elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: John Bolton

Trump dice que Bolton «se pasó de la raya» con Venezuela por David Alandete – ABC – 11 de Septiembre 2019

El ex consejero de Seguridad Nacional de EE.UU., John Bolton
El ex consejero de Seguridad Nacional de EE.UU., John Bolton – REUTERS

El presidente de Estados Unidos dijo ayer que John Bolton, quien fue su consejero de Seguridad Nacional hasta el martes, «se pasó de la raya con Venezuela». Donald Trump no dio muchas más explicaciones sobre qué es lo que considera exactamente un exceso en la política de su gobierno con respecto al régimen de Nicolás Maduro, pero a Bolton se le considera el urdidor del pronunciamiento de la oposición venezolana del pasado 30 de abril, que quedó frustrado.

Según dijo el presidente en una conversación con la prensa mantenida ayer en el Despacho Oval tras los actos de conmemoración del 11-S: «Venezuela se encuentra en muy mal estado y eso es resultado del socialismo, es lo que sucede con el socialismo. Ahora bien, no estaba de acuerdo con muchas de las actitudes que mostraba con respecto a Venezuela, creo que se pasó de la raya, y finalmente creo que el tiempo me ha dado la razón».

Durante meses, Bolton repitió que la Casa Blanca estaba estudiando planes de intervención militar para evacuar a Maduro del poder y facilitar una convocatoria de elecciones libres en Venezuela. Su equipo llegó a revelar que una visita que hizo al Pentágono en mayo era para «hablar de intervención militar en Venezuela», una revelación inaudita. Tras el pronunciamiento, que sólo permitió la salida del líder opositor Leopoldo López del arresto domiciliario, Trump perdió interés en Venezuela y así lo filtró su equipo a medios nacionales como The Washington Post.

Pronto quedó claro que había una profunda división en la Administración estadounidense con respecto a Venezuela. Bolton y su equipo de halcones creían que acabar con Maduro haría caer después la dictadura cubana y el régimen de Daniel Ortega en Nicaragua. El secretario de Estado Mike Pompeo, jefe de la diplomacia norteamericana, pedía contención y se negaba a hablar expresamente de cambio de régimen.

En medio queda Elliott Abrams, enviado especial de EE.UU. para la crisis en Venezuela, nombrado en enero y considerado también un halcón de la vieja escuela neoconservadora, nacida en los años de Ronald Reagan. Abrams estuvo muy implicado en el pronunciamiento de abril, y trató sin éxito de que se sumaran a él varios jerarcas del régimen. En una entrevista mantenida con este diario en julio, Abrams dejó claro que su prioridad es encontrar una salida diplomática a la crisis y que la fuerza es un último recurso.

Sí que es cierto que los mayores adversarios de EE.UU. en la escena internacional expresaron ayer su alegría tras la marcha de Bolton, desde Irán a Venezuela, pasando por Corea del Norte. Según tituló la cadena conservadora Fox News: «Los enemigos de América celebran con champán la marcha de John Bolton».

 

La destitución de John Bolton es una advertencia para la oposición en Venezuela por Pedro Benítez – ALnavío – 11 de Septiembre 2019

La destitución de John Bolton como consejero de Seguridad Nacional por parte de Donald Trump es una advertencia a la oposición venezolana sobre los riesgos de confiar su estrategia a la política exterior de Estados Unidos.
John Bolton era el asesor de Trump más radical con Maduro / Flickr: Gage Skidmore
John Bolton era el asesor de Trump más radical con Maduro / Flickr: Gage Skidmore

Sobre los auténticos motivos por los cuales Donald Trump destituyó al consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, se especulará mucho. Si lo hizo por los fracasos de política exterior ante Corea del Norte, Irán o Venezuela, o por una causa más subalterna lo sabe sólo el presidente norteamericano.

Los críticos de Trump alegaran (con razón) que esa ha sido la forma de actuar de un presidente caprichoso, sin experiencia política, al frente de una Administración inestable desde que llegó a la Casa Blanca en enero de 2017.

No es que el apoyo de Estados Unidos a un cambio político en Venezuela no sea importante. Lo es, y mucho. Pero lo que los opositores a Nicolás Maduro no pueden perder de vista es que tener a ese país de aliado es como dormir al lado de un elefante.

Sin embargo, esta no tiene que ser la interpretación necesaria. El presidente Dwight Eisenhower tuvo cinco consejeros de Seguridad Nacional en ocho años (1953-1961) y Ronald Reagan (curiosamente otro republicano) designó seis funcionarios para el mismo cargo en sus dos mandatos (1981-1989). Henry Kissinger, con Richard Nixon, y Condoleezza Rice, con George W. Bush, fueron los responsables que más protagonismo tuvieron en un puesto que depende de su influencia directa en el presidente de turno.

Las disputas del consejero de Seguridad Nacional con otros miembros del gabinete son parte de la historia política contemporánea de los Estados Unidos. Las más sonadas se dieron bajo Jimmy Carter y Ronald Reagan, y aunque los presidentes recientes las han tratado de evitar, no obstante, demuestran una cosa: Estados Unidos es una democracia. Y las democracias por más estables que sean son imperfectas y funcionan así.

Pero dada la influencia que ese país ha tenido, y tiene, en el resto del planeta, esa forma de proceder ha sido en ocasiones catastrófica por lo impredecible. Es algo con lo que sus aliados más tradicionales han aprendido a lidiar.

En sus alianzas militares como la OTAN, en promover el libre comercio (estas dos últimas las ha cuestionado Trump) y en su apoyo a países como Israel, la política exterior de Estados Unidos ha muy sido estable desde 1945.

Pero no siempre ha sido así y a la hora de la ejecución puede ser todo lo contrario. Prueba de esto último la pueden dar Vietnam del Sur y el exilio cubano.

En los dos casos los protagonistas apostaron a que Estados Unidos nunca los abandonaría y los abandonó. Olvidaron que la única variable clara en la política exterior de los presidentes de ese país es la política doméstica y las elecciones.

La Casa Blanca dejó que los comunistas acabaran con Vietnam del Sur en 1975 porque el presidente Gerald Ford no podía reiniciar una guerra impopular para el pueblo estadounidense.

Hasta 1959 Cuba fue casi un protectorado norteamericano. En la práctica su economía era parte de la de su vecino del norte. La revolución de Fidel Castro triunfó ese año por el embargo de armas que Eisenhower le impuso a Fulgencio Batista.

Si algo parecía imposible era que la isla cayera bajó la influencia comunista. La oposición cubana creyó (con toda razón) que Estados Unidos nunca permitiría eso. Historia conocida; la Cuba castrista no sólo puso al mundo al borde de la guerra nuclear en 1962, además ha sido el principal factor de desestabilización política en el Caribe (y en algunos países de África) por seis décadas. Se suele olvidar con mucha frecuencia que detrás de lo que ocurre en Venezuela y Nicaragua está La Habana.

La creencia de que “Estados Unidos no nos abandonará” fue el principal error de la oposición cubana desde 1961. Ese no ha sido el único caso a lo largo del mundo. Es la misma tentación con la que juega demasiado la oposición venezolana hoy.

No es que el apoyo de Estados Unidos a un cambio político en Venezuela no sea importante. Lo es, y mucho. Pero lo que los opositores a Nicolás Maduro no pueden perder de vista es que tener a ese país de aliado es como dormir al lado de un elefante.

En el caso de Venezuela lo que Donald Trump ha demostrado hasta ahora, es que no tiene una estrategia clara y ha subestimado la capacidad (y determinación de Maduro) de mantenerse en el poder a toda costa.Guaidó no debe confiar su estrategia a la política exterior de EEUU / Foto: Prensa Presidencia Guaidó

La plana mayor de la Administración Trump ha enviado señales confusas y contradictorias. Basta con revisar sus cuentas de Twitter. Bolton inclinado por una salida de fuerza. El secretario de Estado Mike Pompeo por una de tipo político. El único funcionario que parece tener una visión clara del tema es Elliott Abrams. Después de todo él es la voz de la experiencia.

Lo cierto es que es más probable que el cambio en Venezuela ocurra por razones internas que por coacción externa. Exactamente como aconteció con el campo socialista en Europa Oriental en 1989. Tal como lo reconocen hoy los funcionarios del gobierno estadounidense de la época, las colas para comprar pan contribuyeron más a socavar el poder soviético que la amenaza nuclear.

La principal amenaza al poder de Nicolás Maduro hoy es el precio de los huevos, la hiperinflación y los apagones eléctricos, y no una hipotética intervención armada externa. Ese es el criterio de Abrams.

No es que un conflicto militar no sea posible. Puede ocurrir y todas las condiciones para que algo así se desate en la frontera entre Colombia y Venezuela existen. Pero es eso, una posibilidad. Con 946.445 kilómetros cuadrados Venezuela no es Panamáni Granada. Eso en Bogotá y Washington lo saben.

Mientras tanto, las fuerzas democráticas dentro y fuera de Venezuela no pueden esperar que el cambio político del país venga del exterior. La destitución de John Bolton lo demuestra.

Bolton: qué significa para América Latina la salida del asesor de seguridad nacional de Trump por Gerardo Lissardy – BBC News – 10 de Septiembre 2019

John BoltonJohn Bolton es un viejo “halcón” de gobiernos republicanos en Estados Unidos.

Algo indiscutible sobre los 520 días que John Bolton trabajó junto al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, es que logró meter a América Latina en el radar de una Casa Blanca que la ignoraba.

Como asesor de Seguridad Nacional de Trump, Bolton fue arquitecto del endurecimiento de la política de Washington hacia los gobiernos de Venezuela, Cuba y Nicaragua, a los que denominó la “troika de la tiranía”.

Su fijación con Venezuela y rechazo al presidente Nicolás Maduro fue tal que, entre fines de enero y mediados de abril, Bolton dedicó tres de cada cuatro de sus tuits al país sudamericano.

Pero la crisis venezolana se volvió también uno de los temas de discrepancias entre Bolton y Trump, quien llegó a quejarse en privado de que fue mal informado sobre lo fácil que sería sustituir a Maduro por el líder opositor Juan Guaidó.

Mientras que Trump suele ser contrario a promover cambios de gobierno en otros países y a involucrar a EE.UU. en conflictos extranjeros, Bolton es un “halcón” que cree en la necesidad de ese tipo de políticas incluso con el uso de la fuerza.

Pero el anuncio de Trump este martes de que había despedido a Bolton por discrepar con sus sugerencias en distintos temas plantea una pregunta: ¿qué consecuencias tendrá esto en su política hacia América Latina?

Anuncio por Twitter

La salida de Bolton dejó una vez más en evidencia lo imprevisible que es la gestión de Trump, quien al anunciar la noticia por Twitter indicó que tuvo “fuertes desacuerdos” con su asesor.

Añadió que la semana próxima nombrará a un nuevo consejero de Seguridad Nacional, el cuarto desde que inició su mandato hace menos de tres años.

Informé a John Bolton la pasada noche que sus servicios dejan de ser necesarios en la Casa Blanca. Discrepé fuertemente con muchas de sus sugerencias, al igual que otros en el gobierno…

Las diferencias entre Trump y Bolton iban mucho más allá de Venezuela y alcanzaban temas delicados de la política exterior de EE.UU. como Irán, Corea del Norte y Afganistán.

Trump se ha mostrado dispuesto a explorar la vía del diálogo con Corea del Norte e incluso Irán, e invitó a líderes del Talibán a EE.UU. para buscar un acuerdo de paz, aunque canceló el encuentro el fin de semana.

En cambio Bolton, que participó en los tres gobiernos republicanos previos al de Trump y promovió la guerra de Irak en 2003, se opone a negociar con quienes considera enemigos.

Trump y John BoltonLas diferencias de Donald Trump con Bolton abarcaban diferentes temas.

Bolton “era más militarista que Trump y creo que Trump se sentía incómodo con eso”, dice a BBC Mundo Mark Feierstein, director de asuntos hemisféricos en el Consejo de Seguridad Nacional durante el gobierno de Barack Obama.

“Esperemos ver un enfoque más coherente y cohesivo de la política exterior con su partida: las cosas estaban bastante caóticas”, agrega Feierstein.

¿Cambio real?

Para prever con más claridad el cambio que supone realmente el alejamiento de Bolton de la Casa Blanca, habrá que saber primero quién lo va a sustituir.

Algo en lo que coinciden observadores es que difícilmente Trump elegirá para el cargo a alguien de línea igual o más dura que Bolton.

Respecto a la política hacia América Latina, dependerá también de la permanencia o salida del equipo del Consejo de Seguridad Nacional que maneja los asuntos regionales, advierte Feierstein, hoy asesor de Albright Stonebridge Group, un influyente grupo de consultoría global con sede en Washington.

“Antes de la llegada de Bolton, la política hacia Cuba era menos dañina para el pueblo cubano” y en la política hacia Venezuela “había más estrategia que ahora”, señala.

CubaPara presionar al gobierno comunista de Cuba, Bolton anunció este año medidas para limita los viajes y remesas de EE.UU. a la isla.

En el caso de Cuba, Bolton impulsó cambios que revirtieron parcialmente el acercamiento que Obama había iniciado con el gobierno de la isla, por ejemplo restringiendo viajes y remesas.

En Venezuela, defendió las sanciones económicas contra el gobierno de Maduro y la petrolera estatal PDVSA, y llamó sin éxito a los líderes militares a apoyar al líder opositor Guaidó, a quien Trump reconoció como presidente interino del país a fines de enero.

La permanencia de Maduro en el poder, con el apoyo de Rusia y China, y la dilatación de la crisis venezolana contribuyó al desgaste de Bolton. Según medios de EE.UU., Trump criticó la postura intervencionista asumida, contraria a su idea de mantenerse alejado de crisis extranjeras.

Con la salida de Bolton, Guaidó ha perdido un aliado importante en la Casa Blanca.

Pero la política de EE.UU. hacia Venezuela o cualquier otro país estaba lejos de depender exclusivamente de Bolton.

Consultado por la prensa en la Casa Blanca sobre lo que puede significar para Venezuela la salida de Bolton, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, recordó este mismo martes que su oficina y el Departamento de Estado “han estado increíblemente activos en las sanciones” a ese país.

“Estamos preocupados por la gente allí y lo que está sucediendo en la crisis humanitaria”, agregó junto al secretario de Estado, Mike Pompeo, quien también ha promovido la salida de Maduro.

Nicolás Maduro y otros jefes militaresNicolás Maduro ha mantenido el apoyo clave de los jefes militares de Venezuela, pese a los pedidos de Bolton de que cambiaran de posición.

Cynthia Arnson, directora del programa América Latina del Wilson Center en Washington, sostiene que “Bolton prestó atención a América Latina en la medida en que estaba comprometido con el cambio de régimen en Venezuela, Cuba y Nicaragua”.

Pero advierte que Bolton no estaba solo en sus puntos de vista y su reemplazo “en el mejor de los casos, podría abrir una oportunidad para un nuevo enfoque” hacia toda la región.

“Sin embargo, es raro que un asesor de seguridad nacional de EE.UU. se preocupe profundamente por América Latina”, dice Arnson a BBC Mundo.

“Mis expectativas de un cambio fundamental son bastante bajas”.

Trump despidió a su asesor de Seguridad Nacional, John Bolton – Yo Soy Venezolano –

trump-demande-a-bolton-d-inviter-poutine-a-washington-a-l-automne.jpg
El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, decidió despedir a su asesor en seguridad nacional, John Bolton, al asegurar que estuvo en desacuerdo «con muchas de sus sugerencias».

«Anoche le comuniqué a John Bolton que sus servicios ya no son necesarios en la Casa Blanca. Estuve en desacuerdo con muchas de sus sugerencias, al igual que otros en la administración», aseguró el mandatario en su cuenta de Twitter este martes.

Trump afirmó además que recién la próxima semana nombrará al sucesor de Bolton, uno de los miembros más importantes del gabinete estadounidense.

John Bolton le tendió una trampa a Maduro y Maduro cayó en ella por Juan Carlos Zapata – ALnavío – 9 de Agosto 2019

Ha cometido dos errores Maduro. Tan estrategas los cubanos. Tan estrategas Maduro y Diosdado Cabello. Y cometieron este error: No asistir esta semana a la mesa de negociación en Barbados. Y con ese error, otro más. Y de paso plantear que el esquema de negociación tiene que ser cambiado. Las consecuencias de los errores de Nicolás Maduro, La Habana y Diosdado Cabello se verán pronto. Por lo pronto ya Guaidó comienza a cosechar, presionando. A Maduro le quedaría la carta de la represión. Más represión, la cual también tendrá consecuencias.
Tanta estrategia y Maduro cayó en la trampa de Bolton / Foto: Montaje ALN
Tanta estrategia y Maduro cayó en la trampa de Bolton / Foto: Montaje ALN

Contexto

– Los negociadores de Nicolás Maduro estaban avisados de las nuevas sanciones que impondría Donald Trump.

– Los negociadores de Maduro sabían desde el viernes que la mitad de los delegados de Juan Guaidó no regresaban a Caracas.

– Sabían que iban a Washington y que de Washington regresarían a Barbados sin pasar por Caracas. Iban a consultas, amplias e internacionales.

– Porque el juego estaba trancado. Y trancado en ese punto de honor: Elecciones con Maduro fuera del poder.

– Los delegados de Guaidó le advirtieron a los de Maduro desde el principio de las negociaciones que el tiempo no es infinito.

– El mismo gobierno de Noruega le dio la razón a Guaidó cuando determinó que la mesa era permanente y expedita.

– La comunidad internacional advierte que si la crisis se extiende el éxodo de venezolanos va a desestabilizar toda la región.

– Inclusive en España, los asilados y refugiados, las ayudas y el empleo, comienzan a ser un tema de cierto calibre.

El problema

– Vienen las sanciones, viene la Orden Ejecutiva de Trump, y aun así Maduro y el canciller Jorge Arreaza dicen que no se pararán de la mesa.

– Y los delegados de Guaidó viajan a Barbados.

– Maduro, Diosdado Cabello, la Fuerza Armada, el canciller Jorge Arreaza, el ministro Jorge Rodríguez -negociador- y la Vicepresidenta, Delcy Rodríguez, protestan el bloqueo.

– Y hablan de terrorismo económico.

– Y comienzan los discursos principistas. El imperio, etc.

– Y se anuncia la respuesta que dará el régimen a los que apoyan las medidas, que será guerra con guerra, guerra a los traidores, guerra contra Guaidó.

El problema del problema

– El problema del problema lo puso John Bolton a la vista de todos.

– Bolton dijo que Maduro no estaba siendo serio en las negociaciones.

– Que estaba ganando tiempo por recomendación del poder cubano-parásito.

– Bolton sabe que el tiempo de Maduro era llegar a octubre, noviembre y diciembre para complicarle a Guaidó su permanencia en la Asamblea Nacional.

-Bolton sabe que el plan de Maduro era que los diputados chavistas regresaran al Parlamento y aliados con un grupo opositor, liquidar a Guaidó.

– Bolton suelta el paquete de medidas, Trump la Orden Ejecutiva, y tensan la cuerda.

– La tensan al máximo diciendo, señalando, que la crisis no se resuelve con Maduro en el poder.

– Que, si hay elecciones, tienen que ser sin Maduro. En esto no hay discusión.

– Es lo mismo que los delegados de Guaidó han dicho en la mesa.

– El régimen de Maduro reacciona sin romper la mesa y de pronto dice que no asistirá.

– El argumento son las sanciones y la Orden Ejecutiva.

– Pero no. Ha quedado al descubierto el problema del problema.

El error

– El problema del problema conduce al error. No asistir a Barbados.

– Bolton puso en los micrófonos el asunto: Maduro fuera del poder. Otra cosa es juego. Otra cosa es no ser serio.

– Y Maduro mordió el anzuelo. Admitió que la tranca es él, que la tranca son las elecciones y él insistiendo su permanencia en el poder.

– Maduro puso en evidencia la tranca. La hizo pública. Es el punto en el que no cede. Y ese es el otro error.

– Quedó expuesto con su punto de honor.

– Ahora el aspecto es si regresa y cómo regresa. Cómo lo justifica.

– Los rusos dicen que volverá.

– Los chinos insisten en la vía negociada.

– Maduro dice que hay que cambiar el esquema para que la negociación sea efectiva. ¿Qué propondrá?

– Guaidó apunta que tarde o temprano se sentarán.

– Ahora Guaidó aprovecha y se muestra como el estadista responsable ante el mundo y el país, y señala de mala fe a Maduro.

– Noruega admite que siguen los contactos.

– Pero dice algo que es importante: Que las reuniones se retomarán si a las partes les “gustaría”.

– Y otra más importante: Habrá más reuniones si hay perspectivas “realistas de una solución negociada”.

– En estos momentos, la única perspectiva realista es que la mesa vuelva para discutir el punto de Maduro fuera del poder.

– ¿Si Maduro regresa está admitiendo la discusión del punto?

– Es el punto que debate la comunidad internacional, con diferencias entre Europa y Estados Unidos, pero es el que discuten.

– Si el asunto es el punto realista, ¿la negociación está rota para siempre?

– Y si vuelve Maduro, ¿es que la presión de los socios lo conduce a negociar el punto?

La otra vía y la vía

– Maduro y Cabello tienen la alternativa de la represión.

– Y lo que iban a poner en desarrollo entre octubre y diciembre hacerlo ahora por la vía de la persecución.

– Ya lo anunciaron. Respuesta a los traidores como le corresponde a los traidores de la Patria.

– Cabello decía hace un mes que la oposición estaba negociando en su peor momento.

– Cabello decía que nadie sacaba nada de una negociación si no tenía con qué negociar.

– Cabello concluía que con la oposición no había nada que negociar.

– Sin embargo, el régimen seguía en Barbados.

– Cabello solo está viendo parte de la fuerza de Guaidó.

– Lo ve disminuido internamente. Que no es así.

– Cabello no ve que Guaidó cuenta con la batería internacional.

– Esa fuerza internacional es la que se movilizó esta semana.

– Las encuestas internas dicen que todo el chavismo no tiene puntos para enfrentar a Guaidó.

– Por eso la opción de Guaidó es electoral.

– Y hay sectores en el chavismo que se inclinan por la opción electoral.

– Y se inclinan por las elecciones sin Maduro en el poder.

– Pero Maduro está obligado a nuclear los sectores y la cúpula.

– Y está obligado a decirle a los aliados que resistirá.

– La resistencia inmediata es cómo ejecuta el plan de liquidar a Guaidó.

– Este plan también tendrá consecuencias.

– Porque puede hacer que unifique todas las fuerzas internacionales en una sola línea.

– Y volver a Barbados se le convertirá en un imposible porque la solución de la crisis versará sobre un punto “realista”.

– Y aquí se vuelve al principio: El punto realista, el punto a discutir es Maduro fuera del poder.

– En estos momentos todos los sectores del chavismo saben que ese es el punto.

– Que no son seis puntos lo que trancan el juego.

– Si no ese.

– Hoy los chavistas con poder, incluyendo a la Fuerza Armada, incluyendo a China y Rusia, protestan el bloqueo de Trump.

– ¿Y mañana? ¿Mañana qué dirán?

– La evidencia es que sortear un solo punto desencadena los mecanismos de la solución de la crisis.

– Y si el objetivo de la negociación es la solución de la crisis, ¿por qué resistir en ese punto?

– Y si la solución de la crisis son garantías personales, juego democrático, crecimiento económico, etc., ¿por qué bloquear ese punto?

– ¿Cometió un error Maduro en no asistir a Barbados?

– ¿Cometió el error de dejar en evidencia el punto? De quedar en evidencia él.

Discurso del Embajador John Bolton Conferencia Internacional por la Democracia en Venezuela – Lima, Perú – 6 de Agosto 2019

Muchas gracias señor Presidente, y gracias a todos los representantes internacionales que están presentes hoy aquí y a todos los que colaboraron para que este evento fuera posible. Además, quisiera dar la bienvenida a todos los representantes de los 56 países que reconocen al presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, y a todas las demás naciones que están aquí hoy y que apoyan un proceso democrático.

Es muy grato para mí estar en Lima, donde se creó el “Grupo de Lima”, en un país que ha demostrado su determinación de ayudar a su vecino, Venezuela, en los momentos más oscuros. Estados Unidos agradece a Perú por todos los esfuerzos que ha hecho para abordar la crisis humanitaria en Venezuela.

También agradecemos a los otros países, en especial Colombia y Brasil, que han asumido un rol de liderazgo en responder a la crisis de refugiados. Ustedes han dado un ejemplo de cómo ayudar a sus hermanas y hermanos venezolanos.

En 1910, el presidente estadounidense Theodore Roosevelt dio un discurso en París con el título Ciudadanía en una República, en el cual se refirió a las cualidades necesarias para ser buenos ciudadanos y buenos líderes. Los buenos ciudadanos se atreven a actuar en nombre de sus familias, sus comunidades y sus países. Roosevelt expresó que era cobarde mantenerse al margen y limitarse a criticar. Él dijo : “No son los críticos los que cuentan… el mérito es de los hombres que están efectivamente en la arena, que se ensucian el rostro con polvo, sudor y sangre”.

Cincuenta y seis países reconocen al presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, como el “hombre en la arena”, que une a la Oposición y que lucha por la libertad contra un régimen autoritario ilegítimo. Maduro utiliza escuadrones de la muerte, entrenados y equipados por Cuba, para secuestrar, encarcelar, torturar y matar a casi 10.000 de sus ciudadanos. Su régimen ha reducido el salario básico a menos del 5 por ciento del precio de la canasta alimentaria esencial, lo cual obliga a las familias a revolver la basura en busca de algo para alimentarse ellos y sus hijos. Su régimen ha rechazado entregas de medicamentos, lo que implica condenar a muerte a más de 1.600 hombres, mujeres y niños inocentes. Y su régimen ha instalado equipos de vigilancia de China para controlar lo qué hacen los ciudadanos comunes y manipular a los medios de comunicación con el fin de que difundan mentiras y propaganda.

Con gente hambrienta en las calles, el régimen de Maduro politizó un programa de alimentos subsidiados como parte de sus acciones para imponer controles sociales. La semana pasada, Estados Unidos anunció sanciones y cargos penales contra los responsables de un mecanismo de corrupción masivo; los secuaces de Maduro se apropiaron de millones de dólares correspondientes a un programa destinado a alimentar a millones de venezolanos hambrientos.

Ya hemos visto esto antes. Estas no son las acciones de un presidente legítimo o un “servidor del pueblo”. Estas atrocidades son los actos de un cruento dictador. Tienen que preguntarse… ¿quiénes pueden apoyar a un tirano así? Pues basta mirar a Cuba, Rusia, China e Irán.

Las fuerzas de seguridad y los servicios de inteligencia de Cuba son el pilar del apoyo exterior a este dictador. Estados Unidos está tomando medidas afirmativas para cortar los lazos entre Venezuela y Cuba. Nuestras sanciones contra embarcaciones que transportan petróleo entre ambos países son apenas una primera medida.

A ambos, a Rusia y a China les decimos que el apoyo que brindan al régimen de Maduro es intolerable, en particular para el régimen democrático que reemplazará a Maduro. A Rusia, y sobre todo a quienes controlan sus finanzas, les volvemos a decir lo siguiente: “¡No redoblen una apuesta equivocada!”. Para China, que ya se muestra desesperada por recuperar las pérdidas financieras, la vía más rápida para recuperar su dinero es apoyar un nuevo gobierno legítimo.

China se opone a la intervención extranjera en Venezuela, y ese sería un argumento más que válido para que todas las fuerzas militares y paramilitares cubanas y rusas se vayan de Venezuela de inmediato. En este Hemisferio, tenemos el imperativo moral de defender a nuestros vecinos frente a amenazas, ya sean internas o externas, que socaven la paz, la seguridad y la prosperidad.

Maduro ha estado apostando a que el mundo le permita seguir burlándose de la Oposición, mientras sigue oprimiendo, robando y asesinando en beneficio propio. Sin embargo, Maduro se está quedando sin cuerda. Venezuela está ahora entre los países más pobres del planeta. Las personas huyen por millones. Maduro no puede confiar en sus generales. Los soldados han decidido que el régimen va en contra de la población, y están desertando en cifras record.

Ahora está seriamente en duda la disponibilidad de las fuerzas militares venezolanas, algo que no hace más que fortalecer el peso de los cubanos y otros actores externos. Maduro confía en ganarles por cansancio a la comunidad internacional y al pueblo de Venezuela. Con nuestra presencia hoy aquí, mostramos que la comunidad internacional mantiene su firme determinación de incrementar la presión y acelerar la transición pacífica hacia la única institución gubernamental legítima que hay en Venezuela hoy, la Asamblea Nacional. Estados Unidos no se quedará pasivo mientras se secuestra, tortura y asesina a venezolanos, y millones de personas se ven obligadas a huir.

Vemos que Maduro sigue usando las tácticas de siempre, simulando estar interesado en el diálogo, cuando todos sabemos que simplemente está ganando tiempo y no hace otra cosa que burlarse de todos.

No vamos a caer en estas viejas artimañas de un agotado dictador. No más burlas. Ahora es momento de la acción.

Estados Unidos ha dejado en claro desde enero que nuestra política es apoyar al presidente interino Guaidó, a la Asamblea Nacional democráticamente electa y al pueblo venezolano. Reconocer a la Asamblea Nacional ha sido nuestro paso individual más importante para promover una transición constitucional pacífica. Nos hemos asegurado de que haya una vía constitucional para terminar con la dictadura y que puedan llevarse a cabo elecciones libres y justas.

Desde 2017, Estados Unidos ha realizado más de 200 designaciones relacionadas con Venezuela conforme a varias Órdenes Ejecutivas y leyes federales.

Nuestra política ha impuesto presión a Maduro y a sus colaboradores y a quienes lo sostienen, que se benefician con la miseria del pueblo venezolano.

Nuestras acciones han sido deliberadas, precisas y meditadas, a fin de cerciorarnos de que protejan al pueblo venezolano y que este tenga acceso a lo que necesita para sobrevivir. En los últimos seis meses, hemos emitido sanciones contra más de 100 personas y entidades clave que han servido de sostén a Maduro, como PdVSA, el Banco Central de Venezuela y el Banco de Desarrollo de Venezuela (BANDES). Nos cercioraremos de que Maduro se quede sin formas de mantenerse económicamente.

Pero, en el día de hoy, estamos aquí para hacer más. No solo estamos dispuestos a NO mitigar las sanciones contra el régimen de Maduro, ayer el Presidente Trump firmó una orden ejecutiva por el cual impuso sanciones de bloqueo total a activos del Gobierno de Venezuela en nuestra jurisdicción. Esta Orden Ejecutiva inmoviliza todos los activos del Gobierno venezolano y prohíbe realizar transacciones con estos, a menos que esté expresamente prevista una excepción. Fundamentalmente, esta Orden Ejecutiva también autoriza sanciones contra personas extranjeras que brindan apoyo o bienes o servicios a CUALQUIER persona designada, incluido el Gobierno de Venezuela. Asimismo, esta medida restringe sustancialmente el ingreso a Estados Unidos por parte de personas sancionadas. Quisiera dejar en claro que este Decreto Ejecutivo, con vastos efectos, autoriza al Gobierno estadounidense a identificar y convertir en blanco de sanciones a personas que sigan brindando apoyo al régimen ilegítimo de Nicolás Maduro.

Actuando directamente contra las instituciones gestionadas ilegítimamente por Maduro o alineadas con este, y envía un mensaje directo a todos aquellos que sostienen su dictadura y atentan contra la Asamblea Nacional democráticamente electa o el presidente interino Juan Guaidó. Estamos dando este paso para privar a Maduro del acceso al sistema financiero global y seguir aislándolo internacionalmente. Asimismo, estamos enviando un mensaje a los terceros países que desean hacer negocios con el régimen de Maduro, y les decimos que actúen con suma cautela. No hay necesidad de poner en riesgo sus intereses comerciales con Estados Unidos para lucrar mediante un régimen corrupto y agonizante.

Es la primera vez en 30 años que estamos imponiendo una inmovilización de activos contra un gobierno en este Hemisferio. La dictadura de Maduro ha quedado advertida. No hemos tomado una medida de este tipo desde la inmovilización de activos del gobierno de Noriega en Panamá en 1988, el embargo comercial a Nicaragua en 1985, o la vasta inmovilización de activos y embargo comercial de Cuba en 1962. En cada uno de estos casos, utilizamos sólidas herramientas económicas contra dictaduras que estaban destruyendo a sus países con corrupción, violencia y represión.

Funcionó en Panamá, funcionó una vez en Nicaragua y volverá a funcionar allí, ¡y funcionará en Venezuela y Cuba! Estados Unidos ha usado herramientas similares, e incluso más enérgicas, en Irán, Corea del Norte y Siria. Ahora Venezuela forma parte de este exclusivísimo club de Estados delincuentes.

Este bloqueo no es en contra del pueblo de Venezuela, sino del régimen de Maduro. Estados Unidos ha tomado cuidadosas medidas para proteger el acceso del pueblo venezolano a bienes humanitarios y necesidades básicas. Como prueba de nuestra determinación de ayudar a los venezolanos, hemos actuado para proteger al presidente interino Guaidó, la Asamblea Nacional y sus aliados, emitiendo 21 nuevas Licencias Generales para excluir actividades, como la provisión de artículos humanitarios, la entrega de correo, las telecomunicaciones, el acceso a Internet y las actividades que desarrollan organizaciones internacionales y no gubernamentales.

Y, hoy más tarde, el Secretario de Comercio, Wilbur Ross, les describirá los planes que él y otros han estado haciendo para el día después en Venezuela, cuando caiga la dictadura.

Aspiramos a que se produzca una transición pacífica del poder, pero como lo ha manifestado el presidente Trump desde un primer momento: “Todas las opciones están sobre la mesa”.

Ahora es el momento de actuar. Estados Unidos está actuando con contundencia para aislar financieramente a Maduro y acelerar una transición democrática pacífica. Esperamos que nuestros socios internacionales tomen medidas, porque cuanto más esperemos, más sufrirá el pueblo venezolano. Hemos dejado en claro que Maduro, los rusos y los cubanos no deberían hacer nada que perjudique a más civiles inocentes, ni deberían tomar represalias contra Juan Guaidó. Debemos trabajar juntos para proteger a este Hemisferio de injerencias extranjeras, que amenazan la paz y la seguridad regional, la democracia y la prosperidad.

Es tiempo de que se ponga fin de manera pacífica al régimen tiránico de Maduro, para bien de todo el Hemisferio Occidental. Estados Unidos apoya al pueblo venezolano en su esfuerzo por reclamar su orgulloso patrimonio, recuperar la vida pacífica y recobrar su libertad.

Gracias señor Presidente.

Bolton en el Grupo de Lima: Ha terminado el tiempo del diálogo en Venezuela – La Patilla – 6 de Agosto 2019

Bolton
El asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, John Bolton, reacciona mientras asiste a una cumbre para discutir la crisis política en Venezuela, en Lima, Perú, el 6 de agosto de 2019. REUTERS / Guadalupe Pardo

El consejero de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton, dijo este martes que los países reunidos en Lima en la conferencia internacional por la democracia en Venezuela apoyan el bloqueo contra el régimen de Maduro anunciado por la administración Trump.

En relación al dialogo, el asesor de seguridad señaló que “Vemos a Maduro usando sus mismas viejas prácticas, pretendiendo interesarse en dialogar, cuando todos sabemos que solo está comprando tiempo. No caeremos en esos viejos trucos de un dictador ya agotado; ha terminado el tiempo del diálogo”, dice asesor de Seguridad Nacional de EEUU”.

Bolton explicó las recientes sanciones de la administración Trump contra el régimen de Maduro “es un paso tomado con la intención de negar a Maduro el acceso al sistema financiero global y para aislarlo aún más internacionalmente. Las sanciones se aplicaran contra cualquier individuo extranjero que provea apoyo, bienes o servicios a las personas incluidas en los listados elaborados por Washington”.

Es la primera vez en 30 años que se aplica en América una medida similar a esta, que comparó con los embargos impuestos al régimen de Manuel Noriega en Panamá (1988), Nicaragua (1985) o la congelación integral de bienes y el embargo comercial de Cuba impuesto en 1962.

“Estados Unidos ha usado herramientas similares o incluso mas agresivas que estas en Irán, Corea del Norte y Siria. Ahora Venezuela es parte de este muy exclusivo club de Estados canallas”, afirmó el experto en seguridad..

Bolton también aclaró que la medida de Washington, es “cuidadosas” para salvaguardar el acceso del pueblo de Venezuela a bienes humanitarios y para cubrir sus necesidades básicas.

“Hemos actuado para proteger al presidente interino Guaidó, la Asamblea Nacional y sus aliados emitiendo 21 licencias generales para algunas actividades, como proveer bienes humanitarios, correo, telecomunicaciones, acceso a internet y actividades desarrolladas por organizaciones internacionales o no gubernamentales”, acotó.

Boltón reiteró que “los Estados Unidos está preparado para asistir al pueblo venezolano el día después que el dictador Maduro caiga”.

¿Rompió John Bolton una regla de oro en la negociación entre Guaidó y Maduro? por Juan Carlos Zapata – ALnavío – 6 de Agosto 2019

John Bolton llegó a Lima anunciando más presiones contra Maduro. Y señalando que Maduro no es serio con la negociación que adelanta con Guaidó y que solo la usa para ganar tiempo, y que la única negociación posible es que coja un avión y deje el poder. Con esto, Bolton presiona a la mesa de negociadores y, ¿rompe una regla de oro de la mediación noruega?
Bolton sigue con todas las opciones están sobre la mesa / Flickr: Gage Skidmore
Bolton sigue con todas las opciones están sobre la mesa / Flickr: Gage Skidmore

No. No la rompe. Por la sencilla razón de que Estados Unidos no apoya la negociación. No lo ha hecho de manera abierta. Tanto John Bolton, Asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, como el presidente Donald Trump, y Elliott Abrams, Enviado Especial de Trump para Venezuela, han sido contundentes en afirmar que todas las opciones están sobre la mesa, y en todas las opciones se supone que cabe la negociación. Pero no lo han manifestado de manera abierta.

¿Y cuál es la regla de oro noruega que no rompe EEUU? Aquella que dicta “que se les dé a las partes el espacio necesario para poder avanzar en un ambiente constructivo”. O lo que es lo mismo. Que los actores clave de la escena internacional no interfieran en las negociaciones. De modo que todo lo que dijo Bolton este lunes en Lima es como para dinamitar la negociación. Para que Maduro le diga a sus delegados que no asistan más a la mesa de Barbados. Bolton insistió en una línea. Las elecciones libres no serán posible con Maduro en el poder. Esa ha sido una proclama de los Estados Unidos. Pero agrega Bolton las coletillas sobre la negociación en sí misma.

Hay señales de que, por supuesto, Estados Unidos se inclina por la negociación, y hasta el mismo Bolton dijo ayer mismo en Lima que prefiere un desenlace pacífico para la crisis de Venezuela. Cuando Elliott Abrams visitó en mayo el Vaticano y se celebraban en Oslo los primeros encuentros entre los equipos de Juan Guaidó y Nicolás Maduro, la conversación con las autoridades vaticanas versó sobre la opción de las negociaciones. Pero EEUU no lo ha dicho de manera abierta. De hecho, no participó en la cumbre de Estocolmo, en la que el Grupo de LimaRusia, la Unión Europea y el Vaticano, le dieron un espaldarazo a la iniciativa del gobierno de Noruega. Hasta Cuba tuvo presencia a distancia en la reunión, hecho que no sorprendería a Bolton, quien dice que Maduro negocia -nada en serio- por consejo de los cubanos con el fin de ganar tiempo y aguantar en el poder.

¿Y cuál es la regla de oro noruega que no rompe EEUU? Aquella que dicta “que se les dé a las partes el espacio necesario para poder avanzar en un ambiente constructivo”. O lo que es lo mismo. Que los actores clave de la escena internacional no interfieran en las negociaciones. De modo que todo lo que dijo Bolton este lunes en Lima es como para dinamitar la negociación. Para que Maduro les diga a sus delegados que no asistan más a la mesa de Barbados. Bolton insistió en una línea. Las elecciones libres no serán posible con Maduro en el poder. Esa ha sido una proclama de los Estados Unidos. Pero agrega Bolton las coletillas sobre la negociación en sí misma. Sentencias de Bolton que, en vez de darle espacio a las partes, como señala la regla, lo estrecha.

Que Maduro no se toma en serio la negociación.

Que sólo es para ganar tiempo.

Que lo único que hay que negociar es el avión que debe abordar para irse del país.

Que menos diálogo por parte de Maduro, y más acción, y esta acción no es otra que irse.

Para Bolton, la solución no está en la mesa. La solución viene por las sanciones, por las presiones. Y de allí el escenario en que va a anunciar un paquete de medidas de presiones contra Maduro y de la reconstrucción del país una vez este deje el poder. Bolton y su acompañante, el secretario de Comercio de EEUU, Wilbur Ross, harán los anuncios en la Conferencia Internacional sobre Venezuela en Lima, en la que participarán 60 países de AméricaAsia y Europa, incluyendo el Vaticano. Para Bolton, los días de Maduro están contados. Y no por lo que se acuerde en la mesa de negociación. “Es una pérdida de tiempo”, dijo.

A %d blogueros les gusta esto: