofrecerle a la gente lo que necesita un país para progresar. Sanear la economía, la educación y todo el sistema. Si tú no refundas a Venezuela de esa manera, tú vas a tener chavismo u oposiciónismo tomando un país rico sin que el progreso llegue.

Como te decía, si tú le preguntas a un venezolano, a cualquiera, «¿tú quieres regresar?», te contestarán: «¿A dónde? ¿A Venezuela? ¿Para qué, si eso es una rebatiña política, de un lado y del otro?».

Sí necesitas hacer bases para que los venezolanos crean de nuevo en que sí hay política que sirve, ¿no? No sé si te respondí la pregunta.

Si, creo que fuiste sumamente transparente y lo agradezco mucho. Lo agradezco porque creo que hay que empezar a hablar de esto. Yo creo que nosotros no llevamos veinte años de chavismo pese a que lo hemos hecho todo; sino que llevamos veinte años de chavismo porque ha habido mucha complicidad, el proceso se ha pervertido mucho y hay muchos intereses comprometidos. Y, ya para ir terminando, quería hablar de esto. De cómo el proceso se puede pervertir. Yo, como usted y creo que todos los venezolanos, aspiro genuinamente a que Juan Guaidó triunfe. A eso le apuesto. Más allá de él como individuo, yo creo que él representa una plataforma y una oportunidad, no solamente para los venezolanos sino para la región. Del triunfo de él depende la estabilidad de la región y la supervivencia de los venezolanos. Pero yo aspiro es a que él triunfe, él como oportunidad, no a que triunfen quienes lo rodean. Yo, y esto es una percepción completamente personal, coincido con lo que ha dicho Diego Arria, que es que esto es un Gobierno colegiado donde Juan Guaidó funciona como vocero de los partidos, del G4. ¿Usted coincide con eso?

Mira, yo quiero pensar que Guaidó piensa con su propia cabeza. Y también quiero pensar que de alguna manera él tiene su propia estrategia. Yo deseo que eso sea así. Por supuesto que dentro de su grupo político, y acuérdate que ellos forman parte del Frente Amplio, ¿no? Y el Frente Amplio reúne a personas que le deben a la justicia, por ejemplo. Y, de alguna manera, está rodeado de personas que están viendo cómo cuidan su parcela.

Claro, claro.

Su parcela política. Y eso siempre ha sido así. Eso no es de ahora, Orlando. Eso ha sido así durante muchos años de nuestra historia. La parcelita política. Lo que ocurre es que antes cuidaban la parcela pero hacían. Hoy en día los del régimen cuidan la parcela para robar y seguir en el poder. Dejaron que el país se cayera a pedazos.

Yo creo en Guaidó, como dices tú. Yo creo que los venezolanos le hemos apostado, todos, para que en manos de él y de los que lo ayudan a salir adelante, tengamos una esperanza y la capacidad de salir de esta tragedia.

Yo le diría al presidente Guaidó que se rodee de gente buena. Que se rodee de gente que no sea corrupta y no sea criminal. Hay veinticinco o veintiséis millones de venezolanos en Venezuela de dónde escoger. De dónde hacer un buen equipo. Y de ahí llevar a los venezolanos a lo que todos queremos, ¿no?

No te quiero decir con esto que todos lo que lo rodean son de alguna manera malos. Por supuesto que no. Hay otra cosa que tenemos que tener en cuenta, Orlando, que es que la pelea la están dando allá.

Claro.

La pelea es allá. Y nosotros podemos de alguna manera desde afuera apoyar. Empujar o aconsejar. Pero la pelea es en Venezuela. Realmente la supervivencia del día a día es en Venezuela. La tiranía oprime es allá. Entonces, que arme o busque la forma de avanzar sin rodearse de gente que esté comprometida para que los venezolanos podamos tener esperanza de que sí vamos a salir; pero sí vamos a salir del sistema.

Yo creo que ha sido muy injusto no apoyarse o no sumar a, por ejemplo, María Corina Machado. María Corina Machado se ha ganado su puesto en la política porque ha sido una mujer valiente y porque continúa allá. Y yo creo que no tomarla en cuenta o no sumarla es muy ingrato. Porque aunque ella no forme parte del Frente Amplio, ella forma parte de la historia. De la historia de Venezuela. Y ha sido siempre frontal y ha denunciado problemas como el que vive hoy Venezuela, que es la ocupación de grupos terroristas en nuestro territorio.

Se deberían hacer llamados a personas que acompañan a María Corina Machado. Hay magistrados que la acompañan, como Blanca Rosa Marmol. Y personas buenas, vale, ¿sabes? Y no simplemente apartarlos. Porque yo lo que veo es que si tú estás de acuerdo y le dices que sí a todo y te amoldas a esa MUD amplia y te metes en el mismo espiral, eres bienvenido; pero si tú eres opuesto, pero eres opositor y tienes tus propias ideas y les dices que ese camino no es el correcto sino este, «no te vayas por allá que es por aquí», «atiéndeme que yo también pienso, que yo también tengo personas que me asesoran y que quieren también salir de esto», no te toman en cuenta. Simplemente no estás escuchando. Nos volvemos lo que confrontamos. Porque del otro lado solo le prestan atención a quienes tienen el cassette metido en la cabeza. Tú necesitas oposición en tu equipo. Que te diga cuándo lo estás haciendo bien y cuándo lo estás haciendo mal. Tú no necesitas alguien que te diga qué hacer a la manera de ellos, sino escuchar quién te contradice. Juan Guaidó necesita rodearse de ese tipo de personas. Porque escuchar tus errores y rectificar es de sabios.

Yo le diría al presidente que sume, pero que no sume gente que resta, como gente que está involucrada en el chavismo criminal. Que sume gente que suma, que es proba e inteligente. Y que realmente tiene la capacidad de visualizar una nueva Venezuela. Eso es lo que yo le diría al presidente.

¿Es optimista?

Quiero serlo. Oye, Orlando, yo lucho para que Venezuela sea libre, vale. Y sobre todo para que mis hijos el día de mañana aunque sea la puedan visitar con tranquilidad. Y los venezolanos puedan regresar. Porque yo sé que hay muchos venezolanos que tienen a su país en el corazón.

Y Venezuela es un país hermoso. Y yo me he recorrido tantos países y tú dices: «¡Pero es que lo tenemos todo! Todo para que Venezuela sea un país de primer mundo, vale». ¿Por qué nunca hemos sido un país de primer mundo? Porque somos unos avariciosos. Esa es una cultura, de hecho, del latino. Porque si hay algo que ha unido a Latinoamérica ha sido Odebrecht. La corrupción ha unido a Latinoamérica.

Yo soy optimista porque hay gente buena en Venezuela. Porque el venezolano, en su mayoría, es bueno, es trabajador, inteligente y valiente. Que ha dado una gran y larga pelea y que no podemos, ahora más que nunca, ni doblegarnos ni quebrarnos ni cesar. Porque ahora más que nunca es que hay que seguir luchando para que ellos salgan.

Pero eso sí, Orlando, hay que salir del sistema. De un sistema de corrupción. Salir de un sistema de corrupción, de destrucción y ansias de poder. Porque donde han puesto la mano, han destruido.

Convivir con ellos no es la manera. No es la forma.

¿Cuál es para usted, Tamara, el mayor valor? 

¿El mayor? ¿De todos?

De todos.

La honestidad.

La honestidad, la sinceridad y la valentía. Esas son las tres cosas que necesita Venezuela.

La fase de investigación en la Corte Penal Internacional por Mariano de Alba – ProDaVinci – 28 de Agosto 2019

 

Nueva sede de la Corte Penal internacional en la Haya, en los Países Bajos. Fotografía de Martijn Beekman | ANP | AFP

000_Par8337584_fhd-150x150.jpg

El 8 de febrero de 2018, la Fiscalía de la Corte Penal Internacional inició un examen preliminar sobre los hechos ocurridos entre los meses de abril y julio de 2017 en Venezuela. El 27 de septiembre de 2018, Argentina, Canadá, Chile, Colombia, Paraguay y Perú solicitaron a la Fiscalía una investigación por la presunta comisión de crímenes de lesa humanidad en Venezuela a partir del 12 de febrero de 2014.

El 5 de diciembre de 2018, la Fiscalía de la Corte Penal Internacional anunció que la situación en Venezuela se encontraba en la fase 2 del examen preliminar. Las cuatro fases que conforman el examen preliminar ya las explicamos detalladamente aquí en Prodavinci. En la fase 2, la Fiscalía realiza una evaluación de la competencia de la Corte. En la fase 3, se concentra en valorar la admisibilidad y, finalmente, en la fase 4, evalúa el interés de la justicia. Todo lo anterior con la finalidad de determinar si existe una base razonable para continuar hacia la investigación.

Aunque para la fecha de publicación de este texto se desconoce públicamente el estatus del examen preliminar y cuándo la Fiscal podría anunciar su decisión sobre si la situación en Venezuela va a pasar hacia la etapa de investigación, resulta conveniente explicar qué puede suceder y esperarse de una eventual continuación del procedimiento.

Del examen preliminar a la investigación

No existe un plazo máximo de duración para que la Fiscalía concluya el examen preliminar. Sin embargo, la práctica de la Corte ha demostradoque cuando hay una remisión por parte de uno o varios Estados, ese tiempo de duración disminuye considerablemente. Ese podría ser el caso de Venezuela luego de la remisión realizada por seis países del continente americano en septiembre de 2018. Los Gobiernos de Alemania, Costa Rica y Francia han apoyado públicamente el examen preliminar, pero no se han sumado formalmente a la remisión, limitándose a un apoyo mediático. Mientras mayor sea el número de Estados que remitan formalmente la situación venezolana a la Corte, mayor presión tendrá la Fiscalía para avanzar con su misión.

En este momento, al menos uno de los seis países que realizaron la remisión podría tratar de solicitar información concreta a la Fiscalía sobre el estatus del examen preliminar. Para ello, existe un precedente del año 2006, cuando el Gobierno de la República Centroafricana, que previamente había remitido una situación de su propio país, solicitó información. En respuesta, la Sala de Cuestiones Preliminares solicitó a la Fiscalía que compartiera cómo iba la evaluación sobre el caso. En cualquier caso, al final de cada año, la Fiscalía emite un reporte informando el estado de todos los exámenes preliminares que adelanta, por lo que en diciembre de 2019 habrá una actualización del estatus del examen preliminar sobre la situación en Venezuela.

El Estatuto de Roma, el tratado internacional que contiene las normas que regulan el funcionamiento de la Corte Penal Internacional, prevé que la Fiscal, después de evaluar la información que dispone durante el examen preliminar, debe necesariamente iniciar una investigación salvo que no existan fundamentos razonables para proceder. En principio, esa posible decisión de no proceder con la investigación depende de la discreción de la fiscal. Cabe destacar que el período de la actual fiscal, Fatou Bensouda, finaliza en junio de 2021. La Corte ya ha iniciado las gestiones para buscar su reemplazo.

En el caso de Venezuela, dado que seis países remitieron la situación, si la fiscal considera que no hay que avanzar hacia la investigación, entonces la decisión puede ser revisada por la Sala de Cuestiones Preliminares. La Sala de Cuestiones Preliminares I, compuesta por los jueces Péter Kovács (Hungría), Marc Perrin de Brichambaut (Francia) y Reine Alapini-Gansou (Benín), es la responsable de decidir todo lo concerniente con la situación de Venezuela durante el examen preliminar y la investigación. Dicha Sala tendría que hacer, entonces, su evaluación y, según el lenguaje del artículo 53(3)(a) del Estatuto, podría pedirle a la fiscal “que reconsidere esa decisión”. El lenguaje de la disposición parece dejar a la discreción de la fiscal la determinación final de avanzar, incluso si la Sala de Cuestiones Preliminares no coincide con su criterio. El único caso donde la determinación de la Sala de Cuestiones Preliminares sería vinculante es si la decisión de la Fiscal de no avanzar hacia la investigación tiene como fundamento que la continuación de la investigación no está en el “interés de la justicia”.

Aspectos distintivos de la investigación

Conforme al Estatuto de Roma, si la Fiscalía decide avanzar con sus indagaciones, entonces debe ampliar “la investigación a todos los hechos y las pruebas que sean pertinentes para determinar si hay responsabilidad penal”. Recordemos que la Corte Penal Internacional tiene como misión juzgar a las personas que tengan la mayor responsabilidad por los crímenes cometidos. En un informe publicado en el año 2016, la Fiscalía reveló que, visto que la Corte tiene recursos limitados, su política es presentar un número restringido de acusaciones que sean representativas del alcance general de los crímenes cometidos, acusando a aquellas personas que tengan la mayor responsabilidad por los crímenes más serios.

Durante la investigación, la Fiscalía tiene la obligación de investigar “tanto las circunstancias incriminantes como las eximentes” y respetar “los intereses y las circunstancias personales de víctimas y testigos”. El Estatuto prevé que la persona que esté siendo investigada no debe ser obligada “a declarar contra sí mismo ni a declararse culpable”, teniendo derecho a “guardar silencio” y “ser asistida de un abogado defensor”. Si esas normas no son respetadas, entonces la Corte eventualmente podría excluir pruebas o testimonios obtenidos durante la investigación.

Para realizar diligencias concretas de investigación, la Fiscalía debe enviar una solicitud a las autoridades del Estado relevante a través de los mecanismos diplomáticos regulares. La regla general es que el Estado mantendrá el carácter confidencial de cualquier solicitud, excepto cuando la divulgación sea necesaria para tramitar la diligencia solicitada. En su artículo 93(4), el Estatuto permite al Estado requerido rechazar una solicitud de asistencia si “se refiere a la presentación de documentos o la divulgación de pruebas que afecten a su seguridad nacional”. Esa disposición podría ser objeto de abuso por parte de gobiernos que no deseen cooperar con la Corte.

Un punto central sobre la fase de investigación es que es llevada adelante por la Fiscalía de una instancia judicial internacional. Usualmente, las fiscalías de cada país tienen acceso irrestricto a las pruebas, a los testigos y pueden realizar inspecciones y practicar allanamientos sin grandes obstáculos. Para la Fiscalía de la Corte Penal Internacional es más complicado porque la investigación supone, esencialmente, adelantar labores en el territorio de un Estado soberano. En consecuencia, el éxito de las gestiones depende de la receptividad que tenga el Estado donde la Fiscalía quiere investigar. Esto significa que la investigación podría ser muy complicada cuando tiene que ser realizada en un país cuyo Gobierno se vea amenazado por esa investigación.

Los Estados Parte del Estatuto de Roma tienen la obligación general de cooperar “plenamente con la Corte en relación con la investigación y el enjuiciamiento de crímenes”. Teóricamente, si un Estado se niega a cooperar, la Fiscalía puede llevar a cabo la investigación sin el consentimiento y cooperación del respectivo Gobierno. Para ello tendría que obtener una autorización especial de la Sala de Cuestiones Preliminares, que sería emitida si ésta determina que el Estado es incapaz de ejecutar la solicitud de cooperación.

En la práctica, la situación es más complicada porque es difícil para los funcionarios internacionales de la Fiscalía realizar diligencias concretas de investigación si no cuentan con la aprobación del Gobierno en cuestión. Por tanto, el artículo 87(7) del Estatuto prevé que cuando un Estado se niega a cooperar con la Corte, la Fiscalía también puede acudir a la Sala de Cuestiones Preliminares para que ésta determine formalmente la falta de cooperación y remita ese fallo a la Asamblea de Estados Partes, cuya facultad está limitada a señalarlo públicamente para que la denegación de cooperación tenga un costo político. Cabe destacar que Venezuela no paga su cuota de contribución ante la Corte Penal Internacional desde septiembre de 2012. Adeuda más de 8 millones de dólares y, por ende, tiene suspendido el derecho a voto en la Asamblea de Estados Partes. El Reglamento de la Corte requiere que antes de realizar cualquier determinación, la Sala de Cuestiones Preliminares deberá oír a las autoridades del Estado involucrado.

La cooperación internacional en la recolección de la evidencia

Durante la investigación, la Fiscalía también puede requerir la cooperación de otros Estados u organizaciones internacionales. Esta alternativa podría ser relevante en el caso venezolano.

En el mes de julio de 2019, el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de Argentina realizó una convocatoria a los venezolanos para que brinden “sus testimonios e información que consideren útil sobre posibles violaciones a los derechos humanos en su país”. Luego de las primeras semanas, un equipo del Centro de Asistencia a las Víctimas de Delito (CENAVID) de ese Ministerio ya ha recopilado testimonios y prepara un informe que podría enviar a la Corte Penal Internacional. Según la directora general del CENAVID, recibieron “manifestaciones muy contundentes respecto a la violación de los derechos humanos, que es lo que nosotros justamente queríamos determinar: si estábamos ante delitos de lesa humanidad o no”.

Por otro lado, organismos internacionales como la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos también podrían jugar un rol relevante. El informe presentado a inicios del mes de julio por la Alta Comisionada Michelle Bachelet no hace referencia directa a la posible comisión de crímenes de lesa humanidad, como sí lo hizo un informe de su predecesor. Existe la posibilidad que el Consejo de Derechos Humanos refuerce el mandato de la Alta Comisionada para aumentar la vigilancia y la documentación sobre violaciones a derechos humanos en Venezuela. Si se determina que esas violaciones a los derechos humanos han sido cometidas de forma sistemática, en algunos casos podrían llegar a configurar crímenes de lesa humanidad. El 22 de agosto de 2019, 11 organizaciones de derechos humanos exhortaron al Consejo de Derechos Humanos de la ONU a establecer una comisión de investigación que examine las graves violaciones de derechos humanos en Venezuela. Como lo afirman esas organizaciones, “la información que recabe la comisión podría ser pertinente para las autoridades que evalúen iniciar procedimientos penales, incluida la Fiscal de la Corte Penal Internacional”.

La emisión de órdenes de detención u órdenes de comparecencia

Luego de iniciada la investigación, en cualquier momento, la Fiscalía puede solicitar a la Sala de Cuestiones Preliminares que dicte órdenes de detención u órdenes de comparecencia. Una orden de comparecencia es dictada cuando hay indicios de que será suficiente para que la persona imputada de haber cometido un crimen se presente voluntariamente ante la Corte. Una orden de detención es emitida cuando es necesario asegurar la aparición del imputado en el juicio, tanto para prevenir la obstrucción de la investigación o evitar que continúe cometiendo crímenes prohibidos por el Estatuto de Roma.

Desde el inicio de su funcionamiento en 2002, la Corte ha emitido treinta y siete (37) órdenes de arresto y nueve (9) órdenes de comparecencia. Trece (13) de las treinta y siete (37) órdenes de arresto siguen sin poder ejecutarse, lo que significa que los procesados continúan en libertad. Las órdenes de captura contra Joseph Kony y Vincent Otti, señalados de múltiples crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra, fueron emitidas en el año 2005. Ambos son líderes del Ejército de Resistencia del Señor, una organización extremista que opera en el norte de Uganda. Omar al-Bashir, hasta hace poco presidente de Sudán y la única persona señalada hasta ahora por la Corte por genocidio, cuenta con una orden de arresto desde el año 2009. Actualmente, luego de ser derrocado por las fuerzas armadas de Sudán en abril de 2019, se encuentra detenido en su país, acusado únicamente de incitar el asesinato de manifestantes.

Según el Estatuto de Roma, la ejecución de las órdenes de detención es responsabilidad de los Estados Parte. En otras palabras, la ejecución depende de la cooperación de los Estados con la Corte. Esto explica, por ejemplo, por qué al-Bashir, siendo presidente, nunca fue detenido y enviado a la Corte. Simplemente se limitó a permanecer en su país o viajar a países donde estaba seguro de que no lo detendrían.

Una vez que una persona imputada es detenida, debe ser notificada personalmente de la orden de detención y llevada ante una autoridad judicial del Estado que lo está custodiando. Esa autoridad judicial debe determinar que la orden efectivamente le aplica a esa persona, que el proceso de notificación se hizo correctamente y que los derechos del imputado han sido respetados. El imputado puede impugnar la orden de detención si considera que ya fue juzgado por los crímenes por los que está siendo acusado. Excepcionalmente, y bajo la supervisión de la Sala de Cuestiones Preliminares, esa autoridad judicial nacional podría otorgar la libertad condicional del imputado hasta tanto se concrete su traslado a la Corte. El Estatuto de Roma exige que el acusado esté presente para que pueda realizarse el juicio. Esto significa que no es posible realizar un juicio in absentia y el acusado sólo podría ser apartado, si estando presente, perturba continuamente el juicio. No obstante, siempre tendrá que preservarse la posibilidad de que observe el proceso y pueda comunicarse continuamente con su abogado defensor.

Por otro lado, el Estatuto realiza una distinción entre los términos “entrega” y “extradición”. Según el artículo 102, la entrega es el traslado de una persona por un Estado a la Corte “de conformidad con lo dispuesto en el presente Estatuto”, mientras que la extradición es el traslado de una persona por un Estado a otro Estado “de conformidad con lo dispuesto en un tratado o en el derecho interno”. Esta fue la fórmula escogida para tratar de prevenir inconvenientes en los países, como Venezuela, que tienen una norma constitucional que prohíbe la extradición de sus nacionales. En consecuencia, un rechazo de los tribunales venezolanos, por ejemplo, de trasladar a la Corte a un venezolano, sería incompatible con las obligaciones del Estado venezolano conforme al Estatuto. Sin embargo, no es posible descartar la posibilidad de que un juez nacional eventualmente considere la distinción entre “entrega” y “extradición” como una minuciosidad y niegue el traslado.

Otra posibilidad que podría darse es que existan solicitudes concurrentes sobre el mismo individuo, una de la Corte Penal Internacional y otra de un Estado solicitando la extradición. Por ejemplo, que una persona sea requerida al mismo tiempo por la Corte Penal Internacional y por autoridades de Estados Unidos. En ese caso, el Estatuto dispone que, si el Estado requirente de la extradición es también un Estado Parte de la Corte Penal Internacional, debe dársele prioridad a la solicitud de la Corte. Pero si el Estado requirente no es parte de la Corte, el Estado requerido podrá decidir a cuál solicitud darle prioridad, salvo que esté obligado por una norma internacional a conceder la extradición. Para ello, deberá tener en cuenta las fechas de las respectivas solicitudes, los intereses del Estado requirente y la posibilidad de que la Corte y el Estado requirente lleguen a un acuerdo posteriormente.

La audiencia de confirmación de los cargos y la preparación para el juicio

Una vez que la persona imputada es trasladada a la Corte, la Sala de Cuestiones Preliminares deberá determinar si permanece detenida o si se le otorga libertad condicional para enfrentar el juicio. Si el imputado permanece detenido, durante el proceso queda retenido en el centro de detención Scheveningen, una sección de la prisión de Haaglanden, cercana a la sede de la Corte en La Haya.

Asimismo, dentro de un plazo razonable posterior al traslado del imputado, debe celebrarse una audiencia para confirmar los cargos sobre los que la Fiscalía tiene la intención de solicitar el enjuiciamiento. Esa audiencia se celebra en presencia del fiscal, el imputado y su abogado defensor. Una vez que la Sala de Cuestiones Preliminares confirme los cargos, la presidencia de la Corte debe constituir una Sala de Primera Instancia que será la encargada de la siguiente fase: el juicio.

Venezuela en la Corte Penal Internacional el inicio de la investigación por Víctor Rodríguez Cedeño – El Nacional – 30 de Julio 2019

Víctor Rodríguez Cedeño

La situación de Venezuela sigue siendo objeto de un Examen Preliminar por la Fiscalía de la Corte Penal Internacional, un paso previo que permitirá determinar si hay “fundamento razonable” para iniciar una investigación de conformidad con los criterios establecidos en el artículo 53 del Estatuto de Roma. De acuerdo con información suministrada, por la misma Fiscalía, el Examen Preliminar sobre la situación en Venezuela “analizará crímenes presuntamente cometidos (…) al menos desde abril de 2017, en el marco de manifestaciones y la inestabilidad política conexa. En particular se ha alegado que fuerzas de seguridad del Estado con frecuencia utilizaron fuerza excesiva para dispersar y reprimir manifestaciones y que han detenido y encarcelado a miles de miembros de la oposición (…), algunos de los cuales habría sido presuntamente sometidos a graves abusos y maltratos durante su detención…”

Intentar evaluar el papel de la Fiscalía de la Corte, si ella ha actuado o dejado de actuar, si ha habido negligencia o parcialidad o falta de independencia, exige la mayor prudencia, pero sobre todo conocer y comprender el Estatuto y los distintos textos e instrumentos reguladores de su funcionamiento. Sin duda y eso es importante tener claro, el Estatuto es un instrumento complejo, un tratado internacional producto de negociaciones políticas que por ello resulta a veces impreciso puesto que en su funcionamiento confluyen tanto el sistema civilista como el sistema consuetudinario, así como diversas ramas del derecho internacional público, entre estas, el derecho de los tratados, de los derechos humanos, del derecho internacional humanitario y del derecho internacional penal.

Las funciones del fiscal fueron objeto de arduas discusiones, llegando al final a la redacción del artículo 13 del Estatuto que le permite iniciar un procedimiento de oficio con base a la información recabada lo que le da una autonomía importante al fiscal que ejerce la acción penal y además lleva a cabo la instrucción. Pero la facultad de la Fiscalía tiene límites y está sometida a control. La Sala de Cuestiones Preliminares le deberá autorizar el inicio de la investigación (en los casos en que la investigación haya comenzado por motus proprio del fiscal) e incluso, distintamente, revisar la decisión que pudiese haber adoptado de “no iniciarla” cuando la situación ha sido remitida por un Estado parte del Estatuto.

Al examinar las funciones de la Corte y de la Fiscalía, en particular, debemos tener en cuenta que la Corte funciona con base en el principio de la complementariedad, muy discutido también durante las negociaciones antes de Roma y durante la misma Conferencia. De acuerdo con el Estatuto, los Estados tienen el deber primordial de investigar los hechos, procesar a los responsables y castigarlos. Hay una obligación de combatir y erradicar la impunidad, y aún más por estos crímenes considerados atroces que además resultan imprescriptibles. Ahora bien, y acá funciona el principio de la complementariedad, si los tribunales nacionales no ejercen su jurisdicción, si no investigan, procesan y castigan a los autores de tales crímenes, porque no están en capacidad de hacerlo, pues no hay una estructura judicial o legislación adecuada para ello o porque no tienen la intención, la Corte puede actuar de manera subsidiaria para lo que también hay ciertas condiciones de admisibilidad, entre estas se tienen:

Se deben tratar de crímenes (internacionales) objeto de su competencia (crímenes de guerra, de lesa humanidad, genocidio o agresión) cometidos en el territorio o por nacionales de un Estado parte, después de la entrada en vigor del Estatuto (julio de 2002); así como, de la entrada en vigor en relación con ese Estado, salvo -y eso es importante subrayar- se trate de una situación remitida por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, ante lo cual la Corte podría ejercer su jurisdicción, situación que será manejada siempre de conformidad con las reglas de funcionamiento entre ambos órganos internacionales. Un ejemplo de esto son los casos de Sudán y Libia con sus respectivos procesados por determinados crímenes.

Estos crímenes deben ser además realizados en forma sistemática o generalizada y en forma grave, estas son las condiciones de admisibilidad establecidas en el Estatuto. De lo contrario, estaríamos ante la comisión de delitos relacionados con los abusos y violaciones de los derechos humanos que nos ubicaría en un espacio normativo distinto, con órganos de control igualmente diferentes y una responsabilidad también distinta, siendo en el primer caso, ante la CPI, la ‘responsabilidad internacional penal individual’ y la segunda la “responsabilidad del Estado”, principalmente, aunque se pueda establecer la responsabilidad penal o administrativa u otra distintas de acuerdo con las normas internas del Estado de que se trate.

El artículo 53 del Estatuto de la Corte enuncia también, las fases del Examen Preliminar, en la última etapa de este se examina, como una causal de admisibilidad, si el inicio de  una investigación podría afectar el ‘interés de la justicia’. De nuevo, una frase imprecisa, no definida pero que comienza a tener un sentido más concreto de acuerdo con la práctica de la misma Corte. La Fiscalía puede no iniciar el procedimiento si considera que ello afectaría posibles negociación, algunas conversaciones sobre la crisis planteada en Venezuela, en pocas palabras, que agravaría la situación planteada. Desde luego, en Venezuela y ello debe saberlo la Fiscalía, no hay ningún proceso en curso por lo que no habría razones para alegar que esta causal podría impedir el inicio de la investigación. Una situación así, es la retratada en la situación de Colombia, en donde la Corte ha estado observando el desarrollo de ‘los acuerdos de paz’. Por ahora, Venezuela se mantiene bajo la observación de la Corte y en la etapa 2 “competencia de la CPI” del Examen Preliminar, quedando aún pendiente la conclusión de esta etapa y de otras dos más (complementariedad/gravedad e interés de la justicia).

Para algunos, la Fiscal no ha ejercido debidamente sus funciones e incluso han solicitado ante la misma Corte que se le investigue y se le separe del cargo en relación con la situación en Venezuela, pues de acuerdo a estos, la Fiscal no habría sido imparcial ni ha mostrado la independencia requerida para ejercer el cargo en la evaluación de la situación de Venezuela, lo que como dije no ha sido aun resuelto para iniciar formalmente una investigación. Hay normas y procedimientos establecidos que son de obligatorio cumplimiento en cada una de las etapas de la Corte y que las partes interesadas deben fortalecer a través de la remisión de información consistente. No hay tiempo determinado, es cierto, para que la Fiscalía se pronuncie sobre esta cuestión, lo que no significa que pueda diferir una decisión por años, sin justificación alguna. En nuestro caso ha pasado un año y a pesar de las evidencias la Fiscalía no ha terminado su Informe Preliminar ni, en consecuencia, por supuesto, ha decidido iniciar la investigación, lo que ha generado opiniones diversas que se han traducido, incluso, en una solicitud formal ante la Presidencia de la Corte de que se separe a la Fiscal del tratamiento del tema sobre la situación en Venezuela.

En relación con ello debemos decir que, si se considera que hay ‘dudas razonables’ en cuanto a la imparcialidad del Fiscal, se le puede recusar, de conformidad con el articulo 42-7 del Estatuto, lo que sería dirimido por la Sala de Cuestiones Preliminares, cuestión que es precisada en las Reglas de Procedimiento y Prueba (33 y 34). La Asamblea de Estados Partes puede también decidir que el Fiscal podría no estar cumpliendo debidamente sus funciones y por lo tanto ser sancionados disciplinariamente, incluso llegar a suspenderlo, según el artículo 112 del Estatuto.

Lo cierto es que el Examen Preliminar no ha concluido y que en consecuencia la investigación no se inicia. Debe considerarse que la Corte tienen que cumplir no solo con una función de represión penal, sino de prevención para darle confianza a la comunidad internacional e impedir que crímenes de esta naturaleza, considerados aberrantes y atroces, sean cometidos de nuevo en alguna parte del mundo.

Es importante, en esta etapa del procedimiento, insistir ante la Fiscalía que los actos que se han señalado son violaciones graves y generalizadas que se traducen en crímenes internacionales de su competencia y que han sido cometidos en forma sistemática, ordenadas desde las más altas esferas del poder y ejecutadas en cumplimiento de las mismas, lo cual supone un esfuerzo conjunto e inteligente que evite confusión y disminuya las posibilidades de que la Fiscalía adopte la decisión que esperamos, en el más corto plazo posible.

A %d blogueros les gusta esto: