elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Juan Guaidó

Guaidó llegó a Colombia para participar en Cumbre Antiterrorista – La Patilla – 19 de Enero 2020

Juan Guaido, presidente encargado de Venezuela. REUTERS/Manaure Quintero

El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, se encuentra en Bogotá, Colombia para participar en la Cumbre Antiterrorista, que comenzará apartir de este lunes 20 de enero.

A través de la red social en Twiiter el periodista de la agencia Associated Press, Josh Goodman, dio a conocer que el líder opositor venezolano Juan Guaidó, ha desafiado la prohibición de viajar del régimen de Nicolás Maduro y se encuentra en Colombia para una reunión con Mike Pompeo. Despues ira de gira por Europa y EEUU. Es la segunda vez que viaja fuera de su pais a pesar de una prohibicion de salida.

Joshua Goodman

@APjoshgoodman

Fuentes de @AP cuentan que @jguaido ha salido de Venezuela y se encuentra en Colombia para una reunion lunes con @SecPompeo. Despues ira de gira por Europa y EEUU. Es la segunda vez que viaja fuera de su pais a pesar de una prohibicion de salida.

La cita de este lunes tiene una alta relevancia en la agenda internacional de Colombia, toda vez que la lucha contra el terrorismo y la crítica situación de Venezuela por cuenta de el régimen de Nicolás Maduro son dos temas claves para el país.

Washington encabeza la presión internacional para la salida de Nicolás Maduro, a quien considera un “dictador”, y apoya los esfuerzos del líder Juan Guaidó, a quien reconoce como presidente interino, para la celebración de elecciones “libres y transparentes”.

Durante una sesión informativa realizada bajo condición de anonimato, el alto diplomático dijo que en Bogotá, Pompeo se reunirá con el presidente Iván Duque, y aprovechará para “felicitar al pueblo y al gobierno colombiano por recibir a más de 1,63 millones de refugiados venezolanos que huyen de la corrupción, la represión y las políticas desastrosas de Maduro”, en el poder desde 2013.

Más de 4,6 millones de personas han abandonado Venezuela en los últimos años, según la ONU.

Joshua Goodman

@APjoshgoodman

Sources tell @AP that Venezuelan opposition leader @jguaido has defied a travel ban by @NicolasMaduro and traveled to Colombia where he’ll meet @SecPompeo Monday at a regional counter terrorism meeting. Then from there Europe and US. Story upcoming…..

Canada considers new international push to oust Venezuela’s Nicolas Maduro by Evan Dyer – CBC News – 13 de Enero 2020

Venezuelan Opposition Leader Juan Guaido argues for National Guards to let him and all opposition lawmakers into the National Assembly, saying he will not enter unless all of them are allowed entry, outside the legislature in Caracas, Venezuela, on Jan. 7, 2020 (Matias Delacroix/The Associated Press)

Canada is considering convening a high-level meeting of the Lima Group to refocus efforts to bring about a democratic transition in Venezuela following days of drama at the National Assembly in Caracas.

The man Canada considers Venezuela’s legitimate president, Juan Guaido, was able to take his seat in the legislature this month in spite of attempts by the government of Nicolas Maduro to keep him out.

And the move to prevent opposition deputies from taking their seats by surrounding the building with police appeared to backfire on Maduro, when it was condemned by Latin American governments normally considered sympathetic to Venezuela’s “Bolivarian revolution.”

A Canadian official speaking on background told CBC News that Ottawa interprets the decision of the Mexican government of President Andres Manuel Lopez Obrador to sign one of two Lima Group statements condemning the Maduro government as a sign that the hemispheric coalition Ottawa helped build to oppose Maduro hasn’t completely fractured.

Venezuelan paramilitary police used force to try to keep the opposition majority out of the National Assembly, injuring four deputies slightly and tearing Opposition Leader Guaido’s suit jacket. But they seemed reluctant to go beyond pushing, shoving, and trying to bar doors.

When a crush of opposition deputies finally succeeded in pushing open the main door of the legislative palace, police gave way.

Guaido and his supporters — all elected in the last Venezuelan election to be recognized by Canada as legitimate — rushed into the chamber and quickly swore Guaido into office for a second term as president of the National Assembly.

Venezuela’s President Nicolas Maduro waves as he arrives at the National Constituent Assembly’s building during the celebration rally of the 20th anniversary of the Venezuelan Constitution in Caracas, Venezuela, on Dec. 15, 2019. (Matias Delacroix/The Associated Press)

The opposition has argued that, under Venezuela’s constitution, Guaido’s role as assembly president also makes him president of the republic, because the claims to office of Maduro and his vice-president, Delcy Rodriguez, are based on the results of a fraudulent election in 2018. Canada, which also rejected the results of the 2018 election, supports that position.

The Maduro regime’s reluctance to use greater force against the pro-Guaido deputies may reflect the fact that the U.S. has repeatedly warned Venezuela that any move to arrest or harm Guaido would cross a red line.

“I think you would see even additional action far beyond what we have pushed out to date” if there were a move to detain Guaido, U.S. Deputy Assistant Secretary of State for Cuba and Venezuela Carrie Filipetti, told reporters at the U.S. Embassy in Colombia on Tuesday.

Maduro’s allies

The events cap a year in which the opposition began strongly, but then seemed to lose momentum, as regional shifts of power brought cracks to the Lima Group alliance of nations.

The Lima Group was set up in August 2017 in response to a violent crackdown on dissent in Venezuela. It united Canada with the biggest nations of Latin America: Brazil, Mexico, Argentina and Colombia, but excluded the United States.

That exclusion reflected an important difference of opinion: the U.S. was unwilling to rule out the use of military force to eject the Maduro government, while Lima Group members said they were committed to peaceful change.

In this Feb. 2, 2019 file photo, anti-government protesters take part in a nationwide demonstration demanding the resignation of President Nicolas Maduro, in Caracas, Venezuela. (Rodrigo Abd/The Associated Press)

Taken together, the Lima Group governments and the U.S. represented about 95 per cent of the people of the hemisphere, while the Maduro government enjoyed the support of a handful of smaller nations: Cuba, Nicaragua, Bolivia and El Salvador (along with Russia and China).

But 2019 would bring changes that took some of the heat off Maduro.

When Guaido took the presidential oath on Jan. 23, 2019, he received an avalanche of recognition from about 60 countries. Canada was the second to extend recognition, but Lima Group founding member Mexico, the world’s most populous Spanish-speaking country, held back.

That was because eight weeks before Guaido’s assumption, a new president had taken Mexico in a new, leftward, direction. President Andres Lopez Obrador (often known as AMLO) replaced Enrique Peña Nieto, whose government had a mostly positive relationship with the Trudeau government and was an early backer of the Lima Group.

AMLO gave an early sign that Mexico’s position would be changing when he invited Maduro to personally attend his inauguration.

Another Lima Group dropout was Argentina, where voters turned against Trudeau ally Mauricio Macri, and restored to power a Peronist government that has historically been close to Maduro and former Venezuelan president Hugo Chavez (and had once received a suitcase full of cash as an illegal campaign contribution from its friends in Caracas).

The inauguration of that new government last month effectively took Argentina out of the Lima Group.

Region condemns the move

But the decision to bar elected deputies from their seats seems to have been a bridge too far for some of Maduro’s Latin American allies.

Mexico’s Foreign Minister Marcelo Ebrard joined the chorus of condemnation over this week’s attempted closure of Venezuela’s elected assembly, saying “the legitimate functioning of the legislative branch is an inviolable pillar of democracies.”

Mexico’s President Andres Manuel Lopez Obrador, pictured on Jan. 12, invited Maduro to attend his inauguration. (Christian Chavez/The Associated Press)

Argentina’s Foreign Minister Felipe Sola condemned the closure of the National Assembly as “exactly the opposite” of what the Maduro government should be doing.

“To use force to prevent the functioning of the National Assembly is to condemn oneself to international isolation. We reject this,” wrote Sola.

Diosdado Cabello, a leading figure of the Maduro government and host of a nightly program on Venezuelan state television, denounced the former allies in harsh terms.

“If the ambassador of Argentina or Mexico said some ‘Guai-idiocy’, we’re still here and we don’t need Argentina or its foreign minister. They’ll see where they end up in history. Whether they choose to defend the people, or if they choose to be on the side of those who live slavishly following imperialism,” said Cabello.

Meanwhile U.S. Special Envoy for Venezuela Elliott Abrams appeared to exult in the new divisions among governments that had previously supported Maduro. “Maduro must be asking himself today, ‘Do I have any allies left?’ (Argentina and Mexico) are not going to support those kinds of measures. They’re going to denounce those kinds of measures.

“He is left with Cuba, Russia, China, and a few odd dictatorships around the world, but he is losing the support not only on the right, not only in the centre, but on the left in Latin America.”

If the Maduro government’s new allies proved disappointing, the regime also lost some of its strongest old allies. President Evo Morales of Bolivia — perhaps the closest Maduro ally after the Cuban Communist Party — fled his country in November following violent protests alleging electoral fraud.

Opposition troubles

But if this month’s events seemed to turn in Guaido’s favour, it doesn’t change the fact that Maduro remains in control not only of Miraflores, the presidential palace, but also of the country’s armed forces and national police.

People have continued to flee Venezuela at a rate of about 3,000 to 5,000 per day, said William Spindler of the UN High Commissioner for Refugees office in Panama.

“The latest figures we have are for December 5,” he told CBC News, adding that the number of 4,769,000 Venezuelan refugees is almost certainly an underestimate “because it counts only those who have registered with governments.”

Canada has also received several thousand Venezuelan asylum claims.

Opposition Leader Juan Guaido waves as he leaves a speaking event with supporters in the Montalban neighbourhood of Caracas on Saturday. Venezuelans are deciding whether to heed Guaido’s call for a new round of protests amid skepticism that he can still mobilize large numbers. (Matias Delacroix/The Associated Press)

Despite the humanitarian crisis, the opposition has been hurt by corruption scandals. About 10 members of the opposition bloc in the assembly, once 110 members strong, have switched sides to support the government.

Deputies have not been paid in almost four years, and some say they have received offers of payments between $750,000 and $1 million US from deputies loyal to the Maduro government if they agree to “jump the gate” as Venezuelans refer to changing sides in the country’s polarized political conflict.

Many current and former opposition deputies are in exile, in prison, in hiding, or have sought refuge in foreign embassies to avoid arrest.

Luis Parra was expelled from Guaido’s party after he was implicated by Venezuelan investigative news site Armandoinfo.com for a campaign to help regime-affiliated businessmen escape sanctions for their role in profiteering from Venezuela’s hunger crisis.

Congressmen who wrote letters on behalf of those businessmen are known in Venezuela as the “CLAP deputies.” (Venezuela’s food rationing program is known by its Spanish acronym CLAP, and the monthly rations that millions of Venezuelans depend on are called “CLAP boxes.”)

Guaido and other opposition leaders moved swiftly to expel the CLAP deputies, but the scandal nonetheless disillusioned Venezuelans weary of the venality of their political class.

The failure to deliver on the high hopes of change he sparked last year has also chipped away at Guaido’s approval rate, which fell from over 60 per cent in Spring to about 40 per cent by the end of 2019, according to respected Caracas polling agency Datanalisis. (Maduro’s approval is lower — about 14 per cent according to the same pollster.)

But there are signs a renewed effort could be underway.

Just before Christmas, the U.S. Senate passed the VERDAD Act (Venezuela Emergency Relief, Democracy Assistance, and Development Act of 2019), which assigns $400 million US to the Venezuelan opposition and to humanitarian assistance to Venezuelans both inside and outside the country.

ABOUT THE AUTHOR

Evan Dyer

Senior Reporter

Evan Dyer has been a journalist with CBC for 18 years, after an early career as a freelancer in Argentina. He works in the Parliamentary Bureau and can be reached at evan.dyer@cbc.ca.

La segunda oportunidad de Guaidó por Luis Manuel Aguana – PanamPost – 7 de Enero 2020

Los eventos del pasado 5 de enero son quizás la última oportunidad de Juan Guaidó para terminar la cohabitación y redimirse por los errores de 2019

Guaidó
Juan Guaidó y la Asamblea Nacional legítima. (Foto: Twitter Juan Guaidó)

Despedí el 2019 afirmando que “si el régimen asalta la Asamblea Nacional a punta de corrupción (que de alguna manera ya lo han hecho con el solo regreso a la Cámara de los diputados ilegales del PSUV con la anuencia de Guaidó – G4 – FA), a la oposición oficial no le quedaría otro camino formal que reaccionar de manera contundente y trancar la partida en la defensa del único poder legitimo del país, so pena de desaparecer como cuerpo colegiado. El acto provocaría una crisis institucional que debería terminar con una declaración de cierre de esa Asamblea Nacional tal y como la conocemos, dando paso a una verdadera resistencia opositora, con decisiones inmediatas que le den un vuelco al rumbo del país. Eso es lo que debería pasar, en ese caso, si de verdad piensan en el futuro de los venezolanos y en el fondo desean cambiar las cosas. Pero no olviden que tratamos con una oposición que quiere cohabitar, y no sería extraño que volvieran a perder otra oportunidad para accionar todo lo que se les pidió y no hicieron el año 2019”.

Lo anterior no es una manera de decir “te lo dije”, sino uno de los escenarios que esbocé como posibilidad para el pasado 5 de enero. Les confieso que no esperaba que llegaran tan lejos como montar una plancha de cohabitación. Es que estaban tan seguros de que impedirían la reelección de Guaidó, que imagino que fue un toque de desprecio deliberado aprovechar la oportunidad de burlarse de todos aquellos que todavía creen que están frente a políticos que dialogan y respetan acuerdos, y no frente a delincuentes. Vean bien, eso es lo que hacen los delincuentes y es lo que pasa cuando dejas meter al enemigo en tu casa. Dejaron entrar a los diputados del PSUV a la Asamblea Nacional y esas son las consecuencias.

Lo que ahora estoy seguro de esta jugada es que no es solo del régimen. Ninguno de esos diputados -desconocidos hasta hoy por los venezolanos- y dados sus niveles en la escala partidista en sus respectivas toldas, actuarían por su cuenta sin el aval de sus jefes políticos. Ninguno de los partidos a los cuales dicen pertenecer los diputados “disidentes”, designados como nuevos Directivos de la Asamblea Nacional, han dicho que desconocen el proceder de esos militantes. Luis Parra (PJ), Franklyn Duarte (COPEI), José Gregorio Noriega (VP) y Negal Morales (AD) no son lo que podríamos llamar la «primera línea» dirigente de esos partidos. ¿Cómo podrían haber tenido la iniciativa de ir ellos solos en contra de la linea de Guaidó y lograr lo que lograron? A otro perro con ese hueso.

Sin una declaración inmediata, firme y contundente del G4 y el FA, y Juan Guaidó desconociendo la actuación de esos diputados, concluiríamos que actuaron en plena connivencia con sus jefes políticos para darle un nuevo respiro a la gestión fracasada del gobierno interino, colocándolos como mártires del régimen. Causa mucha asombro que esta plancha saliera a última hora sin ninguna reacción por parte de un Julio Borges, un Henry Ramos Allup, y ni siquiera del propio Juan Guaidó, habida cuenta de la trascendencia de lo que se estaba jugando allí.

Por otro lado, tal y como mencioné el 31 de diciembre pasado, después de lo sucedido Juan Guaidó, se debería dar paso a una verdadera resistencia opositora. Eso si realmente es verdad que no hay connivencia con esa “nueva directiva”, invistiéndose formalmente como presidente encargado con el respaldo de los diputados opositores que no pudieron ejercer su derecho a votar  y formalizar un Consejo de Gobierno para dar los pasos necesarios para desplazar a Maduro y los delincuentes del narcorégimen del poder, con la colaboración y la fuerza de la comunidad internacional. Es este el que debería ser el próximo paso, luego de un “golpe al parlamento” como lo han bautizado, realizado por el régimen y sus cómplices –hasta ahora– de la oposición oficial.

En todo caso, visto del lado de afuera, el impasse le da la oportunidad –construida o no– a la oposición oficial y a Guaidó para reivindicarse ante el país. Si el régimen cometió el error de no esperar el quórum reglamentario, ni dejar entrar a la directiva de Guaidó al Parlamento para instalar la Asamblea Nacional, mal puede esperar un reconocimiento del mundo. Ya la comunidad internacional, encabezada por los Estados Unidos, rechazó el show del régimen, en cabeza de Michael G. Kozak, secretario asistente del Departamento de Estado para Asuntos del hemisferio occidental, al declarar como farsa todo el acto. Si lo que esperaban con una nueva directiva títere del régimen era negociar la suspensión de las sanciones y unas elecciones chimbas, el show no les dará para eso. Los norteamericanos siguen reconociendo a Guaidó como presidente encargado, como dice el funcionario: “Juan Guaidó sigue siendo el Presidente Interino de Venezuela bajo la constitución. La falsa sesión de la Asamblea Nacional de esta mañana careció de quórum legal. No hubo voto” .

Por otro, si el acto fue la puesta en escena de una jugada entre el régimen y su oposición, tampoco creo que les de resultado. El régimen persistirá en su directiva títere y Guaidó por más que se reúna y se invista como presidente reelecto en una plaza o en el auditorio de El Nacional, no será reconocido por Maduro y sus delincuentes. Será perseguido y la «directiva válida» de la Asamblea Nacional será para ellos la que eligieron hoy sin quórum y sin votos, en una cohabitación plenamente aceptada de manera encubierta por sus partidos de militantes del G4 y el FA que salieron de la nada para seguir en los negocios de la corrupción con el régimen, como si aquí no hubiera pasado nada. El presidente encargado ahora tiene la palabra y una segunda oportunidad. Es la oportunidad que menciona el exembajador Diego Arria. Pero yo no seré tan exquisito como mi querido amigo diplomático: o se pone las bolas y hace lo que tenía que hacer en 2019, o que renuncie para que otro lo haga. Venezuela ya no puede esperar más por él.

¿Quiénes deciden: civiles o militares? por  Isabel Pereira Pizani – El Nacional – 12 de Enero 2020

download.jpg
Quizás uno de los momentos más trascendentales en los episodios que rodearon la designación de Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional sea el episodio que permitió a un militar joven conocer que las decisiones en la República las toman los civiles. Este episodio es de una gran riqueza porque el militar actúo como quien por primera vez en su vida profesional oye una orden distinta a la que indica la obediencia, la verticalidad que rige en los cuerpos armados, la que ordena someter al civil en defensa de una ideología e imponer el orden.

En esta escena vimos cómo el militar desgranaba al caletre los mandatos que había recibido de su comando, lo instaban a asumir el poder de decidir quiénes entre los diputados electos podrían entrar a su sede natural. Se puede deducir que el militar obedecía, no razonaba, jamás debe haber pensado ni oído que quienes deciden son los civiles. De allí la estupefacción y sorpresa del militar al recibir la fuerza del mensaje de Guaidó  “Tu no decides quién puede entrar”.

Tenemos que concluir amargamente que el militar actuó según la enseñanza que ha recibido en la última década, la que repite el irresponsable Vladimir Padrino en cada acto militar: “Viva Chávez y el socialismo”.

No sé a ciencia cierta dónde adquirió Padrino esa formación comunistoide, o si solo es defensa de privilegios que le ha permitido convertirse en un nuevo millonario petrolero, conjuntamente con los miembros del corrupto “Alto Mando Militar”.

Puedo imaginar la cara de estupefacción del militar increpado por Guaidó, nunca pensó que la orden de sus superiores era una prueba clara de violación de los derechos y obligaciones establecidas en la Constitución que pauta al militar proteger, cuidar a los ciudadanos, velar por su integridad, sin importar el color político de los individuos, grupos  o localidades bajo su responsabilidad (Arts. 328 y 330).

Los militares no sirven a una ideología, trabajan para la ciudadanía. Esta reflexión nos lleva a pensar la enorme responsabilidad que tiene el liderazgo nacional en la misión de reeducar a los militares venezolanos, catequizados durante 20 años por cubanos, como  defensores del socialismo, cultores ciegos de la memoria de Hugo Chávez, quien supo muy bien que a los militares había que dominarlos insuflándoles ideas comunistas, no solo doblegándolos por la fuerza.

Esta convicción cambia por completo nuestra visión de la relación civil-militar y permite comprender por qué no han reaccionado frente a la crisis que sufre el país, al sufrimiento de sus paisanos, a la infancia acosada por la desnutrición y el abandono. No reaccionan porque aceptan sin duda alguna la corrección de las órdenes de sus jefes, jamás piensan que puedan estar equivocados, que violan la Constitución.

El reto ahora es cómo transmitir nuevas ideas, cómo lograr que recuperen los niveles de conciencia desperdiciados, que puedan valorar la democracia, la libertad y el respeto al ciudadano.

El enfrentamiento de Guaidó con los militares pareció una reedición de aquel otro ocurrido el 8 de Julio de 1835 cuando Vargas, electo por sufragio y Carujo militar, escenificaron un debate histórico.  Allí, Carujo increpa al presidente electo: “Señor doctor, usted sabe ya del pronunciamiento. Evítenos los males tremendos que pueden sobrevenir. Los gobiernos son de hecho”. Vargas responde: “Permítame usted, el gobierno de Venezuela no es de hecho; la nación se ha constituido legítimamente y establecido su gobierno, hijo de un grande hecho nacional y de la voluntad de todos, legítimamente expresada”. Nace allí la consigna que tanto hemos oído y que hoy podemos calibrar en justa medida: Carujo: “Este será más tarde un hecho nacional. El mundo es de los valientes”. A lo que Vargas responde: “No, el mundo es de los justos: es el hombre de bien y no el valiente el que siempre ha vivido y vivirá feliz sobre la tierra y seguro de su conciencia”.

Podemos pensar que hemos retrocedido a 1835, pero también mirar el lado positivo que significa comprender que la postura militar en su apoyo irrestricto a la dictadura no es una muestra de envilecimiento, falta de conciencia y solidaridad con sus compatriotas y aceptación del dominio del régimen cubano detestado por el mundo libre. Tal como se pregunta uno de los antiguos defensores del régimen, hoy en rebeldía: ¿Cómo pueden aceptar los propósitos del gobierno los comandantes de Guarnición que saben cómo sufre el pueblo sin rebelarse?

Las Fuerzas Armadas son una institución cuya columna vertebral es la disciplina y la obediencia, condición que ha sido utilizada perversamente por Chávez, Fidel y sus acólitos, torciendo las enseñanzas de nuestros jóvenes militares y colocándolos bajo el dominio de una ideología depredadora de la condición humana y de la libertad. Frente a esta realidad surge una gran oportunidad, los militares jóvenes que se han formado bajo los designios socialistas merecen la oportunidad de aprender el rol de los hombres armados en la defensa de ciudadanos  libres y responsables. Toca al liderazgo, siguiendo el ejemplo de Juan Guaidó, enseñar a los militares quién decide en este país.

La OEA refrenda la reelección de Guaidó y condena a Maduro por David Alandete – ABC – 10 de Enero 2020

Los principales aliados del líder chavista se suman también a la condena por la violencia empleada contra los diputados del Parlamento venezolano

oea-condena-venezuela-k0IB--620x349@abc.jpg

La Organización de los Estados Americanos (OEA) reconoció oficialmente esta tarde la reelección de Juan Guaidó como Presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela e interino de su país, en un rechazo directo al intento del régimen de Nicolás Maduro de colocar a diputados adeptos al frente de un poder legislativo cuya sede acordonó movilizando a la Guardia Nacional Bolivariana. Tan controvertido ha sido el golpe autoritario de Maduro, que de sus principales aliados en la OEA sólo Nicaragua votó en contra de la resolución de apoyo a Guaidó.

La resolución adoptada ayer por el Consejo Permanente con 20 votos a favor, cinco en contra y nueve abstenciones, saluda «la reelección de Juan Guaidó como Presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela» y condena «el uso de la fuerza y tácticas intimidantes por parte del régimen de Nicolás Maduro para obstruir el libre acceso de los diputados de la Asamblea Nacional a la sesión, convocada para el 5 de enero de 2020, para elegir democráticamente su Junta Directiva».

Esta moción de apoyo a Guaidó fue redactada y propuesta por Brasil, Canadá, Colombia, Guatemala, Paraguay, Perú y Estados Unidos. La misión diplomática de este último país pidió que el texto se aprobara por unanimidad, algo a lo que se opuso Nicaragua. Los aliados más estrechos del régimen de Maduro en la actualidad —los gobiernos de Alberto Fernández en Argentina; de Andrés Manuel López Obrador en México, y de Tabaré Vázquez en Uruguay— se abstuvieron, condenado en su turno de intervención el uso de la violencia por parte del chavismo.

Esta es la primera ocasión en la que la misión de Bolivia ante la OEA se alinea con el eje que conforman EE.UU., Brasil y Colombia, en una votación de apoyo a la oposición contra el chavismo en Venezuela. El Gobierno de Evo Morales, que había sido un firme aliado de Maduro en todas las votaciones de esta institución multilateral americana, cayó en noviembre de 2019 después de que un informe de la misión de observación de la propia OEA revelara graves sospechas de fraude en el recuento de las últimas elecciones mantenidas en Bolivia.

El representante del gobierno de Guaidó ante la OEA, Gustavo Tarre, proyectó en la sala del Consejo Permanente un vídeo que mostraba al presidente de la Asamblea Nacional tratando de entrar en la sede de la Asamblea Nacional en Caracas, algo que impedían los guardas enviados por el régimen, parapetados por sus escudos antidisturbios. «Tú no decides quién entra, eso no lo decides tú», le decía Guaidó a uno de los guardas en el vídeo.

Según dijo después Tarre, «el 5 de enero se dio a conocer al mundo lo que los diputados venezolanos han venido sufriendo a lo largo de los años, el uso de las instituciones venezolanas por parte de una banda criminal para perpetuarse en poder. Uso la palabra dictadura en la más plena acepción del término. En Venezuela existe un sistema de gobierno que niega los principios más esenciales de la democracia».

 

Francia ratifica su apoyo a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela – Primer Informe – 10 de Enero 2020

La Embajada de Francia en Venezuela informó que su gobierno reconoce a Juan Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional y presidente interino del país latinoamericano.

Mediante un comunicado de su Ministerio de Asuntos Exteriores, Francia confirma que continuará apoyando a Juan Guaidó en la lucha por la recuperación de la democracia en Venezuela.

A través de su cuenta en Twitter, la Embajada publicó, “Francia saluda la reelección de Juan Guaidó el 5 de enero a la presidencia de la Asamblea Nacional de Venezuela”.

“Por lo consiguiente, sigue siendo para Francia el presidente de transición para poner una elección presidencial libre y transparente”, precisa el texto.

Asimismo, en el documento se expresa el rechazo del país galo hacia los recientes acontecimiento violentos acaecidos en la Asamblea Nacional. “Francia rechaza las intimidaciones de las que han sido objeto los diputados, los periodistas y los miembros del cuerpo diplomático”.

Para finalizar, resalta que al igual que la comunidad europea, Francia aboga por la pronta solución del conflicto político que afecta tanto a los venezolanos como al resto del continente sureño.

Francia en Venezuela

@EmbaFrancia

Comunicado de Prensa /Venezuela

Respuesta de la portavoz del Ministerio francés de Asuntos exteriores
Pregunta : Sigue Francia considerando a Juan GUAIDO como el presidente legítimo de Venezuela ?

Francia en Venezuela

@EmbaFrancia

Portavoz : Francia saluda la reelección de Juan GUAIDO el 5 de enero a la presidencia de la Asamblea nacional de Venezuela. Por lo consiguiente, sigue siendo para Francia el presidente de transición para poner en obra una elección presidencial libre y trasparente en Venezuela.

Francia en Venezuela

@EmbaFrancia

Francia rechaza las intimidaciones de las que han sido objeto los diputados, los periodistas y los miembros del cuerpo diplomático con el fin de impedir el buen desarrollo de las sesiones de la Asamblea nacional.

Francia en Venezuela

@EmbaFrancia

Al igual que sus homólogos europeos, Francia recuerda la importancia de llegar a una solución de esta crisis de la cual la población es la primera víctima.

 

Grupo Internacional de Contacto rechaza intento de golpe de Estado contra la AN y ratifica apoyo al presidente (E) Guaidó – Centro de Comunicación Nacional – 9 de Enero 2020

El Grupo Internacional de Contacto manifestó  su preocupación por las acciones realizadas por el régimen de Nicolás Maduro en contra de la fracción mayoritaria de los diputados de la Asamblea Nacional, para intentar impedir la elección de la nueva Junta Directiva.

Países como Bolivia, Costa Rica, Ecuador, Francia, Italia, Alemania, Países Bajos, Panamá, Portugal, España, Suecia y el Reino Unido, se manifestaron sobre los hechos irregulares ocurridos en el Parlamento venezolano.

A través de un comunicado el Grupo Internacional de Contacto alertó que “las fuerzas de seguridad impidieron a muchos diputados acceder a la Asamblea Nacional y ejercer sus derechos y responsabilidades constitucionales. También se negó el acceso a los medios de comunicación”.

“En este contexto, la elección de Luis Parra no puede ser considerada legitíma ni democrática”, aseveró el organismo.

En este sentido, indicó que “estos hechos, junto con la continua intimidación y retaliaciones contra miembros de la Asamblea Nacional, elegida democráticamente por el pueblo venezolano, agravan aún más la crisis, creando más obstáculos al regreso pacífico a la democracia y el Estado de Derecho”.

“Apoyamos a Juan Guaidó como Presidente de la Asamblea Nacional, y reafirmamos nuestro compromiso en apoyar activamente aquellos esfuerzos genuinos para lograr una resolución a la crisis en Venezuela”, concluyó el comunicado del Grupo Internacional de Contacto.

Noticias El líder opositor de Venezuela recupera su atractivo por Christine Armario y Fabiola Sánchez – AP News – 9 de Enero 2020

El líder de la oposición y presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, trepa una valla en un intento fallido por ingresar a la Asamblea luego de que fuera nombrada una dirección paralela del Legislativo en Caracas, Venezuela, el domingo 5 de enero de 2020. Con Guaidó atrapado afuera, una lista rival encabezada por el legislador Luis Parra se juramentó como líder de la legislatura. (AP Foto / Matias Delacroix)

CARACAS (AP) — Con un elegante traje negro y una corbata azul brillante, Juan Guaidó se abrió paso entre filas de guardias nacionales equipados con cascos, maldiciendo y regañándoles como si fueran niños por cortarle el acceso a la Asamblea de Venezuela.

“¡Tú no decides quién ingresa!”, exclamó ante el rostro del joven que le impedía llegar a las lujosas salas de la cámara.

En los últimos días, el líder opositor que atrajo miles de venezolanos a la calle el año pasado solo para ver cómo su influencia se evaporaba y el presidente, Nicolás Maduro, se mantenía en el poder, parece haber recuperado su atractivo.

Las imágenes del hombre reconocido por Estados Unidos y otros 50 países como presidente legítimo de Venezuela escalando la cerca de hierro de la Asamblea Nacional, enfrentándose a guardias nacionales y haciendo una emotiva proclamación en un congreso a oscuras porque opera sin electricidad, parece haber reactivado a su base una vez más.

“Hoy es el protagonista otra vez”, señaló Luis Vicente León, presidente de Datanalisis, una encuestadora con sede en Caracas. Sin embargo, añadió el analista, “no es suficiente lo que ocurrió. Tiene que convertir esa energía potencial a energía cinética”.

El legislador de 36 años lleva una pesada carga sobre los hombros: hacer que el maltrecho movimiento opositor se reinvente y evite convertirse en un apunte en los libros de historia depende de que pueda aprovechar esa nueva relevancia.

Esta semana habrá una importante prueba cuando los venezolanos decidan si responden a su convocatoria de nuevas protestas. Muchos son escépticos de que Guaidó pueda seguir movilizando grandes multitudes. Se estima que 4,5 millones de personas han abandonado el país, muchos de ellos los jóvenes más propensos a protestar. Muchos otros están demasiado preocupados por necesidades básicas, como conseguir comida y medicamentos, como para acudir a una manifestación que podría no cambiar nada.

Guaidó también tendrá que trabajar con las distintas facciones opositoras, que se unieron para reelegirle como jefe de la Asamblea Nacional, para decidir si participan o no en las elecciones legislativas de este año. Por ahora, la oposición no ha presentado una estrategia conjunta. Muchos son reacios a participar en unas elecciones mientras Maduro siga en el poder, señalando que el Consejo Nacional Electoral favorece de forma considerable al presidente.

Otros señalan que si no se presenten, el gobierno de Maduro podría recuperar el control de lo que muchos consideran como la última institución democrática de Venezuela.

En el centro de todo está Guaidó, que con su nueva actitud combativa parece emular la narrativa de lucha épica entre David y Goliat, en la que el virtuoso en posición de desventaja acude al rescate.

“Recuperar la inercia es importante”, dijo Maryhen Jiménez, nacida en Venezuela y profesora de política en la Universidad de Oxford. “Pero después está el otro lado de la historia, que es la pasión de los venezolanos por un héroe”.

Guaidó entró en escena a nivel internacional hace casi un año, cuando trepó a un escenario ante miles de venezolanos que llenaban la calle para declararse como presidente interino del maltrecho país, alegando que era su derecho constitucional asumir el puesto porque la reelección de Maduro era ilegítima.

El legislador, antes un político desconocido, obtuvo el reconocimiento inmediato del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y de docenas de países, desde Ecuador a Estonia.

Hizo una fuerte campaña en las calles, pero pagó caros algunos errores.

En febrero fue de forma clandestina a Colombia, desafiando una orden del Tribunal Supremo que le prohibía abandonar el país, para supervisar la entrada de ayuda humanitaria internacional en Venezuela. Pero las fuerzas de seguridad se negaron a permitir la entrada de la mercancía, manteniéndose leales a Maduro, que les había prohibido que los suministros cruzaran la frontera.

Después llegó un torpe intento de iniciar una revuelta militar a finales de abril. Aunque unas docenas de soldados se unieron a Guaidó y a su mentor, Leopoldo López, al instar a las fuerzas armadas a volverse contra Maduro, la mayoría de las tropas se quedaron en sus puestos.

Abocados a negociar, Guaidó y el gobierno de Maduro celebraron reuniones en Barbados auspiciadas por Noruega. El proceso comenzó de forma prometedora, pero no llegó a ninguna parte. La oposición se vio perjudicada además por una serie de escándalos de corrupción, relacionados con malversación de fondos para soldados desertores y con legisladores opositores que actuaban en secreto a instancias de aliados del gobierno.

Para diciembre, la tasa de popularidad de Guaidó se había desplomado a un 38% desde el pico de 61% diez meses antes, señaló León.

Los venezolanos no solo empezaban a desconfiar de Guaidó, también habían perdido fe en que el impopular gobierno de Maduro pudiera ser derrocado. Mientras que el 70% de los encuestados dijeron en febrero que creían que habría un cambio en tres meses, para diciembre solo el 21% era optimista, señaló el analista.

El domingo se esperaba más de lo mismo: una votación a favor de renovar la reelección de Guaidó como líder de la Asamblea Nacional, con algunas abstenciones o votos en contra de facciones descontentas con su liderazgo.

En lugar de eso, se convirtió en un momento de impulso.

Apretadas filas de guardias nacionales con uniformes verdes impidieron la entrada a Guaidó y otros legisladores de oposición. En un momento dado, el líder opositor intentó escalar la cerca de la Asamblea Nacional, y fue obligado a bajar con tirones a su traje.

Dentro, Luis Parra, un antiguo aliado de Guaidó que fue expulsado por un partido opositor acusado de recibir sobornos para favorecer a colaboradores del gobierno, dijo ser el nuevo presidente de la Asamblea Nacional tras obtener 81 votos de los 150 parlamentarios presentes, aunque no se ofreció un conteo detallado.

Por su parte, Guaidó presidió una sesión en la sede de un periódico venezolano en la que según la oposición obtuvo 100 votos, incluidos algunos de legisladores escépticos con su liderazgo.

Cuando Parra intentó presidir una sesión parlamentaria el martes, Guaidó y una serie de legisladores se abrieron paso entre los guardias nacionales y entraron a la fuerza en el edificio, haciendo que los legisladores respaldados por Maduro huyeran del lugar.

“Hoy los diputados dieron una victoria al pueblo de Venezuela”, dijo triunfante.

Pero, ¿cuánto durará?

En cierto modo, hay pocos o ningún cambio. Maduro sigue controlando el Ejército y tiene el respaldo de instituciones importantes como el Tribunal Supremo, mientras que Guaidó lidera una institución sin poder ni capacidad de hacer cumplir sus medidas.

“Una vez pase el revuelo, seguirá enfrentando los mismos desafíos”, señaló Diego Moya Ocampos, analista de riesgo político.

En lo que podría ser un dato revelador, no se produjeron protestas espontáneas tras los incidentes del domingo, lo que podría apuntar a que el descontento del público por el intento de Maduro de controlar la asamblea podría ser limitado, o al menos la gente sigue demasiado centrada en otros asuntos urgentes.

Aun así, Moya Ocampos dijo esperar que Guaidó muestre más fuerza en los próximos días, con una retórica más combativa. Además, la decisión de Guaidó de salir del partido de su mentor, Voluntad Popular, podría darle libertad para hacer gestos más audaces.

“Creo que vamos a ver a un Guaidó más independiente, más autónomo en sus acciones y recuperando impulso”, dijo Moya Ocampos.

Seguidores como Eduardo Bravo, actor y activista, dijeron estar encantados de ver al líder de la oposición emprendiendo acciones más arriesgadas para aprovechar la inercia.

“En ese momento sabía que tenía que hacer algo contundente que creara emoción, porque ese es un país emocional”, dijo Bravo, de 49 años. “Era como si estuviera viendo a la democracia diciendo: yo voy a entrar porque ese es mi lugar y ese es mi espacio”.

Bravo, un activista activo, dijo considerar las acciones de Guaidó como un giro de “180 grados”.

“Han llenado de esperanza al pueblo que se sentía muy decepcionado de los políticos”, dijo Bravo. “Verá en las calles en las próximas semanas cuando la gente vuelva a salir”.

___

Guaidó convoca a salir a las calles jueves, viernes y sábado – El Nacional -7 de Enero 2020

El presidente interino de Venezuela adelantó además que el próximo martes también habrá una marcha hasta el Palacio Federal Legislativo, sede de la Asamblea Nacional

Juan Guaidó llamó a manifestaciones para el jueves, el viernes y el sábado luego de renovar este martes su juramento como jefe del Parlamento y presidente encargado de Venezuela. Guaidó adelantó que el próximo martes habrá otra movilización hasta el Palacio Legislativo.

«El llamado a la calle (…). Es momento de levantarse y levantarse con fuerza. Vamos a movilizarnos en actividades de calle jueves y viernes, sábado vamos a la calle, y el martes vamos todos juntos a la Asamblea Nacional», dijo Guaidó en una rueda de prensa en la que no dio mayores detalles sobre esta convocatoria.

A Juan Guaidó lo ratificaron 100 diputados opositores como presidente del Parlamento este domingo. Desde este cargo reclamó la presidencia interina del país con reconocimiento de medio centenar de gobiernos encabezados por Estados Unidos.

Golpe parlamentario

Sin embargo, ese mismo día, un diputado rival, Luis Parra, se juramentó como jefe de la Asamblea Nacional con apoyo del chavismo. La oposición denunció esta acción como un golpe de Estado parlamentario.

La proclamación de Parra se hizo en una convulsionada sesión con la ausencia de Guaidó, bloqueado de ingresar al Hemiciclo por militares. El líder opositor sería ratificado después en la sede de El Nacional.

Este martes, Guaidó llamó a la unión a todos los líderes para revitalizar las protestas, después de meses en los que su poder de convocatoria cayó.

Su popularidad, al fracasar sus intentos de desplazar a Maduro del poder en 2019, cayó a 38,9% en diciembre pasado después de haber alcanzado 63%, según la encuestadora Datanálisis.

«No pretendemos ser un mesías (…). Yo no estoy pidiendo una segunda oportunidad para Guaidó, estoy pidiendo una segunda oportunidad para Venezuela», dijo el jefe parlamentario.

Agenda de movilización AN
Foto Equipo de presidencia

EAJ-PNV apoya la legitimidad de la reelección de Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela – Hemen EAJ/PNV – 8 de Enero 2020

Mikel Burzako, burukide responsable del Área Internacional del EBB, denuncia un nuevo intento del Gobierno de Maduro de “neutralizar por la fuerza” la labor del Parlamento y “suplantarlo por miembros afectos al régimen”

EAJ-PNV apoya la legitimidad de la reelección de Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela

El Euzkadi Buru Batzar de EAJ-PNV apoya la legitimidad de la reelección de Juan Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela en una sesión que se celebró el pasado domingo en la sede del periódico ‘El Nacional’, y no en el Palacio Federal Legislativo, debido a la enésima actuación represiva del Gobierno de Maduro, que impidió el acceso de los legítimos representantes de la soberanía venezolana a la Cámara. Guaidó fue reelegido con la aprobación del voto de 100 parlamentarios y parlamentarias, de los 167 que conforman la Asamblea Nacional.

Mikel Burzako, burukide responsable del Área Internacional de la Ejecutiva jeltzale, ha fijado hoy la posición de EAJ-PNV ante lo que constituye “un nuevo ensayo de neutralizar por la fuerza la labor de la legítima Asamblea Nacional venezolana y un nuevo intento de suplantarla por miembros afectos al régimen, infringiendo las normas básicas de un sistema democrático”. Burzako y EAJ-PNV hacen un llamamiento a la comunidad internacional, en especial a las organizaciones supranacionales internacionales y latinoamericanas, para que “impulse el establecimiento de una mesa de diálogo y de negociación entre Gobierno y oposición venezolanos que frene la deriva autoritaria del país y que establezca las bases tanto para la restauración democrática como para la necesaria recuperación económica de una Venezuela en situación crítica”.

El pasado domingo, 5 de enero, el Gobierno de Maduro dio un salto cualitativo en su deriva antidemocrática al tratar de impedir por la fuerza la celebración de la sesión parlamentaria en el Palacio Federal Legislativo, que sometía a votación la reelección de su Junta Directiva, así como la de Guaidó como su presidente. “Esta actuación represiva contra el funcionamiento del poder legislativo, negando el acceso al Parlamento al propio Guaidó y a varios parlamentarios y parlamentarias más, constituye una grave violación de las bases del sistema democrático y socava los fundamentos constitucionales de la Nación venezolana”, ha denunciado Burzako. “Se trata de una flagrante vulneración de derechos perpetrada contra los representantes legítimos del Pueblo venezolano y que se inscribe en la evolución hacia la instauración definitiva de un sistema dictatorial en la República Bolivariana de Venezuela”, ha concluido el burukide.

A %d blogueros les gusta esto: