elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Leopoldo López

Leopoldo López resiste como «huésped» en la Venezuela de Maduro por Gabriela Ponte – ABC – 31 de Octubre 2019

Leopoldo López y su esposa saludan desde la residencia del embajador español
Leopoldo López y su esposa saludan desde la residencia del embajador español – EFE

El Gobierno Español acogió al opositor el 1 de mayo pasado tras su liberación por el jefe de los servicios de inteligencia y el fracaso del pronunciamiento

Han pasado seis meses desde que Leopoldo López, el preso político más importante de Venezuela, entró por su propio pie en la residencia del embajador de España en la convulsionada Caracas. Su nuevo «encierro» no tiene punto de comparación con los tres años y seis meses, que estuvo encarcelado y aislado en Ramo Verde, la cárcel preferida de Nicolás Maduro, donde recluyen a personas incómodas para su régimen. Allí, en celdas de dos por tres metros, callan a quienes luchan por la democracia con torturas y tratos crueles. No solo López ha pasado por esos barrotes, también políticos importantes como el exministro de Defensa de Hugo Chávez, Raúl Isaías Baduel; el exalcalde de Táchira, Daniel Cevallos, y Antonio Ledezma, exalcalde de Caracas, han sido testigos de las vejaciones.

«Acaban de trasladar a Leopoldo a la casa», escribió en Twitter Lilian Tintori, esposa del dirigente político, en agosto de 2017, cuando finalmente su marido se benefició del arresto domiciliario, una medida que llegó gracias a un proceso de mediación liderado por el expresidente de Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero.

La condena de trece años, nueve meses, siete días y doce horas iba a acabar muy pronto. En abril de este año, el Servicio de Inteligencia de Maduro saldó una deuda que tenía desde el primer día con López y lo dejó en libertad. La madrugada del día 30 agentes del Sebin fueron hasta su casa, ubicada en Los Palos Grandes, al este de Caracas y le quitaron la tobillera electrónica que lo rastrea por orden del jefe de la inteligencia, Chistopher Figuera. Este, en complicidad con López y Juan Guaidó, preparaba un levantamiento cívico militar contra Maduro en las horas siguientes. Pero una vez más, el sueño del dirigente de Voluntad Popular de propiciar «la salida» pacífica del régimen quedó truncada por la falta de apoyos dentro de las filas del Gobierno.

El polémico caso de Leopoldo López ha marcado un hito en la historia de Venezuela, así como también para la diplomacia española. No existen precedentes dentro de la historia española, ni mucho menos en la europea, de una figura de asilo diplomático de esta naturaleza. Desde su llegada a la residencia del embajador Jesús Silva Fernández, el pasado 1 de mayo, el líder opositor ha roto todos los esquemas dentro de la vertiginosa crisis política del país sudamericano. López recibió protección del Gobierno español cuando su nombre era el más buscado por las autoridades venezolanas tras su liberación. Ante las dudas de si había solicitado asilo político, el ministro Josep Borrell despejó el panorama diciendo que «de acuerdo con la legislación, el asilo político solo se puede pedir cuando se llega a territorio español. Esa norma vale también para Leopoldo López».

Perfil bajo

Según una fuente diplomática española, «no hay una fecha para que López abandone la residencia». Pero aún así, la embajada de España en Venezuela ha trabajado por preservar su actuación en el país y la interlocución con ambos sectores políticos, enfrentados durante años. A día de hoy, la representación diplomática afirma que no ha recibido restricciones ni condiciones del chavismo ni de la oposición, salvo algunas propias de un huésped -como es su caso-, que le impiden directamente las reuniones y actividades políticas.

La misión diplomática en Caracas ha tratado, así, de manejar con discreción los asuntos internos del país petrolero, con un perfil poco mediático que ha pedido también a Leopoldo López «para evitar incomodidades». Sin embargo, el opositor tiene permitido comunicarse con su familia, y con cualquier persona.

López puede trabajar desde allí, recibir a su familia y compañeros políticos, según declaró a la agencia Efe en mayo su abogado español, quien explicó además que el venezolano «tiene libertad para comunicarse con el exterior, o para enviar mensajes, cosa que no podía hacer cuando estaba en arresto domiciliario».

Vigilancia policial

Días más tarde, en declaraciones exclusivas a la misma agencia, López confirmaba que durante su arresto domiciliario se reunió varias veces con miembros del chavismo, alegando que Maduro está rodeado por personas en su «entorno más íntimo» que quieren que «salga del poder». Pronto, los nombres de Figuera, junto con los del ministro de Defensa y el presidente del Tribunal Supremo saldrían a la luz como los más interesados en un Gobierno de transición.

Fuera de la residencia, y desde la llegada de López, los alrededores han estado bajo una incesante custodia policial, que controla los accesos externos del lugar. Esa vigilancia se ha hecho bajo parámetros «civilizados y ordenados, y no ha habido malos tratos por parte de los agentes» del Sebin hacia las personas que trabajan o entran a la vivienda, comenta a ABC el embajador Silva Fernández. El Gobierno de España decidió a principios de año reforzar la seguridad de su embajada en Caracas con los Agentes del Grupo Especial de Operaciones (GEO), la unidad de élite de la Policía Nacional.

 

Yo, el colaborador por Eduardo Semtei – El Nacional – 23 de Septiembre 2019

De verdad que desconocía completamente que nosotros…la pequeña minoría opositora…fuera tantas cosas feas. Somos colaboradores, traidores, ladrones, cómplices, una lastra, unos sátrapas, culpables, delincuentes, bandidos, mercenarios, unos vendidos,  llenos de oscuros intereses, sectarios.. Ay Dios. Y de acuerdo con mi historia, yo debo ser de los más peorcitos.   Y Humberto Berroterán también.

Dicen los sacerdotes y confesionarios del G4 que cometimos el gran pecado de reunirnos con el gobierno. Y firmar unos acuerdos que por cierto rinden frutos. Allí está el agradecimiento de Edgar Zambrano. Un agradecimiento gentil, sencillo y responsable. Y con seguridad de otros 58, según leo al momento de redactar este grito.

Por su parte, el  G4 se ha reunido con el gobierno en La Rinconada, el Vaticano, donde el nuncio, en Santo Domingo, en Oslo, en Barbados, en Miraflores, en el hotel Meliá (recuerden a Marrero y a Guaidó con capucha), en el viejo hotel Hilton y de allí no ha salido un cipote.  Además, Ramos Allup dijo que ellos se reunieron con el gobierno porque los europeos y los estadounidenses los mandaron. Fue una orden. Vayan. Hablen. Reúnanse. Van como 40 reuniones. Nosotros llevamos 4. Y a nosotros nadie nos mandó. Nadien nos narició. Tienen en eso casi 5 años y nada. Y se reúnen cuantas veces le da la gana y esas si son reuniones buenas, chéveres, diáfanas, puras, cristalinas, necesarias, honestas, opositoras, serias, históricas. Y repito, de allí no ha salido un ceviche.

En 2015 se acordó que en los cinco años de la Asamblea se rotarían la presidencia  AD, UNT, PJ, VP y las «minorías minoritarias», como se nos conoce ahora, las minorías insignificantes, las minorías pírricas. A esas pobres minorías le correspondìa presidir la Asamblea este año 2020, pero…Ay, Dios, nuevamente, eso sí que no se puede, aunque les corresponda, aquellos los del G4 lloran al decir… lo sentimos mucho, se jodieron. Nosotros 4 sí podemos, somos los elegidos, somos amigos, somos solidarios, somos un grupo, somos una patota… pero ustedes, los enanos, los minúsculos, ustedes no son nadie y no les toca pero ni un portero ni un chofer.

Leopoldo López hizo una mamarrachada, un golpe de Estado bufo, payasos armados de cambures y plátanos según se vio en cadena nacional, intentona que estaba penetrada hasta los tuétanos por los cubanos, los rusos, los chinos, Padrino, ahijado  y qué sé yo cuántos más. Una opereta histórica que le costó la cárcel a Edgar Zambrano. Leopoldo lo hundió y nosotros lo sacamos y al final… la minoría minoritaria tiene la culpa. Y por cierto, ese malogrado y penoso día, ese 30 de abril el único que salió libre fue Leopoldo, todo el resto siguió en cana, entre ellos el mismísimo Requesens.

Ahora, algunos criticones, infectados con el  virus de la idiotez, alegan que el gobierno de Noruega no sabía nada de las reuniones de Maduro con la oposición minoritaria, con los pequeños seres. ¿Cómo se le ocurre al gobierno de Maduro reunirse con quien le salga del forro sin comunicarle previamente a Noruega, a España, a Francia, a  Estados Unidos, a Japón? ¿Es qué acaso Maduro cree de verdad que se gobierna?

Así que, Maduro, la minoría chiquitica, te agradece informes a Noruega y sus reyes con quién te reúnes, qué desayunas, cuántas veces tienes visita conyugal con Cilia y a qué hora defecas. Hasta un conocido violador de menores, acusado dos o tres veces y prófugo de la ley, vecino del estado Lara, militante de AD, de apellido Mendoza, en lugar de entregarse a la justicia para pagar sus estupros y salvajismos, tuvo el tupé de criticar groseramente a la minoría minoritaria y pequeñuela. Otros sabios dijeron que por fin las corrientes políticas se habían separado, las aguas tenían tres cursos: los buenos y benditos, es decir, el G4; los malos conocidos, es decir, Maduro y sus compinches; y los otros, los peores, los culpables de todo… Nosotros, la minoría minúscula.

¡Qué tiempos estos,  qué tiempos! Ya pasarán…Ya pasarán…

¿Dígame usted si fuéramos la mayoría mayoritaria?

Guaido Ally, Under Spanish Protection, Forming Shadow Venezuelan Cabinet by Martin Arostegui – VOA news – 7 de Septiembre 2019

Venezuelan opposition leader Leopoldo Lopez speaks during a news conference outside the Spanish ambassador’s residence, in Caracas, Venezuela, May 2, 2019.

MADRID – Venezuela opposition leader Leopoldo Lopez is forming a shadow government from his refuge at the Spanish Embassy in Caracas, despite an agreement that prohibited him from engaging in political activity when the embassy granted him asylum five months ago.

Lopez sought the protection of Spain’s diplomatic mission after he led a failed coup against embattled President Nicolas Maduro in April. He was backed in the effort by parliamentary president Juan Guaido, who is recognized as the transitional head of state by the United States and 50 other countries.

Guaido says that he has named Lopez to form a “center of government,” or shadow cabinet, to prepare for an eventual takeover by the opposition, as U.S. sanctions bite into Maduro’s remaining lifelines.

Spain says the conditions under which they took in Lopez have not changed. But Maduro’s growing isolation and Venezuela’s deteriorating economy may be forcing the hand of EU governments, which have been trying to broker a deal between Maduro and his opponents on terms for new elections.

Opposition leader and self-proclaimed interim president of Venezuela, Juan Guaido, addresses lawmakers during a session at the administrative headquarters of the National Assembly, in front of an image of Venezuelan independence hero Simon Bolivar, in Caracas, Venezuela, Sept. 3, 2019.

 Venezuelan opposition leader and parliamentary president Juan Guaido addresses lawmakers of the National Assembly, in front of an image of Venezuelan independence hero Simon Bolivar, in Caracas, Venezuela, Sept. 3, 2019.

“The conditions on which protection was granted have not varied nor are they affected by the decision of president Juan Guaido to name Lopez General Coordinator for the creation of a center of government,” Spain’s foreign ministry told VOA in a written statement.

In what opposition spokesmen say could be a fatal blow for the Maduro administration, China’s national oil company announced this week that it is suspending oil production in Venezuela due to growing logistical complications and tightened U.S. sanctions. China and Russia have been Maduro’s largest customers.

The Spanish Embassy does not allow Lopez to give interviews. Nor is he permitted to hold political meetings. But he is in daily contact with his father, Leopoldo Lopez Gil, a Spanish national and member of the European Parliament. Speaking to VOA by phone from Brussels, Lopez Gil said his son is busy online with other members of the “shadow cabinet” appointed by Guaido.

“He receives reports and interfaces electronically with economists, jurists, engineers and other experts formulating plans to deal with the desperately urgent problems that a new government would face,” Lopez Gil said.

“We want to be positioned to take the bull by the horns without falling in the mud as happened in Panama,” he said, referring to the days of heavy fighting that followed the 1989 U.S. invasion of Panama to topple Gen. Antonio Noriega.

Venezuela's President Nicolas Maduro leads a rally condemning U.S. economic sanctions imposed on Venezuela, in Caracas, Aug. 10, 2019.
Venezuela’s President Nicolas Maduro leads a rally condemning U.S. economic sanctions imposed on Venezuela, in Caracas, Aug. 10, 2019.

Exiled Venezuelan retired admiral Ivan Carratu, who maintains a network of contacts inside Venezuela’s military, says that Lopez’s project is unlikely to attract support from Venezuela’s armed forces, who hold the key to any peaceful transition of power.

“The main purpose of the shadow government is to project the figure of Lopez as future president in whatever scenario unfolds,” Carruto said.

Even if Maduro is ousted, Lopez Gil said, outside military assistance may be needed to counter armed resistance that is likely to develop from radical pro-Maduro “colectivos” headed by Cuban advisers and linked with Colombian leftist guerrilla groups controlling vast chunks of Venezuelan territory.

Lopez Gil said a “reactivation” of guerrilla activity announced last week by FARC leader Ivan Marquez — who is based in Venezuela — is “highly worrying.”

Colombian security analyst Jose Marulanda Marin believes the effort to form a parallel government is likely to have “little effect,” but he worries about attempts to assassinate key participants who are now living in exile in Colombia. Those include former parliamentary speaker Julio Borges, who was named last week as foreign minister in the shadow cabinet.

U.S. coordination with the shadow government is being handled through a Venezuelan Affairs Unit (VAU) at the American Embassy in Colombia. The unit is directed by U.S. diplomats who were expelled from Venezuela after being accused of supporting coup plots last year.

“The VAU will continue to work for the restoration of democracy …the security and well-being of the Venezuelan people …interacting with the government of interim president Juan Guaido,” Secretary of State Mike Pompeo has said.

Leopoldo López estará al frente del Centro de Gobierno de Guaidó – El Nacional – 28 de Agosto 2019

El presidente interino de la República nombró a los comisionados que integrarán su gabinete para atender la emergencia humanitaria y ejercer presión contra el régimen de Maduro

Leopoldo López - Centro de Gobierno
| Foto: EFE

Leopoldo López, líder de Voluntad Popular, asumirá la Coordinación General del Centro de Gobierno de Juan Guaidó, presidente encargado de la República, cuando cese la usurpación.

La información la ofreció el mismo mandatario interino por Twitter.

El también presidente de la Asamblea Nacional nombró a los comisionados que integrarán su gabinete para atender la emergencia humanitaria y ejercer presión contra el régimen de Nicolás Maduro.

López se encargará desde el  Centro de Gobierno de cohesionar a todas las comisiones presidenciales.

En declaraciones ofrecidas a la prensa, Guaidó designó a Julio Borges, actual embajador de Venezuela ante el Grupo de Lima, como comisionado presidencial para las Relaciones Exteriores.

También nombró a Alejandro Plaz para ejercer como comisionado presidencial para el Desarrollo Económico; a Humberto Prado, comisionado presidencial para los Derechos Humanos y Atención a las Víctimas, y a Javier Troconis, comisionado presidencial para la Gestión y Recuperación de Activos.

Guaidó dijo que los nombramientos también forman parte de la preparación del gobierno de transición que asumirá cuando en Venezuela se realicen las elecciones libres. «Que no nos agarren desprevenidos, estamos preparados y podemos hacerlo», dijo.

Centro de Comunicación Nacional

@Presidencia_VE

VIDEO | Presidente (E) de Venezuela, @jguaido designa a @leopoldolopez para la creación del Centro de Gobierno para la articulación los sectores

Video insertado

Leopoldo López reaparece y pide a su partido que siga luchando por Venezuela por Ymarú Rojas – ABC – 25 de Agosto 2019

En un audio, el opositor le exhorta a seguir trabajando para lograr la libertad en el país

El líder y fundador del partido Voluntad Popular, Leopoldo López, envió un mensaje a su agrupación política con el fin de elogiar el trabajo que han venido haciendo los dirigentes opositores por la reconstrucción de la democracia de Venezuela. En un audio filtrado por WhatsApp, López les agradeció el compromiso de estos últimos meses.

El dirigente político, que se encuentra en condición de huésped en la residencia del embajador de España desde que Juan Guaidó lo indultó en abril, explicó a toda su dirigencia que desde el 24 de agosto habrán «ejercicios internos y de fortalecimiento» para el partido con el fin de determinar y demostrar la capacidad de equipo y movilización para lograr el cese de la usurpación y la libertad del país.

«Tenemos una inmensa responsabilidad de acompañar a nuestro hermano Juan Guaidó, presidente encargado de la República, pero sobre todo, de hacer honor a nuestro compromiso con los venezolanos que han sufrido (…) Y para que el cambio se materialice, necesitamos tener una organización fuerte (…) necesitamos trabajar en función de un mismo objetivo: la libertad», expresó en la nota de voz.

El partido de López es uno de los más grandes del país, y cuenta con el apoyo de la sociedad, y dentro de él militan un número importante de perseguidos políticos y presos del régimen de Nicolás Maduro. Hoy en día es uno de los partidos rivales del oficialista PSUV.

Después de ser acogido en la residencia del embajador de España, en Caracas, a López le fue negado, por el Gobierno español, pronunciarse ante los medios de comunicación. Su última aparición en público fue en mayo para reiterar que permanecería bajo protección de la diplomacia española por tiempo indefinido. Su esposa Lilian Tintori y sus hijos se encuentran en España.

Guaidó pide más presión

Por su parte, Guaidó visitó ayer el estado Carabobo (centro-norte del país) para realizar un recorrido por las comunidades en una actividad que es llamada «casa por casa». El propio presidente encargado ha calificado esta actividad como la etapa de mayor presión para el régimen venezolano y desde Carabobo ha pedido mantener «la presión en las calles para lograr el fin de la dictadura».

Guaidó, quien es reconocido por más de 50 países como presidente legítimo, indicó el miércoles pasado que «dependiendo de lo que pase este fin de semana, serán los próximos acontecimientos». En ese sentido, agregó que irán «casa por casa y barrio por barrio al encuentro de nuestra gente para decir que esto está empezando y vamos al cese definitivo de la usurpación».

 

Padre de Leopoldo López pide a la UE que evite el “ataque al Parlamento venezolano que prepara Maduro” – Latinos for Freedom – 12 de Agosto 2019

Leopoldo López Gil, padre del conocido opositor. / Imagen Agencia EFE
Leopoldo López Gil, padre del conocido opositor. / Imagen Agencia EFE

 

El eurodiputado y padre del líder opositor perseguido por el régimen denuncia una maniobra “maquiavélica” para eliminar la Asamblea Nacional legítima.

Juan Guaidó convocó en la noche de este domingo a los venezolanos y a la comunidad internacional a “estar preparados para una ofensiva brutal” del régimen tiránico de Nicolás Maduro en Venezuela contra la oposicion democrática.

Según ha podido saber este periódico, el presidente encargado y presidente de la Asamblea Nacional legítima, ha tenido acceso a la convocatoria de una sesión extraordinaria de la fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente. Este es el órgano inventado por el madurismo hace dos años para tratar de sustituir los poderes del único órgano político representativo de la voluntad popular libremente expresada y que, desde enero de 2016, controla la oposición por una mayoría cualificada de dos tercios sobre los diputados chavistas.

En el orden del día de esa sesión, según ha explicado el eurodiputado Leopoldo López Gil en exclusiva a EL ESPAÑOL, “consta como primer punto el allanamiento de la inmunidad parlamentaria de 25 diputados” de la AN. El régimen los ha elegido a partir de una lista de 50 iniciales “expresamente para que no puedan ser sustituidos” porque sus suplentes están en el exilio o forman parte de los casi 1.000 presos políticos que hoy hay en el país caribeño.

“Lo que buscan con este movimiento”, explica el padre de Leopoldo López -el preso político más famoso del régimen durante años y hoy alojado en la residencia del embajador español en Caracas-, “es llevar a la sala electoral del Tribunal Supremo a solicitar la clausura de la Asamblea Nacional por falta de quórum”.

Se lograría así la sustitución efectiva que busca Maduro de un órgano por el otro, que está presidido por Diosdado Cabello, su hombre fuerte en el ejército y buscado por la DEA estadounidense acusado de narcotráfico por sus conexiones con el Cartel de los Soles.

“Esto va a ocurrir probablemente esta misma tarde”, alertaba este lunes el eurodiputado del PP en Bruselas. “Por eso hacemos un llamamiento urgente a la comunidad internacional“. Según denuncia la oposición en Caracas y la disidencia en Europa, “están anulando la Asamblea legítima con una jugada muy enrevesada y maquiavélica”. Pero con apariencia de legalidad, lamentan.

Como miembro del Parlamento Europeo, y portavoz en la Subcomisión de DDHH de la Eurocámara, López denuncia que la posición de Europa está siendo tibia y reclama que Bruselas “evite el asalto a las libertades” en Venezuela. Y reclama a la Alta Representante Federica Mogherini, “que de el paso y reclame al menos la libertad de los ocho presos políticos europeos que tiene Maduro en sus cárceles”.

Efectivamente, hoy se encuentran arrestados por sus ideas seis españoles, un italiano y un portugués con doble nacionalidad venezolana en prisiones de la tiranía madurista. “Y si no es por justicia para todos, que sea por defensa de la propia legalidad y compromiso de Europa“. Esta exigencia pública podría ser una cuña en el régimen, expresa López.

El padre del líder de Voluntad Popular, uno de los partidos líderes de la lucha democrática en este país en crisis humanitaria y política, reclama que la UE siga los pasos de EEUU, que recientemente “ha pasado de las sanciones leves, que no son tales, al embargo total al régimen tiránico de mi país“.

Efectivamente, el movimiento de Maduro se produce mientras en teoría está en plenas conversaciones con la oposición auspiciadas por Noruega, pero después de que Washington moviera ficha esta semana con una decisión que equipara a Caracas con La Habana, Téhéran o Pyongyang.

“Es una respuesta desesperada de Maduro, pero Europa debería actuar al unísono que EEUU aunque fuera por compromiso ético”, pide Lopez.

Mogherini, en todo caso, dejará su puesto en breve a Josep Borrell en la Alta Representación de la UE en el exterior. “Tengo mis esperanzas puestas en él”, expresa con anhelo don Leopoldo. “Conoce mejor Venezuela que Mogherini y es un hombre ecuánime y defensor de las libertades”.

Por último, López expresa su agradecimiento a España y sus políticos por “el compromiso con la libertad” de su pueblo. Así como lo hace con sus nuevos compañeros en bruselas, donde se estrena en esta legislatura.

Jaime Bayly: «Pedro Sánchez es hipócrita con Venezuela por no dejar hablar a Leopoldo López» por manuel Trillo – ABC – 13 de Junio 2019

Jaime Bayly firma un ejemplar de su último libro, «Pecho Frío», en Madrid
Jaime Bayly firma un ejemplar de su último libro, «Pecho Frío», en Madrid – Ángel de Antonio

El periodista y escritor peruano critica, en declaraciones a ABC en Madrid, que el Gobierno tenga «amordazado» al líder opositor y que le impida dar entrevistas desde la residencia del embajador español en Caracas

El periodista y escritor Jaime Bayly(Lima, 1965) considera «deplorable» y «profundamente hipócrita» la postura del Gobierno de Pedro Sánchezy de su ministro de Exteriores, Josep Borrell, con respecto a Venezuela, que tacha de «profundamente hipócrita».

A Bayly, una de las voces más influyentes de América Latina a través del espacio de televisión que emite desde Miami y de sus obras literarias, le parece «muy grave» que hayan «amordazado» al líder opositor Leopoldo López, refugiado en la residencia del embajador español en Caracas tras su liberación el 30 de abril, al exigirle que no conceda entrevistas desde allí. Por eso, asegura en Madrid en declaraciones a ABC, que López ha pasado del arresto domiciliario a estar «preso» en la Embajada.

De visita en España para firmar ejemplares en la Feria del Libro de Madrid de su última novela, «Pecho Frío» (Alfaguara), el comunicador peruano recuerda que Sánchez reconoció a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, aunque el líder de Podemos, Pablo Iglesias, dijo luego que no había querido hacerlo. Una vez que López «erróneamente se refugió en la Embajada española, el canciller socialista Borrell hizo algo que me parece muy grave, a través del embajador Jesús Silva le ha exigido no dar entrevistas en la sede diplomática», señaló.

Enviar delegados al diálogo de Oslo, «un error»

Para Jaime Bayly, eso «ha sido un error muy serio, porque Guaidó nos había dicho que no caería más en la trampa del diálogo». Lo hizo «a su pesar», insiste, porque «Borrell se lo pidió a López, y este a Guaidó».

El periodista señala que Leopoldo López se encuentra «en una situación muy vulnerable, porque si le dicen que no dé entrevistas y que dialogue con la dictadura en Noruega, y decide no aceptar las condiciones de sus anfitriones españoles, a lo mejor piensa que se tiene que ir a otra Embajada».

«Haría bien en irse a una embajada como la colombiana o la costarricense -concluye-. La de Estados Unidos no es una opción porque allí no han quedado ya ni las mascotas…».

 

La división de la oposición entorpece el cambio político en Venezuela por David Alandete – ABC – 10 de Junio 2019

La Administración Trump desea que los opositores aparquen sus diferencias hasta que caiga Maduro, que es el mayor culpable de la tragedia venezolana

Le ha llevado a la administración de Donald Trump más de dos años darse cuenta, por la vía dura, de lo que ya aprendieron sus predecesores en el cargo: la división de la oposición venezolanaha empujado al país a la parálisis, algo que bien puede explicar por qué Nicolás Maduro sigue aferrado al poder a pesar de la gravísima crisis humanitaria. Tras el fallido pronunciamiento de Leopoldo López y Juan Guaidó el 30 de abril, la Casa Blanca se ha impuesto un mutismo sólo roto por una imprudencia del jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, quien en una conversación a puerta cerrada proclamó la semana pasada que tratar de unir a los opositores ha resultado ser un desafío «infernal».

Cuando Trump llegó a la Casa Blanca, las condiciones parecían idóneas: la coalición opositora Mesa de la Unidad Democráticahabía logrado dos tercios de escaños de la Asamblea Nacional en las legislativas de un año antes, el índice de popularidad de Maduro se hundía al 30%, un 80% de venezolanos vivía bajo el nivel de la pobreza y la inflación galopaba descontrolada. Según reveló a ABC Fernando Cutz, encargado de asuntos relativos a América Latina en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca cuando lo dirigía H.R. McMaster, el presidente pidió en no pocas ocasiones un plan de transición en Venezuela que incluyera opciones militares.

Las razones de Trump no eran simplemente altruistas. El senador republicano Marco Rubio le había recomendado al presidente que comenzara a preparar su reelección en 2020 a través de Florida, un estado decisivo. Allí viven más de 200.000 venezolanos, la mitad de los que se encuentran en EE.UU.

Julio de 2017. Por indicación de Trump Pompeo viajó a Colombia y México, donde se reunió con homólogos para coordinar el cambio en Venezuela. «Intenté ayudarles a entender cómo obtener mejores resultados», dijo después en un foro en Aspen. Inmediatamente, Telesur, el gran medio de propaganda del chavismo, publicó las siguientes declaraciones de Maduro: «El director de la CIA ha dicho que el Gobierno de EE.UU., en colaboración directa con los gobiernos de México y Colombia, trabajan para tumbar el gobierno constitucional de Venezuela».

Cuando Pompeo fue nombrado secretario de Estado (ministro de Exteriores) en abril de 2018 mantuvo esos intentos, a partir de entonces ayudado por el nuevo consejero de Seguridad Nacional, John Bolton. No es casual que un mes después de que ambos ascendieran a la cúpula de la política exterior estadounidense visitara Washington, recomendado por López, un diputado llamado Juan Guaidó, acompañado por Marco Aurelio Quiñones, también del partido Voluntad Popular.

El secretario de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, se reunió con Guaidó y según dijo a ABC en una entrevista después le causó una buena impresión, el «tipo de líder que Venezuela necesitaba en un momento convulso». Almagro, consciente también de la división de los opositores, puso su grano de arena para unir a estos tras Guaidó al menos hasta que Maduro abandonara el país.

Figura de transición

Lo que Pompeo se ha visto obligado a admitir ahora, y nadie en su gobierno ha desmentido, es que Guaidó tiene más apoyos fuera que dentro de Venezuela. El entorno de López, que es quien controla la mayoría de la nueva misión diplomática venezolana en EE.UU., insiste en que Guaidó no es más que una figura de transición. En privado, muchos de estos diplomáticos afirman que las relaciones entre Guaidó y López no siempre han sido fluidas y revelan que López ha sido quien ha impulsado desde su arresto domiciliario muchas de las iniciativas de mayor perfil en meses recientes, como el intento de introducir ayuda humanitaria en marzo.

Según opina el veterano y respetado opositor Pedro Mario Burelli, que fue director de Pdvsa, «la opinión del Secretario Pompeo, descontextuada y todo, se fundamenta en una realidad que hay que afrontar. La oposición en Venezuela engloba al 85% del país». Añade, sin embargo, que la oposición debe al menos aparcar unos meses sus diferencias: «Por supuesto que con el pasar del tiempo crece la desesperanza y la frustración, dentro y fuera del país. Dicho esto, el problema en Venezuela no es la oposición, es la cruenta dictadura. Y Pompeo eso lo tiene, no solo claro, sino bien documentado».

 

El viaje de Lilian Tintori a España despierta especulaciones políticas en Venezuela por Maolis Castro – El País – 5 de Junio 2019

La esposa del líder opositor Leopoldo López asegura que emprenderá una gira internacional para denunciar violaciones de derechos humanos del régimen de Nicolás Maduro

Lilian Tintori, en marzo de 2018 en Caracas.
Lilian Tintori, en marzo de 2018 en Caracas. JUAN BARRETO AFP

Lilian Tintori Parra, esposa de Leopoldo López, aterrizó este martes en Madrid. En un comunicado, la activista ha explicado que iniciará una gira internacional. Se trataría de una petición del jefe del Legislativo, Juan Guaidó, reconocido por más de 50 países como presidente interino de Venezuela. “Esta nueva etapa la asumo con fortaleza (…) Continuaré denunciando con firmeza todas las violaciones de Derechos Humanos que ocurren en nuestro país, seguiré exigiendo la libertad de todos los presos políticos”, ha agregado. Su inesperado viaje ha despertado suspicacias en Venezuela porque desde el pasado 30 de abril, día de un intento de alzamiento militar contra el Gobierno de Nicolás Maduro, ella, el exprisionero político y la menor de sus hijos estaban en condición de “huéspedes” en la Residencia de la Embajada de España en Caracas.

Su estadía en la sede diplomática había elevado la tensión. López, liberado por agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), había retado al régimen al aparecer con varios militares sublevados en las cercanías de la Base Aérea de La Carlota, al este de la capital, y después de ser liberado de su arresto domiciliario por orden del jefe de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó.

Pero lejos de una transición política, la persecución recrudeció en Venezuela. El Supremo ordenó el enjuiciamiento de varios parlamentarios por su presunta conspiración, muchos ahora están protegidos por embajadas o en la clandestinidad. De hecho, Édgar Zambrano, vicepresidente del Legislativo, fue arrestado.

López permanece en la residencia de la Embajada de España. Según fuentes diplomáticas, el opositor no tiene intenciones de abandonar Venezuela. De momento, el oficialismo prefiere no comentar sobre la salida del país de su esposa y de su hija de un año de edad.

Ahora, las especulaciones se apoderan del escenario político venezolano. La ruta de su viaje es enigmática. La esposa de López había denunciado en septiembre de 2017 que las autoridades migratorias venezolanas habían retenido su pasaporte e impedido viajar por orden de la Fiscalía que, en ese momento, investigaba el hallazgo de 200 millones de bolívares (unos 9.500 euros entonces) en su coche. Pero tenía pasaporte europeo, lo que pudo facilitar su salida. Su actividad se ha centrado en la defensa de los presos políticos y, especialmente, de su marido desde hace cinco años. En sus visitas al extranjero se había reunido con varios presidentes, entre ellos Donald Trump.

La familia del líder opositor ha encontrado un refugio en España ante la persecución del régimen que mantiene a 793 presos políticos en las cárceles venezolanas. Leopoldo López Gil y Antonieta Mendoza, padres del dirigente de Voluntad Popular, obtuvieron la nacionalidad por carta de naturalización en diciembre de 2015. Fue una medida del Gobierno de Mariano Rajoy para proteger a los parientes del principal adversario de Nicolás Maduro.

López Gil ha incursionado en la política. Fue elegido recientemente como eurodiputado en las listas del PP. En España, no solo se encuentran los padres del opositor en el país. Diana López Mendoza, hermana mayor del líder político, y su esposo Herman Sifontes también consiguieron la nacionalidad en mayo de 2016. La cifra exacta de familiares de presos políticos y exiliados por el chavismo es imprecisable. Para Alfredo Romero, director de la ONG Foro Penal, es difícil contabilizarlos porque muchos deciden abandonar Venezuela sin ofrecer informaciones por temor.

El hombre detrás de los partidos en Venezuela por Orlando Avendaño – Panampost – 27 de Mayo 2019

Un individuo, sumamente turbio, el vínculo entre dos grandes partidos opositores, bolichicos, jefes de medios y empresarios

Ilustración de la revista Exceso en edición sobre Enrique Alvarado (Exceso).

Un desliz lo expuso. Escribo desliz porque las nota en Al Navío Konzapata no duraron mucho publicadas. Era la pieza que faltaba en esta historia escandinava. Él mismo, Enrique Alvarado, acudió al medio para relatar lo que, pensaba, lo coronaba como un actor político relevante en esta trama.

«Los encuentros de este martes y miércoles en Oslo entre delegados de Nicolás Maduro y la oposición venezolana podrían ser consecuencia de un primer contacto entre la oposición y el Gobierno en Noruega. Este se produjo a finales de 2018 y en él participó la primera ministra, Erna Solberg», se leía, hasta hace unas horas, en Al Navío.

«No es nuevo. No es la primera vez que hay encuentros entre el Gobierno noruego y la oposición venezolana. El primer antecedente se produjo en noviembre de 2018: Enrique Alvarado, hoy embajador de Juan Guaidó en Hungría, y Leopoldo López Gil, padre del opositor venezolano Leopoldo López, viajaron a Noruega en ese momento», continúa la periodista María Rodríguez en el medio.

La presencia de Leopoldo López Gil, padre del reconocidísimo líder opositor, pudiera explicar por qué la tozudez del jefe de Voluntad Popular en sumergirse en una nueva ronda de diálogos —pese a la hipersensibilidad de los venezolanos ante la palabra, los ensayos, basados, claro, en todas las experiencias anteriores—.

Pero aquí el nombre a subrayar es el de Enrique Alvarado. Hablando un poco de él, quizá se sepa, se aclare un poco, el comportamiento de gran parte de la dirigencia opositora venezolana —y la adulteración latosa de esa mantra de tres pasos que enarboló Guaidó como única bandera: el cese de la usurpación, Gobierno de transición y las elecciones, obstinadas, por cierto, por encabezar la fórmula (que si tiene un producto diferente si se altera el orden de los factores)—.

Dice quien lo conoce muy bien, compañero en Copei durante esos tiempos de Caldera, que Alvarado es un bocón, diestro instructor del arribismo y el casquillo. Quizá por ello salió corriendo a Al Navío, a narrar con orgullo su papel protagónico en una intriga que ha menguado la confianza de las gentes en su representación política.

Su trayectoria es censurable. Se le vincula, principalmente, con un gran escándalo de los noventas: el caso Samana.

A propósito, en una edición de noviembre de 1998 de la famosa revista Exceso, se lee:

«La empresa Oto Melara había sido contratada por el Gobierno venezolano para la repotenciación de sus fragatas. Al acceder el nuevo Gobierno, un fax —expedido en Miraflores circula la especia—, pero con el membrete aparentemente correcto, es enviado al Ministerio de Hacienda solicitando sea cancelado el giro faltante: una bicoca de 9,5 millones de dólares. Siguiendo los trámites regulares de contraloría, se expide el cheque y se deposita el pago en el banco que sugiere el supuesto representante de Melara. Cuando, meses más tarde, el emporio italiano vuelve a cobrar la misma deuda, se arma el escándalo. La cuenta donde supuestamente se hizo el escurridizo depósito habría sido de Adrián Kupferschmied. Acto seguido, el Congreso comenzaría las indagaciones para determinar si la Oto Malera —a todas estas quebrada— cobraba a las volandas, antes de ser intervenida, para no compartir la bioca o si alguien se metía en el medio para recibir el botín. El nombre de Enrique Alvarado aparece por primera vez metido en un embrollo cuando corre el rumor de que un cheque habría visto luz un día sábado de transacciones cerradas gracias a sus efectivas diligencias. Luego, cuando el diputado David Paravisini —en la comisión que investigó el caso— aseguró que ‘como alto funcionario de Miraflores, tenía que estar al tanto del movimiento’, aunque jamás lo interpeló. Y por último, cuando se le asocia a Kupferschmied por el mero hecho de ser su vecino».

Alvarado lo niega rotundamente. La indignación lo domina cuando ante él se refiere el caso; pero, en ese momento, y a sus espaldas, muchos socialcristianos, sin éxito, se acercaron al presidente Rafael Caldera para aconsejarle la expulsión del burócrata. Y burócrata, eso, he allí el mayor logro de Enrique Alvarado.

Pero ahora reaparece. Nuevamente en un cargo. De la nada, de ese ostracismo al que la misma dinámica venezolana lo había sometido, vuelve para representar al Gobierno de Guaidó en Hungría. «Y él ni siquiera debe hablar inglés —o haber estado en Hungría alguna vez en su vida—», dice alguien que lo conoce muy bien, sobre todo de aquellos episodios de los noventa.

Leopoldo López Gil y Enrique Alvarado junto a la primera ministra de Noruega.

Sonríe a todos, amigo de todos

A mitad de 2018, en un país americano, se organizó un encuentro entre destacadas personalidades de la región. Allí estaba Leopoldo López Gil, el padre del líder venezolano Leopoldo López. Junto a él un hombre sesentón, relleno y canoso, con lentes redondos. Era Enrique Alvarado.

Varios de los asistentes se sorprendieron. Pero el asombro no fue grato. Algunos incluso le esquivaron el saludo. Pero ahí estaba, de nuevo, en su afán protagónico, el antiguo secretario privado de Rafael Caldera.

Alvarado sigue junto a López Gil. Muestra de ello fue el viaje que ambos hicieron a Noruega en noviembre de 2018. Como el mismo Alvarado contó al portal Al Navío: «Leopoldo López Gil le planteó al Gobierno noruego que nos ayudaran a buscarle una solución al tema venezolano. Ellos quedaron en informarse de la situación venezolana y de involucrarse más en la resolución de conflictos».

La relación entre el padre de Leopoldo López y Enrique Alvarado pudiera tener varios orígenes. Algunos aluden a la cercanía de López Gil al Partido Popular de España y surge un nombre: el político cartaginés Eduardo Zaplana —luego de su exilio voluntario, Alvarado se refugió en Europa—. También, por otro lado, otros señalan sin misericordia como núcleo que los agrupa a todos: los bolichicos.

Enrique Alvarado junto a Leopoldo López Gil.

«Enrique le sonríe a todos, es amigo de todos. No discrimina», me dice quien lo conoció muy bien, otro compañero de trabajo de aquellos tiempos de Caldera. Y el diente se lo ha mostrado a empresarios enriquecidos bajo el chavismo, a dueños de medios de comunicación y a líderes de partidos políticos. Junto a ellos posa alegre.

Banqueros venezolanos, con mucho poder, son íntimos de Alvarado. Incluso el ex viceministro chavista Nervis Villalobos, detenido recientemente en España por corrupción y desfalco de Venezuela, se le asocia a Alvarado. También, y de forma particular, con el director del diario El Nacional, Miguel Henrique Otero.

Con respecto a Otero, la relación es más estrecha. El mismo Enrique Alvarado, como ya se entiende, bastante bocazas, charlatán, dijo al periodista Juan Carlos Zapata que él, en 40 años, había logrado conocer 90 jefes de Estado, 6 reyes y 3 papas. Los últimos que engrosan su considerable lista entraron porque viajó junto a dos hombres poderosos: Leopoldo López Gil y Miguel Henrique Otero.

«En estos dos últimos años, junto a Miguel Henrique Otero, editor de El Nacional, y Leopoldo López Gil, el padre de Leopoldo López, ha visitado 33 países», se lee en el medio Konzapata.

Enrique Alvarado junto al expresidente brasileño, Cardoso, y Miguel Henrique Otero.

Nervis Villalobo, el ex viceministro chavista que de un día a otro fue multimillonario, no habría sido muy generoso con Enrique Alvarado. Supuestamente, según reseñaron medios en mayo de 2018, Villalobo delató a Alvarado por una trama de sobornos. Esto último no pudo ser confirmado. Sin embargo, lo que sí es verídico, es la relación entre Nervis Villalobo y un miembro de la junta directiva de El Nacional.

En octubre de 2015 el diario estadounidense The Wall Street Journal reveló una investigación del Departamento de Justicia contra una gigantesca trama de corrupción que compromete a un directivo de El Nacional, a Nervis Villalobos y al exministro y exembajador chavista, Rafael Ramírez.

Juan Andrés Wallis, un abogado caraqueño, miembro de la junta directiva de El Nacional, controlaba una compañía llamada Atlantic. Según se lee en una nota que recoge la información del Wall Street Journal, publicada en el medio Infodio (dirigido por el prestigioso periodista de investigación Alek Boyd), «en enero del 2012 Atlantic contrató a Nervis Villalobos como ‘asesor financiero’».

«Villalobos es el tipo de persona a quien acuden para que Derwick Associates obtenga miles de millones de dólares en contratos sin licitación. Villalobos es contratado por Atlantic durante dos años, con una comisión del 4% en todas las ofertas que pueda generar», se lee en el medio dirigido por el periodista Boyd.

Derwick Associates, cabe subrayar, es la desacreditada compañía propiedad de Alejandro Betancourt López, Pedro Trebbau López y Francisco D’Agostino —este último, hermano de la esposa del dirigente venezolano y líder del partido Acción Democrática, Henry Ramos Allup—. Todos prosperaron gracias a provechosos contratos con el Estado chavista de Nicolás Maduro.

La trama es compleja y seguirle el rastro, aún más. Son muchos nombres, unos de ellos implicados en el mayor desfalco que ha sufrido una nación. Y, por alguna razón, que no trataremos de adivinar para parecer ingenuos, el nombre de Enrique Alvarado siempre surge. Al final, él sonríe a todos.

«Enrique Alvarado es quien contacta a los boliburgueses y los relaciona con otros», me asegura el mismo que compartió almuerzo con él en los noventa.

Corresponde utilizar el vulgar proverbio, dime con quién andas y te diré quién eres. No busco desvirtuar la nota con pequeñeces, pero no hay otra expresión que quepa. Si algo caracteriza a Enrique Alvarado, si algo lo ha caracterizado toda su vida, son sus relaciones.

Amigo íntimo del periodista Rafael Poleo, y de él tendrá mucho que contar su hija, Patricia Poleo, quien lo recuerda como un oportunista. «Es un individuo nocivo, dañino, insidioso», dice la reconocida periodista venezolana.

Cercano a Voluntad Popular pero, también, y quizá con mayor intensidad, a Henry Ramos Allup, cuñado del boliburgués Francisco D’Agostino.

Hace menos de un año Enrique Alvarado no solo posaba junto a Leopoldo López Gil sino, también, junto al secretario general de Acción Democrática, Ramos Allup. Lo acompañó en sus eventos en el estado Falcón y lo ha acompañado en otras oportunidades.

«Él y su esposa, María Carolina, son muy, muy buenos amigos de Ramos Allup y su mujer desde hace veinte años», me dice el antiguo compañero socialcristiano. Lo conoce bien, conoce la amistad y me comparte fotos.

Enrique Alvarado junto al secretario de Acción Democrática, Henry Ramos Allup.

Todas las referencias sobre Enrique Alvarado son malas, terribles. Una indagación a vuelo rasante, superficial, ofrece los mismos resultados: «Es un bandido», «extorsionador», «un hombre sumamente peligroso».

La gente teme hablar, y, sobre todo, enfrentarse a quienes rodean a Alvarado. Quienes lo han hecho, anteriormente, han tenido que confrontar una inclemente campaña de desprestigio en las redes sociales. El personaje es turbio, subrayan todo. Una mujer, que lo conoció muy bien, me recalca: «¿Turbio? Turbio se queda pendejo».

Es frustrante no poder mencionar a nadie, pero Alvarado está vinculado a líderes de la oposición, por un lado, y a los grandes individuos que han saqueado el país. Estos últimos, sostienen todos, atacan. Muerden duro.

El embajador

De una trayectoria turbia, de años sometido al ostracismo y a la opulencia europea, Enrique Alvarado reapareció en aquella reunión en el país de América. Como mandadero, segundón, de Leopoldo López Gil.

Meses después regresaba como invicto campeador a la dinámica de los cargos públicos. Como si nunca nada hubiera ocurrido, como si no estuviera asociado a la boliburguesía europea, a una masiva trama de corrupción, como si amigos de Caldera no hubieran pedido su remoción por su manejo bravucón y gangsteril de la política y su periferia. Como si Enrique Alvarado no fuera Enrique Alvarado, es designado embajador del presidente Juan Guaidó ante el Gobierno de Hungría.

«Su designación casi provoca la renuncia de otro embajador. Ha traído disgusto entre varios, ya designados, que lo conocen y han sufrido sus desmanes», dijo al PanAm Post, bajo condición de anonimato, un destacado economista venezolano.

Y así va el hombre detrás de los partidos. Ese que también juega con dinero y ahora promueve diálogos. Quizá esta nota lo sobreestima, pero, aunque sea, es el hombre de los contactos. De las relaciones. La pieza que faltaba, la que finalmente pudo dar sentido, a una trama nórdica y caribeña que a tantos ha molestado —y ha tenido confundidos—.

A %d blogueros les gusta esto: